You are on page 1of 7

RAZONES PARA VISITAR MADRID

Madrid es una ciudad a la que no le faltan motivos para venir, desde los profesionales y burocráticos, a los turístico de monumento, espectáculos y museos, aparte de ser un importante nudo de comunicaciones, lo que le hace escala obligada en los caminos, de un punto a otro de la geografía española o en ruta al extranjero

Algo para minorías

Naturalmente las propuestas que les voy a hacer son para minorías, para esas minorías, cada vez extensas, que huyen de los grandes destinos turísticos cinco estrellas, llámense el Museo del Prado o El Palacio de Oriente, que siendo como son únicos, te obligan a contemplarlos en unión de miles de personas, después de haber hecho larguísimas colas.

Si prefieres comer un buen chorizo, tranquilamente sentado y en buen compañía, antes que tomar un maravilloso jamón de jabugo, pero de pié y atropelladamente, para dejar sitio a los que empujan tratando acercarse a la barra a probarlo, es de los nuestros, siga leyendo.

Todos tenemos raras aficiones

Tiene una afición rara. - La numismática

Vaya, esa es fácil, es muy común.

¿Algo más raro? - Los bordados

Bueno eso es bastante más raro.

Y ¿qué le produce mayor curiosidad? - Los crímenes

Vale, pero quiere conocer algo sobre algún tema realmente raro. - Los deportes étnicos.

Bien, también es posible.

Sobre todos estos temas y otros muchos, hay en Madrid interesantísimas colecciones, que pueden justificar, al aficionado y al especialista en algún tema en concreto, una visita a Madrid.

Las ventajas de visitar lugares solitarios

Si tenéis oportunidad, seleccionar visitas guiadas. En estos pequeños y poco visitados museos no suele haber guías profesionales, sino expertos que se avienen a enseñarlos. Recorrer una de estas colecciones de la mano de un especialista enamorado del museo, es un placer incomparable. Recuerdo la oportunidad que tuve de visitar el Archivo de Simancas, que habitualmente no está abierto al público, de la mano de su director, aquellos antiguos legajos, se transformaban en sus palabras, en hechos vivos de la historia de España. Pero no solo de historia y cultura vive el hombre. Visitando la ciudad de

Morella, entramos por casualidad en una pastelería que alberga un Museo del
Chocolate. Recoge la historia de un pequeño negocio familiar que ha ido pasando de padres a hijos, y que en su último ampliación, no se han desecho del antiguo obrador, sino que lo han transformado en museo con las máquinas e

instrumentos utilizados por la familia desde antiguo. Lógicamente no hay piezas de gran valor pecuniario, pero lo que no tiene precio es que el perteneciente a una estirpe de artesanos, te explique con autentico amor a su oficio, la utilidad de aquellos instrumentos. La entrada en la chocolatería, se prolongó mucho más de lo esperado y terminamos comprando más de lo previsto, pero desde luego el tiempo y dinero dedicado merecieron la pena.

Lo mismo me ocurrió en el Valle de Aran teniendo como cicerone a una amiga, dueña de "Eth Corraue de Bagergue”, la casa de sus abuelos, que ha trasformado en un museo etnográfico particular, con todos los enseres heredados, mas otros que han conseguido, regalados o comprados a los vecinos del pueblo ppor ella y su marido, e igual me pasó cuando me topé de improviso en un convento dominico de Ávila con una colección de Arte Oriental, enseñada por un dominico misionero en Oriente toda su vida, que conocía no sólo el arte, sino la anécdota que se escondía en las piezas recogida por los misioneros de todos los países asiáticos.

La pequeñez del museo o la colección no es demérito, resulta mucho más agradable y provechos visitar , durante un par de horas en Buitrago, tranquilamente y en soledad, una asombrosa colección de pinturas de

Picasso, donadas por su barbero personal, que trotar toda una mañana por el
Reina Sofía para terminar viendo, ¡es verdad!, la maravilla del Guernica, junto a una muchedumbre que no permite el recogimiento. .

51 museos catalogados

Bueno me estoy saliendo del tema. Naturalmente que en muchas ciudades existen colecciones y pequeños museos de altísimo interés. Lo que hace a Madrid diferente, es que han montado una útil página donde se puede encontrar

un índice de todos estos centros, y algo mucho más importante, elegido
uno, encontramos una detallada explicación, del contenido y de todo lo referente a la forma de visitarlo, desde el medio de transporte más adecuado, a las personas con que hay que ponerse en contacto para la visita, pues con frecuencia, estas colecciones suelen estar situadas sin señalización exterior en edificios de investigación, que tiene aspecto de no estar abiertos al público y que con frecuencia padecen graves limitaciones de horario.

Así cómodamente puedes elegir y planificar la visita desde tu casa, por ejemplo a un museo adecuado para ir en familia con los niños, teniendo la seguridad de cómo llegar, si el día previsto está abierto, cuanto cuesta y si la visita es guiada o no y si hay actividades específicas para la infancia.

Es difícil hacer una selección entre tantas cosas como pueden mostrar 51 instituciones de este tipo. Aconsejo sumergirse en la Web en busca de aquello que sea de vuestro personal interés. Yo solamente voy a señalar aquellas que a mi personalmente me han llamado la atención.

Museo Nacional de Ciencias Naturales

Al Museo Nacional de Ciencias Naturales, creo que hemos ido todos los niños de Madrid a ver el esqueleto del Diplodocus y la piel de serpiente pitón. Ahora bien, sabían que hay una actividad para niños que consiste en dormir en el museo, en pasar una noche. Se imaginan lo que es visitar en la penumbra, un museo lleno de orangutanes, elefantes y jirafas. Que pena que solo sea para escolares, solo de pensarlo se me despierta mi espíritu infantil. El Jardín Botánico

Ahora que acaba este benigno invierno, puede ser un buen momento para visitar en el Jardín Botánico la colección de Bonsáis que reunió durante su mandato Felipe Gonzalez en la Moncloa. Sin olvidar que también el Botánico, organiza salidas guiadas a lugares de interés medioambiental. Al escribir esta nota tenían programada una salida a ver la flora de las salinas de Imón en Siguenza dirigida por el Dr Santos Cirujano, otra amena y diferente forma de pasar un día en el campo La casa de la Moneda Visitando las salas de la Casa de la Moneda pueden verse colecciones de numismática, filatelia, billetes, lotería y juegos, así como, maquinaria para hacer monedas, incluso pueden acuñar personalmente una medalla conmemorativa de la visita. Museo de artes y tradiciones populares En el Museo de artes y tradiciones populares pueden encontrar desde instrumentos musicales y juegos tradicionales, hasta ropa y tejidos artesanos, pasando por técnicas de obtención y producción de alimentos. Tiene idea de cómo se hace la matanza, o se fabrica el queso, aquí encontrará los instrumentos adecuados para hacerlo tal como lo hacían nuestros abuelos. Museo de Antropología Médico-Forense, Paleopatología y Criminalista Para los que sean pelín morbosos, el Museo de Antropología Médico-

Forense, Paleopatología y Criminalista no les va a defraudar. Se puede
esperar ver muchas pruebas judiciales de crímenes, como una extensa colección de armas homicidas. Armas blancas, de fuego e instrumentos contundentes utilizados en la comisión de crímenes, pero menos esperado, es encontrar una serie de momias bolivianas procedentes del Desierto de Atacama. Esperemos que la estulticia que nos rodea, no las haga seguir el triste destino del guerrero

negro de Bañolas.
Museo de Informática En mi selección personal no podía faltar el Museo de Informática, expone la corta historia de la Informática Se exponen máquinas desarrolladas en la universidad entre los años 1950 y 1975, y las computadoras comerciales que

estuvieron en uso en la Universidad desde 1968 y otros equipos donados al museo de diferentes procedencias. No siente curiosidad por ver los primeros ordenadores que funcionaron en España algunos de ellos fabricados en España. Museo Histórico-Minero Si quieres visitar una mina sin salir de Madrid, visita el Museo Histórico-

Minero. Si resulta exótico un paseo por una mina en el corazón de Madrid, no
menos curioso es visitar su colección de fósiles, o la actual exposición temporal sobre los fósiles de los osos cavernarios. Piscifactoría de la Escuela de Ingenieros de Montes La Piscifactoría de la Escuela de Ingenieros de Montes presenta una curiosa colección de acuarios dedicados a la fauna fluvial, Está diseñada como espacio de exhibición y aprendizaje, y aunque tiene por objeto la reproducción industrial, los ejemplares obtenidos se utilizan con fines conservacionistas. Jardín Botánico Juan Carlos I

El Jardín Botánico Juan Carlos I es un nuevo centro de investigación con 26 hectáreas de extensión, de las cuales hasta el momento solo hay 14 en funcionamiento. Por supuesto, cumple todas las funciones didácticas y científicas que se esperan de un jardín botánico, pero hay una más que puede ser menos previsible. Por ejemplo desea celebrar su décimo aniversario de boda con toda su familia y amigos, pero no tiene un lugar adecuado para reunir tanta gente, pues por una módica cantidad, (60 euros), puede hacer montar una barbacoa en zonas acotadas para este fin y disfrutar de un día de campo con todos sus conocidos, rodeado de la más curiosa vegetación.

Acabo aquí mi selección, no es exhaustiva, he dejado mas colecciones de interés que las que he escogido, y leyendo atentamente las actividades de estos museos encuentras perlas tanto o más valiosas que las que describo. Si vives en Madrid date una vuelta de vez en cuando por la dirección indicada aquí y en el

inicio de este artículo, encontrarás sitios de interés para ir y mucho más para pasar la tarde con los niños pues estas instituciones se vuelcan en actividades que sean pedagógicas y a la vez distraídas, así sobre la marcha recuerdo haber leído actividades de cuentacuentos, montajes de esqueletos de animales, talleres de pintura, etc.

Si eres de un lugar alejado de Madrid quizá no todos los museos justifiquen un viaje, muy probablemente, a pocos kilómetros de tu casa, haya museos de calidad semejante a estos, que merecen tu visita, pero si tienes que venir a Madrid y te queda tiempo libre, no desprecies estos museos, son muy interesantes y no sufren las aglomeraciones que padecen los grandes los

Thyssen , Prado, Reina Sofía, y tampoco, todo lo que albergan estos
museos justifican el viaje, y lo que lo justifica, posiblemente no lo puedas ver tranquilo.

FUENTES: http://www.laflecha.net/articulos/curiosidades/visitar_madrid/