You are on page 1of 6

La Rioja

Amador Gómez Honrubia 3º E
20 · 05 · 09

➢Índice:
Apartado 1 : Medio físico.

Apartado 2 : Aspectos humanos. Apartado 3 : Cultura e historia.

➢Medio físico:
La comunidad autónoma de La Rioja está situada en el tercio norte de lapenínsula, limitando con las comunidades de País Vasco, Navarra, Aragón y Castilla León. Ocupa una superficie de 5.045,27 Km2, lo que representa menos de un 1% del total de la superficie española. La capital, Logroño, se localiza a orillas del río Ebro que recorre todo el Norte de la provincia de Oeste a Este. En la mitad Sur de la Comunidad se extiende la Cordillera Ibérica. La Rioja se divide en seis comarcas. El relieve riojano se caracteriza por el contraste entre dos unidades fundamentales claramente diferenciadas: el Valle del Ebro y la Sierra. El Valle ocupa la mitad septentrional de La Rioja; constituye un espacio situado entre el río Ebro y la cota de 800 m., de relieve suave, y atravesado de Sur a Norte por una serie de cauces fluviales y la Sierra está constituida por las

formaciones montañosas del Sistema Ibérico, que se extiende por la parte meridional de La Rioja y separa la Meseta Castellana del Valle del Ebro. Se trata de un conjunto de sierras cuya altitud y pendiente van decreciendo progresivamente hacia el Este. El clima es mediterráneo de interior, mas seco hacia el este de la comunidad, la influencia del mar se hace notar en la zona occidental del sistema Ibérico, en las zonas de alta montaña las precipitaciones son más abundantes y las temperaturas más frías. La distribución de las principales especies forestales en la montaña riojana está íntimamente ligada a las variaciones climáticas. La influencia oceánica, con abundantes precipitaciones, favorece la presencia de hayedos en las laderas orientadas al norte, umbrías, de las cuencas del Oja, Najerilla e Iregua. Por el contrario, los robledales y los carrascales se asientan en las laderas más soleadas, estos últimos ocupando los enclaves más térmicos y degradados de la Sierra. En La Rioja pueden distinguirse dos formaciones principales de robledales: rebollares sobre sustratos silíceos y quejigares sobre calizos. En la cabecera del río Iregua aparecen bosques de coníferas de pino silvestre, favorecidos por la cercanía de los pinares sorianos y por la existencia de unos inviernos más rigurosos en esta zona. Los bosques de coníferas de origen humano como las repoblaciones forestales, suelen ser frecuentes a los largo de la zona montañosa, y están formados, principalmente, por pino silvestre y pino laricio. En las cuencas del Leza, Cidacos y Alhama, los escasos bosques naturales están constituidos por carrascales y robledales, rodeados por extensos matorrales, entre los que predominan los aulagares y los estrepales. Los principales ríos son el Ebro y sus afluentes.

➢Aspectos humanos:
La densidad de población de la Rioja es relativamente baja con 60hab./km2. La población se localiza fundamentalmente en la capital Logroño y en los nucleos urbanos a lo largo del valle del Ebro (Nájero, Haro, Calahorra...) y las zonas montañosas están menos pobladas. En la Rioja la población tiene un progresivo envejecimiento, debido a la emigración sobre todo en la década de los 70, pero en los últimos años la población está creciendo poco a poco. La agricultura es importante en la Rioja debido a que esta se asocia a la industria alimentaria. Los cultivos en el valle del Ebro son productos

hortifrutícolas , remolacha, patatas, plantas forrajeras, vid, olivo, cereales y almendro allí la ganadería más importante es la ovina, y en las montañas se desarrolla la ganadería bovina destinada a la producción de carne. En la Rioja destaca la producción de vino con denominación de origen riojano y genera el 35% de los ingresos del sectos primario. La agricultura, proporciona cerca de 210 millones, la ganadería 170 millones y el sector forestal cerca de 100 millones de euros. La industria se localiza en el eje del Ebro y las más importantes es la alimentaria, siderurgia, calzados y cuero. El sector terciario se localiza en zonas urbanas, y aunque el turismo no tiene gran relevancia en la Rioja, cuenta con recursos para el turismo rural, cultural y de naturaleza.

➢Cultura e historia:

La Rioja fué ocupada durante el primer milenio a.C. por pueblos de cultura célta por los berones que se instalaron en el valle del Ebro, mientras que los pelendones lo hicieron en la zona montañosa. La colonización romana tuvo gran importancia, ya que fundaron o potenciaron destacados núcleos urbanos: Calagurris (Calahorra), Gracurris (Alfaro) o la misma Iuliobriga, actual Logroño. Como el resto del valle del Ebro, la actual Rioja pasó a poder de los musulmanes en el año 714. En los dos siglos siguientes éstos mejoraron y ampliaron los sistemas de regadíos de época romana mediante la construcción de numerosas acequias. En esta época se la denominaba al Assiqia (‘'tierra de acequias’'). En el año 923 fue conquistada por Ordoño II, rey de León y, posteriormente, por Sancho Garcés de Navarra. Se produjeron en los

años siguientes oleadas repobladoras de navarros y alaveses (durante un tiempo en el valle del Oja y del Tirón se habló vascuence) que convivieron con la población autóctona mozárabe. En la acción repobladora tuvo mucha importancia la creación de numerosos y pujantes monasterios que ocuparon las mejores tierras de los ríos. Así, el de San Millán de la Cogolla repobló el valle del río Najerilla. Durante los siglos XI y XII las tierras riojanas fueron motivo de disputa entre los reyes castellanos y navarros por lo que pasaron varias veces de unas manos a otras. En 1167 se reclamó el arbitrio de Enrique II de Inglaterra, quien dispuso que fuera entregada definitivamente al reino de Castilla. Pese a ello, en algunas ocasiones fue atacada e incluso tomada por navarros y aragoneses, como ocurrió en 1336 o en 1460, aunque, en todos los casos, volvió pronto a manos castellanas.Durante la época medieval ciudades como Logroño, Nájera o Santo Domingo de la Calzada fueron puntos importantes del Camino de Santiago, lo que estimuló el desarrollo urbano, comercial y cultural de la zona. Los monasterios jugaron un papel trascendental en la cultura medieval formando importantes bibliotecas o difundiendo técnicas artísticas en el terreno de las miniaturas o la talla en piedra y marfil. Como dato significativo puede decirse que las primeras palabras escritas en castellano proceden del monasterio de San Millán de la Cogolla.El territorio de la actual comunidad autónoma quedó repartido en las sucesivas divisiones territoriales de la época moderna: durante el siglo XVIII formó parte de las intendencias de Burgos y Soria. En la división territorial de José I, en 1810, quedó casi toda ella incluida en la prefectura de Burgos. En la división territorial de 1833 se creó la provincia de Logroño, que ha mantenido sus límites hasta la actualidad.

En la segunda mitad del siglo XIX se produjo, como en otras zonas españolas, un gran auge de la producción de vino, hecho que cobró un especial impulso en los años posteriores a la destrucción de los viñedos franceses en las décadas de 1870 y 1880. Fue en este periodo cuando se fundaron las dieciséis más importantes bodegas criadoras y exportadoras de vino. Durante el último tercio del siglo XIX se exportaron a Francia grandes cantidades de caldos, que salían de la región a través de una línea de ferrocarril, financiada con capital francés, que unía Logroño con el puerto de Bilbao. De este momento proceden las elites sociales y económicas de la región que, en gran parte, han mantenido su poder hasta los tiempos actuales.En las ultimas décadas, como consecuencia de la crisis de las principales bodegas, se ha producido la venta de varias de éstas a empresas de fuera de la región, algunas de ellas multinacionales extranjeras. Todo ello, junto con el predominio del

sector terciario en la economía, está produciendo importantes cambios sociales y económicos. El artículo 143 fue la base de la creación de la Comunidad Autónoma. Por él, la iniciativa del proceso autonómico corresponde a las Diputaciones y "a las dos terceras partes de los municipios cuya población represente, al menos, la mayoría del censo electoral de cada provincia". El proceso autonómico avanzó tras ser aprobado por 119 ayuntamientos de la región, que suponían el 91.06% de la población provincial. En sesión extraordinaria de la Diputación Provincial, de 12 de diciembre de 1979, se aprobó el acuerdo de constituirse en Comunidad Autónoma "basados en nuestra condición de provincia con entidad regional histórica". A este acuerdo se sumaron definitivamente 171 municipios de los 174 que componen la Comunidad riojana; de los tres restantes, uno se pronunció por la vía del artículo 151, otro lo hizo en contra y un tercero se abstuvo. En mayo de 1980 se elevó a las Cortes la tramitación como ley el Proyecto de Estatuto de Autonomía para La Rioja. La Ley Orgánica de 9 de junio de 1982 da carta jurídica a la Comunidad con la publicación del Estatuto. El artículo 1.1. dice que "La Rioja, entidad regional histórica dentro del Estado español, se constituye en Comunidad Autónoma para el ejercicio de su autogobierno, de acuerdo con la Constitución...".