You are on page 1of 15

El SENTIMENTALISMO Tomás Melendo Introducción

A estas alturas del escrito, y aunque solo más adelante acabaré de indagar sus fundamentos, me parece oportuno establecer una suerte de criterios, que nos permitan distinguir cuándo y con qué condiciones la afectividad sirve de apoyo al desarrollo personal y cuándo, por el contrario, constituye más bien un freno para lograr tal plenitud y la consiguiente dicha. Quizás nada como estas palabras de Ricardo Yepes para resumir lo expuesto hasta ahora y preparar el balance anunciado. Dicen así, y conservo los subrayados originales:
Los sentimientos son importantes, y muy humanos, porque intensifican las tendencias. El peligro que tenemos respecto de ellos es más bien un exceso en esta valoración positiva, el cual conduce a otorgarles la dirección de la conducta, tomarlos como criterio para la acción y buscarlos como fines en sí mismos: esto se llama sentimentalismo, y es hoy corrientísimo, sobre todo en lo referente al amor1.

Como podemos ver, encontramos en este juicio: 1. Una afirmación sin reservas de la enorme importancia de la vida afectiva. 2. Una exposición sencilla y somera del papel de los sentimientos: multiplicar la eficacia de las tendencias que nos conducen a obtener nuestro fin como personas. 3. Una denuncia del riesgo que corremos hoy día, que es justo el que anuncié en los primeros pasos de este estudio y de inmediato desarrollaré. Los sentimientos son importantes, y muy humanos, porque intensifican las tendencias; pero podemos concederles un valor desproporcionado Tal vez recuerdes que en las páginas inaugurales de este escrito insinué que la hipertrofia o aprecio desmesurado de las emociones resultaban agravados por el hecho de que bastantes profesionales del obrar humano —psiquiatras, psicólogos, filósofos, pedagogos,
YEPES STORK, Ricardo, Fundamentos de antropología, Un ideal de la excelencia humana, EUNSA, Pamplona, 1996, p. 59.
1

ya citado). En la búsqueda del placer y. Porque cuanto más uno se esfuerza en buscar el placer. tanto más dificultamos el conseguirlo. porque a sí mismo se cierra el camino. profesora de Psicología en la Universidad de Georgia: … nuestra actual filosofía de la higiene mental enfatiza la idea de que las personas deberían ser felices. 2004. con sus ventajas y con las confusiones y peligros que he estudiado en otros lugares (Cfr. por ello la infelicidad resultaría un síntoma de desajuste. por FRANKL. 3 Cit. ha de derivarse en el sentido de una consecuencia. y mantenido consecuentemente como tal. La idea psicológica del hombre. El placer elevado a principio. más demoledor. en la huida a toda costa del dolor y sufrimiento. El hombre en busca de sentido. Viktor.. 2 . Podemos verlo en tres pasos sucesivos. ante la realidad de la infelicidad inevitable. Viktor. 75-76. Este sistema de valores puede ser responsable. aunque no pueda comentarla. 135-6. Rialp. fracasa en sí mismo. Es este. ser objeto de un intento. es decir. en la civilización que nos acoge. FRANKL. Así ocurre en cuestiones globales y de notable envergadura. 1. lo explica Edith Weisskopf-Joelson. De forma más concreta y aplicada a nuestros días. Felicidad y autoestima. Resulta interesante. de visitas al psicólogo y al psiquiatra. 2. 2. pues paradójicamente consigue el efecto contrario al que persigue: un aumento del malestar. Cuanto más ansiosamente buscamos algo.1. presidida de manera casi absoluta por los sentimientos. Madrid. sino que ha de resultar. etcétera. más todavía. 6ª ed. Herder.2. Barcelona. quiero decir. uno de las caracteres más patentes y. pp. tanto más se aleja del mismo. a un equivocado sentimiento de la propia valía. la excepción que el propio Frankl establece para este principio: «El placer no puede ser objeto de un intento —con una sola excepción: cuando se le intenta como el efecto psíquico de una causa somática. del incremento del sentimiento de desdicha por el hecho de no ser plenamente feliz3. venir espontáneamente sin ser perseguido directamente. De manera aún genérica. nota 25). ahora podemos decir que el deseo vivido con excesiva intensidad ahoga aquello mismo que tanto anhela2. a la par. Y si antes decíamos que la angustia realiza aquello mismo que teme. p. explica Frankl: … el placer no puede ser “intentado”. 2. como la desmesurada importancia que se otorga a una mal entendida autoestima. lo que sucede en la embriaguez» (Ibídem.educadores…— conceden carta de ciudadanía y refrendo científico a este modo de encarar la propia existencia.

Tusquets Editores.2. Y yendo ya hasta el mismo núcleo de la cuestión. p. la vigorexia y bastantes más. o incluso simplemente físico. 132. sostiene Bruckner: … el hombre de hoy en día sufre también por no querer sufrir. Sobre el deber de ser feliz. pensando que este es la raíz del equilibrio psíquico y espiritual. Buenos Aires. nuestra época cuenta una extraña fábula: la de una sociedad entregada al hedonismo a la que todo le produce irritación y le parece un suplicio. 2006. La desdicha no solo es la desdicha. Por otra parte. ámbito principal de la forja de caracteres. por mantenerse en forma… origen incluso de enfermedades crecientes. Los padres. Abelardo. al apuntar la condición que permite el paso desde una emotividad en ciernes hacia la afectividad madura propia del adulto. Spitz afirma que el disgusto constituye para la maduración una experiencia tan importante como la del placer y condena los criterios de educación del niño inspirados en la absoluta gratificación. obsesión auténtica. Barcelona 2001. incapaces de resistir más tarde a las solicitaciones del ambiente y soportar el más leve contratiempo. La euforia perpetua. adelantándose a sus caprichos y satisfaciendo todo lo que les demandan: el resultado suelen ser jóvenes carentes del vigor e imperio sobre sí mismos. según explica Pithod. incluso en el primer año de vida5. p. Psicología y ética de la conducta. 4. Algo similar expone Castilla del Pino. también falsamente interpretado —con distintos matices— como mero bienestar físico-psíquico. 5 PITHOD. Pascal. tabaco-fobia desproporcionada. Editorial Dunken. como la anorexia o la bulimia. a menudo inconfesables y nunca atinados.3. . Dentro de la familia. es algo peor: el fracaso de la felicidad4. … el alternarse de las experiencias placenteras y desagradables es […] un factor de importancia primaria en el desarrollo de la vida afectiva (y aun del pensamiento y de la acción). ¿Resultados? Entre muchos otros. El desmesurado predominio de los sentimientos se manifiesta asimismo en la relevancia que ha adquirido el concepto de calidad de vida. por motivos no siempre conscientes. igual que podemos enfermar a fuerza de buscar la salud perfecta. Una condición básica para situarlo definitivamente en esta etapa es hacer que el niño reprima la perentoriedad usada en la dinámica de los proto y 4 BRUCKNER. 3. por cuidar la línea. semejante huida del dolor vicia a veces el proceso educativo. por una dieta sana. y a veces letal. 18. Y es que. se plantean como objetivo supremo el evitar contrariedades y sufrimientos a sus hijos.

desde luego. el sentimentalismo. de dar explicaciones. lo que ocur re es que no estudia. de discutir. Ricardo. Las ganas como criterio de conducta no conducen a la excelencia…8 La afectividad no mediada por la reflexión y la voluntad. nunca podrá convencerme de que es “bueno”. a pautas semejantes a las del adulto. Un ideal de la excelencia humana. Y así. la conducta apoyada únicamente en los sentimientos. pero. aún imaginaria. Esto hará posible la transformación de las respuestas urgentes en proyectos de comportamiento. se oyen a menudo frases del estilo: — Mi hijo (o mi nieto… o mi sobrino) es buenísimo. pp. Carlos. señora (o señor. 62-63. es decir. si esta afirmación pretende tener algún sentido serio7. y sobre todo la consideración de que toda interacción es una relación de intercambio. El peligro que cuanto acabo de apuntar lleva consigo resulta patente en estas nuevas palabras de Yepes. 137-138. Fundamentos de antropología. 6 . pero no trabaja ni aporta lo que le corresponde a la economía familiar»… normalmente no necesito dar más explicaciones. Barcelona. etc. Tusquets. pero si su hijo no cumple con una de sus principales obligaciones. produce insatisfacción con uno mismo y baja autoestima: adoptar como criterio para una determinada conducta la presencia o ausencia de sentimientos que la justifican genera una vida dependiente de los estados de ánimo .. 6. El ejemplo más claro son “las ganas” (de estudiar. con las que concuerdo de manera absoluta: La conducta no mediada por la reflexión y la voluntad. esto entre la posesión. sino a cómo nos sintamos. estrategias inteligentes.). ya la conducta no responde a un criterio racional. es decir. la de estudiar. es decir. Teoría de los Sentimientos. pp. Ante lo que siempre experimento una fuerte inclinación a corregir: — Lo siento. Con la socialidad el niño aprende a dar para obtener6. y la real. 5. 8 YEPES STORK. sobre todo en los caracteres más sentimentales. Me parece fundamental que el niño se sienta obligado a hacer un intervalo entre el deseo del objeto y sus posibilidades de logro. es decir. 7 Si añado: «mi marido es muy bueno. 2ª ed. 2003. el sentimentalismo. que son cíclicos y terriblemente cambiantes: las euforias y los desánimos se van entonces sucediendo. EUNSA. Pamplona 1996. Una última manifestación de este desorden es la difundida costumbre de establecer la valía de una persona en función casi exclusiva de sus buenos sentimientos. de trabajar. tanto da). produce insatisfacción con uno mismo y baja autoestima CASTILLA DEL PINO. será bondadoso o bonachón o buenecito… ¡o como prefiera llamarlo!. postergue la satisfacción de sus requerimientos y los adecue al principio de realidad.presentimientos.

subjetivismos y egoísmos La inmersión en el yo Para hacer frente a la situación descrita. Este tipo no es retórico. Mientras que “conmoverse”. Madrid. diría yo] el objeto queda reducido a la función de un puro medio que sirve para originar la propia emoción. … otro tipo de falta de autentici dad afectiva está causado por una profunda inmersión en uno mismo. pp.2. Un típico ejemplo de esa falta de autenticidad introvertida lo constituye la persona sentimental que goza conmoviéndose hasta las lágrimas como medio de procurarse un sentimiento placentero. y para sacar todo el partido posible a sus aspectos de más valor. 41-42. entonces. Dietrich von. en la persona sentimental [sentimentaloide. en lugar de centrarse en el bien que nos afecta o que origina una respuesta afectiva. por su condición de persona. la pregunta clave: ¿qué característica del mundo contemporáneo deja una huella más profunda en el modo de (mal)-entender y (mal)-vivir la afectividad? Dicho en pocas y muy graves y un tanto ofensivas palabras. El corazón. El rasgo específico de esta falta de autenticidad estriba en que. debemos intentar conocer sus causas más íntimas. 1997. Palabra. El objeto asume así el papel de un medio cuya función es proporcionarnos un cierto tipo de sentimiento. Y añade que. Lo que debería ser algo que nos afecta intencionalmente. que es el primero de ellos. El contenido de la experiencia se desplaza de su objeto al sentimiento ocasionado por el objeto. junto a lo que en sus tiempos solía calificarse como histeria y hoy normalmente como neurosis. se encuentra llamado a amar a los 9 HILDEBRAND. la persona se centra en su propio sentimiento. pero disfruta del sentimiento en cuanto tal. a veces. Sobre sentimentalismos. pero pienso que describen bastante bien el tono general de nuestra época… enferma precisamente de sentimentalismo. lo que hay es un predominio exacerbado del yo. no sin cierta prevención y sabiendo que me la juego. que contraría a lo más elevado del ser humano — que. queda así degradado a un puro estado emocional originado o activado por un objeto 9. implica “concentrarse” ( being focused) en el objeto. Von Hildebrand explica que existen dos modos fundamentales de vivir mal la afectividad. Él las atribuye a ciertos «enfermos de sentimentalismo». Existen unas afirmaciones de von Hildebrand que nos sitúan tras la pista correcta. una especie de egocentrismo (y egolatría y. . en lo que tiene de mejorable. no es dado a frases ampulosas y no se deleita en la declamación y en la gesticulación de respuestas afectivas. aunque sin afán de molestar a nadie. de egoísmo) disparatado y universal. en su sentido genuino. Formularé.

53-54. Otro tipo de falta de autenticidad afectiva está causado por una profunda inmersión en uno mismo El testimonio de la psiquiatría No extraña. Barcelona. señalaría que es precisamente el subjetivismo. Del propio Frankl: La segunda capacidad humana. que la escuela de psiquiatría varias veces mencionada —la logoterapia. respecto a la actitud adecuada a la persona humana. su función está perturbada. la que irónicamente es consectaria de su incapacidad para percibirse a sí mismo. aduzco algunos ejemplos textuales. Si yo estoy afectado por una catarata. muy en particular. incluso enfermedades mentales severas. Janne Haaland. Por la enorme relevancia existencial del problema. En muchos casos es un prisionero de sí mismo10. con notable insistencia. veo un halo como el arco iris alrededor de las luces. de apartar la mirada y la atención del propio ego para dirigirlas hacia el entorno y. Cada vez que el ojo ve algo de sí mismo. Con esto me refiero a la presunción consensuada de que todo se resuelve en torno a mí mismo. El amor escondido. Mi tesis es que el hombre contemporáneo es infeliz en la medida en que está atrapado consigo mismo. es decir. es el centro del universo. Esto siempre me hace recordar el hecho de la capacidad del ojo de percibir visualmente el mundo que le rodea. entre muchísimos posibles. hacia las personas que nos rodean. la de la auto-trascendencia. Belacqua.demás y entregarse a ellos— y llega a producir. por eso. mi ego. La búsqueda del sentido de la vida . una mujer que ha ocupado cargos de relevancia en la política de su país: Si yo tuviese que determinar un hecho de nuestro tiempo que es un problema para lograr la felicidad humana. nos convertimos realmente en seres humanos y nos realizamos a nosotros mismos. 10 . para desarrollarse como tal e incluso para no enfermar psíquicamente: 1. que yo. la necesidad de poner remedio a este desenfoque: la conveniencia absoluta de recuperar la grandeza de nuestra condición de personas. pp. fundada y dirigida durante años por Viktor Frankl— haya acentuado. es como si mi MATLÁRY. O si estoy afectado por un glaucoma. Lo confirma Matláry. entonces. 2002. Solo en la medida en que vivimos expansivamente nuestra autotrascendencia. denota el hecho de que el ser humano siempre apunta y se dirige a algo o alguien distinto de sí mismo —para realizar un sentido o para lograr un encuentro amoroso en su relación con otros seres humanos—. veo una nube —mi ojo ve su propia catarata—.

que esta realidad sigue existiendo incluso cuando huimos de ella para refugiarnos en otro sitio. y por tanto nos estamos realizando a nosotros mismos11. Munich. Lukas. probablemente proseguido y tal vez superado a Frankl: quien mejor ha entendido. como suele suceder en la vida. sino renunciando a nosotros mismos a través de la entrega a una cosa merecedora de tal obra 12. la merced auténtica consiste en olvidarse de sí”. es relativamente sencilla: aporta el conocimiento de que la realidad es más importante que su aceptación por parte de nuestros sentimientos. Lo que le interesa a esta persona no es otra cosa que lo real. pero citando a su maestro: Por tanto. no pensar nunca más en sí mismo y en todas las circunstancias interiores. 1995. El ojo que funciona normalmente no se ve a sí mismo. Sumergiéndonos en el trabajo o en el amor. Libertad e identidad. es decir. que se FRANKL.. dicen. Paidós. Análogamente. o a otra persona para amar. 26-27. pp. Viktor. Viktor. nosotros somos humanos en la medida que somos capaces de no vernos. 2005. 229. 6ª ed. Piper. Eine kasuistische einführun für Ärzte. 18-19. Rialp. Die Psychotherapie in der Praxis. nos estamos trascendiendo. Pero ¿qué aporta este salto? La respuesta. 12 11 . el mundo transpsíquico y no las frustraciones intrapsíquicas que. pp. de Bernanos. La persona que encuentra un sentido en la vida —sea esta agradable o desagradable— no se interesa por los efectos aparentes de un entusiasmo artificial creado por el alcohol o las drogas o de un apaciguamiento postizo salido de una caja de pastillas. podremos decir algo que tantas personas neuróticas no son lo suficientemente capaces de recordar: mucha más importante que despreciarse en demasía o considerarse en exceso sería olvidarse completamente de uno mismo. hay una bella frase que dice: “Odiarse es más fácil de lo que parece. Logoterapia y problemas de adicción . todo desarrollo sano de la i dentidad requiere un “salto” del auto-olvido embriagador al auto-olvido natural y abnegado.. Elisabeth. Si se nos permite modificar esta afirmación. p. No nos liberamos de nuestras dificultades personales examinándonos a nosotros mismos. no se percibe a sí mismo. de no notarnos y de olvidarnos de nosotros mismos dándonos a una causa para servir. la traducción es mía. los valores reales. las pérdidas reales. sino renunciando al propio yo a través de la entrega a una tarea que merezca la pena 3. La idea psicológica del hombre. De E. 4. 3ª ed. Y otra vez Lukas. 13 LUKAS. FRANKL. Madrid. No nos liberamos de nuestras dificultades personales examinándonos a nosotros mismos ni mirándonos al espejo. De nuevo de Frankl: En el Diario de un cura rural. 2.ojo percibiera la tensión ocular aumentada producida por el glaucoma. hay que quitarse de encima lo antes posible13. Barcelona. sino estar interiormente entregado a una tarea concreta cuya realización se encuentra personalmente reservada y restringida a cada uno.

en estos dos breves fragmentos. o sea. 42-43.trata de la realidad que nos rodea porque ella es el material del impulso creativo que nos mueve desde tiempos inmemoriales. Libertad e identidad. 1954. Logoterapia y problemas de adicción. Frankl reflejó. al fin y al cabo. se producirá el milagro de la obtención de identidad…14 El ser humano sano y normal siempre apunta y se dirige a algo o alguien distinto de sí 3. vacías o llenas… o más bien lo que cuenta para usted es que todo sea importante? La argumentación de Frankl es obvia. Barcelona. simultáneamente. Paciente: Todo me parece vacío. Elisabeth. también es mejor acometer algo con sentido y sentirse (de momento) miserable (como en el “salto al auto -olvido natural y abnegado”) que hacer algo carente de sentido y sentirse de maravilla (por ejemplo. siempre es mejor experimentar un malestar y que los médicos nos aseguren que no hay nada fisiológico detrás. pero esconde una sabiduría que Viktor E. Quizá sea un discurso duro. Frankl: ¿Qué es lo que cuenta para usted. el mensaje que una ayuda eficiente para adictos deberá transmitir es el siguiente: el ser tiene preferencia sobre cualquier ilusión emocional. p. siempre es mejor no estar enfermo aunque uno se sienta enfermo (como les sucede a los hipocondríacos) que estar enfermo y no notarlo (de momento). Emotividad fecunda y emotividad desbocada El subjetivismo engendra sentimentalismo Todo lo anterior se encuentra resumido en esta breve sentencia de Max Scheler. sin embargo. 33. Siempre será mejor que el caso contrario. Paidós. 14 . Por supuesto. la manera como le parecen las cosas. en otra persona. Por tanto. al consumir drogas). diría yo] puede lograrse auténticamente a sí mismo15. No cabe duda de que. Palabras decisivas. que compendia en pocas palabras lo que constituye la sublime dignidad de la persona: Solamente quien quiere perderse a sí mismo en una cosa [en una tarea. y que no podemos escabullirnos de intervenir constructivamente en la realidad. Max. no notar nada y. pp. Y. sin sentido. Philosophische Weltanschauung. Berlín. es decir. por bueno o malo que sea nuestro estado de ánimo en cada momento. que iluminan el tema que nos ocupa —la afectividad y su crecimiento incontrolado— con solo advertir que la prioridad absoluta LUKAS. 15 SCHELER. 2005. por ejemplo. Siguiendo la misma lógica irrefutable. arrastrar una lenta enfermedad latente […]. de manera inadvertida y espontánea.

Exacerba la proliferación de sentimientos. en vez de tomar el lugar que le corresponde en el sistema universal de relaciones. El egocentrismo absolutiza su propio yo y. con todas las connotaciones que ello lleva consigo. Así como el sentido de la vida dice Igor Caruso solo se revela por la adhesión a una jerarquía de valores estables. aunque sea en 16 CARDONA PESCADOR. que redunda en los restantes—. Y desemboca de manera casi inevitable en sentimentalismo o sensiblería. busca lo agradable y elude todo lo desagradable. en la búsqueda de placer. Madrid. absolutiza su propio vivir. emociones. así se oscurece más y más por el subjetivismo consiguiente a la precaria apoyatura en el propio yo. Así. escoge como único criterio sus sensaciones subjetivas y las absolutiza. un valor perdurable. 3.y desaforada concedida al yo provoca de ordinario los siguientes efectos nocivos: 1.. desconectado de la realidad. pierde su conexión con la verdad objetiva. Cardona Pescador: Cuando el hombre se obsesiona —y hoy es muy frecuente este tipo de obsesión— por hacerse “autónomo”. . es la angustia de sentirse inmerso en un mundo vacío de valores. 2. Los miedos del hombre. Lo explica. p. se hace a sí mismo centro del mundo y tiende fatalmente a construir una jerarquía de valores dictada por sus sensaciones inmanentes. afectos. Ese hombre. el criterio fundamental de valoración se deposita en la sensación. que continuamente necesita nuevas comprobaciones. de momento bastaría rememorar que los sentimientos. que se multiplican sin fin y se transforman en el centro de nuestra atención (recuérdese lo que apunté sobre los metasentimientos). no hace más que buscar continuamente algo estable. Solamente quien sabe perderse en una tarea o en otra persona puede lograrse auténticamente a sí mismo ¿Que cómo me siento? Para intuir el peligro engendrado por el sentimentalismo. 43. Tomar el placer como criterio de vida conduce forzosamente a un profundo disgusto y a la tristeza16. 1998. El enquistamiento en su propio “yo” le conduce a no saber salir de sí mismo. Incrementa de forma desmesurada la importancia que se les concede. Así el principio del placer es elevado a la categoría de principio supremo. con fundamento en largas horas de trato con los enfermos mentales. Rialp. desligado de toda vinculación o dependencia que considera “alienante”. son siempre percepción del estado en que se encuentra el propio yo —o alguno de sus componentes. y la consecuencia de esta actitud. Juan. etc.

o simplemente omitiendo. situaciones o realidades. aunque hoy no me diga nada». en una percepción obsesiva de cómo me encuentro. resulta muy distinto afirmar: 1. conforme al valor que realmente tienen Pues… ¡fatal! Con otras palabras: la prioridad concedida al yo se expresa de manera muy clara en una atención exagerada a uno mismo y. o incluso causado o motivado por ellas. que lo que a mí me suceda o deje de suceder. Que es. «sí. pero es bastante serio— suele conducir a la hipocondría e incluso a la neurosis. el centro de gravedad del universo lo pondremos en nuestro propio yo o en los distintos elementos de la realidad que nos circunda. En los tres primeros supuestos. de si me siento bien o mal. la manifestación de cualquier estado de ánimo comienza siempre con un «(yo) me siento…» o «(yo) me encuentro…». aunque de distinto modo. «la exposición será preciosa. el propio yo. en los que queda claro que el primer punto de referencia de la afectividad es uno mismo. aunque relevante. el centro de interés y lo especialmente resaltado. no me parece mal la puesta del sol» o. en fin de cuentas. al menos de manera implícita. Lo cual —lo digo con cierto retintín irónico. «El Quijote es la máxima expresión de la novela castellana.relación a otras personas. Según la relevancia que demos a nuestros sentimientos. un . lo decisivo. pero a mí me importa un bledo». no resulta. por más que algunos no sepan advertirlo». yendo hasta el extremo. Que sostener: «este atardecer es impresionante. Como sentenciaba aquel viejo amigo mío (¡no amigo mío viejo… aunque ya va empezando a serlo!): «si. nuestra reacción frente a ella y manifestando de este modo. «Me arrebata la belleza de este paisaje». cumplidos los 40 años. lo defendido por la logoterapia como condición de salud mental y perfeccionamiento humano. pletórico o hundido. 1. En lo que ahora nos importa. «la película es fantástica. sin duda. nuestra afirmación recae y subraya un atributo de la realidad. aunque un tanto banales. satisfecho o incómodo. En los siguientes. con independencia de cuántos y quiénes logren apreciarla». por el contrario. en una especie de dictadura de los sentimientos. para lo que nos interesa. haciendo pasar a segundo plano. es decir. como leemos en las citas precedentes. 2. es el yo. triunfante o fracasado…. Por poner ejemplos comprensibles.

Y es que la reiterada inquisición sobre nuestra salud o nuestro bienestar o sobre nuestra felicidad lleva consigo. 2. que vaya mal o. es… que estás muerto». asevera: A medida que el foco del problema se reorienta hacia objetivos ajenos al yo del paciente. Pero también lo descubren. por ejemplo. p. sostiene Lukas: Es un hecho largamente demostrado que el exceso de introspección resulta perjudicial.1. con sentido común. Barcelona. la vida en su totalidad se vuelve más plena de sentido17. p. 65.. Pues. de ahí que. pero desaparecen cuando son ignoradas19. 19 LUKAS. mientras que las que. Herder. la experiencia y el sentido común: 2. 2006. no hay duda de que lo encontrará y ese hallazgo multiplicará sus dolencias físicas o psíquicas o Cit. por FRANKL. El ser humano se caracteriza por tener una naturaleza volcada hacia el mundo. 148. si se pone a buscarlo. 18 LUKAS. el recrudecimiento de las molestias y la fijación y persistencia del estado de desdicha o depresión. cuando menos. no del todo bien. cae en la vorágine de miedos propia de una criatura desvalida. Y. ¡Ignórate y te tendrás en cuenta! La consideración se traslada hacia el yo en cuanto uno no está seguro de sí mismo. 2004. la misma doctora. es muy difícil que en la vida de un adulto madurito no haya algo. simplemente. al tiempo que lleva sin sentirse pletórico. me lo resultaba—. pero más concreto. Allport. a si ha dormido bien o mal o. 17 . existen mientras les prestemos atención. están de acuerdo consigo mismas apenas reflexionan sobre ellas. no ha dormido. dentro de ciertos límites— sin atender siquiera a lo que a uno le duele o le deja de doler. plenitud y placer de vivir. El hombre en busca de sentido. Barcelona. Paidós. Viktor. Algo parecido. México D.2. paranoia o fijación de un pensamiento—. Nos lo aseguran los especialistas en salud mental. por más que a los jóvenes les resulte imposible de imaginar —a mí. 2001. pp. Ediciones LAG.F. Elisabeth. en cualquiera de los terrenos de su existencia. mientras que la abundancia de valores salvadora desaparece literalmente de su alrededor.. todo ello. 2. 37-38. nota 33. con expresión aún más directa: Un número de dificultades en la vida normal —enfermedades psicosomáticas. Por eso. Si se pega a su ego de manera hipocondríaca. de ordinario. etc. 2ª reimp.día te levantas y no te duele nada. Paz vital. También tu sufrimiento tiene sentido. por así decirlo. La psicología también nos enseña que las personas que no se gustan están permanentemente dedicadas a sí mismas. Elisabeth. por lo menos. desconfía de sí mismo o no se cree a sí mismo18. empeoran si cavilamos sobre ellas […]. resulte preferible levantarse —y seguir levantado.

LUKAS. Por ejemplo. advertiremos hasta qué extremos la primacía de lo subjetivo-sentimental impregna casi toda la vida contemporánea. nunca se sentirán bien. El otro dijo: “Bueno. lo habitual —considerado culturalmente— es que el propio interés se imponga al bien común. Si nos damos cuenta de que somos necesarios.F. La prioridad concedida al yo se expresa en una atención exagerada a uno mismo y desemboca en la dictadura de los propios sentimientos Y el sentimentalismo engendra egoísmos Había llegado a esta conclusión casi sin quererlo. nacional e internacional: expresiones del tipo «yo paso» o «ese es tu/su problema». También tu sufrimiento tiene sentido.. inalterable20. Ediciones LAG.F.. 2006. en el ámbito personalfamiliar. dejan bien al descubierto el núcleo de la cuestión. ya están enfermas. Ediciones LAG. p. 60-61. no me importaría trabajar aquí. 1. pero limitan sus preocupaciones a aquellos sobre los que pueden ejercer algún control. e intentan trascender sus metas.. visité un hogar para niños con severo retraso mental. en compañía de dos estudiantes. cuyo término puede ser… el psiquiatra o el cementerio (elija cada cual lo más libremente que pueda. en la esfera pública y en la privada y cuán desproporcionada resulta la preponderancia de lo mío sobre lo del resto. ante las opciones que le ofrezco. 2006. Si nos paramos a reflexionar sobre este asunto. le quedan ganas de escoger). Elisabeth. si es que. Ambos eran compasivos. Uno de ellos comentó: ¡“Qué terrible! ¡Cómo sufren estos pequeños! Yo nunca podría trabajar aquí”. 47. en el intento de poner título a este parágrafo.ambas. pero si nos concentramos en averiguar si esas energías son suficientes. De nuevo con palabras de Lukas: Las personas que viven constantemente preocupadas por su bienestar. Elisabeth. si supiera que no hay suficientes ayudantes disponibles. cuando me encuentro con las siguientes palabras de Lukas: Una vez. y aquellas que continuamente se observan buscándose síntomas de enfermedad. pero el primero pensó en sus propios sentimientos. cambiando de actitud. 2ª reimp. México D. pp. atendemos más a nuestras debilidades y nos sentimos frustrados21. Las personas psicológicamente sanas también tienen problemas. También tu sufrimiento tiene sentido. 21 LUKAS. 20 . el otro acerca del bienestar de los niños. aunque existan gloriosas excepciones y aunque con frecuencia se afirme lo contrario. cuando se enfrentan con una situación difícil. crece nuestra fuerza para superarnos. en una especie de espiral. mutuamente realimentadas.. 2ª reimp. porque se necesita mucho apoyo y amor”. México D.

resulta beneficioso o perjudicial para los otros. una visita guiada a China —las visitas a China solo pueden ser guiadas— es tal vez lo que mejor ponga de manifiesto la tendencia. 36. sino a la pura emoción en sí!— en esta idea capital de von Hildebrand. mientras que 22 HILDEBRAND. también en esta ocasión necesitadas de ciertas correcciones. por los guías!—.2. Concluyo con unas nuevas palabras de Scheler. Como dice San Agustín: “Finalmente nuestra doctrina pregunta no tanto si uno debe enfadarse. que rechaza como desviación desordenada el amor propio. etc. bastantes de nuestros contemporáneos no tienen otro criterio para calificar algo como bueno o malo que la repercusión sentimental-afectiva que aprecian en sí mismos: el modo como se sienten al verlo. 5)22. Solamente cuando conocemos el objeto del entusiasmo de una persona se nos revela la naturaleza de ese entusiasmo y especialmente “su razón de ser”. p. como si tuvieran su sentido en sí mismas. (Según me comentaron unos buenos amigos. y las analizamos y determinamos su valor prescindiendo de su objeto. plena y libremente aceptada por los ciudadanos —¡al menos. Dietrich von. . falsificamos la verdadera naturaleza de tales sentimientos. Si consideramos el entusiasmo. Más todavía. considerarlo. repudiarlo. sobre la que luego me detendré con la parsimonia que hace al caso: Quizá la razón más contundente para el descrédito en que ha caído toda la esfera afectiva se encuentra en la caricatura de la afectividad que se produce al separar una experiencia afectiva del objeto que la motiva y al que responde de modo significativo. Madrid. 9. sino acerca de qué. por qué esta triste y no si lo está. según quien dirigía el tour. y no el bien-en-sí Una afectividad desbocada Que todo lo anterior se deriva de una incorrecta comprensión y de un uso defectuosos de la afectividad se atisba —¡por contraste: porque en la actualidad no se atiende al objeto o causa. que me permito poner en cursiva. establecida gubernamentalmente y. en contra del uso más habitual de las expresiones. realizarlo. Palabra. El corazón. Y ya en los dominios afectivos. a centrarlo todo en el propio bienestar). la alegría o la pena aisladamente. pero certeras en lo que atañe a la esencia de su mensaje. o motivo. es fácil comprobar que a muchos de nosotros nos importa más cómo nos sentimos al hacer o dejar de hacer algo que si lo realizado es bueno o malo. y lo mismo acerca del temor” (La Ciudad de Dios. 1997. Y advierto que. 3. Bastantes de nuestros contemporáneos no tienen otro criterio para calificar algo como bueno o malo que la repercusión sentimental o afectiva que experimentan en sí mismos: el bien-para-sí.

inclusive nosotros mismos. Ordo amoris. en la esfera pública y en la privada. Pero con ello entraríamos en un tema amplísimo. y referimos todo lo dado. y el nuevo conocimiento aclara lo ya aprendido. actitudes. y este es el origen de una insatisfacción tremendamente extendida. leer más de una vez lo mismo. A menudo es preciso «ir y venir». la vida sentimental o afectiva de cualquier persona humana. a nuestros estados afectivos sensibles […]. Madrid. Max.considera neutro el mero amor de sí. que no es posible abordar por ahora. Caparrós Ed. Scheler distingue entre un legítimo amor propio y un ilícito e incorrecto amor de sí. por ese mismo y exclusivo motivo se transforman en negativas y malas. hacer de nuestras más elevadas potencias. Normalmente no se comprende del todo lo que se lee por primera vez.  Pero te advierto —para bien y para mal— que no hemos sino dado un primer y fundamental paso: adquirir los conocimientos previos iniciales para comenzar a comprender de veras. como he explicado en otros lugares —y a ellos remito—. del que afirma: En el amor de sí mismo lo vemos todo. Cubiertos y arropados por un tejido de abigarradas ilusiones. . vanidad. fuerzas […] esclavos de nuestro cuerpo y sus estados. incluso a nosotros mismos. 23 SCHELER. lo mío se impone de forma desmesurada sobre lo de los otros. hasta donde es posible en función de mis propios conocimientos y de las características de este escrito. en una y otra. Ánimo. El conocimiento humano es progresivo. Pero el resultado final suele provocar una notable satisfacción. 1996. cada cual convierte el amor con que se quiere en fundamento y raíz de la bondad o maldad de cualquier otra persona o cosa: si me proporciona un beneficio las torno buenas. 37. con “nuestros” ojos. casi universal Tranquilidad. entretejido con insensibilidad. lo aseguramos todo en el amor a nosotros mismos…23 Es decir. Podemos. Ayuda para la reflexión personal  En cierto modo.. si me perjudica. p. lo pertinente ahora es que hagas balance de todo lo que llevamos visto. y adviertas hasta qué punto te ha servido para entender un poco mejor el complejo mundo de la afectividad. Si no me he equivocado en mi análisis. movido por él. codicia y orgullo. por tanto. Lo medio-entendido entonces prepara para estudiar lo que sigue. la primacía de lo subjetivo empapa casi toda la vida actual.

en la vida vivida: poniendo en juego. sobre todo. En el plano teórico —perfilando algunos elementos de los que aún no he hablado— y. reflexiones por última vez sobre lo que has aprendido… y te dispongas a iniciar una nueva andadura. pues.  Te aconsejo. . tomes aliento. por decirlo de algún modo. que te des un reposo. Todavía nos queda. entonces. bastante trecho por recorrer. los distintos componentes de la afectividad para ver cómo se van constituyendo y desarrollando y cómo influyen en el conjunto de una existencia.