You are on page 1of 20

EDUCACIÓN DE LA AFECTIVIDAD

5. La formación biográfica de la afectividad
Como hoy sabemos, la educación del ser humano comienza prácticamente desde su misma concepción1 y, hasta cierto punto, desde mucho antes: pues recibe, entre otros, el influjo de lo que los esposos son en el momento de contraer matrimonio y, ya casados, del modo como actúan hasta que conciben a cada hijo y durante el resto de su existencia. Todo lo cual es a su vez, muy especialmente, fruto de la libertad de los cónyuges, que han elaborado su semblanza personal y conyugal también como respuesta a la ascendencia de sus propias familias, culturas y un casi inabarcable etcétera, al que enseguida volveré a referirme. Aunque solo fuera por la belleza de las expresiones, y por romper un tanto el ritmo de la exposición, valdría la pena transcribir estos versos de Miguel Hernández, que proyectan en la totalidad del tiempo humano —en La Historia— la unión viva de los esposos:
Para siempre fundidos en el hijo quedamos: / fundidos como anhelan nuestras ansias voraces; / en un ramo de tiempo, de sangre, los dos ramos, / en un haz de caricias, de pelos, los dos haces. / […] Él hará que esta vida no caiga derribada, / pedazo desprendido de nuestros dos pedazos, / que de nuestras dos bocas hará una sola espada / y dos brazos eternos de nuestros cuatro brazos. / No te quiero a ti sola: te quiero en tu ascendencia / y en cuanto de tu vientre descenderá mañana. / Porque la especie humana me han dado por herencia / la familia del hijo será la especie humana. / Con el amor a cuestas, dormidos o despiertos, / seguiremos besándonos en el hijo profundo. / Besándonos tú y yo se besan nuestros muertos, / se besan los primeros pobladores del mundo2.

El pasado…
Casi en los inicios del presente escrito dejé constancia de la primordial función que Lersch atribuye al pasado de cada persona en el despliegue y

Al respecto, un escrito breve y enormemente atractivo es el de LÓPEZ MORATALLA, Natalia, El primer viaje de la vida, Palabra, Madrid, 2007. 2 HERNÁNDEZ, Miguel, Hijo de la luz y de la sombra, en Obras completas, vol. I: Poesía, Espasa-Calpe, Madrid, 2ª ed., 1993, pp. 715-716.

1

estructuración de su afectividad y del conjunto de su existencia. Todo lo vivido y acaecido ejerce su influjo sobre el presente. Nuestro autor desarrolla semejante idea, distinguiendo entre memoria en sentido estricto (evocatoria de contenidos en acto) y memoria experiencial:
Este fenómeno fundamental de la vida anímica, se acostumbra a designar como memoria. No podemos, como es natural, pensar exclusivamente en aquella forma de memoria en que las vivencias del pasado penetran de nuevo en la conciencia en forma de representación, es decir, cuando recordamos el pretérito. Junto a esta memoria del recuerdo existe otra forma en la que lo ya vivenciado está implícitamente presente en el aquí y el ahora y que se designa como memoria experiencial3.

Explica el sentido de la memoria no consciente o experiencial, como una suerte de economía, sin la que la vida humana resultaría imposible:
Hablamos de esta memoria experiencial sobre todo cuando tempranas vivencias del pasado influyen activamente en el vivenciar actual, en los afanes, en las percepciones, en los sentimientos y en la conducta, sin ser llevadas a la conciencia en forma de recuerdos. Ya en el animal hemos de admitir esta forma de memoria experiencial. Sobre ella se basa todo adiestramiento. En el hombre, la memoria experiencial es de particular importancia, porque ningún ser dotado de alma tiene que hacer tantas experiencias, tiene que aprender tanto, para mantenerse en vida. En los más sencillos ejercicios de la vida cotidiana, empezando por el levantarse, lavarse y vestirse, hasta el acostare, el ir al trabajo, en la utilización de un medio de transporte, en la actividad profesional, en toda orientación, en la percepción del ambiente y en la conducta frente a él, actúa en nosotros una considerable masa de pasado, sin que en cada caso particular realicemos un acto claramente explícito de recordación. Sería imposible tener presente y abarcar en cada momento, en claras representaciones, el conjunto de nuestro pasado anímico, de todo nuestro saber, de todas nuestras experiencias, vivencias afectivas y valores a que hemos aspirado alguna vez. Es manifiestamente una forma de economía el hecho de que nuestro vivenciar esté organizado de tal modo que lo que hemos sentido, pensado, aprendido, querido y experimentado desde nuestra primera infancia se hunda en una región profunda del inconsciente y solo una parte mínima de nuestro pasado sea consciente, esto es, se halle presente en las representaciones del recuerdo4.

Para concluir, como sabemos, que, no obstante, todo cuanto hemos hecho o nos ha sucedido incide eficazmente en nuestra vida actual.

… y el futuro
Mas, igual que Hernández, aunque con otra óptica, Lersch señala la importancia del futuro en cada uno de los actos del ser humano. Se trata,
3 4

LERSCH, Philip, La estructura de la personalidad , Scientia, Barcelona, 1971, p. 28. LERSCH, Philip, La estructura de la personalidad , Scientia, Barcelona, 1971, pp. 28-29.

han concedido especial importancia a esta dimensión estrictamente humana muchos y grandes autores. el futuro. p. La estructura de la personalidad. articulada y modificada en función de sus libre elecciones Elementos que la conforman En efecto. aunque metafórico— cada varón o mujer condensa en sí toda la historia de la humanidad. Philip. está contenido en la actualidad de la vivencia. una de cuyas propuestas de fondo consiste en futurizar el presente.también ahora. El punto de partida: la genética. 1971. casi todos ellos tras las huellas de Heidegger. que incluyen su propia variabilidad epigenética. Todo presente vivido es anticipación del futuro. más que nada. Por el contrario. Señalo entre los más cercanos a Marías. En el ámbito filosófico. Y así. también contemporáneos. la vivencia presente implica siempre un preludio. dotan de especial relieve al pasado. 1. También los psiquiatras han tematizado el carácter intrínsecamente temporal del varón y la mujer. y a Polo. Scientia. de una realidad asequible al análisis fenomenológico y. de los conflictos y los traumas del sujeto. pues. que de este modo acabaría por no ser responsable de sus actos. . que caracteriza al hombre como un ser futurizo. por su parte. poniendo en juego los resortes de su libertad. Pero con matices diversos. por consiguiente. 29. una búsqueda anticipada5. 2. Freud y sus seguidores. hasta llegar a la estricta contraposición. Barcelona. que determinaría buena parte de las actuaciones y. Así. En cierto sentido —real. desearía al menos apuntar que en el despliegue de una personalidad se entrecruzan: 1. como exponen intensamente las palabras del poeta. a cualquiera que reflexione sobre el despliegue de su existencia: Al igual que el pasado. que podríamos calificar como condiciones físico-psíquicas iniciales o temperamento. la logoterapia se desentiende de ese pasado remoto. Un pasado conservado en el subconsciente. e intenta que la persona responda a las solicitaciones del presente y del futuro desde la parte más sana de sí misma —el espíritu—. 5 LERSCH. Esto es cierto en la medida en que cada momento de la vida anímica está entretejido por la dinámica y la temática de la tendencia que se dirigen hacia la realización de un estado todavía no existente y que constituye una constante en la dirección y configuración de la vida. sobre todo en las primerísimas etapas.

Es decir. tanto o más que esas condiciones de partida. con todos los elementos de relieve. Y FRANKL. Y. Viktor. Der Wille zum Sinn. por un lado. porque.. Ausgewählte Vorträge über Logotherapie. sobre todo en sus primeros años de vida.] Por tanto. Pero estas no lo determinan inequívocamente. Pero también es un fenómeno demasiado humano. Pero que. libres que ese individuo va adoptando con el pasar del tiempo. en su acepción más amplia. como estupendo resumen de lo visto. por tanto. con relativa independencia de lo anterior. La libertad humana es libertad finita. Y que. traducción propia. interviene en su éxito o fracaso futuro la educación y los demás influjos recibidos. 1996. entre muchos. La educación. 3. sino que solo es libre de adoptar una actitud frente a ellas. 3ª ed. pág. que en parte completan las precedentes: La logoterapia ha dado la vuelta a la antigua pregunta determinista de cómo se establecen de antemano los actos y sentimientos de una persona. y ha preguntado de dónde viene ese resto de indeterminación que no debe eliminarse y que persiste incluso en situaciones de necesidad y enfermedad. en los magníficos estudios de Sacks) y también lo más excelente de la psiquiatría (ahora me vienen a la memoria. pero que casi siempre resulta capaz de superar condiciones incluso muy precarias. constituyen pruebas palpables del alcance de la libertad humana. lo que llamamos conversiones o rectificaciones radicales de toda una vida. 6 . le corresponde a él determinar si sucumbe o no a las condiciones. los ensayos de Frankl. Y añado estas de Lukas. Munich. entre otros. otras palabras de Frankl: Hay determinismo dentro de la dimensión psicológica y hay libertad dentro de la dimensión noética [o espiritual]. en ocasiones haciendo un uso estratégico también de los propios déficits.2. Son muchos los ejemplos que ponen de manifiesto. el sinfín de decisiones personales y.. Además de lo que nos enseña lo mejor de la neurología contemporánea (pienso. sobre todo. que debe tener en cuenta la situación en que se encuentra.. [. si se somete o no a ellas. el factor determinantemente determinante es justo la libertad personal. de Lukas y de Cardona Pescador). 156. al fin y al cabo. Pieper. transcribo de momento. Aunque matizaría algún extremo. hay un campo de acción en el que el ser humano puede elevarse sobre sí mismo y levantar el vuelo hacia la dimensión humana por excelencia6. que la peculiar constitución psico-física de un individuo insinúa ya por sí misma un sentido o dirección para su posterior desarrollo. a medida que crece y se despliega. El ser humano no está libre de condiciones. la cual se definiría como la dimensión de los fenómenos específicamente humanos. la libertad es uno de los fenómenos humanos.

El resultado es ya una diferenciación fundamental. etcétera. casi infinito. el sensorio común. sobre todo. Ámbitos ya conocidos y que. La concreta personalidad de cada individuo es fruto de su dotación genética. como hace el pandeterminismo. Barcelona. su musculatura. el aparato digestivo. que todavía se torna más única e irrepetible en función de: LUKAS. Gracias a ella. ofrecer resistencia a sus circunstancias externas o aceptar heroicamente sus límites. despoja al ser humano (al menos teóricamente) de su propia responsabilidad y lo abandona a su destino7. 1. Los miedos. la memoria. El desarrollo y la configuración cada vez más concreta de todos los componentes de la persona. 1. la educación y. antes que nada. La búsqueda del sentido. su resistencia al esfuerzo físico. Elisabeth. a la cogitativa. en lo que atañe al organismo.1. el neuro-motor. distanciarse de su estado interno. no podemos escabullirnos de las formaciones sociales preestablecidas ni levantar las barreras de las aptitudes. podrían ejemplificarse apelando a la inteligencia y la voluntad. podrían reducirse al biofísico. los apetitos correspondientes. de sus distintas y reiteradas elecciones libres Una peculiar estructuración En cualquier caso. la ira y los sentimientos instintivos no se pueden destituir. el ser humano es capaz de obstinarse frente a su destino. limitados también a los principales y aislándolos de forma un tanto artificial.2. en los dominios del espíritu. 1. expresados con el menor número de palabras. en la esfera de la psique. Paidós.su respuesta es que proviene de la dimensión noética. En el plano psíquico no existe realmente tal libertad: nadie puede elegir su estado anímico. y algunos otros. 37-38.3. Pero me interesa señalar. Logoterapia. los sentidos externos. Y componentes que. 7 . en los distintos ámbitos que la integran. pp. el circulatorio. los condicionamientos no se pueden anular. que todos ellos se individualizan y diversifican más y más con el paso de los años: la imaginación o fantasía y la memoria de cada persona va adquiriendo rasgos peculiares y distintos de los de cualquier otra. la múltiple interacción de elementos sucintamente presentados va generando a lo largo de cada biografía: 1. al psíquico y al propiamente espiritual. 2003. como también su entendimiento. la imaginación. el muscular… y tantos más. la capacidad de digerir unos u otros alimentos y un larguísimo. Quien reduce lo espiritual a lo psíquico.

Por un lado y quizá como lo más concluyente. dando a cada uno la importancia que merece. en directa relación con nuestro tema. De modo que. etc. pero también de la atención que se preste a este aspecto en particular. abandonando sin apenas advertirlo su vida de familia y las relaciones con sus amigos… O. y saben dedicar el tiempo necesario a su familia. sin cuidarse apenas del despliegue del entendimiento o de la voluntad. en torno o junto al cual cultivan también sus amistades. en el extremo más noble. me interesa de nuevo recordar que en ese hacerse a sí mismo del ser humano. Como consecuencia de ese desarrollo. del complejísimo conjunto de las tendencias intelectuales y sensibles. de una u otra tendencia en concreto. que realizan proyectos más o menos fantásticos. según la terminología de Pithod y otros. del entendimiento y de la voluntad. esta resultará más o menos estructurada o disfuncional Y un desarrollo variable Sea como fuere. Según el distinto desarrollo e integración de los elementos constitutivos de una personalidad. el cuidado de la salud. que centran todas sus energías en el estudio y la reflexión. La mayor o menor integración de esos distintos factores y. 2. si preferimos expresarlo con un solo término. el crecimiento mayor o menor. 3. al trato con Dios. o viceversa. varones o mujeres que integran con bastante tino los distintos ámbitos en que se desenvuelve su existencia. y solo por ejemplificar un tanto. cuyos fundamentos son espirituales o anorgánicos. El predominio más o menos marcado de alguna de esas esferas y. o. encontramos personas que atienden de manera prioritaria al desarrollo corporal. ocupan buena parte de su jornada con un trabajo hecho a conciencia. que buscan de forma casi obsesiva el éxito profesional o económico. etc. sin tener en cuenta las reales posibilidades de llevarlos a cabo.2. el progreso de la propia libertad. la capacidad de ordenar y moderar los apetitos sensibles: . Desde esta perspectiva. olvidando o dejando muy en segundo lugar el ejercicio físico. de nuevo sobre todo. y en el producto que en cada momento o etapa va arrojando como saldo. resultan fundamentales y decisivos: 1. muy en particular por lo que a la afectividad se refiere. tocadas también de formas muy diversas por el conocimiento. sin desatender su salud. y más o menos adecuado..

al contrario. del amor. como enseguida apuntaré. incorrectamente. cuando sea el caso. haciéndolos crecer o. si estas se tornan desorbitadas. 3. frenando sus exigencias. en el seno de una familia numerosa—… aun a costa de no disfrutar de comodidades ordinarias en hogares con solo uno o dos hijos. De donde se infiere la necesidad de que esa inteligencia correctamente constituida dedique una particular atención al conocimiento de lo que el ser humano en general y cada cual en concreto debe llegar a ser y a la diferencia que existe con lo que de hecho es. dentro de esta esfera. el sentido de la libertad. nunca podrá exagerarse hasta qué extremo el desarrollo coherente y armónico de cualquier persona humana resulta dañado por la ignorancia y. Es decir.1. conocido por un entendimiento bien aparejado y querido por una voluntad buena. de la sexualidad… ¡y de la afectividad! Un desconocimiento. según la formación que se les transmita y la jerarquía de valores que se propicie en ellos.2. la fuerte incidencia de un entorno desmesuradamente competitivo. palabra que significa tratado sobre la técnica—. apreciar aquello de lo que ellos gozan —un elevado número de hermanos.2. por el desconocimiento o la desatención a las cuestiones de más relieve sobre el hombre mismo: su naturaleza. por desgracia. en el mejor sentido de este vocablo. Por eso. si los busca. Se trata de una cuestión de singular relevancia en la educación de los hijos. que se sienten continuamente impulsados a compararse con los demás y calibrar las respectivas posesiones y las de sus padres. por poner un único ejemplo. 3. goza de particular relieve el descubrir e instaurar vitalmente un correcto equilibrio entre las propias posibilidades de crecimiento y las expectativas que orientan nuestra vida y el conjunto de nuestras actividades: teniendo en cuenta. en lo más íntimo de su ser. 2. muy extendido en nuestra civilización. que incita muy a menudo a desear e intentar conseguir objetos o/y objetivos innecesarios o claramente fuera del propio alcance. en buena parte a costa de desatender los fines que el propio hombre encuentra inscritos.2. podrán sentirse frustrados por no tener las ventajas materiales que los otros ostentan o. tecnología. más en particular. en fin de cuentas. Y. 3. intentando que tales tendencias contribuyan al bien íntegro del hombre. de atemperarlos. que ha incrementado prodigiosamente el dominio sobre los medios —lo que hoy llamamos técnica o. Y. con objeto de ir disminuyendo las distancias entre lo segundo y lo primero. que diría Machado. En semejante contexto. .1.

. además y sobre todo. incluida la afectividad. En la maduración de cualquier personalidad goza de gran relevancia el conocimiento de lo que es el hombre. se torna un malhumorado. Pero no importa menos. Anhelos y aspiraciones que no solo son compatibles con la conciencia de la propia fragilidad.3. acostumbra a responder con acritud. Más de una vez he explicado que el sentido más hondo del término responsabilidad camina por estas veredas: sin poder evitarlo. de uno mismo y de los ideales a los que se encuentra llamado. en virtud de su particular idiosincrasia y modo de ser Magnanimidad: grandes ideales Aunque probablemente vuelva sobre este punto. en ellos y con ellos. etc. ya que ellas no solo dan forma a nuestras acciones. 77-78. todo nuestro ser responde a las acciones que vamos realizando. configuran el conjunto de nuestro obrar y cada uno de nuestros actos. en la medida en que se le permite intervenir en la propia vida. pero. la cualidad que identifica al acto se convierte en un rasgo que se atribuye a nuestro yo. Con palabras de Wadell: Nos hacemos personas de una clase u otra a través de nuestras intenciones.3. del auxilio de un Dios que todo lo puede. pp. por aquello que continuamente estamos deseando. Palabra. quien. descubrir y apropiarse de grandes ideales para la propia existencia. sino que en cierto modo derivan de ella. Estamos marcados por las intenciones. incluso en los momentos de cansancio o aridez. 8 WADELL. lo identifica. Madrid. como ya sugería al hablar del futuro. pero. cualquier ser humano requiere siempre de la ayuda de otras personas: de los amigos. se convierte en una persona amable y afable. […] La intención de un acto le da una cualidad especial. y.. tales metas van confiriendo el temple definitivo al conjunto de nuestro ser. en el caso de los creyentes. Por eso. por el contrario. para alcanzarlos. en el sentido más amplio y hondo de este término. por cuanto por fuerza van acompañados de la conciencia expresa de que. es lo que explica por qué nos convertimos en lo que hacemos 8. las dos cosas están íntimamente conectadas. cuando actuamos. sino también a nuestras personas. la intención que da forma al acto también da forma a la persona que actúa. más cuanto más los hemos interiorizado y universalizado. Paul J. Aunque esto pueda parecer exagerado. me interesa dejar ya constancia del alcance primordial de lo que acabo de sugerir: los grandes y magnánimos propósitos. La primacía del amor. se está haciendo generoso. quien reitera los actos de generosidad. 2002. quien se esfuerza por sonreír.

Y si uno no desea lo que es esencial y necesario —por ejemplo. 9 . porque el crecimiento armónico de la vida afectiva constituye un apoyo insustituible para el despliegue del entendimiento. Fundamentals of Ethics. la voluntad y. considerando lo que sucede a quienes carecen de metas que den sentido a su caminar por este mundo. sin rumbo9. le falta gran parte de lo que es una persona […]. mujer o varón HOLMER. que refuerzan la armonía de facultades y potencias y de la persona toda.Y esto se cumple de una manera muy particular y honda con las magnas actitudes de fondo. capaces de orientar toda una vida. ser inteligente e informado más que ser estúpido. La primacía del amor. aunque a ello dedicaré todo un estudio distinto y volveré a referirme en este ensayo.. fines. propósitos o ideales que guían los distintos comportamientos de un individuo son también un factor de enorme importancia en la estructuración de su personalidad Educar la afectividad He de apuntar. Making Christian Sense. incluso estar sano más que estar enfermo— entonces. las personas tienen que invertir tiempo en descubrir qué son sus propios deseos. p. desde la perspectiva complementaria. Las intenciones. L. 2. p. Philadelphia 1984. Paul J. Georgetown University Press 1983. Al contrario de los animales cuyos deseos son innatos y por naturaleza. J. el desarrollo armónico de la afectividad influye y es influido por el resto de la personalidad de cada ser humano. 139. Por cuanto un desarrollo equilibrado del resto de la persona debe procurar y promover el surgimiento y la floración de las emociones. pp. de la entera persona y personalidad de cada varón o mujer. Madrid. 2002. Asimismo. Porque ese estado describe una vida sin sentido y sin significado. Palabra. 75. en fin de cuentas. 29-30. Ciertamente se encuentra muy apurada la persona que a la edad de cincuenta o sesenta años tiene que decir: “Yo nunca supe lo que quería”.. P. sentimientos y estados de ánimo pertinentes. la cuestión se advierte también por contraste. que la educación de la afectividad corre pareja con la del conjunto de elementos señalados. FINNIS. por fin. o. Y. ya que no saber lo que quieres te deja sin dirección. Desde el punto de vista psíquico. ser moral. en WADELL. al menos de dos maneras: 1. The Westminster Press. Holmer lo resume así: … se avecina una tragedia cuando una persona no apren de lo que toda persona finalmente debe aprender: unos deseos poderosos y persistentes.

en todos ellos. y con plena conciencia de que me vuelvo a repetir —en parte para contrarrestar la insistencia carente de argumentos con que se afirma lo contrario—. en condiciones normales. los elementos del subtítulo recién enunciado no son ajenos a los que hasta ahora he venido apuntando. unidireccional ni mecánico. pues a veces su influjo es de hecho —contra lo que la propia naturaleza del hombre en cierto modo reclama— muy superior a los del entendimiento y la voluntad. ni siquiera el intrauterino. que la dotación genética y el desarrollo biológico de cada individuo no determinan ninguno de los resultados. imposible de mudar. me gustaría hacer un par de puntualizaciones. en el que los sentimientos y el tono vital revisten gran interés. en el trabajo. antes de desarrollar este apartado. e incluso notablemente. sino que se halla profundamente embebido de espíritu y libertad. al menos en lo que afecta al carácter. Antes que nada. Ya apunté que la dotación genética. menos necesitadas de un recordatorio. Y. la libertad constituye la causa última y más radical del desarrollo y/o de las contrahechuras que introduzcamos en nuestro ser. al tono de la afectividad y a su mayor o menor peso en la existencia. En conexión con toda la persona y todo su entorno Asentado lo cual. aunque influyan. 2. Y que. en las grandes decisiones y en las menudas. Insistiré. al triunfo o fracaso conyugal. no por obvias. Para comprender esa interacción. En que ninguno de los factores antes referidos es estable. no determina. en primer término: 1. como veremos. sin añoranzas ni utopías sobre lo que uno hubiera podido ser… que no suelen pasar de simples escapatorias semiconscientes y condenan a menudo a la inacción. aunque sea la que es. el posterior desarrollo de un individuo. Por eso. y ya dichas. importa mucho —¡todo!— aprender a sacar partido a ese estado en particular. conviene insistir en algunos extremos: 1. me interesa dejar claro que existe un entrecruzarse y un influjo mutuo de los elementos en cuestión. . inmutable.6. por tanto. en la vida social…. se parta de un estado concreto y único. Una interacción recíproca que lleva a que en cada instante de nuestra historia. en la acepción más fuerte de esta expresión. Educación y afectividad Como es patente.

sobre todo de la infancia. 1. y en la que algunas experiencias o sucesos. si es que no los invitamos a que entren y se acomoden. entretenimientos y. actividades. Que.1.1. que compone la plataforma de base a partir de la que cada cual obra. me interesa ahora señalar que tampoco cabe achacar la responsabilidad de nuestros actos al influjo de la cultura ambiental o de la educación no institucionalizada. como fruto de ese interactuar múltiple.2. valores. que marcan incluso con más vigor las pautas de comportamiento. aunque tales influencias resulten cada vez mayores en el mundo de hoy. la propia familia y el propio hogar. Asimismo. y muy en particular los padres: sobre todo. Al respecto. Que esto es así. se va produciendo una sedimentación biográfica no siempre consciente. Pues. ¿Por qué? Porque el peso del ambiente en cada uno de los hogares —en el propio matrimonio y. pero. de manera derivada.1. incluso muy apartados. como el modo de vida de otros países. de amor. Precisamente en virtud de cuanto estoy señalando. con el vigor y el tesón necesarios. sobre todo a determinadas edades. Y a los geográficamente más lejanos. 2. de manera muy particular. Los dos tipos de estímulos se cuelan hoy en cualquier hogar.2. al respectivo cónyuge. No solo ni especialmente en lo que atañe a los hijos. a la par. sino. que fácilmente pone entre paréntesis la relevancia de su presencia ante los hijos y se desentiende de esa tarea. se apoyan por fuerza en ellos. 2. se están poniendo . si no se mima día a día la relación con el propio esposo o esposa. el temple y los contenidos de nuestra vida familiar. resultan más definitivos que otros. en los hijos— resulta inversamente proporcional al que ejerza la propia familia. el padre. como enseña la experiencia. es menester incrementar activa y conscientemente. Y me estoy refiriendo a factores espacialmente inmediatos. La consecuencia no podría ser más clara: cada uno de nosotros hemos de procurar llenar de ideales. inciden con enorme vigor sobre los elementos biológicos y temperamentales y los modifican. 2. que a menudo implican matices y correcciones. sobre todo a través de los media y de las modernas tecnologías unidas a la informática. porque la educación familiar y la escolar. como las costumbres que se observan en la vida cotidiana del propio entorno. sin más concesiones al psicoanálisis de las que hay que hacerle. en definitiva. mutuamente imbricadas. considero oportuno recordar algo que he desarrollado por extenso en otros lugares.

al hablar del ambiente o cultura. especialmente no de condiciones (nadie está libre de sus condiciones físicas o psicológicas).todos los medios para que el matrimonio desemboque en un rotundo fracaso y arrastre en su caída al resto de la familia. está el psiquiatra vienés Viktor E. Ediciones LAG. Él refuerza la actitud de “a pesar de”.3. que: por encima de los factores indicados hasta ahora —la dotación biológica. no está sujeto a leyes deterministas. puede muy bien. Y todo esto influye en el comportamiento de las personas pero nunca lo determina. esto se hace al reconocer la dimensión del espíritu humano10. de acuerdo con lo que apunté. sino de libertad para algo. Él considera la dimensión del espíritu humano. 2006. nuestra elección de respuesta al destino. Por otra parte. es la dimensión de la libertad humana y. sin añoranzas ni utopías sobre lo que uno hubiera podido ser Otra vez la libertad Bosquejado lo anterior. 25. p. apelo también a la dimensión temporal. por lo tanto. por definición. está siendo cuestionado. El determinismo que ha dominado el pensamiento psicológico por más de medio siglo. Libertad es una palabra a menudo mal empleada. De nuevo el binomio Frankl-Lukas permite perfilar mejor la cuestión: Los extremos crean sus propias limitaciones. Solo venciendo el determinismo es posible consolar.. que va más allá de la psicología profunda y del conductismo. más allá de todas las interacciones psicofísicas y psicológicas. al modo de vivir actual y pretérito: pues el conocimiento de la Historia. aparentemente desesperados. 10 . lo determinante para el despliegue afectivo sigue siendo el desarrollo y el ejercicio del entendimiento y la voluntad. reitero consciente por enésima vez el principio maestro o la convicción clave. es decir. 2ª reimp. de neurosis. Elisabeth. Ni la dotación genética ni la educación institucionalizada ni el influjo del ambiente determinan el modo de ser y obrar de la persona humana LUKAS. lo mismo que el de otros lugares o costumbres. También tu sufrimiento tiene sentido. sin importar cuán inescapable sea el sufrimiento. incluso en los casos. Para evitar malas interpretaciones. Aquí se da una base para consolar y ayudar a la gente. Frankl no habla de libertad de algo.F. México D.. El espíritu humano. 2. en el opuesto—. Es uno de los asuntos en los que más insiste Lukas. por un lado. una actitud libremente tomada hacia estas condiciones. y antes de proseguir. por contraste. corregir los déficits o resaltar los logros del momento presente. A saber. El más importante entre aquellos que cuestionan. Es imprescindible aprender a sacar partido de la situación y circunstancias en que cada cual se encuentra. y el influjo educativo-cultural. Frankl. de la libertad.

de distinto alcance y profundidad y estabilidad. dando como resultado personalidades que se inclinan hacia algunos de los polos del tipo: pesimista u optimista. Como ya vimos. de unidad o disociación entre teoría y práctica. cabría afirmar que. de tanto alcance para la vida vivida y para la comprensión de la persona humana.7. tales bienes suelen llamarse valores. suele hablarse de más o menos coherencia de vida. Dentro de este contexto. es más sensible. extremadamente diversos y de muy distinta densidad. A. Sus componentes… desde otra perspectiva ¿Cuáles son los integrantes básicos de ese peculiarísimo modo de ser? Como complemento a lo ya expuesto. La voluntad-inteligente. todos ellos cristalizan en la existencia de: 1. y parece lógico. soso o bullanguero. en virtud del desarrollo y configuración singulares de las respectivas tendencias. precisamente en cuanto se refieren a cada sujeto particular y ejercen mayor o menor influjo en él. 2. sino de algo que va variando justo en virtud de que respondamos o no a los múltiples valores y de la mayor o menor flexibilidad para hacerlo: en este sentido. a los que cada cual. los caracteres se disponen en una amplia gama que va desde . Y también quedó apuntado el papel sin igual que en cualquier existencia humana desempeñan la presencia o ausencia de esos ideales y la calidad de los mismos. de fuerza de voluntad o carencia de ella… Por otra parte. superficial o profundo. no se trata de un organismo estable. confiado o suspicaz. cabría sostener que los elementos aludidos en los párrafos que preceden van cristalizando o se posan a modo de hábitos y costumbres. clave de todo el entramado El peculiar «modo de ser» de cada persona Resumiendo lo visto bajo un prisma un tanto diverso. Una constelación de bienes. Una mayor o menor capacidad de responder a esos bienes concretos. autónomo o influenciable. este modo de ser facilita o dificulta las acciones concretas y el manejo de los estados anímicos y de los sentimientos momentáneos. para cada individuo. con exclusión de otros y de hacerlo o no de un modo pertinente. sociable o huraño… Para lo que nos atañe.

el éxito o fracaso.2. entre los que se cuentan los caracteres meramente físicos. más pendientes del propio yo o del bien ajeno. es recordar que: 1. y la otra poniendo en juego todas las fibras que la constituyen. se manifiesta en la orientación general de la vida de cada individuo y presenta múltiples variantes. hasta el punto de ignorar o no advertir los primeros o. Podemos hablar. a menudo. Todo ello es educable. los segundos. en el extremo contrario. pero una de ellas lo hace fría y racionalmente. Y otras. más inconstantes o lábiles.1. más raramente. Encontramos en esta línea personas más racionales. o a lo accesorio. del modo como se encuentran en cada instante y. el fingimiento sistemático o el cinismo. ¡y hay que educarlo en nosotros mismos y en quienes se encuentran a nuestro alrededor! . por eso. el prestigio… La peculiar afectividad de cada persona depende del conjunto de bienes que más influyen en ella.el perfeccionismo hasta. personas más dependientes. más intuitivas—. cosa bastante unida a la anterior. muy relacionado con lo que llamamos personalidad. de personas más sensibles a los bienes espirituales o a los materiales. y que. 3. con frecuencia. por lo mismo. a la belleza y el arte o a lo pragmático y utilitario. 3. en las que la primacía compete más bien a la resonancia de los valores en su intimidad. cuyo punto de referencia es la bondad objetiva de los hechos y situaciones. a lo propia y hondamente humano. por lo mismo. Una manera propia y más o menos pronunciada de vibrar o no con todo ello: la distinción con el rasgo que precede resulta más clara en el supuesto de dos personas que sí responden a «la llamada del deber». Este modo de ser. la cara dura. 3. al menos dentro de ciertos límites. entonces. que atienden más al estado de ánimo o a la acción en sí o llamada del deber. suelen tener un comportamiento más estable y predecible. así como de su imbricación mutua. en la más amplia acepción de estos vocablos. pasajero y superficial. más sentimentales o afectivas —y. Pero siempre modificables Sea como fuere. como la valía interior. las posesiones. tan o más importante que una buena descripción de los componentes de tal modo de ser. de la capacidad de responder a tales valores y de la mayor o menor vibración con que lo haga B.

En cualquier caso. es empeñar todos los recursos disponibles para impedir que nuestras respectivas vidas giren en torno al diminuto y a la par casi infinito ego de cada cual. allí donde los más sentimentales ven ofuscada su razón. pero estos últimos se implican normalmente más en los asuntos. más todavía. lo que marca la diferencia de por vida entre las distintas personas. tampoco aquí existe una manera de ser preferible de forma absoluta. comenzando —de nuevo. Precisamente en ese pasar de la preponderancia indiscriminada del yo al imperio de la realidad se juega la madurez de la persona: El proceso de madurez humana se realiza a través de una serie de resoluciones de conflictos. pueden darse casos extremos de hiper-desarrollo de la sensibilidad-sentimiento. lo que viene a ser lo mismo. sino que cada cual lleva consigo sus ventajas y sus inconvenientes: por ejemplo. de autorrealización egocéntrica por el principio del conocimiento y adecuación de vida (pensamientos y actos) a la realidad objetiva. y teniendo en cuenta el contexto en que se sitúa este escrito. Pero. de poder. A la madurez corresponde. Como resultado de esa educación y como respuesta a la dotación genética —esto es. y llegando a una sustitución paulatina del principio de placer. a la hora de encarar la propia educación o la de quienes conviven con nosotros. muchas veces provocados-transmitidos por los padres y las madres. hemos de huir positivamente tanto del sentimentalismo como de la frialdad.2. que es terreno real donde durante muchos años pueden ejercitarse y. temporal o cuasi definitiva: lo observamos en muchos criminales. habremos de luchar para abrir constantemente la voluntad propia y la de quienes nos rodean a la búsqueda del bien de los otros. y. En consecuencia. tantas veces. y si no se andan con cuidado. fruto en gran medida del propio uso de la libertad misma que se educa. . más importante. o. sobre todo la de los primeros años. por lo que en ocasiones son más tenaces. a la compenetración de ambas—. la educación de la libertad. poniendo medios concretos. utilizando mecanismos psicológicos particulares. además de arrastrar y prestar apoyo emotivo a quienes lo necesitan… 3. en cierto modo de ejercer el propio trabajo y. en el caso de las familias y en relación con los hijos — por el de sus propios hermanos. quiero conscientemente reiterar que en la formación del modo de ser de cualquier persona presenta una importancia decisiva la educación. en bastantes profesionales de la salud y de otros ámbitos. y también de atrofia de la capacidad de sentir. las personas más frías suelen conservar la calma suficiente para resolver problemas complicados. en lo que sabemos de los campos de concentración. De acuerdo con lo que ocurre habitualmente.

1998. de las contrariedades11. imposible de captar en toda su variedad y riqueza. y varían. del sufrimiento. menos aún con una sola mirada. 71. Como en tantos otros casos. al menos fácil de entender. para bien o para mal. aunque desde la perspectiva prioritaria de la naturaleza y el manejo de su afectividad. Pues. la espera hasta que se alcancen ciertas habilidades. desde el principio de la vida y a lo largo de ella. para exorcizar en parte el sentimiento de indefensión e ineptitud. Madrid. es justamente ese que en realidad posee.entre otras cualidades. existe una ley clave. sino que se van desplegando o atrofiando. Podría resumirse así: el mejor modo de ser. Los miedos del hombre. Con nuestras mejores bazas No obstante. La vida puede compararse a un juego de naipes. Como he explicado en otras ocasiones. Igual que sucede en esos entretenimientos. los sueños con lo que 11 CARDONA PESCADOR. en fin de cuentas. cada ser humano dispone de un conjunto de bazas con las que enfrentarse al desenvolvimiento de su persona. Me refiero a cualquiera de los juegos de naipes con que bastantes de nosotros hemos ocupado los ratos de ocio en determinadas etapas de nuestra existencia. Se trata de elementos no inmutables. ¿«Jugamos» a la vida? Por eso. dentro de ciertos límites y según el uso que hagamos de ellos. me estoy refiriendo al entero desarrollo biográfico de la persona humana. una elevación del nivel de tolerancia del dolor. en el que contamos con cartas más o menos buenas y con la posibilidad de aprender a utilizar cada vez mejor unas y otras B. para cada individuo particular y en cada momento. . análoga a la de los llamados juegos de-azar-e-inteligencia. me atrevo a proponer un símil si no muy apropiado. la pretensión de ser de otra forma. A. Rialp. Juan. la educación de la libertad corre pareja a la capacidad de una persona de prescindir del propio bien para ocuparse del bien ajeno en cuanto tal El principio del fin Pido excusas por repetir una vez más que llevamos entre manos algo enormemente complejo. p.

Esforzarnos por utilizar aquello con lo que contamos del mejor modo posible. a. Pero estas dos acciones no pueden llevarse a término sin el poder de la voluntad y de la razón. Volviendo al símil esbozado. lleva consigo tanto el discernir como el desear: en efecto. In II Sent. o se ara con esos bueyes o simplemente no se ara. que es su acto propio. q. Porque. d. en la confluencia de dos facultades —la inteligencia y la voluntad— y asume en cierto modo el resto de nuestra persona. como explica Leonardo Polo. elegir equivale a preferir una cosa respecto a otra. Y por el mismo motivo. A saber: la libertad Esa capacidad surge o se instaura. justo por ser la única existente. y para cada persona. determinando el tono global y el éxito o el fracaso de toda nuestra vida. lo que distingue una afectividad sana y positiva de un sentimentalismo dañino y entorpecedor. En efecto. Por eso. y tal es el caso del libre albedrío. 1. 1 c. En referencia a tal desarrollo. la clave consiste.uno lograría hacer si tuviera otro temperamento o lo rodearan circunstancias distintas… constituyen uno de los mayores lastres para el desarrollo real y equilibrado de la propia personalidad. con el refrán popular. el poder de nuestros poderes superiores.. 2. el «mejor modo de ser» es… el que en ese momento posee C. principalmente. en: 1. Aprender a hacerlo sin comparaciones ni estériles nostalgias. De donde se sigue que el libre albedrío reúne el poder de la voluntad y de la razón. Para designarla no encuentro otro término más adecuado que el de libertad. no es sino 12 TOMÁS DE AQUINO. 24. que. Pues elegir. bien en particular al de la realidad que nos ocupa —los sentimientos—. en la búsqueda de la potencia por excelencia hay que examinar la libertad: la potencia de las potencias sumas. resulta siempre la mejor. existe una capacidad que marca la diferencia. ya tantas veces empleado. el influjo de la voluntad es decisivo en el desarrollo de una afectividad madura. Y poner todos los medios a nuestro alcance para que ese patrimonio crezca y mejore. . En cada instante. bien se trate de la vida humana considerada en su conjunto. como queda patente al considerar su acto. 3. cuando afirma: Existen potencias que reúnen en sí la virtud [o el poder] de varias potencias [o facultades]. y que por ello se denomina facultad [o potencia] de una y otra12. en cada instante. Pienso que es pertinente citar aquí a Tomás de Aquino.

Leonardo. no implica el negar que esté sometida a pulsiones instintivas. que copio: «Cuadro comparativo entre instinto sexual y pulsión sexual Instinto 1. Pero el resultado final suele provocar una notable satisfacción. 13 . que será citado más adelante. de una manera sana. Mediado genéticamente. POLO. Ayuda para la reflexión personal  Puesto que nuestro estudio se está alargando. 2. leer más de una vez lo mismo. 5. Cuando funciona bien. Cfr. Normalmente no se comprende del todo lo que se lee por primera vez. A la pregunta sobre si es o no educable la sexualidad humana. El conocimiento humano es progresivo. Es ineludible. el sujeto no puede detenerse voluntariamente. puesto que no se trata de un puro instinto. el objeto sexual es un sujeto de la misma especie y del otro sexo. 83-84.el influjo y el imperio de la inteligencia y la voluntad: de una inteligencia con capacidad de mando y de una voluntad que sabe discernir13. responde que sí. El sujeto no puede sustraerse a su cabal cumplimiento. 3. en este caso me limito a copiarte algunos párrafos de un excelente libro sobre la afectividad. Se desencadena por fenómenos bioquímicos. la afectividad contribuye al perfeccionamiento del hombre Tranquilidad. en una reacción en cadena o en cascada. Lo medio-entendido entonces prepara para estudiar lo que sigue. 6.  A continuación explica que «afirmar que la sexualidad humana no está sujeta a un instinto puro. Ánimo. Y establece un Cuadro comparativo entre instinto sexual y pulsión sexual . Presente y futuro del hombre. Lo primero no excluye lo segundo y para comprenderlo cabalmente ha de definirse lo uno y lo otro». A menudo es preciso «ir y venir». como más adelante veremos. 4. Una vez desencadenado el instinto. Condiciona conductas estandarizadas para todos los miembros de una misma especie. En condiciones naturales. escrito por Álvaro Sierra y titulado: La afectividad. Eslabón perdido de la educación. Rialp 1993. pp. y el nuevo conocimiento aclara lo ya aprendido.

» (SIERRA. La afectividad. aunque su manifestación está altamente influida por factores individuales y culturales. Puede ser liberada voluntariamente y su expresión puede ser completa o incompleta. . Eslabón perdido de la educación. pp. No determina conductas específicas. EUNSA. solo motiva o direcciona una relación marcada por una condición sexuada. 4. El objeto sexual es seleccionado por el sujeto y puede no corresponder a alguien del sexo complementario. 186187). 2. Obedece a una estructura de la sexualidad. 3. Álvaro. Es potestativo del sujeto el actuar o no en la dirección sugerida por la pulsión. propia de la naturaleza humana. 6. La pulsión puede desencadenar una actuación que el sujeto está en condiciones de detener o desviar. 5. Pamplona 2008.La pulsión sexual 1.