You are on page 1of 3

SANCION DEL PLAN COMUNAL DE SEGURIDAD PÚBLICA ANGOL

15 de Mayo de 2009. La Estrategia Nacional de Seguridad Pública (ENSP) anunciada por la Presidenta de la República en noviembre de 2006 ha constituido el instrumento que organiza la gestión del Estado en materia de seguridad, que ha permitido coordinar y temporalizar la acción de las diferentes instituciones públicas en torno a seis ejes estratégicos: Institucionalidad, Informaciones, Prevención, Rehabilitación y Reinserción Social, Control y Sanción, y Atención a las Víctimas. En cada eje se han fijado objetivos y metas precisas a ser cumplidas por los servicios e instituciones participantes, creándose mejores condiciones para integrar, de manera más coherente y sinérgica, los esfuerzos que se desarrollan a diferentes niveles de gestión territorial: comunal, provincial y regional. En esta nueva etapa, en el ámbito comunal se ha impulsado el Plan Comunal de Seguridad Pública, que representa el avance desde una lógica de programa, centrada en acciones particulares, a una gestión en seguridad organizada en torno a una visión estratégica desarrollada por el conjunto de los actores locales, enmarcada en una estrategia de carácter nacional y articulada con los niveles regionales y provinciales. El Plan Comunal de Seguridad Pública expresa el compromiso entre el Gobierno y cada uno de los municipios participantes por desarrollar una gestión en seguridad con exigentes criterios de eficiencia y eficacia, articulada bajo los principios de territorialidad, focalización, coordinación, participación ciudadana, integralidad y evaluación de resultados. Para el 2009 son 90 las comunas del país integradas al Plan Comunal de Seguridad Pública, que asumen los Planes Comunales de Seguridad Pública como los instrumentos de gestión a través de los cuales se implementa la Estrategia Nacional de Seguridad Pública a nivel local, organizando los recursos públicos y privados en torno a un metas comunes, y reconociendo al municipio como ente articulador, capaz de orientar la acción hacia los problemas, territorios y grupos sociales que más lo requieren. Es así, como el día Viernes 15 de Mayo se realizó la presentación y sanción aprobatoria del Plan Comunal que cuenta con 78 metas clasificadas de acuerdo a los 6 ejes de la Estrategia Nacional de Seguridad Pública y de acuerdo a la oferta programática preventiva y de control habilitadas en la comuna. El Alcalde Sr. Enrique Neira Neira como presidente del Consejo Comunal de Seguridad Pública de la Comuna de Angol, ha liderado el proceso de elaboración del Plan Comunal de Seguridad Pública, asumiendo el desafío de avanzar en los niveles de coordinación públicoprivada y orientar los recursos públicos hacia los temas y territorios prioritarios, y de esa forma contribuir a disminuir la vulnerabilidad social delictual de la comuna a través de un trabajo articulado, interviniendo en la disminución de los factores que contribuyen al desarrollo del delito, la violencia y el temor.

Algunos Antecedentes de la Comuna La comuna de Angol forma parte de las comunas con niveles bajos de victimización y medios de denuncias. El mayor porcentaje de delitos denunciados en esta comuna corresponde a hurtos, lesiones y robo en lugar habitado. A su vez, la población residente declara ser victimizadas principalmente por hurtos, robo con fuerza en la vivienda y robo de accesorio de o desde vehiculo. La relevancia de los hurtos y del robo en lugar habitado en ambas fuentes de información, confirma la importante incidencia de estos delitos y permiten visualizar que ellos se estarían produciendo en el propio territorio comunal. Dado que los hurtos son delitos de oportunidad, tienden a concentrarse en torno a avenidas principales con gran afluencia de público y lugares que concentran comercio, servicios o medios de transporte. El robo en lugar habitado presenta alta incidencia, tanto en victimización como en denuncias; esta última se explica por la trascendencia que los afectados le otorgan al hecho. El robo en lugar habitado implica altos costos económicos y sociales para las personas; los costos económicos se relacionan con la pérdida de bienes y la inversión en la instalación de medidas de seguridad; y costos sociales y sicológicos, los sentimientos de vulnerabilidad e inseguridad en la población, que se extienden en el tiempo y que obligan a modificar rutinas, afectando la calidad de vida de los residentes de la comuna. En contraste, el robo de accesorios de o desde vehículo presenta un alto nivel de victimización y un bajo nivel de denuncias. Esto puede deberse a que un gran porcentaje de la población es victimizada en otro territorio y, por tanto, el hecho queda registrado en otra comuna. Una segunda explicación sugiere que este tipo de delito no representa un alto costo económico para la población afectada y, por tanto, tiene escasas posibilidades de ser denunciado. Las lesiones presentan un alto nivel de denuncias y un bajo nivel de victimización, lo cual puede explicarse por el impacto que tiene, para los afectados, este tipo de delitos que dañan la integridad física. Cabe destacar que, si bien en Angol se registran niveles medios de denuncias, en algunos delitos las tasas se ubican por sobre las observadas en la región o el país. Esto es lo que sucede con las denuncias de violencia intrafamiliar y violaciones. En el caso de violencia intrafamiliar, es necesario un abordaje integral preventivo, puesto que se trata de un fenómeno cultural y multicausal de compleja intervención.

Algunas Recomendaciones Según la información recopilada en el diagnóstico comunal de Seguridad Pública es necesario -de manera articulada- realizar un trabajo preventivo y formativo hacia la comunidad; acciones que esperan un impacto a mediano y largo plazo y que ya han venido implementando desde el inicio del programa en la comuna. Algunas de ellas son: Incentivar las medidas de autocuidado, principalmente en sectores de alta concentración de comercio, servicios y flujos peatonales. Diseñar campañas dirigidas a los ciudadanos, sobre el autocuidado y la importancia de denunciar, facilitando a la comunidad el trámite de la denuncia. Esto debería implicar una coordinación entre la oficina de seguridad de la comuna y las policías, de manera que resulte más expedito para las víctimas. Respecto de los delitos de hurtos: Implementar acciones que prevengan actos delictivos en la vía pública, sobre todo en sectores de alta concentración de personas, mediante el ordenamiento de elementos del espacio público, como mobiliario urbano, revisión del estado de la iluminación, ordenamiento de follaje en especies vegetales, ordenamiento del comercio en vía pública a fin de no obstaculizar el desplazamiento peatonal y favorecer el control visual del espacio que los rodea.

Reforzar la gestión de fiscalización e inspección municipal en coordinación con planes de patrullaje policial, en sectores de alta concentración de actividad comercial y de servicios, generando presencia permanente, con el objeto de reducir el comercio ambulante ilegal y el comercio informal en los espacios públicos, para contribuir a disminuir las probabilidades de ser víctima de un delito.

Respecto de delitos en lugares habitados: Respecto del delito de robo con fuerza en lugar habitado, resulta recomendable realizar campañas de promoción de acciones de autocuidado de la ciudadanía, orientadas a la integración comunitaria para la protección de las viviendas en sectores residenciales; entre ellas: Promover medidas de prevención en cada casa, como mejoramiento del control visual exterior e interior a través de cierres bajos y transparentes, ordenamiento de follaje y vegetación que permita visibilidad y vigilancia, modificación de muros opacos y ciegos e iluminación en los espacios privados intermedios como antejardines, patios y estacionamientos. Promover instancias de organización entre los vecinos, por medio de comités por barrio, manzana o cuadra, para establecer mecanismos de alerta entre ellos, como silbatos, alarmas comunitarias, intercambio de números telefónicos, etc., y coordinar la alerta, denuncia o auxilio con los encargados de seguridad municipal, Plan Cuadrante de Carabineros, sobre posibles delitos, hechos violentos o sospechosos.

Respecto de las lesiones y violencia intrafamiliar Respecto de las lesiones y violencia intrafamiliar, corresponderá constatar si éstas se producen en espacios urbanos como parte del desarrollo de otros delitos, o bien si se realizan en el contexto de conflictos comunitarios o familiares. En el último caso, será pertinente articular el trabajo de servicios sociales especializados con representantes de la comunidad y organizaciones de base, a fin de facilitar la intervención de dinámicas de conflicto a través del método más pertinente a la situación (denuncias y detenciones en casos de violencias delictuales; resolución pacífica de conflictos en casos de violencias predelictuales entre vecinos). Para el caso de Violencia Intrafamiliar, se propone trabajar de manera preventiva, fomentando las denuncias de estos hechos y brindando apoyo a las víctimas de este tipo de delitos.