You are on page 1of 12

Deborah
Cameron
(2001)
Working
with
Spoken
Discourse.


London:
Sage
Publications
 
 Capítulo
2:
Recogida
de
datos:
consideraciones
prácticas
y
éticas
 (traducción
Mariana
Achugar)
 
 Este
capítulo
y
el
próximo
son
sobre
consideraciones
prácticas
y
éticas
del
estudio
del
 discurso
hablado.
Si
vas
a
analizar
cualquier
tipo
de
discurso,
necesitas
material
(datos)
con
 los
que
trabajar.
Pero
mientras
la
mayoría
de
los
materiales
escritos
(e.j.
ejemplos
de
 noticias,
o
revistas,
o
inclusive
textos
no
publicados
como
los
ensayos
de
estudiantes)
son
 relativamente
fáciles
de
recoger,
conseguir
habla
y
poder
tenerla
en
una
manera
analizable
 presenta
varios
desafíos.

 
 Los
datos
del
lenguaje
hablado
para
el
análisis
del
discurso
consisten
en
primera
instancia
 de
grabaciones
(audio
o
video)
de
gente
hablando;
la
próxima
parte
del
proceso
es
construir
 una
transcripción,
una
representación
del
habla
en
forma
escrita/gráfica
que
servirá
como
 materia
prima
para
el
análisis.
(la
transcripción
es
el
tema
central
del
próximo
capítulo).
 Para
comenzar
voy
a
asumir
que
los
lectores
tienen
la
intensión
de
recoger
sus
propios
 datos.
Existen
alternativas,
que
discutiremos
más
adelante;
pero
recoger
datos
es
una
de
las
 habilidades
que
un
analista
del
habla
tiene
que
desarrollar
generalmente;
y
esto
genera
una
 serie
de
interrogantes
sobre
las
cuales
el
analista
debe
pensar.
 
 ¿Qué
tipo
de
datos?
 No
existe
un
prototipo
de
“buenos”
datos.
Tu
objetivo
como
investigador
debe
ser
la
 determinante
de
ambos
el
tipo
de
datos
que
recogerás
y
los
métodos
que
usarás
para
 recogerlos.
Si
eres
un
científico
social
cuya
investigación
es
sobre
algo
más
que
el
habla
 misma,
probablemente
adoptarás
uno
de
los
métodos
que
típicamente
se
usan
en
tu
 disciplina,
como
la
observación
u
observación
participantes
(donde
el
investigador
está
 involucrado
en
lo
que
ocurre
y
no
sólo
mira),
entrevistas
o
discusión
de
gripos
focales.
La
 mayoría
de
estos
métodos
incluye
un
tipo
de
interacción
entre
el
investigador
y
los
 participantes,
frecuentemente
de
manera
bastante
estructurada
(el
investigador
hace
 preguntas
sobre
un
tema
predeterminado,
y
los
participantes
responden).
Por
lo
tanto,
el
 investigador
termina
con
cierto
tipo
de
habla
para
analizar
–un
corpus
de
entrevistas
o
 discusiones,
por
ejemplo.
 
 En
otros
casos,
sin
embargo,
el
propósito
de
recoger
datos
de
lenguaje
hablado
es
averiguar
 sobre
algún
aspecto
de
cómo
funciona
el
habla
misma.
Cómo
sabe
la
gente
cuándo
es
su
 turno
para
hablar?
Cómo
cambian
de
tema?
Cuan
largo
es
un
silencio
“normal”?
Cómo
 “repara”
la
gente
los
quiebres
en
una
conversación?
Si
estas
son
los
tipos
de
preguntas
que
 tratas
de
responder,
las
entrevistas
pueden
no
ser
el
mejor
método
para
recoger
datos,
 porque
las
convenciones
de
una
entrevista
como
un
tipo
particular
de
evento
de
habla

(ver
 capítulos
5
y
10)
desaniman
ciertos
tipo
de
conducta
potencial—los
sujetos
de
las
 entrevistas
raramente
inician
o
cambian
de
tópico,
por
ejemplo.
Mejor
que
tomar
el
papel
de
 entrevistador,
por
lo
tanto,
el
investigador
puede
preferir
tener
el
rol
de
observador,
 espectador,
o
escucha
de
conversaciones
a
escondidas.
 


1



el
 habla
que
ocurre
sólo
porque
el
investigador
lo
organizó
de
esa
manera
no
sólo
se
ve
 afectada
por
la
observación.
queremos
observar
 cómo
la
gente
se
comparta
cuando
no
está
siendo
observada.
y
de
hecho
privilegiarla.
es
ampliamente
aceptado
que
el
acto
de
grabar
el
habla.
del
tipo
en
el
que
 participamos
o
escuchamos
indirectamente
cada
día.
Podría
argüirse
que
un
 laboratorio
es
en
sí
mismo
un
entorno
social.
sea
 en
un
laboratorio
u
otro
lugar.
ocurre
en
circunstancias
donde
una
 grabación
de
calidad
(o
a
veces
cualquier
tipo
de
grabación)
sería
imposible.
Desde
este
punto
de
vista.
 Yo
no
creo
que
nadie
haya
demostrado
de
manera
convincente
que
los
hablantes
sujetos
de
 investigación
hacen
cosas
diferentes
en
un
laboratorio
a
las
que
hacen
en
un
contexto
de
 habla
“normal”.
planteando
que
lo
que
deberíamos
buscar
idealmente
es
lo
 “natural”
es
decir
el
“habla
que
ocurre
naturalmente”:
habla
que
hubiese
ocurrido
de
todas
 maneras
aunque
no
estuviera
el
investigador
ahí
para
grabarla.
 
 
 2
 .
es
completamente
un
artefacto
de
la
observación.

 
 Un
asunto
que
emerge
en
relación
con
la
paradoja
del
observador
es
si
los
investigadores
 deberían
en
alguna
ocasión
“armar
o
crear”
una
situación
para
generar
el
habla
para
el
 propósito
de
la
investigación.
Pero
de
 hecho
esto
es
un
asunto
complicado.
Los
investigadores
del
habla
confrontan
lo
que
el
sociolingüista
 William
Labov
(1972ª)
llamó
“la
paradoja
del
observador”:
idealmente.
tiene
el
potencial
de
afectar
la
conducta
de
los
participantes
y
 hacer
que
el
habla
sea
diferente
de
la
que
hubiera
sido
de
otra
manera.
Gran
parte
de
la
interacción
diaria.
El
habla
institucional
es
perfectamente
“natural”
en
el
 sentido
discutido
anteriormente
–no
es
solo
manufacturada
para
servir
propósitos
de
la
 investigación—pero
ha
habido
una
tendencia
de
tratar
el
habla
‘ordinaria’
como
más
 fundamental.
Lo
que
está
fuera
 de
lugar
es
suponer
que
la
situación
de
laboratorio
puede
tomar
el
lugar
de
cualquier
o
toda
 otra
situación
en
la
que
la
gente
habla.
Todo
el
habla
está
 moldeado
por
el
contexto
en
el
que
se
produce.Esto
parece
simple:
mucha
gente
habla
a
nuestro
alrededor
todo
el
tiempo.
Lo
único
que
 tenemos
que
hacer
es
lograr
que
lo
hagan
de
tal
manera
que
podamos
grabarlo.
inconveniente
 o
poco
ético.

 
 Los
argumentos
sobre
lo
que
constituye
o
no
datos
“naturales”
plantea
asuntos
complicados.
Existe
también
la
pregunta
de
cómo
la
presencia
del
investigador
puede
afecta
 la
conducta
de
la
gente.
Un
método
que
a
veces
es
usado
en
sicología.
Por
otro
lado.
y
en
los
casos
en
los
que
el
habla
está
siendo
 observada
y
grabada
eso
se
convierte
en
parte
del
contexto.
y
que
‘tomar
parte
de
un
proyecto
de
 investigación”
es
un
actividad
social
reconocible.
como
en
el
caso
de
las
interacciones
 docente‐estudiante
o
doctor‐paciente.
 
 Muchos
escritores
sobre
el
discurso
hablado
hacen
la
distinción
entre
habla
“ordinaria”
–lo
 que
ocurre
en
contextos
causales
con
la
familia
y
amigos—y
habla
“institucional”

‐‐lo
que
 ocurre
cuando
interactuamos
como
o
con
profesionales.
No
constituye
 datos
“naturales”.
es
 invita
a
un
grupo
de
personas
a
una
oficina
o
un
laboratorio
y
pedirle
que
hablan
entre
ellos
 (el
investigador
puede
o
no
especificar
sobre
lo
que
hablar).
por
ejemplo.
entonces.
Cuando
 los
investigadores
estudian
las
interacciones
en
un
laboratorio.
al
igual
que
“hablar
con
amigos”.
Algunos
analistas
del
habla
son
 críticos
de
este
procedimiento.
están
estudiando
 un
aspecto
de
la
“competencia
comunicativa”
de
sus
informantes
(su
conocimiento
de
cómo
 comportarse
apropiadamente
en
ciertas
circunstancias
conversacionales).
y
por
lo
tanto
no
representa
“buenos”
datos.


más
libre
y
mejor
sujeto
a
los
efectos
del
poder
y
la
 desigualdad—que
lo
que
realmente
es.
Si
uno
acepta
que
todo
el
habla
está
 condicionada/formada
por
su
contexto.
 
 Las
diferencias
culturales
también
deben
ser
reconocidas.
Fishman
1983.
El
editor
de
un
libro
 sobre
el
habla
de
los
medios.
Drew
y
Heritage
lo
definen
como
 ‘conversación
casual
entre
pares’
(1992:19).
presentándolo
como
algo
diferente
al
habla
 ‘institucional’
–por
ejemplo.
en
 ese
contexto.
sin
embargo.

 
 Uno
también
podría
preguntarse
si
los
comentarios
de
la
cita
de
Levinson
y
Scanell
(arriba)
 tienden
a
idealizar
el
llamado
habla
‘ordinario’.
nota
que
“el
habla
bidireccional.
no
todos
se
 asemejan
a
los
de
la
familia
nuclear
occidental
con
sus
prácticas
de
socialización
familiar
 centradas
en
torno
a
los
niños.
El
discurso
distintivo
encontrado.
284‐5).
ordinario.
En
las
interacciones
adultos‐niños.

 Paul
Drew
y
John
Heritage.
Pero
estos
ámbitos
no
son
todos
iguales.
entonces
no
tiene
sentido
tomar
un
contexto
como
 más
‘básico’
que
otro.
ellas
no
tratan
a
sus
hijos
como
pares
en
la
 conversación.
por
ejemplo
en
el
salón
de
clase
o
en
la
corte
es.
aunque
 debería
ser
pensado
como
la
forma
prototípica
y
primaria”
(1991:2).
Las
investigadoras
feministas
(como
DeFrancisco
1991.
e
interactúan
mucho
menos
que
las
madres
de
Estados
Unidos
el
tipo
de
 
 3
 .
en
la
que
los
 participantes
tienen
derechos
discursivos
iguales.
ni
tampoco
considerar
un
tipo
de
habla
como
más
‘ordinaria’
que
las
 otras.
Si
esta
estrategia
fuera
usada
en
la
corte
sería
interesante.
como
tampoco
lo
 son
los
adultos
y
los
niños.
Sin
embargo.
las
feministas
en
particular
han
 sido
críticas
del
presupuesto
de
que
las
diferencias
de
poder
son
solo
relevantes
a
nivel
del
 habla
institucional
o
‘publica’
(para
una
discusión
sobre
el
tema
‘publico/privado’
ver
 McElhinny
1997).El
autor
de
un
libro
de
texto
usado
con
frecuencia
dice
por
ejemplo
que
la
conversación
 ‘ordinaria’
es
la
matriz
de
la
adquisición
del
lenguaje…
el
tipo
central
y
más
básico
del
uso
 del
lenguaje
(Levinson
1983.
Los
editores
de
un
volumen
sobre
habla
institucional.
En
las
investigaciones
de
Elinor
Ochs
 sobre
las
madres
de
Samoa
(1988).
Sería
decididamente
fuera
de
o
ordinario
si
los
participantes
en
el
 discurso
de
la
corte
comenzaran
a
comportarse
como
si
estuvieran
conversando
con
amigos
 en
la
mesa
de
la
cocina
de
su
casa.
sugieren
que
el
estudio
de
este
tipo
de
habla
es
realmente
el
 estudio
de
cómo
se
desvía
del
habla
‘ordinaria’:
“las
formas
básicas
del
habla
mundana
 constituyen
un
tipo
de
punto
de
referencia
contra
el
que
otro
tipo
de
interacción
más
formal
 o
‘institucional’
pueden
ser
reconocidos
y
experimentados”
(1992:19).
Scannell
sugiere
que
el
habla
ordinaria
es
igualitaria
 (los
participante
tienen
derechos
discursivos
iguales).
 
 Pienso
que
aseveraciones
de
este
tipo
pueden
ser
cuestionadas
por
algunas
de
las
mismas
 razones
por
las
que
ya
he
cuestionado
la
desestimación
de
las
interacciones
en
el
 laboratorio
como
“no
naturales”
y
por
lo
tanto
sin
valor.
y
en
particular.
es
solo
uno
de
los
tipos
de
habla.
 Ochs
y
Taylor
1995)
han
señalado
que
dentro
de
los
hogares
y
las
familias
que
son
tratados
 como
lugares
primordiales
del
habla
‘ordinaria’
–las
mujeres
y
los
hombres
no
son
 necesariamente
pares
en
el
sentido
de
tener
‘derechos
discursivos
iguales’.
como
un
tipo
de
efecto
especial.
los
niños
son
 generalmente
invitados
y
reconocidos
como
con
derecho
a
tomar
parte
como
iguales
en
el
 habla
o
inclusive
dominar
el
piso
en
una
interacción.
Paddy
Scannell.
La
observación
de
Levinson
sobre
 el
habla
ordinaria
como
la
‘matriz
de
la
adquisición
del
lenguaje’
es
acertada
hasta
el
punto
 que
los
niños
en
diferentes
culturas
normalmente
adquieren
el
lenguaje
hablado
en
ámbitos
 no
institucionales.
 precisamente.


Pero
la
historia
de
Jennifer
 Coates
nos
muestra
que
las
consecuencias
de
presumir
demasiado
pueden
ser
tremendas.
el
hecho
de
 hacerlo
se
convierte
parte
del
contexto
en
el
que
el
habla
ocurre
–asumiendo
que
los
 participantes
sepan
que
lo
estás
haciendo.
irónicamente.
Cuan
 formal
o
jerárquica
es
el
habla
en
un
caso
particular
debe
ser
tratado
como
una
cuestión

 abierta
a
la
investigación
empírica.
Mi
 propia
experiencia.
En
su
libro
Women
talk
(1996).
cuando
era
el
turno
de
Coates
 para
ser
la
anfitriona
ella
hacía
que
su
hijo
adolescente
viniera
al
salón.
sugiere
que
poca
gente
rehúsa
dar
 consentimiento
para
ser
grabada.
Siempre
debe
recordarse
que
uno
también
puede
engañar
por
omisión:
 desde
la
perspectiva
del
informante
no
hay
mucha
diferencia
entre
mentir
sobre
tus
 intensiones
o
esconderlas
de
ellos
no
diciéndoles
nada.
 
 La
gente
con
la
que
somos
más
cercanos.
Kulick
1992.
son
a
quienes
menos
nos
sentimos
 culpables
de
explotar
–o
quizás
no
lo
vemos
como
explotación.interacción
en
la
que
los
participantes
pueden
alternar
libremente.
No
vale
la
pena
arriesgar
la
relación
por
un
proyecto
de
investigación
o
 una
buena
nota
en
un
curso.
 Eventualmente.
(Otros
ejemplos
de
 variación
en
las
practicas
de
socialización
lingüística
en
diferentes
comunidades
y
culturas
 pueden
leerse
en
Heath
1983.
 
 4
 .
Eso
hace
emerger
una
pregunta:
¿deberías
 decirle
a
ellos
que
los
estás
observando/grabando?
¿Sería
más
fácil
tratar
la
paradoja
del
 observador
ocultando
el
hecho
de
que
la
observación
se
está
llevando
a
cabo?
 
 Debe
ser
quizás
señalado
que
el
ocultar
no
es
tan
fácil
como
suena.
y
también
 tener
cuidado
de
los
supuestos
sobre
que
constituye
un
habla
‘natural’
o
“ordinario”.
ya
que
tenemos
confianza
de
 su
buena
voluntad
hacia
nosotros
y
de
su
deseo
de
ayudarnos.
Coates
decidió
contarle
a
sus
amigas
lo
que
ella
había
estado
haciendo.
sugiero
que
el
analista
del
discurso
debe
tener
precaución
sobre
privilegiar
un
tipo
 particular
de
datos
como
axiomáticamente
más
deseables
o
de
un
tipo
“mejor.
 
 En
suma.
Para
 su
sorpresa
y
horror.
Schieffelin
1990).
ellas
se
sintieron
explotadas.
y
que
eso
le
causo
bastante
ansiedad.
Ella
cuenta
 su
historia
para
remarcar
el
punto
de
que
si
uno
va
a
grabar
a
gente
hablando
se
debe
pedir
 su
consentimiento.
si
los
investigadores
tienen
demasiadas
preconcepciones
 sobre
lo
que
van
a
encontrar.

Lo
que
enojó
 a
las
amigas
de
Jennifer
Coates
no
fue
tanto
el
hecho
de
que
ella
las
hubiese
grabado
sino
 que
las
engañó.
traicionadas
y
muy
enojadas.
 no
solo
para
los
informantes
pero
también
para
los
investigadores.
la
lingüista
Jennifer
Coates
 describe
como
ella
grabó
a
un
grupo
de
sus
amigas
de
forma
subrepticia
por
más
de
un
año.
ostensiblemente
a
 buscar
un
cassette.
Pero
el
 problema
principal
es
ético.
 El
grupo
se
reunía
regularmente
en
las
casas
de
unas
y
otras.
y
no
está
bien
violar
la
confianza
de
la
gente
en
ningún
caso.
de
hecho.
existe
el
peligro
de
que
no
presten
atención
con
suficiente
 detalle
a
las
sutilezas
del
habla
en
una
situación
específica.
 
 Cuestiones
éticas:
consentimiento
informado
y
privacidad
 
 Ya
he
mencionado
que
en
cualquier
instancia
donde
se
observa
o
graba
el
habla.
En
el
caso
de
Coates
es
 claro
que
la
relación
del
grupo
fue
dañada
.
y
mientras
el
pretendía
hacer
eso
sin
mucho
ruido
prendía
el
grabador.
y
la
de
mis
estudiantes.
yo
he
encontrado
increíble
lo
que
muchos
 estudiantes
consiguen
diciendo
las
palabras
mágicas
“es
para
la
universidad”.
Muchos
investigadores
 han
ocultado
el
equipo
de
grabación
y
encontrado
una
grabación
ininteligible.


con
el
potencial
de
producir
 consecuencias
vergonzosas.
Yo
también
sabía
varias
cosas
sobre
 ella
a
través
de
conversaciones
entre
amigos
americanos
míos
a
cuyo
círculo
ella
pertenecía.
acá
va
una
anécdota
para
tomar
 precauciones.
No
todo
el
 mundo
está
familiarizado
con
las
convenciones
académicas
de
investigación.
una
vez
me
envío
el
borrador
de
un
artículo
que
iba
a
publicar
en
una
revista
 profesional.
y
hasta
cierto
punto
el
habla
que
ellos
analicen
no
se
 mantendrá
‘privada’
entre
el/la
investigador@
y
sus
informantes.
no
puede
decirse
que
hayan
dado
 consentimiento
informado.
Cuando
le
llamé
la
atención
al
investigador
sobre
su
falta
de
atención
 (lapsus)
y
le
dije
que
había
reconocido
a
“Catherine/Mary”.
y
si
la
gente
no
 comprende
las
implicaciones
de
consentir
algo.
 excepto
en
una
oración.
Los
 investigadores
profesionales
tienen
que
explicarle
a
los
informantes
que
las
transcripciones
 de
sus
conversaciones
pueden
aparecer
en
trabajos
publicados.
se
convierten
en
cierto
 modo
en
“públicas”.
Cuál
es
la
probabilidad
de
que
alguien
viviendo
en
Nueva
York
y
participando
 
 5
 .
hay
una
chance
de
que
esa
 información
afecte
su
conducta
de
tal
manera
que
frustre
tus
objetivos.
Un
investigador
que
conozco
no
muy
cercanamente.
accesibles
a
gente
más
allá
de
los
participantes
originales.
leídos
por
los
asistentes.
Por
ejemplo.
sin
importar
cuán
familiares
algunos
de
los
detalles
 me
parecieran.
y
si
el
 investigador
no
se
hubiese
olvidado
de
cambiar
el
nombre
a
“Mary”
en
esa
oración
yo
nunca
 hubiera
estado
segura
de
su
identidad.
 Yo
no
tenía
idea
que
ella
conocía
al
investigador
cuyo
artículo
yo
estaba
leyendo.
y
yo
la
había
conocido
acá
hace
un
tiempo.
 
 Probablemente
la
implicación
más
importante
de
grabar
el
habla
de
gente
es
que
las
 conversaciones
“privadas”.
El
artículo
contenía
muchos
detalles
personales
sobre
las
vidas
de
unas
mujeres
 irlandesas.
Cuando
yo
leí
el
nombre
“Catherine”
y
conecté
eso
con
los
detalles
personales
de
 la
mujer
llamada
“Mary”.
algo
que
con
razón
molesta
a
la
 gente
(inclusive
a
los
estudiantes.
quienes
frecuentemente
viven
en
comunidades
pequeñas
 y
cercanas)
es
la
posibilidad
que
los
hablantes
individuales
y
la
gente
mencionada

en
su
 habla
sean
reconocidos
para
quienes
leen
las
transcripciones.
 
 Si
las
chances
de
que
alguien
sea
reconocido
son
remotas.
y
para
proteger
su
privacidad
el
investigador
le
había
dado
nombres
ficticios.
Los
trabajos
de
estudiantes
son
menos
‘públicos’.
transcritas
y
analizadas.
pero
 inclusive
ellos
serán
vistos
por
otra
gente
además
del
autor
–van
a
ser
corregidos
por
los
 profesores.
La
solución
típica
es
darle
a
la
gente
–ambos
informantes
y
 cualquiera
a
quien
mencionen—pseudónimos
en
las
transcripciones
y
en
los
comentarios
 analíticos.
yo
estoy
usando
un
pseudónimo
acá
en
ese
 momento).
 
 Alguna
gente
se
siente
mejor
haciendo
públicas
sus
conversaciones
si
tú
ofreces
dar
pasos
 para
minimizar
la
invasión
de
su
privacidad.
al
ser
grabadas.
los
cuales
en
teoría
podrían
 ser
leídos
por
una
gran
audiencia.
Ella
había
emigrado
de
 Nueva
York.
el
investigador
estuvo
súper
 sorprendido.
Pero
debes
ser
 directo
sobre
lo
que
va
a
ocurrir
con
el
material
que
los
informantes
proveen.
me
dí
cuenta
que
sabía
quién
era
Catherine.
 ¿Cuánto
es
necesario
decirles
a
la
gente?
Puede
haber
casos
en
los
que
se
pueda
ser
vago
 sobre
exactamente
en
qué
aspecto
del
habla
uno
planea
enfocarse:
si
le
dices
a
la
gente
por
 ejemplo:
“estoy
interesada
en
cuánto
tú
dices
malas
palabras”.
un
sociólogo
trabajando
 en
Irlanda.
donde
una
de
las
mujeres
que
había
sido
llamada
“Mary”
de
repente
 se
convirtió
en
“Catherine”
(para
aclarar.


Después
que
dejó
de
lado
su
grabación
clandestina.
creo
 que
es
parte
de
su
derecho
el
poner
cualquier
tipo
de
restricciones
que
ellos
consideren
 apropiados
al
uso
que
yo
haga
del
material
que
ellos
proveyeron.
lo
que
es.
Aún
si
los
pedidos
de
informantes
no
tienen
sentido
para
mí.
estaba
interesada
en
el
habla
de
jóvenes
 mujeres
adolescentes
así
como
la
de
mujeres
adultas.
especialmente
cuando
‐‐‐como
ocurre
frecuentemente—se
habla
de
la
gente
 de
manera
muy
personal
y/o
en
términos
desfavorables.
Michael
Higgins.
amigos
o
gente
con
las
 que
comparten
la
habitación).
Muchos
 otros
investigadores
han
usado
la
misma
aproximación.
pero
Coates
sentía
que
su
presencia
 como
adulta
en
el
grupo
de
adolescentes
hubiese

inhibido
su
habla.
por
ejemplo.
ésta
es
especialmente
útil
cuando
 estás
tratando
de
investigar
la
conducta
de
un
grupo
al
que
no
perteneces
y
al
que
no
 puedes
tener
acceso
fácil.
Aun
cuando
Michael
 no
fuera.en
una
investigación
sociológica
sobre
mujeres
irlandesas
fuese
conocida
por
una
lingüista
 británica
que
trabajaba
en
Glasgow?
De
hecho.
y
luego
retirarse
de
la
reunión.
Jennifer
Coates
recurrió
a
 un
método
diferente.
y
considerar
apropiado
borrar
las
grabaciones.
Coates.
ya
que
lo
que
es
vergonzoso
en
el
papel
 lo
es
también
en
el
audio.
En
mi
experiencia.
Desde
este
incidente
yo
he
tenido
mucho
cuidado
en
el
uso
de
 pseudónimos.
desde
mi
punto
de
vista.
 
 Otra
modificación
que
puedes
ofrecer
a
tus
participantes
es
borrar
partes
de
la
grabación
o
 dejarlas
sin
transcribir.j.
Pero
tú
no
necesariamente
tienen
que
estar
ahí
para
recoger
los
datos
 en
persona.
un
joven
hombre
(cuando
el
grupo
de
tejido
es
de
todas
mujeres
y
de
una
 generación
mayor).
quienes
habían
 hablado
sobre
robos
o
tráfico
de
drogas.
“¿Hay
algo
que
has
 dicho
que
te
haría
sentir
muy
incómodo/a
si
otra
gente
lo
escuchara?
Otros
investigadores
 se
han
encontrado
con
grabaciones
que
incriminaban
a
sus
informantes.
De
manera
similar.
los
estudiantes
frecuentemente
graban
 conversaciones
en
las
que
ellos
mismos
participan
(e.
Una
vez
un
grupo
de
 informantes
accedió
a
que
usara
mis
transcripciones
de
su
habla
pero
me
pidió
que
nunca
 pasara
la
grabación
en
público
–fue
un
pedido
raro.
él
decidió
poner
un
 grabador
de
antemano
en
el
lugar.
quería
analizar
el
habla
de
su
madre
y
sus
amigas.
con
familia.
Yo
 ocasionalmente
he
recogido
datos
de
habla
que
tocan
temas
sobre
actividades
sexuales
 clandestinas
o
uso
de
drogas.
 
 
 6
 .
y
después
le
mandaran
a
ella
las
grabaciones.
quizás
no
 haga
mucha
diferencia
si
ocasionalmente
algunos
trozos
del
habla
quedan
fuera
del
análisis.
y
no
creo
que
esos
informantes
pensaras
que
sus
voces
serían
 reconocidas.
pidiéndole
a
los
voluntarios
que
grabaran
las
conversaciones
con
sus
 amigos
directamente
ellos
mismos.
las
chances
no
son
tan
malas
como
uno
 pueda
imaginarse.

sin
embargo.
 
 Lo
que
he
dicho
hasta
ahora
implica
una
situación
donde
el
investigador
está
presente
y
en
 control
de
la
grabación.
Si
sus
condiciones
son
tan
 difíciles
de
seguir
hasta
el
punto
que
hacen
que
los
datos
me
sean
inútiles.
 quienes
habían
estado
reuniéndose
en
un
grupo
de
tejido
por
25
años.
Es
raro
que
los
escrúpulos
de
los
informantes
tengan
efectos
tan
 drásticos.
yo
corto
pérdidas
 y
comienzo
de
nuevo.
Por
lo
tanto.
pero
la
única
grabación
que
mis
informantes
me
pidieron
 borrar
en
su
presencia
fue
totalmente
inocua.
su
presencia
en
este
grupo
bien
establecido

de
amigas
podría
haber
 alterado
el
balance
que
el
estaba
tratando
de
investigar.
sin
embargo
dependiendo
de
cuál
sea
tu
objetivo
al
recoger
los
datos.
Yo
les
he
preguntado
a
veces
a
las
personas.
uno
 de
mis
estudiantes.
ya
que
esta
es
la
opción
más
conveniente
y
también
hace
más
 fácil
la
transcripción.

e.
grabar
a
los
informantes
sin
su
 consentimiento
o
información).
ya
que
el
 grabador
mismo
les
recuerda
a
la
gente
que
están
siendo
observados
(
no
es
poco
común
 que
los
participantes
lo
traten
como
un
miembro
más
hablándole
directamente
a
la
 grabadora).La
ausencia
de
un
observador
humano
puede
reducir
los
efectos
de
distorsión
de
la
 observación.
como
 sicología.
no
puede
ser
un
argumento
para
bajar
los
estándares
 éticos
en
comparación
con
otros
investigadores.
 
 Es
posible
que
en
el
futuro
toda
investigación
que
involucre
la
grabación
de
gente
puede
 requerir
procedimientos
de
consentimiento
por
escrito.
Los
requisitos
éticos
para
grabar
en
 instituciones
son
usualmente
muy
formales.
Pero
en
cualquier
caso.
sino
también
por
las
instituciones
de
los
investigadores.
En
una
escuela.
trabajan
o
 solían
trabajar
en
la
institución
y
tienen
el
apoyo
de
una
autoridad
en
la
misma).
estaciones
de
policía.
Para
algunos
de
los
lectores
esto
puede
ya
ser
una
realidad.
consideren
hacer
investigación
en
este
tipo
 de
institución
a
menos
que
sus
contactos
y
credenciales
sean
muy
buenos
(ej.

 
 Algunas
ideas
para
la
investigación
del
habla
incluyen
grabar
en
un
contexto
institucional.
y
puede
llevar
mucho
tiempo
negociar
el
 permiso.
y
otra
muy
distinta
es
entrar
en
tu
cocina
y
pedirle
a
la
gente
reunida
allí
que
 firmen
formularios
de
consentimiento
antes
de
que
comiencen
a
conversar
‐‐el
peligro

es
 que
esto
destruya
el
clima
de
conversación
natural.
un
salón
de
clases
o
una
corte.
 como
el
lugar
de
trabajo.
 universidades.
Preocupación
 por
formalizar
los
procedimientos.
y
de
los
padres
de
cada
uno
de
los
niños
que
uno
proponga
 grabar.uno
puede
necesitar
el
consentimiento
escrito
del
 director.
Pero
mientras
eso
podría
ser
un
 argumento
para
tener
diferentes
procedimiento
para
realizar
algunos
tipo
de
 investigaciones
sobre
el
habla
natural.
A
pesar
de
que
es
importante
ser
conscientes
del
asunto.
para
limitar
las
demandas
a
las
instituciones
y
para
 clarificar
cuestiones
relacionadas
con
la
“propiedad
intelectual”
(quien
es
dueño
o
tiene
 derecho
a
beneficiarse
económicamente
del
conocimiento)
se
están
haciendo
cada
vez
más
 fuertes
en
el
clima
académico
actual.
ya
que
 ésta
es
insoluble
excepto
por
medios
que
son
poco
éticos(i.
es
 contraproductivo
ensañarse
con
el
tema
por
sobre
todo
lo
demás.
En
el
 análisis
del
discurso
lingüístico
hay
algunas
razones
prácticas
para
la
resistencia
a
esto.
pero
no
hace
desaparecer
totalmente
la
paradoja
del
observador.
y
cortes
por
la
necesidad
de
proteger
la
 privacidad
de
la
gente
en
situaciones
en
las
que
están
particularmente
vulnerables.
impuesto
no
solo
por
los
 informantes
o
sus
instituciones.
exceptuando
aquellos
que
estén
 haciendo
un
proyecto
a
gran
escala
(ej.
y
que
los
informantes
tengan
que
firmar
 un
formulario
de
consentimiento
antes
de
poder
tomar
parte
en
las
investigaciones.
En
 general
yo
diría
que
no
vale
la
pena
que
los
estudiantes.
debe
ser
recordado
que
hay
un
límite
a
lo
que
un
 investigador/a
responsable
puede
hacer
con
respecto
a
la
paradoja
del
observador.
un
PhD).
de
la
maestra
de
clase.
“firma
este
formulario
así
puedo
grabar
lo
que
dices
en
mi
 laboratorio”.
En
algunas
disciplinas
de
las
ciencias
sociales.
por
ejemplo
.
Una
 cosa
es
decirle
a
la
gente.
estos
modeles
pueden
quizás
no
ser
 igualmente
aplicables
a
todo
proyecto
pero
aun
si
existieran
buenas
razones
para
no
 
 7
 .
Existen
protocolos
más
estrictos
aun
que
gobiernan
la
investigación
en
instituciones
 como
hospitales.
clínicas.
Barbara
Johnstone
(2000:43‐7)
reproduce
 algunos
ejemplos
de
documentos
de
consentimiento
informado
que
han
sido
usados
por
 investigadores
trabajando
con
habla
natural.
ha
sido
costumbre
por
mucho
tiempo
el
que
un
comité
tenga
que
aprobar
las
 propuestas
de
investigación
con
sujetos
humanos.


 
 Otras
fuentes
de
datos
 Existen
algunos
tipos
de
datos
hablados
que
no
tienes
que
grabar
(o
pedirle
a
informantes
 que
graben)
porque
ya
existen
y
son
de
dominio
público.
los
analistas
del
discurso
deben
encontrar
otras
formas
de
asegurarse
de
que
sus
 informantes
registren
el
consentimiento
a
participar
y
ser
grabados.
sin
embargo.
En
este
caso
el
investigador
trató

la
conversación
 familiar
como
el
habla
ordinaria
que
por
casualidad
había
sido
transmitida
por
los
medios.
 
 Las
transmisiones
de
medios
de
comunicación
puede
parecer
como
una
fuente
muy
 conveniente
de
datos
para
todo
tipo
de
habla.
eso
no
significa
que
éstos
no
sean
datos
 “interesantes”
al
contrario.
El
habla
transmitida
por
medios
tiene
características
especiales
que
emergen
de
 la
naturaleza
del
medio
y
de
la
relación
que
se
produce
entre
hablantes
y
(diferentes
tipos
 de)
interlocutores.
del
mismo
modo
que
 
 8
 .
Aun
los
no
profesionales
cuya
habla
es
transmitida.
(Como
me
dijo
un
estudiante
una
vez
sobre
la
gente
que
 aparece
en
programas
del
estilo
de
los
de
Oprah
o
talk
shows.
que
siguió
la
vida
cotidiana
de
 una
familia
en
Reading.
a
mí
me
parece
que
esto
sería
menos
defendible.
Nuevamente.
que
el
material
transmitido
por
los
medios
de
 comunicación
es
un
tipo
de
propiedad
intelectual.
 Hoy.
por
 haber
tenido
una
extensa
experiencia
miranda
televisión
y
usando
cámaras
de
video.
que
supuestamente
 solamente
registra
lo
que
la
gente
hace
durante
sus
actividades
normales.
Acá
el
asunto
de
la
privacidad
es
menos
 problemático.
Los
lectores
que
me
hayan
seguido
hasta
ahora
apreciarán

que
no
estoy
 argumentando
que
el
habla
de
los
medios
no
es
“natural”
y
por
lo
tanto
no
apta
para
ser
 analizada:
al
igual
que
otros
tipos
de
habla
está
condicionada
por
su
contexto.
 
 Existen
algunos
géneros
de
los
medios
de
comunicación
que
incluyen
o
consisten

de
 conversación
que
supuestamente
no
está
formada
por
los
requisitos
de
transmisión:
un
caso
 de
este
tipo
es
el
“docu‐realidad”
[fly
on
the
wall
documentary].
es
la
serie
de
la
BBC
The
Family.
al
igual
que
el
material
impreso:
su
uso
 para
propósitos
educativos
y
de
investigación
puede
estar
sujeto
a
condiciones
y
 restricciones.
cómo
 hablar
en
cámara.
Un
ejemplo
obvio
es
el
habla
que
 es
transmitida
en
la
radio
o
la
televisión.
y
proveyó
datos
para
un
estudio
extenso
sobre
cómo
funciona
la
 conversación
en
familias
(Kreckel
1981).
y
aunque
al
mismo
tiempo
los
 participantes
se
han
convertido
en
extremadamente
familiares
con
las
convenciones
del
 género”
esto
les
permite
que
produzcan
un
tipo
de
habla
que
es
claramente
condicionada
 por
y
para
la
presencia
de
la
cámara.
‘¡ellos
están
invadiendo
su
 propia
privacidad!”).
Recuerden.
ya
que
la
transmisión
de
habla
está
diseñada
para
la
escucha
de
un
público
 masivo.
Lo
que
estoy
 diciendo
es
que
la
re‐grabación
del
habla
transmitida
por
medio
no
debe
ser
tratada
como
 un
sustituto
del
recoger
otros
tipos
de
habla:
una
discusión
por
radio
o
televisión
no
es
lo
 mismo
que
una
discusión
que
no
está
diseñada
para
ser
transmitida
por
los
medios.
son
datos
muy
interesantes
que
tanta
gente

ahora
sepa.
Las
prácticas
de
la
 producción
documental
y
la
edición
han
cambiado.
claramente
esperan
y
de
hecho
quieren
que

su
habla
sea
escuchada
por
 un
gran
número
de
personas.
Pero
es
solo
si
tú
estás
interesado/a
específicamente
en
habla
“actuada
 para
una
cámara”
que
debes
usar
este
tipo
de
datos
como
tu
fuente
preferida
de
datos.
Un
ejemplo
 temprano
de
este
género.usarlos.
El
 discurso
de
los
medios
no
debe
ser
tratado
como
si
fuera
no
mediado.
sin
embargo.
como
los
que
llaman
a
un
 programa
de
radio.
pero
deben
ser
aproximados
con
un
poco
de
 precaución.


y
no
pidió
consentimiento
 de
los
participantes.
y
saben.
Hay
sitios
donde
un
 usuario
puede
bajar
datos
lingüísticos
que
han
sido
recogidos
(éticamente.
Yo
quería
saber
si
ellos
consideraban
poner
mensajes
en
Internet
algo
similar
a
 llamar
a
un
mensaje
de
radio
o
escribir
una
carta
a
un
periódico
–en
otras
palabras
como
un
 acto
‘público’.
tiene
muchas
características
propias
de
lo
oral.
 
 El
nuevo
medio
de
la
Internet
es
otra
potencial
fuente
de
datos.
Primero.el
discurso
producido
en
contextos
experimentales
en
respuesta
a
instrucciones
específicas
 del
investigador/a
no
debería
ser
tratado
cómo
si
fuera
una
conversación
espontánea.
problemático
en
términos
de
privacidad
y
de
propiedad
 intelectual.
incluyendo
mensajes
prejuiciosos
y
 extremadamente
efusivos
que
no
creo
que
los
autores
hayan
consentido
a
ser
reproducidos.
Pero
la
red
puede
ser
 una
fuente
de
datos
en
otro
manera.
MUDs
and
MOOs
 (espacios
virtuales
donde
la
gente
juega
a
juegos
de
fantasía

y
crea
mundos
sociales
 imaginarios)—es
un
objeto
de
considerable
interés
a
los
analistas
del
discurso.
chat
rooms.
El
usó
un
 programa
que
te
permite
imprimir
el
‘log’
de
una
sesión
de
IRC.
quienes
 señalan
que
aunque
el
medio
es
escrito.
como
evidencia
de
actitudes
a
lenguaje
no
sexista
y
políticamente
 correcto..
sin
embargo.
las
 comunicaciones
en
la
red
–en
listas
de
discusión.
Usar
 este
tipo
de
datos
es.
pero
hay
muchos
artículos
de
investigación
que
citan
grandes
 partes
de
datos
que
provienen
del
Internet.
o
el
uso
 
 9
 .
Las
respuestas
que
recibí
mostraron
que
no
había
consenso
sobre
el
asunto:
 algunos
pensaban
que
colgar
algo
en
Internet
era
una
forma
de
comunicación
pública.
y
la
disponibilidad
de
más
y
más
corpora
 en
línea
(aunque
debe
ser
mencionado
que
los
usuarios
pueden
tener
que
pagar
para
tener
 acceso
a
ellos)
es
un
desarrollo
reciente
muy
importante.
Los
corpora
en
línea
puedes

ser
 revisados
típicamente
con
un
buscador
–es
decir
con
la
ayuda
de
programas
apropiados
 puedes
seleccionar
algo
en
lo
que
estés
interesado.
Yo
 decidí
no
usar
el
material.
aunque
distantes
uno
del
otro
en
el
espacio).
o
solapamientos.
en
dos
maneras.
arguyendo
que
todos
los
usuarios
regulares
de
IRC
son
concientes
de
la
 existencia
del
programa
que
él
usó.
y
en
este
 momento
no
hay
consenso
profesional
sobre
cómo
tratar
con
ellos.
Una
colección
de
datos
lingüísticos
conocida
como

un
 corpus
(Latin
para
‘cuerpo’.
hizo
una
investigación
sobre
‘Internet
Relay
Chat’
 (IRC).
Marko
también
señaló
que
los
usuarios
de
IRC
deben
registrarse
 con
una
contraseña
usando
un
sobrenombre
que
protege
su
identidad
real:
esto
reduce
el
 riesgo
de
que
ellos
personalmente
se
vean
comprometidos
por
la
reproducción
de
sus
 mensajes.
grupos.
un
tipo
de
comunicación
sincrónica
mediada
por
computadora
(los
interactuantes
 están
en
línea
al
mismo
tiempo.
 
 Uno
de
mis
estudiantes.
el
plural
es
corpora).
y
hace
impracticable
conseguir
su
consentimiento
formal
(los
participantes
 vienen
y
van
continuamente
y
el
investigador
no
tiene
idea
de
quiénes
son
o
dónde
 contactarlos).
podemos
 confiar)
por
otros
investigadores.
menos
complicada
éticamente.
como
pausas.
que
sus
interacciones
no
son
 conversaciones
privadas.
otros
 lo
comparaban
como
escribir
en
una
carta
circular
a
un
grupo
de
amigos
y
parientes.
por
lo
tanto.
Yo
una
vez
colgué
una
pregunta
a
una
lista
donde
había
estado
“espiando”
 (leyendo
los
mensajes
de
otra
gente
pero
no
mandando
los
míos
propios)
en
la
que
pregunté
 si
podría
reproducir
los
mensajes
de
la
gente
de
la
lista
en
un
libro
que
estaba
escribiendo
 en
ese
momento.
Marko
Kukkonen.
 
 Investigar
el
discurso
de
Internet
plantea
problemas
nuevos
a
nivel
ético.


o
volumen.
las
transcripciones
fueron
suficientes:
la
característica
objeto
de
su
estudio
era
lo
 suficientemente
común
y
bien
definida.
no
voy
a
intentar
enseñarles
más
a
los
lectores
sobre
la
localización
y
el
uso
de
 materiales
en
línea.
La
cantidad
de
habla
que
analicen.
 existe
una
enorme
ventaja
al
tener
acceso
a
corpora
mucho
más
grandes
que
los
que
uno
 mismo
podría
recoger
y
transcribir:
es
especialmente
ventajoso
si
quieres
tener
muchos
 ejemplos
de
una
característica
bien
definida.
Potencialmente.
pero
quería
chequear
los
patrones
que
había
encontrado
en
sus
datos
en
una
 muestra
mucho
mayor.
Estos
ejemplos
en
el
corpus
mostraron
el
mismo
patrón
que
Catrina
 había
encontrado
en
sus
datos.

 
 Los
científicos
sociales
cuya
data
proviene
de
entrevistar
a
gente
sobre
sus
experiencias
de
 desempleo
por
ejemplo
o
de
sus
puntos
de
vista
sobre
educación
sexual
habrán
tomado
 decisiones
sobre
muestreo:
cuántas
y
qué
tipo
de
personas
serán
entrevistadas.
usando
símbolos
para
indicar
 cosas
como
el
tono.
y
están
bien
ubicados
para
aprender
cómo
usarla
 efectivamente
para
objetivos
de
investigación.
Si
tu
sabes
los
símbolos
relevantes
puedes
buscar
el
 fenómeno
codificado.
medida
en
horas
de
 
 10
 .
pero
son
ciertamente
de
gran
interés
para
los
estudiantes
de
análisis
del
 discurso.
 
 ¿Cuántos
datos?
 Cuántos
datos
son
suficientes.
Las
computadoras
hacen
 esta
tarea
rápida
y
fácil.
pero
lo
más
probable
es
que
sean
sílabas
o
palabras
sueltas
más
que
trozos
de
una
 conversación).
que
venía
de
adultos
de
 Glasgow).
llevó
a
cabo
un
estudio
de
un
 item
oh
usado
para
marcar
el
comienzo
del
discurso
referido.
Ella
por
lo
tanto
había
obtenido
una
evidencia
 impresionante
para
apoyar
su
análisis
sin
tener
que
ir
a
recoger
más
datos
ni
transcribirlos.
 tus
recursos
y
el
tipo
de
afirmaciones
que
esperas
poder
hacer.
Ya
que
el
entrenamiento
práctico
es
el
tipo
 más
efectivo.
como
“ella
dice/ella
plantea/ella
pone”).
Sin
embargo.
 
 Una
desventaja
obvia
de
obtener
datos
de
lenguaje
hablado
de
un
corpus
en
línea
es
que
 típicamente
solo
tienen
la
transcripción
escrita.

Otra
de
mis
estudiantes.de
la
palabra
so.
 
 La
gente
que
estudia
en
instituciones
de
educación
superior
(y
en
algunas
escuelas)
 usualmente
tiene
acceso
a
la
Internet.
La
cantidad
 de
datos
con
las
que
terminarán
estará
determinada
por
el
tamaño
de
la
muestra
y
la
 duración
de
las
entrevistas.
donde
el
analista
original
ha
codificado
los
datos.
 
 Considerar
este
tipo
de
datos
útil
depende
de
lo
que
uno
quiera
investigar.
Catriona
Carson.
Por
esta
 razón.
y
encontrar
cada
instancia
de
eso
en
el
corpus.
La
respuesta
depende
de
tus
objetivos.
En
el
Internet
ella
encontró
un
corpis
de
habla
transcrita
producida
 por
adolescentes
en
Londres
(un
contraste
con
sus
propios
datos.
Ella
buscó
el
corpus
para
encontrar
casos
donde
oh
seguía
a
un
verbo
de
cita
(un
 verbo
que
introduce
el
discurso
referido.
o
si
quieres
chequear
cuán
común
es
algo
a
 nivel
estadístico.
énfasis.
Ella
había
recogido
sus
 propios
datos.
la
transcripción
puede
incluir
información
adicional
en
forma
 de
‘tagging’.
Esta
es
una
pregunta
que
todo
investigador/a
confronta.
(A
veces
puedes
tener
la
grabación
de
 sonido.
y
Catriona
no
estaba
interesada
en
los
detalles
de
 realización
fonética.
y
la
 respuesta
simple
pero
de
poca
ayuda
es
“depende”.


Women
Talk:
conversations
between
women
friends
 (1996)
está
basado
en
una
muestra
mucho
más
grande
de
diferentes
grupos
de
mujeres
 amigas.
un
intercambio
encapsulado
y
el
 objetivo
es
hacer
generalizaciones
sobre
cómo
el
item
es
usado
o
el
intercambio
es
 realizado.
 
 En
contraste.
Por
otro
 lado.

 
 A
veces
un
investigador
puede
estar
interesado
en
un
tipo
muy
particular
de
intercambio
 hablado.
Una
vez
que
ella
delimitó
su
foco
a
un
uso
 específico
de
oh.
necesitó
más
datos
para
obtener
suficiente
número
de
ejemplos.
entonces.
transcribir
y
analizar.
es
famosa
por
un
estudio
extremadamente
 detallado
del
habla
que
se
llevó
a
cabo
durante
una
sola
cena
de
Thanksgiving

(Tannen
 1984).grabación.
Oh
en
si
misma
es
muy
 común.
 
 Un
factor
que
afecta
cuántos
intercambios
diferentes
tendrías
que
grabar
es
cuán
 frecuentemente
ocurre
la
variable
en
la
que
estás
interesado
en
el
habla.

Por
ejemplo.
Aun
con
esta
muestra
más
grande.
si
uno
investiga
algo
como
las
dudas.
El
estudio
de
Jennifer
Coates.
se
usa
durante
un
encuentro
entre
un
empleado
de
servicio
y
un
cliente.
por
ejemplo.

Una
manera
en
la
cual
los
analistas
saben
si
tienen
suficientes
 
 11
 .
uno
puede
querer
investigar
qué
término
de
tratamiento.
ya
que
ella
estaba
interesada
en
investigar
las
similitudes
y
diferences
entre
 mujeres
de
distintas
edades
y
trasfondos.
se
puede
 estar
seguro
de
que
ellas
ocurrirán
muy
frecuentemente
en
cualquier
intercambio
que
se
 grabe.
hay
 un
artículo
muy
conocido
llamado
“Sobre
preguntas
que
siguen
a
preguntas
en
encuentros
 de
servicio”[“On
questions
following
questions
in
service
encounters”]
(Merritt
1976).
“sí”.
y
cuando
Catriona
estaba
explorando
el
rango
de
funciones
que
cumplía
en
una
 conversación
tuvo
la
posibilidad
de
sacarle
mucho
provecho
a
una
muestra
bastante
 pequeña
de
datos
(una
sola
conversación).
Coates
no
se
 siente
capaz
de
afirmar
que
los
patrones
que
encuentra
en
sus
datos
son
típicos
del
habla
 entre
mujeres
amigas
generalmente.
pero
tampoco
ocurren
en
 cada
encuentro
de
servicio:
un
investigador
tendrá
que
grabar
gran
número
de
encuentros
 para
llegar
a
tener
un
número
razonable
de
cuáles
preguntas
siguen
a
preguntas.
como
el
encuentro
que
ocurre
cuando
alguien
compra
algo
en
una
tienda
o
le
pide
a
 un
extraño
que
le
diga
que
hora
es.
 Preguntas
que
siguen
a
preguntas
en
encuentros
de
servicio
(por
ejemplo
“¿Me
puede
dar
 un
vaso
de
Guinness?”
¿Tiene
18
años?)
no
son
exactamente
raras.
los
lingüistas
que
estudian
conversación
en
sus
propios
términos
y
como
 propósito
en
sí
mismo
tienen
que
tomar
opciones
diferentes.
 Esto
ilustra
como
muchas
veces
uno
puede
tener
una
idea
clara
de
si
su
muestra
de
datos
es
 adecuada
o
solamente
cuando
has
comenzado
a
analizar
(cuando
quizás
se
pueda
o
no
 volver
a
recoger
más
datos).
pero
ella
tiene
bases
más
sólidas
para
afirmar
que
 ciertos
patrones
son
comunes
que
si
sus
datos
proviniesen
de
un
solo
grupo.
Entre
estos
dos
 extremos
como
la
“duda”
y
“las
preguntas
que
siguen
a
preguntas”
está
una
variable
como
la
 que
estudió
Catriona
Carson
“oh”
introduciendo
el
discurso
referido.
El
foco
de
la
investigación
puede
ser
aun
mucho
más
 limitado:
por
ejemplo.
Algunos
investigadores
muy
 respetados
han
trabajado
con
un
número
muy
pequeño
y
específico
de
muestras
de
datos:
la
 lingüista
Deborah
Tannen.
No
llevará
mucho
tiempo
recoger
un
número
respetable
de
ejemplos.
el
ideal
debe
ser
recoger
tantos
ejemplos
como
sea
posible:
tantos
como
tú
 puedas
manejar
dentro
del
tiempo
disponible
para
grabar.
En
tal
caso.
 donde
el
trozo
de
datos
es
un
item
particular
o
breve.
o
respuestas
mínimas
como
“mhm”.
si
alguno
es
 usado.
es
menos
importante
que
el
número
y
la
distribución
de
los
sujetos
 entrevistados.

datos
para
el
propósito
de
su
investigación
es
cuando
se
dan
cuenta
que
el
análisis
no
está
 dando
nuevos
resultados.
nuestras
obligaciones
hacia
quienes
nos
proveen
los
datos
no
terminan
cuando
 su
habla
está
grabada
seguramente
en
un
cassette:
son
también
consideraciones
relevantes
 cuando
se
transcribe.
Más
bien.
obtenidos
a
través
de
qué
método
o
en
qué
situación).
porque
las
 opciones
tienen
que
ser
tomadas
considerando
los
objetivos
del
investigador/a.
te
están
dando
algo
de
sí
mismo.
La
 transcripción
es
el
próximo
tema
que
trataré.
Un
análisis
perspicaz
de
cualquier
tipo
de
habla
implica
prestar
 atención
a
esta
contextualización.
como
“caso
 prototípico
o
primario”.
qué
tipo
de
datos.txt
 
 
 12
 .
todo
los
tipos
de
habla
están
condicionados
por
el
 contexto
donde
ocurren.
Tratar
a
quienes
hacen
nuestro
trabajo
posible
en
una
manera
ética.
como
dice
la
frase
de
Paddy
Scannell.
pero
 cualquiera
que
permita
que
grabes
su
habla
y
lo
conviertas
en
un
objeto
de
análisis
 demuestra
gran
generosidad.
 
 Grabar
el
habla
de
gente
plantea
asuntos
éticos.
También
incluye
estar
conciente
del
impacto
de
la
 observación
en
la
situación
que
está
siendo
observada.archive.
¿deberías
hacer
la
grabación
en
 persona?)
como
en
las
interpretaciones
subsiguientes
de
los
datos.org/stream/0761957723/WorkingWithSpokenDiscourse_djvu.


 
 
 
 http://www.

 
 Resumen
 Es
imposible
presentar
un
set
de
reglas
invariables
sobre
recolección
de
datos
(cuántos
 datos.
Se
dice
que
“el
habla
es
barata”.
y
pensar
con
cuidado
sobre
estos
 asuntos
ambos
durante
el
diseño
del
proyecto
(por
ejemplo.
analiza
y
presenta
públicamente
el
material
discursivo
hablado.
y
están
confiando
en
que
no
 abuses
de
ese
regalo.
teniendo
en
cuenta
que
la
 recolección
de
datos
es
solo
el
principio
de
un
proceso
largo
que
incluye
la
transcripción
 (una
actividad
que
consume
mucho
tiempo.
 responsable
y
sensible
es
lo
menos
que
les
debemos.
el
campo
de
estudio
de
este
libro
no
 podría
existir.
Sin
ese
tipo
de
generosidad.
Aunque
 algunos
escritores
den
la
impresión
de
considerar
el
habla
que
es
‘común’
y
que
‘ocurre
 naturalmente’
como
el
tipo
más
valioso
para
el
análisis
del
discurso.
en
 la
práctica
uno
tiene
que
marcar
la
línea
en
algún
lugar.
como
veremos
en
el
próximo
capítulo)
y
 también
análisis.
se
puede
argumentar
 que
ningún
tipo
de
habla
debe
ser
tratada.
sino
sólo
ejemplos
adicionales
de
patrones
ya
identificados.
Como
veremos
en
los
capítulos
 siguientes.
 Aunque
en
principio
pueda
parecer
deseable
tener
tantos
ejemplos
como
sean
posibles.