LA  ENVIDIA  ESTANCA.

 
Pastora:  Dorcas  Miranda.    
1  Tesalonicenses  5:23  Y  el  mismo  Dios  de  paz  os  santifique  por  completo  y  todo   vuestro   ser,   espíritu,   alma   y   cuerpo,   sea   guardado   irreprensiblemente   para   la   venida  de  nuestro  Señor  Jesucristo.   La   envidia   es   algo   terrible   si   dejamos   que   llegue   a   nuestra   alma,   puede   llegar   a   matarnos  espiritualmente,  si  la  dejamos.   Cada   una   de   nosotras   tiene   un   propósito   en   la   tierra,   Dios   nos   envió   para   perfeccionarnos.   Hay   una   venida   que   esperamos   y   tenemos   que   estar   preparadas   para   esa   venida   y   no   permitir   que   en   el   transcurso   de   nuestro   caminar   por   ésta   tierra  nada  nos  vaya  a  desviar,  a  descarrilar  y  nos  vaya  a  quitar  de  nuestra  visión,   pues   el   enemigo   está   tratando   como   hacer   para   derrumbarnos;   pero   sabemos   que   mayor   es   Dios   y   tenemos   que   profetizarlo,   porque   el   enemigo   va   a   tirar   dardos   y   el   va   a   tratar   de   poner     ciertos   caracteres     que   va   a   intentar   poner   en   nosotros,  si  nosotros  le  permitimos.   El   enemigo   va   a   tratar   de   formular   planes   contra   nosotras   para   hacernos   caer,   muchos   sentimientos   encontrados,   sentimientos   de   culpabilidad,   de   egoísmo,   venganza   y   en   este   caso   yo   quiero   hablarles   de   la   envidia;   la   envidia   puede   llevarnos   a   tomar   decisiones   en   donde   de   repente   podemos   caer   y   que   tal   vez   no   podemos  ni  reflexionar.   El  plan  de  Dios  es  perfeccionarnos,  pero  tenemos  un  enemigo,  el  sabe  cuál  es  el   propósito   de   cada   uno   de   nosotros   y   cuál   es   nuestro   llamado,   porque   desde   el   inicio  de  la  creación  él  ha  querido  destruir  la  humanidad,  como  lo  hizo  con  Adán  y   Eva.   El   sabe   que   si   usted   de   encamina   bien,   se   ordena   en   todo   usted   es   una   amenaza  para  él  porque  usted  va  a  alcanzar  a  otras  almas.  

Usted  puede  ser  una  amenaza  para  el  al  hablarle  a  otras  personas  de  la  palabra,  al   venir   a   la   iglesia   y   congregarse   usted   tiene   más   conocimiento   entonces   el   va   a   tratar  de  detenerlo.   Una   de   las   tácticas   que   el   va   a   utilizar   es   la   envidia.   El   plan   de   Dios   es   que   nos   perfeccionemos,  pero  el  enemigo  va  a  tratar  de  parar  el  llamado  de  Dios.  Somos   cuerpo,  alma,  espíritu  y  hay  que  perfeccionar  los  tres.  No  podemos  quedarnos  a   medias.  Tenemos  que  santificarnos.   El   enemigo   lo   que   le   interesa   es   perturbar   nuestro   espíritu,   y   que   nuestra   alma   domine  nuestro  cuerpo  y  que  al  final  tengamos  muerte  espiritual.  Hay  que  hacer   todo   lo   contrario,   nuestro   espíritu   tiene   que   dominar;   tratará   de   presentar   situaciones  que  impidan  que  se  cumpla  el  plan  de  Dios  en  nosotros.   Tenemos  que  combatir  con  un  espíritu  que  quizás  nos  va  a  querer  ganar  la  batalla,   no  podemos  permitirlo,  porque  este  es  solamente  uno,  potestades  hay  muchas.   Dios  quiere  perfeccionarnos  pero  tenemos  un  enemigo  del  cuerpo,  alma  y  espíritu   que   tratará   de   impedirlo   y   buscar   suavemente   tácticas   de   cómo   debilitarnos,   impedir  el  plan  de  Dios  en  nosotras.   Marcos   7:20-­‐23   Y   decía:   “lo   que   sale   del   hombre,   eso   es   lo   que   contamina   al   hombre”.   Porque   de   adentro   del   corazón   de   los   hombres   salen   los   malos   pensamientos,   fornicaciones,   robos,   homicidios,   adulterios;   avaricias,   maldades,   engaños,   envidia,   calumnia,   orgullo   e   insensatez,   todas   estas   maldades,   de   adentro  salen  y  contaminan  al  hombre.  

NO  

podemos   dejarnos   contaminar,   sabemos   que   tenemos   un   plan,   una  

comisión,  si  nos  dejamos  contaminar  vamos  a  estar  estancadas.     La  envidia  no  nos  permite  tener  la  sabiduría  del  cielo  que  tenemos  que  tener,  os   ciega  de  tal  manera  que  llegamos  a  lugares  que  ni  hubiéramos  imaginado.   Santiago  3:  14-­‐16  Pero  si  tenéis  celos  amargos  y  ambición  personal  en  vuestro   corazón,  no  seas  arrogantes  y  asi  mintáis  contra  la  verdad.  Esta  sabiduría  no  es  

la   que   viene   de   lo   alto   si   no   que   es   terrenal,   natural   y   es   diabólica.     Porque   donde  hay  celos  y  ambición  personal  ahí  hay  confusión.   El   celo,   la   envidia   nos   perturba,   nos   confunde,   cometemos   errores   que   no   podemos   darnos   el   lujo   de   cometer.   Quien   esté   actuando   bajo   envidia   y   celos,   esto  no  viene  de  Dios.     Podemos   tomar   la   vida   de   Ana   como   ejemplo,   ella   no   podía   tener   hijos,   ella   estaba   casada   con   Elcaná,   pero   ella   cometió   un   grave   error,   los   celos   la   llevaron   a   entregar  a  su  esposo  a  otra  mujer.  Al  ver  Ana  que  otras  mujeres  tenían  hijos  y  ella   no  se  lleno  de  celos  y  se  adelanto,  le  busco  otra  mujer  a  su  esposo,  Peniná,  ésta   tuvo  hijos.   El   error   que   ella   cometió   fue   por   envidia,   de   ver   los   hijos   de   otras   mujeres   le   provoco  celos.   1   Samuel   1:1-­‐3   En   un   lugar   de   los   montes   de   Efraín,   llamado   Ramá,   vivía   un   hombre  de  la  familia  Suf,  cuyo  nombre  era  Elcaná.  Era  hijo  de  Jeroham  y  nieto   de   Elihu.   Su   bisabuelo   fue   Tohu,   hijos   de   Suf,   que   pertenecía   a   la   tribu   de   Efraín.   Elcaná   tenía   dos   esposas.   Una   se   llamaba   Ana   y   la   otra   Peniná.   Peniná   tenía   hijos,  pero  Ana  no  los  tenía.  Todos  los  años  salía  Elcaná  de  su  pueblo  para  rendir   culto  y  ofrecer  sacrificio  en  Siló  al  Señor  Todopoderoso.  Allí  había  dos  hijos  del   sacerdote  Elí,  llamados  Hofní  y  Finees,  que  también  eran  sacerdotes  del  Señor.   Cuando  Elcaná  ofrecía  el  sacrificio,  daba  su  ración  correspondiente  a  Peniná  y  a   todos  los  hijos  e  hijas  de  ella,  pero  a  Ana  le  daba  una  ración  especial,  porque  la   amaba  mucho,  a  pesar  de  que  el  Señor  le  había  impedido  tener  hijos.  Por  esto   Peniná,   que   era   su   rival,   la   molestaba   y   se   burlaba   de   ella,   humillándola   porque   el  Señor  la  había  hecho  estéril.  Esto  sucedía  año  tras  año,  por  eso  Ana  lloraba  y   no  comía.     Ana   llego   a   sentir   ese   deseo   ferviente   de   tener   hijos,   que   los   celos   la   llevaron   a   estancar  su  visión,  retraso  el  proceso  de  Dios,  él  no  pudo  hacer  lo  que  tenía  que   hacer  en  ella  porque  ella  se  adelanto.    

Cuando   nos   cegamos   por   la   envidia,   por   los   celos     cometemos   errores   y   no   nos   damos  cuenta  que  no  es  el  plan  de  Dios  y  nos  lleva  a  estancarnos.  El  celo  de  Ana   la  consumió  tanto  que  ella  permitió  que  su  esposo  estuviera  con  otra  mujer.   Hay  que  aprender  a  no  ser  contaminadas,  a  no  ser  guidas  por  este  espíritu.   Santiago   3:15   Porque   donde   hay   tal   celo   o   envidia   y   espíritu   de   discordia,   allí   reina  el  desorden  y  todo  género  de  vicios.   Cuando  Ana  fue  al  templo,  estaba  derramando  su  alma,  Elí  le  dijo:  “digiere  tu  vino   mujer,   estas   ebria”.   Significa   que   Ana   tenía   esta   costumbre,   tal   vez   era   tanto   su   celo  por  tener  un  hijo  que  cayó  en  este  vicio,  de  la  bebida.   La   palabra   desorden   significa   acatastacia,   esto   es   perturbación,   sedición,   confusión,  tumulto.  La  sedición  en  la  Biblia  es  catalogada  como  un  acto  criminal   que  disminuye  la  autoridad  puesta  por  Dios.   En  este  caso  podemos  observar  que  las  personas  ebrias  lo  primero  que  provocan   son   peleas,   desorden.   Lo   que   trae   esto   es   confusión,   tumulto,   sedición.   Aun   podemos   llegar   a   ser   hasta   rebeldes   en   una   decisión   que   Dios   quiere,   nos   cegamos  y  nos  impide  el  proceso  que  el  Señor  quiere  en  nosotras.  No  permitimos   que   el   proceso   de   Dios   se   dé   solo,   sino   que   tratamos   ostras   de   meter   nuestra   mano  y  no  podemos  hacer  eso.   Otro   ejemplo   que   nos   da   la   Biblia   es   el   de   Raquel,   ella   tuvo   envidia   de   su   hermana.   Génesis   30:1   Cuando   Raquel   vio   que   ella   no   podía   darle   hijos   a   Jacob,   sintió   envidia  de  su  hermana  Lía,  y  le  dijo  a  su  esposo:  “dame  hijos,  porque  si  no  me   voy  a  morir”.   Ella  se  lleno  de  envidia  en  contra  de  su  hermana  porque  Lía  si  le  dio  hijos  a  Jacob.      

Eclesiastés   4:4   Y   vi   también   que   el   mucho   trabajar   y   el   éxito   en   una   empresa   provoca   la   envidia   de   unos   contra   otros,   y   esto   también   es   vana   ilusión   y   querer   atrapar  el  viento.   Salomón   en   Proverbios   14:30   dice   también   que   la   envidia   es   carcoma   de   los   huesos.  La  carcoma  acaba,  consume  lentamente,  hasta  llegar  a  nuestros  huesos;   penetra  hasta  tal  grado  que  nosotras  como  mujeres  tengamos  un  sentimiento  de     poder   sentirnos   atraídas   por   el   pecado   de   la   envidia   a   querer   tener   lo   que   otra   tiene.     Tenemos   que   tener   el   sello   del   Espíritu   Santo   para   que   no   entre   la   envidia   y   no   nos  carcoma  el  deseo  de  tener  lo  que  otros  tienen.  La  Biblia  nos  dice  que  tenemos   que  evitar  que  la  envidia  llegue  a  nosotros.   Job  5:2  Es  cierto  que  al  loco  la  ira  lo  mata,  y  al  codicioso  consume  la  envidia.   Tenemos   que   rechazar   todo   sentimiento   de   envidia   que   trate   de   entrar   en   nosotros  porque  esto  termina  cegándonos  y  estancándonos.   El   doctor   Saúl   Salís   Chiquer,   es   un   sicoterapeuta,   y   él   dice   que   cuando   una   persona   se   obsesiona   y   deja   de   vivir   por   estar   pendiente   de   la   vida   de   su   adversario,  en  su  entorno  y  entre  otras  cosas  siente  agobio  por  cada  uno  de  sus   triunfos,  aparte  de  mostrar  signos  de  inferioridad,  demuestra  que  estas  tratando   con  una  persona  siquiátricamente  enferma.  La  persona  que  tiene  envidia  y  celo  es   una  persona  mentalmente  enferma.   La  envidia  puede  ser  tan  grave  que  dejemos  de  ver  nuestra  propia  visión  por  estar   viendo  la  de  otro.  Dejamos  de  entendernos  nosotros  por  entendernos  de  otro.   NO   debemos   permitir   que   la   envidia   nos   cegué     y   nos   estanquemos   por   estar   deseando  lo  que  otro  tiene,  sabiendo  que  Dios  tiene  lo  que  es  para  nosotras.   Estamos  luchando  con  un  espíritu  que  puede  llegar  a  contaminarnos  tanto,  como   lo   describió   Salomón,   puede   ser   como   una   carcoma   que   nos   penetre   hasta   los   huesos  y  regarse  como  un  cáncer,  cuando  el  cáncer  llega  se  terminó  la  vida.    

Si   hay   alguien   que   está   haciendo   algo   bueno,   hay   que   alegrarnos   y   también   hagámoslo  nosotros.   Éxodo   20:17   No   codiciarás   la   casa   de   tu   prójimo;   no   codiciarás   la   mujer   de   tu   prójimo   ni   su   siervo,   ni   su   criada,   ni   su   buey,   ni   su   asno,   ni   cosa   alguna   de   tu   prójimo.   Cada  una  de  nosotras  tiene  su  talento,  su  unción,  Dios  nos  va  a  usar  conforme  a   esto.  No  hay  nadie  que  haya  avanzado  teniendo  estos  sentimientos,  tenemos  que   pedir  al  Señor  misericordia  para  que  cambie  estos  sentimientos  cuando  los  hay.     Nuestra   meta   debe   de   ser   irnos   con   el   Señor   y   prepararnos,   avanzar,   santificarnos,  perfeccionarnos  y  si  hay  en  nosotras  síntomas  de  envidia,  tenemos   que  rechazar,  nadie  dijo  que  el  enemigo  no  iba  a  enviar  dardos  pero  no  tenemos   que  permitirles  que  penetren.     Hay  que  observar,  imitar  y  superar  pero  no  para  ser  competencia  si  no  que  para   mejorar  nuestra  vida  espiritual.     Gálatas   6:4   Asi   que   a   cada   uno   examine   su   obra   y   entonces   tendrá   gloria   solo   respecto  de  si  mismo  y  no  en  otro.     Examinémonos,   tenemos   que   darnos   cuenta   y   mirar   donde   estamos   paradas.   Preguntémonos   como   estamos   con   el   Señor,   si   estamos   haciendo   lo   correcto   delante  de  Dios.     Para   desarrollar   la   visión   y   el   llamado   de   Dios   depende   de   cada   una   de   nostras,   tenemos  que  entender  que  la  palabra  es  la  que  nos  va  a  guiar,  a  rescatar.   Tito   3:3   Porque   nosotros   también   en   otro   tiempo   éramos   necios,   desobedientes,   extraviados,   esclavos   de   deleites   y   placeres   diversos;   viviendo   en   malicia   y   envidia,  aborrecibles  y  odiándonos  unos  a  otros.   Salmo   73:3   Porque   tuve   envidia   de   los   arrogantes   al   ver   la   prosperidad   de   los   impíos.   Pidámosle   a   Dios   sanidad   interior   para   que   nosotras   podamos   cumplir   con   nuestra  comisión  en  esta  tierra  y  poder  irnos  con  él  cuando  el  llegue  por  nosotras.    

Mejoremos  en  el  Señor,  la  palabra  es  la  que  nos  va  a  sacar  adelante,  la  que  nos  va   a  rescatar,  nadie  nos  va  a  rescatar  solo  Dios.  Tenemos  que  dejarnos  pastorear  por   el  Señor.     Se  puede  recibir  la  palabra,  pero  el  propósito  después  de  recibirla  es  ponerla  en   práctica  y  no  cometer  el  error  de  caer  en  la  envidia  y  los  celos  para  que  nuestra   alma   prospere   porque   la   prosperidad   no   solo   es   monetaria,   nuestra   alma   tiene   que  avanzar  para  que  cuando  el  Señor  venga  nos  podamos  ir  con  él.       ¡Que  Dios  nos  ayude  y  nos  dirija  para  no  caer!   Amén.  

 
                                 

   

 

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful