You are on page 1of 11

Jóvenes y Política Pública

El grafiti y los jóvenes: ¿Expresiones de una rebeldía sin causa?

Gustavo Guerra C. Universidad Andina Simón Bolívar Quito, marzo 2013

“Imágenes e imaginarios en la ciudad: el arte urbano y la producción de sentidos políticos juveniles”. nótese las paredes de las cuevas o la corteza de los árboles. Aunque el grafiti no es una actividad exclusivamente juvenil. recientes estudios demuestran que los jóvenes son los mayores productores y consumidores de este tipo de prácticas artísticas.Jóvenes y Política Pública El grafiti y los jóvenes: ¿Expresiones de una rebeldía sin causa? Por Gustavo Guerra C. sino también políticas. . En el presente ensayo me propongo analizar elementos del grafiti como práctica cultural que suponen una forma alternativa de hacer política en las sociedades contemporáneas.1 El grafiti no sólo tiene implicaciones comunicativas y artísticas que transforman la apariencia de la ciudad. el origen del grafiti como tal data de mitad o finales de los años sesenta y principios de los setenta. por medio de las cuales se configuran nuevas significaciones entre quienes son partícipes. desarrollada durante el primer semestre del año 2011. A través del grafiti se tiene la capacidad de L a necesidad de comunicarse a través de expresiones visuales no es un fenómeno nuevo. En ese sentido. Ulrich Beck. Universidad Andina Simón Bolívar “La juventud practica una denegación de la política altamente política”. Sin embargo. Hijos de la libertad aprovecha las superficies naturales como lienzos para mostrar la realidad que lo circunda. 1 Hago referencia a la investigación desarrollada por Christian José Uribe. la ciudad se convierte en espacio de representación y expresión de las nuevas tensiones sociales. culturales y políticas. Desde que el ser humano toma conciencia de su propia existencia y de su capacidad para proyectar ideas a través de imágenes. Nace en las comunidades afroamericanas de Nueva York y aparece vinculado a la marginación social y a una voluntad de presencia física en la ciudad. en la ciudad de Bogotá. investigador del Observatorio de Juventud y del Centro de Estudios Sociales de la Universidad Nacional de Colombia.

p. históricas. la Iglesia o el Estado. Se dice. su desarrollo.comprender el espacio como realidad material. 2 Sandra Souto. Fenómeno juvenil: ¿Apatía hacia la política? Hay que anticipar que la juventud no tiene un rango etario determinado y más bien la definición responde a consideraciones psicológicas. 3 . social.”3 El fenómeno juvenil deviene un proceso de socialización en el que los jóvenes se interrelacionan con muchas instituciones -como la escuela. En la juventud se fusionan dos procesos “uno biológico y otro social. 181. Roberto. 1998. inmerso en una trama de significados que nos llevan a comprender nuevas y diversas formas de concebir la acción política. Siguiendo a Roberto Brito concuerdo en que la juventud es un proceso social sobre el cual se debe diferenciar ciertos aspectos. políticas. “la existencia de la juventud como un grupo definido no es un fenómeno universal y. por tanto.de una forma común y específica. 2007. De allí el interés por analizar el arte urbano. en Revista Última Década 009. forma. “Hacia una sociología de la juventud”. como todo grupo de edad. Usualmente en los trabajos sobre juventud se establece que abarca los rangos de edad que van de los 15 hasta los 29 años. actualmente existe una queja generalizada sobre la apatía de los jóvenes hacia los asuntos políticos. estructuras e instituciones específicas que nos preceden y de la que la sociedad es una representación imaginaria. en Revista Haol. diferente a la de otros grupos de edad. A pesar de que las ciencias sociales han abordado desde diferentes enfoques teóricos y metodológicos la cuestión juvenil. De esta manera la juventud adquiere relevancia social en el momento en el que su conducta difiere de manera singular del resto de la sociedad. la familia. Como admite Sandra Souto. porque dependen del orden económico. conjunto de prácticas. su diferenciación con el adulto. son escasas las investigaciones que trazan redes entre juventud. p. y duración son construcciones sociales”2 y. cultural y político de cada sociedad. El biológico sirve para establecer su diferenciación con el niño y el social. política y cultura. 3 Brito Lemus. etc. Centro de Investigación y Difusión Poblacional de Viña del Mar. contenido. “La juventud teoría e Historia: La formación de un sujeto social y de un objeto de análisis”. En este contexto.

no militan formalmente en partidos u organizaciones políticas. Esto se debe. “Los jóvenes como actores sociales y políticos en la sociedad global”. No obstante. la vida cotidiana. más bien cabe señalar que en las juventudes existe un nuevo mecanismo de asumir el rol político. a un imaginario social que reduce la política al funcionamiento de ciertas instituciones que se encargan de dirigir o administrar los intereses de la ciudadanía. Pensamiento Latinoamericano 3: Inclusión y Ciudadanía. A este punto conviene aceptar que. social y cultural. puede decirse que en efecto los partidos políticos y los sindicatos son instancias sobre los cuales se muestra poca adhesión en los últimos años. En ese sentido. entendida como intervención en los asuntos colectivos. 1. Como afirman Mario Margulis y Marcelo Urresti.”4 Las estrategias desarrolladas por los diferentes grupos de jóvenes dependen de la coyuntura histórica y están en una compleja relación con las de otros grupos de la misma edad y las de los adultos. . perspectivas de la juventud en Iberoamérica. p. existe un desencanto juvenil cuando se manifiesta una fallida incorporación de las nuevas generaciones a los circuitos políticos. Además cabe aclarar que los jóvenes cuando actúan políticamente no lo hacen bajo la “etiqueta juvenil”. en. Viviendo a Toda: jóvenes. en el que las categorías cambian de significado. en. Siglo del Hombre Editores.por ejemplo. que son “rebeldes sin causa”. 1998. y con la cultura dominante. en efecto. Con este fraccionamiento. los grafitis en la actualidad se caracterizan por apuntar a temas micro políticos. p. 5 Mario Margulis y Marcelo Urresti. territorios culturales y nuevas sensibilidades . “La construcción social de la condición de juventud”. feminista. Bogotá. 2008.” 5 4 María Luz Morán y Jorge Benedicto. sino a través de otras manifestaciones. “hay distintas maneras de ser joven en el marco de la intensa heterogeneidad que se observa en el plano económico. se entiende que su nivel de participación en la política también cambia históricamente ya que mientras el grafiti de los años sesenta aludía a intereses principalmente macro políticos. el ocio. Nuevamente resulta comprensible la pérdida de credibilidad que los jóvenes manifiestan frente a las instituciones políticas. 152. anti taurino y del arte urbano sólo por mencionar algunos. en gran medida. con las instituciones y sus diversas formas de control. Es el caso del movimiento estudiantil universitario. que las nuevas generaciones no sufragan. “La política. abandonaría cada vez más los campos regulados institucionalmente para trasladarse a ámbitos relacionados con la solidaridad social.

El grafiti se distingue de otras expresiones culturales que tradicionalmente han ocupado los espacios públicos. las manifestaciones poéticas y los stickers adheridos en múltiples áreas del espacio urbano. vol. el grafiti “es una forma de manifestación del conflicto social. invisibilizada. entre otras. y con los ideales o proyectos de ciudad. 2012. en Ánfora. . Universidad Autónoma de Manizales. si se entiende a este espacio como soporte de las expresiones de carácter 6 Fernando Figueroa. 78. “Estética popular y espacio urbano: El papel del graffiti. el mural. Su trazo manual. así como con los modos reconocidos y generalizados de vida urbana. el grafiti es una expresión que va más allá de una representación gráfica y es al mismo tiempo una acción reivindicativa de lucha social con carácter simbólico. Grafiti y arte urbano El grafiti engloba un conjunto de actividades conocidas como arte urbano comprendidas por el stencil. dominada y excluida. se opone estructuralmente a las leyendas políticas o publicitarias “bien pintadas” o impresas. en Revista de Dialectología y Tradiciones Populares. Como considera Fernando Figueroa “este conjunto de expresiones nos va a abrir a otro conjunto de percepciones públicas […] que inciden en su valoración estética.Entonces no existe una única juventud y. 122. Por ello. negada. Sin duda. y desafía esos lenguajes institucionalizados cuando los altera. Madrid. de la lucha de clases simbólicamente manifestada en las contradicciones sociales. LXII. Manizales. . p. incluso a su consideración como obras de arte. la gráfica y las intervenciones de calle en la configuración de la personalidad de barrio ”.” Murales y graffiti: expresiones simbólicas de la lucha de clases”. con otros medios de comunicación.87. entre una clase (cristalizada entre otras formas en la cultura dominante) y una clase subalterna. Para Luis Alberto Vivero. Es una forma de ocupar un espacio. 2007. espontáneo. 7 Luis Vivero. de manifestarse y de explicitar una presencia y una existencia en la realidad concreta. por ende.”7 En definitiva.”6 Este boom creativo plantea una serie de confrontaciones entre dos grupos implicados: los grafiteros y la autoridad reguladora. p. con las competencias de ciertas profesiones como las artísticas. También genera tensiones alrededor delos gustos oficiales y los populares. no hay una sola forma de hacer política desde la juventud. la cristalización del grafiti refleja su existencia como realidad histórica y como un nuevo fenómeno social al contribuir a la construcción de la imagen del espacio público.

representan un mecanismo de resistencia. la época de las dictaduras en los años 70 marca un afianzamiento del grafiti como dispositivo político. La mezcla popular universitaria y una fuerte dimensión irónica y humorística. Efectivamente. Alfaro Vive. el grafiti fue un método fundamental para denunciar y crear conciencia colectiva sobre los acontecimientos de la política nacional.”8 En esta línea de ideas. . especialmente los de carácter político. pues. ¡Carajo! en Ecuador llevaron a cabo numerosas operaciones de “pintas” para anunciar su lucha armada. se puede sostener que la sociedad de América Latina se inclina manifiestamente por circuitos de comunicación que se posicionan al margen del aparato estatal. De este modo. El grafiti en Latinoamérica: militancia y resignificación Si nos ubicamos en el contexto latinoamericano. Armando Silva argumenta que el grafiti latinoamericano se desarrolla y percibe con una participación ciudadana y de grupos sociales y culturales heterogéneos. p. además de remitir a una dimensión de conflicto. 2011. México. Por lo tanto. su irrupción en el espacio público es un soporte político y una forma simbólica de lucha de clases. Esto demuestra que el grafiti como medio de expresión cambia constantemente y se acopla a las necesidades y realidades del contexto regional. Como afirman Paulina Candia y Amanda Rodríguez. El grafiti. en Revista Cultura. lucha o rebeldía que transgrede el orden urbano.simbólico y político. en la actualidad la intención política se encuentra camuflada simbólicamente en la imagen y sus intereses están relacionados con 8 Paulina Candia y Amanda Rodríguez. “De esta forma. Guerrillas urbanas mayoritariamente conformadas por jóvenes. 6. identidad y diversidad en América Latina. entonces los sectores populares marginados por la ideología dominantematerializan su presencia en dicha apropiación y a la vez dan cuenta de su resistencia como clase social frente a las carencias manifiestas de reconocimiento. los grafitis y murales. los grafitis gestionan la tarea de atestiguar la existencia de aquellos autores marginados de las vías letradas. algunas veces ajenos a la escritura o protestatarios políticos. es un medio artístico de expresión que puede utilizarse como vía para convocar a la ciudadanía. las paredes latinoamericanas representan un lugar para que la sociedad lleve a cabo una catarsis colectiva y conforman un espacio de lucha alternativo al poder dominante. “Graffiti como manifestación de disidencia en América Latina”. Tupamaros en Uruguay y. como Montoneros en Argentina.

. p. los muros siguen siendo el espacio público predominante de la resistencia social. Son varias las oposiciones que pueden surgir: el Estado. Sumado a lo anterior. Observatorio de Juventud. Bogotá. la fuerza pública. Entre la criminalización y la tolerancia: la paradoja de la institucionalización Pese a la fuerte influencia de la ideología dominante. Yo estoy muy en desacuerdo con eso y. sus formas de vida. Como admite Vivero. el conocimiento y la personalización del espacio mediante la posesión y creación de identidades múltiples. entre otras instituciones sociales. conviene admitir que los análisis sobre la juventud. Antrax: No creemos que el arte urbano siempre deba ser la sirvienta de los tradicionales discursos políticos. Su actividad diaria puede verse como un proceso de personalización. para nada. mientras exista algo a lo que oponerse. los artistas consagrados. conscientes de su condición de clase y de explotados. un acto de apropiación simbólica que se percibe como una comunión o intercambio afectivo entre un habitante y su espacio vital. 8. Para el grafitero siempre hay política mientras se rompan imaginarios sociales. puesto que se trasgreden las normas y leyes que regulan el espacio público. Son el escenario en el que se materializa un posicionamiento de los sectores sociales excluidos. abogo por un arte urbano que recurra a nuevos discursos. “El arte urbano y la producción de sentidos políticos juveniles”.Universidad Nacional de Colombia. 2001. Queda claro que existe un álgido rechazo hacia los discursos políticos tradicionales y se percibe que el hecho de pintar en la calle representa una postura política.temas de la cotidianidad del artista. 9 Cristhian Uribe. El arte urbano no siempre tiene que estar ligado con el 9 pensamiento de izquierda o no siempre tiene que ir ligado con la contracultura. las políticas dirigidas hacia ella. Fernando Figueroa (2007: 129) considera que a través de la práctica del grafiti. Este enunciado queda corroborado en el extracto de una entrevista a un artista urbano desarrollada por Uribe. que no siempre se deba limitar a un único relato. el grafiti “es un espacio de reivindicación de las luchas populares y un llamado a sumarse a dicha resistencia. algunos jóvenes se abren a la exploración.”(2012: 83) Por otro lado.

2004. “La Ciudad como Comunicación”. es decir.sus organizaciones o su participación en la conflictividad social y política son escasos y tienen una gran continuidad en el tiempo. El nivel operativo es la teatralización del mensaje dentro de la ciudad. grafitis. su eficacia disminuirá porque los ciudadanos tendrán menos posibilidades de acceder al mensaje e identificarse con éste. Estos efectos están mediados en gran medida por las lógicas de consumo y el entramado de lo que Slavoj Zizek denomina “lógica cultural del capitalismo”11. p. Bogotá. Celebra y apropia de la diferencia para explotarla económicamente . 11 El filosofo esloveno Slavoj Zizek sostiene que el multiculturalismo es una ideología eurocentrista al servicio del capitalismo y la globalización. Para comprender las tensiones existentes entre el grafiti y las instituciones sociales conviene mencionar las acciones emprendidas por los gobiernos locales respecto a ordenanzas que regulan y norman la práctica del grafiti. y formen parte del mobiliario urbano. más rápidamente será borrado por las autoridades. En otras palabras. cabe señalar que el Municipio del Distrito Metropolitano de Quito publicó la Ordenanza N° 332 expedida en el año 2010. Profundizando en el funcionamiento de esta paradoja. En el caso de la ciudad de Quito se vive una dialéctica represión-promoción. el nivel postoperativose identifica por la fugacidad del grafiti mismo.5% dela Remuneración Básica Unificada Mensual quienescometan las siguientes contravenciones: Atentar contra la mampostería o bienes que constituyeren espacio público o privado. en su condición de ilegalidad. operativo y postoperativo.la “operación grafiti”10 consta de tres niveles para su funcionamiento: preoperativo. entre más crítico sea lo que el grafiti exprese. Finalmente. ubicación de afiches en zonas no autorizadas y similares a través de toda expresión 10 Armando Silva. Si en el nivel postoperativo el grafiti es borrado con mucha rapidez. el grafiti es objeto de control por parte de las autoridades. el impacto que tiene en la sociedad receptora y la forma en la que se entiende el mensaje. perpetrando sobre ellos rayados. pintas. En suartículo N° 104. Son intentos de criminalización de esta manifestación urbana que se enmarcan en las políticas de regulación del espacio público. vemos que. el anonimato y la espontaneidad de quien realiza el producto visual. Para el investigador colombiano Armando Silva. En primera instancia. Revista Académica de la Federación Latinoamericana de Facultades de Comunicación Social. sostiene que serán reprimidos con multa de 0. 2. correspondiente al uso del espacio público. El nivel preoperativo se caracteriza por la marginalidad. que está relacionada directamente con el control social.

pincel y 12 pinturas. las políticas de patrimonialización de los espacios públicos. 2009.quitoambiente. con la aplicación de esta ordenanza queda claro una de las principales preocupaciones de las autoridades municipales es “mantener el ornato de la ciudad”. las mismas instituciones públicas desarrollan planes y proyectos que entran en el círculo de las políticas positivas para socializar los espacios públicos. Sus efectos se muestran contraproducentes para los objetivos para los que habían sido concebidas. Madrid. que inician en el Centro Histórico de la ciudad y se extiendenpaulatinamente a otros sectores con un afán “cívico” y de control de la contaminación visual. Esto se debe a que los artistas urbanos se ven obligados a trabajar rápidamente para no ser localizados. Una mirada psicosocial a las potencialidades críticas del arte urbano”. este tipo de regulaciones son herramientas que empiezan a ser cuestionadas.escrita de cualquier naturaleza.gob. 134. N° 42. “El graffiti como herramienta social.”14 Un ejemplo claro de esta lógica es la iniciativa de la municipalidad de Quito denominada Corredor Cultural Alternativo del Sur (C. No sólo no están consiguiendo eliminar el grafiti sino que. existen tres pilares fundamentales sobre los que se asienta esta esta normativa. Sin embargo.php?option=com_k2&view=item&id=128%3Aordenanzametropolitana-no-332&lang=es 13 Según el último informe del departamento de Espacio Público de la Administración Zonal Centro de Quito. al contrario de lo que pretendían. Disponible en http://alturl. los altos costos monetarios que implica la limpieza del mobiliario urbano13.ec/web/index.S). no por el bienestar de los ciudadanos. abril y mayo de 2011. en el caso de las ciudades artísticamente más vanguardistas. realizadas con cualquier tipo de spray. p. asisten a una proliferación del “mal grafiti". . ya que muchas veces se dan bajo la misma jurisdicciónse prohíbe la parte no regulable mientras se auspicia. Por un lado. pese al aparente control que surge a partir de la legislación. la cuadrilla municipal pintó de blanco 1 540 grafitis y su egreso fue de 12 422 dólares. En su parte medular el documento de socialización del proyecto manifiesta: 12 Disponible en http://www. El remedio resulta peor que la enfermedad.com/oevyp 14 Xavier Ballaz. al mencionar que “el efecto comercializante o turístico del grafiti conforma una paradoja. solamente en los meses de marzo. Así lo admite Javier Ballaz. brocha. la parte «vendible». o con cualquier otro elemento de similares características. Finalmente.C. en Revista Asociación Española de Neuropsiquiatría. En este contexto. Por otro.A. Por este motivo. sino para aumentar su control sobre los canales de comunicación que en ella puedan darse.

En efecto el grafiti guarda un mensaje que se vuelve espejo del sentimiento de inconformidad política. el hecho de que me entreguen un muro no es 16 malo en sí mismo y no implica que yo pierda mi criticidad política. Al respecto. Conclusiones Tanto el grafiti como los murales de carácter político son formas de expresión de carácter contra hegemónico. 15 Disponible en http://es. bajo la coordinación del Municipio del Distrito Metropolitano de Quito con la participación de alrededor de 60 colectivos y gestores culturales del sur de la ciudad. al mismo tiempo. Por ello la expresión artística representa un mecanismo de lucha y resistencia social y cultural. puede verse como táctica de asimilación y normativización del grafiti. la “intervención” a la que hace referencia el enunciado anterior puede prestarse para diferentes lecturas. No obstante. Más bien. estas posibilidades permiten reevaluar el papel del artista urbano en la ciudad. hacer nuevas construcciones y dotarlos de la mejor manera posible. Sobre este punto estoy en total descuerdo. pero siempre en virtud de intereses de dominación y hegemonía. para establecer puentes entre la cultura y la cotidianidad de los habitantes de sectores populares. Representan la reacción frente a una sociedad que excluye y que pretende imponer una homogenización cultural en ciertos casos.Intervenir […] en el sur de la ciudad conformando un corredor que albergue lugares de encuentro cultural y sus puntos de conexión. soy partícipe de la idea de socializar espacios porque parto de la realidad de que cada grafitero aprovecha cualquier área para depurar su técnica y potenciar su mensaje. Pero. Al respecto Gabriel Buitrón sostiene: Gabu: Estoy de acuerdo con que el municipio otorgue espacios definidos para la práctica del grafiti. Además. Inicialmente podría entenderse como una iniciativa que pretende democratizar los espacios y las expresiones culturales en la ciudad. En ese sentido. se sitúa allí donde los habitantes no tienen acceso a los museos ni a las galerías de arte. Sin embargo hay que tomar en cuenta que la institucionalización del grafiti implica la imposición de temáticas a la práctica. para que allí pueda circular una oferta cultural consensuada y construida 15 colectivamente con las personas que habitan estos territorios. en un trabajo que incluye obra pública física para mejorarlos. o una diversidad en otros. el grafiti “establece una relación distinta con la política y con el espacio público.com/doc/127947050/documento-corredor-pdf 16 Entrevista desarrollada el sábado 16 de marzo de 2013en el marco del Segundo Taller de socialización del Corredor Cultural Alternativo del Sur de Quito.scribd. .

es común que el desarrollo de políticas públicas juveniles se basen en lo empírico. pero sí. En ese sentido. en las preconcepciones sobre este grupo. asumiendo nuevos compromisos que denotan una forma alternativa de sentir y ejercer la ciudadanía. que intenta intervenir los muros de toda la ciudad.” (Uribe. tal vez no siempre consciente.es un arte descentralizado. es un arte que pretende transformar la ciudadanía. Por ello. muchas de ellas de ámbito transnacional. sino también a incorporar demandas innovadoras y a establecer nuevas redes de implicación ciudadana. no ligada a las instituciones del Estado. pero además. Este tipo de política contribuiría no sólo a renovar los medios de acción política. situada históricamente como consecuencia de las desigualdades y la exclusión de la cual son víctimas los sectores populares. es decir. son una manifestación de lucha social. como titula este ensayo. para los artistas urbanos una actividad implícita. 2011: 5) La meta consiste en entender que la política. es válido declarar que los grafiti no son una expresión de “rebeldía sin causa”. Por el contrario. . Los grafiteros encuentran la manera de resignificarla política.