You are on page 1of 5

Número 9.

Año 2010

FRANCISCO BLAY GARCÍA
Arqueólogo

Este artículo está basado la conferencia dictada a invitación de la Asociación Española de Amigos de los Castillos en el Palacio de Colomina, en Valencia, el día 18 de diciembre de 2009. Vamos a relatar la historia del señorío de Buñol de forma muy resumida, puesto que ha sido estudiada y publicada en diversas ocasiones, y no es el objetivo de esta conferencia. Nos detendremos sólo en aquellos aspectos clave y que vienen al caso de nuestra tesis. El castillo de Buñol y su distrito se incorporan a la corona aragonesa hacia 1238, como se deduce de la donación del señorío a Rodrigo de Liçana. Desconocemos las circunstancias en que se produjo, pues no hay referencia a una toma por la fuerza y parece más probable un pacto de rendición en el contexto de la lucha por la ciudad de Valencia y su territorio de influencia. Por las referencias del Llibre dels Feyts y a partir de las últimas campañas de excavación arqueológica, sabemos que existe un castillo de época islámica en el mismo emplazamiento, poco más. Las escasas estructuras que se han podido reconocer de este hisn apuntan a una distribución muy distinta, con una puerta situada hacia el teórico emplazamiento del poblado, al contrario que la distribución actual que pone el énfasis en el control de la comunicación hacia el campo. Las fuentes cristianas permiten relacionar los castillos de Buñol y Macastre sólo a partir de la donación conjunta de ambos a Rodrigo de Liçana, que inaugura la entrada del territorio en el período feudal. Esto no implica ninguna relación previa entre ambos distritos castrales diferente de la proximidad geográfica, sino más bien denota que existen como entidades independientes. Pero lo cierto es que desde el siglo XIV Buñol aparece como centro de referencia de un conjunto de pequeños núcleos de población, algunos en el origen de las poblaciones modernas de la comarca de la Hoya y otros despoblados desde 1609 o todavía antes. La documentación histórica que se conoce a partir de este momento se refiere en exclusiva a las transmisiones del señorío y otros datos administrativos o fiscales y, como es habitual en estas fuentes, no aportan ningún dato sobre el edificio o el territorio. De forma muy sintética, están bien establecidos los siguientes cambios de propiedad: En 1241 pasa a la orden de San Juan del Hospital, si

Las torres vistas a ras del alto de San Pedro. Junto al cuarte de la Guardia Civil.

bien en la carta de población de 1254 Jaime I aparece de nuevo como señor. En 1260 el señorío pertenece a la familia Fernandez / Ferrandis, línea bastarda de Don Jaime, hasta 1304, en que vuelve a propiedad de Jaime II, que lo adquiere para su hijo, futuro rey Alfonso IV de Aragón. El señorío quedará vinculado a la casa de Ugel desde el matrimonio de Alfonso con Teresa de Entença, heredera del condado en 1314, entre cuyo linaje permanecerá hasta la entronización de Fernando I y la resolución del conflicto sucesorio de la corona de Aragón en el denominado compromiso de Caspe, en 1413. En 1425 el feudo pasa por compra a Berenguer Mercader, entre cuyos herederos se mantendría, primero como baronía y desde 1604 como condado, hasta la extinción del señorío, en 1836. Los castillos feudales son una representación física y material del poder señorial, la historia del señorío se entreteje con la del castillo en la documentación, hasta hacerlos difícilmente distinguibles. Es así porque poseen un valor simbólico que no puede pasar desapercibido y que se materializa, por ejemplo, en la realización entre sus muros de diversas ceremonias que podrían realizarse en cualquier otro lugar del territorio señorial, como es el caso de la toma de posesión o acatamiento, con sus muy diversas variantes, la imposición del escudo de armas sobre las puertas o torres más visibles o la señalización de la presencia del señor en el feudo mediante el izado de la enseña en la torre mayor, que aunque parezca un reclamo turístico es un fenómeno bien documentado.

[ 115 ]

20 jinetes y 4 bombardas. ed. Sin embargo ya durante la guerra de Sucesión Buñol no juega ningún papel destacable en el plano militar y el castillo es ocupado por los borbónicos sólo dos días después de Requena. el alcance efectivo de las armas. Pero no debemos olvidar que los castillos. Durante los siglos XIII y XIV la posición geográfica confiere al castillo de Buñol un valor estratégico más o menos perdurable por su potencial control –más teórico que efectivo.. casi siempre porque es más barato reformar que construir de nueva planta. que se convierte en un palacio más o menos ornado y no más defendible que una casa solariega.REVIST Bestorres del primer recinto defensivo. Simplificando mucho la cuestión. sobre las comunicaciones entre la llanura de la huerta de Valencia y las tierras meseteñas. ese valor simbólico de representación deviene casi la única razón de ser del edificio. porque los lugares con buenas cualidades defensivas naturales no abundan y porque es obligado destruir los emplazamientos militares que no se pueden ocupar. en su origen y en todas las épocas. 1. Así pues. los compañeros de armas del rey. a veces muy bien definidas y fáciles de reconocer. Palmer Navarro. el 4 de mayo de 1707. de los condicionantes derivados de la continuidad de un emplazamiento proveniente de otros tiempos y que no se quiere desechar por diversos factores. de las posibilidades de socorro y complementariedad del sistema en que se integra. Son instalaciones construidas. son ante todo instalaciones permanentes para el control militar del territorio. son los conmilitones. mantenidas y actualizadas de forma regular para el desempeño de funciones estratégicas y tácticas concretas. puesto que en realidad Jaume de Urgell había levantado en armas sus feudos casi tres años antes pretendiendo ejercer como rey. Pero en la práctica. Sobre la toma del Castillo de Buñol. El castillo en cuanto edificio militar es. entre otras cosas.. del control efectivo del territorio. son suficientes para rendir la plaza en unos 3 días en julio de 1413. a pesar que los defensores habían tenido tiempo más que suficiente para aprestarse a la defensa.. con un infinito grado de variabilidad proveniente de la conjunción de la capacidad financiera del titular de la fortaleza. con la orden clara de resistir1. por lo tanto. Jaume de Urgell. esto se debe a que el fundamento de la institución de la nobleza tiene un carácter marcadamente militar. es decir. sin comprender el contexto tecnológico militar en el que se concibió y en el que evolucionó hasta su estado actual. y tras la entronización de Fernando I de Antequera. de las tácticas ofensivas practicadas en cada momento. 08/1996: Ateneo de Buñol. muy a menudo. el resultado más o menos afortunado de la dialéctica entre tecnología de ataque y medios de defensa. En determinados períodos y circunstancias. Emilio. Roberto (1996). Puesto que en el período convulso que se desarrolla a raíz de la muerte de Martín I sin sucesión (1410). Gran parte de las preguntas que se plantean al acercarse a la investigación arqueológica de un castillo tienen respuesta en la compresión de la evolución de la ciencia militar. de la tecnología armamentística disponible y su capacidad destructiva. todo hay que decirlo –. y también. Podemos precisar más el punto de decadencia del valor militar del castillo. quienes ejercen de forma delegada el monopolio de las armas y se encargan. las formas en que se utilizan o sus limitaciones de despliegue. [ 116 ] . otras no tan evidentes vistas desde nuestra perspectiva actual. por lo que sus castillos debían hallarse pertrechados y dispuestos. la plaza trata de mantener fidelidad a su señor natural. por definición. 1. del valor del propio territorio o de la misión que se le asigna. Estellés Zanón. un pequeño ejército formado por 50 soldados de a pie. es imposible una aproximación cabal al estudio de un castillo concreto sin entenderlo como una máquina de guerra.

donde debería estar el núcleo urbano. por encima de los tejados. además de la huella del saqueo de los espacios señoriales recogido por los cronistas de la época. y poco más. el lienzo este del recinto principal. Esta ocupación civil se produce al principio de forma regular y ordenada. Algo parecido ocurrirá durante las guerras carlistas. No sabemos que se aprovecha del recinto islámico. en gran parte artificial. el más expuesto al campo. Lo demás es obra nueva y se va a mantener sin apenas cambios ni actualizaciones importantes hasta el siglo XIX.Número 9. Sólo dos detalles importantes: al contrario que feudal. lo evidencia que en 1808 y en 1811 el centro efectivo de las operaciones militares se desplaza al propio paso del Portillo y el castillo no tiene más papel que el de servir de acuartelamiento de tropas. En el último decenio. ocupa una plataforma. [ 117 ] . quedando al final a disposición del municipio. construyendo una línea de aspilleras alta. hasta el punto que mantenía la configuración defensiva al menos desde los tiempos de las guerras con Castilla y. que organiza la construcción de viviendas en el interior. el acceso principal parece situado en la parte baja. por una parte. que los aproches más peligrosos. la situación se desboca y queda ocupado y superpoblado cualquier rincón del recinto. A partir de una fotografía de principios del siglo XX conocemos de la existencia de una torre en el paraje denominado huerto del castillo. en vez de despejar el campo y crear una zona descubierta por delante del foso. aunque regruesándolo desde dentro más de una vez y media. pero en algunos años. El más interesante. en conjunto. el castillo es objeto de diversos proyectos de aprovechamiento que finalmente no cuajan. El castillo feudal. edificado mediante la combinación de lienzos de hormigón encofrado y elementos de piedra labrada local. Programa defensivo Nada podemos decir del Husn islámico. Las iniciales tendentes. Estas actualizaciones indican. de sobrio estilo gótico. es visible el recrecido en varios metros de todo el parapeto norte. por lo que tendría los mismos problemas y requerimientos defensivos. algunos trabajos que corresponden a un intento de actualización de la fortaleza. Además parece tener una extensión similar sobre la misma cresta rocosa. tan imprudente. Al parecer. estaban ocupados por construcciones civiles que se opta por mantener. por la muralla norte. probablemente por simple presión demográfica debida a la inmigración. una paulatina repristinación del edificio a la época feudal. es el Proyecto de transformación de la Casa Castillo de Buñol en establecimiento municipal de Beneficencia que tampoco llegó a materializarse. para después rehabilitar las zonas despejadas de las murallas con mejor o peor fortuna. se han sucedido diversas intervenciones en el recinto. También se disponen pequeñas baterías en la torre mayor y en la albarrana. La torreta. sobre todo. De estos usos habidos en el siglo XIX quedan. que corona una cresta rocosa entre dos barrancos. dispositivos mejor adaptados a la guerra de peones armados con fusiles. del que sólo en la última campaña de excavaciones se ha podido obtener alguna noticia arqueológica. Hay razones para pensar que esta torre podría haber estado en servicio ya en época islámica y habría funcionado como almenara para vigilar el campo en la plataforma superior y hostigar a un posible atacante. continúa el proceso de adquisición y derribo de las viviendas y la progresiva restauración. Se ciegan las almenas y disponen aspilleras. La opción elegida. hasta extremos insalubres y peligrosos. Desde mediados del siglo XIX y con el trasfondo del proceso de reversión del señorío a la corona. preparada para instalar artillería en el siglo XIX. Año 2010 La escasa capacidad práctica que la fortaleza presenta para el control del paso de las Cabrillas y en definitiva de los caminos entre Valencia y la meseta castellana. ahora desaparecida. puede entenderse si admitimos que la plaza se considera indefendible ante un ataque serio. desmoches aparte. Desde los años 1960 y a razón de un proyecto por década. cuando la plaza de nuevo sea ocupada con fines militares durante diversos períodos. mediante compra o expropiación. que el conjunto no había sido adaptado progresivamente. Sobre todo. de la que resulta. ya casi deshabitado. porque se conoce abundante documentación entre la que destaca un poco frecuente plano que recoge con gran precisión de detalles el estado del edificio a mediados del siglo. también posiblemente el núcleo de la torre mayor por debajo del forro de sillares y quizá la torre almenara del Huerto del Castillo. a revertir la situación de precariedad de las viviendas. por otra parte.

y se mantienen en uso hasta fecha muy reciente y no está claro que este sistema fuera de época feudal. dispone de aljibe y almacenes. tampoco se aprecian indicios de que hubiera alguno de tipo móvil. El adarve dispone de merlones con ranguas para Restos de manteletes y cadahalso en la torre Mayor en una fotografía de principios del siglo XX. 01/2006. que serían indefendibles una vez superada la puerta por el asaltante. cristianos viejos. Existe la costumbre de denominar del homenaje a esta torre. abiertas a la plaza interior. La estrategia principal del programa defensivo consiste en la compartimentación del recinto: un primer foso. en realidad es todo este segundo recinto el que actúa como último reducto autónomo y bien aprovisionado. toda vez que la documentación prueba que los puentes se construyen en el siglo XVI. debido a diversos hundimientos de los que tenemos noticias al menos en 1910. Lo más curioso es que esta cortina está formada por tres auténticas bestorres. La defensa activa de este recinto estaba confiada a una torre albarrana que controlaba el vértice de la cresta y el acceso a la villa (?). el acceso se hace desde la azotea del palacio. por un lado. La pared occidental. defiende el lienzo norte por la vía más lógica y accesible. Glosario de arquitectura defensiva medieval. Ministerio de Defensa. Para la terminología técnica utilizamos como referencia. a una cámara con una ventana abierta al primer recinto. entre otros. una torre de flanqueo desaparecida hacia 1920 y la gran torre de sillería. al menos en el programa original. Es en realidad un recinto que puede defenderse de forma autónoma. Dispositivos similares y mejor conservados existen en parecidas circunstancias de defensa compartimentada. Sin embargo. En época feudal no hay más aberturas en este lienzo que algunas aspilleras en altura. apenas presentan aberturas. Habría funcionado entonces un esquema semejante al del castillo de Peracense (Sierra de Albarracín. completa la defensa de los dos flancos. amplio y excavado en la roca de lado a lado de la cresta. el libro de Luis de Mora-Figueroa (2006).se salvaba mediante un puente mixto: lo que parece indicar que el tramo final del tablero podía levantarse para impedir el paso simplemente tirando de una cuerda. las excavaciones arqueológicas no aportaron ningún elemento que avalara esta hipótesis y el contexto histórico muy bien documentado que justifica la disposición de aquel.REVIST nentemente o como reducto temporal en este espacio amurallado. rodeado de las murallas más altas y gruesas. sin ir más lejos en Torres Torres. no tiene ningún elemento paralelo ni comparable en la situación del señorío de Buñol durante la época de construcción del castillo. según algunos indicios --una pequeña polea de madera empotrada en una colisa sobre el arco-. y carece de cualquier abertura. [ 118 ] . Durante nuestras primeras intervenciones manejamos la idea de que este doble recinto podría deberse a la presencia de un núcleo de vecinos. y el derrumbe de la muralla por el opuesto. Aunque el actual puente no es el original. Como ya hemos dicho. en el que la torre destaca por dos razones: porque es desproporcionadamente alta. ahora al menos lo está. Esta llamativa disposición de doble recinto y con bestorres se entiende mejor si tenemos en cuenta que toda la defensa del primer recinto está concebida para ser dominada desde la torre maestra. con el que el de Buñol guarda semejanzas formales a veces llamativas. entre el primero y el segundo recinto se abre otro foso que. lo que se compensó con escarpas artificiales y una serie de entre cuatro y seis torres que permiten el flanqueo lateral. residencia e incluso huerto. es más irregular y de menos altura. sin embargo. este de 1707. hasta el punto que las defensas no presentan aquí ningún elemento de flanqueo lateral ni vertical y. al tiempo que una discreta ladronera y rastrillo u otro dispositivo similar protegen la puerta. lo que reforzaría en mucho el efecto de la compartimentación. El primer foso lo flanquean dos torres que dominan ambos extremos y permiten tirar sobre el puente. capilla. 3ª ed. La parte correspondiente al recinto principal no se ha conservado. bajo la que se asentaría el núcleo de población. Esta torre es el elemento más interesante y complejo del sistema defensivo de Buñol: el cuerpo inferior parece macizo. El recinto principal del castillo en época feudal alberga las dependencias señoriales. poderosas paredes verticales de toba calcárea proporcionan una excelente defensa natural que confluyen en el extremo SO. pero además también porque el derribo de la planta noble y la cubierta de la casa palacio. Centro de Publicaciones. en Sagunto o en Peñíscola. La pared oriental es más alta e impracticable. A ambos lados. mientras que este primer recinto está separado del recinto principal mediante otro foso. asentados perma- 2. La plaza de armas está escalonada. Teruel). donde una torre albarrana2. para poder observar el campo más allá de la loma de levante y batir de forma efectiva la plaza y las defensas del primer recinto. la hacen destacar mucho más de lo prudente.

vemos que en realidad todo el aparato sólo domina una hoya profunda y en gran parte escarpada e intransitable –el barranco de las Ventas– y la pequeña platea en que se asienta la población. Incluso Requena presenta un estado lamentable en comparación. un manganell o fonebol.Número 9. 3. Pero desde las alturas orientales. que es sobre lo castell…” cuyo emplazamiento concreto podría corresponder a la referencia más alejada. Pero los problemas defensivos de este castillo son de carácter más radical: A corta escala. entre la más lógica y próxima. poco acorde con los requerimientos de la misión que tradicionalmente se le asignaba. lo que unido a que se trata de una tecnología todavía en fase de experimentación. y el emplazamiento arqueológico del lugar “e quam fom a aquell lloch on solia haver dues torres. probablemente ya con un fonebol o manganell. tan frecuente en otras torres del mismo ámbito castellológico –Gilet. El cerro situado al norte y noroeste ya debía ser una preocupación en el programa original: con la muralla más grande y compleja situada de ese lado. el castillo parece coronar una cresta inaccesible y sería razonablemente fuerte para detener un ataque de los denominados de lanza y escudo. Los problemas El primer foso sólo puede ser batido con eficacia desde flanco izquierdo –la derecha del atacante. Montroy o la misma de Torres Torres– y tan necesario. sobre todo ballestas o arcabuces. Año 2010 manteletes. pero lo más interesante es la disposición de huecos próximos a las esquinas que perecen corresponder al sistema de soporte de un matacán de madera o quizá de todo un cuerpo de cubierta. adecuada para emplazar un fonebol3. El contraste con las dos fortalezas vecinas de Macastre y Chiva no puede ser más llamativo en ese sentido. Con todo este sistema y como el cerro se eleva progresivamente. y con la artillería de pólvora aumenta pronto el alcance. al menos en lo que toca a su magnífica conservación. en el punto en que ahora se sitúa el cuartel de la Guardia Civil. por lo que la defensa habría estado limitada. Desde el norte sería más difícil alcanzar el recinto principal y hasta aquí funciona bien el sistema de alejar los aproches. durante el sitio de Algeciras. conviva con otros sistemas más tradicionales durante mucho tiempo. El uso bélico de la pólvora se cita por primera vez en 1344. con una perspectiva sólo ligeramente más amplia. Sin embargo. como veremos. aunque disminuyan el calibre y peso de la munición. precisamente. Si consideramos la menor de estas distancias. En el siglo XIX se instaló en este punto una pequeña batería reforzando los parapetos. 4. y se difunde rápidamente por los ejércitos europeos. a la prematura obsolescencia de su sistema defensivo. principalmente porque se mantienen útiles como aparatos bélicos. El resultado es que el castillo está rodeado de lo que en la terminología del siglo XV se denominan padastros. se consigue que las mejores posiciones de ataque se sitúen a unos 80 metros de distancia de la muralla norte. en una aventura en la que por cierto participa el propio Rodrigo de Liçana. el dispositivo artillero de asedio utilizado desde las campañas de Jaime I hasta bien entrada la época de la artillería pirobalística y desde luego muy frecuente todavía en las campañas castellanas de mediados del XIV. como en todo el recinto. se domina cualquier punto del castillo casi con cualquier dispositivo artillero de tiro parabólico. y de difícil adaptación tecnológica. Capitol XLV y XLVI del Libro de La Conquista del Reino de Valencia. entre la cresta y el río Buñol. no existen indicios de manteletes o de matacanes. Libre dels Feyts. podemos deducir que se considera un padastro viable el situado al menos a la misma cota que el objetivo a batir y a una distancia de entre 130 y 230 metros4. En la Crónica del rey Jaime I se describe de forma indirecta la que en el siglo XIII se considera una posición Conclusión El castillo de Buñol es un buen ejemplo de arquitectura defensiva gótica. pero la plaza de armas parece muy limitada para asentar un sistema de artillería neurobalística. lo que es positivo porque el escudo se sostiene con más frecuencia con el brazo izquierdo–. Nuestra tesis es que todos estos edificios están arrasados porque se mantienen en servicio y sufren sucesivos ataques y actualizaciones hasta más allá de las guerras Carlistas. pero el flanqueo de las torres derecha y de la puerta son insuficientes. a armas de mano. uno de los mejores de la comunidad valenciana. casi inexistentes. [ 119 ] . Además. pero también Aledua. la puerta norte puede ser batida desde los altos donde ahora se asienta el barrio de Gila y desde otros puntos elevados. por evidente. y en este caso si que se conservan restos indicativos de un cadahalso. y aun todo el primer recinto y la almenara. todo parece destinado a distanciar al máximo los aproches del recinto principal y dificultar un posible campo enemigo. en el caso de Buñol. A partir del relato de las circunstancias previas a la toma de Cullera. por lo que tampoco parece posible un flanqueo vertical eficaz. que necesitaría de un muy potente dispositivo vertical para batirlo. Esta diferencia de 100 metros procede del desacuerdo entre los investigadores locales sobre el emplazamiento concreto de la posición real. derivada sobre todo de la incorrecta elección del emplazamiento. aunque la defensa del lienzo norte necesitaría de un buen número de peones para ser eficaz. Buenas noches y muchas gracias. y la disposición escalonada no mejora la falta de espacio. El objetivo de esta conferencia ha sido poner de manifiesto cuanto de este estado de conservación y estado prístino de la fortaleza de Buñol se debe. El segundo foso sólo se puede hostigar desde la torre. que ya hemos descrito.