You are on page 1of 2

Pontifica Universidad Javeriana Facultad de Ciencias Sociales Departamento de Estudios Culturales Estudios Culturales en América Latina Pregunta formulada

4 Sep 12 Jorge Enrique Charry García

¿Coinciden Freire, Cardoso y Faletto en su visión del papel que juegan y pueden jugar los grupos dominados y oprimidos en América Latina? De acuerdo a los dos textos correspondientes para esta sesión y teniendo en cuenta lo expuesto por cada uno de los autores; considero que si coinciden en lo que respecta a la visión del papel que juegan y pueden jugar los grupos dominados y oprimidos en América Latina, en tanto se menciona que el poder económico en América Latina significó un tipo de dominación social “en un modo particular de relación entre grupos y clases sociales” (Cardoso y Faletto 1977: 11); por tanto, socialmente esto implica una forma de dominación que se manifiesta por una serie de características en la manera en que un grupo (los opresores como son llamados por Freire) actúa y orienta a otros grupos (los oprimidos). Para Cardoso y Faletto existe una interrelación entre lo económico y lo social, ya que ellos intentan explicar tanto en la práctica como en la teoría como el proceso de industrialización en América Latina fue concebido como un “recurso complementario en un proceso de desarrollo” (1997:5), en el que se presentó una situación de dependencia, lo cual infirió en los modos de las relaciones estructurales que existía entre la economía colonial y la economía que en estos momentos históricos específicos se estaba conformando en América Latina, pero generando como resultado un tipo específico de relaciones entre las clases y grupos las cuales implicaba una situación de dominación, que tiempo después, con las declaraciones de independencia, se presentaron luchas 1 entre varios grupos incluyendo los locales para asegurar la apropiación de la tierra y el dominio de la mano de obra. No obstante, es preciso comprender el papel que juega el opresor en el que su valor máximo radica en “tener más y cada vez más” para de esta manera apropiarse de lo que él considera le es propio por derecho (ligado a la noción de superioridad-poder); y asumiendo que los oprimidos tienen menos y por tal razón pueden ejercer dominio total sobre ellos. Sin embargo, para Freire es clave la manera en que a través de la pedagogía el ser humano puede obtener su libertad 2 (desligarse de la relación “dominio” a la cual muchas veces “el estigma se incorpora” 3 ) en un diálogo crítico y
1

Puede entenderse las luchas, siguiendo a Freire, como formas de violencia, entendida como un proceso que pasa de una generación de opresores a otra, en el que el opresor adquiere una conciencia fuertemente posesiva tanto del mundo como de los hombres (1969: 39). 2 Para Freire, la libertad requiere que el individuo sea activo y responsable, no un esclavo ni una pieza bien alimentada de la máquina (1969: 48). 3 Es decir, se convence de su posición social, política y cultural, “termina por

42. comprometido. convencido a partir de él.49. Paulo. 5 . 1977. Dependencia y desarrollo en América Latina. en otras palabras “en una acción cultural para la libertad”. Bibliografía Cardoso. en la que exista un convencimiento sobre el deber de luchar por su liberación ejecutado por un liderazgo revolucionario.liberador. 24 . 1969. convencerse de su incapacidad” (1969: 43). Celso. pp. Buenos Aires: Siglo XXI. pp. . Capítulo I. Freire. Fernando y Faletto. En Pedagogía del oprimido. en búsqueda de una transformación con un carácter netamente pedagógico de la revolución.