You are on page 1of 1

Dr.

Kléver Silva Zaldumbide
Doctor en Medicina y Cirugía en la Universidad Central del Ecuador Especialización de dos años de postgrado en la República de China en ACUPUNTURA Y MOXIBUSTIÓN Encuentro estudiantil En el encuentro estudiantil provincial del libro leído “Rayos de luz sobre el pavimento” (escrito por Jéssica, mi hija cuando tan sólo tenía 16 años) realizado por la Dirección de Educación de Tungurahua y en el que participaron 24 estudiantes de distintos planteles educativos de nuestra provincia, pude constatar que es posible rescatar a la juventud si nosotros como padres no nos dejamos arrebatar a nuestros hijos por este absorbente y destructor sistema social impuesto por un poder casi invisible cuyo propósito es que sigamos fabricando una mayoría de incultos alborotadores, infractores, desadaptados para que traten de frenar o aislar a un minúsculo grupo de jóvenes libres, pioneros en potencia, llenos de talento y excelencia llamándoles lastimantemente “descolados sociales” por el hecho de no compartir los “chupes” irracionales, las farras desmedidas con abusos sexuales, la estupidez y la vulgaridad. Deformes criaturas sin control ni límites que discriminan y satanizan la creatividad y el ingenio tratando de hacerles sentir anormales castigándoles emocionalmente, monstruos que son producto de lo que esta “sociedad” nos vende y nos establece mediante el control y la masividad de los medios, y que por imitación, siguen el “patrón” y se estereotipan con actos vandálicos pero sintiendo por dentro mucha rebeldía e inconformidad. Pude constatar que si hay jóvenes que ven cosas que otros no pueden ver, que si te diagnostican de un desorden emocional, esa es la forma de esta pobre sociedad para negar su propia enfermedad, adolescentes de pensamiento irreprimible, con profunda y conmovedora visión hacia un camino mejor, de talentos infrautilizados y que nadie les ha dicho que estos son los rasgos compartidos por los más grandes pioneros y visionarios del cambio pues saben que en el corazón se encuentra el verdadero orden natural de la vida, la fuente de sus pasiones, la sabiduría, la genialidad, el entusiasmo, la intuición, el fuego espiritual llamado amor hacia sus semejantes, la gracia y la belleza no percibida por los ojos de la mayoría de la gente, el camino correcto que simplemente traen consigo desde sus entrañas o por propia voluntad de sus almas y que esta manipuladora sociedad pide ignorarlos, censurarlos, frustrarlos o castigarlos infamemente para que prevalezca la ignorancia y el caos juvenil secuestrando sus cerebros en la mediocridad y los vicios requisitos indispensables para mantenernos sometidos y controlados en esta “programación social” bajo el consumismo y la pobreza con juegos y “diversiones” planificados para mantener fijaciones enfermizas de imitación y así auspiciar la baja autoestima con la perfecta belleza inalcanzable, la anorexia-bulimia con modelos estereotipados para distorsionar nuestra autoimagen, el contagio de la violencia, el ausentismo casi total de los padres en su hogar con la esclavitud voluntaria laboral y muchas más sutiles formas de esclavitud humana. Felicito a los organizadores del evento ya que éste es un modo de desvertebrar el psicoterrorismo de las convenciones sociales sometedoras que a la juventud le ha convertido en una gigantesca rueda de ratones de laboratorio sin sentido, reforzándoles sólo la auto-culpabilidad de su desgracia por causa de la insuficiencia de sus capacidades, o de sus esfuerzos, invalidándoles y generándoles inseguridad de sí mismos, cuya consecuencia es la inhibición de acciones positivas y, sin acciones, no habrá cambios.

MEDICO ACUPUNTURISTA