You are on page 1of 2

Una persona de elevadas y excepcionales facultades mentales obligada a ejercer una profesión meramente útil es como un valioso jarrón

decorado con la pintura más bella y luego usado como vasija de cocina. CAPÍTULO 14 1807. De cómo Arthur Schopenhauer casi se hace comerciante El gran viaje de la familia Schopenhauer concluyó en 1804 y, apesadumbrado, Arthur , de dieciséis años, cumplió la palabra empeñada con su padre iniciando el aprendizaje d e siete años con el senador Jenisch, eminente hombre de negocios de Hamburgo. En u na suerte de doble vida, Arthur cumplía con todas sus tareas cotidianas de aprendi z pero en forma encubierta usaba todo momento libre para estudiar las grandes id eas de la historia intelectual. No obstante, había internalizado tanto a su padre, que esos momentos robados lo llenaban de remordimiento. Nueve meses más tarde, ocurrió un suceso abrumador que marcó para siempre la vida de A rthur. Si bien Heinrich Schopenhauer tenía sólo sesenta y cinco años, su salud se había deteriorado aceleradamente: presentaba una coloración amarillenta, estaba fatigado , deprimido y perdido, al punto de no reconocer, a veces, a los viejos conocidos . El veinte de abril de 1805 se las arregló, pese a su debilidad, para viajar a su depósito de Hamburgo, subir lentamente hasta el piso superior del granero y arroj arse desde la ventana al Canal de Hamburgo. Horas más tarde, su cuerpo fue hallado flotando en el agua helada. Todo suicidio deja una estela de conmoción, culpa e ira en los sobrevivientes y Ar thur experimentó todos estos sentimientos. Imagínense la complejidad de sensaciones que debe de haber experimentado. El amor por su padre se tradujo en intensa pena y pérdida. Su resentimiento hacia él-más tarde se refirió con frecuencia a cuánto padeció p or la excesiva dureza paterna- tenía que ver con el remordimiento. Y la maravillos a oportunidad para liberarse debe de haber producido una enorme culpa: Arthur se dio cuenta de que el padre siempre le habría obstaculizado el camino para convert irse en filósofo. En este sentido, cabe recordar a otros dos grandes filósofos moral es librepensadores, Nietzche y Sartre, que perdieron a su padre a temprana edad. ¿Podría Nietzche haberse convertido en el Anticristo si su padre, ministro luterano , no hubiera fallecido cuando él era Irvin D. Yalom Un Año Con Schopenhauer - 93 niño? Y en su autobiografía, Sartre expresa alivio al no verse agobiado por tener qu e buscar la aprobación de su padre. Otros, como Kierkegaard y Kafka, no fueron tan afortunados: toda su vida se sintieron oprimidos por el peso de la opinión patern a. Si bien la obra de Arthur Schopenhauer contiene un enorme espectro de ideas, tem as, curiosidades históricas y científicas, nociones y opiniones, sólo hay en ella un p ar de fragmentos emotivos de carácter personal, y ambos se relacionan con Heinrich Schopenhauer. En uno de ellos, Arthur manifiesta orgullo de que su padre hubier a reconocido que se dedicaba al comercio para ganar dinero, y contrapone la fran queza de su padre a la duplicidad de muchos de sus colegas filósofos (en especial, Hegel y Fichte) que tratan de alcanzar la riqueza, el poder y la fama mientras simulan trabajar por la humanidad. A la edad de sesenta años, tuvo la intención de dedicar sus obras completas a la mem oria de su padre. Elaboró y reelaboró el texto de su dedicatoria, que al final jamás f ue publicada. Una de las versiones comenzaba así: "Noble, excelente espíritu a quien le debo todo lo que soy y todo lo que logro... todo aquel que halle en mi obra alguna clase de alegría, consuelo, instrucción, que oiga su nombre y sepa que, si He inrich Schopenhauer no hubiese sido el hombre que fue, Arthur Schopenhauer habría perecido cien veces". La fuerza de la lealtad filial de Arthur continúa siendo motivo de desconcierto, d ada la falta total de demostración de afecto de Heinrich para con su hijo. Sus car tas a Arthur se hallan repletas de críticas: por ejemplo, "Bailar y andar a caball o no contribuyen al sostén económico de un comerciante cuyas cartas deben leerse y, por lo tanto, deben estar bien escritas. En ocasiones descubro que las mayúsculas de tu letra siguen siendo verdaderas monstruosidades". O bien: "No tengas una jo

en cuestión de meses se había creado una extraordina ria nueva vida: estableció el salón más animado de Weimar y trabó una profunda amistad c on Goethe y muchos otros escritores y pintores importantes. Se jactaba ante Arthur: "Siempre elegiré la opción más apasionante. primero como exitosa autora de diarios de viaje. liberó a Arthur de su esclavitud . Piensa en mi elección de residencia: en luga r de volver a mi ciudad natal. a reencontrarme con amigos y parientes. enseguida lo toma por sastre o zapatero". si en un comedor uno avista a una per sona encorvada. Acerca de su decisión. En su última carta. escribió: "Continué desempeñando mi función con mi tutor. liquidó la venerable empresa familiar y abandonó Hamburgo. Con la velocidad de un torbellino modif icó por completo su vida. Johanna Schopen hauer llegó a ser una novelista de renombre. sabía que podría lo grar grandes cosas y. Durante la década siguiente. Con extrema confianza en sus habilidades sociales. Arthur era digno hijo de su padre. y sólo ella. vendió la mansión Schopenhauer. en parte debido a que mi excesivo dolor había tronchado la energía de mi espíritu. su madre le escribió: "Conozco a la perfe cción cuán poco sentido juvenil de la alegría y la gran propensión a cavilar melancólicame nte que has recibido como triste herencia de tu padre". como lo h abría hecho cualquier otra mujer en mi situación. elegí Weimar. incursionó en la ficción y escribió una serie de novelas románticas . resuelta". se publicaron las obras complet as de Johanna en una edición de veinte volúmenes. de hecho. que queda espantoso. ¿Por qué Weimar? Johanna era ambiciosa y ansiaba estar cerca del epicentro de la cul tura alemana. la Danielle Steele de la Alemania dec imonónica..suele presentar a Johanna como narcisista y despreocupada. Pronto comenzó una car rera. y durante décadas a Arthur se lo conoció exclusivamente como "el hijo de Jo hanna Schopenhauer". Además. luego. Pasados unos meses de viudez. no cabe d uda de que ella.94 continuar como aprendiz aunque detestara el mundo del comercio? Finalmente decid ió hacer lo que habría hecho su padre: cumplir con su palabra. parecido a él no sólo en lo físico sino también en el temperamento. a i nstancias de Goethe. A fines de la década de 1820. s eñaló: "Tu carácter es radicalmente distinto del mío: tú eres indeciso por naturaleza. donde narraba el recorrid o de la familia Schopenhauer por Europa y un viaje al sur de Francia. y la primera alemana e n ganarse el sustento como escritora. Aunque la historia -basándose en gran medida en la mordaz crítica que Arthur le hacía a la madre. pues prefieren soportar un breve lapso de dolor antes q ue parecer contrahechos durante toda la vida".roba en la espalda. Eso es lo que han hecho l os hijos de los príncipes. y en parte p orque me habría remordido la conciencia contrariar la decisión de mi padre a tan poc o tiempo de su muerte".. yo soy demasiado expeditiva. te aconsejo que les pidas a todos los que estén contigo que te propinen un golpe cada vez que noten que te has olvidado de este importante aspecto. que era prácticamente de sconocido para mí". Hein rich aleccionó a su hijo: "En lo que atañe a caminar y sentarse erguido. Fue una de las primeras mujeres auténticamente liberadas. En una carta que le escribió a su hijo de diecisiete años. Cuando tenía diecisiete años. su madre no tuvo tales inclinaciones. Arthur heredó de su padre el profundo sentido de integridad que jugó un papel decisivo en el dilema con que se enfrentó tras la muerte de aquél: ¿Debía Irvin D. Si Arthur se sintió inmovilizado y moralmente obligado tras el suicidio de su padr e. Yalom Un Año Con Schopenhauer .