You are on page 1of 3

ÁREA DE FILOSOFÍA TEÓRICA

3.2: Desarrollo de una explicación de la “paradoja del tercer hombre” sobre la base del pasaje del Parménides de Platón [Plat., Parm.,132 d-133 a] Maubert Ávila

---------La “paradoja del tercer hombre” contenida en el Parménides de Platón debe su nombre a Aristóteles, quien rescatará posteriormente el argumento para criticar sobre su base al maestro. Debe consignarse sin embargo que evidentemente el argumento crítico de la concepción platónica fue destacado explícitamente por el propio Platón en este diálogo de vejez, actitud que entraña una honestidad intelectual y moral admirables en el conductor de la Academia de los jardines atenienses. Si bien existen dos pasajes en la obra considerada en los cuales se hace referencia expresa al argumento en cuestión, nos habremos de concentrar en su segunda formulación, sin olvidar los contenidos de la primera. Antes de abordar propiamente el argumento del “tercer hombre”, corresponde realizar una sucinta referencia al sistema filosófico platónico, de cuyas consecuencias de apariencia lógica, una parece serlo la propia paradoja. En la concepción de Platón, el Mundo de las Ideas o Formas es por principio el mundo de la verdadera realidad. Se caracteriza por la perfección, eternidad, incorruptubilidad e inmutabilidad de todos sus componentes. Al mismo tiempo, las Ideas existen en los marcos de una jerarquía precisa, y en la cima de tal escala se halla la Idea de Bien, de tal modo que le confiere cierto aire religioso a tal concepción, si nos atenemos a ciertas insinuaciones dispersas en algunos de los textos platónicos. A la Idea de Bien la secundan las Ideas de Belleza y Verdad, y tras ellas otras tales como las de Unidad y Multiplicidad, Ser y No Ser. Por debajo ocuparán su sitial las Ideas Matemáticas, y en retaguardia el resto de las Ideas, conjunto constituido por todas cuantas consten de valores estéticos y morales positivos. Entonces, Platón no halla lugar en El Mundo Inteligible para las ideas negativas ni para otras de valor a su criterio desdeñables. Por el contrario, el mundo de las cosas, el mundo natural que percibimos directamente y en primera instancia, el que ha sido generado por el Demiurgo inspirado en las Ideas del Mundo Ideal, ése que se presenta como el más auténtico posible, inversamente, aquel mundo material no es finalmente más que una creación, una copia desvaída, finita, limitada, cambiante e imperfecta de las Ideas modélicas. El hombre posee un doble carácter, es en sí una dualidad; tal como el mundo se divide en el Mundo auténtico de las Ideas y en su calco incompleto e

naturalmente podrían agruparse conformando un mismo conjunto. expresado en una nueva Forma (F‟‟‟). como dijimos. vemos que Platón sostiene que las cosas del mundo (“mundo” con minúscula). a su vez y necesariamente puede integrar un nuevo conjunto de segundo grado. En conclusión: la aceptación de la condición de semejanza entre Formas y cosas y la participación de estas últimas en las primeras por esa vía que lo posibilita. y que por alguna razón en algún momento pudo haber estado integrada al Mundo Verdadero. si c=F => F=c. Lo dice claramente Sócrates en el pasaje del Parménides que nos ocupa: “la participación misma que ellas [las cosas imperfectas] tienen de las Formas no consiste. Ésa es. es decir participar por esta única vía de las Ideas o Formas que imitan.” El núcleo duro del argumento paradojal del tercer hombre consiste en lo siguiente: dado que –como acabamos de ver. también es cierto que ello constituye la ocasión buscada por el autor ateniense para responder críticamente a la crítica de que fue objeto su concepción. y así. de modo tal que en este caso. de la cual hay al menos uno de sus componentes que comparte cualidades de eternidad y otras tales que asimilan esa porción al Mundo de las Ideas.las cosas materiales participan asemejándose a las Formas Ideales. Por esta razón fundamental. la esencia del argumento. por otra parte también lo integra contradictoriamente y en tensión un alma inmaterial. es que conocer aspectos del Mundo Ideal consistirá esencialmente en recordar. se constituiría en una demostración mediante tal recurso. llevaría a un absurdo. y „c‟ las cosas. asemejarse. habiendo pasado luego a habitar sucesivamente diversos cuerpos en este mundo de segundo nivel. junto a las Ideas Abstractas. a su vez representable por una nueva Forma (F‟‟) por obra de su semejanza.imperfecto: si por un lado el ser humano posee un cuerpo perecedero e imperfecto. . despejando trabajosamente. en resumidas cuentas.que no podemos formar conjuntos internamente coherentes entre cosas materiales. todos los elementos del conjunto participan a la vez de una y la misma Forma. las tinieblas y sombras de este mundo que refleja sombría e insuficientemente al Mundo Inteligible. Y si es cierto que al incorporar la crítica parmenideana en su obra demuestra. Por lo expuesto. elementos concretos del mundo imperfecto y perecedero. común a todos los elementos del conjunto y representativa por fuerza del conjunto de semejantes. en virtud de su condición de copias. fatigadamente. Platón considera –cosa bastante razonable. por más que insuficientes logran parecerse. cierto grado integridad intelectiva y moral de parte de Platón. que a su turno quedará incorporada a un conjunto mayor. en la misma medida en que ambas. Esa forma de segundo nivel (F‟). la recíproca debería ser cierta: siendo „F‟ las Formas. sino en estar hechas a imagen de las Formas. Formas (F) y cosas (c) tienen cualidades similares. iteradamente y sin cesar… ad infinitum. Por tanto. Y la respuesta no se hace esperar. de tercer grado.

de Juventud. y esto sea afirmado independientemente de otros aspectos de la doctrina platónica.---------- . probablemente menos resistentes a la crítica. por principio finita.que por ejemplo. no es cierto que la Idea eterna -sin principio ni fin. si bien existen imitaciones insuficientes de la Juventud en algunas cosas. perfectas e inmutables. Parecería -la referida. que no está en su esencia. efímera y mutable .una argumentación de peso y definitiva para dar cuenta de la “Paradoja del tercer hombre”.eternas. Porque no es cierto -dice. ésa es una cualidad que no posee. pueda ser algo “joven”.