Bioética, una breve apología.

Según algunos estudiosos de la materia esta disciplina nació aproximadamente hace treinta años. Surge en un contexto social marcado por los avances tecnológicos y un replanteo de los conceptos humanistas alrededor de la idea del hombre, su papel y su dignidad como ente. La mayoría de los códigos de bioética existentes están basados en textos que son resultado de acontecimientos como el experimento de Tuskegee o lo ocurrido durante el régimen nazi. Son momentos en los que la humanidad tuvo la necesidad de replantearse a si misma sobre la relación de los conceptos de ser humano con estos avances tecnológicos. Estas reflexiones entre los conceptos de ciencia y vida, resultado de la actualización de los códigos de bioética resultantes de los escritos antes mencionados, son arquetipos de las teorías de bioética y ética médica actuales. De lo anterior se desprende que algunos autores, como Sádaba (2004), partan de una idea de bioética como la conjunción de la “vida” (bios) y la reflexión moral o idea del bien (ethos). Otros pensadores, como Llano Escobar (2001), darán un paso adelante y postularán como objeto formal de esta nueva disciplina, la necesidad de elaborar un puente o dialogo entre los saberes científicos en torno a la vida y los saberes humanistas centrados en la ética. Otro hecho, no tan negativo, que resalta la importancia de la nueva disciplina es la tendencia tecnificada de algunos momentos cruciales de la vida como lo son el alumbramiento y la muerte. Los servicios de salud se tornan cada vez más científicos, técnicos, burocráticos y costosos; lo cual hace que se vuelvan en algunos casos deshumanizantes. Lo cual suscita polémicas argumentaciones alrededor de la ética médica en casos como eutanasia y eugenesia. Un último hecho que podemos mencionar, para resaltar la importancia de la bioética, viene ya del lado de los conceptos humanistas: la relación de la tecnología con el concepto de hombre. Particularmente Broncano (2000), especialista en filosofía de la tecnología, problematiza las dicotomías de los conceptos de hombre y cyborg. Puesto que el hombre, como animal inerme, ante la naturaleza que lo rodea, apoyándose en los avances de la ciencia ha devenido en algo “diferente”.

Por lo cual no pueden. el termino bioética para poder enfatizar los dos principales componentes de esta “sabiduría”: conocimientos biológicos y valores humanistas que generen un conocimiento del conocimiento y un conocimiento de como usar el conocimiento.En una línea paralela al fragmento del pensamiento de Broncano. necesitamos saber primero cuales son los problemas de la medicina y la biología que suscitan preguntas éticas y necesitan respuestas éticas. solo complejas totalidades. aislarse las dimensiones puramente éticas sin tener en cuenta las dimensiones legales. Un primer . Cuando nos preguntamos cuál podría ser el lugar de la bioética. Tratar de integrar los principios reduccionistas y mecanicistas con los principios holísticos. psicológicas y sociales. Van Rensselaer. es tarea de la bioética examinar la naturaleza del conocimiento humano y sus limitaciones. siguiendo un proceso dialectico en la medida que se reconstruyen los paradigmas kuhnianos. Acorde con esta línea. Atendiendo a la idea de que en la realidad y en la práctica no hay particularidades. también. Desde el aspecto de la complejidad es que debemos tener en cuenta el hecho de que la bioética es un campo interdisciplinario. Establece un proceso de dos momentos: acumular conocimiento y técnica. Esta debe ser construida sobre el conocimiento de la ciencia biológica y ampliada más allá de sus fronteras tradicionales para incluir los elementos más esenciales de las ciencias sociales y humanidades. y no deben. políticas. es necesario delimitar los alcances de la primera antes de relacionarla con las demás. no estaba menospreciando la constante especialización de la biología. Van Rensselaer (1970) señala que el conocimiento de la nueva disciplina como “la ciencia de la supervivencia”: “La humanidad tiene la necesidad urgente de una nueva sabiduría para la supervivencia del hombre y para el mejoramiento de la calidad de vida. sino que busca una reconciliación entre las partes y el todo. Y para establecer críticamente las relaciones entre una dimensión y otras. Este concepto de sabiduría como una guía para la acción podría ser llamado: “La ciencia de la supervivencia”.” Propone. Puesto que el catalogo de temas es amplio me limitare a enunciar dos momentos cruciales en la vida humana que se han visto alteradas por la medicina actual y los avances tecnológicos: el alumbramiento y la muerte. y otro es trabajar con la aplicación de ese conocimiento.

atendiendo a las dificultades de aplicar principios abstractos a hechos concretos. la economía o la política. Este primer intento de la ética basada en principios resulto atractivo por varias razones. sociales o legales. La ética tendrá siempre la obligación de exigir razones y justificaciones de los principios derivados de la experiencia y de la tradición de pensamiento de la cual forma parte. políticos. qué conceptos están implicados en cada uno. Surge entonces la necesidad de buscar corrientes de pensamiento abarcantes.trabajo del eticista es simplemente el de señalar y definir los problemas morales. Unos principios que pretenden ser punto de partida metafísico y epistemológico. Una segunda labor sería precisar una metodología para abordarlos. tres aspectos. la subjetividad que puede haber sin no hay un ordenamiento jerárquico de los mismos principios y la falta de un principio que determine si lo que prevalece es lo apropiado. en constante evolución y adaptación. desde el principio. que autores como Childress y Beauchamp. Se afirma que existen deberes que reconocemos a primera vista. Y un tercer aspecto sería el de indicar los pasos que deben seguirse en la toma de decisiones. en primer lugar reduce la vaguedad y subjetividad. ante el peligro de confundir la ética con el derecho. Sin embargo es posible apreciar las limitaciones de este modelo. los cuales afectan principalmente a la medicina y a la asistencia sanitaria. Y en tercer lugar se sitúa la consideración de una ética dialéctica. . El otro se refiere a algún tipo de acuerdo que nos sirva para ir resolviendo los problemas prácticos. Uno hace referencia a la fundamentación general y universal de la bioética. La primera de estas corrientes fue el intuicionismo que fundamentaba varias corrientes filosóficas surgidas del siglo pasado. teológicos. una buena metodología debe tener en cuenta la naturaleza interdisciplinaria del problema y no aislar ninguno de los elementos filosóficos. beneficencia. que tenga relación directa con los diferentes discursos alrededor del concepto de naturaleza humana. autonomía y justicia. resumieron en cuatro: no maleficencia. En el camino a la mejor fundamentación de la bioética conviene distinguir.

¿cuál sería entonces una adecuada fundamentación de la bioética que fuera más abarcante? De todas las justificaciones morales. Y como varios de los autores toman por punto de partida de su discurso la noción de naturaleza humana y consecuentemente la idea de dignidad humana. Ya sea a través de los principios establecidos en el juramento hipocrático. resalta la noción de dignidad humana. Esa ética establece relaciones internas entre todos los individuos. (Principalmente entre los países anglosajones y el resto de Europa).La “gramática” propuesta por Childress y Beauchamp resulta insuficiente. Sádaba. Sin embargo. siguiendo la línea conceptual de entender la bioética como una actividad del hombre y como tal es necesario hablar sobre el concepto de hombre y varios otros conceptos alrededor de la bioética. Son cuestiones que le son aplicables a cualquier sistema. como miembro de una sociedad de la que es participe y que goza con los bienes de todos y sufre con sus males. pues lo que hace es únicamente recordarnos lo que en nuestra sociedad consideramos como conceptos de máxima importancia. lo cual presupone una conciencia moral y sentido colectivo del individuo. es una idea fundamental y necesaria en el sistema que plantea este autor la noción de que el ideal moral aún sigue funcionando como el ideal moral al cual debe aspirar la humanidad. incluso deja abierta la idea de jerarquizar esos cuatro principios que ha suscitado varios discursos con inclinaciones sobre uno u otro. Lo que nos es permisivo rescatar de esta breve problematización en torno al tema de la importancia y el papel de la bioética son dos cosas. Estos autores están aportando algunas herramientas para fundamentar la disciplina de la bioética en el segundo plano de los antes mencionados. el primero es la posibilidad de caer en un dogmatismo. ciencia y humanidades. para la construcción de una ética que otorgue un reconocimiento a todos los individuos como sujetos de derechos. El autor esta planteando una construcción de uno mismo al unísono con los demás. No da el paso sobre que conducta moral es preferible. que no es posible instrumentalizarse. el segundo es la amenaza constante del relativismo. . puesto que nunca llegaremos a una verdad absoluta la cual no sea necesario replantearse conforme la sociedad y la tecnología cambien. La necesidad de establecer un puente entre los conceptos de tecnología. Lo cual presupone que nadie es un objeto más. El mismo Sádaba reconoce algunas de las objeciones que se le pueden presentar a su sistema bioético.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful