Gilbert Lely

:

Cuadro de la objetividad en Sade (*)

en páginas en las que paradógicamente. estudioso de la más importante de las psiconeurosis. generoso y sensible. un nuevo malestar se hace sentir alrededor de su obra. por primera vez. debilidad mental y fantochada de expresión. tales son. han contribuido prácticamente. cuando después de un siglo de ignorancia la justicia parece serle rendida gracias a la obs-tinación de un hombre heroico. con relación a Sade. tal como Maurice Heine lo había trazado en grandes líneas de manera defini-tiva. algunos de estos ensayos. más que nada de la primera de esas tres . repulsa enfermiza de considerar las cosas a la luz de lo esencial. sea por su inadecuación. a saber: el carácter objetivo y sistemático de la descripción que nos ha dado. en otra parte sino en su vida y en su celebridad póstuma. En fin. reconocer de manera tan insistente la gestión sarcástica del Ángel de lo Bizarro? Emparentado con la raza de los reyes. aunque muchas circunstancias de su historia lo designan como particularmente humano. y. tal vez. se consume durante treinta años en las cárceles de tres regímenes. proceden de una erudición improvisada o bien de aquélla inanidad trivial que no duda jamás en instalar sus pudrideros en medio de los sueños más límpidos. la forma irreductible de su ateísmo. en razón del clima confusionista en que se sitúan en la actualidad la mayoría de sus críticos. En cuanto a la mayoría de los otros. por primera vez. Parece ser en efecto que los ensayos de desigual valor consagrados últimamente al marqués de Sade. más allá del sentido de las palabras. ignorancia de las leyes elementales de la psicopatología. Pensamos que este trabajo tiene por objeto justificar el llamado puro y simple de tres nociones fundamentales –amenazadas de amortajamiento– que presiden el conocimiento de la obra del marqués. volubilidad metafísica. total o parcial. No obstante que algunos de esos ensayos –y pienso sobre todo en el admirable libro de Pierre Kossowski en el cual se asiste. no se permite por su nacimiento. sea por su bajeza. en una época de jerarquías. Aquí trataré de rendir cuenta. decía. se ve identificado a los monstruos de los cuales ha trazado la genial descripción. Dictadura de la inclinación personal. en el puro ritmo de su discurso. y finalmente esa exaltación permanente de la libertad del hombre. a la búsqueda del contenido latente de la obra de Sade. a oscurecer el problema del autor de las 120 Jornadas de Sodoma. del fenómeno algolágnico. arquetipo del deseo. ningún margen de libertad. a pesar de los malentendidos a que pudieran conducir. superposición de la obra y del escritor. ninguna consideración singular. los aspectos de la crítica al cabo de dos años aproximadamente. que parece incluso transparentarse. el espíritu cristiano no deja de fecundar una profunda investigación psicoanalítica–. son los testimonios de una elevación del pensamiento a la cual se debe rendir homenaje.¿Qué destino puede ser comparado con el de Sa-de? ¿Dónde nos ha sido dado.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful