Lunes, 24 junio 2013 INGENIERÍA

Leer pergaminos sin ni siquiera desenrollarlos
Enviar por email
Me gusta 150 2

Una tecnología pionera de rayos X está haciendo posible leer documentos históricos enrollados muy frágiles por vez primera en siglos. Los viejos pergaminos frecuentemente se encuentran muy resecados, con riesgo de quebrarse y reducirse a pedazos ante cualquier intento de desenrollarlos o desplegarlos físicamente. La nueva tecnología, sin embargo, elimina la necesidad de hacerlo, al permitir que el pergamino se despliegue o desenrolle "virtualmente" y el contenido pueda verse en una pantalla de ordenador. La técnica ha sido desarrollada en la Universidad de Cardiff y en la Universidad Queen Mary de Londres, con financiación del Consejo de Investigación en Ingeniería y Ciencias Físicas (EPSRC), las tres instituciones en el Reino Unido. Este avance tecnológico permitirá que los historiadores accedan a fuentes escritas que antes resultaba imposible utilizar, y de este modo se logrará dar una nueva y reveladora mirada a hechos del pasado. Ninguna otra técnica desarrollada en el mundo había permitido hacer genuinamente legibles a los textos aprisionados en pergaminos históricos que no se pueden desenrollar ni desplegar.

creando imágenes a partir de una serie de “rodajas” captadas por rayos X a través del pergamino.El equipo de Graham Davis y Tim Wess ha logrado demostrar la validez de la nueva técnica en un pergamino del siglo XIX. esta técnica funciona escaneando el pergamino con rayos X para detectar la presencia del hierro contenido en la tinta más comúnmente utilizada en Europa entre los siglos XII y XIX. En un enfoque completamente innovador para resolver el problema descrito. Usando un método llamado microtomografía. se construye un “mapa” tridimensional que revela la posición exacta de la tinta. .

Un programa avanzado. especialmente desarrollado por este equipo. combina los datos obtenidos con información acerca del modo en que está enrollado o plegado el pergamino. Esto significa que la tinta se puede diferenciar muy bien del fondo del pergamino. y debido a ello el texto acaba siendo perfectamente legible. y calcula con precisión dónde se sitúa la tinta en el original. La diferencia clave entre el nuevo método y otras técnicas desarrolladas previamente para leer documentos históricos que no podían ser abiertos es la resolución de alto contraste sin precedentes que permite distinguir entre la tinta y el pergamino. . Se puede producir entonces una imagen del documento tal como se vería si pudiera desenrollarse o desplegarse.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful