You are on page 1of 6

LA PRENSA ESCRITA

LA PRENSA ESCRITA

La prensa escrita es uno de los medios de comunicación que, desde tiempos remotos, satisface una de las necesidades humanas y sociales más características: la de conocer y saber lo que sucede en el mundo cercano y lejano. De ahí que su función primordial sea informar. Además, puede entretener y, por último, orientar y fomentar en el lector una opinión.

La prensa escrita se caracteriza por los distintos géneros periodísticos o formas que adoptan las diversas informaciones. Las características de los estilos informativos son. CLARIDAD: es la manera directa de presentar las noticias, sin embalajes ni rodeos. Se deben excluir expresiones ambiguas o un lenguaje técnico o especializado. CONCISIÓN: el discurso oral o escrito debe expresarse con términos precisos y de manera reducida, evitando la redundancia. OBJETIVIDAD: esta cualidad implica un estilo imparcial, desapasionado, independiente. Predominio del hecho por sobre la percepción individual del sujeto. Deben exponerse los hechos en tercera persona, excluyéndose los juicios personales. LA NOTICIA: es el género periodístico por excelencia y la base de todos los otros. En ella se informa, con el menor número de palabras posibles, de lo fundamental de un hecho o de una situación. EL REPORTAJE: es una narración ampliada exhaustiva y documentada (objetiva) de un suceso. Se complementa con la fotografía para hacer más comprensible el mensaje. Expone, detalladamente, descripciones de lugares, personas y hechos.

LA PRENSA ESCRITA

CONTRASTES CON OTROS MEDIOS MASIVOS DE COMUNICACIÓN Televisión Por interés humano Es obvio: la TV ha cambiado los esquemas de la prensa escrita. ¿Hay excepciones?. La TV y el fuerte desarrollo del periodismo televisivo han agravado el caso de la prensa escrita. Mientras que la tendencia de un periódico a volverse magazín es lenta, la de la TV, es rapidísima. Esta evolución hacia su propia naturaleza el espectáculo le llegó de dos modos: uno, en la manera como los noticieros de TV juntan las noticias: empiezan con una noticia trágica y terminan con una noticia ligera y buena. Ese proceso explica por qué les interesan las noticias simples, espectaculares y atractivas. Prensa digital Todos sabemos que uno de los debates que más salpica desde hace bastante tiempo a la profesión periodística es el de la prensa escrita frente a la prensa digital. Se comenta que de aquí a unos pocos años los periódicos, en su edición impresa, acabarán desapareciendo a causa del gran empuje al que están siendo sometidos por internet. En ello tenemos mucha culpa las generaciones jóvenes, ya que somos los primeros que preferimos quedarnos en casa, abrir el portátil y acceder a los portales web de cada medio en vez de salir a la calle y comprar el periódico. Es verdad que internet cuenta con muchas ventajas entre las que se encuentran la rapidez de información, una mayor comodidad y, sobre todo en estos tiempos, la gratuidad, aunque esto último sea tan solo pasajero debido a que cuando internet se convierta en uno de los pocos recursos para obtener información, comenzará a costar lo mismo que un ejemplar de papel. Sabemos que el ritmo de la prensa escrita es más lento que el digital, y esa circunstancia posibilita al redactor de un artículo y al editor del periódico matizar opiniones, acumular datos, profundizar y ordenar la información más que en ningún otro sitio. Internet Informarse a través del internet es una tendencia que va a la alza en el país con respecto a los medios de comunicación tradicionales de la prensa escrita y la radio, según se muestra en el estudio "Consumo de Medios en México este 2013 Muchos lectores optan por la comodidad de ojear sus periódicos preferidos en Internet y, principalmente, desde su puesto de trabajo. «Sí, yo sólo compro el periódico los domingos, porque el resto de la semana no tengo tiempo y cuando encuentro un hueco leo todo lo que me interesa en Internet. Es muy cómodo»... Esta respuesta se escucha con frecuencia, y no precisamente a gente poco cualificada o con pocas miras. Más bien todo lo contrario.

LA PRENSA ESCRITA

OPINIÓN CON ARGUMENTO La manifestación más clara y conocida de la prensa escrita es el periódico, que es un medio masivo de comunicación, pues una infinidad de lectores pueden acceder al mensaje o a la información contenida en las líneas de un diario. El público que lee un periódico puede ser muy diverso entre sí, dependiendo de sus características e intereses. Según la historia, el periódico impreso en papel se impuso desde hace tres siglos, siendo el principal medio informativo de todos los tiempos, aún con la llegada de la televisión, ya que las personas siguen optando por la lectura de los diarios, la que complementan con la prensa audiovisual. Sin embargo, con la llegada de la tecnología, hay un público que lee los periódicos vía internet, lo que sigue manteniendo vigente al periódico, aunque se ha modificado la forma en que se adquiere.

El periódico cumple la función de informar, siendo ella su labor principal. Como segunda función se encuentra la de formar opinión en los receptores, quienes tendrán su punto de vista acerca de los temas tratados en el diario.

Por otra parte, el periódico tiene una característica importante y es que posee un valor comercial, pues responde a un producto de mercado; esto es, que el diario es un artículo que se vende al público y se expenderá en más o menos cantidad según las preferencias de los receptores. Por esta razón, los periódicos están orientados a un cierto tipo de público, aún cuando contengan las mismas noticias o informaciones, con la finalidad de ser adquiridos por este tipo social determinado, que comprará un diario específico, de acuerdo a sus intereses y cercanía con el lenguaje del mismo o el modo en que se tratan las noticias en un determinado medio.

La prensa escrita contiene diferentes géneros periodísticos, que son diversas formas que van adquiriendo las informaciones; desde esta visión, es posible identificar dos géneros: el informativo y el de formar opinión o contribuir a ello. Ambos géneros se imbrican, se mezclan entre sí, dando origen a un nuevo género, asociado a la contemporaneidad, que es la forma interpretativa, que busca explicar las noticias, por medio de un análisis.

LA PRENSA ESCRITA

HISTORIA EN MÉXICO DE LA PRENSA ESCRITA Las bases del periodismo en nuestro país se remontan a la época colonial, en el siglo XVI, cuando circularon por las calles de la capital de la Nueva España los famosos pregoneros, que a pulmón abierto gritaban en plazas públicas o sitios de gran concurrencia como los mercados, las noticias de actualidad. Obviamente que esta labor era realizada bajo la supervisión de las autoridades coloniales, que a través del cabildo otorgaban permiso expreso a estos ingeniosos hombres. La llegada de la imprenta a México ocurre en 1539, cuando a instancias del arzobispo Fray Juan de Zumárraga llega a radicar en la capital de la Nueva España el impresor italiano Juan Pablos. De manera paulatina se fueron instalando más talleres de impresión con lo que inicia la circulación de hojas volantes. La primera de ellas que se impresa en nuestro país es el Mercurio Volante, editado en 1693 por el intelectual Carlos de Sigüenza y Góngora, con noticias de carácter histórico y científico. Una de las hojas volantes más antiguas que se conocen y que ha servido como fuente de datos para varios historiadores es la Relación del terremoto de Guatemala, evento que ocurrió en noviembre de 1541, aunque el volante circuló en México hasta 1542. En enero de 1722, el clérigo católico y doctor Juan Ignacio de Castorena y Ursúa funda la Gaceta de México y noticias de Nueva España, considerado como el primer periódico de México, donde publica informaciones religiosas, oficiales, comerciales, sociales, mineras y marítimas. Este órgano mensual duró de enero a junio de ese año. Desde entonces, los periódicos y las hojas volantes en México y en el resto de Hispanoamérica tuvieron una utilización práctica. En las colonias el periódico se popularizó porque se adaptaba perfectamente a los requerimientos de hombres ocupados que tenían gran necesidad de información práctica sobre todos los temas en palabras sencillas Aunque la elaboración de periódicos no fue considerada en esa época como una actividad que significara abundantes ingresos económicos, la práctica del periodismo fue eficiente para la difusión de corrientes de pensamiento entre grupos selectos de lectores que crecieron en número, conforme se fueron abatiendo los índices de analfabetismo en todo el país.

LA PRENSA ESCRITA

SITUACIÓN POLÍTICA DE LA PRENSA ESCRITA Cierto es que en el mundo, los políticos no tienen un particular aprecio por los periodistas y por la prensa. En México, los ha llamado el "círculo rojo" ó "los contreras". El proceso de transformación de las relaciones entre la prensa y los políticos mexicanos dieron inicio a finales de la década de los setenta y principios de los ochenta -. Pero, ¿cómo se empezó a gestar el cambio en la esta relación? ¿Quién o qué lo propició? ¿Quiénes son los poderosos y quiénes los impunes, los medios o los políticos? De lo anterior, podemos decir que esta transformación va de la mano de un cambio en la ciudadanía, ya que durante esos mismos 20 años ésta ejercitó su musculatura política, descubrió su identidad y, finalmente, determinó sus preferencias en un solo postulado: no quería más al PRI en la Presidencia, por lo que actuó electoralmente en consecuencia. En este contexto, la prensa escrita no se "empoderó", entre 1976 y el año 2000, por sí misma en estricto sentido, sino como consecuencia y de manera paralela al "empoderamiento" de la ciudadanía. Esto no quiere decir que los medios se hayan vuelto "impunes", como lamentan los políticos, es que estos últimos, ahora sí, no pueden serlo, esto es, si quieren mantenerse en el poder, la realidad del país los obliga a rendirle cuentas, no a los medios, sino a la ciudadanía. La relación entre los políticos y la prensa mexicana ha cambiado en los últimos 20 años. Factores materiales como el final del monopolio en la producción de papel periódico por parte del Estado, en 1998 e inmateriales como la Reforma Política de 1976-77, el avance de la dimensión electoral de la democracia y la creciente profesionalización de la carrera periodística son los principales motores del cambio en esa relación. La exigencia ciudadana para que sus representantes políticos le rindan cuentas ha crecido consistentemente en el último cuarto de siglo y una de las entidades que se hacen eco y/o propician este proceso han sido los medios. La función periodística primigenia, aquella que señala que deben establecerse como contrapoder dentro de una sociedad, no se entendería sin otro proceso simultáneo y largamente anhelado: el empoderamiento democrático de la ciudadanía.

LA PRENSA ESCRITA

SITUACIÓN SOCIAL DE LA PRENSA ESCRITA Se podría creer que la tarea primordial del periodismo moderno es la de informar, interpretar y guiar a la sociedad de la que es parte, pero nada más lejano de la realidad, ya que ello no es sino la superficie de una profunda y por demás compleja relación social en la que los medios de comunicación tienen el doble papel de ser unidades de producción y reproductores de la ideología imperante además de informar a las personas sobre los cambios que se estén presentando en la historia de la misma sociedad o de otras actualmente, así como otros medios de comunicación, es una ayuda importante para estar informados y al tanto de lo que pasa, pero a diferencia de otros medios de comunicación, la prensa escrita tiene más historia, que otras que requieren de mas tecnología. Aún el medio más plural es dueño de una idea política y sirve a intereses más o menos identificables. Prueba de ello es que desde los inicios de la prensa escrita en México a principios del siglo XIX, el ejercicio periodístico ha mantenido de modo tenaz un diálogo permanente con el poder, un diálogo que ha dejado además de lado a la propia sociedad. Hoy esta situación no puede continuar. La gran pregunta es: ¿cómo se forma la opinión pública o cómo se preserva la memoria histórica, si son especialmente los propios diarios la causa directa de la falta de tal estímulo y escaso desarrollo? ¿Qué tipo de prensa requiere el México actual? Una prensa que esté dirigida a la sociedad civil, a los lectores, no al poder. ¿Qué requiere el periodismo mexicano? Requiere de una nueva moral periodística y de un código de ética. Cumplidas ambas condiciones, el ejercicio periodístico podrá imponerse a la censura. Aún si ésta es instrumentada por el propio dueño del medio. El mexicano promedio, entonces, adquiere su precaria información a través de los medios electrónicos, principalmente de la televisión y ésta masa de noticias llega manipulada según los intereses de la empresa y en consecuencia del gobierno. Bastaría analizar en los días de mayo y junio de 1998 la forma en que los canales de Televisa, TV Azteca y el propio canal 11 procesaron la información sobre el conflicto chiapaneco: sin mucha sutileza intentaron, durante un recrudecimiento de la situación, hacernos creer que en la búsqueda de una solución pacífica, trabajaba con mayor intensidad el gobierno de Zedillo que el EZLN. O, si se prefiere, la reacción de las dos grandes empresas televisivas al momento del asesinato del famoso Francisco Stanley y la agresiva demanda de linchamiento contra el gobierno capitalino que concluyó en el ridículo.