You are on page 1of 2

La formación reflexiva como competencia profesional (Reseña de texto) Victor Mendoza Padilla

Pilar Albertín habla de la reflexividad, mencionando que la reflexividad debe plantearse desde uno mismo, pero dicho planteamiento personal que propone, debe ser objetivo y no subjetivo, con el fin de realizar un ejercicio de conocimiento acerca de lo que se dice, se piensa y se hace desde uno mismo, para que a partir de este conocimiento personal se llegue a un acuerdo entre lo que rodea la persona o individuo y el otro con el cual comparte determinado espacio, el cual demanda exigencias de bienestar, por ello la autora plantea un acuerdo común entre ambos, donde estos deben conocerse a sí mismo y a su entorno, para de esta manera generar equidad social. (Albertín, La formación reflexiva como competencia profesional, 2007. Pág.9) La autora plantea la reflexión en la acción del hacer, como base indispensable de dicha reflexividad pues es por medio de esta que encontramos varias lógicas subjetivas, pues el individuo parte de la subjetividad para la toma de decisiones que este considera pertinentes para el desarrollo del ejercicio de vida basado en acciones que efectúa él mismo al momentos de ejecutar dichas decisiones por medio de las acciones. Dentro de esta reflexión en el hombre se presenta el juzgamiento y juicio de acciones pasadas, con el fin de no cometer los mismos errores que se efectuaron en estas, esto se da por medio de la evaluación y análisis de las acciones cometidas. Más sin embargo dichas reflexiones no se basan solo en el ser individual, sino que a la vez estas permiten que el hombre analice la sociedad desde su perspectiva y a de la misma se ejecuten desde su interior cambios que permitan un desarrollo en pro del beneficio social, es decir, permite la transformación de la realidad personal, social y del entorno, pero no siempre estas transformaciones deben estar dirigidas al "bien" común, pues es de saber que muchas veces el hombre actúa de manera contraria a lo establecido socialmente dado en acuerdo común generando problemáticas sociales contrarias al progreso personal y social. (Albertín, La formación reflexiva como competencia profesional, 2007. Págs. 9-10) Dentro de esta reflexividad Albertín plantea unos principios teóricos de carácter sicosocial; dentro de estos principios básicos encontramos la relación entre teoría y práctica, donde estos se dividen en saberes dentro de los cuales se necesita del uno para ejecutar el otro, generando así un complemento que permite el conocimiento. (Albertín, La formación reflexiva como competencia profesional, 2007. Pág. 10) Dentro de estos principios encontramos a) Marco interpretativo, refiriéndose a este como la manera de dar sentido a las acciones, b) El sentido, el cual se genera más por lo que se da de sí mismo, que lo que se da por el otro, c) la intersubjetividad mencionando esta como un espacio que permite la interacción con el otro, pero para que esto sea posible, se debe llevar una relación ente ambos que permita dicha conexión, a través del cual la persona puede generar un análisis teórico-práctico del medio social real que el ser mismo construye desde su experiencia, lo que va

7-18. . esto es posible a partir del diario de campo. pues al generarse transformaciones tanto en el individuo como en la sociedad que conforma. enfrentado los conocimientos personales. (Albertín. La formación reflexiva como competencia profesional. para ella la práctica es reflexiva pues comprende el ser personal y social y su papel dentro del entorno en el ve convive con el otro. 15) La intersubjetividad y los conceptos que se generan a través de la misma permiten conocer la práctica reflexiva. (Albertín. el cual tiene la función informativa y la funciona reflexiva la cual permite el conocimiento del ¿cómo? y el ¿cuál? es el aprendizaje. P. Bibliografía Albertín. 2007. analizó y trabajo. pero esto no significa que sea lo real. Revista de enseñanza universitaria. por lo tanto podemos decir que dicho conocimiento que se va generando en el porvenir de las personas nace empíricamente. promoviendo desde este enfoque racional. Pág. en el que se muestra o refleja una realidad de lo que se ve. más sin embargo esta práctica es deconstructiva porque toma como base primera la historia. con lo visto para plantearse discusiones que generen cada vez mayor conocimiento fundado. lo que permite el cuestionamiento. Pág. 2007. Por lo tanto la autora plantea el diario de campo. La formación reflexiva como competencia profesional. sino el punto de vista del profesional. 12) Dentro de la reflexividad Albertín plantea dos sentidos. el experiencial. el primero permite la orientación para actuar de manera ético profesional frente al fenómeno a trabajar y segundo descubrir el actuar profesional para cuestionarlo. mencionando que estos son escritos de registro de los acontecimientos del día a día de lo que se está investigando. (2007).conociendo con la misma y lo que se ha enseñado. Dentro de este diario de campo encontramos dos focos. es incoherente basarse en un pasado que no tiene en su totalidad igualdad con el presente. que permite la explicación detallada de lo visto en campo y el discursivo el cual permite definir la posición del profesional frente al tema que estudio. el diario de campo permite conocer la trayectoria formativa e informativa del profesional. La formación reflexiva como competencia profesional.