You are on page 1of 32

MARCO TEORICO SOBRE LA CONFORMACIÓN DEL EJERCITO DE COLOMBIA Una tarea de suma importancia a la que debieron recurrir los

gobiernos europeos durante los siglos XVII y XVIII, en aras de conformar los estados Nacionales, fue el nacionalizar y profesionalizar sus ejércitos. Tradicionalmente, la guerra había sido llevada a cabo por medio de mercenarios contratados por los gobernantes de cada uno de los reinos europeos, siendo estos legionarios una fuerza especializada en las labores de la guerra y puesta al servicio de quien mejor pagara sus servicios. No obstante, en algunos casos la falta de recursos necesarios para financiar las distintas empresas militares degeneraba en el fracaso dado que el mercenario iba a la guerra siempre y cuando su interés estuviera asegurado. Si los pagos se hacían a tiempo existía la posibilidad de salir victorioso con la ayuda de estas fuerzas mercenarias. Si por el contrario, el contratante se quedaba sin recursos con los cuales sostener su empresa de combate, era muy común que aun estando a puertas de iniciar una ofensiva, los mercenarios se retiraran del campo de batalla. Con el paso del tiempo, dicha situación fue cambiando progresivamente en la medida en que los reinos consideraron la imperiosa necesidad de crear ejércitos propios. Con ello, “La revolución francesa y Napoleón le dieron el golpe de gracia al sistema mercenario al levantar ejércitos ingentes y eficaces reclutados primordialmente en los propios territorios en expansión de Francia”1 Para el caso del naciente Estado colombiano, la conformación de ejércitos podría buscarse en el legado mismo dejado por la corona española, por un lado, y en la experiencia caudillista que prosperó en la región después de la independencia. La conformación de milicias especializadas en el oficio de la guerra naval y terrestre tenía una larga experiencia en España. En su momento, el imperio español se había convertido en la potencia dominante en los mares y buena parte de la práctica militar fue introducida en colonias. “los monarcas Borbones se preocuparon por la organización de las milicias coloniales para la defensa militar, principalmente en los puertos marítimos. En los finales del siglo XVIII existían plazas militares en Santa Fe, Cartagena, Santa Marta, Riohacha, Panamá, Popayán, Antioquia y Chocó. Cuando ocurrió la revolución autonomista de 1810, existían 6 unidades militares en Santa Fe, las cuales fueron pasivas ante la conformación de nuevas instituciones políticas. El 23 de julio de 1810 surgió el Batallón de los Voluntarios de la Guardia Nacional, y fueron nombrados para comandarlo el teniente coronel Antonio Baraya y su sargento mayor don Joaquín Ricaurte y Torrijos”2

1 2

Tilly Charles. Coerción, capital y los Estados europeos,990-1990. Alianza Editorial. Madrid. 1992. Pág. 132. Ocampo López Javier. El proceso político, militar y social de la independencia. En, Nueva Historia de Colombia. Planeta. 1989. Tomo II. Pág. 54.

Ahora, después de la independencia, la conformación de ejércitos en Colombia y otras regiones del continente, estuvo estrechamente vinculada con el peso y la importancia que tenían los caudillos más que con una idea de un proyecto nacional. Si bien, dentro de los proyectos de Bolívar estaba el propósito de conformar fuerzas militares de tipo nacional que garantizaran la unidad territorial y política de los nacientes Estados, el interés de los caudillos vinculado con los poderes regionales dieron al traste con dicho proyecto. En Venezuela, por ejemplo, el mismo Bolívar debió establecer dos regiones políticomilitares otorgándoselas a Páez y Mariño, dos de los más sobresalientes cuadillos de la región quienes terminaron minando el mismo poder del libertador. En efecto, la fuerza y la capacidad de cohesión de estos personajes les permitían movilizar hombres tanto para el trabajo como para la guerra. “El caudillo era un jefe regional, que derivaba su poder del control de los recursos locales, especialmente de las haciendas, lo que le daba acceso a hombres y provisiones. El caudillismo clásico consistió en grupos de bandas armadas de patronos-clientes, unidas por lazos personales de dominación y sumisión y por un deseo común de obtener la riqueza por la fuerza de las armas”3. Estos lideres tiene su emergencia social, política y militar con las guerras de independencia en la medida en que las estructuras coloniales fueron siendo derribadas, los caudillos buscaron llenar ese espacio, recurriendo a diversas estrategias de confrontación y acción frente a sus oponentes como frente a las poblaciones, las cuales eran constantemente victimas del hurto de bienes. “El pillaje, sin embargo, aunque practicado por los caudillos crudamente, no fue exclusivo de ellos. De una forma disfrazada, directa, o aun indirecta, fue la única forma de pagar un ejército o de adquirir recursos para la guerra” 4. La configuración de fuerzas para la guerra por parte de los caudillos encarnaba intereses personales más que institucionales, y en ese sentido, la existencia de un concepto nacional de la guerra simplemente no tenia cabida en el imaginario ni en la acción de estos lideres de la guerra. Con el proceso de independencia adelantado durante las primeras décadas del siglo XIX por Nariño, inicialmente, y con Bolívar en un segundo momento, la conformación de ejércitos resultaba ser una tarea bastante ardua de llevar a cabo. La estrategia adelantada por el libertador para dicho propósito consistía en vincular a todos aquellos que veían en la independencia una esperanza para conseguir intereses particulares. Los esclavos, por ejemplo, fueron vinculados al ejército libertador con la promesa de ser liberados al cabo del proceso. La labor de conformar ejércitos profesionales y especializados en las prácticas propias de la guerra continuó siendo una utopía a lo largo de todo el siglo XIX. Las fuerzas que lograban conformar los caudillos en cada una de sus zonas de influencia estaban compuestas por campesinos y peones sacados a la fuerza de sus parcelas, así como de las haciendas, propiedad de los
3

Eric R. Wolf y Eduard C. Hansen, Caudillo Politics. A Structural Analysis, comparative Studies in Society and history 9 (1966). Citado por Lynch John. Hispanoamérica 1750-1850. Ensayos sobre la Sociedad y el Estado. Bogotá. Universidad Nacional de Colombia. 1987. Pág. 79. 4 Lynch John. Hispanoamérica 1750-1850. Ensayos sobre la Sociedad y el Estado. Bogotá. Universidad Nacional de Colombia. 1987. Pág. 80

caciques regionales, o recurriendo a prácticas inverosímiles como la sugerida por Pedro Alcántara a Tomás Cipriano de Mosquera, en la que le refiere: “El refuerzo que puede mandarme a Bogotá es de todos los prisioneros y demás individuos que recientemente se han dado de alta en el batallón Nº 1, los cuales pueden ser conducidos por las compañías del batallón de Acevedo que quedaron en San Gil. Deben ir sin armas porque los fusiles nos hacen falta por aquí. La conducción debe encargarse al comandante Vargas París u otro jefe, intimidándole pena de suspensión de empleo si deja escapar de diez reclutas para arriba y destitución si le ocurriere alguna novedad de más importancia”5. Esta práctica de reclutamiento forzado fue recurrente a lo largo de todo el siglo XIX. Durante la guerra civil de 1876 el gobierno de Antioquia buscando conservar su autonomía y el derecho a resolver sus problemas a su manera, decretó una particular ley el 8 de Agosto de dicho año, a propósito de la presumible injerencia del gobierno central en ese Estado. la cual reseñaba en algunos de sus artículos lo siguiente: “Articulo 5º. Todo individuo de la edad de diez y seis y a la de sesenta años, que se encuentre en capacidad de tomar las armas, queda llamado como miliciano al servicio activo y deberá presentarse inmediatamente a la primera autoridad política del Distrito en que resida, a fin de que se le señale la división a la que debe incorporarse. Articulo 6º Los individuos que contravinieren a lo dispuesto en el articulo anterior, incurrirán en una multa de diez pesos por cada día que transcurra sin haberse presentado, y si la falta pasare de tres días, serán considerados y juzgados como desertores”6. El proceso de reclutamiento de hombres que sirvieran en los ejércitos tenia diversas manifestaciones. El alistamiento podía hacerse por ley cuando los gobiernos central o regional dispusieran de dichas medidas, o por la fuerza cuando los hacendados conducían a su peones a las filas, o en una combinación de las dos formas. En el caso de Cundinamarca los pequeños hacendados fueron obligados por ley a disponer de una parte de sus trabajadores para engrosar las filas militares, so pena de incurrir en sanción por parte de

5

Carta de Pedro Alcántara Herrán a Tomas Cipriano de Mosquera. Bucaramanga 17 de enero de 1841. en, correspondencia Mosquera-Herrán. T, II. Pág. 173. citado por Tirado Mejía Álvaro. Aspectos sociales de las guerras civiles en Colombia. Editorial Andes. Bogotá. 1976. Pág. 293. 6 . Briceño Manuel. La Revolución de 1876-1877; Recuerdos para la historia. Bogotá. Imprenta Nacional, 1947. Citado Por Tirado Mejia. Aspectos sociales de las guerras civiles en Colombia. Editorial Andes. Bogotá. 1976. Pág. 278-279.

284 y ss. Citado por Tirado Mejía. y a tal efecto. Frente a estas prácticas y formas de incorporar conscriptos a la fuerza pública. Cómo se evapora un ejército. Pág. 1976. En ese sentido. Dada esta singular forma de reclutamiento. A pesar de ello. 305. en su obra titulada Cómo se evapora un ejército. recoge un documentado y pormenorizado numero de casos que ilustran los sucesos mencionados. el primer desertor apresado por las autoridades civiles de los pueblos vecinos fue condenado a muerte”10. Op. fue preciso hacer un escarmiento. Una singular forma de apoyo al régimen podía provenir de los mismos simpatizantes de éste. 11 Uribe Uribe Rafael. Op. Pág. 77. Editorial Andes. Dependiendo del grado de respaldo que las administraciones federales o centrales tuvieran en las regiones. Centro de Investigaciones para el Desarrollo. Si bien podían existir algún estímulo económico. Pág. Pero no siempre el reclutamiento se desarrollaba por orden del gobierno. eran más frecuentes los castigos bastante extremos. Dicho trabajo también aparece compilado por Tirado Mejía en su obra Aspectos sociales de las guerras civiles en Colombia. 10 Cuervo Ángel. 290. se comprometieran a conformar numerosos grupos de combatientes y disponerlos al servicio del gobierno para que éste los armara y los enviara al campo de batalla. Bogotá. el tipo de reclutamiento continuó siendo forzado y 7 Para el caso de Cundinamarca puede consultarse el trabajo de investigación adelantado por Malcolm Deas: Una finca cundinamarquesa entre 1870 y 1910. no sin hacer salvedades. y a decir de Lynch “la milicia llegó a ser una cárcel abierta que acogía por la fuerza la población más miserable del mundo rural”8. si bien no eran comunes las denuncias. no faltaba quien trataba de ponerlas en la arena del debate. vale la pena mencionar el hecho de que varios gamonales y jefes del partido conservador y seguidores de Núñez. 8 Ibíd. es bien ilustrativo el relato que Ángel Cuervo. Discursos Parlamentarios de 1896. Al respecto. y comenzaron a desertar. . En regiones de Cundinamarca y Boyacá. Ángel Cuervo.la abolición del bárbaro reclutamiento y su reemplazo por algún otro medio para formar el pie de fuerza. pero hubo algunos que no pudieron sacudir el desaliento. eran sus partidarios mismos quienes se encargaban de dicha tarea. Cit. castigo que sí era legitimo por la deserción en casos de guerra con otro Estado. en la cual se dice: “Excelentes eran los soldados de la 6ª división. 261.la ley7. uno de opresión. Pág. los comandantes no dudaban en aplicar a los desertores la pena capital. Al caso. Universidad Nacional de Colombia. no era raro que las deserciones de las filas se sucedieran con frecuencia lo cual llevaba a los comandantes a desarrollar distintas estrategias para tener sujetos a los soldados. recoge en su obra titulada Cómo se evapora un ejército. publicada en Bogotá por editorial Cosmos en 1959. Cit. citado por Tirado Mejía. Aun cuando las guerras que se libraban eran guerras civiles. 1974. los dirigentes regionales hacen explícito el compromiso y el respaldo al gobierno de Núñez y a su causa regeneradora. en acta fechada y firmada entre los meses de marzo y abril de 1884. asegurando la creación de grupos dispuestos para el combate en considerable cantidad de hombres9. Pág. para moralizar a los impacientes. 9 Al respecto. “Es una aspiración nacional y humanitaria – señalaba Rafael Uribe Uribe. y otro de codicia” 11. y sin embargo ya se advierte que la Regeneración trata de aprovechar esa noble inspiración del país con dos fines siniestros. Bogotá.

por ejemplo. reducirían al pequeño Ejercito colombiano a una simple fuerza sin mayor poder de confrontación e incapaz de hacer frente a las amenazas que pudieran generarse y desplegarse sobre el país. ya fueran estas de orden externo o interno. el cual se reducía a pequeños grupos de hombres dispuestos al servicio o la seguridad de los mandatarios de turno y en un país dividido política y administrativamente. los cuales. hasta ese momento. el precario presupuesto con que contó el Estado colombiano a lo largo del siglo XIX destinado a la composición y mantenimiento de sus fuerzas militares. la cual dejaba expresa su negativa a conformar un Ejército de carácter nacional otorgando la prerrogativa a los gobiernos regionales para conformar sus propias fuerzas. por medio de la fuerza. la legislación expedida a lo largo de la segunda mitad siglo (Constituciones políticas y normatividad ordinaria expedida por cada estado). La situación de las Fuerzas Armadas de Colombia durante la segunda mitad del siglo XIX estuvo enmarcada por la inexistencia de un Estado centralizado y fuerte. así como por la falta de recursos financieros del insolvente Estado colombiano.el pie de fuerza del ejército en esencia fue constituido por peones y campesinos que aunque no tuvieran simpatía partidista eran obligados a servir como tropa . milicias dispuestas para ir a las guerras civiles. por una parte. Por las llamadas reformas de medio siglo adelantadas por los gobiernos “liberales”. y por otra. gamonales. el sometimiento y hasta por medio de penas de muerte. al estilo de los Estados modernos. A esta situación también contribuía. SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XIX Presentación. sobrepasaba la capacidad y el poder del gobierno central para . En contraste con la precaria situación del Ejército. por las rivalidades y diferencias políticas que enfrentaron a los recién conformados partidos políticos. cuya tropa se componía esencialmente de peones y obreros obligados a hacer parte de las filas de combatientes en número tal que. encabezados por caudillos. caciques y demás fuerzas político-sociales quienes conseguían conformar. Liberal y Conservador. eran los poderes regionales.

con el interregno de algunos presidentes elegidos unos. junto con el establecimiento de las Constituciones políticas de 1853. se convirtieron. En efecto. En efecto. . En las siguientes líneas nos proponemos analizar. en un impedimento para la conformación de unas Fuerzas Armadas (especialmente el Ejército). en Colombia. y en la cual los poderes regionales poseían. transcurridas básicamente durante la década de 1880. con las administraciones presidenciales de Rafael Núñez. un poder más efectivo y real que el que pudiera ostentar el gobierno central. en su carrera de conformación como Fuerza Publica de carácter profesional y nacional. que determinan el rumbo que va tomando el estamento castrense durante la segunda mitad de siglo XIX. golpes de Estado. el marco general en el que se desenvuelve el precario ejercito de Colombia durante la segunda mitad del siglo XIX. Si bien. Contrario a lo que podría esperarse de un Estado en formación. en la práctica. y otros designados. levantamientos. los complejos procesos por los que debieron atravesar las Fuerzas Armadas de Colombia. hasta llegar al proceso de profesionalización y nacionalización de las Fuerzas Armadas bajo la administración del general Rafael Reyes 1904 – 1909. profesional y centralizado será un proyecto que se consolida de una manera sumamente tardía. Ese es pues. será solo con las gestiones adelantadas por los primeros gobiernos del siglo XX. acompañadas de distintos factores tanto de orden económico como ideológico y estructural propios del precario Estado colombiano. especialmente el de Rafael Reyes. la consolidación del proceso tomaría unos años más. de carácter nacional y profesional que estuvieran al servicio del establecimiento político y de la sociedad colombiana en general. las cuales estructuraban el Estado Colombiano como una entidad federada que tuvo existencia hasta 1886. se habían dispuesto principios políticos y jurídicos (Constitución de 1886. y especialmente el Ejército. a nuestro juicio más sobresalientes. leyes ordinarias y diversos decretos) tendientes a materializar dicho plan. 1858 y 1863. como se da inicio a la profesionalización y nacionalización de las Fuerzas Armadas colombianas. desde una perspectiva histórica. dando cuentea de los acontecimientos políticos.conformar fuerzas armadas de tipo nacional y profesional. y tras una larga e interminable carrera de guerras civiles. el proceso de creación de unas Fuerzas Armadas de tipo nacional. sublevaciones y escaramuzas que signaron la vida política y social de nuestro país en el siglo XIX. las reformas liberales introducidas desde 1849 por José Hilario López las cuales serían continuadas por los liberales radicales.

un Estado distinto. ello. de abril de 1850 se . de materializar pues contra su consolidación. lo que éstos buscaban era transformar el carácter colonial del Estado neogranadino y hacer de este un Estado funcional y acorde con los intereses y poderes que ellos representaban. abolir el Ejército. la disminución de las funciones del ejecutivo. Así. de 1848 estableció la libertad para cultivar tabaco. incluyendo el de armas y municiones. Florentino González y Aquileo Parra. continuaba siendo un proyecto inconcluso. por ejemplo. dinámico y progresista política y económicamente. Salvador Camacho Roldan. Manuel Ancizar. el establecimiento de libertad de cultos y enseñanza. y efectivamente así lo hicieron. si no imposible. entre otras cosas. la ley 23. en debate el tema de la nacionalización y profesionalización del Ejército. Grosso modo. son algunas de sus figuras más sobresalientes que posteriormente harían parte del llamado Olimpo Radical. Durante la década de 1850 La Nueva Granada experimentó una serie de significativos cambios en su vida social y política. la expropiación de bienes de la iglesia. fragmentaron política. geográfica y socialmente a la nación. el fortalecimiento del Estado neogranadino y su consecuente monopolización de la fuerza y la coerción. y con la ley 29. En ese sentido. En las filas de este recién fundado partido militaban personajes que marcarían la historia política del país. al tiempo que la existencia de poderes provinciales constituía una fuerte y sólida barrera que entorpecía el establecimiento de un gobierno central y único que garantizara un orden político y social regido desde la esfera nacional. en un escenario de continua y prolongada disputa. establecer una nueva reglamentación sobre las tierras comunales de los indígenas. la libertad de comercio. los cuales se empezaron a introducir por los gobiernos liberales que dominaron la escena pública del país desde 1849 hasta 1885. Para la segunda mitad del siglo XIX. algunos gobiernos de mediados de siglo habían puesto. dada su singular posición frente a las políticas que consideraban debían ser adoptadas por el Estado y la sociedad. como consecuencia de la inexistencia de un Ejército nacional y fuerte que estuviera al servicio del Estado más que al servicio de las élites provinciales. conjuraban los intereses partidistas y las recurrentes guerras civiles que se venían dando a lo largo y ancho del país y que se prolongarían hasta principios del siglo XX. Las reformas planteadas. (contadas las excepciones). someramente. estaban encaminadas a introducir cambios profundos tales como la abolición de la esclavitud. entre otras tantas innovaciones que hicieran del Estado neogranadino.LAS REFORMAS LIBERALES DE MEDIADOS DE SIGLO Y SUS REPERCUSIONES PARA LAS FUERZAS ARMADAS. Las pugnas bipartidistas lideradas por liberales y conservadores. en la práctica dicho proyecto resultaba difícil. la libertad de imprenta y de palabra. y en materia militar. Miguel Samper. Manuel Murillo Toro. Si bien. se expidió una amplia lista de leyes tendientes a alcanzar dichos propósitos.

los militares fueron sucumbiendo ante el poder de los caciques y caudillos regionales que en la práctica. Editorial Planeta. se convertía en una barrera para adelantar dicho objetivo. Buena parte de esta serie de reformas se iniciarían bajo el gobierno de José Hilario López (1849-1853). El interés de algunos sectores políticos. Pag. “La constitución de 1832 redujo las fuerzas armadas a “un número no mayor a lo que es imprescindiblemente necesario”. Respecto de los cambios generados al interior de las fuerzas militares de la Nueva Granada en términos de reforma militar. por una parte. Bogotá. 1987. redujeron el presupuesto y el personal militar. La estrategia de someter a las Fuerzas Armadas al poder civil ya se había intentado desde años atrás. Tanto en los proyectos adelantados por Santander y sus seguidores. No obstante.) Es cierto que generales como José Maria Obando y Tomas Cipriano de Mosquera disponían de haciendas y de peones que les hubieran permitido dirigir rebeliones caudillistas contra el gobierno central. una fuerza inoficiosa. esta política no eliminó los caudillos regionales. 127-128. y serían continuadas paulatinamente por sus sucesores. especialmente los liberales. en una carrera por debilitarlo. ello en la medida en que buscaban impedir la creación del Ejército Permanente en tanto que veían en éste. Así por ejemplo. . cediendo a las provincias buena parte de los impuestos que tradicionalmente había captado el gobierno central. así como en las insistentes peticiones hechas por diversos sectores políticos se venía observando el deseo de subyugar a los militares. Colombia. aunque no por ello se puede afirmar que los militares abandonen la injerencia que por tradición habían tenido. De los tiempos precolombinos a nuestros días. quienes en el decenio de 1850 experimentaron un importante grado de consolidación. Ensayos sobre la Sociedad y el Estado. y que seguirían teniendo. defendieron el estado constitucional contra los rebeldes y utilizaron su poder para sostener el orden público y para controlar a los caudillos populistas menos poderosos de sus regiones” 13. 13 Lynch John. 1996. en general. procurando con ello establecer y perpetuar un régimen político ceñido a los principios del “civilismo” promulgado y practicado especialmente por los liberales radicales. y concretamente en las administraciones nacionales y regionales. (. Bogotá... 176.descentralizaron las rentas públicas. Universidad Nacional de Colombia. Págs. “gracias a la expansión de la participación política y al carácter altamente competitivo que alcanzó durante la mayor parte del periodo”12. innecesaria. y en cierta medida. Los gobiernos civiles. y por otra. en el ámbito político del país. podemos decir que el estamento castrense vive una significativa sumisión al poder civil. resultaban ser mucho más fuertes que el poder central. especialmente al de los partidos políticos liberal y conservador. Hispanoamérica 1750-1850. una 12 Bushnell David. al tiempo que con la ley 21 de mayo de 1851 se decretó abolir la esclavitud. Una Nación a pesar de sí misma. El debate sobre Fuerzas Amadas vino a profundizarse en el seno de los partidos políticos que apenas se habían conformado. sin embargo. por otra parte.

Editorial Planeta. Citado por Guillén Martínez Fernando. murieron de miseria tratando en vano de cobrar sus sueldos a un Estado insolvente”15 Entre los temas más espinosos en el que confrontaban liberales y conservadores estaba el debate sobre la conformación o no de una fuerza pública de carácter estatal y nacional. Universidad Javeriana –Cali. doce capitanes y treinta y ocho oficiales subalternos. 15 Guillén Martinéz Fernando. Editorial Planeta. cuatro sargentos mayores. además de apoyar la libertad en el porte de armas y la conformación de milicias civiles en lugar de un Ejército nacional. Contrastando la situación y la diferencia existente entre los viejos oficiales. por la desaparición del Ejército y su sustitución por una fuerza civil”14. 362. pero no se trataba de los grandes y reconocidos militares que habían hecho parte del ejercito de Bolívar que al cabo de las guerras de independencia habían salido muy bien librados en términos políticos. no era raro que la negligencia del gobierno de turno para suministrar recursos a los militares. TM Editores. 1994. como fuera denominada una facción del partido liberal. cuya inclusión o exclusión en el escalafón militar implica la diferencia entre la vida y la inanición. de los propietarios y burócratas armados. Así mismo. que lograron hacer fortuna tras la independencia y los militares de profesión. Estado y Fuerzas Armadas en Colombia. por ejemplo. incluyendo sus sueldos. El pie de fuerza del Ejército permanente para el próximo año económico.. conllevara a que la tarea de conformar dicho Ejército permaneciera siempre en el limbo. algunos de los cuales como Hermógenes Daza. 328. 2003. solicitaba al Congreso el congelamiento del pie de fuerza del Ejército cuando no la desaparición de éste. Al tiempo que ni el Estado contaba con los recursos suficientes para conformar una fuerza armada centralizada capaz de garantizar la unidad de la nación y la monopolización de la fuerza y la coerción. Bogotá. 26. 2003. Pág. El número de jefes y oficiales en tiempo de paz no excederá de un coronel. Bogotá. “ Murillo Toro y Florentino González clamaron. En efecto.. esta facción partidista. Artículo 2. Especialmente los llamados Gólgotas. Pág. 16 Restrepo José Manuel. presentaron una propuesta al Congreso en la que consignaban el interés de reducir el precario Ejército existente a una fuerza inoperante. no excederá en tiempos de paz de ochocientos hombres de tropa>>. El Poder Político en Colombia. La rivalidad entre los partidarios políticos respecto de la conformación del Ejército Permanente desencadenó profundos debates y particulares propuestas de una y otra parte. Algunos de sus artículos enunciaban lo siguiente: <<Artículo 1. Guillen Martínez señala que las penurias por las que atravesaba dicho cuerpo militar ponía en jaque la supervicia del mismo. economicos y sociales. El Poder Político en Colombia. vale decir.amenaza para sus intereses económicos y políticos. " (…) sino de los profesionales castrenses. Historia de la Nueva Granada.>>16 14 Atehortua Cruz Adolfo León y Vélez Ramírez Humberto. dos tenientes coroneles. . Pág.

sino además laico. las cárceles y otros puestos importantes>>. Valencia Villa Hernando. ( Biblioteca Luis Ángel Arango. así como la negligencia del mismo Congreso de la República para sancionar leyes en ese sentido. Escuela de Derecho de la Universidad de Yale. las de 1858. en amenaza latente de que ésta estallara.. de los Estados Unidos de Colombia fueron facultadas por ley. 139. y como veremos.240 hombres. pero también. “Las tres cartas del periodo. imposibilitaban el fortalecimiento de la institución militar. Bogotá) . con el cual. Tesis Doctoral. a crear sus propios cuerpos de seguridad y defensa. mantenimiento y salvaguarda del orden público cuando se generaran altercados entre dos o más estados miembros de la Confederación. Así. que quería remodelar el estado para hacerlo no sólo federal. por ejemplo. La Constitución de 1853. Ibíd. y luego. libertario y librecambista” 18. como la iniciativa de estas camarillas del partido liberal y de algunos conservadores por acabar de tajo con el menudo Ejército existente. <<número tan pequeño de soldados que apenas bastaban para custodiar los parques. Pág. en un intento por fortalecer al Ejército “(…) Obando pidió al Congreso para el año económico siguiente 1. pueden verse como cristalizaciones progresivas del proyecto liberal de hegemonía. Pág. delegaba al gobierno central los asuntos atenientes a relaciones exteriores de la Confederación. o por lo menos. también se constituyeron en un elemento jurídico que nacional y profesional. 330. por lo menos hasta 1886. 1861 y 1863. las provincias y estados de la confederación granadina. Los deseos de los opositores de conformar el Ejército permanente vendrían a materializarse con el rumbo que tomó el país desde 1853 hasta 1885 tras el establecimiento del federalismo como modelo políticoadministrativo. gracias a las pugnas políticas que se desataron durante ese periodo. Sobre éstas Constituciones políticas. Cartas de Batalla. Es claro que el gobierno central tradicionalmente había padecido de un débil poder real frente a las regiones viendo reducida continuamente su capacidad de someter a las atomizadas provincias. así como 17 18 entorpeció la creación de unas fuerzas armadas de tipo Guillén. El Congreso replicó concediendo ochocientos y disminuyendo el numero de oficiales a un coronel y 56 oficiales” 17. Esta situación vendría a profundizarse con las reglamentaciones y constituciones políticas promulgadas y sancionadas a partir de la segunda mitad de siglo XIX. El otro problema que se pone de manifiesto en dicha petición es que no se preveía que en verdad el país vivía constantemente en guerra interna. Una critica del constitucionalismo colombiano. las cuales sirvieron para debilitar al gobierno central en contraste con el fortalecimiento de los poderes regionales. por ejemplo. Valencia Villa afirma que. inicialmente.De lo anterior puede deducirse que tanto la debilidad del Estado para sostener un ejército permanente de carácter nacional. manejo del crédito público. 1986.

Así. la carta hacía expresa la responsabilidad del “gobierno de la República” de conservar el orden en general. Así. # 56. No obstante. “el Congreso lo redujo a la inexistencia practica:! 109 hombres como pie de fuerza en 1856 y 400 en 1857. Dicha situación explica el porqué el ideario federalista fue constituyéndose en el régimen político-administrativo que pocos años después terminaría institucionalizándose y dominando con gran fuerza. pues. la determinación del pabellón de armas. . la administración de rentas de la Confederación. agosto de 1994. La Presidencia en los 9 Estados Soberanos de Colombia. mas no se establecen los mecanismos necesarios para conformarlas tales como los recursos o la forma de reclutar el necesario pie de fuerza. por ejemplo. especialmente de ejercito y marina. 1993. la política concerniente a la institución armada. Pág. El poder ejecutivo en el sistema federal. el carácter no deliberante ni la sujeción al poder civil”20. como en todos los instrumentos constitucionales precedentes. así como la facultad de poseer fuerzas armadas. Igual suerte correría el Colegio Militar de Bogotá creado en 1848. Una posible explicación de que esta Constitución encarnara esas falencias respecto de sus Fuerzas Armadas puede buscarse en el carácter y en el interés de los gobierno liberales que en los últimos años venían ocupando el poder del Estado y de las facultades con que contaba el legislativo para decidir. III. La constitución de 1853.“el sostenimiento de la fuerza pública al servicio de la Confederación. Pág. y en el cual se habían formado algunos oficiales. no se habla de fuero militar. Pág. 349. Tomo III. ni se establece. respecto del Ejército. y haciendo uso de dicha facultad. al tiempo que al ejecutivo se le impedía objetar dichas decisiones. y como era natural. Los asuntos que no fueron atribuidos expresamente al gobierno central pertenecerían al manejo de los gobiernos federales”19. de tal forma que en el presupuesto para el año 1855 no se destina ninguna partida para su sostenimiento. 1853-1885. el legislativo actuaba con tal propiedad. t. Revista Credencial Historia. en la mencionada carta política “No hay capitulo alguno dedicado a la fuerza publica como institución nacional. 20 Valencia Tovar Álvaro. 21 Valencia Tovar. ni de justicia castrense. Historia de las Fuerzas Armadas de Colombia. 4. 19 Aguilera Peña Mario. entre otras. Editorial Planeta. le confería al Congreso la facultad de reformar la Carta de manera parcial o total de modo similar a como se reformaba una ley ordinaria. Bogotá. Ibíd. incluido el cuerpo de oficiales”21. la legislación marítima y el comercio exterior. que en la práctica adquirían más conocimientos propios del mundo civil que del militar. 348. según su parecer. ello a pesar de las suplicas que a favor de su sostenimiento hiciera el general Herrán en sus informes de guerra presentados al Congreso. la cual contrastaba con el endeble poder del ejecutivo.

Temeroso de recibir un fallo en su contra y de ser condenado por tal hecho. sino que también tocaba directamente la estructura del Ejército. ( PILAS: ACLARAR PAGINA DE LA CITA GUILLEN) Estas medidas políticas de reducción del Ejército venían gestándose desde tiempo atrás como ya se señaló. Entre los propósitos de las reformas liberales adelantadas por los gobiernos estaba el licenciamiento de buena parte del pequeño Ejército. 1959). Las reformas liberales venían dando su fruto y sus impactos no solo se sentían en el ámbito económico y político perjudicando los intereses de conservadores y liberales proteccionistas. siguen constituyendo una forma de asociación . Algunos historiadores argumentan que una posible razón que motivó a Melo para propiciar el golpe de Estado contra Obando fue el haber sido acusado de asesinar al cabo Pedro R. Las diferencias al interior de las filas del Ejército se manifestaban en que los altos cargos de la institución castrense estaban ocupados por oficiales que habían luchado junto a Bolívar en las guerras de independencia y quienes gozaban de prestigio social y político. 1942) No obstante. Rueda Vargas Tomás. La Constitución del 1863 es una prueba de ello en la medida en que tras la experiencia golpista de Mosquera. (Cfr.A pesar de tan dramática situación los gobiernos de turno seguían requiriendo de los servicios y de la presencia de los militares en la medida en que estos seguían siendo funcionales a sus intereses. en contraste con los oficiales de menor rango. el problema se generó tras la promulgación de la ley 3 de abril de 1854 por la cual se decreta la reducción del Ejercito. Pérez Aguirre. ante los cuales el ejercito en un segundo lugar. Si bien algunas de las reformas implantadas tuvieron un impacto positivo para el interés perseguido por el gobierno. su fuerza frente a los partidos y agrupaciones políticas se había ido reduciendo y dichos partidos lograron crear estrategias y herramientas bastante eficaces para mantener a los militares fuera de las esferas del Estado y de gobierno. en la medida en que para ese momento los militares “ (…). En el plano militar. se reduce el periodo de gobierno presidencial a dos años con tal de mantener a este “caudillo” al margen de sus intereses de .22 22 . el general había optado por asumir el gobierno mediante el golpe militar buscando con ello escapar de la justicia o desviar la investigación. un suboficial del Ejercito. siendo la más importante. La consecuente respuesta de estos últimos tuvo diversas manifestaciones. cuyo modelo y cuyos valores son ajenos a la << hacienda>> pero de cuyos servicios es imposible prescindir en tanto que la legitimidad del gobierno siga siendo materia de divagaciones y conflictos entre los dirigentes de la política neogranadina”. Quiroz. pero además disfrutaban de una muy buena posición económica que no los hacia dependientes de la institución. no solo reducir el gasto sino también. Los grupos asentados en el poder del Estado seguían concibiendo a los remanentes de oficiales que habían logrado obtener cierta posición social y política en el escenario gubernamental como un instrumento útil a sus intereses. ello. (Cfr. Por su parte Tomás Rueda Vargas considera que este acto es una fehaciente muestra de la inexistencia de una conciencia y de una educación adecuada respecto de la misión que este ejercito debía cumplir como institución. la cual significó para los oficiales de menor rango una amenaza a su status y permanencia en la institución. crear. buscando con ello. una fuerza más eficaz en sus tareas. el golpe de Estado propiciado por el general José Maria Melo al presidente José Maria Obando. no se puede perder de vista que a lo largo del siglo XIX se irían a observar pugnas entre unos sectores políticos y otros. no todas tuvieron feliz término. lo que a su juicio debía ser. quienes tenían en el Ejercito su única posibilidad de subsistencia.

El Estado y la Política en el Siglo XIX. Editorial Planeta. 173. borró las barreras doctrinales que hasta el momento los habían separado y por las cuales en las contiendas anteriores ellos mismos se habían batido entre sí”25. En efecto. apoyado por un Ejército de casi once mil hombres fue depuesto por sus detractores. soldados y buena parte de la oficialidad. Pág.Con la llamada revolución del General Melo acaecida el 17 de abril de 1854 contra el gobierno del General José Maria Obando. Tomo II. No obstante. “La revolución de José Maria Melo representa el momento culminante en el cual choca la estructura asociativa de la hacienda. la reducción llegó a trescientos setenta y tres unidades. 25 Años de Historia Colombiana: 1853 a 1878. . 48. Bogotá. y luego.26 al tiempo que su gobierno se veía respaldado “ por la perpetuarse en el poder. Editorial. Las consecuencias dejadas para el Ejército tras el derrocamiento de Melo no podían ser peores y contrarias a su fortalecimiento. La situación de clase en la comandancia de tan lúcido ejército. Tras unos pocos meses de permanecer en el gobierno. Mosquera. en los meses que siguieron al destronamiento de la dictadura melista y con el advenimiento del gobierno de Manuel Maria Mallarino (1855-1857). Nueva Historia de Colombia. 23 Guillén. 330. la mayoría de los funcionarios militares y civiles rechazó a Melo como presidente y en su lugar reconoció al gobierno <<constitucionalista>> que sus oponentes gólgotas y conservadores instalaron poco tiempo después”24. cuando en Panamá se organizaron las milicias del Estado. el golpe no tuvo un apoyo generalizado. con dos rivales bien característicos: las asociaciones no proletarias de artesanos y la burocracia del Ejército Permanente que ya se creía vencida un cuarto de siglo atrás”23. Del Centralismo a la Federación. 26 Pérez Aguirre Antonio. que es la más pequeña de que se tenga noticia a todo lo largo de la historia de la Nación”. López y Herrera. Pág. dada su cercanía con los sectores populares y su buena acogida en las filas del Ejército.“Cuatro Generales: Herrán. 164. la cual le permite levantarse en armas contra el gobierno de Obando. económicos. al tiempo que buena parte de sus seguidores fueron enviados a las cárceles de Panamá de donde nunca regresaron. las divergencias y pugnas se profundizan entre los distintos grupos sociales. En. Pág. en donde con catorce mil hombres vencieron a Melo y sus seguidores. Ibid. 24 Bushnell. En efecto. 1989. políticos y militares. los burócratas militares y los grandes hacendados que apoyaban al presidente. “con excepción de los pertenecientes a las áreas cercanas a Bogotá. Sucre. armaron ejércitos y desde los cuatro costados de la República convergieron sobre Bogotá. 1959. “el ejército fue reducido a quinientos ochenta y ocho hombres desde el mes de septiembre de 1855. Melo consigue conformar una fuerza con apoyo civil y militar de la cual hacían parte artesanos. el General Melo. 25 Tirado Mejia Álvaro. fortalecida por la exportación de tabaco y vinculada a los poderes neocolonialistas externos. Pág. Ibíd.

La primacía de los poderes regionales sobre el gobierno central y la gran capacidad de convocatoria y cohesión de los “cuadillos” provinciales para crear sus propias milicias con los peones de sus haciendas. En. irían forjando una atmósfera de debilitamiento del poder militar en contraste con el fortalecimiento de los partidos políticos surgidos apenas unos pocos años atrás. el Ejército estaba llamado a afrontar un importante cambio.”27 Así. Este tipo de medidas hicieron que. en vez de verse fortalecido y aumentado. Como lo ha señalado López Alves en su estudio sobre la formación del Estado en América Latina. contrario a lo que podría esperarse en el proceso de conformación del Estado colombiano.28 Esta permanente negativa de los sectores empoderados en las altas esferas del Estado y de la administración estatal para crear un ejército permanente. la idea de crear una fuerza militar de tipo unificado y nacional quedó sepultada. 27 28 Guillén. el ejército lo perdía”29. se dio luz verde para que cada uno de éstos conformara sus propios ejércitos. ya que mientras los partidos ganaban el poder. poco a poco. Ante tal situación. Nueva Historia de Colombia. “Al amparo de las disposiciones sobre libre comercio de armas los ciudadanos pudientes crearon sus propias milicias. Pág. Tomo II Pág.. Pág. los cuerpos de oficiales nunca dominaron el Estado. . así como las reiteradas propuestas adelantadas por las facciones liberales emergentes en el escenario político del país. y en el periodo federal los ejércitos regionales cumplieron las funciones necesarias para el orden interno mientras se daba la apropiación regional de los bienes nacionales. Ibíd.) Mientras los ejércitos regionales fueran poderosos no se podría establecer un poder central”. 178. El Estado y la Política en el Siglo XIX. “En esta organización política en guerra. elemento indispensable para dicha tarea. La evolución del ejército en relación con los partidos ha brindado un indicio débil para explicar la constitución de la nación. que para entonces era un proyecto inconcluso. hacían del Ejército. Con el advenimiento del radicalismo liberal y de federalismo.. 29 López Alves. Editorial Planeta... 1989. 333.000 peones en armas que los generales antimelistas habían movilizado contra los artesanos y militares. o por lo menos.eficaz custodia de los 14. era reducido continuamente tanto en su cantidad como en sus funciones. sin cohesión y sin vigor.. Tirado Mejía. 192. un cuerpo armado que apenas sobrevivía. en la práctica el Ejército quedara extinguido. Un segundo momento en la historia del país durante la segunda mitad de siglo vendría a manifestarse en 1858. con lo cual. (. el Ejército. Ibíd. En efecto. sumamente reducido en sus funciones.

350. Ibíd. dado que en la carta quedó consignado el derecho expreso de los Estados y de los ciudadanos a comerciar libremente armas y municiones. su carácter. la proliferación de los conflictos violentos se aumentó alimentando así las venideras guerras civiles. 1989. el fuero militar para el juzgamiento de delitos cometidos en el servicio y por razón del mismo. Tirado mejía Álvaro. 30 31 Valencia Tovar. Como era de esperarse. la Confederación Granadina se fragmentó y antes de que acabara la guerra. Así. la Constitución federalista se estatuía bajo el sofisma histórico de considerar que esta nueva organización política se originaba con la unión de estados soberanos preexistentes. Boyacá. En efecto. . poder. pues. la duración de la constitución de 1858 y la duración de la misma confederación granadina estaba determinada desde su inicio. carácter permanente o transitorio. con la única salvedad de que pagaran el respectivo impuesto de importación. El levantamiento del General Tomas Cipriano de Mosquera el 8 de mayo de 1860 con el cual declaraba la separación del Estado del Cauca. el federalismo estatuido no era más que la manifestación de los interese de las elites regionales “en momentos en que no estaba constituida la nacionalidad y ante la carencia de una clase homogénea que tuviera un ámbito nacional de dominación”31 Al igual que las constituciones precedentes. Pág. Dadas las profundas contradicciones que imperaban en la arena política de la nación y de los enfrentamientos bélicos que padecía el país liderados por los gobernantes de los pequeños Estados. Cauca. Así. En medio de esta contienda. los Estados de Bolívar. la posibilidad de garantizar el orden publico por parte de las Fuerzas Armadas y de que estas se hicieran con el monopolio legitimo de la violencia se redujo considerablemente. el país iba requerir de una nueva carta política con la cual regir los destinos de la nueva organización político-administrativa que se estaba fundando. Pág. Se habla de “milicias de los Estados” pero no se legisla sobre éstas. que dos años antes habían convenido unirse para conformar una nación soberana libre e independiente. se advierte un inmenso vacío de disposiciones para el gobierno de las instituciones armadas. Es la prolongación de un limbo jurídico en el cual queda relegada la columna vertebral de la nación: su fuerza armada”30. Santander. En. Tolima y Cundinamarca firmaron el llamado Pacto de Unión con el cual dan origen a la nueva organización político-administrativa del país: Los Estados Unidos de Colombia. Sancionada el día 8 de mayo de 1863. “Al igual que en la Constitución del 53. Magdalena. la Constitución de 1863 seguía concediendo a los estados una autonomía lo suficientemente amplia como garantizar el desarrollo independiente de sus políticas. funciones.Con la Constitución de 1858. El Estado y la Política en el Siglo XIX. marcó el inicio de la guerra civil que se prolongaría hasta diciembre de 1862. Planeta. Nueva Historia de Colombia. su numero. 164.

352. 1996. La carta política también estableció que La Fuerza Pública de los Estados Unidos de Colombia quedaría conformada por fuerzas navales y terrestre las cuales estarían a cargo de la Unión. La reglamentación respecto de Fuerzas Armadas quedaba supeditada a la consideración de Congreso. Editorial Planeta. la falta de recursos de orden militar y financiero impedía al gobierno federal central crear un contrapeso realmente fuerte frente a las provincias.pues en ella se dejaba expresa la prohibición del gobierno central a intervenir en los asuntos internos de los estados en los casos en los que se presentaran perturbaciones en el orden público interno o cuando estos violaran las disposiciones y normas constitucionales. sino que también. rebeliones y varias guerras civiles siendo las de mayor magnitud las de 1875-76 y la de 1885. Los Estados tenían derecho a establecer sus propios sistemas postales y algunos procedieron a emitir sus propias estampillas”32. esta Constitución no facilitó el establecimiento de la paz en la nación. conformado por la Cámara de Representantes y el Senado de plenipotenciarios. Así. Durante el periodo transcurrido entre 1863 y 1885 todos los Estados experimentaron sublevaciones. éstas. estaban determinadas con mucha precisión. El nombramiento de los jefes militares. Acerca de los derechos individuales. y de hacer el comercio con ellas en tiempos de paz. la defensa exterior y el derecho de declarar la guerra y hacer la paz. Ibíd. contrario a lo que podría esperarse. representados por ejemplo en la conformación de una fuerza publica a cuya disposición estuviera el porte exclusivo de armas. Igualmente. la delegación se circunscribía a: Las relaciones exteriores. Bogotá. Pág. el estado colombiano persistiría en el desorden público. 32 Bushnell David. Colombia. debía ser sometido a consideración de dicha corporación. Una Nación a pesar de sí misma. . el gobierno nacional era responsable únicamente de las rutas de transporte <<interoceánico>>. con una constante renuncia a ser el portador legitimo de la violencia y de los mecanismos legítimos y legales de coerción. El poder de los jefes estatales se vio fortalecido no solo gracias a las prebendas que les asignaba y garantizaba la constitución. De los tiempos precolombinos a nuestros días. Pág. por ejemplo. levantamientos. por su parte. la Constitución federal pone de manifiesto la libertad de tener armas y municiones. La organización y sometimiento de la Fuerza Pública al servicio del Gobierno General. 33 Valencia Tovar.” 33. “Estos estados retuvieron todos los poderes que no se habían especificado como responsabilidades del gobierno central. La fijación del pie de fuerza en paz y en guerra. de las cuales surgían distintos lideres políticos y militares dispuestos a hacer de la guerra un escenario de confrontación política.. por ejemplo. al tiempo que se permitía que los Estados conformaran una milicia nacional acorde con las leyes. 175. se instituía que la Fuerza Pública se conformaría por ciudadanos voluntarios o por contingentes conformados por cada uno de los Estados. Ahora. Así. a los cuales se le sumarian las milicias nacionales en caso de guerra. “En lo que se refiere a guerra y Fuerza Pública.

en la que dominó el grupo Radical. podría decirse que las Fuerzas Armadas se diseminaron como institución. . Pág. Planeta /IEPRI/UNIJUS. al tiempo que los poderes regionales representados en caudillos de todo tipo. Las profundas divisiones sufridas al interior del partido liberal. la 34 Fischer Thomas. Los presidentes colombianos eran presionados para designar a los gobernadores provinciales dentro de una lista de nominados enviados por las asambleas locales. durante la fase federativa. la conformación de facciones políticas radicalizadas en sus ideas y en sus acciones acabarían. La Regeneración. gracias a que. y ello. 1899-1902. la devolución de los bienes expropiados a la iglesia. Desarrollo hacía afuera y revoluciones en Colombia. económica y política de Colombia. la inestabilidad política durante el periodo radical fue generalizada.Las armas se convirtieron en el instrumento por excelencia para hacer política en un país marcado desde su inicio por los intereses personalistas y por las pugnas de facciones partidistas y militaristas. La firma del concordato con el Vaticano en 1887. Editorial Norma. Editores. 2003. como proyecto político. “Las rebeliones alcanzaron su punto álgido después del abandono del concepto centralista-colonial. 176. Con la crisis del sistema federativo el país entró en un nuevo proceso político que traería una serie de profundas transformaciones de largo alcance para la vida social. Los mil días. ello. 1850-1910. ministro del Interior y Relaciones Exteriores (1870-1871). abriendo espacios a la nueva experiencia política llamada a replantear de manera singular el escenario político del Colombia: La Regeneración. En medio de las grandes contrariedades que enfrentaron a los partidos políticos. En su lugar. que no fueron capaces de monopolizar la autoridad publica” 34. 2001. el federalismo logró sobrevivir más de dos décadas. En ese sentido. Pág. 43. dieron al traste con un proyecto político que pudiera ser unificado y acorde con las necesidades y realidades del país. el cual había signado con su impronta radical y federal al país durante los años transcurridos entre 1850 a 1886. se caracterizaría por la puesta en marcha de profundas e importantes reformas que darían lugar a un nuevo ordenamiento político y administrativo del país. En. sin proponérselo. Bogotá. La Formación del Estado y la Democracia en América Latina. Según Felipe Zapata. 35 López Alves Fernando. “Sin duda. aproximadamente. memoria de un país en guerra. la falta de habilidad de Bogotá para formar un ejército central también contribuyó en gran medida al federalismo. y diez gobiernos locales fueron suprimidos violentamente. En los siguientes quince años tuvieron lugar nuevamente veinte levantamientos regionales. Sánchez Gonzalo y Aguilera Mario. y con él. y a respetar las constituciones que le conferían poder a las regiones”35. entre 1858 y 1870 tuvieron lugar veinte <<revoluciones locales>>. se daban a la afanosa tarea de organizar sus propias milicias en un contexto en el que la presencia de un ejército de carácter nacional era de suyo inexistente. Una razón para estos conflictos fue el hecho de que a través de los acentuados regionalismos se produjo un déficit de legitimidad de los gobiernos nacionales.

Núñez sabia que una tarea inaplazable era la de conformar un Ejercito fuerte. Su larga estadía en los Estados Unidos y Europa en donde había ocupado cargos como Cónsul. Resaltando lo que a su juicio había sido la loable labor que históricamente los militares habían desarrollado en la vida del país. las cuales fundamentaron su acción política durante sus cuatro periodos de gobierno. no solo la institucionalidad del Estado. en el significativo aumento del gasto militar generado durante su primera administración entre 1880 y 1882. manifestada en las profundas y prolongadas pugnas gestadas por liberales y conservadores y entre sus diversas facciones. que tenéis . entre otras cosas. en momentos en que el país vivía en medio de un déficit fiscal muy profundo y que no pocas reclamaciones le valieron por parte de sus detractores. el presidente se alistó para la contienda depositando en su pequeño ejército la labor de defender. ésta se desencadenó en 1885. en su momento. especialmente las liberales.adopción de una singular política económica. era sin duda. la promulgación de la constitución de 1886. además de proporcionarle un bagaje de conocimientos propios de las tareas de gobierno. A pesar de los buenos oficios adelantados por Núñez. es notorio el interés de Núñez por fortalecer el Estado y su institucionalización empezando por el estamento militar y ello se evidenció. el presidente se dirigía a las tropas en los siguientes términos: “¡Soldados! Confiad en mi honor. reflejan los cambios que se implantaron durante las segunda mitad de la década de 1880 y la década de 1890. tendientes a frenar la cadena de guerras que tradicionalmente se habían desarrollado en el país. con lo cual se garantizaría el control del territorio y el sometimiento de las fuerzas beligerantes opositoras al Estado y al gobierno. en contraste con lo que había sido el país en lo últimos años. y sobre todo. la erradicación de las endémicas confrontaciones armadas y la monopolización de la coerción legitima de la fuerza por parte del Estado era un imperativo necesario dentro del proyecto regenerador de Núñez. uno de los personajes políticos más carismáticos de su tiempo. sino la legitimidad de su gobierno. Admirador de vuestras virtudes ejemplares. Dada la crisis moral y política por la que atravesaba el país. confío también en vosotros. En su calidad de mandatario. también le había posibilitado conocer las ideas políticas. en mi abnegación personal y en el cariño de padre que siempre os he profesado. Si bien. profesional y nacional como requisito fundamental para la consolidación del Estado colombiano y para el fortalecimiento del gobierno central en contraposición a los poderes regionales. figura visible de todo este proceso. que por entonces estaban en boga en el viejo continente. Rafael Núñez. dicho proyecto resultó fallido.

por medio de un régimen concordatario entre la Iglesia y el Estado. y de crisis moral y económica reinante en el país. “Puesto que el gobierno de Bogotá había llegado a ser una instancia de poder político únicamente sobre el papel. y centralismo político con autonomía administrativa como formula para mantener la unidad de la nación” 39. . 45. difícilmente se podría pensar en superar la crisis de un momento a otro. no fue capaz de monopolizar la autoridad publica”37. El áncora Editores. la guerra prolongada y las oportunidades en el mercado internacional convencieron a las elites de las ventajas de tener un ejército central para imponer el orden” 38. de tendencia a la fragmentación político-administrativa representada por el federalismo. se limita a defender el deposito que en sus manos se ha puesto. industrialización como base de la política económica. Todo ello constituía una condición necesaria para superar el caos al que se enfrentaba la nación y del cual el presidente tenia su propia visión y su singular respuesta. El pensamiento político en el siglo XIX. Pág. Editorial Alfaomega. Respecto de la situación de desorden que imperaba en el país. Así. En ese sentido. entrar con más fuerza en el mercado internacional gracias a la producción de café. la guerra civil de 1885 venía cobrando cada vez más vidas al tiempo que el gobierno central poco o nada podía hacer para detenerla. Para responder a esta creciente debilidad que presentaba el Estado colombiano frente a los fenómenos de violencia. Ibíd. exportación que se estaba viendo afectada por que era en las zonas productoras del grano en donde más se venia sintiendo el impacto de la guerra y de donde generalmente salían los trabajadores para engrosar las filas de combatientes. el presidente Núñez debió desarrollar distintas estrategias con las cuales disuadir a sus seguidores y detractores de la necesidad de crear un ejército fuerte y centralizado que garantizara el monopolio de la fuerza y el establecimiento de la paz. Ibíd. “Bajo el gobierno de Núñez. Pág. colocada al servicio de la perversidad de otros”36 Entre las diversas razones que pueden explicar la continuación y perpetuación del conflicto armado está la extenuación en la que se encontraban las fuerzas del ejército tras ser sometidas y reducidas por los partidos políticos y la dirigencia liberal que había gobernado predominantemente durante el periodo conocido como el federalismo. Rafael Núñez.conquistado un nombre histórico como símbolo de lealtad y valor. 38 López Alves. “Núñez opuso los tres propósitos que orientaron su pensamiento político y su gestión de hombre de gobierno: paz religiosa. 234-235. El gobierno. Así. Ante las características que estaba tomando la contienda. Bogotá. es el fruto inmediato de la insensatez de unos.152. Fischer. 1985. por ejemplo. 289. Págs. el proceso demoraría unos años más. 2002. 39 Jaramillo Uribe Jaime. Bogotá. de facto. lógico en su fondo. porque este conflicto que comienza. Pág. pues. pero a pesar de ello. y una vez alcanzado este objetivo. Núñez afirmaba: 36 37 Citado por Lievano Aguirre Indalecio.

un fuerte ejército. generalmente alienados por el adoctrinamiento católico que también tomaba parte en el conflicto y en la solución del mismo. en el contexto de la guerra civil de 1885. el proyecto regenerador éste seguía adoleciendo de unas fuerzas armadas de carácter nacional que sirvieran no solamente como herramienta necesaria para hacer del Estado el agente legitimo y monopolizador de la fuerza y de las armas.765 hombres. Núñez se veía obligado. a resolver dicho problema en aras de cerrar el camino a una nueva confrontación que encontrara 40 Núñez Rafael. además. Rafael Núñez.. pues. Pág. sino también como aparato de apoyo del gobierno contra sus opositores. más aun cuando la cúpula de la guardia nacional estaba ocupada por oficiales que poca o ninguna confianza le brindaban al mandatario. Citado Por Atehortua y Vélez. que no puede ser producida instantáneamente por un sistema de gobierno que habrá de guardar escasa armonía con los defectuosos hábitos adquiridos en tantos años de error”40 A pesar de los ingentes esfuerzos adelantados. más aun.). los cuales no habían dudado en conformar grupos armados para desestabilizarlo . La centralización de la fuerza pública era aún un trabajo inconcluso y la ultima guerra había demostrado la imperiosa necesidad de llevarlo a cabo. que incorporó estas fuerzas al Ejército Nacional para el efecto de entregarle las armas. a lo expuesto se agrega la necesidad de mantener. 293.“Las Repúblicas deben ser autoritarias. dictó el decreto 26 de 1885. Mensaje de instalación al Congreso de delegatarios. entre otras razones por la falta de recursos con que financiar un ejercito de mayor envergadura. cuando el numero de efectivos del Ejército no sumaban los tres mil hombres los cuales. se contaba con el respaldo de miles de hombres. que en varias regiones del país se alistaron en respaldo de Núñez ya fueran obligados por los patronos y hacendados a ir a la guerra o voluntarios que simpatizaban con la causa regeneradora. estaban dispersos por todo el país. 33. El áncora Editores. 1985. (cursiva de los autores). . durante algún tiempo. al cabo de la guerra. so pena de incidir en permanente desorden y aniquilarse en vez de progresar (. Ahora. Así. compuesto en su totalidad de voluntarios conservadores. Bogotá. y cuando éste ascendió a 3. conversaciones que terminaron en un completo acuerdo. trabajadores en general.. al tiempo que por ley el presidente se había visto impedido para aumentar el pie de fuerza militar. 41 Lievano Aguirre Indalecio. este ejército de voluntarios recibió de los parques nacionales las armas necesarias. que sirva de apoyo material a la aclimatación de la paz. Pág. Núñez le ordenó formar el Ejército de Reserva. Además de este ejército. Noviembre 11 de 1885. en antecedentes de la Constitución colombiana de 1886. como el Ejército de reserva se había conformado con un pie de fuerza mayoritariamente conservador. la situación para el gobierno de Núñez se hacia cada vez más difícil. Poco después de la citada providencia. en materia de pie de fuerza Núñez no tenia claro con quien podía contar para enfrentar la contienda. Cit. Op. Tras varios años de haberse iniciado. ello. y así debidamente equipado se presentó a entrar en campaña” 41. y es así como “(…) después de largas conversaciones con el General Leonardo Canal.

169. la iniciativa venia dando frutos y consciente de la necesidad de asegurar el apoyo de las fuerzas militares para consolidar su propósito y de incentivarlas por la tarea que estas venían cumpliendo. Así mismo. pues. La decisión tomada en este caso fue el licenciamiento de dichas tropas incluidos algunos de sus comandantes algunos de los cuales esperaban formar parte de la nueva estructura político-militar que se iría a conformar. que queden al margen de las decisiones o de la participación en política. “todos los Colombianos. y con el proceso político abanderado por éstos. se estableció el derecho exclusivo del Estado de introducir al país armas y municiones de guerra. En su alocución del 4 de junio de 1887 decía: “El valeroso y sufrido ejército que ha dado la paz al país seguirá siendo objeto de los cuidados paternales del gobierno. los principios consagrados en la nueva Constitución respecto de las Fuerzas Armadas permitían superar ese truncado proyecto que por años había sido relegado a segundo plano. respectivamente. articulo 166. los derechos y los deberes de los militares. 170 y 171 de la nueva carta. el artículo 167 estableció que dicha decisión quedaba en manos del Congreso de la república. con esta ultima Constitución política como se da inicio a la conformación del Ejército nacional y como se reivindica expresamente el derecho del Estado a monopolizar la fuerza y la coerción. En materia de pie de fuerza. los militares habían tenido abiertamente cierto margen de deliberación en las instancias del gobierno.excusa en la composición de Ejército. ello si se tiene en cuenta que por tradición. así como el derecho de monopolizar su posesión y fabricación. así como los temas relacionados con justicia penal militar y la facultad para crear una milicia nacional quedaron consignados en los artículos 168. de alguna manera. con la Constitución de 1886 liderada por Rafael Núñez y Miguel Antonio Caro. articulo 165. A juicio del gobierno. la institución militar fue sentando sus bases para el proceso de nacionalización y profesionalización. y para ponerlo a cubierto de penosas eventualidades. El carácter no deliberante de las Fuerzas Armadas. así como los ascensos. se decretó que la nación tendría un Ejército permanente para su defensa y que por ley se establecería el sistema de reemplazos del Ejército. En términos constitucionales se dispuso que. existía voluntad política y administrativa por parte del gobierno para materializar esta tarea. Así. Sería entonces. por obligación debían tomar las armas cuando las necesidades públicas así lo exigieran para defender la independencia nacional y las instituciones patrias. ello en medio de un contexto de guerra civil generalizada. Por una parte. Núñez describía el papel que el ejercito había cumplido en la ultima guerra civil y del papel que debía cumplir el Estado frente a los militares. Muy significativo resulta ser este propósito de hacer que las fuerzas armadas se restrinjan a una serie de tareas específicas y sobre todo. Es. deberá expedirse una ley de . honores y pensiones de los uniformados. Adicionalmente. la garantía de los grados militares. y por otra. cómo se adelanta una importante tarea encaminada a la nacionalización del Ejército.

sin mezcla de favor. a los merecimientos bien comprobados de cada uno. Una de las tareas más significativas que se empezaron a desarrollar con miras a profesionalizar a las fuerzas armadas. la acción bélica seguiría siendo por muchos años más el arma por excelencia para dirimir las diferencias políticas y sociales. Publicación periódica del Ministerio. si bien. pues. que históricamente se había conformado a través de la guerra interna. la unidad de la nación. la centralidad del Estado y de la administración pública. Citado por Atehortua y Vélez.recompensas estrictamente proporcionadas.i. Pág. Adicionalmente aumentó el pie de fuerza de cinco a seis mil hombres y compró cinco mil rifles Grass a compañías francesas” 43. hacia 1891 y bajo el liderazgo de Carlos Holguín dicha tarea se inició “(…) contratando al coronel norteamericano Enrique R.p. 36. ello no fue suficiente para garantizar la paz y la tranquilidad de la sociedad colombiana. s. Op. a tal punto que incluso los primeros conspiraban para asesinar a Núñez. Op. En ese sentido. el encauzamiento de la sociedad por los senderos de la fé cristiana y católica. Similares medidas ya se habían tomado pocos años antes por parte del mismo Holguín cuando fuera encargado de la presidencia en 1888. con la ley 23 de 1890 se decretaba el monto de dinero destinado a dicha tarea que en términos reales se demoraría pocos años en emprenderse. . estuvieron siempre presentes en el ideario político y en las acciones que el gobierno de Núñez y sus colaboradores venían adelantando. Lemly como director y al alemán Sophus Hoeg Warming como instructor de artillería. fue el establecimiento de la academia militar encargada de formar a los oficiales del ejército con un espíritu patriótico que inculcara a éstos la noble tarea de defender y garantizar la integridad del Estado y de los ciudadanos. sino profesión honorable”42 Así. En efecto. en un país como Colombia. Cit. año en el cual se dio paso a la creación de el cuerpo de policía. Por su parte. será en 1892 se de paso a la conformación de un cuerpo de policía especializado en las tareas que había que afrontar y es así como se contrata al policía francés Juan Marcelino Gilibert quien se 42 43 Citado por Tirado Mejia. denominada Gendarmería comisionada de prestar servicios a nivel nacional según lo requiriera el gobierno. principios rectores de la política regeneradora. y la monopolización de la fuerza y la coerción en manos del Estado. 1893. así como se estila en todas las naciones en que se ha querido hacer de la milicia no instrumento de abyecto abuso. era ilusorio pensar que con la centralización del Estado y con el establecimiento de una república unitaria tal como se había establecido con la Constitución de 1886 se iban a zanjar las diferencias políticas que enfrentaban a los partidos políticos y a los intereses de clase presentes en ellos. Sin embargo. más aun. esto ultimo no era de extrañarse. 178. Pág. cuando las facciones liberales de radicales e independientes luchaban con toda su fuerza con tal de perpetuar sus proyectos políticos. Cit. y dos años más tarde. Informe del Ministerio de Guerra al Congreso.

como reconocimiento a la calidad de los oficiales formados desde 1891 y puestos a prueba en la guerra civil de 1895. las quejas. Revista Credencial Historia. la idea de fortalecer los aparatos militares hizo carrera en los gobiernos que le sucedieron a Núñez. a lo cual se sumaban las continuas guerras que se sucedieron. entre ellas la de los Mil Días. costo y calidad de las municiones y equipamento del Ejército”45. Diversas eran las actividades que este cuerpo civil debía adelantar. cada una con dos subdivisiones. que aparte de integrar las palomas mensajeras como sistema ágil de comunicación. # 23. Gilibert asignó a los agentes diversas funciones: evitar que los carruajes rodaran a gran velocidad. Cit. la creación del batallón politécnico. Su baja capacidad técnica y su renuncia al estudio castrense dificultaban una carrera que. En tanto que. (…) los agentes también fueron adiestrados para llevar el registro y la estadística de las operaciones diarias. En cuanto a su estructura se instituyó la organización de seis divisiones. . 12-13. y muy especialmente la de Rafael Reyes.encargaría de liderar dicho proceso a partir de dicho año con un numero bastante reducido de personal. y para que levantaran censos de las casa de juego. encender los faroles de petróleo que alumbraban la ciudad. el ejército llegó a sobrepasar los 9. se entendería con los mecanismos para mejorar la producción. la artillería y la ingeniería. No obstante. Pág. 44 Aguilera Peña Mario. las cuales significaban el ganar posiciones sociales y beneficios económicos a través de relaciones de compadrazgo. “Aparte de la labor de prevención de delitos. noviembre de 1991. las contravenciones. prostitución. de mucha utilidad para la instrucción de los militares en las áreas de la infantería. Op. Caro estableció la Escuela Militar (Ley 127 de 1896). Siguiendo esa tarea. en. De allí en adelante. no fueron ajenas a este proceso en el que se esperaba que los nuevos oficiales obtuvieran sus respectivos rangos y cargos de acuerdo con sus meritos y capacidades demostradas en los centros de formación que se pudieran crear para tales propósitos. designando para su dirección una misión militar francesa. Sanclemente. minimamente. 43. especialmente al Ejército. “Durante el gobierno de Caro.000 hombres. y éstas a su vez contarían con dos secciones. las administraciones de Caro. el presidente Sanclemente dio continuidad al proceso de profesionalización de las fuerzas armadas apoyando. Primer director de la Policía Nacional. 45 Atehortua y Vélez. las personas sospechosas y los documentos perdidos. de tal forma que lo que se evidenciaba en este proceso era que “(…) la enorme mayoría de los oficiales obtuvo su cargo de acuerdo con el padrinazgo. el poder político o económico ostentado en el momento de las guerras civiles. de los delitos. de prestamos y del movimiento de transeúntes de los hoteles” 44. Págs. Así. fueron dando forma al estamento militar. A pesar de las penurias económicas por las que atravesaba el país. entre otras cosas. la obra continuaba siendo insuficiente. Las tradicionales practicas “clientelistas” que por años se había mantenido en el país. Marcelino Gilibert.

Dicha instrucción. año en el cual se inicia la Guerra de los Mil Días. si tenemos en cuenta que esta organización del ejercito. los esfuerzos por sacar adelante la importante tarea de profesionalización. Remington. presentándose por ello gran dificultad de suministros en los parques necesarios y grandes inconvenientes de mantenimiento. sabiendo que ello no definía la victoria de ninguna batalla. estas cubrían las jurisdicciones de Cundinamarca con cuatro batallones a su disposición. Ahora.. Entre tanto. Valencia Tovar Álvaro. demandaba también una profunda y sería organización de las Fuerzas Armadas. resultaba ser poco motivante para los jóvenes que a ésta ingresaban. es decir. tomo II. traducida en disminución del pie de fuerza se adelanta precisamente en 1899. La Reforma Militar. marchas. mediante decreto 229 de junio de 1899. José Jaime. Pág. Spencer. 100 músicos y 8005 hombres de tropa entre suboficiales y soldados” (. . los cuales serian distribuidos en seis divisiones. que el Ejército debía reducirse a ocho mil hombres. al igual que Santander. se estableció. y Boyacá -Tolima con 2 batallones respectivamente. Op. 1993. Bolívar . que en ultimas se reducía más a la instrucción del Orden Cerrado47 que a la preparación y formación para la guerra. Pág. En. ni siquiera el uniforme era aceptado por ellos como reducida manifestación de disciplina”46. 90 oficiales. la conquistaban al calor de las batallas y guerras civiles demostrando en ellas su arrojo y su respaldo al partido o grupo político al que representaba. Historia de las Fuerzas Armadas de Colombia. en la medida en que resultaban ser aprendizajes ajenos a la tradición que había imperado en la vida militar del país a lo largo del siglo XIX. reposición y empleo”48. 48 Rodríguez. Cauca con el mismo numero. Bogotá.) “En cuanto a armamento se refiere. Cit. Dicha actitud puede entenderse en la medida en que la posición y rango que muchos combatientes adquirían. La instrucción de Orden Cerrado consistía en el aprendizaje de formaciones militares propias para ceremonias . por su puesto no tenia un asidero fuerte en los combatientes nacionales y estos difícilmente iban a aceptarla como propia. entonación de himnos y cánticos con los cuales se buscaba enaltecer e inculcar una mística a los militares. las tropas estaban dotadas a usanza de la infantería. coreografías con armamento. Winchester y de otras marcas de la época. Sharps. 45. cuyo numero y repartición no obedecieron a un estudio táctico. Mauser.condujera a cierto grado de profesionalización. Peabody. A veces.Magdalena con tres batallones. 317. desfiles. En cuanto a las seis divisiones. 506 oficiales subalternos.. tanto en su composición interna como en su distribución en el territorio nacional. con una comandancia general y un batallón adscrito a ésta. Unos meses antes de iniciarse la ultima guerra civil del siglo XIX. se contaba una fuerza efectiva de “29 generales. podemos deducir la poca visión que tenía el gobierno respecto de la importancia de fortalecer los aparatos de seguridad del Estado colombiano más en un escenario de frecuente confrontación armada 46 47 Atehortua y Vélez. contaban con fusiles Grass. Respecto de la organización del mismo. De allí que buscar un grado militar por medio de estudios realizados al interior de una academia de formación marcial. entre otras cosas. Editorial Planeta.

en su mayoría. Con la desilusión de no haber conseguido la creación de un verdadero Ejército nacional que estuviera al servicio del Estado y de la sociedad colombiana.que dejaba en cada enfrentamiento . 1989. vistiendo prendas disímiles y muchas veces usando estas de modo carnavalesco. al terminar la cruenta guerra y como era tradicional. las fuerzas constituidas. quienes determinaban el rumbo que iban tomando los sucesivos conflictos. Entre tanto. Antecedentes generales de la guerra de los Mil Días y golpe de estado del 31 de julio de 1900. casaca militar. Por el contrario. Por orden del gobierno. los poderes locales. y sobre todo. seguían existiendo con una gran fuerza. la Guerra de los Mil días sorprendió al ejército como una organización anárquica. dicho trabajo no logró desarrollarse acorde con las necesidades del país. cuyas cabezas visibles eran jefes políticos. la política adoptada fue la de engrosar sus filas recurriendo al reclutamiento tanto forzado como voluntario. incipiente. que gustaba de ponerse cachucha. hacendados o militares contrarios al régimen que estaba en el poder. Caro y Sanclemente era la de fortalecer a las Fuerzas Militares. en las filas de las Fuerzas Armadas el desorden se tornaba bastante preocupante. . en aras de garantizar el respaldo de ésta. de ser garante de la soberanía nacional. Es así que en medio de los esfuerzos adelantados por los gobiernos de la regeneración y los que le sucedieron habían resultado insuficientes para profesionalizar el Ejército. Sin embargo. eran nociones que estaban fuera del imaginario de estas precarias fuerzas armadas. junto con su tropa. la policía fue adscrita al Ministerio de Guerra. Lejos de ello. al tiempo que los sueldos para sus integrantes se aumentaron. 78. en Nueva Historia de Colombia.miles de muertos y que sin duda contribuía a la atomización de la nación. también generó toda una serie de cambios al interior de las fuerzas militares. el Ejército “ se hallaba mayoritariamente constituido por oficiales salidos de las guerras civiles. a la vez que ponía en prueba la lealtad del Ejército que se venia formando. si bien la tarea que se habían propuesto las administraciones de Núñez. pues como lo señala Valencia Tovar. Si bien el país venia de disputar una cadena de guerras civiles podría pensarse que los oficiales y soldados debían tener una sólida experiencia en dichas lidies. carentes de formación y con los dañinos hábitos de la ociosidad y el gusto nacional por el licor. siendo ellos. A puertas de iniciarse la gran guerra civil de finales de siglo. Pág. En efecto. poco organizada. La dinámica que ésta tomó con el paso de los días. o de constituirse en custodio del régimen constitucional. “Los generales surgían las 49 Jaramillo Carlos Eduardo. seguían siendo un elemento funcional a los caprichos e intereses personalistas de los gobiernos de turno quienes preferían dicha situación en contra de la formación militar . como el general Carlos Alban. En el caso del Ejército. ello. Editorial Planeta. en ocasiones. Las concepciones de ser guardián del orden publico. tomo I. sin una ideología propia. Bogotá. pantalones de paisano y chinelas de seda”49. el siglo XIX terminaba en medio de la más sentida y atroz de sus guerras: La Guerra de los Mil Días.

Tras la conclusión de la guerra. se diluyó y sus integrantes se encaminaron por los caminos del sectarismo políticog. sangrientas y heroicas”50. otros tantos no tuvieron la misma suerte. Era importante que allí se dijera bajo que comandantes actúo. si eran los herederos quienes elevaban la petición. Respecto de la avalancha de peticiones de excombatientes para que fueran escalafonados con distintos grados militares. el desorden en el estamento militar se tornó en un impedimento para continuar con la inconclusa tarea de profesionalizar a la Fuerza Pública. el pie de fuerza con el que se contaba era. empobrecieron los campos de donde se reclutaba las tropas y muchas veces las peonadas de las haciendas bajo mando de sus amos convertidos en oficiales de alto rango. Las Instituciones Militares en Colombia. En.Memoria de un País en Guerra. 1899-1902. su carácter débil y sin un derrotero claro a seguir como institución. 2001. de la partida de matrimonio. es decir. Tovar Pinzón Hermes. En el caso de la policía. como por ejemplo la formación de oficiales en la academia militar y en el batallón politécnico. ello no era suficiente para que en el escenario castrense. se tornaban en formaciones de combate en confrontaciones pasionales. No existía escalafón ni carrera militar estable. Si bien. Para el año de 1902. en que batallas y quién y cuando le otorgó el ascenso al grado militar que reclamaba”51. agosto de 2002. Las contiendas retardaron el desarrollo del país. si el interesado era casado. resulta significativo el proceso que se requería adelantar para alcanzar un grado y obtener los beneficios que de este se podían adquirir. Razones legales o simplemente burocráticas incidieron en ello. “(…) el 25% de los combatientes no fueron escalafonados. muchos de los combatientes. de 500 hombres los cuales fueron dispuestos en la Guardia Civil de Bogotá encargada de velar por la seguridad del presidente. acudieron ante las instancias gubernamentales con el fin de obtener algún beneficio o indemnización por su participación en el conflicto. Las peticiones debían acompañarse además de la fe de bautismo. (Editores). Pág. 153. Revista Credencial Historia. y además debía escribirse una << breve relación>> de su nexo con la guerra. muchos quisieran seguir obteniendo un grado militar sin haber hecho el curso correspondiente. los adelantos hechos en ese sentido eran algo significativos. 50 51 Valencia Tovar Álvaro. 6.más de las veces de la política partidista. a lo sumo. # 152. Pág. La ya tradicional práctica de obtener los grados de acuerdo con el papel que se jugara en la arena de la guerra o por padrinazgo político no había sido extinguida aun. (…). Los Mil Días. Editorial Planeta/IEPRI/UNIJUS. del acta de defunción. Después de la guerra de los Mil Días. Tras las huellas del soldado Pablo. . de tal manera que. no se les inscribió como veteranos para los fines económicos propuestos. e incluso algunos familiares de éstos. Si bien algunos alcanzaron ciertos beneficios. Sánchez Gonzalo y Aguilera Peña Mario.

los robos de armamento se aumentaron por parte de sus mismos miembros. Con la persistencia de las diferencias políticas que conjuraban contra él. además de fortalecer económicamente a la nación que apenas salía de la guerra de los Mil Días y que tenía intactos los lastres morales y políticos dejados tras la contienda y la separación de Panamá. Pág. Reyes convocó a los liberales a hacer parte de su gobierno con el fin de limar 52 Reyes Carlos José. el país debía continuar con su proceso de reconstrucción nacional. Revista Credencial Historia # 175. Tras su arribo a la presidencia en 1904. con todos los sinsabores dejados por el conflicto que había costado la vida a un sinnúmero de colombianos. sino que también la anarquía se apoderaba de las instituciones militares y de policía. Vélez. No solo reinaba el desasosiego por un conflicto de tan vasta dimensión. Una de las labores más urgentes que debía afrontar esta administración era la de hacer esfuerzos por consolidar la esquiva paz que tanto pedía el país. Reyes se había dedicado a las actividades comerciales durante buena parte de su vida junto con sus hermanos. el 28 de mayo. Compitiendo por la primera magistratura con el general Joaquín F.. hurtaban las carabinas y demás bienes de la institución sin que nadie controlara el desorden. el respaldo indeclinable a la candidatura del general Rafael Reyes. sin que faltaran las protestas de los conservadores velistas contra un supuesto fraude. la contienda resultaría reñida en casi todo el país con excepción a Bogotá en donde Reyes ganó sobradamente. el reducido pie de fuerza con el que contaba y el aumento de la criminalidad en la ciudad hacían cada vez más imposible cumplir con eficacia su tarea. el Gran Jurado Electoral proclamó a Reyes como presidente electo de Colombia para el sexenio de 1904 –1910. los triunfos obtenidos en las contiendas de Enciso y la Tribuna en la guerra de 1895 le valieron el reconocimiento de Caro quien le regalara el bastón de mando del mariscal Sucre. Luego de haberse incorporado a las filas del ejército. . se reiteró por el Directorio Liberal. 7. por ejemplo. el general Rafael Reyes inició dicha labor. tras el desenvolvimiento de ésta. Recuperar el país y restablecer el orden a nivel nacional era una de las obras más urgentes que se debían enfrentar.Ahora. su fuerza se había agotado aun más..”52 Una vez posesionado como presidente. El 4 de Julio. emprende una acelerada carrera de ascenso en el escalafón castrense gracias a su cercanía con los gobernantes y a la simpatía que de estos obtuvo por el valor demostrado en su calidad de militar en las guerras civiles libradas en los últimos años del siglo XIX. “Puesta la decisión en manos del Gran Jurado Electoral. En el caso de esta ultima. Así mismo. así. quienes al ver que su salario se demoraba y que pasaban meses sin ser cancelado. la necesidad de fortalecer y profesionalizar a las fuerzas armadas era un trabajo que el gobierno nacional debía emprender. De escasos estudios y de procedencia boyacense. julio de 2004. Si la capacidad de ataque de los militares era débil antes de la guerra. Con el desenlace de la guerra y tras la separación de Panamá. El Quinquenio de la Modernización. Reyes inicia una importante serie de trabajos políticos y administrativos.

las conspiraciones contra el mandatario. la cual sesionó entre el 15 de marzo y el 30 de abril de 1905. el presidente ordeno la conformación de distintas comisiones encargadas de recolectar armas y municiones que aun existían en manos de los particulares. Su labor se vio materializada en “(…) la reforma militar que profesionalizó al Ejército con la fundación de la moderna . entre otras cosas. La contratación de distintas misiones de militares extranjeras dio inicio a la formación profesional de las distintas fuerzas del Estado. así como la distribución de la fuerza pública en las distintas zonas del país de acuerdo con sus necesidades. Una segunda medida fue la de ordenar que buena parte de los miembros del ejército y de la policía nacional se dedicaran al desarrollo de obras públicas. procurando con ello hacerlo más eficiente. hicieron que éste clausurara el parlamento y convocara a una Asamblea Nacional Constituyente conformada por representantes del liberalismo y del conservatismo. el Ejercito fue reducido en el numero de efectivos. Para dicha labor. la reforma propuesta por la administración de Reyes se orientó en cuatro direcciones así: En primer lugar. el primer gran acercamiento de la profesionalización de las fuerzas armadas colombianas. Para ello. De un pie de fuerza que se acercaba a los cincuenta mil integrantes heredados de la guerra de los mil días. en la descentralización administrativa. con la cual se buscaba adaptar la carta a la realidad del país. a la cual sabía que debía responder de manera efectiva. En tercer lugar. Ahora. se pasó a una fuerza de cinco mil hombres. reales o no. dividido entonces en históricos y nacionalistas. además de una profunda reforma constitucional que se expresó.asperezas con sus opositores. Al cabo de este proceso el gobierno quedó facultado y dotado de instrumentos jurídicos que le permitían desarrollar importantes cambios en el país. era indispensable fortalecer el poder del gobierno central en términos de monopolio de la fuerza. la creación de nuevos departamentos. y buscando garantizar el monopolio de la fuerza en manos del Estado. el cual dejó de manifiesto en su tareas administrativas. Por último. Reyes será recordado por su abierta iniciativa a la profesionalización de las Fuerzas Armadas de Colombia en una aspiración por superar de una vez por todas los fracasados intentos que en repetidas ocasiones se habían dado en ese sentido. Aparte de su carácter pragmático. se dispuso la selección y el control sobre la promoción de oficiales. Al tiempo que esta última fue adscrita al Ministerio de Guerra por segunda vez. Bajo esta administración se evidencia. Sin embargo. tratando con ello superar el endémico mal de las guerras civiles. su experiencia como militar y su participación en la guerra civil de 1895 le habían permitido apreciar de cerca la dramática situación de orden público por la que atravesaba el país. encargada de adelantar la reforma a la Constitución de 1886. y efectivamente su trabajo se inició en ese sentido.

Escuela Militar. la Escuela Naval y la Escuela Superior de Guerra. Para dicha tarea se encargó a la primera de las cuatro misiones militares chilenas que serian contratadas en los años que siguieron. Revista Credencial Historia. estos no iban a permitir que su honor se arrojara por el piso. Con la orientación recibida. Si bien. A sus propósitos de profesionalizar el Ejercito. Reyes debió agregar la tarea de estimular a las familias liberales para que sedujeran a sus hijos sobre la oportunidad de ingresar a la escuela militar. buscando con ello equilibrar la presencia de simpatizantes los partidos al interior de la institución. la constitución del Ejército debía gozar de una ausencia de ideología partidista. agosto de 2202. buscando con ello hacer de sus integrantes una fuerza apolítica. se dispuso. . no muy 53 Valencia Tovar Álvaro. puesto que en última instancia quienes habían salido victoriosos del campo de batalla en la Guerra de los Mil Días habían sido los conservadores. así como ampliar la presencia del ejercito en varias regiones del país. organizar el cuerpo de policía con el nombre de Gendarmería Nacional integrando para su composición a guardias y policías de distintas regiones del país. así: Bogotá. convirtiéndolo en fuerza apolítica. Bernardo Herrera Restrepo. Estas medidas buscaban superar las tantas veces condenadas practicas de reclutamiento en las que caían toda clase de ciudadanos sin importar edad o capacidad. Pág. se estableció mediante el decreto 845 de 1907 que el sistema de enganche de tropas se haría por contratación no mayor a tres años con hombres solteros voluntarios mayores de 18 años y menores de 24. Reyes expidió el decreto 434 de abril de 1907 por medio del cual se daba luz verde a la creación de la Escuela Militar de Cadetes dependencia adscrita al Ministerio de Guerra tendiente a la formación profesional de los oficiales del Ejército. respectivamente. Además. Popayán y Manizales. Cabe destacar que para efectos de la profesionalización del Ejército. aunado a su propia visión de país. “Muchos oficiales eran políticos uniformados. # 152. el presidente sabia que en el contexto en el que se encontraba ello no era posible. de allí la estrategia de Reyes. entre otros de Rafael Uribe Uribe. 6. Las Instituciones Militares en Colombia. al servicio de la Constitución y la ley”53. Igualmente. Respecto de la Policía. integrada por los capitanes Arturo Ahumada Bascuñan y Diego Guillén Santana. mediante el decreto legislativo 35 del 22 de julio de 1906. y del arzobispo primado de Bogotá. quien había se desempeñado como diplomático en Chile. Tunja e Ibagué Cartagena y Medellín. Cali. y con el decreto 947 se establecen 4 zonas militares distribuidas en sitios estratégicos del país. mediante el decreto 793 de 6 de julio de 1907 se declaró la apertura de la escuela Naval para la preparación de oficiales dirigida por el Teniente Alberto Asmussen.

• Aguilera Peña Mario. En. logró consolidarse y con ello.interesados en aprender las últimas técnicas chileno-alemanas. 1989. • Atehortua Cruz Adolfo León y Vélez Ramírez Humberto. Editorial. la reforma militar. Ibid. agosto de 1994.. BIBLIOGRAFIA • Aguilera Peña Mario. por ahora. Editorial Alfaomega. Primer director de la Policía Nacional. la primera que en verdad había tenido el Ejercito colombiano en su “larga” historia. Sánchez Gonzalo y Aguilera Mario. • Fischer Thomas. Los mil días. 153. Planeta. Credencial Historia. Jaramillo Carlos Eduardo. Desarrollo hacia fuera y <<revoluciones>> en Colombia.2001. 220. El Poder Político en Colombia. 2003. 2002. El poder ejecutivo en el sistema federal. Estado y Fuerzas Armadas en Colombia.# 23.Cali. (1886-1953) Editorial: TM editores.1902 Editorial: Planeta/ IEPRI /UNIJUS. Revista 54 Bushnell David. 1850-1910. Antecedentes generales de la guerra de los Mil Días y golpe de estado del 31 de julio de 1900. la subordinación del estamento castrense al poder civil se evidenció con mayor claridad. Bogotá. Noviembre de 1991. Pág. Editorial Planeta. Memoria de un país en guerra. La Presidencia en los 9 Estados Soberanos de Colombia. Marcelino Gilibert. Revista Credencial Historia. en Nueva Historia de Colombia.. Hasta aquí llego. . El pensamiento político en el siglo XIX. Jaramillo Uribe Jaime. # 56. 1853-1885. Bogotá. 1994.. tomo I.Universidad Javeriana. Bogotá. Pág. • • • Guillén Martínez Fernando. y más que recelosos del acercamiento del Presidente al enemigo liberal”54 Pese a todas las intrigas políticas que se seguían tejiendo entorno a la figura de Reyes y a los celos políticos existentes en los partidos. 1899. (Editores).

Hispanoamérica 1750-1850. 1959. Lynch John. Editorial: el Ancora Editores. Rafael Núñez. Rueda Vargas Tomás. Nueva Historia de Colombia: El Estado y la política en el siglo XIX. Tomo III. Sucre. (Editores). 1993. Bogotá. La reforma militar. Tovar Pinzón Hermes. Lievano Aguirre Indalecio. • • • • • Reyes Carlos José. • Valencia Tovar Álvaro.990-1990. Bogotá. Ensayos sobre la sociedad y el Estado. 1976. Las instituciones Militares de Colombia. Tirado Mejia Álvaro. julio de 2004 Rodríguez José Jaime. Bogotá. 1992. 2003. El Ejercito Nacional. Imprenta y Litografía de las Fuerzas Militares. Pág.1902.• • • López Alves Fernando. Revista Credencial Historia. Tras las huellas del soldado Pablo. Bogotá. • Pérez Aguirre Antonio. Historia de las Fuerzas Armadas de Colombia. editorial norma. Universidad Nacional de Colombia. 1993. 1942. 25 Años de Historia Colombiana: 1853 a 1878. 153. Del Centralismo a la Federación. Bogotá. La formación del Estado y la democracia en América Latina. Coerción. capital y los Estados europeos. en. Revista Credencial Historia # 175. Planeta. 1899. Editorial: Planeta/ IEPRI /UNIJUS. Tomo II. . • • Tirado Mejia. Los mil días. Sánchez Gonzalo y Aguilera Mario.2001. Colombia un ejercito débil y una democracia restrictiva: Colombia. Alianza Editorial. El Quinquenio de la Modernización. Bogotá. Madrid. Memoria de un país en guerra. 1810-1886. Editorial Andes. Editorial Planeta. 1987. Editorial Planeta. Aspectos sociales de las guerras civiles en Colombia. Historia de las Fuerzas Armadas de Colombia. Valencia Tovar Álvaro. Tilly Charles. Editorial. 1985. En.# 152. Bogotá. En. 1989. Agosto de 2002 • Valencia Tovar Álvaro.

( Biblioteca Luis Ángel Arango. Cartas de Batalla. Escuela de Derecho de la Universidad de Yale. Una critica del constitucionalismo colombiano. Tesis Doctoral. 139. 1986.• Valencia Villa Hernando. Bogotá) . Pág.