Trabajos de empresa

Herida necrotizada purulenta en la articulación tarsal de un gato. Manejo quirúrgico y tratamiento de la infección con cefovecina sódica (Convenia®)
Dr. Christian Pötz Tierärztliche Praxis für Kleintiere. Goethestrasse 6a. 58636 Iserlohn. Alemania.

Anamnesis y exploración clínica:
Gato macho adulto de 7 años de edad y 5 kg de peso vivo. Se presenta en la consulta después de 14 días escapado fuera de casa, y regresó con cojera de la extremidad posterior derecha. En la articulación tarsal derecha presenta una herida con gran supuración de unos 1,5 x 4 cm. (Foto 1). Temperatura corporal de 40ºC, linfonódulo popliteo ipsilateral engrosado y doloroso. El resto de la exploración clínica compatible con la normalidad. Pruebas complementarias: sedación con 40µg/kg de dexmedetomidina (Dexdomitor®) y 3 mg/kg de ketamina intramuscular. Se toma una muestra para bacteriología con un hisopo estéril y se realiza un cultivo con antibiograma, aislándose Pasteurella multocida y Escherichia coli, ambos sensibles a Foto 1: cefovecina (Convenia®). A la exploración funcional Herida supurativa necrotizada en la zona medial de la articulación tarsal derecha, después deFoto 1: Herida supurativa necrotizada en la zona medial de la limpieza y debridamiento. de la extremidad, se observa que la articulación articulación tarsal derecha, después de limpieza y debridamiento. tarsocrural puede ser luxada hacia medial y que el

50

Herida necrotizada purulenta en la articulación tarsal de un gato. Manejo quirúrgico y tratamiento de la infección con cefovecina sódica (Convenia®)

Foto 2: Radiografía. Fractura con minuta del maleolo.
Foto 2: Radiografía. Fractura con minuta del maleolo.

Foto 3: Herida tras desbridamiento quirúrgico y lavado con abundante solución salina a presión.

Foto 3: Herida tras desbridamiento quirúrgico y lavado con abundante solución salina a presión.

espacio articular está abierto al exterior. Parte de la cápsula articular y del aparato ligamentoso de la articulación están dañados por una herida por abrasión. En la exploración radiológica se pone en evidencia una fractura con minuta del maleolo (Foto 2).

Procedimiento quirúrgico y terapia complementaria:
Se procede a la inducción de una anestesia general con propofol a dosis de efecto a través de un catéter intravenoso y tras la intubación del animal, mantenimiento con una Foto 4: Estado tras la sutura de la herida. mezcla inhalada de oxígeno e isofluorano. Se procede Foto 4: Estado tras la sutura de la herida. a un amplio desbridamiento quirúrgico de la superficie herida y con signos de abrasión, realizando una exéresis Foto 5: Estado de la herida tras 4 semanas de vendaje. Ligero enrojecimiento periférico. de todo el tejido necrosado. Por último, el tejido sano 8 es lavado a presión con una jeringuilla con abundante Foto 6: Estado de la heridaen semanas después del inicio del tratamiento. Apenas queda una cicatriz casi imperceptible la piel. solución salina estéril (Foto 3), particularmente en la zona donde había una solución de continuidad que penetraba en la cavidad articular. Los fragmentos de Foto 7: Radiografía de control 4 meses después del inicio del tratamiento. Las estructuras así como las periósticas de hueso desvitalizado y pobremente vascularizados fueron óseas observan signos susceptibles la articulación tarsal derecha no presentan alteraciones. No se de osteomielitis. retirados. Se procede a la sutura de parte de la cápsula articular así como del tejido subcutáneo mediante una Foto 8: Ejemplo de colocación quirúrgica de una banda de tensión en el tarso de un gato. sutura de puntos simples con material PDS® 4/0. Tras la movilización de la piel, la herida pudo ser cerrada sin tensión con sutura de puntos simples y material Monocryl® 4/0. El extremo ventral de la herida se dejó abierto, para permitir el drenaje de los exudados (Foto 4). Tras el cierre del defecto de la herida, disminuye significativamente la inestabilidad de la articulación Foto 5: Estado de la herida tras 4 semanas de vendaje. Ligero enrojecimiento periférico. 51 tarsocrural. Se venda la extremidad con un vendaje tipo Foto 5: Estado de la herida tras 4 semanas de vendaje. Ligero Robert-Jones. Tras la extubación se antagoniza el efecto enrojecimiento periférico.

Trabajos de empresa

tarsocrural (Foto 7) y la constatación de la completa recuperación clínica. En la articulación traumatizada todavía puede apreciarse un cierto engrosamiento de los tejidos blandos que la circundan. Tanto el periostio como otras estructuras óseas de la articulación tarsal están inalterados. No se observan signos indicadores de la instauración de una posible osteomielitis.

Discusión
Las heridas por abrasión de la articulación tarsal son frecuentes en los gatos como consecuencia de atropellos y accidentes de tráfico. Este tipo de heridas se ven casi siempre agravadas por la presencia de abundante pérdida de sustancia y la escasa protección de las estructuras articulares tales como huesos y ligamentos; el maleolo, Foto 6: Estado de la herida 8 semanas después del inicio del tratamiento. Apenas queda una Foto 6: Estado de la herida 8 semanas después del inicio del cicatriz casi imperceptible en la piel. al tratarse de una estructura prominente, se ve tratamiento. Apenas queda una cicatriz casi imperceptible en particularmente afectado. A menudo puede encontrarse la piel. que la articulación está abierta, y la articulación suele tender a la luxación, puesto que el ligamento colateral de la dexmedetomidina con atipamezol (Antisedan®). medial se inserta precisamente en el maleolo. Como Como analgesia se emplea carprofeno inyectable 4 mg/kg consecuencia de la abrasión y el deslizamiento por el asfalto, (Rimadyl®). Para el tratamiento de la infección se utiliza se suele tratar de heridas sucias y con gran contaminación cefovecina (Convenia®) a 8 mg/kg en inyección SC. bacteriana, que suele ocasionar una infección grave de los tejidos circundantes, que frecuentemente se extiende Se recomienda confinamiento estricto del animal a las estructuras articulares y óseas, dando lugar a una con movilidad mínima en un transportín o espacio infección de difícil resolución, ya que se trata de tejidos en reducido de dimensiones similares durante 8 semanas. los que habitualmente los antibióticos convencionales no El vendaje Robert-Jones se cambia y renueva son capaces de alcanzar concentraciones elevadas. diariamente al principio, y 2 veces a la semana con posterioridad. Particularmente al principio de la Como primer paso del tratamiento, resulta indispensable cicatrización de la herida se presta especial atención a realizar un debridamiento exhaustivo y amplio de los cualquier tipo de secreción o exudado procedente de la tejidos infectados y necrosados. El segundo paso consiste herida. El linfonódulo popliteo pierde su tumefacción en la irrigación abundante de la herida con solución salina y regresa a su tamaño normal al cabo de 7 días. Para a presión para eliminar el máximo número posible de asegurar una adecuada cobertura antibiótica, se repite gérmenes, de tejidos desvascularizados y de suciedad. La la inyección de cefovecina 8 mg/kg SC al cabo de 14 presión de la solución de lavado que se ejerce con la jeringa días tras la primera. El antibiótico fue bien tolerado debe ser intermedia; ni demasiado débil, de forma que a lo largo de todo el periodo de tratamiento. Después no se obtengan los beneficios deseados, pero tampoco de 4 semanas de tratamiento, la herida ha sanado demasiado fuerte que pueda profundizar a las bacterias completamente (Foto 5). 4 semanas más tarde, apenas en los tejidos afectados. La sutura de la piel debe hacerse si es visible una cicatriz casi imperceptible como con sutura atraumática monofilamento. Para la sutura testigo de la herida inicial (Foto 6). La articulación de los tejidos subcutáneos, lo ideal es utilizar un material tarsocrural se encuentra estable en este momento. reabsorbible con un tiempo de reabsorción largo, para El gato manifiesta todavía cierto grado de cojera, que lograr un estabilización de las estructuras lo más larga en desaparece con el transcurso de unas pocas semanas el tiempo como sea posible, pero sin que queden restos de más. 4 meses después del inicio de la terapia, se material permanentes que puedan actuar como cuerpos 52 ordena el alta médica, tras la realización de la última extraños. Si se prevé que no sea posible cerrar el defecto exploración radiológica de control de la articulación de la piel con una aposición totalmente libre de tensión,

Herida necrotizada purulenta en la articulación tarsal de un gato. Manejo quirúrgico y tratamiento de la infección con cefovecina sódica (Convenia®)

Foto 7: Radiografía de control 4 meses después del inicio del tratamiento. Las estructuras óseas así como las periósticas de la articulación tarsal derecha no presentan alteraciones. No se observan signos susceptibles de osteomielitis.

Foto 7: Radiografía de control 4 meses después del inicio del tratamiento. Las estructuras óseas así como las periósticas de la articulación tarsal derecha no presentan alteraciones. No se observan signos susceptibles de osteomielitis.

deberían dejarse algunas partes de la herida abiertas, para Foto 8: Ejemplo de colocación quirúrgica de una banda de tensión que cicatricen por segunda intención. En cualquier caso, en el tarso de un gato. debería dejarse abierta la porción más ventral de la sutura, para permitir un drenaje libre de las secreciones y exudados por gravedad. Debe realizarse un seguimiento exhaustivo obligatorio la toma de muestras para bacteriología y la de la herida en los primeros días del postoperatorio; ante realización de un antibiograma para asegurar el éxito del cualquier signo de infección o de implantación de un tratamiento antibiótico. Este tipo de infecciones suelen síndrome compartimental, debe actuarse urgentemente requerir la utilización de antibióticos bactericidas con de manera más agresiva. En este caso, conviene abrir la amplio espectro de acción durante un periodo de tiempo herida de nuevo y realizar un lavado exhaustivo, llegando prolongado. Debe asegurarse un correcto cumplimiento incluso a necesitar la realización de un corte de liberación de las recomendaciones de antibioterapia para evitar que (desmofasciotomía). una infección banal a los ojos del propietario del animal se convierta en una infección severa difícil de manejar y con Las luxaciones provocadas por la lesión del ligamento ello ponga en entredicho el éxito de la terapia instaurada, colateral medial suelen corregirse favorablemente con un pudiendo llevar incluso a la necesidad de amputar la adecuado tratamiento quirúrgico y un confinamiento del extremidad del animal o incluso provocar su muerte. animal con escasa movilidad durante un periodo de tiempo Particularmente en el caso de los gatos, el hecho de tener prolongado, tal y como se describe en el caso que se ha que administrar uno o varios comprimidos durante un presentado. En muchas ocasiones, el propio engrosamiento periodo de tiempo de al menos 4 semanas consecutivas, de tejidos circundantes y la creación de un tejido cicatricial puede suponer un serio problema para el propietario fibroso pueden colaborar a la estabilización de la función de ese animal. Gracias a la particular formulación de del ligamento colateral. No obstante, en otros casos, como Convenia®, es posible asegurar esta cobertura antibiótica en las luxaciones muy graves, con daño extenso de la de amplio espectro de forma eficaz mediante 2 inyecciones cápsula, puede ser necesario la colocación de una banda de subcutáneas en 2 administraciones separadas 14 días tensión con material de sutura no absorbible fijada distal cada una. A pesar de que la cefovecina (Convenia®) por y proximalmente mediante 2 tornillos (Foto 8). Debería el momento sólo está registrada para la antibioterapia en evitarse dejar material de sutura o cuerpos extraños en caso de infecciones de tejidos blandos y del tracto urinario, la herida, ya que pueden favorecer la progresión de la en el caso que acabamos de presentar se ha mostrado infección. eficaz tanto para el manejo y el control de la infección de la piel como para el de las estructuras óseas y articulares de Junto con al tratamiento quirúrgico, el segundo pilar la extremidad afectada por el traumatismo. básico del manejo exitoso de este tipo de lesiones consiste en una antibioterapia eficaz. En estos casos, resulta Artículo publicado en VETimpulse. 2008. 17:1

53

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful