Luvina News

Reunión de Artistas e Intelectuales con Fernando Toranzo Fernandez 17 de Mayo de 2009 Salón Río San Luis Potosí S.L.P. Nueve y medía de la mañana, un sol químico se filtra por la piel hasta los huesos, yo disgustado por no existir en el Futuro que soñaba de pequeño, todo lo tóxico pero nada de la libertad. Llego al lugar de reunión, algo se antoja distinto al encuentro anterior. En la entrada una mujer joven con un enorme gafete con el logotipo del PRI registra los datos de los asistentes antes de permitirles el acceso. Al ingresar varias lineas de sillas dividen el salón . El lugar por su tamaño luce mas cercano a un “medio vacío”. Después de merodear someramente por el lugar, busco en donde ubicarme para tener una visión y audición óptimas, la segunda fila de la derecha cumple con los requisitos.

Son las once pasadas y finalmente da comienzo el encuentro. El primero en hablar es Edén Coronado quien comienza por enunciar los principios rectores consensuados por el Movimiento de Trabajadores por Cultura en dónde se establece; la posibilidad revolucionaria y emancipadora de la cultura. Lineas de construcción para una concepción menos “burguesa” de la cultura, que con sus “mega-obras” (Festivales, Centros, Laberintos. Etc.) únicamente abona a la consideración espectacular, que no contribuye de manera pro-activa a la construcción dinámica de una sociedad democrática.

Me siento gratamente sorprendido, de un acercamiento más complejo de la cultura que puede contribuir a transformar su conceptualización actual; puesto que la cultura no es una pasarela, ni se reduce a un espectáculo, es parte fundamental de la existencia de cada individuo y del lugar en dónde vive (inmediatamente pienso en el machismo, puesto que no es algo que tengan desde que nacen los hombres, sino que es ejercido y asimilado, en otras palabras es enseñado y aprendido,es cultural). Es un

elemento indispensable para el desarrollo social ( ademas declarado por la UNESCO) y no puede ser relegada bajo ningún motivo, ya que de hacerlo de esa manera, la pobreza, la violencia, la inseguridad, el desempleo, el hambruna, la contaminación y un largo etcétera nunca serán resueltos y seguirán en aumento. Antes de la intervención de Jorge Ramírez Pardo (periodista) me dirijo decidido a no quedarme fuera del festín de bizcochos miniatura, veloz tomo un par de chamucos, una conchita y café para remojar. La ponencia de Ramírez Pardo comienza con la presentación de ejemplos documentales y hemerográficos que ilustran el modelo caciquil de las administraciones pasadas y presentes, las cuales han hecho del derroche de presupuestos su único impacto social. Las instituciones de educación superior (entre ellas la UASLP y el COLSAN) no han podido concretar la vinculación institucional y social para su contribución académica y que genere los proyectos para la construcción de un enfoque diferente entorno a la cultura y lo cultural. En el tema de los medios locales resalta que pocos tienen un espacio dedicado a la difusión cultural (mínimo), con el mismo enfoque reduccionista y burgués de las instituciones estatales. Las concesiones, enajenadas por empresarios cuyo único intereses es el enriquecimiento a pesar de todo y todos, son utilizadas como instrumentos de presión; no les interesa desarrollar, ni investigar, ni difundir nada que contravenga o retarde sus utilidades.

Me resulta inevitable no sentirme asqueado, los bizcochos y el café nada tienen que ver, mi reacción deriva de la indigestión que me provoca el conocer, por la ponencia de Fernando Buen Abad (Filosofo), la cantidad de individuos con rezago educativo en la entidad, los apoyos millonarios a un equipo de fútbol propiedad una empresa monopólica, la utilización de los artistas (como el caso de Octavio Paz) para legitimar al neo-liberalismo y sus saqueos, la incongruencia de las pocas e

ineficaces campañas de promoción de la lectura, porque no se trata de leer lo que sea, sino de volver accesibles contenidos críticos que abonen a la reflexión y desarrollo de la creatividad que todo individuo posee.

Después de la enunciación del panorama reinante en el estado, Buen Abad explica el sentido de la realización de los foros, sirven para poner en común una problemática que impacta a un contexto especifico y desarrollar soluciones de manera colectiva. La democratización de los presupuestos a través de la creación de un grupo colegiado con diversidad de enfoques y compuesto no sólo por artistas, ni por profesionistas de una sola área, sino potenciado con su diversidad y estructurado con el dialogo y la reflexión constante.

A estás alturas el número de asistentes es mayor, me parece curioso que un pequeño bloque de personas con playeras del Partido Verde fungen como animadores, al aplaudir después de la intervención de cada ponente. Es turno de Jesús Coronado (Artista Escénico) quien explica cómo se reparte usualmente el presupuesto destinado a la creación en el estado, cuya relación es simple: por cada peso que se destina a este rubro la burocracia gasta tres en infraestructura, por lo que aún y cuando se destinen “presupuestos históricos”, son pobremente distribuidos y pésimamente aplicados en una relación cantidad-impacto social. Dentro de los temas que aborda Jesús se encuentran la

profesionalización y mejora laboral de los trabajadores de la cultura, la creación de un consejo facultativo que apruebe (previo diagnostico) las políticas en materia cultural. A mi estomago vuelve el malestar al escuchar el alarmante índice de analfabetismo en la ciudad y el apoyo millonario al equipo de fútbol local (que sólo beneficia a Televisa dueño del equipo y a Jacobo Payan dueño del estadio).

Frente al “todo está bien” tan característico de la institución, Joaquín Muñoz (Historiador) establece como la cultura se ha vuelto una mercancía más, a la que se le amputa de toda su posibilidad creadora, se plastifica y empaqueta para colocarla en un estante. El despojo y la destrucción es la regla que se antepone al diálogo e impide la transformación de una sociedad compleja, escindida, hiperfragmentada en los flujos de la desinformación que el sistema imperante utiliza para capitalizar y

reducir expresiones complejas a una mera caricatura.

La participación de los candidatos (Zapata anteriormente y Toranzo ahora) se reduce a la presentación de las propuestas que componen su campaña, por ello la sensación de que únicamente asisten para mostrarse ante la “comunidad” asoma con insistencia. Es la una y unos minutos de la tarde, Toranzo debe irse ahora para cumplir con otros compromisos de campaña, en lugar de dar por terminado de la reunión se ofrece la posibilidad de que al ser el candidato un invitado más (en palabras de uno de los integrantes del Movimiento) se siga con la discusión y se profundice en algunos de los temas que surgieron a raíz de lo expuesto en las ponencias.

Al termino del encuentro me entusiasman las posibilidades reales de intervención cultural y me queda claro que los principales problemas a los se enfrenta esta labor son la discrecionalidad en el ejercicio de presupuestos y el pensamiento reduccionista, principales vicios e incompetencias de los encargados institucionales, que es tarea del Estado garantizar la producción y el acceso a las por ello debe crear condiciones propicias que garanticen

expresiones emanadas de la cultura;

condiciones laborales adecuadas para la investigación, creación, desarrollo, y difusión de proyectos críticos pues la auto-complacencia, el compadrazgo (denunciado por Denisse Dresser) y la actitud de élite en nada contribuyen al desarrollo social.

Es hora de irme a mi casa, sin dinero suficiente para usar el transporte público, me resigno a caminar, después de todo el entusiasmo que genera la promesa de la revolución, es suficiente combustible para andar.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful