Imaginar la Lima del bicentenario Domingo, 28 de julio de 2013 | 4:30 am

(Ilustración: Edward Andrade) Invitamos a dos urbanistas y un experto en transporte para que proyectaran cómo será la capital en el 2021, cuando celebremos 200 años de nuestra independencia. Sus vaticinios revelan que estamos en una encrucijada: alcanzar una ciudad idílica o padecer los embates de una metrópoli caótica. Texto: Nilton Torres Varillas. Fotografía: Laura Gamero / Ilustración: Edward Andrade.

como un reloj. Pablo Vega-Centeno. el Museo de Arte. entre otros – regalados por las delegaciones diplomáticas de países amigos. experto en temas de movilidad y ciudad. hacia el cruce de Salaverry con la calle Sánchez Cerro. Pablo Vega-Centeno sale de su departamento del edificio Los Olmos. Son las once de la mañana. Lima recibió tan importante efeméride inundada de monumentos –el reloj del Parque Universitario. Pero ¿qué tipo de ciudad es la que queremos tener cuando celebremos el esperado Bicentenario? . a la lavandería o simplemente caminar por las amplias veredas que las circundan. en la Residencial San Felipe. sociólogo. arquitecto. mole de neón y concreto bordeada por una amplia zona de espacio público en la que resaltan sus bien distribuidas áreas verdes y las bancas que invitan a reposar después del shopping. y las constructoras levantan bloques que cuanto más altos son parecen mirar menos hacia abajo. Dentro de ocho años. se detiene y dice que ese es el panorama que aspira a contemplar dentro de ocho años. Al llegar a la esquina. un 28 de julio como hoy. y la proyección de nuevos espacios públicos. y las construcciones recientes en las que las panaderías. A su paso contempla la hilera de edificios de departamentos en los que se intercalan las edificaciones de comienzos de la década pasada. Porque es miércoles 24 de julio del 2013 y aún el Real Plaza Salaverry está en obras. cuando eran concebidos como búnkers cerrados y enrejados. Pablo mira a su derecha y atisba la silueta del centro comercial Real Plaza. se frota las manos y contempla el paso de los buses del sistema de alimentadores que pasan cada cinco minutos exactos. Pablo emprende el paseo girando hacia su izquierda. el Perú celebrará el Bicentenario de su independencia. tiendecitas y cafés de los primeros niveles de los edificios invitan a aprovechar la calle para ir por el pan. y camina hacia la avenida Salaverry para dar un paseo matutino. Hace frío. pero el promovido desarrollo inmobiliario actual. Para el 2021 no se sabe aún qué agasajos recibirá Lima. auguran que la capital celebrará esos 200 años de independencia como una moderna metrópoli de once millones de habitantes. Cuando se conmemoró el primer centenario. los proyectos de mejora de la circulación y el tránsito por la ciudad.Sábado 24 de julio del 2021. por la avenida circulan decenas de bulliciosas combis y buses. en 1921. el monumento a Manco Cápac.

en la cuadra 9 de la avenida Los Próceres. ahora existen edificios de departamentos. y frente a él ve erigirse un panorama de verticalidad urbana que lo sobrecoge. Vega-Centeno no reniega del crecimiento hacia lo alto de la arquitectura limeña. . Y es en las avenidas Gregorio Escobedo. o darle prioridad a este mismo espacio.Público y de calidad Pablo Vega-Centeno vive hace 18 años en la Residencial San Felipe y ha sido testigo del cambio en los alrededores: donde antes había chalets de dos pisos. Al lado del edificio de 18 pisos que comenzó a habitarse hacia finales del 2013. Vega-Centeno fantasea con edificios con un primer piso que anima a caminar por la calle. según las estimaciones de la Cámara Peruana de la Construcción. “Cuando Lima se expandía. Surco) como de los asentamientos humanos. una capital que en el último siglo se desarrolló hacia lo ancho. En ese sueño de una Lima que reciba al Bicentenario. y ahora mira hacia arriba como toda metrópoli que se respete. en los próximos quince años se espera un ritmo de obra de 50 mil nuevas viviendas por año. y hacia su otro costado. que llama a la convivencia. que dialoga con la ciudad. el modelo era tener un chalecito. Salaverry y San Felipe donde más se nota esa metamorfosis arquitectónica. dice. se levantan otras torres construidas en el 2014. Un reclamo que se hace más urgente aún sabiendo que. Por eso. pero lo que toca demandar es que ese nuevo modelo de vivienda se complemente con áreas colectivas que permitan tener una vida cotidiana de calidad”. ya que es una necesidad evidente para Lima. como una gran mancha de aceite. El sueño del urbanista es que las constructoras e inmobiliarias se den cuenta de que ese es el norte a seguir. ahora mismo se nos presentan dos opciones: continuar con el modelo actual de construcción en el que se ningunea el espacio público. Pero donde sí pone el llamado de atención es que esa expansión a los cielos debe ir de la mano de una adecuada organización y aprovechamiento de las áreas públicas. ahora se aspira al departamento. la casita con jardín. se eleva una torre gemela. en un lateral de la urbanización La Cruceta. Pesimista constructivo Transportado al 2021. en Surco. ya sea a través de los suburbios de clase media o alta (San Borja. Este patrón ha cambiado. el urbanista y arquitecto Wiley Ludeña sale a la puerta de su casa.

trasladarse de Pueblo Libre a Chorrillos resulta una experiencia confortable para Miguel Sidia. Dos parques lineales que prometen calidad de vida urbana. donde hace transbordo con los alimentadores del Metropolitano. es vital compensar con un importante espacio público. condominizada y encerrada en sí misma. Y avenidas como la Universitaria o el corredor Alfonso Ugarte-Brasil pueden utilizarse como tales”. en viviendas unifamiliares que parecen estiradas por un chupón. De su casa. Ludeña es un “pesimista constructivo” ya que. que están en pleno desarrollo. Será apenas un escenario de recorridos fugaces y encuentros conflictuados. en el del transporte el optimismo se apodera de él y. Para ir al aeropuerto. Ludeña ve con optimismo los proyectos de la Costa Verde y Vía Parque Rímac. Ludeña se muestra como un duro crítico de la arquitectura de los proyectos inmobiliarios presentes y reclama también la necesidad de que todo proyecto inmobiliario apunte a un estilo arquitectónicamente amable. lo que pasará es que la ciudad no será más un espacio de intermediación social.“Si vamos a vivir en cajoneras. Volviendo a la actualidad. en la cuadra 6 de la avenida Del Río. además de insegura”. vislumbra que la movilización en la ciudad tendrá un giro notable hacia el confort y la rapidez. si no será como vivir permanentemente en un escenario de esquizofrenia morfológica”. que expandirán el espacio público y que deben ser el modelo a seguir ya que no solo debemos contar con mayor área verde y espacio público en la periferia sino también dentro de la ciudad. Una travesía segura y rápida. “La experiencia internacional nos dice que si tenemos dos parques lineales como la nueva Costa Verde y Vía Parque Rímac lo que necesitamos es coser ambos espacios a través de 'túneles verdes metropolitanos'. pensando en una Lima del 2021. Aborda las unidades que transitan por el corredor vial hasta la avenida Del Ejército. si bien en el tema urbanístico se muestra consternado. Luego hará transbordo a la Línea 2 que viene desde Vitarte hasta llegar a algún paradero que lo conecte con las unidades que pasan por el ramal de Javier Prado-Faucett. Todo en menos de una hora. hasta el aeropuerto Jorge Chávez. Ludeña se imagina abordando una de las alimentadoras del Metropolitano hasta la estación más cercana del metro de Lima a su casa. . “Si se acentúa la construcción vertical. camina un par de calles hasta la parada de buses del cruce de la Brasil con Bolívar. Interconexión y fiscalización A mediados del 2021.

No basta solo con una moderna infraestructura vial y de vehículos. un primer tramo de la Línea 2 del metro que une la Carretera Central con el centro de Lima. por lo menos. Entonces debemos poseer un sistema de transporte público que invite a aprovecharlo y luego tenemos que aprender a racionalizar el uso de los vehículos . la Lima que recibirá al Bicentenario podrá ser recorrida en buses articulados que se moverán por los corredores principales y complementarios. mientras que en las rutas menores. Esto es lo ideal”. Un mecanismo fundamental que exige Sidia para que este promisorio futuro en el transporte se haga realidad es la efectiva fiscalización. circulan un millón 300 mil vehículos. si excede su velocidad. y para adquirirlos podemos apelar a la asociación público privada con empresas que ofrecen estos sistemas”. También las nuevas líneas del Metropolitano que van de Circunvalación a Faucett y de Universitaria a Benavides. y así lo confirma una reciente estadística de la Asociación Automotriz del Perú: más de 93 mil nuevos vehículos fueron inscritos en el primer semestre del 2013. “Por Lima. si viola las reglas de tránsito.“La intermodalidad nos permite desplazarnos de un punto a otro de la ciudad utilizando distintos tipos de transporte y con un mismo medio de pago. Metrópoli peruana El panorama de cada día en horas punta. Miguel Sidia. Es en la periferia de la ciudad. tendría que ser historia para el 2021. Debemos controlar si un conductor no da pase al peatón en los cruces. de regreso al 2013. donde se mantendrán los vehículos tipo cúster e incluso las mototaxis. y debiera estar en construcción el otro tramo hacia el Callao. Miguel Sidia dice que la compra de autos nuevos continuará en los próximos años. Para eso existen los sistemas inteligentes de transporte. con miles de vehículos pugnando por circular por las principales vías de Lima. En este escenario. pues irán saliendo de circulación paulatinamente. asegura que esta será la forma cotidiana de movernos por la capital en el futuro inmediato. de interconexión. ya que poco a poco estamos aprendiendo a utilizar la interconexión en el transporte. Y las combis. circularán autobuses de un solo chasis. en esas rutas de barrio. Pero ese no es el problema. “Los próximos alcaldes de la ciudad deben apostar por la fiscalización electrónica. aproximadamente. “Para julio del 2021 deberíamos tener culminado. Y debería estar funcionando el eje complementario de Tacna a Miraflores”. y la mayoría son taxis y transporte público.

particulares. Solo así ese caos será cosa del pasado”. . podemos decir que la capital en el Bicentenario será la metrópoli soñada. Ahora lo que toca es dejar de fantasear y trabajar para que esto sea realidad. Pablo Vega-Centeno dice que solo con una oportuna planificación de lo que se quiere para nuestra ciudad a futuro es que lograremos alcanzar ese ideal de una urbe en la que provoque vivir. y ya no utilizarlos para ir a trabajar o a estudiar. y además los actores del negocio inmobiliario no han sido conscientes de la responsabilidad social que les tocaba y han construido barrios infierno. y un sistema de transporte rápido y de calidad. Para Wiley Ludeña las obras que se están haciendo ahora debieron implementarse hace cuarenta años. Con una nueva Costa Verde que cruza desde el Callao hasta Chorrillos boyante de espacios públicos de fácil acceso.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful