You are on page 1of 21
INSTITUTO DE FORMACIÓN DOCENTE OFICIAL HORQUETA PROFESORADO EN E.E.B. 1º Y 2º CICLOS Pedagogía Profesora: Lic.

INSTITUTO DE FORMACIÓN DOCENTE OFICIAL HORQUETA PROFESORADO EN E.E.B. 1º Y 2º CICLOS

INSTITUTO DE FORMACIÓN DOCENTE OFICIAL HORQUETA PROFESORADO EN E.E.B. 1º Y 2º CICLOS Pedagogía Profesora: Lic.

Pedagogía

INSTITUTO DE FORMACIÓN DOCENTE OFICIAL HORQUETA PROFESORADO EN E.E.B. 1º Y 2º CICLOS Pedagogía Profesora: Lic.

Profesora:

Lic. Norma Barúa

Elaborado por:

  • Nancy Dalila Ibarra

  • Ronald Darío Alonzo

  • Luz Marína Godoy

  • Adelio Giménez

  • Rosa Britez

  • Pedro Juan Espínola

  • Digna Aurelia Benítez

  • Lucía De Jesús Fernández

  • Raquela Añazco

  • Deisy Mareco

  • Milciades Arce

Sección B Turno Mañana

Año 2013

Introducción

Queridos compañeros/as queremos iniciar la presentación de nuestro trabajo en esta área

“Pedagogía” sobre el desarrollo que tuvo la educación desde el Renacimiento hasta el Siglo

XIX.

La propuesta educativa del renacimiento consiste en cambiar la técnica por una más terrenal, concibiéndose de una nueva manera a Dios, al hombre y al mundo. Estos y otros aspectos más resaltantes serán nuestro tema en este trabajo.

Esperando la colaboración de ustedes compañeros y de la guía presente iniciaremos este tema.

Propuesta educativa del Renacimiento

La educación en esta época coincidió con la difusión de los nuevos valores surgidos de la vuelta a la tradición grecolatina. La nueva visión del rol del ser humano, orientado a cumplir sus fines no solo en el más allá, sino también en el mundo terrenal lo impulsaron al conocimiento matemático, filosófico, histórico, geográfico, científico y artístico, sin descuidar la educación física. Mente y cuerpo en desarrollo, fueron el objetivo de esta concepción racional, libre y humanística de la enseñanza-aprendizaje, que se facilitó con la invención de la imprenta. Las mujeres comenzaron a ser tenidas en cuenta en la educación formal.

Sin embargo la estructura seguía siendo la del sistema medieval, predominando la enseñanza del latín y la necesidad de formar sacerdotes, aunque en la enseñanza superior comenzó a estudiarse el griego. Siguió la clásica división del trivium (que incluía retórica, gramática, y dialéctica) y el quadrivium (aritmética, astronomía. geometría, y música).

En la Edad Media se habían fundado escuelas de gramática latina que recibieron la influencia humanística.

La enseñanza secundaria actual es producto de la evolución de las llamadas en ese entonces, facultades de artes, que preparaban para estudiar medicina, teología o derecho.

En este período comienza a esbozarse la separación de alumnos por cursos según la edad del alumnado.

Las nuevas ideas protestantes que incluían la libre interpretación bíblica, también se hicieron sentir pues estos grupos religiosos fundaron escuelas donde la enseñanza era supervisada por el Estado.

En América también tuvo influencia el Renacimiento europeo, especialmente por obra de los jesuitas y dominicos.

En enseñanza superior estas ideas fueron reflejadas en la Universidad Santo Tomás de Aquino, de Santo Domingo, que replicaba el ideario de la de Santo Tomás de Henares; y en las de México y Lima. La primera del año 1538, y las segundas de 1551.

Para los hijos de los nobles los humanistas exigían una educación física y estética plena. También la enseñanza del latín y del griego, idiomas que se consideraban necesarios para

poder estudiar los monumentos literarios de la Antigüedad. En el programa de la enseñanza intelectual, incluían asignaturas como Matemática, Astronomía, Mecánica y otras Ciencias Naturales.

Los humanistas respetaban al niño y se oponían a la enseñanza escolástica y a la severidad en la disciplina. Aspiraban a desarrollar en los niños la curiosidad y el interés por los conocimientos.

En las escuelas que dirigían los pedagogos humanistas la influencia de la iglesia era menor; sin embargo, la religión seguía manteniendo un lugar importante. Las concepciones de los humanistas encontraban aplicación práctica únicamente en algunas escuelas aisladas donde estudiaban hijos de personas acomodadas.

Al mismo tiempo se continuaban desarrollando las escuelas en las ciudades donde cursaban la primera enseñanza los hijos de los artesanos y comerciantes. Surgieron escuelas para niños (por lo general, privadas). En la mayoría de las escuelas de las ciudades la enseñanza se desarrollaba en el idioma natal de los alumnos. En el siglo XVI, conjuntamente con las escuelas primarias, existían escuelas superiores (latinas) y escuelas medias (colegios y gimnasios), donde la enseñanza tenía una duración de 8 a 10 años (sólo para los hijos de las personas acomodadas).

A diferencia de las escuelas medievales, en esta escuela había abundancia de luz y aire y se concedía especial atención al desarrollo físico de los niños. Las asignaturas principales eran las lenguas y la literatura clásicas. Se estudiaba Matemática, Astronomía y se realizaban excursiones al campo. Se le concedía una gran importancia a los juegos y al desarrollo de las fuerzas físicas y espirituales del hombre.

Todas las personas reciben una educación amplia y la enseñanza se lleva a cabo en el idioma natal. En las escuelas se enseña a leer y a escribir y, además, Aritmética, Geometría, Astronomía, Música, y Ciencias Naturales.

Los medios de enseñanza tenían una amplia utilización. Se concedía gran importancia a la educación física, adhiriéndose con gran fidelidad al sistema ateniense para lograr un cuerpo sano, fuerte y hermoso mediante la gimnasia y los ejercicios militares. Asimismo, concedía gran importancia a la preparación de los niños y jóvenes para la actividad laboral y al respecto manifestó sus ideas sobre el desarrollo multifacético de la personalidad. Señaló que había una cuestión a la cual todos estaban obligados: la agricultura.

El realismo pedagógico.

Es en el siglo XVII, cuando surge el realismo pedagógico propugnador de una educación basada en el conocimiento de contenidos y prácticas. Se basa en los métodos de la inducción y la intuición como base de todos los saberes ya que “El valor pedagógico de las distintas disciplinas formales depende prioritariamente de su aplicación práctica a la vida.” (

Diccionario de las ciencias de la educación, volumen II) Se preocupan ahora, y de forma pionera, por el modo de transmitir los conocimientos y el orden en el que deberán presentarlos para lograr mayor efectividad a la hora de ser usados. Se centran en el contacto con la naturaleza, directamente con el objeto de estudio no con textos al respecto.

El realismo

supone romper con el

entonces: el humanismo.

sistema de enseñanza que venía

dándose hasta

Pero el surgimiento del Realismo no implica el olvido del humanismo, a lo largo de la historia se han ido alternando, llegando incluso a coexistir ambos vértices en el mismo periodo. Es más, según J. M. Moreno no podemos ni siquiera afirmar que el único Realismo

habido en las ciencia de la educación haya sido el surgido en el citado siglo XVII. Pero a nivel

general, y a lo largo de la Historia de la educación, el humanismo y el realismo se han ido turnando en lo que a importancia se refiere: la educación primitiva tenía un claro matiz realista, más adelante le sacará ventaja el humanismo con la llegada del mundo clásico. En el renacimiento ambas coinciden y actualmente podemos afirmar que, al igual que en el renacimiento, el humanismo y el realismo coinciden en el mismo periodo porque “son dos fenómenos educativos que necesitan el uno del otro para que pueda existir la armonía”

A mi modo de ver, las palabras de J. M. Moreno que acabo de citar son totalmente acertadas. Por un lado me parece necesario el humanismo puesto que, a fin de cuentas, no todo lo que nos es vital aprender lo podemos tener al alcance de la mano y los libros son un instrumento de lo más apropiado en estos casos. Por el otro lado, creo que es totalmente necesario el activismo al que tiende el realismo, muchas veces el ver un objeto que va a ser estudiado es una lección más preciada que el leer varios textos sobre él . Me parece que el

palpar, el ver

el sentir un objeto que se va a estudiar provoca en el educando una reacción

... más positiva, educativamente hablando, que el leer sobre él o el limitarse a estudiar sus característica sin dar pie a la experiencia con el objeto, lo cual sería caer en el simple y tan criticado memorismo. Por todo esto creo que la postura que adopta J. M. Moreno es la más idónea. Lo ideal para el aprendizaje ya sea de un objeto, de un proceso o de cualquier lección es el de compaginar el contacto con la naturaleza (realismo) y con los textos (humanismo).

  • Factores que propiciaron su aparición.

    • Se da una expansión de la actividad económica, industrial y mercantil producida por el descubrimiento de nuevas tierras, como es el caso de América, y que generaron nuevas rutas de comercio. Pero además, este factor tuvo una consecuencia directa en el modo de vida de las personas, hubo una expansión mental como consecuencia del trato con distintas gentes de nacionalidades diferentes lo que fomentó la divulgación de las lenguas propias de cada país en decadencia de las lenguas muertas.

    • La vida y las cosas cotidianas rebasan, en este periodo, la autoridad que hasta entonces habían tenido las letras. Hecho que se ve en diferentes aspectos: la filosofía moderna trata de encajar con la nueva ciencia dejando atrás la tradición; La educación se sustentará ahora en motivos realistas con el fin de dar utilidad a lo que se aprende adhiriéndose al programa educativo ya existente, asignaturas como matemáticas y ciencias naturales. Con relación a esta última cabe comentar que la naturaleza es ahora entendida como algo razonable, algo que el hombre, desde su propia naturaleza, es capaz de entender.

    • Otra de las características propias de este periodo es la preocupación por las ciencias y los métodos. Se suceden nuevos descubrimientos en la rama de la ciencia como que la tierra gira alrededor del sol (Copérnico); el telescopio que facilitó el hallazgo de nuevas estrellas; etc. Todo esto tiene como resultado la superación de las ciencias antiguas. Ahora esta es entendida como “algo univoco, no análogo, cuya unidad le viene dada por el propio entendimiento del hombre”. Por tanto, el camino para llegar a la verdad a de pasar por el conocimiento del propio entendimiento. Si consideramos la ciencia como una, único será el modo de acceder a sus conocimientos.

Siglo XVII. Era de la Razón y del Barroco.

  • La Pedagogía en el siglo XVII.

La pedagogía de esta época está influida por las dos grandes corrientes filosóficas que surgen en ella: la empírica, representada principalmente por Bacon, y la idealista, fundada por Descartes. Ninguno de ambos escribe directamente sobre educación, pero sus ideas repercuten grandemente en ella. A estas corrientes hay que añadir el efecto del movimiento científico, naturalista y crítico que parte del Renacimiento.

Bacon (1561-1626) considera que el conocimiento procede de la experiencia, de las percepciones sensibles, por lo cual hay que partir del estudio de la naturaleza, del conocimiento de las cosas. Para esto hay que emplear el método inductivo por el cual se agrupan los hechos particulares, se experimentan y comprueban para llegar a los conceptos generales, es decir, al conocimiento.

Descartes (1596-1649) parte de la duda metódica, de cuestionar las ideas recibidas. Afirma en cambio la sustantividad del yo y de la razón frente al mundo exterior. Lo decisivo para el conocimiento son las ideas, no las cosas; el ser pensante, no el mundo exterior. Su influencia en la pedagogía se debe sobre todo a sus ideas sobre el método, que llegan a constituir una de las bases de la nueva didáctica.

Empirismo e idealismo, aunque contradictorios en apariencia, se complementan en la educación y dan lugar a la pedagogía realista, que caracteriza a esta época.

Esta pedagogía aspira a crear una nueva didáctica, dando normas para el empleo del método en la educación conforme a ciertas reglas. Asimismo atiende a la individualidad del educando con más insistencia que las épocas anteriores. Finalmente, en el orden moral y social cultiva el espíritu de tolerancia, de respeto a la personalidad y la fraternidad entre los hombres.

La pedagogía de esta época está influida por las dos grandes corrientes filosóficas que surgen en

La pedagogía en el siglo XVII

La pedagogía de esta época está influida por las dos grandes corrientes filosóficas que surgen en ella: la empírica, representada principalmente por Bacon, y la idealista, fundada por Descartes. Ninguno de ambos escribe directamente sobre educación, pero sus ideas repercuten grandemente en ella. A estas corrientes hay que añadir el efecto del movimiento científico, naturalista y crítico que parte del Renacimiento.

Bacon (1561-1626) considera que el conocimiento procede de la experiencia, de las percepciones sensibles, por lo cual hay que partir del estudio de la naturaleza, del conocimiento de las cosas. Para esto hay que emplear el método inductivo por el cual se agrupan los hechos particulares, se experimentan y comprueban para llegar a los conceptos generales, es decir, al conocimiento.

Descartes (1596-1649) parte de la duda metódica, de cuestionar las ideas recibidas. Afirma en cambio la sustantividad del yo y de la razón frente al mundo exterior. Lo decisivo para el conocimiento son las ideas, no las cosas; el ser pensante, no el mundo exterior. Su influencia en la pedagogía se debe sobre todo a sus ideas sobre el método, que llegan a constituir una de las bases de la nueva didáctica.

Empirismo e idealismo, aunque contradictorios en apariencia, se complementan en la educación y dan lugar a la pedagogía realista, que caracteriza a esta época.

Esta pedagogía aspira a crear una nueva didáctica, dando normas para el empleo del método en la educación conforme a ciertas reglas. Asimismo atiende a la individualidad del educando con más insistencia que las épocas anteriores. Finalmente, en el orden moral y social cultiva el espíritu de tolerancia, de respeto a la personalidad y la fraternidad entre los hombres.

Comenio La pedagogía de Comenio es una conjunción de ideas religiosas y de ideas realistas. Continúa

Comenio

La pedagogía de Comenio es una conjunción de ideas religiosas y de ideas realistas. Continúa en cierto modo la corriente religiosa de la Reforma y la empirista del Renacimiento. El fin de la educación para él es la salvación, la felicidad eterna. En realidad, los fines de la vida y por tanto de la educación son para todas las cosas, artes y lenguas; la virtud o buenas costumbres, que incluye no sólo las buenas maneras sino el dominio de las pasiones, y la piedad o religión, por la que entiende la interna veneración por la cual el alma del hombre se une al Ser supremo.

Asimismo considera como uno de los objetivos de la educación la humanidad; el hombre no puede llegar a ser hombre si no es educado. "Nadie puede creer que es un verdadero hombre a no ser que haya aprendido a formar su hombre". Y esto ha de hacerse pronto, en la infancia.

Por esto la educación ha de aplicarse a todos. En las escuelas debe admitirse "a todos por igual, nobles y plebeyos, ricos y pobres, niños y niñas". Y no sólo esto, sino que han de ser educados conjuntamente en los mismos establecimientos. Con ello Comenio se adelanta a su tiempo y anticipa la idea de la escuela democrática unificada.

La principal contribución de Comenio ha sido, como se ha dicho, respecto al método, tanto en las ciencias como en las artes y en las lenguas. Además, dividió la escuela en seis clases, estableciendo así un principio de enseñanza graduada.

Comenio no es sólo un pedagogo, sino también un pensador y un reformador. Su idea era llegar a la armonía y fraternidad entre los hombres, a la superación de las diferencias políticas y religiosas.

La educación en el siglo XVIII

El siglo XVIII es el siglo pedagógico por excelencia. En él surgen dos de las figuras mayores de la pedagogía y la educación: Rousseau y Pestalozzi. Y en él se desarrolla la educación pública estatal y seinicia la educación nacional.

Filosóficamente, es el "siglo de las luces", de la "ilustración". En este movimiento aparecen mezcladas las ideas del sensualismo y del idealismo, del empirismo y del racionalismo de siglos anteriores. Los pensadores de este movimiento no son grandes filósofos originales como los del siglo anterior,; son más bien divulgadores que exponen las ideas literaria y didácticamente. Su expresión se encuentra en los "enciclopedistas", tales como Diderot, d'Alambert, Voltaire. Todos ellos coinciden en reconocer la supremacía de la razón.

Pedagógicamente, es el siglo de la instrucción sensorialista y racionalista, del naturalismo y del idealismo en la educación, así como de la educación individual y la educación nacional. En él se desarrolla así un movimiento dialéctico, de tensiones y oposiciones que se resuelven en el reconocimiento de la plena personalidad, de la educación integral, cabal, humana, representada esencialmente por la pedagogía de Pestalozzi.

Sintetizando, podríamos decir que en la educación del siglo XVIII se observan los siguientes movimientos:

1º.

El desarrollo de la educación del Estado.

2º.

El comienzo de la educación nacional, de la educación del pueblo por el pueblo o por

3º.

sus representantes políticos. El principio de la educación universal, gratuita y obligatoria.

4º.

La iniciación del laicismo en la enseñanza con la sustitución de la enseñanza

5º.

religiosa por la instrucción moral y cívica. La organización de la instrucción pública como una unidad orgánica.

6º.

La primacía de la razón.

7º.

El reconocimiento de la naturaleza y de la intuición en la educación.

La educación en el siglo XIX

Como en todas las épocas anteriores, la educación del siglo XIX ha estado íntimamente unida a los acontecimientos políticos y sociales. Así la Revolución Industrial que empezó a fines del siglo anterior se desarrolla ahora intensamente y da lugar a la concentración de grandes masas de población y a la necesidad de atender ft su educación. Por otra parte, la Revolución política que también empezó al terminar el siglo último, se lleva a cabo con el triunfo del parlamentarismo y la necesidad de educar al "pueblo soberano".

En este siglo se ha desarrollado la más intensa lucha de los partidos políticos, conservadores y progresivos, reaccionarios y liberales por apoderarse de la educación y de la escuela para sus fines. En particular puede decirse que ha sido una lucha entre la Iglesia y el Estado en torno a la educación, pero al fin vence éste, y llega a constituirse en cada país una educación pública nacional.

Del siglo XIX proceden los sistemas nacionales de educación y las grandes leyes de instrucción pública de todos los países europeos y americanos. Todos ellos llevan la escuela primaria a los últimos confines de sus territorios, haciéndola universal, gratuita, obligatoria y, en su mayor parte, laica o extraconfesional. Se puede decir que la educación pública, en su grado elemental, queda firmemente establecida durante este siglo, con la adición de dos nuevos elementos: las escuelas de párvulos para la primera infancia y las escuelas normales para la preparación del magisterio.

Por lo que se refiere a la educación secundaria, queda fundada también en sus líneas generales, pero sin alcanzar el desarrollo de aquélla, por estar limitada a una sola clase social, la burguesía, y ser considerada sólo como una preparación para la Universidad. Ésta, por su parte, adquiere un nuevo carácter como centro de alta cultura y de investigación científica, frente al sentido puramente profesional y docente de las épocas anteriores.

Durante el siglo XIX quedan establecidos los sistemas nacionales de educación de la mayoría de los pueblos europeos y americanos. Sin embargo, en esta época aún no se ha reconocido totalmente el monopolio del Estado en la instrucción, pues hasta en los países en que éste tiene predominio, reconoce la libertad de enseñanza a las instituciones privadas. Por otra parte, aún en los países en que la educación es esencialmente una función social, el Estado interviene cada vez más en la enseñanza.

El siglo XIX continúa la gran tradición pedagógica de los siglos anteriores, aunque con diferencias significativas. En primer lugar prosigue la pedagogía idealista iniciada en la época precedente. En dirección diferente, aunque también destacada se halla la personalidad más realista de Federico Herbart, el fundador de la pedagogía científica y sus continuadores herbartianos. Finalmente, en un puesto más secundario está el sociólogo Herbert Spencer, representante de la dirección positivista en la pedagogía. Así puede decirse que mientras en la primera mitad del siglo XIX predomina la corriente idealista, en la segunda lo hace la realista y positivista.

Lo más valioso de esta época por lo que se refiere a nuestro estudio es la consideración de la pedagogía como ciencia, que se realiza a partir de Herbart. Mientras que hasta él la educación fue objeto de la meditación personal o referida a la práctica, ahora lo es como pura

teoría, como ciencia. Si con esto perdió aquélla quizá en producciones originales, en ser fuente de emociones e ideas diversas, ahora gana en cambio en precisión y rigor científico.

Otra nota característica de la pedagogía de este siglo, es que a pesar de su carácter científico, o quizá por el mismo, la pedagogía influye directamente en la educación por medio de las instituciones fundadas por los herbartianos, como medios de aplicación de sus teorías. Finalmente, en este siglo comienzan los primeros ensayos de aplicación de la psicología naciente a la educación.

  • Herbart.

La instrucción tiene por fin, como toda la educación, la virtud, o sea la "fuerza de carácter de la moralidad". Para que la instrucción pueda penetrar en las representaciones del alumno han de abrirse todas las puertas del espíritu. La idea del interés es una de las más fructíferas de Herbart. Los intereses sirven como de motores o estímulos para la acción, y se refieren al mundo de la naturaleza (conocimiento) y al mundo de los hombres (simpatía). Y además de ser múltiples y variados, tienen que estar armónicamente repartidos y unificados en la personalidad.

La disciplina persigue el mismo fin que la educación en general, o sea la formación para la virtud; se apoya sobre todo en el trato personal, pero se diferencia del gobierno en que éste se dirige más al comportamiento externo que a la conducta propiamente dicha, es decir, a la que se rige por las ideas morales. La formación del carácter, o sea la consistencia y la uniformidad de la voluntad, constituye el objetivo de la disciplina. Ésta puede proceder como "contenedora", en cuanto el alumno debe ser reprimido; como "determinadora", para que el alumno elija rectamente, y como "reguladora", en edad más avanzada, para que el alumno pueda gobernarse por máximas y principios, es decir, para que llegue a la autonomía moral. Una idea poco reconocida en la pedagogía de Herbart es la necesidad de poner la educación en relación con la vida, es decir, con la del mundo inmediato del niño, partiendo de la vieja sentencia de "no aprender para la escuela, sino para la vida".

Resumiendo, pese a que la pedagogía de Herbart se caracteriza sobre todo por su carácter intelectualista e individualista, tiene en su beneficio el haber fundado la corriente científica en la pedagogía, el haber dado a ésta una fundamentación científica o una aspiración a la ciencia. Además, hay que acreditarle una multitud de finas observaciones psicológicas, que han servido de base para el desarrollo ulterior de la psicología pedagógica. Sus ideas llenaron la segunda mitad del siglo pasado; puede decirse que toda ella estuvo inspirada en la pedagogía herbartiana.

  • La pedagogía positivista: Herbert Spencer

En la segunda mitad del siglo XIX se difunde también una corriente filosófica, el positivismo, fundado por Augusto Comte (1790-1857), que tuvo sus repercusiones en la pedagogía, aunque menores que el herbartianismo. El mayor representante de él es Herbert Spencer (1820-1903) que tuvo cierta influencia en la educación. Spencer acentúa el valor utilitario de la educación. La educación es para él la preparación para la vida completa, enfatizando el carácter científico de los estudios sobre los literarios, el conocimiento individual sobre el tradicional.

En general, el objeto de la educación debe ser adquirir del modo más completo posible los conocimientos que sirvan mejor para desarrollar la vida intelectual y social en todos sus aspectos (influencia de Pestalozzi). Además, enfatiza el carácter utilitario (pragmático) de la educación y el valor del conocimiento científico.

Spencer es por fin el representante de la pedagogía individualista, al negar al Estado el derecho a intervenir en la educación. Le concede gran importancia a la educación física y al estudio de la naturaleza.

La pedagogía contemporánea

Nunca en la historia ha existido un movimiento pedagógico de la riqueza e intensidad que en este tiempo. Ni aun en las épocas de su mayor apogeo, como el Renacimiento y el siglo XVIII se ha presentado un panorama tan vasto y brillante como el que ofrece el siglo XX. Las corrientes pedagógicas se suceden unas a otras; sus publicaciones se multiplican de un modo asombroso. Ello es debido a varias causas; en parte, al resurgimiento en la época actual de los estudios filosóficos y psicológicos, de que se nutre en gran medida la pedagogía; en parte, también al desarrollo que ha alcanzado ésta por su propio impulso, condensando los esfuerzos de siglos anteriores, y, finalmente, a la atención que se presta cada vez más a los problemas de la educación.

Filosofía del Renacimiento.

Con los revolucionarios aportes de los científicos europeos de los siglos XV y XVI se inicia el pensamiento moderno. Aquí, mejor que en el terreno propiamente histórico, la cronología tradicional resulta útil y facilita la comprensión del proceso evolutivo del pensamiento filosófico. En el panorama de este "pensamiento moderno" cabe distinguir siete grandes etapas.

  • Las etapas de la filosofía moderna

    • 1. Período de transición, con dos subperíodos: a. La filosofía del Renacimiento (siglos XV- XVI); b. La fundamentación de las ciencias naturales modernas (siglos XVI-XV II);

    • 2. El período de los grandes sistemas fundamentales (siglo XVII);

    • 3. El del "Iluminismo" (siglos XVII-XVIII);

    • 4. El del criticismo kantiano (Kant: 1724-1804);

    • 5. El del auge de la filosofía alemana: nacionalismo, idealismo y pesimismo (desde fines del siglo XVIII hasta mediados del XIX);

    • 6. El de la formulación de las nuevas corrientes anglosajonas: utilitarismo, evolucionismo y pragmatismo; la influencia del positivismo comtiano y la reacción psico-vitalista de Bergson, en Francia, y la nueva orientación del pensamiento alemán: neo-kantismo, neo- metafísica inductiva, vitalismo, fenomenologismo y neo-ontologismo (desde mediados del siglo XIX hasta comienzos del XX);

  • 7. de

El

la

filosofía

propiamente

contemporánea,

que

examinamos a través del

existencialismo.

 
  • Caracterización de la filosofía renacentista

Qué fue el Renacimiento? Este gran movimiento de ideas -en que surgen pensadores, científicos y artistas creadores de mentalidad privilegiada y visión integral de la existencia- puede ser avizorado desde diversos puntos de vista: el simplemente humanístico, que se refiere a la literatura y a las artes; el político, que alude a la historia europea y esencialmente a la desaparición del sistema y del ideario feudal, y el filosófico.44

Para Wilhelm Dilthey es, esencialmente, "la liberación del espíritu de los pueblos modernos por el humanismo y la Reforma". Y presenta, como aspectos esenciales los siguientes: una "renovación" o "revaloración" del pensamiento antiguo; la iniciación de una "nueva ciencia" del mundo, y el comienzo de una "filosofía de la sociedad". El primer aspecto estaría representado por los humanistas neoplatónicos, como Marsilio Ficino, y por los impugnadores de Aristóteles, como el español Luis Vives; el segundo, por Nicolás de Cusa, Teofrasto Paracelso y, posteriormente, Giordano Bruno; el tercero, por Nicolás Maquiavelo, Tomás Moro y Juan Bodin.

Afirma Wudnt45 que en el origen del pensamiento filosófico y científico del Renacimiento se encuentran tres aportes fundamentales: la idea de lo infinito o ilimitado, enunciada por Nicolás de Cusa (1401-1464); el concepto de larelatividad de los fenómenos, debido a Copérnico (1473-1543) y la idea del microcosmos, el alma como arquetipo del universo, concebida por Paracelso (1493-1561).

El Liberalismo.

Con una mentalidad simplista se puede afirmar que las distintas doctrinas políticas son recetas en donde intervienen, en distinta proporción, dos ingredientes, que son el orden y la libertad. Así, el absolutismo regio, defendido por Bossuet, sería una receta en donde predomina el ingrediente orden, mientras que el Liberalismo sería otra receta, en donde predomina el ingrediente libertad.

Se le suele considerar como padre del Liberalismo al filósofo inglés John Locke, porque él impuso en el mundo el concepto moderno de propiedad privada.

El Liberalismo anterior a la Revolución Francesa era un ideal, pero luego se convirtió en realidad. Como ideal se oponía a la Monarquía porque rechazaba que todos los poderes del Estado estuvieran concentrados y proponía la división del Estado en tres poderes.

El valor Libertad se entendía en dos sentidos: Libertad de movimiento y Libertad de pensamiento. Libertad de movimiento quería decir que el siervo de la gleba dejaría de estar atado a la tierra y a su Señor feudal, lo que acarrearía, como consecuencia, la libertad de ejercer una profesión u oficio que no fuera la agricultura.

La libertad de pensamiento significaba, entonces, no tener la obligación de profesar la misma religión que profesaba el Señor feudal, a lo cual se sumaba la posibilidad de tener ideas políticas propias.

El ideal del Liberalismo se transformó en realidad gracias a la Revolución Francesa, pero quedó en los Partidos Políticos Liberales, del mundo, entendido como corrientes de opinión que se integran en organizaciones. Cabe destacar, sin embargo, que el Liberalismo se ha venido actualizando según las necesidades de los nuevos tiempos.

El Marxismo.

Una de las corrientes filosóficas más difundidas de los siglos XIX y XX es el Marxismo, que se llama así porque uno de sus fundadores fue Karl Marx (el otro fue Friedrich Engels).

Como hito histórico de

su inicio

se

puede señalar la

publicación del "Manifiesto

Comunista", en 1848. El nombre que describe su contenido ideológico es materialismo histórico dialéctico.

Es una filosofía sistémica. Esto quiere decir que da una respuesta para todas las inquietudes de su época, a diferencia de otras corrientes filosóficas que se limitan a algunos

campos específicos. (Otras corrientes filosóficas también sistémicas son, principalmente, la platónica, la aristotélica, la tomista y la hegeliana).

Además de ser una corriente filosófica sistémica, el Marxismo, que hasta hoy tiene seguidores, intérpretes y pensadores que lo renuevan, se ha dividido en algunas sub corrientes.

Una de estas sub corrientes, a la que se le suele llamar ortodoxa, es la que fue renovada por Lenin y llevada a la práctica por Stalin.

El difusor oficial de estas corrientes es Konstantinov, quien escribió el voluminoso libro "Los fundamentos de la filosofía marxista", traducido al español y publicado por la Academia de Ciencias de la URSS.

El Marxismo, al igual que el Positivismo, rechaza la Metafísica, pero aunque los dos coinciden en el rechazo, difieren en los motivos para rechazarla.

En el caso del Marxismo se considera que la Metafísica es una parte importante de la ideología (para los marxistas es el conjunto de ideas que sirven para hacer lavado de cerebro - en contra de los intereses de los explotados- y, en consecuencia, se convierte en instrumento de dominación).

Aunque el marxismo haya fracasado en su intento de transformar a la sociedad, ha prestado y sigue prestando un valioso aporte al desarrollo de la metodología de investigación y de explicación de las ciencias sociales. Prueba de ello es que en la actualidad, economistas, sociólogos, politólogos e incluso psicólogos de diversas tendencias aceptan la afirmación marxista de que "los valores se asientan sobre los intereses" y que "la ideología es un eficiente instrumento de dominación".

Las mentes más lúcidas del Marxismo paraguayo han brillado en el período comprendido entre la guerra del Chaco y la Revolución de 1947. Fueron Oscar Creydt y Obdulio Barthe.

El anarquismo

Este vocablo español se deriva de las palabras griegas y, que significan, respectivamente:

sin y principio. Hace referencia a una doctrina política que estuvo de moda, principalmente en Europa, en los últimos años del siglo XIX y en los primeros años del siglo XX. Se trata de una doctrina calificada como de izquierda, que, como tal, tiene algunas coincidencias con el marxismo o comunismo y con el socialismo (no marxista).

Los Anarquistas anhelan llegar a una sociedad sin clases, tanto como los marxistas y los socialistas, pero se niegan a seguir la sucesión de pasos que señalan los marxistas porque consideran que en los modelos de organización existe la violencia de los jefes del grupo organizado sobre los pobres individuos aislados, que se encuentran inermes ante los aparatos organizativos y directivos.

Los Anarquistas, que rechazan la violencia del Estado, aún en el caso de que éste se identifique con los intereses populares, aceptan, sin embargo, la violencia de los sabotajes individuales orientados a dañar los intereses de los explotadores capitalistas.

La Doctrina del Anarquismo le tiene como fundador a Bakunin y como exponente y difusora a Rosa Luxemburgo, que fue una mujer intelectual brillante.

Los Anarquistas y los Marxistas tuvieron, frecuentemente, enfrentamientos no sólo ideológicos, sino también violentos.

En el Sindicalismo Mundial se han destacado algunos dirigentes que adherían al Anarquismo. En el Paraguay se lo solía calificar de anarquista a Rafael Barrett. Por otra parte,

la mal llamada Liga de Obreros Marítimos del Paraguay que organizó huelgas contra la Empresa Mihanovich (luego Dodero), parece haber estado orientada por anarquistas.

El romanticismo filosófico

El Romanticismo puede entenderse como una reacción contra los excesos en que cayó el culto a la Diosa Razón. El Romanticismo nuclea a personas que creen en medios alternativos a la Lógica, como la Intuición, para alcanzar la Verdad.

Entre sus precursores cabe citar a Erasmo de Rotterdam y a Blas Pascal. Su máximo exponente es Wolfang Goethe y uno de sus últimos voceros fue Friedrich Nietzsche.

El Romanticismo critica los excesos del Racionalismo y del Cientificismo, a la par que revaloriza a la magia y al esoterismo. El Romanticismo, antes que hundir sus raíces culturales en la Antigüedad greco latina, las hunde en los temas bíblicos del Antiguo Testamento y en la Mitología germánica, pero también bebe en las fuentes de la tradición celta.

El Romanticismo da origen a los Nacionalismos Europeos del siglo XIX, en cuanto exalta los sentimientos de Patria y/o de Nación, vinculados a la autenticidad cultural colectiva.

El Romanticismo, como doctrina filosófica, se opone a la Teoría Evolucionista y sostiene que la humanidad ha involucionado de lo superior a lo inferior.

Para el Romanticismo filosófico el saber profundo no se adquiere por especulación racional, sino por iluminación lograda por medio de prácticas iniciáticas.

Krausismo

Kari Krause (1781-1832) fue un filósofo alemán, neokantiano, que ejerció influencia sobre filósofos españoles.

Cabe destacar que en las primeras décadas del siglo XIX se desarrolló en España una actitud anglófoba y francófoba. La antipatía hacia los ingleses estaba motivada por el hecho de que los mismos apoyaban los movimientos de emancipación de las colonias hispánicas en América. La antipatía hacia los franceses se debió a que José Bonaparte se sentó en el trono español.

El existencialismo

El Existencialismo es una de las corrientes filosóficas de mayor difusión en el siglo XX, que ejerció su influencia en diversas manifestaciones de la cultura, especialmente en el arte, y dentro de éste, más que nada, en la literatura. Como filosofía, el Existencialismo asienta sus raíces más inmediatas en algunos pensadores del siglo XIX, los cuales son releídos entre las dos Guerras Mundiales. Así se desarrolló la sensibilidad apropiada para realizar la crítica de los valores e incluso de los mitos culturales que imperaban en la Europa de la primera mitad del siglo XX.

Es arriesgado sacar conclusiones generales sobre la totalidad de la corriente filosófica llamada Existencialismo, porque dentro de la misma se incluye a pensadores que adhieren a posiciones diversas. No obstante, entre los distintos pensadores existencialistas hay más semejanzas que diferencias.

Si para referimos en forma esquemática a la filosofía contemporánea hacemos resaltar, con criterio cuantitativo, a aquellas corrientes filosóficas que lograron la mayor difusión, aun corriendo el riesgo de olvidar a posiciones filosóficas con minoría de seguidores, pero que

pueden ser de mayor calidad, entonces tenemos: 1) El Positivismo y su continuación, el

Neopositivismo;

2)

El

Marxismo;

3)

La

Filosofía

de

inspiración

cristiana;

4)

El

Existencialismo.

Cuanto más renuncia a su libertad un hombre para no ser crítico y vivir como oveja de rebaño, entonces, tanto menos dolor siente, pero tanto menos hombre es.

El Neotomismo.

Paciano Fermoso, basándose en una Encíclica Papal, le llama Peremnialismo, a la corriente filosófica oficialmente aceptada por el Vaticano que desde la baja Edad Media hasta el siglo XIX, recibió los nombres de Escolástica y Neo Escolástica y que en el siglo XX se transformó en el Neotomismo.

En la Escolástica y en la Neo Escolástica ha habido corrientes internas. Al respecto, Amaral deja constancia de que en los últimos años de la Colonia, cuando el futuro doctor Rodríguez de Francia estudiaba en la Universidad de Córdoba, Argentina, la orientación vigente no correspondía a la sub corriente sustentada por los Jesuitas, que habían sido expulsados recientemente, sino que se enseñaba la sub corriente franciscana, cuya máxima figura era Duns Scoto.

En el Concilio Vaticano I, se resolvió que en los Seminarios se enseñe la Doctrina de Santo Tomás de Aquino. Así, en cuanto en la República del Paraguay, desde 1870 en adelante, se enseñó el Positivismo en las instituciones oficiales de enseñanza, ha habido fricciones entre Positivistas y Neotomistas que discutían sus ideas, con altura, en la prensa. Al respecto, hay un interesante artículo publicado en una revista de la Universidad Católica, referente a la historia de la Prensa Católica en el Paraguay, cuya autoría le pertenece a monseñor Agustín Blujaki Cazal.

Filosofía del Siglo XIX.

Esta etapa se caracteriza por ser de gran agitación social y política, las cuales se expresaron en las revoluciones sociales que remecieron Europa (1830, 1840, 1860, etc), luego que las grandes masas de trabajadores se desilusionara de la nueva clase social que controla el mundo, la burguesía (que había desplazado a la feudalidad); cuyos ofrecimientos al tomar el poder no se concretizaron y actuaron de manera contraria a las promesas de la revolución francesa; lo cual lleva a quienes manejan el aparato intelectual (la Burguesía) replantear la manera de explicar el mundo. Del mismo modo, las grandes guerras mundiales llevaron también a replantear la manera de explicar el mundo a los pensadores de la época, desarrollando teorías que se convirtieron en los nuevos paradigmas filosóficos e intelectuales de la época.

Conclusión

De esta manera estamos culminando nuestra exposición, confiando en que pudimos aclarar las dudas obtenidas o haberles hecho llegar un nuevo conocimiento más sobre el tema tratado. Con la colaboración de ustedes generamos un ambiente de aprendizaje.

Este es un tema más profundo, que necesitamos más tiempo para profundizar y llegar a entender en su plenitud, pero de este modo llegamos a presentar de acuerdo a nuestras posibilidades y cada uno demostrando el grado de profundidad que posee.

Compañeros, les instamos a que investiguen más, no se sacien solo con esto.

Muchas Gracias.

Bibliografía

Bibliografía Páginas de Internet (Google.com)  Educación en el Renacimiento  El realismo Pedagógico  Propuesta

Páginas de Internet (Google.com)

  • Educación en el Renacimiento

  • El realismo Pedagógico

  • Propuesta Educativa en el Siglo XVIII

  • La Educación en el Siglo XIX

  • Filosofía del Siglo XIX.

Anexo

Anexo
Esquema  Propuesta Educativa del renacimiento: consiste en cambiar la división teocéntrica pro una más terrenal,

Esquema

  • Propuesta Educativa del renacimiento: consiste en cambiar la división teocéntrica pro una más terrenal, conociendo una nueva manera a Dios, el hombre y el mundo.

  • El realismo pedagógico: Introdujo una visión nueva en que basaron los movimientos renovadores como la experiencia, a la intuición y a la naturaleza

Propuesta Educativa desde el Renacimiento

hasta el siglo

  • Siglo XVII. Tuvo una reacción sin llevar a la ruptura con la Edad Media, los estudios se hacían con la lengua materna.

  • Educación siglo XIX.

XVII

  • Liberalismo

  • Marxismo

  • Anarquismo

 
  • Filosofía del Renacimiento

  • El Romanticismo

 
  • Krausismo

La Gioconda de Da Vinci
La Gioconda de Da Vinci

La Gioconda de Da Vinci

La Gioconda de Da Vinci