LAS GALAXIAS FANTASMA

LAS GALAXIAS FANTASMA
Por: Juan José Morales

Girando en torno a las grandes galaxias como la nuestra parece haber miles de millones de extraños cuerpos celestes invisibles, hasta hace poco desconocidos por los científicos.
Son como espectrales cadáveres de antiguas galaxias que, tras haber perdido la mayor parte de sus estrellas y sus nubes de polvo y gas en violentos cataclismos, quedaron reducidas a una especie de despojos cósmicos. Los astrónomos les llaman galaxias enanas esferoidales o galaxias oscuras y al parecer no son una rareza sino comunes y abundantes. Salvo aquellas muy cercanas a nosotros no pueden verse, pues están formadas esencialmente por la famosa materia oscura que, como su nombre indica, no brilla. Además contienen tan pocas estrellas —a veces menos de 20 millones y en algunos casos apenas un millón, con un mínimo de polvo y gas— que su luminosidad resulta insignificante. En cambio, una galaxia ordinaria es muy brillante y puede percibirse aun a miles de millones de años-luz de distancia porque está constituida por entre 100,000 y 400,000 millones de estrellas y grandes cantidades de gas cuyos átomos se excitan con la radiación de las estrellas cercanas a ellas y también emiten luz. Según recientes teorías, estos fantasmas cósmicos se formaron hace unos 10,000 millones de años, en tempranas etapas de la vida del universo, a consecuencia de colisiones entre grandes galaxias y otras más pequeñas: cuando una pequeña orbitaba alrededor de otra mayor, se veía sometida a 3 fenómenos que la hacían perder polvo, gas y estrellas: en 1er. Lugar, la intensa atracción gravitacional de la

más grande. En 2o. La comprensión de su material gaseoso al chocar con el de la otra, y finalmente la interacción de los gases con la abundante radiación ultravioleta remanente del Big Bang o Gran Explosión que dio origen al cosmos. Paulatinamente, las pequeñas galaxias satélites de las mayores fueron perdiendo masa hasta quedar reducidas a esa especie de esqueletos de materia oscura, en parte compuesta por partículas elementales distintas a los protones, neutrones y electrones.

UNA VEINTENA
La existencia de las peculiares galaxias oscuras fue sugerida apenas en 2001 por astrónomos de La Universidad Británica de Cambridge, y la primera de ellas identificada 4 años después. Se encuentra a 50 millones de años-luz de la Tierra y, por hallarse en dirección a la constelación de Virgo, se le denominó Virgo HI21. Desde entonces, se han descubierto otras, tanto en las vecindades de la Vía Láctea como en las cercanías de Andrómeda, la galaxia más cercana y muy semejante en forma y tamaño a la nuestra. Con el hallazgo de las enanas esferoidales parece haberse aclarado el enigma de las llamadas galaxias perdidas, cuya existencia suponían los astrónomos pero no lograban detectar. Según las teorías sobre el origen y evolución del universo, tras haberse formado, las grandes galaxias deben haber quedado rodeadas por enjambres de otras muy pequeñas a modo de satélites atrapados por su fuerza gravitacional, de igual manera que las estrellas tienen un cortejo de planetas formados con el material sobrante que quedó en los alrededores de ellas. En el caso de la Vía Láctea, se calculó que por su tamaño y configuración debía tener unas 120 de estas pequeñas acompañantes. Sin embargo, s´lo se habían observado unas pocas, como las llamadas Nubes de Magallanes. En los últimos decenios, mediante nuevas y más refinadas técnicas de observación, se han ido encontrando otras. En total, ya se conoce una veintena, en su mayoría descubiertas en tiemps bastante recientes y de muy débil luminosidad. Algunas con sólo unos 20 millones de estrellas, lo

cual equivale a escasamente un diezmilésimo de la población estelar de nuestra propia galaxia.

GALAXIAS HOBBIT
A principios de este año se anunció que durante 2005 y 2006, como parte de una exploración detallada del cielo en las inmediaciones de la Vía Láctea, se habían detectado 7 galaxias enanas hasta hace poco desconocidas capturadas por la nuestra hace miles de millones de años. Podrían ser las galaxias más pequeñas descubiertas hasta la fecha y se les ha llamado galaxias hobbit, en alusión a los seres imaginarios con pies peludos y aspecto humano creados por Jonh Ronald Tolkien, autor de El Señor de los Anillos. Una de ellas, llamada Ursa Major II, es la menos luminosa de todas las galaxias conocidas. Emite tan poca luz que una sola estrella de la Vía Láctea, Deneb, brilla más. También en los alrededores de la galaxia de Andrómeda se ha descubierto una nutrida población de galaxias enanas: 14 hasta la fecha. De ellas, 9 están distribuidas de manera singular sobre un plano perpendicular al de la propia Andrómeda. Las observadas hasta ahora son, sin embargo, sólo una mínima parte del total. Se calcula que cada galaxia ordinaria tiene en promedio un séquito de 100 enanas esferoidales. Empieza así a comprenderse mejor la configuración del universo y a saber dónde se encuentra la tan buscada y elusiva materia oscura.

Fuente: Cortesía de la revista “Contenido” Por: Juan José Morales http://www.contenido.com.mx Julio 2007

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful