You are on page 1of 3

“Yo Soy”

Rev. Joseph Murphy

"Yo soy el Señor, y no hay ninguno más, no hay otro Dios además de mi." (Isaías
45:5). Usted, el lector, es el único y verdadero ser que hay. Cuando usted dice, "Yo soy",
eso significa la suma de total de todas las personalidades en el mundo. Todas las demás
concepciones son proyecciones en el espacio del ser UNO, usted mismo. En la Biblia, que
es un libro de texto sobre la psicología y metafísica del ánimo y sentimientos del hombre -
el "Yo Soy" es constantemente mencionado como, "Yo soy el camino, la verdad, y la vida."
(Juan 14:6). "Yo soy la Resurrección y la Vida." (Juan 11:25). "Yo Soy lo que soy." (Éxodo
3:14). Estos y otros sentencias brillan en todo su verdadero esplendor una vez que vemos
que Jesús, el Cristo, no estaba hablando de sí mismo personalmente, sino del principio de
ser inherentes a toda la humanidad.

La Verdad que los estudiantes fallan en ver en que sólo hay un hombre, por esa
misma razón hay solo un Dios. Dios y el hombre son uno - "Yo soy en el Padre, y el Padre
en mí." (Juan 14:11). Tu no puedes dividir al UNO; El Infinito no puede ser dividido o
multiplicado. La aparente división es la ilusión de la separación. Debemos dar
reconocimiento al más intimo SER el cual es Puro espíritu, el cual no esta sujeto a ninguna
condición que sea. Sentimos que estamos condicionados por el tiempo y el espacio, pero
estas condiciones no tienen lugar en el Ser esencial. El verdadero reconocimiento del "Yo
Soy" es el reconocimiento del Ser dentro de ti. Dios, el Padre, que subsiste eternamente en
Su propio Ser, envía sucesivamente todas las formas a Su voluntad. Del mismo modo, todas
las formas regresan a el Uno sin forma, de acuerdo a una ley inmutable.

Usted, el hombre UNO, puede comprender al SER infinito dentro de usted por una
expansión sin límites de su concepción de Dios. Usted regresa al Ser Universal así como un
hijo regresa a la casa de su padre. Cuanto más estudiamos la Biblia más nos damos cuenta
de que, por el arte de la meditación - es decir, yendo hacia adentro - nos volvemos más en
el conocimiento y la comprensión de los misterios que contiene. El camino interno es el
camino de la grandeza, el camino real de los Antiguos, y para todos los hombres que deseen
unirse con la Causa Suprema, la raíz y la esencia de todos.

Renacer significa ascender desde lo menor a la mayor mediante una realización
interna, o por la elevación de la conciencia paso a paso. La conciencia, es levantada por la
contemplación, pensando en el hecho de que Yo Soy ahora el SER que quiero SER, y para
que sea real, debo sentirlo. Esta Realización es una conciencia interna del nueva estado de
conciencia o renacimiento.

No hay una sola nota que haya sido tocada que cualquier hombre no puede tocar.
Cualquier cosa que haya sido sentida por cualquier hombre santo, cualquier hombre puede
sentirlo. No existen hechos o secretos ocultos en el remoto pasado que cualquier hombre no
puede sacar a la luz. Usted es el único ser que hay. Usted tiene memoria de todo lo que ha

1
pasado, en consecuencia, todos los tonos, estados de ánimo, las vibraciones, el
conocimiento y la sabiduría están dentro de ti. No hay idioma que se haya hablado que
usted no pueda hablar. No hay ninguna voz que usted no pueda reproducir, porque todo está
dentro de ti.

USTED siempre ha vivido! "Antes de que Abraham fuese, YO SOY." (Juan 8:58).
"Cuando todas las cosas dejan de ser YO SOY." Usted, hombre, escribió la Biblia! Es
posible que lo haya olvidado, pero si medita en sus pasajes, el ser subjetivo dentro usted le
revelará a su mente consciente su significado, cuando USTED lo escribió hace miles de
años.

El tiempo es una ilusión; Dios es el eterno AHORA. Miles de años son como un
instante. Eras son como un día. Por lo tanto, arroje ahora la creencia en el tiempo y en la
idea de que tenemos que volver una y otra vez a este planeta Tierra- una vez como Juan,
otra visita como María -, a fin de adquirir más experiencia, para perfeccionarnos y ser como
Jesús, el Cristo.

Algunas veces nos han dicho que es casi imposible para nosotros ser como Jesús, o
Moisés, Elías en una vida; ello toma muchas vidas, es más, muchos dicen que tenemos
algunos "karmas" que trabajar en esta vida. En otras palabras, tenemos que expiar los
pecados y los crímenes cometidos en vidas pasadas antes de que podamos ser purificados.
Algunos afirman que es casi imposible de modificar ciertas condiciones físicas en esta vida,
en particular, si se ha nacido con una enfermedad congénita o deformidad.

Esta enseñanza es falsa y una contradicción de todo lo que la Biblia enseña, a saber,
"He aquí, YO SOY el Señor, el Dios de toda carne: ¿hay algo demasiado difícil para mí?"
(Jeremías 32:27). "Voy a restablecer la salud a ti, y te voy a sanar de tus heridas, dice el
Señor." (Jeremías 30:17). "... Él es quien perdona todas tus iniquidades, el que sana todas
tus dolencias… el que sacia con bien tus anhelos, de modo que te rejuvenezcas como el
águila." (Salmos 103:3,5). "Yo les rescataré del poder de la tumba, los redimiré de la
muerte." (Oseas 13:14).

Un invalido no es sanado instantáneamente a causa de sus creencias. Del mismo
modo, si a un hombre le es amputada la pierna, el motivo por el que no crece otra pierna se
debe a que su padre y su madre, las autoridades de ciertos libros de texto, además de la
tradición y la creencia de la raza, todos contribuyeron a la falsa creencia y la enseñanza que
recibió como Bebé. Él mantiene una fuerte convicción dentro de sí mismo de que Dios no
puede hacer crecer otra pierna para él. Él cree firmemente que nada puede ser hecho
excepto vestir una pierna artificial. "El le dijo: -Hija, tu fe te ha salvado. Vete en paz."
(Lucas 8:48).

En cuanto a la creencia de algunas personas que tenemos que sufrir por los errores
del pasado o por los pecados cometidos hace siglos, no hay ninguna base para este falso
concepto. Si una persona cree que debe sufrir por algo que ha hecho, él sufrirá. Todo esta
basado en creencias.

2
La única pérdida, limitación, restricción o mal en el mundo es nuestra fe en la
pérdida, nuestra creencia en la limitación, nuestra creencia en la restricción y nuestra
creencia en el mal o la enfermedad. Esto se conoce como "el hijo de perdición" o sentido de
pérdida del habla en la Biblia. "Venid, pues, dice Jehovah; y razonemos juntos: Aunque
vuestros pecados sean como la grana, como la nieve serán emblanquecidos. Aunque sean
rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.(Isaías 1:18). él añade: "Nunca
más me acordaré de los pecados e iniquidades de ellos." (Hebreos 10:17). "porque tú, oh
Señor, eres bueno y perdonador, grande en misericordia para con los que te invocan. (Sl
86:5).

El lector debería detenerse, pensar y darse cuenta por un momento que un Dios que
dice: "Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que te odian", necesariamente por su
más grande amor, acaba con toda mancha del pasado. Él enjuaga todas las lágrimas, y te
perdona de inmediato. ¿Alguien se puede imaginar un Dios que le pida que perdone a
quienes le ofenden, y por otro lado que se niegue a perdonarse a sí mismo? "Él me llamará,
y yo le responderé." (Salmos 91:15). "Yo soy, yo soy el que borro tus rebeliones por amor
de mí, y no me acordaré más de tus pecados. (Isaías 43:25).

El hombre que se separa completamente del pasado comparte el gran festín
psicológico y místico de la paz y la felicidad. Realizando la Presencia de Dios dentro de él,
se levanta en conciencia a la alegre convicción de que él es ahora el Ser que anhela ser.
Después de haber fijado este estado dentro de él, un silencio interior le posee, y todas las
dudas y temores se alejan de él y no será recordadas más. Sosteniendo en silencio este
sentimiento, el cual el siente internamente se convierte en una expresión externa.

3