You are on page 1of 6

Popularmente, bajo la denominación de brujería se agrupan comportamientos muy disímiles, desde prácticas esotéricas hasta vudú.

No era igual ser acusado de hechicero que ser acusado de brujo; el significado no era el mismo, como tampoco la acusación era recibida por el mismo grupo social. En general, la brujería, con la connotación negativa que tiene este término y que no tienen, necesariamente, otros términos de naturaleza semejante, como hechicería, magia, yerbatería, es una interpretación que hace el perseguidor e un complejo de creencias, real o imaginado, diferente al suyo, de una sociedad, cultura o aspectos culturales diferentes a los suyos. Los mitos y ritos ofrecen como su valor principal el preservar hasta nuestra época, en forma residual, modos de observación y de reflexión que estuvieron (y siguen estando sin duda) exactamente adaptados a descubrimientos de un cierto tipo: los que autorizaba la naturaleza, a partir de la organización y de la explotación reflexiva del mundo sensible en cuanto sensible. La magia y su corolario, la brujería, son una forma más de mediar y de relacionarse, un individuo o una comunidad, con el mundo natural para formarse una “realidad”; es decir, es una forma simbólica, en la que la transmisión del saber reposa en una “ciencia de lo concreto”. No hay religión sin magia, como no hay magia que no contenga, por lo menos, un poco de religión. En América precolombina, la magia como poder estaba presente en diversas esferas y niveles de la estructura social. Con rituales que interpretaban los principios místicos de la comunidad, el mago o chamán era un intermediario entre lo sobrenatural y lo real, entre el individuo y la entidad mágica, entre la divinidad y su creyente. El chamán es, pues, el agente institucional en el que la colectividad o individualmente cada paciente, confía el problema que los aqueja, o se cree su víctima. Antes de la llegada de los españoles las funciones del chamán estaban mezcladas (detentaba el poder político, el religioso, y manipulaba la salud); con la colonización pasa a manipular la magia sólo en función de la salud y la enfermedad. Con el avanzar de la colonia, el chamán fue suplido por el hechicero, el yerbatero y el curandero, intermediarios culturales. En el ámbito de la legitimidad, sólo se le tolera la función curativa, aunque la lesiva permanece de forma encubierta. Estos hombres y mujeres se sitúan en la frontera de las culturas y, particularmente, de las medicinas y, por tanto, en la marginalidad, y sus saberes se dirigen, fundamentalmente, a las clases subalternas. Medicina Los protomédicos eran quienes estaban autorizados para expedir y librar títulos de boticarios, cirujanos y barberos, “títulos para curar” en Indias, y expedir las licencias y permisos para ejercer la medicina en ciudades y reinos de España. El protomédico examinador debía visitar las boticas, revisar que los medicamentos allí contenidos fueran los indicados y no estuvieran en malas condiciones – “pasados” -; además, debida vigilar que los precios de las medicinas no fueran exagerados y, de ser posible, elaborar una nómina, tasando los precios, para que fuera respetada por los expendedores de droga. El protomedicato fue una institución que permaneció durante todo el período colonial.

también recetaban y. Boticarios. sólo necesitaban la licencia del protomédico. haber presentado el examen requerido por la ley real. la intervención del cura y el arrepentimiento eran parte primordial de la cura. al momento de su expulsión de la Península. desde afuera. cada persona tenía una complexión natural predominante. y recetaban medicamentos “simples”. era mucho más largo. La medicina que arribó a América con los españoles era de corte medieval. entonces. por lo que se comenzó a exigir a los médicos que acreditaran su limpieza de sangre-. para poder restaurar el equilibrio. Basada en la teoría de los cuatro humores. como los médicos. lo que daba cabida a la brujería como medio de enfermar. de las culturas mediterránea y céltica. o del reino. Los procesos curativos. ellos suplían todas sus funciones. de acuerdo al “humor” predominante (Hipócrates). Además. que. En la práctica se violaban con frecuencia todas estas disposiciones y muchas personas recetaban. se preparaban medicamentos con fórmulas y nombre preestablecidos. Cuando se quería ejercer la medicina en una población a la que se llegaba. después de obtener el título de bachiller se aprendía el oficio al lado de un médico de renombre y luego se presentaba el examen. los que hoy llamaríamos de venta libre. para poder ejercer el oficio. había que encontrar la causa de la enfermedad y el humor que se había desestabilizado. Cada enfermedad. en cuyo caso las oraciones. a falta de médicos. cirujanos y barberos no estaban obligados a dar “prueba y averiguación”. y después de obtener el título de bachiller en medicina. al igual que en las farmacias modernas de vieja tradición. como otros aspectos de la mentalidad medieval. y algunos aportes de los árabes y judíos. húmeda.quienes. no naturales. el médico debía presentar sus títulos al cabildo de la ciudad o villa y ser examinado y autorizado por el protomédico del lugar. Los cirujanos y barberos tenían como función primordial realizar las sangrías. flemático. en artes liberales: el trivium y el quadrivium. la salud se buscaba haciendo uso del medio contrario al . Si no se seguía este camino.Para ser médico se debían cumplir los siguientes requisitos: estar graduado de bachiller en medicina. es decir. en cuyo caso no ostentaría el apelativo de licenciado. El pecado también podía ser el origen de la enfermedad. por agentes externos. armonía que podía ser rota. tenía su propia complexión y turbaba la armonía fundamental del cuerpo. caliente. con modificaciones medievales cristianas. De acuerdo con ello. enraizada en los principios griegos de Galeno e Hipócrates. sino el de doctor. que ampliaban un poco la tipología. licencia y facultad del protomédico de su majestad para poder curar). es decir. todas las enfermedades podían ser encuadradas en cuatro tipos: sanguíneo. haber realizado los estudios típicos de la universidad medieval. En las boticas. seca o fría. en muchos lugares. melancólico y colérico. si lo había. Para obtener el título de bachiller en medicina era prerrequisito haber obtenido antes el título de bachiller a secas. haber sido presentado y examinado por el protomédico y examinadores (examen y aprobación. evidentemente. estaban regidos por el principio de la coincidentia oppositorum. en este caso el título que se confería era el de licenciado. que clasificaba la enfermedad según el temperamento y apariencia exteriores del enfermo. arcaizantes. con combinaciones posibles entre ellos. eran los que generalmente ejercían el oficio de médicos. cuando se rompía la armonía.

Los procedimientos médicos más empleados eran la sangría – el tratamiento médico apto en cualquier ocasión -. tuvo tal poder de curación. que se pueden usar a voluntad por quien los posee. La profesión de ensalmador. los vómitos y las purgas. de carácter nocivo. el universo médico. Y por último. yerbatería y hechicería Cuando se habla de brujería. En el campo de la medicina popular española. nosotros incluidos – los europeos con su entorno. trajeron oraciones o recitativos que se transmitían oralmente y que figuraban como una herencia familiar profesional o secreta: verdaderos conjuros. Normalmente. los medicamentos simples. realizar todo el mal posible. oh contradicción. Sus condiciones. sino que también esa misma fuerte concepción cristiana que adquirieron los españoles con la Reconquista y que se agudizó en los procesos de Reforma y Contrarreforma.natural de los europeos de los siglos XV y XVI era bastante restringido. entregándole el alma y renegando de la fe cristiana. demonizando así a quienes los practicasen. Además.causante de la enfermedad. pues su función era expulsar los malos humores. en cierto sentido. Brujería. que hicieron aparición en Europa desde el siglo XVII. Esa relación de apropiación. que a lo largo de la Edad Media tuvo una tradición y espíritu universitarios diferentes al resto de la Europa Cristiana – pues el peso de las tradiciones árabe y judía fue de gran influencia -. La brujería diabólica tiene como prerrequisito fundamental el realizar un pacto con el Demonio. por haber llegado a un gran exceso. que recitaba versos del Corán con fines curativos). y que ya se perfilaban en los siglos XV y XVI en Italia y. les impidió un conocimiento profundo y efectivo de las posibilidades médicas de su medio ambiente. respaldados por el poder sobrenatural de las deidades y la fuerza mágica de la imprecación. “realidad” y persecución fueron diferentes según se tratase de Europa central. España o América. Basados en principios mágicos. ¿Brujería. a un individuo determinado o existan brujas que actúen . la dieta. cristiana y totalitaria. algunos procedimientos curativos que intervenían sobre el orden del cosmos tratando de “modificar” la voluntad divina. Su fin es dañar. a cambio de poseer ciertos poderes sobrenaturales malignos. es de carácter colectivo. al “sacralizar”. quedando a la zaga de las nuevas modalidades y concepciones. y gracias al encerramiento en que “voluntariamente” se sumió España. el cual en el período de la conquista. es decir. que mantenían – y mantiene. santiguadores y curanderos de oración y reliquia fue prohibida por las Constituciones Sinodales del Arzobispado de Toledo y perseguida por la Inquisición de Cartagena. en la misma España. con el fin de lesionar a la sociedad. se agrupan generalmente en sectas. aunque también se pueda hacer daño. su concepción cristiana del mundo influyó no sólo en impedir una “progresión científica” del conocimiento médico europeo. lo primero que hay que definir es el lugar. condujo a un estancamiento de los conocimientos médicos. y al volver tabú ciertos temas atinentes a la medicina. a la par que la de médicos y cirujanos. con ellas debían empezar y finaliza las curas. resalta particularmente el oficio de ensalmador (tal vez herencia médica árabe. tanto en su configuración como en sus fines. ajenas a las medievales. dónde? Incluso si hablamos de brujería diabólica europea. que Pragmáticas de los Reyes Católicos reconocían la profesión de ensalmador después de un examen.

y. señalados y estigmatizados como brujos por los conquistadores ibéricos. además. grupos marginales – y entre ellos las mujeres. porque son diferentes. al alter. en última instancia. católicos y protestantes. eclesiásticos y civiles. depende del hechicero o de quien contrate sus servicios. La hechicería. por lo tanto. mujer o mestizo en América. en la que la brujería sirve para estigmatizar. pertenecen. provenientes de la Iglesia. el fin. con una mirada para maleficiar a alguien o a algo. peligro real y latente – para el poder hegemónico de la Iglesia – y las mujeres. los grupos sometidos y marginados con sus conocimientos empíricos y prácticas mágicas. imaginarios atravesados por el espectro del Diablo y por una concepción mágica del mundo signada por los poderes malignos y a la no comprensión de las formas mágicas de conocimiento y relación con el entorno de americanos y africanos. lo indescifrable de esa sociedad. La brujería. una vez que el arquetipo de la brujería está en las conciencias de todos. con su capacidad de seducción y su dominio sobre la sexualidad masculina. y el tipo de estigma. bien sea individuos o tipos culturales. como en la brujería. a lo largo de la historia occidental desde la antigüedad. y en América. a una caracterización que se ha aplicado. etc. profanación. son cargos de los que han sido víctimas: los primeros cristianos venidos de los romanos. en cambio. y controlar. para sanar o enfermar. sodomía. se aplicó a quienes en el inconsciente representaban lo más peligroso. infanticidio. puede tener dos funciones. la hechicería necesita de un medio o filtro para cumplir su fin. presente en el imaginario popular y culto a partir del siglo XV de los pueblos occidentales preindustriales. por lo tanto. representan el lado oscuro. producen temor. los aborígenes americanos y los africanos venidos a América con sus respectivas prácticas culturales. responde más bien al tipo de imaginarios que traían los españoles. Canibalismo. la acusación de brujería y/o hechicería.. es individual y está destinada a un fin particular. en su mayor parte. no necesariamente es de carácter negativo. es decir. por la necesidad política de aculturar para dominar. desestabilizador o desconocido. disidentes religiosos y herejes medievales. se pueden hacer hechizos para bien o mal querer. es sospechosa. en vez de otra acusación. En una escala de negativo a positivo. . Se vuelve brujo o demonio aquello que hace peligrar un orden o una idea de orden.“independientemente”. No basta. es la materialización de lo más horrendo y. desde arriba. yerbatero (a). Los elementos conformadores de la imagen que los jueces. Una institucional. esta necesidad política no necesariamente es consciente. herbolario (a) y curandero (a). y de indio. porque no está ayudada por el todopoderoso Satanás. quienes. los herejes. positivo o negativo. doblemente marginales – de las sociedades europeas preindustriales acusados de brujos y hechiceros por los cristianos. Este arquetipo. extraños al saber español. al conjunto social le sirve como catalizador de sus problemas. negro. En Europa. La condición de mujer en Europa. La acusación de bujería normalmente va dirigida contra los grupos marginales de la sociedad. tenían de los “brujos”. los milenaristas. hechicero (a). Los españoles persiguen a los no blancos por brujos y hechiceros. podemos clasificar las acusaciones contra los grupos sometidos y contra algunas blancas de la siguiente forma: brujo (a). con variantes. y el uso que se hizo de la acusación de hechicería durante el período colonial. La otra función de la brujería es la social. al otro.

decadencia económica e intelectual. es el período de mayor conservadurismo. como los indios. El término hechicero es menos malévolo que el de brujo. para dar paso. pero. con la llegada de las ideas ilustradas. que los hacía reaccionar con un espíritu. la astrología judiciaria y la quiromancia. que coincidirían con tres grandes períodos de la historia colonial misma: 1. de crecimiento acelerado de Europa y de grandes conflictos religiosos – Reforma y Contrarreforma -. las jerarquías establecidas en pueblos americanos como los muiscas y los incas eran bastante marcadas y de obediencia. yerbatero. Es la etapa de conocimiento y acomodamiento de los españoles en tierras americanas. brujerías y ensalmos. en el Régimen Borbón. Las acusaciones de brujería se van desvaneciendo y comienzan a privilegiarse las acusaciones de hechicería y yerbatería. Desde el establecimiento de los españoles hasta 1650. tanto por su condición de desarraigaos y trasplantados. lo que hizo que se plegaran más fácilmente a la condición de sometidos. en él serán clasificados los adivinadores y aquellos que no demuestran un conocimiento médico real. diferentes. También aparece el tipo del embaucador. tenemos la siguiente secuencia: brujería/hechicería/yerbatería. a un nuevo arquetipo. hechicería/yerbatería. tema que después pasará casi al olvido. el del curandero. coincide con una época de contracción económica europea y es la etapa de mayor decadencia de España. sí de herbolario. Podríamos dividir la historia de la brujería y la hechicería en la Nueva Granada en tres grandes períodos. yerbatería/curanderismo/estafa. ya que entraban en la categoría de infieles. De 1610 a 1650 es la época de florecimiento de los procesos por brujería en el Tribunal del Santo Oficio de Cartagena de Indias. de tener trato – no pacto – con el Diablo. yerbateros y herbolarios indios. finalmente. los procesos transculturativos apenas comienzan y cada cual se aferra a sus antiguos imaginarios. Sólo los negros eran brujos. más libre y levantisco. eran considerados como un pueblo con unas creencias. Período de brujos negros y hechiceros. aunque “falsas”. dominado por el espíritu de la Contrarreforma. control y sometimiento estrictos. tal vez. curanderismo… . la misma de los moros y judíos. hechicero. coincide con la época de expansión española es el período de esplendor del Imperio. o quienes se aprovechan de los más débiles. hechicería. de espíritu medieval – renacentista. Quizás en razón de que la política oficial del reino prohibía procesar por herejía o resabios de herejía (categoría en la que se clasificaban las adivinanzas y hechicerías. La brujería comienza a dar paso a nuevos arquetipos: yerbatería. Si se hace una evolución de los términos empleados en los cargos levantados contra los reos. Período de unificación de las conciencias: en América de homogeneización cultural y religiosa.¿Se acusó a los indios alguna vez de ser brujos? Hasta el momento no se ha encontrado que a un indio o india se le acuse de ser brujo. el término “brujo” no se empleó. 2. porque también eran más peligrosos. Período de oro de la brujería. entre otras cosas) a los indios. en el siglo XVIII. es decir. la invocación de demonios. 1650 – 1730.

Los brujos americanos ya han muerto. no tuvieron vocación de “compañías”. sino que en ellas la brujería fue un fenómeno individual y no colectivo? ¿Por qué sólo la preocupación por las sectas de brujas en los años que van de 1610 a 1650? . Si los negros tenían la tendencia a ser brujos. con una sociedad ya más o menos estructurada y de características muy propias. como por ejemplo los hoy Cauca y Chocó. Período Borbón. es el período de la reconquista de América. la mayoría de los procesados provenía de estas tres regiones. no desaparece el afán normatizador y homogenizador – más aún. decadente pero con espíritu organizativo y “modernizador”. Para que hubiera “brujos” debían coexistir dos condiciones: una población negra suficiente para que fuera posible que resultara la acusación y que pudiera salirse de control. Esta fama se la han ganado gracias a que durante el período de persecución. del Tribunal del Santo Oficio de Cartagena de Indias (1610 – 1650). De 1730 hasta la Independencia. y unos blancos temerosos de no perder ese control. más sureñas y occidentales. ¿por qué sólo algunas regiones se caracterizan por tener sectas de brujas. pobladísimas de negros. se intensifica. los modelos de represión cultural hacia los grupos subalternos se atenúan y las diferencias culturales se reconocen y se clasifican como hijas de la ignorancia. si fácilmente pasaban a ser la encarnación del mal y tenían una tendencia innata a él. de “sectas”. pero sobre todo Cartagena y Tolú. al ser consideradas las transgresiones a las normas sociales y religiosas instituidas como una desestabilización del orden -. lleva en sí un cambio en la ideología de gobierno. con una cierta reactivación económica y una tímida y lenta penetración de la Ilustración. HASTA AQUÍ ME TOCA A MÍ! :P Zaragoza. mientras en otras. a hacer pactos con el Demonio. de brujomanía. pero sí se atenúa el castigo de la alteridad en los términos aquí vistos. se consideran tradicionalmente como los centros de la brujería en el período colonial. en la que el mestizaje étnico y cultural es un hecho cumplido.3.