Número suelto € 1,00.

Número atrasado € 2,00

L’OSSERVATORE ROMANO
EDICIÓN SEMANAL
Unicuique suum
Año XLV, número 32-33 (2.327)

EN LENGUA ESPAÑOLA
Non praevalebunt
9-16 de agosto de 2013

Ciudad del Vaticano

El tema de la próxima Jornada mundial, una propuesta alternativa a la globalización de la indiferencia

La fraternidad, camino para la paz
«La fraternidad, fundamento y camino para la paz». Éste es el tema de la próxima Jornada mundial de la paz, la primera del Papa Francisco y la número 47. La Jornada mundial de la paz fue iniciada por el Papa Pablo VI y se celebra el primer día de cada año. El Mensaje para la Jornada mundial de la paz se envía a las Iglesias particulares y a las cancillerías de todo el mundo para destacar el valor esencial de la paz y la necesidad de trabajar incansablemente para lograrla. El Papa Francisco ha elegido como tema de su primer Mensaje para la Jornada mundial de la paz la fraternidad. Desde el inicio de su ministerio como Obispo de Roma, el Papa ha subrayado la importancia de superar una «cultura del descarte» y promover la «cultura del encuentro», para avanzar en la consecución de un mundo más justo y pacífico. La fraternidad es una dote que todo hombre y mujer lleva consigo en cuanto ser humano, hijo de un mismo Padre. Frente a los múltiples dramas que afectan a la familia de los pueblos —pobreza, hambre, subdesarrollo, conflictos bélicos, migraciones, contaminación, desigualdad, injusticia, crimen organizado, fundamentalismos—, la fraternidad es fundamento y camino para la paz. La cultura del bienestar lleva a la pérdida del sentido de la responsabilidad y de la relación fraterna. Los demás, en lugar de ser nuestros «semejantes», se convierten en antagonistas o enemigos, y frecuentemente son «cosificados». No es extraño que los pobres y los necesitados sean considerados un «lastre», un impedimento para el desarrollo. A lo sumo son objeto de una ayuda asistencialista o compasiva. No son vistos como hermanos, llamados a compartir los dones de la creación, los bienes del progreso y de la cultura, a participar en la misma «mesa» de la vida en plenitud, a ser protagonistas del desarrollo integral e inclusivo. La fraternidad, don y tarea que viene de Dios Padre, nos convoca a ser solidarios contra la desigualdad y la pobreza que debilitan la vida social, a atender a cada persona, en especial a los más pequeños e indefensos, a amarlos como a uno mismo, con el mismo corazón de Jesucristo. En un mundo cada vez más interdependiente, no puede faltar el bien de la fraternidad, que vence la difusión de esa globalización de la indiferencia, a la cual se ha referido en repetidas ocasiones el Papa Francisco. La «globalización de la indiferencia» debe ser sustituida por una «globalización de la fraternidad». La fraternidad toca todos los aspectos de la vida, incluida la economía, las finanzas, la sociedad civil, la política, la investigación, el desarrollo, las instituciones públicas y culturales. El Papa Francisco, al inicio de su ministerio, con un mensaje que está en continuidad con el de sus predecesores, propone a todos el camino de la fraternidad, para dar un rostro más humano al mundo.

La visita a la «favela» de Varginha el pasado 25 de julio durante el viaje apostólico a Brasil

La cercanía a los cristianos perseguidos en el Mensaje del Pontífice para la Jornada misionera mundial

La verdad no amenaza la libertad
Llevar la verdad del Evangelio no significa violentar la libertad. Lo afirma el Papa Francisco en el mensaje, hecho público el martes, para la Jornada mundial de las misiones que se celebrará el 20 de octubre. «A menudo la obra de evangelización encuentra obstáculos no sólo fuera, sino dentro de la comunidad eclesial», escribe el Pontífice. Obstáculos que el Santo Padre identifica con la debilidad del fervor del anuncio, de la alegría, de la esperanza y a veces también del «coraje» de anunciar a todos el mensaje de Cristo. Incluso se piensa que llevar la verdad del Evangelio es violentar la libertad. Al respecto Pablo VI ya puntualizó que «sería... un error imponer cualquier cosa a la conciencia de nuestros hermanos. Pero proponer a esa conciencia la verdad evangélica y la salvación ofrecida por Jesucristo, con plena claridad y con absoluto respeto hacia las opciones libres que luego pueda hacer... es un homenaje a esta libertad». Es cierto también que existen muchos cristianos que «en diversas partes del mundo —prosigue el Papa Francisco— se encuentran en dificultades para profesar abiertamente su fe y ver reconocido el derecho a vivirla con dignidad». Son «testigos valientes aún más numerosos que los mártires de los primeros siglos —es la denuncia del Papa— que soportan con perseverancia apostólica las diversas formas actuales de persecución. Muchos también arriesgan su vida por permanecer fieles al Evangelio de Cristo». El Obispo de Roma no deja de asegurar se cercanía en la oración «a las personas, a las familias y a las comunidades que sufren violencia e intolerancia». «Les repito —dice— las palabras consoladoras de Jesús: “Confiad, yo he vencido al mundo”». El Papa invita a toda la Iglesia a redescubrir la valentía y la alegría de proponer de nuevo al mundo el encuentro con Cristo, confirmando que «no se puede anunciar a Cristo sin la Iglesia».
PÁGINA 4

Las novedades del Papa Francisco
LUCETTA SCARAFFIA

El Santo Padre a los musulmanes al concluir el Ramadán

D

Por una amistad que crece en el respeto mutuo
PÁGINA 12

e la larga, serena y abierta entrevista que el Papa Francisco concedió a los periodistas —y la transcripción completa permite percibir perfectamente el clima distendido y casi divertido que caracterizó el encuentro—, las grandes novedades son sobre todo dos, y se refieren a dos cuestiones a las que el Santo Padre hasta ahora había dado poco espacio: las mujeres y los homosexuales. Las declaraciones del Papa sobre el papel de las mujeres son claras y reveladoras de una
SIGUE EN LA PÁGINA 3

página 2

L’OSSERVATORE ROMANO

viernes 9-16 de agosto de 2013, número 32-33

COMUNICACIONES
Colegio episcopal
Monseñor Eugenio Scarpellini, obispo de El Alto (Bolivia)
RENUNCIAS: El Papa ha aceptado la renuncia al gobierno pastoral de la archidiócesis metropolitana de Reggio CalabriaBova (Italia) que monseñor VITTORIO LUIGI MONDELLO le había presentado en conformidad con el canon 401 § 1 del Código de derecho canónico. Vittorio Luigi Mondello nació en Messina el 21 de octubre de 1937. Recibió la ordenación sacerdotal el 21 de junio de 1960. Pablo VI lo nombró obispo titular de Carcabia y auxiliar de Messina el 10 de diciembre de 1977; recibió la ordenación episcopal el 21 de enero de 1978. Juan Pablo II lo nombró obispo residencial de Caltagirone el 30 de julio de 1983; y lo promovió a arzobispo de Reggio Calabria-Bova el 28 de julio de 1990. El Papa ha aceptado la renuncia al gobierno pastoral del Ordinariato militar para Perú que monseñor GUILLERMO MARTÍN ABANTO GUZMÁN, le había presentado en conformidad con el canon 401 § 2 del Código de derecho canónico. Guillermo Martín Abanto Guzmán nació en Trujillo (Perú) el 1 de julio de 1964. Recibió la ordenación sacerdotal el 12 de diciembre de 1992. Benedicto XVI lo nombró obispo titular de Pinhel y auxiliar de Lima el 30 de enero de 2009; recibió la ordenación episcopal el 19 de abril de dicho año. El mismo Papa lo nombró Ordinario militar para Perú el 30 de octubre de 2012. EL PAPA
HA NOMBRAD O:

Nombramientos pontificios
El Papa ha nombrado secretario de la Comisión pontificia «Ecclesia Dei» a monseñor GUID O POZZO, arzobispo titular de Bagnoregio, hasta ahora limosnero de Su Santidad. Guido Pozzo nació en Trieste (Italia) el 26 de diciembre de 1951. Recibió la ordenación sacerdotal el 24 de septiembre de 1977. El 4 de mayo de 1987 comenzó a prestar servicio en la Congregación para la doctrina de la fe; y en el año 2003 pasó a ser también secretario adjunto de la Comisión teológica internacional. Benedicto XVI lo nombró secretario de la Comisión pontificia «Ecclesia Dei» el 8 de julio de 2009. El mismo Papa lo nombró limosnero de Su Santidad, elevándolo al mismo tiempo a la sede arzobispal titular de Bagnoregio, el 3 de noviembre de 2012; recibió la ordenación episcopal el sucesivo día 17. El Santo Padre ha nombrado limosnero de Su Santidad a monseñor KONRAD KRAJEWSKI, hasta ahora ceremoniero pontificio y oficial de la Oficina para las celebraciones litúrgicas del Sumo Pontífice, elevándolo al mismo tiempo a la sede titular de Benevento, con dignidad de arzobispo. Konrad Krajewski nació en Łódź (Polonia) el 25 de noviembre de 1963. Recibió la ordenación sacerdotal el 11 de junio de 1988. Se licenció en teología en la Universidad católica de Lublin. Luego, en Roma, se licenció en liturgia en el Pontificio Instituto San Anselmo y se doctoró en teología en la Pontificia Universidad de Santo Tomás de Aquino. Durante su estancia en Roma colaboró en la Oficina para las celebraciones litúrgicas del Sumo Pontífice. En su diócesis desempeñó su ministerio como vicario parroquial, ceremoniero del arzobispo y profesor y prefecto de estudios en el seminario diocesano; además, fue docente en los seminarios franciscano y salesiano, así como en la Academia de Varsovia. Desde 1998 presta servicio en la Santa Sede como oficial de la Oficina para las celebraciones litúrgicas. El 12 de mayo de 1999 fue nombrado ceremoniero pontificio.

bró obispo titular de Bida y auxiliar de El Alto el 15 de julio de 2010; recibió la ordenación episcopal el 9 de septiembre del mismo año. —Obispo de Vigévano (Italia) al presbítero MAURIZIO GERVASONI. Maurizio Gervasoni nació en Sarnico, diócesis de Bérgamo, el 20 de diciembre de 1953. Recibió la ordenación sacerdotal el 11 de junio de 1977. Obtuvo el doctorado en teología en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. Ha desempeñado, entre otros, los siguientes cargos: profesor y vicedirector de estudios del seminario de Bérgamo; director de diversas Oficinas diocesanas; delegado episcopal para la formación y educación del pueblo de Dios, así como para el anuncio de la Palabra y la Liturgia; y vicario episcopal. —Obispo de Tanjungkarang (Indonesia) al presbítero YOHANES HARUN YUWONO. Yohanes Harun Yuwono nació en Way Ray-Padang Dermin, diócesis de Tanjungkarang, el 4 de julio de
SIGUE EN LA PÁGINA 10

—Arzobispo metropolitano de Reggio Calabria-Bova (Italia) a monseñor GIUSEPPE FIORINI MOROSINI, O.M., hasta ahora obispo de LocriGerace. Giuseppe Fiorini Morosini, O.M., nació en Paola, archidiócesis de Cosenza-Bisignano, el 27 de noviembre de 1945. Recibió la ordenación sacerdotal el 2 de agosto de 1969. Benedicto XVI lo nombró obispo de Locri-Gerace el 20 de marzo de 2008; recibió la ordenación episcopal el 9 de mayo sucesivo. —Obispo de El Alto (Bolivia) a monseñor EUGENIO SCARPELLINI, hasta ahora obispo titular de Bida y auxiliar de dicha diócesis. Eugenio Scarpellini nació en Verdellino, diócesis de Bérgamo (Italia), el 8 de enero de 1954. Recibió la ordenación sacerdotal el 17 de junio de 1978. Benedicto XVI lo nom-

Enviado especial
El Santo Padre ha nombrado enviado especial suyo para las celebraciones del 1700° aniversario del Edicto de Milán, que tendrán lugar en Niš (Serbia) los días 20 y 21 de septiembre de 2013, al cardenal ANGELO SCOLA, arzobispo de Milán (Italia).

Lutos en el episcopado
—Monseñor BELLINO GHIRARD, obispo emérito de Rodez (Francia), falleció el 26 de julio. Había nacido en Seyches, diócesis de Agen, el 22 de mayo de 1935. Era sacerdote desde el 30 de junio de 1962. Juan Pablo II lo nombró obispo coadjutor de Rodez el 25 de abril de 1990; recibió la ordenación episcopal el 17 de junio del mismo año. Pasó a ser obispo residencial de Rodez el 1 de junio de 1991. Benedicto XVI aceptó su renuncia al gobierno pastoral de dicha sede el 2 de abril de 2011. —Monseñor GEORGE KINZIE FITZSIMONS, obispo emérito de Salina (Estados Unidos), falleció el 28 de julio. Había nacido en Kansas City el 4 de septiembre de 1928. Era sacerdote desde el 18 de marzo de 1961. Pablo VI lo nombró obispo titular de Pertusa y auxiliar de Kansas City-Saint Joseph el 17 de mayo de 1975; recibió la ordenación episcopal el 3 de julio sucesivo. Juan Pablo II lo nombró obispo de Salina el 28 de marzo de 1984; y aceptó su renuncia al gobierno pastoral el 21 de octubre de 2004. —Monseñor ANTONIO MORENO CASAMITJANA arzobispo emérito de Concepción (Chile), falleció el 31 de julio. Había nacido en Santiago de Chile el 9 de julio de 1927. Era sacerdote desde el 4 de diciembre de 1949. Juan Pablo II lo nombró obispo titular de Mades y auxiliar de Santiago de Chile el 22 de abril de 1986; recibió la ordenación episcopal el 9 de julio sucesivo. El mismo Papa lo promovió a la sede arzobispal de Concepción el 14 de octubre de 1989. Benedicto XVI aceptó su renuncia al gobierno pastoral de Concepción el 27 de diciembre de 2006.

Nueva web del IOR
El Instituto para las obras de religión (IOR) lanzó el miércoles 31 de julio una nueva página web (www.ior.va) con el objetivo de proseguir por el camino de la transparencia. Lo hizo público el presidente Ernst von Freyberg en una entrevista concedida a Radio Vaticano. El presidente anunció también que este año se publicará por primera vez el balance anual de cierre certificado.

L’OSSERVATORE ROMANO
EDICIÓN SEMANAL Unicuique suum EN LENGUA ESPAÑOLA Non praevalebunt

GIOVANNI MARIA VIAN
director Carlo Di Cicco
subdirector

Redacción
via del Pellegrino, 00120 Ciudad del Vaticano teléfono 39 06 698 99410 fax 39 06 698 81412 Servicio fotográfico photo@ossrom.va Publicidad: Il Sole 24 Ore S.p.A System Comunicazione Pubblicitaria Via Monte Rosa 91, 20149 Milano segreteriadirezionesystem@ilsole24ore.com

00120 Ciudad del Vaticano ed.espanola@ossrom.va
http://www.osservatoreromano.va TIPO GRAFIA VATICANA EDITRICE «L’OSSERVATORE ROMANO»

Marta Lago
redactor jefe de la edición

don Sergio Pellini S.D.B.
director general

Tarifas de suscripción: Italia - Vaticano: € 58.00; Europa (España + IVA): € 100.00 - $ 148.00; América Latina, África, Asia: € 110.00 - $ 160.00; América del Norte, Oceanía: € 162.00 - $ 240.00. Administración: 00120 Ciudad del Vaticano, teléfono + 39 06 698 99 480, fax + 39 06 698 85 164, e-mail: suscripciones@ossrom.va. En México: Arquidiócesis primada de México. Dirección de Comunicación Social. San Juan de Dios, 222-C. Col. Villa Lázaro Cárdenas. CP 14370. Del. Tlalpan. México, D.F.; teléfono + 52 55 5594 11 25, + 52 55 5518 40 99; e-mail: losservatore@prodigy.net.mx, or.mexico@ossrom.va. En Argentina: Arzobispado de Mercedes-Luján; calle 24, 735, 6600 Mercedes (B), Argentina; teléfono y fax + 2324 428 102/432 412; e-mail: osservatoreargentina@yahoo.com. En Perú: Editorial salesiana, Avenida Brasil 220, Lima 5, Perú; teléfono + 51 42 357 82; fax + 51 431 67 82; e-mail: editorial@salesianos.edu.pe.

número 32-33, viernes 9-16 de agosto de 2013

L’OSSERVATORE ROMANO

página 3

El recuerdo de la Jornada mundial de la juventud en el Ángelus con el Pontífice en la plaza de San Pedro el 4 de agosto

Por qué los jóvenes siguen a Cristo
Conservando aún en el corazón y en la mirada las jornadas de Río de Janeiro, el Papa se dirigió el domingo 4 de agosto a los fieles presentes en la plaza de San Pedro para la oración del Ángelus y pidió oraciones para que maduren los frutos esperados. Queridos hermanos y hermanas: El domingo pasado me encontraba en Río de Janeiro. Se concluía la santa misa y la Jornada mundial de la juventud. Pienso que debemos todos juntos dar gracias al Señor por el gran don que este acontecimiento fue para Brasil, para América Latina y para todo el mundo. Fue una nueva etapa en la peregrinación de los jóvenes con la Cruz de Cristo por los continentes. No debemos olvidar nunca que las Jornadas mundiales de la juventud no son «fuegos artificiales», momentos de entusiasmo fines en sí mismos; son etapas de un largo camino, iniciado en 1985, por iniciativa del Papa Juan Pablo II. Él confió a los jóvenes la Cruz y dijo: ¡Id, y yo iré con vosotros! Y así fue. Esta peregrinación de los jóvenes continuó con el Papa Benedicto, y gracias a Dios también yo pude vivir esta maravillosa etapa en Brasil. Recordemos siempre: los jóvenes no siguen al Papa, siguen a Jesucristo, cargando su Cruz. El Papa los guía y los acompaña en este camino de fe y de esperanza. Agradezco por ello a todos los jóvenes que participaron, incluso a costa de sacrificios. Doy gracias al Señor también por los demás encuentros que mantuve con los Pastores y el pueblo de ese gran país que es Brasil, así como con las autoridades y los voluntarios. Que el Señor recompense a todos aquellos que trabajaron por esta gran fiesta de la fe. Quiero destacar también mi agradecimiento, muchas gracias a los brasileños. Buena gente la de Brasil, ¡un pueblo de gran corazón! No olvido su calurosa acogida, sus saludos, sus miradas, tanta alegría. Un pueblo generoso; pido al Señor que lo bendiga abundantemente. Desearía pediros que recéis conmigo a fin de que los jóvenes que participaron en la Jornada mundial de la juventud puedan traducir esta experiencia en su camino cotidiano, en los comportamientos de todos los días; y que puedan traducirlos también en las opciones importantes de vida, respondiendo a la llamada personal del Señor. Hoy en la liturgia resuena la palabra provocadora de Qoèlet: «¡Vanidad de vanidades; todo es vanidad!» (1, 2). Los jóvenes son particularmente sensibles al vacío de significado y de valores que a menudo les rodea. Y lamentablemente pagan las consecuencias. En cambio, el encuentro con Jesús vivo, en su gran familia que es la Iglesia, colma el corazón de alegría, porque lo llena de vida auténtica, de un bien profundo, que no pasa y no se marchita: lo hemos visto en los rostros de los jóvenes en Río. Pero esta experiencia debe afrontar la vanidad cotidiana, el veneno del vacío que se insinúa en nuestras sociedades basadas en la ganancia y en el tener, que engañan a los jóvenes con el consumismo. El Evangelio de este domingo nos alerta precisamente de la absurdidad de fundar la propia felicidad en el tener. El rico dice a sí mismo: Alma mía, tienes a disposición muchos bienes... descansa, come, bebe y diviértete. Pero Dios le dice: Necio, esta noche te van a reclamar la vida. Y lo que has acumulado, ¿de quién será? (cf. Lc 12, 19-20). Queridos hermanos y hermanas, la verdadera riqueza es el amor de Dios compartido con los hermanos. Ese amor que viene de Dios y que hace que lo compartamos entre nosotros y nos ayudemos. Quien experimenta esto no teme la muerte, y recibe la paz del corazón. Confiemos esta intención, la intención de recibir el amor de Dios y compartirlo con los hermanos, a la intercesión de la Virgen María. Al concluir la oración mariana, el Obispo de Roma recordó la celebración de la «Salus Populi romani» uniéndose al aplauso que acompañó el rezo coral del «Avemaría». Luego dirigió su pensamiento a Pablo VI, cuyo 35˚ aniversario del fallecimiento se recuerda el 6 de agosto. Queridos hermanos y hermanas: Os saludo a todos y os doy las gracias por vuestra presencia, a pesar del calor. Me alegra saludar en especial a algunos grupos juveniles: la Juventud carmelita de Croacia; los jóvenes de Sandon y Fossò, diócesis de Verona; los de Mozzanica, diócesis de Cremona; los de Moncalieri, que hicieron un tramo del camino a pie; y los de Bérgamo, que vinieron en bicicleta. ¡Gracias a todos! Son numerosos los jóvenes en la plaza: ¡esto parece Río de Janeiro! Deseo asegurar un recuerdo especial para los párrocos y para todos los sacerdotes del mundo, porque hoy es la memoria de su patrono: San Juan María Vianney. Queridos hermanos en el sacerdocio, estamos unidos en la oración y en la caridad pastoral. Mañana los romanos recordamos a nuestra Madre, la Salus Populi Romani: le pedimos a Ella que nos proteja; y ahora todos juntos la saludamos con un Avemaría. Todos juntos: «Avemaría...». Un saludo a nuestra Madre, todos juntos un saludo a la Madre. Me complace recordar la fiesta litúrgica de la Transfiguración, que será pasado mañana, con un pensamiento de profunda gratitud por el venerable Papa Pablo VI, que marchó de este mundo la tarde del 6 de agosto de hace 35 años. Queridos amigos, os deseo un feliz domingo y un buen mes de agosto. ¡Buen almuerzo! ¡Hasta la vista!

Las novedades del Papa Francisco
VIENE DE LA PÁGINA 1

fuerte voluntad de apertura, no pronunciadas en nombre de la improrrogable necesidad de adecuar la Iglesia a la paridad entre los sexos realizada en las sociedades occidentales, ni revestidas tampoco del paternalismo, a menudo afectuoso, que casi siempre tiñe las palabras de los altos prelados cuando afrontan el tema. La apertura es sustancial, y está directamente unida a su proyecto de reforma de la Iglesia: sin un reconocimiento abierto del papel de la mujer no se puede esperar en aquella Iglesia vital y acogedora que el papa Francisco desea, esa Iglesia que puede de nuevo atraer a los fieles y caldearles el corazón. La mujer, dijo, «ayuda a crecer a la Iglesia» porque es a partir de la relación paritaria y colaboradora entre mujeres y hombres como tiene origen la fecundidad. Y si esta relación languidece, no es viva y se niega, como sucede hoy, la Iglesia no crece. La valentía de decir una verdad, como todas las verdades aunque obvia, pero que nadie antes de él se había atrevido, o sea, que «María es más importante que los apóstoles», no le impide excluir el sacerdocio femenino, pero al mismo tiempo pedir un suplemento de estudios y reflexiones para comprender cómo realizar esta paridad en la diferencia. Suplemento de investigación a la cual, obviamente, las

mujeres darán contribuciones fundamentales. En pocas palabras, la novedad se expresa de modo claro, y sin amenazar la tradición de la Iglesia. Se puede cambiar todo sin cambiar las reglas de base, aquellas sobre las que se ha construido la tradición católica: ésta es su postura también sobre los homosexuales. La Iglesia no debe ser una rígida dispensadora de juicios, sino que debe estar siempre dispuesta a acoger a los pecadores, o sea, a todos nosotros. El ejemplo de Pedro, que traiciona a Jesús y después es «hecho Papa», es de una claridad deslumbrante que en un santiamén quita valor a todas las cartas de denuncia, las sospechas, los venenos que están dando vueltas en el mundo eclesiástico tras la alusión al «lobby gay». Y recuerda a todos que el cristianismo siempre ha distinguido entre condena del pecado y misericordia hacia el pecador, y que no es un rígido puritanismo sin corazón. Igualmente al respecto el Papa Francisco no cambia nada de las reglas morales, pero cancela un moralismo rígido y chismoso, y con pocas palabras aleja de la Iglesia católica esa acusación infamante de homofobia que la ha perseguido en los últimos tiempos. La misericordia es la característica distintiva del cristiano, que significa acogida del pecador y perdón. Otra cosa sería cambiar las normas para cancelar el pecado.

Misericordia es cuanto invoca también para los divorciados que se han vuelto a casar, sin por ello apertura al divorcio: el Papa pide también en este caso un suplemento de investigación teológica sobre la pastoral matrimonial, un cambio cultural para lograr explicar este sacramento a las mujeres y a los hombres de hoy. Él identifica de hecho el problema: si los matrimonios religiosos disminuyen tanto, y los que se contraen carecen frecuentemente de valor, es porque demasiadas veces la Iglesia usa palabras equivocadas, viejas, rígidas y estériles para explicar la institución de la que nace la vida. No hay que cambiar las normas, sino a los seres humanos que las explican, la cultura que las justifica. Y también a propósito de la renovación de la pastoral matrimonial estamos seguros de que el Papa Francisco sabrá valorar la experiencia femenina, al respecto decisiva. Son todos problemas y situaciones que el padre Bergoglio, sacerdote y obispo, hallaba en su camino por las calles de Buenos Aires, en sus encuentros con mujeres y hombres normales, que le abrían el corazón con esperanza y sinceridad. Un bagaje de experiencias humanas que hoy iluminan su pontificado, caldean cada uno de sus discursos y le dan ese tono de verdad que permite comprender y amar sus palabras.

página 4

L’OSSERVATORE ROMANO

viernes 9-16 de agosto de 2013, número 32-33

Mensaje del Papa Francisco para la próxima Jornada mundial de las misiones

La verdad no amenaza la libertad
Aliento a aquellos cristianos que aún hoy soportan persecuciones y violencias a causa de su fe: lo aporta el Mensaje del Papa Francisco para la Jornada mundial de las misiones que se celebrará el próximo domingo 20 de octubre. do contemporáneo, de su misión entre los pueblos y las naciones. La misionariedad no es sólo una cuestión de territorios geográficos, sino de pueblos, de culturas e individuos independientes, precisamente porque los «confines» de la fe no sólo atraviesan lugares y tradiciones humanas, sino el corazón de cada hombre y cada mujer. El Concilio Vaticano II destacó de manera especial cómo la tarea misionera, la tarea de ampliar los confines de la fe es propia de todo bautizado y de todas las comunidades cristianas: «Viviendo el Pueblo de Dios en comunidades, sobre todo diocesanas y parroquiales, en las que de algún modo se hace visible, a ellas pertenece también dar testimonio de Cristo delante de las gentes» (Decr. Ad gentes, 37). Por tanto, se pide y se invita a toda comunidad a hacer propio el mandato confiado por Jesús a los Apóstoles de ser sus «testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaría, y hasta los confines de la tierra» (Hch 1, 8), no como un aspecto secundario de la vida cristiana, sino como un aspecto esencial: todos somos enviados por los senderos del mundo para caminar con nuestros hermanos, profesando y dando testimonio de nuestra fe en Cristo y convirtiéndonos en anunciadores de su Evangelio. Invito a los obispos, a los sacerdotes, a los consejos presbiterales y pastorales, a cada persona y grupo responsable en la Iglesia a dar relieve a la dimensión misionera en los programas pastorales y formativos, sintiendo que el propio compromiso apostólico no está completo si no contiene el propósito de «dar testimonio de Cristo ante las naciones», ante todos los pueblos. La misionariedad no es sólo una dimensión programática en la vida cristiana, sino también una dimensión paradigmática que afecta a todos los aspectos de la vida cristiana. 3. A menudo, la obra de evangelización encuentra obstáculos no sólo fuera, sino dentro de la comunidad eclesial. A veces el fervor, la alegría, el coraje, la esperanza en anunciar a todos el mensaje de Cristo y ayudar a los hombres de nuestro tiempo a encontrarlo son débiles; en ocasiones, todavía se piensa que llevar la verdad del Evangelio es violentar la libertad. A este respecto, Pablo VI usa palabras iluminadoras: «Sería... un error imponer cualquier cosa a la conciencia de nuestros hermanos. Pero proponer a esa conciencia la verdad evangélica y la salvación ofrecida por Jesucristo, con plena claridad y con absoluto respeto hacia las opciones libres que luego pueda hacer... es un homenaje a esta libertad» (Exhort. ap. Evangelii nuntiandi, 80). Siempre debemos tener el valor y la alegría de proponer, con respeto, el encuentro con Cristo, de hacernos heraldos de su Evangelio, Jesús ha venido entre nosotros para mostrarnos el camino de la salvación, y nos ha confiado la misión de darlo a conocer a todos, hasta los confines de la tierra. Con frecuencia, vemos que lo que se destaca y se propone es la violencia, la mentira, el error. Es urgente hacer que resplandezca en nuestro tiempo la vida buena del Evangelio con el anuncio y el testimonio, y esto desde el interior mismo de la Iglesia. Porque, en esta perspectiva, es importante no olvidar nunca un principio fundamental de todo evangelizador: no se puede anunciar a Cristo sin la Iglesia. Evangelizar nunca es un acto aislado, individual, privado, sino que es siempre eclesial. Pablo VI escribía que «cuando el más humilde predicador, catequista o Pastor, en el lugar más apartado, predica el Evangelio, reúne su pequeña comunidad o administra un sacramento, aun cuando se encuentra solo, ejerce un acto de Iglesia»; no actúa «por una misión que él se atribuye o por inspiración personal, sino en unión con la misión de la Iglesia y en su nombre» (ibíd., 60). Y esto da fuerza a la misión y hace sentir a cada misionero y evangelizador que nunca está solo, que forma parte de un solo Cuerpo animado por el Espíritu Santo. «nueva evangelización». A esto se suma el hecho de que a una gran parte de la humanidad todavía no le ha llegado la buena noticia de Jesucristo. Además, vivimos en una época de crisis que afecta a muchas áreas de la vida, no sólo la economía, las finanzas, la seguridad alimentaria, el medio ambiente, sino también la del sentido profundo de la vida y los valores fundamentales que la animan. La convivencia humana está marcada también por tensiones y conflictos que causan inseguridad y fatiga para encontrar el camino hacia una paz estable. En esta situación tan compleja, donde el horizonte del presente y del futuro parece estar cubierto por nubes amenazantes, se hace aún más urgente llevar con valentía a todas las realidades el Evangelio de Cristo, que es anuncio de esperanza, reconciliación, comunión; anuncio de la cercanía de Dios, de su misericordia, de su salvación; anuncio de que el poder del amor de Dios es capaz de vencer las tinieblas del mal y conducir hacia el camino del bien. El hombre de nuestro tiempo necesita una luz fuerte que ilumine su camino y que sólo el enA veces se piensa que cuentro con Cristo puede darle. Traigamos a este llevar la verdad del mundo, a través de nuestro Evangelio es violentar la testimonio, con amor, la esperanza que se nos da por libertad. Al respecto, la fe. La naturaleza misioPablo VI usa palabras nera de la Iglesia no es proselitista, sino testimonio iluminadoras: «Sería... de vida que ilumina el caun error imponer mino, que trae esperanza y amor. La Iglesia —lo repito cualquier cosa a la una vez más— no es una conciencia de nuestros organización asistencial, hermanos. Pero proponer una empresa, una ONG, sino que es una comunidad a esa conciencia la de personas, animadas por la acción del Espíritu Sanverdad evangélica y la to, que han vivido y viven salvación ofrecida por la maravilla del encuentro con Jesucristo y desean Jesucristo, con plena compartir esta experiencia claridad y con absoluto de profunda alegría, comrespeto hacia las opciones partir el Mensaje de salvación que el Señor nos ha libres que luego pueda traído. Es el Espíritu Santo hacer... es un homenaje a quien guía a la Iglesia en este camino. esta libertad» 5. Quisiera animar a todos a ser portadores de la 4. En nuestra época, la movilidad buena noticia de Cristo, y estoy generalizada y la facilidad de comu- agradecido especialmente a los minicación a través de los nuevos me- sioneros y misioneras, a los presbítedios de comunicación han mezclado ros fidei donum, a los religiosos y reentre sí los pueblos, el conocimien- ligiosas y a los fieles laicos —cada to, las experiencias. Por motivos de vez más numerosos— que, acogiendo trabajo, familias enteras se trasladan la llamada del Señor, dejan su patria de un continente a otro; los inter- para servir al Evangelio en tierras y cambios profesionales y culturales, culturas diferentes de las suyas. Pero así como el turismo y otros fenóme- también me gustaría subrayar cómo nos análogos empujan a un gran las mismas Iglesias jóvenes se están movimiento de personas. A veces es empeñando generosamente en el endifícil, incluso para las comunidades vío de misioneros a las Iglesias que parroquiales, conocer de forma segu- se hallan en dificultad —no es raro ra y profunda a quienes están de pa- que se trate de Iglesias de antigua so o a quienes viven de forma per- cristiandad— llevando la frescura y el manente en el territorio. Además, en entusiasmo con que éstas viven la fe áreas cada vez más grandes de las que renueva la vida y da esperanza. regiones tradicionalmente cristianas Vivir en este aliento universal, rescrece el número de los que son aje- pondiendo al mandato de Jesús «Id, nos a la fe, indiferentes a la dimen- pues, y haced discípulos de todas las sión religiosa o animados por otras naciones» (Mt 28, 19) es una riqueza creencias. Por tanto, no es raro que para cada una de las Iglesias partialgunos bautizados escojan estilos culares, para cada comunidad, y dode vida que les alejan de la fe, conSIGUE EN LA PÁGINA 5 virtiéndolos en necesitados de una

Queridos hermanos y hermanas: Este año celebramos la Jornada mundial de las misiones mientras se clausura el Año de la fe, ocasión importante para fortalecer nuestra amistad con el Señor y nuestro camino como Iglesia que anuncia el Evangelio con valentía. En esta prospectiva, quisiera proponer algunas reflexiones. 1. La fe es un don precioso de Dios, que abre nuestra mente para que lo podamos conocer y amar, Él quiere relacionarse con nosotros para hacernos partícipes de su misma vida y hacer que nuestra vida esté más llena de significado, que sea más buena, más bella. Dios nos ama. Pero la fe necesita ser acogida, es decir, necesita nuestra respuesta personal, el coraje de poner nuestra confianza en Dios, de vivir su amor, agradecidos por su infinita misericordia. Es un don que no se reserva sólo a unos pocos, sino que se ofrece a todos generosamente. Todo el mundo debería poder experimentar la alegría de ser amados por Dios, el gozo de la salvación. Y es un don que no se puede conservar para uno mismo, sino que debe ser compartido. Si queremos guardarlo sólo para nosotros mismos, nos convertiremos en cristianos aislados, estériles y enfermos. El anuncio del Evangelio forma parte del ser discípulos de Cristo y es un compromiso constante que anima toda la vida de la Iglesia. «El impulso misionero es una señal clara de la madurez de una comunidad eclesial» (Benedicto XVI, Exhort. ap. Verbum Domini, 95). Toda comunidad es «adulta» cuando profesa la fe, la celebra con alegría en la liturgia, vive la caridad y proclama la Palabra de Dios sin descanso, saliendo del propio ambiente para llevarla también a las «periferias», especialmente a quien aún no ha tenido la oportunidad de conocer a Cristo. La fuerza de nuestra fe, a nivel personal y comunitario, también se mide por la capacidad de comunicarla a los demás, de difundirla, de vivirla en la caridad, de dar testimonio a las personas que encontramos y que comparten con nosotros el camino de la vida. 2. El Año de la fe, a cincuenta años de distancia del inicio del Concilio Vaticano II, es un estímulo para que toda la Iglesia reciba una conciencia renovada de su presencia en el mun-

número 32-33, viernes 9-16 de agosto de 2013

L’OSSERVATORE ROMANO 35 años de la desaparición de Pablo
VI

página 5

La verdad no amenaza la libertad
VIENE DE LA PÁGINA 4

Mística y modernidad
Con ocasión del aniversario de la muerte del Papa Giovanni Battista Montini, el 6 de agosto de 1978, ofrecemos nuestra traducción de un artículo publicado en «La Croix» del 29-30 de junio. El autor, monje de Solesmes, ha escrito, entre otras obras, «Paul VI, maître spirituel» (Fayard - Le Sarment) y «Paul VI et les orthodoxes» (Les Éditions du Cerf). PATRICE MAHIEU el mismo impulso de amor que la une a su Señor, puede donarse al mundo para ponerlo en contacto vital con el Evangelio: «La Iglesia debe dialogar con el mundo en el que vive. La Iglesia se hace palabra; la Iglesia se hace mensaje; la Iglesia se hace coloquio». Aunque los errores deben ser denunciados, sin embargo la Iglesia se caracteriza por una corriente de afecto y de admiración por el mundo moderno. En este vínculo de confianza, la evangelización, animada por una total fidelidad a Cristo, puede ser acogida por la mentalidad contemporánea. De hecho, «nadie es ajeno a su corazón. Nadie es indiferente para su ministerio». En este movimiento de renovación interior, que hace de la Iglesia un signo más legible de la presencia y de la acción de Dios, Pablo VI experimenta el agudo sentimiento de la necesidad de la unidad de los discípulos de Cristo. Su pontificado está totalmente comprometido en tal senti-

nar misioneros y misioneras nunca es una pérdida sino una ganancia. Hago un llamamiento a todos aquellos que sienten la llamada a responder con generosidad a la voz del Espíritu Santo, según su estado de vida, y a no tener miedo de ser generosos con el Señor. Invito también a los obispos, las familias religiosas, las comunidades y todas las agregaciones cristianas a sostener, con visión de futuro y discernimiento atento, la llamada misionera ad gentes y a ayudar a las Iglesias que necesitan sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos para fortalecer la comunidad cristiana. Y esta atención debe estar también presente entre las Iglesias que forman parte de una misma Conferencia episcopal o de una región: es importante que las Iglesias más ricas en vocaciones ayuden con generosidad a las que sufren por su escasez. Al mismo tiempo exhorto a los misioneros y a las misioneras, especialmente los sacerdotes fidei donum y a los laicos, a vivir con alegría su precioso servicio en las Iglesias a las que son destinados, y a llevar su alegría y su experiencia a las iglesias de las que proceden, recordando cómo Pablo y Bernabé, al final de su primer viaje misionero «contaron todo lo que Dios había hecho a través de ellos y cómo había abierto la puerta de la fe a los gentiles» (Hch 14, 27). Ellos pueden llegar a ser un camino hacia una especie de «restitución» de la fe, llevando la frescura de las Iglesias jóvenes, de modo que las Iglesias de antigua cristiandad redescubran el entusiasmo y la alegría de compartir la fe en un intercambio que enriquece mutuamente en el camino de seguimiento del Señor. La solicitud por todas las Iglesias, que el Obispo de Roma comparte con sus hermanos en el episcopado, encuentra una actuación importante en el compromiso de las Obras Misionales Pontificias, que tienen como propósito animar y profundizar la conciencia misionera de cada bautizado y de cada comunidad, ya sea insistiendo en la necesidad de una formación misionera más profunda de todo el Pueblo de Dios, ya sea alimentando la sensibilidad de las comunidades cristianas a ofrecer su ayuda para favorecer la difusión del Evangelio en el mundo. Por último, me refiero a los cristianos que, en diversas partes del mundo, se encuentran en dificultades para profesar abiertamente su fe y ver reconocido el derecho a vivirla con dignidad. Ellos son nuestros hermanos y hermanas, testigos valientes —aún más numerosos que los mártires de los primeros siglos— que soportan con perseverancia apostólica las diversas formas actuales de persecución. Muchos también arriesgan su vida por permanecer fieles al Evangelio de Cristo. Deseo asegurarles que me siento cercano en la oración a las personas, a las familias y a las comunidades que sufren violencia e intolerancia, y les repito las palabras consoladoras de Jesús: «Confiad, yo he vencido al mundo» (Jn 16, 33). Benedicto XVI exhortaba: «Que la Palabra del Señor siga avanzando y sea glorificada» (2 Ts 3, 1): que este Año de la fe haga cada vez más fuerte la relación con Cristo, el Señor, pues sólo en Él tenemos la certeza para mirar al futuro y la garantía de un amor auténtico y duradero» (Carta ap. Porta fidei, 15). Este es mi deseo para la Jornada mundial de las misiones de este año. Bendigo de corazón a los misioneros y misioneras, y a todos los que acompañan y apoyan este compromiso fundamental de la Iglesia para que el anuncio del Evangelio pueda resonar en todos los rincones de la tierra, y nosotros, ministros del Evangelio y misioneros, experimentaremos «la dulce y confortadora alegría de evangelizar» (Pablo VI, Exhort. ap. Evangelii nuntiandi, 80). Vaticano, 19 de mayo de 2013, solemnidad de Pentecostés

l 30 de junio de 1963, en la plaza de San Pedro, tiene lugar, por última vez en la historia de la Iglesia católica, la coronación de un Papa. Pablo VI, elegido el 21 de junio, recibe la tiara que le ofrecen sus fieles milaneses. El Pontífice está bien preparado por una treintena de años de trabajo en la Curia romana y por nueve años al frente de la mayor diócesis católica del mundo, Milán, pero tal vez la clave de lectura del pontificado hay que buscarla sobre todo en su dimensión mística. Siguiendo el ejemplo de san Agustín, su principal maestro espiritual, desde los escritos juveniles se nota en Giovanni Battista Montini una impetuosa nostalgia Recogido en intensa oración ante la tumba de su predecesor. El Papa Francisco quiso así rendir de Dios, que se homenaje a Pablo VI en el 35º aniversario de su muerte, el 6 de agosto, al inicio de la tarde. En el une a la exultanaltar de la cátedra, en la basílica de San Pedro, el obispo de Bérgamo, monseñor Beschi, celebró la cia y a la maravimisa conmemorativa con la participación de tantos conciudadanos del Papa Montini y de otros fieles. lla de lo que ya Entre ellos, un numeroso grupo de jóvenes, de un grupo vocacional de la diócesis de Brescia, tuvo le ha sido permidespués un encuentro informal con el Santo Padre. tido descubrir: «La Vida eres Tú, Dios suspendido como una lámpara beatificante do, sobre todo en la búsqueda de una comunión en la penumbra de nuestra balbuciente experien- plena con las Iglesias ortodoxas. Su amistad con cia». De hecho, Pablo VI es un místico que posee el Patriarca Atenágoras constituye uno de los rasel lenguaje de las propias experiencias: «Como gos más luminosos de su ministerio romano. deslumbrado por el sol, yo cierro los ojos ante el Mientras una comisión secreta y oficial, commisterio infinito de la Santísima Trinidad, y sólo puesta por dos católicos y dos ortodoxos, en 1971 guardo en el corazón una impresión de beatitud acaba de concluir su informe, afirmando que una concelebración entre Pablo VI y Atenágoras es oceánica». El amor por la Iglesia constituye el factor uni- posible, el Papa escribe al Patriarca: «Entre nuesficante de su existencia —«me parece haber vivi- tra Iglesia y las venerables Iglesias ortodoxas do para ella y sólo para ella»— e implica dos exi- existe ya una comunión casi total. El Espíritu gencias: la renovación o la reforma de la Iglesia nos ha permitido en estos últimos años retomar y la conversión personal de sus miembros. Es la viva conciencia de tal hecho. Él pone en nuestros segunda exigencia la que hace posible la prime- corazones una firme voluntad de hacer todo lo ra. Del compromiso personal por seguir a Cristo posible para apresurar el día tan deseado en el y de la energía espiritual y moral que ello exige que, al término de una concelebración, podremos derivará la posibilidad para la Iglesia de manifes- comulgar juntos del mismo cáliz del Señor». Purificación de la Iglesia y de sus miembros, tarse como «Cristo la quiere: una, santa, toda orientada hacia la perfección a la cual Él la ha tensión espiritual en la evangelización, humildad llamado y habilitado». De la autenticidad de este y diálogo con el mundo, la eclesiología de las itinerario de conversión, expuesto en la encíclica Iglesias hermanas que permite prever una comuprogramática Ecclesiam suam, dependen dos lí- nión plena entre la Iglesia de Occidente y las neas de fuerza del pontificado montiniano: el Iglesias de Oriente: estos ejes fundamentales del diálogo de vida y de salvación con el mundo y el pontificado montiniano, ¿acaso no hallan un eco en las palabras, en las orientaciones del Papa restablecimiento de la plena unidad Francisco? Su fecundidad depende en gran parte entre los cristianos. del compromiso de todos en un recorrido verPara Pablo VI, una daderamente espiritual en el que la primacía Iglesia que vive más otorgada a la acogida de la voluntad de profundaDios permite tomar decisiones audaces, mente su en la medida de su apertura al soplo del misterio, en Espíritu. Por ejemplo, ¿es irreal pensar que las Iglesias ortodoxas puedan ponerse de acuerdo para aceptar Roma como centro de unidad, y que Roma, inspirándose en el primer milenio, ponga en acto concretamente una forma diferenciada y modulada de este ministerio de unidad? Verdaderamente las intuiciones de Pablo VI no han perdido su actualidad. Angelo Biancini, «Pablo VI y Atenágoras» (1970)

E

número 32-33, viernes 9-16 de agosto de 2013

L’OSSERVATO Entrevista del Papa Francisco en la emisora brasileña Rede Globo

Por una Iglesia prójima
Durante el viaje a Río de Janeiro, el jueves 25 de julio el Papa concedió, en español, una larga entrevista —cuya transcripción ofrecemos casi en su totalidad— a Gerson Camarotti, de GloboNews, emitida el domingo 28 en el curso del programa «Fantástico» de la brasileña Rede Globo. Papa Francisco, usted ha llegado a Brasil y ha sido acogido con mucho calor por los brasileños. Hay una rivalidad histórica entre Brasil y Argentina, por lo menos en el fútbol. ¿Cómo es que ha recibido este gesto de afecto de los brasileños? Yo me sentí recibido con un afecto que no conocía, muy cálidamente. El pueblo brasileño tiene un gran corazón. Y la rivalidad creo que ya está superada totalmente, porque hemos negociado bien. El Papa es argentino y Dios es brasileño. Es una gran solución, ¿no es verdad, Santo Padre? Creo que me sentí muy bien recibido, con mucho cariño. Santo Padre, en Brasil usted ha utilizado un automóvil muy sencillo. Se dice que incluso ha reprochado a los sacerdotes que usan coches de lujo en el mundo. También ha decidido residir en la casa Santa Marta. Esta sencillez suya, ¿es una nueva indicación que los sacerdotes, los obispos y los cardenales deben seguir? Son cosas diversas, ¿no? Pero las voy a distinguir y voy a explicar. El auto que yo uso aquí es muy parecido al que estoy usando en Roma. En Roma el que uso es un Ford focus, azul, sencillo, que puede tener un empleado normal. En eso siento que tenemos que dar testimonio de cierta simplicidad. Incluso diría de pobreza. Nuestro pueblo exige pobreza a los sacerdotes. Les «exige» en el buen sentido, nos pide eso. A nuestro pueblo le ofende mucho el corazón cuando ve que los que estamos consagrados estamos apegados al dinero. Eso es malo. Y realmente no es un buen ejemplo que un sacerdote tenga un auto último modelo, de marca... Yo creo que —se lo digo a los párrocos; en Buenos Aires se lo decía siempre— es necesario que el cura tenga un carro, un auto, es necesario porque en la parroquia hay mil cosas que hacer, tiene que moverse. Pero que sea un auto modesto. Eso respecto al auto. Respecto a que me quedé a vivir en Santa Marta: no fue tanto por razones de simplicidad, porque el apartamento papal es grande, pero no es lujoso. Es lindo, pero no tiene un poco el lujo que tiene la biblioteca de los pisos de abajo, donde se recibe a la gente, que es una cosa con obras de arte, muy bella. Es algo sencillo. Pero mi opción por quedarme en Santa Marta fue por mi modo de ser: yo no puedo vivir solo, no puedo vivir encerrado, yo necesito contacto con la gente. Entonces suelo explicitarlo así: yo me quedé en Santa Marta por razones psiquiátricas, para no tener que estar sufriendo esa soledad que no me hace bien, y también por razones de pobreza, porque, si no, habría tenido que pagar en psiquiatras mucha plata, y entonces no es bueno eso. Es por estar con la gente. Y Santa Marta es una casa de huéspedes. Viven unos cuarenta, entre obispos y sacerdotes que trabajan en la Santa Sede. Tiene ciento treinta piezas [habitaciones. Ndt.], más o menos, y sacerdotes y obispos y cardenales y laicos huéspedes en Roma habitan ahí. Yo como en el comedor común de todos. Desayuno, almuerzo y cena lo tengo allí; y uno que, lo que Dios permita será. Pero antes de viajar fui a ver el Papamóvil que tenía que venir acá, y estaba con vidrios todo. Si usted va a ver a alguien a quien quiere mucho, amigos, con ganas de comunicarse, ¿usted los va a visitar dentro de una caja de vidrio? No. Yo no puedo venir a ver a este pueblo —que tiene un gran corazón— detrás de una caja de vidrio. Y en este auto, cuando voy por la calle, bajo el vidrio, para poder sacar la mano y saludar. Es decir: o todo o nada. O uno hace el viaje como lo tiene que hacer, con comunicación humana, o no lo hace. Pero comunicación a medias no hace bien. Yo agradezco, y tengo que... en este punto quiero ser muy claro: agradezco a la seguridad del Vaticano cómo han preparado esto, el celo que tienen; le agradezco a la seguridad del Brasil. Le agradezco muchísimo, porque acá también me cuidan y quieren que no haya ninguna cosa desagradable. Puede suceder. Puede suceder que alguien me

siempre encuentra gente distinta, y eso a mí me hace bien. Esto las razones. Y ahora la regla general: creo que Dios nos pide en este momento mayor simplicidad. Es una cosa interior. A la Iglesia lo pide. Ya el Concilio llamó la atención sobre eso. Una vida sencilla, más simple, y más pobre también. Eso en general. Creo que expliqué sus preguntas: lo del auto, lo de Santa Marta y la regla general. Ha llamado mucho la atención que vaya a canonizar al «Projimidad»: Papa Juan XXIII. ¿Es un modelo que desea rescatar? pastorales para Yo creo que los dos Papas que van a ser canonizados en la misma ceremonia son dos modelos de Iglesia en continuidad. Los dos dieron testimonio de una renovación en la Iglesia en continuidad con la tradición de la Iglesia. Los dos abrieron puertas al futuro: Juan XXIII abrió la puerta del Concilio, que todavía nos sigue inspirando, y todavía no terminó de ponerse en práctica. Un concilio para ponerse en práctica tarda cien años. ¿Eh? Así que estamos a mitad del camino. Y Juan Pablo II agarró la valija y entró a recorrer el mundo: misionero, salió a proclamar. Un misionero. Son dos grandes hombres de la Iglesia actual. Y por eso para mí va a ser un gusto que los dos sean proclamados santos el mismo día en la misma ceremonia.

es una de las pautas la Iglesia hoy en día. Yo quiero una Iglesia prójima. La Iglesia es madre. No conocemos a ninguna mamá por carta. La mamá es cariño: toca, besa, ama
dé una trompada... Puede suceder. O sea, las dos seguridades han trabajado muy bien. Pero las dos saben que yo soy un indisciplinado en ese aspecto. Pero no por jugarla de enfant terrible, no. Sino porque simplemente vengo a visitar gente, quiero tratarla como gente, tocarla. Papa Francisco, su gran amigo, el cardenal brasileño Cláudio Hummes, me ha hablado varias veces de su preocupación por la pérdida de fieles aquí, en el continente, sobre todo en Brasil, que pasan a otras religiones, principalmente a las evangélicas. Yo le he preguntado: ¿por qué ocurre esto y qué se puede hacer? No conozco las causas, y tampoco conozco los porcentajes. No los conozco. Este tema yo lo escuché hablar en dos Sínodos de obispos. Estoy hablando: en el 2001 seguro, y después en otro sínodo más. Esta preocupación: el

Santo Padre, cuando llegó a Río de Janeiro se cometieron errores en el sistema de seguridad. Su automóvil se encontró en medio de la multitud. ¿Tuvo miedo? ¿Cuál fue su sentimiento en aquel momento? Yo no tengo miedo. Soy inconsciente, pero no tengo miedo. Sé que nadie se muere en la víspera. Cuando me to-

En estas páginas, imágenes de la visita del Papa a la «favela» de Varginha, de Río, el 25 de julio

ORE ROMANO

páginas 6/7

alejamiento de la gente. No conozco la vida de Brasil como para dar una respuesta. Creo que el cardenal Hummes fue uno de los que habló, pero no estoy seguro. Pero si usted me dice que él habla, usted sabe. No sabría qué explicar. Imagino una cosa. Para mí es fundamental la cercanía de la Iglesia. La Iglesia es madre. Ni usted ni yo conocemos a ninguna mamá por correspondencia. La mamá da cariño, toca, besa, ama. Cuando la Iglesia, ocupada en mil cosas, descuida la cercanía, descuida esto, y se comunica solamente con documentos, es como la mamá que se comunica con su hijo por carta. No sé si esto pasó en Brasil. No sé. Pero sé que en algunos lugares de Argentina que conozco sí pasó eso. Y la falta de cercanía de sacerdotes, nos faltan sacerdotes y se deja a un pueblo sin sacerdotes, y entonces la gente busca, tienen necesidad del Evangelio. Me contaba un sacerdote que fue como misionero a una ciudad del sur de Argentina donde hace como veinte años que no tenían sacerdote. Evidentemente que la gente iba a escuchar al pastor, porque necesitaba ir a escuchar la palabra de Dios. Cuando él fue, una señora, una mujer muy culta, le dijo: «Estoy enojada con la Iglesia porque nos abandonó, y yo ahora voy al culto los domingos a escuchar al pastor que es quien alimentó nuestra fe durante todo este tiempo». O sea, falta de cercanía. Y hablaron de eso. El sacerdote la escuchó. Y cuando ya se iba, le dijo: «Padre, un momento, venga», y le llevó hasta un armario. Abrió el armario: tenía la imagen de la Virgen, y le dijo: «Padre, la tengo escondida para que no la vea el pastor». O sea, esa mujer iba al pastor, respetaba al pastor, el pastor le hablaba de Dios y ella lo aceptaba, porque no tenía a su ministro ella. Pero las raíces, le pertenecen, las conservó, escondidas en un ropero, pero las tenía. Ese es el fenómeno para mí más serio. Este episodio me demuestra muchas veces el drama de esta fuga, digamos, de este cambio. Falta de cercanía. Yo vuelvo a repetir esta imagen: la madre hace así con el hijo, lo cuida, lo besa, lo acaricia y lo alimenta. No por correspondencia. Hay que estar cerca. ¿No es así? Más cercanos. «Projimidad»: es una de las pautas pastorales para la Iglesia hoy día. Yo quiero una Iglesia prójima.

La visita al hospital San Francisco de Asís, de Río de Janeiro, el 24 de julio

Papa Francisco, cuando fue elegido en el cónclave, la Curia romana era objetivo de críticas, hasta de críticas internas de varios cardenales. Y el sentimiento que percibí, por lo menos por parte de los cardenales con los que hablé, era de cambio. ¿Este sentimiento era correcto?

Usted le nombró hace un rato. Esto es un paréntesis: cuando fui elegido tenía al lado a mi amigo, al cardenal Hummes, porque en orden de «decanancia» estaba uno detrás del otro. Y fue el que me dijo esa frase que me hizo tanto bien: «No te olvides de los pobres». ¡Qué lindo! A la Curia romana siempre se la criticó, más o menos. Se presta a críticas, y como tiene que resolver muchas Creo que Dios nos pide en este momento cosas, algunas cosas gustan, otras no gustan, algunos mayor simplicidad. trámites están bien encauzaEs una cosa interior. dos, otros están mal enfocados, mal encauzados. Como A la Iglesia lo pide. Ya el Concilio llamó en toda organización. Yo le la atención sobre eso. Una vida sencilla, diría esto: en la Curia romamás simple y más pobre también na hay muchos santos, cardenales santos, obispos santos, sacerdotes, religiosas, laicos santos. Gente de Dios que ama a outsider para estudiar los problemas de la Iglesia. Pero eso no se ve. Hace más organización de la Curia romana. Al ruido un árbol que cae que un bosque mes de mi elección yo nombré esa coque crece. Se escucha el ruido de los misión de ocho cardenales, uno de caescándalos. Ahora estamos con uno. da continente, en América dos, uno de Un escándalo de transferencia de diez América del Norte y otro de América millones de dólares, o veinte, no sé, de del Sur, con un coordinador, que tamun monseñor de ahí. Bonito favor le bién es latinoamericano y un secretario hace a la Iglesia ese señor que está ahí, que es italiano. Esa comisión empezó a no? Pero hay que reconocerlo: este se- trabajar, a buscar la opinión de obisñor obró mal y la Iglesia tiene que dar- pos, de conferencias episcopales... A le la función que merece: obró mal. Si buscar opinión de reformas en la dináhay casos de este tipo. En el momento mica de la sinodalidad. Y ya han llegadel cónclave, antes están lo que se lla- do muchos documentos que los miemman las congregaciones generales, y tu- bros de esta comisión han obtenido y que nos los pasamos entre nosotros. Tendremos la primera reunión oficial 1, 2 y 3 de octubre. Y ahí se verán algunas pautas. Yo no creo que salga de ahí alguna cosa definitiva, porque la reforma de la Curia es muy seria y veo las propuestas y son propuestas muy serias que hay que madurar. ¿No? Calculo que vamos a tener que hacer dos o tres reuniones más antes de que se note alguna reforma. Por otro lado, los teólogos dicen, esto no sé si desde la Edad Media, en latín dicen: Ecclesia semper reformanda. La Iglesia siempre se tiene que reformar; si no, se queda atrás. Así que también esto no sólo es por los escándalos del Vatileaks, que los conoce todo el mundo, sino porque la Iglesia siempre se tiene que reformar. Hay cosas que servían para el siglo pasado, hay cosas que servían para otras épocas o para otros puntos de vista y que ahora no sirven más y que hay que reacomodarlas. Entonces así la Iglesia es di-

vimos una semana de reuniones los cardenales, y ahí se hablaba claramente de los problemas. Todo. Ahí se habla de todo. Porque estábamos nosotros solos, para ver cómo estaba la realidad y hacer el perfil del próximo Papa. Y ahí salieron problemas serios derivados en parte de los que ustedes conocen, del Vatileaks y de todas esas cosas. Había problemas de escándalo, allí; pero los santos seguían estando. Esos hombres que dieron su vida y la dan por la Iglesia de manera silenciosa y con celo apostólico. También se habló de ciertas reformas funcionales que había que hacer. Eso es verdad. Y se pidió al nuevo Papa que tratara de hacer una comisión

námica y responde a las cosas de la vida. Todo esto se pidió en la reunión de cardenales previa. Se habló muy claro, se hicieron propuestas muy claras y muy ricas. En esta línea va; no sé si respondí a su pregunta. Ha respondido muy bien, de modo exhaustivo. Quisiera saber cuál es su mensaje a los jóvenes brasileños. Su mensaje llega en un momento en que los jóvenes están en las calles de Brasil para protestar y mostrar su insatisfacción de un modo muy fuerte. Quisiera saber cuál es el mensaje para estos jóvenes. En primer lugar que quede muy claro que no conozco los motivos de la propuesta de los jóvenes. Si yo digo algo sin aclarar esto, hago daño, hago daño a todos porque doy una opinión sin conocer. ¿No? Con toda franqueza le digo: yo no conozco bien el porqué los jóvenes protestan. Primer punto. Segundo punto: un joven que no proteste, a mí no me gusta, porque el joven tiene la ilusión de la utopía. Y la utopía no siempre es mala, no. La utopía es respirar y mirar adelante, ¿no?; y un joven tiene más frescura, menos experiencia de la vida, es verdad, ¿no? A veces la experiencia de la vida a veces nos frena, pero tiene más frescura para decir sus cosas. Un joven es esencialmente un disconforme, y eso es muy lindo. Pero eso en general de todos los jóvenes. Yo diría, en general, hay que escuchar a los jóvenes, hay que darles sitio de expresión y cuidarlos para que no sean manipulados. Porque hay, así como hay trata de personas, el trabajo esclavo, tantas tratas de personas. Yo me atrevería a decir una cosa, y sin ofender, hay gente que busca la trata de jóvenes manipulando esta ilusión, este disconformismo que hay. Y después le arruinan la vida al joven. Entonces, cuidado con la manipulación de los jóvenes. Al joven siempre hay que escucharlo. Cuidado. En una familia, un padre, una madre que no escuchan a su hijo joven, lo aislan, le crean tristeza en el alma y no se enriquecen ellos. Siempre te enriquecen, evidentemente con inexperiencia, pero siempre hay que escucharlos y defenderlos de manipulaciones extrañas de tipo ideológico, de tipo sociológico. Escucharlos, darles lugar de escucha. Esto me lleva a otra problemática, que hoy de alguna manera la explicité en la catedral cuando me encontré con el grupo argentino. Cuando recibí a un grupo de embajadores que venía a presentar sus cartas diplomáticas hablé de que este mundo actual que estamos viviendo había caído
SIGUE EN LA PÁGINA 8

página 8

L’OSSERVATORE ROMANO

viernes 9-16 de agosto de 2013, número 32-33

Por una Iglesia prójima
VIENE DE LA PÁGINA 6

en la feroz idolatría del dinero, y se da una política mundial, mundial, muy impregnada del protagonismo del dinero. Quien manda hoy es el dinero. Esto significa una política mundial de tipo economicista sin ética que la controle, un economicismo autosuficiente y que va organizando las pertenencias sociales de acuerdo a estas conveniencias. ¿Qué sucede, entonces? Cuando reina este mundo de la feroz idolatría del dinero, se concentra mucho en el centro, y las puntas de la sociedad, los extremos, son mal atendidos, son descuidados y son descartados. Hasta ahora vimos claro cómo se descarta a los ancianos, hay toda una filosofía para descartar al anciano: no sirve, no produce. El joven tampoco produce mucho, porque es una carga que hay que formar. Ahora estamos viendo que la otra punta, la de los jóvenes, está en proceso de des-

El Papa instituye el comité de seguridad financiera
El Papa Francisco emitió el 8 de agosto un Motu Proprio para la prevención y la lucha contra el blanqueo, la financiación del terrorismo y la proliferación de armas de destrucción masiva. En continuidad con la acción emprendida por Benedicto XVI en este ámbito con el Motu Proprio del 30 de diciembre de 2010 para la prevención y la lucha contra las actividades ilegales en ámbito financiero y monetario, el Motu Proprio presente renueva el compromiso de la Santa Sede orientado a la prevención y la lucha citadas al inicio. En particular, con el presente Motu Proprio se extiende la aplicación de las leyes vaticanas en la materia a los dicasterios de la Curia romana y a los demás organismos y entes dependientes de la Santa Sede, así como a las organizaciones sin ánimo de lucro que tienen personalidad jurídica canónica y sede en el Estado de la Ciudad del Vaticano; se refuerza la función de vigilancia y de reglamentación de la Autoridad de Información Financiera. Se instituye la función de vigilancia prudencial de los entes que desarrollan profesionalmente una actividad de naturaleza financiera, respondiendo así a una recomendación del Comité MONEYVAL del Consejo de Europa, atribuyéndola a la Autoridad de Información Financiera; y se instituye el Comité de Seguridad Financiera, cuyo Estatuto se anexa al Motu Proprio, con el fin de coordinar las Autoridades competentes de la Santa Sede y del Estado de la Ciudad del Vaticano en materia de prevención y lucha contra el blanqueo, la financiación del terrorismo y la proliferación de armas de destrucción masiva.

carte. El alto porcentaje de desocupación juvenil que hay en Europa es alarmante. No voy a nombrar los países de Europa, pero voy a decir dos ejemplos de dos países ricos de Europa, serios, sobre desocupación. En uno el índice de desocupación es del 25%, de desocupación general; pero en ese país el índice de desocupación juvenil es del 43 ó 44%. El 43 ó 44% de ese país, de los jóvenes de ese país están parados. Otro país tiene un índice del 30 y tantos por ciento de desocupación general. La desocupación juvenil pasó ya del 50%. Nos encontramos ante un fenómeno de jóvenes «descartados». Entonces para sostener este modelo político mundial descartamos los extremos, curiosamente los que son promesa para el futuro: porque el futuro nos lo van a dar los jóvenes, porque van a llevarlo adelante, y los viejos, que tienen que transferir, hacer el trasvasamiento de sabiduría a los jóvenes. Descartados los dos, el mundo cae. No sé si me explicité bien. Falta una ética humanista en todo el mundo, estoy hablando de un problema mundial, ¿eh? Ese, más o menos lo conozco, mundialmente, los particulares de estos países no tanto. Y si me permite un minuto más, le digo una cosa más sobre este tema. En el siglo XII —sí, usted me dice: ya me va a hablar de santo Tomás de Aquino—, en el siglo XII había un rabino, un rabino muy bueno que escribía, y el rabino le explicaba a su comunidad, con fábulas, los problemas morales que había en algunos pasajes de la Biblia. Una vez le explicó la Torre de Babel, entonces este rabino medieval del siglo XII, lo explicaba así: ¿cuál era el problema de la Torre de Babel? ¿Por qué Dios lo castigó? Para construir la torre había que fabricar los ladrillos, traer el fango, el barro, cortar la paja, amasarlos, cortarlos, secarlos, cocinarlos, y después subirlos arriba de la Torre; y así se iba edificando. Si se caía un ladrillo, era una catástrofe nacional; si se caía un obrero, no pasaba nada. Hoy día, hay chicos que no tienen qué comer, en el mundo; hay chicos que mueren de hambre, de subalimentación, basta ver ciertas fotografías de algunos lugares del mundo; hay enfermos que no tienen acceso a la salud; hay hombres y mujeres mendigos de calle que mueren de frío en el invierno; hay chicos que no tienen educación. Todo eso no es noticia. Bajan tres, cuatro puntos las Bolsas de algunas capitales y gran catástrofe mundial. ¿Me entiende? Ese es el drama de este humanismo deshumano que estamos viviendo, por eso hay que recuperar los extremos: los chicos y los jóvenes. Y no caer en una globalización de la indiferencia de estos dos extremos que son el futuro de un pueblo. Perdón si me fui y hablé de más. Pero creo que con esto le di mi punto de vista. Qué pasa con los jóvenes en Brasil, no sé, pero por favor que no los manipulen, escúchenlos. Aquí hay un fenómeno mundial mucho más allá del Brasil. Muy interesante. Es un pensamiento muy profundo. Papa Francisco, quisiera hacerle una última pregunta. ¿Cuál es el mensaje que usted daría a los brasileños católicos pero también a los brasileños que no son católicos, o sea, de otras religiones? Por ejemplo, el domin-

go vino aquí el rabino Skorka, su amigo de Buenos Aires. ¿Cuál es el mensaje que dejaría a un país como Brasil? Creo que hay que fomentar una cultura del encuentro en todo el mundo, en todo el mundo. O sea, que cada uno sienta la necesidad de dar a la humanidad los valores éticos que necesita vivir la humanidad y defender esta realidad humana. En ese aspecto creo que es importante que todos trabajemos por los demás, podar el egoísmo. Un trabajo por los demás según los valores de la propia fe. Cada uno tiene, cada confesión tiene su creencia, pero según los valores de su propia fe trabajar por los demás. Y nosotros encontrarnos, todos, para trabajar por los demás. Si hay un chico que tiene hambre y no tiene educación, lo que nos debe interesar es que deje de tener hambre y que tenga educación. Si la educación se la dan los católicos, los protestantes, los ortodoxos o los judíos, a mí no me interesa, a mí me interesa que lo eduquen y le quiten el hambre, en eso tenemos que ponernos de acuerdo. Hoy día la urgencia es tal que no podemos pe-

learnos entre nosotros a costillas de los demás. Primero trabajar por el prójimo, después hablar entre nosotros con mucha altura dando razón de nuestra fe cada uno, buscando entendernos. Pero, sobre todo, hoy día urge la «projimidad», la salida de sí mismo para solucionar los tremendos problemas mundiales que hay. Creo que las religiones, las diversas confesiones —me gusta hablar más bien de diversas confesiones— no pueden irse a dormir tranquilas mientras haya un solo chico que muera de hambre, un solo chico sin educación, un solo joven o anciano sin servicio de salud. Pero el trabajo de las religiones, de las confesiones, no es beneficencia, es verdad, pero al menos nuestra fe católica y nuestra fe cristiana vamos a ser juzgados por estas obras de misericordia. No nos va a servir nada hablar de nuestras teologías si no tenemos la «projimidad» de salir a ayudar y a contener a los demás. Sobre todo en este mundo en el que se se caen tantos de la torre y nadie dice nada.

Comunicado de la Congregación para las Iglesias orientales

Pesa el silencio sobre los secuestros en Siria
Solidaridad con los jesuitas en este momento de incertidumbre sobre la suerte del padre Paolo D all’Oglio, S.J. Así se ha expresado la Congregación para las Iglesias orientales. Preocupación que también ha manifestado por la suerte de dos obispos y dos sacerdotes secuestrados hace dos meses y de quienes se carece de noticias. «El cardenal prefecto, Leonardo Sandri, junto a los superiores y los colaboradores de la Congregación para las Iglesias orientales —dice un comunicado difundido el 3 de agosto—, al persistir la incertidumbre sobre la situación del padre Paolo Dall’Oglio expresa al prepósito general y a todos los religiosos de la Compañía de Jesús su cercanía en la oración. Junto a las Iglesias de la región recuerda el absoluto silencio que pesa sobre la suerte de dos obispos y de dos sacerdotes secuestrados hace meses, así como respecto a muchos otros, sirios y extranjeros, en la misma condición dolorosa. Suplicamos al Señor, de la toda Santa Madre de Dios, que cese la guerra y se restituya la paz a la amada Siria y a todos los pueblos de Oriente Medio».

www.krakow2016.com

«On line» la

JMJ

de Cracovia 2016
la página principal, el cardenal Stanisław Dziwisz expresa en un vídeo gran alegría. «Estamos contentos —afirma— de que el Santo Padre Francisco haya anunciado que la próxima JMJ se celebrará en Polonia y precisamente en Cracovia». Asegura que todo el país participará en los actos, desde las diócesis a la sociedad civil, y tiene la seguridad de que «los jóvenes, como siempre, traerán su entusiasmo». Por último, recuerda que las JMJ «están, desde siempre, vinculadas a la gran figura del beato Juan Pablo II» e invita a los jóvenes a ir en gran número a su tierra.

Una página web en tiempo récord para la JMJ 2016. La archidiócesis de Cracovia ya ha lanzado on line un portal de internet en varios idiomas (www.krakow2016.com). En

número 32-33, viernes 9-16 de agosto de 2013

L’OSSERVATORE ROMANO
Sir Luke Fildes, «El doctor» (1891), detalle

página 9

PABLO VERDIER MAZZARA* a psicología y la psiquiatría, por tratar directamente del hombre, necesitan más que cualquier otra disciplina científica, dialogar con una recta filosofía y teología. Pío XII en una serie de célebres discursos pronunciados con ocasión de congresos profesionales enunció los principios de antropología y moral sobre los que debía descansar ese diálogo. Durante el Concilio Vaticano II, los Padres conciliares tuvieron in mente tales discursos acuñando la fórmula «psicología sana» (cf. Decreto Optatam totius n. 3 y n. 11). Con ella se referían a aquella psicología que no sólo no entra en contrariedad con las verdades de la fe y moral, sino que positivamente se funda y se nutre de los principios de la antropología cristiana. Desafortunadamente, la psicología y psiquiatría han seguido caminos que, en su conjunto, no son compatibles con aquellas formulaciones papales (cf. Juan Pablo II, Discurso al Tribunal de la Rota romana, 5 de febrero de 1987 y 25 de enero de 1988). Privadas del encuentro con la filosofía cristiana y la teología, estas ciencias humanas se ven tentadas a reducirse a ciencias naturales (Cf. Benedicto XVI, Discurso al grupo de trabajo de las Academias pontificias de las ciencias y las ciencias sociales, 21 de noviembre de 2005). Ello se observa por ejemplo, en el reduccionismo neurobiológico en el que la mente se reduce e identifica con las funciones de su soporte biológico, el cerebro; en el reduccionismo dinámico en el que todas las instancias motivacionales y eficientes del psiquismo se reducen a uno de sus dinamismos parciales; en el reduccionismo naturalista que considera al hombre exclusivamente en su realidad histórica-intramundana. Se abre así no solo una brecha entre estas ciencias y la antropología y moral cristianas, sino que aquellas ciencias con sus postulados han venido a interpelar y sustituir implícitamente a la doctrina católica sobre el hombre y sobre el bien y el mal moral. Psicólogos y psiquiatras habrán de cultivar pues otras disciplinas que les formen en aquellas realidades humanas que su ciencia no les informa. «La labor de curar a los otros y de asegurar su equilibrio psíquico-social —decía Juan Pablo II— es, en efecto, importante y delicada. Quienes se dedican a esa labor, además de un conocimiento científico, deben poseer una gran sabiduría» (Discurso a un grupo de psiquiatras y psicoanalistas americanos y de otros países, 4 de enero de 1993). Esta sabiduría que es filosófica, rescata realidades humanas no verificables empíricamente y que por tanto la ciencia «no ve», pero que son supuestos implícitos del terapeuta que inciden en la comprensión del cuadro clínico y en la atención del paciente. Recordemos algunas de ellas, mostrando su importancia capital en el ámbito clínico. El alma espiritual. El alma humana, en tanto espiritual, trasciende la materialidad del cuerpo que informa, y, con ello, el hombre trasciende la materialidad del mundo en el que

L

Por el diálogo con la recta filosofía y la teología

Hacia una psicología sana
vive, abriéndose a realidades de na- una psicología científica, es decir, de turaleza espiritual. Esta dimensión una psicología que prescinda de las del hombre está llena de leyes, moti- realidades humanas no verificables vos, afectos y dinamismos que son empíricamente, nos conduce a una específicamente humanos. ¿Podrá, «psicología sin persona». pues, un profesional de la salud «Instintos» humanos. El hombre mental desentenderse, ignorar o de- no se satisface con vivir una vida sestimar esta dimensión? Considerar meramente biológica. El «instinto» al hombre prescindiendo o negando de autoconservación, por ejemplo, una noción realista del alma huma- no es en él un mero impulso natural na, es reducirle a sus funciones pura- a la conservación de su vida biológimente biológicas y con ello a su se- ca, sino también y sobre todo un immejanza con los animales; es preten- pulso del espíritu que le plantea der entenderle, por ejemplo, desde otras exigencias, por el que aspira a las neurociencias. Si bien la psicofar- realidades diversas a las necesidades macología ha aportado alivio al su- propias de su condición corpórea. El frimiento humano, de ello no se des- hombre no sólo no quiere morir físiprende que ayude siquiera a vislum- camente, sino que tampoco quiere brar la solución a problemas especí- sepultar su vida espiritual, con sus ficamente humanos. amores, sueños, anhelos, proyectos. La libertad humana. Una psicolo- Se da pues en el hombre un instinto gía sin alma espiritual, y que tenga de autoconservación cuya especificipor tanto una perspectiva materialis- dad viene dada por la voluntad de ta del hombre, ¿cómo explica, por existir como persona y de salvar el ejemplo, la libertad humana? Ni el valor de la persona en sí misma (Cf. testimonio de la historia universal ni Juan Pablo II, Discurso en el Meeting el de la Revelación nos permite du- de amistad entre los pueblos, 29 de dar de categorías cívicas y morales agosto de 1982). Sobre este «instincomo la responsabilidad, la culpa, el to» espiritual de autoconservación, castigo, el mérito, el premio, la re- descansa buena parte de la vida probación, etcétera. ¿Qué sentido afectiva, moral y espiritual humana. pueden tener estas categorías si la li- En toda conducta humana —sana o bertad humana fuese pura ilusión? patológica— se puede rastrear la preSólo si la libertad humana es real y sencia de este impulso a conservar y no ilusoria, serán reales también las confirmar el valor de la persona en categorías cívicas y morales antes se- sí mismo. Dos consecuencias: a) así ñaladas. En caso contrario, llegaría- como en el orden del cuerpo humamos al punto difícilmente sostenible de La labor de asegurar a otros su equilibrio que la ciencia moderna habría desenpsíquico-social —decía Juan Pablo II— es mascarado la ilusión importante y delicada. Quienes se dedican de libertad en la que la humanidad habría a ello, además de un conocimiento científico, vivido por siglos, deben poseer una gran sabiduría acrecentando con ello el conocimiento sobre la verdad del hombre, pero paradójicamente no no la medicina ha sabido determinar constatándose con ello un crecimien- las exigencias objetivas para conserto paralelo en su libertad; en esta si- var la salud, del mismo modo, en el tuación, la verdad no nos haría li- orden del espíritu, ¿no será posible bres. Una psicología que niega la li- determinar las exigencias objetivas bertad, se automargina del conjunto —leyes del espíritu, morales— sin las de las disciplinas humanas que sí la cuales es imposible que el hombre consideran, y con ello se pierde la viva una vida que, en lo específicaunidad de los saberes sobre el hom- mente humano, sea también saludabre. En tal caso, nos preguntamos, ble y satisfactoria?; b) en el hombre por ejemplo, ¿qué servicio puede sano los «instintos» no son impulsos prestarle una psicología sin libertad puramente animales, sino que están al orden judicial, a un tribunal canó- informados por el espíritu, y por nico?; sin libertad, ¿cómo podría ello, son tendencias sujetas a la raparticipar el paciente personalmente zón y a la libertad. de su psicoterapia? La pretensión de Personalidad y madurez. Esta vo-

luntad de existir como persona y de salvar el valor de la persona en sí misma, es un amor que asume y ordena los deseos parciales del hombre, ubicando e integrando sus respectivos objetos en un horizonte plenamente humano. En esta perspectiva, sólo se verificará una personalidad madura cuando los deseos y dinamismos particulares queden referidos a un significado humano que trasciendan a sus respectivos objetos parciales, capacitando a la persona a superar sus gratificaciones parciales e inmediatas, poniéndolos al servicio de la dignidad y vocación personal. Este amor que ordena las tendencias y deseos parciales no es una moldura sobreañadida y exterior que ejerce su influjo desde «fuera», violentando los «verdaderos» dinamismos del hombre, sino que es el factor que ordena las tendencias parciales poniéndolas al servicio de la persona toda, último sujeto de atribución de tales dinamismos. Quienes entienden la moral —que es el orden de los amores— en términos de ordenamiento extrínseco, no pueden menos que mirarla como amenazante y enemiga del verdadero desarrollo del hombre. Este equívoco es un obstáculo que imposibilita un diálogo fecundo entre psicología y moral. La psicología necesita, pues, junto a una noción descriptiva de madurez psicológica entendida como aquellos comportamientos, afectos y logros típicos y propios de cada etapa de la vida, la noción de perfección moral, entendida como el recto orden de los amores según el cual el hombre se orienta a su fin último. La madurez y talla de una personalidad se mide pues por su connaturalidad afectiva con los valores verdaderos. En el ámbito clínico, se suscita un interrogante: ¿es indistinto, desde el punto de vista de la salud mental y de la intervención psicoterapéutica, que el hombre se comporte en conformidad o no con aquellas exigencias objetivas del espíritu? De la respuesta a esta pregunta pende en muchos casos la misma comprensión psicológica de la dolencia que el sujeto padece así como la terapia que éste requiere. Así, en el orden psicopatogénico, es frecuente observar que los dolores y angustias del paciente surgen en situaciones y a raíz de conductas en las que se ha transgredido —por culpas propias o ajenas— el orden moral objetivo —exigencias objetivas del espíritu—. La transgresión —advertida o no— de tal orden natural priva al hombre de algún bien que le es connatural, lo que es vivido como una violencia o una disminución del valor de su propia persona. Están en juego aquí los conceptos de mal de culpa y mal de pena (cf. S. Th. I, q.48, a.5 y a.6; De Malo q.1, a.4). El primero, en tanto trasgresión del orden moral objetivo; el segundo, consistente en el dolor afectivo que padece el sujeto por verse privado del bien connatural que la ley moral señala. Acorde a cómo responda el sujeto a la culpa y a la pena, podrán tener lugar manifestaciones clínicas diversas, ubicándose éstas dentro del dominio de la psicoteSIGUE EN LA PÁGINA 11

página 10

L’OSSERVATORE ROMANO Fallecimiento del cardenal Ersilio Tonini

viernes 9-16 de agosto de 2013, número 32-33

Hombre de escucha y de diálogo
diente y reverente de los sacerdotes diocesanos», continuó su servicio enseñando filosofía y teología a los jóvenes y a las religiosas, predicando ejercicios espirituales, escribiendo artículos en los periódicos, y participando en diversas transmisiones en radio y televisión. Con el cardenal Tonini desaparece En 1991 Juan Pablo II le llamó pauna de las figuras más destacadas de ra predicar los ejercicios espirituales la Iglesia en Italia. Apreciado por su cuaresmales a la Curia romana; y le creó cardenal, del título del Santísiestilo directo, su capacidad de escucha y su disposición mo Redentor en Val Melaina, en el conal diálogo con todos, sistorio del 26 de nose convirtió en un viembre de 1994. rostro familiar gracias también a la La edad no le imparticipación en pidió continuar su El Papa Francisco, en cuanto tuvo noticia de la muerte del cardetransmisiones televiapostolado a través nal Ersilio Tonini, se recogió en oración. Luego envió a monseñor sivas; y un punto de de los medios de coLorenzo Ghizzoni, arzobispo de Rávena-Cervia, el siguiente telegrareferencia con sus inmunicación social y ma de pésame: tervenciones en la su compromiso miprensa escrita a trasionero. InnumeraHe recibido con dolor la triste noticia de la muerte del señor vés de entrevistas y bles las transmisiones cardenal Ersilio Tonini, arzobispo emérito de Rávena-Cervia, artículos. en radio y televisión y al elevar fervientes oraciones a Dios para que conceda el reen las que participó, Nació en Centoveposo eterno a este celoso y generoso Pastor, me uno espiritualdefendiendo siempre ra di San Giorgio mente al pésame de esta comunidad diocesana donde él deel Evangelio, la IglePiacentino, diócesis sempeñó con solicitud el ministerio episcopal. Recuerdo con sia y los sucesores de de Piacenza-Bobbio, admiración su fecunda y múltiple actividad apostólica, primePedro y de los apósel 20 de julio de ro como celoso presbítero del clero de Piacenza, luego como toles. Al respecto, 1914. Era el tercero obispo de Macerata y Tolentino y más tarde como solícito y una escritora lo defide cinco hijos de amable arzobispo de esta archidiócesis, animado por el deseo nió: el «comunicador una familia de camde anunciar a Cristo a través de un lenguaje sencillo e incisivo de Dios». En una pesinos. A los once y un auténtico y coherente testimonio de vida a los hombres y entrevista concedida años ingresó en el mujeres de nuestro tiempo. al cumplir noventa seminario de PiacenAl expresar mi más sentido pésame a usted, al clero, a las años, el cardenal Toza, donde completó comunidades religiosas y a todos los files de esta querida arnini dio un bellísimo los estudios superiochidiócesis, de corazón imparto la confortadora bendición testimonio personal y res. Recibió la ordeapostólica con un pensamiento especial hacia quienes lo asisde su espíritu alegre. nación sacerdotal el tieron con amor en estos últimos años. A quien le pregunta18 de abril de 1937. Inició su ministerio pastoral como vicerrector del seminario diocesano, y dos años más tarde fue enviado a Roma para estuColegio episcopal diar derecho civil y canónico en la VIENE DE LA PÁGINA 2 quias; vicerrector y ecónomo del sePontificia Universidad Lateranense. minario mayor de Riga; docente de Al regresar a su diócesis de Piacenza 1964. Recibió la ordenación sacer- teología y miembro de la Comisión se le encomendaron, entre otras, las dotal el 8 de diciembre de 1992, in- diocesana de arte sacra. siguientes misiones: profesor, director del periódico semanal diocesano, cardinado en la diócesis de Panpárroco y rector del seminario. gkal-Pinang. Obtuvo la licenciatura —Obispo de Nardò-Gallipoli (Itaen islamología en el Pontificio Ins- lia) a monseñor FERNAND O FILOPablo VI le nombró obispo de tituto de estudios árabes e islámi- GRANA. Macerata y Tolentino y administracos (PISAI) de Roma. En su minisdor apostólico de Recanati, Cingoli Fernando Filograna nació en Leterio ha desempeñado los siguieny Treia (sede que, tras la unificación quile, archidiócesis de Lecce, el 29 tes cargos: vicario parroquial; dode las diócesis italianas del 30 de de septiembre de 1952. Recibió la cente de estudios islámicos y rector septiembre de 1986, actualmente se ordenación sacerdotal el 29 de judenomina Macerata-Tolentino-Recadel curso propedéutico en Pemanio de 1977. Obtuvo la licenciatura nati-Cingoli-Treia) el 28 de abril de tangsiantar; coordinador del Secreen teología en la Pontificia Univer1969; recibió la ordenación episcopal tariado diocesano de pastoral; forsidad Gregoriana de Roma. En su el 2 de junio del mismo año. El Sanmador y, más tarde, rector del seministerio ha desempeñado los sito Padre le promovió a arzobispo de minario mayor interdiocesano. guientes cargos: formador en el seRávena y obispo de Cervia el 22 de minario romano mayor; director esnoviembre de 1975, actualmente Rá—Obispo de Sapporo (Japón) al piritual en el seminario menor de vena-Cervia. presbítero BERNARD TAIJI KATSULecce; notario del tribunal eclesiásYA. En 1978 reabrió el seminario de tico diocesano; rector del seminario Rávena, que se había cerrado en el Bernard Taiji Katsuya nació en de Lecce; canónigo de la catedral; período más oscuro de las protestas Muroran, Hokkaido, diócesis de vicario episcopal para el clero y el sobre el papel del sacerdote en la Sapporo, el 2 de diciembre de 1955. diaconado permanente; miembro Iglesia. En esta misión tuvo que parRecibió la ordenación sacerdotal el del Colegio de consultores; miemtir de cero, y como obispo de esa se29 de abril de 1986. Desempeñó su bro de la Comisión para el clero y de ordenó a once presbíteros. ministerio como párroco en diver- la vida consagrada de la ConferenSe le encomendó la presidencia sas parroquias, co-director del cen- cia episcopal de la región de Pudel consejo de administración de la tro escolar católico de Hokkaido, glia; párroco y vicario general. «Nuova editoriale Italiana» (NEI), la responsable del distrito de Sapposociedad editora del diario católico —Obispo coadjutor de Mamfe (Caro. «Avvenire». Pablo VI, poco antes de merún) al presbítero ANDREW morir, le garantizó incluso los me—Obispo de Liepāja (Letonia) al N KEA FUANYA. dios materiales para el proyecto de presbítero VIKTORS STULPINS. revitalización del diario. Andrew Nkea Fuanya nació en Viktors Stulpins nació en Riga el Widikum, actual archidiócesis de En Rávena relanzó también el ser26 de septiembre de 1971. Recibió Bamenda, el 29 de agosto de 1965. vicio de Cáritas diocesana, reestrucla ordenación sacerdotal el 1 de ju- Recibió la ordenación sacerdotal el turada con la invitación «a seguir nio de 1995. Ha sido vicario parro- 22 de abril de 1992. Se doctoró en cada vez mejor las necesidades emerquial y párroco en diversas parro- derecho canónico en la Pontificia gentes en el territorio». El cardenal Ersilio Tonini, arzobispo emérito de Rávena (Italia), falleció el domingo 28 de julio a los 99 años de edad. El funeral, presidido por el cardenal Dionigi Tettamanzi, arzobispo emérito de Milán, en la catedral de Rávena, tuvo lugar el 30 de julio. De 1988 a 1989 fue también administrador apostólico de la diócesis de Rímini, hasta la llegada del nuevo obispo. Juan Pablo II aceptó su renuncia al gobierno pastoral de Rávena-Cervia el 27 de octubre de 1990. Al entregar el báculo al nuevo obispo en la catedral dejó como herencia a los fieles de Rávena estas palabras: «Permitidme seguir amándoos». Desde entonces, «como el más obe-

El pésame del Pontífice

ba qué es lo que quedó en él de su niñez, Ersilio Tonini respondía: «La alegría de estar en el mundo... aún no me he acostumbrado a estar en él. Y oigo aún a mi madre contarme la gran fiesta que hicieron cuando llegué al mundo». En agosto de 1999 visitó Burundi para entregar un mensaje del Papa al arzobispo de Gitega, con un llamamiento «a poner fin a las violencias superando los intereses personales». Estuvo lúcido hasta los últimos momentos de su vida. Rezaba y decía: «Quereos bien, yo tengo que regresar a mi Padre».

Universidad Urbaniana de Roma. Ha sido vicario y párroco; secretario-canciller de la diócesis de Buéa; profesor y formador en el seminario mayor; miembro y secretario general de la Comisión episcopal para la doctrina; vicario judicial del tribunal eclesiástico de Bamenda; secretario general de la Universidad católica de Camerún. —Obispo titular de Gaudiaba y auxiliar de Reims (Francia) al presbítero BRUNO FEILLET. Bruno Feillet nació en Caudéran, archidiócesis de Burdeos, el 16 de noviembre de 1959. Recibió la ordenación sacerdotal el 1 de octubre de 1988, incardinado en la archidiócesis de Cambrai. Obtuvo la licenciatura en teología en el Instituto católico de París. En su ministerio ha desempeñado, entre otros, los siguientes cargos: vicario parroquial; párroco; responsable diocesano de la formación permanente; capellán universitario; rector de la basílica Notre-Dame-du-Saint-Cordon en Valenciennes; docente en el seminario interdiocesano de Lille; miembro del servicio diocesano de la pastoral familiar y secretario del consejo presbiteral. —Administrador apostólico «ad nutum Sanctae Sedis» de la diócesis de Ahiara (Nigeria) al cardenal JOHN OLORUNFEMI ONAIYEKAN, arzobispo de Abuja.

número 32-33, viernes 9-16 de agosto de 2013

L’OSSERVATORE ROMANO

página 11

Videomensaje del Papa Francisco a los fieles de Buenos Aires por la fiesta de san Cayetano

Para encontrarte con quien necesita más
¡Buenas tardes! Como todos los años, después de recorrer la fila, hablo con ustedes. Esta vez la fila la recorrí con el corazón. Estoy un poquito lejos y no puedo compartir con ustedes este momento tan lindo. En este momento ustedes están caminando hacia la imagen de san Cayetano. ¿Para qué? Para encontrarse con él, para encontrarse con Jesús. Pero hoy, el lema de esta peregrinación, lema elegido por ustedes, seleccionado entre tantas posibilidades, hoy el lema habla de otro encuentro, y dice: «Con Jesús y san Cayetano, vayamos al encuentro de los más necesitados». Habla del encuentro de las personas que necesitan más, de aquellos que necesitan que les demos una mano, que los miremos con cariño, que compartamos su dolor o sus ansiedades, sus problemas. Pero lo importante no es mirarlos de lejos, o ayudarlos desde lejos. ¡No, no! Es ir al encuentro. ¡Eso es lo cristiano! Eso lo que nos enseña Jesús: Ir al encuentro de los más necesitados. Como Jesús que iba siempre al encuentro de la gente. Él iba a encontrarlos. Salir al encuentro de los más necesitados. A veces yo le pregunto a alguna persona: — «¿Usted da limosnas?» Me dicen: «Sí, padre». — «Y cuando da limosnas, ¿mira a los ojos de la gente a la que le da las limosnas?». — «Ah, no sé, no me di cuenta». — «Entonces no lo encontró. Le tiró la limosna y se fue. Cuando usted da limosna, ¿toca la mano o le tira la moneda?». — «No, le tiro la moneda». Y no lo tocaste, y si no lo tocaste, no te encontraste con él. Lo que Jesús nos enseña es primero a encontrarnos, y en el encuentro, ayudar. Necesitamos saber encontrarnos. Necesitamos edificar, crear, construir una cultura del encuentro. Tantos desencuentros, líos en la familia, ¡siempre! Líos en el barrio, líos en el trabajo, líos en todos lados. Y los desencuentros no ayudan. La cultura del encuentro. Salir a encontrarnos. Y el lema dice, encontrarnos con los más necesitados, es decir, con aquellos que necesitan más que yo. El santuario de San Cayetano (san Gaetano de Thiene) se encuentra en el barrio periférico de Liniers, de Buenos Aires. Cada año, el 7 de agosto, en la memoria litúrgica del santo, miles de fieles hacen fila para pasar ante la imagen de san Cayetano, besar el cristal de la pequeña urna que la contiene y santiguarse. La espera en la fila puede llegar a diez horas. Como arzobispo de Buenos Aires, el entonces cardenal Bergoglio presidía la misa en la fiesta y, al término de la celebración, recorría en sentido inverso la fila de fieles para hablar con ellos, escucharles y bendecir a los niños. Este año preside la misa monseñor Mario Aurelio Poli, arzobispo de Buenos Aires y primado de Argentina. Al final, saluda a los peregrinos. El tema de la fiesta en 2013 es «Con Jesús y san Cayetano vayamos al encuentro de los más necesitados». Las celebraciones prevén una novena, del 29 de julio al 6 de agosto, de oración con intenciones específicas: familia, gobernantes, sufrientes, difuntos, desempleados, solidaridad. Perteneciente a una familia noble, san Cayetano de Thiene dedicó su vida a los pobres y es muy popular en Argentina. Originario de Vicenza, Italia, donde nació en 1480, estudió filosofía y teología; se licenció en derecho civil y eclesiástico y después fue ordenado sacerdote. Murió el 7 de agosto de 1547. Fue proclamado santo en 1671. Tras la gran crisis económica de 1929, se convirtió en patrono del Pan y del Trabajo y sigue siendo el santo más venerado entre los trabajadores argentinos. El videomensaje del Papa se transmite cíclicamente en la televisión católica de Buenos Aires (Canal 21) y a través de pantallas gigantes a la entrada del santuario, a partir de la medianoche local, para acercarlo a todos los fieles que esperan en fila.

El entonces cardenal arzobispo de Buenos Aires, Jorge Mario Bergoglio, en la fiesta de san Cayetano en 2009

Con aquellos que están pasando un mal momento, peor que el que estoy pasando yo. Siempre hay alguien que la pasa peor, ¿eh? ¡Siempre! Siempre hay alguien. Entonces yo pienso, estoy pasando un mal momento, vengo a la fila para encontrarme con san Cayetano y con Jesús, y después salgo a encontrarme con los demás, porque siempre hay alguien que la pasa peor. Con esos, es con quienes nos debemos encontrar. Gracias por escucharme, gracias por venir aquí hoy, gracias por todo lo que llevan en el corazón. ¡Jesús los quiere mucho! ¡San Cayetano los quiere mucho! Solamente les pide una cosa: ¡Que se encuentren! ¡Que vayan y busquen y encuentren al que más necesita! Pero solos no. ¡Con Jesús, con san Cayetano! ¿Voy a convencer a otro que se haga católico? ¡No, no, no! ¡Vas a encontrarlo, es tu

hermano! ¡Eso basta! Y lo vas a ayudar, lo demás lo hace Jesús, lo hace el Espíritu Santo. Acordate bien: Con san Cayetano, los necesitados, vamos al encuentro de los más necesitados. Con Jesús, los necesitados, los que más necesitan, vamos al encuentro de los que más necesitan. Y ojalá Jesús te vaya marcando camino para encontrarte con quien necesita más. Tu corazón, cuando te encuentres con aquél que más necesita, ¡se va a empezar a agrandar, agrandar, agrandar! Porque el encuentro multiplica la capacidad del amor. El encuentro con otro, agranda el corazón. ¡Animate! «Solo no sé cómo hacer». ¡No, no, no! ¡Con Jesús y con san Cayetano! Que Dios te bendiga y que termines bien el día de san Cayetano. Y por favor, no te olvides de rezar por mí. ¡Gracias!

Dolor del Santo Padre por los fallecidos en la ciudad argentina de Rosario
Dos días de luto nacional en Argentina en recuerdo de los fallecidos (la cifra asciende a 11, al cierre de esta edición) en el edificio que, por una fuga de gas, explotó el pasado martes en el centro de la ciudad de Rosario, a 300 kilómetros al noroeste de Buenos Aires. A través de un telegrama del secretario de Estado Tarcisio Bertone, «el Santo Padre, vivamente apenado al conocer la dolorosa noticia de la violenta explosión acaecida en la ciudad de Rosario, que ha ocasionado numerosas víctimas y heridos, así como daños materiales, ofrece sufragios por el eterno descanso de los fallecidos, y eleva fervientes plegarias al Señor para que conceda su consuelo a los afectados por la desgracia, inspirando en todos sentimientos de esperanza cristiana y de solidaridad fraterna». El Papa hace llegar igualmente su sentido pésame «a los familiares de los difuntos» y expresa «a los heridos y damnificados su paterna solicitud y cercanía».

Hacia una psicología sana
VIENE DE LA PÁGINA 9

rapia, y en el dominio de la psiquiatría en cuanto por redundancia impliquen modificaciones neurobiológicas que admitan intervención psicofarmacológica. En otros términos, la transgresión de la ley moral es causa de angustia y pena. Pío XII lo había afirmado: «(…) el que ofende y transgrede las leyes de la naturaleza, tendrá antes o después que sufrir las funestas consecuencias en su valor personal, y en su integridad física y psíquica» (Discurso a la Unión Italiana Médico-Biológica de San Lucas, 12 de noviembre de 1944). La psicología clínica no niega ciertas experiencias como fuente de psicopatología, pero ha sido incapaz

de «ver» la exigencia moral presente «en el interior» de ellas, ignorando por tanto todo vínculo entre la psicopatología y el orden moral. Al negar este orden ha tenido que dar cuenta del carácter nocivo de aquellas experiencias construyendo toda una nueva antropología. La antropología y la moral cristianas han quedado enfrentadas por tanto, a esta nueva explicación del hombre de apariencia científica, pero que encierra en su seno la negación del orden moral natural. Ante esta realidad, ¿cómo entablar un diálogo, cómo lograr una síntesis e integración entre la psicología por una parte, y la moral y la antropología cristianas por la otra, si la primera a priori se adhiere

a posturas que descalifican, niegan y sustituyen a las segundas? En el ámbito de la psicoterapia será terapéutico todo aquello que suscite o secunde el orden natural, es decir, la intervención no será terapéutica si transgrede el orden natural. Todo proceso psicoterapéutico, llámeselo de crecimiento, de maduración, de sanación, de liberación de complejos e inhibiciones psicológicas, lleva consigo un aumento en la capacidad de autogobierno y autodeterminación; ello supone un incremento en la libertad interior. Ahora bien, el teólogo moral entiende que, en el orden natural, la libertad solo se da en el ámbito de las virtudes. Por tanto, si un paciente ha de sanar su incapacidad/enfermedad, si ha de

crecer en libertad, necesariamente ha de cultivar y alcanzar la virtud contraria a la disposición enfermiza/incapacitante que padecía. En otras palabras, ha de ordenar sus amores. De este modo, una sana psicoterapia busca la restitución de las disposiciones de la voluntad y de las potencias sensibles al orden natural, y con ello devuelve al paciente su libertad interior. Por el contrario, toda intervención que, aun obteniendo algún alivio inmediato, contraríe la ley natural, obtendrá resultados parciales y transitorios, y correrá el riesgo de ser una intervención iatrogénica. *Médico psiquiatra; académico, Pontificia Universidad Católica de Chile

página 12

L’OSSERVATORE ROMANO

viernes 9-16 de agosto de 2013, número 32-33

Mensaje del Papa Francisco a los musulmanes por el fin del Ramadán

Por una amistad que crece en el respeto mutuo
Un mensaje autógrafo para expresar «estima y amistad por todos los musulmanes, especialmente aquellos que son líderes religiosos». De esta manera el Papa Francisco explicó el motivo por el cual él mismo quiso firmar y enviar el mensaje que cada año hace llegar el Consejo pontificio para el diálogo interreligioso a los musulmanes al término del período del Ramadán, que se vive en ayuno, oración y limosna. Publicamos las traducciones del mensaje. Respecto a la educación de la juventud musulmana y cristiana, debemos formar a nuestros jóvenes a pensar y hablar de modo respetuoso de las demás religiones y de sus seguidores, evitando poner en ridículo o denigrar sus convicciones y prácticas. Sabemos todos que el mutuo respeto es fundamental en toda relación humana, especialmente entre personas que profesan una creencia religiosa. Es así como puede crecer una amistad sincera y duradera. Al recibir al Cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede, el 22 de marzo de 2013, dije: «No se pueden vivir auténticas relaciones con Dios ignorando a los demás. Por eso, es importante intensificar el diálogo entre las distintas religiones, creo que en primer lugar con el islam, y he apreciado mucho la presencia, durante la misa de inicio de mi ministerio, de tantas autoridades civiles y religiosas del mundo islámico». Con estas pa-

A los musulmanes en todo el mundo

Es para mí un gran placer dirigiros mi saludo con ocasión de la celebración del 'Id al-Fitr que concluye el mes de Ramadán, dedicado principalmente al ayuno, a la oración y la limosna. Es ya tradición que, en esta ocasión, el Consejo pontificio para el diálogo interreligioso os envíe un mensaje de felicitación, acompañado por un tema propuesto para la común reflexión. Este año, el primero de mi Pontificado, he decidido firmar yo mismo este tradicional mensaje y enviároslo, queridos amigos, como expresión de estima y amistad por todos los musulmanes, especialmente aquellos que son líderes religiosos. Como todos sabéis, cuando los cardenales me eligieron como Obispo de Roma El abrazo de un líder musulmán al Papa Francisco en el santuario brasileño y Pastor universal de Nuestra Señora de Aparecida el 24 de julio de la Iglesia católica, tomé el nombre de «Francisco», un santo la enseñanza religiosa y todo ti- labras, quise reafirmar una vez muy famoso, que amó profunda- po de medios de comunicación más la gran importancia del diámente a Dios y a todo ser hu- social tienen un papel que desa- logo y de la cooperación entre creyentes, en particular entre mano, hasta el punto de ser lla- rrollar. mado «hermano universal». Él Refiriéndome ahora al respeto cristianos y musulmanes, y la neamó, ayudó y sirvió a los necesi- mutuo en las relaciones interreli- cesidad de reforzarla. tados, a los enfermos y los po- giosas, especialmente entre crisCon estos sentimientos, renuebres; tuvo también gran cuidado tianos y musulmanes, estamos vo mi esperanza para que todos de la creación. llamados a respetar la religión los cristianos y musulmanes sean Soy consciente de que, en este del otro, sus enseñanzas, símbo- verdaderos promotores de mutuo período, las dimensiones familia- los y valores. Un respeto espe- respeto y amistad, especialmente res y sociales son particularmen- cial se debe a los líderes religio- a través de la educación. te importantes para los musul- sos y a los lugares de culto. Os expreso, finalmente, mis manes y vale la pena observar ¡Cuánto dolor acarrean los ata- mejores deseos y oraciones para que existen ciertos paralelos en ques a uno u otro de ellos! que vuestras vidas glorifiquen al cada una de estas áreas con la fe Claramente, al manifestar res- Altísimo y lleven alegría a quiey la práctica cristianas. peto por la religión de los de- nes os rodean. ¡Feliz fiesta a todos vosotros! Este año, el tema sobre el cual más o al felicitarles con ocasión quisiera reflexionar con vosotros de una celebración religiosa, Vaticano, 10 de julio de 2013 y con todos aquellos que leerán buscamos sencillamente compareste mensaje, y que se refiere tir la alegría, sin hacer referencia tanto a los musulmanes como a al contenido de sus convicciones los cristianos, es la promoción religiosas.

del respeto mutuo a través de la educación. El tema de este año busca subrayar la importancia de la educación en el modo en que nos comprendemos unos a otros, sobre la base del respeto mutuo. «Respeto» significa una actitud de amabilidad hacia las personas por las que nutrimos consideración y estima. «Mutuo» significa que éste no es un proceso en sentido único, sino algo que se comparte entre ambas partes. Lo que estamos llamados a respetar en cada persona es ante todo su vida, su integridad física, su dignidad y los derechos que de ella derivan, su reputación, su propiedad, su identidad étnica y cultural, sus ideas y sus decisiones políticas. Estamos por ello llamados a pensar, hablar y escribir del otro de modo respetuoso, no sólo en su presencia, sino siempre y en todo lugar, evitando críticas injustas o difamaciones. Para alcanzar este objetivo, las familias, las escuelas,