You are on page 1of 5

1.

El Riesgo Asegurable
El concepto de riesgo representa el punto de partida que define la actividad aseguradora. Con base en lo anterior, definimos al riesgo como la exposición a toda eventualidad económicamente desfavorable. Hablamos de eventualidad porque se trata de algo que aún no ocurre pero existe la probabilidad de que suceda, ya que sabemos que en el pasado ha ocurrido con cierta frecuencia. Ahora bien, es económicamente desfavorable, ya que la eventualidad producirá un desequilibrio en la persona a quien le ocurra, vale decir, a quien o a quienes la sufran. Nos interesan estos riesgos pues son los que funcionalmente pueden ser cubiertos cuando una compañía aseguradora se hace cargo de esta consecuencia económica. Existen muchos tipos de riesgos, sin embargo, no cualquier riesgo es asegurable, es decir, no siempre existe la posibilidad de poder contratar un seguro contra los daños que pueda ocasionar un determinado riesgo, por ejemplo no se pude contratar un seguro para cubrir el riesgo de perder nuestro patrimonio en un juego de cartas, ni se puede contratar un seguro para el riesgo de una guerra atómica. Para que un riesgo sea asegurable debe cumplir con una serie de características y condiciones. A continuación se exponen las seis características básicas que se deben cumplir para que un riesgo sea considerado como “riesgo asegurable”: a) Incierto o Aleatorio Sobre el riesgo ha de haber una relativa incertidumbre, pues el conocimiento de su existencia real haría desaparecer la aleatoriedad, que es el principio básico del seguro. Ahora bien, esa incertidumbre no sólo se materializa de la forma normal en que generalmente es considerada (ocurrirá o no ocurrirá), sino que en algunas ocasiones se conoce con certeza que ocurrirá, pero se ignora cuándo. Así, en el seguro de Vida Entera, la entidad ha de satisfacer inexorablemente la indemnización asegurada, aunque el principio de incertidumbre del riesgo no se desvirtúa por ello, pues se desconoce la fecha exacta en que se producirá el fallecimiento del asegurado. Muchas veces la incertidumbre no es la ocurrencia o no de un evento, sino los efectos que su manifestación tendrá sobre una persona o sus bienes. Tal es el caso de las enfermedades, donde la incertidumbre está en las necesidades económicas que una enfermedad traerá consigo al ocurrir.

contra las reglas morales o de orden público.. es decir. La excesiva reiteración del riesgo y su materialización en siniestros atenta contra el principio básico antes aludido: el alea. ambas excepciones encuentran su lógica justificación. la frecuencia. el siniestro cuyo acontecimiento se protege con la póliza debe “poder suceder”. según se establece o resulta de la legislación de todos los países. d) Lícito El riesgo que se asegure no ha de ir. cualitativo y cuantitativo. porque uno de los fines esenciales del seguro. materializadas en el seguro de vida. en el que se puede cubrir el riesgo de muerte por suicidio. no puede garantizarse un riesgo cuya valoración cuantitativa escape de todo criterio objetivo basado en la experiencia o en cálculos actuariales que determinen. sino que tendría una naturaleza completamente distinta. y en cuanto al seguro de responsabilidad civil. lógicamente. Tal posibilidad o probabilidad tiene dos limitaciones extremas: de un lado. en este caso. al menos con aproximación. fijar la prima adecuada. podría ser prestado. la prima que habría establecerse. Del mismo modo. lo cual resultaría tan absurdo como la reiteración continua de siniestros. imposibilitan el estudio y análisis previos a la aceptación del mismo. pero en tal caso su precio no sólo sería más elevado. situación. al percibir unos ingresos no sujetos a contraprestación. ni en perjuicio de terceros. el contrato que lo protegiese sería nulo. Sólo de esa forma la entidad podrá decidir sobre la conveniencia o no de su aceptación y. en caso afirmativo. de otro. y en el seguro de responsabilidad civil. es la protección de la víctima. sin embargo. en el seguro de automóviles. c) Concreto El riesgo ha de ser analizado y valorado por la aseguradora en dos aspectos. sino tan sólo una ausencia más o menos acusada de diligencia por parte del causante de los daños. antes de proceder a asumirlo. porque las pólizas establecen generalmente uno o dos años de disputabilidad contados a partir de la fecha de efecto de la póliza. Sin embargo. e) Fortuito . Igualmente. en la que no existe dolo o mala fe. que podría quedar desamparada en caso de insolvencia del causante de los daños y porque la imprudencial es una de las conductas que llamamos culposa. Una designación ambigua del riesgo que pretende asegurarse. dos excepciones aparentes. una inconcreción de sus características. durante los cuales el riesgo de muerte por este motivo no está garantizado. pues de ser así. naturaleza. Una gran frecuencia. aparte de resultar antieconómica para el asegurador. etc. Este principio de la licitud tiene. con ello se trata de evitar la emisión de contratos suscritos con la única idea de obtener una pronta indemnización por cuenta de la entidad aseguradora. por ejemplo. la absoluta imposibilidad de que el riesgo se manifieste en siniestro situaría a las entidades aseguradoras en una posición privilegiada.b) Posible Ha de existir posibilidad de riesgo. en el caso de suicidio. con el que se pueden garantizar los daños causados a terceros por imprudencia (aspecto legalmente sancionado por el ordenamiento penal de cualquier país. convertiría a la institución aseguradora en un taller de servicio de conservación o reparación de vehículos que. la imposibilidad.

la aceptación dentro de un grupo. ajeno al vínculo contractual que une a la entidad y al asegurado. II. Si la manifestación del riesgo no implica una pérdida económica. IV. Los cuatro principales riesgos cubiertos por las compañías aseguradoras. entonces se estaría ante un caso de apuesta o simplemente evento de carácter fortuito. coincidir casualmente con un amigo en un lugar. la pérdida económica ha de ser de una magnitud que ponga en riesgo el bienestar de la persona. f) Contenido Económico La realización del riesgo (siniestro) ha de producir una pérdida económica que se resarce con la indemnización correspondiente. sociales. etc. necesita estar protegido contra los peligros. contra el dolor y la pena. 2. ya sea a las personas o a sus bienes. sin recurrir a un mecanismo de transferencia de riesgo como es el seguro. Las personas tienen una escala de necesidades que se pueden organizar por orden de prioridad de la forma siguiente: I. aunque en tal caso la aseguradora se reserva el derecho de ejercitar las acciones pertinentes contra el responsable de los daños (principio de subrogación). como también es indemnizable el siniestro causado intencionadamente por cualquier persona.El riesgo debe provenir de un acto o acontecimiento ajeno a la voluntad humana de producirlo. la amistad. Tiene dimensiones económicas. Riesgos que afectan a las personas La seguridad es un elemento multifacético. el hombre necesita del amor. Ya satisfechas las necesidades primarias. culturales y personales. incluido el propio contratante o producido con ocasión de fuerza mayor para evitar otros más graves. con respecto a las personas son: • • • • Muerte Prematura Invalidez Vejez sin recursos económicos Accidentes y Enfermedades . Una vez satisfechos estos niveles. es decir. III. su nivel de necesidades aumenta. o en cumplimiento de un deber de humanidad. Físicas Seguridad Necesidad de aceptación Necesidades de consideración (estima) Necesidades de auto realización Cuando el ser humano ve satisfechas sus necesidades físicas (vestido y sustento) busca tener más.derivada de daños físicos que pueda provocar. es indemnizable el siniestro producido a consecuencia de actos realizados por un tercero. de lo contrario puede ser enfrentado directamente ésta. como es el caso de encontrarse casualmente una moneda. psicológicas. Asimismo. la motivación. CLASIFICACION DE LOS RIESGOS VEMOS EN CLASE 3. contra los peligros de muerte. No obstante. V. El seguro se ubica en la segunda escala de necesidades del ser humano ya que satisface las necesidades de seguridad. Hay una fuerte evidencia de que el hombre tiene preferencia por la seguridad.

Deberá además indemnizarlo económicamente. mas bien se trata de una certeza todos hemos de morir Sin embargo siempre hacemos planes a corto y a largo plazo ya que tenemos uno o varios objetivos que realizar a lo largo de la vida. en forma imprudente o accidental atropella a una persona. los asaltos o robos perpetrados a una casa. la mayoría de las veces se pierde la fuente de ingresos y no se puede continuar con lo que se estaba acostumbrado a hacer y todo se acentúa mas si no hubo falta prevención al respecto. . Las normas a que nos referimos obligan a toda persona a comportarse en forma adecuada con sus conciudadanos. Cuando el dueño de un restaurante. Cuando esto sucede. deberá responder por esto. ya que al morir el jefe de familia. que es necesario conocer en dónde y cómo se pueden presentar. o a pagar su valor al dueño. Aquella persona que la destruya o dañe. Lógicamente. Estos son. las perdidas a consecuencia del robo afectan al patrimonio logrado por el jefe de familia o el empresario. Cuando estos planes u objetivos incluyen a otras personas (generalmente los hijos. Riesgos que nacen de actos criminales Estos riesgos son tan comunes en nuestra época. con mas razón se deben y desean realizar y aquí es donde entran los conceptos de eventualidad de la muerte. Lo mismo ocurre respecto a la propiedad ajena. Existen bastantes ejemplos de este tipo de riesgos: El caso del automovilista que. comercio o empresa. Consecuenciales.Muerte prematura La muerte en si misma no es una eventualidad. etc. Los que afectan a las propiedades físicas. nacen de las obligaciones que nos imponen las leyes que emanan del Código Civil. Riesgos que nacen de las leyes Los riesgos. Riesgos que afectan el patrimonio En cuanto a su patrimonio. al preparar los alimentos. tener familia. por accidente utiliza ingredientes en mal estado. tales como estudiar. de manera que habrán de responder por los daños causados a terceros. está obligada a repararla. Los que nacen de las leyes. tendrá obligación de pagar las curaciones y medicinas para su recuperación. Riesgos consecuenciales Los riesgos consecuenciales generalmente se presentan en los comercios e industrias. y son aquellos que se originan como consecuencia inmediata de un siniestro que ha afectado las propiedades materiales. los riesgos a los que está expuesto el hombre se clasifican en cuatro campos generales: • • • • Los que nacen de actos criminales. No debe causarles daños. 4. produce un desequilibrio económico. En el hogar se pueden presentar múltiples casos en los que se involucre la responsabilidad civil del jefe de familia o de alguno de sus dependientes. si llega a hacerlo. y. está obligado a reparar el perjuicio ocasionado. y muerte prematura cuando ocurre antes de llevar a cabo nuestros objetivos y planes de vida. viajar. la esposa o la familia). en este campo. por ejemplo. causando con ello un perjuicio a sus clientes.

Todos los antes mencionados son riesgos que afectan a las propiedades materiales.). Veamos entonces que las propiedades materiales (un edificio. Este evento es suficiente para que la producción se detenga. un automóvil. y por lo tanto. tales como un incendio que acaba con el comercio o la casa habitación. hay que tener en cuenta que pueden ser asegurables. su propietario sufrirá un daño patrimonial. tienen un valor económico. será fácil determinar este campo. etc. . Riesgos que afectan las propiedades materiales Recordemos primero la definición de riesgos: "La exposición a una eventualidad económicamente desfavorable". una caldera. con la consiguiente pérdida de utilidades. el choque de un automóvil o la explosión de una caldera. Si la tenemos presente. Lo que la compañía aseguradora ampara. son los riesgos violentos. y si se destruyen o dañan. inesperados e imprevisibles.Tomemos el caso de una próspera fábrica con grandes ventas que es afectada por un incendio que la paraliza temporalmente.