You are on page 1of 2

Cuando el tiempo dejo de ser tiempo “Predicador” Nadie sabe exactamente como, ni cuándo.

Lo que sí se sabe con certeza, es que un día todos los relojes del mundo dejaron de funcionar, y el tiempo dejó de ser tiempo. Se dijeron muchas cosas. Que era un complot organizado por los mismos relojes (vaya uno a saber por qué), que el fin del mundo se estaba acercando y ya no importaba la hora pues el final estaba muy cerca. Que era brujería, magia, vudú… No había pila ni batería que los hiciera funcionar. Por más cuerda que se le diera, seguían totalmente reacios a dar la hora. Se intentó con los relojes de arena, pero al darlos vuelta para que la arena empiece a caer, esta se quedaba petrificada en la parte de arriba desafiando a las leyes de la gravedad, como si alguna fuerza sobrenatural se lo impidiera, y hasta se intentó con los relojes de sol, pero estos ya no producían sombra. Era un problema sin solución, pero la raza humana (aunque le tome su tiempo) se adapta a cualquier tipo de cambio. Y decidimos vivir sin relojes, sin hora, con el tiempo fluyendo a sus anchas, sin preocuparnos tanto por la puntualidad y olvidándonos de las fastidiosas horas pico. Pero cuando ya nos habíamos acostumbrados a la nueva vida (mucho más relajada que la anterior, por cierto), nos dimos cuenta de las graves consecuencias de la ausencia de los relojes. Horrorizados observábamos como los bebes nacía tresmesinos, o en algunos casos pasaban más de 10 meses dentro de la panza de su madre, y debían sacarlos muertos. Los niños despertaban siendo viejos de un día para otro, los ancianos ya no envejecían, la comida se ponía rancia repentinamente, los frutos maduraban y al siguiente instante se pudrían, y por la mañana era primavera, por la tarde el invierno más frío, y cuando anochecía (si teníamos suerte) nos visitaba un verano muy cálido. Habíamos descubierto que el tiempo solo es tiempo, porque lo dictan los relojes. Sin ellos, que son los que lo adecuan, ajustan, amoldan, y le dan un sentido para que nos sea útil, el tiempo deja de ser tiempo, y se transforma en una serie de eventos momentos y situaciones sin sentido, desacomodadas, deformadas... Ignorábamos porque motivo cada raza o civilización de la que tenemos conocimiento, desde la más antigua nacida en el alba de los tiempos, hasta la nuestra, tenía su propio medidor (acomodador o amoldador sería más adecuado) de tiempo. No ha existido raza, pueblo o civilización que no lo haya tenido. Cuando el fin de la raza humana estaba llegando a su punto culminante, cuando ya quedaban muy pocos sobrevivientes a la revolución temporal, repentinamente, los relojes comenzaron a funcionar… La arena caía marcando un nuevo inicio del tiempo, los segunderos corrían como quien

Con el tiempo y la ayuda de los relojes (benditos sean). . o dos como para no perder nunca el sagrado don de saber la hora. reuniéndose frente a grandes monumentos o capillas en honor a ellos. aprendimos una lección muy importante. y rezando para que nunca más nos castiguen. pudimos reorganizar nuestras vidas hasta ser normales. para que nunca más nos falten. y los relojes de sol proyectaban su sombra más nítida que nunca. Y ahora cada ser humano lleva consigo un reloj. y cada pueblo. La raza humana sobrevivió. Eso sí. civilización y raza adora como a un dios a los relojes.comienza su labor después de mucho tiempo de descanso.

Related Interests