You are on page 1of 4

AUTORITATIS SPLENDOR

Primeras reflexiones sobre la encíclica "Veritatis Splendor" de Juan Pablo II
Juan Pablo II ha producido una nueva encíclica, "Veritatis Splendor" (el esplendor de la verdad). Desde el título, el emprendimiento parece presuntuoso, si tenemos presente que refiere a cuestiones morales, zona especialmente resbalosa para cualquier tipo de verdad. Lo que esplende aquí, con brillo levemente amenazador, es una vez mas, la autoridad. El pontificado de Karol Wojtila ha expresado sistematícamente una preferencia por este recurso, empleado con asiduidad y gesto imperial. La estructura autoritaria, desde el firme vértice del pontífice, con la rígida contribución de la poderosa Curia Romana y la burocracia vaticana, se las ingenia para gobernar -o intentar gobernar- con férreo puño la dispersa grey de los cristianos en el mundo. Estamos ante un papa eminentemente político, que conoce y domina las artes del poder, incluídos sus mecanismos más sutiles y la ingeniería de las maniobras, realizadas desde ese poder, haciendo uso de él e inspiradas en el objetivo de expandirlo y afirmarlo. Juan Pablo II no se abstiene de la acción política. No dudó en rezongar públicamente a un sacerdote eminente como Ernesto Cardenal -la imagen de éste, de rodillas, bajo el índice admonitor del Vicario de Cristo recorrió el mundo y nos llenó de oprobioreprochándole sus actividades como integrante del Frente Sandinista y Ministro de Cultura de Nicaragua. La regla, empero, no vale para el príncipe: tampoco dudó en conspirar incansablemente junto a la CIA y Solidaridad para acelerar el derrumbe del régimen socialista en su Polonia natal. Todavía están frescas las huellas del absolutismo en las arenas de Santo Domingo, donde se sucedieron las maniobras e imposiciones para frenar al grueso de los obispos renovadores de América Latina y mantener bajo control una reflexión colectiva que amenazaba derivar hacia enfoques y propuestas no admisibles para el capitán de la contrarreforma, dedicado empeñosamente a borrar de la faz de la tierra -o al menos de las trastiendas eclesiásticas- el espíritu de libertad introducido por el Concilio Vaticano II. Los aceitados mecanismos del poder íntraeclesiástico, funcionan. La disidencia -concebida ahora en un sentido muy amplio- es cuidadosamente aislada, frenada, reprimida. Los engranajes del poder eclesial pueden triturar, y son múltiples y variados. Ahí está Leonardo Boff como testigo privilegiado. No pudieron detenerlo con amenazas, suspensiones, sanciones y silencios obligados. El recurso final fue la presión insoportable a través de la orden religiosa que aquél integraba. Acosado, harto de enfrentar solitariamente el poder imperial, dudando tal vez del valor de su propia labor, Boff eligió la reducción al estado laico como una puerta hacia su libertad personal.

en el preciso momento en que se producía la desarticulación del campo socialista y cierta confusión se diseminaba ante un posible reordenamiento de la política planetaria y la creciente disolución de uno de los más gravitantes sistemas de identificación colectiva. Arrupe. la publicación de un Nuevo Catecismo con intención fuertemente unificadora. La afirmación es ingeniosa. hubieran hecho imposible la tarea en estos tiempos de diversidad.en la vida interna de la Iglesia. se cuela en las conciencias sugiriendo precaución . políticas y económicas. Así refuerza el control de la pedagogía católica mediante la publicación de un nuevo catecismo que. la política de ilotización del laico reducido a la condición de servidor accesorio y prescindible de la estructura jerárquica. Constantemente genera hechos políticos que inciden -siempre en la dirección del mayor control. esta nueva pieza con pretensiones de palabra infalible. no hace sino acotar firmemente la educación religiosa por encima de las diversidades nacionales y comunitarias que. a quienes procura matar en el huevo. Así interviene solapadamente en los asuntos internos de Polonia y emite más tarde un documento de actualización de la doctrina social de la iglesia con un avance notorio en las definiciones en torno a cuestiones sociales. la cerrada negativa a considera siquiera temas urticantes como el celibato sacerdotal y el ministerio femenino. la represión y el ejercicio del poder desnudo. En nuestro país. protestando contra cualquier atribución de centralismo.Sólo que ahora vive en un limbo intermedio entre la pertenencia a una iglesia que lo rechaza. ahora. y el compromiso con un mundo en el que ya no puede ser pastor. arrestos imperiales pujan con vigor en la política vaticana. es decir veneno contra toda forma de inspiración libertad. en relación a una materia tan opinable como la moral. Como siempre. conforman un panorama que se complementa a la perfección con otros emprendimientos: la emisión de. y. reforzando la autoridad y estrechan- . alentando moderaciones y deviene autocensura. La intervención de la Compañía de Jesús en oportunidad de elegir al sucesor del P. concuerden formalmente con la línea de la Santa Sede y la segregacióng implacable de los disidentes más pertinaces. Aires de disciplina ahogan a los curas rebeldes. la desmesurada reacción de los obispos frente a las disidencias de Pérez Aguirre pone de manifiesto que la larga mano de la represión vaticana es capaz de generar espontáneos inquisidores a miles de kilómetros de distancia. susurrando advertencias. las maniobras organizadas para obtener resultados que. de haber sido limpia y honradamente contempladas. Alguien ha dicho que el Vaticano es la única monarquía absoluta no Parlamentaria y de origen divino que queda en occidente. los discursos admonitorios y reaccionarios endosados al clero norteamericano. La censura re asegura las verdades oficiales y desalienta a los futuros refractarios.una encíclica claramente política y oportunista. Lo hace con el fin inocultable de ganar terreno y aprovechar el revuelo. pero queda corta en su vuelo: bajo la égida del polaco Wojtila. Este papado es extraordinariamente activo. falseando la realidad.

cuyas opciones y decisiones aparecen súbitamente constreñidas de un día para otro. luego del impacto inicial. Ciertamente su empeño alcanzará a muchas conciencias y complicará la vida de muchos cristianos auténticos. de las elecciones y de las respuestas. distante de la caridad -cada vez más seca. Como ya ha ocurrido notoriamente entre la grey católica en todo el mundo en relación al tema del control de la natalidad. No tiene más que dos herramientas para imponerse: la estructura jerárquico-funcional que se desfleca a partir de sus bordes y sufre y sufrirá la descomposición inevitable que subsigue a cualquier forma de autorita- . el papa la emprende contra una vivencia moral crecientemente individualizada y pretende dar directivas inapelables y definitivas con valor universal. Constantemente se hace presente aquí y acullá. La autoridad. se resolverá sin dudas en contra de la obediencia. en voz alta o silenciosamente. La tensión entre la necesidad del acatamiento a la autoridad religiosa de una parte y los requerimientos que la variedad de la vida. muchos de ellos resuelven la contradicción alejándose un paso mas de la Santa (y severa) Madre: los templos se vacían. la multivocidad de las culturas y las exigencias de la libertad propiamente humana reclaman. con el "esplendor de la verdad". con o sin justificación teológica. desde la existencia normal de millones de creyentes. nimbadas. y labora para reducir la libertad de los fieles a cuenta de la mayor gloria del poder romano. tienden a decaer progresivamente hacía la condición de letra casi muerta salvo para los fieles más formales que poco a poco decantan en una identidad prácticamente fundamentalista Los demás -las inmensas mayorías. de las actitudes. seguirá decayendo. hablan respetuosamente mal del sucesor de San Pedro.de una forma u otra se ingenian para practicar diversas variantes del saludo a la bandera. por voluntad de y gracias a la autoridad del pontífice. con la complicidad de muchísimos sacerdotes y obispos. Creo que el pontífice ha cometido un grueso error de cálculo. cada vez más puramente reducida a proclama o consigna. A contrapelo de las tendencias más fuertes y sensibles en las sociedades contemporáneas. pastoral o pedagógica de la Iglesia.empecinada en una autoidolatría nada cristiana. y hacen lo que les viene en gana. económica. La autoridad formal alcanza las cotas mas bajas de reconocimiento en occidente y los ademanes absolutistas cosechan crecientes rechazos en un mundo en que la personalización -de los gustos. nuevos curas se rebelan y muchos -cada vez son mas-. los seminarios están desiertos. La política de unidad impuesta autocráticamente contradice el claro rumbo de la historia que se explaya por caminos de individuación y diversidad. Cada poco tiempo se despacha con un nuevo documento que reafirma desde el centro la línea política. Trabaja a tres puntas: consolida los mecanismos de poder interno y endurece la verdad oficial. sellando con su presencia el aliento a los incondicionales y la condena a los insurrectos. ajena a la realidad.do los límites de la opinión. Inevitablemente. social. estos dictámenes papales. por si fuera poco. cumple ingentes tareas diplomáticas y de acción política sobre la opinión internacional.gana terreno día tras día. afirmada sólo sobre sí misma. las congregaciones ralean y envejecen.

qué queda de la "buena nueva" Y para qué cuernos padeció y murió el Cristo de los cristianos. casi.rismo.   . y las promesas de condenas y malestares eternos. Y uno se pregunta dónde ha quedado la "iglesia de los pobres". el del mensaje liberador. de las prostitutas y de los ladrones. que. dónde está la iglesia de las bienaventuranzas. el compasivo. el enemigo de los fariseos. cree ya. gracias a la constante experiencia y a la renovada conciencia de los males terrenos y actuales que esos mismos fieles en su inmensa mayoría padecen. a nadie preocupan Y en las que nadie. el prójimo de los más desamparados.