You are on page 1of 109
Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas Manuel G. de Membrillera Ortuño Ignacio Escuder Bueno Javier González Pérez Luis Altarejos García UNIVERSIDAD POLITÉCNICA DE VALENCIA EDITORIAL UPV Ref.: 2005.2522 Preámbulo La edición del presente libro sobre la “Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas” forma parte de los trabajos desarrollados por el Grupo de Ingeniería de Recursos Hídricos (GIRH) de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) en el marco del Proyecto BIA-20030822 (Plan Nacional de I+D 2003-2006, Ministerio de Educación y Ciencia). El Grupo Investigador se encuentra integrado en el Instituto de Ingeniería del Agua y Medio Ambiente (IIAMA), el Departamento de Ingeniería Hidráulica y Medio Ambiente (DIHMA) y la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Valencia (ETSICCPPV). La experiencia previa de los autores en cuestiones de seguridad de presas incluye, entre otras cuestiones, la redacción de proyectos, el seguimiento y control de la construcción, un amplio conocimiento de la legislación norteamericana, la elaboración de rutinas propias de cálculo y metodologías de simulación numérica del comportamiento de presas así como la participación en la redacción de diferentes Planes de Emergencia, Normas de Explotación, Informes de Seguridad y Estudios sobre el comportamiento de estas estructuras. La publicación de este libro se encuentra ligada a la celebración de la “Semana Internacional sobre la Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas” en Valencia (7 al 11 de marzo de 2.005), cuya organización ha corrido a cargo de los autores. En particular, el manuscrito constituye un resumen del trabajo de investigación del primer autor, D. Manuel Gómez de Membrillera Ortuño, dirigido por el segundo autor, Dr. Ignacio Escuder Bueno, e incluye complementos procedimentales y de cálculo aportados por D. Javier González Pérez y D. Luis Altarejos García. El documento que se presenta incorpora una revisión en profundidad sobre el estado del arte en la materia, una justificación detallada de la metodología seleccionada así como su aplicación a dos casos españoles: una presa de hormigón de gravedad y una ataguía de materiales sueltos. Como complemento a este trabajo, se encuentra en fase de elaboración una serie de monografías que pretenden constituirse en una guía útil para la aplicación del análisis de riesgos a distinto nivel, desde la estimación preliminar cualitativa hasta la valoración cuantitativa incluyendo complejos análisis acoplados entre técnicas estadísticas y modelos de simulación numérica de ciertos modos de fallo. Por último, se agradece el apoyo a las distintas entidades, organismos y empresas que han contribuido al desarrollo y promoción del libro. Índice 1 3 1 Introducción............................................................................................. 7 2 Antecedentes ......................................................................................... 11 2.1 Introducción..................................................................................... 11 2.2 Conceptos previos en la gestión de seguridad................................ 13 2.3 Metodologías empleadas para evaluar la seguridad de presas y embalses ...................................................................................... 18 2.3.1 Estados Unidos ....................................................................... 19 2.3.1.1 Bureau of Reclamation (USBR) .......................................... 19 2.3.1.2 Army Corps of Engineers (USACE) .................................... 23 2.3.1.3 Federal Emergency Management Agency (FEMA)............. 23 2.3.1.4 Federal Energy Regulatory Commission (FERC) ............... 23 2.3.2 Australia .................................................................................. 23 2.3.3 Canadá ................................................................................... 24 2.3.4 Reino Unido ............................................................................ 24 2.3.5 Portugal................................................................................... 25 2.3.6 Alemania ................................................................................. 25 2.3.7 Noruega y Finlandia ................................................................ 25 2.3.8 España .................................................................................... 25 2.4 Declaración de Riesgo .................................................................... 27 2.5 Análisis de Riesgo........................................................................... 34 2.5.1 Recopilación de información ................................................... 35 2.5.2 Inspección de la presa y su zona inundable ........................... 37 2.5.3 Eventos de carga o solicitación............................................... 37 2.5.4 Modos de fallo......................................................................... 38 2.5.5 Respuesta del sistema: probabilidad condicional de rotura ... 38 2.5.6 Probabilidad anual total de rotura ........................................... 39 2.5.7 Estimación de daños y consecuencias ................................... 41 2.5.8 Estimación de riesgo ............................................................... 41 2.6 Evaluación de Riesgo ..................................................................... 42 3 Aplicación .............................................................................................. 47 3.1 Justificación de la metodología ....................................................... 48 3.1.1 Análisis de Riesgo .................................................................. 48 3.1.1.1 Recopilación de información y contexto.............................. 48 3.1.1.2 Eventos de carga: escenarios............................................. 49 3.1.1.3 Modos de fallo..................................................................... 51 3.1.1.4 Probabilidad condicional de rotura...................................... 51 3.1.1.5 Probabilidad anual total de rotura ....................................... 57 3.1.1.6 Estimación de daños y consecuencias ............................... 58 3.1.1.7 Estimación de Riesgo ......................................................... 60 PREÁMBULO ÍNDICE M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos 3.1.2 Evaluación de riesgo .............................................................. 60 3.2 Casos prácticos de la aplicación..................................................... 60 3.2.1 Presa de gravedad ................................................................. 60 3.2.1.1 Análisis de Riesgo .............................................................. 61 3.2.1.2 Evaluación de Riesgo ......................................................... 76 3.2.2 Ataguía de materiales sueltos................................................. 78 3.2.2.1 Análisis de Riesgo .............................................................. 78 3.2.2.2 Evaluación de Riesgo ......................................................... 88 4 Conclusiones y necesidades de investigación .................................. 91 4.1 Resumen......................................................................................... 91 4.2 Conclusiones .................................................................................. 92 4.3 Necesidades de investigación......................................................... 94 BIBLIOGRAFÍA ENTIDADES 97 107 4 ÍNDICE 1 Introducción Una primera valoración de las grandes presas viene dada por los extraordinarios beneficios asociados a las mismas; entre otros, aseguran el abastecimiento de recursos hídricos a grandes ciudades, permiten el desarrollo de la agricultura, protegen territorios de los efectos devastadores de grandes avenidas, proporcionan energía eléctrica de un gran valor estratégico, facilitan la navegación interior en muchos países del mundo, contribuyen al desarrollo de actividades turísticas y de ocio en su entorno, etc. En otro orden de cosas, las presas habitualmente se proyectan de manera conservadora, se construyen adecuadamente y se explotan con meticulosidad. Sin embargo, resulta innegable que los beneficios enumerados anteriormente vienen acompañados de un riesgo al que quedan ineludiblemente ligados un gran número de personas y propiedades. La historia de las presas nos enseña que las roturas han sido muy esporádicas pero, en ocasiones, gravosas en extremo para las vidas humanas y la economía en su conjunto. Existe una enorme dificultad en decidir dónde invertir los recursos escasos así como en compaginar los requisitos de seguridad y economía de las infraestructuras civiles, pendientes de realización o ya construidas. Sin embargo, para los profesionales e investigadores con implicación directa en la materia son un imperativo de índole ética, además de legal. En este contexto, otros países han desarrollado técnicas basadas en el análisis de riesgos que constituyen una herramienta útil a partir de la cual racionalizar las inversiones en seguridad de presas y comprender los riesgos que las estructuras representan. Esta carestía surgió de manera clara en los países más desarrollados del mundo durante la década de los noventa. M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos Para estos países concretos, alguna de las razones que han motivado el desarrollo de dichas técnicas son: ƒ El envejecimiento del parque de presas (la mayoría de las estructuras supera los treinta años de antigüedad y un porcentaje muy amplio los cincuenta años en explotación). ƒ La demanda de mayores niveles de seguridad para la población y los bienes ubicados aguas abajo de las presas. ƒ La práctica imposibilidad de acometer la construcción de nuevas estructuras por aspectos sociales y medioambientales. ƒ La necesidad de optimizar la gestión de sistemas de recursos hídricos y aumentar la capacidad de regulación de los mismos con objeto de dar respuesta a una demanda creciente de abastecimiento; todo ello en un contexto de aparente incremento de eventos climatológicos extremos (avenidas y sequías). Bajo este marco en el que urge la necesidad de mantener debidamente las presas, mejorar la explotación y aumentar la capacidad de regulación, resulta de especial importancia la estimación de riesgos relativos a la propia seguridad de la estructura así como los referidos a la capacidad de satisfacción de las demandas. De hecho, resulta imprescindible identificar niveles de riesgo aceptables en ambos casos. Si bien en el enfoque clásico de seguridad las avenidas y los sismos incorporan algunos aspectos probabilísticos asociados al período de retorno, la probabilidad de ocurrencia de dicha situación de carga queda enmascarada, entre otros factores, al suponerse un nivel previo de embalse fijo. A su vez, los coeficientes parciales de seguridad no pueden correlacionarse con probabilidades de fallo y sólo permiten de forma directa criterios de aceptación o rechazo. En definitiva, el planteamiento tradicional sobre la seguridad de presas y embalses consiste en tratar de controlar los riesgos a través del seguimiento de reglas y procedimientos sancionados por la práctica así como verificar los coeficientes de seguridad, entendidos como una medida conservadora y prudente. No obstante, estos análisis clásicos de seguridad, basados en hipótesis de carga pseudo-probabilistas y coeficientes parciales de seguridad, no dan respuesta a las necesidades planteadas. De esta manera, tras algunas iniciativas motivadas por la rotura de la Presa de Teton (1976) y, más concretamente, a partir de las publicaciones del Dr. David Bowles (UTAH State University) en los últimos lustros, distintos organismos de seguridad de presas han constituido grupos de trabajo para el desarrollo de metodologías que permitan evaluar riesgos y tomar decisiones de inversión en seguridad basadas en la aceptabilidad o no de los mismos. Los investigadores se localizan fundamentalmente en Australia (University of SouthWales, Ancold, etc.), Canada (BC Hydro, etc.) y Estados Unidos (Bureau of Reclamation, Utah State University, United States Army Corps of Engineers, etc.). En estos primeros años, los esfuerzos se han centrado en asegurar la “consistencia” del análisis, es decir, en el desarrollo de metodologías que aplicadas de manera homogénea a cualquier grupo de presas permitan “priorizar” las actuaciones. Por tanto, 8 INTRODUCCIÓN Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas la mayoría de los análisis de riesgos han sido de tipo cualitativo y aplicados a un grupo de estructuras explotadas por una misma administración (los denominados como “Portfolio Risk Assessment”). Habida cuenta de la tradición y peso que España posee en el campo de las presas, parece apropiado tratar de desarrollar una metodología similar en nuestro país. Por ello, el presente documento tiene como principales objetivos: ƒ Presentar la técnica del análisis de riesgos y su utilidad para la toma de decisiones y la priorización de inversiones en materia de seguridad de presas. ƒ Extraer conclusiones sobre las necesidades de investigación en dicho campo. Para alcanzar estos objetivos, el libro recoge los siguientes trabajos: ƒ Una revisión exhaustiva de los métodos y prácticas existentes actualmente para efectuar el análisis de riesgos dentro del marco de la seguridad de presas y embalses. ƒ La aplicación del proceso descrito tratando de utilizar y contrastar la mayor cantidad posible de herramientas. A tal efecto se ha escogido dos presas españolas de titularidad estatal para poder desarrollar el análisis de riesgos; una de gravedad y otra de materiales sueltos. ƒ La consideración, en ambos casos, del enfoque general preconizado por el Bureau of Reclamation (administración hidráulica adscrita al Ministerio de Interior de los Estados Unidos de Norteamérica) y el recomendado por el ANCOLD (Cómite Nacional de Grandes Presas Australiano). ƒ El establecimiento de conclusiones prácticas y la identificación de necesidades de investigación de cara a una futura implementación del proceso en España. INTRODUCCIÓN 9 2 Antecedentes 2.1 Introducción Desde el nacimiento de la ingeniería civil como disciplina que se encarga de proyectar y ejecutar obras que prestan un servicio al conjunto de la sociedad, se ha tenido como premisa fundamental el que éstas sean lo más seguras posible. Sin embargo, la forma en la que se ha cuantificado el grado de seguridad de las presas ha evolucionado notablemente con el devenir de los años. En cualquier caso, actualmente puede afirmarse con cierta rotundidad que: ƒ La sociedad exige, más que nunca, transparencia en la toma de decisiones relacionadas con la seguridad y los niveles de riesgo asociados a las presas, y cualquier otro tipo de infraestructura civil. ƒ La comunidad científica ya no pone en duda el hecho que todas las acciones y variables controladas por los proyectitas para el diseño de estructuras se pueden considerar aleatorias. Existen incertidumbres relacionadas con las solicitaciones, las resistencias, los errores de diseño y ejecución, las dimensiones reales, el mantenimiento, la evolución temporal y espacial de estas magnitudes, etc. En general, todos los esfuerzos durante las últimas décadas han ido dirigidos a disminuir esa incertidumbre mediante (Mínguez [90]): ƒ El avance de las técnicas constructivas. ƒ La mejora de los modelos de comportamiento estructural, físico y de procesos. ƒ El adelanto en la calidad de los materiales. ƒ La obligatoriedad para el control de calidad en materiales, ejecución, etc. M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos Históricamente se ha tratado de facilitar el tratamiento probabilista completo mediante el uso de códigos fundamentados en la experiencia acumulada durante años y elaborados por comités científicos; así, el ingeniero puede emplear unos valores representativos de las acciones y resistencias sin preocuparse del hecho que, desde un punto de vista estadístico, éstas sean razonables. Como alternativa a ese enfoque más tradicional basado en coeficientes de seguridad, se ha elaborado códigos basados en técnicas probabilistas modernas que definen las distribuciones estadísticas de las variables y fijan los umbrales admisibles de las probabilidades de fallo. De esta forma, se ha generado un cierto dilema entre los métodos tradicionales de análisis y las nuevas metodologías probabilistas. Al margen de la anterior controversia, en el marco de la seguridad de presas y embalses, la aproximación determinista constituye la base de los métodos tradicionales y la probabilística se convierte en la piedra angular del Análisis de Riesgo (ANCOLD [4]). No obstante, en el contexto de la seguridad de presas y embalses ambas metodologías se complementan. Dentro del Análisis de Riesgo, el enfoque clásico puede considerarse como un punto discreto englobado en un continuo formado por diferentes condiciones de carga y respuestas del sistema (Bowles et al [25]). Dentro de las prácticas tradicionales de gestión de la seguridad de presas, el Análisis de Riesgo puede servir para completar y perfeccionar el proceso mediante el reconocimiento explícito de los riesgos y el tratamiento formal de las incertidumbres (ICOLD [75]). Al hilo de lo anterior, durante los últimos años se aprecia un interés creciente en el campo de las presas hacia la gestión de la seguridad por medio de la aproximación basada en el riesgo. Las razones que lo motivan, y que resultarían válidas y aplicables en España, son las siguientes (Kreuzer [84] y Bowles [25]): ƒ El envejecimiento y deterioro de las presas existentes. ƒ El hecho de que, frente al método determinista, permite evaluar los márgenes de seguridad de forma más realista. ƒ La existencia de presas que no satisfacen las solicitaciones de naturaleza hidrológica y sísmica recomendadas por la normativa actual. ƒ La existencia de presas en explotación que no satisfacen el actual estado del arte en la construcción. ƒ El importante coste que supone lograr que las presas explotadas verifiquen los criterios de seguridad vigentes. ƒ Una creciente exigencia social por cuantificar el riesgo ligado a eventos catastróficos. ƒ La concentración de población y actividades ubicadas aguas abajo de las presas. ƒ El aumento de la aversión social al riesgo, en un contexto de aparente incremento de eventos climatológicos extremos y de expectación por una mayor protección frente a los mismos. ƒ Dificultad en el manejo de riesgos de muy baja probabilidad asociados a las presas. 12 ANTECEDENTES Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas ƒ La tendencia a disminuir la inversión pública y hacer que el usuario final pague las infraestructuras que le proporcionan un servicio y que son, cada vez más, gestionadas desde el sector privado. ƒ La necesidad de priorizar y optimizar al máximo la inversión económica debido a los ajustes presupuestarios (USBR [28]). En cualquier caso, la gestión de la seguridad de presas y embalses por medio de la aproximación basada en el riesgo posee su razón última en el hecho de que la toma de decisiones siempre acaece en condiciones de incertidumbre. Esta aproximación permite inferir la probabilidad de ocurrencia de un determinado evento como una función de la incertidumbre asumida y, a su vez, evaluar el cambio en dicho evento cuando la incertidumbre se reduce. Por tanto, estructura sistemáticamente la incertidumbre y está íntimamente ligada al nivel de conocimiento científico-ingenieril y la existencia de información. Además, facilita la comparación homogénea entre diferentes sistemas y, de esta manera, hace que la cuantificación de la seguridad a través de valores absolutos (aspecto siempre susceptible de crítica) pierda importancia. Por último, la gestión de la seguridad de presas y embalses por medio de la aproximación basada en el riesgo exige un planteamiento “multi-dimensional” frente al razonamiento “uni-dimensional” preconizado por la metodología empírica (Kreuzer [84]). 2.2 Conceptos previos en la gestión de seguridad Existen multitud de términos y acepciones utilizadas en el contexto del análisis de riesgos (Kreuzer [84]; ANCOLD [4]; USBR [28]; ICOLD [76]; Hartford y Baecher [73]; Bowles [12 á 25]; DEFRA [48]; Kottegoda y Rosso [83]; Harr [72]). Diferentes industrias, administraciones, organismos y autores aplican nomenclatura y conceptos diversos, en ocasiones confusos. De hecho, a lo largo del presente documento se contempla y expone muchos de estos conceptos. Sin embargo, para comprender la metodología de la Delaración de Riesgo (que, a su vez, incluye el Análisis de Riesgo y la Evaluación de Riesgo) se considera de especial interés concretar primero alguno de los mencionados conceptos (incluyendo también la acepción anglosajona cuando así se estima conveniente). SEGURIDAD: Margen que separaría las condiciones reales que existen en la presa y su embalse de aquellas que los llevan a su destrucción o deterioro (se pretende conocer esas condiciones y establecer el margen). RIESGO: Medida de la probabilidad y severidad de un evento que tiene efectos adversos sobre la vida humana, la salud, la propiedad o el medio ambiente. Es estimado mediante la combinación de las esperanzas matemáticas de los escenarios, probabilidades de ocurrencia y sus consecuencias. RIESGO ANUAL: El producto de la probabilidad de ocurrencia anual de cada uno de los modos de fallo previsibles por el coste del daño correspondiente. La suma de esos riesgos integrada, conduciría a una medida del riesgo global durante toda la vida útil ANTECEDENTES 13 M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos que se establezca para la presa y embalse. Esta aproximación es válida únicamente cuando las probabilidades son pequeñas (como máximo del orden de 10-3) y puede asumirse que los modos de fallo son excluyentes entre sí. En caso contrario, cuando las probabilidades sean destacables (mayores de 10-3) y/o los modos de fallo no sean mutuamente excluyentes, puede obtenerse un límite superior mediante la aplicación de la Regla de Morgan; ANCOLD [4]. FIABILIDAD: Probabilidad de que un sistema realice adecuadamente la función para la que fue diseñado, durante un periodo de tiempo determinado y bajo unas condiciones concretas. Su probabilidad complementaria es la probabilidad de fallo. ANÁLISIS DE FIABILIDAD (reliability analysis): Proceso analítico en el que, para estudiar la fiabilidad de un sistema, las solicitaciones y las resistencias son modelizadas como variables aleatorias al objeto de considerar la incertidumbre en el resultado final. Figura 2.1. Representación gráfica de las funciones de densidad marginales para la resistencia y los esfuerzos, las funciones de distribución y probabilidad de fallo en el problema básico de la fiabilidad bidimensional (suponiendo las funciones de densidad invariables en el tiempo). Fuente: Mínguez [90]. RIESGO ACEPTABLE (acceptable risk): Riesgo para el que, a efectos vitales o laborales, todo aquel que pueda ser afectado por el mismo se encuentra preparado asumiendo que no se producirán cambios en los mecanismos de control del riesgo. RIESGO TOLERABLE (tolerable risk): Riesgo, dentro de un determinado rango, con el que la sociedad puede convivir de manera que, en contrapartida, se obtenga 14 ANTECEDENTES Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas ciertos beneficios sociales netos. Es un rango de riesgo que no es considerado como despreciable o ignorable por la sociedad, sino que se mantiene en permanente revisión y es reducido, siempre que sea posible, con los medios dispuestos al alcance de la sociedad. TEOREMA DE BAYES: Marco formal, dentro del análisis probabilístico, que combina el juicio subjetivo y/o intuitivo con los datos observados a fin de obtener una estimación equilibrada sobre la verosimilitud de ocurrencia de un evento. Permite actualizar valores estimados previos de probabilidad a la luz de nuevos datos o evidencias. PROBABILIDAD: Medida del grado de confianza en una estimación, basada en la evidencia, sobre el valor de una magnitud o la posible ocurrencia de un evento futuro, ambos inciertos. Es una estimación sobre la verosimilitud de dicha magnitud o evento. Dicha medida posee un valor numérico comprendido entre cero y uno y, matemáticamente, está basada en axiomas. En cualquier caso, existen dos grandes interpretaciones para el concepto de probabilidad: ƒ Probabilidad objetiva o de frecuencia relativa: se averigua a partir del resultado de un determinado experimento estacionario o con muestras procedentes de una población homogénea. Esta interpretación de probabilidad puede manejarse, por ejemplo, con los eventos hidrológicos o sísmicos, con los niveles de embalse a lo largo del año, etc. Se trata de un proceso deductivo. ƒ Probabilidad subjetiva: es una medida cuantitativa de la creencia, juicio o confianza en la ocurrencia de un determinado evento. Dicha medida se obtiene considerando toda la información disponible de forma clara e insesgada. Todo tipo de información y juicio es admisible a la hora de estimar un valor de la probabilidad, esté basada en experimentos repetidos o no. Se trata de un proceso inductivo. INCERTIDUMBRE: Concepto amplio que incluye la variabilidad; se trata de cualquier situación o hecho del cual no se posee certeza, esté descrita por una distribución de probabilidad o no. ƒ Incertidumbre natural, objetiva o aleatoria: relacionada con la aleatoriedad inherente a los procesos físicos, tanto en el tiempo como en el espacio. ƒ Incertidumbre epistémica o subjetiva: asociada a la limitación de información y el conocimiento exacto de la realidad. Puede desglosarse en la incertidumbre relativa al modelo que se define para describir el proceso físico y la vinculada a los parámetros (inferencia de valores procedentes de ensayos, errores de lectura o ejecución, etc.). ƒ Incertidumbre en la toma de decisiones: surge a raíz del limitado conocimiento sobre el estado del sistema analizado (circunstancias ocurridas durante la construcción o explotación, deterioro, errores humanos, etc.) así como de los objetivos sociales que se persigue (vida útil esperada, beneficio social esperado, capacidad de inversión, etc.). SISTEMA: Entidad que se compone de varios elementos o componentes discretos, organizados y combinados de tal manera que desempeñan una función o tarea. ANTECEDENTES 15 M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos ESCENARIO: En el contexto de un sistema determinado, se trata de una combinación única de estados como, por ejemplo: ƒ Evento de inicio. ƒ Nivel previo de embalse. ƒ Estado de las compuertas o elementos hidromecánicos. ƒ Intensidad del viento. ƒ Caudales fluyentes al embalse y existentes aguas abajo. ƒ Modo de rotura. ƒ Población existente aguas abajo en ese preciso momento (según la época del año, el día de la semana o el momento del día). Por tanto, un escenario permite concretar y establecer una serie de circunstancias de interés en el contexto de un análisis de riesgos. En este sentido, puede considerarse escenarios de solicitación, escenarios de rotura, escenarios de avenida, etc. IDENTIFICACIÓN DE RIESGO (Risk Identification): Proceso por el que se determina qué es lo que puede conducir a un fallo, por qué y cómo. ESTIMACIÓN DE RIESGO (Risk Estimation): Proceso por el que se cuantifica las componentes del riesgo, esto es, la probabilidad de fallo y las consecuencias asociadas al mismo. ANÁLISIS DE RIESGO (Risk Analysis): Utilización de la información disponible para estimar el riesgo que sobre personas, propiedades o medio ambiente puede tener cualquier evento con un potencial para causar daños. Implica una serie de pasos sistemáticos como la definición del alcance del análisis, la identificación de eventos o escenarios susceptibles de provocar daños y la estimación de riesgo. EVALUACIÓN DE RIESGO (Risk Evaluation): Proceso encaminado a examinar y juzgar la importancia del riesgo estimado a la luz de la normativa vigente. DECLARACIÓN DE RIESGO (Risk Assessment): Proceso mediante el que se decide, por un lado, si los riesgos existentes son tolerables y, por otro, si las medidas de control resultan adecuadas. En este último caso, se puede llegar a determinar si son justificables medidas de control alternativas. CONTROL DE RIESGO (Risk Control): Proceso por el que se implementa y/o refuerza acciones encaminadas a controlar el riesgo así como la revisión periódica de la efectividad de las mismas. GESTIÓN DEL RIESGO O LA SEGURIDAD (Risk Management): Aplicación sistemática de políticas, procedimientos y acciones encaminadas a identificar, analizar, declarar, controlar y medir el riesgo. 16 ANTECEDENTES Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas Gestión de Riesgo Declaración de Riesgo Control de Riesgo Análisis de Riesgo Evaluación de Riesgo So slayar el riesgo mediante so lució n alternativa Reducir riesgo mediante vigilancia e implementació n del P lan de Emergencia Reevaluar perió dicamente la verificació n del estado del arte Escenario s de so licitació n M o do s de fallo Respuesta de la presa P ro babilidad de ro tura Co nsecuencias de la ro tura E s t im a c ió n de R ie s go Legislació n No rmativa Guías Técnicas ¿Cuál es el riesgo de la presa? ¿Es aceptable el riesgo ? ¿Se encuentra el riesgo dentro de límites aceptables? Co mparació n entre la situació n actual de la presa y aquella en la que debería enco ntrarse A ccio nes para co ntro lar el riesgo y llevarlo hasta límites aceptables Figura 2.2. Esquema general para la Gestión de Riesgo en presas. Adaptado de Kreuzer [84] DECLARACIÓN DE RIESGO CUALITATIVA (Qualitative Risk Assessment): Declaración de Riesgo basada en un Análisis de Riesgo de tipo cualitativo, es decir, que se apoya en descriptores verbales y escalas descriptivas o numéricas de calificación para describir la magnitud de las potenciales consecuencias y la verosimilitud de ocurrencia para las mismas. DECLARACIÓN DE RIESGO CUANTITATIVA (Quantitative Risk Assessment): Declaración de Riesgo basada en un Análisis de Riesgo de tipo cuantitativo, es decir, que se apoya en valores numéricos para las potenciales consecuencias y la verosimilitud de las mismas. Dichos valores son una representación de la magnitud estimada para las consecuencias y la probabilidad de los diferentes escenarios examinados. ALARP (as low as reasonably possible): Principio, utilizado como criterio social de aceptación, por el que los riesgos menores que un umbral máximo de tolerabilidad se asumen únicamente si su reducción resulta impracticable o si el coste necesario para ello es desproporcionado en comparación con la mejora de seguridad alcanzada. ANTECEDENTES 17 M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos “DE MINIMIS”: Recomendación normativa aplicada, en ocasiones, una vez que el principio ALARP ha agotado sus posibilidades. Se trata de una obligación legal para aplicar siempre medidas, cuando sean de bajo coste, aunque no resulten económicamente rentables. 2.3 Metodologías empleadas para evaluar la seguridad de presas y embalses La gestión de la seguridad de presas y embalses mediante la aproximación basada en el riesgo se trata de un hito reciente en el campo de las presas y, desde luego, se encuentra en una fase preliminar si la comparamos con otro tipo de industrias como la aeronáutica o la nuclear. De hecho, existen diversas razones por las que dicha metodología no ha sido implantada plenamente en este campo. Entre ellas: ƒ El número relativo de presas construidas resulta ínfimo frente al de unidades presentes en otras industrias. Además, la población de presas no es homogénea desde el punto de vista estadístico al constituir cada estructura un prototipo único e irrepetible. El cimiento, parte esencial e inseparable de la presa, viene dado por la naturaleza y no puede ser creado de manera industrial. Por otra parte, los medios disponibles para inferir las propiedades y características de los diversos componentes (sondeos, geofísica, ensayos de laboratorio, etc.) no son equiparables a los de otras industrias que producen en cadena elementos idénticos. Finalmente, el orden de magnitud que solemos manejar los ingenieros civiles resulta completamente diferente del existente en otras disciplinas. ƒ La gestión de seguridad basada en el riesgo consiste en un proceso probabilístico complejo y que requiere la búsqueda y adquisición de información de forma más exhaustiva que en el enfoque tradicional (Kreuzer [84]). ƒ El análisis determinístico se ha empleado con éxito desde hace miles de años, si bien, es cierto que las demandas sociales han cambiado radicalmente en los últimos lustros. ƒ Requiere el establecimiento de un criterio social para la aceptación del riesgo y, por tanto, implica en parte a los técnicos al tiempo que requiere una sociedad madura y bien informada (ANCOLD [4]). ƒ Existe una importante influencia de los modos de fallo en todo el análisis y, por consiguiente, la aplicación en presas de gravedad o presas de materiales sueltos difiere ligeramente. Los modos de rotura denominados como “internos” (DEFRA [48]), de naturaleza esencialmente geotécnica, dificultan enormemente el seguimiento de su evolución y obligan a una estimación de la probabilidad basada más bien en el juicio que en el análisis (Foster et al [61 a 64]). ƒ En aquellos países donde existe un altísimo grado de seguridad en las presas, como Suiza (Kreuzer [84]), puede llegar a cuestionarse los beneficios de la metodología de gestión basada en el riesgo. 18 ANTECEDENTES Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas ƒ En otras ocasiones, la seguridad requerida para las presas y embalses puede alcanzarse mediante una auscultación y vigilancia exhaustiva, una adecuada formación de los técnicos y medidas no estructurales (como la implantación de Planes de Emergencia). En cualquier caso, la aproximación basada en el riesgo siempre podrá resultar aplicable y útil cuando la incertidumbre sea un factor dominante del análisis, hecho habitual en el contexto de la seguridad de presas y embalses. De hecho, en este marco el análisis probabilístico ha sido utilizado para diversas aplicaciones (Kreuzer [84]; Hartford y Baecher [73]): ƒ Estimación de la seguridad estructural. ƒ Ayuda en estudios coste-beneficio tendentes a determinar la inversión necesaria en la seguridad de presas. ƒ Potencial aplicación en la estimación de las primas de seguro aplicadas al creciente número de propietarios y gestores privados (actualmente resultan simplemente proporcionales al volumen embalsado). ƒ Clasificación de presas; especialmente en Canadá, Suráfrica y Estados Unidos. ƒ Elaboración de Planes de Emergencia y normativa diversa. Aunque no se recoge todas las referencias consultadas, a continuación se resume brevemente la aplicación actual del Análisis de Riesgo para la seguridad de presas y embalses en algunos países del mundo. En general, se ha efectuado un gran avance en naciones como Australia, Estados Unidos, Suráfrica y Canadá, mientras que en Europa existe un reciente e interesante trabajo en el Reino Unido (McGrath [87] y DEFRA [48]). 2.3.1 2.3.1.1 Estados Unidos Bureau of Reclamation (USBR) El Bureau of Reclamation es una agencia federal americana con más de cien años de historia, dependiente del Departamento (Ministerio del Interior), cuya misión fundamental consiste en garantizar el abastecimiento de agua en los 17 Estados del Oeste de los Estados Unidos. Tiene su oficina central en Washington y distintas sedes en otros tantos estados, encontrándose su centro operativo y de investigación más importante en Denver (Colorado). Precisamente en este centro de investigación, hace apenas diez años, se constituyó un grupo “ad hoc” con el objeto de implementar una metodología que permitiese tomar decisiones de inversión en seguridad de presas basadas en “riesgo”. Dicho grupo lo integraban unas 12 personas y respondía a las siglas de CADRE. Aunque esta denominación no continúa vigente, sus trabajos prosiguen y, según desarrollan nuevos aspectos relacionados con el análisis de riesgos, éstos son publicados e incorporados a los procedimientos técnicos del departamento de Seguridad de Presas. ANTECEDENTES 19 M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos La primera labor relacionada con el análisis de riesgos que llevó a cabo el Bureau of Reclamation, en 1996, consistió en un análisis de conjunto simplificado (Risk Based Profile System, RBSPS) para todas las presas. Por otra parte, las presas del Bureau of Reclamation son inspeccionadas anualmente (“annual inspection checklist”) y se someten a revisiones más profundas cada tres años, alternándose los denominados trabajos de “Comprehensive Facility Review” (CFR) y “Periodic Facility Review” (PFR). Los PFR son llevados a cabo por personal local e incluyen un examen físico del estado estructural así como una revisión de los aspectos más importantes de las conclusiones sobre seguridad de informes anteriores (Safety of Dams and Operation and Maintenance Recommendations). Los CFR incorporan una revisión de la estructura y todos sus componentes mecánicos, el examen de toda la información histórica y técnica relativa a la estructura, la revisión de las conclusiones de seguridad de informas anteriores y un análisis para evaluar el riesgo existente para las personas. La metodología que emplean se fundamenta en todos los modos de fallo identificados más que en escenarios de carga, aunque consideran cuatro categorías: cargas estáticas, hidrológicas, sísmicas y operaciónmantenimiento. El equipo encargado de realizar los CFR se compone de: ƒ Ingeniero con dilatada experiencia, a cargo del equipo y primer firmante del informe. ƒ Inspector de la oficina regional. ƒ Inspector del Servicio Técnico de Denver. ƒ El ingeniero encargado de la presa. ƒ Ingeniero encargado de comportamiento y modos de fallo. ƒ Ingeniero geotécnico. ƒ Geólogo. ƒ Ingeniero Civil. ƒ Ingeniero mecánico. ƒ Ingeniero estructural. ƒ Especialista en sismología. ƒ Especialista en hidrología. En cualquier caso, como resultado de los trabajos CFR que tienen por objeto la identificación de cualquier aspecto preocupante desde el punto de vista de la presa (issues of concern), puede derivarse dos análisis de riesgos adicionales: ƒ Análisis detallado por un equipo cualificado de un determinado aspecto de riesgo (Issue Evaluation Risk Analysis IERA). 20 ANTECEDENTES Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas ƒ Análisis de reducción de riesgos que permita identificar alternativas, estructurales y no estructurales, que reduzcan el riesgo detectado (Risk Reduction Analysis RRA). Una vez presentada la organización general del análisis de riesgos en el USBR, se aborda la metodología desarrollada. Ésta varía sustancialmente para distintos niveles de análisis de riesgos (RBSPS, CFR, IERA, RRA) y según el estado del arte sobre el conocimiento de los distintos modos de fallo. Así, para un primer nivel o “screening” (RBSPS), el USBR ha elaborado una serie de tablas cualitativas así como un “software” que permite la gestión de las mismas, de manera que se “puntúa” cada presa en relación a una máxima calificación de 900 puntos, siendo muy útil como herramienta inicial de identificación y clasificación de riesgos. Para el segundo nivel definido con anterioridad (CFR), el alcance de los trabajos incluye: ƒ Estimación de la probabilidad de presentación de las situaciones de carga. Típicamente consiste en un estudio probabilístico de avenidas y sismos así como de los registros históricos del nivel de embalse. ƒ Análisis de los modos de fallo. Los modos de fallo son identificados por el equipo redactor del CFR y dependen de las características particulares de la presa, debiéndose definir el origen y la forma de desarrollo de cada modo de fallo y la justificación para su consideración en el análisis. ƒ Asignación de probabilidades de fallo. La asignación de las probabilidades de fallo se hace siguiendo alguno o ambos de los procedimientos que se menciona a continuación: − Asignación de probabilidades históricas de fallo según la metodología desarrollada por la New South Wales University (Australia). − Elaboración de árboles de fallo y asignación de probabilidades por parte del equipo de análisis de riesgos basándose en su propia experiencia. ƒ Estimación de daños. La estimación de daños se lleva a cabo a partir de estudios de rotura de la presa, la propagación de ondas de avenida y los criterios desarrollados por el Bureau of Reclamation (USBR [27 y 28]). ƒ Obtención del riesgo. La obtención del riesgo estimado, para cada uno de los modos de fallo, consiste en realizar el producto de los siguientes factores: probabilidad de presentación de la carga, probabilidad de fallo asociado a dicha situación y daños producidos por el fallo. Finalmente, el resumen de resultados de cualquier CFR se expresa en un gráfico donde quedan incorporados los criterios de aceptación de riesgo a través de una nube de puntos “f-N”, es decir, probabilidad condicional anual de fallo asociada a un determinado modo de fallo frente al número potencial de pérdida de vidas humanas equivalentes. ANTECEDENTES 21 M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos Risk Estimates 1.E-01 1.E-01 1.E-02 1.E-02 1.E-03 1.E-03 Annual Failure Probability, f 1.E-04 0.1 1.E-04 1.E-05 0.01 1.E-05 1.E-06 0.001 1.E-06 1.E-07 0.0001 1.E-07 1.E-08 0.00001 1.E-08 1.E-09 0.1 1 10 100 1000 10000 1.E-09 100000 Loss of Life, N Static-Penstock Tie Rods Static-Spillway Gates Hydrologic-Spillway Cavitation Hydrologic-Flooding - Penstocks Seismic-Foundation Seismic-Penstock Failure Total Static Risk Estimate Total Hydrologic Risk Estimate Total Seismic Risk Estimate Total Probability of Failure - All Loadings Notes: Figura 2.3. Ejemplo de gráfico f-N para la presentación de resultados en un CFR. Fuente: USBR. Los niveles anualizados de riesgo que resultan admisibles son los inferiores al uno por mil; aquellos que requieren una acción correctora inmediata (en un intervalo de 90 días) son los superiores al uno por cien y, para niveles intermedios, resulta necesario llevar a cabo un análisis de riesgo más detallado. Por último, los niveles de mayor detalle (IERA y RRA) pueden ir acompañados de complejos modelos numéricos (FLAC, etc.) así como de simulaciones estocásticas mediante el programa “@RISK”, basado en la aplicación de las técnicas de Monte Carlo. 22 ANTECEDENTES Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas 2.3.1.2 Army Corps of Engineers (USACE) El USACE es responsable de las presas en el sector este del país y, esencialmente, gestiona infraestructuras dedicadas a la protección frente avenidas. En el año 1999 desarrolló también un procedimiento homogéneo de evaluación preliminar que se basaba en las condiciones presentes de las presas de materiales sueltos y proporcionaba un método para priorizar las actividades de mantenimiento y reparación en las presas. El procedimiento se basa en el juicio de expertos más que en análisis probabilístico y, para su elaboración, contó con la colaboración de representantes de Hydro-Quebec y Michigan State University ([107]). 2.3.1.3 Federal Emergency Management Agency (FEMA) La FEMA ha desarrollado diversos proyectos de investigación y reuniones centradas en el análisis de riesgos. De ellos partieron los importantes estudios de McCann et al en 1985, citados por numerosos autores como Bowles [13], USBR [28], DEFRA [48], Hartford y Baecher [73], FEMA [56], etc. En aquel momento se preparó el primer sistema para evaluar de forma preliminar la seguridad de presas ya construidas y, además de análisis probabilístico, se incluyó tablas para poder asignar: ƒ Una puntuación diferenciada para calibrar el estado y condición de las presas de materiales sueltos y de gravedad. ƒ La probabilidad de rotura en función de una serie de variables evaluables por los ingenieros encargados de efectuar el estudio. En cualquier caso, esta agencia estatal posee gran cantidad de información al respecto así como una guía específica dedicada a la gestión de la seguridad en presas y embalses (FEMA [56]). 2.3.1.4 Federal Energy Regulatory Commission (FERC) La FERC se encarga de supervisar aquellas presas de titularidad no estatal encaminadas a la obtención de energía hidroeléctrica y también ha desarrollado recomendaciones en el campo de la seguridad de presas y embalses (FERC [57 a 59]). 2.3.2 Australia El Cómite Nacional de Grandes Presas Australiano (ANCOLD) ha elaborado durante los últimos años, con las importantes colaboraciones del Profesor Robin Fell (University of New South Wales) y el Profesor David S. Bowles (Utah State University), diversas versiones de una guía sobre la Declaración de Riesgo en presas. La primera edición data de 1994, con unos comentarios posteriores añadidos en 1998, y la última versión fechada en octubre de 2003 (ANCOLD [4]). No obstante, cada uno de los estados australianos es libre de interpretar o aplicar las recomendaciones según su propio criterio. ANTECEDENTES 23 M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos Resulta igualmente destacable el trabajo desarrollado por Bowles et al para describir la Declaración de Riesgo aplicada a un grupo de 17 presas explotadas por el SA Water australiano en el año 1998 (Bowles et al [24]). Además de aplicar un QRA (Quantitative Risk Assessment) compara los resultados con el enfoque tradicional. Por otra parte, aplica la técnica “ALARP” para estudiar las diferentes opciones de reducción de riesgo. 2.3.3 Canadá La “British Columbia Hydro and Power Authority (BC Hydro)” es la tercera compañía más importante de Canadá en lo que se refiere a la industria hidroeléctrica. Respecto a la aplicación del análisis de riesgos para la seguridad de presas y embalses emplea desde hace años una metodología de apariencia robusta. A partir de la información disponible puede observarse que aplica tres niveles distintos de estudio: ƒ En primer lugar, un análisis de los modos de fallo y sus consecuencias a fin de priorizar los trabajos de explotación o establecer la necesidad de mayor información. ƒ En segundo lugar, llevar a cabo un análisis para poder priorizar las investigaciones dedicadas a la seguridad de presas concretas (PREP). ƒ Por último, análisis probabilístico pormenorizado si alguna presa o modo de fallo lo requiere (McGrath [87]), incluyendo aspectos tan detallados como la estimación de la probabilidad de rotura inducida por licuefacción (Broch et al [26]). 2.3.4 Reino Unido En el Reino Unido los trabajos relacionados con la seguridad de presas fueron auspiciados por la “House of Lords” en el año 1982. El primer intento basado en el análisis de riesgos fue llevado a cabo por Cullen en el año 1990 (DEFRA [48]), aunque resultó infructuoso al no ser capaz de presentar un sistema preliminar de estimación de riesgo homogéneo. Posteriormente se ha desarrollado diversos trabajos relacionados con otras áreas de la seguridad de presas, aunque resulta destacable el libro ”Risk Management for UK Reservoirs (Ciria, 2000)” en el que se incluye recomendaciones para llevar a cabo la Gestión de Riesgo en presas británicas así como análisis preliminares sobre parámetros de rotura de presas y estimación de consecuencias. En general, algunas administraciones hidráulicas británicas (Stottish Hydro, por ejemplo, Broch et al [26]) utilizan análisis cuantitativos de riesgo a fin de priorizar inversiones e investigaciones. Por último, se destaca el notable trabajo desarrollado por el DEFRA entre abril de 2001 y julio de 2002 que da lugar al documento “Reservoir Safety-Floods and Reservoir Safety Integration” (DEFRA [48]). Se trata de una investigación subvencionada 24 ANTECEDENTES Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas con fondos estatales y que presenta un sistema integrado, basado en la Declaración de Riesgo Cuantitativa (QRA), como marco adecuado para que un grupo de ingenieros decida y estime las probabilidades anuales de ocurrencia de las solicitaciones que actúan sobre las presas, las probabilidades anuales de rotura, las consecuencias de la misma y los criterios de tolerabilidad. 2.3.5 Portugal En Portugal se elaboró (Silveira et al, 1993) un criterio preliminar de Evaluación de Riesgo (Portuguese Risk Index Evaluation) que, actualmente, es la base para la inspección de la seguridad de presas. Además, Monteiro et al (2001) llevaron a cabo un estudio de seguridad cualitativo para cuatro presas que presentaba un índice global de riesgo (véase DEFRA [48]). También resulta destacable los esfuerzos realizados en Portugal para la Gestión de Riesgo y, muy especialmente, en la estimación de daños causados por la rotura de presas y la implementación de medidas no estructurales (Betâmio de Almeida [10]). 2.3.6 Alemania Alemania es un país federal en el que cada uno de los correspondientes estados gestiona la seguridad de presas y embalses. En alguno de estos estados ya se ha aplicado con éxito el análisis de riesgos a nivel cualitativo (Rettemeir et al [98]) y se ha desarrollado criterios propios de aceptación de riesgo. 2.3.7 Noruega y Finlandia En el marco de los países del norte de Europa, los noruegos han desarrollado diversos análisis de riesgos cuantitativos y poseen normativa que admite la metodología basada en el riesgo dentro de la gestión de seguridad (Broch et al [26] y McGrath [87]). Algo similar se puede apuntar en el caso finlandés, donde ya se ha aplicado de manera práctica el análisis de riesgos (Slunga [102]). 2.3.8 España Nadie discute la relevancia y peso que nuestro país posee en el contexto de las presas a nivel mundial. Respecto a la gestión de la seguridad de las presas podemos efectuar la siguiente reseña histórica (Delgado F. et al [49]): 1905. Una comisión del denominado Ministerio de Fomento, elabora la Instrucción para los Proyectos de los Pantanos. 1959. La rotura de la presa de Ribadelago (río Tera) ocasionó 144 víctimas mortales. ANTECEDENTES 25 M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos Este hecho, motivó: − − − − La creación de la Unidad de Vigilancia de Presas. El restablecimiento de las Comisarías de Aguas. El inicio de los trabajos para redactar una nueva Instrucción. La creación de una Comisión de Normas de Grandes Presas. 1967. Se aprueba la Instrucción para el Proyecto, Construcción y Explotación de Grandes Presas. 1982. La rotura catastrófica de la Presa de Tous pone de manifiesto la necesidad de actualización de la normativa. 1992. La Dirección General de Obras Hidráulicas encarga la redacción de una nueva normativa sobre seguridad a la Comisión de Normas para Grandes Presas. 1995. Entra en vigor la Directriz de Planificación de Protección Civil ante el Riesgo de Inundaciones. 1996. Se publica el definitivo Reglamento Técnico sobre Seguridad de Presas y Embalses, recogiendo los trabajos de la Comisión antes citados así como las exigencias de la Directriz. Con todo ello, las bases vigentes de la normativa española en materia de gestión de seguridad de presas y embalses son las siguientes: ƒ Clasificación de las presas en función del riesgo potencial, aunque realmente la clasificación se basa en el daño potencial. ƒ Plan de puesta en carga para las presas recién construidas. ƒ Normas de Explotación y Plan de Emergencia en las presas con mayores daños potenciales por su rotura. ƒ Revisiones periódicas de seguridad para todas las presas. ƒ Informes anuales. ƒ Constitución del Archivo Técnico de la presa. De todo lo anterior se puede colegir que existe un marco normativo sólido desde el punto de vista teórico pero muy heterogéneo y difícil de aplicar (Delgado F. et al [49]). Existen presas a las que: ƒ No es aplicable ninguna normativa específica de seguridad de presas. ƒ Es aplicable exclusivamente la Instrucción de 1967. ƒ Es aplicable la Instrucción de 1967, pero requieren la confección de un Plan de Emergencia. ƒ Es aplicable el Reglamento de 1996. 26 ANTECEDENTES Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas La diferencia radica en la titularidad de aquel que explota la presa, según sea el Estado o una entidad privada y, además, la fecha en que fue diseñada y construida la presa. En añadidura, como consecuencia del modo en que se aplica el Reglamento de 1996 puede afirmarse que: ƒ No se ha realizado hasta la fecha ninguna evaluación de riesgos de rotura de presas. La estimación de riesgo se ha limitado a estimar daños potenciales globales. ƒ Los cambios más tangibles se circunscriben a: − Incrementar las recomendaciones respecto a la magnitud de períodos de retorno para avenidas y sismos. − Obligar la realización de inspecciones y seguimiento al comportamiento de la presa así como efectuar revisiones periódicas de la seguridad basadas en el enfoque tradicional. A diferencia de otros países con nivel de desarrollo equiparable al español, puede afirmarse que dentro del marco de la seguridad de presas y embalses, el enfoque basado en riesgo no ha sido abordado. 2.4 Declaración de Riesgo Como se ha apuntado anteriormente, la Declaración de Riesgo (DR) es un proceso mediante el que se decide, por un lado, si los riesgos existentes son tolerables y, por otro, si las medidas de control resultan adecuadas. En este último caso, se puede llegar a determinar si son justificables medidas de control alternativas. Todo ello se lleva a cabo teniendo como fundamento las técnicas probabilísticas que consideran en el análisis, de forma explícita, la incertidumbre natural y epistémica. De esta forma, se presenta un proceso sistemático que tiene por objeto (ANCOLD [4]): ƒ Identificar las eventuales solicitaciones y los modos de fallo en la presa. ƒ Estimar los riesgos. ƒ Evaluar la tolerabilidad de los riesgos presentes. ƒ Comparar entre sí diversas medidas encaminadas a reducir el riesgo, si procede. ƒ Establecer una estrategia para reducir el riesgo. En cualquier caso, no puede olvidarse que la Declaración de Riesgo implica la realización del Análisis de Riesgo (AR) y la Evaluación de Riesgo (ER). De forma esquemática, puede apuntarse que el proceso de la DR implica que los diversos agentes involucrados en su desarrollo den respuesta a una serie de preguntas. ANTECEDENTES 27 M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos A contestar por el equipo de técnicos que desarrolle el trabajo: − ¿Cuáles son las solicitaciones y cargas que pueden actuar sobre la presa y su embalse? (escenarios de solicitación). − ¿Qué puede desarrollarse de forma inadecuada? (modos de fallo). − ¿Cuál es la probabilidad de que algo se desarrolle de forma inadecuada? (cálculo de las probabilidades de rotura o fallo). − ¿Cuáles son las consecuencias de que algo se desarrolle de forma inadecuada? (pérdida potencial de vidas humanas, pérdidas económicas, impactos no mesurables sobre la sociedad y las personas). − ¿Cuáles son los riesgos? (combinación de las probabilidades de fallo y consecuencias). A contestar por el equipo de técnicos que desarrolle el trabajo y la administración o propietario de la presa: − ¿Es la presa lo suficientemente segura? (comparación entre los riesgos estimados y los criterios sociales de tolerabilidad). − Si los riesgos no fueran tolerables, ¿cómo pueden ser reducidos? (medidas estructurales y no estructurales). − ¿Son los riesgos residuales, existentes tras las medidas de reducción, tolerables? (comparación de los nuevos riesgos con los criterios sociales de tolerabilidad). − ¿Cómo puede gestionarse la seguridad y los riesgos a largo plazo? (estrategia para implementar medidas de reducción del riesgo y, tras ello, vigilancia, auscultación, formación del personal, revisión de las Normas de Explotación, revisión de las primas de los seguros donde proceda y nueva revisión del riesgo). A contestar por la administración o propietario de la presa con la posible ayuda del equipo de técnicos que haya desarrollado el trabajo u otros profesionales independientes: − ¿Qué riesgos son tolerables? (se trata de aplicar políticas de reducción del riesgo que tengan en cuenta criterios de tolerabilidad razonables, aunando seguridad y economía y basándose en requerimientos legales o normativos). − ¿Qué decisión final se toma respecto a la presa? (no emprender ninguna acción o implementar directamente las medidas de reducción del riesgo). De lo anterior se puede deducir que en el marco de la seguridad de presas y embalses la administración o el propietario de la presa debe, al mismo tiempo, tener en cuenta las condiciones de contorno legales, normativas y políticas, los intereses generales de la sociedad y las normas ingenieriles o técnicas de buena práctica. Necesariamente conlleva consideraciones sociales y políticas relacionadas con la forma en que se reparte las inversiones entre diferentes necesidades o juicios de valor para otorgar un peso relativo a los diferentes riesgos (por ejemplo, entre el riesgo medioambiental y el riesgo de provocar pérdidas en la economía). 28 ANTECEDENTES Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas Def inir objetivos y planif icar estudio Recopilar inf ormación Inspeccionar presa y zona inundable Identif icar solicitaciones Identif icar modos de f allo y escenarios Def inir estados de solicitación Identif icar escenarios de rotura de la presa Estimar la respuesta del sistema Llevar a cabo el análisis tradicional Llevar a cabo análisis hidráulico de rotura Estimar la probabilidad de rotura Clasif icación según daños potenciales Estimar consecuencias de la rotura Evaluar el riesgo Representar criterios sociales de tolerabilidad Determinar la adecuación al estado del arte NO ¿So n lo s riesgo s existentes to lerables? INCIERTO Considerar posibilidades para reducir el riesgo Identif icar medidas provisionales para reducir el riesgo NO ¿Se cum ple el A LA R P ? Simular opciones para reducir el riesgo SÍ ¿Serían lo s ries go s to lerables? NO Rechazar esas opciones Gestionar los riesgos a largo plazo SÍ Seleccionar las opciones pref eridas e implementar estrategia Implementar una estrategia para reducir el riesgo Figura 2.4. Proceso General de la Declaración de Riesgo en una presa. Adaptado de ANCOLD [4]. ANTECEDENTES 29 M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos Al margen de lo anterior, en la exposición de las metodologías seguidas en diversos países del mundo ha podido comprobarse que existen diferentes niveles en la DR. Realmente no se trata de compartimentos estancos y rígidos sino que resulta más bien un continuo y, por tanto, las divisiones establecidas por diversos autores y organismos han de entenderse con flexibilidad, permitiendo el intercambio de componentes entre distintos niveles de estudio. Respecto a los niveles de DR indicados por el ANCOLD cabe indicar lo siguiente: ƒ Únicamente los niveles “Detallado” y “Muy detallado” deberían ser empleados, junto con los métodos tradicionales de análisis, para determinar si una presa concreta cumple los estándares de seguridad exigidos. ƒ Los niveles de “Cribado” y “Preliminar” solamente habrían de manejarse para jerarquizar los riesgos o para obtener una rápida identificación de aquellas cuestiones obviadas o no detectadas por el enfoque tradicional. ƒ En cualquier caso, muchos estudios de nivel “Detallado” serán utilizados tan solo para jerarquizar los riesgos. Por último, se recoge alguno de los aspectos recomendados por varios autores y organismos en relación con la planificación de trabajos antes de llevar a cabo la DR (ANCOLD [4], USBR [28] y Hartford y Baecher [73]): ƒ Establecer el propósito y objetivos del estudio así como la administración y el contexto en que se encarga. ƒ Determinar el tipo de DR, cuantitativa o cualitativa, así como el nivel requerido. También resulta esencial conocer con exactitud los fondos presupuestarios disponibles así como el plazo esperado y la urgencia del estudio. ƒ Conocer con detalle el contexto legal y normativo en que se desarrolla el análisis. ƒ Planificar la DR como un proceso sistemático, de forma similar a como se ha reflejado en la Figura 2.4. De hecho, puede haber sucesivas aplicaciones del proceso para una misma DR; iniciándose con un cribado y progresando hacia niveles más detallados hasta que se alcance una conciencia y conocimiento claros de los riesgos presentes. ƒ Respecto al enfoque tradicional, con el que se debe complementar la DR, es importante tener en cuenta una serie de premisas (Bowles et al [23 a 25 y 19] y ANCOLD [4]): − Los criterios del enfoque clásico, así como los criterios de tolerabilidad de la DR deben satisfacerse en el estudio. − El análisis sistemático de los modos de fallo, parte esencial de una DR, siempre asegura que no existan deficiencias pasadas por alto. − La jerarquización de riesgos proporciona una base para priorizar medidas y encargar nuevas y más detalladas investigaciones. − En un primer estadio de la revisión de seguridad, la necesidad de medidas urgentes es obvia si los estándares tradicionales no se cumplen o los riesgos se encuentran por encima del criterio de tolerabilidad. 30 ANTECEDENTES Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas − Si los riesgos se encuentran por debajo del límite de tolerabilidad, el principio ALARP es siempre aplicado para detectar qué riesgo adicional habría de ser reducido. − Si el estado del arte es cumplido, el principio ALARP puede aplicarse para observar qué medidas de reducción de riesgo estarían justificadas. ƒ Identificar con claridad los distintos actores participantes en el estudio y sus respectivas funciones y responsabilidades. ƒ Documentar la DR de forma progresiva conforme avance el trabajo y asegurar en todo momento la máxima transparencia y claridad. Los informes deben ser rigurosos y contener toda la información y criterio ingenieril necesarios, pero han de ser legibles para los políticos y la sociedad en general (USBR [28]). A continuación se muestra varias tablas (Tabla 2.1, Tabla 2.2 y Tabla 2.3) que recogen los distintos niveles aplicables actualmente en la DR. Nivel Tipo Información ingenieril Estimación de probabilidades de rotura Estimación de consecuencias Método para la evaluación de riesgo CRIBADO Cualitativo o cuantitativo Básica Cribado o preliminar Básica a moderada Básico PRELIMINAR Cuantitativo Moderada a básica Preliminar Moderada Moderado a básico DETALLADO Cuantitativo Avanzada a moderada Detallada Avanzada a moderada Detallado a moderado MUY DETALLADO Cuantitativo Muy avanzada a avanzada Muy detallada Muy avanzada a avanzada Detallado o muy detallado Tabla 2.1. Niveles de la Declaración de Riesgo. Fuente: ANCOLD [4] (año 2003). ANTECEDENTES 31 M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos Nivel Tipo Producto Personal técnico encargado Duración Métodos Información Empleada Archivo Presa Para un grupo de presas TPR Examinador Unas horas Prescrito y existente para este caso específico Observaciones de campo Condiciones conocidas Probabilidades históricas de rotura La anterior más: Experiencia del Ingeniero Señor Estudio hidrológico y sísmico “Baseline Risk Analysis” CFR (BRA) ROF Ingeniero Senior 1-2 días Árboles de eventos sencillos Cálculos con los antiguos manuales del USBR “Issue Evaluation” (estudio de detalle) ROF Equipo 1-10 días para reunión 1-20 días para doc. Árboles de eventos detallados Descomposición para estimar las probs. de cada respuesta La anterior más: Nuevos datos Experiencia del equipo ROF “Risk Reduction Analysis” (RRA) Identificación de alternativas Service agreement Equipo 1-10 días para reunión 1-10 días para doc. Lluvia de ideas basada en el BRA Resultados del Proyecto del BRA Evaluación de alternativas ROF Equipo 1-10 días para reunión 1-10 días para doc. Revisión de los árboles de eventos para cada alternativa Datos de campo, proyectos y estimación de costes Tabla 2.2. Niveles de la Declaración de Riesgo. Fuente: USBR [28] (año 2003). CFR: “Comprehensive Facility Review” TPR: “Technical Priority Ranking” ROF: “Report of Findings” 32 ANTECEDENTES Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas Nivel Tipo Objetivo Proporcionar una valoración inicial de los riesgos potenciales del sistema presa-embalse. Los resultados pueden ser punto de partida para niveles más detallados de análisis. Ámbito de análisis Implica la identificación de las solicitaciones que puede tener la presa así como un análisis de los modos de fallo y sus efectos para el sistema. Se desarrolla un modelo simple y cualitativo (árbol de eventos o fallos, etc). Se proporciona una primera valoración de las vulnerabilidades del sistema y una medida cualitativa del riesgo. Las potenciales consecuencias de una rotura se identifican pero no son modelizadas. 1 Cribado 2 Preliminar Indicar las prioridades para próximos análisis, inspecciones o datos de campo y prospecciones. Estudio cuantitativo que incluye todos los elementos del análisis de riesgo. El objetivo principal es obtener resultados consistentes. La estimación de probabilidades es aproximada mediante uso de guías técnicas, cálculos simplificados, etc. Se lleva a cabo análisis de sensibilidad aunque no el análisis formal de incertidumbre. 3 Detallado Estimar el riesgo asociado a la explotación basado en la información disponible, incluyendo una estimación de cómo responderá el sistema presa-embalse en el futuro. Los resultados pueden ser utilizados para tomar decisiones relacionadas con la seguridad si las consecuencias aguas abajo son significativas. No se requiere un grado de alcance y detalle extremo. Si se emplea juicio de experto es necesario llevar a cabo cálculos probabilísticos formales. Se lleva a cabo análisis de incertidumbre. 4 Muy detallado Igual que el Nivel 3; se requiere un mayor grado de detalle y alcance. Se diferencia del anterior nivel en la complejidad de las cuestiones, en el uso del juicio de experto para evaluar las incertidumbres epistémicas y en el desarrollo formal y riguroso de la metodología. Es probable la necesidad de realizar nuevas prospecciones y ensayos. Se lleva a cabo análisis de incertidumbre. 5 Máximo detalle Igual que el Nivel 3; se requiere el máximo grado de detalle debido a la magnitud de las consecuencias, la complejidad técnica y/o el uso que se dará a los resultados del estudio. Desarrollado en casos donde el nivel extremo de detalle y rigor es necesario y/o las consecuencias sociales y económicas de una rotura son críticas. Se tomará decisiones de alcance en relación con la seguridad de la presa y/o sus modificaciones. Se lleva a cabo un análisis global de las incertidumbres epistémicas. Tabla 2.3. Niveles de la DR según McCann (1998). Fuente: DEFRA [48]. ANTECEDENTES 33 M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos 2.5 Análisis de Riesgo El Análisis de Riesgo (AR) aplicado a la seguridad de presas y embalses tiene por objeto solventar una serie de aspectos sugeridos con anterioridad. En general, el proceso del AR implica las siguientes actividades (Hartford y Baecher [73] y USBR [28]): ƒ Definir el alcance, plazos y presupuesto del trabajo. ƒ Recopilar la información necesaria. ƒ Identificar y definir las solicitaciones o cargas. ƒ Analizar la probabilidad de ocurrencia de las solicitaciones. ƒ Identificar los modos de fallo o rotura. ƒ Analizar la respuesta de la presa y las probabilidades de rotura. ƒ Estimar las consecuencias provocadas por cada uno de los eventos de rotura. ƒ Estimar el riesgo existente (“Risk Estimation”). ƒ Llevar a cabo un análisis de sensibilidad e incertidumbre. ƒ Crear un informe documentado. ƒ Revisar y verificar el informe con ayuda de asesores expertos (si es posible). ƒ Actualizar el análisis (si es necesario). Como se ha mencionado, son varios los intentos que se ha llevado a cabo a nivel mundial, en diversas administraciones y por diversos especialistas, para desarrollar la DR y, más concretamente, el AR aplicado a la seguridad de presas y embalses. No obstante lo anterior, se puede colegir lo siguiente: ƒ A pesar de haberse realizado excepcionales trabajos en la materia (especialmente ANCOLD [4]; USBR [28]; Cyganiewicz & Smart [44]; DEFRA [48]; Fell et al [53] y Bowles et al [25, 24, 22, 20, etc.]), ninguna de las metodologías aplicadas hasta el momento en la realización del AR ha sido adoptada y reconocida a nivel mundial por su robustez y consistencia. ƒ La mayor parte de las ocasiones se ha tratado, más bien, de evaluar la seguridad de una presa considerada dentro de un sistema de embalses (“Portfolio Risk Assessment”). No ha existido consistencia en la estructura de las metodologías aplicadas. ƒ En el caso de presas individuales se ha intentado llevar a cabo un análisis cuantitativo pero centrado esencialmente en una solicitación o únicamente en varios modo de fallo específicos. ƒ Existe un amplio abanico de fundamentos, terminología y metodologías. A continuación se comenta brevemente, según el estado del arte, las diferentes tareas que componen el Análisis de Riesgo aplicado a la seguridad de presas y embalses. 34 ANTECEDENTES Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas 2.5.1 Recopilación de información Esta actividad es ineludible en cualquier tipo de estudio. En la Tabla 2.4 se recoge de forma detallada el tipo de aportación ingenieril y la naturaleza de la información que se precisa en función del nivel con que se esté desarrollando el Análisis de Riesgo. Nivel Naturaleza de la información necesaria y la aportación ingenieril ° Recopilar información sobre el proyecto, la construcción, la seguridad y la auscultación. ° Usar y adaptar los estudios hidrológicos y sísmicos existentes. ° Utilizar los estudios existentes sobre la estabilidad de la presa o utilizar juicio ingenieril, para presas de materiales sueltos (PMS). BÁSICO ° Comprobar la idoneidad de los filtros y la opción de sifonamiento en función de los datos disponibles en PMS. ° Comprobar la posibilidad de licuefacción en función de los datos disponibles y con juicio (PMS). ° Comprobar la estabilidad de presas de gravedad (PG) en función de los datos disponibles, mediante juicio ingenieril o con ayuda de cálculos básicos. ° Comprobar la fiabilidad de los equipos hidromecánicos y compuertas mediante juicio ingenieril. ° Efectuar una búsqueda detallada para recopilar información sobre el proyecto, la construcción, la seguridad y la auscultación. ° Efectuar un estudio hidrológico con los estándares del momento así como uno sísmico específico para la presa. ° Recalcular la estabilidad de la presa (PMS) con los datos disponibles. ° Comprobar la idoneidad de los filtros y la opción de sifonamiento con detalle, en función de los datos disponibles o con nueva información de forma limitada (en PMS). MODERADO ° Comprobar la posibilidad de licuefacción aplicando un método reconocido (por ejemplo, el de Seed&Idriss; 1.982) para obtener una probabilidad anual de excedencia (PAE) en función de los datos disponibles o con nueva información de forma limitada. (en PMS). ° Comprobar la estabilidad de presas de gravedad bajo el evento hidrológico utilizando el análisis convencional con propiedades estimadas para el cuerpo de presa y cimiento. Para el evento sísmico utilizar los métodos pseudoestáticos. ° Comprobar la fiabilidad de los equipos hidromecánicos y compuertas mediante juicio ingenieril e información histórica sobre su rendimiento. (Continúa en la página siguiente…). ANTECEDENTES 35 M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos Nivel Naturaleza de la información necesaria y la aportación ingenieril ° Efectuar una búsqueda detallada para recopilar información sobre el proyecto, la construcción, la seguridad y la auscultación. ° Efectuar un estudio hidrológico con los estándares del momento así como uno sísmico específico para la presa. ° Recalcular la estabilidad de la presa (PMS) teniendo en cuenta las deformaciones plásticas en rotura con detalle, con nuevas prospecciones y datos si es necesario. ° Comprobar la idoneidad de los filtros y la opción de sifonamiento con detalle, en función de los datos disponibles o con nueva información procedente de ensayos sobre el material del cuerpo de presa si es preciso. Llevar a cabo ensayos de erosionabilidad del filtro si es necesario (en PMS). ° Comprobar la posibilidad de licuefacción aplicando un método reconocido (p.ej.; Seed&Idriss-1982) para obtener una probabilidad anual de rotura mientras se produce licuefacción y después de haberse producido, en función de los datos disponibles o con nueva información si es preciso (en PMS). ° Comprobar la estabilidad de presas de gravedad bajo el evento hidrológico utilizando el análisis convencional con propiedades estimadas o inferidas de ensayos para el cuerpo de presa, las subpresiones y el cimiento en detalle. Para el evento sísmico utilizar el método de Newmark. ° Comprobar la fiabilidad de los equipos hidromecánicos y compuertas mediante análisis de fiabilidad básico. AVANZADO ° Efectuar una búsqueda detallada para recopilar información sobre el proyecto, la construcción, la seguridad y la auscultación. ° Efectuar un estudio hidrológico con los estándares del momento así como uno sísmico específico para la presa. ° Recalcular la estabilidad de la presa (PMS) teniendo en cuenta las deformaciones plásticas en rotura con detalle, con nuevas prospecciones y datos si es necesario. ° Comprobar la idoneidad de los filtros y la opción de sifonamiento con detalle, en función de los datos disponibles o con nueva información procedente de ensayos sobre el material del cuerpo de presa si es preciso. Llevar a cabo ensayos de erosionabilidad del filtro si es necesario (en PMS). ° Comprobar la posibilidad de licuefacción aplicando un método reconocido (p.ej.; Seed&Idriss-1982) para obtener una probabilidad anual de rotura mientras se produce licuefacción y después de haberse producido, en función de los datos disponibles o con nueva información si es preciso (en PMS). ° Comprobar la estabilidad de presas de gravedad bajo el evento hidrológico utilizando el análisis convencional con propiedades estimadas o inferidas de ensayos para el cuerpo de presa, las subpresiones y el cimiento en detalle. Para el evento sísmico utilizar el método de Newmark, modelizando la incertidumbre en los parámetros. Si es necesario utilizar modelos numéricos dinámicos lineales o no lineales. ° Comprobar la fiabilidad de los equipos hidromecánicos y compuertas mediante análisis de fiabilidad detallado. MUY AVANZADO (… Viene de la página anterior). 36 ANTECEDENTES Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas 2.5.2 Inspección de la presa y su zona inundable Resulta también imprescindible acometer una inspección concienzuda y detallada de la presa y su zona inundable (ANCOLD [4], USBR [28] y DEFRA [48]). En el primer caso, puede encontrarse las claves para actividades posteriores del AR y, el segundo, es fundamental para poder estimar las consecuencias de una eventual rotura o fallo. Todos los autores inciden en la necesidad de elaborar fichas que incluyan una lista detallada de los aspectos a revisar y, poco tiempo después de llevar a cabo la inspección, documentarlas mediante un informe. 2.5.3 Eventos de carga o solicitación Se entiende carga como las fuerzas que pueden actuar sobre la presa, su cimiento y los equipos hidromecánicos debido a solicitaciones externas. En particular, se considera las condiciones normales del embalse, el evento hidrológico, el sismo y cualesquiera acciones naturales o especiales que puedan incidir sobre la presa y su embalse (hielo, sedimentos, avalanchas, deslizamientos de ladera en el vaso, etc.). Además de las anteriores, también se debe tener en cuenta otras condiciones de carga que pueden actuar sobre la presa y derivar, según la respuesta de la presa y las acciones, en la rotura. Estas otras solicitaciones pueden ser (Hartford y Baecher [73]): ƒ Procesos de operación: respuesta de equipos, errores humanos, etc. ƒ Procesos de tipo interno: reacciones álcali-árido del hormigón, corrosión, fatiga, sifonamiento, erosión interna, etc. (DEFRA [48]). ƒ Acciones sociales: vandalismo, atentados, actos de guerra, etc. En cualquier caso, las cargas o solicitaciones que pueden crear riesgo en el sistema de la presa han de ser identificadas y seleccionadas mediante un proceso iterativo de cribado. Además, en estudios cuantitativos, es prescriptivo definir escenarios de carga (en general, diferentes de los escenarios de rotura) de la siguiente forma: ƒ Producir curvas de frecuencia, que enfrentan probabilidad anual de excedencia con una determinada magnitud, para definir un dominio de solicitaciones. ƒ Dividir ese dominio de solicitaciones en estados de carga que serán utilizados en el Análisis de Riesgo. Conviene reseñar que el primero de los anteriores aspectos también es común al enfoque tradicional de la seguridad en presas y embalses. En función de la forma en que se efectúe la partición del dominio de cargas se puede afectar la exactitud de los cálculos posteriores y, habida cuenta de la notable incertidumbre que se introduce en el análisis, todos los autores coinciden en la conveniencia de evitar errores computacionales durante el proceso. ANTECEDENTES 37 M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos 2.5.4 Modos de fallo La identificación de los modos de fallo o rotura es otro de los pasos esenciales del AR debido a que sienta las bases para el resto del proceso (Hartford y Baecher [73]). Dicha búsqueda obliga a una revisión sistemática de la presa a fin de averiguar la forma en que ésta, su cimentación o los equipos hidromecánicos pueden dejar de prestar sus servicios y/o romper bajo las cargas o solicitaciones impuestas. Estas pesquisas habrían de incluir: ƒ Revisiones de seguridad que aporten información específica de la presa y su entorno. ƒ Consideración de casos históricos de rotura o información sobre incidentes en presas similares. ƒ Realizar una lista de todas las causas de inicio de rotura y modos de fallo contemplados en la normativa vigente (como las guías técnicas). ƒ Efectuar consultas y preguntas específicas a las personas que explotan habitualmente la presa o las que han realizado el proyecto. ƒ Realizar árboles de eventos o árboles de fallo sencillos (apartado siguiente 2.5.5). Por último, se recuerda que existen diferentes grados de fallo o rotura en función de la severidad de las consecuencias, según la magnitud de los caudales provocados aguas abajo de forma incontrolada y el coste de las reparaciones precisas (ANCOLD [4], ICOLD [75], Douglas et al [50] y Foster et al [60]). En este sentido, un proceso sistemático y establecido para analizar los modos de rotura lo constituye el FMEA (“Failure Modes and Effects Analysis”) o el FMECA (“Failure Modes, Effects and Criticality Analysis”). El último añade al primero un tipo de jerarquización de los modos de fallo en función de su verosimilitud y la severidad de sus consecuencias sobre el sistema y, por tanto, suele efectuarse en AR cualitativos (ya que los cuantitativos evalúan, tanto la verosimilitud como la severidad, de forma explícita y detallada en las actividades siguientes del proceso). 2.5.5 Respuesta del sistema: probabilidad condicional de rotura El análisis de la respuesta del sistema implica modelizar el comportamiento de la presa frente a todos los escenarios de solicitación definidos anteriormente. Para ello, son necesarios los siguientes pasos (Hartford y Baecher [73]): ƒ Desarrollar un modelo adecuado a los requerimientos del estudio y determinar la información necesaria para emplearlo (Escuder [52]). ƒ Hacer funcionar el modelo para los diversos escenarios de carga establecidos. 38 ANTECEDENTES Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas ƒ Descomponer, en la medida de lo posible, el mecanismo de la rotura en elementos singulares o, en su caso, desarrollar un modelo global y complejo del sistema. Para ello puede utilizarse esquemas lógicos como los árboles de eventos o árboles de fallo. En general, existen diversos métodos para estimar las probabilidades condicionales de rotura en una presa, a saber (Fell et al [53], DEFRA [48], ANCOLD [4], USBR [28] y Kottegoda y Rosso [83]): ƒ Análisis basado en una comprensión detallada del proceso de rotura. Se trata del método más preciso y adecuado. Incluye análisis de fiabilidad (simulaciones de Monte Carlo, métodos FOSM, etc.) y diagramas lógicos, como árboles de eventos o fallos. En el mejor de los casos proporciona una función estadística de densidad. ƒ Juicio de Experto, que se trata de la opinión, sobre la verosimilitud de un evento, emitida por un ingeniero entrenado para ello y en condiciones controladas y específicas. Siempre satisface los axiomas de la probabilidad e incluye habitualmente los descriptores verbales de probabilidad. ƒ Comportamiento Histórico de otras presas similares en el pasado ya que, a pesar de que cada presa es única, cuando los métodos históricos se basan en una población numerosa de embalses y se ajustan en función de la edad de la presa analizada y sus condiciones constituyen una herramienta fundamental en estudios preliminares o como orden de magnitud. ƒ Juicio Ingenieril, entendido como la opinión profesional de un ingeniero cualificado. Se trata de una herramienta esencial a lo largo de todo el proceso. ƒ Análisis Tradicional o Clásico, que mediante un enfoque empírico considera de forma aislada cada una de las cargas. De las técnicas anteriores, sólo las tres primeras pueden generar una probabilidad anual y, por tanto, ser empleadas en un AR cuantitativo. El resto de métodos no pueden dar como resultado esa probabilidad, aunque resultan siempre una ayuda a lo largo de todo el proceso. De hecho, el juicio ingenieril es considerado ineludible a todos los efectos. 2.5.6 Probabilidad anual total de rotura Desde el punto de vista teórico, la estimación de la probabilidad anual de rotura es directa y necesita únicamente dos elementos (Mínguez [90], Harr [72] y Kottegoda y Rosso [83]): ƒ Las curvas de probabilidad anual de excedencia para definir los dominios de carga. ƒ Estimar la probabilidad condicional de rotura (la respuesta del sistema) dado un determinado escenario de carga. En general, la probabilidad de rotura se obtiene integrando en el dominio de rotura la función de densidad conjunta de todas las variables aleatorias involucradas en el ANTECEDENTES 39 M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos problema (ello implica la necesidad de definir dicho dominio). Por otra parte, en el caso que exista independencia entre todas las variables, la función de densidad conjunta sería igual al producto de las funciones de densidad (este proceso puede llevarse a cabo realizando una partición de las funciones en rangos). No obstante, a fin de calcular la probabilidad anual de rotura, tanto para los modos de fallo como para los escenarios de carga, es necesario analizar la independencia y/o la mutua exclusión. Sin embargo, habitualmente se utiliza una única carga crítica para definir la probabilidad condicional de rotura, lo cual remite directamente a la probabilidad anual de ocurrencia de la solicitación que provoca dicha rotura (Kreuzer [84] y DEFRA [48]). Esta aproximación es válida únicamente cuando se cumple lo siguiente: ƒ Se analiza un único mecanismo de rotura. ƒ Existe mínima incertidumbre en la magnitud de la carga que provoca la rotura. ƒ Existe mínima incertidumbre en la respuesta de la presa. La anterior aproximación ha sido empleada, sobre todo, para el modo de fallo por sobrevertido ya que, al margen de constituir una de las formas más habituales de rotura en presas, permite deducir empíricamente cuándo sobreviene el fallo. De esta manera, se ha utilizado distintas acepciones para denominar aquella avenida crítica que, presumiblemente, causa la rotura de la presa (Kreuzer [84]). Este planteamiento, de forma implícita, está considerando un único punto en la integral de la función de densidad conjunta al igualar la probabilidad anual de rotura con la probabilidad de aparición de la “avenida crítica”. De la función de densidad que representa la respuesta de la presa, sólo considera que la probabilidad de rotura toma el valor uno cuando aparece la soliticación asociada a esa “avenida crítica”. Se puede deducir que este planteamiento subestima la probabilidad de rotura para cargas ligeramente menores que la crítica, debido a que poseen una probabilidad finita, y sobrestima la probabilidad para la propia avenida crítica (para mejorar esta aproximación de la probabilidad anual de rotura, podría multiplicarse la probabilidad anual de presentación de esa “avenida crítica” por la probabilidad asociada a un cuantil de la respuesta de la presa; por ejemplo 0,95). Al igual que en el caso de la estimación de probabilidades condicionales de rotura, también se puede utilizar los métodos históricos y el juicio de experto (además del procedimiento analítico descrito) para evaluar la probabilidad anual de rotura. Por último, se destaca la conveniencia de efectuar análisis de incertidumbre y sensibilidad a los resultados (ANCOLD [4] y Hartford y Baecher [73]). De esta manera, se puede establecer el grado de confianza en las estimaciones efectuadas. El matiz entre ambos análisis se puede deducir a partir de las definiciones respectivas: ƒ Análisis de incertidumbre: determinación de la variación en la imprecisión de los resultados del modelo como resultado de llevar a cabo una variación conjunta de todos los parámetros involucrados. 40 ANTECEDENTES Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas ƒ Análisis de sensibilidad: determinación del cambio en la respuesta del modelo como consecuencia de variaciones en un parámetro concreto o en el modelo mismo. 2.5.7 Estimación de daños y consecuencias El análisis de las consecuencias provocadas por la rotura de la presa implica la estimación de las pérdidas directas e indirectas. En general, se trata de identificar las pérdidas potenciales y estimar su magnitud mediante una descripción probabilística (si es posible) y teniendo en cuenta la evolución temporal en las características del área potencialmente inundable. El USBR posee una metodología y recomendaciones punteras en este sentido (USBR [27 y 28]), realizando habitualmente simulaciones de Monte Carlo para determinar con una base probabilística las pérdidas esperadas por la rotura de una presa en diferentes escenarios de rotura. En general, es necesario estimar también las consecuencias económicas, inconmensurables, intangibles y comerciales de la rotura de la presa; aunque sólo se lleva a la práctica para niveles de análisis avanzados o muy avanzados. 2.5.8 Estimación de riesgo La Estimación de riesgo constituye la última actividad relacionada con el Análisis de Riesgo, ya que las siguientes fases del proceso de la DR pertenecen a la Evaluación de Riesgo. Dependiendo del nivel del análisis, la estimación de riesgos asociada al AR proporcionará información sobre una, algunas o todas las categorías siguientes (Hartford y Baecher [73]): − − − − − − Riesgo individual para las personas físicas. Riesgo social para la comunidad. Riesgo laboral sobre los trabajadores. Riesgo sobre el medio ambiente. Riesgo comercial. Riesgo social y económico. Por otra parte, los resultados de la estimación de riesgos deben quedar perfectamente estructurados para facilitar posteriormente la reducción de riesgo y el seguimiento del mismo. La forma habitual de representar los riesgos sobre la vida humana es a través de: ƒ Puntos discretos en una gráfica “f-N”; donde se representa en un eje la pérdida potencial de vidas humanas asociadas a un determinado modo de rotura o escenario, y en el otro, la probabilidad anual de ocurrencia del correspondiente modo de fallo o escenario (ver Fig.2.3). ANTECEDENTES 41 M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos ƒ Curvas en una gráfica “F-N”, que integra los puntos de la anterior gráfica y representa la pérdida potencial de vidas humanas frente a la probabilidad acumulada de ocurrencia (ver Fig.2.6). Aunque existen descriptores diversos para calcular el riesgo de forma cualitativa (ANCOLD [4]), en el análisis cuantitativo es habitual representar un árbol de eventos simplificado que incluya los modos de fallo principales y las consecuencias derivadas para consignar, finalmente, el riesgo total (USBR [28]). Por tanto, el riesgo se estima combinando las probabilidades de ocurrencia de los escenarios de solicitación, las probabilidades condicionales de rotura, y la magnitud de las consecuencias y sus distribuciones de probabilidad correspondientes. De forma esquemática, también puede representarse el riesgo por su valor esperado (USBR [28] y Hartford y Baecher [73]): Riesgo = Σ [ P(eventos carga) x P(rotura⏐eventos) x P(consecuencias) ] (Ec. 2.1) (Donde el símbolo “⏐” representa probabilidad condicional). 2.6 Evaluación de Riesgo La Evaluación de Riesgo (ER) es una cuestión que compete esencialmente a la administración, organismo o entidad privada que explota la presa. En cualquier caso, siempre habría de cumplirse los requerimientos legales y normativos existentes en cada país así como las expectativas de la comunidad social afectada (dado que una presa constituye un riesgo impuesto, a diferencia del asumido voluntariamente cuando se viaja en avión o se conduce por la carretera, por ejemplo). Esencialmente, la ER sienta las bases de lo que ha de constituir el riesgo tolerable, para el que se ha dado una definición asumida mundialmente según lo establecido por la “Health and Safety Executive” (HSE) del Reino Unido en el año 1999. Esta implica: ƒ Se puede convivir con los riesgos existentes y, al mismo tiempo, asegurar unos determinados beneficios sociales en contrapartida. ƒ El riesgo se ubica en un rango no entendible como despreciable o ignorable. ƒ Se necesita revisar cada cierto tiempo, y de manera sistemática, el riesgo. ƒ Se tiene que reducir el riesgo hasta el máximo de nuestras posibilidades teniendo en cuenta la primera de las premisas (en definitiva se trata del principio ALARP). A continuación se presenta la Evaluación de Riesgo propuesta por el USBR [28] y el ANCOLD [4] en estudios cuantitativos, considerando que representan las más consistentes y fundamentadas del mundo. Actualmente, el USBR representa sus criterios de tolerabilidad en una gráfica “f-N” y tiene en consideración los modos de fallo que se haya identificado para cada uno de 42 ANTECEDENTES Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas los escenarios de solicitación. Una vez representados como puntos discretos los riesgos asociados a cada uno de los modos de fallo, divide el espacio de riesgo en tres regiones ficticias (A, B y C en la Figura 2.5); donde las rectas inclinadas cuarenta y cinco grados representan isolíneas de igual riesgo. Figura 2.5. Evaluación de Riesgo del Bureau of Reclamation. Fuente: USBR. Eje Vertical (“f”): Probabilidad Anual de Rotura. Eje Horizontal (“N”): Pérdida Potencial de Vidas Humanas. En función de la ubicación en que se encuentre el punto discreto, que representa el riesgo estimado para el modo de fallo, establece: ƒ En “A” se necesita emprender acciones inmediatas; en menos de 90 días. ANTECEDENTES 43 M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos ƒ En “B” se cubre una amplia variedad de acciones que pueden resultar válidas en función del presupuesto disponible y las prioridades generales de ese momento. La reducción de riesgo debe completarse antes de 7 años. ƒ En “C” existe una menor necesidad de actuar o llevar a cabo estudios. Se trata de un área con riesgo tolerable y, por tanto, segura. El ANCOLD, por el contrario, utiliza un procedimiento distinto para proponer sus criterios de tolerabilidad de riesgo. Respecto al más sencillo caso del USBR, la aplicación de la ER según este organismo implica: ƒ Utilizar un gráfico del tipo “F-N”. ƒ Debido a lo anterior, es necesario integrar todos los riesgos reflejados previamente en una gráfica “f-N”. ƒ Dicha integración de riesgo se propone realizarla sobre los escenarios, y no sobre los modos de fallo. ƒ Cada presa poseerá una curva integral “F-N” propia. ƒ Este procedimiento obliga a extrapolar la curva individual de la presa si queda restringida únicamente a una región del espacio integral de riesgo. En la Figura 2.6 quedan representados gráficamente los criterios de tolerabilidad del ANCOLD, en definitiva: ƒ Para presas existentes, un riesgo individual para la persona física o grupo de personas físicas que se encuentran expuestas a un mayor riesgo (viviendas concretas más cercanas a la presa, etc.), que sea mayor que 10-4 anual resulta inaceptable, salvo en circunstancias excepcionales. ƒ Para nuevas presas o cambios sustanciales en presas existentes, un riesgo individual para la persona física o grupo de personas físicas que se encuentran expuestas a un mayor riesgo que sea mayor que 10-5 anual resulta inaceptable, salvo en circunstancias excepcionales. ƒ Para presas existentes, un riesgo social (la muerte de un número elevado de personas no determinadas, como las que habitan en una ciudad situada aguas abajo de un presa, usuarios de infraestructuras ubicadas aguas abajo, etc.) que sea mayor que la curva límite de la Figura 2.6 es inaceptable, salvo en circunstancias excepcionales. ƒ Para nuevas presas o cambios sustanciales en presas existentes, un riesgo social que sea mayor que la curva límite de la Figura 2.6 es inaceptable, salvo en circunstancias excepcionales. ƒ En cualquier caso, todos los riesgos deben ubicarse por debajo de los límites establecidos anteriormente hasta el grado o nivel que determine el principio ALARP. 44 ANTECEDENTES Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas Riesgo Social Tolerado: F,N (ANCOLD; 2.003) 1.E-01 Probabilidad Anual de Rotura con Pérdida de Vidas Humanas>N , F 1.E-02 El riesgo es inaceptable salvo en circunstancias excepcionales 1.E-03 1.E-04 LÍMITE TOLERABLEPRESAS EXISTENTES 1.E-05 1.E-06 LÍMITE TOLERABLENUEVAS PRESAS 1.E-07 El riesgo sólo es tolerable si satisface el criterio "ALARP" 1.E-08 1.E-09 0.1 1 10 100 1000 10000 100000 Pérdida Esperada de Vidas Humanas Equivalentes, N Límite (F,N) tolerable-nuevas presas Límite (F,N) tolerable-presas existentes Figura 2.6. Evaluación de Riesgo preconizada por el ANCOLD. Adaptado de ANCOLD [4]. Como puede apreciarse, el ANCOLD exige la aplicación sistemática del principio ALARP en todas y cada una de las evaluaciones de riesgo que se lleve a cabo (ANCOLD [4]). En cualquier caso, la ER debería considerar también los siguientes riesgos: ƒ Riesgo de pérdidas económicas sobre la comunidad o la sociedad. ANTECEDENTES 45 M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos ƒ Riesgos inconmensurables, como el que puede producirse sobre la salud pública o el medio ambiente. ƒ Riesgos intangibles, como los traumas psicológicos sobre familiares de víctimas, pérdidas de patrimonio arqueológico o cultural, etc. ƒ Riesgos comerciales, sobre negocios o industrias que dependan de la presa o, incluso, la pérdida de prestigio social y reputación. Conviene reseñar que en el caso de estudios cualitativos se emplea habitualmente el principio ALARP como instrumento para desarrollar la ER. Finalmente se presenta una tabla que resume los métodos existentes a fin de llevar a cabo la ER; se discretiza las técnicas en función del nivel que se aplique a dicha evaluación. Nivel ° Cualitativo, o Descripción General BÁSICO ° Riesgo social e individual aplicando los criterios del ANCOLD y el USBR para jerarquizar los riesgos e identificar los escenarios o modos de fallo más determinantes ° Riesgo social e individual aplicando los criterios del ANCOLD y el USBR para jerarquizar los riesgos e identificar los escenarios o modos de fallo más determinantes. ° Estimar los riesgos económicos y financieros para identificar los modos de fallo críticos. ° Riesgo social e individual aplicando los criterios del ANCOLD y el USBR para jerarquizar los riesgos e identificar los escenarios o modos de fallo más determinantes. MODERADO AVANZADO ° Estimar los riesgos económicos y financieros para identificar los modos de fallo críticos. ° Medidas de reducción estimadas en términos de coste para salvar una vida estadística. ° Riesgo social e individual aplicando los criterios del ANCOLD y el USBR para jerarquizar los riesgos e identificar los escenarios o modos de fallo más determinantes. MUY AVANZADO ° Estimar los riesgos económicos y financieros para identificar los modos de fallo críticos. ° Medidas de reducción estimadas en términos de coste para salvar una vida estadística. ° El análisis debería incluir la incertidumbre asociada a cada uno de los elementos considerados. Tabla 2.6. Métodos de Evaluación de Riesgo. Fuente: ANCOLD [4] - (año 2003). 46 ANTECEDENTES 3 Aplicación Tras una exhaustiva revisión del término “riesgo” y su influencia sobre el sistema “presa-embalse”, el planteamiento de la investigación que da lugar al presente documento se fundamenta en el desarrollo y aplicación para casos españoles de: ƒ Análisis de Riesgo completo. ƒ Evaluación de Riesgo mediante curvas “f-N” y “F-N”, siguiendo las premisas del ANCOLD [4] y USBR [28]; sin la aplicación del principio ALARP. Para llevar a cabo el Análisis de Riesgo y la parte de la Evaluación de Riesgo reseñada se ha escogido dos presas españolas, de titularidad estatal; una de gravedad y otra de materiales sueltos. En ambos casos, por cuestiones didácticas y en busca de la máxima claridad en la exposición, los resultados incluidos han sido revisados previamente y no se corresponden exactamente con las circunstancias reales. En el desarrollo del trabajo, se ha tenido en consideración el enfoque general preconizado por el Bureau of Reclamation (administración hidráulica adscrita al Ministerio de Interior de los Estados Unidos de Norteamérica) y el recomendado por el ANCOLD (Cómite Nacional de Grandes Presas Australiano). Se concluye con la inferencia de las ventajas e inconvenientes de ambos y se extrae conclusiones válidas de cara a una futura implementación del proceso en España. De esta manera, se espera contribuir a sentar las bases para la DR en presas individuales de gravedad y materiales sueltos. M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos En relación con los niveles de análisis descritos (véase el apartado 2.4), el presente trabajo de investigación podría enmarcarse en las siguientes categorías: ƒ ANCOLD: Preliminar. ƒ U.S.Bureau of Reclamation: Baseline Risk Analysis produciendo como resultado un documento a medio camino entre un CFR y un Issue Evaluation. ƒ Mc Cann: Nivel 2: Preliminar. 3.1 Justificación de la metodología A continuación se concreta someramente aquellos aspectos específicos que han sido utilizados y aplicados en el presente trabajo; centrado en el estudio de los riesgos debidos a solicitaciones de tipo externo e interno. Por tanto, no se ha considerado las posibles solicitaciones derivadas en procesos de operación o acciones antrópicas. Además, se ha desglosado la exposición a partir de los dos grandes elementos que conforman la Declaración de Riesgo: el análisis y la evaluación de riesgos. De cara a elaborar una metodología propia que sea robusta, se ha tomado como referencias principales las guías del ANCOLD [4] y USBR [28] y el trabajo desarrollado por Hartford y Baecher [73]. En los siguientes apartados se desarrolla con mayor detalle sus principios y recomendaciones generales. 3.1.1 3.1.1.1 Análisis de Riesgo Recopilación de información y contexto El esfuerzo de recopilar la mayor cantidad de información posible sobre la presa estudiada es muy importante, tanto con el enfoque tradicional de la seguridad como con el basado en riesgo. Por tanto, se ha reunido documentos genéricos que pueden denominarse de distinta manera en cada país. Entre ellos se puede apuntar: − − − − − − − − − − − Estudios previos de soluciones o anteproyectos. Informes geológicos e investigaciones “in situ” efectuadas en el pasado. Proyecto de construcción con las eventuales revisiones o modificados. Estudios de impacto ambiental y declaración. Informes de la construcción con sus correspondientes fotografías. Informes geológicos posteriores al proyecto. Proyecto de liquidación. Informes de seguridad. Informes de auscultación. Normas de explotación y plan de emergencia. Informes sobre incidentes; etc. 48 APLICACIÓN Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas En paralelo con la anterior actividad, en los dos casos se ha tenido conversaciones con los ingenieros responsables de la explotación o construcción y su equipo, así como con cualquier otra persona relacionada directamente con la presa. Cuando ha resultado factible, también se ha conversado con las personas involucradas en el diseño y construcción de la presa. De la misma forma, se ha llevado a cabo una inspección detallada de la presa y su zona inundable. No obstante, una vez revisada la documentación y antes de tener la visita de campo se ha concretado los siguientes aspectos: ƒ Definición del sistema del embalse, es decir, la presa/s, el aliviadero/s, el o los desagües diversos, tomas, vaso, cuenca drenante, zona inundable aguas abajo, sistemas de auscultación y de seguridad hidrológica, etc. ƒ Descripción para cada uno de esos componentes del sistema. ƒ Prognosis de cómo puede cambiar el riesgo en ellos a lo largo del tiempo por deterioro, modificaciones, mejora de auscultación, cambio de población aguas abajo, cambio del personal de explotación, cambio en las normas de explotación o la implementación del plan de emergencia, etc. Además, en la pertinente visita a las presas se ha indagado los potenciales modos de rotura y durante la inspección de la zona inundable se ha considerado las posibles consecuencias derivadas del paso de caudales extraordinarios. 3.1.1.2 Eventos de carga: escenarios En los casos de estudio presentados, se ha definido los escenarios de solicitación partiendo de unos eventos de naturaleza estática, hidrológica y sísmica. Se ha descartado, por tanto, escenarios relacionados con errores de operación, terrorismo, incendio, deslizamientos de ladera en el vaso, etc. De esta forma, en aras de la máxima claridad se utiliza la acepción “evento” para concretar la naturaleza de la solicitación que permite definir un determinado escenario de carga. Dentro del marco del análisis de riesgos, se entiende este último como la combinación única de estados (evento de inicio, nivel previo de embalse, caudal fluyente, etc.) en el sistema “presa-embalse”. 3.1.1.2.1 Evento de cargas estáticas El dominio de cargas estáticas (por dominio se entiende el rango total de magnitudes que pueden presentarse) se deriva habitualmente del registro histórico de niveles en el embalse, aunque habría de eliminarse los valores máximos por corresponder al evento hidrológico. Lógicamente, la función de distribución ajustada se considera representativa de las condiciones previsibles para el periodo en que se realiza el AR, aunque también sería posible llevar a cabo una extrapolación de niveles o emprender una simulación estocástica de niveles (Fell et al [53]). APLICACIÓN 49 M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos Conviene reseñar que los niveles de embalse dependen directamente de la forma en que se explote el embalse y sus usos; por consiguiente, cualquier cambio en los mismos se ha tenido en cuenta. Por otra parte, se ha definido los escenarios estáticos, únicamente, a partir del nivel de la lámina libre de agua, aunque se podrían haber identificado a partir del estado de diversos componentes o elementos del embalse (por ejemplo: nivel previo, situación de las compuertas y órganos de desagüe, velocidad del viento, caudal entrante al embalse, etc.). En tal caso, la probabilidad de ocurrencia para dicho escenario se obtendría multiplicando las probabilidades discretas del estado de los componentes (asumiendo que fuesen independientes entre sí). Cuando se ha evaluado los niveles de embalse se ha tenido en mente el modo de fallo considerado dado que niveles concretos pueden llegar a determinar un umbral como, por ejemplo, la cota a la que se ubica una anomalía geológica susceptible de iniciar un determinado modo de rotura. Para otros modos se ha aplicado un rango continuo de niveles (USBR [28]). Al tratarse este estudio de un AR preliminar o de Nivel 2 (apartado 2.4), tal y como es habitual, se ha supuesto el embalse fijo al Nivel Máximo Normal (N.M.N). 3.1.1.2.2 Evento hidrológico Para el caso del evento hidrológico, lo normal es emplear un caudal o nivel punta en el embalse y relacionarlo con una probabilidad anual de excedencia. La parte con menores períodos de recurrencia se ha obtenido mediante los trabajos habitualmente efectuados en España, partiendo de un análisis de frecuencia y ajustando a una función de máximos (CNGP [37]). Sin embargo, en el contexto de los AR es necesario estimar probabilidades todavía mucho más bajas y, por tanto, se ha recurrido a la realización de notables extrapolaciones. En fases más avanzadas del análisis podría contemplarse el estudio de paleo-avenidas al objeto de facilitarlas (USBR [28]; Stedinger et al [106] y Putcha et al [97]). Tal y como resulta habitual en estudios preliminares o dedicados a un sistema de presas, se ha supuesto que se parte del N.M.N. en el evento hidrológico. 3.1.1.2.3 Evento sísmico Para el evento sísmico, la variable utilizada para definir los escenarios de carga ha sido una representación del nivel de movimiento generado en el terreno, en concreto, la aceleración horizontal. Este parámetro integra todas las posibles contribuciones, amplificadores o amortiguadores de la energía del sismo. A veces se emplea otros parámetros, como el espectro de respuesta, o se trata de analizar por separado las variables contribuyentes aunque, en cualquiera de los casos, para estadios más avanzados del análisis la función probabilística de excedencia debería fundamentarse sobre un estudio sismo-tectónico. En presas de materiales sueltos también debe tenerse en cuenta la influencia de la licuefacción que, además de la aceleración, también se hace depender de la magnitud 50 APLICACIÓN Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas del sismo (Gutiérrez et al [71] y [67]). Sin embargo, en la ataguía de materiales sueltos se ha despreciado esta influencia al emplear un procedimiento simplificado y resultar el riesgo sísmico mucho menor que el asociado a los eventos estático e hidrológico. 3.1.1.3 Modos de fallo La identificación de los modos de fallo es una parte fundamental del proceso del AR y, además, determina la magnitud y contexto del trabajo restante. Una de las técnicas más utilizadas para revisarlos sistemáticamente es el FMEA (“Failure Modes and Effects Analysis”) utilizado por primera en la industria aeroespacial (ANCOLD [4] y Hartford y Baecher [73]); comprende: ƒ Realizar una lista de todos los componentes de la presa y su embalse. ƒ Encontrar la forma en que cada componente puede dejar de desempeñar su función considerando todas las solicitaciones posibles. ƒ Estimar los efectos de dicho fallo sobre el sistema. La anterior actividad se ha desarrollado con el máximo nivel de detalle posible, diferenciando los componentes concretos donde puede iniciarse el mecanismo de rotura, y estimando si dicho proceso es susceptible de terminar en rotura catastrófica o un simple incidente. De esta forma, se ha concluido el análisis desechando aquellos modos de fallo que resultaban en un riesgo efectivo despreciable. 3.1.1.4 3.1.1.4.1 Probabilidad condicional de rotura Juicio ingenieril y juicio de experto Para estimar la probabilidad condicional de rotura se ha empleado diversas aproximaciones al problema, brevemente mencionadas en el estado del conocimiento (apartado 2.5.5). Ahí se ha apuntado la necesidad de aplicar, a lo largo de todo el proceso, el juicio ingenieril como herramienta fundamental para discernir el orden de magnitud de las cosas y su importancia relativa. También se ha destacado la utilidad del juicio de experto a la hora de asignar probabilidades totales así como para componer las probabilidades condicionales dentro de los nodos de un árbol de eventos o para un determinado mecanismo de rotura en función de la información disponible. 3.1.1.4.2 Método tradicional Se ha utilizado el tradicional enfoque determinista basado en evaluar la seguridad mediante coeficientes de seguridad que relacionan resistencias con solicitaciones. Esta técnica obliga a emplear magnitudes fijas y exactas en las variables que influyen en el problema y, al final del cálculo, no proporciona una información clara sobre “lo cerca que nos encontramos de la rotura”. Dentro del contexto del análisis de riesgos, se ha manejado para determinar algún umbral de rotura, aunque aquí se recomienda usar en los cálculos los valores esperados APLICACIÓN 51 M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos para las variables y no los más conservadores; estos últimos serían los utilizados en un diseño convencional clásico. 3.1.1.4.3 Métodos históricos Además se ha contado con los métodos históricos que utilizan el comportamiento pasado de otras presas similares para inferir una frecuencia de fallo o rotura. Resulta habitual separar el análisis para las fases del primer llenado, o los cinco primeros años de funcionamiento, y el resto de años de vida. A pesar de que cada presa es única, cuando los métodos históricos se basan en una población numerosa de embalses y se ajustan en función de la edad de la presa analizada y sus condiciones particulares, constituyen una herramienta muy valiosa. Estos métodos no suelen tener en cuenta el nivel de embalse ni los detalles últimos de la presa (Foster et al [60] y Douglas et al [50]) y, por tanto, han sido aplicados en la presa de gravedad y en la ataguía de materiales sueltos para establecer una probabilidad inicial de referencia en alguno de los modos de rotura y como comprobación de los cálculos posteriores. 3.1.1.4.4 Análisis Por último, se ha aplicado el método consignado como análisis que, en el presente caso, se contextualiza dentro de la mencionada toma de decisiones bajo incertidumbre. Además se trata de un análisis basado en una técnica probabilística que podría englobarse dentro de las que incluyen, o se denominan, “análisis de fiabilidad” (Mínguez [90]). Enlazando con lo anterior, se puede empezar por establecer una clasificación taxonómica de la incertidumbre manejada (véase también el apartado 2.2). Por tanto, se diferencia: ƒ Variabilidad natural: relacionada con la aletoriedad inherente a los procesos físicos tanto en el tiempo como en el espacio. ƒ Incertidumbre epistémica: asociada a la limitación de información y el conocimiento exacto de la realidad. Puede desglosarse en la incertidumbre relativa al modelo que se define para describir el proceso físico y la vinculada a los parámetros (inferencia de valores procedentes de ensayos, errores de lectura o ejecución, etc.). ƒ Incertidumbre en la toma de decisiones: surge a raíz del limitado conocimiento sobre el estado del sistema analizado (circunstancias ocurridas durante la construcción o explotación, deterioro, errores humanos, etc.) así como de los objetivos sociales que se persiguen (vida útil esperada, beneficio social esperado, capacidad de inversión, etc.). Por otra parte, las aproximaciones a la teoría de la probabilidad y su aplicación han sido diversas a lo largo de la historia. En este momento, es importante resaltar que la técnica seguida para inferir la probabilidad de fallo en el contexto de la seguridad de presas constituye una amalgama que utiliza los postulados clásicos, tradicionalistas y bayesianos (Hartford y Baecher [73]). 52 APLICACIÓN Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas A fin de aclarar brevemente la forma en que se aplicado los distintos postulados probabilísticos se utiliza un ejemplo sencillo. Es fácil comprender la diferencia entre llevar a cabo un análisis de frecuencia con un “dado del parchís” (en esencia, igual que el de un Ingeniero Industrial cuando estudia las manchas en el capó de los coches a la salida de la factoría, un Aeronáutico cuando examina la resistencia de los remaches en un avión o un Ingeniero Civil cuando efectúa un ajuste a extremos hidrológicos con métodos clásicos) o analizar la “posición de los naipes” una vez barajados (en esencia, igual que cuando un Ingeniero Civil analiza el ángulo de fricción en una formación geológica o en el cuerpo de una presa). El ejemplo de los “naipes” parece mucho más complejo que el del “dado de parchís”, y puede mostrar la necesidad del enfoque bayesiano cuando se dispone de muy pocos datos. No debe olvidarse que este enfoque tiene su mayor cabida en el contexto geotécnico o estructural donde se intenta modelizar sistemas complejos y habitualmente muy prefijados por la naturaleza (como una cimentación de presa o sus materiales). Donde un Industrial tiene miles de muestras procedentes del árbol de levas de un coche, un Geotécnico dispone de escasos sondeos o ensayos. Esto hace que sea estrictamente necesario el uso del juicio ingenieril y la subjetividad. Continuando con la estimación de la probabilidad condicional de rotura, existe múltiple y compleja bibliografía al respecto y, a menudo, se confunde entre sí métodos, conceptos y herramientas. No obstante, los pasos seguidos en el presente documento para definir la probabilidad de rotura mediante análisis han sido: I. Definir un modelo que represente la respuesta del sistema; puede ser determinista o numérico. En este último caso se ha basado en diferencias finitas o simples cálculos. En caso de ser determinista, lo habitual es utilizar una función de estado, como el clásico coeficiente de seguridad. II. Describir los parámetros de entrada al modelo, tanto los fijados completamente como los considerados variables aleatorias. Para estas últimas, se ha utilizado la esperanza matemática y la desviación típica (momentos de primer y segundo orden), aunque siempre es deseable disponer una función de distribución. III. Delimitar de forma concreta cuál es el criterio de fallo o rotura considerado; puede tratarse de una deformación o tensión máxima o un valor límite para el coeficiente de seguridad clásico. IV. Escoger un método para describir estadísticamente los resultados obtenidos al utilizar el modelo de respuesta, con los parámetros de entrada estimados y el criterio de fallo escogido. Aquí es donde se ha obtenido la conclusión final materializada a través de: − La función de distribución de la probabilidad de rotura. − Un coeficiente de fiabilidad. La mejor manera de estimar directamente la función de distribución de la probabilidad de rotura es a través de simulaciones por Monte Carlo. Se trata de una serie de experimentos numéricos efectuados con un modelo que puede ser de cualquier tipo, APLICACIÓN 53 M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos bien numérico, una fórmula matemática, un árbol de eventos, o una combinación de los mismos. Sólo precisa que las variables aleatorias de entrada sean definidas mediante su función de distribución o densidad (Harr [72]; Kottegoda y Rosso [83] y USBR [28]). En este trabajo no se ha utilizado las técnicas de Monte Carlo, aunque sí se ha estimado una partición en rangos para dicha función de distribución. Es decir, se ha obtenido de forma aproximada la integral de la función de densidad conjunta para todas las variables aleatorias involucradas. Para ello se ha empleado el coeficiente de fiabilidad, índice que proporciona una medida de la seguridad del sistema y refleja tanto la mecánica del problema como la incertidumbre en las variables aleatorias que lo condicionan (Harr [72] y Kottegoda y Rosso [83]). Se desarrolló en la ingeniería estructural para tener una medida de la fiabilidad relativa entre sistemas sin necesidad de conocer la forma exacta la función de distribución precisa para estimar la probabilidad de rotura. Este índice es el número de desviaciones típicas que separan la esperanza matemática de la función de estado (el coeficiente de seguridad, por ejemplo) y su estado límite (ver Figura 3.1). Proporciona una medida relativa de la seguridad que obvia completamente la distribución de probabilidad que realmente tiene la función de estado. En el presente caso, al querer obtener una probabilidad de fallo en lugar de esa medida relativa, se ha hecho necesario conocer la distribución de probabilidad que posee la función de estado. Aplicando el juicio ingenieril, se ha escogido una distribución lognormal y se ha obtenido la probabilidad de rotura a partir de esta función de distribución y el coeficiente de fiabilidad calculado. Momentos estadísticos de los parámetros Momentos de la función de estado Modelo de estabilidad para el talud Figura 3.1. Índice de fiabilidad en la estabilidad de taludes. Fuente: Profesor Wolff en [107]. Los métodos habitualmente empleados para obtener el coeficiente de fiabilidad son los basados en la teoría lineal de segundo orden (FOSM) o los de primer orden (FORM). 54 APLICACIÓN Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas En definitiva, permiten obtener distribuciones de probabilidad derivadas, es decir, asociadas a una función (la de estado) de diferentes variables aleatorias. La distribución de probabilidad asociada a esta función de estado depende de la distribución de probabilidad de las variables aleatorias que la forman así como de las relaciones funcionales del modelo de estado (que es un jacobiano). Al resultar la solución analítica para esa función de distribución derivada inabordable, se utiliza aproximaciones como las de los métodos mencionados (Mínguez [90]). En el presente documento se ha aplicado la teoría lineal de segundo orden (FOSM) mediante el método de las Series de Taylor. Para calcular el coeficiente de fiabilidad (β) se ha obtenido los momentos de primer orden de la función de estado (el coeficiente de seguridad “FS”) y, al haber asumido una distribución lognormal para la función de estado, el coeficiente de fiabilidad se ha obtenido según la expresión: β= Ε[Ln(FS )] − Ln(FS crít ) σ Ln ( FS ) (Ec. 3.1) donde (FScrít) es el valor crítico escogido para la función de estado, es decir, aquel que delimita el estado límite que precede a la rotura o el funcionamiento incorrecto del sistema. Para ello se ha efectuado un desarrollo en serie de Taylor de la función de estado alrededor de los valores medios. De esta manera, se puede demostrar que la esperanza matemática de la función de estado se obtiene evaluándola, a su vez, con la esperanza matemática de las variables aleatorias involucradas según: Ε[Ln (FS )] = FS (Ε[ X 1 ], Ε[ X 2 ], K , Ε[ X n ]) (Ec. 3.2) donde las (Xi) representan a las variables aleatorias (cohesión, ángulo de fricción, permeabilidad, módulo de elasticidad, etc.) También es demostrable que la varianza de la función de estado se calcula a partir de la siguiente expresión: ⎛ ∂FS ∂FS ⎞ ⎛ ∂FS ⎞ 2 ⎜ ⎟ Var [FS ] = ∑ ⎜ ⎜ ∂Χ ⎟ ⎟ σ Χi + 2∑ ⎜ Χ Χ ⎟ρ Χ i , Χ j σ Χi σ Χ j i ⎠ i j ⎝ ⎝ ⎠ 2 (Ec. 3.3) donde (ρ) es el coeficiente de correlación entre las variables aleatorias (Xi) y (Xj) y (σ) es la desviación típica de las variables aleatorias. En nuestro caso, al considerar estas últimas independientes entre sí, el segundo sumando de la ecuación se ha hecho cero. Las derivadas parciales de la ecuación 3.3 son calculadas en el valor medio de cada una de las variables aleatorias y, en el presente trabajo, han sido estimadas numéricamente utilizando diferencias finitas. APLICACIÓN 55 M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos Con lo anteriormente indicado, la probabilidad de rotura o funcionamiento incorrecto del sistema se ha aproximado a partir de la expresión: Pr f = 1 − Φ (β ) (Ec. 3.4) donde Φ (β ) (implica evaluar una distribución normal estándar para el coeficiente de fiabilidad definido en la ecuación 3.1. Por último, se hace mención a los árboles de eventos, también utilizados en el presente documento para evaluar probabilidades en el caso de los modos de rotura asociados al sifonamiento y la erosión interna. Con estas representaciones gráficas se refleja la secuencia lógica de ocurrencia para una serie de eventos o estados concretos del sistema. El árbol representa un modelo determinista de los estados funcionales binarios de la presa y aplica un análisis de tipo inductivo (Hartford y Baecher [73]). Cada uno de los nodos representa una situación en la que dos o más eventos, excluyentes entre sí, pueden acaecer habida cuenta de que los eventos existentes en un camino precedente al nodo ya han ocurrido. Por tanto, para cada una de las ramas que surgen del nodo se asigna una probabilidad condicional de ocurrencia de tal forma que todas sumarán la unidad. Aplicando la teoría matemática de la probabilidad (Harr [72]) puede colegirse que multiplicando los valores a lo largo de uno de los caminos que atraviesan el árbol se obtiene la probabilidad de ocurrencia para el evento recogido en el último nodo. Los árboles de eventos, realmente, no están vinculados directamente a ningún método probabilístico. De hecho, los valores de probabilidad en los nodos se han estimado mediante las diferentes formas ya mencionadas. En particular: ƒ Cálculo de la probabilidad de insatisfacción de algún criterio a partir de una función que tiene en cuenta la variabilidad de los parámetros involucrados y los modelos analíticos (aquí se enmarca los métodos FOSM). ƒ Cálculo de la probabilidad de ocurrencia empleando distribuciones de probabilidad generadas a partir de datos históricos sobre eventos similares y una vez ajustada una función a los registros disponibles. ƒ Estimación de la probabilidad de ocurrencia mediante un proceso que tenga en cuenta la opinión de expertos en la materia. 56 APLICACIÓN Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas Figura 3.2. Árbol de eventos para la erosión interna. Fuente: Johansen et al en Broch et al [26]. 3.1.1.5 Probabilidad anual total de rotura Las probabilidades totales anuales de rotura se han averiguado utilizando los valores medios calculados para cada uno de los tres eventos considerados: cargas estáticas, evento hidrológico y evento sísmico. Tal y como se ha comentado con anterioridad, a fin de poder evaluar de manera discreta la integral teórica que define la probabilidad anual de rotura, las funciones de probabilidad que definen las solicitaciones se han dividido en rangos discretos en función de los escenarios definidos. Por la incertidumbre existente en la definición de los distintos escenarios, no se ha llevado a cabo la partición del dominio de cargas teniendo en cuenta el valor medio de cada uno de los intervalos en que se ha dividido la función de distribución. Se ha escogido para la integración con la curva de respuesta (es decir, la probabilidad condicional de rotura) el valor máximo de cada uno de los intervalos de división. Para cada uno de los escenarios analizados, se ha averiguado las probabilidades según el escenario en sí (ANCOLD [4]), y a partir de los modos de fallo únicamente (USBR [28]). Cuando se ha calculado la probabilidad según los escenarios, el límite superior (S) se ha obtenido aplicando la regla de Morgan por tratarse de modos de fallo no mutuamente excluyentes. El límite inferior (I) se ha correspondido con el máximo de las probabilidades individuales de los modos de fallo considerados. APLICACIÓN 57 M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos Las probabilidades totales sí que se han obtenido por simple adición de las correspondientes a los eventos de cargas estáticas, hidrológico y sísmico. La razón estriba en que dichos eventos han sido considerados como mutuamente excluyentes. Las probabilidades media, superior e inferior de cada uno de los modos de fallo individuales se han obtenido por simple suma de las probabilidades correspondientes a cada uno de los escenarios contemplados. Siguiendo la técnica del USBR [28], la probabilidad condicional de un modo de fallo frente a un escenario determinado, se ha averiguado mediante el producto de la probabilidad anual de ocurrencia del escenario y la probabilidad condicional de rotura para ese modo de fallo. Para las probabilidades condicionales de cada uno de los modos de fallo, podría considerarse que el límite inferior razonable se corresponde con el cuantil del 5% y el límite superior con el del 95%. También se ha aplicado, para aquellos modos de fallo que contempla, el método histórico preconizado por la University of New South Wales australiana (Foster et al [60] y Douglas et al [50]). 3.1.1.6 Estimación de daños y consecuencias Para estimar los daños y consecuencias provocados por la eventual rotura de la presa, se ha empleado las recomendaciones del USBR. Este posee una metodología puntera en este sentido (USBR [27 y 28]), incluyendo simulaciones de Monte Carlo para determinar con una base probabilística las pérdidas esperadas por la rotura de una presa en diferentes escenarios de rotura. Preconiza los siguientes pasos para estimar la pérdida potencial de vidas humanas: ƒ Determinar los escenarios de rotura que debe evaluarse. ƒ Determinar el área inundada para cada uno de los escenarios de rotura. ƒ Determinar si el número de personas expuestas a la avenida provocada por la rotura está afectado por el momento del día, la semana o el año en que se produce. ƒ Estimar los rangos esperables de personas en riesgo para cada escenario. ƒ Determinar cuándo se iniciarán los mecanismos de aviso en relación al tiempo que tardará la onda de avenida en llegar a los lugares donde existe población en riesgo. ƒ Aplicar las ecuaciones empíricas o los algoritmos que estiman las muertes esperables en función de la población en riesgo, la intensidad de la avenida y los tiempos de aviso. ƒ Documentar la pérdida potencial de vidas humanas tratando de incorporar la incertidumbre existente. En ambos casos se ha utilizado la cartografía disponible así como los modelos hidráulicos de rotura manejados en los respectivos análisis de zonificación territorial (que forman parte de los Planes de Emergencia). Se ha supuesto que cuando el producto del calado por la velocidad de la avenida supera los 7 m2/s se produce pérdida de 58 APLICACIÓN Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas vidas humanas. Además, para cada vivienda aislada se ha asignado un total de 3 habitantes potenciales. Finalmente se comenta una serie de cuestiones relacionadas con la forma en que se ha aplicado las recomendaciones del USBR: 1. Para cada uno de los eventos se ha estimado la pérdida potencial de vidas humanas (PPVH) a partir de la población en riesgo (PER), el tiempo esperado de reacción, la severidad de la onda de avenida creada, la concienciación y conocimiento respecto a la severidad de onda de avenida y los coeficientes empíricos propuestos en "DSO-99-06" (USBR [27]). Conviene reseñar que para el evento hidrológico la PER se debe estimar a partir del área adicional inundada por la rotura de la presa respecto de la que sería inundada por los órganos de desagüe en ese mismo escenario hidrológico. 2. En los distintos eventos se ha diferenciado, cuando así se ha estimado conveniente, entre roturas "frágiles" y colapsos más dilatados en el tiempo. Ello ha repercutido sobre los tiempos esperados de aviso. 3. Para estimar la PER se ha empleado las manchas de inundación para las hipótesis de rotura H1 (para las cargas estáticas y el evento sísmico) y H2 (como base para los escenarios hidrológicos). 4. Del Plan de Emergencia de la presa de gravedad se observa que los daños potenciales producidos en los escenarios de rotura H1 y H2 son muy similares y, de hecho, tan sólo se evalúa las consecuencias para esta última hipótesis. En la ataguía de materiales sueltos se ha utilizado un modelo hidráulico simplificado con el hidrograma de rotura calculado. 5. Para cada una de las viviendas aisladas se ha supuesto que viven 3 personas; en los grupos de edificaciones se ha estimado, a partir de los planos del PEM, la población en riesgo. En dichos grupos de edificaciones se supone una PER igual a 10 personas. 6. Se ha utilizado el tiempo de aviso y el tiempo de llegada de la onda de avenida para estimar la PER. Allá donde los tiempos de aviso son notablemente menores que los tiempos de llegada se supone que no existe población en riesgo. 7. Al tratarse de zona rural en las dos presas analizadas, se considera que el escenario más desfavorable se produciría durante el verano y a lo largo de la noche. En esta situación las casas rurales contarán probablemente con el mayor número posible de gente alojada y, al tratarse de la noche, la población se encontrará durmiendo y dentro de las casas. No se tiene en cuenta los daños materiales ni los posibles usuarios de los puentes carreteros afectados ni la depuradora. 8. No se ha llevado a cabo un análisis probabilístico por Monte Carlo para estimar las funciones de distribución de la PER. Se ha optado por estimar la cifra que presumiblemente será más desfavorable y considerarla como la media a utilizar. 9. En el PEM de la presa de gravedad se considera, para todas las hipótesis, un tiempo de desarrollo de la brecha instantáneo asimilable a 10 min. Ese mismo tiempo se ha asignado a la generación de la brecha en la ataguía de materiales sueltos. 10. En los eventos estático y sísmico se supone que el nivel previo de embalse es el N.M.N. APLICACIÓN 59 M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos 11. De la información recogida en el PEM de la presa de gravedad y en los cálculos hidráulicos simplificados (en régimen estacionario) llevados a cabo en la ataguía de materiales sueltos, se deduce que, para todos los casos, una rotura da lugar a productos de calado por velocidad superiores a 7m2/s en los puntos de afección. Por ello, la severidad de la avenida es ALTA. 12. Cuando el tiempo de reacción se encuentra entre 15 y 60 minutos únicamente se considera los elementos afectados en los que la onda de avenida llega antes de una hora. En el caso de no existir tiempo de reacción se considera todos los puntos de afección consignados en el PEM de la presa de gravedad y en el estudio de zonificación territorial llevado a cabo para la ataguía de materiales sueltos. 13. En la estimación de PER no se ha tenido en cuenta aquellos edificios aislados cuyo grado de afección es leve. 14. Cuando el conocimiento de la onda de avenida existente es PRECISO se ha reducido a la mitad los índices de pérdidas. 3.1.1.7 Estimación de riesgo Una vez averiguadas las probabilidades anuales de rotura y la pérdida potencial de vidas humanas (en este último caso, con la media y los límites razonables inferior y superior), la estimación de riesgo se ha llevado a cabo directamente mediante el producto de ambas magnitudes. 3.1.2 Evaluación de Riesgo Para la Evaluación de Riesgo se ha aplicado los mencionados criterios recomendados por el ANCOLD [4] y aplicados por el USBR [28]. Para representarlos se ha utilizado una curva “f-N” en el caso del USBR y, para la recomendación del ANCOLD, se ha añadido también una curva “F-N”. 3.2 Casos prácticos de la aplicación A continuación se presenta los casos prácticos de aplicación, dos presas españolas de titularidad estatal; una de gravedad y otra de materiales sueltos y, como se ha comentado anteriormente, por cuestiones didácticas y en busca de la máxima claridad en la exposición, los resultados incluidos en este documento han sido revisados previamente y no se corresponden exactamente con las circunstancias reales. 3.2.1 Presa de gravedad La presa considerada es de hormigón de tipo gravedad, con planta recta, una longitud de coronación de 184,70 m. y una altura total sobre cimientos de 40,20 metros. La cota de coronación es la 670,00 m.s.n.m. y el nivel máximo normal (N.M.N.) APLICACIÓN 60 Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas corresponde a la cota 668,00 m.s.n.m. Además, el volumen de embalse a para el nivel N.M.N. es de 5,0 Hm3 con una superficie de embalse de 57,5 Ha. La longitud de río embalsado es de 2,30 Km. En el área del embalse se puede encontrar materiales precámbricos formados por una serie de cuarcitas, pizarras, grauvacas, areniscas arcósicas y lentejones de caliza. En la zona de la cerrada se define dos tramos litológicamente distintos, y con capacidad portante también diferente. El tramo inferior está constituido por anfibolitas, metabasitas y cuarcitas negras, casi siempre duras y compactas, ocasionalmente con bandeado de composición diferente. El tramo superior está formado por pizarras silíceas negras frecuentemente grafitosas, con niveles intercalados de rocas duras (anfibolitas, metabasitas y cuarcitas negras) y de tobas ácidas y riolitas. Este tramo superior aflora en ambos estribos y también aguas abajo del emplazamiento; entre los dos tramos mencionados se encuentra una franja mucho más alterada y fracturada. Además, la aceleración sísmica básica en la zona (ab) es 0,05g, de acuerdo con la Norma de Construcción Sismorresistente NCSE-02. La sección tipo de la presa es triangular con paramento aguas arriba vertical y talud 0,75H:1V en el de aguas abajo; el vértice del triángulo se sitúa a la cota 669,50 m.s.n.m. La presa está constituida por un total de 12 bloques de 15 metros de anchura más un bloque en estribo derecho de 4,70 metros de anchura. Por último, el aliviadero se encuentra sobre la presa y centrado en el cauce, ocupando los bloques 1 y 2. El plano de cimentación de los bloques centrales adyacentes al aliviadero presenta una cota inferior de 631,70 m.s.n.m., resultando una altura máxima de 38,30 m. La cota del labio de vertido del aliviadero, de umbral fijo, sin compuertas, es la 668,00 m.s.n.m. y está formado por tres vanos, el central de 9,00 m y los laterales de 8,00 m., separados por pilas de hormigón de 1,20 m de espesor. 3.2.1.1 3.2.1.1.1 Análisis de Riesgo Recopilación de información y contexto Toda la información relativa a este caso ha sido proporcionada por la administración responsable de la explotación y también se ha completado con las pertinentes visitas de campo. Los documentos consultados procedentes del Archivo de Presa han sido: − Documento X, Y, Z, T. − Plan de Emergencia. − Primera revisión y análisis general de la seguridad. 3.2.1.1.2 Escenarios A continuación se define los distintos escenarios asociados a los eventos de carga estático, hidrológico y sísmico. APLICACIÓN 61 M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos 3.2.1.1.2.1 Escenarios: evento de cargas estáticas Para el evento de cargas estáticas, a partir de la visita de campo y las conversaciones mantenidas con los ingenieros responsables de la explotación, se asume que el embalse permanece el 90% del tiempo a su N.M.N. (668,00 m.s.n.m.) y el 10% por debajo de dicha cota. De esta manera, se ha considerado suficiente definir dos únicos escenarios a partir del nivel de embalse (Tabla 3.1): Escenario de solicitación Probabilidad anual 9,00 E-01 1,00 E-01 Nivel de embalse 668,00 m. = N.M.N. Nivel < N.M.N. E1 E2 Tabla 3.1. Escenarios de solicitación en el evento de cargas estáticas. (Presa de gravedad) 3.2.1.1.2.2 Escenarios: evento hidrológico En el evento hidrológico, los escenarios de carga se han determinado a partir de una revisión hidrológica llevada a cabo ex-profeso y, para este caso, se ha enfrentado los períodos de retorno (probabilidades anuales de excedencia) tanto con el nivel de embalse como con el caudal máximo fluyente por los órganos de desagüe y el tiempo de sobrevertido por coronación. La técnica empleada para determinar los caudales y niveles asociados a grandes períodos de recurrencia ha sido la extrapolación, por lo que los datos poseen gran incertidumbre en los rangos extremos. En todos los casos, se ha supuesto que el embalse se encontraba previamente al N.M.N. 1.E-06 Probabilidad Anual de Excedencia 1.E-05 1.E-04 1.E-03 1.E-02 1.E-01 0.00 50.00 100.00 150.00 200.00 250.00 Magnitud de la solicitación: Q (m3/s) Figura 3.3. Curva de frecuencia para la solicitación de naturaleza hidrológica (Presa de gravedad). 62 APLICACIÓN Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas Por consiguiente, en el caso del evento hidrológico los escenarios de solicitación determinados han sido los recogidos en la Tabla 3.2: Escenario de solicitación Probabilidad anual del escenario 1,00 E-01 2,00 E-02 1,00 E-02 2,00 E-03 1,00 E-03 2,00 E-04 1,00 E-04 1,00 E-05 1,00 E-06 Nivel de embalse (m.s.n.m.) 668,86 669,12 669,23 669,48 669,62 669,91 670,04 670,41 670,64 Caudal máximo 3 aliviado (m /s) 40,51 61,99 72,43 97,03 98,81 111,43 118,85 160,87 236,49 Sobrevertido en coronación (horas) 0,00 0,00 0,00 0,00 0,00 0,00 0,75 2,42 3,00 H1 H2 H3 H4 H5 H6 H7 H8 H9 Tabla 3.2. Escenarios de solicitación en el evento hidrológico (Presa de gravedad). 3.2.1.1.2.3 Escenarios: evento sísmico En relación al evento sísmico, se ha definido los escenarios (Tabla 3.3) a partir del periodo de retorno asociado a una determinada aceleración horizontal del sismo. Los períodos de retorno se han calculado a partir de lo recomendado en la Guía Técnica Nº2. Escenario de solicitación Probabilidad anual del escenario 6,67 E-03 1,03 E-03 3,43 E-04 1,58 E-04 8,63 E-05 5,27 E-05 Nivel de embalse (m.s.n.m.) N.M.N. N.M.N. N.M.N. N.M.N. N.M.N. N.M.N. Aceleración horizontal 0,05 g 0,10 g 0,15 g 0,20 g 0,25 g 0,30 g S1 S2 S3 S4 S5 S6 Tabla 3.3. Escenarios de solicitación en el evento sísmico (Presa de gravedad). APLICACIÓN 63 M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos 3.2.1.1.3 Modos de fallo A continuación se define los distintos modos de fallo asociados a los eventos de carga estático, hidrológico y sísmico. 3.2.1.1.3.1 Modos de fallo: evento de cargas estáticas Los modos de rotura finalmente seleccionados en la presa de gravedad para un evento de cargas estáticas son los siguientes: 1. DC Se produce un deslizamiento profundo, del tipo en cuña, en el cimiento de la presa. El diaclasado y las juntas del macizo dan lugar a planos continuos sobre los que puede hacerse cinemáticamente factible el deslizamiento. 2. DPC Deslizamiento en el contacto presa-cimiento. 3. DED Deslizamiento en el área del estribo derecho, profundo en el cimiento o a través del contacto entre la presa y el apoyo. 4. FC Rotura en el cuerpo de presa al generarse una fisura o grieta que no encuentre su equilibrio tensional y continúe agrandándose. El origen de la fisura puede estar en el deterioro de la matriz del hormigón o en defectos tensionales arrastrados desde la construcción (por existir coqueras, por ejemplo). Además, si parte del paramento de aguas arriba puede producirse un peligroso aumento de las subpresiones. 5. SC Sifonamiento en el cimiento, a través de la milonita perteneciente a la falla que atraviesa el valle y la cimentación de la presa desde aguas arriba hacia aguas abajo. Tiene como consecuencia un asiento brusco que agrieta el cuerpo de la presa o produce un sobrevertido, este último menos peligroso. También cabe la posibilidad de que el sifonamiento genere un aumento de presiones intersticiales en el cimiento y se supere la resistencia al deslizamiento. 6. EI Erosión interna en el cimiento; igual que en el caso anterior pero mediante el proceso de la erosión interna (existe un punto de salida de la filtración aguas abajo). 3.2.1.1.3.2 Modos de fallo: evento hidrológico En el caso del evento hidrológico, los seis primeros mecanismos de rotura se mantienen, aunque lógicamente con un escenario diferente. 64 APLICACIÓN Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas Además de dichos modos se añade los siguientes: 7. EA Erosión en el canal del aliviadero; ya que debido al estado del hormigón, la existencia de puntos húmedos e incluso vegetación, es previsible una respuesta negativa del canal del aliviadero frente a vertidos prolongados o en los que la velocidad de la emulsión agua-aire sea elevada. 8. SFC Sobrevertido que provoque un fallo en el cuerpo de presa; puesto que se asume habitualmente que un sobrevertido superior a 0,50 metros implica una probabilidad de rotura cercana al 100%. 9. SP Sobrevertido que provoque erosión en el pie de aguas abajo y derive en una rotura global de la presa. 10. EH Colapso por rotura de equipos hidromecánicos, el escenario contemplado obliga a utilizar los equipos hidromecánicos del desagüe al máximo de sus posibilidades y, bien por alguna filtración, por aumento de las subpresiones en el hormigón, por fallo de alguna sujeción o por sobrepaso de tensiones admisibles, se produce la rotura de los equipos y, posteriormente, el colapso de la presa. 3.2.1.1.3.3 Modos de fallo: evento sísmico En el caso del evento sísmico, no se añade ningún modo de rotura nuevo, aunque el inicio de los mecanismos parte de un escenario en el que se está produciendo un movimiento telúrico. Los mecanismos de rotura contemplados son: 1. DC Se produce un deslizamiento profundo, del tipo en cuña, en el cimiento de la presa. 2. DPC Deslizamiento en el contacto presa-cimiento. 3. DED Deslizamiento en el área del estribo derecho. 4. FC Rotura en el cuerpo de presa. 5. SC Sifonamiento en el cimiento. 6. EI Erosión interna en el cimiento. 7. EH Colapso por rotura de equipos hidromecánicos. APLICACIÓN 65 M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos 3.2.1.1.4 Probabilidad condicional de rotura A continuación se define las probabilidades condicionales de rotura asociadas a los eventos de carga estático, hidrológico y sísmico. 3.2.1.1.4.1 Probabilidad condicional: evento de cargas estáticas En el presente estudio se ha supuesto que la probabilidad de rotura es nula en el escenario de cargas estáticas para todos aquellos niveles de embalse que se sitúan por debajo del N.M.N. En el análisis de los modos de fallo por sifonamiento y erosión interna se ha desarrollado sendos árboles de eventos a fin de estimar la probabilidad condicional de rotura. Para evaluar la probabilidad en cada uno de los nodos se ha utilizado el juicio de experto y se ha reflejado en unas fichas basadas en el modelo del USBR. ESCENARIO E1: PRESA: RAMA ÁRBOL: Gravedad Modos de fallo Evento de Cargas estáticas MODO DE FALLO: Rotura en el cuerpo de presa (RC) ESTIMACIÓN DE PROBABILIDAD Estimación media 1.00E-06 Límite inferior razonable 1.00E-08 Límite superior razonable 1.00E-04 FACTORES A FAVOR Se aprecia un mal estado en el hormigón que forma parte del cuerpo de presa, especialmente en la matriz. Los áridos utilizados en el hormigón son lajosos y de origen metamórfico en muchos casos. Un posible fallo del drenaje en el cuerpo de presa. No se efectúa un aforo de los caudales filtrados. Se aprecia numerosas filtraciones entre tongadas del cuerpo de presa y en las juntas de los bloques. Se aprecia vegetación en el paramento de aguas abajo. FACTORES EN CONTRA El drenaje ha funcionado correctamente hasta la fecha. Existe un control de la presa con revisión semanal de todo el sistema de drenaje. Se ha inyectado parte del cuerpo de presa. NOTAS.Este modo de fallo sólo sería posible en las juntas horizontales entre tongadas al propagarse una fisura y aumentar las subpresiones en ella. En cualquier caso, parece más factible en el caso del evento sísmico. Para estimar la probabilidad de rotura asociada a este modo de fallo se ha utilizado los resultados obtenidos, mediante análisis estructural y probabilístico, en el modo de fallo asociado al deslizamiento en el contacto de la presa y el cimiento. Junto con los mencionados cálculos se ha combinado el juicio ingenieril de los autores. Figura 3.4. Ejemplo de ficha usada en el cálculo de probabilidades condicionales (Presa de gravedad). 66 APLICACIÓN Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas Por otra parte, se ha utilizado un modelo numérico en diferencias finitas (FLAC [86]) para averiguar los coeficientes de seguridad asociados al modo de fallo por deslizamiento en el contacto entre presa y cimiento. Ha permitido la simulación del comportamiento de los medios continuos presentes, reproduciendo los fenómenos de interacción entre los mismos. El código utiliza un esquema lagrangiano de resolución explícito de las ecuaciones del movimiento, en un estado bidimensional de deformación plana, donde cada elemento se rige por la relación tensión-deformación definida para el mismo. El modelo se ha completado con la introducción de las fuerzas aplicadas y las oportunas condiciones de contorno. Además, el código FLAC está provisto de un lenguaje interno de programación, denominado FISH, que le confiere una flexibilidad muy grande para capturar la mayoría de las fuentes de no linealidad que aparecen en el cálculo (secuencias de carga, modelos constitutivos no lineales, comportamiento no lineal de las discontinuidades) y que ha permitido programar diversas rutinas para hacer más eficiente y preciso el análisis. JOB TITLE : (*10^1) 6.000 FLAC (Version 3.40) LEGEND 4.000 8-Dec- 4 20:25 step 5841 -5.694E+01 5años) -pre1.930 Ppa = 7.00E-06 FACTOR GLOBAL (producto) wp = 0.14 PROB.COND.(cuerpo) Ps = 5.94E-04 PROB.ANUAL (histórica) Gravedad (>5años) -pre1.930 Psa = 5.00E-05 FACTOR GLOBAL (producto) ws = 11.88 FACTOR GLOBAL Y PROBABILIDAD CONDICIONAL DE ROTURA O ACCIDENTE Tabla 3.7. Estimación preliminar de probabilidades mediante el método histórico (Presa de gravedad). 3.2.1.1.6 Estimación de daños y consecuencias La estimación de daños y consecuencias sobre la vida humana se ha llevado a cabo aplicando los criterios generales del USBR; basados en los tiempos de aviso, la severidad de la onda de avenida y el conocimiento sobre la naturaleza y magnitud de esta última. En el caso más desfavorable, se obtiene un límite superior razonable de pérdidas igual a 46,50 vidas humanas equivalentes. Esta estimación se ha efectuado mediante dos formas diferentes, en base a los escenarios de rotura y según los modos de fallo individuales. En la Tabla 3.8 se muestra la estimación de daños según los modos de fallo concretos mediante la aplicación de los criterios del USBR. APLICACIÓN 73 M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos PRESA DE GRAVEDAD - ESTIMACIÓN DE LA PÉRDIDA POTENCIAL DE VIDAS HUMANAS (USBR-modos de fallo) MODO DE FALLO DC DPC CARGAS ESTÁTICAS DED FC SC EI DC DPC DED FC HIDROLÓGICO SC EI EA SFC SP EH DC DPC DED TIEMPO DE REACCIÓN EVENTO SEVERIDAD DE LA AVENIDA ALTA ALTA ALTA ALTA ALTA ALTA ALTA ALTA ALTA ALTA ALTA ALTA ALTA ALTA ALTA ALTA ALTA ALTA ALTA ALTA ALTA ALTA CONOCIMIENTO DE LA SEVERIDAD POBLACIÓN EN RIESGO (valor más desfavorable) ÍNDICE DE PÉRDIDAS Lím.Inferior 0.3 0.3 0.3 0.3 0.3 0.3 0.3 0.3 0.3 0.3 0.3 0.3 0.3 0.3 0.3 0.3 0.3 0.3 0.3 0.3 0.3 0.3 Media 0.75 0.75 0.75 0.75 0.75 0.75 0.75 0.75 0.75 0.75 0.75 0.75 0.75 0.75 0.75 0.75 0.75 0.75 0.75 0.75 0.75 0.75 Lím.Superior 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 PÉRDIDA POTENCIAL DE VIDAS HUMANAS Lím.Inferior 18.6 18.6 18.6 18.6 12 12 18.6 18.6 18.6 18.6 12 12 12 12 18.6 18.6 18.6 18.6 18.6 12 12 18.6 Media 46.5 46.5 46.5 46.5 30 30 46.5 46.5 46.5 46.5 30 30 30 30 46.5 46.5 46.5 46.5 46.5 30 30 46.5 Lím.Superior 62 62 62 62 40 40 62 62 62 62 40 40 40 40 62 62 62 62 62 40 40 62 NINGUNO NINGUNO NINGUNO NINGUNO >60 min >60 min NINGUNO NINGUNO NINGUNO NINGUNO >60 min >60 min 15-60 min 15-60 min NINGUNO NINGUNO NINGUNO NINGUNO NINGUNO >60 min >60 min NINGUNO VAGO VAGO VAGO VAGO VAGO VAGO VAGO VAGO VAGO VAGO VAGO VAGO VAGO VAGO VAGO VAGO VAGO VAGO VAGO VAGO VAGO VAGO 62 62 62 62 40 40 62 62 62 62 40 40 40 40 62 62 62 62 62 40 40 62 SÍSMICO FC SC EI EH Tabla 3.8. Estimación de daños según los modos de fallo individuales: método USBR (Presa de gravedad). 3.2.1.1.7 Estimación de riesgo Como puede apreciarse, los escenarios hidrológicos asociados a un periodo de retorno moderado son los que aportan una mayor probabilidad anual de rotura así como el riesgo más destacable; en algunos casos, varios órdenes de magnitud superior al resto. También puede observarse que el análisis basado en los escenarios de rotura, recomendado por el ANCOLD (Tabla 3.9), proporciona resultados más seguros si se compara con la metodología del USBR (Tabla 3.10). En este último caso, la técnica se desarrolla en torno a los modos de fallo individuales identificados como significativos. 74 APLICACIÓN Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas PRESA DE GRAVEDAD - RIESGO INDIVIDUAL s/ ESCENARIOS (ANCOLD) ESCENARIO DE SOLICITACIÓN E1 E2 H1 H2 H3 H4 H5 H6 H7 H8 H9 S1 S2 S3 S4 S5 S6 PROBABILIDAD ANUAL DEL ESCENARIO 9.00E-01 1.00E-01 1.00E-01 2.00E-02 1.00E-02 2.00E-03 1.00E-03 2.00E-04 1.00E-04 1.00E-05 1.00E-06 6.67E-03 1.03E-03 3.43E-04 1.58E-04 8.63E-05 5.27E-05 PROB.COND.DE PROB.COND.DE ROTURA vs MODOS ROTURA vs DE FALLO (S) ESCENARIO (S) 5.76E-04 (S) 0.00E+00 (S) 1.06E-02 (S) 2.01E-01 (S) 5.01E-01 (S) 8.03E-01 (S) 7.31E-01 (S) 9.11E-01 (S) 9.91E-01 (S) 1.00E+00 (S) 1.00E+00 (S) 2.20E-02 (S) 4.47E-01 (S) 8.44E-01 (S) 9.93E-01 (S) 1.00E+00 (S) 1.00E+00 (S) 5.19E-04 0.00E+00 1.06E-03 4.02E-03 5.01E-03 1.61E-03 7.31E-04 1.82E-04 9.91E-05 1.00E-05 1.00E-06 1.47E-04 4.59E-04 2.90E-04 1.57E-04 8.63E-05 5.27E-05 1.44E-02 PROB. COND. PÉRDIDA VIDAS (límite superior) 46.50 0.00 46.50 46.50 46.50 46.50 15.00 15.00 15.00 15.00 15.00 46.50 46.50 46.50 46.50 46.50 46.50 RIESGO ESTIMACIÓN DEL INDIVIDUAL DEL RIESGO ESCENARIO INDIVIDUAL TOTAL 2.41E-02 0.00E+00 4.95E-02 1.87E-01 2.33E-01 7.47E-02 1.10E-02 2.73E-03 1.49E-03 1.50E-04 1.50E-05 6.83E-03 2.13E-02 1.35E-02 7.28E-03 4.01E-03 2.45E-03 6.39E-01 5.54E-02 5.59E-01 2.41E-02 PROB. TOTAL ANUAL DE ROTURA (todos los escenarios) TOTAL RIESGO INDIVIDUAL ANUAL (todos los escenarios) Tabla 3.9. Riesgo individual total según los escenarios contemplados (Presa de gravedad). Modos de Fallo Cargas Estáticas 1 Deslizam.Profundo 2 Deslizam.Contacto 3 Deslizam.Estribo 4 Cuerpo de Presa 5 Sifonamiento 6 Erosión Interna Total Evento Hidrológico 1 Deslizam.Profundo 2 Deslizam.Contacto 3 Deslizam.Estribo 4 Cuerpo de Presa 5 Sifonamiento 6 Erosión Interna 7 Erosión Aliviadero 8 Sobrevertido Total 9 Eqs.Hidromecánicos Total Evento Sísmico 1 Deslizam.Profundo 2 Deslizam.Contacto 3 Deslizam.Estribo 4 Cuerpo de Presa 5 Sifonamiento 6 Erosión Interna 7 Colapso Eqs.Hidrom. Total PROB. TOTAL ANUAL DE ROTURA (modos de fallo) Estimación de la Probabilidad Condicional de Estimación de la Pérdida Potencial de Vidas Rotura (f) Humanas (N) Lím. Inferior 4.50E-08 1.28E-07 9.00E-06 9.00E-09 2.93E-09 2.93E-09 9.19E-06 1.81E-08 5.13E-08 3.61E-06 1.96E-09 4.96E-10 4.96E-10 8.37E-03 1.93E-04 3.51E-09 8.56E-03 1.89E-06 1.17E-05 7.76E-05 7.44E-05 3.09E-11 3.09E-11 1.27E-08 1.66E-04 8.74E-03 Media 8.10E-06 4.80E-05 4.50E-04 9.00E-07 1.13E-05 5.63E-07 5.19E-04 3.25E-06 1.92E-05 1.81E-04 3.61E-07 1.91E-06 9.54E-08 1.26E-02 2.89E-04 3.51E-08 1.30E-02 9.45E-05 3.84E-04 7.76E-04 7.44E-04 1.19E-07 5.93E-09 1.27E-07 2.00E-03 1.56E-02 Lím. Superior 9.00E-04 1.80E-02 1.80E-02 9.00E-05 6.89E-04 1.38E-04 3.78E-02 3.61E-04 5.11E-03 5.11E-03 1.96E-05 1.17E-04 2.34E-05 1.83E-02 3.86E-04 3.51E-06 2.94E-02 7.31E-04 7.49E-04 2.08E-03 1.82E-03 7.26E-06 1.45E-06 1.27E-05 5.40E-03 7.27E-02 TOTAL RIESGO INDIVIDUAL ANUAL (modos de fallo) Riesgo Individual Total Lím. Inferior 8.37E-07 2.38E-06 1.67E-04 1.67E-07 3.51E-08 3.51E-08 1.71E-04 Media 3.77E-04 2.23E-03 2.09E-02 4.19E-05 3.38E-04 1.69E-05 2.39E-02 1.51E-04 8.95E-04 8.39E-03 1.68E-05 5.72E-05 2.86E-06 3.77E-01 8.67E-03 1.34E-02 4.08E-01 4.39E-03 1.79E-02 3.61E-02 3.46E-02 3.56E-06 1.78E-07 5.90E-06 9.29E-02 5.25E-01 Lím. Superior 5.58E-02 1.12E+00 1.12E+00 5.58E-03 2.75E-02 5.51E-03 2.33E+00 2.24E-02 3.17E-01 3.17E-01 1.22E-03 4.67E-03 9.34E-04 7.32E-01 1.54E-02 2.39E-02 1.43E+00 4.53E-02 4.65E-02 1.29E-01 1.13E-01 2.91E-04 5.81E-05 7.87E-04 3.35E-01 4.10E+00 Lím. Inferior 18.6 18.6 18.6 18.6 12.0 12.0 Media 46.5 46.5 46.5 46.5 30.0 30.0 Lím. Superior 62.0 62.0 62.0 62.0 40.0 40.0 18.6 18.6 18.6 18.6 12.0 12.0 12.0 12.0 18.6 46.5 46.5 46.5 46.5 30.0 30.0 30.0 30.0 46.5 62.0 62.0 62.0 62.0 40.0 40.0 40.0 40.0 62.0 3.36E-07 9.53E-07 6.71E-05 3.65E-08 5.95E-09 5.95E-09 1.00E-01 2.31E-03 3.58E-03 1.06E-01 18.6 18.6 18.6 18.6 12.0 12.0 18.6 46.5 46.5 46.5 46.5 30.0 30.0 46.5 62.0 62.0 62.0 62.0 40.0 40.0 62.0 3.51E-05 2.17E-04 1.44E-03 1.38E-03 3.70E-10 3.70E-10 2.36E-07 3.08E-03 1.10E-01 Tabla 3.10. Riesgo individual total según los modos de fallo contemplados: método USBR (Presa de gravedad). APLICACIÓN 75 M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos 3.2.1.2 Evaluación de Riesgo Como puede apreciarse en la Figura 3.8, basada en la metodología del USBR, los modos de fallo por erosión del aliviadero, deslizamiento del estribo derecho y fallo en el cuerpo de presa requerirían tomar alguna determinación, una acción concreta o un análisis más detallado, en un plazo de 90 días. Presa de gravedad - Riesgo Social Estimado: f,N (U.S.B.R.) 1.E-01 1.E-01 1.E-02 CORTO PLAZO 1.E-02 1.E-03 1.E-03 Probabilidad Anual de Rotura, f 1.E-04 0.1 P(rotura) 1.E-04 1.E-05 0.01 1.E-05 1.E-06 1.E-06 0.001 1.E-07 LARGO PLAZO 1.E-07 0.0001 1.E-08 0.00001 1.E-08 1.E-09 0.1 1 10 100 1000 10000 1.E-09 100000 Pérdida Esperada de Vidas Humanas Equivalentes, N Cargas Estáticas-Deslizam.Profundo Cargas Estáticas-Deslizam.Estribo Cargas Estáticas-Erosión Interna Evento Hidrológico-Deslizam.Estribo Evento Hidrológico-Deslizam.Profundo Evento Hidrológico-Sifonamiento Evento Hidrológico-Erosión Interna Evento Hidrológico-Eqs.Hidromecánicos Evento Sísmico-Deslizam.Contacto Evento Sísmico-Cuerpo de Presa Evento Sísmico-Colapso Eqs.Hidrom. Estático-Riesgo Total Estimado/10E+5 Sísmico-Riesgo Total Estimado/10E+5 Cargas Estáticas-Deslizam.Contacto Cargas Estáticas-Cuerpo de Presa Cargas Estáticas-Sifonamiento Evento Hidrológico-Deslizam.Contacto Evento Hidrológico-Cuerpo de Presa Evento Hidrológico-Erosión Aliviadero Evento Hidrológico-Sobrevertido Total Evento Sísmico-Deslizam.Profundo Evento Sísmico-Deslizam.Estribo Evento Sísmico-Sifonamiento Evento Sísmico-Erosión Interna Hidrológico-Riesgo Total Estimado/10E+5 Probabilidad Total de Rotura Figura 3.8. Riesgo social estimado según la metodología del USBR (Presa de gravedad). 76 APLICACIÓN Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas Por otra parte, los criterios de tolerabilidad para el riesgo preconizados por el ANCOLD también son sobrepasados, como puede observarse en la Figura 3.9. Presa de gravedad - Riesgo Social Estimado: F,N (ANCOLD) 1.E-01 El riesgo es inaceptable salvo en circunstancias excepcionales CURVA F-N 1.E-01 1.E-02 1.E-02 Probabilidad Anual de Rotura con Pérdida de Vidas Humanas>N , F 1.E-03 1.E-03 1.E-04 LÍMITE TOLERABLEPRESAS EXISTENTES 1.E-04 1.E-05 1.E-05 1.E-06 LÍMITE TOLERABLENUEVAS PRESAS 1.E-06 1.E-07 1.E-07 1.E-08 El riesgo sólo es tolerable si satisface el criterio "ALARP" 1.E-09 0.1 1 10 100 1000 10000 1.E-08 1.E-09 100000 Pérdida Esperada de Vidas Humanas Equivalentes, N Límite (F,N) tolerable-nuevas presas Estático-Riesgo Total Estimado/10E+5 Sísmico-Riesgo Total Estimado/10E+5 Curva F-N (Presa de Tentudía) Límite (F,N) tolerable-presas existentes Hidrológico-Riesgo Total Estimado/10E+5 Probabilidad Total de Rotura (s/ escenarios) Figura 3.9. Riesgo social estimado según las recomendaciones del ANCOLD (Presa de gravedad). APLICACIÓN 77 M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos 3.2.2 Ataguía de materiales sueltos La ataguía de materiales sueltos analizada forma parte del sistema de desvío utilizado durante la construcción de otra presa principal. Dicho sistema se compone de la ataguía y una galería de trazado rectilíneo con sección rectangular de 4,00 metros de anchura por 3,00 metros de altura cubierta con una bóveda rebajada de 4,00 m. de radio en clave. Una vez acabadas las obras, esta galería alojará en su interior la cámara de válvulas, los desagües de fondo y el colector de las tomas y la cámara de las válvulas de regulación de los desagües de fondo. La ataguía se ubica fuera del cuerpo principal de la presa y apoya, en su estribo derecho, sobre uno de los muros que configuran la aleta de embocadura a la galería del desagüe de fondo de la presa. Posee una altura máxima de diez metros sobre el cimiento y se compone de un todo uno impermeable del tipo “GC”, es decir, gravas arcillosas. Posee una anchura en coronación de tres metros y unos taludes exteriores de 2H/1V aguas arriba y 1,8H/1V en el paramento de aguas abajo. La geología de la zona presenta potentes series sedimentarias detríticas y carbonatadas de edad cretácica y, de hecho, se alternan calizas margosas y margas calcáreas con niveles de argilitas, areniscas y microconglomerados. En cualquier caso, el cimiento sobre el que apoya la ataguía se compone de calizas margosas. 3.2.2.1 3.2.2.1.1 Análisis de Riesgo Recopilación de información y contexto En el caso de la ataguía de materiales sueltos, para acceder a la información se ha manejado información proporcionada por la administración responsable de la construcción. Procede del Archivo de Presa, que se está confeccionando todavía en estos momento y, fundamentalmente, se trata de: − Proyecto base. − Proyecto de construcción así como los correspondientes modificados y adenda donde se efectúa la zonificación territorial y estimación de daños por rotura. − Proyectos elaborados para el tratamiento de la cimentación. − Informes mensuales de obra elaborados por la Asistencia Técnica. − Informes monográficos específicos elaborados o encargados por la Asistencia Técnica. − Informes elaborados por la empresa constructora. 3.2.2.1.2 Escenarios La ataguía de materiales sueltos, al tratarse de una estructura provisional para desviar el caudal del arroyo precisa de una metodología de análisis eficiente y, en cualquier caso, distinta de la presa de gravedad. 78 APLICACIÓN Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas Habida cuenta de lo anterior, así como de la zona sísmica en que se ubica: ƒ No se considera el evento sísmico al encontrarse la presa en un área de baja sismicidad. Las probabilidades de rotura durante este evento se consideran, por tanto, despreciables frente a las de los otros dos eventos. Además, se puede reseñar que, históricamente, el sismo sólo ha sido la causa de rotura alrededor del 1,5% de las ocasiones. ƒ Los eventos de cargas estáticas y el hidrológico se funden en un único evento que, a su vez, distingue dos escenarios en función del nivel de embalse (N.M.N. y vacío). La razón estriba en que, dentro del evento hidrológico, el sobrevertido implica una probabilidad de rotura con una magnitud tal que hace insignificantes el resto de modos. ƒ Para definir los dos escenarios, se asume que se encuentra el 99% de su vida útil a una cota igual al umbral de vertido del desagüe de fondo (utilizado como canal de desvío desde la 1.101 m.; la cota de coronación de ataguía es la 1.103 m.s.n.m.) y el 1% vacío. 3.2.2.1.3 Modos de fallo En este caso, en lugar de distinguir entre los eventos de cargas estáticas e hidrológico se ha creado un único evento general que sólo depende de los niveles de embalse. De esta forma, los modos de fallo manejados han sido los indicados más abajo. 3.2.2.1.3.1 Modos de fallo: embalse lleno 1. SC Sifonamiento en el cimiento, a través de un nivel que posee una mayor permeabilidad, o por medio de otro nivel que contiene argilitas muy meteorizadas. Tiene como consecuencia un asiento brusco que agrieta el cuerpo de la presa o produce un sobrevertido. También cabe la posibilidad de que el sifonamiento provoque una erosión remontante que alcance el cuerpo de presa y lo agriete provocando la rotura. 2. SDF Sifonamiento en el contacto con la aleta del desagüe de fondo, en el estribo derecho. Se originaría a través de la interfaz existente entre el cuerpo de la ataguía y el muro vertical, perteneciente a la aleta de la embocadura del desagüe de fondo, sobre el que apoya la ataguía en su extremo por la margen derecha. 3. EDF Erosión interna en el contacto con la aleta del desagüe de fondo, en el estribo derecho. 4. RCD Rotura a cortante en el cuerpo de ataguía y en condiciones drenadas, es decir, una vez completado el llenado de la ataguía y establecida una red de flujo permanente. APLICACIÓN 79 M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos 5. RCND Rotura a cortante en el cuerpo de ataguía y en condiciones no drenadas, nada más acabada la construcción y antes de establecerse una red de filtración en régimen estacionario. 6. SV Rotura por erosión externa causada por sobrevertido debido a la ocurrencia de una avenida que sobrepasase la capacidad hidráulica del desvío y la capacidad laminadora de la ataguía (debida al resguardo). 3.2.2.1.3.2 Modos de fallo: embalse vacío 7. DCO Rotura a esfuerzo cortante durante la construcción de la ataguía, por un eventual aumento de las presiones intersticiales durante la compactación y puesta en obra. 8. DR Rotura por desembalse rápido, que deje al espaldón de aguas arriba saturado y con presiones intersticiales y sin el efecto estabilizador del agua embalsada. 3.2.2.1.4 Probabilidad condicional de rotura En el caso de la ataguía; salvo en el sifonamiento, la erosión interna y el sobrevertido; se ha utilizado en todos los casos el reseñado modelo numérico en diferencias finitas (FLAC [86]) para reproducir el comportamiento del terraplén. Los parámetros se han deducido a partir de la información contenida en los sucesivos proyectos y, al igual que en la presa de gravedad, se ha implementado diversos programas de cálculo, mediante el lenguaje de programación propio del FLAC, para agilizar y hacer más eficiente el análisis. Finalmente, las probabilidades se han estimado mediante la teoría lineal de segundo orden (FOSM) a través del método de las series de Taylor. Para el sifonamiento en el cimiento y cuerpo de presa, se ha aplicado un sencillo modelo numérico (Wolff en [107]), aunque a la hora de computar las probabilidades se ha utilizado los valores del árbol de eventos. Del mismo modo, la erosión interna también ha sido estimada mediante un árbol de eventos y, en cada uno de los nodos, se ha estimado la probabilidad aplicando el juicio de experto. 80 APLICACIÓN Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas JOB TITLE : (*10^1) FLAC (Version 3.40) 3.000 LEGEND 20-Jun- 4 17:55 step 4152 Cons. Time 1.9848E+13 -3.897E+01 15, si no un material areniscoso relativamente bien graduado unido a una masa arcillosa procedente de las argilitas. De hecho, es razonable obtener un 6N , F 1.E-02 1.E-02 1.E-03 1.E-03 1.E-04 LÍMITE TOLERABLEPRESAS EXISTENTES 1.E-04 1.E-05 1.E-05 1.E-06 LÍMITE TOLERABLENUEVAS PRESAS 1.E-06 1.E-07 1.E-07 1.E-08 El riesgo sólo es tolerable si satisface el criterio "ALARP" 1.E-09 0.1 1.E-08 1 Pérdida Esperada de Vidas Humanas Equivalentes, N 10 100 1000 10000 1.E-09 100000 Límite (F,N) tolerable-nuevas presas Límite (F,N) tolerable-presas existentes Riesgo Total Estimado Probabilidad Total de Rotura Curva F-N (Ataguía) NOTA.Al tratarse de una ataguía el ANCOLDno determina exactamente qué criterio de tolerabilidad aplicar para el riesgo. Figura 3.16. Evaluación de riesgo en la ataguía de materiales sueltos (según método ANCOLD). 90 APLICACIÓN 4 Conclusiones y necesidades de investigación 4.1 Resumen En el presente trabajo se ha llevado a cabo una exhaustiva revisión de los métodos y prácticas existentes actualmente para efectuar el análisis de riesgos dentro del marco de la seguridad de presas y embalses. Al tratarse de un proceso complejo y relativamente novedoso, se ha introducido previamente un conjunto de conceptos y definiciones que facilitan la exposición posterior del proceso global encaminado a estimar el riesgo asociado a la rotura de presas y embalses. En este sentido, se ha considerado el riesgo como una medida combinada de la probabilidad y severidad asociada a los efectos adversos que la rotura de una presa, en cualquier escenario verosímil, tendría sobre la vida humana. Sin embargo, de forma general el riesgo debe incluir igualmente las consecuencias desfavorables sobre la propiedad pública o privada y el medio ambiente. Una vez se ha profundizado en el estado del arte sobre la cuestión se ha llevado a la práctica el proceso descrito tratando de utilizar y contrastar la mayor cantidad posible de herramientas disponibles tanto en el campo probabilístico estricto, como en el estructural, el hidrológico-hidráulico y el de la estimación de consecuencias. De esta forma, se ha escogido dos presas españolas de titularidad estatal para desarrollar el análisis de riesgos. En primer lugar una presa de hormigón de gravedad donde se ha podido desarrollar por completo dicho análisis. En segundo lugar, una ataguía de materiales sueltos que será empleada para desviar el río durante la construcción de otra presa. En este último caso, al margen de manejar una tipología de presa diferente del primero, se efectúa el análisis de riesgos para una estructura provisional y, por tanto, se ha modificado ligeramente el proceso con objeto de simplificarlo y adecuarlo a sus peculiaridades. M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos En ambos estudios, por cuestiones didácticas y en busca de la máxima claridad en la exposición, los resultados incluidos en este documento han sido revisados previamente y no se corresponden exactamente con las circunstancias reales. Además, se ha tenido en consideración el enfoque general preconizado por el Bureau of Reclamation (administración hidráulica adscrita al Ministerio de Interior de los Estados Unidos de Norteamérica) y el recomendado por el ANCOLD (Cómite Nacional de Grandes Presas Australiano). Se ha intentado inferir las ventajas e inconvenientes de ambos y extraer conclusiones válidas de cara a una futura implementación del proceso en España. 4.2 Conclusiones Tras un repaso exhaustivo de los temas expuestos en el presente trabajo se establecen las siguientes conclusiones: A. En relación con aspectos generales del análisis de riesgos. 1. Si bien el enfoque tradicional utilizado hasta el momento en la seguridad de presas y embalses ha proporcionado resultados correctos y, por supuesto, constituye una herramienta esencial en aspectos como la capacidad frente a avenidas o la seguridad en el evento sísmico, no permite inferir el grado de seguridad alcanzado ni priorizar inversiones de forma directa. 2. El Análisis de Riesgo se erige como un instrumento que puede complementar el enfoque clásico y proporcionar un método sistemático útil para ayudar en la toma de decisiones relacionadas con la inversión. Además, lo anterior se efectúa de forma dinámica, ya que el cambio que experimenta el riesgo a lo largo del tiempo puede contabilizarse con la actualización y revisión de los análisis. 3. Una metodología robusta y sistemática del Análisis de Riesgo puede llegar a permitir la comparación homogénea del nivel de seguridad presente en un grupo de embalses, o entre los distintos modos de fallo de una presa concreta. Este hecho es el que permite priorizar las inversiones o las necesidades de investigación y planificar los pasos encaminados a reducir el riesgo. 4. La metodología del Análisis de Riesgo facilita y potencia la comprensión del comportamiento de una presa concreta, ya que identifica sistemáticamente las características y condiciones de contorno que contribuyen a su seguridad o su vulnerabilidad. B. En relación con aspectos metodológicos del análisis de riesgos. 5. El Análisis de Riesgo puede llegar a revelar el hecho que eventos no considerados como extremos entrañen un riesgo mucho mayor que otros calificados como tales. 6. La teoría lineal de momentos de segundo orden (FOSM) se muestra como un método simplificado válido en estudios preliminares o detallados de riesgo. 92 CONCLUSIONES Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas En concreto, el método de las series de Taylor alrededor de los valores medios ha sido aplicado de forma satisfactoria en este trabajo de investigación. 7. La inclusión de las solicitaciones hidrológica y sísmica, de tipo “externo”, dentro del Análisis de Riesgo admite un tratamiento estadístico de la información basado en la frecuencia de eventos pasados. Sin embargo, implica la consideración de probabilidades de ocurrencia muy pequeñas, del orden de 10-6 y, por tanto, introduce una dificultad añadida que sobrepasa los métodos utilizados habitualmente en España (basados en el ajuste de los datos reales disponibles a una función de extremos). La extrapolación de probabilidades a esos niveles se ha mostrado como una tarea plena de incertidumbre, que se suma a la ya existente en el ejercicio de la modelación hidrológica. 8. Los modos de rotura asociados a solicitaciones de tipo “interno” (por diferenciarlas de las “externas”, habitualmente relacionadas con el sismo y la avenida), no admiten de forma tan sencilla un tratamiento probabilístico. Estos modos de rotura, de naturaleza esencialmente geotécnica (como el sifonamiento o la erosión interna), no ocurren como eventos independientes susceptibles de tratamiento estadístico y habitualmente son difíciles de aislar. Hoy en día no es posible cuantificar de manera analítica la probabilidad anual de rotura asociada a estos modos de rotura y la única forma de abordar el problema consiste en aplicar el juicio de experto (con ayuda de los árboles de eventos) y/o la información histórica. 9. Los árboles de eventos constituyen una herramienta de notable utilidad en la estimación de probabilidades condicionales de rotura asociadas a un modo de fallo. Exigen una descomposición total del mecanismo de rotura y permiten la asignación parcial de probabilidades, basadas en el juicio de experto o el ingenieril, dentro del rango hábil manejable por la mente humana (tener conciencia real de probabilidades menores que 10-3 es prácticamente inviable). 10. Cuando en un mecanismo de rotura influyen simultáneamente diversos factores dependientes entre sí, los árboles de eventos pueden llegar a alcanzar una gran complejidad y perder su utilidad. En este caso, los árboles de fallo parecen más apropiados (por ejemplo, en el análisis de riesgo asociado a los aliviaderos con compuertas). 11. Aunque cada presa es única y constituye un prototipo, en caso de resultar posible, el disponer información relativa al comportamiento histórico de una gran población de presas de diversas tipologías se convierte en una herramienta de gran valor. El análisis histórico resulta útil en los análisis preliminares de riesgo y, para estados más avanzados del estudio, proporciona un orden de magnitud y una referencia de contraste. 12. La estimación de consecuencias y daños generados por la eventual rotura de una presa es un proceso lleno de incertidumbres, aunque se trata de una pieza fundamental dentro del Análisis de Riesgo. En este sentido, la última metodología preconizada por el USBR (DSO-99-06) se considera muy apropiada. CONCLUSIONES 93 M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos 13. Las curvas F-N se consideran la manera más efectiva de presentar el cómputo global del riesgo social o individual asociado a una determinada presa al integrar todos los escenarios y modos de fallo. No obstante, para configurar estas curvas es preciso haber desarrollado previamente las curvas f-N. Este criterio puede complementarse o sustituirse con el “ALARP”, aunque este último precisa mayor cantidad de información. C. En relación con la aplicación llevada a cabo para dos casos de estudio. 14. La Declaración de Riesgo podría ser de utilidad en nuestro país; englobaría el Análisis de Riesgo y la Evaluación de Riesgo y conllevaría una estimación individual detallada de las consecuencias provocadas por la rotura de una presa así como su nivel de seguridad. 15. Resulta muy complicado estimar la severidad de una avenida, en función del calado y velocidad, para todos los escenarios contemplados en el Análisis de Riesgo (tanto hidrológicos como sísmicos). Los Planes de Emergencia proporcionan la rotura, además del caso de rotura de compuertas (A1), cuando el embalse se encuentra al N.M.N. (H1) y cuando confluye una avenida (H2); por consiguiente, se hace necesario tantear someramente velocidades y calados para otras hipótesis diferentes. En este sentido, parece razonable averiguar los caudales punta mediante las habituales fórmulas empíricas (relacionan altura de presa y volumen embalsado con el caudal), utilizar de forma esquemática la topografía disponible sobre el valle o la llanura de inundación y efectuar un sencillo cálculo hidráulico en régimen permanente y uniforme. 16. Para los casos estudiados, el enfoque basado en el análisis individual del riesgo asociado a los modos de fallo y que computa el riesgo global por simple adición, preconizado por el USBR, proporciona un valor absoluto de riesgo menor que la aproximación a través de los escenarios de carga, propuesta por el ANCOLD. 4.3 Necesidades de investigación Los resultados expuestos con anterioridad permiten establecer las siguientes conclusiones en relación a la oportunidad de su aplicación en España: 1. En el contexto actual, donde se está desarrollando los informes de “Primera revisión y análisis general de la seguridad de las presas españolas”, para las cuales resulta de aplicación el Reglamento Técnico de Seguridad de Presas y Embalses de 1.996 y, aún más, en la hipótesis de que se promulgue una nueva Ley de seguridad de presas, la implementación de una metodología de Análisis de Riesgo permitiría: − Identificar niveles de riesgo más allá de criterios clásicos de aceptación y rechazo (coeficientes de seguridad parciales en los que se basan los actuales trabajos). 94 CONCLUSIONES Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas 2. − Priorizar las actuaciones inversoras en seguridad de presas a partir de una metodología racional y consistente. En este marco, aunque las metodologías de Análisis de Riesgo preliminares o de cribado (por ejemplo, “cribado” y “preliminar” según el ANCOLD y los “CFR” en el caso del USBR) se encuentran muy consolidadas en otros países del mundo, resultaría muy provechoso aplicarlas en España. Para ello se considera pertinente efectuar investigaciones encaminadas a: − Inventariar de forma exhaustiva el parque de presas nacional, incluyendo una detallada recopilación de roturas e incidentes acaecidos en el pasado así como su procesamiento estadístico. Posteriormente, establecer un sistema de puntuación, basado en parámetros cualitativos, que permitiera ajustar las probabilidades históricas inferidas a las características y estado particulares de cada presa. Además, este análisis histórico debería permitir averiguar, de forma sistemática, a qué cuantil o rango pertenece la probabilidad finalmente estimada. − Establecer recomendaciones que reflejen adecuadamente la metodología propuesta para desarrollar el Análisis de Riesgo a nivel de cribado y preliminar en España. − Desarrollar el análisis para un grupo o sistema de presas. Las metodologías relacionadas al análisis detallado de aspectos específicos de riesgo (“IRA” y “RAA” en el USBR o las “Very Detailed” según el ANCOLD) suponen también un campo con necesidad de investigación. En particular: − Adaptar modelos numéricos del comportamiento de presas a simulaciones en el campo del análisis de riesgo (elaboración de modelos específicos para cada modo de fallo). − Vincular las técnicas de Monte Carlo y los propios modelos de simulación, actualmente desacoplados, para obtener de manera eficiente y sistemática las probabilidades condicionales de rotura asociadas a los distintos modos de fallo. − Mejorar la asignación de probabilidades a la ocurrencia de eventos hidrológicos y sísmicos. En concreto, efectuar la extrapolación dentro de la función de distribución de extremos hacia valores con períodos de retorno muy elevados (cercanos al millón de años). − Estimar la probabilidad anual total de fallo a partir de la integración del producto de las funciones de densidad asociadas a la respuesta del sistema (probabilidad condicional de rotura) y la presentación de un determinado evento de cargas o solicitaciones. 3. CONCLUSIONES 95 Bibliografía [1] ALONSO E. ET AL. Metodología para el análisis de la seguridad de presas y su macizo de cimentación. Comité Español de Grandes Presas. 1994 ANCOLD. Guidelines on Assessment of the consequences of Dam failure. May 2000 ANCOLD. Guidelines on Dam Safety Management. Australian National Commitee on Large Dams. August 2003 ANCOLD. Guidelines on Risk assessment. Australian National Commitee on Large Dams. August 2003 AYRE R; McGRATH T. Meeting referable dam and water management Requierements of the Queensland water act-a 'How to' guide. SUNWATER 2003. AYYUB B. M. Methods for Expert-Opinion Elicitation of Probabilities and Consequences for Corps Facilities.U.S. Army Corps of Engineers Institute for Water Resources. Diciembre 2000. BABBITT D. H; ASCE M. Improving Seismic Safety of Dams in California. Department of Water Resources, Division of Safety of Dams. BERGA L ET AL. Roller Compacted Concrete Dams. Proceedings of the fourth International Symposium on Roller Compacted Concrete (RCC) dams, 17-18 november 2003. Ed. BALKEMA. BETÂMIO DE ALMEIDA, A. Dam risk management at downstream valleys. The portuguese NATO integrated project. Universidad Técnica de Lisboa. Disponible en Internet. project. Instituto Superior Técnico. Lisboa. Disponible en Internet. [2] [3] [4] [5] [6] [7] [8] [9] [10] BETÂMIO DE ALMEIDA, A. Dam-break flood risk management. An integrated [11] BLASCO E; ORTEGA E. La Seguridad de Presas es un Servicio Público. Argentina. Disponible en Internet. [12] BOWLES D. Advances in the practice and use of portfolio risk assessement. AN- COLD. Conference on Dams, 2000. [13] BOWLES D. ET AL. Alamo dam demostration risk assessment. Proceedings of the Australian Committee on Large Dams Annual Meeting. Noviembre 1999 [14] BOWLES D. ET AL. Dam safety decision-making:combining engineering assess- ments with risk information. Utah State University 2002. M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos [15] BOWLES D. Evaluation and Use of Risk Estimates in Dam Safety Decisionmaking. ASCE. 2001 [16] BOWLES D; ABOLEATA M; McCLELLAND. A model for estimating dam failure life loss. Australian Committee on Large Dams Risk Workshop. Australia 2003. [17] BOWLES D; JOHNSON L. ASDSO/FEMA Specialty workshop on risk assessment for dams. ASDSO/FEMA. Septiembre 2001. [18] BOWLES D; SWAIN R. E; OSTENAA D. A framework for characterization of extreme floods for dam safety risk assessements. USCOLD 1998. [19] BOWLES DS & ANDERSON LR. Dam safety risk assessment: what can we currently use it for? ICOLD 69th annual meeting, Dresden. Workshop. Vol. 1 pp410-427, 2001 [20] BOWLES DS, ANDERSON LR, GLOVER TF & CHAUHAN SS. Portfolio risk assessment: A tool for dam safety risk management. USCOLD lecture Series (Conf). Pp 317-334, 1998 [21] BOWLES DS, ANDERSON LR, GLOVER TF & CHAUHAN SS. Understanding and managing the risks of ageing dams: principles and case studies. Nineteenth USCOLD Annual. Meeting and Lecture, Atlanta, Georgia, May 16-21,.pp233-258, 1999 [22] BOWLES DS, ANDERSON LR, GLOVER TF, TARBOX, WAITE, YIN AU- YEUNG. Evaluation of dam safety at a series of hydropower dams including risk assessment. Proc 6th BDS Conf, Nottingham. pp119-125 Publs Thomas Telford. 1990 [23] BOWLES DS, ANDERSON LR, GLOVER TF.The Practice of dam safety risk assessment and management: its roots, its branches and its fruit. Proc USCOLD Lecture Series (Conf). Pp79-94, 1998 [24] BOWLES DS, PARSONS AM, ANDERSON LR & GLOVER TF. Portfolio risk assessment of SA Water's Large dams. Proc ANCOLD Annual meeting, Sydney, NSW, Australia. 1998. ANCOLD Bulletin No. 112, August 1999 [25] BOWLES, D.S., ANDERSON, L.R. ANDGLOVER, T.F. A Role for Risk Assess- ment in Dam Safety Management, Proceedings of the Third International Conference HYDROPOWER 97, Trondheim, Norway, June, 1997. [26] BROCH ET AL. Hydropower '97. BALKEMA, pp 359-560. Rotterdam 1997. [27] BUREAU OF RECLAMATION. A Procedure for Estimating Loss of Life Caused by Dam Failure; DSO-99-06. US DEPT. OF INTERIOR. Septiembre 1999. [28] BUREAU OF RECLAMATION. Dam safety risk analysis methodology. Version 3.3.1. US DEPARTMENT OF INTERIOR, 2003 98 BIBLIOGRAFÍA Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas [29] BUREAU OF RECLAMATION. Guidelines on Technical Priority Rating System. US DEPARTMENT OF INTERIOR. 2001 [30] BUREAU OF RECLAMATION. Risk based profiling system (RBPS). Available on Internet at www.usbr.gov/dsis/risk/. US DEPT OF INTERIOR, 2001 [31] CHAUHAN S.S; BOWLES D. Dam safety risk assessment with uncertainty analysis. Proceedings of the Australian Committee on Large Dams Risk Workshop. Octubre 2003. [32] CHAUHAN S.S; BOWLES D. Incorporating uncertainty into dam safety risk as- sessment. Disponible en Internet. [33] CHOW, MAIDMENT, MAYS. Hidrología aplicada. McGRAW-HILL,1994 [34] CHRISTIAN, J.T; URZUA A. Probabilistic Evaluation of Erthquake-Induced Slope Fail. Journal of Geotechnical and geoenvironmental engineering. Noviembre 1998 [35] COMITÉ NACIONAL DE GRANDES PRESAS. Estado del arte de las presas de hormigón compactado con rodillo. Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos. 2003 [36] COMITÉ NACIONAL ESPAÑOL DE GRANDES PRESAS. Guía Técnica de Seguridad de Presas: Nº3. Estudios geológico-geotécnicos y de prospección de materiales. 1999. [37] COMITÉ NACIONAL ESPAÑOL DE GRANDES PRESAS. Guía Técnica de Seguridad de Presas: Nº4. Avenida de Proyecto. 1997. [38] COMITÉ NACIONAL ESPAÑOL DE GRANDES PRESAS. Guía Técnica de Seguridad de Presas: Nº5. Aliviaderos y desagües. 1997 [39] COMITÉ NACIONAL ESPAÑOL DE GRANDES PRESAS. Guía Técnica de Seguridad de Presas: Nº6. Construcción de presas y control de calidad. 1999. [40] COMITÉ NACIONAL ESPAÑOL DE GRANDES PRESAS. Ponencias de la VI Jornada española de presas. Tema Técnico: Erosión interna en presas de materiales sueltos y filtraciones en presas y embalses. Málaga (España). 1.999. [41] COMITÉ NACIONAL ESPAÑOL DE GRANDES PRESAS. Ponencias de la VII Jornada española de presas. Tema Técnico: Gestión de la explotación y seguridad de presas. Zaragoza (España). 2.002. [42] CUESTA DIEGO, LUIS; VALLARINO EUGENIO. Aprovechamientos hidroeléc- tricos. Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos. 1ª edición, 2000 [43] CUSTODIO; LLAMAS. Hidrología subterránea. Tomos I y II. Ed. Omega. 1.976. BIBLIOGRAFÍA 99 M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos [44] CYGANIEWICZ J M, SMART JD. USBR use of risk analysis and risk assessment in dam safety decision making. ICOLD Beijing Q76 R23. Vol. . 1. Pp 351-368, 2000 [45] CYGANIEWICZ J M. USBR risk based profiling system. ICOLD Beijing Selected contribution to discussion on Q76. Vol. V, pp90- 93, 2000 [46] DAM SAFETY COMMITTEE. Annual Report. 1998/1999 [47] DE PEDRAZA GILSAN, JAVIER. Geomorfología: Principios, Métodos y Aplica- ciones. Ed.Rueda. 1996 [48] DEFRA. "Reservoir safety-floods and reservoir safety integration". Secretary of State for the Environment, Transport and the Regions. 2002 [49] DELGADO FERNANDO ET AL. Normativa Española sobre Seguridad de Presas y Embalses. ETSICCyP GRANADA. 2002 [50] DOUGLAS K, SPANNAGLE M & FELL R. CONGDATA: Analysis of concrete and masonry dam incidents. UNICIV Report, the University of new South Wales, Australia, 1998 [51] DOUGLAS K, SPANNAGLE M & FELL R. Estimating the probability o failure of concrete and masonry gravity dams. ANCOLD Conf on dams. 10pp, 1998 [52] ESCUDER, I.- Estudio del comportamiento tenso-deformacional de pedraplenes inundables mediante simulaciones numéricas formuladas en diferencias finitas y calibradas con lecturas de instrumentación. Tesis Doctoral. 2001. [53] FELL R, Bowles DS, ANDERSON LR & BELL G. The status of methods for esti- mation of the probability of failure of dams for use in quantitative risk assessment. ICOLD Q76 R 15. Vol. 1 pp 213-236. Correction in Volume 5 page 73, 2000 [54] FELL R; WAN C.F; CYGANIEWICZ J; FOSTER M. The time for development and detectability of internal erosion and piping in embankment dams and their foundations. UNICIV REPORT R-399. Junio 2001 [55] FEMA, The National dam safety programme in Fiscal years 1998-1999 41pp available on web at FEMA website, 1999 [56] FEMA. Federal Guidelines for Dam Safety. Federal Emergency Management Agency. Octubre 1998. [57] FERC. Engineering Guidelines for the evaluation of hydropower projects. Chapter II selecting & accommodating inflow design floods for dams. 40pp The Division of Dam Safety and Inspections, 1993 http://www.ferc.fed.us/hydro/docs/EngGuide/Guidelines.htm [58] FERC. Engineering Guidelines for the evaluation of hydropower projects. Chapter III Gravity dams. 39pp+ app. Peer Review version June The Division of Dam Safety and Inspections, Federal Energy Regulatory Commission. 2000 100 BIBLIOGRAFÍA Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas [59] FERC. Engineering Guidelines for the evaluation of hydropower projects. Chapter IV Embankment dams The Division of Dam Safety and Inspections, 1991 [60] FOSTER M & FELL R and SPANNAGLE. Report by University of New South Wales, Analysis of embankment dam incidents. Report No R-374. 282 pages, Sept 1998 [61] FOSTER M & FELL R. A framework for estimating the probability of failure of embankment dams by piping using event tree methods. UNICIV report. DRAFT. April 300pp, 1999 [62] FOSTER M & FELL R. Use of event trees to estimate the probability of failure of embankment dams by internal erosion and piping. ICOLD Q76 R 16. Vol. 1 pp 237-260, 2000 [63] FOSTER M, FELL R and SPANNAGLE. Risk assessment - estimating the probability of failure of embankment dams by piping. ANCOLD 98 Conference on dams. 11 pp plus 4 page supplement giving example of application of the UNSW method, 1998 [64] FOSTER M.A; FELL R. A framework for estimating the probability of failure of embankment dams by internal erosion and piping using event tree methods. UNICIV REPORT R-377. Diciembre 1999 [65] FOSTER M.A; FELL R. Assessing embankment dam filters which do not safety design criteria. UNICIV REPORT No. R-376. Mayo 1999 [66] GARCÍA YAGÜE, ÁNGEL. Temas de Geología Aplicada a las Obras Públicas. Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos. 2003 [67] Geotechnical Practice in Dam Rehabilitation. Geotechnical Special Publication No. 35. ASCE. 1993 [68] GONZALEZ DE VALLEJO, LUIS ; FERRER, MERCEDES; ORTUÑO, LUIS; OTEO, CARLOS. Ingeniería Geológica. Ed. Prentice Hall (España). 2.002. [69] GOOVAERTS P. Geostatistics for Natural Resources Evaluation. New York, Oxford. OXFOR UNIVERSITY PRESS. 1997 [70] GUTIÉRREZ F; DESIR G; GUTIÉRREZ M. Causes of the catastrophic failure of an earth dam built on gypsiferous alluvium and dispersive clays (Altorricón, Huesca Province, NE Spain). Environmental Geology. 2003 [71] GUTIÉRREZ M; DUNCAN J.M; WOODS C; EDDY M. Development of a Simpli- fied Reliability-Based Method for Liquefaction Evaluation. U.S. Geological Survey, Department of the Interior. 2003 [72] HARR M.E. Reliability-based design in civil engineering. New York. Dover Publi- cations,inc. 1.987 BIBLIOGRAFÍA 101 M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos [73] HARTFORD DESMOND N. D ; BAECHER GREGORY B. Risk and uncertainty in dam safety. Thomas Telford. 2004 [74] HOEK E. ; BROWN E. T. Rock Engineering. BALKEMA, 1996. [75] ICOLD . “Dam failures: statistical analysis”. ICOLD Bulletin 99. 73pp, 1995 [76] ICOLD. Nonstructural risk reduction measures. Benefits and costs for Dams. ICOLD Bulletin E02. 2001 [77] ISAAKS EDWARD H, SRIVASTAVA R. MOHAN. An Introduction to Applied Geostatistics. New York, Oxford. OFXORD UNIVERSITY PRESS. 1989 [78] J.M. DUNCAN ET AL. Strength, stress-strain and bulk modulus parameters for finite element analices of stresses and movements in soil masses. University of Berkeley, California. 1.980 [79] JONKMAN B; VAN GELDER P; VRIJLING H. An overview of quantitative risk measures an their application ofr calculation of flood risk. ESREL 2002. [80] JORGENSEN M. Evidence-Based guidelines for assessment of Software Develop- ment Cost Uncertainty. Norway, 2004. [81] JOURNEL, ANDRE G; DEUTSCH, CLAYTON V. GSLIB: Geostatistical Soft- ware Library and User's Guide. Second Edition. New York, Oxford. OXFORD UNIVERSITY PRESS. 1997 [82] JUÁREZ BADILLO; RICO RODRÍGUEZ. Mecánica de suelos. Ed. Limusa (Méjico). 2.002. [83] KOTTEGODA N. T y ROSSO, R. Statistics, Probability, and Reliability for Civil and Environmental Engineers. McGRAW-HILL 1997 [84] KREUZER H. The use of risk analysis to support dam safety decisions and management. 20º International Congress ICOLD. Beijing 2000. [85] LÓPEZ MARINAS, J. Geología aplicada a la Ingeniería Civil (2ª edición). Ed. Dossat 2000. (España). 2.002. [86] MANUALES DEL PROGRAMA FLAC. (Itasca; Minnesota). 1.996. [87] MCGRATH S. Study International Practice and Use of Risk Assessment in Dam Management. The Winston Churchill Memorial Trust of Australia. 2000 102 BIBLIOGRAFÍA Aplicación del Análisis de Riesgos a la Seguridad de Presas [89] MIMA.- Modificación Nº2 del Proyecto de Construcción de la Presa de Mora de Rubielos [88] MIMA.- Modificación Nº2 del Proyecto de Construcción del Embalse de La Loteta y de la Conducción desde La Loteta hasta el Canal Imperial de Aragón. [90] MINGUEZ SOLANA, R. Seguridad, Fiabilidad y Análisis de sensibilidad en obras de Ingeniería Civil mediante Técnicas de Optimización por descomposición. Aplicaciones. Tesis Doctoral. 2003 [91] MINISTERIO DE FOMENTO. Instrucción para el Proyecto y Construcción de Grandes Presas. España. 1967. [92] MINISTERIO DE MEDIO AMBIENTE. Guía Técnica para la clasificación de presas en función de su riesgo potencial. España. 1996. [93] MINISTERIO DE MEDIO AMBIENTE. Guía Técnica para la elaboración de los planes de emergencia. España. 2001. [94] MINISTERIO DE MEDIO AMBIENTE. Las obras hidráulicas y el Medio Am- biente. España. 2001 [95] MOPTMA. Reglamento Técnico sobre Seguridad de Presas y Embalses. España. 1996. [96] OBERGUGGENBERGER M; FELLIN W. From probability to fuzzy sets: The struggle for meaning in geotechnical risk assessment. Disponible en Internet. [97] PUTCHA CH. ;PATEV R. C. Investigation of Risk Assessment Methodology for Dam Gates and Associated Operating Equipment. U.S Army Corps of Engineers. Noviembre 2000. [98] RETTEMEIER K. ET AL. Risk assessment-New trends in Germany. AACHEN University of Technology. 2001 [99] SALETE, EDUARDO; LANCHA, J. CARLOS. Presas de Hormigón. Problemas térmicos evolutivos. Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos. 1998 [100] SEPREM. Las paradojas de la Seguridad Hidrológica. 2003. Disponible en Internet. [101] SHERARD JL CONTRIBUTIONS. Embankment dams. Geotechnical Special Publication No. 32. ASCE. 1992 [102] SLUNGA E. Concept and Bases of Risk Analysis for Dams. Helsinki University of Technology. Enero 2001. BIBLIOGRAFÍA 103 M. G. de Membrillera, I. Escuder, J. González, L. Altarejos [103] SMITH S. L; WEBB J. W; HALSTEAD K. C. Demostration of portfolio risk assessment for huntington district dams.1999 [104] SOCIEDAD ESPAÑOLA DE MECÁNICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES. Ponencias del Simposio sobre Geotécnia de Presas de Materiales Sueltos. Zaragoza (España). 1.993. [105] SORIANO PEÑA, A; SÁNCHEZ CARO, FRANCISCO J. Sobre la Evaluación de la Seguridad de las Presas de materiales sueltos. Revista de Obras Públicas. Diciembre 1997. [106] STEDINGER J. R ; HEATH D. C ; THOMPSON K. Risk analysis for dam safety evaluation: Hidrologic risk. USACE. Marzo 1996 [107] Uncertainty in the geologic environment: From de Theory to Practice. Geotechni- cal Special Publication No. 58. ASCE. Dos volúmenes, 1996 [108] USSD COMMITEE ON DAM SAFETY. Summary of USSD white paper on dam safety risk assessment: What is it? Who's using it and why? Where should we be going with it? 2003 [109] VALLARINO CÁNOVAS DEL CASTILLO, EUGENIO . Tratado Básico de Presas. Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos (España). 5ª edición: 2.001. [110] VOGEL A. The bibliography of the history of dam failures BHDF- an event based accident data collection. Disponible en Internet. [111] VRIJLING H. ET AL. An overview of quantitative risk measures for loss of life and economic damage. Journal of Hazardous Materials, 2003. [112] W. LAMBE; ROBERT WHITMAN. Mecánica de Suelos. Ed. Limusa (México). 1.972. [113] WAN C. F; FELL R. Investigation of internal erosion and piping of soils in em- bankment dams by de slot erosion test and the hole erosion test. UNICIV REPORT R-412. Julio 2002 [114] WAN C. F; FELL R; FOSTER M. A. Experimental Investigation of the rate of piping erosion of soils in embankment dams. ANCOLD 03 Conference on Dams. [115] WASHINGTON STATE DEPARTMENT OF ECOLOGY. Dam Safety Guidelines. Julio 1992. 104 BIBLIOGRAFÍA Entidades Organizadoras: ETSICCPV Patrocinadoras: CONFEDERACIÓN HIDROGRÁFICA DEL JÚCAR CONFEDERACIÓN HIDROGRÁFICA DEL GUADIANA Colaboradoras: