Daniel Medvedov

UNA DIMENSION DESCONOCIDA
Postulados ónticos sobre una dimensión desconocida
Madrid 2009

1

Una visión de la realidad supone haber intimado y accedido a los archivos secretos de la forma y del contenido de una noción familiar para todos. Lo que estamos percibiendo de la verdad es, acaso, una escasa presencia, una dimensión palpable que esconde un misterio que debe ser desentrañado con sobriedad y respeto. Tales postulados no deberían ser el reflejo de
2

lecturas o conversaciones: tienen que evocar una visión, un saber intacto que surge desde los abismos del silencio, a causa de la crisoledad, el estado alquímico de los buscadores de oro. He aquí varios puntos de reflexión que se han materializado a lo largo de muchos instantes de asombro. La capacidad de vislumbrar los estados
3

simbólicos de los principios universales es innata:

todos nosotros tenemos derecho de saber y a nadie se le oculta la luz ceniza del primer día de la luna. En ese instante sin duración que Leonardo da Vinci ha desentrañado con sabiduría, al afirmar que la luz cinérea del cuerpo
4

oscuro de la luna es el reflejo de un planeta azul llamado Tierra, los que contemplan el círculo secreto del satélite poético, son los llamados a proseguir con el legado de los ancianos. Desde el poema de Guilgamesh, hasta los escritos de Cyrano, pasando a través de los textos infantiles de Alicia y alcanzando los atisbos
5

de Tolkien, se nos ha dicho que hay cosas que están allí para comprenderlas y, si no es posible callar, pues hay que revelarlas con modestia, a los que desean ilustrarse a si mismo.

La visión es personal, y así debe serlo, pero lo que la visión descubre,
6

no pertenece a nadie en especial, es tesoro de todos, andamio oculto de una construcción eterna que, de cuando en cuando, surge desde los planos invisibles, alcanza las fronteras de lo visible y perdura secretamente en los límites de las cosas que aparecen por un instante, para luego desaparecer, en las nubes de un mundo visinvisible.

7

Nuestra actual sociedad sufre el estado adolescente de un crecimiento cíclico. Rebelde, apurada, díscola, insolente y avasalladora, la juventud es como es: no hay culpa, no hay castigo, no hay pecado. Sólo se trata de inadvertencias, de omisiones casuales provocadas por la ardentía del mundo, ese brillo fosforescente que
8

opaca la verdadera dimensión de nuestros actos y de nuestras palabras y de nuestros pensamientos. Pero llega el momento de la calma: hay que retroceder. En el silencio interior y exterior de nuestras incomodidades, surge la semilla de la contemplación y con este paso crucial comenzamos el largo camino del conocerse a sí mismo. Heráclito es modesto: no
9

afirma que se ha conocido. Sólo declara que se ha investigado a sí mismo y la consecuencia de esta búsqueda queda patente en sus escritos, uno de los fenómenos más curiosos de la literatura. Su libro perdido ha sido reformado y actualizado, de nuevo formulado y construido, para asombro de los buscadores. Este señor "oscuro" es
10

luminoso: sus palabras escuetas no son "fragmentos", son afirmaciones lapidarias que el mundo de hoy debería tomar en serio. Hasta que el hombre comprenda que el Ser es eterno, no habrá claridad en sus actos y todo lo que construya carecerá de fundamento óntico, existencial. Retroceda amigo, vuelve hacia atrás, en el Ser encontrarás la fuente de
11

tus angustias y desde allí percibirás la perspectiva de tu vida con nuevos ángulos. No vale la pena estar abatido. Alegre aquél que ha descubierto el Ser. Optimista el hombre que se hunde en el silencio. Contenta la mujer que respeta su dimensión creadora. Alegre el niño que es abrigado por el cariño de sus progenitores.

12

Feliz el médico que sirve a su comunidad con la confianza de saber que su labor no es vana. Sereno el anciano que mira de frente su futuro, convencido del advenimiento de un mundo de poesía, que lo espera calladamente, en el futuro. No hay que olvidar que la creación es poésis, y no génesis. Cuando nace un niño, asistimos a la llegada en lo visible de un Ser
13

eterno, cuyas dimensiones sobrepasan los límites del cuerpo físico. Este Ser está por encima del código genético y de sus leyes inexorables. Empezaré con cien postulados. 1. Suele decirse que el Ser es "el verdadero Yo" pero, en realidad, el Ser
14

es el "verdadero Tú". 2. El "genoma" es el vestido del Ser. 3. Antes de nacer, el Ser ya "es". 4. El Ser es eterno.

15

5. El Ser puede ser masculino o femenino: es la capacidad intrínseca de la elección de los sexos, que está definiendo su apariencia en el mundo visible. 6. Es el Ser quién piensa, no el cerebro. 7.
16

El cerebro sólo es un "teclado". 8. Quién sueña es el Ser.

9. El sueño es una expansión cósmica del Ser más allá de los límites corporales.
17

10. La forma casual del cuerpo del Ser es tu sombra. 11. Necesitas luz para ver tu sombra. 12. Necesitas entendimiento,
18

para saber. 13. Las supersticiones dicen algo que has olvidado. No las desprecies y reflexiona sobre su sentido. 14. Olvidar es no saber encontrar lo que ya sabes.

19

15. Tu cuerpo es un GNOMON que muestra la hora de tu actual persona. 16. El Tiempo es tu cuerpo. 17. El ajedrez es la imagen de la aventura del ser.

20

18. El Silencio es el lenguaje del Ser. 19. Amar es aquél proceso de fundirse los seres en el crisol del mutuo cariño. 20. En el mundo hay muchos seres pero todos se
21

pueden fundir en uno solo. 21. Un solo Ser puede escindirse en millones de otros seres iguales, sin que la dimensión óntica del Ser sufra aumento alguno. 22. Cuando dices "yo", ese "yo" es el Ser.
22

23. Cuando dices "tú" ese "tú", también es el Ser. 24. El Ser es lo Sublime. 25. Dios es todo lo vivo. 26.

23

El Ser es la Luz. 27. El Alma es la Vida. 28. La Substancia es el Cuerpo. 29. Busca el Ser y te conocerás.

24

30. Quién busca, es el Ser, un buscador buscado y siempre encontrado.

31. La búsqueda no es un principio es el símbolo del "encontrar". 32.
25

El Ser es el buscador de lo buscado. 33. El buscador ya ha encontrado, pero desconoce su encuentro. 34. El buscador es lo buscado. 35.
26

Para la búsqueda necesitas algunas palabras que has perdido. 36. Estas palabras son cinco: YO, YA, ESO, ASÍ, AQUÍ.

37. YO es el Ser.

27

38. YA es el Tiempo. 39. ESO es la Cosa. 40. ASÍ es el Modo. 41. AQUÍ es el Espacio.
28

42. La razón existe fuera de ti. 43. La Vida se te regala. 44. Nacer es Morir. 45.
29

Morir es Nacer. 46. Vivir es Aparecer. 47. Saber es saber todo. 48. No saber todo es no saber.

30

49. Ya sabes. 50. No hay "saber más". 51. El saber es el mismo en todos los sabios. 52.

31

El sabio siempre sabe. El erudito sólo conoce algo. 53. Al erudito le falta mucho por conocer. 54. El conocer nunca termina. 55. El saber no tiene
32

comienzo ni fin, es circular.

56. La Verdad es doble: la realidad y su misterio. 57. No basta conocer la Realidad. 58.
33

Falta saber el misterio de la realidad. 59. El filósofo simula el nosaber. 60. El erudito simula el saber. 61. El niño tiene derecho de
34

ser "infantil". 62. El Ser tiene que madurar. 63. Ser "maduro" es ser independiente. 64. Debes despertar. 65.

35

Quién despierta es el Ser. 66. El Ser realizado conoce su misterio. 67. Sólo existe el Cero. 68. Todos los números son Nada.

36

69. El ser es Nadie. 70. El Ser tiene una patria: NINGUNARIA. 71. El Ser habla con silencios. 72. La gramática del Ser no
37

tiene verbos. 73. El nombre del Ser es "nadie". 74. El Sol es sólo un foco de luz. 75. La Luna es un "trompe l ´oeil".
38

76. Las figuras del desierto de Nazca sugieren alejarse de allí. 77. El desierto de nazca es un depósito de materiales nocivos de una civilización anterior a la nuestra.

39

78. Hay muchos sabios actualmente en el mundo, pero no tantos como para encontrarlos en cada esquina. 79. Un sabio es un príncipe anónimo. 80.
40

Los animales no son "seres": sólo son "criaturas". 81. Los pájaros son la almaterialización de los pensamientos humanos. 82. Los mamíferos son la almaterialización de los sentimientos humanos.
41

83. Los peces son la almaterialización de los deseos humanos. 84. Una vez desaparecida una especie animal, ya nada puede hacerse con la genética, para salvarla. 85.

42

Una ballena es un deseo sublime, mezclado con un inmenso sentimiento trascendente. ¿Dónde va a abrigarse el deseo de una mujer de ser madre? 86. Un elefante es el sentimiento sublime de un hombre que desea ser padre. 87.

43

Un águila es un pensamiento sublime de libertad. 88. ¿Qué es un delfín? . . . Ya sabes . . . ¿Has deseado, a veces, tener un hermano o una hermana? 89. Somos seres solos. Solos seres somos. 90.
44

La soledad en el crisol: crisoledad. La educación no es el estudio, es el cúmulo de nuestras vivencias en la familia. 91. La salud es del Ser, no del cuerpo. 92. Siempre debes retornar al punto de vista del Ser
45

y desde allí considerar todas las cosas. 93. La perspectiva del Ser es amplia, elevada y profunda. 94. Cuando sabes, es el Ser quien sabe. 95.

46

Tu persona sólo es una máscara para el Ser. 96. No temas: eres eterno. 97. Si ocurre que, de repente, descubres que eres homosexual, adora en secreto a quien deseas y olvida el sexo. 98.
47

Si eres poeta, no es obligatorio escribir poemas. 99. El verdadero "hacer" es el "no-hacer". 100. No es bueno para el Ser que se cumpla cuanto desea. Aquí terminan, pero no acaban, los cien
48

postulados del Ser. ¿Por qué no es bueno que al ser humano se le cumpla todo cuanto desea? Porque al cumplírsele todo cuanto desea, el Ser inventa otro deseo y así continuamente, hasta morir. En cambio, si no se cumple cuanto deseas, comenzarás a reflexionar, a analizarte, a percibir la realidad de tu deseo y la necedad de la mayoría de nuestras aspiraciones. El
49

anhelo, en cambio, difiere del deseo, por cuanto que, ocurra o no, quedamos igual de contentos y esperanzados. El que no espera lo inesperado, no lo hallará, puesto que es inhallable e inaccesible. Ahora bien, si esperas lo inesperado, por más inaccesible e inhallable que pueda ser lo inesperado, al menos se espera, con humildad y modestia secreta. Y
50

algún día serás atendido y nadie va a saber que tu anhelo se ha realizado. Éste es el gran secreto de la espera.

Vamos a recordar aquí, al lado de estas bellas palabras de Heráclito, la declaración de San Juan de la Cruz acerca de lo escondido: " Si quieres hallar una cosa que está escondida, hasta allí en lo
51

hondo de lo escondido donde ella está, hay que llegar. Y cuando la hallas, tú también estarás escondido como ella." Estas palabras nos enseñan el no tener miedo de no ser conocidos. Lo máximo, sin embargo, es no preocuparte por ser conocido, o desconocido.

52

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful