You are on page 1of 3

El Onirotopo

1

“El abismo más angosto es el último en ser franqueado”. Nietzsche “La imaginación es la capacidad del alma de ver cosas que no son reales... para los demás”. Dhará

A veces uno se sorprende de lo fácil y maravilloso que puede ser el bailar, y de la capacidad de algunos artistas para expresar —con todo el cuerpo— sensaciones y emociones retrosublimes2. Pareciera ser que nacieron con la habilidad de ser poemas en movimiento, surcando el espacio con gráciles flexirotaciones3; llevando así al espectador por la senda del hipnotismo exorbitante y de la contemplación introgozosa4. Si bien, analizando brevemente, hay que tener en cuenta que ese talento se compone de cierta capacidad (natural o genética) que predispone y circunscribe al sujeto en lo que puede o no hacer con su cuerpo y espíritu; considerando de gran importancia y de igual forma, el cómo puede llegar a intervenir la capacidad adquirida por el ejercicio voluntario (de superarse a sí mismo) en la repetición de un acto artístico como es el danzar. Una bailarina de ballet, por ejemplo, tiene que realizar una ardua preparación, durante años, para lograr llegar a ser lo suficientemente diestra para permitirse el culminar representaciones de obras completas de una manera solemne y elegante. Pero, ¿de qué manera este ejemplo me servirá para darme a entender?, honestamente sólo servirá como infianalogía5 de lo que quiero demostrar ya que — difícilmente— les permitirá a todos los lectores tener la sufi (cre)ciente intuición de lo que a continuación he de contarles. La imaginación es una capacidad inherente de todo ser humano (y posiblemente de otras especies animales6) de repetir la apariencia visual de los objetos externos que nos rodean vivencialmente: hacemos imágenes de automóviles, cohetes, submarinos; de personas, animales y plantas; o incluso somos capaces de imaginar seres fabulosos que son material inagotable de tantos cuentos, libros o películas. Nuestra mente o cerebro (dependiendo de la postura filosófica/científica) al soñar, no sólo es capaz de repetir escenarios completos cuasireales7 sino que, además, en muchas ocasiones, impone sus propias reglas de causalidad y de casualidad en la ejecución de los actos oníricos. Pues bien, así como físicamente podemos gradualmente transformar nuestro cuerpo para la consecución precisa de un giro o de un salto al bailar, así también podemos fortalecer nuestra capacidad imaginativa y creativa para desarrollarla al máximo posible individual, sin olvidarnos de las múltiples limitaciones que sobrevienen al hacerlo. Reflexionando un poco lo anterior, pareciera curioso el suponer que la imaginación tiene límites y es posible que se me malinterprete, por lo que espero hacerme entender de una manera
1 Oniro era uno de los genios del Sueño el cual fue mandado por Zeus para engañar a Agamenón y Topo significa lugar. En sí lo
que quiero expresar con la palabra Onirotopo es hacer referencia al sitio o al lugar donde se realizan los sueños. 2 Retrosublimes: Quiero expresar —con dicha palabra— la sensación de “retroceso” que experimentamos en el momento en que el asombro (o lo sublime) se apodera de nuestro ser. 3 Flexirotaciones: simultaneidad de flexiones —en brazos y piernas— al rotar el cuerpo. 4 Introgozosa: gozada interiormente. 5 Infianalogía: analogía ínfima o diminuta. 6 Aunque de forma poco desarrollada o evolucionada. 7 Cuasireales: que se asemejan mucho a la realidad.

1

mejor con el siguiente ejemplo: un dibujo a lápiz, uno a colores y una fotografía de una misma flor son tres formas —graduales— de aproximarse a una misma realidad pero podemos hablar al respecto de una evolución hacia el perfeccionamiento imitativo. Pues bien, lo mismo podríamos hablar con respecto al desarrollo de la imaginación, dónde al final del largo proceso, nos es posible hacer un film yoluntarizado8 de cuanto queramos imaginar9. Es así como decidí iniciarme en la búsqueda de un método o métodos para fomentar mi creatividad visual y auditiva de una manera prácticamente autodidacta pero apoyándome en técnicas milenarias como son el Yoga y la Meditación Budista. Descubrí, cada vez con mayor asombro, que en nuestro interior (o por lo menos en el mío) se encuentra un Universo-Pluriverso iconofantástico10 capaz de retener la atención inalterada (por días enteros) del introspectador11. Antes de que se me acuse injustamente de evasor de la realidad o de maníaco de la fantasía autoinducida, me defenderé de sus miedos o de sus admiraciones de incredulidad. Ni utilizo ni he utilizado ningún tipo de drogas para “viajarme” o alcanzar “nirvanas esotéricos” ni tampoco provengo del espacio exterior a profetizar mensajes divinos apocalípticos. Soy orgullosamente humano y un ser maravillado del mundo (tanto externo como interno) que se ha tomado la molestia —placentera— de escribirles para platicar de una manera grandilocuente y divertida de algo tan extraordinario como es el estar vivo y poder soñar hasta llegar a realizar la panlocura12 de tener sueños conscientes/inconscientes/conscientes... El 29 de Diciembre de 1997 tuve lo que he llamado un multisueño a multiniveles de consciencia e inconsciencia. Este ha sido el tercer sueño consciente que he logrado en 4 años de desarrollo de capacidades oníricas que me permitió conocer una realidad interior increíblemente enigmática. Ahora mismo imagino su fabulofantastiformidable13 reacción/incomprensión de lo que digo. Suena fácil decirlo y leerlo, pero es calamitosamente poco probable el comprenderlo si no se han vivido experiencias similares. Ante tales cuadrinstancias14 sólo me es permisible esbozarlo someramente. El que quiera creer que lo crea, pero no ciegamente, sino que busque la forma de comprobarlo por sí mismo, proponiéndose la tarea de explorar hacia el interior de su propio mundo onírico. Me acosté a dormir alrededor de las 8:00 p.m. y desperté hasta las 8:00 a.m.. Al acostarme, realicé los ejercicios de relajación del Yoga y concentré mi mente en mantenerme consciente venciendo así el sopor causado por la inactividad corporal el mayor tiempo posible. Finalmente, quedé dormido y perdí toda noción temporal hasta ir resbalando hacia la inconsciencia de empezar a soñar. Me localizaba situado en un departamento que, por cierto, ahora recuerdo me es muy familiar, donde me hallaba recostado dormido aunque yo estaba consciente de ese hecho y aprovechaba para salirme imaginariamente de mi cuerpo y poder recorrer el departamento sin ser visto ya que mi cuerpo permanecía dormido (¿Ya van entendiendo a que me refería con las palabras “multisueños a multiniveles de consciencia e inconsciencia”?) Admito que la siguiente parte del sueño tiene connotaciones sexuales irrefutables pero al fin y al cabo mi libido de juventud es fuerte.
8 Yoluntarizado: variación consciente de la palabra voluntad, recalcando la yoicidad de los actos. 9 Permítaseme esta redundancia redundante redundativa. ¡Jha! 10 Un icono es sinónimo de imagen, y espero intuyan, el tipo de matiz espiritual que trato de generar con la síntesis
iconofantástica. 11 Introspectador significa literalmente: “El que observa el interior o hacia el interior”. 12 Panlocura: locura total. 13 Ridiestupiditonta forma de decirlo ¿no? 14 Cuadrinstancias: limitaciones rígidas difíciles de superar.

2

Como les decía me salía de mi cuerpo y caminaba por el departamento buscando a una mujer (que para proteger su identidad sólo la describiré) arquetipo de belleza y bondad (Rubia y de ojos azules) la cual yo seguía como si fuera un travieso espía. Ella caminó hasta el cuarto en que yo me encontraba dormido y se acostaba junto a mí. Posteriormente me acarició tiernamente (que cursi soy) y después comenzó a desvestirse para dormir. Yo francamente estaba excitado de poderla ver angelicalmente desnuda pero mi traicionero Super-Yo (utilizando terminología Freudiana) hizo que me materializara frente a sus ojos y ella sorprendida de verme me recriminó por mi actitud (es interesante analizar cada detalle ¿no?). Siguiendo con el sueño ella empezaba a llorar diciéndome que cómo podía ella volver a confiar en mí si yo en cualquier momento podía estar observándola en forma de fantasma. Yo traté de defenderme diciéndole que en realidad yo no lo había planeado así y que no veía nada de malo en observarla desnuda si su belleza era holoradiante15. No quiso escuchar razones y salió del cuarto dejándome a mí con la carga moral de haber traicionado su confianza para siempre y con la angustia de saberlo irremediable lo cual me hizo arrojarme a la cama lleno de dolor. Paradójicamente desperté (dentro del multisueño) y me daba cuenta de que sólo había sido un sueño y que en realidad no había pasado nada por lo que me tranquilicé en sobremanera y me fui dispuesto a desayunar a un restaurante de comida china. (Hago la aclaración de que esta segunda parte del sueño es considerada por mí como inconsciente por razones que más tarde daré a conocer). Llegué al restaurante y sucedió algo muy chistoso: todos los meseros se preparaban para recibir un ataque por parte del ejército japonés y yo estaba deseoso de ayudarlos (no me pregunten porqué). Había una escalera de caracol para subir y una más para descender pero era especial ya que se requería de una técnica para poderla subir o bajar; se necesitaba que al mismo tiempo alguien subiera mientras que alguien más bajaba de lo contrario los escalones se caerían. Logré subir a la planta alta del restaurante y todo en él había cambiado y ahora había mucha gente (algo así como si fuera una fiesta). Fue entonces que sucedió algo muy raro y que puede ser una enorme coincidencia. Encontré a un amigo mío (el cual en la vida real se había ido a Europa desde Octubre de 1997 y cuyo boleto de regreso vencía el 31 de Diciembre) y le pregunté que qué hacia en México si apenas era el 29 de Diciembre (es decir que nuevamente yo tenía un cierto grado de consciencia a cerca del sueño) Me explicó que se le había agotado el dinero y que por lo tanto se había tenido que regresar 2 días antes. (¡Lo cual en realidad sucedió y él en la vida real lo puede confirmar!). Entonces yo le platicaba a él acerca del sueño consciente (nuevamente dentro del sueño) que había tenido y de mi necesidad de ver a esta niña. (Lo que resulta ser que durante mi sueño “inconsciente” le platicaba a Ernesto (así se llama mi amigo) sobre el sueño “consciente” sin darme cuenta de que ambos sueños se realizaron mientras dormía yo). Al despertar nuevamente y ahora sí al mundo “real” quedé absorto ¿y ustedes?

15 Holoradiante: totalmente iluminada o radiante. 3