You are on page 1of 21

CIEN AÑOS DE SOLEDAD 1.

Capítulo
Macondo era el pueblo de José Arcadio Buendía, un habitante con gran imaginación, casado con Úrsula Iguarán, que solía comprar inventos a Melquiades, el cabecilla de un grupo de gitanos que aparecían una vez al año con novedosos artilugios. Entre los objetos que le compró había un imán para buscar oro, una lupa a la cual le pretendía dar aplicaciones militares, mapas portugueses y instrumentos de navegación. La mayoría de sus experimentos se frustraron, como consecuencia llevó a cabo una expedición para conocer otros pueblos, descubrió que Macondo estaba rodeada por agua. Los primeros dos hijos de José Arcadio y Úrsula fueron José Arcadio, el mayor y Aureliano, el pequeño. Al año siguiente cuando volvieron los gitanos ya no estaba con ellos Melquíades, que había muerto. La novedad que trajeron los gitanos aquel año fue el hielo.

2. Capítulo
Antes de vivir en Macondo, José Arcadio y Úrsula habían vivido en una ranchería situada en la sierra con sus respectivas familias, se casaron a pesar de ser primos, un precedente indicaba que de un matrimonio en el cual hubieran vínculos familiares podía surgir un hijo con cola de cerdo, pero eso no ocurrió. José Arcadio mató a Prudencio Aguilar (un vecino del pueblo), en un duelo de honor, pero este se le aparecía después de muerto. Estas circunstancias llevaron a José Arcadio a abandonar la sierra junto con otras familias, se establecieron al lado de un río y formaron un nuevo pueblo, Macondo. El primogénito, José Arcadio empezó a mantener relaciones sexuales con Pilar Ternera, una mujer que se dedicaba a leer las cartas, no tardó en quedarse embarazada. Cuando llegaron los gitanos, el primogénito vio a una joven gitana de la cual se enamoró rápidamente. Al día siguiente este se había fugado con los gitanos y la chica. Úrsula al enterarse fue en su busca, José Arcadio se hizo cargo de Aureliano y de nueva hija, llamada Amaranta. A los cinco meses regresó Úrsula sin su hijo pero con gente de otros pueblos.

3. Capítulo
Úrsula y José Arcadio aceptaron al hijo de Pilar Ternera de mala gana. Le llamaron Arcadio. Los niños de la casa eran cuidados por Visitación, una india que había llegado a Macondo huyendo de una peste de insomnio. Regresaron los gitanos, pero no había ni rastro de José Arcadio. También llegaron a Macondo unos traficantes de pieles que llevaron a la casa de los Buendía una niña y una carta, la carta era de alguien que les conocía y pedía a Úrsula y a José Arcadio que la acogieran ya que era familia lejana y no tenia padres. La llamaron Rebeca, esta trajo al poblado la enfermedad del sueño, que afectó en poco tiempo a todo el poblado, pero que gracias a una fórmula de Melquíades pudieron curar. Úrsula decidió ampliar la casa, la cual intento hacer pintar de azul un

corregidor que llegó a Macondo mandado por el gobierno. José Arcadio no solo se negó a pintarla, si no que le impuso unas condiciones para quedarse en el pueblo.

4. Capítulo
Se organiza una fiesta para inaugurar las reformas de la casa, se compra un instrumento desconocido en Macondo, es la pianola. Para instalar la pianola y enseñar su funcionamiento viene Pietro Crespi, un italiano de refinados modales que se enamora de Rebeca. Esta le corresponde pero por medio está Amaranta que también se ha enamorado del italiano. Rebeca y Pietro fijan una boda que Amaranta intentará evitar, por eso Úrsula decide mandarla de viaje. Melquíades había muerto ahogado en el río y había sido enterrado en medio del terreno destinado al cementerio. Pilar Ternera cansada de esperar a José Arcadio se acuesta con Aureliano que va a buscarla una noche a su casa para calmar el amor que siente por Remedios, la hija pequeña del corregidor, después de confesárselo a Pilar esta lo arregla para conseguir fijar la boda. José Arcadio Buendía se trastoca y tienen que atarlo a un árbol para que no destroce la casa después de volver a ver a Prudencio Aguilar.

5. Capítulo
Aureliano y Remedios Moscote fueron casados por el padre Nicanor. Ese mismo día se tendrían que haber casado Rebeca y Pietro Crespi si este no hubiera recibido el día antes la noticia de la muerte inminente de su madre. La boda no se podía realizar hasta al cabo de tres años, ya que por esos tiempos ya se habría acabado el templo. Pero el hecho que llevó al aplazamiento indefinido fue la muerte de Remedios poco antes de cumplirse los tres años. Vuelve a Macondo José Arcadio. Rebeca al verlo se enamora del y deja al italiano, tres días después se casan. Amaranta intenta seducir a Pietro que le propone matrimonio pero ella le sugiere esperar un tiempo. En Macondo tuvieron lugar unas elecciones en que Aureliano debido a su amistad con el corrector descubre que los conservadores amañan las elecciones. Esto le lleva a buscar la revolución en favor de los liberales. Aureliano pasa a ser el coronel Aureliano Buendía

6. Capítulo
El coronel Aureliano se va de Macondo para unirse a las fuerzas liberales y deja a Arcadio a cargo de Macondo, este fue el peor de los gobernantes que tuvo Macondo y llevo a cabo diversos fusilamientos. Úrsula evitó el fusilamiento de el corregidor. Arcadio busca tener relaciones sexuales con Pilar Ternera, ya que este no sabe que es su madre. Pilar le manda al dormitorio a Santa Sofía de la Piedad con quien tiene una hija. Arcadio acabo fusilado en la plaza del pueblo por los conservadores. El coronel Aureliano tuvo diecisiete hijos con diecisiete mujeres distintas durante la guerra. Amaranta rechaza la propuesta de matrimonio de Pietro Crespi que acaba suicidándose.

7. Capítulo La guerra terminó en mayo, el coronel Aureliano y Gerineldo Márquez (su hombre de confianza) fueron hechos prisioneros. Aureliano fue condenado a muerte y su ultimo deseo era morir en Macondo. Cuando se disponían a fusilarlo apareció José Arcadio con una escopeta y consiguió que lo soltaran. El capitán Roque Carnicero (capitán del pelotón de fusilamiento) y sus seis hombres intentaron salvar al general liberal Victorio Medina, pero cuando llegaron ya lo habían fusilado. El coronel Aureliano consiguió reunir un ejercito y proclamó la guerra al régimen. Le nombraron jefe de las fuerzas revolucionarias. Gerineldo Marquez fue nombrado por Aureliano jefe civil y militar de Macondo. Gerineldo le expresó a Amaranta su intención de casarse con ella, pero Amaranta lo rechazó. Aureliano mandó una carta a su madre avisando de que José Arcadio Buendía se moriría pronto, por eso lo sacaron de debajo del castaño y lo amarraron a la cama. José Arcadio tardó poco en morir.

8. Capítulo
Aureliano José intenta acostarse con su tía Amaranta pero esta lo rechaza. Aureliano visita Macondo y se lleva a su hijo Aureliano José a la guerra. Posteriormente llegan a Macondo rumores de que Aureliano ha muerto. El alcalde de Macondo es el general conservador José Raquel Moncada, este es amigo de Aureliano que lo acabará fusilando cuando restablezca el control de Macondo. Aureliano José deserta del ejercito para intentar conquistar a Amaranta pero esta lo vuelve a rechazar ya que hecha en falta a Gerineldo Márquez. Mientras, Úrsula recibe en casa a diez hijos de Aureliano, todos son Aurelianos. Aureliano José es asesinado por el capitán conservador Aquiles Ricardo en medio de la calle.

9. Capítulo
Gerineldo Marquez vuelve a ser rechazado por Amaranta. Entretanto Aureliano regresa a Macondo. Cuando Aureliano fue a entregar los objetos personales del gral. Moncada a su viuda, le quemó y saqueó la casa.Teofílo Vargas se había apoderado del mando central liberal y Aureliano a propuesta de un capitán decide matarlo para hacerse con el poder. Pero debido a los remordimientos decide matar al capitán que se lo había propuesto. Aureliano recibe la visita de un comisionado de su partido que le propone unas reformas contrarias al pensamiento liberal, pero aun así las acepta. Gerineldo interpretó el acuerdo como una traición y fue condenado a muerte por sus palabras. Después de la intervención de Úrsula, Aureliano rectifica e intenta acabar con la guerra firmando la rendición. A continuación intento suicidarse pero se salvó.

10. Capítulo
Arcadio y Santa Sofía de la Piedad tuvieron gemelos. Uno era Aureliano II, que se casó con Fernanda del Carpio y engendraron a José Arcadio. El otr! o era José Arcadio II. Las aficiones de los dos hermanos eran muy distintas, José Arcadio II se dedicaba a criar gallos de pelea y Aureliano II se dedicaba primero a leer libros y manuscritos y

luego a tocar el acordeón. Los gemelos compartieron sin enterarse a la misma mujer, Petra Cotes, pero fue Aureliano II quien tuvo una hijo con ella que fue educado por Úrsula para que fuera cura en un futuro. También es Aureliano II quien convive con Petra Cotes a pesar de estar casado con Fernanda, pero es que las relaciones con Petra hacen que los animales se reproduzcan rápidamente.Remedios la bella, que es la otra hija de Arcadio y Santa Sofía de la Piedad, fue la reina del carnaval que se celebró en Macondo, en que apareció una comparsa procedente de otro pueblo de la cual la reina era Fernanda del Carpio ,(que así se dio a conocer en Macondo). Pero a media noche la comparsa atacó el pueblo. José Arcadio II salvó a Remedios y Aureliano II salvó a Fernanda.

11. Capítulo
Fernanda y Petra se encuentran enfrontadas por el amor de Aureliano II. Finalmente Fernanda acepta la relación con Petra y decide vivir en casa de su marido. Al año de casados, tienen un hijo al que ponen el nombre de José Arcadio, al cabo de un tiempo tuvieron a una hija que recibe el nombre de Renata pero a la que todos llamarán Meme. Aureliano recibe la visita de sus diecisiete hijos en el carnaval. El miércoles de ceniza el padre Antonio Isabel les marcó a todos con una cruz de ceniza en la frente que resultó imborrable. Solo uno de los hermanos se quedó en Macondo, fue Aureliano el Triste que quiso instalarse en una supuesta casa abandonada, en que encontró a una vieja Rebeca, que todos creían muerta. En otra visita de los Aurelianos a Macondo, le arreglaron entre todos la casa, que tenia muchos desperfectos. En esta visita se queda a vivir Aureliano Centeno que ayuda a su hermano en una fabrica de hielo. Aureliano el Triste le pide dinero a Aureliano para traer el ferroca! rril al pueblo, al cabo de medio año lo consiguió.

12. Capítulo
La llegada del ferrocarril provocó la llegada de diversos inventos y de todo tipo de gente.La belleza de Remedios provoca algunas muertes accidentales y un día en que estaba plegando las sabanas junto a Fernanda y Úrsula desaparece volando junto con las sabanas.Un cabo de policía mató a un niño por derramar sobre el un refresco. Aureliano asistió a la matanza y dijo que cualquier día armaría a sus hijos para acabar con los gringos. Durante esa semana asesinaron a todos sus hijos menos al mayor, Aureliano Amador que consiguió escaparse. Aureliano quiere promover la guerra total y busca la ayuda de Gerineldo Marquez que le dijo que había envejecido mucho.

13. Capítulo
José Arcadio se va de Macondo para ir al seminario y Meme se va a un colegio de monjas. Úrsula empieza a perder la visión hasta quedar ciega pero intenta que la familia no se de cuenta. Úrsula queda relegada a las tinieblas y pierde el control de la casa en favor de Fernanda, que decide echar a José Arcadio II de la casa por trabajar en la compañía bananera.Aureliano II se va a vivir con Petra Cotes y se vuelve gordo a causa

de su gran apetito, come tanto que organiza concursos gastronómicos. En una ocasión comió tanto que se encontró al borde de la muerte. Desde ese momento Empezó a visitar a Fernanda cada día.Meme llevó a su casa a cuatro monjas y a sesenta y ocho compañeras de clase a pasar una semana de vacaciones con su familia, en ese tiempo destrozaron parte de la casa.Por ese tiempo reapareció José Arcadio II que basaba su tiempo en hacer pescaditos de oro.

14. Capítulo
Muere Aureliano Buendía y se decreta el luto en la casa. Al cabo de un tiempo es Amaranta quien lo hace después de predecirlo.Fernanda tiene un hija con Aureliano II que recibe el nombre de Amaranta Úrsula. Cuando esto sucedió Meme ya había terminado los estudios y era concertista de clavicordio. Pronto se enteró de que su padre solo estaba en la casa para guardar las apariencias de su romance con Petra Cotes. Meme se aficiona a la bebida y una noche después de haber estado bebiendo enferma. Tenia entre sus amigas a tres norteamericanas con las que pasaba buena parte de su tiempo, pero conoce a Mauricio Babilonia, que era un mecánico de la compañía bananera del cual no tardó en enamorarse. Un día Fernanda los descubre besándose en el cine, Meme es castigada sin poder salir de la casa, pero sigue viendo a Mauricio, que se cuela en la casa cada noche hasta que Fernanda lo descubre y lo denuncia a la policía como a un ladrón. Cuando lo ven colándose le pegan un tiro y lo dejan in! valido.Entretanto Úrsula había cumplido cien años y ya no se movía de su cama.

15. Capítulo
Después de la lesión de Mauricio Babilonia, Fernanda se lleva a Meme a un convento donde tiene a un hijo de su antiguo romance con Mauricio. El niño se llama Aureliano. Meme no volvió a hablar y se pasó el resto de su vida pensando en Mauricio hasta que ella muera en un hospital de Cracovia. Al cabo de unos meses del abandono de Meme, Fernanda recibió en Macondo a una monja que le entregó a Aureliano. Fernanda dijo a la familia que lo había encontrado en el río en una canastilla y lo metió en una habitación de la casa.José Arcadio II organizó una gran huelga para poder tener fiesta los domingos, este hecho produjo la llegada del ejercito a Macondo y se vio la posibilidad de una guerra civil. Las autoridades concentraron a los trabajadores en una plaza de Macondo y una vez allí y después de darles unos minutos para que se fueran, abrieron fuego. José Arcadio II se despertó en un tren lleno de cadáveres después haber perdido el conocimiento a causa del impacto de una bala. José Arcadio II bajó del tren y se fue andando a Macondo, una vez allí se dio cuenta que las autoridades habían conseguido esconder la matanza de tres mil personas. Los familiares de las víctimas dan por hecho que estos han regresado a sus tierras natales con la compañía bananera. Los soldados reg! istran la casa, y en el cuarto de Melquiades o de las bacinillas, se esconde José Arcadio II, un soldado lo mira sin verlo.

16. Capítulo
Llovió cuatro años once meses y dos días. Durante este tiempo a Fernanda se le escapó de la habitación el niño y cuando su abuelo lo vio decidió cuidarlo. Al ver que la lluvia no para Aureliano II se va a casa de Petra Cotes donde se estará tres meses antes de volver a su casa. Una vez en su casa Fernanda le dice que casi no queda comida pero este no se inmuta, pero debido a un a discusión con Fernanda, Aureliano II decide ir a buscar comida.Úrsula se trastoca y Aureliano II decide buscar el tesoro que se encontraba en un San José y que Úrsula había escondido esperando el regreso de su propietario.Pasados ocho meses del final de la lluvia Aureliano volvió con Petra Cotes.

17. Capítulo
Úrsula mejora con la llegada del buen tiempo y decide limpiar la casa, pero meses después muere con unos 120 años.José Arcadio abandona Roma antes de hacer los votos perpetuos y regresa a Macondo. Aureliano II y Petra cotes viven de las rifas muy felices hasta que el enferma, entonces decide hacer una gran rifa para conseguir dinero y poder mandar a Amaranta a estudiar a Bruselas. Después de la marcha de esta a Bruselas, muere Aureliano II a la vez que también lo hacia José Arcadio II después de enseñar a leer y a escribir a Aureliano. El día de su muerte fue el nueve de Agosto. En el entierro las tumbas se confundieron. También había muerto anteriormente Rebeca.

18. Capítulo
Santa Sofía de la Piedad se va de la casa de los Buendía harta de limpiar y no se vuelve a saber nada de ella.Fernanda había muerto cuatro meses antes de la llegada de José Arcadio, al llegar mandó a Aureliano a su cuarto y recogió a niños del pueblo para que jugaran en la casa. Una noche los niños vieron luz en el antiguo cuarto de Úrsula, la luz procedía de debajo de las losas, donde se encontraba la cripta en que Úrsula había escondido el dinero del San José. José Arcadio reformó la casa, pero hecho a los niños de ella y concede la libertad a Aureliano al enfermar. Pero Aureliano se queda en la casa estudiando los pergaminos. En estos tiempos llega a la casa el único superviviente de los Aurelianos, era Aureliano Amador, pero al no reconozerlo no le dejaron entrar. En ese momento dos policías le dispararon en plena calle.José Arcadió fue asesinado por los niños a los que había echado, estos le ahogaron y se llevaron tres sacos de oro mientras Aureliano estudiaba.

19. Capítulo
Regresa a la casa Amaranta Úrsula casada con un flamenco llamado Gastón, los dos tenían un acuerdo de no tener hijos antes de cinco años de casados. Al llegar a la casa la reformó con gran ilusión. Gastón intenta establecer un correo aéreo.Antes de la llegada de Amaranta Úrsula, Aureliano había conocido a Nigromanta, una negra con la que entabló amistad y que después de la llegada de Amaranta Úrsula se convirtió en su amante. Aureliano también se había hecho amigo de cuatro jóvenes que visitaban la

misma librería, eran: Albaro, German, Alfonso y Gabriel. Su amistad era mas fuerte con Gabriel ya que este creia en el Coronel Aureliano, porque su abuelo era Gerineldo Marquez.Aureliano se enamoró de Amaranta Úrsula, a la cual le expresó sus sentimientos un día, pero ella lo rechazó. Aureliano fue a un nuevo burdel donde conoció a Pilar Ternera, esta después de que Aureliano le contara sus sentimientos, le dijo que Amaranta Úrsula le estaría esperando en algún lado. Esa tarde Aurel! iano después de haber bebido hizo el amor con Amaranta Úrsula después de una primera oposición por parte de ella. En la habitación de al lado se encontraba Gastón que no se dio cuenta de nada.

20. Capítulo
El propietario de la librería al cual llamaban el sabio catalán se había marchado del pueblo. Por carta recomendó a los cinco amigos que abandonaran Macondo y así lo hicieron uno por uno menos Aureliano que se había quedado amando a Amaranta Úrsula, aprovechando que Gastón se había ido a Bruselas a comprobar el funcionamiento de su correo aéreo. Cuando Amaranta Úrsula se enteró del regreso de Gaston le mandó una carta explicándole sus sentimientos en favor de Aureliano. La respuesta de Gastón fue de desearles la felicidad. Cuando Pilar Ternera murió la pareja esperaba un hijo, Aureliano preocupado por la posibilidad de que Amaranta Úrsula fuera su prima buscó en los archivos de la iglesia, al no encontrar nada decidieron aceptar la versión de la canastilla. El hijo que tuvieron se llamó Aureliano, pero este nació con una cola de cerdo. No se preocuparon porque no conocían la historia y pensaron cortársela mas adelante. Pocas horas mas tarde moría desangrada Amaranta Úrsula. Au! reliano estaba desolado y estuvo deambulando por el pueblo. Al amanecer regresó a casa y no encontró a su hijo en la canastilla donde lo había dejado. Aureliano vio a su hijo llevado y comido por las hormigas que habían estado asaltando la casa desde hacia meses. En aquel momento su mente desveló las claves de los pergaminos, inmediatamente los pudo descifrar y descubrió su procedencia y que Amaranta Úrsula era su tía. Los documentos resultaron ser la historia entera de toda su familia. Mientras leía los pergaminos descubrió que en cuanto acabara de leer, él moriría y Macondo, con él, desaparecería.

Don Quijote de la Mancha:
LIBRO PRIMERO Capítulo I: Un hidalgo de la Mancha, de clase noble baja, de unos 50 años de edad, de complexión recia pero seca, da en leer libros de caballerías hasta llegar a perder el juicio. Determina, enloquecido por las fantasías leídas en esos libros, hacerse caballero andante y, como tal, ir a buscar aventuras. Para ello, prepara sus armas (desfasadas armas), revisa su caballo y le pone nombre (Rocinante), se pone nombre a sí mismo, como caballero que va a ser, (don Quijote de la Mancha) y busca una dama a la que amar y servir (Dulcinea del Toboso).

Capítulo II: Poniendo en efecto su pensamiento, una mañana de julio sale de su casa, como caballero andante, a deshacer agravios. Pero le asalta la preocupación de que no ha sido armado caballero y que, en consecuencia, ni puede ni debe entrar en combate con caballero alguno. Mas pudiendo más su locura, decide continuar y hacerse armar a la primera ocasión. Ese primer día no le ocurre ninguna aventura. Llega por la noche a una venta, que él cree que es castillo, donde cena en compañía de dos prostitutas y del ventero, a los que imagina como dos damas y gobernador del castillo. Capítulo III: Después de cenar, don Quijote pide al gobernador del castillo (el ventero) que, tras velar las armas, le arme caballero, y así poder ir a buscar aventuras como caballero andante. El ventero, cerciorándose de su falta de juicio, se burla de él haciéndole creer que él también es caballero y diciéndole que sí le armará y aconsejándole que se provea de dineros y de otras cosas necesarias. Don Quijote vela las armas en un patio del castillo (el corral de la venta). Durante la vela, un arriero, y después otro, acuden al pozo para dar de beber a sus animales de carga, para lo cual deben apartar las armas que don Quijote está velando. Éste defiende la vela y agrede a los arrieros. Los compañeros de éstos comienzan a arrojar piedras a don Quijote, y el ventero, para evitar más problemas, decide abreviar ceremonias: da por terminada la vela de armas y seguidamente arma caballero a don Quijote, ayudado de las dos prostitutas (doncellas;

la Tolosa y la Molinera). Don Quijote agradece haber sido armado caballero, y sale de la venta. Capítulo IV:

Don Quijote, ya hecho caballero andante, sale de la venta pero, siguiendo los consejos del ventero, decide volver a su casa para proveerse de lo necesario, además de escudero. En el camino de vuelta le suceden sus dos primeras aventuras: • Socorre a un muchacho de quince años, criado de un rico labrador de Quintanar, al que éste está azotando por no prestar cuidado al hato de ovejas. Bastará que don Quijote se aleje para que el labrador siga con su castigo. • Pretende hacer confesar a unos mercaderes toledanos que van camino de Murcia que Dulcinea del Toboso es la más hermosa del mundo. Uno de los mercaderes, viendo su locura, se burla de él; don Quijote entonces le acomete, pero tropieza y cae, y un mozo de mulas aprovecha la ocasión para molerle las costillas.

Capítulo V:

Un labrador (Pedro Alonso), vecino de su pueblo, encuentra a don Quijote malherido, le recoge y lo lleva a su casa, a donde llegan ya de noche. Allí están reunidos el ama y la sobrina de don Quijote y dos amigos suyos: el cura (Pero Pérez) y el barbero (Maese Nicolás) comentando la desaparición de don Quijote y que la culpa de ello es de los libros de caballerías que leía. Por lo que deciden que al día siguiente sean quemados. En ese momento, llega el labrador trayendo a don Quijote, al que acuestan para que descanse. El cura se informa por el labrador de lo ocurrido, y decide que al día siguiente se quemen los libros de caballerías de don Quijote.

Capítulo VI: Mientras don Quijote duerme, el cura y el barbero, ayudados de ama y sobrina, proceden al escrutinio de su librería, seleccionando unos y mandando arrojar otros al corral para ser quemados, según les parecen buenos o peligrosos para el hidalgo. Son libros de caballerías, de poesía (pastoriles) y heroicos o épicos.

Capítulo VII: Don Quijote despierta y empieza a delirar. Todos le calman, y el ama comienza a quemar los libros (culpables de la locura de don Quijote). Además deciden clausurarle la habitación de los libros y convencerle de que ha sido obra de un encantador. Convencido de ello, pasa quince días sosegado y conversando con el cura y el barbero sobre la necesidad de los caballeros andantes, a la par que persuade a un labrador, vecino suyo (Sancho Panza), para que le sirva de escudero, prometiéndole que le hará gobernador de una ínsula, y hacen los preparativos de todo lo necesario (dineros, alforjas, camisas, etc.) conforme al consejo del ventero. Salen de noche para no ser vistos. Primera conversación entre escudero y amo.

Capítulo VIII: En el camino descubren unos molinos de viento, que don Quijote cree que son gigantes. Decide acometerlos, sin que le sirva de mucho que Sancho le diga que son sólo molinos. Don Quijote embiste y sale mal parado, atribuyendo el cambio (de gigantes a molinos) a un encantador. Siguen camino, a Puerto Lápice, en busca de aventuras. Pasan la noche entre unos árboles: don Quijote piensa en su señora Dulcinea. Llegan a Puerto Lápice, y don Quijote confunde a dos frailes con dos encantadores que llevarían a una princesa cautiva (una dama vizcaína que viene más atrás en un coche). Acomete a los frailes, y después a un escudero de la dama, que no quiere que el caballero les haga ir al Toboso (para hablar con Dulcinea). El capítulo acaba con el combate en suspenso. Capítulo IX: Cervantes acude al recurso narrativo de que él es sólo traductor (además indirecto -pues se sirve de un morisco aljamiado, o que sabe castellano-) de unos cartapacios en los que había conseguido descubrir la continuación de las aventuras de don Quijote. Continuación que enlaza justo con el combate entre don Quijote y el vizcaíno: vence don Quijote y obtiene la promesa de que ha de presentarse ante su señora Dulcinea del Toboso (tal y como sucedía en los libros de caballerías que él leía).

Capítulo X: Ganada la sentencia, Sancho solicita a don Quijote el gobierno de la ínsula y que busquen amparo por si la Justicia les persigue (por lo ocurrido con los frailes y con el vizcaíno). Don Quijote solicita de su escudero que le reconozca como el "más valeroso caballero". Sancho así lo hace, y le dice que se cure las heridas. Don Quijote le habla entonces del bálsamo de Fierabrás (bálsamo mágico capaz de sanar las heridas), y Sancho lo ve más provechoso que el prometido gobierno de la ínsula. Don Quijote, al

ver su celada rota por el combate, jura arrebatársela a algún caballero. Hablan sobre comer y prosiguen camino en busca donde pasar la noche: llegarán a las chozas de unos cabreros.

Capítulo XI: Son acogidos por los cabreros, que les dan de cenar. Don Quijote elogia la vida de estas personas, en la que todo es paz, amistad y concordia, al igual que sucedía en los tiempos antiguos, y explica que los detestables siglos de ahora (con su malicia) han hecho que naciera la orden de los caballeros andantes, a la que él pertenece, para defender, amparar y socorrer. Llega otro cabrero y sus compañeros le piden que cante para don Quijote sus amores. Don Quijote vuelve a ser curado de la oreja, y se van a acostar

Capítulo XII: Pero en eso llega otro cabrero y anuncia a todos la muerte, por amores, de Grisóstomo, un estudiante que se hizo pastor por seguir a la bella Marcela. El cabrero anuncia que el entierro será a la mañana siguiente, y todos deciden ir a presenciarlo. Otro cabrero relata a don Quijote la historia de ambos jóvenes, y cómo la belleza de Marcela atrae a multitud de pretendientes, a los que trata cortésmente pero a los que desdeña. Se acuestan finalmente. Capítulo XIII: Se dirigen al lugar del entierro. En el camino se encuentran con unos pastores, y con un par de hombres a caballo que, atraídos por la noticia de muerte tan singular, también van a presenciarlo. Uno de los hombres (Vivaldo) pregunta a don Quijote el motivo de ir armado de la manera en que va. Don Quijote se lo explica. Y Vivaldo, viendo su falta de juicio y con ánimo de burlarse de él, le incita a que le hable de la caballería andante (sobre si es importante y si los caballeros andantes anteponen sus armas a Dios; don Quijote afirma y niega respectivamente). Don Quijote cuenta que su dama es Dulcinea. Finalmente llegan al lugar del entierro, donde otro grupo de pastores procede, bajo la dirección de Ambrosio -amigo de Grisóstomo-, a enterrar el cadáver. Ambrosio alaba a su amigo y Vivaldo pide que no queme los papeles de enamorado de aquél. Vivaldo se dispone a leer uno de esos papeles. Capítulo XIV: Vivaldo lee la canción de Grisóstomo (en la que éste se queja de Marcela). En seguida aparece Marcela. Y, ante la recriminación de Ambrosio, ella se defiende aduciendo que no se le puede culpar de la muerte de Grisóstomo, pues sólo ha mostrado "honesto

proceder y recato" y a nadie quiso ni dio esperanzas. Terminan de enterrar a Grisóstomo, y don Quijote decide ir en busca de Marcela para ofrecerle sus servicios. Capítulo XV: Cervantes vuelve al recurso narrativo de que él sigue la historia a través de Cide Hamete Benengeli y continúa en el momento en que don Quijote iba en busca de Marcela. Llegan a un prado y allí paran a descansar y a comer; y Rocinante, atraído por unas jacas de unos arrieros (gallegos se dirá a lo largo de todo el capítulo, aunque en el título ponga "yangüeses", de Yanguas, en Soria o en Segovia), acude a ellas. Visto lo cual, los arrieros le apalean. Don Quijote y Sancho acuden para defenderlo, pero también a ellos les apalean. Ambos se duelen de los golpes, y deciden ir, como buenamente puedan, en busca de lugar donde pasar la noche. Llegan a una venta (que don Quijote vuelve a creer que es castillo). Capítulo XVI: Allí les curan y les preparan aposento. En la venta también se aloja un arriero, que había acordado con la moza de servicio (Maritornes) yacer en cuanto quedara todo en silencio. Pero llegando la moza de servicio al aposento en el que se encuentran don Quijote, Sancho Panza y el arriero, aquél la confunde con la hija del señor del castillo (la hija del ventero) y empieza a hablarle al estilo de los libros de caballerías. El arriero, celoso, trata de defenderla, y en la poca luz de la habitación, todos empiezan a golpearse, quedando don Quijote aún más malparado. Un cuadrillero de la Santa Hermandad entra a poner orden. Capítulo XVII: Don Quijote y Sancho comentan lo sucedido. El cuadrillero le pregunta entonces que qué tal está, y don Quijote le reprende por su modo de hablarle, que él entiende despectivo. El cuadrillero le golpea en la cabeza con el candil, dejándole aún peor malparado. Don Quijote hace creer a Sancho que todo es obra de "encantamentos", y, ante lo mal que se encuentran, decide hacer el bálsamo de Fierabrás (que lo cura todo). Lo hacen y lo toman, sentándole mejor a don Quijote que a Sancho. Al irse de la venta, don Quijote se despide del ventero, pero éste le reclama el pago. El caballero dice que eso no está en uso en los de su orden, y se va sin hacerle caso. El ventero y otra gente de la venta entonces se vengan en Sancho, manteándole, y quedándose con sus alforjas. Capítulo LII: Don Quijote se pelea con un cabrero por parecerle que le falta al respeto; pero durante esa pelea oye el sonido de una trompeta y cree que se trata de una nueva aventura. Pero es una procesión en la que llevan a una virgen en petición de lluvia. Don Quijote cree que llevan a la imagen cautiva y acomete a los disciplinantes. Uno de ellos se defiende y

derriba a don Quijote. Sancho acude a socorrerle; y, creyéndole muerto, le alaba. Deciden volver a la aldea de ambos en el carro encantado (con el cura y el barbero). Son recibidos en su pueblo: Sancho, por su mujer, y don Quijote, por su ama y sobrina. Se termina diciendo que no se han podido hallar noticias de la tercera salida que hizo don Quijote, pero que sí se encontraron unos pergaminos en una caja de ploma, dedicados a don Quijote, Sancho Panza, Dulcinea y Rocinante. LIBRO SEGUNDO Capítulo I: Cervantes vuelve al recurso narrativo de que él sigue la historia de don Quijote a través de Cide Hamete Benengeli. El cura y el barbero están casi un mes sin ver a don Quijote para no recordarle el asunto de la caballería andante. Y encargan a ama y sobrina que le cuiden. Finalmente, le visitan para hacer prueba de su mejoría: parece que ha recobrado el juicio; pero, tratándole más, vuelve a defender la necesidad de su querida caballería andante, y llega a sostener que los caballeros andantes fueron hombres de carne y hueso y no simple ficción. Se oyen voces de ama y sobrina en el patio,

Capítulo II: Pues quieren impedir que Sancho entre a ver a don Quijote. El cura y el barbero piden a ama y sobrina que le dejen entrar. Don Quijote pregunta a Sancho que qué es lo que se dice de él en el lugar, de sus hazañas, y Sancho le contesta que cosas no muy favorables. Don quijote lo atribuye a la malicia (que persigue siempre a la virtud). Y Sancho contesta que aún más se dice, y que sus hechos están ya en libros y que un bachiller recién llegado (Sansón Carrasco) podrá contárselo con más detalle. Y va en su busca.

Capítulo III: Don Quijote imagina ser cosa de encantamento que su historia esté impresa. Llega Sancho con el bachiller Sansón Carrasco, joven socarrón que comienza a hablar, en burla, con ellos. Que su historia está impresa por todas partes (Portugal, Barcelona, Valencia), que las gentes celebran las diferentes aventuras y que son leídas por todos (niños, mozos, hombres y viejos); y que aparecen novelas intercaladas sin relación con la historia principal (lo que no le parece bien a don Quijote, habiendo tantas hazañas suyas que contar). Sancho se va a comer, don Quijote invita al bachiller a que se quede a comer con él; tras la siesta, vuelve Sancho y siguen con la conversación.

Capítulo LXXIII: Don Quijote y Sancho llegan a su aldea, y don Quijote cree, por dos agüeros que se le presentan, que no volverá a ver a Dulcinea. Sancho le convence de que, como cristiano, no debe hacer caso a los agüeros. Se encuentran con el cura y con el bachiller Carrasco, que les dan la bienvenida. Van a la casa de don Quijote, y allí los reciben ama y sobrina; también allí dan la bienvenida a Sancho su mujer e hija. Don Quijote les cuenta al cura y al bachiller su vencimiento y la obligación asumida de no salir de su aldea en un año. Obligación que, como caballero andante, piensa cumplir. Pero les comunica que, entre tanto, se hará pastor (para dar rienda suelta a sus amorosos pensamientos) y que se le unan. Ama y sobrina le reprenden por esta nueva locura, pero él les manda callar. Le llevan a acostar.

Capítulo LXXIV: Don Quijote agoniza en su cama. Es visitado por sus amigos (el cura, el bachiller y el barbero) y su escudero. Pero antes de morir recobra el juicio y abomina de los libros de caballerías. Y pide confesarse y hacer testamento. Se confiesa con el cura, su amigo. Después hace testamento (a favor de Sancho, su sobrina y su ama) en donde vuelve a abominar de los libros de caballerías. Después de tres días agonizando, recibe los sacramentos y muere. Cervantes vuelve al recurso narrativo de hacer hablar a Cide Hamete Benengeli para despedir la obra (en cuya despedida ataca a Avellaneda, autor del Quijote apócrifo, y pone de manifiesto su deseo: poner en aborrecimiento de los hombres las fingidas y disparatadas historias de los libros de caballerías).

ESTILO DE EL QUIJOTE El estilo de Cervantes responde perfectamente a la ideología renacentista, es decir, a la exaltación de lo natural y espontáneo y a la crítica de la afectación artificiosa. El estilo de El Quijote es realista y humanístico: sencillo, animado y suelto. Recoge un tipo de lenguaje familiar y aparece caracterizado por su viveza y agilidad. Aparecen, esporádicamente, algunos párrafos redactados en un estilo grandilocuente y pomposo, pero hay que interpretarlos como una imitación irónica del de los libros de caballerías. En cuanto a técnica narrativa, ya se ha señalado cuando hemos hablado de las novelas intercaladas cuál fue la intención inicial de Cervantes al empezar a escribir su Quijote, que era la de hacer una simple novela corta, y cómo después fue ampliándola: interpolando en el primer libro algunas novelas, y en el segundo libro, episodios, pero ya plenamente engarzados con la historia principal. En cuanto a los diferentes tipos de lenguaje, ya se ha hecho mención en este mismo apartado a ellos (sencillo-grandilocuente, según personajes y circunstancias).

Las figuras retóricas son numerosas, adaptándose siempre a la finalidad general y a la naturaleza de la materia narrada.

Cervantes se sirve de manera sistemática de figuras retóricas y recursos lingüísticos para expresar lo cómico y provocar la risa, pues el ingrediente cómico tiene un gran peso en la novela. De ahí la abundancia de antítesis, perífrasis, zeugmas, paronomasias, refranes y juegos de palabras ingeniosos.

La Divina Comedia, Dante Alighieri Dante inicia la composición de La Divina Comedia, en 1307, año en que fue desterrado de Florencia por problemas políticos. Dicha composición se prolongó hasta 1319; prácticamente, doce años se dedicó Dante a escribir esta obra, de allí que Jorge Luis Borges haya considerado a esta epopeya religiosa como la obra más perfecta de la humanidad. El primer punto que debemos destacar es el carácter alegórico de la composición. Por ejemplo la presencia del número 3, que simboliza la Santísima Trinidad (tres son los reinos que visita Dante, tres las fieras que se aparecen en la Selva oscura, tres los rostros de Lucifer, la estrofa utilizada es el terceto) Otro punto que debemos señalar es la finalidad religiosa de la obra: Dante escribe La Divina Comedia para inducir a la humanidad a apartarse del pecado y optar por el camino de la virtud, el fin trascendental de esta epopeya es orientar a los cristianos para conducirlos por el camino del bien.

En la obra, Dante finge hacer un viaje imaginario, que se inicia la noche del viernes santo del 8 de abril de 1300 (cuando el poeta tiene 35 años), comenzando su peregrinación por el infierno, el Purgatorio y el Paraíso.

INFIERNO Tiene el poeta 35 años cuando finge encontrarse perdido en medio de una selva oscura (pecado), llena de tupidos árboles que le hacen perder la ruta, aquella de la virtud y la fe. El primer terceto con que se inicia la obra es el siguiente: “En medio del camino de la vida. errante me encontré por selva oscura, en que la recta vía era perdida” . Después de muchas horas de angustia, ve a lo lejos la primera luz del alba sobre una colina cercana que representa la vida virtuosa. Se dirige hacia ella, pero le obstruyen el camino tres bestias feroces, un león (soberbia), una loba (avaricia) y una pantera (lujuria). Estos vicios le impiden al hombre salir del pecado y tomar el camino de la virtud. Sin embargo, se le presenta la sombra de Virgilio (enviado por Beatriz), el poeta latino que simboliza la razón humana, y le comunica que le va a servir de guía, pero que para salir de esta selva oscura (pecado), primero tiene que atravesar el infierno, después el purgatorio para finalmente llegar al paraíso. Y es así como inician su viaje por los reinos de ultratumba. El primer reino que visitan es el infierno, que Dante imagina como un inmenso cono invertido, que va desde la superficie del hemisferio septentrional hasta tocar con el vértice del centro de la tierra donde se encuentra Lucifer. Al ingresar Dante al infierno, lee sobre las puertas de este primer reino la siguiente inscripción:

“Por mí, se va a la ciudad doliente por mí se va al eterno tormento: por mí se va tras la perdida gente”

El infierno consta de un ante infierno y posteriormente de 9 círculos; el primero de ellos es el limbo, en los cuatro siguientes se castigan a los incontinentes (lujuriosos, golosos; avaros y pródigos; iracundos, indolentes, soberbios y envidiosos). Al otro lado de la laguna del Estigia, se encuentra la ciudad del Dite, donde son castigados los maliciosos (herejes, violentos, fraudulentos y traidores) en los siguientes cuatro círculos del infierno y en el centro de la tierra se encuentra Lucifer, considerado el más grande traidor de la historia. 1. Ante infierno Llamado “el vestíbulo de los cobardes”. Aquí se encuentran los cobardes; aquellas personas que no se dignaron a hacer el bien ni tampoco el mal. Los cobardes están condenados a correr eternamente tras una bandera que no tiene ningún significado, hostigados incesantemente por tábanos y avispas. Atravesando el ante-infierno, Dante llega a orillas del Aqueronte (alimentado por las lágrimas del género humano). Para cruzar este río, solicitan los servicios de Caronte, “el barquero de la muerte”, que transporta a las almas pecadoras a la otra orilla del Aqueronte. 2. Círculo Primero: Limbo Después de atravesar el Aqueronte, Dante se encuentra en el primer círculo del infierno, el Limbo, donde se hallan los muertos sin bautismo (uno de ellos es Virgilio). No son sometidos a ninguna pena material; pero están privados eternamente de la Beatitud.

3. Círculo Segundo: Lujuriosos En el umbral del segundo círculo está Minos, juez infernal, que escucha la confesión de las almas pecadoras y señala el círculo a donde irán a parar, de acuerdo al pecado cometido, envolviendo la cola a su cuerpo cuantas veces sean los círculos que debe descender el alma penitente. Minos quiere impedir el ingreso a Dante, pero Virgilio le advierte que el poeta es enviado por mandato divino. Entre los lujuriosos que observa Dante están Cleopatra, Helena, Dido, Aquiles, Paris y Tristán. Ellos son empujados por un viento impetuoso de aquí para allá; representación magistral del

instinto que domina y arrastra la voluntad del hombre, haciéndoles perder todo dominio sobre sí mismos. Este viento los empuja y revuelve; percutiéndolos unos contra otros. 4. Círculo Tercero: Golosos El guardián del tercer círculo es Cerbero, el perro de las tres fauces siempre hambrientas. El pecado que se castiga en este tercer círculo es la gula (exceso en el comer y beber). Los golosos están condenados a engullir por toda la eternidad una mixtura repugnante, formada por la lluvia negra que ellos reciben y el fango producido por la tierra. 5. Círculo Cuarto: Avaros y Pródigos El guardián del cuarto círculo es Plutón, quien al divisar a Dante, intenta con vano esfuerzo detenerlo. Los avaros y los pródigos durante la vida no pensaron sino en acumular dinero los unos y en gastarlo desordenadamente los otros, ahora ambos están condenados a empujarse recíprocamente enormes pesos con el pecho, gritando cada uno de ellos: “¿por qué agarras?”, “¿por qué sueltas?".

6. Círculo Quinto: Iracundos e Indolentes, Soberbios y Envidiosos La laguna de Estigia que circunda la ciudad de Dite a modo de defensa, es el lugar de pena reservado a los iracundos, que, continuamente, se golpean a sí mismos ensangrentándose, y a los indolentes que, como en la vida fueron contrarios a todo trabajo útil, tristes y tediosos, así ahora no hacen más que suspirar bajo aguas de la laguna. Más allá, cerca de la ciudad de Dite, se encuentran los soberbios y los envidiosos, cuyos castigos son parecidos a aquellos de los iracundos. Posteriormente Dante y Virgilio cruzan la laguna Estigia gracias el barquero Flegias. Llegan a las puertas de la ciudad de Dite, las cuales son abiertas por un ángel de Dios.

7. Círculo Sexto: Herejes Una vez en la ciudad de Dite, Dante y Virgilio contemplan el sexto círculo donde son castigados los herejes, quienes están dentro de sepulcros ardientes, con las tapas levantadas, formando una corona de fuego alrededor de las murallas internas de la ciudad.

8. Círculo Séptimo: Violentos El guardián del séptimo círculo es el Minotauro, monstruo con cuerpo humano y cabeza de toro. Este séptimo círculo está dividido en tres jirones. En el primer jirón, se encuentran los violentos contra el prójimo (homicidas, devastadores de países, corsarios y ladrones de caminos), quienes se hallan sumergidos en el Flegelonte, río de sangre hirviente, vigilados y flechados por los centauros. En el segundo jirón, se encuentran los violentos contra sí mismos

(suicidas) quienes están convertidos en árboles que son mordidos por negras perras hambrientas, provocándoles agudos gritos de dolor. En el tercer jirón se encuentran los violentos contra Dios (blasfemadores), quienes son expuestos a una continua lluvia de fuego.

9. Círculo Octavo: Fraudulentos El guardián del octavo círculo es Gerión, verdadera imagen del fraudulento; tiene la cara de hombre justo y honesto pero el cuerpo de serpiente. El octavo círculo está divido en diez fosas concéntricas, llamadas “Bolges” o sacos, donde son castigados los fraudulentos.

10. Círculo Noveno: Traidores En el noveno se encuentran aquellos que despreciaron el calor del cariño: los traidores. Este círculo está divido en cuatro fosas: a) Fosa Caína, donde se encuentran los que traicionaron a su sangre (parientes), quienes están congelados desde los pies a la cabeza en la laguna Cocito. b) Fosa Antenora, donde están los traidores a la patria, quienes también se hallan congelados de los pies a la cabeza. c) Fosa Tolomea, que alberga a los traidores a la amistad, los cuales, al igual que los anteriores pecadores, también están sumergidos en el cocito. d) Fosa Judeca, en donde se encuentran los traidores a su amo y señor. En el centro de esta fosa se encuentra Lucifer, quien tiene la mayor parte del cuerpo congelado; en vez de brazos tiene alas de murciélago, su cabeza tiene tres rostros: uno de color rojo, que representa el odio, en el cual mastica la cabeza de judas; el otro color amarillo, que representa la impotencia, en donde mastica el cuerpo de Bruto, y un último, color negro, que representa la ignorancia, en el cual mastica el cuerpo de Casio.

Cuando Dante observa a Lucifer no puede soportar tan horrible espectáculo y está a punto de desfallecer, Virgilio aprovecha que Lucifer extiende las alas para cruzar hacia el otro lado. A lo lejos, distinguen una montaña que emerge sobre el mar, representación alegórica del purgatorio.

Debe tenerse en cuenta que el recorrido de Dante por el infierno es en forma descendente, desde el pecado más leve hasta el pecado más grave, simbolización magistral de la degradación del hombre.

PURGATORIO Dante y Virgilio han logrado salir de las entrañas del infierno y ahora contemplan el Purgatorio, reino que Dante coloca en una isla situada en las antípodas de Jerusalén. Una isla en forma de montaña, en la cual se pueden distinguir los círculos o colinas de los pecadores, en donde las almas penitentes purifican sus espíritus a través del arrepentimiento. Este segundo reino está también dividido como el infierno en nueve partes: Antepurgatorio, los siete círculos y el Paraíso terrenal. El guardián del Purgatorio es Marco Poncio Catón.

1. Antepurgatorio El primer lugar que Dante y Virgilio visitan es el antepurgatorio, donde las almas llegan en una barca impulsada por el ángel Nauta que viene desde el Tíber. Las almas del Antepurgatorio pertenecen a aquellos que se arrepintieron del pecado a última hora y su castigo consiste en tener que quedarse esperando al pie del Monte por un tiempo más o menos largo. Después de haber atravesado el Antepurgatorio, Dante y Virgilio se encuentran ante la Puerta del Purgatorio, delante de esta puerta el poeta observa tres escalones que representan los grados teologales de la penitencia, el primero de mármol blanco (arrepentimiento), el segundo, color rosa (confesión) y el tercero, color rojo vivo (el ardor de la caridad y el amor después de la confesión). Sobre el tercer escalón, está sentado el Ángel Portero delante del cual Dante, postrándose y golpeándose el pecho, pide misericordia para que le abra la puerta. Al ingresar al Purgatorio, un ángel dibuja en la frente de Dante siete letras “p” (siete pecados capitales).

2. Círculo primero: Soberbios 3. Círculo segundo: Envidiosos 4. Círculo Tercero: Iracundos 5. Círculo Cuarto: Perezosos 6. Círculo Quinto: Avaros y Pródigos 7. Círculo Sexto: Golosos 8. Círculo Séptimo: Lujuriosos 9. Paraíso Terrenal

PARAÍSO Dante imagina el Paraíso según el sistema cósmico de Ptolomeo, con un planeta al centro y nueve planetas más girando a su alrededor. Dante, junto a Beatriz, va a visitar estos nueve planetas o cielos, en los cuales habitan los ángeles de Dios, quienes gozan de la paz y beatitud que le otorga el Creador. Los diez planetas que visita Dante son los siguientes:

1. Primer Planeta: Luna. 2. Segundo Planeta: Mercurio. 3. Tercer Planeta: Venus. 4. Cuarto Planeta: Sol. 5. Quinto Planeta: Marte. 6. Sexto Planeta: Júpiter. 7. Séptimo Planeta: Saturno. 8. Octavo Planeta: Cielo Estelar 9. Noveno Planeta: Cristalino (Aquí Beatriz lo abandona y acude en su ayuda San Bernardo, quien lo guía al Empíreo). 10. Décimo Planeta: Empíreo.

Cabe señalar que el objeto de esta obra fue el inducir a la humanidad a meditar más seriamente sobre el pecado y sobre el modo de librarse de él, a fin de poder gozar de la paz del alma en la tierra y ser digno de la beatitud en el cielo. Este epopeya fue denominada “Comedia” por su autor, porque, como en las comedias, todo llega a feliz término: el encuentro de Dante con Beatriz, y posteriormente, con Dios.