Economicismo, Dimensiones del Presente y la Crisis Actual

Definitivamente es necesario y urgente preguntarse que es lo que está pasando en el país, con su gobierno, con su liderato político, cultural y cívico. Es igualmente necesario hacer esas preguntas sobre las instituciones culturales, las educativas y las que tienen que ver con el orden social, moral y ético. Las soluciones que merecemos a principios del Siglo XXI y que surgen de ese diagnóstico necesitan de una forma distinta de hacernos las preguntas que nos hacemos sobre el Puerto Rico contemporáneo. Las ideas de la decadencia, las implosiones del desarrollo y la bancarrota generacional son unas que permiten una consideración social, cultural e histórica de la crisis actual. Consideraciones del pensamiento y la acción que están lejos de la mayor parte de las agendas políticas del Puerto Rico de hoy. La condición actual de la Isla no es únicamente consecuencia de nuestra relación colonial con los Estados Unidos, de la actividad de la economía internacional o la división internacional del trabajo. Existen muchos otros factores que sin ser enteramente independientes del coloniaje y la economía internacional son netamente puertorriqueños y son causales contemporáneos de la crisis que vivimos. Factores que, en muchas ocasiones, van más allá de las lógicas economicistas que están de moda y que se usan para explicar y resolverlo todo. Es mediante un entendimiento de conceptos históricos y culturales que podemos atajar la crisis de una manera más cabal. Las explicaciones que mediante la decadencia, las implosiones del desarrollo y la bancarrota generacional, que son históricas y sociales en naturaleza, deben organizar nuestras preguntas más allá de un mero cómputo matemático o presupuestario. Si sabemos que la economía internacional está en crisis y en franca reestructuración. Este hecho lo explican por lo menos tres factores de índole económico. Primero, corrupción en las altas esferas gerenciales de compañías y bancos líderes en la economía internacional. Segundo, desvanecimiento de la burbuja económica que desde Reagan transfirió fondos públicos a manos privadas. Tercero, un contexto económico internacional en donde las economías de Taiwan, Singapur y Hong Kong pero también Méjico, China, Brasil e India ocupan posiciones de liderato económico que socava el de los Estados Unidos y Europa. Además, con el fin de la Guerra Fría y el surgimiento de la Sociedad PostIndustrial existen muchas fuentes de mano de obra accesible al capitalismo internacional y muchos más lugares para producir. A la vez, las economías desarrolladas sufren la reestructuración de las etapas tardías del capitalismo y el su post-industrialismo. Una reestructuración que al menos trastoca la balanza económica de estos países e inestabiliza su horizonte económico. Puerto Rico no está exento a los vaivenes de las economía internacional. Mucho menos de cambios que modificaron el modelo industrial de desarrollo que se practicó bajo el ELA. Si a esta dimensión económica le añadimos asuntos de índole histórica, cultural y social la naturaleza de la crisis actual se complica y el origen del problema es diferente. En pocas palabras, además de los datos propiamente económico y que están directamente relacionados al coloniaje y a la

proveedor se servicios sociales y médicos y como monopolio de la violencia. porque la cultura tiene efectos materiales sobre los cuerpos y la materialidad del cuerpo tiene todo que ver con las proclividades e inclinaciones de la cultural. es que la violencia no existe por concepto de un exceso de fuerza aunque se expresa de esa manera. Lo que si cabe señalar. viven la condición descrita por el concepto de la decadencia. obtendríamos soluciones distintas a las que ya conocemos. como concepto estético. de esa derrota. porque es uno de los importes del concepto de la decadencia. por la debilidad y la alienación reproducida por los aparatos culturales que se impone como ley y costumbre. La decadencia. la cultura y las lógicas de lo social deben ser parte de nuestras reflexiones evitamos medirlo todo en dólares y centavos y. televisión. Estas instituciones han implosionado porque las condiciones que le vieron nacer ya no existen y porque las premisas que las justificaban ya no son ciertas. música. En la medida en que la cultura reproduce la debilidad. por ejemplo. Eso en gran medida explica nuestras nefastas estadísticas. diagnósticos más o menos razonables de que es lo que está pasando. sin excepción. articula y modula los cuerpos de forma tal que es a través del cuerpo que ésta se actúa. prensa. porque si esa modulación cultural del cuerpo propende a la derrota de un cuerpo sobre otro lo que impera es la debilidad de esa violencia. Para así reflexionar traigo a la discusión el concepto de la decadencia. Es. Segundo. Lejos de de rendir críticas peyorativas de una cultura tiene todo que ver con un momento en donde se reproduce la debilidad como característica de una cultura. ha sido utilizado en diferentes formas. en la medida en que los aparatos culturales propenden a la violencia.economía internacional nos afectan lógicas culturales que agravan el contexto contemporáneo. El desarrollo en Puerto Rico se fraguó con relación a la economía metropolitana de los Estados Unidos. La violencia actual propende a debilidades que le son propias a la idea de la decadencia. Radio. entiendo que la historia. la cultura reviste. la cultura más generalmente. Así. En Puerto Rico se escuchan. Por eso es propio decir que además de la extinción del modelo económico del ELA y su economía dependiente vivimos las implosiones del desarrollo. el importe histórico de la idea de las implosiones del desarrollo y el de bancarrota generacional. Es más. Los ejemplos de la familia. Si bien es cierto que el modelo industrial con el que el estado colonial promovió la economía durante el siglo pasado ha entrado en una profunda crisis. en muchas ocasiones. fue el crecimiento del gobierno como máximo empleador. No hay que ir muy lejos para documentar los diferentes tipos de violencia que caracterizan el Puerto Rico actual. ¿Pero y por qué hablar de la debilidad para analizar la cultura? Primero. la función de un padre o una madre y la propia Constitución de Puerto Rico son reveladores. Sin embargo. Esa dimensión cuasi internacional tuvo su dimensión nacional en lo que. posiblemente. han entrado en crisis. por una lado. también es cierto que las instituciones de las que se sirvió también lo han hecho. por el contrario. Hoy día esas áreas. seguimos proponiendo las mismas soluciones con el fin de obtener resultados . en esa misma medida debemos hablar de la decadencia cultural así como la violencia expresa esa condición.

Son. ello es parte de la esterilidad del debate neoliberal actual. la crisis de las izquierdas y el colapso del estado benefactor. histórica y cultural de ser. como he sugerido. entonces. la cultura y el entendimiento de lo social. números. inmedibles por razón de su propia forma social. incluso en la dispersión que supone una diáspora. como principios organizacionales del pensamiento puertorriqueño. Está en reconsiderar la propia naturaleza de la propiedad pública y privada. Claro y. la deserción escolar pide soluciones distintas en naturaleza a la militarización o mayores presupuestos. ni en un presupuesto. Mi contención va mucho más allá de decir que el capitalismo de mercado y la democracia liberal son las únicas alternativas para la conducción de la vida social de un país. en el caso extremo de una revolución. el estado como fundamento de todo a dejado de tener vigencia. incluso. es parte del problema y. REFERENCIAS . Los problemas de hoy tienden a existir bajo la presencia fehaciente de soluciones de antaño con los matices exponenciales del presente. El asunto es que los problemas contemporáneos de Puerto Rico no tienen entrada fácil en la computadora. Por eso. Por eso es propio hablar de la extinción de las ideas de una generación o invocar una bancarrota intelectual. el asunto no está en privilegiar lo privado ante la crisis de legitimización de lo público. En fin. quizás. acción política y gubernamental de entonces han hecho crisis como ideas. entenderlo en una dimensión más amplia. Por ejemplo. ni ideas fáciles. Dimensiones que nos llevan por los linderos de la historia. no hemos internalizado lo suficiente el importe del fin de la Guerra Fría. decir que los recursos de pensamiento. esos problemas a principios del Siglo XXI no tienen precio. En fin. Por otro. Es en vez. que mi diagnóstico no se haya dicho ya de una forma u otra. está en salir de la prisión de las ideas del pasado para ver el presente en sus nuevas dimensiones. El asunto no deja de ser. El problema de la droga invita a revisar los modelos de prohibición y a entenderse con el problema de la adicción. de la solución. así como la función y naturaleza del contrato social. Es que lo que nos pasa.distintos.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful