a12

EL COMERCIO miércoles 20 de julio del 2011

Entrevista

ALFONSO DE MARÍA

Una cuestión de prestigio. El sector privado en México está interesado en mantener un papel importante en la difusión de cultura y en proyectos de recuperación del casco histórico de la capital

EN CAMPAÑA. INICIATIVA 800-M
AFP PHOTO/ OMAR TORRES AP PHOTO/JOSE LUIS MAGANA

FILANTROPÍA. El multimillonario mexicano Carlos Slim inauguró este año la nueva sede del museo Soumaya en el D.F. La construcción de las modernas instalaciones propició un ‘boom’ inmobiliario local.

COOPERACIÓN. Este proyecto artístico fue financiado con dinero público y privado. Consistió en instalar una estructura que refleje un barrio marginal, sobre los muros de un museo de arte contemporáneo.

“Empresa privada es fundamental para recuperar patrimonio”
GIOVANNA FERNANDEZ

JAVIER LIZARZABURU

trimonio…
PARA TENER EN CUENTA

¿Quién es ese público?

Una de las diferencias entre México y el Perú está en su gestión del patrimonio, para lo cual ellos cuentan con políticas específicas. El Estado Mexicano es dueño del legado arqueológico de la nación pero no del histórico (colonial). Según explicó el embajador Alfonso de María, director del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (INAH), en la segunda parte de esta entrevista con El Comercio, lo colonial está en manos de la empresa privada, y el Estado se encarga de reglamentar su uso.
¿Qué papel tiene la empresa privada en la recuperación de su patrimonio?

También lo hay. También hay créditos fiscales.
¿Es ese el mayor incentivo para la empresa privada?

Qué es Iniciativa 800-M
Una propuesta para Lima lanzada por este diario, que busca sensibilizar a empresarios, ciudadanos y autoridades en una visión de una Lima renovada. Quiere servir de puente entre proyectos de recuperación urbana y empresa. Tomando como base el costo que tuvo el polémico Cristo del Pacífico, El Comercio quiere saber de proyectos que se puedan realizar por 800 mil dólares o menos. Una ciudad mejor es algo que nos compete a todos. Correo: yotambiensoylima@comercio.com.pe
VISIÓN. No todos lo apoyan, pero hay que insistir, dice De María.

Yo puedo dar deducibilidad a aquellas entidades que tienen una fundación registrada, pero en el caso de patrimonio yo creo que es más el prestigio que gana la empresa.
¿Y cómo han logrado estimular ese nivel de participación?

Es una clase media alta, bancarios, empresarios jóvenes, etc., que tiene recursos y que no se ha metido en este tema. Trabaja, se divierte, pero no interviene lo suficiente para apoyar cultura. Los patronatos ayudan mucho a incluir estos sectores.
Hace unas semanas se informó que en Tabasco habían encontrado la última estela del calendario maya, que habla del fin del mundo el próximo año. Esto causó pavor…

Todavía no es muy grande, insisto. Pero ya teníamos una tradición. Los principales museos tienen un patronato y ese patronato aporta recursos importantes. Aquí he visto que el museo de Lima (MALI) tiene el suyo…
Sí, es el mejor ejemplo que tenemos de eso

Un papel bastante importante. La mayoría se dedica más bien a apoyar cuestiones educativas, pero hay otras que hacen museos, o grandes colecciones de objetos de arte moderno, contemporáneo o incluso de bienes patrimoniales. Existen varios museos así.
¿Y se ha medido ese aporte?

(risas) No, no. Esa estela ya estaba ahí hace tiempo pero no habían reparado en eso. Los mayas tenían una cuenta larga en su calendario, y lo que habla esa piedra es del fin de un ciclo y del surgimiento de uno nuevo.
¿Qué están haciendo ustedes para el 21 de diciembre del 2012?

No creo que esté perfectamente medido. Hay muchos proyectos conjuntos. Yo con algunos bancos y fundaciones, he tenido unos 20 proyectos fuertes…
¿Cuesta mucho convencerlos para que apoyen?

en proyectos de recuperación, sobre todo porque da distinción a la empresa. Son empresas responsables que quieren hacer algo diferente.
Con un papel muy activo en el área cultural…

¡No, no, no! Muchos de ellos quieren hacerlo. De hecho, tienen bastantes ganas de participar

Por ejemplo, el antiguo dueño de Bancomer abrió el museo Amparo, de Puebla. Él dejó una colección de arte colonial y prehispánico en su ciudad natal, y es uno de los museos más ricos que hay en México.

Hay una clase media alta, de empresarios jóvenes, que tiene recursos pero no apoya la cultura lo suficiente. Los patronatos sirven mucho para incluir estos sectores

Ustedes están más cerca de la tradición de filantropía del Primer Mundo.

No totalmente. Sería engañoso decirlo. Pero hacia allá apuntamos. En el cine sí, por ejemplo, y en el teatro, recién, el Congreso ha apoyado para que cualquier particularquequierapagarsusimpuestos apoyando la producción de una película o una obra de teatro, lo haga así. Es un crédito fiscal.
Ese es un tema clave. Y en términos de recuperación de pa-

Bueno, en México casi todos los museos más importantes tienen patronatos. Unos dan más, otros dan menos. A otros hay que pedirles que den bien. Y a mí me importa el dinero de los patronatos pero, más que el dinero, y te digo algo delicado, me gusta que ayuden a fomentar el amor por ese patrimonio.
¿Y qué forma toma eso?

Pues mucho ruido para atraer a la gente a nuestras exposiciones. Estamos haciendo muchas muestras en todo el mundo y estamos pensando traer algo a Lima.
Acá se aprecia mucho a México

El formato es que ellos lleguen a otros públicos que nosotros no llegamos. Fuera de estudiantes y turistas, hay todo un sector que no ha descubierto aún esa riqueza.

Nosotros somos muy parecidos y a la vez distintos, afortunadamente para la identidad de cada pueblo. Pero hay algo muy fundamental que nos une, de pueblos originarios, mestizos, de pueblos con futuro. Que estamos saliendo de muchos problemas y viendo hacia el futuro, pero siempre con historia. π

LA IMPORTANCIA DE RESPETAR LA INTEGRIDAD DE LA ARQUITECTURA

Gestión efectiva de un Centro Histórico
¿Qué tipo de reglas existen?

De todo tipo. Por ejemplo, en una casona colonial puedes construir algo contemporáneo, pero que lo nuevo no desvirtúe el proyecto original. Que lo hagas en consonancia, en armonía con el sentido histórico del lugar. Y tenemos comisiones que vigilan eso.
¿Es obligatorio?

tercer piso’. Bueno, simplemente porque en este Centro Histórico todas las casas son de un piso. Yo no puedo autorizar esto.
Acá hay dueños de casonas coloniales que las han abandonado porque no pueden recuperarlas por su alto costo…

EFE/MARIO GUZMÁN

proporción, el grueso de los muros, en vanos…
¿No puedo levantar tres pisos?

No, no puedes. En el Centro Histórico hoy no se permiten esos edificios. Que además es un cen-

lado. Que la casa era de dos pisos, pero dos pisos de aquellos: de cinco metros cada piso, o sea 10 metros, ya metes cuatro pisos. Pero si el edificio colindante no es histórico y tiene nueve pisos, les dejamos hacer nueve pisos, pero con una arquitectura que dialogue con el entorno. Que no rompa el entorno. No puedes hacer un edificio de cristales.
¿Se cumple?

El particular está obligado a someter su proyecto al Estado. Lo importante es que si van a hacer algo con ellos lo discutan con nosotros, para que no se pierdan los valores fundamentales de esa construcción. Para que no se pierda el carácter único de esos bienes.
Parece que lo tienen claro

Es un problema serio. Eso también existe en México y no lo hemos resuelto. Eso es algo pendiente. La ley te da una salida pero nunca se ha aplicado. Que el Estado puede intervenir y cobrarle al particular por una vía fiscal. Pero no se ha hecho.
¿Qué hacen entonces?

CONSERVACIÓN. El Zócalo o Plaza de la Constitución es el corazón del Centro Histórico mexicano y de la antigua Tenochtitlán.

Puedes construir una casa moderna pero con valores que respeten el proyecto original: altura, proporción...
tro afectado por sismos. O sea que también tiene una lógica. Y está asentado sobre un lago y construir ahí es muy caro.
¿Qué otras reglamentaciones existen?

Sí, sí. Totalmente. Antes, hace 30 o 40 años, no era sí. Por eso ves las ciudades muy parchadas, como veo que pasa en Lima también.
¿Cómo hacen respetar su autoridad?

no ayudarlos con una solución.
Igual sigue siendo caro

No todo es miel sobre hojuelas. Tenemos una serie de gentes que se resisten al trabajo que hacemos porque dicen ‘y tú por qué me vas a impedir a mí que construya un

Ahí la labor es educar a la gente y darle alternativas. Hemos llegado, y es legal, a regalar los planos conceptuales. No el detalle, pero diciendo ‘para que no tengas este problema, hazlo de esta manera’. Todos quieren hacer algo extra con su propiedad y a veces es bue-

tes. Pero hay sistemas alternativos, que se ven bien y cuestan poco.
Si mi casa colonial se cayó, ¿qué puedo construir ahí?

Sí, pero tratamos de convencer a la gente de que pueden hacer una intervención menos onerosa. Yo no puedo obligar a un particular a que haga un techo de terrado (azotea o terraza), como era an-

Puedes construir una casa moderna pero con valores semejantes: en altura, en volumetría, en

Hemos llegado a autorizar alturas semejantes a las que hay al

Yo creo que para hacer respetar la autoridad lo principal es el ejemplo de buenas restauraciones. Porque a todo el mundo le gusta cuando a un bien se le ha metido plata, está bien restaurado y se usa para un noble propósito de una manera eficiente. La gente se maravilla. Se puede, pero el reto es grande. π

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful