008-09 Nacionalismo, identidad e historia

Laura Carballido

Laboratorio de Análisis Socioterritorial

UNIVERSIDAD AUTONOMA METROPOLITANA - CUAJIMALPA
DIVISIÓN DE CIENCIAS SOCIALES Y HUMANIDADES LABORATORIO DE ANÁLISIS SOCIOTERRITORIAL

identidad e historia  Laura Carballido UNIVERSIDAD AUTONOMA METROPOLITANA .CUAJIMALPA DIVISIÓN DE CIENCIAS SOCIALES Y HUMANIDADES LABORATORIO DE ANÁLISIS SOCIOTERRITORIAL .Nacionalismo.

CUAJIMALPA DIVISIÓN DE CIENCIAS SOCIALES Y HUMANIDADES LABORATORIO DE ANÁLISIS SOCIOTERRITORIAL .UNIVERSIDAD AUTONOMA METROPOLITANA .

b) conocer algunos autores que han trabajado el tema del nacionalismo con una orientación espacial. Para la consulta de artículos se precisa de la base de datos JSTOR. Esta construcción cultural está marcada por relaciones de poder y por un proceso constante de imposición. Recursos necesarios El tiempo estimado es de 3 horas de teoría y 3 horas de práctica. identidad e historia  Laura Carballido Descripción Áreas de estudio relacionadas Historia. acomodamiento y resistencia. para leer los textos sugeridos en la sección de métodos. Conceptos Nacionalismo. Una parte importante de esta forma es su cuerpo geográfico (identificación del territorio) y la representación del mismo: la representación cartográfica. Asimismo. d) conocer varios casos de movimientos nacionalistas. El presente texto hace referencia a varios autores que sería importante leer a profundidad. . la identificación del paisaje nacional y la elección de nombres para cada lugar al interior del territorio nacional. para poder entender mejor las discusiones del presente texto. debe tener buen nivel de comprensión de lectura en inglés. nacionalización de la naturaleza. el alumno sea capaz de: a) entender el proceso de formación del sentimiento nacionalista. territorio nacional. cuerpo geográfico de la nación.Nacionalismo. Cada nación tiene una forma cultural particular. Resumen Hablar del nacionalismo como construcción cultural quiere decir que es producto de una red de interacciones sociales. y. donde los individuos tienen en común una serie de significados a los que les otorgan una importancia específica. Tomando en cuenta que se espera que los alumnos pongan en práctica lo aprendido. identidades nacionales. tras trabajar este capítulo. estudios culturales. siglos XVIII a XX. Objetivos Se espera que. Dirigido a Estudiantes de nivel medio y avanzando de licenciatura. antropología. sería ideal que pudieran consultar al menos alguno de los artículos o libro de la sección de Métodos. Conocimientos previos Es deseable que el alumno tenga buenos conocimientos de historia mundial y mexicana. c) entender la dimensión espacial de la identidad nacional. naturalización de la nación.

que constituyó un parteagüas en la forma de entender el nacionalismo: ya no como un fenómeno puramente político sino como uno de índole cultural. Esto formó parte de un movimiento más amplio dentro de la historia social hacia otros temas tales como los grupos subalternos entre muchos otros. de manera que deben imaginarlos. No obstante. Esta nación tiene también como características la de ser limitada. éste constituye el punto de partida para la imaginación. y la de ser soberana. donde los individuos tienen en común una serie de significados a los que les otorgan una importancia específica. La importancia de la defensa del territorio nacional en conflictos internos y externos. un concepto que implica imaginar población y espacio. 1994: 129). gracias a una serie de instrumentos como la novela. 1993: 23). La centralidad de los monumentos históricos para la nación. el periódico o el censo. con una cultura nacional propia. como ante movimientos secesionistas o durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918). Winichakul afirma que el cuerpo geográfico se crea por la necesidad del Estado moderno de definir el territorio sobre el cual ha de ejercerse la soberanía -sobre unidades que pueden o no estar ya bajo la autoridad de la nación. es que partiremos para analizar la nación. Cada miembro de cada nación es parte de una comunidad imaginada. El sentimiento que unió a la población en contra de los gobiernos coloniales alrededor del mundo.6 Nacionalismo. Es preciso aclarar que estos dos trabajos no son los únicos contemplados en nuestra discusión. A History of the Geobody of a Nation (1994). sin que por ello se elimine al Estado o al poder. Cada comunidad imaginada posee un cuerpo geográfico nacional: un territorio cargado de significados y susceptible de ser representado. Reflexiones sobre el origen y la difusión del nacionalismo. como veremos más adelante. identidad e historia  Desarrollo de conceptos La palabra “nacionalismo” es capaz de evocar diversas imágenes. sino . La necesidad de fijar el territorio y de representarlo gráficamente con un mapa es lo que crea el cuerpo geográfico de la nación. el cuerpo geográfico no es simplemente la representación en un mapa de un territorio nacional. La nación como comunidad imaginada implica que sus integrantes nunca podrán conocer al resto. puesto que ejerce su poder sobre un territorio dado (Anderson. Este concepto de “cuerpo geográfico” es propuesto por Thongchai Winichakul en su libro Siam Mapped. Situar al nacionalismo o el sentimiento de nación como un artefacto o construcción cultural permite entender las pasiones que genera. pues no aspira a contener al resto de la población mundial. discusión y proyección de la nación misma (Winichakul. Benedict Anderson (1993) publicó su libro sobre el nacionalismo Comunidades imaginadas. En 1983. como en el caso de México y sus monumentos nacionales. Procesos históricos tan divergentes poseen dos elementos en común. expresada en discursos oficiales y en el imaginario popular. Cada nación tiene una forma cultural particular. Cuando hablamos del nacionalismo como construcción cultural queremos decir que es producto de una red de interacciones sociales. De la confluencia de estos dos trabajos. como en África.

aunque su sociedad esté marcada fuertemente por la inequidad económica. esto quiere decir que “mientras tanto” nos permite pensar que. Esto nos permitirá ahondar en los mecanismos concretos de construcción de la idea de nación. De manera sencilla. donde la frase “mientras tanto” se torna clave. inherentemente limitada y soberana. o el mexicano que hubiera leído El periquillo sarniento de José Fernández de Lizardi habrían sido capaces de “reconocer” ese entorno y esa gente en el siglo XIX. las comprenden porque forman parte de él. La primera forma habría surgido durante los procesos de independencia de Latinoamérica. el resto de los mexicanos está ocupado en otras tareas. que. Basta ver la brecha entre clases altas y bajas. por ejemplo. Tal como dice Anderson. como ya mencionamos antes. . él empieza a principios del siglo XIX con Latinoamérica y llega hasta la primera mitad del siglo XX en Asia y África. pero qué ocurre cuando abrimos un periódico colombiano. al mismo tiempo que hacemos un ejercicio comparativo de historia mundial. precisa de estos ejercicios para conformarse y confirmarse día a día (Anderson. de manera paralela a nuestra lectura de este texto. Los movimientos de independencia dirigidos por líderes criollos como Miguel Hidalgo o Simón Bolívar son nacionales: ellos imaginan a indígenas. novela y periódico. cuya lectura refrenda en el lector la pertenencia a una comunidad. 1 Tanto el capitalismo como la imprenta hicieron posible el surgimiento de una nueva forma de comunidad imaginada.1 Anderson ha propuesto la existencia de una serie de formas modulares o modelos de la nación desde el siglo XIX y hasta el periodo contemporáneo. las confrontaciones políticas entre partidos. La nación Anderson ha definido la nación o el sentimiento de ser parte de una como una comunidad política imaginada. Dicha comunidad está caracterizada por una idea de camaradería horizontal. de género y étnica. Si abrimos un periódico mexicano somos capaces de seguir. los mexicanos se imaginan a sí mismos como iguales dentro de la nación. Dado que hablar de la nación en singular es muy abstracto. de hecho. Así. novela escrita por José Rizal. asistimos a un proceso de imaginación de una comunidad. En este recorrido histórico. construiremos una tipología de algunos nacionalismos existentes en los siglos XIX y XX.008-09 Desarrollo de conceptos 7 simplemente una forma de iniciar un diálogo con otros autores. cuando se pensó por primera vez que los integrantes de las unidades administrativas iberoamericanas eran ciudadanos: estas unidades se habían convertido en patrias. Esta concepción del tiempo se hace evidente en la novela y el periódico. 1993: 43-48). el filipino que hubiera leído Noli Me Tangere. por ser tan grande. entre mujeres y hombres en algunos ámbitos y entre la población mestiza y la indígena. que hace posible dejar de lado momentáneamente diferencias de clase y de género. negros y mestizos como connacionales. Los elementos que permiten tal tipo de comunidad son una nueva concepción del tiempo: homogéneo y vacío. Lo mismo los lectores de los periódicos que entienden que las noticias allí contenidas pertenecen al ámbito nacional y que. ¿Entendemos el sistema político? ¿Sabemos cuáles son los principales partidos políticos? En ambos casos.

La segunda forma habría surgido en la Europa del siglo XIX: un nacionalismo popular fincado en lenguas nacionales impresas y que contaba ya con un modelo –el criollo-. identidad e historia  ¿Por qué surgió la idea del nacionalismo en estos movimientos antes que en el resto del mundo? De entrada. ni que surgieran ya apelativos como “peruanos” para designar a poblaciones diversas. de paso. 1830 y 1840. la población colonizada construyó identidades nacionales. dice Anderson. los burócratas de India. de acuerdo con Anderson. sino que también pueden ser proyecciones de dicho deseo. 1993: 162-165). el castellano. no necesariamente reflejan la realidad. los líderes de los movimientos anticoloniales tuvieron como parte central la creación de una conciencia común y la “visualización” literal y metafó- . La unidad administrativa creada por ellos. Así. podríamos aducir que el sentimiento de unidad se vio favorecido por la presión de la centralización efectuada por las Reformas borbónicas y. cuando afrontaron el proceso de nacionalizarse y de homogeneizar a sus súbditos o lo que Anderson llama “rusificación. a diferencia de lo que uno piensa. que sus funcionarios recorrían el territorio a lo largo de sus carreras lo cual generaba una idea de pertenencia común. permitió a los habitantes adquirir un sentido de cohesión y pertenencia común. los museos. de definir lo que era la nación. La difusión de la educación al estilo moderno para crear una burocracia indígena bilingüe que recorría el territorio colonial como parte de sus labores permitió contribuir al sentimiento de unidad (Anderson. y los festivales públicos. en mapas que. Por otro lado. La respuesta debe buscarse. Aunque eventualmente como clase quedaran en el poder. en su conjunto. los gobiernos coloniales contribuyeron a ello. Asimismo. que hubo la influencia de la Ilustración y de la Independencia de EUA y de la Revolución Francesa. Por un lado. en el hecho de que las colonias eran unidades administrativas con una existencia de tres siglos. que era la colonia. entre otros mecanismos más. adonde llegaron estos tres modelos. Eligieron una lengua de Estado de entre las lenguas vernáculas. Este deseo se verá expresado. Las dinastías europeas fueron confrontadas por movimientos revolucionarios en las décadas de 1820. No obstante. Tomando elementos de estos – particularmente del modelo europeo del siglo XIX. ni las dificultades experimentadas por los grupos criollos. Todo esto. ya sea por conveniencia o por alguna elección consciente y diseminaron esa lengua a través de la educación. había “germanos” gobernando Gran Bretaña y gobernantes rusos que no hablaban el idioma “nacional”) y. muchos individuos perdieron su posición de clase (Anderson.” por ser el ejemplo más conocido (Anderson. entre otras formas. esto no explica que los proyectos fueran viables. que su recorrido era acompañado por el de la documentación oficial en una lengua específica. El tercer modelo lo aportarían las familias dinásticas europeas en la segunda mitad del siglo XIX. el ejército. 1993: 102). Por ejemplo. 1993: 84-89). adquirieron un idioma común (el inglés) para comunicarse. La última oleada de nacionalismos sería la ocurrida en el mundo colonial. promovieron la identidad nacional a través del sistema escolar. había posibilitado la aparición de patrias (Anderson.8 Nacionalismo. en Asia y África. lo que hizo que la nación se convirtiera “en algo capaz de ser conscientemente deseado desde el principio del proceso” (Anderson. 1993: 81-83). colonia británica con increíble variedad lingüística. 1993: 126-130). se dieron a la tarea de convertirse en nacionales (por ejemplo.

sin importar si es rural o urbano. territorio y paisaje nacionales Las proyecciones. Por ende. esto significa dar énfasis a la actividad de esa población sobre la naturaleza. 1994: 129-131). 1994: 130). 1993: 243). al mismo tiempo que emprendía una labor de centralización y homogeneización similar al de las dinastías europeas. a diferencia del resto de los países del sureste asiático. En segundo lugar. posible gracias a la representación en literatura y pintura. sino que además se vuelve un logotipo o ícono.ya sea por medios administrativos ya sea por la fuerza. La primera. tenemos la definición del paisaje nacional. en algunas ocasiones como resultado de un acuerdo entre “Nosotros” y “Ellos” en otras ocasiones como resultado de una confrontación o amenaza como en los tratados para definir el territorio (Winichakul. Estos modelos. En esta tarea. Este tipo de nacionalismo geográfico. En el periodo posterior a 1821. La segunda. originada en el Romanticismo. Espacio. el criollo. propuestos por Anderson. para consolidarse el nuevo Estado debió echar mano del nacionalismo popular. de acuerdo con Eric Kaufmann (1998). El censo permite “…llenar en lo político la topografía normal del mapa” (Anderson. genera un sentimiento de apego al terruño entre poblaciones: es la asociación de un paisaje específico. aunque la nación mexicana entre dentro del primer modelo. Su identificación negativa implicó la presencia amenazadora de Francia y Gran Bretaña. Una vez que se ha definido el cuerpo geográfico es necesaria la representación del mismo. para lo que los mapas creados por los gobiernos coloniales fueron indispensables. aunque mantuvo su independencia. Sin embargo. discusiones e imágenes sobre el territorio nacional son parte del cuerpo geográfico de la nación. Winichakul estudia el caso tailandés bajo la dinastía Cakri en el siglo XIX. Así. recupera la importancia de la naturaleza . proveniente del Romanticismo tardío. De manera retrospectiva. En primer lugar tenemos la representación cartográfica: el mapa de la nación no sólo muestra el territorio. censo y mapa van de la mano en la definición del cuerpo geográfico. adquiriendo ésta una especie de pasividad. la historia nacional tailandesa ha presentado el primer proceso como “integración” y el segundo como “pérdida.” ante el cruel Occidente (Winichakul. son una herramienta para entender las diferentes capas de formación presentes en cualquier nación actual.008-09 Desarrollo de conceptos 9 rica del futuro territorio nacional. presenta dos formas: la nacionalización de la naturaleza y la naturalización de la nación. su desarrollo posterior toma elementos del segundo y tercer modelo. a quienes tuvo que ceder territorios. Este cuerpo geográfico es el resultado de las identificaciones positiva y negativa de “Nuestro” espacio. a una población. La identificación positiva es la integración territorial de unidades –algunas veces previamente autónomas. La identificación negativa tiene lugar ante la presencia de un “Otro”. La identificación positiva de Tailandia implicó la incorporación de pequeños reinos autónomos. no basta con definir y tomar posesión del territorio nacional: es preciso saber quién lo habita. una imagen capaz de ser identificada por el miembro de esa nación aun en ausencia de un contexto geográfico más amplio. de acuerdo con Winichakul.

sino a los distintos ámbitos espaciales al interior de éste. identidad e historia  indomable. no sólo pensamos en un mapa. por ejemplo. Esta situación se observa de manera muy especial. emprenden una campaña de reapropiación espacial al eliminar nombres y monumentos de la época colonial (Ogborn. Ejemplos del primer tipo de nacionalismo geográfico son Francia y Gran Bretaña cuya naturaleza ha sido modificada. ese paisaje suele evocar algunas características de la población. Es preciso aclarar que ni el sentimiento de nación ni el cuerpo geográfico de ésta son inalterables. En ocasiones. sino también en un tipo de paisaje que se vuelve representativo –a pesar de la diversidad existente. Cuando pensamos en el territorio nacional mexicano. 117-120). En tercer lugar. 1998: 667-668). entre los que él menciona: Suiza. Estados Unidos y Canadá.10 Nacionalismo. nacionalizada. al adquirir la independencia. los países escandinavos (excepto Dinamarca) y. modelados en los anteriores. Ejemplos del segundo son países con un paisaje agreste. está el proceso de asignar un nombre no sólo al país. Dichos nombres deben reflejar la identidad nacional. en ex colonias que. agreste y sus efectos sobre la población. 2008: 111-113. en otras parece explicarlas. (Kaufmann. . que en algunos casos pueden llevar a su transformación total. Ambos necesitan de la reafirmación constante y pasan por procesos de cambio constante. por ejemplo.

1998: 671).” personaje de una serie de novelas inspirado en pioneros.Haj. 1998: 669-670). uno que inquiere en torno al paisaje y territorio nacional. Esta perspectiva celebratoria del agricultor que modifica la naturaleza se prolongará hasta Benjamin Franklin y la generación de la Revolución: entre ellos existe un orgullo por este nacionalismo naturalizado (Kaufmann. son personajes favoritos de numerosos relatos sobre el oeste. Kaufmann hace un recorrido por los intelectuales y artistas estadounidenses del siglo XIX para encontrar la forma en la que resolvieron esta ausencia: la pintura se encargará de idealizar los paisajes estadounidenses. 1998: 674). No obstante. La introducción de esta figura. Goswami. Kaufmann hace un recorrido histórico sobre las actitudes hacia la naturaleza desde la época de la colonización hasta la década de 1930. Paulatinamente el hombre de la frontera se convierte en el símbolo de la nación: Daniel Boone. Paisaje y territorio En esta sección. Zimmer. 1992. ante la necesidad de una literatura que sea específicamente estadounidense. un pionero y colonizador que se volvió figura mítica. colonizador. Canadá. pionero. finalmente. los dividiremos en tres grupos. Malkki. Kaufmann.008-09 Métodos 11 Métodos ¿Cómo han sido aplicadas las ideas previamente expuestas al análisis de casos concretos de nacionalismo? ¿Cómo se crean identidades nacionales en contextos multiculturales? ¿Qué papel desempeña la definición de los paisajes en la creación de identidades nacionales específicas? ¿Cuándo y cómo ocurren estos procesos en países colonizados? Para responder a estas preguntas tomaremos cinco propuestas (Abu El. llegando incluso a pensar que el diablo habita en ella. En un artículo sobre el nacionalismo geográfico en Estados Unidos y Canadá. Para el caso estadounidense. 1998) de cómo analizar estos procesos en varios contextos: Palestina. camino que también la literatura seguirá. La consolidación de esta . terminará por fundirse con ésta (Kaufmann. y Davy Crocket. discutiremos tres trabajos que examinan la base territorial de la identidad nacional. Pero también cultivan la imagen del campesino que se encarga de domarla. aunque opuesta a la del campesino. De hecho. India. (Kaufmann: 1998: 672). los escritores voltean hacia el paisaje en busca de inspiración. Estados Unidos. senador por Tennessee y participante en la guerra de Texas. Natty Bumppo o “Leatherstocking. necesitan compensar la falta de un “paisaje historizado” que sí posee Europa (Kaufmann. Eric Kaufmann propone una nueva forma de aproximarse a la relación entre paisaje y nación: la nacionalización de la naturaleza y la naturalización de la nación. otro que propone una concepción más amplia de espacio en un contexto colonial y. uno que se pregunta qué pasa con las identidades nacionales de poblaciones en el exilio. este nacionalismo geográfico cambiará ante la inseguridad frente a Europa: a pesar de que entre los intelectuales existe la clara percepción de que Estados Unidos es un país que mira hacia el futuro. 1998. Entre los colonos y la mente puritana permea una visión un tanto negativa de la naturaleza indomable del Nuevo Mundo. Para ello. 1998. 2004. Tanzania y Suiza.

sino también en la nueva cultura material que crea (Abu El-Haj. el historiador quizá más connotado. de acuerdo con Kaufmann. 1998: 676). (Kaufmann. es nacionalista por dos razones. identidad e historia  idea tiene lugar en la obra de varios historiadores: George Bancroft y Frederick Jackson Turner. capaz de adaptarse a duras condiciones de vida. Parafraseando a Abu El-Haj. Oliver Zimmer utiliza los dos conceptos propuestos por Kaufmann. . escrito por Schiller. Si la definición del paisaje forma parte importante para una identidad nacional. fomentada por el Estado israelí. para estudiar el caso de Suiza. (Kaufmann. como símbolo principal: poemas. 1998: 168). cuando Israel se apoderó de esta ciudad. a raíz de la guerra de 1967. El segundo. 1998: 646-647). Los indígenas y sus objetos se volvieron productos de mercado: Gerónimo. se desarrolló un nacionalismo inspirado en los Alpes. Esta arqueología. la imagen del oeste que circulaba para ese momento era un poco más cercana a la idea de la nacionalización de la naturaleza –el dominio sobre ésta-. 1998: 167). también lo es la construcción de un pasado glorioso cuya impronta se encuentra en vestigios arqueológicos y. (1998: 677). atemorizada por el ascenso del nacionalismo lingüístico europeo que la ponía en desventaja. Suiza. literatura de viajes contribuyeron a que se volvieran un emblema del nacionalismo suizo. en 1804 fortaleció la idea del vínculo entre las características de los habitantes y el paisaje (Zimmer. sin desplazar a la naturalización coexistió con ella en una forma más compleja de identidad nacional. 1 Traducción mía. a pesar de que Estados Unidos era un país eminentemente urbano. la idea del oeste siguió presente. que. No obstante. por tanto. Zimmer ubica la construcción de un nacionalismo geográfico en dos etapas: desde el siglo XVIII hasta 1870 y de 1870 hasta 1945. Nadia Abu ElHaj se aboca a estudiar los proyectos arqueológicos en Jerusalén.1 Ya en el siglo XX.12 Nacionalismo. La autora insiste en que debe estudiarse la forma en que la arqueología trabaja: no sólo en el tipo de narrativas que produce. la publicación de Guillermo Tell. le da concreción a una serie de ideas que circulaban: que la naturaleza ha producido al estadounidense: los rigores del paisaje lo han hecho fuerte. El primero hace un trabajo sobre Daniel Boone donde lo presenta como un producto natural estadounidense. 1998: 676) Turner también hace una gran contribución al fundir las figuras del hombre de la frontera y del campesino: “Así. 1998: 648-652). la primera porque pone énfasis en épocas de “ascenso nacional” y “gloria” en la historia antigua y medieval a partir de la cual se imagina el presente de la nación. estudios topográficos. indígena que luchó contra la expansión tanto de Estados Unidos como de México en sus tierras. en el territorio nacional. que a su vez define a la nación entera” (Kaufmann. Mientras que en la segunda etapa. En la primera etapa. eligió hacer de los Alpes los artífices de la singularidad de los suizos: la libertad e independencia como características nacionales (Zimmer. el hombre de la frontera está imbuido del poder de la naturaleza. La segunda es porque el trabajo arqueológico arroja información sobre el pasado de los “otros”. 1998: 677). Además. nacionalización de la naturaleza y naturalización de la nación. pasó de ser un personaje terrible a una figura famosa que asistía a ferias estatales. pero siempre desde la perspectiva de un “nosotros” (Abu El-Haj.

el Estado judío puede muy bien alegar que protege los derechos culturales y religiosos (y monumentos) de las minorías que viven en su interior. llegó a la conclusión de que había sido destruida en el año 70 E. árabe o reciente. de la época de los Cruzados. dejando de lado y destruyendo muchas veces restos de menor tamaño.” (Abu El-Haj.008-09 Métodos 13 Abu El-Haj se dedica a analizar los trabajos arqueológicos en Jerusalén. Avigad propuso incluso una fecha exacta en que la destrucción habría tenido lugar. grupos en la otredad como cristianos y romanos y las divisiones sociales (Abu El-Haj. En un discursos político en que el pasado y el presente están divididos en identidades y patrimonios discretas. 1998: 169-170). a manos de los romanos. . Como dice Abu El-Haj: “Esta política de multiculturalismo tiene mucho de exclusión. 2 Es importante aclarar que este trabajo fue hecho tanto por arqueólogos israelitas como por arqueólogos interesados en los estudios bíblicos. esto no quiere decir que no se conserven sitios arqueológicos significativos para otras comunidades. que marcan el nacimiento de la “nación” judía y su destrucción posterior a manos de los romanos. Durante la búsqueda de restos arqueológicos. la iglesia Nea y el Palacio Omeya. pero eso es precisamente lo que son: minorías culturales y religiosas (y algunas veces nacionales) que viven dentro del Estado judío. a la cual contraponen el surgimiento del Estado israelí. (Abu El-Haj. El reconocimiento de las minorías no quita peso a la pretensión de construir la identidad nacional en torno a una ciudad. sino que se refiere a ellos como mameluco. Helenístico y Romano temprano. 1998: 179). (el mismo año en que fue destruido el Templo). que denotan una falta de especificidad (Abu El-Haj. Un grupo de arqueólogos encabezados por Nahman Avigad. Cualquier objeto encontrado que no corresponda a los periodos de interés no suelen ser fechados. donde se reviviría el Barrio Judío. cuyos principales objetivos eran los periodos de la Era del hierro. No obstante.2 La principal preocupación con la grandeza arquitectónica y con historias de guerra. 1998: 171-173). Un ejemplo claro de este tipo de práctica arqueológica es el sitio conocido como la Casa quemada: una casa del periodo Herodiano que fue quemada. 1998: 179). Como parte del proceso de reconstrucción de la parte vieja de la ciudad. 1998: 170). a pesar de que hasta el día de hoy no es posible fechar con tanta exactitud la ceniza (Abu El-Haj. pero también proyectar una imagen de Estado liberal e incluyente. se conservaron el Cardo (una calle muy elaborada bordeada por columnas). Abu El-Haj analiza también lo que ella llama los “objetos apropiados” para la arqueología. (Abu El-Haj. lo cual ha permitido a Israel atraerse turismo. se han usado bulldozers (algo criticado fuertemente) para llegar con mayor rapidez a los estratos de interés: los ya antes mencionados y que prueban la grandeza de la sociedad judía. 1998: 169). Persa. heroísmo y destrucción dejó de lado temas como estudios sobre la vida cotidiana de los habitantes.C. Una vez que se llega a esas capas se procede a buscar restos de mayor dimensión.

En 3 Traducción mía. entre otras preguntas que requerían información específica. de mercados. se fueron incorporando poco a poco en el vocabulario general (Goswami. Goswami escribe “Yo concibo el espacio como un producto social dinámico y como una dimensión constitutiva de las relaciones sociales. la introducción de una serie de telecomunicaciones. A lo largo del libro. aunque incomprensibles para buena parte de la población. Producing India. pues complementan sus actividades económicas (Goswami. Cada uno de estos puntos le permite mostrar que la población india adquirió paulatinamente una idea del país como un todo. Lo notable es que estas descripciones hechas para uso del gobierno colonial generaron en la población india ideas críticas: ¿cuántos de los productos consumidos y enlistados en esa información económica habían sido producidos por indios? ¿A dónde iban a parar las ganancias de lo producido? Conceptos tales como deuda.14 Nacionalismo. presupuesto y déficits. Pero. . de una educación que enfatiza el conocimiento territorial y de medidas -esto último necesario para la burocracia colonial. se opone a pensar en el espacio nacional como una simple metáfora o sólo en sentido territorial. Swadeshi. El ferrocarril contribuyó mucho a la economía colonial: permitió la unión del territorio. From Colonial Economy to National Space. qué se exportaba. a la vez que la creación de espacios racializados alentó en ella la formación de una identidad nacional. ya existe entre buena parte de la población la idea del territorio nacional. Pero el segundo supone considerar a las colonias como parte integral de las metrópolis. entender la convergencia de economía. sino uno colonialismo territorial. Goswami describe la creación de una unidad económica. Esto era sobre todo patente en la descripción del comercio y en estadísticas de producción: cuánto y qué se producía en India. identidad e historia  Del espacio colonial al nacional Manu Goswami (2004) realiza una importante contribución al explicar cómo se forma la idea del espacio nacional en un contexto colonial. 2004: 85). de acuerdo con ella. expresado de hecho en el nombre del movimiento: swa (propio.” (Goswami. Goswami traza la preparación de información económica detallada para la administración colonial (el presupuesto anual). que enfatizaba la unidad económica de la colonia con respecto a otras unidades económicas. Su libro. de acuerdo a un documento citado por Goswami. acentuó y creó diferencias espaciales. 2004: 44-45). qué se importaba. si bien se inscribe dentro la corriente que ha analizado los aspectos culturales del nacionalismo. población. Su análisis cubre un periodo que va de 1858 hasta la década de 1900. el traslado de tropas. Veamos un par de ejemplos: la recopilación de información económica y los trenes. al mismo tiempo. lo mismo que el riego de importantes zonas agrícolas. 2004: 15). 2004: 18). Para la década de 1900 con el primer movimiento nacionalista con amplia base social.3 Es preciso. auto) y deshi (nacional). gobierno: ¿cómo coinciden? ¿Qué ocurre en países colonizados? (Goswami. En 1858 el gobierno colonial cambia su orientación en India: ya no desarrolla un proyecto mercantilista. El primero supone que el excedente de capital británico se trasladaría a India para que ésta a su vez comprara la sobreproducción británica. territorio.

fueron interpretados como ejemplos extraordinarios (Goswami. etc. No obstante. conductores. obedeció tanto al encarecimiento de la mano de obra inglesa como a las protestas organizadas por el Congreso Nacional a partir de la década de 1890. no eran aceptados en puestos tales como conductores o ingenieros. Goswami analiza una serie de peticiones de individuos de clase media que pedían modificaciones a las condiciones de viaje. por la sociología colonial imperante: los indios no eran inteligentes. bien cuidado y limpio. En términos de las divisiones entre colonizadores y colonizados las diferencias fueron igualmente importante. además de campos de juego. ingenieros. si bien los indios trabajaban en los ferrocarriles. además de poca fuerza física (Goswami. La inclusión de indios en puestos de jefes de estación. A pesar de que los ingresos por concepto de transporte de pasajeros se generaban por los boletos de 3ª clase. Uno de los objetivos del sistema ferroviario era que borrara las distinciones. Ante ellos se desplegaba uno más de los espacios racializados a los que no tenían acceso: el lugar poseía un parque. de acuerdo con los británicos. Aunque los reportes que se tenía de su desempeño eran buenos. biblioteca y cafetería (Goswami. La introducción de los ferrocarriles. como el gobierno colonial había augurado. con trenes de baja velocidad y en rutas cortas. por lo que esperaban en un espacio techado. pero en algunas líneas se hizo hasta 1930). terminaría por modernizar India. puestos medios y altos de la burocracia ferrocarrilera permanecieron fuera de su alcance hasta la década de 1930 (Goswami. 2004: 115). En los casos en los que se empleó a indios siempre se les confinó a rutas de carga –no se les confiaba el traslado de pasajeros-. ni tenían mucho autocontrol. las condiciones de viaje eran malas: durante mucho tiempo no hubo sanitarios en el interior (hasta 1870 se empezaron a introducir. Si bien la distancia entre los colonizados disminuyó.. Los compartimentos se cerraban desde afuera. ni capacidad de reacción ante emergencias. pero los más piden una . Los nativos que viajaban en 3ª y 4ta clases no podían entrar a la estación sino hasta 45 minutos antes de la venta de boletos. mientras que otras zonas en la misma provincia quedaban rezagadas. 2004: 113). pensaba la administración colonial. Para mantener orden y evitar los contactos entre británicos e indios se habilitaron espacios diferentes para los viajeros según su origen. Irónicamente estos espacios estaban cerca de los bloques donde vivían los trabajadores europeos y angloindios.008-09 Métodos 15 términos económicos hubo zonas de provincias que prosperaron gracias al riego. Por un lado. Algunas abogan por la mejoría de las condiciones de los pasajeros de 3ª y 4ta clases. 2004: 119). 2004: 118). además de que no había asientos y el espacio cúbico era muy reducido. 2004: 113). específicamente de casta entre los nativos. la distancia entre colonizado y colonizador se hizo más evidente y profunda. de modo que al llegar a cada estación los pasajeros que deseaban bajar tenían que llamar la atención del guardia para que les abriera (Goswami.

existe una territorialización de la nación. quisiera examinar un artículo de Liisa Malkki (1992) que hace una lectura crítica sobre la territorialización de la nación y nos recuerda la fluidez de las identidades. madre patria. 1992: 26-27). suelo. país son vistos como sinónimos de nación. ¿Qué pasa. La relación entre la gente y el territorio se expresa frecuentemente en metáforas arbóreas. de la . disponibilidad de palanquines y otros medios de transporte de este tipo cerca de los vagones. identidad e historia  mayor diferenciación interna entre pasajeros indios de clases bajas y medias. 1992: 28). El vocabulario de linaje usado también evidencia esto: patria. la práctica del héroe o político de besar la tierra. La autora considera que estos ejemplos no son sólo territorializantes sino incluso metafísicos. Su artículo tiene dos grandes objetivos. Se hacía todo tipo de solicitudes para las mujeres de clases medias: baños dentro de cada vagón. es decir. la costumbre de enterrar a alguien en su tierra de origen –llámese país o lugar de nacimiento dentro de un país (Malkki. examinar las circunstancias de los refugiados para ver cómo construyen sus memorias de hogares y nacionales. 1992: 27). pero existen otras como árboles emblemáticos de naciones (el roble como emblema británico) (Malkki. una ayah o dama de compañía que las atendiera y que llevara y trajera mensajes entre las mujeres y sus esposos. Malkki destaca la existencia de varias prácticas que denotan el vínculo entre personas y territorio: el hábito de exiliados de llevarse un puñado de tierra. Ellos hablan de Burundi. las organizaciones y los académicos los han visto es diferente a otros procesos de desterritorialización (Malkki. Los que permanecen en campos de refugiados y los que se asentaron en la Ciudad de Kigoma en Lago Tanganica. de manera que no tuvieran que infringir la purdah -práctica para evitar que las mujeres sean vistas por los hombres (Goswami.16 Nacionalismo. En buena parte de la literatura sobre nacionalismo se asume que el mundo está dividido en naciones fijas y nítidas de manera natural. Las más comunes son las que hablan de “raíces” y de “desarraigo”. Los términos tales como tierra. 1992: 25). un brote o semillas de su país. 2004: 123-127). Muchas otras cartas giran en torno a la preocupación por las condiciones de viaje de las mujeres. pues incluso los que viajaban en 2da clase tenían que esperar fuera de la plataforma. Por un lado. en este caso. Resumiendo. las nacionales. El trabajo de campo se condujo entre dos grupos de refugiados. la creación de una unidad económica colonial dio paso a la visualización del territorio como nacional. Nación y exilio Para concluir la sección de métodos. Estos sentimientos que compartimos los que pertenecemos a una misma nación se ponen en entredicho cuando la abandonamos. con los exiliados? ¿Se sienten parte de la nación? Ella responde estas preguntas resumiendo el trabajo de campo hecho entre los refugiados hutus que viven en la parte oeste de Tanzania y quienes huyeron de Burundi en 1972. Los primeros están insertos en un proceso de construcción y reconstrucción de su identidad como pueblo. Al pertenecer a una misma patria (a un mismo suelo) formamos parte de un solo árbol genealógico (Malkki. Por otro lado para ver cómo han sido estudiados los refugiados: pues la forma en que los estados. se pregunta Malkki. Asimismo.

la verdadera nación es una comunidad moral. 1992: 36). Para los que viven en el campo de refugiados. Ellos se consideran los nativos por derecho de Burundi. la ciudadanía no es lo mismo que ser nativo (Malkki. ambos grupos de refugiados desafían la idea de los esencialismos culturales y nacionales: la presencia de características únicas y la territorialización de las mismas (Malkki. 1992: 36). de la captura del poder a manos de estos. Malkki aclara que es difícil pensar en ellos como exiliados. pero tampoco inmigrantes en Tanzania (Malkki. el territorio de Burundi no es un suelo nacional porque tiene que ser recuperado por sus nacionales y no gobernado por impostores: los tutsis (Malkki. pues ellos no están seguros de si regresarían a Burundi aunque la situación política cambiara: ¿se sigue siendo exiliado aunque el país de origen no figure de manera central en la conformación de la identidad? (Malkki. Esta percepción del espacio nacional contradice los supuestos de los académicos y construye una identidad diferente. 1992: 36). . con una identidad cosmopolita. ya no son ciudadanos de Burundi. 1992: 36). Aunque Burundi sigue siendo el suelo patrio y es un espacio concreto. En contraste. los refugiados que se asentaron en la ciudad se definieron a sí mismos como personas. en la que ni el Estado ni el territorio bastan para hacer una nación. Continúan usando el título de refugiados porque eso les permite expresar una cierta pureza. 1992: 35).008-09 Métodos 17 llegada de los extranjeros tutsis. no parecen anhelar el retorno. De alguna manera.

una visita al Museo. posteriormente. a través de la lectura de dos pasajes de un libro sobre el movimiento antichino. Construcción de una nación. perciba la utilidad del nacionalismo estatal y su expresión espacial. Para ello se propone que haga una consulta primero a la página web del Museo Nacional de Arte y. Observa las siguientes figuras. 1 El primero de ellos para que el alumno entienda el significado del mapa logotipo. identidad e historia  Ejercicios Ejercicios En esta sección se espera que el alumno aplique los conceptos aprendidos al contexto mexicano a través de varios ejercicios. El Museo Nacional de Arte posee varias colecciones. ¿Eres capaz de identificar el primer mapa? ¿Y el segundo? ¿Por qué? Ejercicio 2 El segundo ejercicio tiene como objetivo que el estudiante analice la representación pictórica del paisaje nacional como parte del proceso de identidad nacional.” Abre la página web de la colección.18 Nacionalismo. Ejercicio no. además de ser la sede de exposiciones temporales y otras actividades artísticas y de difusión. y el tercero para que. 1. lee las descripciones de cada conjunto de obras y responde a las siguientes preguntas: ¿Qué secciones de la colección tratan de manera más directa la construcción de una identidad nacional? . Entre las colecciones se encuentra la llamada “1810-1910.

htm) Tras realizar una visita al Museo responde las siguientes preguntas: ¿Cuál te parece la(s) pintura(s) más emblemática del paisaje nacional? ¿Por qué? ¿Qué concepto crees que se adecua mejor a este grupo de pinturas: la nacionalización de la naturaleza o la naturalización de la nación? .munal.008-09 Ejercicios 19 ¿Existe alguna sección que tenga que ver con el nacionalismo geográfico? ¿Qué contiene? (Página web: http://www.com.mx/esp/colecciones/construccion.

7 no. Chatterjee. Longman. vol. (1997).” Comparative Studies in Society and History. O. “Topographies of Culture. L. and the Remaking of Past and Present in Contemporary Jerusalem” en American Ethnologist. Kaufmann. no. A History of the Geo-Body of a Nation. (1998). México: Instituto Nacional de Antropología e Historia. T. Lynne Rienner. “Translating Truths: Nationalism. no. Chicago: The University of Chicago Press. M. 4. E. y José J. 166-188 (JSTOR) Anderson. Siam. no. Nueva Delhi: Oxford University Press. The Nation and Its Fragments. 40. (1991) El movimiento antichino en México (1871-1934). 107-139. From Colonial Economy to National Space. 4. “Naturalizing the Nation”: The Rise of Naturalistic Nationalism in the United States and Canada. 2. P. 637-665. 40. vol. Geography. Boulder.20 Nacionalismo. M. et al. 25. Gómez I. Goswami. Reflexiones sobre el origen y la difusión del nacionalismo. Col. Identity and the Politics of Difference. J. (1993). (2004) Producing India. Colonial and Postcolonial Histories. (1992) Entre el río Perla y el Nazas. M.com. . B. P. Meaning and Power” en Brian Longhurst. (1992). Honolulú: University of Hawaii Press. y Harry. Problemas del racismo y del nacionalismo durante la Revolución Mexicana. la colonia china de Torreón y la matanza de 1911. México: Fondo de Cultura Económica. identidad e historia  Bibliografía Abu El-Haj. Museo Nacional de Arte (Munal): www. 1 Space. (2008). vol. vol. the Practice of Archeology. (1994). (1998). Comunidades imaginadas. Zimmer. N. 24-44. . “National Geographic: The Rooting of Peoples and the Territorialization of National Identity among Scholars and Refugees” Cultural Anthropology. C. (1998). Alpine Landscape and the Reconstruction of the Swiss Nation” Comparative Studies in Society and History. México: Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. “In Search of Natural Identity. La China decimonónica y sus braceros emigrantes. Winichakul.mx Ogborn. The World since 1945: A History of International Relations. 666-695 (JSTOR) Malkki. McWilliams. Harlow: Pearson. W.munal. Introducing Cultural Studies. Puig.

UNIVERSIDAD AUTONOMA METROPOLITANA .CUAJIMALPA DIVISIÓN DE CIENCIAS SOCIALES Y HUMANIDADES LABORATORIO DE ANÁLISIS SOCIOTERRITORIAL .

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful