Operación Elecciones Auténticas

(primera etapa) Un Programa de Acción Ciudadana en Pro de la Defensa del Derecho Humano al Voto Genuino
«La voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público; esta voluntad se expresará mediante elecciones auténticas que habrán de celebrarse periódicamente, por sufragio universal e igual y por voto secreto u otro procedimiento equivalente que garantice la libertad del voto».
Artículo 21(3) de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Preámbulo Venezuela vive una dictadura. Sin embargo el régimen de Hugo Chávez ha logrado con cierto éxito hacerle creer a la ciudadanía y a públicos externos que se gobierna en democracia. La prueba de ello son las muy publicitadas elecciones celebradas cada dos, cuatro, cinco o seis años, donde se les permite a los candidatos de la oposición ganar a duras penas espacios políticos. Desde 1999 el sistema electoral venezolano está diseñado de manera que los ciudadanos tienen la capacidad de ejercer cierto control sobre los procesos y los resultados de las elecciones municipales y en menor grado los mismos procesos a nivel regional. A nivel nacional, sin embargo, no existe en la práctica ninguna manera de garantizar un mínimo de transparencia sobre el proceso electoral. Los mecanismos que Hugo Chávez ha utilizado desde 1999 (ref. Alfredo Weil, Genaro Mosquera) para subvertir el Consejo Supremo Electoral y crear un Consejo Nacional Electoral que le permita de seguir mandando como un presidente vitalicio de facto hacen que cualquier intento de derrocar el mandatario por la vía electoral está destinado al fracaso. Aún si la popularidad de Chávez bajara a niveles hasta ahora desconocidos, él y sus seguidores tendrían como tienen hoy las herramientas necesarias para subvertir la voluntad popular y seguir ganando elecciones presidenciales ad infinitum, siempre y cuando sigan controlando, como lo hacen hoy, el sistema electoral en su totalidad, desde las mesas hasta la sala de totalización. El sistema electoral está comprobadamente manipulado de manera sistemática y permite dejar “espacios políticos” a nivel municipal/regional a candidatos no-chavistas, pero no permitirá que ningún opositor le quita la presidencia. (Los ejemplos donde la oposición ha “ganado” elecciones a nivel nacional, por ejemplo en 2007, no son sino excepciones que tienen sus propias particularidades, y las condiciones que llevaron al fracaso (si uno es chavista) o al éxito (si uno es opositor) electoral en este caso han sido minuciosamente corregidos por los técnicos adscritos al Consejo Nacional Electoral (CNE). Quien sea el candidato opositor, no importa su carisma, sus ofertas electorales o el grado de apoyo popular que tiene, tiene escasas posibilidades de ganar las elecciones en octubre. Sin embargo, una poderosísima corriente de opinión, que proviene del estamento político opositor, alimentado por los medios de comunicación, mantiene viva la esperanza dentro de gran parte de la población que el 2012 será el “Año del Cambio.” Las encuestas que se han hecho sobre el tema (http://zogby.com/news/2004/12/14/venezuelanssee-their-country-as-unstable-and-risky-for-foreign-investors/ y la Consulta en la Web de El

Nacional en 2011indican que 50% dicen estar seguros y 18% dicen que es posible que el gobierno incurrirá en fraude este año. Hoy una mayoría de los electores, tanto chavistas como opositores, intuyen, temen o están convencidos que el sistema electoral es un fraude en sí, y sospechan profundamente que los voceros, tanto de la oposición como del gobierno, están mintiendo cuando descartan o hacen caso omiso en sus cálculos político-electorales de las irregularidades que pueden conllevar a un fraude. Estimamos que para la mayoría de los votantes opositores al régimen el “Vamos a Ganar!” que escuchamos hoy suena cada día más al “Vamos a Cobrar!” del 2006. Cuál será el desenlace más probable el 7 de octubre? Si lo que pensamos es correcto el candidato de la oposición perderá por un margen apreciable de 20 puntos. Los analistas de oficio examinarán con lupa los resultados electorales y concluirán que en los centros de votación donde tradicionalmente la oposición es mayoría o donde la oposición tenía excelentes posibilidades de quitarle votos al chavismo, ganó la abstención. Por ende, solo unos 7 a 8 millones de los verdaderos votantes (que suman unos 14 millones), votarán – un poco más de la mitad. Pero si aunamos los 4 o 5 millones de votos virtuales, llegaremos a una cifra de participación ficticia que ronda el 70%. Los dirigentes opositores se rasgarán las vestiduras, culparán a los abstencionistas, dirán que el chavismo sigue siendo mayoría, y que habrá que trabajar muy duro para conquistar y resguardar los tan cotizados “espacios políticos” a nivel regional y municipal. La farsa electoral se habrá consumado y Chávez o su candidato designado reinará otros seis años más. El secreto mejor guardado de este régimen no son sus lazos con la narco-guerrilla, sus vínculos con el terrorismo internacional, la subversión de los procesos democráticos en América Latina, o la corrupción endémica a todos niveles del gobierno. Es que, desde el 2004, el gobierno de Hugo Chávez es ilegítimo. Sus “victorias” electorales son ficticias. Nadie, salvo en la blogósfera, osa decir la verdad y llamar las cosas por su nombre. Así que cualquier actividad que se podrá realizar en pro de salirse del régimen será calificado inmediatamente de golpista por el régimen, y encontrará eco fuera del país, donde es de suponer que tanto la OEA, como el ALBA y UNASUR apoyarán a un gobierno “democráticamente” electo otra vez por “las mayorías”. Por esta razón, a diferencia de países como Túnez, Egipto y Libia, que pasaron de una dictadura a una transición hacia la democracia, en el caso venezolano tendremos indefectiblemente que pasar por una fase previa que denominaremos “deslegitimación”, como consecuencia de la errada creencia que se tiene de que en Venezuela se vive en democracia. Quitarle el manto de legitimidad de origen de la que goza Hugo Chávez es el objetivo de este proyecto. Estrategias.

 Demostrar a base de una serie de censos de votantes, hechos por vecinos en parroquias pre-determinadas a nivel nacional, cuyos resultados serán ampliamente difundidos por comunicados (texto, videos) a través de una plataforma de redes sociales (twitter, blog y youtube) que ya abarca decenas de miles de individuos y las ONGs más activas nacional e internacionalmente en materia de DDHH, que el CNE ha creado votantes virtuales para abultar el RE.

 Demostrar con datos confiables las irregularidades en el RE y las dudas razonables de que el gobierno tiene montado un fraude masivo para asegurar su victoria el 7 de octubre.  Involucrar plenamente a dirigentes políticos, vecinales y vecinos a nivel de cada comunidad a fin de convertirlos en multiplicadores de este mensaje.  Presionar a la MUD y al candidato de la oposición a través de campañas mediáticas en la red para que se pronuncien sobre el tema.  Crear una sólida matriz de opinión en los e-medios y redes sociales que presiona a los medios masivos para que difunden noticias sobre el tema.  Exhortar a los votantes para que acudan masivamente a las urnas el 7 de octubre a pesar de que tengan claros los propósitos de fraude del régimen.  Fomentar un clima de indignación ciudadana a nivel nacional para que tomen acciones de calle, si ello es necesario.

Caracas, 18 marzo de 2012