1

Universidad Argentina John F. Kennedy

Maestría en Psicoanálisis

EL CICLO DEL HEROE SOLAR EN EL POEMA GAUCHESCO “MARTIN FIERRO”

Tema: Psicología Junguiana

Autor: Dr. Antonio LAS HERAS

Director de Tesis: Prof. Dr. Vicente RUBINO

Año: 2011

2

«Epopeya de crímenes puestos cuidadosamente en relieve como hechos heroicos» (*)

* NAVARRO VIOLA , Alberto. Anuario bibliográfico de la República Argentina. Año 1879. Buenos Aires, Imprenta del Mercurio, 1880, Pág. 271.

3

INDICE

INTRODUCCIÓN. ..................................................................PÁG.: 6 CAPÍTULO UNO: ARGUMENTO, ESTRUCTURA Y CARACTERÍSTICAS
DEL “MARTÍN FIERRO.” ........................................................PÁG.:

13

PRIMERA PARTE: LA IDA. ...................................................... PÁG.: 13 SEGUNDA PARTE: LA VUELTA. ............................................... PÁG.: 14 ESTRUCTURA DEL POEMA. ..................................................... PÁG.: 16 LA LENGUA. .......................................................................... PÁG.: 18 PERSONAJES SECUNDARIOS. ................................................. PÁG.: 20 LAS MUJERES. .......................................................................PÁG.: 22 LAS MASAS. ..........................................................................PÁG.: 24 CAPÍTULO DOS: ALGUNAS CONSIDERACIONES PSICOLÓGICAS,
PSICOSOCIALES E HISTÓRICAS EN MARTÍN FIERRO. ................. PÁG.:

26

CAPÍTULO TRES: ¿QUÉ SE ENTIENDE POR ARQUETIPOS EN PSICOLOGÍA JUNGUIANA? ..................................................... PÁG.: 29 CAPÍTULO CUATRO: EL ARQUETIPO DEL HÈROE. .................... PÁG.: 41 CAPÍTULO CINCO: ARQUETIPO DE LA SOMBRA. ....................... PÁG.: 46

4

CAPÍTULO SEIS: ARQUETIPOS DEL ANIMA Y DEL ANIMUS. ....... PÁG.: 59 CAPÍTULO SIETE: VOLVER SOBRE EL “MITO DEL HÉROE.” ........PÁG.: 68 CAPÍTULO OCHO: MARTÍN FIERRO, NACIMIENTO Y EL IMPERIO DEL “DESTINO”. .................................................................... .... PÁG.: 70 CAPÍTULO NUEVE: MARTÍN FIERRO: LA EDAD DE ORO. LA GRAN MADRE. LA BÚSQUEDA DEL ANIMA. ....................................... PÁG.: 81 CAPÍTULO DIEZ: LA CEREMONIA DE LA DESPEDIDA. ................. PÁG.: 98 LAS CONCLUSIONES. .................... ....................................... PÁG.: 103 BIBLIOGRAFÍA ESPECÍFICA SOBRE MARTÍN FIERRO. …….……. PÁG.: 107 BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA. …………………………………...PÁG.: 110 BIBLIOGRAFÍA COMPLEMENTARIA. …………………………… . PÁG.: 114

5

INTRODUCCION

6 “La matriz de escritura … es la fascinación por el mito heroico. … que desde el Martín Fierro recorre el imaginario del escritor argentino…”, expresan Gilberto Triviño y Edson Faúndez. (1) Pretendemos demostrar que, a partir del análisis e interpretación que,

principalmente, nos proporciona la Psicología Junguiana, del poemario titulado Martín Fierro es posible encontrar una serie de aspectos arquetípicos – en especial lo que hace al Arquetipo del Héroe en etapas embrionarias y primarias así como manifestaciones del Arquetipo Paterno, el Arquetipo de la Madre, Arquetipo de la Sombra, Arquetipo del Anima, de la Sombra, del Anciano Sabio y el del Paraíso Perdido – lo que permitiría un desarrollo capaz de arrojar luz sobre lo psicosocial del siendo argentino. Perseguimos demostrar que tanto el gaucho Martín Fierro como sus dos hijos, el sargento Cruz y el hijo de éste encarnan al Arquetipo del Héroe con diversos matices y estadios de evolución. A su vez, el proceso que se relata en el poemario completo (primera y segunda parte) evidencia la transformación de Martín Fierro del Arquetipo del Héroe al Arquetipo del Anciano Sabio. Cosa que ocurre recién poco antes de la finalización del relato. Es menester igualmente en nuestra intención el análisis de “lo Femenino” en cuanto arquetipo junguiano y la manera en que se manifiesta en las mujeres que aparecen en el poemario. Esto permitirá comprender la relación – siempre en términos junguianos – del gaucho como encarnación del Héroe Solar y su relación con el Arquetipo de la Gran Madre y del Anima. Figuras como “el Negro” y “El Viejo Vizcacha” parece, a primera vista, encarnar dos aspectos concretos pero diferentes del Arquetipo de la Sombra; en “el Negro” la Sombra personal y en “Vizcacha” la Sombra arquetípica.

1.- TRIVIÑO, Gilberto y FAUNDEZ, Edson. “La condena perpetua: El mito del héroe en tres relatos de la literatura latinoamericana”. Acta Literaria Nº 27, Universidad de Concepción, Chile, 2002

su mujer. el tema del “Destino” que recorre todo el largo poemario entramando a cada uno de los protagonistas por igual en una historia en absoluto trágica – por ende. Y por otro. en modo alguno dramática – ya que. Más adelante. cuanto son ellos sus hijos. el Viejo Vizcacha. Son ellos la figura del juez. a la vez. la autoridad y la ley a la que el gaucho aparece siempre enfrentado. haga lo que hicieren los participantes ellos mismos asumen plena conciencia de que están participando en un arbitrio del Destino del que es ineludible (y. el Negro que muere víctima del cuchillo de Fierro y la figura de Cruz quien ha de salvarlo de una muerte segura. al igual que sucede con Edipo. que atender a tales cuestiones a efectos de determinar lo que habrá de hallarse al respecto. por un lado. hasta el Hijo Mayor de Martín Fierro afirma que lo que a su persona le ha ocurrido . la importancia que C.7 Nuestra indagación tiene. entonces. marionetas de algo superior y misterioso que lo ha determinado. Así. apenas. la cautiva. inútil) todo intento de escape o de búsqueda de otra posibilidad. Ulises u Horus – sino que también hemos de poner atención en las figuras que acompañan la historia de este gaucho. Como hemos dicho precedentemente. Jung otorga a la relación del varón con los arquetipos del Anima (aspecto psíquico femenino presente en el psiquismo del varón) y de la Sombra. G. El Destino está prefijado en todo este canto gauchesco y quienes en él participan son. habremos de referirnos a ambos arquetipos a efectos de dejar bien determinado qué entiende por ellos la Psicología Junguiana. Hay otros dos aspectos que merecen nuestra atención siempre desde el enfoque que nos provee la Psicología Junguiana. Debemos recordar llegado a este punto. nuestro trabajo no sólo pretende un exhaustivo análisis de la figura del gaucho Martín Fierro como encarnación del Arquetipo del Héroe – en cuanto Mito Solar que lo emparenta con Edipo.

Pág. As. Tal vez uno de los mejores ejemplos literarios de esto se encuentra en otro poemario inmortal. 2004. de Dante Alighieri y quien lo ha desarrollado es Rene Guenon en El Esoterismo de Dante (3) Tal “viaje” que se hace por obligación y nunca por deseo personal. siempre.) Carl Gustav Jung. Paidós. José. así como otros estudiosos e investigadores del Mito del Héroe. un lugar en absoluto desconocido donde las coordenadas geográficas al igual que las geométricas y el tiempos quedan disueltas. nos referimos a La Divina Comedia.” (4. José. “Privado de tantos bienes y perdido en tierra ajena parece que se encadena el tiempo y que no pasara. EL ESOTERISMO DE DANTE.HERNANDEZ. estar en “La Penitenciaría”) se debe a “los decretos del destino. Idem. Barcelona. Cuando el Héroe es exitoso en este “trabajo” regresa del viaje volviendo a tierras conocidas siempre portando algún enriquecimiento.” (2. algún tipo de destierro o pasaje a un territorio desconocido.GUENON.HERNANDEZ. Bs. Pero antes de avanzar en esto. como si el sol se parara a contemplar tanta pena. a nuestro juicio..8 (por caso. evidencian con claridad la descripción de ese “lugar” que simboliza lo inconsciente. 2. queremos transcribir unas estrofas que. adelantando desde ya que el punto de vista de este autor coincide con el expuesto por el pensamiento junguiano.. Pág 185 3.. 158 .) A continuación transcribimos un texto de Campbell por ser éste conveniente para una mejor síntesis sobre cuales son las etapas que atraviesa el Arquetipo del Héroe Solar y cual es su simbología. 2005 (Edición original de 1925) 4. Es el fortalecimiento de su consciencia. simboliza el ingreso al universo de lo inconsciente.. René. afirman que quien encarna tal arquetipo sufre. MARTIN FIERRO. Gárgola.

Detrás del umbral. el héroe vuelve a emerger del reino de la congoja (retorno. El bien que trae restaura al mundo (elixir). libertad). pasa por una prueba suprema y recibe su recompensa. crucifixión).. si no. robo del fuego). El triunfo puede ser representado como la unión sexual del héroe con la diosa madre del mundo (matrimonio sagrado). 1984. intrínsecamente es la expansión de la consciencia y por ende del ser (iluminación. algunas de las cuales lo amenazan peligrosamente (pruebas). después. encarnan diversos grados de evolución del héroe 5. Joseph.9 “El héroe mitológico abandona su choza o castillo. o puede ser muerto por el oponente y descender a la muerte (desmembramiento. El héroe de las mil caras. así como sus hijos. El héroe puede derrotar o conciliar esta fuerza y entrar vivo al reino de la oscuridad (batalla con el hermano. (Págs. ofertorio. Cuando llega el nadir del periplo mitológico. el héroe avanza a través de un mundo de fuerzas poco familiares y sin embargo extrañamente íntimas.” (5) Consideramos que nuestro trabajo demuestra que Martín Fierro. su propia divinización (apoteosis) o también. Si las fuerzas han bendecido al héroe. el reconocimiento del padre-creador (concordia con el padre). El trabajo final es el del regreso. Allí encuentra la presencia de una sombra que cuida el paso. encantamiento). el sargento Cruz y el hijo de éste. 223 y 224) . o avanza voluntariamente hacia el umbral de la aventura. huida con obstáculos). Fondo de Cultura Económica. transfiguración. México. resurrección). es atraído. ahora éste se mueve bajo su protección (emisario). batalla con el dragón. otras le dan ayuda mágica (auxiliares). llevado. si las fuerzas le han permanecido hostiles. el robo del don que ha venido a ganar (robo de su desposanda. En el umbral del retorno. huye y es perseguido (huida con transformación.CAMBELL. las fuerzas trascendentales deben permanecer atrás.

” (6) Llegado a este punto. deseamos transcribir algunos párrafos del ensayo escrito por Alfredo Dornheim. circunscribe estos contextos al ‘paisaje mítico’ argentino y caracteriza desde esta situación el arquetipo del hombre argentino.org/foro28..SABSAY FOKS. El mito de Ulises-Telémaco con la separación infantil y el reencuentro identificatorio con el hijo adolescente se asemeja al mito de Martín Fierro con la separación de sus hijos en la infancia y el reencuentro en la adultez. que nació en el suelo originario de la 6. Este paralelismo con lo homérico ya lo señaló un autor llamando a Martín Fierro el Ulises de la pampa. El Mito Gaucho. ALHdelP . (Buenos Aires 1948) que en su mejor creación literaria pone al gaucho en el desarrollo de contextos indispensables de la psicología social e historia de las ideas. finalmente. quienes atraviesas – con distinta suerte – por el sendero señalado por Campbell y que es común denominador a todo relato mítico sustentado en la vida de un Héroe. igual que Ulises inaugura su adultez con una dulce familia de mujer e hijos.html El mito y la clínica psicoanalítica.10 mítico argentino. precisamente del Martín Fierro de Hernández. Martín Fierro y el Hombre Argentino. Al respecto también ha trabajado Gilda Sabsay Foks quien refiere: “Martín Fierro. quien escribe: “Un decisivo paso adelante en la interpretación de la figura del gaucho y de su obra representativa. http://www.alhp. el libro del filósofo bonaerense Carlos Astrada. Gilda. Esos personajes míticos argentinos operan en nosotros los analistas como los protagonistas de una Odisea argentina. lo dio asimismo.

http://www. En este sentido el inteligente requerimiento de Martín Fierro es una exhortación a los argentinos que nos es transmitido como un gran ejemplo. como por ejemplo lo expresa el filósofo argentino Carlos Astrada en su libro El Mito Gaucho: “Someterse a la ley del propio destino sin traicionarlo y transformarlo. y en la obra épica de Thomas Mann (…) Desde su aparición en el año 1872. a pesar de toda la originalidad lírica de su forma de pensar y de describir. del Martín Fierro emanó un fuerte impulso ontológico. lo que precisamente es destacado hoy siempre de nuevo por la crítica. es la mayor exigencia tanto del individuo como de la humanidad. El gaucho. entre el Martín Fierro y sus fuentes ideológicas y naturales desde el punto de vista iberoeuropeo. (7) 7..ar/2009/04/07/518-gaucho/ . Alfredo.DORNHEIM. una apreciación ‘moderna’ que encuentra sus modelos en la psicología de Jung. había identificado antiguamente las profundas conexiones entre lenguaje artístico y lenguaje popular.11 figura del gaucho y que a futuro determinará el semblante ideológico.espiritual de la Nación argentina. cuando éstos son conscientes de su envío y están decididos a concretar el programa de su vida que presupone su simple existencia histórica. entre poesía artística y poesía popular.com. pero trasunta la sustancia viva del Martín Fierro del ámbito de la percepción puramente estética de Azorín a la de la ‘realidad mítica’. En su libro. En su libro “En Torno a José Hernández”. el escritor español José Martínez Ruiz. Azorín”.agendadereflexion. en la investigación mitológica del científico en religiones Karl Kerényi. que satisface absolutamente esta ley en cada uno de sus actos así como en la totalidad de su comportamiento”. Astrada sigue estas fuentes desde el punto de vista sudamericano.

12 C A P I T U L O U N O ARGUMENTO. ESTRUCTURA Y CARACTERISTICAS DEL “MARTIN FIERRO” .

concretamente al llegar la cuarta estrofa: la leva lleva al gaucho del hogar a "la frontera". En el canto III asistimos a la vida miserable que sufre nuestro protagonista en su nuevo destino. hasta el punto de que el gaucho decide huir (canto IV y V). en una pelea mata a . que ha sido destruido y ha de refugiarse en una cueva. Para ello transcribiremos los pasajes que hemos considerados más sustanciales de un extenso ensayo de Eva Ruth Kirilovsky. frecuenta las "pulperías". Martín Fierro. La guerra con el indio se halla erizada de peligros sin cuento. nos va a contar con sincera nostalgia la vida feliz que antaño llevaba en la pampa y la inicia no con el grandilocuente verso homérico de "Canta musa. sembrado de penalidades sin cuento. Entonces se revela y se torna "malo". La continua huída va a durar tres años. regresa a su rancho. Al respecto. el gaucho. a la tierra de indios. Las penalidades no han terminado: en el canto VII Fierro sufre persecución al ser considerado un vago. pendenciero. argumento y estructura del libro Martín Fierro. la cólera de Aquiles"… sino con un auténtico rapsoda del pueblo al que van destinadas sus cuitas y lamentos: "Aquí me pongo a cantar / al compás de la vigüela…" en el canto II comienza el relato propiamente novelesco del poema. Pobre y desnudo.13 Antes de continuar con el desarrollo de nuestro trabajo entendemos que es menester efectuar una descripción general y a la vez precisa sobre las características. señala: “Primera parte: La ida. se emborracha y.

en el canto IX lo escucha con atención y. por ser dos almas gemelas. y así ambos. la policía lo persigue. su historia. Segunda parte: La vuelta. fiestas y bailes de los mismos. muchas de ellas bárbaras y salvajes. José Hernández sabía que la fama de su personaje corría de boca en boca. Exhausto. hasta conseguir la admiración del sargento de policía Cruz. En el canto VIII. por boca de su protagonista. con el que finaliza la primera parte. pero valiente.14 un negro. le cuenta a su vez. Se trata de una novela rimada con ecos de poema épico. Narración de las aventuras de Cruz y Fierro en la tierra de indios. postura ante los prisioneros. compadecido de él. deciden marchar a tierra de indios. Así se llega al canto XIII. . anuncia "romper la guitarra para no volverla a templar". La segunda parte abre también con una pequeña introducción. En la última estrofa se encierra toda la protesta y denuncia socio-política: "…que referí ansí a mi modo / males que conocen todos / pero que naides contó". Hernández. singularmente las de los hombres que maltratan a sus mujeres cuales aparecen como sufridas y abnegadas. Una resignación sin esperanza. a semejanza de lo que Sancho dice en relación a su amo en la segunda parte del Quijote (1 y 2). Las lamentaciones se cortan y volvemos a enfrentarse con el indio y conocemos la vida de prisioneros de Cruz y Fierro. lucha hasta la extenuación. En los cantos 4 al 6 se nos describen las costumbres indias. Menos mal que el lamento es el mejor lenitivo para todos los males. En el canto 3 aparece una poesía sentenciosa junto al treno y la lamentación continuada. un estoicismo ilustrado con metáforas encadenadas.

a quien se le encomendó el hijo más pequeño hasta que tuviera edad para gozar de la herencia. Tres años han pasado en duro peregrinaje y cinco con los indios cautivo. Encomienda a Fierro a su hijo porque ya no tiene tampoco madre. Fierro se despide de la mujer y cada cual parte por su lado. Cruz muere de viruelas.15 En el canto 6. La obsesión por el viejo Vizcacha. Entonces aparecen los hijos de nuestro protagonista. que tanto hiciera sufrir al hijo segundo. y es quizá para un hombre que siempre se halla en escenarios bélicos. en el 13 el hijo segundo narra asimismo su historia. Fierro se ve envuelto en un terrible duelo con un salvaje que maltrata a una prisionera blanca. Después logra huir con ella. se nos explica con detalle. En el canto 16 fallece Vizcacha y es enterrado (canto 17 y 18). Cuando llegan. En . En el canto 12. el pensar que podía tener una familia le quitaba toda la dureza de su carácter. Se nos da a conocer un nuevo personaje: el viejo Vizcacha. no sin antes asistir a una de las escenas más tiernas y a la vez duras del poema: el indio golpea brutalmente a la mujer y le arranca a su hijo de los brazos. El carácter y las acciones de Vizcacha se nos narran en los cantos 14 y 15. a fin de que la tribu tarde en encontrarlo. En el canto 8. tras matar al indio y enterrarlo en un "pajonal". después marchan a "tierra de cristianos". el hijo mayor cuenta su estancia en la cárcel. acto seguido lo degüella… ¡para amarrarle después las manos con las propias tripas de su hijo! En los cantos 9 y 10 Fierro y su compañera sepultan al niño despedazado. tras enterrar a Cruz y llorarle. a los que les cuesta identificarle. porque "venía muy aindiado y muy viejo". Las autoridades ya no se acuerdan de sus delitos. Hasta ese momento no sabíamos que cruz tenía un hijo.

Estructura del poema Cada estrofa del Martín Fierro es un pequeño poema independiente que posee valor por sí mismo. ¡Finalmente descubrimos que Picardía es el hijo de Cruz! Aparece a continuación el Moreno. Sin embargo. resulta fácil descomponer el poema en sus diferentes unidades fundamentales y montarlo de nuevo. confiriendo diferente orden a las estrofas que se suceden en cada uno de los cantos. acompañadas de acordes de una guitarra. no sin antes decidir cambiar de nombre. Cosa que cualquier cantante argentino de la actualidad puede . Además pueden cantarse sueltas. Las estrofas se pueden colocar donde sea necesario por su significado o donde convenga. Martín Fierro (transposición del autor) da una serie de consejos a sus dos hijos. que explica su azarosa vida picaresca (cantos 21 a 28). se despiden. Por lo tanto. Por último. tiempo es de trabajar por un futuro". o a quien lo oyere. cada estrofa se articula con las otras. Estos. toda la emoción que el escritor se propuso comunicar. junto con Picardía. constituyendo un tono armónico. En la penúltima estrofa se nos devela el mensaje del autor al proponerse escribir la segunda parte de la obra: "es el tiempo de olvidar antiguas rencillas. cada una de las unidades métricas es un pequeño poema cerrado que tiene todos los elementos suficientes para transferir a los lectores. Por otro lado. nada menos que el hermano menor del negro que injustamente mató Martín Fierro (canto 29 a 31). sin que sea necesario el sentido de las estrofas anteriores o posteriores. El propio José Hernández se dirige a los lectores con el convencimiento de que su poema a de pasar a la posteridad y de que todo él encierra una enseñanza.16 el canto 20 aparece Picardía.

hallamos formas de romance asonantado en la palabra llana en la Vuelta. Sin que nuestro poeta fuera un autor culto que tendiera a un exagerado purismo. los centrales preparan para la conclusión que se nos ofrece en los dos versos finales. en la composición de las estrofas el autor sigue el siguiente esquema: el tema es planteado en los versos iniciales. en general.17 hacer. Se trata de una variante de la sextilla y que algún tratadista bautizó con toda justicia hernandiana. Pero también hay cuartetos especiales (consonancia en los versos pares). como por ejemplo en la Ida. a la vez que cincelaba sus versos. En los dos últimos cantos de la Vuelta alternan sin orden alguno la cuarteta y la redondilla. De aquí las variantes en las numerosas ediciones respecto a su orden. para luego hacer lo propio en el conjunto. al ser poemas minúsculos separados del contexto. y para la recopilación de sentencias y refranes. pudo de esta manera ir construyendo las estrofas por separado. Como cada estrofa es independiente y posee sentido propio. Desde el punto de vista del contenido. cato VII y en la Vuelta. formas romanceadas en algunas sextetas. para la composición. su autor no necesitó componer la obra de una tirada en el orden en que podemos leerla en la actualidad. lo ingenioso. lo poético y lo vernáculo. estrofa creada por el mismo que rima: a-b-b-c-c-b con ocho sílabas en cada verso. 29 y 31. de forma doble. cantos 11. Se ha dicho con razón que cada estrofa es una auténtica síntesis de lo filosófico. 20. muy acertados. como un verdadero miniaturista. cantos 27 y 28 en cuartetos propiamente dichos. Así mismo. Por lo general José Hernández utiliza la sexteta. Hernández pudo muy bien ir recopilando estrofas y moldeando el poema con toda libertad. cuartetas dobles y una singular estrofa de diez versos. .

en que prefiere su sexteta. excepto en este caso. ha señalado una serie de anomalías a la disposición métrica general. Para transcribir con exactitud el sistema lingüístico del pueblo había que respetar las frecuentes sinalefas. que por ser de su creación cree. Sin embargo. Hernández sólo utilizaba el romance para acercarse al valor narrativo de la prosa. Por eso el pueblo supo reconocerse a si mismo hablando en su propio estilo intransferible. nuestro autor se atreve a modificar las grafías más que las fonéticas. Anomalías que no solo no desentonan sino que dan mayor belleza al poema. Así tiende a cambiar las s por las c equivalente al sonido de la z . El lector deberá respetar la acentuación de José Hernández. conseguida a base de suprimir palabras que el autor cree intocables. El autor creía cumplir así el objetivo sociopolítico que se había propuesto. y ser fiel a la ley de acentuación del pueblo discordante con la impuesta en el Diccionario y la Gramática de la Real Academia Española.18 Martínez Estrada. tal como este las pronunciaba. incluso a veces descuida el ajuste de las rimas para ofrecernos versos de contenido superior al que pudieran tener otros en los que la rima fuera exacta. uno de los grandes tratadistas del Martín Fierro. tal como se hablaba en la primera mitad del Siglo XIX. pero elevado al mismo tiempo a la máxima tensión de su eficacia expresiva. si quiere gustar plenamente del poema. por otras. tener todo el derecho en enmendarla por la necesidad poética del propio poema. La lengua José Hernández utiliza para sus obras como lenguaje un remedo muy logrado del dialecto rústico rioplatense.

démelo – demeló. si bien se le escapan expresiones y palabras concretas que resultan esenciales para la mejor interpretación del verso y la estrofa. El canto sigue idéntico proceso al de las hablas rústicas: caer – cair. casos de debilitación vocálica: teatro – tiatro. casos de h aspirada: huir – juir. y las diferencias son más por fonética sintáctica (supresión de la a: "lo empecé [a] aventajar") o introducción del complemento de objeto indirecto: "Y dejábamos las vacas / que las llevara el infiel". indigno – indino. y la confusión de los prefijos en formas nominales y verbales: desertor – desertor. resulta comprensible en su conjunto para un lector español de la actualidad. horcón – jorcón. nuestro autor intercaló muchas expresiones y formas de expresión suyas. deseo que plantea en todo el poema. a semejanza de lo que hacen las gentes sencillas. derramar – redamar. etc. etc. A lo largo de la obra los americanismos son evidentes. y aunque conserva el castellano llevado por los conquistadores en el Siglo XVI. así como la tendencia a reducir grupos consonánticos: doctor – dotor. pero no de los gauchos. Las construcciones se ofrecen en forma directa. sino por el deseo de acercarse más al hombre de campo. cosa que recuerda a la lengua do los conquistadores. así como paladear mejor su arte. fogón – jogón. Esta circunstancia casi no se da en cuanto a la sintaxis. etc.. poeta – pueta. lo que dificulta más la comprensión.19 española. instrumento – estrumento. . Resultan normales las formas arcaicas. Hernández no era un poeta cuidadoso ortográficamente. Por otra parte. trascripción de j por f inicial: fuerte – juerte. reír – reir. pero gran cantidad de fallos hay que señalarlos no por su ineptitud.

muerte. a la manera de El Proceso. Es también gaucho como Fierro. Su nombre ya es un símbolo: sufrimiento. que clama incluso con mayor fuerza que este contra la injusticia de los que mandan. Personajes secundarios Cruz. el voseo propio de Sudamérica en el Martín Fierro posee intención ofensiva. cae también él gravemente enfermo y encomienda con la mayor ternura un hijito a Fierro. sino todos los que se hallen encerrados en la cárcel de su propia existencia (angustia existencial). y es un digno continuador de la gloria picaresca española. Más humano que nunca. Se nos presenta como un ex presidiario que ha ido a la cárcel injustamente. castigo. El hijo mayor acusa y de él se vale José Hernández para lanzar un último ataque contra la justicia y el sistema penitenciario. pero no es así hasta que le sobreviene el final. desapareciendo para siempre. Trasciende de él un sentido . Así pues el Martín Fierro es tan comprensible como cualquier obra que tienda al castellano castizo del Siglo XVI. Actúa como complemento y desdoblamiento de nuestro héroe. pero ha ingresado en la policía gracias a un amigo que le debía una "deuda de sangre". El hijo mayor de Martín Fierro. de Kafka. sino tras cuidar a un indígena. aparece como una especie de "doble" de aquel. En él están simbolizados no sólo todos los perseguidos injustamente.20 Por último. purga en la vida de acciones pasadas… y por "la forma de firmar"… ¡con una cruz! como analfabeto. no en la lucha. pero no le anula. En la segunda parte lucha fieramente a lado de Fierro contra los indios: cree que va a morir. Se relaciona con Picardía. hijo de Cruz. El hijo segundo.

Picardía. el disimulo y la misoginia para sobrevivir en un mundo donde el hombre es lobo para el hombre. Avaro. Una mujer (la tía) le recoge y le mima. Contrasta con los otros personajes sobre todo por el color. Viejo astuto y avaro que ha vivido siempre en el campo. pero el remordimiento no lo dejará ya en paz. porque en la segunda parte ha llegado la hora del perdón y el olvido para las viejas ofensas. auténtica norma de vida para el pícaro que ha de desplegar la astucia. Como en el caso de Picardía. su nombre lo dice todo. Se trata de un vengador de ofensa legal (venganza de la sangre) por ser pariente del muerto. El enfrentamiento entre negro y blanco es . ya que el muchacho vagabundo va de mano en mano y pasa "hambre viva" en casa del avaro Vizcacha. con el cuerpo medio desnudo. La semejanza con los pícaros se halla muy lograda. su forma de vivir se halla determinada por las circunstancias. a la serena. el hijo de Fierro deberá dormir fuera de su covacha. y le deja una herencia gracias a la cual este hijo segundo entra en contacto con gente más refinada que los gauchos. Su figura es interesante desde el punto de vista técnico y estilístico por introducir la payada. Es viudo por haber matado a su mujer de un golpe por haberle dado un "mate frío". y con ella el poema incorpora uno de los elementos corrientes en la poesía gauchesca. Vizcacha. El Moreno o "Negro de la Payada". Hijo de Cruz. el engaño. narra sus aventuras sus detalles de humor que suavizan la tragedia del hijo mayor. Vizcacha recuerda con su nombre al de una clase de roedor que vive en las madrigueras. celoso o maniático. Viscacha da al muchacho unos consejos.21 humano de inocencia gracias a él se introduce en la obra un personaje de la riqueza argumental del viejo Vizcacha. pero no consuma la venganza.

La primera que nos presenta el poema es la esposa de Fierro. termina. la insulta y se mete con ella hasta que la pelea inevitable termina con la muerte del negro. como la de Fierro. por respeto. Sin embargo. La segunda es la del negro a quien un día. y Fierro la disculpa e incluso le desea suerte. Al marchar Martín Fierro. que si es buena puede ser de gran alivio para el compañero. en donde. . abandonándole por el comandante de la milicia. El gaucho siente con orgullo la indiferencia hacia el color y si este orgullo lo separa del "pueblero" (aquí con mucho de defensa). a la que primero se pondera.22 explicado por algunos como intención de tipo racial. la de Cruz. Las mujeres Se ha dicho que el Martín Fierro es un poema de hombres. Fierro pretende entonces continuar su atropello. ella también marcha "con no se qué gavilán". Misoginia que se repite en el baile del gaucho (canto XI). aparece de nuevo la mujer. pero reflexiona y. también lo hace del indio y el negro. estando Fierro borracho. lo cual no obsta para que la mujer se halle presente en él. en los distintos cantos de las dos partes. Cuando Cruz acaba de unir su vida a la del gaucho aventurero. además de una que le provoca. La misoginia de ambos hombres es pues justificable. No posee nombre concreto y sale en él de forma episódica sin que sepamos nada ni de su rostro ni de sus formas… "una de tantas". desaparece con gran remordimiento. otras se burlan de él. tanto de forma individual como colectiva.

que visita a Vizcacha viejo y enfermo. Martín no tiene más que elogios para ellas. recoge al segundo hijo de Fierro. Hernández hace que Fierro bendiga a Dios por haber puesto en aquella mujer la "juerza que en un varón / tal vez no pudiera haber". El episodio de la mujer cautiva produce el retrato más tierno de mujer del Martín Fierro. El autor es todo discreción y hace que Fierro. Son también mujeres sin rostro: piadosas. diligentes y sufridas en los trabajos. Es una mujer maléfica y supersticiosa. Posee toda la cautela propia de la feminidad y sabe sobreponerse al dolor y ayudar a Fierro cuando es atacado por el indio y cae debajo de él sin poder volverse. que pierde a su hijo degollado. Las primeras mujeres que se nos presentan son las indias. así como las trágicas escenas de las que es protagonista: mujer buena con su hijito contrapuesto al de la "china mala" que desencadena el drama. La viuda de la que se .23 Llegamos con ello a la Vuelta. y en contraste con la amable figura de la tía. y que "ni sabe lo que es amar". Con las indias contrasta el retrato de la "china vieja" que culpa a un "gringuito" cautivo de ser el causante de la viruela negra. no necesite descender a situaciones más prosaicas… Por último se hallan: la tía que. lo mima y lo hace su heredero. está la curandera. auténtica parca. Sufren pacientes bajo el duro yugo del marido que es su tirano y su señor. convertido en auténtico paladín. Muerto el indio. Es una mujer con auténtico buen corazón y carácter maternal. se produce la huída de Fierro y la mujer. Fierro recupera el instinto de pelea. Gracias a la entereza de la cautiva. Nada se nos dice en cuanto si ha habido relaciones más íntimas entre el protagonista y la cautiva. Mujer valiente.

la alusión que hace el Moreno a su sufrida madre que tuvo diez hijos… Las masas Se hallan representadas por la caterva de jueces.KIRILOVSKI. nada sabemos. la mulata que se "pega" al lado de Picardía. “Análisis e investigación del libro Martín Fierro.monografias. comisarios.. indios. unos más próximos al lector. http://www.24 enamora el segundo hijo de Fierro. después como pícara tentadora del muchacho. mujer esquiva de la cual anda locamente enamorado el muchacho.shtml . asistentes. primero como ángel de la guarda. no puede consumar su unión porque aquella es fiel a la memoria de su marido. aunque unas beatorras de cuidado y. De la viuda su conducta. buenas mujeres.com/trabajos35/analisis-martin-fierro/analisis-martin-fierro. Eva Ruth. Apodada "la parda. comandantes. vigilantes. Unas tías que recogen al hijo de Cruz para que no ande suelto y desamparado. pero todos imprescindibles para que las figuras de los protagonistas aparezcan recortadas con mayor fuerza. de José Hernández.” (7) 8. contrastando. indias. tenía los ojos como refocilo"… Finalmente. otros en segundo plano. pulperos.

.25 C A P I T U L O D O S ALGUNAS CONSIDERACIONES PSICOLOGICAS. PSICOSOCIALES E HISTORICAS EN MARTIN FIERRO.

ni un hecho capital de su vida. en moral es egoísta ó filántropo. una aventura de un día. enseña. allí manda. mezclado con la dulce mansedumbre del amante. “El gaucho es místico. es un capricho de su fantasía. palacio. El gaucho tiene su hogar que exhala ese perfume que hace sentir la poesía y filosofía propias de su carácter.26 A efectos de tener algunos esbozos útiles para su valoración en diversos asuntos que hemos de desarrollar en el presente trabajo. cátedra. pero para él casi nunca es un sentimiento. 1844 . lo inclinan á la epopeya. escéptico. 1884). materialista. el imperio que ejerce sobre la mujer. hace de su rancho. El predominio de la fantasía y el sentimiento de lo infinito. de poesía y en su natural simplicidad la forma mas perfecta de Gobierno. la educación especial que da a su hijo: ese dominio absoluto del déspota. trabaja y se recrea. la lucha contra las constituciones civiles lo obliga al drama. El amor es el elemento de su vida social. . y el orgullo de la conciencia de su poder lo hace lírico.Tarija. teatro y club. escritor y crítico literario boliviano quien ya en el Siglo XIX había hecho señalizaciones a estos respectos. transcribimos algunos conceptos enunciados por Pablo Subieta Dávalos (Potosí. espiritualista. Hay indudablemente en la vida familiar un gran fondo de virtud. en política casi siempre demagogo. taller.

” (9) 9. de sus aspiraciones. Ese combate tan múltiple en sus formas. hace de su vida un drama interesante que ha encontrado escenas hasta en las esferas del Gobierno. cuanto tenaz en su acción. de sus pasiones. en las cátedras universitarias y finalmente en las páginas de nuestros libros de alta literatura.. de su filosofía racional. de los sueños de su fantasía. medio salvaje.27 El rancho del gaucho no es la choza triste del patriarca bíblico. de sus gustos. las instituciones. de su experiencia cotidiana. «Martin Fierro» es la personificación de sus instintos. edición de 1881. tiene que luchar contra la naturaleza. Pablo. de las fruiciones de su alma. . Estudio preliminar al Martín Fierro. contra sus pasiones. es la expresión mas acabada de la vida psicológica y social del gaucho. El libro del señor Hernández.SUBIETA DAVALOS. Medio ciudadano. la opresión tenaz de las clases superiores. de los cálculos de su mente.

28 C A P I T U L O T R E S ¿QUE SE ENTIENDE POR ARQUETIPOS EN PSICOLOGIA JUNGUIANA? .

éstos. Arquetipo significa “modelo original o prototipo”. no es una fotografía de una madre o de una mujer. Y se pueden tener varios complejos a la vez. Mas bien es como el negativo de lo que debe ser desarrollado por la experiencia”. (10) “Lo que se hereda – dice Vicente Rubino – es la estructura potencial de los arquetipos”. Buenos Aires. lo que nos permite inferir la presencia de ellos. contenidos de lo inconsciente colectivo.HALL. unos más intensos que otros. No uno en especial. Editorial Psique.. que estos no sean considerados como cuadros totalmente desarrollados en la mente. C y NORBY. desde la Psicología Junguiana no es tan sencilla. Con lo que aquellos adquieren renovada trascendencia. Y agrega “no percibimos a los arquetipos. Vicente. Ahora comprendemos otros de los motivos por los que son ellos quienes rigen nuestra existencia. El Arquetipo de la Madre.RUBINO. “Los arquetipos se manifiestan a través de proyecciones. Inédito... sino a sus manifestaciones simbólicas”. Hall y Norby indican que “…es muy importante para la correcta comprensión de la teoría junguiana sobre los arquetipos. .. Pero la definición. Ya no son entonces. Los complejos que – siguiendo la expresión junguiana – “mueven” al humano.” (11) 10. Buenos Aires. Apuntes de seminario privado. 1998. como imágenes de los recuerdos de las experiencias pasadas de nuestra vida. oscuro y profundo de rara presencia en los estratos superficiales de la psique. por ejemplo.29 Los contenidos de lo inconsciente colectivo son las estructuras arquetípicas. tienen como sustento básico a un arquetipo. Diversos arquetipos pueden originar diferentes complejos. Conceptos fundamentales de la Psicología de Jung. Menos cuando leemos al sabio suizo que indica: “El arquetipo es el núcleo de un complejo”. V.J. 1975 11. algo lejano.

Cuatro tomos. No corrientes de agua que lo recorren desde hace millones de años como ocurre en el Gran Cañón. se cumplimenta como tal. remansos espirituales. En efecto puede considerarse que cada uno de nosotros llega a este mundo con potenciales estructuras arquetípicas que son. que implica hablar de inundaciones psíquicas. 2000. Y entonces. Así. expresión que toma de Jacob Burckhardt (12). 12.30 Para Jung. como un nutrido complejo de cauces de ríos. Y. fueron labrados por las “corrientes” de generaciones y generaciones pasadas. en lo interno. los arquetipos dejan de ser meras estructuras para convertirse en símbolos proyectados hacia el exterior. una imagen primordial determinada. un arquetipo. Con toda la metáfora significativa. Basel in the age of Burckhardt. por lo tanto. así como sucedió en la tierra con el Cañón del Colorado. después. En sus primeros escritos Jung denominó a estas estructuras hereditarias imágenes primordiales. con respecto a su contenido. Pero. sino corrientes psíquicas. al recibir esa “agua” benefactora. Historia de la cultura griega. heredamos estos cauces secos. adquieren la capacidad de utilizar y al canalizar las energías enormes que poseen llegando a intervenir en otros estratos psíquicos que trascienden la psique colectiva. que en este momento se hallan secos. Volvemos aquí a la ilustrativa imagen del cauce seco del río y la experiencia rellenándolo vigorosamente. es decir. con el material de la experiencia consciente. Estos. (1898/1902). Oxford University Press. . Burckhardt. y se completa. solamente cuando se hace manifiesto.GOSSMANN. renuevan el vigor.. en nuestra psique. Suiza. Pero nuestra experiencia los va haciendo fértiles. Basilea. erupciones psíquicas y toda otra combinación posible de este estilo. Le agrega agua una vez más. L. Jacob. Ríos muertos. mentales.

Biblioteca de autores cristianos.VAN DER POST.Agustín de Hipona.) hay un ejemplo de la vivida complejidad de este mundo en los arquetipos: las representaciones instintivas e intuitivas de la mitología griega. así los arquetipos fuerzan sus vías de percepción y de aprehensión dentro de esquemas específicamente humanos”. 15. 1978 .” (14) Para ese tiempo Jung ya sabia que los arquetipos “estaban tan elevadamente organizados y vivos en lo inconsciente. de intuición….. Buenos Aires. quien en el Poimandres (que es la primera parte del grupo que componen la obra de Corpus Hermeticum) expresa: “Habéis visto en vuestra mente la imagen arquetípica.. demostrada en sus mitos y leyendas y en todo lo que surge de ellas.31 comprendió que era más preciso llamar arquetipo a estos fenómenos que había descubierto. Sudamericana. que se presentaba como proveniente del Antiguo Egipto. Hermes Trismegisto. como revelaciones del dios Toth (Tat). y que influían tanto sobre la imaginación consciente. Es precisamente debido a esta excepcional consciencia instintiva del inconsciente colectivo.. que los griegos fueron capaces de hacer una contribución tan formidable a la evolución del espíritu humano”. 2009 14. Lo hizo con el sentido que le diera San Agustín (13) y.. obra gnóstica de los primeros siglos de nuestra era. (San Agustin) De Civitate Dei. La Ciudad de Dios. antes que él. Laurence. 13. percepción y de aprehensión. Madrid. y que ejerció una poderosa influencia en el neoplatonismo..” “Igual que los instintos impelen al hombre a un modo específicamente humano de existencia. la versión griega del dios egipcio Toth. Jung y la Historia de Nuestro Tiempo. a priori.El Poimandres (o Pimander) es uno de los tratados del Corpus Hermeticum. junto con otros tratados del Corpus y por su mediación tuvo un gran impacto en la cultura Renacentista y ulterior. Este sistema espiritual es quizás el modelo más altamente colectivo que aún poseemos. (15) Jung expresa también que los “arquetipos son las formas innatas. Marsilio Ficino hizo la traducción al latín... que podían ser personificados o cuanto menos asumir una expresión abstracta (.

sobre todo aquellos que indican un cambio importante en la economía de la psique. Se trata de algo así como ‘modelos – patrones’ en la formación de símbolos y que se repiten desde las tinieblas primordiales”.RUBINO. proveyendo los temas míticos.. un círculo o una rueda: ya sea por separado. 1968 . Introducción a la Psicología de Jung.. {. Estas estructuras arquetípicas las podemos observar también en el individuo en sí mismo como en las comunidades “ágrafas” e históricas. Morata. gigantes: aparecen como animales o plantas.. pero sus representaciones.. ya en combinación formando de modo más o menos elaborado un símbolo particularmente importante y típico. en una de ellas leemos: “Podemos aventurarnos a suponer que las imágenes primordiales o arquetipos se formaron durante los milenios en que el cerebro humano y la consciencia humana iban lentamente emergiendo de un estado animal. las imágenes arquetípicas. sin embargo. de los que hay ejemplos incontables en la mitología”. Rubino anota lo siguiente: “Los arquetipos son formas o imágenes que tienen naturaleza colectiva y que se dan en todos los hombres que habitan y habitaron la tierra. (16) Completa esta exposición. aparecen en forma abstracta o geométrica. Así. difícil llegar a comprender el concepto de arquetipo según la Psicología Junguiana. es decir. 17. tal como un cuadrado. como dioses o diosas. se modifican o se alteran de acuerdo con la era en que aparecen. (17) 16. 1998 Inédito.} Otros se presentan como formas humanas o semihumanas. Madrid. reales o fantásticos. como tienen la cualidad primordial. Frieda. Vicente. Buenos Aires.32 Sigue siendo. enanos. Apuntes de un seminario privado. que ya va adquiriendo ahora sí límites precisos.FORDHAM. Frieda Fordham quien cuenta con el aval intelectual del Maestro de Zurich para sus obras publicadas. Algunos.

Le otorga un “tinte” propio donde intervienen las circunstancias y el desarrollo de esa civilización. Al referirse a la intervención de lo inconsciente colectivo en las enfermedades mentales graves indica Jung que se despiertan los arquetipos para una vida independiente y asumen la dirección de la personalidad psíquica. Cada tiempo y cada momento de cada civilización reviste al arquetipo con un “maquillaje” especial y particular de ese lugar y ese momento. en ciertos deseos colectivos. donde aparecen elementos de ambos estratos. de las leyendas y de las mitologías – particularmente las de culturas nativas o bien otras de enorme esplendor creativo como la egipcia. en los sueños. Lo que sucede es que. son los mismos arquetipos de siempre.33 He aquí. entonces. reemplazando al Ego incapaz y a su voluntad y su deseo. . que son también el material de que pueden nutrirse ciertas psicosis esquizofrénicas”. los más comunes. colectivos. Agrega también que “el aislamiento en el solo Yo tiene la paradójica consecuencia de la aparición en los sueños y en las fantasías de contenidos impersonales. Jung explica que las expresiones más directas de lo inconsciente colectivo se encuentran cuando los arquetipos aparecen como imágenes primordiales en los sueños. la griega y la romana – es posible deducir la existencia de los mismos arquetipos a través de los tiempos. que los arquetipos aparecen en el hombre a través de formas determinadas: en las mitologías. ya que rara vez existen manifestaciones oníricas puras). en las leyendas. Con distintos emergentes visibles o imaginarios. como indica Fordham. demasiado débiles. estos presentan los “ropajes” propios de cada época. Mediante el estudio de determinados sueños (Jung hablará de sueños de lo inconsciente colectivo y otros. en estados desacostumbrados de la mente (hoy llamados estados alterados de consciencia) o en las fantasías de los psicóticos.

34 Para vivir la experiencia arquetípica, obtener su análisis y concluir obteniendo la síntesis de éstos, es requisito esencial no identificarse con los arquetipos. Porque, de suceder semejante cosa, habremos incentivado la principal característica de la reacción patológica y, estaríamos invadidos por estas fuerzas primordiales. Cabe aquí hacer una aclaración, una división tajante, para no confundir conceptos. El material psíquico arquetípico se encuentra tanto en lo inconsciente de una persona normal como en quien padece esquizofrenia. Hasta ese punto no hay diferencia. Lo que sucede es que debe observarse si esas presencias arquetípicas están o no elaboradas. Y, en tal caso, de qué modo se encuentran hechas esas elaboraciones. Del estudio de estas dos variables habremos de poder discernir si el material arcaico es la causa psicopatológica de la enfermedad. No de otra manera. Jung siempre advierte acerca de ciertos ciudadanos que deben ser tenidos en cuenta en el trabajo analítico de la psique. Dice que en los casos de psicosis latente, en los que basta un empujón para que aparezca manifestante la catástrofe, puede ser suficiente para ello la admisión del estado presente o la acción de un complejo. Uno de los peligros que más próximo está es el de la identificación con las formaciones inconscientes. Si existe una disposición lábil puede producirse un estado equivalente a la psicosis. Es por este motivo que, como dijimos anteriormente, Jung no vacilaba – ante algunos casos – a dejar que la neurosis del consultante siguiera un curso evolutivo, pues advertía que esta era la única contención contra la presencia de manifestaciones más graves que podrían producir, por ejemplo, una psicosis. Con respecto a la neurosis, Jung la considera no sólo desde el punto de vista clínico, sino desde la visión psicológica y social y, llega a la conclusión de que es una afección grave, particularmente en lo que se refiere a sus efectos en relación con el medio ambiente y el modo de vida neurótico, pudiendo ser la neurosis nuestro peor

35 enemigo o nuestro mejor amigo, por cuanto sus mecanismos tienen un doble significado: mira adelante y atrás, abajo y arriba. Agrega luego que no es el analizado que se ha curado de la neurosis, sino que es la neurosis la que lo ha curado. Estos que preceden son conceptos muy importantes en las consideraciones psicopatológicas que hace la Psicología Junguiana. Aquí se presenta a la neurosis como algo a través de lo cual se hace posible una curación. Entonces obtenemos el siguiente corolario: no se produce una neurosis como síntoma de una perturbación psíquica, sino que la neurosis es aquello con lo que reacciona la personalidad para resolver el disturbio. La neurosis cumple aquí un papel similar al de los glóbulos blancos en la sangre. Los glóbulos blancos no son el resultado de una enfermedad, de una infección por ejemplo: sino que éstos existen para contrarrestarla, para eliminarla. Algo así sucedería con la presencia de la neurosis. A tal punto que ésta, en ocasiones según determinó Jung, está cumpliendo el papel de dique de contención a los efectos de no dejar pasar el agua que se desliza por aquellos viejos y milenarios cauces que fueron labrados por los arquetipos y que buscan, en ese momento, adueñarse de la Persona, lo que ocasionaría al individuo el nacimiento de una enfermedad peor para él y para la sociedad. Una esquizofrenia, por ejemplo. Al revelar la existencia de un inconsciente colectivo encontramos que además de aquel estrato de despojos, existen también motivos para la alegría de vivir y las fuentes de la inspiración y creatividad. Lo inconsciente es la “fuente de la consciencia y el espíritu creador y también del destructivo de toda humanidad”. Se trata de una conjunción de opuestos. Un reservorio totalizador. Es, otra vez más, la presencia enantiodrómica que habrá de hallar Jung en todos sus estudios sobre el hombre. Aquí, el inconsciente aparece como la arena y, a su vez, los protagonistas luchando en esa arena. Es la cotidiana justa entre el Bien y el Mal. Con triunfos pequeños para el doctor Jekill y

36 también para Mr. Hyde. No hay puesta definitiva. Y cuando la presenciamos es por una de dos posibilidades: o se está reprimiendo desmedidamente lo malo para mostrar lo bueno o bien se está enfermo – no ya neuróticamente, sino gravemente trastornado – y los Hyde transitan por la personalidad de la que se adueñaron. Para conseguir la primera situación enunciada generalmente es necesario producir una neurosis. Y dejar de sentir, por supuesto. Negarse a escuchar al inconsciente creer que nada oscuro hay en nosotros es una situación que no habrá de sostenerse equilibrada por mucho tiempo. Porque, finalmente, lo reprimido hace erupción y destruye la falsa máscara. En el segundo caso, cuando el Mal se adueña de la psique, el camino hacia el hospicio suele ser breve. O hacia la cárcel. O hacia la muerte. Pero, si por algún motivo, ese reinado de la maldad fuera el resultante de ocultar el aspecto bueno que también vive en nosotros, tarde o temprano esa fuerza se mostrará en la Consciencia y, enigmáticamente para muchos, el individuo se transforma. Quizá se haga predicador o decida iniciar una nueva vida donde se mostrará humilde, caritativo..., bueno. Así hay casos de criminales, asesinos a sangre fría que no mostraban remordimientos, seguros que harían mil veces más lo mismo, y que – sin embargo – un día inesperadamente transforman auténticamente su manera de comportarse. ¡Hay realmente un cambio! Se convierten en predicadores de la paz y la justicia. Abrazan alguna fe y trabajan por ella. ¿Qué ha pasado? Pues tuvo lugar una síntesis de opuestos. Aquél aspecto de la Máscara que mostraba el criminal no era único. Sino el resultado de alguna necesidad que le había impuesto la circunstancia. Pero, lo que estaba sucediendo, era que la faceta del Bien estaba siendo reprimida en lo inconsciente. Allí cobró fuerzas y cuando tuvo la suficiente integridad se mostró a nivel consciente desplazando al aspecto de la Máscara impuesta por la necesidad. Entonces el individuo se revela como verdaderamente es.

radio. Adhieren a esa situación. que la única solución era regresar a una civilización que prestara atención a los símbolos. no cambian. Jung se ocupó mucho de esto. repentinamente.37 Casos como estos no abundan. Diarios. Podríamos deducir que la energía de lo malo avasalla a la psique con más facilidad que la de lo bueno. en todo caso. o están totalmente trastocados. a punto tal que – cuando ocurre algún caso – suelen ser motivo de atención por parte de los medios de difusión masiva. Todos conocemos a lo largo de nuestras vidas individuos así. “La carne es débil” reza un refrán. televisión y revistas se ocupan de ellos. Quien termina estafando a su propia familia – a pesar de que se lo consideraba el hombre más probo de la tierra – es un caso más habitual. suele ser propiciado por la sociedad de consumo que maneja al mundo de hoy. Es decir una cultura capaz de atender a sus necesidades interiores y complementarlas con las exteriores. es cierto. O. por otra parte. . en una oportunidad. Especialmente en el mundo moderno donde los valores y los símbolos se pierden rápidamente. Lo que también es lógico. Lo que. que el de quienes se sienten necesitados a ser malos y. luego. Deja de ser ilusoria máscara para convertirse en situación auténtica. Un grupo humano decidido a ocuparse por obtener el equilibrio sociobiopsíquico y no que desarrolle desmesuradamente lo externo en detrimento de la obra interna que debe construirse en cada uno de nosotros. Alterados. Y. Porque se trata de algo inusual. mientras que “lo malo” suele asociarse al placer y al goce. El concepto que tenemos de “lo bueno” implica renunciamientos cotidianos. egoístas e intrascendentes. se convierte en malo. El hombre bueno que. Son más comunes los inversos. salvo excepciones – que por ello son honrosas – todos nos sentimos inclinados hacia realizaciones mezquinas. Y dijo. Si no consiguiéramos integrar lo inconsciente a nuestra vida. que es mayor el número de personas que desean ser buenas y fracasan en su intento. En cambio los regenerados son escasos.

Así la balanza para mantenerse equilibrada requerirá cambios permanentes. Todo lo contrario. alcanzar la armonía plena. Se trata de tenerlos pero incorporados a un sentido de la vida. Todo aunado para conseguir concretar los deseos positivos en la vida. porque eso es la quietud manifiesta y duradera mientras que una vida plena implica movimiento permanente. Alejándolo del otro. Lo que no significa dejar de sentir placer. varias veces milenaria. Ocurre que el equilibrio es un estado en todo momento precario. Acercándolo hacia un lado. El movimiento requerido para mantenerlo necesita de conductas armónicas.38 seremos – siempre – incompletos. ¿Y cuáles son las proporciones ideales para lograr este estado ideal? No existen. Y cuando decimos equilibrio no lo hacemos como sinónimo de término medio. después. transformación. Dicho en términos psicológicos: la armonía sólo sucede cuando el psiquismo cambia permanentemente de acuerdo con los estímulos exteriores y en concordancia con las producciones de lo inconsciente. desplazamiento. La plena realización de cuantas posibilidades tenga el individuo. Por lo tanto – y para seguir con la comparación – debemos decir que hay que colocar en cada platillo las cantidades que sea menester y conseguir el equilibrio (esta palabra procede del latín ecus librum y significa “nada en demasía”) cambiando de lugar el punto de apoyo. movimiento. Al decir equilibrio buscamos referirnos a un estado a partir del cual se encuentren dadas las condiciones que permitirán. Llegado a este punto conviene recordar aquella máxima china. Y la psique es – siempre – acción. Cada uno deberá saber – a través de su propia experiencia – qué cantidad debe colocar . que afirma: “Lo único inmutable es la mutación”. Lo que no es posible de obtener equilibrando los platillos de la balanza. Y eso es lo que la Psicología Junguiana persigue para los humanos. Esa necesidad lleva a sentirse armónico. Que sea totalizador.

39 a cada lado del pie de la balanza para conseguir un equilibrio que le dé verdadera armonía sin requerir represiones y censuras.. Madrid. La psique no es un sistema energético cerrado. Jung. En síntesis. En síntesis podemos decir que. claro se presenta cuando desconocemos nuestros problemas intrapsíquicos. termina la armonía de que está gozando el individuo. Entonces la energía es absorbida por ellos y repercute en malestares de la personalidad.JUNG. y todos aquellos pensamientos poderosos e influyentes sin los cuales la persona dejaría de ser humana”. Lógicamente que esta armonía no habrá de durar mucho. esas energías podrán ser transformadas en elementos útiles. cuando la describe. como escribió Jung: “Son los arquetipos el oculto tesoro que la Humanidad ha acumulado y del que ha producido sus dioses y sus demonios. 2007 . Editorial Trotta. Si no hay nada oculto. Esta no se pierde nunca. C. sin que haya algo que temer. para lograr la armonía es menester tener la suficiente ductilidad que se requiere para adaptarse a la continua entrada de nueva energía. Dos escritos sobre Psicología Analítica. Estas situaciones pueden volver a romper el equilibrio de la balanza y. que siempre está recibiendo energía del exterior. provechosos. aclara que se trata de una totalidad “parcialmente abierta”. Por lo que le será necesario readaptarse. en cualquier momento. (18) 18. El problema. si se conocen detalladamente los pormenores de nuestra psique. G. es canalizada y transformada. por lo tanto.

40 C A P I T U L O C U A T R O EL ARQUETIPO DEL HEROE .

A través de diversas pruebas y aventuras. Producto de aquel tiempo de hominización en que un animal se transformó en un producto diferente. Lo innominado. un Yo que reconoce su Sombra y se prepara para ser un ser autónomo en la sociedad. transmite un esfuerzo por resolver el problema . Todo y nada. simbolizar. Generador de símbolos y arquetipos.41 ¿Qué es el mito del Héroe? No otra cosa que el símbolo del proceso por el cual adviene la conciencia humana. remite a la etapa del desarrollo humano de la adolescencia. Esta manifestación del Arquetipo del Héroe mediante el mito. ¿De dónde surge el Héroe y cuál es su finalidad simbólica? Ante todo digamos que la misión del aspirante es hallar la luz y una vez convertido en un iniciado. Innombrable. superior a lo vegetal y animal. O sea: otorgar consciencia. arrojar esa luz para disipar tinieblas. sino porque. el Héroe se reconoce como ser transformador que adquiere Consciencia desarrollando y afirmando su Yo. abstraer. Y ambos a la vez unidos. simbólicamente al Principio Masculino. en términos junguianos. Todo esto significa que el mito del Héroe representa. la consolidación de la personalidad. aquellos tienen significación – permanente – para toda la Humanidad. más precisamente un Principio Solar. psicológicamente. O lo que es lo mismo: sin Consciencia. Inicio que lo es de un todo compacto y sin opuestos. El comienzo es fuente. Porque él no es sino comienzo. al tener la capacidad para adicionar cultura. tener comprensión de su propia existencia finita. (Recordemos los pasajes en textos religiosos donde se enseña que la divinidad no puede ser nombrada o que su denominación no debe ser dicha ni escrita). El Héroe representa a la Consciencia y. no sólo porque representa un medio simbólico de separación. La totalidad primordial que – en germen – alberga a todas las posibilidades. a su vez. Como los temas míticos están en imágenes arquetípicas.

2009 . 2007 / La Gran Madre: Una fenomenología de las creaciones femeninas de lo inconsciente. diferente o sobre-humana”. 19. porque no había intervención del hombre en la procreación. Esta concepción es pre-patriarcal.. el adolescente emprende un viaje que demanda grandes esfuerzos. Erich. Según el experto en simbología Erich Neumann (19). buscará la aventura como medio para medir sus capacidades y posibilidades. integrado y autónomo. Trotta. de allí tantos héroes. El primero se caracteriza por un nacimiento cuya naturaleza es “poco común. el adolescente experimentará y adquirirá diferentes roles. De esta manera. indispensable para un desarrollo pleno de la personalidad. filosofías y religiones y a la adherencia a ellas.42 fundamental del crecimiento que es la adquisición de un sentido de identidad. Madrid. Tal como lo haría el Héroe. para que pueda surgir un Yo diferenciado. 2) el asesinato de la Madre y 3) el asesinato del Padre.NEUMANN. de la Consciencia. hasta llegar a encontrarse con su propia potencialidad de transformación social mediante la proyección de sus ideales y objetivos que estarán representados – por sobre todo – a través de la expresión de ideologías. un verdadero viaje iniciático (ya que implica una profunda transformación) que provee lo necesario para la adquisición de la luz. el Mito del Héroe posee tres sub estadios bien delimitados: 1) el nacimiento del Héroe. Madrid. antes se verá obligado a atravesar duelos e integrar todos aquellos aspectos de su personalidad que desconocía o que estaban escindidos por la mente infantil. Este “milagro” era atribuido por la mujer a los espíritus ancestrales o a Dios. dioses y semidioses nacidos de madre virgen (como hemos visto al tratar sobre el arquetipo de la Gran Madre). Alianza. se identificará con diferentes objetos externos e internos. Para llegar a adquirir ese compromiso social y esa identidad. Psicología profunda y nueva ética: Nueva valoración de la conducta humana a la luz de la Psicología.

43

“En el comienzo, la Gran Madre era el único creador verdadero, más tarde ella es embarazada por un procreador espiritual y finalmente lo hace un Rey-Dios patriarcal”, afirma Neumann. A su vez, el Héroe tiene la característica de poseer dos padres y dos madres: “Además de su padre personal, hay un padre 'superior', esto es, una figura arquetípica de padre, apareciendo de igual manera, al lado de la madre personal, la figura de una madre 'superior'”. El Héroe nace con la adquisición de la autoconciencia, esto es alejándose cada vez más del elemento femenino arquetípico (lo inconsciente) para acercarse al masculino (la Consciencia), comenzando así el proceso de diferenciación de la matriz materna para reconocerse como un ser individual ligado al principio masculino, a los padres y a los viejos “que son el ‘baluarte de la ley y el orden’”. Esto implica el pasaje del matriarcado al patriarcado. “Cielo, padre, espíritu y masculino son correlacionados y representativos de la victoria del patriarcado sobre el matriarcado...”, agrega Neumann. En el segundo estadio, el Ego se encuentra delante de lo que conocemos como “la lucha con el dragón” que “representa tres componentes principales: el héroe, el dragón y el tesoro. Al vencer al dragón, el héroe gana el tesoro, que es el producto final del proceso simbolizado por la lucha”. La lucha con el dragón es la simbolización de la lucha contra el arquetipo de la Gran Madre en su aspecto de madre ourobórica, devoradora. El miedo al dragón es el miedo a quedar atrapado en las garras de esta Gran Madre terrible e incestuosa que impide el surgimiento de la masculinidad.

44

“Superar el miedo de ser castrado significa vencer el dominio de la madre…”. Adquirir consciencia significa salir del vientre materno, símbolo de lo inconsciente. Neumann lo explica de este modo: “El arquetipo más ampliamente diseminado de la lucha con el dragón es el mito del sol, en que el héroe es devorado todas las noches, en el oeste, por el monstruo nocturno del mar, en cuya cavidad uterina lucha victoriosamente con otro dragón, un doble en cierto sentido. Él entonces nace en el este como el sol victorioso, el sol invictus; o mejor, cortando el monstruo para salir, él realiza su propio renacimiento. En esa secuencia de peligro, batalla y victoria, la luz - cuya significación para la conciencia repetidamente enfatizamos - es el símbolo central de la realidad del héroe…. El héroe no es solamente el vencedor del elemento materno, sino que también mata el aspecto terrible de éste para libertar su aspecto fecundo y benéfico.” En el tercer estadio, una vez que se ha producido con éxito el asesinato simbólico de la madre, el Héroe se ve en la necesidad de asesinar al padre. Dice Neumann que en el matriarcado la figura paterna está representada por el tío materno, portador de la autoridad, de la prohibición y del deber: “El deseo de matar, del niño, se dirige contra esa autoridad que representa la ley colectiva.” En el patriarcado, esa oposición es reemplazada por el conflicto padre-hijo, en el que surge el deseo de asesinar al padre, sin lo cual: “ningún desarrollo de la conciencia y de la personalidad es posible”.

45

C A P I T U L O

C I N C O

ARQUETIPO DE LA SOMBRA

Para ejemplificar mejor esto podemos decir que. sustentada por el Arquetipo de la Sombra.46 Lo inconsciente personal incluye la Sombra. es la parte inferior de la personalidad. Su naturaleza. sin embargo. de todo aquello que a la Consciencia repugna. Es la faceta de la Sombra que creamos nosotros mismos durante nuestra vida. Podemos hacer referencia a una Sombra personal y una Sombra arquetípica. Se trata de la parte rechazada. Pero no es el inconsciente personal. . que es nuestra Sombra particular. la Sombra tendría una porción sumergida en lo inconsciente personal y la parte restante en lo inconsciente colectivo. Tiene relación con aquella instancia que nos vincula a lo zoológico. en cambio. a causa de que representa la parte animal que permanece en nosotros. Jung gustaba referirse a la Sombra llamándola “la cola del saurio”. con tendencias antagónicas. si hiciéramos un gráfico de la psique. Es una única. Sino una parte de éste sustentada por el arquetipo que es algo común a todo integrante de la Humanidad. es arquetípica. Es la otra vertiente del individuo. Hundida en los pantanos de lo inconsciente personal. La Sombra arquetípica. La Sombra se constituye en una personalidad parcial en nuestro inconsciente. Es nuestro “hombre primitivo” interior que nos avergüenza. La evidencia de una Sombra personal aparece cuando hacemos referencia a ella para indicar los aspectos indeseables que hemos reprimido porque todavía no llegamos a aceptarlos como propios. Cada humano tiene su Sombra propia. Pero dos ríos vierten sus aguas en ese mismo lago. Ambas conforman una sola.

No procede de un proceso establecido por la cultura. Analicemos. Aunque en los tiempos que corren el “disfraz” del arquetipo se encuentre bastante desdibujado y en la fantasía de los niños de hoy esté transformado en villanos del espacio o monstruos enigmáticos de su origen. Es arquetípica. trabajando generalmente en una habitación a oscuras sobre un caldero. profundicemos el tema. una bruja. Esa mujer es nuestra Sombra tal como la sentimos: fea. literatos y creadores en general se han referido a la Sombra.. sucia y retorcida.47 Inconscientemente. Sobre un caldero que revuelve incansablemente. fundamentalmente a través de simbolismos y alegorías. Bajo el caldero hay llamas que se destacan quebrando la monotonía gris del panorama. encorvada y sucia trabajando en una habitación a oscuras (o entre las paredes desnudas de una caverna). Bastaría que digamos que va sobre una escoba volando por el cielo durante las noches de Luna llena para completar el cuadro escenográfico. Esta tampoco es una cuestión consciente. esa imagen con la que en otros tiempos los padres atormentaban a sus hijos provoca miedo – justamente – porque simboliza todo lo malo. La Sombra puede estar simbolizada por una imagen demoníaca. como en las escenas de las brujas de la tragedia de Macbeth. artistas. de Shakespeare. Tenemos la idea de una mujer fea. Y es cierto. Esa sensación desagradable hacia esta descripción ya está grabada en nosotros. No hace falta mucha imaginación para darse cuenta que aquí hemos descrito a la imagen “arquetípica” de la bruja. una mujer anciana y fea – diríamos “horrible” –. una mujer sucia. Así como son ciertos aspectos que conviven en y con nosotros. encorvada. De cualquier modo la imagen de la bruja seguirá dando temor. feo y desarmónico que habita en el psiquismo humano. Pero. Parecidos a aquellos que encontramos en los mitos y leyendas de todos los pueblos.. Esa mujer .

Un sitio del que casi nada sabemos. una simbolización de los genitales masculinos y femeninos realizando una continua actividad sexual. que es la causa por la que sentimos que la actividad de la Sombra puede triunfar. que inconscientemente nos atemoricemos con esta idea. La bruja maneja una vara robusta.48 trabaja. para introducir en el caldero y revolver la sustancia. en toda esta imagen un elemento de unidad. de síntesis de opuestos. Por lo tanto. Es lo inconsciente personal. Y el caldero está en movimiento constante. Un poco a causa de que no somos dueños de actuar sobre él y también porque como allí pusimos nuestra “basura” no queremos reencontrarla. Es lo único con contenido de toda la imagen. Existe. porque se manifiesta siempre activa. Por lo tanto el significado es que no debemos descuidar nunca la actividad de la Sombra. Que tiene una actividad que puede dar resultado. El caldero está lleno. Es natural. Es lógico que tal simbolismo nos haga intuir – siempre a nivel consciente – que por lo menos una vez ese . ¿Qué contiene? Pues ninguna otra cosa que no sea esa “basura” a la que antes hicimos referencia y con la que no deseamos volver a tomar contacto. a gran temperatura. fuerte. Normalmente lo imaginamos humeante y con una sustancia espesa arrojando burbujas. Significa que guía destinos. sin embargo. entonces. Cada vez que la mujer revuelve el caldero el resultado puede ser una alteración de nuestra conducta. Trabaja en una habitación a oscuras o en iguales condiciones pero en el interior de una caverna de paredes desnudas. maciza. es una región oscura. ¡Nada menos que con esos materiales trabaja la Sombra!. donde la luz – símbolo del Bien y la armonía – están ausentes. Es decir. Tenemos así. Si obtiene sus deseos (si la sombra triunfa) uno queda a merced de ella. Por eso inspira temor.

de la única luz en la escena. habría entrado en el estrato de lo Consciente. Estará un poco más erguida. Existe un componente básico (por eso aparece representado por el fuego situado sobre el suelo y debajo del caldero) que es lo arquetípico. sanas y fuertes. un elemento más. De lo contrario. del psiquismo por completo. sin embargo. La causa primordial para que todo el sistema pueda estar en funcionamiento es que haya energía. No puede diseminarse. La Sombra. Pero no es así. su erupción. Que. los intentos de la bruja (de la Sombra) resultarían – definitivamente – estériles. todavía. no llega a encenderlo todo. respetables. Son llamas vivaces. . Suele ser más alta que el tamaño de este último. entonces. Mas aunque sea alta se mantiene encorvada ya que no puede superar este nivel porque. pero a un lado del caldero y del fuego. Esto recién ocurrirá si la bruja triunfa. pero como aparece encorvada rara vez supera la altura del asa sobre la que sostiene esa olla gigante. En ese caso imaginamos a la vieja muy contenta elevando su brazo y su madero hacia arriba y danzando a los gritos. Significa que su obra tuvo éxito y que penetró a la Consciencia. Pero falta. Esas llamas son el componente arquetípico de la Sombra. si nada impulsara a concretar el calentamiento de la sustancia. su putrefacción (para utilizar el término alquímico). Nos aclara sobre la naturaleza de la Sombra (que es la bruja): tiene un nacimiento (los pies) en el mismo sitio que el fuego (los arquetipos) pero se yergue junto al caldero y su contenido (lo inconsciente personal). Entonces la Sombra habrá de enseñorearse con lo Consciente. La bruja se halla cerca. entonces. esto es. Esto también tiene un significado. Se trata. Pero limitadas a un espacio concreto de la imagen. Es el fuego con el que calienta el caldero y la sustancia que éste alberga. perturba a la conducta del individuo y va en pos de adueñarse de la personalidad.49 intento de procreación tendrá resultados favorables. como vimos.

Si la sombra triunfa. Donde no sólo obtiene una sustancia diferente a la que había colocado en el caldero. La entrada de la Sombra a la Consciencia es un proceso similar – a nivel simbólico – a la transmutación de los metales. Esto significa un cambio cualitativo. Claro que no es fácil aceptar que tenemos “una cola de saurio” haciendo su propia vida dentro nuestro.50 El simbolismo se ajusta al pensamiento alquímico. Solo que aquí habría un proceso inverso: de metales nobles a metales bajos. debemos proceder de forma tal que aceptemos e integremos la existencia de esta contraparte que vive escondida en lo inconsciente pugnando por saber cómo es la luz. a través del continuo mezclar y revolver. Una transformación totalizadora. Veamos por qué. Pero será suficiente con que los cambiemos por otros más realistas. Para que nuestra relación con la Sombra se asemeje a un proceso alquímico en pos de la obtención de una nueva faceta positiva. la bruja) deja de ser lo que era. que verdaderamente estamos en condiciones de . Esto puede significar el abandono de esfuerzos morales y el renunciamiento a ideales largamente acariciados. De ocurrir esto. Su actividad y misión en la psique cambian. sino que ella misma (la Sombra. se ha transformado. aquellos con los que la Sombra está asociada) vuelven al estado consciente. sino que habrá de perturbarlo. los contenidos inconscientes (o por lo menos algunos. una putrefacción. Jung indica que negar o reprimir la Sombra son intentos inútiles. La bruja busca. De hacerlo sólo logramos comprometer nuestra salud psicológica. El caldero aquí hace las veces de atanor del alquimista. En este proceso ocurre de esta forma. La putrefacción ha sido consumada. entonces accede a lo Consciente. Pues la Sombra al invadir lo Consciente no consigue que el individuo posea una mayor armonía psíquica.

de mirada que asustaba. Cuando alguien relata que ha soñado con un individuo parecido a él. entonces la posesión se ha concretado. todo Bien. con dedos terminados en garras. Existe gente que está convencida de que puede ser siempre todo luz. Cuando antes lo comprobemos más sencillo será adaptarnos a nuestras verdaderas condiciones.” Aquellos que Europa produjo como fruto de la irrupción del Arquetipo del Año Mil. Cuyos frutos sólo pudieron cosecharse cuatro siglos después de aquellos particulares tiempos. negarse a la comprensión de esto sólo conduce a convertir la vida en derrotero de amargura y privaciones psíquicas. probablemente no ha hecho más que tener una visión onírica de su propia Sombra. generalmente oscuro. La presencia de la Sombra también puede detectarse en sueños. Ya que la Sombra es el aspecto demoníaco del ser humano. encorvado. También en la Humanidad. concluirán en el fracaso. Suele presentarse con la imagen de una persona muy inferior o primitiva y dotada de características desagradables. Yanira Alemán nos ofrece un ejemplo de esta posesión de la Sombra en la literatura: . la noche y el Mal anidan en nosotros. finalmente. como si el Demonio se hubiera adueñado de ellos.51 perseguir sin llegar a que la personalidad deba ser sometida a esfuerzos que. La oscuridad. Si la Sombra incursiona en lo Consciente. “Podemos quedar poseídos por la Sombra” – indica Vicente Rubino – y agrega: “Decimos posesos en el sentido dado por los hombres del Renacimiento. todo día. Pero eso es imposible. En cambio. De la contraparte negativa. Posesos. pero más chiquito.

“Reflexión http://ceci. de Patrick Süskind.” . una vez que el tema ha sido enfrentado y admitido para con uno mismo.52 “El personaje mágico realista que mejor representa una manifestación del arquetipo de la Sombra es Jean-Baptiste Grenouille. En cambio. El Proceso de Individuación – explica Jung – exige del individuo conseguir un fluido diálogo con la Sombra.uprm. Debemos tomar comprensión de la presencia de la Sombra. el hecho de su infinito desarrollo del olfato lo aleja de la humanidad y lo acerca más al reino animal. Hyde. Reprimirla no tiene sentido pues es sumamente poderosa. 20. Aquí se conjugan ambas dimensiones del arquetipo. seguiremos a merced de sus furias. Yanira. no de la Sombra misma. la creatividad y los deseos más viles y crueles.. Con el inmenso odio que llevaba en su interior contra toda la humanidad. Grenouille es un hábil asesino. Hay que aceptar que ella existe.” (20) Es difícil vivir – sino imposible – en armonía para quien todavía no ha podido discutir con su Sombra. Concordante con una manifestación del arquetipo de la Sombra.html junguiana en torno a la literatura mágicorealista. Entiéndase bien: de su presencia.. sobresale como una gran manifestación de la sombra colectiva.. al acecho. surge alivio pues semejante carga energética comienza a canalizarse adecuadamente y de manera provechosa. hace violenta irrupción en la consciencia tornando al individuo en algo que actúa instintivamente como un animal o un Mr. Mientras esté sólo en el ámbito de lo inconsciente.edu/~aleman/Page2. Y cuando ya no hay en psique energía suficiente como para seguir conteniéndola.ALEMAN.pero no darle entrada a la Conciencia. el protagonista de El perfume. Grenouille está conectado con su naturaleza animal instintiva. esta allí. Además de que en muchos instantes el autor nos lo describe como "la garrapata Grenouille".

especialmente en sus relaciones con los demás individuos del mismo sexo”. vinculada a la relación entre individuos de un mismo sexo. una enorme rigidez para consigo mismo extensiva al trato con los otros. (22) En efecto. la Sombra está. tajantes y llenas de dolor. Es por este motivo que aquellos que brindan una sensación de ser estrictos en los aspectos morales suelen manifestar intolerancia. habrá de constituirse en sus manifestaciones la Sombra. Quien no ha incorporado armónicamente su Sombra tendrá dificultades en la relación con individuos de su mismo sexo exhibiendo con éstos conductas ásperas. Tanto es así que las experiencias que el niño va teniendo con su padre determinarán la manera en que. Cit.FORDHAM. es quizás el más poderoso y potencialmente el más peligroso de todos los arquetipos. Op. J. rigidez e irritabilidad. V. Pero la compensación de este esfuerzo energético se advertirá en la pérdida de un alto grado de espontaneidad lo que obliga a adquirir. C. Cit. . en este asunto. Debido a sus profundas raíces en la historia evolucionaria. Frieda. poco o mucho..” (21) Hall y Norby definen así a la Sombra: “Contiene más elementos de la naturaleza animal básica del hombre que cualquier otro arquetipo. Para la niña tendrá importancia. proporcionalmente.53 “Nadie es capaz de darse cuenta de su propia Sombra si no posee una decisión moral muy fuerte y si no orienta de nuevo sus esquemas normativos y sus ideas. Op.HALL. Es la fuente de todo lo que es mejor y peor del hombre. y NORBY. rudimentarias. luego. es posible reprimir a la Sombra convirtiendo así a la persona en lo que se espera de alguien “civilizado”. 22. Un 21. también. Por un tiempo. la relación que mantenga con su madre durante el tiempo de la infancia. Regula las relaciones entre varón y varón o mujer y mujer..

no puede ser considerada equitativa ni correcta. Por lo tanto debe mantenerse rígido. agresiva hacia el mundo exterior. de la perfección. E inconscientemente lo tiene bien registrado. según veremos en el apartado siguiente. Las actitudes ajenas son pecadoras. a nivel de culturas. Pues si esto ocurre lo más probable es que arrastre consigo todos los elementos de la Sombra hacia el terreno de lo Consciente. De manera más o menos consciente el individuo sabe esto. Tras nuestro enfrentamiento con la Sombra nos toca discutir con el Ánima (o con el Ánimus si se trata de una mujer. ¿Cuál es el motivo de esta irritabilidad continua? Es a causa de que la energía psíquica desviada para actuar como “tapa” de la Sombra es demasiada. Dice Jung que cuando discutimos con la Sombra nos convertimos de aprendices en oficiales. Decía Lao Tse – y viene al caso comentarlo aquí – que “los hombres que buscan . (Utiliza. Las propias dignas de Dios. No es extraño que haya sido en ese contexto en que tiene lugar el nacimiento del Psicoanálisis. Mantener esa situación obliga al individuo a no pensar ni mucho menos realizar ciertas cosas que desearía para no permitirse ningún desliz. Aunque desde ya semejante actitud. Tal como era costumbre en la Europa Medieval). las jerarquías de los “oficios” propias a los gremios. En realidad esa irritación y rigidez no es más que la esclavitud que cada persona de este tipo se impone y proyecta en los otros. Para poder seguir creyendo que él sí es siempre justo y bueno. en la comparación.54 buen ejemplo de esto.) Al hacerlo así nos convertiremos de oficiales en maestros. Donde todo estaba establecido de antemano y cada individuo debía mostrarse de acuerdo con un código establecido. lo representa la “época victoriana”.

LAO TSE.55 erudición no poseen sabiduría. La espontaneidad. Mas no hay tal cosa. se opera una transformación que beneficia a la psique en general y. Porque no reconoce su verdadera situación: aceptarse como el animal más desarrollado entre todos los animales conocidos. Significa ser más persona. atreviéndonos a discutir con ella. las fuera entrelazando convenientemente . Tao Te King. Este será un elemento vital para la distribución correcta de energías dentro de la personalidad como para la absorción de aquellos que reciben del mundo externo. Jung explica que si el hombre consigue dialogar con la Sombra para aproximar de esta manera a sus zonas negadas a la Consciencia. de mayor espontaneidad. admitir la propia Sombra.) Kier. se obtiene un Yo superior a la suma de lo Consciente y la Sombra.son logros que se obtienen cuando aceptamos la existencia de la Sombra que vive en nuestra psique. Implica aceptar quedarse en un estadio reducido. en nuestro interior.” (23)) Quien no reconoce la Sombra puede creer que es una persona plena. discutir con ella. Aceptar el Ánima o el Ánimus implica estar situado a un paso del alcance de la Sabiduría. es aproximarse a la obtención de la Sabiduría. 1985 . Y estar consciente de que el componente animal no lo hemos perdido por completo durante el proceso civilizatorio. concientizar esa existencia. la creatividad. las intuiciones profundas – propias de cuando sentimos que las ideas surgen como si alguien. En cambio. 23. sino que está presente en cada uno de nosotros dispuesto a actuar en todo momento. Mayor será la intensidad de todo lo enumerado cuanto más conocimiento de nuestra Sombra tengamos. Buenos Aires. a la vez. Es como conseguir la erudición. (El libro del sendero y de la línea recta. Discutir con la Sombra es un elemento de crecimiento personal.. más pleno.

está cubriendo demasiado su Sombra. y NORBY. plena de felices sentimientos y próxima al bienestar continuo. . La que trasciende todas las fronteras y también los tiempos.HALL. no puede escapar a la ley natural de contar – como un microcosmos que es – dentro suyo con todos sus polos contrarios. los aspectos buenos. V. significa llevar una existencia superficial. Este es un aspecto muy interesante.” (24) La inspiración – ese arrebato inexplicable de creación repentina – es fruto particular de la aceptación de la Sombra. Quien carece de intuiciones. Es ponerse cadenas en la psique y vivir prisionero. según vemos. reducida a los supuestos beneficios de la rigidez y la intolerancia tanto para con uno mismo como frente a los demás.. Si el individuo consigue que el Yo y la Sombra actúen armónicamente. logrará el acceso a la verdadera creación. más aun si se trata de una persona de sexo femenino. también debemos hallar lo oscuro. J. Es decir. C. Ignorar a este arquetipo. Esto por temor a aceptar las cosas como son. Op. Por lo tanto si están las facetas de luz. Cit. como todo. Así la persona estará en condiciones de realizar cosas útiles. difícilmente perecederas.56 “Una vida sin Sombra tiende a tornarse superficial e indiferente. el resultado se trasunta en una vida alegre. Una existencia que vive de cerca la trascendencia y sabe lo que es llevar la serenidad en lo interno. y ello no le permite aprovechar plenamente sus posibilidades psíquicas. Cada persona. siendo uno el carcelero de sí mismo. para beneficio de sus semejantes. 24. sino porque así lo determinó – hace millones de años – la Naturaleza. Si la Sombra existe no es porque cada uno es malo y tiene cosas feas que ocultar. lo malo que Jung simbolizó llamándolo Sombra con evidente acierto.

“.” “La Sombra del individuo muy creativo puede inundar su ego de tiempo en tiempo. J. Logrado esto la Sombra misma – escasa de vigor – regresa a su sitio debido”..57 “No es extraño que las personas creativas parezcan estar colmadas de inclinaciones animales en la medida tal que en algunos casos las personas más mundanas las consideran “extravagantes”. Op. Seguramente durante una reunión. Después el individuo se mostrará normal porque ha permitido a la Sombra exteriorizarse.. La ha obligado a consumir sus propias energías. haciendo que la persona parezca temporariamente demente”. (25) 25.HALL. V. C. Cit.. “Pero será un estado transitorio. un período de creación o en vacaciones. Que puede darse por un lapso de horas o algunos días. .genio y locura. y NORBY.

58 C A P I T U L O S E I S ARQUETIPOS DEL ANIMA Y DEL ANIMUS .

Seres mitológicos que si bien no son idénticos pues cuentan con diferencias esenciales. Un individuo que incorpora este arquetipo con eficacia en su esquema psíquico consigue. para desarrollar convenientemente su personalidad. un varón deba adoptar actitudes femeninas. La intervención del Ánima y del Ánimus no radica en aspectos de índole biológica. Por lo tanto es lógico que reminiscencias de aquellos estadios hayan quedado en los estratos profundos de la psique humana. originados en procesos tan antiguos. Nada de eso. En el hombre encontramos su contraparte femenina: el Ánima. abolir el género – ya no es exclusivamente mujer u hombre. como el caracol. sino ambas cosas psíquicamente – en todos los sentidos. tienen como común denominador el hecho de que poseen los dos sexos en su cuerpo. Esto no significa que. Tampoco implica que una mujer adopte características varoniles. pueden llegar a fecundarse a sí mismos. a través de la síntesis de opuestos. menos en el biológico . En la mujer su componente masculino: el Ánimus. Este arquetipo aparece muy claramente en el Hermafrodita y el Andrógino. Representan el aspecto bisexual que posee cada individuo. que en los últimos tiempos (aunque esta expresión puede significar millones de años) presenten gran carga energética.59 El Arquetipo del Ánima en el varón y el Arquetipo del Ánimus en la mujer implican aspectos esenciales del psiquismo según la Psicología Junguiana. Fundamental en la evolución de la personalidad. Semejante cosa no implica que su Ánima esté integrada a la personalidad o conscientizada. sí se encuentra presente – biológicamente hablando – en los vegetales y en algunos animales que. Conviene destacar que esto que en las personas se advierte en las instancias psíquicas y no físicas.

o con rostro no bien visible o bien representada por una mujer que – en otros tiempos – significó algo para nosotros. “La trascendencia – dirá Jung – abolió el género. sin dejar de lado aquel orden que le corresponde por naturaleza. durante los sueños surge a través de la presencia de varias figuras masculinas. . será mesurado en su conducta. en cambio. nunca bien definidas a las que difícilmente pueda vérseles el rostro. Rara vez una sola. Por lo tanto cuando el hombre puede sentir e intuir con facilidad. se manifiesta en la mujer a través de opiniones y del pensar. La acción concreta del Ánima se manifiesta en el individuo a través de sus estados de ánimo. Se trata de imágenes borrosas. excepto en el sentido biológico”. Cabe destacar que Jung indica que de las cuatro funciones mentales dos son preeminentemente femeninas (sentir e intuir) y el otro par esencialmente masculinas (sensación y pensar). e integrado esta instancia al Yo. El Ánimus. tendrá intuiciones (ese sexto sentido que pareciera ser patrimonio femenino) y sus funciones del sentir alcanzarán un desarrollo trascendente.60 donde el rol natural se sigue manteniendo aunque con una plasticidad y profundidad imposible de alcanzar de otro modo. Una figura femenina idealizada. En los sueños el Ánima aparece simbolizada por una mujer sin rostro. El Ánimus. se debe a que incorporó los aspectos inconscientes colectivos femeninos a su personalidad total. Un hombre que haya discutido con su Ánima. Quien no ha logrado incorporar el Ánima presentará estados de ánimo inmotivados y desagradables.

Sin embargo ésta imagen no surgirá si el varón o la mujer no tienen. que la imagen estilizada femenina que 26. A través de ese conocimiento directo cada humano consigue hacer consciente y tangible aquella presencia arquetípica. con cuya ayuda acepta él la naturaleza de las mujeres”. “No es lo único importante el comportamiento de la madre con el hijo. sino asimismo cómo vivencia el niño este comportamiento. Expresa Jung que: “Existe en el inconsciente del varón una imagen colectiva heredada de la mujer. La imagen materna que cada niño experimenta no es sólo una pintura detallada de la madre real. o tiene los mismos rasgos. . previamente.. Cuando el varón siente que determinada mujer le despierta una “apasionada atracción” es indudable que ello se debe a que esa figura femenina se aproxima mucho. Para la formación y desarrollo del Ánima en la Consciencia es fundamental todo lo que sucede durante las primeras experiencias del niño con su madre. Frieda. Con la mujer ocurre igual. pero a la inversa.FORDHAM. (26) Jung expresa que cada madre así como cada mujer amada es portadora y actualizadora de esa peligrosa imagen especular inherente a lo más profundo de la naturaleza del varón. sino que también está en parte configurada y coloreada por la capacidad innata del hombre para producir una imagen de mujer: el Ánima”. Op. Allí está el caballero (lo Consciente) y su dama (el Ánima). Cit. contacto con personas del sexo opuesto.61 Como manifestación del Ánima en la Literatura Universal podemos indicar a Beatriz que lo fue del Dante y a Dulcinea de Don Quijote.

¿Cómo una joven mujer puede ser. ¿Por qué percibe semejante cosa de una niña? A causa de que estamos incorporando la vigencia de nuestra Ánima a la sensibilidad estética. Y resulta evidente que no se equivocó en su intuición creadora porque después de centurias esta obra sigue conmoviendo a los observadores como la primera vez. pura. Pero no porque su nacimiento sea reciente. Tratándose de una imagen arquetípica ha permanecido idéntica a través de miles y miles (¿millones?) de años. Por lo tanto tenemos para el Ánima su atributo de la intemporalidad.62 habita en su Ánima. Joven sí. Ya que en la actualidad no es común encontrar un arte que refleje con tanta precisión contenidos intrapsíquicos. La respuesta la tenemos en el atributo de intemporalidad. protegido y seguro. En La Pietá. se trata de un acontecimiento ancestral. también.y llena de sabiduría.. el autor plasmó en la Virgen María al Ánima de Jesús. . Pero cualquier observador comprenderá que allí Jesús está bien resguardado. Pero aquí no se opera el proceso de envejecimiento biológico o por transcurso de la variable “tiempo”. María es una niña. Desde el punto de vista estrictamente psicológico esto es lo que capto Miguel Ángel cuando esculpe “La Pietá”. cuyo rostro emana dulzura. inmaculada .. por lo tanto es como si hubiera hecho un bosquejo preciso del Ánima ideal de todos los varones que habitaron. Todo lo contrario. Esto parece un contrasentido. habitan y habitarán la Tierra. poseedora de la sabiduría. expresión que debe entenderse como portadora de la trascendencia?. O quizá más. El Ánima tiene características especiales: goza de intemporalidad – normalmente será representada como una mujer joven.

En uno de ellos. aporta varios ejemplos de la manifestación del Ánima en diversas obras literarias. En éste lo que percibimos es su autoridad terrible: inspira temor. Conviene definir bien la sabiduría que transmite este arquetipo. mejor aún. Esa "ola" fue para el protagonista lo que le causó sus mayores alegrías y sus mayores penas. como una manifestación del Ánima con ambos lados. pues tenemos igualmente la vertiente sucia. Esta es la concepción luminosa del Ánima. Una de sus dos vertientes. me parece inevitable no ver a esa ola como una mujer o. Una anciana podría mostrar sabiduría en su rostro. Es la imagen de la mujer bruja. de que “algo” extrañamente lleno de sentido se aferrase a ella: un conocimiento secreto o una sabiduría oculta. entonces. oscura y sombría. Con lo cual la presencia del Ánima como arquetipo se habría desvanecido hace tiempo inmemorable. muestra al arquetipo en sus dos vertientes. En . se la reconoce a través de una imagen de dulzura que desparrama bondad y hasta cierto grado de inocencia. “El arquetipo del Ánima se puede apreciar en infinitas ocasiones en la literatura mágico realista”…“En "Mi vida con la ola" de Octavio Paz. Por supuesto aquí también existe una síntesis de opuestos. Se trata de una figura femenina agradable y con capacidad de procrear. Yanira Alemán en el artículo antes citado. y hasta provocarnos emociones propias de una relación madre – hijo. seductora o prostituta. No es la misma que encontramos en el Arquetipo del Viejo Sabio. entonces.63 Y es lógico que así sea pues la imagen arquetípica potencial que anida en lo inconsciente colectivo no es la de cualquier mujer en cualquier etapa de su vida. En cambio si bien el Ánima también es sabia. Tenemos la impresión. conjugados en una sola representación. Y. la función femenina por excelencia desaparece. como la protagonista de la novela “El Ángel Azul”. la mujer fatal. pero ya no es fértil. el luminoso y el oscuro.

ALEMAN. Ahí se describe la fundación de la ciudad de Zobeida de la siguiente manera: "hombres de naciones diversas tuvieron un sueño igual. En el poema XXIX. por ejemplo." (Paz. vieron una mujer que corría de noche por una ciudad desconocida... “Según Jung. sino la figura inaccesible de la mujer eterna. 1994) (27)” Además. en los poemas donde el poeta habla de la amada.28." Estos hombres se encuentran y fundan una ciudad diseñada para atrapar a la mujer. Yamira. no parece describir una mujer real. Cit. ejemplifica la “proyección” de este arquetipo en el siguiente caso: “Uno de los ejemplos más claros se encuentra en "Las ciudades y el deseo". con el pelo largo y estaba desnuda. esa mujer ideal que todos llevaban dentro y la estaban buscando afuera. La mujer desnuda que todos persiguen en el sueño y se les escapa es una manifestación del arquetipo del Ánima. pues. Por eso. Op. todo hombre lleva dentro de sí la imagen de la mujer eterna”. . (…) “También proyecta esta imagen en sus fantasías y en sus creaciones artísticas. y hasta olvidaron el propósito original de esas calles laberínticas. Así es que la amada de Antonio Machado puede verse como la proyección de su Ánima inconsciente. Nunca más la vieron.64 ocasiones le hacía sentir dichoso de tenerla y en otras lo trataba de engañar y aniquilar: "Porque su voz era dulce y hablaba de la deliciosa muerte de los ahogados. siempre deseada y siempre ausente.” (28) Armand Baker realiza un profundo análisis acerca de cómo se manifiesta el Ánima de un escritor (en este caso la de Machado en particular) a través de la expresión literaria. El hecho de que todos esos hombres de diversas naciones hayan tenido el mismo sueño alude al concepto del inconsciente colectivo. Machado se dirige a una "virgen 27. de espalda.

. Desea tenerlas a sus pies para destacar su superior condición de varón y. Por lo tanto suele hablar de ellas como quien busca revancha o venganza. siquiera. Luego se les hace imposible. a la vez. negando las importantes cualidades de lo femenino. cómo el Ánima puede ser fuente de inspiración y. la imagen ha desaparecido: ´¡Oh." pero cuando va a besar la "amarga flor" de los labios. considerar la existencia de algo en ellos que tenga relación con lo femenino.” (29) Podemos apreciar. Esta es la vertiente positiva del arquetipo. de este modo. las considera infieles a todas y que solo buscan engañar al hombre. “Las ve por el suelo” diríamos vulgarmente. Al reprimir su Ánima el hombre se transforma en una persona que desprecia todo lo que tenga que ver con el sexo opuesto y con lo que simboliza. Generalmente llegan a esta situación quienes han tenido experiencias negativas con su madre durante la niñez. En estos casos la madre suele haber transmitido una imagen desdibujada de los roles de la 29. el aspecto oscuro del Ánima surge cuando el hombre reprime su psiquismo bisexual. al mismo tiempo. Armand.” Trabajo presentado en el VI Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas. la imagen del Ánima se refleja en "el óvalo rosado de un rostro conocido.BAKER. dice que el pálido rostro de su amada está "Siempre fugitivo y siempre / cerca de mí…" En el poema XV. angustia! Pesa y duele el corazón…¿ Es ella? / No puede ser… Camina… En el azul la estrella´”. “El Ánima de Antonio Machado: análisis junguiano del tema de la amada en su obra. porque eso implica el poco o ningún valor que le acredita. cómo su proyección en la obra artística constituye un intento por asimilar esa imagen arquetípica en la Consciencia. . en el poema XVI.65 esquiva y compañera" y. Es despreciativo con las mujeres. 1980. En efecto. (…) “Machado escribe para asimilar las emociones que le trae el Ánima. para este tipo de seres – si caracterizamos los casos más radicalizados – las mujer es algo así como un instrumento que debe ser utilizado sin poner en él afectos y luego descartado sin miramientos ni dolor. Por otro lado.

Esto confunde al psiquismo del niño y luego. en edad ya madura. lo legendario y lo decididamente mítico alcanzan a combinarse conformando una amalgama tal que no es sencillo efectuar la correspondiente disección. debe atravesar determinados procesos que son comunes y característicos. Un hombre dominado por su Ánima es presa continua de emoción incontrolable.66 mujer porque. perturba y conmueve. aparece como un trastorno difícil de sobrellevar. En el caso del que nos ocupamos aquí. tuvo dificultades para aceptar su Ánimus o porque éste se apropió de su Consciencia convirtiéndola en una figura femenina pero con actitudes de masculinas. las cosas se tornan un poco difíciles de discernir por momentos a raíz de que lo histórico. seguramente. Es el que actúa como si fuera una mujer a la que todo atemoriza. para convertirse en tal. Marcados con mayor o menor énfasis habremos de hallarlos en los personajes mitológicos de todas las civilizaciones. . El Héroe mítico.

67 C A P I T U L O S I E T E VOLVER SOBRE EL “MITO DEL HEROE” .

Nos referimos al agua. El útero mágico. Generador de símbolos y arquetipos. Porque en torno a él no hay sino el comienzo. Es lo innominado. abstraer.68 ¿Qué es el Mito del Héroe entonces. Pues es en esa esfera donde se ubica el “misterioso” nacimiento del protagonista. (Recordemos los pasajes en textos religiosos donde se enseña que la divinidad no puede ser nombrada o que su denominación no debe ser dicha. precisamente. O sea: dar consciencia. simbolizar. al tener capacidad para adicionar cultura. Una Totalidad Primordial que – en germen – alberga a todas las posibilidades. superior a lo vegetal y animal. sin opuestos. El Caos. en términos junguianos. opuesto del Cosmos y la Noche en contraposición al Día. el caldero del I Ching o el Atanor del alquimista simbolizaron por siglos aquel comienzo. ¿De dónde y para qué surge el Héroe? La misión del aspirante a iniciado es arrojar luz. son anteriores a la creación del Universo. Esa totalidad inicial ha sido simbolizada por un elemento fundamental en casi todos los mitos que. Innombrable. Comienzo es un todo compacto. Luego hubo una evolución.) El comienzo es fuente. simbólicamente al Principio Masculino. El Héroe representa a la consciencia y. . Producto de aquel tiempo de hominización en que un animal se transformó en un producto diferente. permite el comienzo de nuestro análisis en Martín Fierro. El Tao. Como los temas míticos están sustentados en imágenes arquetípicas. aquellos tienen significación – actual y pasada – para toda la Humanidad. El Huevo del mundo. tener consciencia de su propia existencia finita. Representaciones que refieren aquél origen. Sobre lo que trabajaremos dentro de algunos párrafos. más precisamente un Principio Solar. nos repreguntamos? No otra cosa que el símbolo del proceso por el cual adviene la consciencia humana. Sin consciencia.

69 C A P I T U L O O C HO MARTIN FIERRO: NACIMIENTO Y EL IMPERIO DEL “DESTINO” .

Regresus ad uterum. desciende de dioses.) El camino fácil es “la caída” en lo inconsciente. Paradójicamente. El peligro de que la consciencia recién surgida retorne a lo inconsciente disolviéndose es intenso. Es el período en que los futuros héroes quedan a merced de las fieras. En este estadío es débil y dependiente. Perseo) o son abandonados. Puede sucumbir fácilmente. generalmente. Es un período ligado a la Muerte.70 La característica principal de esta etapa es el riesgo de desaparición o muerte. corren el riesgo de ser asesinados (Jesús. La consciencia incipiente también. Suele surgir el Arquetipo de la Gran Madre en su vertiente de Madre Terrible. directamente. a quienes amamanta la loba y fundarán Roma.) Un bebé busca seguridad y protección. (A menudo . Los hermanos Rómulo y Remo abandonados por sus progenitores. Todo esto simboliza el riesgo ostensible de que la conciencia regrese al seno materno (lo inconsciente) o se extinga. Aquella capaz de fagocitar a sus propios hijos: lo inconsciente – de donde surgió el germen de la consciencia – devora a esta última. Peligro de que la consciencia sucumba antes de desarrollarse. angustia. la Tumba. intensos. al decir del ya antes mencionado Eric Neumann. es producto de algún suceso extraño o. (Simbolizado por el riesgo de muerte. (Moisés abandonado en una canasta a la deriva por las aguas del Nilo. se trata de un tiempo de nacimiento. El nacimiento del aspirante a Héroe simboliza la aparición de una incipiente consciencia. a un recién nacido. Se presentan deseos. el Sarcófago y la Tierra. enferman gravemente. Edipo. Tengamos en cuenta que toda acción consciente provoca tensión. Miedo a la “separatidad”. En lo que hace a la evolución humana equivale al bebé. A más. por no seguir adelante. Es pre-reflexivo. debemos señalar que el nacimiento de los futuros héroes.

paradisíaco. Cit. Un estado ideal. cosa que en sí misma continúa siendo un enigma para nosotros. hijo de una madre fecundada – la vez – por Poseidón y el Rey Egeo de Atenas. china. pongamos por caso. prácticamente niña. hijos y trabajo. En el caso de Martín Fierro es poco lo que puede conocerse de sus primeros años de vida. Op.HERNANDEZ.) Zeus.” Pero tras varias estrofas. aboquémonos a lo poco que se nos informa sobre su nacimiento. Ahora. Op. inclusive.. dirá: “Nací como nace el peje En el fondo de la mar. Teseo. José. Pág. puesto que hace referencia a “la palabra”.. El Logos. Algo tan arquetípico que.” (31) 30. como lo señala Miguel Ángel en la Piedad) hace referencia a lo milagroso – en tanto inexplicable – de la constitución de La consciencia. se halla en el comienzo del Evangelio según San Juan. para concebir a Perseo (hijo de Danae) se convierte en lluvia. Cit. cuando indica: “En el comienzo fue el Verbo. Pág.HERNANDEZ. absolutamente engañoso. Primero ha de decir: “dende el vientre de mi madre Vine a este mundo a cantar. 33 . 32 31. A lo que viene el humano a este tránsito terreno es a hacer uso de “la palabra” con todo lo que ello implica en Psicoanálisis.” (30.71 es hijo de un dios y de un mortal.) Este venir “a cantar” no ha descuidarse. pues el poema refiere en detalle a partir de que ya es un hombre con rancho. al que nos referiremos más adelante. Este tipo de símbolo (podemos agregar el nacimiento de Jesús de una mujer virgen. José.

a su vez. Que 32. a nivel vulgar. romanos o egipcios o tantos otros míticos – solicitar para el logro de sus propósitos la ayuda de entidades superiores. parece referir a quien está a punto de bajar los brazos. y es necesario señalarlo. Pero hay más. Op.HERNANDEZ. ni bien inicia el poemario lo primero que hace Fierro es – al igual que los héroes griegos. y aunque siempre estuve abajo y no sé lo que es subir. también el mucho sufrir suele cansarnos ¡barajo!” (32) Se advierte aquí la fuerza de lo masculino (la consciencia en lucha) lo que permite al Héroe Niño atravesar las que han sido sus dificultades iniciales.72 Claramente Fierro en su relato se presenta como nacido en “el fondo del mar”. Pág. Un dato a tener en cuenta. José.. Y la siguiente interesante referencia como único indicio de sus tiempos de niño: “Dende chiquito gané la vida con mi trabajo. nítido símbolo del vientre materno así como de lo inconsciente y. Está dado. no habla como de alguien que ha conocido el éxito sino. un primer aspecto del héroe mítico. En otro orden de cosas. Cit. Este es un dato interesante pues. un nacimiento misterioso para su condición humana. entonces. 64 . Para el ejercicio de su libertad necesita – en compensación o como síntesis de opuestos – que se cumpla el destino que le imponen las fuerzas sobrenaturales. Aunque. por el contrario. suele suponerse que el héroe logra sus propósitos en soledad y no es así.

muchas veces. precisamente.) Por eso. los pájaros que señalan el sendero a Sigfrido. 34 34.HERNANDEZ. “Mi gloria es vivir tan libre como el pájaro del cielo” (33) Es bien cierto que suele vivir solo buena parte – o toda – su vida. José. Op. otras de otros héroes y..73 aquí bien pueden entenderse como las manifestaciones de lo inconsciente colectivo. otras de los semidioses.HERNANDEZ. leemos: “Pido a los santos del cielo que ayuden mi pensamiento les pido en este momento que voy a cantar mi historia me refresquen la memoria y aclaren mi entendimiento. 31 . de animales fantásticos y protectores (el Buho que guía en la noche. Pág. José. Cit. a poco de comenzar el libro.. Cit. pero tal soledad personal no implica que para lograr sus hazañas (esas que. lo convierten en héroe) no haya contado en casi todas las oportunidades con ayuda. A veces de los dioses. Pág. a veces. esto es de lo arquetípico. Op.” (34) 33. de su Anima (Ariadna ayudando a Teseo a salir del Laberinto del Minotauro ó Dante guiado por Beatriz) y.

Pág. Op.. José. Pido a mi Dios que me asista En una ocasión tan ruda. siempre listo. ¡qué Cristo!.” (35) Seguidamente. 31 36. 35. el protagonista habla de sí mismo como puede esperarse de un héroe. José. Alguien dispuesto a la lucha. Que la lengua se me añuda Y se me turba la vista. Pág. Cit.HERNANDEZ. 31 37. al esfuerzo.. Op.74 Y seguido: “Vengan santos milagrosos. a enfrentarse con éxito a dificultades insuperables e impensadas situaciones.HERNANDEZ. siempre pronto. Pág. José. 31 . Cit. “nada lo hace recular ni las fantasmas lo espantan” (36) “nadies me pone el pie encima” (37) Nunca jui gaucho dormido.HERNANDEZ. Op.. Cit. Vengan todos en mi ayuda. que soy un hombre.

justicia – y la actitud que puede esperarse de él frente a esto. Cit. por más que quiera evitarlo. Op.” (38) “Entro y saldo del peligro sin que me espante el estrago” (39) En estas estrofas precedentes.75 que nada me ha acobardao.HERNANDEZ. Cit. No sólo en los dichos del protagonista. José. los rasgos heroicos implican la presencia del criterio de dignidad como persona. Otro aspecto que no debe descuidarse es el hecho de que quien recorre el sendero del héroe. sino igualmente de quienes lo acompañan. y siempre salí parao en los trances que me he visto. Pág. De individualidad. Es el gaucho/héroe que muestra su posicionamiento ante las limitaciones sociales – estado. Op. 64 . Pág. El hecho de que hay un destino y que es inabolible aparece de contínuo en la obra que nos ocupa. que tiene un destino ineludible que recorrer y que.HERNANDEZ.. “pero ha querido el destino Que todo aquello acabara” (39) 38. de alguna manera “sabe” que es un predestinado. algo del orden de lo inconsciente. iglesia. José. habrá de acontecerle. Es decir. Es un saber y no un conocimiento.. 32 39.

Pág. Op..HERNANDEZ. habla al respecto: “No le merman el rigor los mesmos que lo socorren tal vez por que no se borren los decretos del destino…” “yo que sufrí las cadenas del destino y su inclemencia…” (43) 40. José. Op.. Cit. Pág. 176 .. en su canto. Cit. 154 43. José. Op.. Cit.” (40) “Pero contra el mejor plan el destino se revela” (41) “marchamos la noche entera haciendo nuestro camino sin más rumbo que el destino que nos llevara ande quiera” (42) Y también el Hijo Mayor de Martín Fierro.HERNANDEZ. Pág.HERNANDEZ. 39 41. Pág. José. Cit. 89 42.HERNANDEZ. José. donde explica las situaciones por las que tuvo que atravesar.76 “yo seguiré mi destino que el hombre hace lo que debe. Op.

. no tuvo nunca principio ni jamás acabará. Op. José.HERNANDEZ. Pág. 281 . porque el tiempo es una rueda y rueda es eternidá.” (46) 44. Pág.” (44) Y una serie de versos dichos por Martín Fierro en su payada con el Moreno.. José. Op. donde leemos: “el tiempo sólo es tardanza de lo que está por venir.” (45) A lo que el Moreno agrega: “Y es misterio tan profundo lo que está por suceder que no me debo meter a echarla aquí de adivino lo que decida el destino después lo habrán de saber. Pág.HERNANDEZ.HERNANDEZ. Op. Cit.. 204 46. 190 45.77 Y también el Hijo Segundo de Martín Fierro se explaya al respecto: “encargao de mi destino. Cit. José. Cit.

Hay un camino firme que el protagonista ha de seguir hasta el final: de la misma forma que Hércules debe cumplir inexorablemente con los doce trabajos. En la escenografía del Martín Fierro quien impone estos trabajos es “la 47.” (47) Y el sargento Cruz: “No hay fuerza contra el destino que le ha señalado el cielo…” (48) Los cuatro últimos versos transcriptos describen con exactitud la vida de los héroes míticos. pero firme en mi camino hasta el fin he de seguir: todos tienen que cumplir con la ley de su destino.. le es obligado: es “la ley de su destino. Pág. Pero ese sendero no es algo decidido por el protagonista sino que le ha sido dado. Cit. Op.78 Y Fierro: “Yo no sé lo que vendrá tampoco soy adivino. lo impuesto por la autoridad.. más bien hemos de decir. por el padre. Cit. Pág.HERNANDEZ. es la ley.” Y siempre quien lo obliga a andar esos rumbos y no otros. Op. Que en Hércules aparece encarnado en el Rey que impone a Hércules los trabajos para otorgarle a la Princesa (el Anima) o para imponerle la muerte en caso de fracasar.HERNANDEZ. la norma. José. 286 .285 48. José.

Recordemos que el sendero del héroe exitoso concluye con la constitución de una familia duradera lo que implica posesiones materiales. que se quiebra de improviso cuando llega “la leva”. según los momentos.79 autoridá” encarnada.” Tanto Martín Fierro como prácticamente todos los que aparecen en este relato tienen problemas con “la autoridá” a su vez son incapaces no de crear una familia sino de mantenerla como. el cacique… Son variadas las encarnaduras que adquiere aquí “el que manda. el comandante. hijos fértiles y una vejez cargada de sabiduría. por el juez. las autoridades militares reclutan a Martín Fierro – igual que a muchos otros hombres – para cuidar los fortines de la frontera bonaerense que era en forma permanente asediada por los nativos. por eso mismo. . buen humor y alegría. esto es. donde todo es armonía previsible. Hay un primer tiempo paradisíaco. el patrón. En Fierro es al revés. tampoco consiguen tener en el tiempo una mujer a su lado. el ejército.

LA BÚSQUEDA DEL ANIMA. . LA GRAN MADRE.80 C A P I T U L O N U E V E MARTIN FIERRO: LA EDAD DE ORO.

El gaucho lo describe de este modo: “Yo he conocido esta tierra en que el paisano vivía y su ranchito tenía y sus hijos y mujer… era una delicia el ver . la vida transcurre bucólica y serena. Una verdadera “Edad de Oro” en que se alcanzó esa forma de vida segura. tan anhelada por personas de psiquismo infantil. empero actúa en un ámbito intrauterino simbolizado por la campiña donde ningún imprevisto es esperable. La calidez del útero. en medio de una permanente alegría y entusiasmo.81 La característica principal de esta etapa es el riesgo de que la consciencia incipiente sucumba atrapada por las fuerzas de lo inconsciente. el orden establecido sin corte ni discontinuidad. previsible. Se encuentra en una situación de castración. pasivo. la llanura fértil siempre proveedora. entregado y disciplinado. protegida libertad. la protección otorgada por la divinidad en el Paraíso donde las reglas son obedecidas sin chistar. permiten transitar a la familia de Martín Fierro por la sensación de libertad. en particular de las manifestaciones arquetípicas. Es nuestra hipótesis que no encontramos descripciones de la infancia de Martín Fierro detalladas y extensas por que la infancia de la que hay que ocuparse es de aquella – que sí está descripta – y es cuando Fierro devenido hombre en cuanto lo biológico y cronológico. la protección materna simbolizada por la tierra. En este tiempo hay un factor característico: la “búsqueda del Anima”.

que de algo que en verdad pudiera ocurrir. a la cocina rumbiaba el gaucho… que era un encanto. José. de la expresión de un deseo. Cit.HERNANDEZ. Op.82 como pasaba sus días. 35 .. al cimarrón le prendía hasta ponerse rechoncho.” Y apenas la madrugada empezaba a coloriar. Pues la descripción que se está otorgando más parece surgida de la fantasía. mientras su china dormía tapadita con su poncho. Y continúa: “Y sentado junto al jogón a esperar que venga el día.” (49) La utilización del término “encanto” no podía ser más adecuado en este caso. 49. y los gallos con su canto nos decían que el día llegaba.” “Entonces… cuando el lucero brillaba en el cielo santo. Pág.

HERNANDEZ.” (50) Queda en claro que no había un sentimiento de responsabilidad y esfuerzo sino que.” “ y mil cosas que contar platicar muy divertidos hasta después de cenar. Cit. José. la vida era tomada como un juego que. al mejor estilo infantil. Pág. es quien hacer las veces de “padre” tal cual se verá en los fragmentos que siguen: “y ansí sin sentir pasaban entretenidos el día. recibía la aprobación del “patrón” quien. pa empezar el día siguiente 50. era cosa de largarse cada cual a trabajar. Op..” “Y con el buche bien lleno era cosa superior irse en brazos del amor a dormir como la gente. por supuesto. 36 .83 los pájaros a cantar y las gallinas a apiarse. a su vez.

” (51) “Aquello no era trabajo.. y después de un guen tirón en que uno se daba maña.” (52) Patrón que premia cual padre (o madre) brindando “un trago de caña” como si hubiera sido un caramelo. Cit. Pág.HERNANDEZ.. de divertimento. una y otra vez su actividad diaria.” O lo que es lo mismo: una actuación en términos de juego. Y el gaucho repitiendo. esto es lo intrauterino – con la claridad obtenida después de haber perdido tal estadío que “aquello no era trabajo” (pues de serlo le habría obtenido un progreso. de pasatiempo. sin cambios. cualquier dulce o una caricia. tal lo que persigue el héroe) sino “más bien era una junción. cuando la realidad es otra. que ni bien irrumpa “la leva” aquel patrón que premia con tragos de caña 51. José. 38 . más bien era una junción. Op. Pág. Cit.84 las fainas del día anterior. 37 52.HERNANDEZ. pa darle un trago de caña solía llamarlo el patrón. Tan otra en este caso. Op. un desarrollo. sin posibilidad de progreso ni modificación alguna – tal cual es la esencia de lo paradisíaco. una evolución. José. La creencia típica del psiquismo infantil de que todo está bien y que se encuentra protegido.

Edipo está capacitado para responder el enigma planteado por la Esfinge y lograr el desbarrancamiento de ella. . imagen clásica sobre todo en el gnosticismo) representa el Todo Primordial. En lo sexual se deja entrever cierta ambiguedad. la Edad de Oro se acaba e irrumpe el destino iniciático del protagonista en tanto héroe. una vez llegada la noche. no consciente. El Ouróboros (simbolizado por la serpiente que se alimenta con su propia cola. Así todo quedaría reducido al psiquismo profundo. Así. Es el sin principio. original. acostarse a dormir con la mujer amada después de haber transcurrido el día con una actividad que parece “una junción. Esto significa que la consciencia no está madura. de un momento a otro. Estamos en la etapa de adolescencia y juventud primera. capaz de autoabastecerse. Alegar que lo hecho fue realizado “sin darse cuenta” o “sin saberlo” no es propio de comportamientos adultos y responsables. pero eso no evita que termine engendrando hijos con Yocasta que es su madre. El héroe tiene ya características masculinas (consciencia) pero no suficientemente marcadas. Lo que aquí encontramos es el riesgo corrido por el joven héroe de ser devorado por el Arquetipo de la Gran Madre o Madre Ourobórica. A fin de cuentas. Adviértase que Martín Fierro por un lado destaca lo agradable de. La Gran Madre (lo inconsciente) aún mantiene la capacidad de destruir – al utilizarlo como alimento – a su hijo (lo consciente) que es demasiado joven e incapaz de ejercer una buena defensa contra los deseos devoradores de su progenitora. el riesgo del incesto. de ni fin. mirará hacia otro sitio y en modo alguno intervendrá para evitar “el destino” de Martín Fierro. entonces.” ¿Cuánto hay aquí del adolescente que llega a la casa a dormir contento después de sus correrías juveniles? ¿Con quién se está acostando? Ese “irse en brazos del amor…” ¿qué simboliza en verdad? Se corre pues.85 convertirse en su propio alimento.

el joven héroe no ejerce parte activa ni pro activa. cuando aparece en el análisis de Hans la referencia a la organización edípica. Se observará en primer lugar que el tema de la sofocación del incesto es formulado inicialmente sin ninguna referencia a la castración. No necesariamente el órgano sexual. Son días en que el incesto. Y aún hay otras formas de manifestación por desplazamiento de la castración. Antes bien se deja llevar por los acontecimientos. Jung al respecto en el pensamiento de Freud. basándonos en los propios dichos de Fierro. así como el papel que cupo a Carl G. en una carta del 31 de mayo de 1897. Es. va afirmándose puede buscar integrar como pareja a una manifestación arquetípica capaz de detener su evolución psíquica. A la inversa. de nuevo. en 1905. se pena con una mutilación. en la cual sólo se evoca a modo de explicación el carácter antisocial del incesto. Es interesante recordar la evolución de las ideas freudianas en relación al tema de la castración y del incesto. Pongamos por caso el Arquetipo de la Gran Madre. en el mismo sentido.” Es el despertar de la sexualidad donde la consciencia que. el tema de la castración no está en ninguna parte relacionado con la prohibición del incesto. Sólo se lo . en los Tres ensayos de teoría sexual. Esto pone al posible Héroe en grave riesgo. al ser algo ancestralmente condenado y prohibido. La castración concreta o una forma de ésta desplazada hacia otro sitio del cuerpo. Parafraseando aquí a Claude Levi Strauss diremos que es la prohibición del incesto lo que permite dar lugar a la sociedad tal como la conocemos. símbolo de “su propia madre”. O por los dictados de los que ejercen “la autoridá” en este momento encarnada en “el patrón. a duras penas.86 Véase que como ya fue señalado varias veces. el peligro de sucumbir frente a la seducción de las Sirenas o convertirse en estatua pétrea ante la mirada de Medusa.

El efecto de esta "amenaza de castración" corresponde exactamente al valor acordado a esa parte del cuerpo: es por lo tanto extraordinariamente profundo y duradero. texto elogiado por el propio Freud en una carta a Abraham. En efecto.» La interpretación de Schreber y el comentario que aporta al respecto Tótem y tabú. el tema se situará en adelante en el corazón del pensamiento freudiano. Y sin duda no habrá que subestimar en el origen de ese desarrollo el impulso de Jung y su artículo «El papel del padre en el destino del individuo». ha tomado la costumbre de procurarse placer excitándolo con su mano. Y el hecho de que Freud haya querido señalar el alcance general del «complejo de castración» (2da. edición de La interpretación de los sueños) no hace más que subrayar que por entonces no advertía el vínculo entre la castración y el Edipo”. en esa época aún no se han adquirido los elementos indispensables para el desarrollo ulterior de la noción de castración: la teoría de la culpa. y la amenaza de que se le va a cortar el miembro lo ha llenado de terror.87 vincula al autoerotismo. el artículo «Sobre las teorías sexuales infantiles» (1908) ratifica las posiciones del análisis de Hans: «El niño. la importancia reconocida en el desarrollo a la fase fálica. Antes de ese giro fundamental. consagran el alcance de esta observación. El trabajo de Jung tiene la originalidad de dirigir nuestra atención hacia el padre. «Hasta ahora – escribió – hemos tomado casi exclusivamente en consideración el papel de la madre. Ha sido sorprendido por los padres o las personas que se ocupan de él. la amenaza de castración respalda la censura por la madre de los tocamientos del niño. Las leyendas y los mitos . principalmente dominado por la excitación del pene.

como consecuencia del castigo. el niño sólo debe tener de él representaciones muy imprecisas. la idea de que la mujer está castrada. En efecto. el terror ligado al complejo de castración. la noción se elaborará en dos planos. pues lo atestiguan sus sensaciones de órgano. pero lo seguro es que el pene desempeñó un papel. ponía entonces término a las dos posibilidades de satisfacción derivadas del complejo de Edipo.88 atestiguan la revuelta que conmociona la vida afectiva del niño. la noción del superyó. a) La primacía del falo. él pudo ponerse en el lugar del padre y. más tarde. la conciencia repugnará incluso recordarlo». b) La fuente de lo interdicto: la prohibición del incesto por el padre. con lo cual el padre fue pronto sentido como un obstáculo. tener comercio con la madre. las dos suponían la pérdida del pene: una. No había tenido aún la ocasión de dudar de la existencia del pene en la mujer. con lo cual la madre se volvió superflua. En lo que concierne a la castración. No obstante. En adelante. en esa medida. El artículo «El sepultamiento del complejo de Edipo» (1923) sistematiza en los siguientes términos las adquisiciones anteriores: «El complejo de Edipo ofrecía al niño dos posibilidades de satisfacción. con la segunda tópica. En cuanto a saber en qué consiste el comercio amoroso que aporta satisfacción. La aceptación de la posibilidad de la castración. como premisa». apta para someter a esos datos de la observación . la masculina. como éste. la femenina. una activa y otra pasiva. la otra. significa que la reivindicación genital (fálica) sucumbe a la investidura del pene amenazado (organización genital infantil). en la época a la que corresponde este artículo se introduce. En el modo masculino. o bien el niño quiso reemplazar a la madre y hacerse amar por el padre.

y desde el punto de vista del corte. de la ley bajo cuyo imperio se interioriza la prohibición paterna. El proceso. en su conjunto. el cual toma el rigor del padre. La segunda tópica. criticando la interpretación generalizada de la castración atribuida a Rank. Las aspiraciones libidinales pertenecientes al complejo de Edipo son en parte desexualizadas y sublimadas. resultantes de la ruptura de las «barreras de defensa» orgánicas. ha desviado de él el peligro de la pérdida y. forma el núcleo del superyó. ha cancelado su funcionamiento. Al segundo aspecto de la castración. como experiencia común a toda separación. Freud le consagrará el desarrollo esencial de Inhibición. en los términos que acabamos de citar. que interrumpe el desarrollo sexual del niño». Las investiduras de objeto son abandonadas y reemplazadas por una identificación. por otro lado. perpetúa la prohibición del incesto y. asegura al yo contra el retorno de la investidura libidinal de objeto. del cual el fantasma ilustra la amenaza de castración. para reemplazarla por la noción de una incapacidad para «ligar» las excitaciones excesivas. lo ha paralizado. . aporta su comentario a la omnipotencia del verbo. por un lado ha salvado al órgano genital. lo que presumiblemente sucede en el momento de toda trasposición en identificación. El tema de la castración se propondrá entonces bajo dos aspectos: desde el punto de vista del superyó. síntoma y angustia (1927). es decir. y en parte son inhibidas en cuanto a la meta y convertidas en mociones de ternura. Con este paso comienza el tiempo de latencia. de tal modo. Freud recusa esa asimilación. En efecto. derivada en última instancia del trauma del nacimiento. introyectada en el yo. La autoridad del padre o de los padres.89 apenas elaborados a un primer intento de explicación: «En otro texto – continúa Freud – he explicado en detalle de qué manera sucede esto.

esto es.htm . lo simbólico y lo real: la frustración. reservada como está al padre en su precedencia simbólica junto a la madre. en este último caso entendemos que la castración constituye la representación simbólica de una emasculación que recae en un objeto imaginario. no basta para fundar en su generalidad una lógica (en este caso. http://www..com. El seminario Aun (1972) se ocupa de ella en la medida en que toma por tema la «imposibilidad» de la relación sexual. Desde esta perspectiva (seminario sobre la relación de objeto. La ventaja de la formulación de Lacan consiste en que articula el estatuto de la operación castración – supresión del órgano – y el de su objeto. la castración será considerada como simbólica de un objeto imaginario.Extraído de “Lecturas de Psicoanálisis”.Observemos no obstante que. la misma posición que la fuente exterior de las excitaciones emanadas del ambiente.rosak-lecturas. refiriéndola a la organización fálica. de tener poder. en la exposición biológica de Freud. la castración corresponde a la incapacidad del sujeto para asegurar en el Otro la garantía de un goce. por lo cual se entiende la imposibilidad de una «escritura» lógica de la sexualidad de sujeto hablante. entonces 53. se da un objeto simbólico (objeto sustraído). Es en esta perspectiva que se plantea el principio de que «no hay relación sexual». imaginaria. una lógica «ampliada») de la sexualidad.90 La función asignada por Lacan al significante aclara esta construcción especulativa.” (53)) Si conviniéramos que la castración es una acción que produce el padre sobre su hijo a efectos de quitarle la posibilidad de reproducirse.ar/libros/diccionario/c-002. la privación. real. el Otro ocupa. el falo absoluto del padre omnipotente . en tanto que en lugar de los significantes. Desde esta perspectiva. En el pensamiento de Lacan. si bien esta noción de la castración explicita el atolladero estructural del que darán testimonio la experiencia y la angustia de castración. se da un objeto real (frustración femenina del pene). 1959) se apela a su determinación respectiva bajo las categorías de lo imaginario.

Pierde todo cuanto tiene: desde lo afectivo hasta lo material. como sujeto pasivo obedece lo que se le ordena (aunque vaya en contra de sus deseos y. etc. el que encarna al Padre claro está. quien aplica las normas. Op. por otro. el que imparte la Justicia. Desarraigo por un lado y. pero empecé a padecer. Lo que se evidencia en uno de los castigos más terribles que existieron en la antigüedad cual fue el del destierro.HERNANDEZ. Cit. traicionándolo y quitándolo lo que el protagonista suponía definitivamente propio. no tenga él voluntad para hacerlo) y como habrá de señalarse más adelante. El desterrado había perdido su familia.91 la castración puede aparecer desplazada en la pérdida tanto de la familia como de las posesiones materiales. 41 . Allí está la castración. Lo terrible del castigo es que se le permitía seguir vivo para que pudiera extrañar lo perdido. sufrir por lo que se le ha quitado. José..” (54) El Juez. de entrega. Con la llegada de “la leva” Martín Fiero es castrado. hacienda y mujer. “Tuve en mi pago en un tiempo hijos. es quien promete ayuda para la desamparada familia de Fierro. La castración se ha operado. Pág. obsérvese como ya señalamos anteriormente que la actitud de este hombre es de resignación. su linaje. pérdida de bienes afectivos (mujer. hijos) y materiales (hacienda. su tierra y con ello todas sus posesiones. me echaron a la frontera ¡y que iba a hallar al volver! tan sólo hallé la tapera. a la vez.) A más. durante su 54. rancho.

según el Juez prometía. comodidades. ropas. . pronto debíamos volver. y hasta entonces cuidaría de los bienes la mujer.) nunca le serán otorgados y que su rol no habrá de ser otro que el de sirviente. cabalgadura. se conchabaron de piones. Es la etapa que el mismo Fierro describirá de “gaucho manso”. a no discutir. “Al dirme dejé la hacienda que era todito mi haber.92 estadía en la frontera pasa bastante tiempo antes de comprender que lo han engañado y que lo prometido (paga dineraria por los servicios prestados a la patria. dispuesto a la obediencia. y qué sé yo cuántos cuentos pero todo lo fundieron.” “Los pobrecitos muchachos entre tantas afliciones. la hacienda se la vendieron pa pagar arrendamientos.” “Después me contó un vecino que el campo se lo pidieron. a no desafiar los imperios de la ley. etc.

HERNANDEZ. llevado a la frontera y acontecido mil y una calamidades al – finalmente – decidirse a proyectar una huida que le permita alcanzar la ansiada libertad. De forma tan intensa está atrapado Martín Fierro por estas fuerzas arquetípicas inconscientes que lo mantienen en un estado infantil en el que cree que todo es fácil y que es posible reconstruir el estado paradisíaco que.93 ¡mas qué iban a trabajar. Op. Cit. aún después de haber sido reclutado. piensa que 55. Pág.HERNANDEZ. Por eso. su mujer en brazos de otro y sus hijitos perdidos!” (56) Pero.. En este sentido. 66 56.. 129 . debió luchar sin pausa. la descripción que hace de sí mismo al principiar el poema está construida desde el lugar del Héroe. la creencia de que ese mundo idílico. José. Pág. lo que pierde es la ilusión. si eran como los pichones sin acabar de emplumar!” (55) Sobre esto insistirá en “La Vuelta de Martín Fierro” en la estrofa que dice: “¡Irse a cruzar el desierto lo mesmo que un forajido. Op. Cit. Paraíso puro. por sobre todo. refiere a un tiempo ido (el Mito del Paraíso Perdido) y al cual para superar y no dejarse hundir en las entrañas de lo inconsciente. dejando aquí en el olvido. como dejamos nosotros. de seguridades y certezas es posible. Quien cuenta. José. el protagonista comienza a crecer.

como lo hacen tantos otros.” “Fabricaremos un toldo.94 en las tolderías encontrará un lugar apacible. y simbólico entre lo consciente y lo inconsciente. ingenuamente. ¡Tal vez no falte una china Que se apiade de nosotros!” “Allá no hay que trabajar. menos males pasaremos y ha de haber grande alegría el día que nos descolguemos en alguna toldería. A nuestros efectos es lo Inconsciente Colectivo. que sea sala y sea cocina. lo imagina de este modo: “Allá habrá siguridá ya que aquí no la tenemos. Fierro. de cuando en cuando un malón. entre el pensamiento racional y las emociones) lo que implica adentrarse definitivamente en lo desconocido. . con unos cueros de potro. lo arquetípico. vive uno como un señor. Están mucho más allá de los límites – más o menos seguros – del cinturón de fortines (límite verdadero entre la civilización y “el desierto”. Las tolderías son el lugar más aislado de su recorrido.

Cit. Son dos varones proponiéndose compartir un albergue.” (57) Conviene atender aquí a varios aspectos de lo arquetípico. les tenga lástima y quiera ocuparse de ellos. lo presenta como un paseo liviano al fin del cual. Un sitio “donde no hay que trabajar” y en el cual es posible pasar la existencia sin requerir ningún tipo de progreso ya que alcanza con pasarla “echao panza arriba.95 y si de él sale con vida lo pasa echao panza arriba mirando dar guelta el sol. Op. esto es.HERNANDEZ.” Otra cuestión que destacar es la idea de construir el toldo. amigo Cruz. pues la propuesta de Fierro más se aproxima a un comentario hacia un compañero de juegos infantiles que a dos que están en verdaderos aprietos y su vida en peligro concreto. Pág. en el caso que alguna mujer “se apiade”. puede que allá veamos luz y se acaben nuestras penas todas las tierras son guenas: vámonós. Se destaca el del Niño Eterno.. ¡Difícil encontrar una actitud de mayor pasividad en el varón! ¿Qué esperan de esa mujer? ¿Cuál es el 57. entonces será bienvenida. Ir hacia lo desconocido – pues de las tolderías ha oído hablar pero nunca estuvo – en lugar de causarle inquietud y pensar en precaverse. que será la vivienda compartida entre Cruz y Fierro. 109 . Hasta allí. José. Ahora bien.” “Y ya que a juerza de golpes la suerte nos dejó aflús. de nuevo. se podrá encontrar la Edad de Oro.

en su reemplazo. si así puede llamarse? A toda vista la imagen de un Anima desvalorizada. Tener una mujer en el albergue pero que sea aquella desprovista de los atributos de mujer deseable para un hombre adulto y. un desplazamiento de la Gran Madre. en todo caso. la presencia femenina en su simbólica de Arquetipo Materno. O. aquella que no es objeto de seducción ni de pasión. .96 imaginario? ¿Una mujer que compartirán Fierro y Cruz? ¿O sólo se trata de la china que se ocupará de las tareas hogareñas.

97 C A P I T U L O D I E Z LA CEREMONIA DE LA DESPEDIDA. .

El poeta lo expresa de esta forma: “Después a los cuatro vientos Los cuatro se dirigieron. 298 . Mas no la puedo decir Pues secreto prometieron.98 El final del Martín Fierro ha de llamar la atención al lector desprevenido. al comienzo del Canto XXXIII se informa que. una vez que los cuatro – Martín Fierro. del cuál Fierro es padrino – se encuentran reunidos. finalmente.” Segundo la existencia de una promesa secreta. Y esto a ninguno le asombre. (58) Hay aquí tres asuntos para analizar desde lo simbólico. algo que fue tan anhelado. Op. J. Pág. Cit. Pues muchas veces el hombre Tiene que hacer de ese modo: Convinieron entre todos En mudar allí de nombre”. sus dos hijos y el hijo de Cruz. Una promesa se hicieron Que todos debían cumplir. En efecto. a uno de los puntos cardinales. Y. Les advierto solamente. habrán de separarse dirigiéndose. el (58) HERNANDEZ. cada uno. Primero la separación hecha “a los cuatro vientos.

el viaje místico. G. C. 1953. cuatro cualidades primitivas. la del nombre. 339 (60) JUNG. C. Hay siempre cuatro elementos. se presenta universalmente. Cuando.. Aión.. Symbolik des Geistes. G. 2ª ed. cuatro castas en la India. que lleva casi siempre … hacia las cuatro direcciones del cielo…” (61) (59) JUNG. si se quiere admitir o no (sentimiento) y una cuarta que indique de dónde viene y adónde va (intuición). Y tratándose de un poema puede analizarse cual si fuera un sueño. a la totalidad o al sí-mismo. 1992 Pág. “Los símbolos cuaternarios que aparecen espontáneamente en los sueños. Pero. Si se quiere llegar a un juicio de este tipo. antes. G. Buenos Aires. como orientación. C. por así decirlo. pero su escala mínima es la cuadratura” (59). La perfección ideal es lo redondo. “La cuaternidad es un arquetipo que. Es la premisa lógica de todo juicio de totalidad. Pág. 1992 Pág. se quiere caracterizar la totalidad del horizonte. por ejemplo. el círculo (mandala). 144 . Buenos Aires. (60) Encontrarse los cuatro para decidir dispersarse hacia los puntos cardinales es. a la vez. éste debe tener un aspecto cuádruple. señal de que un ciclo ha concluido y comienza otro. aluden. cuatro colores. Más allá de ahí no se puede decir nada. se nombran los cuatro puntos cardinales. 143 (61) JUNG. una tercera función que diga si esto se adecua o no. Paidós. tengamos en cuenta que esto “…alude a la peregrinatio. una función que compruebe que hay algo (sensibilidad). Por ello también hay cuatro aspectos psicológicos de la orientación psíquica más allá de lo cual no puede ya decirse nada más fundamentalmente. En este caso. hasta donde yo lo veo. una segunda que verifique qué es esto (pensamiento). Paidós. cuatro caminos en el sentido de evolución espiritual en el budismo. El número cuatro simboliza el Arquetipo de Totalidad o del Sí-Mismo.99 “mudar” de nombre en ese mismo acto. Nuevo ciclo requiere asimismo cierto tipo de mudanzas. Aión.. Debemos tener.

representa el estado pluralista de la persona que no ha alcanzado la unidad interior. Se trata de un saber que es menester callar.” (64) (62) JUNG. una situación dolorosa. G. a partir de la unión que permite compartir un secreto. Pág 49 (64) JUNG. La práctica de la psicoterapia. Madrid. resultándoles imposible mantenerse unidos en el armónico entramado de los opuestos. la curación. de la falta de unión consigo mismo. Trotta. el estado de la falta de libertad. Trotta. (63) La forma en que el poeta expresa cómo sucedieron estos hechos que analizamos en este apartado no deja lugar a dudas que se trata de una verdadera ceremonia ritual. Psicología y Alquimia. de la ruina. 307 . la redención. ser un todo. es decir. del desgarramiento en direcciones diferentes. de lo Inconsciente Colectivo. Pág.100 Claro está que esto también implica la posibilidad de un diagnóstico psicosocial. realizar una separación que tienda a generar una identificación personal. Dos escritos sobre Psicología Analítica. C. que desea la unión. G. 2007. G. Durante el mismo los protagonistas han hecho propio “un secreto”. “Vivir lo inconsciente es un secreto personal que sólo muy difícilmente puede comunicarse y sólo a muy pocas personas”. C. alude al haber tomado consciencia de experiencias surgidas en lo inconsciente y. Esta conducta alude al intento por separarse definitivamente del ámbito psicosocial originario y. Pág. con más propiedad. 197 (63) JUNG. Madrid. la reconciliación. Por eso señala Jung: “El cuatro. donde los cuatro hombres pueden ser tomados como símbolo de la sociedad a la que pertenecen. Trotta. C. “… para diferenciar a un individuo del resto … la posesión de secretos rituales especiales acentúa aún más dicha separación. irredenta. a la que puede darse el nombre de persona (máscara). Madrid. Con estos y otros medios similares el primitivo genera una envoltura en torno a sí. en tanto que plural mínimo.” (62) La existencia de un juramento para mantener un secreto.

la concepción – tanto de Fierro como de sus hijos y ahijado – de personas impotentes ante aquello que los rodea y que. la lectura de los versos siguientes muestra que no es así. Sólo el gaucho vive errante Donde la suerte lo lleva. Una vez más la pampa húmeda. ésta vez favorables. es una expresión simbólica del Arquetipo de la Máscara o Persona. En tanto el nombre es una manera de vincularse con el Otro así como de presentarse frente al mundo exterior. En verdad queda sostenida la idea de que el cambio es imposible y que el futuro no será diferente al pasado. Op. No ha habido transformación. la extensa pradera de horizontes inacabables aparece como el símbolo de lo Inconsciente (lo que en otras civilizaciones fue simbolizado por (65) HERNANDEZ. Una vez más surge. No hay psiquismo adulto que permita tomar decisiones sobre la vida de uno mismo. al cual ya nos hemos referido en un capítulo anterior. estarán en condiciones de obtener otros resultados vivenciales. es lo que habrá de moldear sus existencias. Pág. entonces. 299 . en definitiva. ni evolución. Esto conlleva a pensar que los cuatro hombres han modificado su personalidad.101 “… mudar de nombre” remite a cierto tipo de relación con el Arquetipo de la Máscara. “… y. en su destino incostante. Habrá de ser “la suerte” quien determine su futuro. J. Cit. Empero. al presentarse de otro modo frente al mundo. Una cosa es el nombre que ha sido impuesto por los progenitores y otra distinta aquél que uno ha elegido.” ( 65) De manera que todo ha sido en vano. que las experiencias atravesadas los modificaron y.

Aspirantes a héroes solares sometidos a la castración. caverna. “En el mito del héroe el objeto del descenso está caracterizado de manera muy general por el hecho de que en ese dominio peligroso – profundidad de las aguas. Pág. – (66) Nuestros personajes no abandonan el “dominio peligroso” por lo que tampoco pueden conseguir hacerse de tesoro alguno. 219 . Trotta. habrá de encontrarse el `tesoro difícilmente accesible´ – joya. (66) JUNG. isla. son diferentes estadíos de consciencia no suficientemente desarrollados.102 mares y océanos donde se extraviaban los navegantes o surgían temibles monstruos imprevisibles) universo en el cual se advierte atrapados a estos cuatros hombres que. también en el orden simbólico. G. castillo. bosque. mucho más específicamente. –. La prueba por excelencia que debe superar todo aspirante a Héroe es la de abandonar ese sitio que simboliza lo inconsciente por un lado pero. C. superación de la muerte. etc. etc. implica deshacerse del agobio provocado por la acción del Arquetipo de la Gran Madre. elixir de vida. virgen. Madrid. Psicología y Alquimia.

103 LAS CONCLUSIONES. .

pueden inscribirse en personajes que encarnan el Arquetipo del Héroe Solar. con la que tiene buena relación) dispuesta a acudir a resolver sus necesidades (podemos traer aquí a la memoria la ayuda que le otorga su enamorada a Jasón al sumir en sueños al monstruo que protege el Vellocino de Oro. aplicación del raciocinio y de la deducción (recordemos la estratagema con que Ulises consigue escapara junto con la mayoría de sus compañeros del encierro al que los somete Polifemo) y también con la ayuda de alguna dama (encarnación del Anima. si Ulises regresa a Itaca (donde al desembarcar recibe la ayuda presta de su primogénito) matando a todos (menos uno) de quienes pretendían a Penélope. Fierro comprende que es lo .104 Del recorrido efectuado podemos concluir que. lo que le permite regresar junto con sus Argonautas triunfante y con la prueba concretada). y puede volver a disfrutar de la compañía de su familia y el ejercicio de su reinado. así como algunos de los otros protagonistas de este extenso poema debido a la pluma de José Hernández. Jung basándose en mitos de otras civilizaciones. si bien el gaucho Martín Fierro. Y. de desarrollo adecuado de la consciencia. Nada así sucede en el tránsito terreno de Martín Fierro. al regresar al hogar “tan sólo encontré la tapera” dice el verso. por ende. No puede establecer un vínculo con la Cautiva que trae de las tolderías (incapacidad del psiquismo para incorporar armónicamente al Anima). por ello. cuando el relato lo muestra superando todos los obstáculos que la vida le pone en su camino. ha de decirse – a la vez – que apenas si consiguen dar algunos de los pasos esenciales para recorrer el Sendero del Héroe como lo ha descripto Carl G. pues su mujer se ha marchado con un “gringo” de buena posición económica. todo lo contrario acontece con nuestro gaucho. Esto lo hace con inteligencia. Tampoco de quienes – circunstancialmente – lo acompañan. El Héroe Solar es muestra acabada de psiquismo adulto masculino y.

la única posibilidad de lograr algo es dispersándose. Desencontrándose. como padre. Sus hijos quedaron desprotegidos atravesando todo tipo de desgracias. Yendo cada uno a un sitio diferente. tal vez. este aspecto podría estar proporcionando una explicación sobre la conducta colectiva que advertimos en los argentinos. se halla todavía atrapado por las fuerzas inconscientes (no consigue abandonar “las pampas” y establecerse en un pueblo. simbolizaría un remedo de familia.” Esto es. Esos tres jóvenes que se reúnen en torno a Fierro hacia el final del poema. Tal escaso grado de evolución de la consciencia le impide mantener reunido al grupo humano que. ni cuidado alguno. La soledad se impone. Aún hoy en día. Precisamente un real Héroe Solar es proactivo. símbolo de lo consciente) y en cualquier momento puede ser devorado por el Arquetipo de la Gran Madre. Por todo esto es que decimos que se trata de un posible Héroe Solar que se ha quedado en los comienzos del recorrido del sendero iniciático. no puedo brindarles ni protección. lo que significa que construye su propia historia cumpliendo de este modo la condición esencial de lo humano que es convertirse en único e irrepetible.105 mejor que podría haberle pasado a ella. lo que se evidencia en el hecho de que el poema en los versos finales afirma que sólo puede ir “donde la suerte lo lleva. humillaciones y mal tratos. El. de alguna manera. no se le hace posible tener decisión propia. En la práctica. . Es como si se dijera que. Sea que se ha dicho que el trabajo junguiano también es una psicosociología.

106 BIBLIOGRAFIA ESPECIFICA SOBRE MARTIN FIERRO .

Buenos Aires. & CALVETTI. Ezequiel. 1955 . Editorial Columba. Jorge Luís. EUDEBA. J. Buenos Aires.107 ARAGON. 1972 BORGES. Contenido social del Martín Fierro. Buenos Aires. 1983 MONLA FIGUEROA. Los indios pampas. Centro Editor de América Latina. 1987 MAFUD. “Simbolismo del Martín Fierro” en Obras Completas. Buenos Aires. Ezequiel. 1986 MARECHAL. Buenos Aires. Buenos Aires. Aspectos psicológicos y sociales del Martín Fierro. Stilcograf. “Martín Fierro”. Tomo V. 1960 HERNANDEZ. Alejandro. Alberto Marcelino. R. Ediciones Culturales Argentinas. 1966 GONZALEZ ARRILI. Buenos Aires. El Martín Fierro. Mito. El gaucho argentino. 1998 MARTINEZ ESTRADA. Genio y figura de José Hernández. Buenos Aires. Buenos Aires. R. 1974 BORGES. Buenos Aires. Emecé. Imprenta Ferrari. Buenos Aires. Perfil. DISTAL. Muerte y transfiguración de Martín Fierro. 1944 OTEIZA. Buenos Aires. Gárgola. 2004 JITRIK. Leopoldo. “José Hernández: Martín Fierro” en Historia de la Literatura Argentina. Editorial Plus Ultra. 1980 LOSADA GUIDO. Alfredo. Gaucho. en Obras Completas. Talleres Gráficos A. José. Jorge Luís. Noé. Julio. 1981 MARTINEZ ESTRADA. Centro Editor de América Latina. Martín Fierro: Héroe. Martín Fierro. Colección Esquemas. Rodríguez. Bernardo. Apuntes sobre el gaucho argentino. La Plata (PBA).

1985 . Latinoamericana. Biblioteca Básica Argentina. Ricardo E. Catálogos.108 PAZ. Cecilia. RODRIGUEZ MOLAS. Enzo. La guerra al malón. YAMPEY. LETRAR. Buenos Aires. Comandante. Buenos Aires. 1992 PRADO. Nasim. M. La Psicología Gauchesca en el Martín Fierro. 1927 SIVORI. AUILAR. Rodolfo. Buenos Aires. Ulises. junio de 2001. Buenos Aires. Ezequiel y MAQUEIRA. Hernández y Fierro. “Sobre el mito del gaucho Martín Fierro” en Algunos mitos latinoamericanos. Centro Editor de América Latina. Buenos Aires. EUDEBA. Gleizer Editor. 1965. Su interpretación psicoanalítica. Buenos Aires. JAUREGUI. La otra cara de la historia. “Martín Fierro: ¿poema nacional?” en revista Lea. 1994 SENET. Historia social del gaucho. Año 2 Nº 15. Carlos.

.109 BIBLIOGRAFIA CONSULTADA.

Abraham. La psicología de la transferencia. CHAVEZ. Frieda. Buenos Aires. DE GANDIA. Editorial Guillermo Kraft. Psicología y Alquimia. Madrid. Sobre las cosas que se ven en el cielo. Centro difusor del Libro. 1982 Problemas psíquicos del mundo actual. Caracas. Walter. 1961. Arquetipos y símbolos. Buenos Aires. Alianza Editorial. GRANADA. Los complejos y el inconsciente. Barcelona. Buenos Aires. Introducción a la Psicología de Jung. 1946. 1984. JUNG. Los manosantas. Fermín y otros. 1984. Daniel. Robert y PATAI. (Psicoanálisis del mito. 1986. Morata. Joseph. Plaza y Janés. Paidós.110 BELTZ. El simbolismo en la mitología griega.) Fondo de Cultura Económica. El libro del Génesis. Monte Avila Editores. Símbolos de transformación. GRAVES. 1969. Psicología y simbólica del arquetipo. Paul. Supersticiones del Río de la Plata. Editorial Sur. Los mitos hebreos. GRAVES. Barcelona. 1966. Buenos Aires. Editorial Paidós. 1960. Buenos Aires. Editorial Losada. Jung y el Principio de Sincronicidad. 1977. 1947. 1974. Carl Gustav. Historia crítica de los mitos y leyendas de la conquista americana. FORDHAM. Colección Labor. DIET. 1977. Madrid. Buenos Aires. CAMPBELL. México. Buenos Aires. 1976. Editorial Todo es Historia. Editorial Ariel. El Héroe de las mil caras. Paidós . Editorial Losada. Barcelona 1976. 1978. HABER. Buenos Aires. Los mitos egipcios. Los mitos griegos. Enrique. Barcelona. Enrique Santiago Rueda Editor. Robert. Raphael.

W ILHEM. 1980. Paidós. JUNG. La caballería. RUBINO. 1986. Buenos Aires. Estructura de la psique según Jung.111 Psicología y religión. Editorial Trama. Paidós. Buenos Aires. Buenos Aires. Paidós. Barcelona. 2009 . Barcelona. El secreto de la flor de oro. Enrique Santiago Rueda Editor. Editorial Trama. 1986. 2005 RUBINO. Editorial Albatros. As. H. Barcelona. La leyenda de Parsifal y el misterio del Santo Grial. Paidós. A. Vicente. Apuntes de clase. 1983. LAS HERAS. Antonio. rituales y fórmulas. Bs. Historia. RANK. VOGELMAN. Carl Gustav y Cols. LAS HERAS. Barcelona. 1990 RUBINO. 1981. Psicología Junguiana. Buenos Aires. Editorial Trama. Manual de Psicología Junguiana. Inédito. Barcelona. Ediciones Nueva ciencia. El hombre y sus símbolos. Individuación. Editorial Airel. RUBINO. Buenos Aires. 2008 MURENA. 2005 LAS HERAS. Carl Gustav. Otto. Buenos Aires. Alquimia. Maurice. Editorial Fraterna. 1981. 2003 LAS HERAS. El secreto claro.Contribuciones a los simbolismos del sí-mismo. Antonio. Antonio. KEEN. Aión. 1981. Editorial Catálogos. Formaciones de lo inconsciente. Antonio. Los símbolos ocultos en el misterio de Hamlet. Vicente. Biblioteca Universal Carlt. Vicente. El rito del nacimiento del Héroe. Madrid. Paidós. Buenos Aires. Vicente. Buenos Aires. D. J. Richard. 1978. JUNG. 1982.

1982. Vicente. Editorial Voces. Roberto E. BANCHS. WEIL. Introducao a Psicología Transpesoal. LAS HERAS. Buenos Aires. Editorial Trama.112 RUBINO. San Pablo. Pierre. y otros. En el Universo de Jung. . 1981. Antonio.

113 BIBLIOGRAFIA COMPLEMENTARIA. .

Buenos Aires.114 AMBROSETTI. Arquetipos y símbolos celestes. Buenos Aires. 1978. 1972. CERSOSIMO. Jorge G. Buenos Aires. Mitos tupiguaraníes. Eduardo A. Ubén Gerardo. EUDEBA. Editorial Pomaire. Ediciones de la Tradición Unánime. Santos Vega. 1986. La Paz. 1983. 1982. ARANGO CANO. Bolivia. Emecé. Paulino Lucero. Carlos. Federico. Barcelona. Junta Histórica de Cultura Argentina. ASCASUBI.. Diccionario mitológico de Bolivia. Buenos Aires. El fuego interior. Juan B. Aniceto El Gallo. Supersticiones y leyendas. 1982. 1990 BIANCO VILLALTA. Librería y editorial Castellví. Literatura y profecía. Antonio Paredes. CANDIA. Buenos Aires. Ediciones Cinae. Emilse. 1953. Hacia una nueva visión del mundo. Lesy. AZCUY Eduardo A. Fernando García Cambeiro Editor. Centro de Estudio Latinoamericanos. Santa Fe. Buenos Aires. AZCUY. HILARIO. Jesus. 1976. Aborígenes legendarios y dioses chibchas. Buenos Aires. Ediciones Culturales Argentinas. Manual de la lengua pampa. Buenos Aires. SANCHEZ. 1973. Medellín. valles calchaquíes y las pampas. BARBARA. ARANCIBIA. Eduardo A. Movifoto. BURCKHARDT. Región misionera. Vida y mitos del mundo mataco. Símbolos. Depalma. Titus. 1964 AZCUY. Ediciones Puerta del Sol. 1975. Buenos Aires. . CASTANEDA. Los dioses en el misterio de la creación.

Buenos Aires. ELIADE. Constantino. Ediciones del Sol. Alianza Editorial. Ocultismo. COLUCCIO. chamanismo y mitología mapuches. Buenos Aires. ELIADE. Teresa. Centro de Estudios Latinoamericanos. 1974. Los Selk'nam. Buenos Aires. Fiestas y costumbres de Latinoamérica. Mircea. Diccionario de la mitología clásica. Corregidor. Buenos Aires. Cartas de relación de la conquista de Méjico. Calpe. 1922. Santiago de Chile. FERNANDEZ. Armando A. Corregidor. Corrientes: Fascinación y leyendas. 1961. Mircea. DI MONTEGNACCO. Buenos Aires. Emilio. Buenos Aires. ELIADE. CHIESI. 1979. Esencia y símbolo de Fausto y Prometeo. Editorial Claridad. Madrid. LOPEZ MELERO. DOWLING. 1973. Adolfo. Madrid. FALIANO. Ediciones Clamor. COLUCCIO. Anne. La vida de los onas. 1986. .115 CHAPMAN. Seres sobrenaturales de la cultura popular argentina. Félix. 1977. Alianza/Emecé. Mircea. Jorge Religión. Buenos Aires. DIAZ COLODRERO. 1982. CORTES. Cultos y canonizaciones populares de Argentina. 1985. FALCÓN MARTINEZ. Editorial Universitaria. Diccionario de creencias y supersticiones Argentinas y americanas. Madrid. brujería y modas culturales. Marymar. La manifestación del Animus en “A la Sombra del Búho”. Buenos Aires. 1986. 1986. El mito del eterno retorno. Hernán. Herreros y alquimistas. Alianza Editorial. Félix. COLUCCIO. Ediciones del Sol. Barcelona. Buenos Aires. COLOMBRES. 1984. Bernardo A. Raquel. 1984. 1985. Félix. Emecé Editores.

V. Haydée M. Paidós. 1980. Buenos Aires. 1975. Teresita. 1980. Buenos Aires. 1985. Abraham. Los hijos del miedo. Guillermo. HABER. Editorial Los Amigos del libro. Editorial Poseidón. GONZALEZ ARRILI. IBARRA GRASSO. FREITAS. Hermann. Editorial de Belgrano. J. Arquetipos. Barcelona. HERRERA FIGUEROA. Leuka. . Enciclopedia de las religiones. FERNÁNDEZ DE LEÓN. 1963. JOFRE BARROSO. 1969. 1972 HERRERA FIGUEROA. Calvin S. De magia. Buenos Aires. 1960. Leyendas medievales. GRAVES. FRANCOVICH. Cosmogonía y mitología indígena americana.1974. Buenos Aires. Dick Edgar. historia y sociedad. NORDBY. Los mitos profundos de Bolivia. Gonzalo. Plaza y Janes. Emecé. HESS. HALL. Principios de Psicología Política.116 FARO DE CASTAÑO. Miguel. Editorial Paidós. La Paz. Ediciones Amauta. Buenos Aires. Newton. Robert. 1943. Bolivia. Barcelona. Fundamentos de la Psicología de Jung. Editorial Stilcograf. 1978. Sociología del espectáculo. Los indios pampas. Buenos Aires. Buenos Aires. Editorial Kier. Buenos Aires. mitos y arquetipos. 1987. Cantos y leyendas brasileñas. Miguel. Mitologías y leyendas. Buenos Aires. Bernardo. La diosa blanca. Un símbolo vivo. 1986. Editorial Psique. Alianza Editorial. Buenos Aires.

1976. Buenos Aires. Tipos psicológicos. Losada. Buenos Aires. Paidós. KURTEFF. Editorial Sudamericana. Simbología del espíritu. Ediciones Danae. El mito. S. Seix Barral. Taurus. Barcelona. G. Carl Gustav. Religiones y creencias. México.117 JUNG. Rodolfo. 1981. KOPP. Editorial Paidós. Geocultura del hombre americano. 1973. 1978. Barcelona. Plaza y Janes. (La sincronicidad como un principio de conexión acausal. pensamientos. 1976. Psiquiatría y las fuerzas de la oscuridad. 1972 Psicología y educación. Esbozo de una Antropología Filosófica Americana. Sheldon. 1976. Barcelona. Carl Gustav. 198l. Losada. 1982. Energética psíquica y esencia del sueño. 1976. KUSCH. 1978. Editorial Alfa Argentina. KUSCH. Buenes Aires. Barcelona. G. Realidad del alma. sueños. LARRAYA. Editorial Plus Ultra. El colgado. Recuerdos.) Paidós. Los araucanos en el misterio de los Andes. Juan A. Editorial Castañeda. Lo inconsciente. Buenos Aires. Teoría del Psicoanálisis. Barcelona. FREUD. Sigmund. Fernando García Cambeiro Editor. . Fondo de Cultura Económica. Buenos Aires. 1973. Aída. Paidós. San Antonio de Padua (provincia de Buenos Aires) 1978. 1968. Correspondencia. 1985. Formaciones de lo inconsciente. La interpretación de la Naturaleza y la psique. 1981. Fondo de Cultura Económica. Rodolfo. Barcelona. Paidós. 1975. Buenos Aires. JUNG. KIRK. México. 1986. Buenos Aires. Respuesta a Job. Madrid. Buenos Aires.

Las extraordinarias historias de los códices mexicanos. Universidad de La Plata. Centro de Estudios Latinoamericanos. Buenos Aires. Revista de Psicología Nº 4. Contrapuntos. Pastor S. Nejama. Federico.118 MATTOON. El doble. Hugo. Mitos vivientes de Misiones. El simbolismo inconsciente de la yerba-mate para el saber tradicional popular. RANK. A la búsqueda de un modelo. Buenos Aires. 1980. 1982. Mary Ann. 1981. Buenos Aires. Tradiciones de Buenos Aires. Edición del autor. Luís Fernando. Brujos y cuasi médicos en los inicios argentinos. 1973. Buenos Aires. El mesías de la última montonera. Buenos Aires. Editorial Plus Ultra. & GALVEZ. México. 1965 PASTEKNIK. 1986. STEN María. Héctor A. MURENA. Otto. Editorial Guadalupe. 2006 NARIO. Elsa Leonor. EUDEBA. SAGER. Buenos Aires. Inmutabilidad y mutabilidad del símbolo. Julio Guillermo. 1986. MATURO. Ediciones Orión. Tata Dios. RIVERA. Víctor. Editorial Plus Ultra. . MONTERO. El análisis junguiano de los sueños. El pecado original en América. 1981. El mito. Graciela. Buenos Aires. OBLIGADO. PERGOLA. Buenos Aires. Fondo de Cultura Económica. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación. 1982. Buenos Aires. fundamento y clave de la cultura. Antropología filosófica. Editorial Paidós. Ediciones Médicas. Buenos Aires. 1967. 1976.

1986. Buenos Aires. 1981. Dichos. Marymar. Editorial Sudamericana. Salamanca. Fondo de Cultura Económica. Buenos Aires. El rey y el cadáver. Buenos Aires. México. Carlos.119 TARNOPOLSKY. Freud y Jung. Ediciones Sígueme. l984. 1978. JUNG. Cuentos psicológicos sobre la conquista del mal. VON FRANZ. Ediciones Litoral. Buenos Aires. VAZQUEZ. Leyendas de nuestra tierra. Dos modelos antropológicos. Laurens. VISCCINTI VALLEJOS. Samuel. Editorial Gelerna. 1978. creencias y costumbres del litoral. VILLAFUERTE. Buenos Aires. Antonio. C. Jung y la Historia de nuestro tiempo. Los curanderos. Corregidor. VAN DER POST. Marie-Louise. 1977. G. mis colegas. Ricardo R. ZIMMER. 1982. . Heinrich.

120 .

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful