You are on page 1of 388

1


00…

DERECHO PROCESAL CIVIL.-

Es la rama de la ciencia jurídica que estudia la
naturaleza, desenvolvimiento y eficacia del conjunto de
relaciones jurídicas denominada proceso civil –
Couture.-
Desde luego, debemos dejar establecido que el estudio
del Derecho Procesal, comprende el del órgano judicial y de
sus atribuciones, de lo anterior se desprende una clasificación
en dos ramas:
a.- Derecho Procesal Orgánico, y
b.- Derecho Procesal Funcional.
El Derecho Procesal Orgánico, comprende el estudio de
todo aquello relacionado con la organización y atribuciones de
los tribunales de justicia; en tanto que el segundo - Derecho
Procesal Funcional – reglamenta la forma a la cual deben
sujetarse los tribunales, para el adecuado desempeño de sus
funciones..
Así de manera prioritaria, nos abocaremos, al análisis
del Derecho Procesal Orgánico, esto es, lo relativo al órgano
jurisdiccional lo que nos lleva de inmediato al estudio de quien
es su máxima expresión, el juez, siendo el principal poder de
éste, la jurisdicción.
La evolución del hombre trae como consecuencia el
nacimiento de una serie de necesidades, las cuales deben ser
satisfechas y por consiguiente impulsan al individuo a trabar
relaciones con sus semejantes y, siendo el hombre por
naturaleza, esencialmente gregario, le conduce
inevitablemente a relacionarse con sus semejantes, para dar
satisfacción a sus nuevas necesidades de defensa y
2

subsistencia de manera más expedita de tratar de hacerlo
individualmente.
Pero esta vida de relación entre los individuos acarrea
una serie de conflictos de intereses de diversa magnitud, los
que en un primer período se solucionaban directamente por
los interesados, dando origen a lo reconocido como el período
de la autotutela, esto es, cuando los conflictos se dirimían
por lo propios interesados a través de la sumisión absoluta de
una de las partes a la otra.
Mientras la contienda afectaba a determinados
individuos en forma particular, los ordenamientos jurídicos
aceptaban la búsqueda de una solución de carácter privado
entre los directamente involucrados, recibiendo la
denominación doctrinaria de autocomposición.
A falta de esta alternativa y con el propósito de
mantener la paz social, la unidad y pervivencia de la
sociedad; la facultad de solucionar los conflictos pasa a un
tercero normalmente una autoridad, en algunos casos, como
en el procedimiento formulario romano la autoridad interviene
en la fijación de las pretensiones y peticiones, dejando a un
"iudex" tercero imparcial elegido por las partes la solución del
asunto.
Finalmente la paz social buscada se va a lograr a
través del proceso jurisdiccional, mecanismo legal
mediante el cual, la autoridad –El Estado- concentra el uso
de la fuerza, para resolver los conflictos y, eventualmente, los
ejecutará o hará ejecutar a fin de dar cumplimiento a la
solución adoptada.
ETIMOLOGIA DE LA VOZ JURISDICCION.-
La palabra jurisdicción deriva del latín jurisdictio, que
significa decir el derecho - ius dicere -. No obstante siendo
esa voz inductiva a error, cabe recordar que ius dicunt no
tan sólo el juez al resolver, sino también el legislador, al poner
3

la norma, al tenor de la fórmula recibida en el art. 1º del
Código Civil: " La ley es una declaración de la voluntad
soberana que manifestada en la forma prescrita por la
Constitución, manda, prohíbe o permite."; el ejecutivo, al
aplicarla, constituyen la función que le acuerdan la Carta
Fundamental y las leyes; y otros órganos del Estado y
también, los nacionales cuando enmarcándose en el
ordenamiento jurídico vigente celebran, por ejemplo, cualquier
acto o contrato haciendo uso de la libertad conferida al efecto
por el Código Civil, en conformidad a su artículo. 1545: "
Todo contrato legalmente celebrado es una ley para los
contratantes, y no puede ser invalidado sino por su
consentimiento mutuo o por causas legales ". Hacese
pues, indiscutible la necesidad de dejar claramente
establecido, cual es el sentido correcto de la voz jurisdicción,
para el efecto de nuestro estudio del derecho procesal
orgánico..
Pero antes de entrar de lleno al tema de nuestra
preocupación haremos una breve introducción. La
convivencia pacífica de la comunidad se logra en la medida
de existir la posibilidad de substituir la violencia por la acción
jurisdiccional, pues en términos generales, faculta a su titular
para recurrir a un tribunal en demanda de una decisión,
reemplazándose así la fuerza como medio de solución del
conflicto, por el proceso.
El conflicto es un atributo de la naturaleza del ser
humano, es un hecho notorio el cual no requiere
demostración, cuando conviven o convienen dos o más
personas en el campo individual, muchas personas en el
campo nacional y muchos estados en el campo internacional
vemos cómo en cada estrato se producen la proposición, el
desacuerdo y el conflicto.
Por lo tanto la solución de los mismos desde los
4

tiempos más antiguos ha sido preocupación especial de los
legisladores y gobernantes con el objeto de mantener el
orden social. Resulta, por tanto notoria, en las múltiples
relaciones entre personas la existencia de conflictos e
igualmente evidente la necesidad de ponerle término por
medios adecuados. Corresponde al Estado dictar normas
para prevenirlos y producir los mecanismos necesarios para
su justa solución.
El conflicto aparece así como la premisa fundante para
ponerle término mediante el proceso a través de una decisión
jurisdiccional. Los llamados momentos jurisdiccionales
permitirán al juez conocer el conflicto, resolverlo e imponer el
cumplimiento materia de su decisión.
Nuestro legislador, sin perjuicio de establecer en
diversas disposiciones constitucionales al proceso como
forma normal de solución, reglamenta otras maneras de
ponerle término, cuales son, la autocomposición y la
autotutela, ya sea para autorizar o prohibir su empleo y en
este último caso para imponer sanciones criminales y civiles a
quiénes recurran a ella.
CONFLICTO.-
Hay conflicto cuando una persona o la ley exigen de
otra la ejecución de un hecho, acto o su abstención y aquélla
se resiste, como señala Carnelutti el conflicto nace cuando a
la pretensión de una parte se opone la resistencia de la otra.
En términos generales la expresión conflicto equivale, por lo
tanto, a discordia, a desacuerdo de voluntades.
Este conflicto nacido por la acción u omisión de una
persona en relación a otra, puede solucionarse o resolverse
de distintas maneras o formas, las cuales el derecho procesal
denomina autocomposición, autotutela y proceso.
FORMAS DE SOLUCION DE CONFLICTO.
La autocomposición.- La autocomposición, lo
5

habíamos insinuado precedentemente, es la forma de poner
término a un conflicto por un acuerdo directo de las partes
interesadas o afectadas por él, presupone la existencia de
una discordia y su posterior solución por los sujetos
comprometidos.
La autocomposición técnicamente está permitida
cuando el conflicto gira en torno al interés privado de las
partes en discordia; en cambio está expresamente prohibida
cuando se encuentra comprometido el interés público como
ocurre en el campo penal con los crímenes y simples delitos
de acción pública y en el campo del derecho privado en los
asuntos de familia, tributarios, etc.
La autotutela.- Se denomina también autodefensa y en
virtud de ella cualquiera de los sujetos en conflicto está
facultado para resolverlos por mano propia, es una forma
primitiva la más de las veces injusta de ponerle término,
representa el imperio de la "ley del más fuerte" resultando
triunfador no siempre quien tiene efectivamente la razón, sino
quien cuenta con los medios coercitivos más efectivos para
imponer sus decisiones.
La autotutela está en pugna con los conceptos más
elementales de justicia, no obstante tiene un importante
campo de aplicación, aún en nuestros días cuando las
normas jurídicas regulan la convivencia humana.
El proceso.- Se trata de un medio de solución de
conflictos a cargo del Estado a traves de personeros del
órgano jurisdiccional denominados jueces, de esta forma el
Estado compensa la abolición de la autodefensa
sustituyéndola por el derecho a la acción jurisdiccional, esto
es, a la posibilidad de recurrir al tribunal de justicia solicitando
la satisfacción de sus pretensiones.
Debemos acotar de inmediato la idoneidad del
proceso, siendo sólo adecuado para la solución de ciertos
6

conflictos; en efecto, será la regla general, cuando se
discuten asuntos de relevancia jurídica.
En los desacuerdos entre los particulares y el Estado
dependerá de la legislación nacional, si el proceso es o no la
forma habitual de solución. La Constitución en su artículo 38
en su inc. 2º dispone " Cualquier persona que sea lesionada
en sus derechos por la Administración del Estado, de sus
organismos a de las municipalidades, podrá reclamar ante los
tribunales que determine la ley, sin perjuicio de la
responsabilidad que pudiera afectar al funcionario que
hubiere causado el daño.” De esta suerte en las relaciones
entre el Estado y sus gobernados existe también el proceso
constituye fórmula habitual de solución.
En cuanto a los vínculos entre los Estados, como no
existe un derecho procesal internacional, podemos mencionar
como fórmula adecuada para tal fin, la convención especial
de arbitraje, no siendo el proceso el medio de solución de
conflictos comúnmente empleado.
Analizado el ámbito de aplicación del proceso como
medio de solución corresponde entrar a su estudio. Está
integrado por una serie de operaciones o actos variados y
vinculados por la unidad del fin, así se habla de procesos
químicos, biológicos y jurídicos, entre estos últimos está el
proceso jurisdiccional, siendo el de nuestro interés y sobre
cual adelantaremos algunas ideas muy generales. Por ello,
nos dedicaremos exclusivamente a proporcionar los
elementos suficientes para entender su significado como
medio de composición de conflictos, siendo indispensable
para tal objeto, examinar cuales son sus finalidades,
substancialmente dos:
a.- La primera, permitir al Estado el ejercicio de la
función jurisdiccional y por ende la mantención de la vigencia
y aplicación de la ley; y
7

b.- La segunda, ser el mecanismo proporcionado a las
partes para solucionar sus conflictos y obtener, una decisión
de los mismos.
De lo expuesto por los autores sobre la materia, se
puede concluir cuales son los elementos de todo proceso, a
saber tres: el tribunal, las partes y el conflicto.
De ellos el tribunal es el órgano público llamado por la
ley con facultad jurisdiccional suficiente para decidir el
conflicto.
Las partes son aquellas personas quienes
encontrándose en conflicto quedan obligadas al cumplimiento
de la decisión resolutiva y, por último, la controversia,
constituida por las pretensiones del actor y las
contraprestaciones del demandado.
JURISDICCION, ACCION Y PROCESO.-
Piero Calamandrei sostiene, el Derecho Procesal se
basa en el estudio de tres conceptos fundamentales:
jurisdicción, acción y proceso, y agrega, aun quien esté
absolutamente desprovisto de la más elemental noción de
derecho procesal, se encuentra en condiciones de advertir
que los magistrados cuando son llamados a juzgar un litigio,
desarrollan una cierta función típica dotada de características
propias y fines especiales que la diferencian de todos los
otros tipos de actividades ejercidas en la asociación humana
por otros profesionales y por otros funcionarios públicos.
La labor de los jueces y la forma de hacerla efectiva es
la realización de actos jurisdiccionales, entre los cuales el de
mayor importancia es la sentencia definitiva, cuyo objetivo es
poner fin a la instancia resolviendo el asunto litigioso. Pero, la
actividad jurisdiccional no se ejerce sin finalidad; no se juzga
en abstracto sino se lo hace, por cuanto frente a quien debe
juzgar está planteada como objeto concreto del juicio, una
controversia a dirimir, una demanda a aceptar o rechazar.
8

Frente a las partes se coloca como un tercero imparcial quien
no crea por sí el problema, sino que lo examina y lo resuelve.
Se presenta así como un segundo tema fundamental
del derecho procesal esta facultad de recurrir a la jurisdicción,
siendo ella, “la acción”.
Por último la jurisdicción y la acción se ponen en
contacto y se unen a través del proceso.
En el Derecho Procesal Chileno, si bien es cierto, estas
tres instituciones no se encuentran orgánicamente
reglamentadas, no es menos cierto, ellas se encuentran
claramente establecidas y sirven de base a nuestro
ordenamiento procesal.
Sin querer restar importancia a los conceptos de acción
y de proceso podemos afirmar que giran en torno al de
jurisdicción; en efecto, puede estimarse en términos muy
generales, a la acción como el derecho a la jurisdicción; la
facultad de las partes para obtener la formación del proceso y
la posterior decisión por los tribunales del asunto
controvertido, constituyéndose en el reemplazo de la
autodefensa por el proceso.
El proceso es el medio entregado por la ley a las
partes, para obtener la declaración judicial de un tribunal y el
tribunal para hacerlo. Es la forma lógica y adecuada para
permitir a las partes expresar los fundamentos de sus
pretensiones y asimismo demostrarlos; y al tribunal, dictar
sentencia en la causa, conforme a lo alegado y probado y
hacer cumplir lo resuelto. Siendo el proceso la etapa de
complemento de los conceptos de jurisdicción y acción y
representa la forma de hacerlos efectivos en la práctica.
BREVE RESEÑA HISTORICA.-
La historia de la jurisdicción es la historia del Derecho
Procesal; no corresponde en este instante relatarla,
marcaremos aquí sólo los elementos indispensables para un
9

acertado estudio de la institución. Los seres humanos se
agruparon primero en familias, luego en tribus, a continuación
en poblaciones, para terminar en naciones o países, es la
culminación inevitable en nuestros días.
La convivencia de los seres humanos desde los
tiempos más lejanos es fuente de conflictos entre los
miembros de una misma familia, de un mismo país, como
también entre éstos. Para resolverlos, al comienzo ignorantes
y salvajes, las personas recurrieron al empleo de la fuerza, la
autotutela aparece históricamente como el primer medio de
solución de los conflictos.
En los problemas internacionales, como ya se dijo, se
empleó la guerra, medio aún no superado pese a todos los
avances científicos del mundo, pero el hombre, único ser
racional de la tierra sabe como esta forma de hacerse justicia
sólo lo conducirá a su propia destrucción.
De esta forma, históricamente fue delegando la
facultad de hacerse justicia por sí mismo en un tercero.
Primero el jefe de familia, luego la autoridad, cualquier título
que tuviere. En la medida que ocurría, estamos frente a
rudimentarias manifestaciones de jurisdicción porque se
consideró entre las primeras teorías acerca del procedimiento
y de la jurisdicción el carácter esencialmente privado de las
mismas, eran verdaderos convenios, siendo las partes,
quienes decidían llevar la solución de sus conflictos a un
tercero extraño a la litis. Con el transcurso del tiempo esta
facultad se fue robusteciéndose e independizándose de la
voluntad de las partes.
Existe por lo tanto en el concepto de jurisdicción
siempre una voluntad remotamente manifestada de las partes
de otorgar la decisión del conflicto al gobernante, al Estado.
Hoy en día el concepto de soberanía, entre cuyas funciones
está la de hacer justicia, resume todo lo expuesto. En suma,
10

podemos señalar como los individuos se desprendieron de la
facultad de hacerse justicia por sí mismos perdiendo la
autodefensa de sus derechos, transfiriéndosela al Estado, en
virtud del ejercicio de la soberanía.
Consecuentemente nació para el Estado la obligación
de atender a esta necesidad, para lo cual dio la organización
y los medios suficientes para otorgar garantía suficiente a las
partes del mantenimiento de sus derechos a través de un
debido proceso. Confirmando lo anterior, Alsina sostiene
como el origen histórico de esta facultad, fue la lógica
entrega de la solución del conflicto al jefe de familia quien
tenía atribuciones guerreras, políticas y fuerza a su servicio,
para hacer cumplir sus decisiones. Cuando estas atribuciones
fueron pasando de él al Estado, derivo en el concepto de
soberanía nacional dentro del cual se incluía la facultad de
resolver conflictos.
Existe por tanto, en la defensa de su derecho, una
substitución de la actividad individual por la del Estado
cuando la norma jurídica resulta insuficiente por si misma.
CONCEPTO DE JURISDICCIÓN.-
Cada autor aporta su propia concepción sobre el
significado y significado de esta expresión, aun cuando a
nuestro juicio, la esencia del problema no reside en su
definición sino básicamente en su contenido y características.
Sin embargo, por estimarlo técnicamente adecuado y de
relevancia para la acertada visión de la institución,
precisaremos el concepto de jurisdicción, analizándolo desde
de diversos puntos, contribuyendo de esta forma al
esclarecimiento de su esencia.
ALGUNOS CONCEPTOS CLASICOS DE
JURISDICCION.-
Examinaremos algunos basados preferentemente en la
legislación española de gran significado y aporte a nuestro
11

derecho procesal.
Escriche en su diccionario Razonado de Legislación y
Jurisprudencia, define la jurisdicción como "el poder o
autoridad que tiene alguno para gobernar y poner en
ejecución las leyes y, especialmente, la potestad de que se
hallan revestidos los jueces para administrar justicia."
Caravantes, por su lado define la jurisdicción como la
"potestad pública de conocer de los asuntos civiles y
criminales y de sentenciarlos con arreglo a las leyes".
Las definiciones dadas por los autores citados
coinciden en su calidad de potestad, la cual permite a los
jueces conocer y sentenciar las causas, ante ellos
promovidas, es ésta la idea precisamente consagrada en el
texto de nuestra legislación orgánica, motivo por lo cual
destacamos su importancia.
Entre los autores nacionales podemos señalar el
concepto de don Manuel Ballesteros quien enseñaba, cual a
su juicio era el significado de la palabra jurisdicción,
expresando: “ la potestad de conocer y fallar las causas “. En
el mismo orden de cosas don José Bernardo Lira afirma: “ Es
la facultad y aun el deber de administrar el poder, de hacer
cumplir las obligaciones, proteger los derechos y la inocencia
y castigar los delitos, en una palabra de administrar justicia,
es lo que se denomina jurisdicción.”
En lo relativo a los autores extranjeros destacaremos a
Francesco Carnelutti quien define la jurisdicción: “ como la
actividad destinada a obtener el arreglo de un conflicto de
intereses mediante la justa composición de la litis, contenida
en una sentencia." Por su parte Eduardo Couture, lo hace
manifestando a la jurisdicción como: "la función pública
realizada por órganos competentes del Estado, con las
formas requeridas por la ley, en virtud de la cual, por acto de
juicio, se determina el derecho de las partes, con el objeto de
12

dirimir sus conflictos y controversias de relevancia jurídica
mediante decisiones con autoridad de cosa juzgada,
eventualmente factibles de ejecución".-
En su análisis agrega que gran parte de las dificultades
existentes sobre el particular, especialmente en
Latinoamérica, derivan de la confusión del concepto de
jurisdicción con otros como competencia y poder. Nuestra
legislación en más de alguna vez incurre en ese problema.
De la definición del insigne procesalista uruguayo
Couture y del análisis que él hace de la institución se
aprecian algunos de sus elementos:
1.- Forma o elementos externos del acto jurisdiccional,
por ella se entiende la presencia de las partes, de jueces, y
de procedimientos establecidos en la ley.
En cuanto a su contenido estima la existencia de un
conflicto, controversia o diferendo de relevancia jurídica, cuya
decisión recae en los agentes de la jurisdicción mediante el
pronunciamiento de una decisión pasada en autoridad de
cosa juzgada, y por función se entiende el cometido, o sea,
asegurar la justicia, la paz social y demás valores jurídicos
mediante la aplicación , eventualmente coercible del derecho.
2.- Constituye una función o potestad pública y
según el autor así la define la legislación uruguaya involucra
la facultad de declarar el derecho y de hacer cumplir lo
juzgado.
3.- Se realiza a través de órganos competentes y por
medio de un proceso; para garantizar su efectividad existen
las leyes de procedimiento.
4.- Su objetivo, la resolución de un conflicto y
controversia de relevancia jurídica con autoridad de cosa
juzgada.
5º.- Su finalidad es asegurara la vigencia del derecho.
LA DOCTRINA NACIONAL.-
13

Los conceptos estudiados en Chile corresponden
generalmente a los profesores y han sido extraídos de sus
apuntes o manuales, entre ellos podemos anotar los
siguientes: Fernando Alessandri expresa la jurisdicción: “
es simplemente la facultad de administrar justicia “. Carlos
Anabalón señala " en un sentido estricto, la jurisdicción
importa y significa el acto de administrar justicia, función ésta
que corresponde a los jueces esencialmente y ley, cuyo
ejercicio permite aplicar la ley en forma imperativa, por la
fuerza, en los casos de controversia por motivo de la
violación de la o más propiamente del derecho". Mario
Casarino estudia diversas facetas de la jurisdicción
concluyendo: “ en sentido restringido es la facultad que tiene
el poder judicial de administrar justicia” . Jaime Galté la
define como "la facultad que tienen los tribunales de justicia
de declarar el derecho, puesto que jurisdicción significa decir
el derecho”
Hugo Pereira, en su obra "La Cosa Juzgada formal" da
también un concepto de jurisdicción entendiendo por ella "La
facultad de ciertos órganos del Estado, los tribunales de
justicia, de dirimir los litigios surgidos entre particulares y
sancionar los delitos; jurisdicción es por lo tanto, aquella
facultad abstracta que el Estado delega en los tribunales para
solucionar en forma definitiva y obligatoria los litigios que se
susciten entre los particulares mediante la sentencia, como
asimismo para hacer cumplir lo resuelto en ella".
LEGISLACION NACIONAL.
Nuestro sistema legislativo considera entre sus
disposiciones a la jurisdicción, si bien es efectivo, no la define
ni le dedica títulos especiales, no es menos cierto,
proporciona los elementos constitucionales y legales
necesarios a la doctrina, para construir sobre ellos su
concepto y características, en nuestro derecho positivo.
14

En efecto, los artículos 76 y 77 de la Constitución
Política ubicados en el capítulo VII destinado al Poder Judicial
configuran las disposiciones básicas, idóneas para estructurar
la doctrina de la jurisdicción en el derecho público chileno.
Una de las piezas fundamentales la constituye el
artículo 76 citado, siendo su texto: " La facultad de conocer
juzgar las causas civiles y criminales pertenece
exclusivamente a los tribunales establecidos por la ley. Ni el
Presidente de la República, ni el Congreso Nacional pueden,
en caso algunos ejercer funciones judiciales, avocarse
causas pendientes, o hacer revivir procesos fenecidos."
Para dar forma y hacer operante el principio contenido
en el artículo 76 del Constitución Política de la República el
art. 77 expresa: " Una ley orgánica constitucional determinará
la organización y atribuciones de los tribunales que fueren
necesarios para la pronta y cumplida administración de
justicia en todo el territorio de la República". la referida ley es,
el Código Orgánico de Tribunales y su legislación
complementaria, de todo lo anterior se deduce como
conclusión lo siguiente:
1.- La jurisdicción es una función pública y, como
tal, es parte de la soberanía nacional.
2.- Su ejercicio corresponde a los jueces, quienes
son las autoridades encargadas por la propia constitución
para ejercerla, por lo tanto, todos los jueces para investir el
carácter de tales, deben tener la función jurisdiccional, y
precisamente lo expuesto, marca su diferencia con las
demás autoridades.
3.- La organización y atribuciones, o sea, las
personas y forma en como se desarrollará el ejercicio de la
jurisdicción, es materia de ley.
4.- La jurisdicción es una función específica con
características propias cuyo ejercicio pertenece
15

exclusivamente a los tribunales establecidos en la ley, el art.
76 consagra lo anterior en forma categórica, al establecer la
prohibición de toda otra autoridad del ejercicio de la referida
función.
5.- En uso de la jurisdicción los tribunales dictan
resoluciones en los casos pertinentes, las cuales producirán
el efecto de cosa juzgada, evitando su modificación posterior,
la Constitución así lo prohíbe expresamente al Presidente de
la República y al legislador.
6.- La intromisión de cualquier autoridad o persona
en materias de tipo jurisdiccional produce la nulidad de
los actos ejecutados por ellos.
Por otra parte, la ley principal encargada de
reglamentar las disposiciones pertinentes de la Constitución
Política de la República es el actual Código Orgánico de
Tribunales, para lo cual se basó en la Ley de Organización y
Atribuciones de los tribunales dictada en 1875 y en virtud de
la facultad expresa conferida por la Constitución de 1833 que
entregaban las materias expuestas a su reglamentación.
La ley Orgánica de 1875 comenzaba estableciendo en
su artículo 1º el concepto de jurisdicción, expresando: "la
facultad de conocer de las causas civiles y criminales, de
juzgarlas y hacer ejecutar lo juzgado pertenece
exclusivamente a los Tribunales que establece la ley" esta
disposición se reproduce en el artículo 1° del Código
Orgánico de Tribunales.
Según anota don Manuel Egidio Ballesteros en sus "
Comentarios " el art. 1º de la Ley citada no hizo sino
reproducir la primera parte del art. 99 de la Constitución
Política de 1833, considerado por la Comisión Revisora como
la base fundamental de la Ley orgánica y agrega, con el fin de
determinar las facultades que en general comprende la
administración de justicia, se agregaron al precepto
16

constitucional las frases que manifiestan el número y
limitaciones de esas facultades, cuales son: conocer, juzgar y
hacer ejecutar lo juzgado, según el autor, en las dos primeras
quedó comprendida la jurisdicción y en la última el mero
imperio, que a su juicio es científicamente propio del poder
ejecutivo.
El proyecto de Vargas Fontecilla rechazado por teórico
en la ocasión, daba una definición más amplia de jurisdicción
y decía textualmente: " La jurisdicción o la facultad de
administrar justicia, reside esencial y originariamente en la
Nación, que delega su ejercicio en las autoridades que
establece la ley."
El Congreso, como ya se dijo, aprobó en definitiva la
redacción del actual artículo 1º del Código Orgánico de
Tribunales. Por su parte el artículo 5º del mismo Código
contiene la otra disposición legal, la cual a nuestro juicio da
forma al concepto de jurisdicción, en su primera parte
expresa: " A los Tribunales mencionados en este artículo
corresponderá el conocimiento de todos los asuntos judiciales
que se promuevan dentro de la República, cualquiera que
sea su naturaleza o la calidad de las personas que en ellos
intervengan, sin perjuicio de las excepciones que establezcan
la Constitución y las leyes...", en cuya parte final se alude a
las materias cuyo conocimiento entrega a los llamados
tribunales especiales.
JURISDICCION, LEGISLACION Y EQUIDAD.-
De las normas contenidas en la Constitución
concretamente en sus artículos 76 incisos, 1º, 5º, 6º y 7º - así
como en el artículo 1º del Código Orgánico de Tribunales, se
desprende nítidamente que el ordenamiento jurídico chileno
reserva a los tribunales de justicia la potestad destinada a
resolver los litigios eventualmente producidos entre partes,
debiendo hacer justicia por aplicación de preceptos y
17

sanciones establecidos por el legislador - jurisdicción de
derecho - o por los propios jueces - jurisdicción de equidad –
en los casos expresamente admitidos por aquél.
Aunque el concepto de jurisdicción no puede ser
determinado de una vez y para siempre, pues tiene un
carácter esencialmente relativo producto de la contingencia
de sus elementos de forma y fondo, extraordinariamente
variables a través del tiempo y del espacio, siendo indiscutible
su vinculación al menos en los países modernos, regidos por
el Estado de Derecho, especialmente en los que conforman la
denominada "cultura occidental", al sistema de la legalidad.
Motivo por el cual, eminentes jurisconsultos sostienen: la
jurisdicción cierra un ciclo de producción jurídica, manifestado
en la sentencia final del juez que no pasaría de ser la última
etapa o acto de un tránsito iniciado por el constituyente y
proseguido por el legislador quien los traduce en principios
expresados en leyes, para recibir finalmente aplicación, por el
juez, en su sentencia definitiva. Queda así muy claro, la
Constitución, Ley y Sentencia constituyen la trilogía
jerárquicamente desplegada y la normatividad a someterse en
los actos de los diversos sujetos del proceso jurisdiccional.
El Estado provee así a través de los tres medios indicados la
pacífica convivencia de los individuos en la sociedad pero no
significa se haya manifestado su voluntad en todo tiempo y
lugar de un mismo modo, por tal razón Calamandrei pudo
decir certeramente : " todos los sistemas de producción del
derecho, los mecanismos, por decirlo así, a través de los
cuales el derecho aflora y se revela a los hombres se pueden,
simplificando, reducir a dos: el que se puede denominar de la
formulación para el caso singular y el que se puede llamar de
la formulación por clases o también de la formulación legal".
Cabe entonces hablar, de una jurisdicción de derecho y otra
de equidad. Ambas se manifiestan, en iguales términos, en el
18

ordenamiento nacional - así por ejemplo tratándose de los
árbitros arbitradores que el Código de Procedimiento Civil
establece y regla en sus arts. 636 a 643; pero esencialmente
en su artículo 640, Nº4, disposición legal, se permite a los
árbitros fallar conforme a razones de prudencia o de equidad,
mas como regla general, ha de estarse a la jurisdicción de
derecho según resulta de lo dispuesto por el artículo. 170 Nº4
del Código de Procedimiento Civil y de los números
pertinentes del Auto Acordado sobre redacción de las
sentencias, todo ellos sin perjuicio de la excepción formulada
en el propio nº5 del mismo artículo y Código.

Se dice: la jurisdicción de equidad habría precedido a
la de derecho porque en las épocas primitivas habrían
existido primero los jueces y después los legisladores, en
aquel entonces sólo existían los rudimentos de las
organizaciones sociales, por consiguiente, las autoridades de
esas sociedades en reciente formación sólo se habrían hecho
cargo de la solución de los problemas derivados de las
contiendas entre partes relativas a los bienes de la vida, una
vez surgido el litigio . En aquellos albores de la organización
estatal, si Estado se puede hablar en aquellos días, la
autoridad, a fin de evitar proliferación de entuertos, intervenía
en los conflictos, disponiendo la solución a dar en cada caso
concreto, para cuyo efecto establecía la norma, no ya por
categorías, sino para el asunto preciso sublite.
En un período ya mucho más avanzado del progreso
social, surge una manera nueva de solucionar aquellos
conflictos intersubjetivos de intereses de los justiciables, se
preordenan los instrumentos de solución del litigio, sin
esperar a que surja primero el problema. nace así un derecho
formulado por categorías aplicable a todas las eventuales
hipótesis en las cuales pudiera encontrarse no uno o más
19

individuos, sino un número indeterminado de ellos,
eventualmente ubicados en una idéntica situación de hecho.
En lugar de legislar para una situación actual, esto es, ya
producida, se reglan situaciones hipotéticas, prescindiendo de
los casos concretos y dejando al juez de oficio de llevar a
cabo el complejo silogístico el cual ha de conducirle a la
concreción del mandato abstracto contenido en la norma
preestablecida y no ha sido puesta ahora, como antes, para
resolver un litigio ya existente en la realidad de la vida,
Es así como los individuos conocedores
anticipadamente del estatuto jurídico establecido para reglar,
por ejemplo, el contrato de compraventa civil, mercantil o
minero, etc. asumen sus eventuales responsabilidades en su
calidad de compradores o vendedores.
Entre ambos sistemas de formulación del derecho
existe una sensible diferencia: al paso en el supuesto de la
jurisdicción de equidad, el juez es tal, y además legislador
creador de la norma para la resolución del caso específico.
Mientras, para la decisión en el sistema del derecho legislado
se formulan mandatos abstractos destinados
indeterminadamente a todos, quiénes en el futuro pudieren
eventualmente encontrarse en la realidad de la vida, en
alguna de las hipótesis o categorías descritas por el
legislador.
CRITERIOS PARA DISTINGUIR ENTRE SI
JURISDICCION, ADMINISTRACIÓN Y LEGISLACION.-
Si se dieran las circunstancias de separación absoluta
de los tres poderes del Estado, según la doctrina
comúnmente aceptada y ello fuera una realidad sin
excepciones, no habría margen alguno de error para la
calificación de cada uno de los actos emanados por aquellos:
Legislativo, Ejecutivo y Judicial como manifestaciones de la
soberanía con el ejercicio de ésta debidamente repartida,
20

actuando en una esfera rígida de atribuciones jamás podrían
entrar en conflicto y por consiguiente, debería reputarse leyes
a todos los actos del Poder Legislativo, administrativos los del
Poder Ejecutivo y judiciales los del respectivo Poder Judicial.
Una consideración del ámbito de actuación de los
Estados modernos conduciría al caos, olvidando
definitivamente, las denominadas por la doctrina, "zonas
grises" muy difíciles de catalogar, dando origen a problemas
de calificación jurídica de los actos de los tres poderes del
Estado en su actual evolución científica. Surge entonces, la
necesidad de establecer los criterios conforme a los cuales
debe de operarse para decidir en cada caso concreto la
naturaleza y origen de dichos actos.
La doctrina casi uniformemente, se ha valido de tres
criterios fundamentales y posibles para decidir, en los casos
específicos ofrecidos a la consideración del teórico tanto
como a la del práctico encuentra, a saber: 1º orgánico; 2º,
formal; y 3º substancial.
1º CRITERIO ORGANICO.-
Según la antigua teoría de la separación absoluta de
los poderes del Estado actualmente substituida por la tesis de
la interdependencia o colaboración de esos poderes a cada
uno de ellos corresponderían funciones específicas e
inconfundibles. Es así como dentro de ese esquema, el
Legislativo legisla, el Ejecutivo administra y el Judicial ejerce
jurisdicción, administrando justicia. Si dentro del marco
anterior adscribimos a cada uno de los poderes mencionados
la función exclusiva y excluyentemente privativa de cada uno
de ellos, en definitiva, cuanto emanare del Poder Legislativo
sería legislación; administración, todo cuanto tuviere su origen
en el Poder Ejecutivo; y, finalmente, jurisdiccional todo acto
nacido en el Poder Judicial. Sin embargo, en la práctica en
21

actos de la más variada índole no coinciden cabalmente con
la especial naturaleza de las funciones que la teoría asigna a
los diversos órganos del estado a que aludimos.
2º.- CRITERIO FORMAL.-
Con sujeción a un afán formalista derivado de su
denominación, se atribuiría determinada naturaleza jurídica a
un acto en razón de las meras formalidades, según mandato
de Constitución y las leyes hubieren de rodearlo. Se parte allí
de la base manifiestamente errónea de incorporar a cada
función del Estado un ejercicio reglado por manifestaciones
puramente externas. Y así por ejemplo la ley sería tal, por su
aspecto puramente formal, traducido en su esencia a la
fórmula contenida, para Chile en el art. 1º del C. Civil.,
ateniéndose exclusivamente a esa definición y prescindiendo
de su sustancia; las sentencias judiciales forma típica más
trascendente del acto jurisdiccional, serían tales con la
condición de ajustarse a los dictados de los artículos 170 del
Código de Procedimiento Civil y 342 del Código Procesal
Penal, según se tratare de su naturaleza civil o penal
respectivamente.
En tal caso se puede incidir en el error de calificar el
acto jurisdiccional por excelencia - la sentencia - fundándose
en la presencia de formalidades externas, susceptibles de ser
encontradas en manifestaciones o actos de otros poderes del
Estado. Con este propósito resulta conveniente recordar lo
sostenido por Calamandrei quien citaba al tratar este tema el
caso tan connotado de la ley de presupuesto público de forma
de una ley pero,, en estricta doctrina, no pasa de constituir la
expresión del ejercicio por el parlamento de una faculta
netamente administrativa.
3º CRITERIO FUNCIONAL.
Puede estimarse como el medio menos inseguro de
elección para decidir acerca del carácter jurisdiccional o
22

administrativo de ciertos actos jurídicos, prescindiendo del
órgano de su origen, así como de las formalidades
eventualmente exigidas en los distintos ordenamientos.
Sentada la citada premisa, será más sencillo - para calificar la
naturaleza del acto jurídico respectivo - y al mismo tiempo útil,
hacer un paralelo breve entre jurisdicción y administración,
por una parte, y entre jurisdicción y legislación, por otra.
Jurisdicción y Legislación.-
El distingo entre los actos de estas dos categorías
jurídicas, relativamente sencillo como se apreciará, puede
reducirse al siguiente esquema:
a.- Las normas en el acto legislativo son generales; en
el acto jurisdiccional, en cambio, son particulares;
b.- El acto legislativo es abstracto; el jurisdiccional,
concreto;
c.- El acto legislativo obliga a todos quiénes se
encontrasen en una misma hipótesis fáctica; el acto
jurisdiccional, en conformidad al art. 3º del Código Civil es
eficaz sólo entre las partes en la litis;
d.- El acto legislativo opera efectos generales; el acto
jurisdiccional por la inversa, opera en casos específicos; y
e.- El acto legislativo es esencialmente revocable; el
acto jurisdiccional dándose los presupuestos, requisitos y
condiciones necesarios para ser legitimado, se hace
irrevocable por el paso en autoridad de cosa juzgada
substancial de la sentencia respectiva sin perjuicio de las
formas especiales que la cosa juzgada pudiere asumir en la
especie.
Mientras el legislador dicta normas por categorías, es
decir, para quiénes se encontraren en una misma situación de
hecho ante la ley, el juez - al dictar resolución - hace concreto
su pronunciamiento en la sentencia, esto es, en el caso
específico sometido a su conocimiento. El juez subsume los
23

hechos específicos del caso sublite en el ordenamiento
jurídico correspondiente. Las normas abstractas establecidas
por el legislador - jurisdicción de derecho - o por el propio
sentenciador - jurisdicción de equidad - se convierten en la lex
specialis; todo ello en conformidad a lo estatuido por los
artículos 10 del Código Orgánico de Tribunales. Y Nº 5 del
artículo 170 del Código de procedimiento Civil Código.
Jurisdicción y Administración.-
Resulta bastante más difícil señalar la diferencia entre
actos jurisdiccionales y administrativos. Sin embargo, pese a
los muchos criterios doctrinarios elaborados a través del
tiempo para establecerla pensamos, la cosa juzgada a
nuestro juicio, constituye el más eficaz para hacer la
distinción. Pues la eficacia de cosa juzgada desplegada por
los actos jurídico procesales, sólo se da allí, donde ha habido
jurisdicción. Tal efecto o cualidad de determinados efectos de
las sentencias ejecutoriadas sólo se da en relación necesaria
con éstas, mas nunca en los actos administrativos.
Los artículos 175 y siguientes del Código de
Procedimiento Civil reglan la institución de la cosa juzgada en
el ordenamiento jurídico chileno, Una noción aproximada de
la misma nos permite conceptuarla como aquella cualidad -la
de irrevocables- de ciertos efectos -los de condena,
cautelares y ejecutivos- de algunas resoluciones judiciales -
las sentencias definitivas e interlocutorias, artículo 158 del
Código de Procedimiento Civil.- en determinado estado
-firmes o ejecutoriadas en los términos del artículo 174 del
mismo texto legal.-
Junto a la cualidad de IRREVOCABLES de dichas
sentencias, generalmente se cita otro elemento, la
coercibilidad con que opera ésta, de tal forma, al mismo
tiempo, la cosa juzgada despliega por igual irrevocabilidad y
coercibilidad así, la cosa juzgada, por una parte nos permite
24

hacer ejecutar lo juzgado y por otra impedir un nuevo
juzgamiento del mismo objeto litigioso siempre, siempre con
la concurrencia de los demás presupuestos, requisitos,
condiciones y modos aptos para legitimarla en su caso y en
algunas hipótesis, se trata por ejemplo, de la triple identidad
de parte, objeto y causa de pedir, resultando aplicable para tal
efecto el artículo 177 del Código de Procedimiento Civil.
La sentencia se hace pues, perpetua e irrevocable
porque la permanencia del acto jurisdiccional es esencial a
éste. El acto administrativo es también coercible como el
jurisdiccional; pero no es irrevocable, aquí la regla general es
la contraria, de donde se infiere, la irrevocabilidad, es el
verdadero carácter distintivo de esas dos categorías de actos
jurídicos.
CARACTERISTICAS DE LA JURISDICCION.-
Enunciación._
Dado el examen realizado del concepto de jurisdicción,
fluyen una serie de características fáciles de comprender,
siendo ellas las siguientes:
a.- Es un poder deber del estado,
b.- Es una función pública,
c.- Es un concepto unívoco,
d.- Es esencialmente territorial,
e.- Es esencialmente improrrogable,
f.- - Es esencialmente indelegable,
g. - Es privativa de los órganos creados al efecto, y
h. - Sus actos típicos tienen autoridad de cosa
juzgada.-

a.-- La jurisdicción es un Poder-Deber.-
La actividad jurisdiccional es una de las tres funciones
ejercidas por el Estado a nombre de la comunidad. siendo
por una parte un poder, se trata como lo hemos advertido, de
25

una manifestación de la soberanía estatal y en su virtud para
la mantención tanto de su propia organización como para el
resguardo de la paz social; puede intervenir, resolver y hacer
cumplir lo juzgado, incluso compulsivamente en todos los
conflictos suscitados entre particulares -orden privado- o entre
éstos y el propio Estado -orden público-.
En la Constitución vigente el artículo 76 inciso 1º se
encarga de señalar esta modalidad de la Jurisdicción al decir:
" la facultad de conocer de las causas civiles y criminales, de
resolverlas y de hacer ejecutar lo juzgado, pertenece
exclusivamente a los tribunales establecidos por la ley..."
Lo anterior no es sino una aplicación de otros dos
preceptos constitucionales. En efecto, de acuerdo al art. 5º de
la Constitución vigente a su vez prescribe: " La soberanía
reside esencialmente en la Nación. Su ejercicio se realiza por
el pueblo a través del plebiscito y de elecciones periódicas y,
también, por las autoridades que esta Constitución
establece...".
En seguida, constituyendo uno de los preceptos
relevantes para configurar el denominado Estado de Derecho
en esta Constitución, lo constituye el artículo 7º, cuyo tenor
es: " Los órganos del Estado actúan válidamente previa
investidura regular de sus integrantes dentro de su
competencia y en la forma que prescriba la ley.
Ninguna magistratura, ninguna persona ni grupo de
personas puede atribuirse, ni aun a pretexto de
circunstancias extraordinarias, otra autoridad o derechos que
los que expresamente se les haya conferido en virtud de la
Constitución o las leyes."
En segundo lugar la Jurisdicción, se nos presenta como
un "deber" del Estado. Su creación por los coasociados
obedece a distintas finalidades siendo la más importante la de
26

propender al bien común, mantener la paz social y, dar
seguridad a todos quiénes lo conforman, para el cumplimiento
de tales fines los particulares le entregan un poder soberano
cuyo ejercicio se hará efectivo cuando se le pida, así asoma
la idea de "deber".
La jurisdicción es un deber porque el Estado,
constituye la comunidad de los individuos, los cuales se ha
agrupado no solo para evitar la auto-tutela sino también para
llevar a cabo la comunicación entre ellos, para estar frente a
frente en paz tienen la obligación de darse una organización y
disfrutar de la seguridad y los conflictos interpersonales sean
resueltos por el órgano adecuado, el cual siempre estará a
disposición de los integrantes de la comunidad.
La idea de "deber" se encuentra expresada
genéricamente para todos los órganos del Estado en el Art. 6º
de la Constitución al decir: "Los órganos del Estado deben
someter su acción, a la Constitución y a las normas dictadas
conforme a ella.
Los preceptos de esta Constitución obligan tanto a los
titulares o integrantes de dichos órganos como a toda
persona, institución o grupo.
La infracción de esta norma generará las
responsabilidades y sanciones que determine la ley.
En seguida, específicamente, tratándose de los
órganos jurisdiccionales, los artículos 76 inciso 2º de la
Constitución y 10 inc. 2º del Código Orgánico de Tribunales
consagran el principio de la inexcusabilidad, necesario
corolario del "deber" de la jurisdicción: "Reclamada su
intervención en forma legal y en negocios de su competencia,
no podrán excusarse de ejercer su autoridad, ni aún por falta
de ley que resuelva la contienda o asuntos sometidos a su
decisión."
27

En el orden de la responsabilidad de los jueces nos
encontramos con el juez que no cumpla el "deber" de la
Jurisdicción se encuentra sujeto a sanciones penales y
disciplinarias. Así, por ejemplo en el artículo 79, inciso 1º de la
Constitución Política. se establece una responsabilidad penal
por "denegación y torcida administración de justicia"; y
en los artículos 224 y 225 del Código Penal se tipifican los
delitos de la denegación maliciosa y culpable de "justicia",
respectivamente.
b.- Es una función Pública.-
Hemos visto con anterioridad la definición de la
Jurisdicción como "poder-deber" del Estado, en el aspecto
doble de facultad y obligación se resume en una frase
"Función Pública". Al ser la jurisdicción una emanación de
la soberanía del estado nace otra característica, pues al ser
ejercida a través de órganos determinados debe cumplir con
una función, cual es la de resolver conflictos de relevancia
jurídica y establecer sanciones cuando exista una violación
del orden jurídico estatuido, tratase de una función pública al
encontrarse entregada a órganos públicos y sujeta a normas
de Derecho Público y de orden público - artículos. 5, 6, 7 y 76
de la Constitución, y 1º y 10º del Código Orgánico de
Tribunales.-
c.- Es un Concepto Univoco.-
Si existe una institución en Derecho Procesal en donde
se haga presente la unidad conceptual, es sin lugar a dudas
la jurisdicción, siendo ella siempre ese "poder-deber"
emanación de la soberanía cuya función exclusiva consiste
en resolver conflictos con ingredientes de relevancia jurídica
suscitados entre particulares o cuando surjan de una violación
del ordenamiento jurídico o social. Cualquiera sea el órgano
encargado de ejercer esa función o la materia a tratar o las
personas en ella involucradas, la función jurisdiccional es
28

siempre la misma, pues se produce la substitución de la
voluntad de las partes por la del Estado, existe una actuación
concreta de la voluntad abstracta de la ley, sea directamente,
sea a través de la aplicación de normas de equidad, por
orden de la ley.
d.- Es Esencialmente Territorial.-
Por ser una emanación o una manifestación de la
soberanía del estado, la jurisdicción presenta sus mismas
limitaciones y entre ellas, la de ser esencialmente territorial.
Este poder-deber sólo debe y puede ejercerse dentro de los
límites o ámbito geográfico del Estado, la ley aplicada por el
juez - art. 10 del Código Orgánico de Tribunales es también
territorial.
Como consecuencia de esta territorialidad, todos los
habitantes de la República están sujetos a este poder-deber o
potestad jurisdiccional - artículos 14 del Código Civil, 5º del
Código Orgánico de Tribunales, 1º del Código. De
Procedimiento Civil. y 5º del Código Penal -
Empero, existen casos de extraterritorialidad y de
inmunidad de jurisdicción fundamentalmente vinculadas al
derecho internacional según veremos oportunamente. En
virtud de la coexistencia de los Estados, éstos deben soportar
recíprocamente la actuación de actos jurisdiccionales
emanados de otros Estados, de esta manera las sentencias
pronunciadas por tribunales chilenos pueden cumplirse en el
extranjero, asimismo, las sentencias extranjeras pueden
cumplirse en Chile previo procedimiento de homologación o
exequátur; de igual modo opera, el sistema de la extradición,
tanto activa como pasiva.
e.-Es esencialmente improrrogable.-
La jurisdicción es improrrogable, esto es, se encuentra
en la imposibilidad de ser modificada o alterada por la
voluntad de los individuos, no se puede otorgar facultad
29

jurisdiccional a quien por ley no la tiene. La improrrogabilidad
emana directamente de la fuente de la jurisdicción, la
soberanía, de acuerdo al art. 5º de la Constitución: " La
soberanía reside esencialmente en la Nación. Su ejercicio se
realiza en el pueblo a través del plebiscito y de elecciones
periódicas y, también, por las autoridades que esta
Constitución establece. Ningún sector del pueblo ni individuo
alguno puede atribuirse su ejercicio - inciso 1º-
Más adelante, ese mismo texto señala:"ninguna
magistratura, ninguna persona ni grupo de personas puede
atribuirse, ni aun a pretexto de circunstancias extraordinarias,
otra autoridad o derechos que los que expresamente se les
haya conferido en virtud de la Constitución y las leyes.
Todo acto en contravención a este artículo es nulo y
originará las responsabilidades y sanciones que la ley señale
- Art.7º, incs. 2º y 3º-
Ahora bien, sentada esta premisa, ¿ Qué sucede con
los jueces árbitros ¿ Los jueces árbitros son designados por
las partes para la resolución de un conflicto, ¿ no significa
acaso una prorroga la jurisdicción al respecto ?
Nuestra respuesta es negativa, los árbitros son jueces
como cualquiera otros jueces, pero con ciertas salvedades,
en primer lugar, son designados por las partes para un caso
concreto; en segundo lugar, carecen de la facultad de
imperio; en tercer lugar, su encargo deben desempeñarlo
dentro de un plazo, etc. Pero ello no importa una prórroga
porque la ley explícitamente los regula,. más aún, no son las
partes quienes le confieren jurisdicción, sino la ley, en efecto,
el árbitro como todo juez nace como tribunal sólo cuando es
instalado en el cargo y eso ocurre en el momento
determinado por la ley y no cuando lo establecen las partes,
esto lo prescribe el artículo 236 del Código Orgánico de
Tribunales: "el árbitro que acepta el encargo deberá
30

declararlo así, y jurará desempeñarlo con la debida fidelidad y
en el menor tiempo posible. .Con la notificación personal, con
la aceptación y con el juramento el árbitro se convierte en
juez.
Es más, del contenido del artículo 76 del Constitución
Política de la República, advertimos una imposición destinada
a señalar la facultad de conocer de las causas civiles y
criminales, de resolverlas y de hacer ejecutar lo juzgado
pertenece exclusivamente a los tribunales establecidos por la
ley y los jueces árbitros son tribunales establecidos por la ley.
En seguida, el constituyente no establece ninguna distinción,
verificándola únicamente en el inc.3º al tratar de la facultad de
imperio.-
f.- Es esencialmente indelegable.-
El juez no puede delegar o conceder la jurisdicción a
otro órgano particular o autoridad, encontrándose instalado el
tribunal - nombrado y juramentado de acuerdo a los artículos
299 a 305 del Código Orgánico de Tribunales no puede dejar
de ejercer su ministerio, si no es por causa legal.
El artículo 7º inciso 1º de la Constitución señala:"los
órganos del Estado actúan válidamente previa investidura
regular de sus integrantes dentro de su competencia y en la
forma que prescriba la ley..."
" Todo acto en contravención a este artículo es nulo y
originará las responsabilidades y sanciones que la ley señale
" art. 7º, inc. final.
Delegar, de acuerdo al Diccionario de la Real Academia
“es dar una persona a otra la jurisdicción que tiene por su
dignidad u oficio, para que haga sus veces o conferirle su
representación". El juez no puede dar a otro lo que es
su obligación, ejercer como tal y como funcionario público, en
caso de contravención los actos del delegado serán nulos,
porque no ha sido investido en el cargo en la forma
31

determinada por el Código Orgánico de Tribunales.
El juez delegante estará sujeto a la responsabilidad
consiguiente, sea política - artículo 52 nº 2, letra c.- de la
Constitución- cuando se trate de magistrados de tribunales
superiores de justicia; sea ministerial -artículo 79 de la
Constitución y 324 y siguientes del Código Orgánico de
Tribunales. - o penal, por el delito de abandono de destino -
artículo. 254 del Código Penal.-
El juez solamente puede delegar parcialmente su
competencia, pero nunca su jurisdicción, esta delegación está
permitida por la ley y debe recaer en otro juez también
provisto de jurisdicción y sólo opera en razón del factor
"territorio", el tribunal delega competencia en forma específica
a través del mecanismo de los exhortos.
g .- Es privativa de los órganos creados al efecto.-
Esto es, la jurisdicción se radica exclusivamente en los
órganos creados por la Constitución y la Ley, siendo ellos
preferentemente en los tribunales de justicia.
La Jurisdicción sólo puede ser ejercida por los jueces,
siéndolos también, aquellas personas investidas de actividad
jurisdiccional, así el Director Regional del servicio de
Impuestos Internos está constituido como tribunal de primera
instancia por la ley, para el conocimiento y fallo de las
reclamaciones tributarias.
h.- Sus actos tienen autoridad de cosa juzgada.-
Sólo los actos jurisdiccionales de decisión tienen la
cualidad de los efectos de la cosa juzgada. Ni los actos
administrativos ni los actos legislativos son inmutables en el
tiempo y pueden ser revocados o modificados por otro de
igual carácter. Mientras tanto, los actos jurisdiccionales
habiendo adquirido el carácter o la autoridad de cosa juzgada
son inmutables y su decisión es generalmente, definitiva en el
32

tiempo.
LIMITES DE LA JURISDICCION.-
La actividad del Estado en cuanto a la solución de
conflictos, se encuentra limitada por diversos factores, en
primer término lo está en cuanto a la materia, la jurisdicción
sólo se puede ejercer en materias de interés jurídico.
En segundo término, se acota en lo relativo a la
persona a quien corresponde su ejercicio, lo hemos reiterado,
solo una persona constituida como tribunal puede ejercer
jurisdicción, ni la delegación ni la prórroga son admitidas en el
campo de este poder-deber del Estado.
En tercer lugar, la jurisdicción de un Estado se
encuentra limitada por el territorio en donde se ejerce y aún
dentro del territorio nacional, la jurisdicción se encuentra
limitada por las inmunidades de jurisdicción - inmunidades
soberanas, reguladas por el Derecho Internacional.
En esta parte sólo dedicaremos nuestra atención a lo
referente a la limitación en consideración al factor territorio
pero visto desde la perspectiva de la extraterritorialidad y de
las inmunidades soberanas.-

TERRITORIALIDAD Y EXTRATERRITORIALIDAD.
Principio general.- Hemos remarcado el carácter de
territorial de la jurisdicción del Estado por tener la misma
calidad su soberanía, este principio general se encuentra
consagrado en numerosos preceptos legales, entre los cuales
destacan los artículos 5º del Código Orgánico de Tribunales.
al prescribir que la competencia de los tribunales se extiende
a todos los asuntos que se promueven dentro del territorio de
la República y 5º del Código Penal.
EXTRATERRITORIALIDAD.-
Sin embargo, es posible en ciertas situaciones,
33

permitirle a un tribunal chileno, se aboque al conocimiento de
algunos asuntos suscitados en territorio extranjero por
aplicación de las normas del Derecho Internacional Privado,
cuando de conformidad a sus disposiciones las reglas del
conflicto hacen competente a un tribunal chileno.
Los casos de extraterritorialidad más notables y más
concretos se refieren a ciertos aspectos penales, en efecto,
de acuerdo al artículo 6º del Código Penal: " los crímenes o
simples delitos perpetrados fuera del territorio de la República
por chilenos o por extranjeros no serán castigados en Chile
sino en los casos determinados por la ley". Estos "casos
determinados por la ley" se encuentran en el artículo. 6º del
Código Orgánico de Tribunales consagrando así, en nuestro
derecho, lo que en Derecho Internacional Público y Derecho
Penal es conocido como "Principio de Protección".
Señala la disposición del Código Orgánico: "quedan
sometidos a la jurisdicción chilena los crímenes y simples
delitos perpetrados fuera del territorio de la República que a
continuación se indican:
1º.- los cometidos por un agente diplomático o consular
de la República, en el ejercicio de sus funciones;
2º.- la malversación de caudales públicos, fraudes y
exacciones ilegales, la infidelidad en la custodia de
documentos, la violación de secretos, el cohecho, cometido
por funcionarios públicos chilenos al servicio de la República;
3º.- Los que van contra la soberanía o contra la
seguridad exterior del Estado. perpetrados ya sea por
chilenos naturales, ya por naturalizados, y los contemplados
en el párrafo 14 del Título VI del Libro II del Código Penal,
cuando ellos pusieren en peligro la salud de los habitantes de
la República;
4º.- los cometidos, por chilenos o extranjeros, a bordo
de un buque chileno en alta mar, o a bordo de un buque
34

chileno de guerra surto en aguas de otra potencia.
5º.- La falsificación del sello del Estado, de moneda
nacional, de documentos de crédito del Estado, de las
Municipalidades o de establecimientos públicos, cometida por
chilenos o por extranjeros que fueren habidos en el territorio
de la República;
6º.- Los cometidos por chilenos contra chilenos, si el
culpable regresa a Chile sin haber sido juzgado por la
autoridad del país en que delinquió;
7º.- La piratería;
8º.- Los comprendidos en los tratados celebrados con
otras potencias…”
.
De estos delitos conocen los tribunales de Santiago -
artículo 167 del Código Orgánico de Tribunales. - Otros casos
de extraterritorialidad configuran como delitos penados en el
Derecho Internacional, por ejemplo, la trata de blancas, el
tráfico de esclavos, el tráfico de estupefacientes, la
destrucción y deterioro de cables submarinos, la piratería
aérea, los crímenes de lesa humanidad, etc.
INMUNIDAD DE JURISDICCION.-
Hemos visto con anterioridad como en Chile rige la ley
nacional para todas las personas, nacionales o extranjeras y
de esta forma todos sus habitantes, se encuentran sujetos a
la jurisdicción de los tribunales chilenos. Sin embargo, existen
algunas excepciones reconocidas por el Derecho
internacional para ciertas personas, quienes pese a
encontrarse en el territorio de un Estado no se someten a su
jurisdicción, se trata de las inmunidades de jurisdicción.
En la actualidad la doctrina ha incorporado el término
"inmunidades soberanas" para referirse a la inmunidad de
jurisdicción - imposibilidad de juzgamiento - y a la inmunidad
de ejecución imposibilidad de ejecución del fallo.
35

En nuestro país la inmunidad de jurisdicción está
explícitamente consagrada en el artículo 9º del Decreto Ley.
2.349 el cual establece normas sobre contratos
internacionales para el sector público -contratos de Estado,
según la doctrina- "Cualquier Estado extranjero y sus
organismos, instituciones y empresas podrán impetrar en
Chile la inmunidad de jurisdicción y de ejecución, según el
caso, en los mismos términos y con igual amplitud e idénticas
excepciones como la reconociere su propia legislación en
favor del Estado de Chile o de sus organismos, instituciones
o empresas".
En Derecho Internacional se consagra la inmunidad a :
a.- Los Estado extranjeros;

b.- Los representantes el Estado y los Agentes
Diplomáticos;
c.- Las misiones especiales y las organizaciones
internacionales.
d.- Las fuerzas Armadas extranjeras.
LOS ESTADO EXTRANJEROS.-
Cualquier órgano del Estado incluyendo a sus
empresas las cuales forman parte de su organización interna,
están protegidas por la inmunidad de jurisdicción y por la de
ejecución.
La doctrina ha considerado los actos de gestión en
donde el Estado y sus organismos actúan en calidad de
personas privadas en la celebración de actos regulados por
el Derecho privado -no soberanos- no están sujetos a la
inmunidad de jurisdicción; por el contrario gozarían de dicha
inmunidad cuando se trata de actos públicos o soberanos.
Estas inmunidades, tanto de jurisdicción como de ejecución
son plenamente renunciables expresamente.
El Estado chileno puede renunciar a sus inmunidades,
36

en virtud de lo dispuesto en los artículo 1º y 2º del Decreto
Ley 2349, cabe destacar que este cuerpo legal acepta la
distinción entre actos de gestión y actos de imperio cuando
expresa, se puede renunciar a la inmunidad de jurisdicción en
pactos destinados a sujetar al derecho extranjero los
contratos internacionales cuyo objeto principal diga relación
con negocios u operaciones de carácter económico o
financiero - artículo 1º, inciso final.
El artículo 2º autoriza la renuncia de la inmunidad de
ejecución: " Declárase que el Estado de Chile y sus
organismos, instituciones o empresas, podrán renunciar a la
inmunidad de ejecución en los contratos referidos en el
artículo anterior. Pero tal renuncia se entenderá limitada al
cumplimiento de las sentencias recaídas en litigios derivados
del contrato específico en que ella se haya convenido.
Tratándose de organismos, instituciones o empresas con
personalidad jurídica distinta a la del Estado la renuncia
afectará exclusivamente los bienes del dominio de la entidad
contratante..." inciso. 1º.
Empero, la renuncia de inmunidad de ejecución
expresamente autorizada tiene limitaciones, siendo
improcedente: "respecto de los bienes inmuebles y del
mobiliario destinado a mantener una misión diplomática o
consular o la residencia del Jefe de ellas". – artículo 6º inc. 1º
-
EL JEFE DE ESTADO Y LOS REPRESENTANTES Y
AGENTES DIPLOMATICOS.-
El Jefe de Estado como su representante máximo,
presenta las mismas características de éste y
consiguientemente goza de inmunidad de jurisdicción civil y
penal.
1.- Gozan de inmunidad de jurisdicción los agentes
diplomáticos tanto en materia penal como en materia civil,
37

pero en este último caso con ciertas salvedades -artículo 31,
párrafo 1º de la Convención de Viena sobre relaciones
diplomáticas-. también gozan de inmunidad de ejecución, con
las mismas salvedades que en materia civil y con tal que no
sufra menoscabo la inviolabilidad de su persona o de su
residencia –artículo .31 párrafo 3 -.
Estas inmunidades se extienden también a los
miembros de la familia del agente diplomático extranjero, a
los miembros extranjeros de la misión diplomática, siempre
que no tengan residencia habitual en el Estado receptor, los
criados particulares en igual situación, etc. –artículo 37 de la
Convención citada-.
En todo caso, las inmunidades mencionadas, sean de
jurisdicción o de ejecución, pueden renunciarse por el Estado
acreditante, pero la renuncia ha de hacerse expresamente,
esto es, en términos formales y explícitos -art. 32 del
Convención.-.
2.- También gozan de inmunidad los funcionarios
consulares y los empleados consulares, salvo en los
contratos o actos en los cuales estos funcionarios no hayan
concertado explícita o implícitamente, su carácter de agente
del Estado remitente; o en caso de procedimiento civil
entablado por un tercero como consecuencia de daños
causados por un accidente de vehículo, buque o avión,
ocurrido en el estado receptor –artículo 43 de la Convención
de Viena sobre relaciones consulares-
El artículo 45 de esa Convención autoriza al Estado
que envía a renunciar, respecto de un miembro de la oficina
consular, las inmunidades - de jurisdicción o ejecución -, pero
esta renuncia debe ser siempre expresa.
LAS MISIONES ESPECIALES Y LAS
ORGANIZACIONES INTERNACIONALES.-
Gozan de inmunidad de jurisdicción y de ejecución los
38

representantes enviados en una misión especial, en materia
penal absolutamente; en cambio, en materia civil y
administrativa con ciertas limitaciones -artículo 31 de la
Convención sobre las Misiones Especiales-
Estas inmunidades pueden ser renunciadas por el
Estado remitente, pero esta renuncia debe ser siempre
expresa y para casos determinados - artículo 41 de la
Convención sobre misiones especiales -
También gozan de inmunidades los representantes de
organizaciones internacionales, como las Naciones Unidas,
Organizaciones de Estados Americanos, etc.
LAS FUERZAS ARMADAS EXTRANJERAS.-
También gozan de inmunidad de jurisdicción y de
ejecución las fuerzas armadas extranjeras estacionadas en
otro estado con el consentimiento de éste.
Las fuerzas armadas pueden renunciar a su inmunidad
de soberanía, en nuestro país, la renuncia de inmunidad de
ejecución no puede efectuarse; no valdrá renuncia alguna de
inmunidad de ejecución con respecto a bienes destinados a
fines militares, tanto aquellos que sean propiamente de
carácter militar como aquellos que se encuentran bajo control
de una autoridad militar o agencia de defensa – artículo 6º,
inciso .2º D.L. 2.340-

LOS CONFLICTOS DE
J U R I S D I C C I ON.

Los conflictos de Jurisdicción aparecen cuando dos
órganos pretenden ejercer la actividad jurisdiccional, uno con
exclusión del otro, en la solución de un caso concreto. Esta
situación de conflicto puede producirse en las siguientes
circunstancias:
1.- Desde el punto de vista del Derecho Internacional
39

existe conflicto de jurisdicción cuando dos Estados reclaman
para sí el conocimiento de un asunto al cual pretenden aplicar
su ley interna.
Un autor ha sostenido lo siguiente: "el conflicto de
jurisdicción existe toda vez que en un litigio de derecho
privado con elementos internacionales es necesario
determinar si los tribunales del país donde se plantea tienen o
no jurisdicción para conocer del mismo o para reconocer y
cumplir las resoluciones judiciales extranjeras".
2.- También pueden producirse conflictos de jurisdicción
en el caso de ocupación o anexiones territoriales. En un
mismo territorio pueden aplicarse jurisdicciones diferentes y
entrar éstas en conflicto al momento de determinar cuál de
esos tribunales puede conocer y fallar el asunto.
3.- En materia procesal propiamente tal puede existir
conflicto de jurisdicción en el caso de cumplimiento en Chile
de resoluciones judiciales extranjeras; esto es, cuando la
sentencia que se trate de cumplir se oponga a la jurisdicción
nacional - artículo. 245 nº 2 del Código de Procedimiento
Civil.-
4.- Se llama conflicto de jurisdicción toda aquella
controversia suscitada entre autoridades del Poder Judicial y
autoridades Administrativas.-
Si el conflicto se suscita entre autoridades
administrativas y tribunales inferiores, resuelve la Corte
Suprema.
Si el conflicto se suscita entre autoridades
administrativas y tribunales superiores de justicia - Cortes de
Apelaciones y Corte Suprema -, resuelve el Senado –artículo
53 , Nº3 de la Constitución Política.-
MOMENTOS JURISDICCIONALES.-
La actividad jurisdiccional no se ejerce inmediatamente
sino en fases o etapas, Tal es así, como el órgano
40

jurisdiccional debe sujetarse tanto en el conocimiento y
resolución de un asunto a determinado procedimiento que
constituye la materialización del proceso, siendo por su propia
naturaleza un conjunto sucesivo de actos vinculados por la
unidad de su objetivo.
Tanto la Constitución en su artículo 76 inciso 1º, como
el Código Orgánico de Tribunales contemplan como
momentos o etapas del ejercicio de la jurisdicción al
conocimiento, juzgamiento y ejecución de lo resuelto: " La
facultad de conocer de las causas civiles y criminales, de
resolverlas -juzgarlas, dice el C.O.T.- y de hacer ejecutar lo
juzgado, pertenece exclusivamente a los tribunales
establecidos por la ley..."
Tanto la fase de conocimiento como la de juzgamiento
son esenciales en la jurisdicción. La fase de ejecución
-imperio- puede no ser desarrollada por lo órganos
jurisdiccionales como ocurre por ejemplo con la ejecución de
las sentencias meramente penales; o bien, pueden existir
sentencias sin necesidad de la existencia de etapa de
ejecución sin dejar por ello, de ser una expresión de la
actividad jurisdiccional.-
FASE DEL CONOCIMIENTO.-
Como en toda actividad humana, para emitir una
opinión sobre algún asunto determinado es preciso conocer o
tomar conocimiento de la cuestión propuesta, a través de
quiénes tienen interés en la misma o por propia iniciativa,
siendo imprescindible para la persona encargada de adoptar
una decisión, tener cabal conocimiento del asunto sobre el
cual ha de recaer ésta, tomando las providencias del caso
para obtenerlo.-
En materia propiamente jurisdiccional la facultad de
conocer se traduce en someterse a determinados
41

procedimientos, a través de ellos el tribunal va adquiriendo los
antecedentes útiles para expedir un veredicto acertado.
FASE DE CONOCIMIENTO EN EL PROCEDIMIENTO
CIVIL.-
En los asuntos de naturaleza civil la fase de
conocimiento se relaciona directamente con las etapas de
discusión y de prueba, siendo de mayor o menor extensión,
según sea el procedimiento empleado. Así, por ejemplo en el
juicio ordinario civil de mayor cuantía regulado en el Libro II
del Código de Procedimiento Civil la fase de conocimiento se
compone de las etapas de discusión, configurada por los
escritos de demanda, contestación a la demanda, réplica,
duplica y conciliación; de prueba, configurado por el término
probatorio, las probanzas rendidas y las observaciones al
examen de la prueba; y sentencia, mediante la cual se pone
término al juicio cuando adquiere el carácter de cosa juzgada.
Agotada la fase de discusión el tribunal tiene una
primera gran posibilidad de conocer los hechos en el
momento de revisar los escritos a fin de determinar la
existencia o inexistencia de un término de prueba.
FASE DE CONOCIMIENTO EN EL PROCEDIMIENTO
PENAL.-
En el procedimiento penal, específicamente en el juicio
ordinario, regulado por el Libro II del Código Procesal Penal la
fase de conocimiento se produce en la preparación del juicio
oral en donde se deduce la acusación del ministerio público,
en caso de existir presencia del querellante particular, puede
adherir a la acusación o acusar particularmente. Por su parte
de acuerdo con el artículo 263 del texto legal citado, el
acusado puede defenderse por escrito exponiendo los
argumentos pertinentes; en todo caso si no se defendiere por
escrito podrá hacerlo verbalmente en la ocasión que señala
42

el artículo 268. Esta etapa prosigue en el juicio oral pues en la
audiencia respectiva se debe escuchar las alegaciones y
argumentaciones de las partes de acuerdo a lo expresado por
el artículo 291 del Código Procesal Penal.

FASE DE PRUEBA.-
Conforme a lo que dispone el artículo 296 del Código
Procesal Penal la prueba ofrecida para de servir de base a la
sentencia deberá rendirse durante la audiencia del juicio oral,
salvo las excepciones contempladas por la ley
FASE DE JUZGAMIENTO.-
Juzgar, de acuerdo al diccionario de la Real Academia
de la Lengua, es "deliberar, quien tiene autoridad para ello,
acerca de la culpabilidad de alguno o de la razón que le asiste
en cualquier asunto, y sentenciar lo procedente".-
Juzgar es emitir un juicio, es sentenciar, juzgar significa
decidir el conflicto de intereses de relevancia jurídica u
originado por una infracción al ordenamiento jurídico social.
Esta fase del juzgamiento normalmente termina con la
sentencia pronunciada por el tribunal de base, siendo el
primero en conocer del asunto, dicha sentencia debe cumplir
con una serie de requisitos -arts.342 del Código Procesal
Penal.- traduce el camino seguido por el juez, partiendo del
conocimiento adquirido para llegar a la solución.. En cuanto a
la oportunidad para pronunciarla, el artículo 343 expresa la
obligación de expedirla en la audiencia respectiva; empero,
excepcionalmente se puede diferir en los casos señalados por
la misma ley.
FASE DE HACER EJECUTAR LO JUZGADO.-
Esta fase del ejercicio de la jurisdicción se vincula con
la denominada "FACULTAD DE IMPERIO", expresión de
origen romano, en virtud de la cual los fallos de los jueces
43

llevan en sí la posibilidad de ser cumplidos aún por la fuerza
-coacción-.
Desde luego podemos afirmar, tanto la fase del
conocimiento como la del juzgamiento son elementos
esenciales de la jurisdicción, tales ideas se encuentran
indisolublemente ligadas con ésta. En cambio, como lo
consignan tanto la Constitución como el Código Orgánico de
Tribunales la fase de hacer ejecutar lo juzgado, es elemento
de la naturaleza de la jurisdicción, pues no es imprescindible
su realización si el obligado cumple voluntariamente la
prestación o la abstención o si no existe iniciativa de parte, en
materia civil; y, en materia penal con la vigencia del Código
Procesal Penal el artículo 466 otorga intervención en materia
de ejecución al juez de garantía competente, y para el
cumplimiento de la decisión civil de acuerdo a lo expresado
en el artículo 472 del mismo texto legal, regirán las
disposiciones sobre ejecución de las resoluciones judiciales
que establece el Código de Procedimiento Civil.
LA FACULTAD DE IMPERIO.-
Esta atribución concedida por la Constitución y la ley, a
los Tribunales de Justicia no significa necesariamente recurrir
a la fuerza para la ejecución de las resoluciones judiciales;
imperio no es sinónimo de fuerza o coacción, sino de
potencialidad en su utilización. El tribunal está eventualmente
facultado para ordenar el auxilio de la fuerza pública, cuando
el condenado -sujeto pasivo- se niegue a cumplir
voluntariamente la sentencia.
La Constitución vigente ha señalado una disposición
categórica a este respecto, ordenando a la autoridad
administrativa a obedecer las decisiones judiciales, en efecto,
de acuerdo al artículo 76, incisos. 3º y 4º de la Constitución
Política "para hacer ejecutar sus resoluciones y practicar o
hacer practicar los actos de instrucción que decreten. los
44

tribunales ordinarios de justicia y los especiales que integran
el Poder Judicial, podrán impartir ordenes directas a la fuerza
pública o ejercer los medios de acción conducentes de que
dispusieren. Los demás tribunales lo harán en la forma que la
ley determine" inciso. 3º.- El precepto constitucional limita su
contenido a los tribunales ordinarios o especiales que
integran el Poder Judicial, excluyendo por ejemplo, a los
tribunales arbitrales los cuales carecen de dicha facultad,
estos tribunales no pueden impartir directamente ordenes a
las autoridades administrativas para hacer cumplir sus
resoluciones, debiendo para ello recabar la asistencia de un
tribunal ordinario. Tal situación la contempla expresamente el
artículo 635, inciso 3º del Código de Procedimiento Civil que
señala: "cuando el cumplimiento de la resolución arbitral exija
procedimiento de apremio o el empleo de otras medidas
compulsivas, o cuando haya de afectar a terceros que no
sean parte en el compromiso, deberá ocurrirse a la justicia
ordinaria para la ejecución de lo resuelto". Igual regla
establece el artículo 643 Código de Procedimiento Civil
respecto de la ejecución de las sentencias de los árbitros
arbitradores.-
Agrega el inciso.4º del artículo 76 del Constitución
Política que "La autoridad requerida deberá cumplir sin más
trámite el mandato judicial y no podrá calificar su fundamento
u oportunidad, ni la justicia o legalidad de la resolución que se
trata de ejecutar".
EJECUCION EN MATERIA CIVIL.-
El sujeto pasivo no debe haber cumplido
voluntariamente la obligación para poder iniciar esta vía, de
conformidad a la regla de la ejecución contemplada en los
artículos. 113 y 114 del Código Orgánico de Tribunales. La
ejecución de las resoluciones judiciales corresponde al
45

tribunal que las hubiere pronunciada en primera o en única
instancia - artículos 113, inciso 1º del Código Orgánico de
Tribunales y 231, inciso 1º del Código de Procedimiento
Civil.-
Desde un punto de vista doctrinario sólo pueden
ejecutarse y eventualmente cumplirse compulsivamente
empleando un procedimiento de apremio las sentencias de
condena, esto es, cuando se impone al sujeto pasivo una
obligación -prestación o abstención- así por ejemplo, si
determina el pago de una indemnización de perjuicios. Ni las
sentencias declarativas ni las meramente constitutivas
requieren de un procedimiento de apremio, por ejemplo,
cuando se declara una prescripción, en este caso basta con
su correspondiente inscripción en el Conservador de Bienes
Raíces.
En nuestro derecho procesal sólo producen cosa
juzgada las sentencias definitivas y las interlocutorias de
primera clase o grado -artículo 175 del Código de
Procedimiento Civil. - y, consiguientemente, en su virtud se
genera la acción de cosa juzgada: " Corresponde la acción de
cosa juzgada a aquel a cuyo favor se ha declarado un
derecho en el juicio, para el cumplimiento de lo resuelto o
para la ejecución del fallo en la forma prevenida por el Título
XIX de este Libro" artículo 176 del Código de Procedimiento
Civil.-
Pero no es suficiente para proceder a su ejecución la
circunstancia de tratarse de sentencias definitivas o
interlocutorias sino además, deben haber adquirido la calidad
de firmes o ejecutoriadas o simplemente causar ejecutoria. –
artículos . 175, 231, inciso.1º; 434, Nos.1 y 7, y 773 del
Código de Procedimiento Civil..- prescribe por su parte, el
artículo 174 del Código de Procedimiento Civil, sic: " se
46

entenderá firme o ejecutoriada una resolución desde que se
haya notificado a las partes, si no procede recurso alguno en
contra de ella; y, en caso contrario, desde que se notifique el
decreto que la manda cumplir, una vez que terminen los
recursos deducidos, o desde que transcurran todos los plazos
que la ley concede para la interposición de dichos recursos,
sin que se hayan hecho valer por las partes. En este último
caso, tratándose de sentencias definitivas, certificará el hecho
el Secretario del Tribunal a continuación del fallo, el cual se
considerará firme desde este momento, sin más trámite".
Las sentencias causan ejecutoria cuando se pueden
cumplir no obstante existir recursos pendientes en su contra,
siendo dos son las fuentes de esta categoría de resoluciones.
Por una parte, causa ejecutoria una sentencia, cuando
se concede una apelación en el sólo efecto devolutivo:
"Cuando la apelación procede sólo en el efecto devolutivo,
seguirá el tribunal inferior conociendo de la causa hasta su
terminación, inclusa la ejecución de la sentencia definitiva" –
artículo 192 del Código de Procedimiento Civil.-
La otra fuente de esta clase de sentencias es el recurso
de casación: "El recurso de casación no suspende la
ejecución de la sentencia, salvo cuando su cumplimiento
haga imposible llevar a efecto la que se dicte si se acoge el
recurso, como sería si tratare de una sentencia que declare la
nulidad de un matrimonio o permita el de un menor..."
-artículo 773, inciso 1º Código de Procedimiento Civil. -
PROCEDIMIENTOS COMPULSIVOS
CONTEMPLADOS POR LA LEY PROCESAL.-
En materia procesal civil existen diversos
procedimientos compulsivos, algunos generales y otros
especiales, entre ellos están:
1º.- El denominado "procedimiento incidental de
47

ejecución" o procedimiento ejecutivo especial, contemplado
en el Título XIX del Libro I del Código de Procedimiento Civil
artículos. 231 y siguientes, procede solamente, cuando se
solicita la ejecución de la resolución dentro del término de un
año contados desde que la ejecución se hizo exigible -
artículo. 233, inciso 1º Código de Procedimiento Civil.- esta
solicitud de cumplimiento ejecutivo debe presentarse ante el
tribunal ante el cual se radicó el conocimiento del asunto en
primera o única instancia.
2º.- El procedimiento supletorio general, en caso de no
existir norma especial alguna, se encuentra establecido en el
artículo 328 del Código de Procedimiento Civil " Cuando se
trate del cumplimiento de resoluciones no comprendidas en
los artículos anteriores, corresponderá al juez de la causa
dictar las normas conducentes a dicho cumplimiento,
pudiendo al efecto imponer multas que no excedan de una
unidad tributaria mensual, o arresto hasta por dos meses,
determinados prudencialmente por el tribunal, sin perjuicio de
repetir el apremio"
3º.- El juicio ejecutivo en las obligaciones de dar _
Título I- y en las Obligaciones de hacer y de no hacer - Título
II- que contempla el Libro III del Código de Procedimiento
Civil, estos procedimientos cuyo análisis se hará más
adelante, presuponen la presencia de cuatro requisitos, a
saber:
a.- La existencia de un título ejecutivo,
b.- de tratarse de una obligación líquida;
c.- la obligación debe se actualmente exigible, y
d.- Una obligación ejecutiva no prescrita.
4º.- El procedimiento especial de lanzamiento en el
juicio de arrendamiento, cuando la sentencia ordene la
entrega de un inmueble – artículos 13 de la Ley 19.866 sobre
48

arrendamiento de predios urbanos de 11-04-03 y 595 del
Código de Procedimiento Civil.
5º.- Procedimiento de ejecución de sentencias
condenatorias dictadas en contra del Fisco en el juicio de
Hacienda ver artículo 752 del Código de Procedimiento Civil
modificado por la Ley 18.882.
EJECUCION EN MATERIA PENAL.-
Las reglas sobre esta materia están contempladas en el
párrafo 2° Libre IV del Código Procesal Penal, concretamente
en los artículos 467 y 468 del referido texto legal en que
indica “ Normas aplicables a la ejecución de las
sentencias penales. La ejecución de las sentencias penales
se efectuará de acuerdo con las normas de este Párrafo y
con las establecidas en el Código Penal y demás leyes
especiales.” Por su lado el artículo siguiente requiere la
existencia de una sentencia firme o ejecutoriada, de esta
manera el tribunal estará en condiciones de decretar una a
una todas las diligencias y comunicaciones necesarias para el
total cumplimiento del fallo, entre ellas sobresale la exigida a
los recintos destinados por la ley para el cumplimiento de las
penas
ACTOS JUDICIALES NO CONTENCIOSOS.-
El artículo. 2º del Código Orgánico de Tribunales,
prescribe: "también corresponde a los tribunales intervenir en
todos aquellos actos no contenciosos en que una ley expresa
requiera su intervención". Este precepto debe ser
concordado con el artículo 817 del Código de Procedimiento
Civil que señala: "son actos judiciales no contenciosos
aquellos que según la ley requieren la intervención del juez y
en que no se promueve contienda alguna entre partes"
Ambos preceptos legales configuran lo común y
erróneamente denominado en algunas legislaciones
"jurisdicción voluntaria" o "Jurisdicción graciosa".
49

Esta facultad de los tribunales no es ni jurisdicción ni es
voluntaria, de esta manera, se desvirtúa inmediatamente la
denominación de jurisdicción voluntaria. Pues en primer
término no se trata de jurisdicción, debido a la inexistencia de
conflicto de intereses de relevancia jurídica elemento
indispensable del concepto de aquélla.
En segundo lugar no es "voluntaria", porque los
interesados se encuentran compelidos a solicitar una
declaración no contenciosa por expreso mandato de la ley.
Así por ejemplo, un heredero no puede vender un bien raíz
adquirido por sucesión por causa de muerte si no ha
solicitado previamente la posesión efectiva de los bienes del
causante, realizando además, las inscripciones
correspondientes etc.
En la actualidad, la doctrina es casi unánime en
considerar los actos no contenciosos como no
jurisdiccionales, sino más dotados de carácter administrativo
entregados por el legislador a un órgano estimado idóneo e
imparcial, como es o debe ser un tribunal de justicia. La razón
del porqué se ha entregado a los tribunales de justicia el
conocimiento de estos actos no contenciosos, tiene un origen
histórico.
Como en el Derecho Romano no existía separación de
poderes y se reconocía la conveniencia de rodear de
autenticidad ciertas manifestaciones de la actividad individual,
se hacia intervenir a los magistrados en la constitución de
muchas relaciones jurídicas de carácter privado. Con el
transcurso del tiempo se entregó su conocimiento a otros
oficiales públicos, de esta forma los actos no contenciosos,
aun hoy día se atribuye comúnmente su conocimiento a los
jueces, constituyendo un residuo de la antigua organización
administrativa entregada a los órganos jurisdiccionales. Si
bien es efectivo, algunas veces se han ampliado los límites de
50

conocimiento los actos no contenciosa por motivos de interés
social, esto es, por entender la intervención del juez, como
una garantía de fiscalización más segura.
ELEMENTO DEL ACTO JUDICIAL NO
CONTENCIOSOS, A LA LUZ DE NUESTRA LEGISLACION.
Nuestra jurisprudencia ha señalado de acuerdo con lo
dispuesto por los artículos 2º del Código Orgánico de
Tribunales y 817 del Código de Procedimiento Civil, como una
exigencia para encontrarse en presencia de un acto no
contenciosos es necesario la convergencia copulativa de dos
condiciones:
a.- El llamado expreso formulado por la ley para la
intervención de un tribunal de justicia, y
b.- La ausencia de contienda.
La falta del primer requisito nos lleva a la conclusión de
encontrarnos frente a un órgano incompetente; y la ausencia
del segundo convierte lo no contradictorio o voluntario en
contencioso o litigioso.
A.- AUSENCIA DE CONTIENDA.-
En esta materia no puede existir contienda alguna entre
partes, de haberla, el asunto automáticamente deja de ser no
contencioso, transformándose en contencioso. "Contienda",
de acuerdo a su sentido natural y obvio señalado en el
Diccionario de la Real Academia, es lidia, pelea, riña, batalla //
2.- disputa, discusión, debate.-
En el primer sentido, esto es, enfrentamiento físico o de
otra clase entre dos personas, se utiliza la voz "contienda" en
las denominadas contiendas de competencia. Ahora, desde el
punto de vista de la jurisdicción y de su objetivo, su elemento
definitorio es el "conflicto", no se requiere la presencia física
de las partes para estar frente a él. Por tanto, la idea central
es la de " conflicto, litigio o disputa" y no propiamente la de
"contienda".
51

De acuerdo con lo anterior, no puede afirmarse la voz
"contienda" del artículo 817 del Código de Procedimiento
Civil, como tomada en el sentido antes expuesto. En todo
caso resultaría más apropiado, expresarnos sobre el
particular, tal cual lo señala el artículo. 2º del Código
Orgánico de Tribunales “ no existe conflicto alguno entre
partes".
B.- LLAMAMIENTO EXPRESO DE LA LEY PARA LA
INTERVENCION DE LOS TRIBUNALES.
Al Estado no le interesa otorgar el conocimiento de
estos actos no contenciosos, en forma exclusiva a los
tribunales de justicia, habiendo sido entregados algunos
asuntos al conocimiento de autoridades meramente
administrativas. El ejemplo más notable lo constituyen las
rectificaciones o modificaciones de partidas de Registro Civil.
En nuestra legislación vigente existen tres posibilidades de
alteración de inscripciones, especialmente de nacimiento:
1.- Una rectificación administrativa de competencia del
Director General del Registro Civil. Empero, sólo procede
según el artículo 17, inciso 2º ley 4.808, cuando las
inscripciones contengan "omisiones o errores manifiestos",
entendiéndose por tales "todos aquellos que se desprendan
de la sola lectura de la respectiva inscripción o de los
antecedentes que le dieron origen o la complementan".
2.- Una rectificación judicial, constituyendo la regla
general conforme a lo dispuesto en el artículo. 17, inciso 1º
de Ley 4.808;: "Las inscripciones no podrán ser alteradas ni
modificadas sino en virtud de sentencia judicial ejecutoriada".
Este procedimiento se utiliza cuando el error no es
ostensible, para lo cual se hace necesario acompañar
antecedentes para comprobarlo.
3.- Un procedimiento completo radicado en los
tribunales ordinarios de justicia establecido en la Ley 17.344
52

de 1970 el cual se autoriza por una sola vez el cambio de
nombre o apellido o ambos a la vez, en los casos y con los
requisitos establecidos en ese texto legal.
CARACTERISTICAS DE LOS ACTOS JUDICIALES
NO CONTENCIOSOS.-
Las más notables son las siguientes miradas desde la
perspectiva del ordenamiento jurídico nacional:
1.- Ausencia de conflicto.
2.- Su conocimiento corresponde a los tribunales
ordinarios, cuando existe texto expreso de ley que así lo
disponga.
3.- En lo relativo al procedimiento aplicable nos
encontramos con el Libro IV del Código de Procedimiento
Civil el cual contempla dos tipos de tramitaciones: especiales
y generales.
a.- Existe una especial, tomando en cuenta la
naturaleza del asunto no contencioso. Así por ejemplo, la
posesión efectiva, el inventario solemne, la insinuación de las
donaciones, etcétera, sin perjuicio de la existencia de
procedimientos no contenciosos tratados en leyes especiales,
como por ejemplo, el procedimiento mediante el cual, se
persigue la declaración de muerte presunta, la rectificación de
partida de nacimiento, el cambio de nombre, etc.
b.- Existe una tramitación general para aquellos casos
entregados al conocimiento de los tribunales ordinarios. En tal
situación, estamos en presencia de dos procedimientos
generales: uno, contemplado en el artículo 824 del Código de
Procedimiento Civil en cuya virtud el tribunal resuelve de
plano el asunto; y otro, contemplado en los artículos. 818 y
siguientes del texto legal antes mencionado, en donde el
tribunal debe fallar "con conocimiento de causa", para lo
cual deben acompañarse todos los antecedentes
53

indispensables para el adecuado conocimiento y decisión del
tribunal.
4.- Algunos sostienen: en esta clase de actos puede
darse la posibilidad de existencia del efecto de cosa juzgada,
pero por su esencia y por la función de la cosa juzgada, en
estos casos y en cualquiera de sus especies a nuestro
entender no existe. Habrá desasimiento del tribunal, en
ciertas ocasiones, pero no cosa juzgada dado el carácter
administrativo y no jurisdiccional de esta actividad, siendo
dicha institución, propia y privativa de esta última función.
La inmutabilidad de lo resuelto en materia no
contenciosa está señalada en la ley; siendo previo y
necesario destacar entre resoluciones positivas y
resoluciones negativas. Respecto de las resoluciones
negativas, o sea, aquellas denegatorias de la petición
formulada, no es posible encontrarnos con la presencia del
efecto de cosa juzgada, en esta alternativa es posible renovar
la petición, ante el mismo o cualquier otro tribunal, el cual
puede perfectamente decidir de manera diversa a lo resuelto
precedentemente.
En cuanto a las resoluciones positivas, aquellas
solicitudes concedidas por el tribunal, es posible modificarlas
mientras no se hayan cumplido. El artículo 821 del Código de
Procedimiento Civil prescribe: "podrán también los tribunales
variando las circunstancias, y a solicitud del interesado-
revocar o modificar las resoluciones afirmativas, con tal que
esté aún pendiente su ejecución".
5.- Otra característica, apunta a la naturaleza jurídica
de la resolución en un acto procesal no contencioso, así por
ejemplo, cuando la resolución judicial concede la posesión
efectiva de los bienes del causante, no podemos encuadrarla
en alguna de las definiciones formuladas por el artículo 158
del Código de Procedimiento Civil sobre las resoluciones
54

judiciales.
Por de pronto no se trata de una sentencia definitiva,
pues esta pone fin a la instancia, resolviendo la cuestión o
asunto objeto del juicio y en los actos judiciales no
contenciosos sabemos no existe contienda y
consecuencialmente, no cabe hablar de litigio.
Tampoco es una sentencia interlocutoria por cuanto no
falla un incidente del juicio, sea estableciendo derechos
permanentes a favor de las partes, o resolviendo sobre algún
trámite que debe servir de base en el pronunciamiento de una
sentencia definitiva o interlocutoria, ni tampoco es un auto,
resolución que recae en un incidente que no produce los
efectos de una sentencia interlocutoria.
Tampoco, estaríamos en condiciones de calificarla
como decreto, providencia o proveído, pues de acuerdo al
artículo 70, inciso 3º del Código Orgánico de Tribunales se
trata de una resolución judicial cuyo objetivo es dar curso
progresivo a los autos, sin decidir ni prejuzgar ninguna
cuestión debatida entre partes.
De ahí entonces, nos percatamos que el artículo 158
del Código de Procedimiento Civil no agota en su contenido
el concepto de todas las resoluciones dictadas por los
tribunales de nuestro país, de acuerdo a lo antes señalado y
a igual convencimiento llegaremos, en más de una ocasión a
lo largo de nuestro estudio.
Sin embargo, el artículo 826 del Código de
Procedimiento Civil califica las resoluciones recaídas en los
actos no contenciosos de sentencias definitivas, cuestión no
exenta de tener bastante importancia tomando en
consideración la importancia de determinar la naturaleza
jurídica de una resolución, por su trascendencia para los
efectos de los recursos disponibles para impugnarla, las
formalidades propias de cada una de ellas, etc. etc.
55

6.- El artículo 819 del Código de Procedimiento Civil, en
lo relativo a la prueba en esta clase de actos, prescribe su
valoración de manera prudencial por el tribunal. "Los
tribunales en estos negocios apreciarán prudencialmente el
mérito de las justificaciones y prueba de cualquiera clase que
se produzcan".
Por consiguiente, el tribunal no se encuentra sometido
a las denominadas "leyes reguladoras de la prueba" en la
apreciación, calificación y valor probatorio de los
antecedentes acompañados para acreditar los hechos
pertinentes.
7.- Otra característica es la primacía de la oficialidad o
inquisitivo, como principio formativo del procedimiento, ello
surge de la redacción del artículo 820 del Código de
Procedimiento Civil en cuanto dispone: "Asimismo -los
tribunales- decretarán de oficio las diligencias informativas
que estimen convenientes" .-
CLASIFICACIONES.-
Según su objetivo, los actos judiciales no contenciosos
pueden perseguir algunos de los siguientes fines :
a.- Proteger a los incapaces y/o completar su
capacidad.- ejemplo: la designación de tutores, la autorización
judicial para celebrar determinados actos o contratos, la
tasación exigida por la ley en ciertos casos y el inventario
solemne.
b.- Declarar solemnemente ciertos derechos. Esto
ocurre, por ejemplo con la posesión efectiva de la herencia, la
cual otorga una presunción simplemente legal de la calidad
de heredero; y la declaración de goce de censos.
c.- Autentificar ciertos actos o situaciones jurídicas.
Manifestaciones de esta categoría de actos son el inventario
solemne y la tasación. El primero, permite agrupar en un
listado todos los bienes de una persona o de una sociedad,
56

cumpliendo los requisitos que la ley establece. En tanto, por
el segundo - la tasación - se busca autentificar el valor de
ciertos bienes; como, por ejemplo, el necesario tratándose de
un bien raíz del pupilo, en caso de su venta por parte del
guardador.
d.- Perseguir una finalidad probatoria. Muchas veces la
ley ha exigido una prueba fehaciente de determinadas
circunstancias a fin de otorgar determinados beneficios.
Existe un acto judicial no contencioso destinado a cumplir con
esta finalidad por ejemplo, cuando se requiere acreditar años
de prestación de servicios para los efectos de derechos
previsionales, este acto es uno de los denominado,
información de perpetua memoria.
e.- Evitar fraudes.- En este caso el legislador a través
de la intervención de los tribunales pretende proteger
fundamentalmente a los terceros o a cualquier acreedor de
los posibles perjuicios y maniobras fraudulentas a realizar en
su contra. De esta categoría de actos son el inventario
solemne, la tasación, la insinuación de donaciones etc. etc.
La insinuación de donaciones persigue proteger el interés del
Fisco, pues las donaciones se encuentran afectas a un
impuesto.
COMPETENCIA.-
Los actos judiciales no contenciosos se encuentran casi
exclusivamente entregados a los juzgados de letras en lo civil,
salvo la designación de curador ad litem y la recepción de la
oferta de pago por consignación.
Cabe destacar, respecto de los asuntos judiciales no
contenciosos, específicamente en materia de competencia
relativa, no opera la institución de la prórroga de
competencia según se desprende de la interpretación a
contrario sensu del artículo. 182 del Código Orgánico de
57

Tribunales. Y en lo relativo a la competencia absoluta, en los
asuntos no contenciosos no se toma en consideración el
factor fuero -artículos 827 del Código de Procedimiento Civil y
133, inciso 2º del Código Orgánico de Tribunales.-
Finalmente la circunstancia de encontrarse inicialmente
ausente en este tipo de actos, la contienda o el conflicto
entre partes, es posible en su desarrollo pueda aparecer en
cualquier instante. En efecto, un acto judicial no contencioso,
es susceptible de transformarse en contencioso si se hace
oposición por legítimo contradictor, según lo establece el
artículo. 823 del Código de Procedimiento Civil: “Si a la
solicitud presentada se hace oposición por legítimo
contradictor, se hará contencioso el negocio y se sujetará a
los trámites del juicio que corresponda.” Por el contrario, si se
opone quien carece de todo derecho, el tribunal,
desestimándola de plano, dictará resolución sobre el negocio
principal.
LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO.
Los asuntos contenciosos-administrativos son aquellos
conflictos o litigios provocados entre un particular y la
Administración del Estado. Según el profesor Silva Cimma,
tres son los elementos característicos de lo contencioso-
administrativo:
1.- La existencia de un conflicto de intereses entre la
Administración del Estado y un particular;
2.- El conflicto debe emanar de un acto de autoridad de
la Administración, o sea, por un acto de la Administración se
priva de un beneficio a un particular, y
3.- La actividad jurisdiccional necesaria para resolver el
antedicho conflicto debe encontrarse en la propia
Administración, tal exigencia no presenta caracteres de
generalidad. El problema radica precisamente en la
determinación de la autoridad encargada de resolverlo.-
58

MECANISMOS DE SOLUCION.-
Tres son los posibles sistemas estructurados para
solucionar los conflictos:
a.- Un primer sistema, considera como los órganos
apropiados para solucionar el conflicto, aquellos
pertenecientes a la propia administración, fundándose en el
principio de la separación e independencia de los poderes del
estado, Entregándose la función de decidir el conflicto a la
misma autoridad administrativa encargada de emitir el acto
causante de la lesión del derecho de un particular y opera a
través del denominado "recurso de reconsideración".
Este sistema presenta una segunda variante
consistente en entregar la decisión del conflicto a un órgano
administrativo autónomo como lo sería la Contraloría General
de la República, siendo realizable a través de varios recursos,
el más conocido de los cuales es el recurso por exceso de
poder.
b.- Un segundo sistema, entrega lisa y llanamente el
conocimiento y fallo de los asuntos contencioso-administrativo
a los tribunales ordinarios de justicia. En este sistema se
produce lo denominado: "unidad o plenitud de la
jurisdicción"
c.- Finalmente, existe un tercer sistema en el cual se
crean órganos independientes, separados de la
administración y del poder judicial, a los cuales se entrega el
conocimiento y resolución de los asuntos contencioso-
administrativo.
EVOLUCION DE LO CONTENCIOSO -
ADMINISTRATIVO EN LA LEGISLACION CHILENA.-
Hasta el año 1833 en nuestro país, se encontraba
vigente el sistema de la plenitud de jurisdicción, en cuya virtud
se entrega todo conflicto al conocimiento y resolución de los
tribunales ordinarios de justicia. Precisamente en la
59

Constitución de 1833, el artículo 109 Nº7 limita esta facultad
de los tribunales, al disponer entre las facultades
correspondientes al Consejo de Estado: "resolver las disputas
que se suscitaren sobre contratos o negociaciones
celebradas por el Gobierno Supremo y sus agentes". Esta
limitación, aparentemente, habilitó a los Tribunales para
conocer de los asuntos contencioso-administrativo residuales,
o sea, todos aquellos no entregados al conocimiento del
Consejo de Estado, constituyendo en la práctica la mayoría,
lo anterior era una consecuencia de lo expresado por el
artículo 108 de la Constitución de 1833, antecedente de los
actuales artículos 73 inciso 1º de la Constitución y 1º del
Código Orgánico de Tribunales, cuyo texto expresaba, sic:
"La facultad de juzgar las causas civiles y criminales
pertenece exclusivamente a los Tribunales establecidos por la
ley".
Los comentaristas de la época, entre los cuales cabe
destacar a don Jorge Huneeus Zegers consideraron como
dentro de la expresión "causas civiles" , la fuente de la
competencia de los asuntos contencioso-administrativo.
En 1874 se regresó al sistema de la plenitud de
Jurisdicción al eliminarse la referida facultad del Consejo de
Estado.
En 1875 se promulga la Ley de Organización y
Atribuciones de los Tribunales cuya finalidad principal fue
determinar competencias y concentrar en los Tribunales
ordinarios la plenitud de la Jurisdicción. Expresándose en su
artículo 5º, a los tribunales establecidos por esa ley
corresponde el conocimiento de todos los asuntos judiciales
que se promuevan en el orden temporal dentro del territorio
de la República, cualquiera sea su naturaleza o la calidad de
las personas intervinientes, al mismo tiempo enunciaba
60

algunas excepciones, destacando entre ellas, los asuntos
referentes a los juicios de cuentas. Todo lo no exceptuado era
de conocimiento de los tribunales ordinarios.
Los asuntos contencioso administrativo quedaban
dentro del campo de la competencia de los tribunales
ordinarios con la sola excepción mencionada, siendo
considerados cuestiones suscitadas en el orden temporal, es
decir, lo contrario a lo espiritual.
En la Constitución de 1925 se trató de instaurar el
sistema de los "tribunales administrativos" fue así como el
artículo 87 señalaba: " Habrá tribunales Administrativos,
formados con miembros permanentes, para resolver las
reclamaciones que se interpongan contra los actos o
disposiciones arbitrarias de las autoridades políticas o
administrativas y cuyo conocimiento no esté entregado a
otros Tribunales por la Constitución o las leyes. Su
organización y atribuciones son materia de ley". Este
precepto quedó como norma programática, pues nunca se
dictó la ley que determinará su organización y atribuciones.
Como una consecuencia de lo anterior los fallos de los
tribunales fueron contradictorios, puesto mientras algunos
declaraban su falta de competencia para conocer de las
cuestiones en lo contencioso administrativo; otros en tanto
asumían la competencia y al respecto formulaban una
distinción entre actos de gestión, siendo éstos en los que
el Estado actuaba como un particular y en consecuencia,
quedaban sometidos a la competencia de los tribunales
ordinarios. Y por otro lado se hablaba de "actos de imperio"
o de "actos de autoridad", cuando la Administración ejercía
las facultades, concedidas por la Constitución y la ley como
representante y cuidadora del bien común y de la seguridad
de la comunidad y por tanto se sustraían a la competencia de
61

los tribunales ordinarios.
Así, se falló, textual: "tratándose de un mero conflicto
patrimonial y no creados ni organizados los tribunales
administrativos que deberían conocer de las peticiones de los
actores en materia contenciosa administrativa, no se puede
excluir del conocimiento de la justicia ordinaria la resolución
de las acciones de este carácter que deduzcan los
afectados."
Muchos profesores, entre ellos cabe destacar a don
Eduardo Soto K., sostuvieron que mientras no se crearan los
tribunales administrativos los tribunales ordinarios seguían
siendo competentes para conocer de los asuntos
contenciosos-administrativo. Esta tesis fue acogida por un
fallo de 1976, dictado en un incidente del juicio "Undurraga
con Correa".
Con la entrada en vigencia de la Constitución de 1980
el problema volvió a emerger, esta vez, a raíz de lo señalado
en el artículo 38, inciso 2º :"Cualquier persona que sea
lesionada en sus derechos por la Administración del Estado,
de sus organismos o de las municipalidades, podrá reclamar
ante los tribunales contenciosos administrativos que
determine la ley, sin perjuicio de la responsabilidad que
pudiere afectar al funcionario que hubiere causado el daño."
Este precepto se encontraba ubicado dentro del párrafo
dedicado a la Administración del Estado, lo cual hacía pensar
en la sujeción de estos tribunales a la Administración Pública.
Empero, no era así en virtud de lo dispuesto sobre el
particular por el artículo 79 de la Constitución, otorgando a la
Corte Suprema la superintendencia directiva, correccional y
económica de todos los tribunales de la nación y así "los
tribunales contenciosos administrativos quedarán sujetos a
esta superintendencia conforme a la ley", pero los
mencionados tribunales no se crearon, en cambio, se
62

modificó el precepto referido sustituyéndose de la forma como
lo expresaremos a continuación, sic:: "Cualquiera persona
que sea lesionada en sus derechos por la Administración del
Estado, de sus organismos o de las municipalidades, podrá
reclamar ante los tribunales que determine la ley, sin perjuicio
de la responsabilidad que pudiere afectar al funcionario que
hubiere causado el daño"..
ATRIBUCIONES CONEXAS DE LOS TRIBUNALES
DE JUSTICIA.-
Con esta denominación comprendemos ciertas
atribuciones no jurisdiccionales radicadas por la ley o la
Constitución en los tribunales de justicia, estas miran a la
organización interna, a la disciplina de los funcionarios del
orden judicial en el ejercicio de su función pública y a la tutela
de ciertos derechos garantizados en la Constitución.
Prescribe sobre lo pertinente, el artículo 3º del Código
Orgánico de Tribunales: " Los tribunales tienen, además, las
facultades conservadoras, disciplinarias y económicas que a
cada uno de ellos se asignan en los respectivos títulos de
este Código".
FACULTADES CONSERVADORAS.-
La radicación de estas facultades en los órganos
jurisdiccionales tienen un marcado matiz histórico cuyo origen
se remonta a la Constitución de 1833.- Durante la vigencia de
este texto constitucional, existía una institución denominada
"comisión conservadora “, siendo una de sus funciones en
el primitivo texto de la Constitución: "velar por la
observancia de la Constitución y las leyes" en reemplazo
del Congreso cuando éste cesaba en sus sesiones.
Hacia 1874 se produce una reforma del texto de la ley
fundamental de 1833 especificándose aún más la función de
esta Comisión. El texto del artículo. 58 quedó redactado de la
63

siguiente manera. " Artículo 58 la Comisión Conservadora, en
representación del Congreso, ejerce la supervigilancia que a
éste pertenece, sobre todos los ramos de la administración
pública:
"Le corresponde en consecuencia:
"1º velar por la observancia de la Constitución y de las
leyes, y prestar protección a las garantías individuales".
De esta Comisión y funciones adoptó el legislador
procesal la denominación de las facultades que tienen los
tribunales: las facultades "conservadoras".

El artículo 3º de la Ley Orgánica de Tribunales tuvo su
origen en la sesión de 19 de Agosto de 1870, cuyo texto
señalaba, los tribunales tienen además: "las facultades
disciplinarias, y las de tuición que a cada uno de ellos se
asignan..."
A proposición del señor Blest Gana se cambió la
redacción del texto del artículo 3º transformándose las
locuciones "tuición y protección" por la expresión:
"conservadoras". Y se explicó el significado de la voz
"conservadora" valiéndose de los artículos 57 y 58 de la
Constitución, empleadas como sinónimo de las facultades de
inspección y vigilancia conferidas a los altos poderes
públicos, debiendo esta locución reemplazar a la de
protección en el significado que le atribuye el señor Lira.
Cabe resaltar la permanencia inalterable de esta
disposición legal desde la aprobación publicación de la Ley
Orgánica de Tribunales como Ley de la República. Del mismo
modo, los proyectos de 1902 y 1904, no la modificaron
pasando de igual forma al Código Orgánico de Tribunales.
En síntesis, y para concluir ”las facultades
conservadoras son aquellas otorgadas por la ley a los
64

tribunales ordinarios de justicia con la finalidad de prestar
protección a las garantías individuales”.

FACULTADES CONSERVADORAS EN LA
LEGISLACION VIGENTE
Función de proteger las garantías constitucionales-
Tres son, en este aspecto, los mecanismos
constitucionales y legales encargados de materializar el
cumplimiento de las facultades conservadoras:
1.- El primero de los mecanismos es el recurso de
amparo, regulado en el artículo 21 de la Constitución y Auto
Acordado de la Corte Suprema de 19 de diciembre de 1932,
sobre Tramitación y Fallo del Recurso de Amparo.
Señala el artículo. 21 de la Constitución que: "Todo
individuo que se hallare arrestado, detenido o preso con
infracción de lo dispuesto en la Constitución o en las leyes,
podrá ocurrir por sí, o por cualquiera a su nombre, a la
magistratura que señale la ley, a fin de que ésta ordene se
guarden las formalidades legales y adopte de inmediato las
providencias que juzgue necesarias para restablecer el
imperio del derecho y asegurar la debida protección del
afectado."
Corresponde conocer del recurso de amparo a la Corte
de Apelaciones correspondiente, en primera instancia; y a la
Corte Suprema en alzada o segunda instancia.
Esta acción o recurso pretende tutelar el bien jurídico
"libertad individual", específicamente en sus modalidades de
libertad de desplazamiento y de movilización.
2.- El segundo de los medios es el recurso de
protección, regulado por el artículo 20 de la Constitución y
por el Auto Acordado de la Excma. Corte Suprema de 24 de
junio de 1992 - Publicado en el Diario Oficial de 27 de junio de
1992 -
65

Este recurso tuvo por vez primera su consagración en
un texto positivo en el Acta Constitucional Nº3 de donde pasó
la Constitución vigente. El recurso de protección sólo
resguarda determinadas garantías individuales, siendo en
todo caso, mayor su radio de acción que el del recurso de
amparo.
3.- Finalmente se ha protegido el acceso de toda
persona a los tribunales y en general a toda autoridad, en la
garantía del nº 19 Nº3 de la Constitución.
Este precepto Constitucional asegura a todas las
personas: "la igual protección de la ley en el ejercicio de sus
derechos" inc.1º.
En seguida, consagrando lo denominado "adecuada
defensa de los intereses en juego", señala el inciso 2º: "toda
persona tiene derecho a defensa jurídica en la forma que la
ley señale y ninguna autoridad o individuo podrá impedir,
restringir o perturbar la debida intervención del letrado si
hubiere sido requerida. Tratándose de los integrantes de las
fuerzas Armadas y de Orden y Seguridad Pública, este
derecho se regirá, en lo concerniente a lo administrativo y
disciplinario, por las normas pertinentes de sus respectivos
estatutos"
En el inciso 3º el Constituyente obliga al legislador a
arbitrar los medios necesarios para hacer operativa la
garantía constitucional antes citada y para tal efecto, en
especial dispone: "para otorgar asesoramiento y defensa
jurídica a quiénes no puedan procurárselos por sí mismos".
El legislador en cumplimiento del mandato
constitucional ha estructurado dos instituciones a través de
las cuales es posible dar efectivo cumplimiento a dicha
garantía del artículo 19 Nº3, siendo ellas: el privilegio de
pobreza o privilegio de asistencia jurídica, y los abogados de
66

turno. Resulta necesario agregar sobre la materia, los
preceptos legales contenidos en los artículos 102 y
siguientes del Código Procesal Penal, relativos a la defensa
en los procedimientos reglamentados en ese compendio de
leyes.
EL PRIVILEGIO DE POBREZA.-
Es un beneficio otorgado por la ley a la persona carente
de medios suficientes para enfrentar en buenas condiciones
un conflicto o litigio, sea como demandante o como
demandado o simple solicitante en los asuntos no
contenciosos, se encuentra exento o liberado de los pagos y
gastos derivados de la solución de ese conflicto o de la
realización de esa actuación judicial; en ellos se incluyen
necesariamente los honorarios de los abogados.
El privilegio de pobreza tiene dos fuentes a saber, la
primera, cuando se configura por resolución judicial,
encontrándose regulada en el Código de Procedimiento Civil
como un incidente especial del juicio - artículos. 129 y
siguientes --
El privilegio judicial es aplicable a todos los casos en
los cuales no existe otra forma de eximirse del pago de
derechos por el ministerio de la ley; se incluyen los aranceles
de los auxiliares de la administración de justicia, esto es, los
notarios, archiveros, receptores, etc.
La segunda fuente es la ley. En efecto, gozan de
privilegio de asistencia jurídica todas las personas
patrocinadas por determinadas instituciones autorizadas al
efecto – artículo 600 del Código Orgánico de Tribunales.- "En
los asuntos y gestiones que patrocinen las entidades
referidas, los procuradores del número y receptores de turno
y los demás funcionarios del orden judicial o administrativo,
prestarán sus servicios gratuitamente. Lo anterior se entiende
sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 594 de este
67

Código..." inc. 1º.
Durante muchos años correspondió al Colegio de
Abogados a través de sus reparticiones prestar asesoría
gratuita a quiénes no podían procurársela por sus propios
medios económicos. En la actualidad, este Servicio de
Asistencia Judicial ya ha sido superado existiendo a lo largo
de todo el país Corporaciones de Asistencia Jurídica con las
mismas finalidades y funciones pero con un radio de acción
muy superior.
Paralelamente a estas Corporaciones, personas
jurídicas de derecho privado sin fines de lucro, la legislación
ha ido otorgando las funciones de prestar asesoría jurídica
con privilegio de pobreza a distintos organismos.
LOS ABOGADOS Y PROCURADORES DE TURNO.
Configurando una verdadera función social señala el
artículo 598 inciso 1º del Código Orgánico de Tribunales que:
"es obligación de los abogados defender gratuitamente hasta
su término las causas de pobres que se les encomienden en
conformidad a los preceptos de este título".
Como es una obligación, su incumplimiento acarrea
una sanción: "El abogado que no cumpliere esta obligación
será sancionado con suspensión del ejercicio de la profesión
hasta por seis meses, por el tribunal que conozca de la causa
en que se hubiere producido el incumplimiento".
En contra de la resolución condenatoria, se podrá
reclamar, dentro de tercero día, ante el tribunal superior
jerárquico del que la dictó. Una vez firme la resolución
sancionatoria, la suspensión del ejercicio de la profesión
deberá ser comunicada por la Corte de Apelaciones
respectiva a los tribunales de su territorio jurisdiccional
-artículo. 598, incisos 4º, 5º y 6º del Código Orgánico de
Tribunales.-
Al menos en materia civil, el sistema de los abogados
68

de turno no ha sido todo lo eficaz, de acuerdo al deseo del;
en tanto en materia penal la asistencia profesional en
relación con el nuevo procedimiento penal, se presta a través
de la respectiva Defensoría Pública, en los términos
prescritos en los artículos 102 y siguientes.
Finalmente es necesario destacar que
potencialmente todos los abogados habilitados para el
ejercicio de la profesión pueden ser designados en el turno
mensual. La tendencia en todo caso es designar a los
abogados recién recibidos, lo cual se traduce en un natural
desequilibrio frente a la experiencia y calidad exhibida por la
mayoría de los abogados acostumbrados al manejo de los
procedimientos en los tribunales, los cuales actúan
generalmente en representación de su eventual contraparte.
OTRAS MANIFESTACIONES DE LAS FACULTADES
CONSERVADORAS.
Dentro de nuestro sistema positivo procesal
encontramos una serie de instituciones de menor entidad,
pero ello no significa, sean de menos importante, las cuales,
asimismo, constituyen manifestaciones de las facultades
conservadoras de los tribunales de justicia, entre ellas están:
1.- El Procedimiento de desafuero.- El hecho de
encontrarse una persona investida de alguna autoridad, sea
administrativa o legislativa no la habilita para cometer abusos,
es por ello, en el Libro IV del Código Procesal Penal, artículos
416 al 423, se encuentra reglado el desafuero de las
personas poseedoras de fuero. Conforme al artículo 61 de la
Constitución gozan de fuero – senadores, diputados,
intendentes y gobernadores -como procedimiento especial, el
de desafuero de diputados y senadores -
Estos antejuicios persiguen evitar la acción penal
directa de los particulares contra de las autoridades,
calificando previamente la veracidad y seriedad de los hechos
69

constitutivos de las supuestas infracciones. De esta manera
se pretende evitar la vindicta en contra de las autoridades
revestidas de fuero.
2.- El sistema de visitas a lugares de prisión o
detención.-
Nuestro legislador procesal orgánico ha facultado a
determinadas autoridades judiciales a inspeccionar y visitar
lugares destinados a la detención y prisión de cargo del Poder
Ejecutivo, escuchando las peticiones y críticas, formuladas
por los reclusos.
Señala el artículo. 567 del Código Orgánico de
Tribunales que "el último día hábil de cada semana, un juez
de garantía, designado por el comité de jueces del tribunal
de la respectiva jurisdicción, visitará la cárcel o el
establecimiento en que se encuentren los detenidos o presos
a fin de indagar si sufren tratos indebidos, si se coarta la
libertad de defensa o si se prolonga ilegalmente la tramitación
de su proceso" Modificación ley 19665 -
El artículo 578 del mismo texto legal agrega: En toda
ciudad en que existan cárceles o establecimientos penales se
hará, a lo menos, una visita en el primer semestre y otra en
el segundo semestre del año a cada uno de ellos, a fin de
tomar conocimiento de su estado de seguridad, orden e
higiene, de si los internos cumplen sus condenas y de oírles
sus reclamaciones. Modificado ley 19,665 -
El artículo 579: “ autoriza a efectuar estas visitas sin
aviso previo, "en la fecha y hora que determine el presidente
de la visita, por sí o a petición de cualquiera de sus
miembros".
Iguales facultades se conceden a los Ministros y
Presidentes de las Cortes de Apelaciones y de la Corte
Suprema -artículos 580 y siguientes del Código Orgánico de
70

Tribunales.-
3.- Facultad de la Corte Suprema de conocer del
recurso de reclamación por pérdida de la nacionalidad. El
constituyente ha señalado una serie de causales mediante las
cuales se puede privar de la nacionalidad a una persona.
Pero, tratándose de pérdida por un acto administrativo, se
autoriza a la persona perjudicada a acudir ante la Corte
Suprema reclamando de tal medida solicitando sea dejada sin
efecto.
Prescribe el artículo 12 de la Constitución que " La
persona afectada por un acto o resolución de autoridad
administrativa que le prive de su nacionalidad chilena o la
desconozca, podrá recurrir por sí o por cualquiera persona a
su nombre, dentro del plazo de treinta días, ante la Corte
Suprema, la que conocerá como jurado y en tribunal pleno.
La interposición del recurso suspenderá los efectos del acto o
resolución recurridos".
El artículo 12 concede a la Corte Suprema una facultad
típicamente conservadora al proteger ésta, a quien tenga la
calidad de chileno y le haya sido desconocida o privada por
un acto o resolución administrativos.
FACULTADES DISCIPLINARIAS.-
Las facultades disciplinarias de los tribunales de justicia
están constituidas por el conjunto de atribuciones, radicadas
en ellos destinadas a mantener y resguardar el orden interno
de la organización judicial y no solo afectan o pueden afectar
a miembros del Poder Judicial sino también a personas que
concurran ante él.
Es de hacer notar, mientras superior es la jerarquía del
tribunal mayor es la fuerza de las sanciones de su
competencia, así por ejemplo la Corte Suprema, puede
suspender hasta por dos meses a un abogado; en cambio los
71

jueces inferiores, sólo pueden hacerlo hasta por un término
de un mes.
No existe ningún tribunal provisto de jurisdicción,
desafectado de la tuición disciplinaria de la Corte Suprema ,
pues ésta de acuerdo a la Constitución ejerce la
superintendencia directiva, correccional y económica sobre
todos los Tribunales de la nación, se exceptúan de esta
norma el Tribunal Constitucional, el Tribunal Calificador de
Elecciones, los Tribunales Electorales Regionales y los
Tribunales Militares en tiempo de guerra artículo 79
Constitución
FORMAS DE MANIFESTARSE.-
Nuestra legislación procesal orgánica a partir del
artículo 530, estructura las facultades disciplinarias
distinguiendo entre la calidad del tribunal susceptibles de
ejercerlas y la naturaleza de la sanción eventualmente a
aplicar.
El legislador de 1943 fue más sabio en orden a
estructurar en forma orgánica todas las facultades
disciplinarias en un solo Título del Código: el Título XVI
denominado " De la jurisdicción disciplinaria y de la
inspección y vigilancia de los servicios judiciales". El
legislador de 1875 fue, por el contrario, un poco más
desordenado, pues al referirse en particular a cada tribunal
indicaba todas las medidas disciplinarias posibles de adoptar.
Las facultades disciplinarias se pueden llevar a cabo a traves
de las siguientes modalidades:
a.- La aplicación de oficio de medidas disciplinarias,
b.- La aplicación a petición de parte de medidas
disciplinarias, y
c.- A través de medios indirectos que permiten a ciertos
tribunales ejercer estas facultades.
72

La prioridad en la aplicación de medidas disciplinarias
la tienen los tribunales para proceder de oficio, sin la
necesidad de requerimiento expreso de la interesada.

APLICACIÓN DE MEDIDAS DISCIPLINARIAS DE
OFICIO.
Facultades disciplinarias correspondientes a los
jueces de letras.-
En primer término, los artículos. 530 y 531 del Código
Orgánico de Tribunales regulan las facultades disciplinarias,
de los jueces de letras respecto de personas ajenas al Poder
Judicial, dichos magistrados, al tenor de tales prescripciones
legales, están autorizados para reprimir o sancionar los
abusos perpetrados dentro de la sala de su despacho y
mientras ejercen las funciones de tales, con algunos de los
siguientes medios:
1°. Amonestación verbal e inmediata;
2°. Multa que no exceda de cuatro unidades tributarias, y
3°. Arresto que no exceda de cuatro días
Contenido del artículo 530 del Código Orgánico de
Tribunales:
Deberán emplear estos medios en el orden aquí
expresado y sólo deberán hacer uso de los dos últimos en
caso de ineficacia o insuficiencia de los primeros.”
Enseguida, limitándola a los jueces de letras, el artículo
531 del Código Orgánico de Tribunales. establece una
facultad por demás importante para mantener de una manera
eficaz el respeto y mesura a seguirse en la tramitación de un
asunto:
Podrán también los jueces de letras, para la represión o
castigo de las faltas de respeto que se cometieren en los
escritos que le presentaren:
1.- Mandar devolver el escrito con orden de que no se
73

admita mientras no se supriman las palabras o pasajes
abusivos;
2.- Hacer tarjar por el secretario esas mismas palabras
o pasajes abusivos; y dejar copia de ellos en un libro privado
que al efecto habrá en el juzgado;
3.- Exigir firma de abogado para ese escrito y los
demás que en adelante presente la misma parte, cuando ésta
no esté patrocinada por un abogado en conformidad a la ley;
4.- Apercibir a la parte o al abogado que hubiere
redactado o firmado el escrito, o a uno y otro a la vez, con
una multa que no exceda de cinco Unidades Tributarias
Mensuales, o con una suspensión del ejercicio de su
profesión de abogado por el término que no exceda de un
mes extensiva a todo el territorio de la República;
5.- Imponer efectivamente al abogado, o a la parte, o
ambos, las penas expresadas en el número anterior.
Podrán los jueces de letras hacer uso de cualquiera de
estos medios, o de dos o más de ellos simultáneamente,
según lo estimaren necesario".
En segundo lugar, el legislador hace radicar la tuición
disciplinaria de los funcionarios del orden judicial,
primariamente, en los jueces de letras, el artículo 532, inciso
1º del Código Orgánico de Tribunales señala el ámbito en que
los jueces de letras ejercen esta potestad: "A los jueces de
letras corresponde inmediatamente mantener la disciplina
judicial en toda la extensión del territorio sujeto a su
autoridad, haciendo observar las leyes relativas a la
administración de justicia, y a los deberes de los empleados
de secretaría y demás personas que ejercen funciones
concernientes a ella.
En consecuencia, deberán vigilar la conducta
ministerial de todas las personas que ejercen funciones
74

relacionadas con la administración de justicia y que se hallan
sujetas a su autoridad.
Las faltas o abusos en la conducta ministerial de las
personas expresadas en el inciso anterior, así como las
infracciones u omisiones en que éstas y los empleados de la
secretaría incurrieren en el cumplimiento de sus deberes y
obligaciones, podrán ser corregidas por los jueces de letras
con algunas de las siguientes medidas:
1.- Amonestación privada;
2.- Censura por escrito;
3.- Multa de uno a quince días de sueldo o de una
cantidad que no exceda de ocho y media Unidades
Tributarias Mensuales, y
4.- Suspensión de sus funciones hasta por un mes,
gozando del cincuenta por ciento de sus remuneraciones,
cuando procediere.
Las faltas o abusos de los notarios se castigarán
disciplinariamente por las Cortes de Apelaciones, los cuales
podrán delegar estas atribuciones en los jueces de letras
correspondientes cuando la notaría no se halle en el mismo
lugar del asiento de la Cortes.
Las providencias tomadas por los jueces en el ejercicio
de sus facultades disciplinarias se entenderán sin perjuicio de
formarse el proceso correspondiente al empleado que hubiere
faltado gravemente a sus deberes o cuya conducta diere
lugar a presumir que ha habido dolo o malicia.
Recursos.- El artículo 551 del Código Orgánico de
Tribunales, para el caso de la resoluciones pronunciadas por
los tribunales unipersonales – jueces de letras – en el
ejercicio de sus facultades disciplinarias, solo son
susceptibles de ser impugnadas, mediante el recurso de
apelación y en términos claros y explícitos consigna la
improcedencia del recurso de reposición o reconsideración.
75

En el caso de los juzgados de garantía y de los
tribunales orales en lo penal, de familia y laborales,
estructurados de manera similar.
Con motivo de las sucesivas reformas del Código
Procesal Penal, del Trabajo y de la promulgación de la Ley
l9.968 que crea los Tribunales de familia, los juzgados
creados bajo el amparo de las leyes precitadas han sido
objeto de importantes modificaciones en lo relativo a su
estructura y es así como para los efectos disciplinarios
debemos mencionar la aparición de los siguientes
funcionarios: administrador, subadministrador y jefes de
unidades:
Facultades disciplinarias de los administradores:
Sobre la materia rige el artículo 389 letra F del Código
Orgánico de Tribunales, y se faculta al administrador para
aplicar las siguientes sanciones al personal señalado en esa
disposición lega
A.- Remover, tanto al subadministrador, a los jefes de
unidades y al personal cuando hayan sido calificados en lista
condicional en el proceso de calificación respectivo, y
B.- De igual forma remover a los precitados
funcionarios, en cualquier tiempo cuando hayan incurrido en
faltas graves al servicio.
C.- Aplicar a dichos funcionarios alguna de las medidas
disciplinarias prescritas en el inciso tercero del artículo 532
cuando hubieren incurrido en faltas al servicios que no sean
graves, esto es:
1°. Amonestación privada,
2°.- Censura por escrito;
3°. Multa de uno a quince días de sueldo o de una
cantidad que no exceda de ocho y media Unidades
Mensuales, y
4°. Suspensión de sus funciones hasta por un mes,
76

gozando del cincuenta por ciento de sus remuneraciones
cuando procediere.
Procedimiento establecido por la ley para el ejercicio
de esas facultades.
Lo interesante y novedoso sobre estas facultades
disciplinarias otorgadas por la ley a estos funcionarios,
denominados administradores, consiste en cuanto el propio
artículo 389 letra F. establece un procedimiento previo,
indispensable en la aplicación de todas las sanciones
mencionadas, desde la remoción hasta las mencionadas en el
artículo 532 inciso 3°.
Tanto para el efecto de remover los funcionarios
respectivos, como para el caso de aplicar una sanción
disciplinaria, el administrador debe solicitar en primer
término, al presidente del comité de jueces la designación de
un funcionario como investigador y si el caso lo aconseja,
puede suspender de sus funciones al inculpado. Este
procedimiento será fundamentalmente oral y de lo actuado se
levantará una acta general que firmarán todos los
declarantes, sin perjuicio de agregar los documentos
probatorios que correspondan.
La investigación no podrá exceder de cinco días.
Cerrada la investigación.- Se formulan los cargos, si
correspondiere.
El inculpado dispone de dos días, para responderlos a
contar de la fecha de su notificación. Para el caso de
ofrecerse prueba por la parte del inculpado, el investigador
señalará un plazo de no más de tres días.
Vencido el término para los descargos o el término
probatorio, en su caso, el investigador, dentro de los dos
días siguientes, emitirá un informe conteniendo la relación de
los hechos, los fundamentos y conclusiones y formulará al
administrador la proposición procedente.
77

Conocido el informe el administrador dictará dentro de
los dos días siguientes la resolución correspondiente, la cual
será notificada al inculpado, éste podrá apelar de los dos
días siguientes ante el comité de jueces, el cual resolverá
el recurso dentro de dos días.
Remoción del administrador.-
El inciso final del artículo 389 letra F establece, para el
caso de la remoción del administrador, será resuelta por el
comité de jueces a solicitud del juez presidente, con
apelación ante el presidente de la Corte de Apelaciones
respectiva. Recurso que se someterá a los mismos plazos
establecidos para el caso del subadministrador.
Llama la atención, en el caso del procedimiento
señalado para la remoción del administrador, se haga
aplicable únicamente lo relacionado con el recurso de
apelación sin mencionar para nada el resto de los trámites
respectivos. Asimismo, en este caso, no se contempla la
aplicación de las medidas establecidas en el artículo 532
inciso tercero, ni se alude tampoco al procedimiento, tal cual
se expresa en lo relativo al resto de los funcionarios.
Facultades disciplinarias de las Cortes de
Apelaciones.-
Estos tribunales están encargados por la ley de
mantener la disciplina judicial en el territorio de su respectiva
jurisdicción, velando por la conducta ministerial de sus
miembros y la de los jueces subalternos, haciéndoles cumplir
todos los deberes impuestos por las leyes.
Además se extiende dicha facultad a los fiscales
judiciales, a quiénes se les puede corregir disciplinariamente
en la forma establecida en el artículo 537.
También, debe velar por la conducta funcionaria de los
relatores, secretarios, notarios, conservadores, archiveros,
procuradores y empleados de secretaría, a quiénes podrá
78

imponer, las penas correccionales de los artículos 537 y 542,
a más de la suspensión hasta por sesenta días de sus
respectivos empleos, todo ello procediendo de plano y de
oficio – artículos 538 y 539 –
También las Cortes de Apelaciones en uso de estas
facultades disciplinarias pueden actuar a petición de parte –
artículo 536 – oyendo y despachando sumariamente y sin
forma de juicio las quejas interpuestas por los agraviados
contra los jueces por cualquiera faltas y abusos cometidas en
el ejerció de sus funciones y dictarán, con previa audiencia
del juez respectivo, las medidas convenientes para poner
remedio al motivo de la queja.
Medidas disciplinarias.- Las Cortes de Apelaciones en
primer término y conforme lo dispone el artículo 537 del
Código Orgánico de tribunales, pueden corregir las faltas o
abusos cometidos por los jueces de letras de su respectivo
territorio jurisdiccional por uno o más de los medios
siguientes:
1° Amonestación privada;
2°. Censura por escrito;
3°. Pago de costas;
4°.- Multa de 1 a 15 días de sueldo o multa no inferior a
una ni superior a cinco unidades tributarias mensuales, y
5°. Suspensión de sus funciones hasta por cuatro
meses. Durante este tiempo el funcionario gozará de medio
sueldo. Sin perjuicio de la responsabilidad derivada de estos
hechos.
Por otro lado en el artículo 542 a las Cortes de
Apelaciones se les otorgan facultades más amplias, pues las
consignadas en el artículo 537 están destinadas únicamente
a los jueces de letras, en cambio éstas, están destinadas a la
represión y castigo de faltas cometidas ante el tribunal,
mientras ejercen sus funciones, sin especificar la calidad del
79

funcionario, siendo ellas:
1° Amonestación privada;
2°. Censura por escrito;
3°. Multa de 1 a 15 días de sueldo o multa no inferior a
dos ni superior a diez unidades tributarias mensuales, y
4°.- Arresto que no exceda de ocho días. Este arresto
será siempre conmutable en multa, en proporción de media
unidad tributaria mensual por cada día.
Las Cortes de Apelaciones por mandato del inciso final
del artículo 542, dispone de las facultades otorgadas a los
jueces de letras por el artículo 531, para la represión o castigo
de las faltas de respeto cometidas en los escritos .-
En el caso d

Las Cortes de Apelaciones tienen, facultades
disciplinarias y las ejercen: "en todo el territorio de su
respectiva jurisdicción, velando inmediatamente por la
conducta ministerial de sus miembros y de los jueces
subalternos y haciéndoles cumplir todos los deberes que las
leyes les imponen" - artículo 535 inciso 1° Código Orgánico
de Tribunales-
Igual facultad ejercen respecto de los juzgados
especiales de menores, pudiendo, además sancionar las
faltas o abusos que los ministros de la Corte y de sus
respectivos fiscales en el ejercicio de sus funciones.
El artículo 537 del Código Orgánico de Tribunales
establece las distintas sanciones que puede aplicar
disciplinariamente, agregándose a las que pueden aplicar los
jueces de letras:
1.- El pago de las costas; y
2.- La suspensión hasta por cuatro meses. Durante
este tiempo el funcionario gozará de medio sueldo .
Las facultades que la ley confiere a las Cortes de
80

Apelaciones pueden ejercerse de oficio –artículo 358 del
Código Orgánico de Tribunales.-
Finalmente la Corte Suprema, en virtud de la
superintendencia correccional, disciplinaria y económica
sobre todos los tribunales de la República – artículo 79 de la
Constitución Política.- tiene las más amplias y drásticas
facultades disciplinarias que se pudiera imaginar. No tiene
límite territoriales, ya que ejerce su ministerio en todo el
territorio de la República; ni tiene límites personales, ya que
ejerce las facultades en estudio respecto de todos los jueces
y Ministros de Cortes de Apelaciones, de sus fiscales, de sus
miembros y, en general, respecto de todos los funcionarios
del orden judicial –artículos 540 y 541 del Código Orgánico de
Tribunales.-
Las sanciones que pueden imponer tanto la Corte
Suprema como las Cortes de Apelaciones, por faltas que se
cometieren ante ellas mientras ejercen sus funciones son:
1.- Amonestación privada;
2.- Censura por escrito;
3.- Multas, y
4.- Arresto que no exceda de ocho días.
Estos tribunales tendrán, también las facultades que el
artículo 531 otorga a los jueces de letras, para la represión o
castigo de las faltas de respeto que se cometieren en los
escritos que es les presentaren artículo 542 del Código
Orgánico de Tribunales..-
Si los infractores son abogados, la sanción puede
consistir en una suspensión del ejercicio de la profesión por
un término que no exceda de dos meses y extensiva a todo el
territorio de la República –artículo 543 del Código Orgánico
de Tribunales.-
APLICACION DE MEDIDAS DISCIPLINARIAS A
SOLICITUD DE PARTE.-
81

El legislador procesal orgánico contempló un
mecanismo a través de los cuales una persona puede solicitar
la aplicación de medidas disciplinarias, cual es o recurso de
queja Este medio no dice relación con una resolución de un
tribunal que ha decidido un asunto sino que se vincula al
incumplimiento por parte del órgano judicial, sean jueces o
funcionarios, de obligaciones que el ejercicio del cargo les
impone.
RECURSO DE QUEJA.-
Es un acto jurídico procesal cuyo fundamento lo
encontramos en las facultades disciplinarias de los tribunales,
siendo su único objetivo, corregir las faltas o abusos graves
cometidos en la dictación de resoluciones de carácter
jurisdiccional. En ningún caso podrá modificar, enmendar o
invalidar resoluciones judiciales respecto de las cuales la ley
contempla recursos jurisdiccionales ordinarios o
extraordinarios.
Si un tribunal superior de justicia, haciendo uso de sus
facultades disciplinarias, invalida una resolución jurisdiccional,
deberá aplicar la o las medidas disciplinarias pertinentes. En
tal situación la sala, dispondrá se dé cuenta al tribunal pleno
de los antecedentes para los efectos de aplicar las medidas
disciplinarias procedentes, atendida la naturaleza de las faltas
o abusos, siendo la de menor grado, la de amonestación
privada

FUENTES LEGALES DEL RECURSO DE QUEJA.-
Este medio de conformidad con nuestra legislación se
encuentra fundamentalmente radicado en las Cortes de
Apelaciones y en la Corte Suprema. Especial relevancia tiene
en esta materia el artículo 536 del Código Orgánico de
Tribunales, cuyo texto es del tenor siguiente: "En virtud de la
atribución de que habla el artículo anterior, las Cortes de
82

Apelaciones oirán y despacharán sumariamente y sin forma
de juicio las quejas que las partes agraviadas interpusieren
contra los jueces de letras por cualesquiera falta y abusos
que cometieren en el ejercicio de sus funciones; y dictarán,
con previa audiencia del juez respectivo, las medidas
convenientes para poner pronto remedio al mal que motiva la
queja".
Tratándose de la Corte Suprema, establece el artículo
540, inciso 3º del Código Orgánico de Tribunales :"puede,
asimismo, amonestar a las Cortes de Apelaciones o censurar
su conducta, cuando alguno de estos tribunales ejerciere de
un modo abusivo las facultades discrecionales que la ley les
confiere, o cuando faltare a cualesquiera de los deberes
anexos a su ministerio; sin perjuicio de formar el
correspondiente proceso al tribunal o ministros delincuentes,
si la naturaleza del caso así lo exigiere". Precepto que se
encuentra en concordancia con las facultades que el artículo
79 de la Constitución ha radicado en el más alto de los
Tribunales de Justicia de la República.
CAUSALES DE QUEJA EN EL CODIGO ORGANICO.-
El legislador ha distinguido dos situaciones al tratar de
las faltas o abusos de los funcionarios judiciales. La primera,
relativa a las faltas cometidas por los funcionarios judiciales
en su carácter de tales regulada en el artículo 544 del Código
Orgánico de Tribunales y la segunda, referente a las faltas o
abusos que dichos funcionarios cometieren en la
substanciación o fallo de los juicios, reglamentada en el
artículo 545 del Código Orgánico de Tribunales..
A.- Prescribe el artículo. 544 que: "las facultades
disciplinarias que corresponden a la Corte Suprema o a las
Cortes de Apelaciones, deberán especialmente ejercitarse
respecto de los funcionarios del orden judicial que se
83

encuentran en los casos que siguen.
1º.- Cuando faltaren de palabra, por escrito o de obra a
sus superiores en el orden jerárquico;
2º.- Cuando faltaren gravemente a las consideraciones
debidas a otros funcionarios o empleados o a cualquiera
persona que solicite el ejercicio de su autoridad o asista por
cualquiera otro motivo a estrados;
3º.- Cuando se ausentaren sin licencia del lugar de sus
funciones, o no concurrieren a ellas en las horas señaladas, o
cuando en cualquier forma fueren negligentes en el
cumplimiento de sus deberes;
4º.- Cuando por irregularidades de su conducta moral o
por vicios que les hicieren desmerecer en el concepto público
comprometieren el decoro de su ministerio;
5º.- Cuando por gastos superiores a su fortuna,
contrajeren deudas que dieren lugar a que se entablen
contra ellos demandas ejecutivas".
6°.- Cuando recomendaren a jueces o tribunales
negocios pendientes en juicios contradictorios.
7°.- Cuando los nombramientos que dependieren de
los jueces de letras para cargos de síndicos, depositarios,
peritos u otros análogos, recayeren generalmente sobre las
mismas personas o pareciere manifiestamente que no se
consulta en ellos el interés de las partes y la recta
administración de justicia, y
8°.- Cuando infringieren las prohibiciones que les
imponen las leyes.
B.- Señala, por su parte el artículo 545 del Código
Orgánico de Tribunales .en su nuevo texto a raíz de la
reforma introducida por la ley 19.374 publicada en el D. Oficial
de 18 de febrero de 1995 que: " El recurso de queja tiene
por exclusiva finalidad corregir las faltas o abusos graves
84

cometidos en la dictación de resoluciones de carácter
jurisdiccional. Sólo procederá cuando la falta o abuso se
cometa en sentencia interlocutoria que ponga fin al juicio
o haga imposible su continuación o definitiva, y que no
sean susceptibles de recurso alguno, ordinario o
extraordinario, sin perjuicio de la atribución de la Corte
Suprema para actuar de oficio en ejercicio de sus
facultades disciplinarias. Se exceptúan las sentencias
definitivas de primera o única instancia dictadas por
árbitros arbitradores, en cuyo caso procederá el recurso
de queja, además del recurso de casación en la forma..."
LAS VISITAS.-
La ley impone a los Tribunales la obligación de practicar
inspecciones a los tribunales bajo su dependencia,
denominadas: VISITAS, para imponerse de la forma como
sus subordinados cumplen su funciones: ellas asimismo, se
hacen extensivas a los oficios de los notarios y conservadores
y a los funcionarios auxiliares de la administración de justicia,
y a los establecimientos destinados a la detención, prisión y al
cumplimiento de las condenas privativas de la libertad de los
individuos.
CLASIFICACION DE LAS VISITAS.
Las Visitas admiten una clasificación, en ordinarias y
extraordinarias, siendo las primeras aquellas realizadas en las
oportunidades preestablecidas por el Código Orgánico de
Tribunales; en tanto, reciben el nombre de extraordinarias, las
verificadas por los tribunales superiores de justicia cuando se
consideren convenientes.
Visitas Ordinarias.
Estas visitas ordinarias pueden ser practicadas tanto
por las Cortes de Apelaciones, como por los jueces de letras,
dentro de sus respectivos territorios jurisdiccionales.
Cortes de Apelaciones.- Las visitas ordinarias,
85

encomendadas a las Cortes de Apelaciones, a su vez se
pueden clasificar de la siguiente manera: a.- Visitas
establecidas en el artículo 553 del Código Orgánico de
Tribunales.; b.- Visitas a que alude el artículo 555 del Código
Orgánico de Tribunales y; c.- Visitas a los lugares de
detención y prisión y a los centros de Readaptación Social.
a.- El artículo 553 del Código Orgánico de Tribunales.
expresa : corresponde a las Cortes de Apelaciones fiscalizar
la conducta funcionaria de los miembros del Escalafón
Primario desde la séptima hasta la tercera categoría inclusive
y a los miembros del Escalafón Secundario que ejerzan sus
funciones dentro del respectivo territorio jurisdiccional, sin
perjuicio de lo que prescribe el artículo 564 del Código
Orgánico de Tribunales.
Al efecto, las Cortes designarán anualmente a uno o
más de sus ministros para que, durante el respectivo año
calendario, actúen como ministros visitadores en los juzgados
y en los oficios de los notarios, conservadores y archiveros
que se les asignen. Anualmente deberá cambiarse la
asignación, procurando siempre que la carga de trabajo se
distribuya equitativamente entre los ministros.
Estos ministros efectuarán las visitas que sean
necesarias para el debido cumplimento de la función
fiscalizadora que se les encomiende.
Si al efectuar la visita, el ministro encargado de ella
comprobare la existencia de faltas o delitos cometidos por el
funcionario visitado, podrá adoptar las medidas urgentes que
fueren necesarias, dando cuenta de ellas a la Cortes
respectiva dentro de las veinticuatro horas siguientes.
Los funcionarios sujetos a las visitas a que se refiere
este párrafo deberán llevar un libro especial, en el cual se
consignará por el ministro encargado de hacerlas, o por el
juez, en su caso, las observaciones que merezca la
86

inspección realizada, Igual constancia se deberá dejar en la
hoja de vida de cada funcionario visitado, consignando,
además, la apreciación que merezca la conducta funcionaria
de éste.”
b.- Visitas trienales, la obligación de practicarlas, se
encuentra consignada en el artículo 555 del Código Orgánico
de Tribunales ya que pesa sobre las Cortes de Apelaciones,
además, de la realización de las visitas señaladas en el
artículo 553 del Código Orgánico de Tribunales la que como
su nombre lo indica, deberá practicarse cada tres años, por
medio de uno de sus ministros, comisionado al efecto por el
tribunal a los juzgados de letras de su territorio jurisdiccional,
con el propósito de inspeccionar y vigilar de cerca la marcha
de la administración de justicia en cada uno de ellos...”
FACULTADES ECONOMICAS.-
Las facultades económicas de los tribunales de justicia
son todas aquellas tendientes a intervenir en la organización
de los mismos y aclarar o complementar disposiciones
legales cuya obligación es aplicarlas.
Nuestra jurisprudencia ha señalado entre las
facultades, las consagradas por el artículo 3º y son las
llamadas económicas o de orden interno, en virtud de las
cuales el Poder Judicial por medio de sus órganos
correspondientes expide disposiciones de carácter general
para la buena administración de justicia. Con el ejercicio de
estas facultades se tiende a obtener un mejor y más eficaz
servicio judicial, sea racionalizando la atención a los usuarios
o posibilitando en mejor medida el acceso de éstos a los
tribunales.
Quizás la manifestación más importante de estas
facultades es la de dictar Autos Acordados. La Comisión
Revisora del proyecto de Ley Orgánica de Tribunales, al
87

preocuparse del artículo 3º, que es el mismo del actual
Código Orgánico de Tribunales "tuvo presente en la sesión
del 25 de julio de 1870 la opinión de los señores Varas;
Bernales y Martínez, de que los tribunales podían, a
consecuencia de la atribución que se les de en lo económico,
dictar lo que se llama autos acordados, así como tomar
medidas o adoptar disposiciones de carácter general relativas
a la policía judicial"
MANERAS A TRAVES DE LAS CUALES LOS
TRIBUNALES EJERCITAN LAS FACULTADES
ECONOMICAS DENTRO DE SU ADMINISTRACION
INTERNA.
Estas facultades son ejercitadas fundamentalmente, a
través de los siguientes mecanismos:
a.- La sesión solemne del día 1º de marzo de cada año,
cuando el Presidente de la Corte Suprema da cuenta de la
administración interna y del funcionamiento de los tribunales,
cumpliendo de este modo con la prescripción legal del tenor
siguiente: "de las dudas y dificultades que hayan ocurrido a la
Corte Suprema y a las Cortes de Apelaciones en la
inteligencia y aplicación de las leyes y de los vacíos que se
noten en ellas y de que se haya dado cuenta al Presidente de
la República en cumplimiento del artículo 5º del Código Civil."
– artículo 102 N° 4 del Código Orgánico de Tribunales.
b.- La intervención de los tribunales en el
nombramiento de su propio personal a través de las
propuestas dirigidas a las autoridades pertinentes. En nuestro
país los jueces de letras, los de garantía y los del juicio oral
en lo penal, de familia, laborales, los ministros de las Cortes
de Apelaciones y de la Corte Suprema deben ser propuestos
por el propio poder judicial, sea en forma de ternas o quinas,
de acuerdo a lo prescrito en los artículos Nº 14 de la
Constitución y 263 y siguientes de Código Orgánico de
88

Tribunales.-
c.- Las facultades de confeccionar el Escalafón de los
Funcionarios Judiciales. El Escalafón es el ordenamiento en
estricto orden de antigüedad y grado ocupado por lo diversos
funcionarios.
d.- la facultad de confeccionar listas con las
calificaciones realizadas a los miembros del Poder Judicial
-artículos 274 y siguientes del Código Orgánico de
Tribunales.- potestad confundida en cierto modo con las
facultades disciplinarias, procediéndose a la calificación anual
de los funcionarios judiciales y de los auxiliares de la
administración de justicia para evaluar su comportamiento
durante ese lapso.
e.- La facultad de carácter económico-administrativo de
velar y hacer cumplir todo lo referente a la instalación de los
jueces. Un tribunal sólo puede llegar a ejercer jurisdicción
después de encontrarse "instalado". Tratándose de los
jueces de letras y ministros de las cortes se realiza mediante
el cumplimiento de dos requisitos copulativos:
a.- La constancia del nombramiento por decreto
supremo: "Hecho el nombramiento de un juez por el
Presidente de la República y expedido el correspondiente
título a favor del nombrado prestará éste el juramento
prevenido en los artículos siguientes -art. 299 Código
Orgánico de Tribunales.-
b.- El juramento de los nombrados ante las autoridades
correspondientes:"Los miembros de la Corte Suprema
prestarán su juramento ante el presidente del mismo tribunal.
Los Ministros de las Cortes de Apelaciones ante el
presidente del respectivo tribunal. Ante el mismo funcionario
los prestarán también los jueces de “ -artículo 300 Código
Orgánico de Tribunales-
89

"Prestado que sea el juramento, se hará constar la
diligencia en el libro respectivo, y de ella se dará testimonio al
nombrado, el cual entrará inmediatamente en el ejercicio de
sus funciones" -artículo 305 del Código Orgánico de
Tribunales.-
f.- La facultad de ordenar traslados y permutas de
funcionarios judiciales: "El Presidente de la República, a
propuesta o con el acuerdo de la Corte Suprema, podrá
ordenar el traslado de los funcionario o empleados judiciales
comprendido en este Código a otro cargo de igual categoría.
En la misma forma podrá autorizar las permutas que soliciten
funcionarios de igual categoría" -artículo. 310 del Código
Orgánico de Tribunales.- En varias oportunidades la Corte
Suprema ha utilizado esta facultad legal del traslado como
medida disciplinaria en lugar de medida económico-
administrativa, y
g.- La facultad de dictar Autos Acordados sean internos
o externos.
BASES DEL EJERCICIO DE LA JURISDICCION.-
El ejercicio de la función jurisdiccional se encuentra
entregado a los tribunales establecidos por la ley de acuerdo
a lo previsto en el artículo 73 de la Constitución. Para el
adecuado ejercicio de la función jurisdiccional por parte de los
tribunales, se han establecido diversos principios
fundamentales en la Constitución, en el Código Orgánico de
Tribunales y en otros cuerpos legales. Estos principios para el
ejercicio de la función jurisdiccional son esenciales y han
permanecido casi inalterables durante la historia
constitucional.
Varias de las bases establecidas para el ejercicio de la
función jurisdiccional se encuentran estrechamente
vinculadas con los principios formativos del procedimiento.
Ello resulta lógico si tenemos en cuenta los principios en los
90

cuales se sustenta el establecimiento y funcionamiento de los
órganos jurisdiccionales deben necesariamente guardar la
correspondiente armonía con aquellos que inspiran el
desarrollo de un procedimiento para arribar a la resolución de
un conflicto. De acuerdo con lo expuesto, bases para el
ejercicio de la jurisdicción son todos aquellos principios
establecidos para el adecuado y eficiente funcionamiento de
los órganos jurisdiccionales. Pero más allá de tratarse de
principios relacionados con los tribunales, los cuales como lo
sostiene un autor – Alec Carocca – ellos se traducen, más
bien, en derechos a favor de las personas, la mayoría de los
cuales tienen un reconocimiento constitucional como lo
advertiremos a través del desarrollo de este trabajo
Las principales bases para el ejercicio de la función
jurisdiccional son:
1.- Legalidad
2.- Independencia
3.- Territorialidad
4.- Jerarquía o Grado
5.- Publicidad
6.- Sedentariedad
7.- Pasividad
8.- Competencia Común
9.- Inavocabilidad
10.- Gratuidad
11.- Inexcusabilidad
12.- Autogeneración incompleta
13.- De la continuidad en el ejercicio de la jurisdicción.
14.- De la responsabilidad
15.- De la Inamovilidad

LEGALIDAD.-
La legalidad como base para el ejercicio de la función
91

jurisdiccional, aparece contemplada en la Constitución y el
Código Orgánico de Tribunales, puede ser analizada desde
tres puntos de vista:
A.- Legalidad En Sentido Orgánico.-
Sólo en virtud de una ley se pueden crear Tribunales. El
artículo 76 inciso 1º de la Constitución establece: "La facultad
de conocer de las causas civiles y criminales, de resolver y
hacer ejecutar lo juzgado, pertenece exclusivamente a los
tribunales establecidos por la ley"
a.- La determinación del tribunal debe producirse
necesariamente con anterioridad a la iniciación del proceso.
Al efecto, el artículo 19 Nº3 inciso 4 de la Constitución
establece: "Nadie puede ser juzgado por comisiones
especiales, sino por el tribunal que le señale la ley y que se
halle establecido con anterioridad por ésta". El alcance de ese
precepto aparece claramente señalado en el acta de la
Sesión Nº 100 de la Comisión de Estudios de la nueva
constitución, necesitando : "el requisito exige antelación a la
iniciación del proceso y no al hecho sobre el cual recae el
juicio, como ocurre en el principio de la irretroactividad de la
ley penal"
b.- Por otra parte el artículo 77 de la Constitución, en
cuanto a la organización y atribuciones de los tribunales,
requiere se determine a través de la promulgación de una Ley
Orgánica Constitucional, de acuerdo a lo previsto en el
artículo 5º transitorio de la Constitución mientras no se dicte
esa ley orgánica constitucional, deben entenderse
plenamente vigentes las leyes sobre la organización y
atribuciones de los tribunales, materias en la actualidad
ubicadas mayoritariamente en el Código Orgánico de
Tribunales.
La modificación de la ley orgánica constitucional
relativa a la organización y atribuciones de los tribunales sólo
92

podrá llevarse a cabo, oyendo previamente a la Corte
Suprema, conforme lo prescrito en el inciso 2º del artículo 77
de la Constitución Política.
B.- Legalidad en Sentido Funcional.-
Los Tribunales deben actuar dentro del marco fijado por
la ley y en consecuencia, deben conocer y fallar los conflictos
dándole a ella la correspondiente aplicación.
a.- los artículos 6º y 7º de la Constitución Política del
Estado, se encargan de establecer la existencia del Estado de
Derecho, de acuerdo con dicha normativa los poderes del
Estado, uno de los cuales es el jurisdiccional, deben
someterse en su funcionamiento a la constitución y a la ley,
las actuaciones de los órganos jurisdiccionales cuando se
verifiquen fuera del marco de la ley generan su nulidad y la
consiguiente responsabilidad para los infractores.
El límite dentro del cual pueden actuar los tribunales se
encuentra establecido por la ley al tratar de la competencia en
los artículos 108 y siguientes del Código Orgánico de
Tribunales. Los actos realizados por los Tribunales cuando
se aparten de la órbita de las atribuciones conferidas por la
ley adolecen de nulidad, esa es la regla general.
Los mecanismos legales a través de las cuales se
puede alegar la nulidad de los actos jurídico procesales
realizados por los tribunales de justicia cuando se aparten de
la esfera de sus atribuciones, son fundamentalmente: la
oposición de excepciones –artículo. 303 Nº1 y 464 Nº1 del
Código de Procedimiento Civil.- la formulación de incidentes
de nulidad –artículos 80, 81, 83 y 84 del Código de
Procedimiento Civil- por designar algunos de mayor
relevancia sobre la materia y la interposición del recurso de
casación en la forma –artículo 768 Nº1 y 4 del Código de
Procedimiento Civil.- y el recurso de nulidad – artículo 372 y
siguientes del Código Procesal Penal.-
93

b.- Por otra parte, los asuntos sometidos a su decisión
deben ser fallados por los Tribunales aplicando la ley vigente.
El artículo 170 nº5 del Código de Procedimiento Civil.- El
tribunal al pronunciar la sentencia definitiva destinada a
resolver el conflicto, debe realizar las consideraciones de
derecho indispensables como fundamento de su decisión.
Similar exigencia se contiene en el artículo 342 letra d.- del
Código Procesal Penal.- Si el tribunal resuelve el punto
apartándose de la ley, el fallo adolecerá de nulidad y podrá
ser impugnado a través de la interposición del recurso de
casación en el fondo -artículo 767 del Código de
Procedimiento Civil y del recurso de nulidad, tratándose de
sentencias de carácter penal – artículo 374 letra e) del Código
Procesal Penal-.
Excepcionalmente, los árbitros arbitradores no fallan el
conflicto conforme a la ley, sino asilándose en su prudencia y
en los principios equidad. –artículo 233 del Código Orgánico
de Tribunales.-
Además, el artículo 170 nº5 del Código Procedimiento
Civil. Faculta a los jueces sólo en materia civil y solamente a
falta de ley, decidir el conflicto recurriendo a los principios de
equidad. Estos dos casos sólo configuran una excepción
aparente al principio de la legalidad. En definitiva siempre la
fuente para obrar de tal manera se encuentra establecida en
la ley.
C.- LEGALIDAD EN SENTIDO CONSTITUCIONAL.-
En este sentido el principio de la legalidad importa la
igualdad en la protección de las garantías individuales de las
personas dentro de la actividad jurisdiccional.
El artículo 19 de la Constitución se refiere a este
aspecto de la garantía de la legalidad velando porque todas
los individuos tengan acceso en la protección de sus
derechos a través del ejercicio de la función jurisdiccional en
94

un debido proceso y con la asistencia jurídica necesaria para
ello. Para la existencia de esta igualdad en el ejercicio de los
derechos dentro de la actividad jurisdiccional, se contempla
en ese precepto constitucional los siguientes aspectos:
a.- Derecho a la defensa jurídica –artículo 19 Nº3 inciso
2º y 3º de la Constitución de la República.-
b.- Prohibición de juzgamiento por comisiones
especiales - artículo 19 N°3 inciso 4 de la Constitución.-
c.- La existencia previa de un debido proceso, cuya
culminación será siempre el pronunciamiento del fallo,
resolviendo el conflicto correspondiente. -artículo 19 nº 3
inciso 5º de la Constitución.-
d.- Prohibición de presumir de derecho la
responsabilidad penal –artículo 19 Nº3 inciso 6º de la
Constitución.
e.- Irretroactividad de la ley penal sancionatoria
-artículo 19 Nº3 inciso 7º de la Constitución.-
f.- Prohibición de establecer leyes penales en blanco
-artículo. 19 Nº3 inciso final de la Constitución.-
BASE DE LA INDEPENDENCIA.-
Para justificar la razón de esta garantía de la
independencia judicial no se requiere de excesivas
explicaciones, si el juez no está libre de influencias o
presiones externas, no podrá solucionar los conflictos de
manera imparcial como lo exige su función de conformidad a
la ley. La independencia de los jueces en el ejercicio de las
labores asignadas por la Constitución y la ley, y su libertad
frente a todo tipo de interferencias de cualquier otro
detentador de alguna autoridad, constituye la piedra final en el
edificio del Estado democrático constitucional de Derecho.
Esta independencia de los tribunales la podemos
apreciar desde tres puntos de vista: Orgánico, Funcional y
Personal.
95

INDEPENDENCIA ORGANICA O POLITICA.-
La independencia del Poder Judicial desde el punto de
vista orgánico o político consiste en su autonomía frente a los
demás poderes del estado, sin la presencia de alguna
dependencia jerárquica sea, con respecto al Poder
Legislativo, como del Ejecutivo.
El artículo 76 de la Constitución contempla
expresamente esta estructura del Poder Judicial no
subordinada jerárquicamente a los otros Poderes del Estado
al prescribir: " La facultad de conocer las causas civiles y
criminales, de resolverlas y de hacer ejecutar lo juzgado,
pertenece exclusivamente a los tribunales establecidos por la
ley." En idénticos términos se encuentra redactado el artículo
1° del Código Orgánico de Tribunales, motivo por el cual
consideramos innecesario reproducirlo.
Dado que el Poder Judicial es independiente de los
otros poderes del Estado, el artículo 77 de la Constitución.
establece perentoriamente la necesidad de dictar una ley
orgánica constitucional relativa a la organización y
atribuciones de los tribunales, pudiendo ser modificada
oyendo previamente a la Corte Suprema.
De acuerdo a lo previsto en el artículo 5º transitorio de
la Constitución debemos entender la vigencia de las leyes
reguladoras de la organización y atribuciones de los
tribunales especialmente el Código Orgánico de Tribunales,
en tanto no se dicta la Ley Orgánica relativa a esta materia.
Ninguna actuación podría ejercerse por parte del Poder
Legislativo o Ejecutivo cuyo propósito sea atentar en contra
de la estructura independiente del Poder Judicial contemplada
en la Constitución.
Al efecto, debe tenerse presente el artículo 7º de la
Constitución cuando expresa: " Ninguna magistratura,
ninguna persona ni grupo de personas puede atribuirse, ni
96

aun a pretexto de circunstancias extraordinarias, otra
autoridad o derechos que los que expresamente se les haya
conferido en virtud de la constitución y las leyes". Todo acto
en contravención a este artículo es nulo y origina las
responsabilidades y sanciones prescritas por la ley para su
autor .
Por su lado el artículo. 12 del Código Orgánico de
Tribunales ratifica lo establecido en la Constitución, al
expresar: "El Poder Judicial es independiente de toda otra
autoridad en el ejercicio de sus funciones". Mas, esta
independencia del Poder Judicial no se contempla sólo en el
sentido positivo, sino también en el negativo, esto es, en la
prohibición del Poder Judicial de inmiscuirse en la esfera de
los otros poderes del estado en su actuar, al efecto el artículo
4º del Código Orgánico de Tribunales establece:" Es
prohibido al Poder Judicial mezclarse en las atribuciones de
otros poderes públicos y en general ejercer otras funciones
que las determinadas en los artículos precedentes".
Finalmente el artículo 222 del Código Penal resguarda
el principio de la independencia cuando expresa: "el
empleado del orden judicial que se arrogare atribuciones
propias de las autoridades administrativas o impidiere a éstas
el ejercicio legítimo de las suyas, sufrirá la pena de
suspensión del empleo en su grado medio". En la misma
pena incurrirá todo empleado del orden administrativo cuando
se arrogare atribuciones judiciales o impidiere la ejecución de
una providencia dictada por tribunal competente. Las
disposiciones de este artículo sólo se harán efectivas cuando
entablada la contienda de competencia y resuelta por la
autoridad correspondiente, los empleados administrativos o
judiciales continuaren procediendo indebidamente.
Respecto de la independencia orgánica debemos tener
97

presente lo siguiente: "la independencia del Poder Judicial no
ha existido nunca, completa, integral, fundamentalmente
debido a la carencia de un independencia económica que es
uno de los pilares en que hubiere de sustentarse un Poder
Judicial verdaderamente autónomo, siempre el Poder Judicial
ha estado sujeto a lo que digan sobre la materia, los otros dos
Poderes del Estado: El Legislativo y el Ejecutivo en cuanto
fijan el presupuesto para sus necesidades, desde hace
bastante tiempo el Presidente de la Corte Suprema, Ministros
de ella y personas de fuera del Poder Judicial han abogado
porque se les de un trato diferente.
B.- LA INDEPENDENCIA FUNCIONAL.-
La independencia funcional consiste no solo en la
existencia de un Poder estructurado e independiente de los
otros con una autonomía propia, sino cuando la función
jurisdiccional tan celosamente encomendada, se ejerce sin la
interferencia de los otros Poderes del Estado de cualquier
forma, en el desempeño de su cometido confiado por la
constitución y las leyes.
Esta independencia funcional se encuentra
expresamente contemplada en la Constitución Política de la
República la cual se encargó de establecer la exclusividad del
ejercicio de la función jurisdiccional por los tribunales
establecidos en la ley y excluye de ella toda intervención de
los otros Poderes del estado.
Al respecto prescribe el inciso primero del artículo 73 de
la Constitución: "La facultad de conocer las causas civiles y
criminales, de resolverlas y de hacer ejecutar lo juzgado,
pertenece exclusivamente a los tribunales establecidos por la
ley. Ni el Presidente de la República ni el Congreso pueden,
en caso alguno, ejercer funciones judiciales, avocarse causas
pendientes, revisar los fundamentos o contenidos de sus
resoluciones o de hacer revisar procesos fenecidos".
98

Con el fin de mantener esa independencia funcional de
los otros Poderes del Estado, el constituyente reconoce
expresamente al Poder Judicial su carácter de tal, dotándole
de la facultad de requerir directamente la fuerza pública para
hacer cumplir sus resoluciones e impidiendo a la autoridad
pública encargadas de ellas ejercer funciones fiscalizadoras.
Sobre esta materia establecen los incisos 3º y 4º del artículo
73 de la Constitución: "Para hacer ejecutar sus resoluciones
practicar y hacer practicar los actos de instrucción que se
decreten, los tribunales ordinarios de justicia y los especiales
que integran el Poder Judicial, podrán impartir ordenes
directas a la fuerza pública o ejercer los medios de acción
conducentes de que dispusieren. Los demás tribunales lo
harán en la forma que la ley determine. La autoridad
requerida deberá cumplir sin más trámite el mandato judicial y
no podrá calificar su fundamento u oportunidad ni la justicia o
legalidad de la resolución que se trata de ejecutar".
Esta independencia funcional se encuentra
expresamente reconocida también por el legislador en el
artículo 11 del Código Orgánico de Tribunales el cual prevé al
efecto, lo siguiente: "Para hacer ejecutar sus sentencias y
practicar o hacer practicar los actos de instrucción que
decreten, podrán los tribunales requerir de las demás
autoridades el auxilio de la fuerza pública que de ellas
dependieren o los otros medios de acción conducentes de
que dispusieren.
La autoridad legalmente requerida debe prestar el
auxilio, sin que le corresponda calificar el fundamento con
que se le pide ni la justicia o legalidad de la sentencia o
decreto que se trate de ejecutar".
Dada la prohibición constitucional impuesta a los otros
órganos del Estado de entrometerse en el ejercicio de la
99

función jurisdiccional, sancionando al efecto con la nulidad los
actos realizados en tal sentido, sin perjuicio de las
responsabilidades y sanciones señaladas por la ley señale,
las cuales ya citamos en el párrafo anterior, el constituyente
estableció respecto del Poder Judicial la obligatoriedad del
ejercicio de la función a través del establecimiento de la base
orgánica de la Inexcusabilidad.
Al respecto establece el inciso segundo del artículo 73
de la Constitución: "reclamada su intervención en forma legal
y en negocios de su competencia no podrán excusarse de
ejercer su autoridad, ni aún por falta de ley que resuelva la
contienda o asunto sometidos a su decisión".
A esta base orgánica de la inexcusabilidad, necesario
complemento de la independencia funcional, nos referiremos
más adelante.
C.- INDEPENDENCIA PERSONAL.-
La independencia del Poder Judicial desde el punto de
vista personal, importa atribuir a las personas integradas a la
función jurisdiccional, total autonomía con respecto de las
autoridades dependientes del resto de los Poderes del Estado
e incluso dentro del Poder judicial para los efectos de
construir el juicio lógico en la sentencia mediante la cual debe
resolver el conflicto sometido a su decisión.
El constituyente para proteger la actuación
independiente de las personas encargadas del ejercicio de la
función jurisdiccional, ha establecido un cierto privilegio o
beneficio de inviolabilidad, al efecto el artículo 81 de la
Constitución Política establece que "los magistrados de los
tribunales superiores de justicia, los fiscales judiciales y los
jueces letrados que integran el Poder Judicial, no podrán ser
aprehendidos sin orden del tribunal competente, salvo el caso
de crimen o simple delito flagrante y sólo para ponerlos a
100

disposición del tribunal que debe de conocer del asunto en
conformidad a la ley.
Además se establece, para cautelar esta independencia
personal en el ejercicio de sus funciones, la permanencia de
los jueces en sus cargos durante su buen comportamiento;
pero los inferiores desempeñaran su respectiva judicatura por
el tiempo que determinen las leyes. Con relación a la parte
final de dicha disposición constitucional, cabe destacar su
absoluta y total falta de vigencia, su referencia estaba
dedicada a los jueces de distrito y subdelegación, los cuales
han sido suprimidos de nuestra legislación procesal orgánica,
al respecto no cabe otra conclusión, si tomamos en cuenta la
inexistencia de jueces temporales en nuestro organigrama
judicial.
BASE DE LA TERRITORIALIDAD.-
Señala el artículo 7º inciso 1º del Código Orgánico de
Tribunales: " Los tribunales sólo podrán ejercer su potestad
en los negocios y dentro del territorio que la ley les hubiere
respectivamente asignado"
Esta base dice relación con el factor territorio como
elemento indispensable para determinar la competencia de un
tribunal, o sea, se refiere al campo geográfico dentro del cual
los jueces pueden ejercer su ministerio.
La regla de competencia en relación al territorio
pretende determinar que tribunal específico dentro de la
jerarquía de un tribunal, establecido mediante las reglas de
competencia absoluta debe conocer de un determinado
asunto.
EXCEPCION. - Indica seguidamente el artículo 7º,
inciso 2º del Código Orgánico de Tribunales la regla general
"no impide que en los negocios de que conocen puedan
dictar providencias que hayan de llevarse a efecto en otro
101

territorio"
La excepción a esta regla se produce en relación al
medio de prueba denominado, INSPECCION PERSONAL
DEL TRIBUNAL, sobre el particular prescribe el artículo 403,
inciso 2º del Código de Procedimiento Civil: el medio de
prueba inspección personal del tribunal: "podrá verificarse
aún fuera del territorio señalado a la jurisdicción del tribunal".
En este medio de prueba la delegación no procede,
pues su valor probatorio depende de los hechos directamente
observados y registrados por el tribunal en el cual se
encuentra radicado el asunto, y sobre lo pertinente la ley
señala: "La inspección personal constituye prueba plena en
cuanto a las circunstancias o hechos materiales que el
tribunal establezca en el acta como resultado de su propia
observación".
BASE DE LA JERARQUIA O DEL GRADO.-
Los tribunales están organizados, tanto en la
Constitución como en las leyes en forma jerárquica, así nos
encontramos en primer término con los jueces en sus
diversas funciones, luego las Cortes de Apelaciones y en la
cúspide la Corte Suprema. Esta estructura importa para los
efectos de la distribución de la competencia, según sea la
importancia de los asuntos sometidos al conocimiento del
tribunal. También adquiere relevancia para mantener la
disciplina judicial.
Cuando hablamos de grado, nos estamos refiriendo
especialmente al concepto de instancia el cual se vincula
estrechamente al recurso de apelación y al trámite de la
consulta. Es conveniente desde luego entregar un concepto
de instancia y debe entenderse como tal: cada uno de los
grados de conocimiento y fallo que la ley asigna a cada
tribunal, facultándolo para entrar a conocer y
102

pronunciarse sobre todas las cuestiones de hecho y de
derecho que en esos grados se plantean.
Reglamentando el problema de la instancia, señala el
artículo 188 del Código Orgánico de Tribunales: " La
competencia de que se halla revestido un tribunal puede ser
o para fallar un asunto en una sola instancia, de modo que la
sentencia sea inapelable; o para fallarlo en primera instancia,
de manera que la sentencia quede sujeta el recurso de
apelación". Las sentencias de segunda instancia, esto es, las
que recaen en el recurso de apelación, son esencialmente
inapelables.
El artículo 189 del Código Orgánico de Tribunales
agrega : "habrá lugar al recurso de apelación en las causas
que versaren sobre las materias de que hablan los artículos.
130 y 131 de este Código", esto es, cuando se trata de
materias no susceptibles de apreciación pecuniaria.
l El principio jerárquico o del grado tiene una explícita
manifestación en el artículo 110 del Código Orgánico de
Tribunales al consagrar como veremos en su oportunidad al
tratar de la regla general de competencia denominada, "del
grado o jerarquía"; en cuya virtud se hace improcedente la
prórroga de la competencia en segunda instancia.
Asimismo, la base de la jerarquía tiene importancia
para el establecimiento del régimen de recursos, así
dependiendo del recurso, lo normal será entregar su
conocimiento y decisión al tribunal superior jerárquico, como
ocurre entre otros, con el recurso de apelación, de casación
en la forma y con el de queja.
El principio jerárquico también recibe aplicación en las
recusaciones cuya tramitación se ajusta a las normas del
incidente especial sobre la materia ubicado en el Código de
Procedimiento Civil.
BASE DE LA PUBLICIDAD.-
103

Nuestra legislación ha sentado el principio de la
publicidad, así entonces la comunidad, tiene el derecho de
saber como se desarrolla un proceso y la actuación de los
jueces en su desenvolvimiento.
La publicidad y el secreto siempre han estado
presentes en el pensamiento de los legisladores al momento
de diseñar el mecanismo procesal más adecuado para el
satisfactorio logro de los fines de la jurisdicción y del proceso.
El conocimiento público de las actuaciones realizadas en un
proceso es una garantía de la independencia y honradez de
los jueces en el ejercicio de su ministerio por la posibilidad de
mayor y eficaz fiscalización en un sistema de esta
naturaleza.
Estas ideas han llevado al legislador nacional a
consagrar explícitamente, como principio general: " Los actos
de los tribunales son públicos salvo las excepciones
expresamente establecidas por la ley"
La correcta actuación de los jueces en el cumplimiento
de su ministerio conserva la confianza de la comunidad en las
autoridades judiciales. La torcida administración de justicia
trae entre otras consecuencias, la resistencia de los
individuos para concurrir a los tribunales en demanda de la
solución de sus conflictos.
EXCEPCIONES.-
Frente a la regla general de la publicidad se levantan
ciertas excepciones estableciendo el principio inverso: el
secreto, cuya manifestación la encontramos, en el hecho de
mantener reservadas ciertas actuaciones, tanto frente a las
partes como frente a terceros.
El secreto restringe considerablemente las personas
que tienen acceso a la realización de la actuación, como
ocurre en los acuerdos de los tribunales colegiados artículo
81 del Código Orgánico de Tribunales.
104

BASE DE LA Sedentariedad.-
El diccionario de la Real Academia señala como
primera acepción del vocablo sedentario, la siguiente:
"aplicase al oficio o vida de poca agitación o movimiento". La
sedentariedad en cuanto base o principio guarda cierta
relación con el sentido semántico del término, esto es,
significa la obligación del juez de permanecer en un lugar fijo
y determinado en el cumplimiento de su función y se traduce,
en primer término, en la proscripción de los jueces
ambulantes y desde la perspectiva de los deberes
funcionarios, en las obligaciones de concurrencia, asistencia y
residencia.
Señala sobre el particular, el artículo 311 del Código
Orgánico de Tribunales " Los jueces están obligados a residir
constantemente en la ciudad o población donde tenga su
asiento el tribunal en que deba prestar sus servicios.
Sin embargo, las Cortes de Apelaciones podrán, en
casos calificados, autorizar transitoriamente a los jueces de
su territorio jurisdiccional para que residan en un lugar distinto
al del asiento del tribunal".
Por su parte, el artículo 312 del Código Orgánico de
Tribunales impone el deber de asistencia a los jueces.
No hay norma explícita referida a la base de
sedentariedad tal cual ocurre con las otras en el Título I del
Código Orgánico de Tribunales pero se desprende de las
disposiciones legales a cuyo estudio nos abocaremos con
posterioridad. al tratar de los deberes de los jueces.
BASE DE LA PASIVIDAD.-
Señala el artículo 10 inciso 1º del Código Orgánico de
Tribunales:" Los tribunales no podrán ejercer su ministerio
sino a petición de parte, salvo los casos en que la ley los
faculte para proceder de oficio".
105

Esta regla adquiere actualmente el carácter de general,
tanto en procedimiento civil como en el penal, se fundamenta
en cuanto a su función: "el juez no tiene por fin inmediato
hacer cumplir el derecho, sino satisfacer a los sujetos en
cuanto éstos quieran ser satisfechos".
la base de la pasividad la encontramos tanto en el
procedimiento civil como asimismo, en el procedimiento
penal, relacionándose de esta forma con el principio formativo
"Dispositivo" del proceso, en cuya virtud el impulso procesal
y la carga para el desarrollo del procedimiento se radica en
las partes, sobre todo en el demandante tratándose de juicios
civiles y del Ministerio Público y eventualmente el querellante
en las causas criminales; la excepción, esto es, la oficialidad,
se vincula con el principio inquisitivo, donde recae sobre el
juez el deber de avanzar el procedimiento, como ocurría en
el anterior procedimiento penal.
EXCEPCIONES.-
A continuación veremos algunas excepciones al
principio o base de la pasividad son:
a.- la posibilidad de declarar de oficio la nulidad
absoluta de un contrato cuando aparezca de manifiesto
-artículo 1683 del Código Civil.-
b.- Los jueces deben declarar de oficio su implicancia. "
Los jueces que se consideren comprendidos en algunas de
las causales legales de implicancia o recusación, deberán,
tan pronto como tengan noticia de ello, hacerlo constar en el
proceso, declarándose inhabilitados para continuar
funcionando, o pidiendo se haga esta declaración por el
tribunal de que forman parte - artículo 199 inciso del Código
Orgánico de Tribunales.- y "la implicancia de los jueces puede
y debe ser declarada de oficio o a petición de parte". - artículo
200 del Código Orgánico de Tribunales
106

c.- Los jueces pueden declarar de oficio su propia
incompetencia absoluta en cualquier estado del juicio;
d.- Los jueces pueden declarar de oficio la
inadmisibilidad de los recursos de apelación y casación -
artículos 213 y 781 del Código de Procedimiento Civil.-
e.- Los jueces pueden de oficio ordenar la práctica de
medidas para mejor resolver -artículo 159 del Código de
Procedimiento Civil.
f.- Los jueces pueden, de oficio, casar en la forma
cuando concurran los requisitos que establece el artículo 786
del Código de procedimiento Civil.
g.- El juez de oficio puede no dar curso a la demanda
cuando no contenga las indicaciones ordenadas en los tres
primeros números del artículo 254 del Código de
Procedimiento Civil, expresando específicamente su defecto
– artículo 256 del mismo texto legal._
BASE DE LA COMPETENCIA COMUN.-
Consiste en el deseo del legislador de entregar a los
tribunales el conocimiento de toda clase de asuntos,
cualquiera sea su materia, fundamentalmente tratándose de
los de primera instancia, situación producida más bien por
cuestiones de orden económico y a veces demográfico, por el
mayor gasto que se produce el mantener tribunales
especializados en localidades de escasa población. Sin
embargo, debido fundamentalmente a la entrada en vigencia
del sistema procesal penal de orientación netamente
acusatorio, el legislador, se ha visto en la necesidad de crear
tribunales de garantía y del juicio oral con competencia
exclusiva en materia penal.
Por otra parte en nuestro país coexisten tribunales
ordinarios y especiales en ciertos casos, así por ejemplo, en
algunas comunas les corresponde conocer de los asuntos
de familia y laborales a los mismos jueces de letras, al no
107

existir en ellas tribunales especiales de familia y laborales. En
otras comunas cuando la población es cuantitativamente
superior, el legislador ha optado por establecer competencia
dividida, así por ejemplo, existen comunas en donde existen
jueces con competencia exclusiva en asuntos laborales, otros
en asuntos de familia y también en materia civil.
En todo caso, en cierta etapa del procedimiento la
competencia puede volver a ser común, como ocurre en los
asuntos seguidos ante las Cortes de Apelaciones y ante la
Corte Suprema en ciertos y determinados casos, pues
oportunamente podremos apreciar también en este alto
tribunal, la división en salas especializadas a las cuales se
atribuye el conocimiento de ciertas y determinadas materias,
cuando se interponen los correspondientes recursos, en todo
caso, estos tribunales denominados superiores, conocen de
todo tipo de asuntos, civiles, criminales, laborales, de familia,
mineros, de policía local, etc.
La competencia común en Chile se mantiene en ciertos
jueces de comuna o agrupación de comunas, generalmente
aquellos de simples comunas o agrupación de comunas, cuyo
asiento no se encuentra en la comuna sede de una Corte de
Apelaciones o de una ciudad, capital de provincia.
BASE DE LA INAVOCABILIDAD.-
La avocación o en sentido inverso, la inavocabilidad no
sólo esta prohibida al interior del Poder Judicial sino como lo
hemos podido apreciar, en las relaciones de éste con otros
poderes del Estado. Es así como de acuerdo al artículo 76
inciso 1º, segunda parte de la Constitución establece:” ni el
Presidente de la República, ni el Congreso pueden, en caso
alguno, ejercer funciones judiciales, avocarse causas
pendientes… “ constituyendo, de esta manera dicho precepto
constitucional, una de las formas de velar por la
Independencia del Poder Judicial, según hemos visto.
108

Empero a nosotros nos interesa ahora la inavocabilidad
dentro del Poder Judicial, como base distinta del ejercicio de
la actividad jurisdiccional, señala al efecto el artículo 8º del
Código Orgánico de Tribunales la prohibición de todo tribunal
de avocarse el conocimiento de causas o negocios
pendientes ante otro tribunal a menos de una facultad
expresamente conferida por la ley.
La inavocabilidad consiste en el Impedimento de los
tribunales de conocer asuntos pendientes o en trámite
-radicados ante otros tribunales. La inavocabilidad pretende
impedir el conocimiento de un negocio por otro tribunal, si
carece de competencia para entrar a conocerlo y resolverlo.
Por otra parte, si se permitiera al superior avocarse
causas pendientes ante tribunales inferiores se estaría
destruyendo el principio de la doble instancia, de ese modo el
tribunal superior resolvería el asunto en única instancia, cosa
que en nuestro derecho es inminentemente excepcional, por
lo menos actualmente en materia procesal civil.
BASE DE LA INEXCUSABILIDAD.-
Esta base presenta dos aspectos, ambos de suma
importancia; uno vinculado a la obligación genérica de
conocer de un asunto, y otro relacionado con la competencia.
1°.- Señala el artículo 10, inciso 2º del Código
Orgánico de Tribunales en concordancia con el artículo 76,
inciso 2º de la Constitución:"reclamada su intervención en
forma legal y en negocios de su competencia, no podrán
excusarse de ejercer su autoridad ni aun por falta de ley que
resuelva la contienda sometida a su decisión". A falta de ley
determinada para el asunto, el juez debe fallar conforme a los
principios de equidad -artículo 170, nº 5 del Código de
Procedimiento Civil y N º9 del Auto Acordado de 1920-
2°.- En segundo lugar, la inexcusabilidad se utiliza para
109

designar a una de las reglas generales de competencia
denominada, precisamente de la " prevención o
inexcusabilidad ": "Siempre que según la ley fueren
competentes para conocer de un mismo asunto dos o más
tribunales, ninguno de ellos podrá excusarse del
conocimiento bajo pretexto de haber otros tribunales que
puedan conocer del mismo asunto; pero el que haya
prevenido en el conocimiento excluye a los demás, los cuales
cesan desde entonces de ser competentes " artículo 112 del
Código Orgánico de Tribunales.-
BASE DE LA GRATUIDAD.-
En cualquier actividad, no sólo en la judicial, el ejercicio
de ciertos actos involucra costos y gastos, en materia judicial,
los abogados, procuradores, receptores y demás auxiliares de
la Administración de Justicia cobran por sus servicios,
constituyéndose en costos del litigio, resultando la
comparecencia a los tribunales en demanda de las propias
pretensiones, las más de las veces demasiado oneroso.
El Constituyente, reconociendo esta realidad, no ha
querido restringir el acceso a la justicia solamente a quiénes
puedan costear los gastos de un juicio sino también pretende
extenderla a toda persona cuando lo requiera y necesite es
por eso el artículo 19 Nº3 señala, en sus incisos 2º y 3º: "
Toda persona tiene derecho a defensa jurídica en la forma
que la ley señale y ninguna autoridad o individuo podrá
impedir, restringir o perturbar la debida intervención del
letrado si hubiere sido requerida. Tratándose de los
integrantes de las Fuerzas Armadas y de Orden y Seguridad
Públicas, este derecho se regirá, en lo concerniente a lo
administrativo y disciplinario, por las normas pertinentes de
sus respectivos estatutos.
La ley arbitrará los medios para otorgar asesoramiento
y defensa jurídica a quiénes no puedan procurársela por sí
110

mismos".
Manifestación de este principio la encontramos en
cuanto a la remuneración de los Jueces y Ministros de Corte
ellas no son de cargo de las partes sino del Estado, como
funcionarios de un poder del mismo, excepción hecha de los
jueces árbitros cuya gestión es costeada por los litigantes.
En cumplimiento del mandato constitucional, el
legislador, ha prevista una serie de instituciones tendientes a
estructurar la posibilidad igualitaria de acceso a la actividad
jurisdiccional, la más importante de esas instituciones es el
privilegio de pobreza o de asistencia jurídica, pues libera a la
parte a quien se atribuye de todo gasto en el juicio. Lo hemos
advertido precedentemente durante el examen de las
facultades conexas de los tribunales - conservadoras - el
privilegio de pobreza, tiene dos fuentes: una es la ley, y la
otra, la resolución judicial pronunciada favorablemente en
un incidente especial.
La otra institución está configurada por los turnos
mensuales de abogados, procuradores del número, notarios,
receptores, etc.
BASE DE LA AUTOGENERACION INCOMPLETA.-
Esta base se refiere al sistema de nombramiento y
designación de los jueces en nuestro país. En la generalidad
de los estados, los sistemas de nombramientos son
fundamentalmente los siguientes:
A.- Sistema de la autogeneración completa.- En él,
es el propio Poder Judicial el cual libre y soberanamente,
designa a sus miembros más importantes, los jueces. En la
actualidad este sistema prácticamente no existe, podría llegar
a extremos de conducirnos a una desmedida preferencia por
colocar a sus parientes en los cargos de jueces, y así la
formación de verdaderas castas. Por otro lado este sistema
111

de nombramiento presupone la existencia de un poder judicial
dotado de absoluta independencia, situación ajena a la
generalidad de las Constituciones de los diversos Estados,
siendo un principio indiscutido en esta materia, la existencia
de una interdependencia de los poderes del estado.
B.- Sistema de elección popular.- En éste los jueces
son elegidos por los ciudadanos en elecciones comunes y
corrientes, método no recomendable ni conveniente por
cuanto los postulantes casi obligadamente deben realizar
campañas electorales donde se contraen compromisos de
todo orden con los electores , privando a los jueces de la
debida independencia e imparcialidad inherentes al cargo,
característica esencial de su función.
Este sistema suele encontrarse en algunos estados de
los Estados de Unidos de Norte América. En el período
Jacksoniano, con un énfasis en la democracia popular, los
jueces estatales eran elegidos por sufragio en la mayoría de
los Estados de la Unión. En 1934 en California, a propuesta
del American Bar Association, adoptó un sistema por medio
del cual los jueces de las Cortes superiores eran designados
por el Gobernador y una comisión de tres miembros. En 1947
los jueces eran elegidos en elecciones populares en treinta y
ocho Estados, en cuatro Estados lo eran por la legislatura y
sólo en seis lo eran por nominación del Ejecutivo, sujeto al
acuerdo del legislativo. En la primera mitad del siglo veinte se
originó un movimiento para modificar o abolir el sistema de
elección popular: A fines de los 20, los nombres de los jueces
eran presentados en balotas sin oposición, para ser
aceptados o rechazados por lo votantes. En 1940 el Estado
de Missouri modificó su constitución para adoptar un sistema
un tanto similar al de designación de los jueces por el
Ejecutivo".
112

C.- El sistema de autogeneración incompleta.-
También denominado de "coparticipación", en el cual en la
designación de los jueces intervienen a lo menos dos poderes
del Estado, pueden participar el Ejecutivo y el Legislativo
como ocurre en la designación de la Corte Suprema de USA;
o bien el Ejecutivo y el Judicial, como acaece en nuestro país
con el nombramiento de jueces y ministros de cortes de
apelaciones, sin embargo, cuando se trata de la designación
de los ministros de la Corte Suprema y del Fiscal Judicial del
mismo tribunal, la designación se hace por el Presidente de la
República, y enseguida procede su aprobación por el Senado.
SISTEMA DE NOMBRAMIENTO EN CHILE.-
El sistema de designación en nuestro país es el de
autogeneración incompleta, donde intervienen el Poder
Judicial, encargado de hacer la propuesta, sea mediante una
terna o quina, cuando se trata de nombramiento de ministro o
Fiscal Judicial de la Corte Suprema, y el Poder Ejecutivo -
Presidente de la República.- quien escoge y nombra, pero
como lo advertimos en el párrafo anterior en el caso de los
miembros de la Corte Suprema y del Fiscal Judicial de ese
tribunal interviene el Senado quien debe aprobar la
designación hecha por el Presidente ..
Señala el artículo 78 de la Const. vigente que: "En
cuanto al nombramiento de los jueces, la ley se ajustará
a los siguientes preceptos generales.
Los Ministros y los fiscales judiciales de la Corte
Suprema serán nombrados por el Presidente de la
República, eligiéndolos de un nómina de cinco personas
que, en cada caso, propondrá la misma Corte y con
acuerdo del Senado. Este adoptará los respectivos
acuerdos por los dos tercios de sus miembros en
ejercicio, en sesión especialmente convocada al efecto.
Si el Senado no aprobare la proposición del Presidente
113

de la República la Corte Suprema deberá completar la
quina proponiendo un nuevo nombre en sustitución del
rechazado, repitiéndose el procedimiento hasta que se
apruebe el nombramiento.
Cinco de los miembros de la Corte Suprema
deberán ser abogados extraños a la administración de
justicia, tener a lo menos quince años de título, haberse
destacado en la actividad profesional o universitaria y
cumplir los demás requisitos que señale la ley orgánica
constitucional respectiva
La Corte Suprema, cuando se trate de proveer un
cargo que corresponda a un miembro proveniente del
Poder Judicial, formará un nómina exclusivamente con
integrantes de éste y deberá ocupar un lugar en ella el
ministro más antiguo de la Corte de Apelaciones que
figure en lista de méritos ocupará un lugar en la nómina
señalada. Los otros cuatro lugares se llenarán en
atención a los merecimientos de los candidatos.
Tratándose de proveer una vacante correspondiente a
abogados extraños a la administración de justicia, la
nómina se formará exclusivamente, previo concurso de
antecedentes, con abogados que cumplan los requisitos
señalados en el inciso cuarto.
Los Ministros y fiscales judiciales de las Cortes de
Apelaciones serán designados por el Presidente de la
República a propuesta en terna de la Corte Suprema.
Los jueces letrados serán designados por el
Presidente de la República a propuesta en terna de la
Corte de Apelaciones respectiva.
El juez lo letrado en lo civil o criminal más antiguo
actual artículo 284 letra b) del Código Orgánico de
Tribunales: con el juez de tribunal del juicio oral en lo
penal, el juez de letras o el juez de juzgado de garantía
114

más antiguo- de asiento de Corte de Apelaciones o el
juez letrado civil o criminal más antiguo del cargo
inmediatamente al que se trata de proveer y que figure en
lista de méritos y exprese su interés en el cargo, ocupará
un lugar en la terna correspondiente. Los otros dos
lugares se llenarán en atención al mérito de los
candidatos.
La Corte Suprema y las Cortes de Apelaciones, en
su caso, formarán las quinas o las ternas en pleno
especialmente convocado al efecto, en una misma y
única votación, donde cada uno de sus integrantes
tendrá derecho a votar por tres o dos personas,
respectivamente. Resultarán elegidos quienes obtengan
las cinco o las tres primeras mayorías, según
corresponda. El empate se resolverá mediante sorteo.
Sin embargo, cuando se trate del nombramiento de
Ministro De Cortes suplentes, la designación podrá
hacerse por la Corte Suprema y, en el caso de los jueces,
por la Corte de Apelaciones respectiva. Estas
designaciones no podrán durar más de sesenta y no
serán prorrogables. En caso que los tribunales
superiores no hagan uso de esta facultad o de que haya
vencido el plazo de la suplencia, se procederá a proveer
la vacancia en la forma ordinaria señalada
precedentemente" De esta misma materia se ocupan los
artículos 262 al 291 del Código Orgánico de Tribunales.
ESTATUTO LEGAL DEL NOMBRAMIENTO DE LOS
JUECES.-
El Código Orgánico de Tribunales se encarga de
señalar con minuciosidad los requisitos, inhabilidades
generales y especiales, etc. a tomarse en consideración para
la designación de los jueces. Este sistema se encuentra muy
115

regulado en el citado texto legal y a nuestro modesto juicio
compartido por destacados profesores, debiera ser materia
propia del Derecho Administrativo, no obstante la observación
anterior es nuestra obligación dar algunas nociones
generales al respecto.
En primer término, tal como lo hemos dejado de
manifiesto precedentemente, la Constitución Política de la
República establece las pautas a seguir en los
nombramientos de los miembros de los tribunales de justicia
Pero, los pormenores sobre esta materia, como
también lo advertimos se encuentran contenidos en el Código
Orgánico de Tribunales. Y es así, como el artículo. 244 del
Código Orgánico de Tribunales destaca como cuestión
preliminar, las calidades en que pueden ser nombrados los
jueces y así distingue: -propietarios, interinos o
suplentes_; Complementando el distingo formulado por el
precepto legal citado, el artículo 245 presume la designación
de juez en calidad de propietario si nada se dice al respecto
en su título de nombramiento; siempre en el ámbito de los
problemas relacionados esta problemática el artículo 246 del
Código Orgánico de Tribunales indica :” Ninguna plaza de la
magistratura podrá permanecer vacante, ni aun en el caso de
de estar servida interinamente, por más de cuatro meses.
Vencido este término el juez interino cesará de hecho en el
ejercicio de sus funciones, y el Presidente de la República
proveerá la plaza en propiedad.” Por su parte el artículo 247
extiende la inamovilidad de los jueces según lo dispone el
artículo 80 de la Constitución, tanto a los que tienen el
carácter de propietarios, como también a los interinos y
suplentes.
REQUISITOS PARA SER DESIGNADO JUEZ.-
Para tal efecto debemos hacer una distinción previa,
116

entre: a.- Jueces de Letras; b.- Fiscal Judicial o Ministro de
Corte de Apelaciones y c.- Ministro de la Corte Suprema y
Fiscal Judicial de este tribunal;
a.- Juez de Letras.-.
En este caso procede hacer una nueva distinción:
1|.- Jueces de letras de simple comuna o agrupación de
comunas y;
2.- jueces de letras de comuna que sea capital de
provincia y jueces de comuna de comuna asiento de Corte de
Apelaciones:-
1.- Jueces de simple comuna.-
Para postular a este cargo se requiere conforme lo
señala el artículo 252 del Código Orgánico de Tribunales, los
siguientes requisitos:
I.- Ser chileno;
II.- Tener el título de abogado.-
III.- haber cumplido satisfactoriamente el programa de
formación para postulantes al Escalafón Primario, sin perjuicio
de lo dispuesto en el artículo 284 bis...-
Sin embargo, en el caso de abogados ajenos al Poder
Judicial que postulen directamente a los cargos de juez de
letras de comuna o agrupación de comunas, aparte de las
exigencias antes mencionadas, deben haber ejercido la
profesión de abogado por un año, a lo menos.
2.- Para ser juez de letras de ciudad capital de
provincia y de ciudad asiento de Corte de Apelaciones.-
I.- Ser juez de la categoría inmediatamente inferior del
cargo que se trata de proveer.
Con este fin debemos señalar que los jueces de
capital de provincia pertenecen a la cuarta categoría, en tanto
que los de asiento de Corte de Apelaciones e la tercera y los
117

de simple comuna a la quinta.
II.- Cumplir con las exigencias del artículo 281, que
establece preferencia de postulación que dicen relación con la
calificación anual del postulante. Es así como los calificados
en lista sobresaliente gozan de preferencia en la terna
respectiva frente a los que hayan obtenido la de muy buena,
quiénes a su vez prefieren a los de lista satisfactoria y éstos
a los incluidos en lista regular. En caso de igualdad de lista
de calificación prefieren por orden de categoría y, a igualdad
de ésta, deberá considerarse el puntaje de la última
calificación y la antigüedad en el cargo, entre sus otros
antecedentes.
Los incluidos en otras listas de calificación inferiores a
las mencionadas no pueden ser incluidos en las ternas
respectivas
b.- Ministro o fiscal judicial de Corte de Apelaciones
y Secretario de la Corte Suprema.-
Para postular a los referidos cargos se exige:
I.- Ser chileno;
II.-Tener el título de abogado, y
III.- Cumplir tratándose de los miembros del Escalafón
Primario, con los requisitos que se establecen en la letra a)
del artículo 284, y haber aprobado el programa de
perfeccionamiento profesional para ser ministro de Corte de
Apelaciones. En ningún caso podrá ser ministro de Corte de
Apelaciones quien no haya desempeñado, efectiva y
continuadamente, la función de juez letrado, por un año a lo
menos. Lo anterior es sin perjuicio de lo dispuesto en el
artículo 280.
c.- Para ser fiscal judicial y ministro de la Corte
Suprema.-
118

Para postular al desempeño de esta cargo se requiere:
I.- Ser chileno;
II.- Tener el título de abogado;
III.- Cumplir, tratándose de los miembros del Escalafón
Primario, con los requisitos que establece el artículo 283, y
IV.- Haber ejercido, tratándose de los abogados ajenos
a Poder Judicial, por lo menos quince años la profesión de
abogado, sin perjuicio de cumplir con los requisitos señalados
en los Números 1 y2. En caso de tratarse de abogados que
se hubieren retirado del Poder Judicial, deberán haberlo
hecho voluntariamente y con calificaciones para ser
considerado en lista de méritos.
INHABILIDADES.-
Sobre el particular no profundizaremos, limitándonos a
señalar las disposiciones pertinentes sobre la materia y
recomendando su lectura. Así tenemos que el artículo 256 del
Código Orgánico de Tribunales nos indica cuáles son las
inhabilidades generales para ser juez
Encontrándose impedidos de ser jueces:
1°.- Los que se hallaren en interdicción por causa de
demencia o prodigalidad,
2°.- Los sordos;
3°.- Los mudos;
4°.- Los ciegos;
5°.- Los que de conformidad a la ley procesal
penal, se hallaren acusados por crimen o simple delito o
estuvieren acogidos a la suspensión condicional del
procedimiento;
6°.- los que hubieren sido condenados por crimen o
119

simple delito. Esta incapacidad comprende a los condenados
por delito contra la seguridad interior del estado;
7°.-Los fallidos, a menos que hayan sido rehabilitados
en conformidad a la ley; y
8°.- Los que hayan recibido órdenes eclesiásticas
mayores,
Prohibiciones.-
Por su parte el 257 del mismo texto legal establece
una prohibición temporal respecto de ciertas personas que
hubieren ocupado determinadamente cargos para ser
nombrados jueces o ministros. Así quiénes hayan
desempeñados los cargos de Presidente de la República,
Ministros de Estado, Intendentes, Gobernadores o
Secretarios de Intendencia, no podrán ser nombrados
miembros de los tribunales de justicia, jueces letrados,
fiscales judiciales, ni relatores, ya sea en propiedad, ya
interinamente o como suplentes, sino un año después de
haber cesado en el desempeño de sus funciones
administrativas.
Inhabilidades en razón de parentesco.-
El artículo 258 del Código Orgánico de Tribunales
consigna una inhabilidad fundada en el parentesco: “no
pueden ser simultáneamente jueces de una misma Corte de
Apelaciones , los parientes consanguíneos o afines en línea
recta, ni los colaterales que se hallen dentro del segundo
grado de consanguinidad o afinidad".
Por su parte el art. 259 del Código Orgánico de
Tribunales, en su nueva redacción establece: "No podrá ser
nombrado ministro de Corte de Apelaciones ni ser incluido en
la terna correspondiente quien este ligado con algún ministro
o fiscal judicial de la Corte Suprema por matrimonio, por
120

parentesco de consanguinidad hasta el tercer grado inclusive,
por afinidad hasta el segundo grado, o por adopción.
Quien sea cónyuge o tenga alguno de los parentescos
o vínculos indicados en el inciso anterior con un ministro de
Corte de Apelaciones no podrá figurar en ternas o ser
nombrado en cargo alguno del Escalafón Primario que deba
desempeñarse dentro del territorio jurisdiccional de la Corte
de Apelaciones donde aquél ejerce su ministerio.
En caso de producirse el nombramiento de un ministro
en una Corte en cuyo territorio jurisdiccional se desempeñan
en el Escalafón Primario su cónyuge o alguno de los
parientes indicados en el inciso primero, estos últimos
deberán ser trasladados de inmediato al territorio
jurisdiccional de otra Corte
En caso de producirse el nombramiento de un juez o
Ministro de Corte de Apelaciones que quede en situación de
participar en la calificación de un receptor, procurador del
número o miembro del Escalafón de Empleados y que se
vincule con él por matrimonio o por algunos de los
parentescos o vínculos indicados en el inciso primero, se
deberá proceder al traslado de este último.
Si dos miembros de un mismo tribunal, estando ya en
funciones, contrajeren matrimonio o alguno de los
parentescos señalados en el artículo 258, uno de ellos será
trasladado a un cargo de igual jerarquía. El traslado afectará
a aquel cuyo acto haya generado el parentesco y, en caso de
matrimonio, a aquel que determinen los cónyuges de común
acuerdo o, a falta de ascenso, la Corte Suprema.
El ministro de la Corte Suprema que sea cónyuge o
tenga alguno de los parentescos o vínculos indicados en el
inciso primero con un miembro del Poder Judicial, no podrá
tomar parte alguna en asuntos en que éste pueda tener
121

interés.”
El artículo 260 del Código Orgánico de Tribunales.
establece una prohibición en cuanto impide el ingreso al
Escalafón Secundario a aquellos que sean cónyuges o
tengan alguno de los parentescos o vínculos indicados en el
artículo 259 con algún ministro o fiscal judicial de la Corte
Suprema o de Corte de Apelaciones, o con algún miembro del
Escalafón Primario que se desempeñe en el territorio
jurisdiccional del cargo que se trata de proveer.
Tampoco, agrega la disposición señalada, podrá
ingresar en el Escalafón del Personal de Empleados el que
sea cónyuge o tenga alguno de los parentescos o vínculos
indicados en el artículo anterior con algún ministro o con el
fiscal judicial de la Corte Suprema o con algún miembro del
Escalafón Primario que se desempeñe en el territorio
jurisdiccional del cargo que se trata de proveer.
Acota enseguida el precepto en examen, que no puede
ser incluido en terna ni ser nombrado en el referido escalafón
aquel que sea cónyuge o tenga alguno de los parentescos o
vínculos indicados en el inciso anterior con quien, por razón
de su cargo, deba o pueda participar en su calificación.
Incompatibilidades.-
El artículo 261 del Código Orgánico de Tribunales
establece que las funciones judiciales son incompatibles con
otra remunerada con fondos fiscales o municipales, con
excepción de los cargos docentes hasta un límite de doce
horas semanales.
Escalafón de los funcionarios judiciales.-
En seguida, los artículos 264 y siguientes del Código
Orgánico de Tribunales, comienzan a regular el Escalafón
Judicial. Este es un ordenamiento que se hace de los
funcionarios por antigüedad y cargo que ocupan, al respecto
122

recomendamos la lectura de estos preceptos legales.
El artículo 264 del Código Orgánico de Tribunales.
indica que el Escalafón esta compuesto de dos ramas -
Escalafón Primario y Escalafón secundario_, el primero se
divide en categorías y el segundo en series y categorías,
además, contempla la existencia de un Escalafón del
Personal de Empleados; el artículo 265 del Código Orgánico
de Tribunales señala que funcionarios deben ser calificados
en cada Escalafón; el artículo 266 señala las normas de
antigüedad en orden al cual se forman los escalafones; el
artículo 267 indica su división en siete categorías y quiénes
pertenecen a cada una de ellas; el artículo 268 establece una
regla especial de composición y ascenso de escalafones; el
artículo 269 regula al Escalafón Secundario, dividiéndolo en
seis series, cada una de las cuáles se subdivide en tres
categorías.
El artículo 270 señala que " el Escalafón judicial de
antigüedad será formado por la Corte Suprema, y se
publicará en el Diario Oficial, dentro de los primeros quince
días des mes de marzo de cada año “.
El artículo 271 regula un recurso de reclamación en
contra de los errores u omisiones que aparezcan en el
Escalafón; el artículo 272 se refiere a las modificaciones que
se pueden hacer en el Escalafón en virtud de reclamaciones,
vacancias y nombramientos; los artículos. 273 y 274 también
del Código Orgánico de Tribunales establecen las
disposiciones relativas a los tribunales encargados de realizar
las calificaciones anuales y las funciones que deben cumplir
los respectivos secretarios con motivo del proceso de
calificación; el artículo 275 confiere a cualquier persona la
facultad de hacer llegar al respectivo órgano calificador,
dentro de los diez primeros días del mes de noviembre, sus
123

opiniones respecto de la conducta funcionaria y desempeño
observados, durante el período que comprende la calificación,
por cualquier funcionario o empelado de los tribunales de
justicia sujeto a calificación.
Dichas opiniones deberán formularse por escrito y
contener los fundamentos y antecedentes en que se basen.
Copias de las mismas deberá remitirse de inmediato por el
órgano calificador a los afectados para que realicen los
descargos que estimen pertinentes, antes de iniciarse el
proceso de calificación. El órgano calificador, en caso de
acoger algunas de las opiniones formuladas, deberá dejar
constancia de ello antes de hacer la evaluación anual.
CALIFICACIÓN DE LOS FUNCIONARIOS DEL
PODER JUDICIAL.
Quienes deben ser calificados.- El artículo 273 del
Código Orgánico de Tribunales establece que todos los
funcionarios del Escalafón Primario, con excepción de los
Ministros de la Corte Suprema, los funcionarios del Escalafón
Secundario y los empleados del Poder Judicial serán
calificados anualmente atendiendo a la conducta funcionaria y
desempeño observados en ese período, que comprende doce
meses, extendiéndose desde el 1º de noviembre al 31 de
octubre del año siguiente y debe iniciarse el 1º de noviembre
y quedar terminado a más tardar, el 31 de enero de cada año.
Quienes son los órganos encargados de la
evaluación:
a.- La Corte Suprema.- En pleno, califica a los
ministros de Cortes de Apelaciones, a los relatores y
procuradores que se desempeñen en dicho tribunal, a su
secretario, prosecretario y empleados;
b.- Las Cortes de Apelaciones.- , en pleno, calificarán
a los jueces de letras, a sus secretarios, relatores y
empleados, y a los secretarios de juzgados y funcionarios
124

auxiliares de la Administración de Justicia que ejerzan sus
funciones en el territorio de su jurisdicción, previo informe del
juez o de los jueces en cuyo territorio jurisdiccional se
desempeñen;
c.- El fiscal judicial de la Corte Suprema , calificará a
su secretario abogado, a los empleados de su oficio y a los
fiscales judiciales de las Cortes de Apelaciones;
d.- Los fiscales judiciales de las Cortes de
Apelaciones, calificarán a los empleados de su oficio;
e.- Los jueces letrados, calificarán a sus asistentes
sociales y empleados y a los funcionarios auxiliares de la
Administración de Justicia no comprendidos en las letras
anteriores que se desempeñen dentro de sus respectivos
territorios jurisdiccionales. en este último caso, en los lugares
en que existan dos jueces de letras, la calificación la hará el
más antiguo, y en aquellos en que existan más de dos se
constituirán todos en comisión calificadora. Si fueren más de
cinco, la comisión estará constituida por los cinco jueces de
mayor antigüedad.
Actuará como secretario de estas comisiones, el
secretario del tribunal donde se desempeñe su presidente, y
si hubiere dos o más secretarios, el que éste designe. Si la
calificación corresponde hacerla a una sola persona, ésta
designará, en el mes de octubre de cada año, un secretario
entre sus subordinados o auxiliares de la Administración de
Justicia de su territorio jurisdiccional;

Funciones de los Secretario de los órganos
calificadores.
Los Secretarios de los órganos calificadores antes
mencionados, deberán, entre otras, cumplir preferentemente,
las siguientes funciones:
1.- Reunir dentro de los primeros quince días del mes
125

de noviembre de cada año, las hojas de vida, con los
antecedentes agregados, correspondientes a las personas
que deba calificar el respectivo órgano calificador, para lo cual
las solicitará de quien deba llevarlas conforme a lo
establecido en el artículo 277;
2.- recibir las opiniones que se formulen en
conformidad al artículo 275, remitir copia de ellas a la persona
a quien conciernan en los términos que exige la disposición
precitada y recibir, además, los descargos que aquélla
efectúe por escrito;
3.- dejar constancia, en un libro de actas, de cada
calificación, del puntaje que ésta asigna al calificado y, con la
debida precisión, de los aspectos o materias que le calificado
debe mejorar o rectificar, a criterio de quien efectúa la
calificación. Si el órgano calificador fuere colegiado, deberá
dejar constancia del número de jueces o ministros que lo
integró; del hecho que cada uno de ellos haya emitido una
calificación separada y asignado un puntaje al calificado; de
cada uno de los puntajes, indicando el nombre del ministro o
juez que lo asignó; del puntaje calificatorio definitivo que
resulte aplicar lo dispuesto en el inciso segundo del artículo
278; de la lista en que queda calificado, y de los aspectos o
materias que el calificado, a juicio de cada calificador, debe
corregir o mejorar.
Las calificaciones individuales que realiza cada
calificador deberán ser debidamente suscritas por éste, se
archivarán en la secretaría del órgano calificador y tendrán el
carácter de reservadas, salvo para el calificado, el órgano
calificador, el Presidente de la República y el Ministro de
Justicia;
4.- Notificar a los funcionarios, del resultado de la
evaluación, en la forma que se especifica en el artículo 276;
5.- Remitir al órgano calificador las solicitudes de
126

reposición y de apelación que se interpongan, con los
antecedentes que sean pertinentes, dejando constancia en el
libro de actas aludido en el Nº3;
6.- Remitir copia de las calificaciones ejecutoriadas a
los organismos señalados en el inciso final del artículo 276, y
7.- Cumplir las demás órdenes e instrucciones que
disponga el Presidente de la Corte o de la comisión
calificadora o la persona encargada de efectuar la evaluación;
Oportunidad en que se efectúa la calificación:- Las
calificaciones se efectuarán por los respectivos órganos
encargados de ella, en un procedimiento reservado, dentro de
los primeros quince días del mes de diciembre de cada año,
fuera del horario de funcionamiento ordinario de los
tribunales.
Todas las personas sujetas a evaluación deberán ser
calificadas en esa ocasión, con los antecedentes que a esa
fecha existan sobre ellas.
Notificación.- La calificación será puesta en
conocimiento de cada uno de los evaluados, en forma
privada, inmediatamente después de finalizado el proceso, y
se realizará entregando copia de la parte que le concierna del
libro de acta a que se refiere la letra c.- del artículo 274 del
Código Orgánico de Tribunales, sea personalmente o por
carta certificada, dirigida al tribunal en que el calificado
presta sus servicios.
RECURSOS QUE PROCEDEN EN CONTRA DE LAS
CALIFICACIONES.-
1.- En contra de las que realice la Corte Suprema,
en única instancia, solo será susceptible del recurso de
reposición, que deberá ser fundado e interponerse en el plazo
fatal de cinco días, contados desde la fecha de la notificación
de la que se pide reposición. Si la notificación se hubiese
efectuado por carta certificada, se entenderá efectuada
127

transcurridos que sean tres días hábiles desde la fecha de
entrega de la carta al Servicio de Correos.
2.- Las demás calificaciones, o sea, las realizadas
por las Cortes de Apelaciones, jueces o comisiones
calificadoras.-
Dichas calificaciones sólo son susceptibles del recurso
de apelación, que también deberá ser fundado e interponerse
dentro del plazo de cinco días computado de la misma
manera que vimos con respecto al recurso de reposición. El
recurso deberá presentarse ante el tribunal que efectuó la
calificación, a objeto de que el secretario de dicho tribunal,
dentro del plazo de 48 horas los envié al que deba conocer
del recurso. Cabe señalar que la calificación realizada por el
tribunal de apelación no será susceptible de recurso alguno.
Tribunales que conocen del recurso de apelación.-
a.- Al Pleno de la Corte Suprema.- si la calificación
fue efectuada por una Corte de Apelaciones o por el Fiscal de
la misma Corte Suprema;
b.- Al Fiscal Judicial de la Corte Suprema, si la
calificación fue hecha por un Fiscal Judicial de la Corte de
Apelaciones y;
c.- Al pleno de la Corte de Apelaciones respectiva, si
la calificación fue efectuada por un juez o por una comisión
calificadora de jueces.
En estos casos actuará como secretario el que lo sea
de la respectiva Corte o del fiscal judicial. Si en esa existieren
más de dos, por el que designe el Presidente. En relación,
además de los antecedentes señalados en el inciso primero
del artículo 278, deberán exponerse los fundamentos del
recurso interpuesto.
Tramitación del recurso.-
La apelación importa una nueva calificación del
apelante, y deberá hacerse en los términos señalados por el
128

artículo 278, debiendo considerarse especialmente en ella los
aspectos y materias que el apelante, según la calificación
impugnada, debe mejorar o corregir.- El puntaje de esta
nueva calificación, será la calificación definitiva del funcionario
apelante.
El Tribunal competente para conocer del recurso
deberá efectuar la recalificación aludida dentro de los diez
días hábiles siguientes a su presentación.
La recalificación se notificará en la forma expresada en
el inciso tercero del artículo 276 del Código Orgánico de
Tribunales, por el secretario de estos tribunales y será
comunicada al órgano calificador de primera instancia.
Trámites posteriores.-
Una vez ejecutoriadas las calificaciones serán
comunicadas por los secretarios de los órganos calificadores,
mediante oficio reservado, a la Corte Suprema, Cortes de
Apelaciones y Ministerio de Justicia, para los efectos que
proceden.
Trámites que preceden al proceso calificatorio.-
Pesa sobre el secretario o administrador del Tribunal en
donde presten sus servicios, los funcionarios sujetos a la
calificación, la obligación de llevar una hoja de vida de cada
persona evaluada; si existe más de un secretario, el tribunal
distribuirá entre ellos esta labor.
En el caso de los funcionarios auxiliares de la
Administración de Justicia señalados en la letra b.- del
artículo 273 del Código Orgánico de Tribunales,
corresponderá esta tarea al secretario de la Corte de
Apelaciones o al que designe ese tribunal.
Respecto de los funcionarios auxiliares indicados en la
letra e.- del artículo 273 del Código Orgánico de Tribunales.,
corresponderá al secretario del tribunal que designe la
respectiva Corte de Apelaciones.
129

En el caso a que se refiere la letra c.- de dicho artículo,
corresponderá esta tarea al secretario abogado del fiscal
judicial de la Corte Suprema y;
En el de la letra d.-del artículo 273 del Código Orgánico
de Tribunales, al respectivo Fiscal Judicial.-
Las hojas de vida de las personas a quienes se asigna
esta labor, serán llevadas por el Presidente de la Corte
Suprema, por el fiscal judicial de la Corte Suprema, por los
Presidentes de las Cortes de Apelaciones o por los jueces,
según corresponda.
En la hoja de vida los encargados dejarán constancia
clara, oportuna y precisa, de las medidas disciplinarias
ejecutoriadas y de las apreciaciones de mérito y de demérito
que ordenen anotar los tribunales, ministros visitadores y los
funcionarios calificadores indicados en el art. 273 del Código
Orgánico de Tribunales .respecto de las personas que
corresponda calificar. Tratándose de tribunales colegiados, las
anotaciones de mérito o de demérito serán decretadas por el
tribunal pleno o por cualquiera de las salas.
Los antecedentes que figuren en la hoja de vida serán
reservados, salvo para la persona interesada, quien podrá
imponerse de su contenido cuando lo estime conveniente y
hacer llegar al encargado de llevarlas antes de iniciar el
proceso de calificación, las observaciones y antecedentes
para su agregación al expediente respectivo.
Ante el mismo encargado y en igual oportunidad, las
personas de cuya evaluación se trata, podrán pedir se anote
en la hoja de vida la circunstancia de haber participado en
actividades idóneas de capacitación y perfeccionamiento,
para lo cual deberán acompañar los certificados y
comprobantes pertinentes.
Cuando en virtud de traslado o ascenso de un
determinado funcionario o empleado, deba cambiar el
130

calificador, el anterior cerrará su hoja de vida y la remitirá al
nuevo calificador inmediatamente de materializado el traslado
o ascenso junto con un informe de calificación en el
consignará su desempeño funcionario. La persona encargada
de llevar la hoja de vida del funcionario trasladado o
ascendido procederá a abrir una nueva hoja de vida a la cual
anexará la anterior y el informe de calificación.
Existirá, además, una hoja de calificación en la cual se
resumirá y valorará anualmente, el desempeño de cada
funcionario y se dejará constancia de la lista en que quedó
calificado.
Forma de practicar la calificación.-
Para realizar la calificación, los calificadores deberán
fundarse en antecedentes objetivos y considerar además de
las anotaciones practicadas en la respectiva hoja de vida y el
informe de calificación, lo siguiente:
a.- Responsabilidad
b.- Capacidad
c.- Conocimientos
d.- Iniciativa
e.- Eficiencia
f.- Afán de superación
g.- Relaciones humanas, y
h.- Atención al público
Todo lo anterior en consideración a la función o labor
pertinente y a la magnitud de la misma. La calificación se
inicia con la relación efectuada por el secretario del órgano
calificador sobre todos los antecedentes de cada una de las
personas motivo de la calificación.
A continuación de esta relación de carácter individual,
los calificadores procederán separadamente a entregar por
escrito al secretario la evaluación que aquellos les
merezcan.El calificado será evaluado globalmente en base a
131

las pautas y rubros establecidos en los artículos 277 y 277
bis.
Para expresar el resultado, se asignará al funcionario
un puntaje que puede oscilar de 1 a 7 , pudiendo contener
hasta dos decimales.
En el caso que el órgano encargado de la calificación
sea colegiado, cada uno de sus miembros hará una
calificación separada, siendo el puntaje definitivo aquel que
resulte de dividir la suma de los puntajes individuales por el
número de calificadores. De tal modo, el puntaje definitivo
determinará la lista asignada al l calificado por el año
inmediatamente siguiente al de la calificación.
LISTAS DE CALIFICACION.-
a.- Lista sobresaliente, de 6,5 a 7 puntos.-
b.- Lista Muy Buena, de 6 a 6,49 puntos.-
c.- Lista Satisfactoria, de 5 a 5,99 puntos.-
d.- Lista Regular, de 4 a 4,99 puntos.-
e.- Lista Condicional, de 3 a 3,99 puntos, y;
f.- Lista Deficiente, menos de tres puntos.-.
No obstante lo anterior, el calificado cuya nota
promedio sea inferior a tres en responsabilidad o eficiencia,
automáticamente quedará calificado en lista deficiente; y si
obtiene puntaje igual o inferior a tres en dos o más de
cualquiera de los otros rubros, no podrá quedar calificado en
lista superior a la Condicional.
El calificador que asigne, en cualquiera de los rubros a
que se refiere el artículo 277 bis, un puntaje igual o superior a
6 o inferior a 4 deberá señalar los fundamentos de su
apreciación.-
Influencia de las medidas disciplinarias en la
calificación.-
El funcionario, que durante el año objeto de la
calificación, hubiese sido objeto de medida disciplinaria,
132

cualquiera sea el puntaje obtenido, no podrá figurar en lista
sobresaliente y, en caso de haber sido objeto de medida
disciplinaria superior a la de amonestación no podrá figurar en
lista Muy Buena.
De igual forma, el funcionario a quien se hubiere
aplicado de dos o más medidas disciplinarias, no siendo
ninguna superior a censura por escrito, no podrá figurar en
lista Satisfactoria.
Si el calificado hubiere sido objeto de tres o más
medidas disciplinarias, no siendo alguna de ellas superior a
censura por escrito y ninguna superior a multa, no podrá
figurar en lista Regular.
Y aquel objeto de tres o más medidas disciplinarias o
de dos o más, siempre que una de ellas hubiese sido de
suspensión de funciones, quedará calificado en lista
Deficiente Las normas anteriores se observarán también por
los órganos a quienes corresponda conocer de los recursos
de apelación.
Cabe destacar que de conformidad con lo preceptuado
en el inciso final del artículo 78 del Código Orgánico de
Tribunales los funcionarios que hubieren sido calificados en
lista Sobresaliente o Muy Buena, se considerarán en lista de
méritos, para todos los efectos legales.
Por su parte el funcionario que figure en lista Deficiente
o por segundo año consecutivo en lista Condicional, una vez
firme la calificación respectiva, quedará removido de su cargo
por el solo ministerio de la ley. Sin embargo, en tanto no
quede a firme la calificación quedará inmediatamente
suspendido de sus funciones.
Estas circunstancias deberán ser comunicadas de
inmediato por el calificador al Ministerio de Justicia, para los
fines administrativos consiguientes.-
NOMBRAMIENTO DE LOS JUECES.-
133

Si bien es cierto preceptos sobre nombramientos de los
funcionarios del Poder Judicial, son de carácter netamente
administrativo; no es posible ignorar su inserción casi íntegra
en el Código Orgánico de Tribunales a cuyo estudio nos
encontramos abocados en esta etapa, por otra parte no se
puede soslayar que la forma de designación de los jueces
influye de manera relevante en el ejercicio de la jurisdicción.
Reglas sobre confección de propuestas.-
Se trata en primer término de examinar las normas a
que deben someterse los tribunales de justicia, Cortes de
Apelaciones y Corte Suprema, al confeccionar las propuestas
para la nominación de los jueces y demás funcionarios
judiciales.
Para proceder al nombramiento en propiedad de un
cargo en el Escalafón Primario que se encontrare vacante, el
tribunal respectivo llamará a concurso, por el término de diez
días, pudiendo prorrogarse por términos iguales si no se
presentaren oponentes en número suficiente para formar las
listas que deben ser enviadas al Presidente de la República,
para los efectos previstos en el artículo 263 del Código
Orgánico de Tribunales.; salvo que se trate de proveer los
cargos de Ministros o Fiscal judicial de la Corte Suprema, en
que se procederá sin previo concurso.
Publicidad del concurso.-
Para los efectos que los interesados en ingresar a la
carrera judicial se impongan de estos concursos, pesa sobre
el secretario del tribunal respectivo, la obligación de
comunicar su apertura por telex, fax o telégrafo a todas las
Cortes de Apelaciones del país, las que deberán ponerlo en
conocimiento de los tribunales de su territorio jurisdiccional
por medios idóneos –artículo 279 del Código Orgánico de
Tribunales.-
La omisión de esta formalidad no provoca la nulidad del
134

concurso, sin perjuicio de la responsabilidad del secretario.
Aparte de la obligación aludida el secretario deberá
insertar un aviso de la apertura del concurso en el Diario
Oficial, su relevancia reside en cuanto al de diez días referido
en el inciso 1º del artículo 279 del Código Orgánico de
Tribunales. se computa a contar de la fecha de publicación de
este aviso.
Postulación de los interesados.-
Los interesados que reúnan las exigencias legales,
para optar al cargo, aparte de la respectiva solicitud de su
oposición al concurso, deberán acompañar su currículo y
demás antecedentes justificativos de sus méritos.
Cuando las propuestas o ternas se formen con el objeto
de nombrar un funcionario en carácter de suplente o interino
de alguno de los cargos del Escalafón Primario, se limitará a
los funcionarios que presten sus servicios dentro del territorio
jurisdiccional de la Corte respectiva, sólo a falta de ellos
podrá elegirse libremente entre los demás funcionarios que
reúnan las condiciones necesarias.-
Empero, tratándose de propuestas o ternas para el
nombramiento en calidad de interinos o suplentes, de
relatores o secretarios de Corte de Apelaciones podrán figurar
en ellas a falta de funcionarios que reúnan los requisitos
generales de idoneidad para tales funciones, otros de la
quinta o sexta categoría, cualquiera sea el territorio
jurisdiccional a que pertenezcan y el tiempo que hayan
permanecido en la respectiva categoría -artículo 279 inciso
final del Código Orgánico de Tribunales.-
Requisitos para ser promovido a una categoría
superior.
Ellos dicen relación primordialmente con dos aspectos:
a.- permanencia en la categoría y; b.- con los méritos que se
manifiestan con la calificación anual a que son sometidos
135

todos los miembros del Escalafón Primario, con la excepción
de los Ministros y Fiscal judicial de la Corte Suprema.
a.- En lo que atañe con la primera exigencia, se
encuentra formulada en el artículo 280 del Código Orgánico
de Tribunales en donde se expresa que para ser promovido a
una categoría superior, el funcionario debe tener tres años a
lo menos en su categoría, salvo el caso, que en la
inmediatamente inferior hubiere servido más de cinco años.
Un ejemplo servirá para ilustrar la referida disposición,
así es como si un juez de capital de provincia - Juez de Angol
- que pertenece a la cuarta categoría y desea postular a juez
de comuna asiento de Corte de Apelaciones - Juzgados de
Temuco - correspondiente a la tercera categoría del Escalafón
Primario, debe haber prestado sus servicios en ese cargo
durante tres años a lo menos. No obstante, si dicho
funcionario solamente ejerció funciones durante dos años,
insuficientes para tener éxito en el concurso, puede ser
ascendido, si prestó servicios durante más de cinco años en
un juzgado de la quinta categoría - Juzgado de Lautaro,
Victoria, Collipulli, etc.-
Termina señalando el artículo 280, que a pesar de lo
anterior, puede ser ascendido, el funcionario que no cumpliere
con la permanencia de tres años en su actual categoría, en el
evento de no interesarse por el cargo ningún otro funcionario
perteneciente a un cargo de la misma categoría del que se
trata de proveer o que tenga tres o más años de servicios en
la categoría inmediatamente inferior.
b.- En lo atingente a los méritos de los postulantes, el
artículo 281 del Código Orgánico de Tribunales establece que
los funcionarios incluidos en la lista Sobresaliente tendrán
derecho preferente para figurar en quina o terna frente a
aquellos que se encuentren incorporados en la lista Muy
Buena, éstos preferirán a los incluidos en la lista Satisfactoria,
136

y éstos a los incorporados en la lista Regular.
Los incluidos en las otras listas no podrán figurar en
quina o en terna.
A igualdad de lista calificatoria, preferirán los oponentes
por orden de su categoría y, a igualdad en ésta, deberá
considerarse el puntaje de la última calificación anual, en la
respectiva propuesta se dejará constar o no ejecutoriada la
resolución respectiva.
En las propuestas deberá dejarse constancia del
número de votos obtenidos por los oponentes en cada una de
las votaciones que han debido efectuarse para la confección
de la quina o de la terna.
También es necesario resaltar - artículo 282 del Código
Orgánico de Tribunales.- que en los casos de formación de
ternas para los cargos de fiscales judiciales de las Cortes de
Apelaciones, el Fiscal judicial de la Corte Suprema integrará
este Tribunal.
Formación de Quinas para ministro y fiscal Judicial
de la Corte Suprema.
El artículo 283 del Código Orgánico de Tribunales.
expresa que para proveer el cargo de ministro o fiscal judicial
de la Corte Suprema, este tribunal enviará al Presidente de la
República una lista de cinco personas, debiendo remitirnos
sobre el particular a lo que manifestamos en la ocasión sobre
el particular, recordando que se procede de manera diferente
según se trate del nombramiento de un Ministro que provenga
del Poder Judicial y o de la designación de un Ministro con
postulantes extraños al Poder Judicial.
Forma de proveer los cargos de ministros y fiscales
judiciales de las Cortes de Apelaciones y secretario de la
Corte Suprema.
Para tal efecto de conformidad con lo señala el artículo
284 del Código Orgánico de Tribunales. debe estarse a las
137

siguientes disposiciones:
1.- Debe figurar el juez oral en lo penal, el juez de letras
o el juez de garantía más antiguo de asiento de Corte
calificado en lista de méritos y que exprese su interés en el
cargo. y
2.- Con dos ministros de Corte de Apelaciones o
integrantes de la segunda o tercera categoría que se hayan
opuesto al concurso, elegidos de conformidad a lo establecido
en el inciso primero del artículo 281 del Código Orgánico de
Tribunales.-
3°.- Haber aprobado el programa de perfeccionamiento
profesional para ser Ministro de Corte, dictado por la
Academia Judicial y;
4°.- Haber desempeñado, efectiva y continuadamente ,
la función de juez letrado, por un año alo menos – artículo
253 N°3 del Código Orgánico de Tribunales.-
Sobre el particular, resulta útil explicar que la referida
disposición aparentemente incurre en una redundancia al
referirse a funcionarios de la segunda categoría,
precisamente a la cual pertenecen los ministros de Corte de
Apelaciones, pero ello obedece que en esa categoría además
encuentran ubicación, los relatores de la Corte Suprema y el
secretario de ese tribunal, quizás si hubiese resultado más
apropiado solamente referirse en términos generales a los
funcionarios de la segunda y tercera categoría, omitiendo a
los Ministros de Corte de Apelaciones por pertenecer
precisamente a la segunda categoría, a menos que, haya
tratado de darse una preferencia a los ministros.
Formación de ternas para los integrantes de la
tercera y cuarta categoría.
En primer lugar debemos dejar constancia que a estas
categorías pertenecen los jueces letrados de asiento de Corte
de Apelaciones, relatores y secretarios de Cortes de
138

Apelaciones, sin embargo el artículo 284 letra b.- del Código
Orgánico de Tribunales. excluye de su ámbito de aplicación a
los relatores, toda vez, como podremos apreciar en su
oportunidad, están sometidos a reglas de excepción; en
tanto, que a la cuarta pertenecen los jueces letrados de
ciudad asiento de capital de provincia.
Hecha la anterior aclaración, pasamos enseguida a
determinar la forma como se confeccionan las ternas
respectivas, procediéndose de la siguiente forma:
1.- Con el juez oral en lo penal, el juez de letras o el
juez de garantía más antiguo de la categoría inferior calificado
en lista de méritos y que exprese su interés en el cargo y,
2.- Con dos integrantes de la misma categoría del
cargo que se trata de proveer o de la inmediatamente inferior,
que se hayan opuesto al concurso, elegidos de conformidad a
lo establecido en el inciso primero del artículo 281 del Código
Orgánico de Tribunales
3.- A falta de postulantes de las categorías indicadas,
podrán ocupar uno o dos lugares de libre elección, los
funcionarios que se encuentren incorporados en la categoría
inferior subsiguiente a la del cargo que se trata de proveer,
siempre conforme a lo dispuesto a lo dispuesto en el artículo
281 inciso primero del Código Orgánico de Tribunales -
artículo 284 .-
Formación de ternas para integrantes de la quinta
categoría.
En dicha categoría se encuentran incorporados los
siguientes funcionarios: jueces letrados de juzgados de
comuna o agrupación de comunas y secretarios de juzgados
de letras de ciudad asiento de Corte de Apelaciones.
Para la formación de ternas de interesados en cargos
correspondientes a la quinta categoría del Escalafón Primario
del Poder Judicial, deberá estarse a las siguientes reglas:
139

1.- Debe incluirse en primer término al funcionario más
antiguo de la categoría inferior que se encuentre calificado en
lista de méritos y exprese su interés en el cargo y;
2.- Con uno o dos integrantes de la misma categoría
del cargo que se trata de proveer o de la inmediatamente
inferior, elegidos de conformidad a lo establecido en el inciso
primero del artículo 281 del Código Orgánico de Tribunales. o
con uno o dos abogados extraños al Poder Judicial que se
hayan opuesto, elegidos de conformidad con lo dispuesto en
el artículo 284 bis del Código Orgánico de Tribunales.
Sobre lo atingente el precitado artículo 284 del Código
Orgánico de Tribunales. expresa que para que puedan figurar
en terna para cargos de jueces o secretario de juzgados de
letras - quinta y sexta categoría - los abogados extraños al
Poder Judicial deberán haber aprobado el programa de
formación para postulantes al Escalafón Primario del Poder
Judicial.
Sin embargo, el artículo 284 bis hace la salvedad, para
el caso que no se presentaren postulantes que hubieren
cumplido dicho requisitos o que ya pertenecieren al Poder
Judicial, procediendo a llamar a un segundo concurso y en él
se admitirá la postulación de abogados que no hubieren
aprobado dicho programa.
Ahora bien, entre los postulantes que hubieren
aprobado el programa referido se preferirá a aquellos que
hubieren obtenido mejores calificaciones. De existir
postulantes en igualdad de calificaciones, preferirán aquellos
que hubieren servido en el Escalafón del Personal de
Empleados por más de cinco años, siempre que hubiesen
sido considerados permanentemente en lista de méritos y no
hubieren sido objeto de sanción alguna luego de la última
calificación.
Tratándose de proveer cargos para la quinta o sexta
140

categoría, en caso de que no todos los postulantes hubiesen
hecho el programa respectivo de la Academia Judicial, la
Corte de Apelaciones deberá someter a estos últimos o al
grupo de oponentes que preseleccione, a un examen de
oposición que será preparado y controlado por la Academia
Judicial. El resultado de este examen será considerado, con
los restantes antecedentes, al confeccionar la terna."
3.- A falta de postulantes, a esta categoría, podrán
ocupar uno o dos lugares de libre elección, los funcionarios
que se encuentren incorporados en la categoría subsiguiente
a la del cargo que se trata de proveer, siempre conforme a lo
dispuesto en el inciso primero del artículo 281 del Código
Orgánico de Tribunales.
Formación de ternas para llenar los cargos de la
sexta categoría.-
Esta categoría está formada por los secretarios de
juzgados de letras de capital de provincia, prosecretario de la
Corte Suprema y secretario abogado del fiscal de ese mismo
tribunal.
Sin embargo, cabe hacer hincapié que para la
designación del prosecretario de la Corte Suprema, no se
observarán las disposiciones que se expresarán a
continuación. Hecha la salvedad señalada, pasamos a
consignar las reglas que deben seguirse para la confección
de las ternas correspondientes, siendo ellas las siguientes:
1.- En primer lugar, debe incorporarse al funcionario
más antiguo de la categoría inmediatamente inferior - séptima
categoría - que figure en lista de méritos y que exprese su
interés en el cargo que se trata de proveer, y;
2.- Con uno o dos integrantes de la misma categoría o
de la inmediatamente inferior, elegidos de conformidad con lo
dispuesto en el inciso primero del artículo 281 del Código
Orgánico de Tribunales. o con uno o dos abogados extraños
141

al Poder Judicial que se hubieren opuesto al concurso,
elegidos en conformidad a lo dispuesto en el artículo 284 bis
del Código Orgánico de Tribunales sobre el cual nos
extendimos anteriormente, y
3.- También deben cumplir con el programa de
formación para postulantes del Escalafón Primario del Poder
Judicial a cargo de la Academia Judicial.
Formación de ternas para postulantes a cargos de
la séptima categoría.-
A esta categoría pertenecen los secretarios de
juzgados de letras de comunas o agrupación de comunas.
Para la formación de las ternas de postulantes a cargos
correspondientes a esta categoría se observarán los normas
siguientes:
Con funcionarios de la misma categoría elegidos de
conformidad a lo establecido en el inciso primero del artículo
281 Código Orgánico de Tribunales o con uno o dos
abogados extraños al Poder Judicial que se hayan opuesto al
concurso elegidos de conformidad a lo dispuesto en el
artículo 284 bis.

Forma de proveer el cargo de relator de la Corte
Suprema y de las Cortes de Apelaciones.
Reglas Comunes.- Para proveer, tanto los cargos de
relator de la Corte Suprema como de las Cortes de
Apelaciones, estos tribunales someterán al Presidente de la
República una terna. Con todo, la Corte de que se trate podrá
acordar, por mayoría absoluta de sus miembros en
ejercicio, omitir la terna y someter al Presidente de la
República una propuesta uninominal.
Toda propuesta, sea terna o unipersonal, deberá ser
formulada previo concurso que se regirá por las normas del
142

artículo 279 y será resuelto en base a los antecedentes de los
candidatos y al resultado de un examen personal que deberá
incluir el hacer relación de una o más causas.
Concurso para relator de la Corte Suprema.-
A este concurso pueden postular:
1.- Los funcionarios de la misma categoría - segunda -
siempre y cuando se encuentren calificados en lista de
méritos - lista sobresaliente o muy buena -,
2.- O de la inmediatamente inferior, y
3.- Y quienes calificados en lista de méritos, se hayan
desempeñado como relatores en alguna Corte de
Apelaciones durante cinco años a lo menos.
Si el número de postulantes fuere superior a cinco, la
Corte Suprema podrá preseleccionar a cinco de los
oponentes, en conformidad a sus méritos y limitar a este
número a aquellos a los que someta a examen.
Las personas que se nombraren como relatores de la
Corte Suprema, que provengan de las categorías segunda o
tercera del Escalafón Primario, se incorporarán en tal carácter
a la segunda categoría del mencionado Escalafón, una vez
que presten el juramento de estilo. Por su parte, las personas
que no provengan de dichas categorías, figurarán durante los
tres primeros años de su desempeño en este Tribunal en la
cuarta categoría, en los dos años siguientes, en la tercera, e
integrarán la segunda categoría una vez que completen los
cinco años de servicios en ese carácter, todo ello sin
necesidad de nuevo nombramiento.
Nombramiento de relatores de las Cortes de
Apelaciones.
En el concurso para postular al cargo de relator de las
Cortes de Apelaciones, pueden participar los siguientes
funcionarios:
1.- Los calificados en lista de méritos de igual categoría
143

o de la inmediatamente inferior.
2.- Se podrá permitir extraordinariamente por la Corte
de Apelaciones respectiva, la postulación de funcionarios de
la categorías, quinta, sexta o séptima, e incluso de abogados
ajenos que hubieren aprobado el programa de formación para
postulantes al Escalafón Primario de la Academia Judicial.
Si el número de postulantes fuere superior a cinco, la
Corte de Apelaciones encargada de confeccionar la terna
podrá preseleccionar a cinco de los oponentes, en
conformidad a sus méritos y limitar a este número a aquellos
a los que someta al examen.
Las personas que se nombraren Relatores de las
Cortes de Apelaciones, que provengan de las categorías
tercera o cuarta del Escalafón Primario, se incorporarán en tal
carácter a la tercera categoría del tal Escalafón, una vez que
presten el juramento de estilo.
Las personas que se nombraren como relatores que no
provengan de algunas de las categorías antes señaladas,
figurarán durante los tres primeros años de su desempeño en
la quinta categoría del Escalafón Primario, en los dos año
siguientes a la cuarta, e ingresarán a la tercera categoría una
vez que completen cinco años, sin necesidad de nuevo
nombramiento.
Nombramiento de Prosecretario de la Corte
Suprema.
Esta designación se hace a propuesta de ese tribunal y
sólo podrá recaer en persona con título de abogado.
Este funcionario subrogará al secretario y se aplicará la
norma del artículo 500 del Código Orgánico de Tribunales.
Además de las otras funciones que le corresponden ,
desempeñara el cargo de relator cuando el tribunal lo estime
conveniente.
Todas las menciones que en las leyes se hagan al
144

oficial primero de la Corte Suprema se entenderán referidas al
prosecretario.
El secretario abogado del fiscal judicial de la Corte
Suprema será designado a propuesta de dicho fiscal judicial.

Recurso para reclamar de la formación de
propuestas.
Para el caso que en los concursos para formación de
propuesta no se guardaren las disposiciones a que se refiere
la ley o ellas fueren omitidas, la ley franquea al perjudicado un
recurso de reclamación. En efecto, de acuerdo al artículo
551, inciso 4º y siguientes del Código Orgánico de Tribunales
"de las resoluciones que en el ejercicio de sus facultades
económicas pronuncien los tribunales indicados en el inciso
primero de este artículo, sólo podrá reclamarse para ante el
superior jerárquico. La reclamación deberá interponerse
dentro del plazo de tres días, ante el tribunal que haya
dictado la resolución. Este la elevará, con todos sus
antecedentes, dentro de las 48 horas siguientes a su
presentación.
El superior jerárquico deberá resolverla de plano, y si
fuere tribunal colegiado, en cuenta.
Si la reclamación versa sobre la formación de una terna
y el tribunal superior la desechare, éste, junto con devolver
los antecedentes al inferior, remitirá la terna al Ministerio de
Justicia"
PROHIBICIONES DE LOS JUECES.-
Los jueces en el ejercicio de sus funciones, se
encuentran sometidos a una serie de prohibiciones, las que
tienen por finalidad, precisamente, evitar la distracción de la
actividad ordinaria.
145

Estas prohibiciones son:
a.- Señala el artículo 316 del Código Orgánico de
Tribunales que: "es prohibido a los jueces ejercer la
abogacía; y sólo podrán defender causas personales o de
sus cónyuges, ascendientes, descendientes, hermanos o
pupilos.
Les es igualmente prohibido representar en juicio a
otras personas que las mencionadas en el precedente inciso"
b.- Los jueces no pueden desempeñarse como árbitros
y no pueden aceptar compromisos: " Prohíbese a los jueces
letrados y a los Ministros de los Tribunales Superiores de
Justicia, aceptar compromisos, excepto cuando el nombrado
tuviere con alguna de las partes originariamente interesadas
en el litigio, algún vínculo de parentesco que autorice su
implicancia o recusación".
" Los dispuesto por los precedentes artículos de este
párrafo rige tan sólo respecto de los jueces de letras, de los
miembros de las Cortes de Apelaciones y de los de la Corte
Suprema.
Las disposiciones que siguen rigen respecto de toda
clase de jueces ".
c.- Los jueces no deben expresar opinión anticipada de
los asuntos que van a conocer: Los jueces deben abstenerse
de expresar y aun de insinuar privadamente su juicio respecto
de los negocios que por la ley son llamados a fallar.
Deben igualmente abstenerse de dar oído a toda
alegación que las partes, o terceras personas a nombre o por
influencia de ellas, intenten hacerles fuera del tribunal"
d.- Los jueces se encuentran afectos a la prohibición de
adquirir cosas o derechos litigiosos: "se prohíbe a todo juez
comprar o adquirir a cualquier título para sí, para su cónyuge
o para sus hijos las cosas o derechos que se litiguen en los
146

juicios de que él conozca.
Se extiende esta prohibición a las cosas o derechos
que han dejado de ser litigiosos, mientras no hayan
transcurrido cinco años desde el día en que dejaron de serlo;
pero no comprende las adquisiciones hechas a título de
sucesión por causa de muerte, si el adquirente tuviere
respecto del difunto la calidad de heredero ab-intestato.
Todo acto en contravención a este artículo lleva
consigo el vicio de nulidad, sin perjuicio de las penas a que,
conforme al Código Penal, haya lugar".
e.- Existe una prohibición de adquirir pertenencias
mineras:"Los miembros de las Cortes de Apelaciones y los
jueces que desempeña" -art. 322 C.O.T. - letrados en lo civil
no pueden adquirir pertenencias mineras o una cuota en ellas
dentro de su respectivo territorio jurisdiccional.
La contravención a lo dispuesto en este artículo será
sancionada, mientras la pertenencia o cuota esté en poder
del infractor, con la transferencia de sus derechos a la
persona que primeramente denunciare el hecho ante los
tribunales. la acción correspondiente se tramitará en juicio
sumario.
En todo caso, el funcionario infractor sufrirá, además, la
pena de inhabilitación especial temporal en su grado medio
para el cargo
La prohibición que contempla este artículo se encuentra
reproducida en el artículo 22 del Código de Minería, pero,
además, establece una importante excepción: "Con todo, las
personas mencionadas n el inciso anterior podrán adquirir por
sucesión por causa de muerte o en virtud de un título anterior
al hecho que da origen a la prohibición".
La sanción, similar a la establecida en el art. 322 del
Código Orgánico de Tribunales., se encuentra regulada en el
147

artículo 23 del Código de Minería.
f.- Finalmente el artículo 323 Código Orgánico de
Tribunales. prohíbe a los funcionarios judiciales:
1º.- Dirigir al Poder Ejecutivo, a funcionarios públicos o
a corporaciones oficiales, felicitaciones o censuras por sus
actos;
2º.- Tomar en las elecciones populares o en los actos
que le precedan más parte que la de emitir su voto personal;
esto, no obstante, deben ejercer las funciones y cumplir los
deberes que por razón de sus cargos les imponen las leyes;
3º.- Mezclarse en reuniones, manifestaciones u otros
actos de carácter político, o efectuar cualquiera actividad de
la misma índole dentro del Poder Judicial;
4º.- Publicar, sin autorización del Presidente de la Corte
Suprema, escritos en defensa de su conducta oficial o atacar
en cualquier forma, la de otros jueces o magistrados".
OBLIGACIONES DE LOS JUECES.-
Estas obligaciones se reducen a los deberes de
residencia, de asistencia y de cumplimiento diligente de sus
funciones, fundamentalmente.
a.- Deber de residencia.- señala el artículo 311 del
Código Orgánico de Tribunales que: " Los jueces están
obligados a residir constantemente en la ciudad o población
donde tenga su asiento el tribunal en que debe prestar sus
servicios.
Sin embargo, las Cortes de Apelaciones podrán, en
casos calificados, autorizar transitoriamente a los jueces de
su territorio jurisdiccional para que residan en un lugar distinto
al del asiento del tribunal".
b.- Deber de asistencia.- Expresa sobre lo pertinente
el artículo 312 del Código Orgánico de Tribunales que están
igualmente obligados a asistir todos los días a la sala de su
despacho, y a permanecer en ella desempeñando sus
148

funciones durante cuatro horas como mínimo cuando el
despacho de causas estuviere al corriente, y de cinco horas,
a lo menos, cuando se hallare atrasado, sin perjuicio de lo
que en virtud del Nº4 del artículo 96, establezca la Corte
Suprema.
Lo anterior se entenderá sin perjuicio de que el juez,
cuando las necesidades del servicio lo aconsejen, se
constituya una vez a la semana, a lo menos, en poblados que
estén fuera de los límites urbanos de la ciudad en que tenga
su asiento el tribunal, en cuyo caso será reemplazado por el
secretario en el despacho ordinario del juzgado, pudiendo
designarse para tales efectos actuarios que como ministros
de fe autoricen las diligencias que dichos funcionarios
practiquen".
Este deber de asistencia extiende a los días sábado,
según lo señala el Reglamento para la distribución de las
jornadas de trabajo que dictó la Corte Suprema, publicado el
día 31 de diciembre de 1969.
En cuanto a los jueces orales en lo penal tendrán
obligación de asistir a su despacho 44 horas semanales.
Los jueces de juzgados de garantía deberán asistir a
su despacho por 44 horas semanales, debiendo establecerse
un sistema de turno que permita la disponibilidad de un juez
de garantía en la jurisdicción fuera del horario normal de
atención de los tribunales.
Indica el art. 313 Código Orgánico de Tribunales que
"las obligaciones de residencia y asistencia diaria al
despacho cesan durante los días feriados. Son tales los que
la ley determine y los comprendidos en el tiempo de
vacaciones de cada año, que comenzará el 1º de febrero y
durará hasta el primer día hábil de marzo.
Lo dispuesto en este artículo no regirá, respecto del
149

feriado de vacaciones, con los jueces letrados que ejercen
jurisdicción criminal".
La judicatura civil tiene como justificación el hecho que
resulta demasiado engorroso designar reemplazantes o
subrogantes, por lo que resulta conveniente la suspensión del
sistema.
En materia penal no existe feriado judicial, porque sus
funciones se extienden mucho más allá que la mera solución
de conflictos entre particulares, puesto que se encuentra
comprometido siempre el interés público y en muchísimos
casos, la libertad de los particulares.
Indica el artículo 314, inciso 1º del Código Orgánico de
Tribunales que: " Durante el feriado de vacaciones
funcionarán de lunes a viernes de cada semana los jueces de
letras que ejerzan jurisdicción en lo civil para conocer de
aquellos asuntos a que se refiere el inciso segundo de este
artículo. En las comunas o agrupaciones de comunas en
donde haya más de uno, desempeñará estas funciones el
juez que corresponda de acuerdo con el turno que para este
efecto establezca la Corte de Apelaciones respectiva. En
Santiago funcionarán dos juzgados de letras en lo civil, de
acuerdo con el turno que señale la Corte de Apelaciones de
Santiago para tal efecto. La distribución de las causas entre
estos juzgados se hará por el presidente del tribunal".
No obstante el feriado, existen tribunales que durante
su transcurso deben seguir conociendo de los asuntos: los
jueces de letras del crimen, los juzgados de menores y los
juzgados de competencia común.
Existe también una institución de bastante importancia,
denominada "habilitación de feriado". A ella se refiere el
artículo- 314 del Código Orgánico de Tribunales. al decir "los
jueces durante el feriado de vacaciones deberán conocer:
150

1.- de todos los asuntos no contenciosos;
2.- de los juicios posesorios;
3.- de los asuntos a que se refiere el Nº1 del art. 680
del Código de Procedimiento Civil.;
4.- de los juicios del trabajo cuando les corresponda,
5.- de las medidas prejudiciales precautorias y
precautorias,
6.- de las gestiones a que de lugar la notificación de
protestos de cheques,
7.- de los juicios ejecutivos hasta la traba de embargo,
inclusive, y
8.- de todas aquellas cuestiones, respecto de las cuales
se conceda especialmente habilitación de feriado. En todo
caso, deberán admitirse a tramitación las demandas, de
cualquier naturaleza que ellas sean, para el solo efecto de su
notificación.
La habilitación del feriado es una solicitud que se
presenta ante el correspondiente tribunal para que éste, por
motivos fundados, autorice la práctica de una determinada
diligencia durante el feriado de vacaciones.
Es necesario que la petición se haga con tiempo, no
solo para dar oportunidad al tribunal para resolverla, sino que
para que pueda, en caso de aceptarla, ordenar la remisión del
expediente en que incide, según los casos.
El único elemento que el tribunal toma en consideración
para conceder o rechazar la petición de habilitación es la
urgencia o la necesidad en la práctica de una diligencia. Así,
es de notoria conveniencia autorizar durante el feriado una
notificación a fin de evitar que transcurra el tiempo necesario
de prescripción.
Indican los incisos 3º y siguientes del artículo 314 del
Código Orgánico de Tribunales que: "la habilitación a que se
refiere el inciso anterior deberá ser solicitada al tribunal que
151

ha de quedar de turno, y en aquellos lugares en que haya
más de un juzgado de turno, la solicitud quedará sujeta a la
distribución de causas a que se refiere el inciso. 1º. Sin
embargo, en este último caso, y siempre que se trate de un
asunto que con anterioridad al feriado esté conociendo uno
de los juzgados que quede de turno, la solicitud de
habilitación se presentará ante él.
El tribunal deberá pronunciarse sobre la concesión de
habilitación dentro del plazo de 48 horas contados desde la
presentación de la solicitud respectiva. la resolución que la
rechace será fundada. En caso de ser acogida, deberá
notificarse por cédula a las partes”.
En Santiago, los tribunales deberán remitir, salvo lo
dispuesto en el inciso tercero de este artículo, las causas
habilitadas a la Corte de Apelaciones para su distribución.
En todo caso, las partes, de común acuerdo, podrán
suspender la tramitación de cualquier asunto durante el
feriado judicial".
Por su parte el artículo 315 del Código Orgánico de
Tribunales establece la obligación de designar, durante el
feriado, una sala de turno en las Cortes de Apelaciones:
"Durante el mismo período deberá quedar actuando una sala
de cada Corte de Apelaciones, en conformidad al turno que
ella establezca. Dicha sala tendrá las facultades y
atribuciones que correspondan al tribunal pleno, con
excepción del desafuero de diputados y senadores.
En Santiago permanecerán en funciones durante el
feriado de vacaciones dos salas, de acuerdo con el turno que
al efecto determine la Corte de Apelaciones, las que reunidas
y con un quórum mínimo de cinco miembros tendrán las
facultades y atribuciones que se indican en el inciso
precedente.
152

El ministro más antiguo de cada Corte de Apelaciones
que forme parte de la sala a que se refiere este artículo,
tendrá las facultades y atribuciones del presidente del
tribunal."
c.- Deber de cumplimiento diligente de sus
funciones.- A este deber se refiere el artículo 319 del Código
Orgánico de Tribunales.:"Los jueces están obligados a
despachar los asuntos sometidos a su conocimiento en los
plazos que fija la ley o con toda la brevedad que las
actuaciones de su ministerio lo permitan, guardando en este
despacho el orden de la antigüedad de los asunto, salvo
cuando motivos graves y urgentes exijan que dicho orden se
altere.
Las causas se fallarán en los tribunales unipersonales
tan pronto como estuvieren en estado y por el orden de su
conclusión. El mismo orden se observará para designar las
causas en los tribunales colegiados para su vista y decisión.
Exceptúanse la cuestiones sobre deserción de
recursos, depósito de personas, alimentos provisionales,
competencia, acumulaciones, recusaciones, desahucio,
juicios sumarios y ejecutivos, denegación de justicia o de
prueba y demás negocios que por la ley, o por acuerdo del
tribunal fundado en circunstancias calificadas, deberán tener
preferencia, los cuales se antepondrán a los otros asuntos
desde que estuvieren en estado".
HONORES Y PRERROGATIVAS DE LOS JUECES.-
A esta materia se refieren cuatro artículos del Código
Orgánico de Tribunales, siendo los siguientes:
a.- El artículo 306 del Código Orgánico de Tribunales.,
que establece el tratamiento que dárseles a los jueces, según
su jerarquía: "La Corte Suprema tendrá el tratamiento de
Excelencia y las Cortes de Apelaciones el de Señoría
153

Ilustrísima.
Cada uno de los miembros de estos mismos tribunales
y los jueces de letras tendrán tratamiento de Señoría".
b.- El artículo 307 del Código Orgánico de Tribunales.
se refiere a la ubicación en las ceremonias públicas: "Los
jueces ocuparán en las ceremonias públicas el lugar que les
asigne, según su rango, el reglamento respectivo"
c.- De acuerdo al artículo 308 del Código Orgánico, "los
jueces están exentos de toda obligación de servicio personal
que las leyes impongan a los ciudadanos chilenos".
d.- En cuanto a los jueces jubilados, éstos "gozarán de
los mismos honores y prerrogativas que los que se hallan en
actual servicio".
BASE DE LA CONTINUIDAD EN EL EJERCICIO DE
LA JURISDICCION.-
El Poder Judicial cumple una de las funciones más
importantes en la sociedad y consiguientemente, toda su
organización debe estar permanentemente a disposición de
las partes en conflicto, esto es, su función debe ser cumplida
continuamente. Para ello el legislador ha tomado
precauciones, según veremos.
El servicio jurisdiccional comienza con la instalación del
tribunal, ejercicio, prerrogativas, etc. está a disposición de la
comunidad, sin intervalos ni interrupciones, pueden no ser
siempre las mismas personas, pero existe constantemente al
servicio de los justiciables, un tribunal.
La instalación de los jueces superiores, momento inicial
de la continuidad de la función, está configurada por dos
elementos copulativos: a.- el nombramiento ,y b.-el
juramento.
Esta instalación, tratándose de los jueces de letras y
ministros de Corte se configura por el nombramiento y el
154

juramento de acuerdo al artículo 299 del Código Orgánico de
Tribunales.
"Hecho el nombramiento de un juez por el Presidente
de la República y expedido el correspondiente título a favor
del nombrado, prestará éste el juramento prevenido en los
artículos siguientes" – artículo 299 del Código Orgánico de
Tribunales.-
"Los miembros de la Corte Suprema prestarán su
juramento ante el presidente del mismo Tribunal
Los de las Cortes de Apelaciones ante el presidente del
respectivo tribunal
Ante el mismo funcionario lo prestarán los también los
jueces de letras" artículo 300 del Código Orgánico de
Tribunales.
El artículo 304 del Código Orgánico de Tribunales
establece las formalidades del juramento: "Todo juez prestará
su juramento al tenor de la fórmula siguiente:
¿Juráis por Dios Nuestro Señor y por estos Santos
Evangelios que, en el ejercicio de vuestro ministerio,
guardaréis la Constitución y las Leyes de la República?
El interrogado responderá: "Si juro"; y el magistrado
que le toma el juramento añadirá: Si así lo hiciereis, Dios os
ayude, y si no, os lo demande".
Una vez prestado el juramento, se hace constar la
diligencia y el decreto supremo respectivo en el libro
correspondiente, y de ella se dará testimonio al nombrado el
cual entrará inmediatamente en el ejercicio de sus funciones
–artículo 305 del Código Orgánico de Tribunales.-
El artículo 301 del Código Orgánico de Tribunales se
refiere al caso del juramento prestado ante otras autoridades
que las señaladas en el artículo 300." siempre que el
Presidente de la República, por consideraciones de economía
155

o de conveniencia para la prontitud de la administración de
justicia, así lo ordenare".
En tal caso la autoridad que haya recibido el juramento
dará lo más pronto posible el respectivo aviso a la que, según
dicho artículo, habría correspondido intervenir en la diligencia,
remitiéndole lo obrado para los fines del art. 305"
"Cuando un juez que ha prestado el juramento
correspondiente fuere nombrado para un puesto análogo al
que desempeña, no será obligado a prestar nuevo juramento"
artículo 302 del Código Orgánico de Tribunales.
"Tampoco serán obligados a prestar juramento los
fiscales judiciales que, con arreglo a lo establecido en el
presente Código, fueren llamados a integrar accidentalmente
una Corte de Apelaciones o a la Corte Suprema.
Los abogados llamados a integrar una Corte de
Apelaciones sólo prestarán juramento la primera vez que
entren a desempeñar este encargo, pero respecto de ellos, el
juramento prestado en un tribunal no se tomará en cuenta en
otro, para el efecto de este artículo."- artículo 303 del Código
Orgánico de Tribunales -
El legislador ha establecido dos instituciones cuya
finalidad es la de mantener la continuidad del ejercicio de la
actividad jurisdiccional. Tales instituciones son la
subrogación y la integración. Ellas comienzan a utilizarse
cuando un juez no puede conocer de un asunto, sea por
ausencia, implicancia o recusación.
A.- LA SUBROGACION.-
Se la puede definir como el llamamiento que la ley
efectúa a un funcionario judicial o a otro tribunal para que
reemplace automáticamente a uno que se encuentre
impedido para conocer del asunto de que se trata.
Si bien la subrogación tiene preponderante aplicación
respecto de los tribunales unipersonales, ello se aplica
156

asimismo a las Cortes de Apelaciones y Corte Suprema así
se establece expresamente en los artículos 216 y 217 del
Código Orgánico de Tribunales.
Subrogación de los jueces de garantía.-
Los artículos 206, 207, 208 y 209 reglamentan la forma
de proceder a la subrogación en los diversos casos que sean
pertinentes y se puede sistematizar de la siguiente forma:
a.- En todos los casos en que el juez de garantía falte
o no pueda intervenir en determinadas causas, será
subrogado por otro juez del mismo juzgado.-
b.- Si el juzgado respectivo tuviere un solo juez, la
subrogación se hará por el juez del juzgado con
competencia común en la misma comuna o agrupación de
comunas.
c.- Si se encontrare ausente el juez por cualquier
causa, la subrogación se hará por el secretario letrado del
juzgado de competencia común.-
c.- En caso de que no pudiera aplicarse la regla
enunciada precedentemente, la subrogación se hará por el
juez del juzgado de garantía de la comuna más cercana
perteneciente a la jurisdicción de la misma Corte.
d.- Si tampoco fuere posible la subrogación en la forma
establecida en el párrafo anterior, le corresponderá al juez
del juzgado con competencia común de la comuna o
agrupación de comunas más cercana, y en su defecto, el
secretario letrado de este juzgado.
e.- En defecto de todos los anteriormente designados,
la subrogación le corresponderá a los demás jueces de
garantía de las comunas de la misma Corte de Apelaciones
en orden de cercanía.
f.- Finalmente, no resultando aplicable ninguna de las
disposiciones anteriores, actuará como subrogante, un juez
157

de garantía a falta de éste un juez de letras con
competencia común y el secretario de éste último, que
dependan de la Corte de Apelaciones más cercana.
Para el efecto de determinar la cercanía territorial de
los distintos juzgados de garantía, La Corte de Apelaciones
respectiva cada dos años, hará su apreciación, teniendo en
cuenta para tal efecto la facilidad y rapidez de las
comunicaciones entre sus lugares de asiento.
Como una cuestión de carácter general, cabe destacar,
que los jueces de garantía sólo podrán subrogar a otros
jueces de garantía en los casos de los artículos 206 a 208, y
a jueces orales en lo penal. De modo que en ningún caso
podrán estar en condiciones de subrogar a los jueces con
competencia común de comuna o agrupación de comunas.
Subrogación de los jueces del juicio oral en lo
penal.-
A.- En los casos en que una sala del juicio oral en lo
penal no pudiere constituirse en conformidad a la ley por
ausencia de algunos de los jueces que la integren, subrogará
un juez del mismo tribunal del juicio oral en lo penal.
B.- A falta de otro juez del mismo tribunal del juicio oral
en lo penal, se integrará el tribunal con un juez de otro
tribunal del juicio oral en lo penal de la misma Corte,
debiendo aplicarse los criterios de cercanía territorial
previstos para los jueces de garantía. Considerándose para
estos fines el del lugar en que deba realizarse el juicio oral.-
C.- A falta de un juez del juicio oral en lo penal de la
misma jurisdicción, lo subrogará un juez de juzgado de
garantía de la misma comuna o agrupación de comunas,
siempre que no hubiere intervenido en la fase de
investigación.
D.- En caso de imposibilidad de aplicar las reglas
anteriores sea porque los jueces pertenecientes a otros
158

tribunales del juicio oral en lo penal o los juzgados de garantía
no pudieren conocer de la causa respectiva o por razones de
funcionamiento de unos y otros, actuará como subrogante
un juez perteneciente a algún tribunal del juicio oral en lo
penal que dependa de la Corte más cercana,.
E.- A falta de del señalado en la letra anterior, lo hará
un juez de garantía de esa otra jurisdicción.-
F.- En defecto de las reglas anteriores serán aplicables
las del artículo 213 que aluden a la subrogación de los jueces
de letras de comuna o agrupación de comunas.
Disposiciones de orden general.-
Los jueces pertenecientes al tribunal del juicio oral en lo
penal sólo subrogarán a otros jueces de ese tribunal de
conformidad a lo dispuesto en el artículo 209.-
Si con ocasión de la aplicación de las disposiciones
relativas a la subrogación de estos jueces, hubiere más de un
juez al que le correspondiere subrogar a un juez de garantía
o de un tribunal del juicio oral en lo penal, la subrogación
se hará por orden de antigüedad, comenzando por el menos
antiguo.
Subrogación de los jueces de letras de comuna o
agrupación de comunas,
El Código Orgánico de Tribunales en sus artículos 211
a 214, establece normas relativas a la subrogación de estos
jueces de letras las que especificaremos a continuación:
1°.- En todos los casos en que se encuentre ausente el
juez de letras por cualquier causa, será subrogado por el
secretario del mismo tribunal siempre que se encuentre en
posesión del título de abogado.
2°.- A falta del secretario, en el evento que en la
comuna o agrupación de comunas existieren dos jueces de
letras aunque tengan distinta jurisdicción, la falta de uno de
159

ellos será suplida por el secretario del otro juzgado que
sea abogado;
3°.- En ausencia del secretario, será subrogado por el
juez del otro tribunal.
4°.- Si hay más de dos jueces de letras de una misma
jurisdicción, por ejemplo en el caso de Temuco en donde hay
tres jueces con competencia en lo civil, la subrogación se
hará por el secretario en ausencia de éste, por juez de éste
tribunal y se sigue en el orden numérico y el del primero
reemplazará al del último. De modo que en el caso propuesto
se procedería de la siguiente forma, si falta el juez y
secretario del primer juzgado en lo civil de Temuco será
reemplazado por el secretario del segundo juzgado a falta de
éste, el juez del segundo procede a subrogar, y en ausencia
del secretario y juez del segundo juzgado, se reemplaza por
el secretario del tercer juzgado y si éste se encuentre en la
imposibilidad de subrogar lo hace el juez del tercer juzgado
en lo civil.
5°.- En caso de haber más de dos de distinta
jurisdicción, la subrogación corresponde en primer lugar a los
otros de la misma jurisdicción, procediéndose de la manera
que hemos visto en el número anterior; y no siendo ello
posible, se hará por el secretario que sea abogado y a falta
de éste por el juez de la otra jurisdicción a quien
corresponda el turno siguiente.
6°.- En las comunas o agrupación de comunas en que
exista un solo juez y siempre que el secretario no pueda
subrogarlo, o no puedan aplicarse las reglas precedentes, el
juez de letras será reemplazado por el defensor público o el
más antiguo de ellos cuando hubiere más de uno.
7°.- Si por inhabilidad, implicancia o recusación no
pudiere subrogar el defensor público, las funciones de juez
letrado serán desempeñadas por alguno de los abogados
160

de la terna que anualmente formará la Corte de Apelaciones
respectiva. No pudiendo recurrirse al segundo de los
abogados de la terna, sino en caso de ausencia del primero,
ni del tercero sino cuando falten los dos primeros.
8°.- Para el caso que no pudiere operar las reglas
anteriores, subrogará el secretario abogado del juzgado del
territorio jurisdiccional más inmediato, o sea, de aquel con
cuya ciudad cabecera sean más fáciles y rápidas las
comunicaciones aunque dependan de distintas Cortes de
Apelaciones, pero sin alterarse la jurisdicción de la primitiva
Corte.
9°.- Si no pudiere subrogar el secretario del tribunal
aludido en el número anterior, la subrogación se hará por el
juez del referido tribunal, pero en ambos casos, tanto el
secretario como el juez pueden constituirse en el juzgado que
se subroga.
Disposiciones de orden general.-
Para la formación de ternas de abogados subrogantes
en el mes de noviembre de cada año los jueces letrados de
comuna o agrupación de comunas en que exista un solo
juzgado de letras, remitirán a la Corte de Apelaciones
respectiva una nómina de los abogados domiciliados en la
jurisdicción, con la indicación de su domicilio y la antigüedad y
demás observaciones que crean oportunas. Por su parte las
Cortes de Apelaciones en el mes de enero de cada año,
seleccionarán entre los nombres de tales listas a tres
abogados para el efecto de subrogar al juez de letras
respectivo cuando sea procedente.
A propósito de esta materia también se entiende faltar
el juez, si no hubiere llegado a la hora ordinaria de su
despacho, o si no estuviere presente para evacuar aquellas
diligencias en las cuales se requiera su intervención personal,
como por ejemplo, las audiencias de prueba, remate etc. en
161

tal situación el secretario dejará debida constancia en el
expediente. En esos casos la subrogación se extenderá por
el lapso de su ausencia y pesa sobre el secretario la
obligación de dar cuenta mensualmente a la Corte de
Apelaciones de estas subrogaciones, el cual que deberá
dictar las providencias del caso si estos hechos ocurrieren
con relativa frecuencia.
Los subrogantes sólo podrán dictar sentencias
definitivas en aquellos negocios a cuyo conocimiento se
aboquen por implicancia o recusación del titular; pero esta
limitación no regirá cuando el subrogante sea un juez de
letras, el defensor público o el secretario del respectivo
juzgado. Esto implica la imposibilidad de los abogados de la
terna respectiva para dictar sentencias definitivas.
Por su parte el secretario del juzgado sin título de
abogado – situación muy excepcional en estos tiempos- lo
subroga al juez para el solo efecto de dictar las providencias
de mera substanciación.
En los juzgados de garantía y en los del juicio oral en lo
penal, corresponde al jefe de la unidad administrativa a
cargo de la función de administración de causas dejar
constancia de la subrogación e informar mensualmente a la
Corte de Apelaciones..
Subrogación en las Cortes de Apelaciones.-
Se produce en los siguientes casos:
A.- Cuando en una de las salas en que se divide la
Corte de Apelaciones para su funcionamiento no queda
ningún miembro hábil, se diferirá el conocimiento del negocio
a otra de las salas del mismo tribunal y;
B.- Si el impedimento afecta a todos los miembros del
tribunal pasará a subrogar la Corte de Apelaciones
correspondiente según la disposición del inciso segundo del
artículo 216 del Código Orgánico de Tribunales.-
162

Subrogación de la Corte Suprema.-
Con respecto a la subrogación de la Corte Suprema el
artículo 217 del Código Orgánico de Tribunales establece la
siguiente norma:
Si no pudiere funcionar la Corte Suprema por
inhabilidad de la totalidad o mayoría de sus miembros, será
integrada por los Ministros de la Corte de Apelaciones de
Santiago, llamados por su orden de antigüedad

B.- LA INTEGRACION.-
Se la puede definir como el llamamiento hecho por la
ley, en el orden señalado por la misma, a determinados
abogados para completar las salas de los tribunales
colegiados cuando alguno de los ministros está imposibilitado
de desempeñar sus funciones.
La integración sólo es aplicable a los tribunales
colegiados.
Integración en las Cortes de Apelaciones.
Tratándose de las Cortes de Apelaciones o de
cualquiera de sus salas, de conformidad con lo dispuesto por
el artículo 215 del Código Orgánico de Tribunales, el orden de
integración es el siguiente:
1º.- Los miembros no inhabilitados del mismo tribunal;
La integración de las salas de la Corte de Santiago se
completará preferentemente con los miembros de aquellas
compuestas de cuatro miembros según el orden de
antigüedad;
2º.- A falta de los anteriores, los fiscales judiciales; y
3º Con abogados integrantes, en el orden establecido
en la lista de nombramiento y designación –
En todo caso, tanto en su funcionamiento ordinario
como extraordinario, las salas de las Cortes de Apelaciones
no podrán funcionar con mayoría de abogados integrantes.
163

La designación de los abogados la realiza el
Presidente de la República y su número en cada uno de estos
tribunales es variable, así tenemos que en Santiago se
nombran quince, en la de Valparaíso, Concepción y San
Miguel nueve, en Arica, Antofagasta, La Serena, Rancagua,
Talca, Temuco y Valdivia cinco y tres para cada una de los
demás tribunales de alzada.
Procedimiento para la designación de los abogados
integrantes de las Cortes de Apelaciones.-
a.- En el mes de diciembre de cada año, Las Cortes de
Apelaciones respectivas, enviarán a la Corte Suprema una
nómina con los abogados residentes en la ciudad asiento del
tribunal, quiénes deben reunir las condiciones requeridas para
ejercer el cargo de ministro ( Nos. 1 y 2 artículo 253 ) , con
excepción del límite de edad ( 75 años, artículo 77 de la
Constitución Política ) con no menos de doce años en el
ejercicio profesional o que hayan pertenecido a la primera o
segunda categoría del Escalafón Primario del Poder Judicial y
en el caso de haber estado en la segunda categoría hubieren
figurado en los últimos cinco años en lista de méritos y
cuando hayan destacado en la actividad profesional o
universitaria.
b.- La Corte una vez recibida la lista respectiva,
procederá la formación de ternas, para luego el Presidente de
la República, en el mes de enero de cada año, proceda a la
designación de los profesionales a quienes corresponderá
desempeñarse como abogados integrantes por el período de
un año.

Integración de la Corte Suprema.-

Respecto de la Corte Suprema o alguna de sus salas
164

de conformidad con lo prescrito por el artículo 217 del Código
Orgánico de Tribunales debe llamarse a integrar en el
siguiente orden:
1º.- a los miembros no inhabilitados de la misma Corte
Suprema;
2º.- al Fiscal Judicial del Tribunal, y
3º.- a los abogados integrantes en el orden de su
designación en la lista de su nombramiento – Las salas de
Corte Suprema no podrán funcionar con mayoría de
abogados integrantes, tanto en su funcionamiento ordinario
como en el extraordinario.
Por su parte el artículo 219 del Código Orgánico de
Tribunales se refiere a la conformación de las listas de
abogados integrantes de la Corte Suprema cuyo número será
de doce, quienes durarán en sus funciones por un término de
tres años, debiendo procederse a su designación en el mes
de enero del año correspondiente.
La propia Corte Suprema en el mes de diciembre al
término del termina el trienio, formará las ternas para la
designación por el Presidente de la República, de los
integrantes del tribunal.
La Corte Suprema para la formación de las ternas,
previamente confeccionará una lista de 45 abogados, con
residencia en la ciudad de Santiago, quienes reúnan las
condiciones requeridas para ser ministros, con excepción del
límite de edad ( 75 años artículo 77 de la Constitución Política
) y que hayan destacado en la actividad profesional o
universitario que hayan pertenecido a la primera o segunda
categoría del Escalafón Primario del Poder Judicial y siempre
que, de haber estado en la primera categoría, hubiesen
figurado durante los últimos cinco años en lista de méritos. En
ningún caso podrán figurar en las ternas profesionales que
hayan sido separados de sus cargos como funcionarios
165

judiciales, sea en la calificación anual o en cualquiera otra
oportunidad.

BASE DE LA RESPONSABILIDAD.-
Si junto a la enorme independencia de la función
judicial, la relativa autogeneración en la designación de sus
miembros y a su inamovilidad sumáramos la irresponsabilidad
por los actos realizados en el ejercicio de su ministerio, en
lugar de obtener en la función jurisdiccional una garantía de
los derechos de las personas y un freno de los posibles
abusos del Estado, se convertiría ésta en un poder despótico
e injusto.
La base de la responsabilidad es la consecuencia
jurídica derivada de actuaciones o resoluciones de los
tribunales sancionados por la ley, según la naturaleza de la
acción u omisión atribuida al funcionario respectivo.
Esta base se encuentra consagrada en el artículo 79 de
la Constitución Política, pero limitándola a una categoría
específica de responsabilidad, cual es, la responsabilidad
ministerial: "Los jueces son personalmente responsables por
los delitos de cohecho, falta de observancia en materia
substancial de las leyes que reglan el procedimiento,
denegación y torcida administración de justicia y, en general
de toda prevaricación en que incurren en el desempeño de
sus funciones.
Tratándose de los miembros de la Corte Suprema, la
ley determinará los casos y el modo de hacer efectiva esta
responsabilidad.”
A nivel legal, los artículos 324 y siguientes del Código
Orgánico de Tribunales y 223 y siguientes del Código Penal
regulan directamente la responsabilidad ministerial,
estableciendo este último Código una serie de figuras típicas
susceptibles de ser cometidas solamente por los jueces. Por
166

su parte el artículo 13 del Código Orgánico de Tribunales
expresa:: " Las decisiones o decretos que los jueces expidan
en los negocios de que conozcan no les impondrán
responsabilidad sino en los casos expresamente
determinados por la ley".
La responsabilidad de los jueces puede analizarse
desde cuatro puntos de vista, o bien, nos encontramos ante
cuatro especies de responsabilidad:
a.- Responsabilidad común;
b.- Responsabilidad disciplinaria;
c.- Responsabilidad política, y
d.- Responsabilidad ministerial.
A.- RESPONSABILIDAD COMUN.-
Es la consecuencia de actos u omisiones que el juez
realiza en su carácter particular y no en su calidad de
funcionario judicial.
Esta categoría de responsabilidad, no puede
considerarse como una de las bases de ejercicio de la
jurisdicción, se dice común porque a ellas están afectas todas
las personas por la comisión de hechos penal o civilmente
ilícitos. En todos aquellos casos, cuando se trate de hacer
valer esta clase de responsabilidad, no se encuentran
protegidos por fuero alguno y puede perseguirse de la misma
forma como se procede respecto de los demás habitantes de
la República.
La única excepción en esta materia esta constituida por
la disposición del artículo 426 del Código Procesal Penal, que
consigna: “ Si un juez, un fiscal judicial o un fiscal del
ministerio público, fuere detenido por habérsele sorprendido
en delito flagrante, el fiscal lo pondrá inmediatamente a
disposición de la Corte de Apelaciones respectiva. Asimismo,
remitirá la copia del registro de las diligencias que se
167

hubieren practicado y que fueren conducentes para resolver
el asunto.”
B.- RESPONSABILIDAD DISCIPLINARIA.
Hemos visto con anterioridad que los tribunales están
jerárquicamente organizados y en su virtud, los superiores
ejercen sobre los inferiores facultades disciplinarias. La
responsabilidad disciplinaria es la consecuencia de actos
realizados por el juez con falta o abuso, incurriendo en
indisciplina o faltando al orden interno del Poder Judicial.
Ya hemos visto cuáles son los medios a través de los
cuales se puede hacer efectiva esta clase de responsabilidad
y las variadas posibles sanciones.
C.- RESPONSABILIDAD POLITICA.-
Esta clase de responsabilidad no proviene de una
actividad sino de una abstención, afectando únicamente a los
tribunales que de acuerdo a la Constitución son los
"superiores de justicia" esto es, Corte Suprema y Cortes de
Apelaciones. En efecto, señala el artículo 52, Nº2, letra c.- de
la Constitución Política de la República “ de la Cámara de
Diputados 2.- Declarar si han o no lugar las acusaciones que
no menos de diez ni más de veinte de sus miembros formulen
en contra de las siguientes personas. C) De los magistrados
de los tribunales superiores de justicia y del Contralor
General de la República , por notable abandono de sus
deberes” .Ya hemos señalado, para la Constitución Política
sólo son tribunales superiores de justicia las Cortes de
Apelaciones y sus equivalentes y la Corte Suprema.
Corresponde a la Cámara de Diputados declarar si ha o
no lugar las acusaciones que no menos de diez ni más de
veinte de sus miembros formulen en contra de los
magistrados indicados; bastando para admitirla a tramitación
la mayoría de los diputados presentes.
168

Esta acusación podrá interponerse mientras el
afectado esté en funciones o en los tres meses siguientes a
la expiración de su cargo. Interpuesta esta acusación el
afectado no podrá ausentarse del país sin permiso de la
Cámara y no podrá hacerlo en caso alguno si la acusación
estuviere aprobada por ella.
El acusado quedará suspendido de sus funciones
desde el momento en que la Cámara declare que ha lugar la
acusación. La suspensión cesará si el Senado desestima la
acusación o si no se pronuncia sobre ella dentro de los treinta
días siguientes – artículo. 52 inciso final de la Constitución
Política.- Finalmente reiteramos, la Cámara de Diputados
requiere de la mayoría de los miembros presentes para dar
lugar a la acusación, enseguida pasa al Senado.
El Senado resuelve como jurado, limitándose a declarar
si el acusado es culpable o no del delito, infracción o abuso
de poder que se le imputa –artículo 53 Nº1, inciso 2º de la
Constitución Política-
Por la declaración de culpabilidad pronunciada por los
dos tercios de los senadores en ejercicio queda el acusado
destituido de su cargo y no podrá desempeñar ninguna otra
función pública.
Se ha discutido en doctrina el alcance de la expresión
"notable abandono de sus deberes". Mientras algunos
consideran a dicha expresión comprensiva tanto acciones
como omisiones; otros la limitan solamente a las últimas.
Tomando en consideración los deberes de los
magistrados de los tribunales de justicia no merece dudas
cuáles son sus deberes, correspondiendo únicamente acotar
el concepto: "notable abandono".
En su sentido natural y obvio, esto es, el consignado en
el Diccionario de la Real Academia de la Lengua, según lo ha
169

señalado en innumerables ocasiones la Corte Suprema
"notable" significa, en su primera acepción, "digno de nota,
reparo, atención o cuidado" y en su segunda significación,
"dícese de lo que es grande y excesivo, por lo cual se hace
reparar en su línea".
Por su parte, "abandono" es "acción y efecto de
abandonar" Abandonar es "dejar, desamparar a una
persona o cosa" ; y dejar es "retirarse o apartarse de algo
o de alguien" u "omitir"
De este breve recorrido por el léxico se puede
desprender, en su sentido corriente, la expresión "notable
abandono" significa retirarse, apartarse de algo o no hacer
algo con exceso, por lo cual notable abandono es una
omisión excesiva, digna de notar.
Por lo tanto, la responsabilidad política de los
magistrados de los tribunales superiores de justicia deriva,
precisamente, de la omisión digna de nota, reparo o atención
en el cumplimiento de sus deberes.
La función jurisdiccional impone un deber de "hacer" en
muchísimas oportunidades. la omisión de ese hacer
precisamente acarrea responsabilidad, siempre y cuando, sea
notable.-
D.- RESPONSABILIDAD MINISTERIAL.
Es la consecuencia jurídica de actos o resoluciones
pronunciadas por los jueces en el ejercicio de sus funciones.
A esta categoría de responsabilidad se refiere el
artículo 76 de la Constitución Política complementado por los
artículos 324 y siguientes del Código Orgánico de Tribunales
223 y siguientes del Código Penal y 424 y siguientes del
Código Procesal Penal..
El artículo 324 del Código Orgánico de Tribunales
explícita el precepto constitucional al decir: "El cohecho, la
falta de observancia en materia substancial de las leyes que
170

reglan el procedimiento, la denegación y la torcida
administración de justicia y, en general, toda prevaricación o
grave infracción de los deberes que las leyes imponen a los
jueces, los deja sujeto al castigo que corresponde según la
naturaleza o gravedad del delito, con arreglo a lo establecido
en el Código Penal,
Esta disposición no es aplicable a los miembros de la
Corte Suprema en lo relativo a la falta de observancia de las
leyes que reglan el procedimiento ni en cuanto a la
denegación ni a la torcida administración de justicia".
Como se puede apreciar, todos los jueces están sujetos
a esta clase de responsabilidad, pero se excluye a los
miembros de la Corte Suprema de dos tipos delictivos:
a.- La falta de observancia de las leyes que reglan el
procedimiento, y
b.- la denegación o la torcida administración de justicia.
El alcance de esta disposición ha sido discutida
doctrinariamente, incluso desde el punto de vista de su
constitucionalidad, argumentándose sobre el contenido del el
artículo 324 inciso 2º del Código Orgánico de Tribunales
cuyas disposiciones no excluyen a los miembros de la Corte
Suprema de responsabilidad penal, sino solamente especifica
dos casos especiales en los cuales tal responsabilidad no
puede hacerse efectiva.
El argumento normalmente esgrimido para defender
este precepto, se funda en la historia inequívoca del
establecimiento del precepto y se afirma en el hecho de no
existir en nuestro país, tribunal superior jerárquico a la Corte
Suprema que pueda calificar esta falta de observancia o la
denegación o torcida administración de justicia. Por otra
parte, por razones prácticas el constituyente y el legislador
han preferido presumir que los miembros de tan alto tribunal
no van a incurrir en faltas tan graves y en todo caso, no los
171

excluye de la eventual responsabilidad política configurada
en la Constitución.
El artículo 79, inciso.2 º de la Constitución al señalar:
"tratándose de los miembros de la Corte Suprema, la ley
determinará los casos y el modo de hacer efectiva esta
responsabilidad" alude al artículo 324 del Código Orgánico de
Tribunales.
Es necesario dejar constancia en lo atingente al
conocimiento de los asuntos de los cuales deriva
responsabilidad civil o criminal ministerial de los jueces, en la
actualidad, no se encuentra amparada por fuero alguno
susceptible de alterar las reglas de competencia en materia
criminal .
Solo en materia civil el Código Orgánico de Tribunales
altera las reglas de competencia tomando en consideración el
fuero, pues tanto los artículos 50, 51 y 53, se la dan a los
tribunales de excepción mencionados en esas disposiciones,
así el artículo 50 en su N° 4 expresa: un Ministro de la Corte
respectiva conocerá de las demandas civiles deducidas
contra los jueces de letras para hacer efectiva la
responsabilidad civil resultante del ejercicio de sus funciones
ministeriales.
Por su parte, el art. 51 Nº2 entrega al conocimiento del
presidente de la Corte de Apelaciones de Santiago " Las
demandas civiles que se entablen contra uno o más
miembros de la Corte Suprema o contra su fiscal judicial para
hacer efectiva su responsabilidad por actos cometidos en el
desempeño de sus funciones".
Finalmente, toca conocer de tales demandas civiles
entabladas con igual finalidad en contra de uno o más
miembros o fiscales judiciales de las Cortes de Apelaciones,
al Presidente de la Corte Suprema – artículo 53 nº 2 del
172

Código Orgánico de Tribunales-
RESPONSABILIDAD PENAL MINISTERIAL.-
Esta deriva de la comisión de ciertos delitos por parte
del juez en el ejercicio de su ministerio. Es más, el Código
Penal en su Libro II, Título V artículos. 223 y siguientes.
contempla una serie de figuras delictivas, posibles de ser
cometidas por los poseedores de la calidad de funcionarios.
Veremos más adelante la necesidad de una calificación
previa para efectiva esta responsabilidad, mediante el
ejercicio de un procedimiento de calificación denominado
"querella de capítulos". de esta manera el legislador
sabiamente, ha pretendido evitar se formulen acusaciones
sin fundamento susceptibles de perturbar el normal ejercicio
de la actividad jurisdiccional.
RESPONSABILIDAD CIVIL MINISTERIAL.-
Más adelante advertiremos como de un delito también
puede derivar una pretensión civil para exigir las
indemnizaciones correspondientes de parte del infractor así
se desprende de las disposiciones del artículo 59 del Código
Procesal Penal cuyo texto expresa, sic “ Principio general, La
acción civil que tuviere únicamente la restitución de la cosa,
deberá interponerse siempre durante el respectivo
procedimiento penal, de conformidad a lo previsto en el
artículo 189.
Asimismo, durante la tramitación del procedimiento
penal la víctima podrá deducir respecto del imputado, con
arreglo a las prescripciones de este Código, todas las
restantes acciones que tuvieren por objeto perseguir las
responsabilidades civiles derivadas del hecho punible...”.
En el proceso penal podrán deducirse también, con
arreglo a las prescripciones de este Código, las acciones
civiles tendientes a reparar los efectos civiles del hecho
punible, como son, entre otras, las que persigan la
173

restitución de la cosa o su valor, o la indemnización de los
perjuicios causados"...En tal situación se ha puesto el artículo
325 del Código Orgánico de Tribunales. al señalar: "todo juez
delincuente será, además, civilmente responsable de los
daños estimables en dinero que con su delito hubiere
irrogado a cualquiera persona o corporaciones".
En segundo lugar, como un resguardo doble en
beneficio del afectado, el artículo 326 inciso 1º del Código
Orgánico de Tribunales establece una responsabilidad civil
emanada de un cuasidelito: "la misma responsabilidad civil
afectará al juez si el daño fuere producido por un cuasidelito".
RESGUARDOS LEGALES DE LA
RESPONSABILIDAD MINISTERIAL EN LA ACTIVIDAD
JUDICIAL.
Toca ahora referirnos a los mecanismos ideados por el
legislador para evitar la proliferación de procedimientos en
contra de jueces sin la existencia de fundamento suficiente
para ello. Estos mecanismos son los siguientes:
a.- Debe haber un examen de admisibilidad o
calificación. A él se refiere el artículo 328 del Código Orgánico
de Tribunales "ninguna acusación o demanda civil entablada
contra un juez para hacer efectiva su responsabilidad criminal
o civil podrá tramitarse sin que sea previamente calificada de
admisible por el juez o tribunal que es llamado a conocer de
ella".
Este precepto nos conduce a la "querella de
capítulos", procedimiento cuyo propósito es hacer efectiva la
responsabilidad criminal , fiscales judiciales y fiscales del
ministerio público por actos ejecutados en el ejercicio de sus
funciones que importen una infracción penada por la ley –
artículo 424 del Código Procesal Penal.
Tanto el artículo 424 del Código Procesal Penal y los
siguientes, regulan este procedimiento y parten de la base de
174

la persecución de la responsabilidad penal ministerial, no así
de la civil.
Este procedimiento, por expresa disposición de la ley
comienza por querella – inciso 2° del artículo 425 del Código
Procesal Penal - y persigue responsabilidad penal y civil
conexa, y no responsabilidad civil proveniente de un hecho
que no reviste caracteres de delito penal. No existe en la ley
un procedimiento previo o ante-juicio cuyo objeto sea calificar
la demanda civil intentada en contra del juez.
b.- la causa originaria de la responsabilidad ministerial,
ha debido terminar por sentencia ejecutoriada. Prescribe el
artículo 329 del Código Orgánico de Tribunales. Que: "no
podrá hacerse efectiva la responsabilidad criminal o civil en
contra de un juez mientras no haya terminado por sentencia
firme la causa o pleito en que se supone causado el agravio".
Una sentencia se encuentra firme o ejecutoriada
cuando cumple con los requisitos señalados en el artículo 174
del Código de Procedimiento Civil.
c.- "No puede deducirse acusación o demanda civil en
contra de un juez para hacer efectiva su responsabilidad
criminal o civil si no se hubieren entablado oportunamente los
recursos que la ley franquea para la reparación del agravio
causado" – artículo 330 inciso 1° del Código Orgánico de
Tribunales.-
d.- Finalmente, la demanda o acusación deben
interponerse en un término bastante breve: seis meses. "No
puede deducirse acusación o demanda civil contra un juez...
cuando hayan transcurrido seis meses desde que se hubiere
notificado al reclamante la sentencia firme recaída en la
causa en que se supone “ -artículo 330, inciso 1º, segunda
parte Código Orgánico de Tribunales-
"Para las personas que no fueren las directamente
175

ofendidas o perjudicadas por el delito del juez cuya
responsabilidad se persigue, el plazo de seis meses correrá
desde la fecha en que se hubiere pronunciado la sentencia
firme – artículo 330 inciso 2° del Código Orgánico de
Tribunales.
Finalmente, el artículo 330, inciso 3º autoriza a los
jueces a actuar de oficio cuando el juez incurra en
responsabilidad penal: "siempre que, por el examen de un
proceso o de los datos o documentos estadísticos, o por
cualquier otro modo auténtico, llegaren a noticia de un
tribunal antecedentes que hagan presumir que un juez u
oficial del ministerio público de orden inferior a dicho tribunal
ha cometido en el ejercicio de sus funciones algún crimen o
simple delito, mandará sacar compulsa de los antecedentes o
datos que reciba al respecto, y los hará pasar al oficial del
ministerio público o al tribunal a quien corresponda, para que
entable en el término de seis días la respectiva acusación
contra el funcionario responsable".
EFECTOS DE LA CONDENA DEL JUEZ POR
RESPONSABILIDAD MINISTERIAL.
Nos estamos refiriendo a los efectos de la sentencia
pronunciada por el juez contra el cual se ha admitido una
acusación o demanda civil cuando lo constituyen en
responsable ministerialmente de los perjuicios causados. El
legislador se ha encargado de señalar, categóricamente, "ni
en el caso de responsabilidad criminal ni en el caso de
responsabilidad civil la sentencia pronunciada en el juicio de
responsabilidad alterará la sentencia firme" -artículo 331 del
Código Orgánico de Tribunales..-
El legislador, entre la responsabilidad de los jueces y la
cosa juzgada, ha optado por ésta última, sin perjuicio de
establecer un correctivo para invalidar sentencias
injustamente ganadas mediante el denominado recurso de
176

revisión.-
En materia civil, el recurso de revisión debe
interponerse dentro del término fatal de un año contado desde
la última notificación de la sentencia objeto del recurso, y
fundado precisamente en la causal 3ª del art.- 810 Código de
Procedimiento Civil:"Si la sentencia firme se ha ganado
injustamente en virtud de cohecho, violencia u otra
maquinación fraudulenta, cuya existencia haya sido
declarada por sentencia de término".
En materia penal dicho recurso esta previsto en los
artículos 473 y siguientes del Código Procesal Penal, no
encontrándose sujeto a plazo alguno par su interposición
según lo dispone el artículo 474 del precitado texto legal.

BASE DE LA INAMOVILIDAD
Vinculada íntimamente a los principios de la
independencia y de la responsabilidad se encuentra la base
de la inamovilidad. Se estructura esta base del ejercicio de la
jurisdicción sobre el concepto del "buen comportamiento".
La inamovilidad de los jueces, esto es, la posibilidad de
no ser removidos de su cargo se mantiene mientras éstos
duren en su buen comportamiento.-
La inamovilidad, si bien es una garantía de la
independencia del poder judicial, no es absoluta y así lo han
entendido el Constituyente al establecer en el artículo 77,
inciso. 1º de la carta fundamental que ": Los jueces
permanecerán en sus cargos durante su buen
comportamiento; pero los inferiores desempeñarán su
respectiva judicatura por el tiempo que determinen las leyes".
FORMAS DE TERMINAR CON LA INAMOVILIDAD.-
La ley ha establecido una serie de procedimientos para
poner término a esta garantía que es la inamovilidad. Tales
177

son:
a.- El Juicio de Amovilidad:
Este procedimiento, regulado en los artículos 338 y 339
del Código Orgánico de Tribunales. ha dejado de tener
aplicación práctica, por cuanto existen otras dos posibilidades
más expeditas y cuyos efectos son idénticos..
Señala el artículo 338 del Código Orgánico de
Tribunales en su inciso segundo: ."Los Tribunales Superiores
instruirán el respectivo proceso de amovilidad, procediendo
de oficio o a requisición del oficial del ministerio público del
mismo tribunal.
La parte agraviada podrá requerir al tribunal o al
ministerio público para que instaure el juicio e instaurado,
podrá suministrar elementos de prueba al referido ministerio".
De los juicios de amovilidad corresponde conocer a las
Cortes de Apelaciones cuando se trate de jueces de letras
-art. 63 Nº4 letra c) del Código Orgánico de Tribunales.-; al
Presidente de la Corte de Apelaciones de Santiago cuando se
trate de los ministros de la Corte Suprema –artículo 51, Nº1
del Código Orgánico de Tribunales.-, y al Presidente de éste
último tribunal cuando se trate de los ministros de las Cortes
de Apelaciones -artículo 53, Nº1 del Código Orgánico de
Tribunales.-
Este juicio se tramita como procedimiento sumario
artículo 339 inciso 1º del Código Orgánico de Tribunales.- en
relación con el artículo 680, inciso 2º Nº1 del Código de
Procedimiento Civil., oyendo al juez inculpado y al ministerio
público, y se falla, apreciando la prueba de acuerdo a las
reglas de la sana crítica conjuntamente con la culpabilidad del
juez.
Las Cortes de Apelaciones deben designar, en cada
caso, a uno de sus ministros para incoar el respectivo
178

proceso y prosiga su tramitación hasta dejarlo en estado de
sentencia -artículo 339, inciso.2°-
"Toda sentencia absolutoria en los juicios de amovilidad
debe ser notificada al fiscal judicial de la Corte Suprema, a fin
de que, si lo estima procedente, entable ante el Tribunal
Supremo, el o los recursos correspondientes".
b.- La calificación anual.-
Este es un procedimiento indirecto por el cual un juez
aun cuando goce de inamovilidad y ha sido mal calificado
puede ser removido de su cargo o debe presentar su
renuncia:" el funcionario que figure en lista Deficiente o, por
segundo año consecutivo, en lista Condicional, una vez firme
la calificación respectiva, quedará removido de su cargo por
el solo ministerio de la ley. En tanto no quede firme la
mencionada calificación, el funcionario quedará de inmediato
suspendido de sus funciones.
" Estas circunstancias deberán ser comunicadas de
inmediato por el órgano calificador respectivo al Ministerio de
Justicia, para los fines administrativos consiguientes." artículo
278 bis del Código Orgánico de Tribunales.
c.- La remoción acordada por la Corte Suprema.-
Señala el artículo 80, inciso 3º de la Constitución "En
todo caso, la Corte Suprema por requerimiento del Presidente
de la República, a solicitud de parte interesada, o de oficio,
podrá declarar que los jueces no han tenido buen
comportamiento y, previo informe del inculpado y de la Corte
de Apelaciones respectiva, en su caso, acordar su remoción
por la mayoría del total de sus componentes. estos acuerdos
se comunicarán al Presidente de la República para su
cumplimiento".
Finalmente, es necesario hacer notar la facultad
entregada a la Corte Suprema por la Constitución en cuanto
179

establece:" La Corte Suprema en pleno especialmente
convocado al efecto y por la mayoría de sus miembros en
ejercicio, podrá autorizar u ordenar, fundadamente, el
traslado de los jueces y demás funcionarios y empleados del
Poder Judicial a otro cargo de igual categoría.” -artículo 80,
inciso final-
La inamovilidad rige respecto de los jueces
propietarios, de los interinos y de los suplentes. La de estos
últimos dura hasta el nombramiento del propietario o hasta
que expire el tiempo por el cual hubieren sido nombrados,
respectivamente.

ORGANIZACION Y COMPETENCIA DE LOS
TRIBUNALES ORDINARIOS.-

Mediante la dictación de la ley 19.665 publicado en el
Diario Oficial del 12 de julio de 1974, se estableció una nueva
división geográfica del país, imponiéndose el sistema de
regiones, provincias y comunas.
Para tal efecto mediante la correspondiente ley –
18.776- se armoniza la estructura del Poder judicial con la
división administrativa del país, designando los respectivos
territorios de cada tribunal. Fue así, como en donde existían
los juzgados de departamentos fueron reemplazados por los
de comuna o agrupación de comunas y a las Cortes de
Apelaciones se les asignó una región o una o más provincias
de una determinada región.

ORGANIZACION Y COMPETENCIA DE LOS
TRIBUNALES ORDINARIOS.-
180

Mediante la dictación de la ley 19.665 que introdujo
trascendentales modificaciones al Código Orgánico de
Tribunales, de manera de adecuar la organización y
atribuciones de los tribunales al nuevo Procedimiento Penal,
se introdujeron los tribunales orales en lo penal y los juzgados
de garantía, y de ahí tenemos que el artículo 16 establece el
número y territorio jurisdiccional de estos nuevos jueces, en
tanto que el artículo 17 se encarga de señalar que los jueces
orales en lo penal, funcionarán en una o más salas integradas
por tres miembros y el artículo 21 determina las comunas en
que tendrán su asiento y el número de jueces con la
competencia que indica dicha disposición legal.
Por de pronto de advierte que los territorios
jurisdiccionales de estos nuevos tribunales, se adecuan a los
ya existentes respecto de los juzgados de letras respetando
las disposiciones del el artículo 1º de la ley 18.776 que
dispone: " Las normas sobre regionalización del país serán
aplicables al Poder Judicial en conformidad a lo dispuesto en
la presente ley ".
Para tal efecto, mediante esta ley se armoniza la
estructura del Poder Judicial con la división administrativa del
país, reasignando los territorios jurisdiccionales.
Se establecen por región Juzgados de Letras,
asignándole dentro de ella una fracción de territorio similar al
antiguo, correspondiendo ahora a una comuna o agrupación
de comunas.
El artículo 2º prescribe al respecto : " en los casos que
las leyes, los reglamentos y decretos se refieran al
Departamento como territorio jurisdiccional de un tribunal o
de los auxiliares de la administración de justicia, dicha
referencia se entenderá hecha a una comuna o agrupación
de comunas que constituyen el respectivo territorio
jurisdiccional".
181

En consecuencia, se mantiene en la actualidad la
estructura jerárquica piramidal de los tribunales ordinarios que
se encuentra conformada con la Corte Suprema, en su
cúspide, más abajo las Cortes de Apelaciones respectivas y
como base se contemplan los del juicio oral en lo penal, de
garantía y de letras de comuna o agrupación de comunas.

LOS JUZGADOS DE GARANTÍA.-

Los jueces de garantía son los encargados de resolver
todos los conflictos que puedan presentarse entre la actividad
de investigación del fiscal y los derechos del imputado y los
demás intervinientes en la etapa de instrucción.
Están formados por uno a más jueces con competencia
en un mismo territorio jurisdiccional, que actúan y resuelven
unipersonalmente los asuntos sometidos a su conocimiento.-
Competencia.-
Corresponde a los jueces de garantía.
a.- Asegurar los derechos del imputado y demás
intervinientes en el proceso penal, de acuerdo a la ley
procesal penal;
b.- Dirigir personalmente las audiencias que procedan,
de conformidad a la ley procesal penal;
c.- Dictar sentencia, cuando corresponda, en el
procedimiento abreviado que contemple la ley procesal penal;
d.- Conocer y fallar las faltas penales de conformidad al
procedimiento contenido en la ley procesal penal; y
e.- Conocer y resolver conforme a los procedimientos
regulados en el Título I del Libro IV del Código Procesal
Penal, las faltas e infracciones contempladas en la Ley de
Alcoholes, cualquiera que sea la pena que ella les asigne
f.- Hacer ejecutar las condenas criminales y las
medidas de seguridad, y resolver las solicitudes y reclamos
182

relativos a dicha ejecución, de conformidad a la ley procesal
penal; y
g.- Conocer y resolver todas las cuestiones y asuntos
que este Código y la ley procesal les encomienden.

Distribución de causas.-
La causas se distribuirán entre los juzgados de garantía
de acuerdo a un procedimiento objetivo y general, que deberá
ser anualmente aprobado por el comité de jueces del juzgado
a propuesta del juez presidente, o sólo por este último según
corresponda. Esta última situación se produce en los
juzgados de garantía en que se desempeñen uno o dos
jueces, caso en el cual no puede constituirse comité,
quedando radicada la referida facultad en el juez presidente.

Los Tribunales del Juicio Oral en lo Penal.-
Integración de estos tribunales.-
Estos tribunales como lo establece el articulo 17 del
Código Orgánico de Tribunales, funcionarán en una o más
salas integradas por tres de sus miembros. No obstante lo
señalado precedentemente, podrán integrar cada sala otros
jueces en calidad de alternos, con el sólo propósito de
subrogar, si fuere necesario, a los miembros que se vieren
impedidos de continuar participando en el desarrollo del juicio
oral, en los términos que contemplan los artículos 76, inciso
final, y 281, inciso quinto, del Código Procesal Penal.
Cada sala se encontrará bajo la dirección de un juez
presidente, quien tendrá las facultades que expresa el artículo
92 y las demás que mencione la ley procesal penal.
La integración de las salas de estos tribunales,
incluyendo a los jueces alternos de cada sala, se determinará
mediante sorteo anual que se efectuará durante el mes de
183

enero de cada año.

Distribución de causas.
La distribución de causas entre las diversas salas se
hará de acuerdo a un procedimiento objetivo y general que
deberá ser anualmente aprobado por el comité de jueces del
tribunal, a propuesta del juez presidente.- .
Competencia de los tribunales orales en lo penal.-
Es conveniente puntualizar que el Código Orgánico de
Tribunales menciona en forma general las materias que
corresponde conocer y resolver a estos nuevos tribunales,
encargándose el Código Procesal Penal de especificar su
competencia y el procedimiento a que deben sujetarse para
conocer y resolver los asuntos de su incumbencia. No
obstante como decíamos el artículo 19 del Código Orgánico
de Tribunales, hace la siguiente enumeración:
a.- Conocer y juzgar las causas por crimen o simple
delito, salvo aquellas relativas a simples delitos cuyo
conocimiento y fallo corresponda a un juez de garantía;
b.- Resolver, en su caso, la libertad o prisión preventiva
de los acusados puestos a su disposición;
c.- Resolver todos los incidentes que se promuevan
durante el juicio oral; y
d.- Conocer de todos los demás asuntos que la ley
procesal les encomiende.
Forma de adoptar las resoluciones.-
Como se puede fácilmente advertir, estos tribunales
tienen el carácter de colegiados pues están conformados por
tres miembros, motivo por el cual para dictar las resoluciones
debe conciliarse la opinión de sus componentes y para ese
efecto el artículo 19 del Código Orgánico de Tribunales,
establece las reglas pertinentes que pueden sistematizarse
de la siguiente forma:
184

1°.- Sólo pueden concurrir a las decisiones del tribunal
los jueces asistentes a la totalidad de la audiencia del juicio
oral;
2°.- La resolución debe ser adoptada por la mayoría de
los miembros de la sala, es decir por dos votos.
3°.- En los casos de dispersión de votos para adoptar
una resolución, la sentencia o la determinación de la pena si
aquélla fuere condenatoria, el juez que sostuviere las opinión
más desfavorable al condenado deberá adoptar alguna de las
otras. Un ejemplo servirá para ilustrar la hipótesis propuesta
por el legislador. En el caso de un homicidio. El juez A
considera concurrente la eximente de legítima defensa y es
de opinión de absolver al imputado; por su parte el juez B.-
estima procedente sancionar al acusado como autor de
homicidio simple; por su parte el juez C.- es de parecer de
castigarlo como autor de homicidio calificado, figura delictiva
que tiene una penalidad más alta al del homicidio simple. Ante
esta situación el juez C.- siendo el más riguroso debe
inclinarse por alguna de las dos alternativas propuestas por
los jueces A y B;
4°.- Si no se logra acuerdo para decidir cuál es la
opinión más favorable al imputado prevalecerá, aquella
integrada con la opinión del presidente de la sala;
5°.- Ahora bien, para complementar estas normas, se
debe recurrir a las disposiciones de los artículos 72, 81, 83,
84 y 89 de este Código, aplicables en cuanto no sean
contrarias a las reglas anteriores.-
Normas de aplicación común a los jueces de
garantía y a los tribunales de juicio oral en lo penal.-
Del comité de jueces.-
En aquellos juzgados de garantía en los desempeñen
sus funciones tres o más jueces y en cada tribunal oral en lo
penal, habrá un comité de jueces, integrado de la manera
185

siguiente:
a.- En los juzgados o tribunales compuestos por cinco
jueces o menos, el comité de jueces se conformará por todos
ellos.
b.- En los juzgados o tribunales conformados por más
de cinco jueces, el comité lo compondrán los cinco jueces
elegidos por la mayoría del tribunal, permaneciendo en sus
funciones durante dos años.
En caso de ausencia de alguno de los miembros del
comité de jueces o por vacancia del cargo, será reemplazado
provisoria o definitivamente según el caso, por el juez
poseedor de la más alta votación, enseguida de los elegidos
en calidad de titulares y, en su defecto, por el juez más
antiguo de los que no integraren el comité.
c.- Cada comité de jueces elegirá cada dos años el
respectivo presidente, quién durará dos años en sus
funciones, pudiendo ser reelegido por un nuevo período.-
En caso de ausencia o impedimento del juez
presidente, será suplido en el cargo por el más antiguo si ella
no superare los tres meses, o se procederá a una nueva
elección para el cargo si el impedimento excede los tres
meses.
d.- Los acuerdos del comité de jueces se adoptarán por
mayoría de votos; en caso de empate decidirá el voto del juez
presidente.
Materias de competencia del comité de jueces.-
Al comité de jueces corresponde de conformidad con lo
que establece el artículo 23 del Código Orgánico de
Tribunales el conocimiento de las siguientes materias:
1°.- Aprobar el procedimiento objetivo y general referido
por los artículos 15 y 17, esto es, la distribución de las causas
entre los jueces, si estamos en presencia de un tribunal oral y
entre las salas cuando se trata de un tribunal de juicio oral
186

que debe ser propuesto por el juez presidente;
2°.- Designar, de la terna de postulantes que le sea
presentada por el juez presidente, al administrador del
tribunal;
3°.- Calificar anualmente al administrador del tribunal;
4°.- Resolver acerca de la remoción del administrador;
5°.- Designar al personal del juzgado – de garantía – o
tribunal _ del juicio oral – a propuesta del administrador;
6°.- Conocer de la apelación interpuesta en contra de la
resolución del administrador mediante la cual se remueva al
subadministrador, a los jefes de unidades o a los empleados
del juzgado o tribunal;
7°.- Decidir el proyecto del plan presupuestario anual
que le presente el juez presidente, para ser propuesto a la
Corporación Administrativa del Poder Judicial; y
8°.- Conocer de todas las demás materias que le
señale la ley.
No está demás recordar la situación de los juzgados de
garantía en donde funcionen menos de tres jueces y por tanto
no existe el referido comité; en tal caso las atribuciones
mencionadas en los N°s. 2, 3, 4 y 6 corresponden al
Presidente de la Corte de Apelaciones y las restantes
quedarán radicadas en el juez que cumpla la función de juez
presidente. Sobre el particular debemos señalar que si existe
un juez de garantía este precisamente, será su presidente; en
tanto en los juzgados de garantía en que existan dos jueces,
lo será uno de ellos por turno anual que empieza por el más
antiguo;
El Juez Presidente del comité de jueces.-
De conformidad con lo prescrito en el artículo 24 del
Código Orgánico de Tribunales, al juez presidente del comité
de jueces le corresponderá velar por el adecuado
funcionamiento del juzgado o tribunal, de manera que en el
187

cumplimiento de esta labor, tiene los siguientes deberes y
atribuciones.-
a.- Presidir el comité de jueces;
b.- Relacionarse con la Corporación Administrativa del
Poder Judicial en todas las materias relativas a la
competencia de ésta;
c.- Proponer al comité de jueces el procedimiento
objetivo y general para la distribución de causas;
d.- Elaborar anualmente una cuenta de la gestión
jurisdiccional del juzgado;
e.- Aprobar los criterios de gestión administrativa que le
proponga el administrador del tribunal y supervisar de
ejecución;
f.- Aprobar la distribución del personal que le presente
el administrador del tribunal;
g:- Calificar al personal, teniendo a la vista la
evaluación que le presente el administrador del tribunal;
h.- Presentar al comité de jueces una terna para la
designación del administrador del tribunal;
i.- Evaluar anualmente la gestión del administrador, y
j.- Proponer al comité de jueces la remoción del
administrador del tribunal.-
Organización administrativa de los juzgados de
garantía y de los tribunales orales en lo penal.
Los precitados tribunales se organizarán en unidades
administrativas para el cumplimiento eficaz y eficiente de las
siguientes funciones:
A.- Sala, que consiste en la organización y asistencia a
la realización de las audiencias, es decir el lugar físico en
donde ejercen sus funciones jurisdiccionales, sean los jueces
de garantía, así como las salas del tribunal del juicio oral en lo
penal;
B.- Atención al público, destinada a otorgar una
188

adecuada atención, orientación e información al público que
concurra al juzgado o tribunal, especialmente a la víctima, al
defensor y al imputado, recibir la información que éstos
entreguen y manejar la correspondencia del juzgado o
tribunal;
C.- Servicios, que reunirá las labores de soporte
técnico de la red computacional del juzgado o tribunal, de
contabilidad y de apoyo a la actividad administrativa del
juzgado o tribunal, y la coordinación y abastecimiento de
todas las necesidades físicas y materiales para la realización
de las audiencias;
D.-Administración de causas, que consistirá en
desarrollar toda la labor relativa al manejo de causas y
registros del proceso penal en el juzgado o tribunal, incluidas
las relativas a las notificaciones; al manejo de las fechas y
salas para las audiencias; al archivo judicial básico, al ingreso
y al número de rol de las causas nuevas; a la primera
audiencia judicial de los detenidos; a la actualización diaria de
la base de datos que contenga las causas del juzgado o
tribunal, y a las estadísticas básicas del juzgado o tribunal:
E.- Apoyo a testigos y peritos.- destinada a brindas
adecuada y rápida atención , información y orientación a los
testigos y peritos citados a declarar en el transcurso de un
juicio oral. Esta función existirá solamente en los tribunales
orales en lo penal.

LOS JUECES DE LETRAS.-
Estos jueces están regulados fundamentalmente en los
Artículos 28 a 48 del Código Orgánico de Tribunales siendo
los preceptos vigentes sobre la materia. Como algunas de sus
características podemos señalar , su calidad de tribunales
ordinarios cuya funciones se ejercen en una comuna o
189

agrupación de comunas y conocen en primera instancia de
todos los asuntos no entregados a otros Tribunales, siendo
depositarios de la generalidad de la competencia. Su superior
jerárquico es la Corte de Apelaciones respectiva.
Nombramiento e instalación
Como lo señalamos en la ocasión correspondiente, los
jueces de letras son designados por el Presidente de la
República a propuesta en terna de la respectiva Corte de
Apelaciones, pero para iniciar sus funciones, esto es,
encontrarse legalmente instalado no basta el solo Decreto
Supremo totalmente tramitado, siendo necesario además
prestar el juramento de rigor ante el Presidente de la Corte de
Apelaciones del territorio en donde se encuentre ubicado el
juzgado a tribunal para el cuál fue designado.
También advertimos anteriormente que casos
calificados los jueces de letras pueden prestar juramento ante
otras autoridades gubernativas o judiciales, por
consideraciones de economía o de conveniencia para la
prontitud en la administración de justicia.
Pero en la caso de excepción propuesto la autoridad
encargada de la recepción del juramento dará lo más pronto
posible el respectivo aviso a quien hubiere correspondido
intervenir en la diligencia según la ley.
Características.-
1.- Son tribunales ordinarios;
2.- Son tribunales unipersonales;
3.- Son tribunales letrados, pues para desempeñar el
cargo en ellos, se precisa el título de abogado;
4.- Son tribunales de Derecho, en cuanto deben fallar
conforme a lo establecido por la ley, salvo en los casos en
que se encuentran obligados a resolver de acuerdo a los
principios de equidad por falta de ley aplicable a la solución
del conflicto;
190

5.- Son permanentes, pues permanecen en su cargos
mientras dure su buen comportamiento y no superen los 75
años de edad de acuerdo a lo establecido por el art. 77 de la
Constitución;
6.- Son responsables civil, criminal y disciplinariamente
en el desempeño de sus cargos;
7.- Su territorio o radio de competencia es una comuna
o agrupación de comunas;
8.- Tiene la plenitud de competencia en primera
instancia, esto es, en defecto de norma expresa en contrario,
les corresponde el conocimiento de todas las causas civiles y
en algunos casos desempeñan la función de jueces de
garantía en las comunas o agrupaciones de comunas en que
no existen éstos. Además, conocen de las causas laborales y
de familia si no existiere dentro de su territorio jurisdiccional
un tribunal especial del trabajo o de familia
Territorio jurisdiccional de los jueces de comuna o
agrupación de comunas..-
Estos tribunales tienen como territorio jurisdiccional el
correspondiente a una comuna o agrupación de comunas y
en los artículos 28 a 40 del Código Orgánico de Tribunales se
determinan con toda precisión los límites geográficos
correspondientes tanto a los juzgado con competencia
exclusiva en lo civil, como la de aquellos de competencia
común.
Competencia.-
Los jueces de letras tienen la plenitud de la
competencia para conocer de los asuntos civiles-
contenciosos y no contenciosos, laborales y de familia si no
existen en el lugar juzgado del trabajo y de familia.
Competencia en Razón de la Cuantía.-
1º.- En única instancia.-
a.- Causas civiles cuya cuantía no exceda de 10
191

Unidades Tributarias Mensuales.
b.- Causas de Comercio cuya cuantía no exceda de 10
Unidades Tributarias Mensuales,
Contenciosa.-
2º.- En primera instancia.-
a.- Causas civiles y de comercio cuya cuantía exceda
de 10 Unidades Tributarias mensuales.
b.- De las causas de minas, cualquiera que sea su
cuantía. Entendiéndose por causa de minas, aquellas en que
se ventilan derechos regidos especialmente por el Código de
Minería;
c.- Causas del Trabajo y de Menores cuyo
conocimiento no corresponda a los juzgados del Trabajo y de
Menores, respectivamente.
d.- De los actos judiciales no contenciosos, cualquiera
sea su cuantía, salvo lo dispuesto en el artículo 494 del
Código Civil.- esto es, el nombramiento de los curadores para
pleito o ad litem los cuales son designados por el tribunal que
conoce del pleito.
e.- Las causas civiles y de comercio cuya cuantía sea
inferior a las señaladas en las letras a) y b) del n°1 del
artículo 45 del Código Orgánico de Tribunales, en que sean
parte o tengan interés los Comandantes en Jefe del Ejército,
de la Armada y de la Fuerza Aérea, el General Director de
Carabineros, los Ministros de la Corte Suprema o de alguna
Corte de Apelaciones, los Fiscales judiciales de estos
tribunales, los jueces letrados, los párrocos, los viceparrocos,
los cónsules generales, cónsules o vicecónsules de las
naciones extranjeras reconocidas por el Presidente de la
República, las corporaciones y fundaciones de derecho
público o de los establecimientos públicos de beneficencia.
e.- De los demás asuntos que otras leyes les
encomienden.
192

Competencia en materia criminal
Los jueces de letras que cumplan, además de sus
funciones propias, las de juez de garantía, tendrán la
competencia señalada en el artículo 14 del Código Orgánico
de Tribunales.
Competencia especial de ciertos jueces.-
Los jueces de letras de Comunas asiento de Corte de
Apelaciones tienen competencia especial para conocer en
primera instancia de las causas de hacienda cualquiera sea
su cuantía.
Sin embargo, cuando el Fisco obre como demandante,
podrá ocurrir a los tribunales antes indicados o al del domicilio
del demandado, cualquiera sea la naturaleza de la acción
deducida.de los juicios de hacienda cuando el Fisco es
demandado, en cambio, cuando el Fisco actúa como
demandante puede ocurrir a su elección ante esos tribunales
o al del domicilio del demandado cualquiera sea la naturaleza
de la acción deducida - artículo 48 Código Orgánico de
Tribunales -
La misma regla se aplica a los asuntos no contenciosos
en que el Fisco tenga interés.-
Funcionamiento extraordinario de estos tribunales.
En aquellos juzgados de Letras cuya dotación se
encuentre con juez y secretario, los jueces pueden abocarse
de un modo exclusivo a la tramitación de una o más materias
determinadas de competencia de su tribunal, siendo
necesario para ello los siguientes requisitos:
1- Se conceda la correspondiente autorización por la
Corte de Apelaciones correspondiente,
2.- Cuando hubiere retardo en el despacho de los
asuntos sometido a su conocimiento o cuando lo requiera el
mejor servicio judicial.
En los casos de funcionamiento extraordinario la
193

Corporación Administrativa del Poder Judicial informará
anualmente a las Cortes de Apelaciones y al Ministerio de
Justicia lo referente a la aplicación de este sistema de
funcionamiento y las disponibilidades presupuestarias para el
año siguiente. –artículo 47 C.O.T. –
Las atribuciones para este funcionamiento
extraordinario, serán ejercidas por una sala integrada
solamente por Ministros titulares.
Desarrollo funcionamiento extraordinario.
Cuando se inicie el funcionamiento extraordinario, se
entenderá para todos los efectos legales la ausencia del juez
a su despacho. En esa oportunidad, el secretario del mismo
tribunal asumirá las demás funciones correspondientes al juez
titular, en calidad de suplente y por el solo ministerio de la ley.
De tal manera, quien debiere cumplir las funciones del
secretario del tribunal, de acuerdo a las reglas generales, las
llevará a efecto respecto del juez titular y de quien lo supliere
o reemplazare. _ artículo 47 A C.O.T. -

Los tribunales unipersonales de excepción.-
Estos jueces se encuentran regidos por las
disposiciones de los artículos 50 a 53 del Código Orgánico
de tribunales.
Características:
a.- Son tribunales unipersonales, pues en ellos se
desempeña un solo juez, aun cuando sus titulares forman
parte de tribunales colegiados.
b.- Se trata de tribunales ordinarios, toda vez, pues el
artículo 5 del Código Orgánico les de tal calificación;
c.- Letrados, por cuanto para su desempeño se
requiere estar en posesión del título de abogados;
d.- De derecho, en cuanto para el conocimiento y
decisión de los asuntos de su competencia deben actuar con
194

estricta sujeción a la ley; y
e.- Accidentales, en tanto sus titulares asumen estas
funciones, solamente en las oportunidades en que se ponga a
su disposición un asunto de aquellos para los cuales la ley les
atribuye competencia, de tal manera, que concluido el
proceso por alguno de los medios señalados por la ley, el
tribunal deja de funcionar.
1°.- Un Ministro de Corte de Apelaciones.-
Un ministro de la Corte de Apelaciones respectiva de
conformidad al turno fijado por el tribunal para tal efecto y
conocerá de las siguientes materias:
a.- De las causas civiles cuando sean parte o tengan
interés, el Presidente de la República, los Ministros de
Estado, Senadores, Diputados, miembros de los Tribunales
Superiores de Justicia, Contralor General de la República,
Comandantes en Jefe de las Fuerzas Armadas, general
Director de carabineros de Chile, Director General de la
Policía de Investigaciones de Chile, los Intendentes y
Gobernadores, los Agentes Diplomáticos chilenos, los
Embajadores y los Ministros Diplomáticos acreditados por el
Gobierno de la República o en tránsito por su territorio, los
Arzobispos, los Obispos, los Vicarios Generales, los
Provisores y los Vicarios Capitulares.-
La circunstancia de ser accionista de sociedades
anónimas las referidas personas, no se considerará como una
causa suficiente para que un Ministro de Corte de
Apelaciones conozca en primera instancia de los juicios en
que aquellos tengan parte, debiendo sujetarse a las reglas
generales.
b.- De las demandas civiles que se entablen contra los
jueces de letras para hacer efectiva la responsabilidad civil
resultante del ejercicio de sus funciones ministeriales.
c.-.- De los demás asuntos que otras leyes les
195

encomienden- art. 50 C.O.T.-
2°.- El Presidente de la Corte de Apelaciones de
Santiago.-
Como tribunal de excepción conoce en primera
instancia:
a.- De las causas sobre amovilidad de los ministros de
la Corte Suprema; y
c.- De las demandas civiles que se entablen contra uno
o más miembros de la Corte Suprema o contra de su fiscal
judicial para hacer efectiva su responsabilidad por actos
cometidos en el desempeño de sus funciones.-
3°.- Ministro de Corte Suprema como Tribunal
Unipersonal.
El art. 52 del Código Orgánico de tribunales establece
que un Ministro de la Corte Suprema, designado por el
Tribunal, conocerá en primera instancia de los siguientes
asuntos:
1.- De las causas a que se refiere el artículo 23 de la
Ley 12.033, esto es, de las causas que se promovieren entre
la Corporación de Ventas de Salitre y Yodo y las empresas
adheridas a ella. En segunda instancia, ella es conocida por
el pleno de la Corte Suprema. Este número primero de este
artículo fue substituido por el D.L. Nº2.416 de 10 de enero de
1976 y establece que las cuestiones o juicios entre esa
Corporación y las empresas adheridas a que en el futuro se
adhieran, o que se retiren de la misma, serán resueltas en
primera instancia por un Ministro de la Corte Suprema, que en
cada caso designará este tribunal, y en segunda instancia por
la misma Corte Suprema en Tribunal Pleno.-
2.- De los delitos de jurisdicción de los tribunales
chilenos, cuando puedan afectar las relaciones
internacionales de la República con otro Estado, y;
3.- De la extradición pasiva, y
196

4.- De los demás asuntos que otras leyes les
encomienden.
Competencia del Presidente de la Corte de Apelaciones
de Santiago como Tribunal Unipersonal.-

El Presidente de la Corte Suprema como Tribunal
Unipersonal.-
Corresponde al Presidente de la Corte Suprema como
Tribunal Unipersonal, con arreglo a lo dispuesto en el art. 53
del Código Orgánico de Tribunales conocerá en primer
instancia:
a.- De las causas sobre amovilidad de los Ministros de
la Corte de Apelaciones.
b.- De las demandas civiles que se entablen en contra
de uno o más miembros o fiscales judiciales de las Cortes de
Apelaciones para hacer efectiva su responsabilidad por actos
cometidos en el desempeño de sus funciones.
c.- De las causas de presas, y demás que deban
juzgarse con arreglo al derecho Internacional.
En estas causas no procederán los recursos de
casación en la forma ni en el fondo en contra de la sentencia
dictada por la sala que conozca del recurso de apelación que
se interpusiere en contra de la resolución del Presidente. -Ley
19.374 18-02-95-
Causas de Presas, son aquellas en que se ventila la
legitimidad o ilegitimidad del apresamiento de naves y
mercaderías enemigas o neutrales, en caso de guerra, y
además el derecho a posible indemnización por lo perjuicios
sufridos con motivo del apresamiento.
d.- De los demás asuntos que otras leyes le entreguen a
su conocimiento.
. Cabe destacar lo señalado por el inciso final del artículo
53 del C.O.T. en cuanto dispone en estas causas la
197

improcedencia de los recursos de casación en la forma ni en
el fondo en contra de la sentencia dictada por la sala que
conozca del recurso de apelación que se interpusiere contra
la resolución del Presidente.
Las Cortes de Apelaciones.--
Están reguladas en los artículos 54 a 92 del Código
Orgánico de Tribunales.
Son tribunales que ejercen sus funciones dentro de un
territorio normalmente correspondiente a una región o parte
de ella, y son depositarios de casi la totalidad de la
competencia de segunda instancia, conociendo además en
única o primera instancia de los demás asuntos
encomendados por la ley. Están compuestas de un número
variable de jueces en todo el país.
Son superiores jerárquicos de los Jueces de letras y
dependen de la Corte Suprema.
En el país existen diecisiete Cortes de Apelaciones, las
que tienen su asiento en las siguientes comunas: Arica,
Iquique, Antofagasta, Copiapó, L Serena, Valparaíso,
Santiago, San Miguel, Rancagua, Talca, Chillan, Concepción,
Temuco, Valdivia, Puerto Montt, Coyhaique y Punta Arenas.
Características.-
a.- Son tribunales ordinarios - en atención a la
clasificación establecida por el artículo 5º Código Orgánico
de Tribunales.
b.- Son tribunales colegiados, compuesto por un
número variable de miembros llamados Ministros.
c.- Son tribunales letrados y de derecho, por cuanto sus
miembros deben encontrarse en posesión del título de
abogados y tanto en la tramitación y fallo de las causas deben
ajustarse a los procedimientos establecidos por la ley.
d.- Son tribunales permanentes, sus miembros se
mantienen en sus cargos mientras dure su buen
198

comportamiento.
e.- Ejercen sus funciones dentro de un determinado
territorio jurisdiccional generalmente perteneciente a una
región, actualmente hay 17 Cortes de Apelaciones, con el
territorio que señala para cada una de ellas el artículo 55 del
Código Orgánico de Tribunales.
f.- Tiene la plenitud de la competencia en segunda
instancia, pues la ley les asigna el conocimiento de los
recursos de apelación interpuestos contra de las resoluciones
dictadas por los jueces de letras.
g.- Son tribunales de competencia común pues
conocen indistintamente de causas civiles, laborales, de
familia y criminales.
h.- Sus miembros están afectos a responsabilidad
criminal, civil disciplinaria y política y ministerial.-
Organización-
A diferencia de los tribunales unipersonales, cuya
organización administrativa esta dotada de un juez,
secretario o administrador según sea el caso y personal de
secretaría, las Cortes de Apelaciones tienen una organización
administrativa más compleja y completa, encontrándose
compuestas por:
a.- Ministros.
b.- Fiscales judiciales
c.- Relatores.-
d.- Secretario
e.- Oficiales de Secretaría.
Cada Corte de Apelaciones será regida por su
Presidente quien permanece un año en sus funciones,
contado desde el 1º de marzo y serán desempeñadas por los
miembros del tribunal, turnándose cada uno por orden de
antigüedad en la categoría correspondiente del Escalafón.
Los Ministros tienen el rango y precedencia
199

correspondiente a su antigüedad -artículo 57 inciso 2º Código
Orgánico de Tribunales.-
Competencia.-
Las Cortes de Apelaciones conocen en Salas y en
Pleno y además, en única, primera y segunda instancia
materias diferentes al recurso de apelación, que como
sabemos constituye su función específica y fundamental.
Unica instancia.- artículo 63 Código Orgánico de
Tribunales.-
a.- Recursos de casación en la forma.-que se
interpongan en contra de las sentencias pronunciadas por los
jueces de letras de su territorio jurisdiccional o por uno de sus
ministros y de las sentencias definitivas de primera instancia
dictadas por los jueces árbitros.
b.- De los recursos de nulidad interpuestos en contra de
las sentencias definitivas dictadas por un tribunal con
competencia en lo criminal, cuando corresponda de acuerdo a
la ley procesal penal.-
c.- De los recurso de queja interpuestos en contra de
los jueces de letras, jueces de policía local, jueces árbitros y
órganos que ejerzan jurisdicción, dentro de su territorio
jurisdiccional.
d.- De la extradición activa, y
e.- De las solicitudes que se formulen de conformidad a
la ley procesal para declarar si concurren las circunstancias
que habilitan a la autoridad requerida para negarse a
proporcionar determinada información, siempre que la razón
invocada no fuere que la publicidad pudiere afectar la
seguridad nacional.

Primera instancia.—
a.-De los desafueros de las personas a quienes les
fueren aplicables los incisos segundo, tercero y cuarto del
200

artículo 58 de la Constitución Política.- esto es, diputados y
senadores.-
b.- Recursos de amparo.
c.- Recursos de Protección.
d.- De las querellas de capítulos.
Segunda instancia.--
a.- De las causas civiles, de familia y del trabajo y de
los actos no contenciosos de que hayan conocido en primera
los jueces de letras de su territorio jurisdiccional o uno de sus
ministros, y
b.- de las apelaciones interpuestas en contra de las
resoluciones dictadas por un juez de garantía.-
c.- de las consultas de las sentencias civiles dictadas
por los jueces de letras, y
d.- Demás asuntos que las leyes le encomiendan
conocer en esta instancia.
Competencia del pleno.-
Primera instancia.-
a.-Juicios de amovilidad contra jueces de letras.
b.- Desafuero de diputados y senadores.- y
c.-El ejercicio de las facultades disciplinarias,
administrativas y económicas. –art. 66 inciso 4° C.O.T.-
Segunda instancia..-
Apelación de las calificaciones, en los casos a que
alude el artículo 276 inc.8º letra c) del Código Orgánico de
Tribunales, esto es, cuando la calificación fue realizada por un
juez o una comisión calificadora de jueces.-
Competencia Especial del Pleno de la Corte de
Santiago.
Conocerá de los recursos de apelación y de casación
en la forma en juicios que haya conocido su Presidente en
primera instancia , esto es:
a.- De las causas de amovilidad de los ministros de la
201

Corte Suprema y;
b.- De las demandas civiles que se entablen contra uno
a más miembros de la Corte Suprema o contra su fiscal
judicial para hacer efectiva su responsabilidad por actos
cometidos en el desempeño de sus funciones.
Forma como las Cortes de Apelaciones conocen y
resuelven los asuntos de su competencia.
Dentro del funcionamiento de las Cortes de
Apelaciones, debemos preocuparnos especialmente de la
manera como ellas conocen y resuelven los asuntos
sometidos a su conocimiento en razón de la competencia de
estos tribunales; para ello es innecesario considerar su
carácter de colegiados y su funcionamiento se puede
desarrollar en salas o en pleno.
Sobre el particular el artículo 66 del Código Orgánico
establece que el conocimiento de todos los asuntos
entregados a la competencia de las Cortes de Apelaciones
pertenecerá a las salas en que estén divididas, a menos de
disposición legal en contrario, correspondiendo en tal caso, a
la competencia del tribunal en pleno..- Con relación a la
composición de las salas, es menester recordar el artículo
215 inciso tercero del Código Orgánico de Tribunales, en
cuanto dispone una limitación en la integración de las salas
de las Cortes de apelaciones, por cuanto no podrán funcionar
con mayoría de abogados integrantes, tanto en su
funcionamiento ordinario como extraordinario.
1º.- tramitación de los asuntos por las Cortes de
Apelaciones.-
Dicha tramitación corresponderá " A la sala
tramitadora", recayendo esa obligación en la primera
cuando la respectiva Corte de Apelaciones se componga de
más de una sala -artículo 70 inciso 1º del Código Orgánico de
Tribunales.-
202

La "sala tramitadora" conoce de los asuntos que
requieran de una tramitación previa antes de ser resueltos por
la cuenta diaria que debe dar el Secretario de las solicitudes
que fueren presentadas por los litigantes -en ciertos casos la
cuenta debe ser dada por el relator - artículo 372 Nº1 del
Código Orgánico de Tribunales.-
La sala tramitadora" va ordenando la tramitación del
proceso "mediante resoluciones que son dictadas con la
concurrencia de todos sus miembros, luego de tomar
conocimiento de las solicitudes mediante la cuenta.
Con todo las providencias de mera substanciación -
decreto, providencias, proveídos- pueden ser dictadas por un
sólo Ministro. En efecto, las resoluciones que dicten durante
la tramitación pueden ser de distinta naturaleza y complejidad
así, cuando se trata de providencias de mera substanciación,
estos es, aquellas que tienen por objeto dar curso progresivo
a los autos sin decidir ni prejuzgar ninguna cuestión debatida
entre partes, el artículo 70 inciso 2º del Código Orgánico de
Tribunales, autoriza se dicten por un sólo Ministro, en la
práctica lo hace el Presidente de la Corte o de la sala
respectiva.-
2º.- Si el asunto no requiere de tramitación antes de
ser resuelto o en el caso que la tramitación se haya
cumplido.-
La Corte debe entrar a resolverlo en sala o en pleno
según corresponda, y es así como estos tribunales deben
resolver los asuntos sometidos a su conocimiento "en
cuenta" o " En relación".
La resolución "en relación” trae como consecuencia
para la respectiva Corte de Apelaciones la obligación de
cumplir ciertos y determinados trámites, previo a expedir el
fallo del asunto sometido a su conocimiento y resolución
.Estos actos constituyen en su conjunto la “vista de la causa
203


Tenemos entonces, de acuerdo con lo expresado
anteriormente que la tramitación del asunto sometido al
conocimiento de una Corte de Apelaciones debe
necesariamente concluirse con una resolución ordenando:
"Dése cuenta" o bien, "Autos en Relación"
El problema consiste en determinar cuando una Corte
de Apelaciones debe resolver de una u otra forma, pues el
artículo 68 del Código Orgánico de Tribunales se limita a
expresar: "Las Cortes de Apelaciones resolverán los asuntos
en cuenta o previa vista de la causa, según corresponda", sin
señalar cuando debe procederse de tal o cual manera.
En general, se resuelven "en cuenta" los asuntos
relativos a las atribuciones disciplinarias.- Lo propio ocurre
con las órdenes de "no innovar" en recursos de apelación,
de protección y de queja, etc.;
También la apelación de toda resolución que no sea
sentencia definitiva se verá en cuenta, a menos que
cualquiera de las partes dentro del plazo para comparecer en
segunda instancia –artículo 200 Código de Procedimiento
Civil - solicite alegatos en tal caso el asunto se resuelve en
"relación".
Asimismo, se ve "en cuenta" la consulta de la
sentencia definitiva dictada en juicio de hacienda para el sólo
efecto de ponderar si ésta se encuentra ajustada a derecho.
Si no mereciere reparos de esta índole, la aprobará sin más
trámite.-artículo 751 inciso 2º del Código de Procedimiento
Civil.-
La vista de la causa.-
Esta reglada en los artículos 162 a 166 y 222 a 230 del
Código de Procedimiento Civil y constituye un trámite
complejo, compuesto de varios actos, que se realizan en el
siguiente orden:
204

1º.- La notificación de la resolución que ordena traer los
autos en relación;
2º.- La fijación y la colocación material de la causa en
tabla;
3º.- El anuncio de la iniciación de la vista de la causa;
4º.- La relación; y,
5º.- Los alegatos.
1º.- La Notificación del decreto que Ordena Traer
los Autos en Relación.-
Como se ha manifestado precedentemente la
resolución que concluye la tramitación de un asunto ante una
Corte de Apelaciones puede ordenar traer "los autos en
relación", resolución que como todas las demás, para
producir efecto, se requiere sea notificada cabalmente a las
partes, , esto es, de conformidad a la forma establecida por la
ley, artículos 38 y 221 ambos del Código de Procedimiento
Civil. correspondiendo en este caso hacerla personalmente
por tratarse de la primera dictada en segunda instancia, es
así como, a partir de esa actuación procesal el asunto queda
en estado de ser colocada en tabla.
2º.- La Fijación de la Causa en Tabla.-
Las causas cuando quedan en estado de tabla deben
ser incluidas en ella para los efectos de su vista, según el
orden de conclusión en su tramitación y no según el orden de
ingreso a la Corte de Apelaciones, sobre el particular el
artículo 162 del Código de Procedimiento Civil expresa en
forma categórica que las causas en los Tribunales colegiados
deben verse y resolverse según el orden de su conclusión –
inciso 1º-.
A continuación el mismo precepto legal establece una
serie de excepciones configurando sobre esta materia lo
denominado: "las causas que gozan de preferencia".
En efecto, en el inciso 2º se dispone que gozarán de
205

preferencia para su vista, las causas allí enumeradas:
a.- Las cuestiones sobre deserción de recursos;
b.- Depósito de personas;
c.- Alimentos provisionales;
d.- Competencia;
e.- Acumulaciones;
f.- Recusaciones;
g.- Desahucio;
h.- Juicios sumarios y ejecutivos;
i.- Denegación de justicia o de prueba y,
j.- Demás negocios que por la ley, o por acuerdo del
tribunal fundado en circunstancias calificadas, deben tener
preferencia.
De acuerdo a lo expresado en la letra j) la enumeración
anterior no es taxativa, de modo que aparte de las materias
mencionadas, existen otras también preferentes, por cuanto
la ley o el tribunal en razón en razón de existir motivos
calificados así lo ordenan, las cuales se antepondrán a los
otros asuntos en estado de tabla.
Entre las primeras tenemos el caso del inciso 3º del
artículo 192 del Código de Procedimiento Civil: " Las
peticiones de orden de no innovar serán distribuidas por el
Presidente de la Corte, mediante sorteo, entre las salas en
que este dividida y se resolverán en cuenta. decretada una
orden de no innovar, quedará radicado el conocimiento de la
apelación respectiva en la sala en que se concedió y el
recurso gozará de preferencia para figurar en tabla y en su
vista y fallo".
Debe también reservarse necesariamente un día para
la vista de asuntos de Policía Local y del Trabajo, con
respecto a esta última materia, tenemos la disposición del
artículo 481 del Código del Trabajo que expresa: " Las causas
laborales gozarán de preferencia para su vista y su
206

conocimiento se ajustará estrictamente al orden de su ingreso
al tribunal. Sin perjuicio de lo dispuesto en el inciso tercero
del art. 69 del Código Orgánico de Tribunales, deberá
designarse un día a la semana, a lo menos, para conocer de
ellas, completándose las tablas si no hubiere número
suficiente, en la forma que determine el Presidente de la
Corte de Apelaciones, quien será responsable
disciplinariamente del estricto cumplimiento de esta
preferencia ".
Pesa sobre el Presidente de la Corte de Apelaciones la
obligación de confeccionar las tablas de que deba ocuparse el
tribunal durante la semana siguiente, así lo señala el artículo
90 Nº3º del Código Orgánico de Tribunales. Disposición
complementada por el artículo 163 del Código de
Procedimiento Civil, el cual dispone que dicha obligación
debe cumplirse el último día hábil de cada semana y, en ellas
debe expresarse:
a.- El nombre de las partes en la forma que aparezca
en la carátula del respectivo expediente; esta circunstancia
adquiere importancia cuando al formar la tabla se incurra en
un error en la individualización de las partes, lo que
eventualmente podría constituir un obstáculo para proceder a
la vista de la causa en el día señalado, lo que en la práctica
de los tribunales se manifiesta como " mal anunciada "
constituyendo dicha anomalía un obstáculo para la adecuada
defensa de las partes del juicio. Sobre el particular, el inciso
penúltimo del artículo 165 del Código de Procedimiento Civil
expresa: " Los errores, cambios de letras o alteraciones no
substanciales de los nombres o apellidos de las partes no
impiden la vista de la causa."
b.- Del día en cada uno deba tratarse y,
c.- Del número de orden que le corresponda.
Esta tabla debe colocarse en un lugar visible.-
207

Si la Corte funciona en varias salas, el Presidente debe
formar tantas tablas como salas haya, y distribuir las causas
entre ellas por sorteo.

De la radicación de ciertas causas.
Excepcionalmente no se sortean ciertas causas
denominadas “radicadas “, esto quiere decir que en el caso
de los recursos mencionados enseguida, serán de
competencia de la sala que haya conocido por primera vez
del mismo o que hubiere sido designada para tal efecto,
aunque no hubiere entrado a conocerlos, siendo ellos::
I.- Los recursos de amparo, y
II.- Las apelaciones relativas a la libertad de los
imputados u otras medidas cautelares personales.-
III.- Los recursos de apelación en los cuales se hubiere
concedido orden de no innovar. Para mayor comprensión
diremos que dicha orden suspende los efectos de la
resolución recurrida o paraliza su cumplimiento.-
Acumulación de recursos.
Procede en el caso que ante una misma Corte de
Apelaciones se encuentren pendientes distintos recursos de
carácter jurisdiccional, esto es, tales recursos al ser
acumulados deben verse conjunta y simultáneamente ,
siempre y cuando se cumplan las siguientes exigencias, :
1°.- Dichos recursos deben incidir en una misma causa,
cualquiera sea su naturaleza.
2°.- la acumulación deberá hacerse de oficio, es decir,
de propia iniciativa por el tribunal, empero, las partes tienen
el derecho de pedir el cumplimiento de dicha norma.
Se contempla en el artículo 66 una excepción relativa al
recurso de queja, pues la ley también ordena se acumule a
los recursos jurisdiccionales y por lo tanto, deberá resolverse
conjuntamente con ello.
208

La instalación del tribunal..-
La vista de la causa debe hacerse en el día y en el
orden establecido en la tabla, siendo previo, la instalación del
tribunal por parte del Presidente, quien debe llamar a los
funcionarios que deban integrarla.
El Presidente debe levantar acta de instalación en la
que señalara el nombre de los Ministros asistentes y de los
inasistentes expresando la causa de esta última
circunstancia. Una copia de esta acta debe fijarse en la tabla
de la correspondiente sala, así lo expresa el artículo 90 Nº2
del Código Orgánico de Tribunales.
Instalado el Tribunal, enseguida se inicia la audiencia,
procediéndose a la vista de las causa en el orden en que
aparecen en la tabla, dicho orden puede verse alterado por la
existencia de causas que tengan preferencia para verse antes
o cuando algunos de los abogados tiene otra vista o
comparecencia. En estos casos se dice que la vista de la
causa ha sido retardada.
Las causas que tienen preferencia son las siguientes:
A.- Aquellas cuya vista quedó interrumpida en el día
anterior y que en consecuencia debe continuarse al día
siguiente y,
B.- Las causas agregadas, esto es, las causas que
gozan de preferencia especial que permite que sean
agregadas extraordinariamente a la tabla en los primeros
lugares siendo ellas las que a continuación se mencionan:
1º las apelaciones relativas a la prisión preventiva de
los imputados u otras medidas cautelares en su contra.
2º Los recursos de amparo, y
3º los demás que determinen las leyes - artículo 69
inciso 5º.- del Código Orgánico de tribunales -
Además de estas situaciones contempladas por la ley,
209

en el Auto Acordado Sobre Tramitación y Fallo del Recurso de
Protección a las Garantías Constitucionales de la Corte
Suprema de 24 de mayo de 1998, en el inciso segundo del
artículo 3º se prescribe: " Recibido el informe y los
antecedentes requeridos, o sin ellos, el Tribunal ordenará
traer los autos en relación y dispondrá agregar
extraordinariamente la causa a la tabla del día subsiguiente,
previo sorteo, en las Cortes de Apelaciones de más de una
Sala. "
De la suspensión y el retardo.--
Con relación a esta materia debemos tener presente la
actual redacción de los incisos segundo y tercero del artículo
373 del Código Orgánico de Tribunales que expresa:" las
causas que se ordene tramitar, las suspendidas y las que por
cualquier motivo no hayan de verse, serán anunciadas en la
tabla antes de comenzar la relación de las demás. Asimismo,
en esa oportunidad deberán señalarse aquellas causas que
no se verán durante la audiencia, por falta de tiempo. La
audiencia se prorrogará, si fuere necesario hasta ver la última
de las causas que resten en tabla. "
Ahora bien, siendo posible como lo pone de manifiesto
la disposición antes transcrita que una causa no se vea el día
prefijado por haberse SUSPENDIDO, ello ocurre en los casos
descritos por el artículo 165 del Código de Procedimiento
Civil, sic:
" Sólo podrá suspenderse en el día designado al efecto
la vista de la causa, o retardarse dentro del mismo día.
1º Por impedirlo el examen de las causas colocadas en
lugar preferente, o la continuación de la vista de otro pleito
pendiente el día anterior,
2º. Por falta de miembros del tribunal en número
suficiente para pronunciar sentencia;
"3º por muerte del abogado patrocinante, del
210

procurador o del litigante que gestione por sí en el pleito.
En estos casos, la vista de la causa se suspenderá por
quince días contados desde la notificación al patrocinado o
mandante de la muerte del abogado o procurador, o desde la
muerte del litigante que obraba por si mismo, en su caso;
4º. Por muerte del cónyuge o de alguno de los
descendientes o ascendientes del abogado defensor, ocurrida
dentro de los ocho días anteriores al designado para la vista;
5º. Por solicitarlo alguna de las partes o pedirlo de
común acuerdo los procuradores o los abogados de ellas.
Cada parte podrá hacer uso de este derecho hasta por
una sola vez. En todo caso, sólo podrá ejercitarse este
derecho por dos veces, cualquiera que sea el número de
partes litigantes, obren o no por una sola cuerda. La
suspensión de común acuerdo procederá por una sola vez.
El escrito en que se solicite la suspensión deberá ser
presentado hasta las doce horas del día hábil anterior a la
audiencia correspondiente. La solicitud presentada fuera de
plazo será rechazada de plano. La sola presentación del
escrito extingue el derecho a la suspensión aun si la causa no
se ve por cualquier otro motivo. Este escrito pagará en la
Corte Suprema un impuesto especial de media unidad
tributaria mensual y en las Cortes de Apelaciones de un
cuarto de unidad tributaria mensual y se pagará en
estampillas de impuesto fiscal que se pegarán en el escrito
respectivo.
El derecho a suspender no procederá respecto del
amparo;
6º. Por tener alguno de los abogados otra vista o
comparecencia a que asistir en el mismo día ante otro
tribunal.
El presidente respectivo podrá conceder la suspensión
por una sola vez o simplemente retardar la vista, atendidas
211

las circunstancias. En caso que un abogado tenga dos o más
vistas en el mismo día y ante el mismo tribunal, en salas
distintas, preferirá el amparo, luego la protección y en seguida
la causa que se anuncie primero, retardándose o
suspendiéndose las demás, según las circunstancias; y
7º. Por ordenarlo así el tribunal, por resolución fundada,
al disponer la práctica de algún trámite que sea estrictamente
indispensable cumplir en forma previa a la vista de la causa.
La orden de traer algún expediente o documento a la vista, no
suspenderá la vista de la causa y la resolución se cumplirá
terminada ésta.
Las causas que salgan de la tabla por cualquier motivo
volverá a ella al lugar que tenían.
Los errores, cambios de letras o alteraciones no
substanciales de los nombres o apellidos de las partes no
impiden la vista de la causa.
Los relatores en cada tabla, deberán dejar constancia
de las suspensiones ejercidas de conformidad a la causal del
Nº 5º. y de la circunstancia de haberse agotado o no el
ejercicio de tal derecho."

El anuncio.-
El artículo 163 exige que llegado el momento en que
debe iniciarse la vista de la causa propiamente tal, se anuncie
ese hecho mediante la colocación en un lugar conveniente el
respectivo número de orden, el cual se mantendrá fijo hasta
que se pase a otro asunto.-
La relación.-
Una vez anunciada la causa, debe procederse a su
relación, tarea asignada por la ley a los funcionarios
denominados relatores, quiénes de proceder a la relación de
la causa, debe cumplir previamente con ciertas obligaciones
a saber:
212

a.- Si el tribunal está integrada por personas que no
pertenecen a su personal ordinario, antes de comenzar la
vista, se pondrá en conocimiento de las partes ( también el
secretario puede cumplir esta obligación) o de sus abogados
el nombre de los integrantes, y se procederá a ver la causa
inmediatamente, a menos que en el acto se reclame, de
palabra o por escrito, implicancia o recusación en contra de
alguno de ellos.
En estos casos, el reclamo deducido debe formalizarse
dentro de tercero día, suspendiéndose en el intertanto la vista
de la causa -artículo 166 del Código Orgánico de Tribunales -
b.- El relator debe dar cuenta al tribunal de todo vicio u
omisión substancial que notare en el proceso – artículo 373
del Código Orgánico de Tribunales y 222 del Código de
Procedimiento Civil. En este caso es posible que el tribunal
ordene que se complete la tramitación de la causa, de modo
que la causa como se dice en la práctica "sale en trámite"
suspendiéndose su vista, aunque conservándose el número
de orden - ver Auto Acordado de la Corte Suprema que
Establece Instrucciones Respecto de Documentos y
Expedientes Que Las Cortes De Apelaciones Ordenan Traer a
la Vista y Diligencias Para mejor resolver que Decretan los
Tribunales de 12 de agosto de 1963, su texto se encuentra en
el apéndice del Código Orgánico de Tribunales.-
También reglamenta esta materia el Nº7 del art. 165 del
Código de Procedimiento Civil, expresando: " La orden de
traer un expediente o documento a la vista, no suspenderá la
vista de la causa y la resolución se cumplirá terminada ésta".
En tales casos los relatores conforme a lo previsto en
el artículo 372 Nº 3 del Código Orgánico de Tribunales deben
revisar los expedientes para traer los documentos o procesos
en forma previa a la vista de la causa -artículo 69 inciso 1º del
Código Orgánico de Tribunales.-
213

c.- El Relator debe dar cuenta al Tribunal de las faltas o
abusos que pudieren dar lugar al ejercicio de las facultades
disciplinarias del Tribunal –artículo 373 del Código Orgánico
de Tribunales.-
d.- Pesa también sobre el relator la obligación de
anunciar en la tabla, antes de comenzar la relación, las
causas que se ordene tramitar, las suspendidas, y las que por
cualquier motivo no hayan de verse. Asimismo, en esa
oportunidad deberán señalarse aquellas causas que no se
verán durante la audiencia, por falta de tiempo. La audiencia
se prorrogará, si fuere necesario, hasta ver la última de las
causas que resten en la tabla.
e.- Posteriormente, se inicia la relación, la que se
efectuará en presencia de los abogados de las partes que
hayan asistido y se hubiesen anunciado para alegar - artículo
223 Código de Procedimiento Civil - y Auto Acordado de 2 de
septiembre 1994. Una vez iniciada la relación, no se permitirá
el ingreso de abogados. Los Ministros podrán, durante su
transcurso, formular preguntas o hacer observaciones al
relator, las cuales no pueden servir de fundamento a una
eventual inhabilidad de quien las formula.
LOS ALEGATOS.-
Los alegatos son defensas orales hechas por los
abogados habilitados para el ejercicio de la profesión; en
ciertas circunstancias especificas se autoriza para realizarlos
los postulantes en práctica para obtener el título de abogado
en las Corporaciones de Asistencia Judicial creadas por Ley
17.995, siempre y cuando esas defensas ante las Cortes de
Apelaciones y Marciales, lo sean en favor de las personas
patrocinadas por esas entidades. Para estos fines el
representante de ellas deberá otorgar al postulante un
certificado acreditándolo como tal .
Los alegatos se efectúan una vez concluida la relación,
214

en audiencia pública, siempre y cuando los abogados se
hayan anunciado previamente. En primer término alega el
abogado apelante, y en seguida, el de la parte apelada. Si
son varios los apelantes, harán su exposición los abogados
en el orden de las fechas en que hayan interpuesto las
apelaciones, empezando por los primeros en hacerlo. Si son
varios los apelados, los abogados intervendrán en el orden
alfabético de aquellos.
Los abogados tendrán derecho a rectificar los errores
de hecho observados en el curso del alegato de la parte
contraria, al término de éste, empero no se permite replicar en
lo concerniente a puntos de derecho.
La duración de los alegatos de cada abogado se
limitarán a media hora. El Tribunal, a petición del interesado,
podrá prorrogar el plazo por el tiempo que estime
conveniente.
Durante los alegatos, el Presidente de la sala podrá
invitar a los abogados que extiendan sus consideraciones a
cualquier punto de hecho o de derecho comprendido en el
proceso, pero esta invitación no obstará a la libertad del
defensor para el desarrollo de su exposición. Una vez
finalizados los alegatos, y antes de levantar la audiencia,
podrá también pedirles que precisen determinados puntos de
hecho o de derecho que considere importantes.
Al término de la audiencia, los abogados podrán dejar a
disposición del tribunal una minuta de sus alegatos.
El relator dará cuenta a la sala de los abogados que
hubieren solicitado alegatos o se hubiesen anunciado para
alegar y no concurrieren a la audiencia respectiva para oír la
relación ni hacer alegato. El Presidente de la sala oirá al
interesado, y, si encontrare mérito para sancionarlo, le
aplicará una multa no inferior a una ni superior a cinco
unidades tributarias mensuales, la que se duplicará en caso
215

de reiteración de la falta dentro de un mismo año calendario.
El sancionado no podrá alegar ante esa misma Corte
mientras no certifique el secretario de ella, en el
correspondiente expediente, que se ha pagado la multa
impuesta.- artículo 223 Código Orgánico de Tribunales y Auto
Acordado Corte Suprema-
Del acuerdo.-
Concluidos los alegatos, debe entenderse terminada la
vista de la causa, y acto seguido ésta puede ser fallada de
inmediato o puede quedar en acuerdo, esto quiere decir que
la causa no se falla de inmediato y pueden quedar en estado
de acuerdo en los siguientes casos:
a.- Cuando se decreta una medida para mejor resolver
-artículo 227 inciso 2º del Código de Procedimiento Civil -
b.- Cuando el tribunal manda, a petición de parte,
informar en derecho artículo 228 del Código de Procedimiento
Civil. El término para informar en derecho será fijado por el
tribunal y no podrá exceder de 60 días, salvo acuerdo de las
partes. En esta situación el artículo 372 del Código Orgánico
de Tribunales, impone a los relatores el deber de cotejas con
los procesos los informes en derecho, y anotar bajo su firma
la conformidad o disconformidad que notaren entre el mérito
de éstos y los hechos expuesto en aquéllos.
c.- Cuando el Tribunal resuelve dejarla EN ACUERDO
para hacer un mejor estudio de ella.
En estos casos, las causas civiles deben fallarse en un
plazo no superior a los 30 días o 15, según si la causa
necesita ser estudiada con mayor detenimiento a petición de
varios o de un solo Ministro -artículo 82 del Código Orgánico
de Tribunales.-
Por último, es importante recordar que si la causa no
fuere despachada inmediatamente, pesa sobre los relatores
la obligación de anotar el mismo día de la vista, los nombres
216

de los jueces que hubieren concurrido a ella –artículo 372
nº5 del Código Orgánico de Tribunales.-
LOS ACUERDOS DE LAS CORTES DE
APELACIONES.
Toda sentencia que se pronuncia en un asunto,
constituye un juicio lógico establecido luego de un examen
preliminar de la trascendencia de los hechos; la interpretación
de los resultados de la prueba; la valorización de esos
resultados; la construcción del hecho específico concreto a
base de los juicios singulares de hecho y la calificación
jurídica de aquel; comparación del específico cuya certeza se
ha establecido con el hecho específico legal y la
determinación del efecto jurídico.-
Cuando nos encontramos ante un tribunal unipersonal
el estudio del proceso para la construcción de este juicio
lógico no ofrece mayores dificultades, por cuanto es sólo una
persona la que ha de recorrer las diversas etapas que le
permitirán llegar a pronunciar el fallo que resuelva el conflicto
sometido a su decisión. Ella tendrá el proceso a su
disposición para su estudio y no habrá nadie se ha
interpuesto en el recorrido de estas fases para objetarle las
premisas previas sentadas para la formulación del fallo.
Pero si se trata de un Tribunal colegiado, el camino
para arribar a la formulación de la sentencia que resuelve el
conflicto se dificulta notoriamente; en este caso, el proceso
debe ser estudiado por diversas personas y pueden existir
discrepancias entre ellas respecto de algunas de las diversas
etapas previas ha recorrerse para arribar a la formulación del
juicio lógico que decida el conflicto. Así algunos podrán
estimar que los hechos utilizados como fundamento de la
pretensión del demandante se encuentran probados y otros
podrán sostener los contrario; unos podrán otorgar al hecho
establecido el carácter de un contrato determinado y el resto
217

negárselo, etc.
A fin de precaver los inconvenientes que puedan
suscitarse ante un Tribunal colegiado respecto del estudio de
los antecedentes del proceso y dar una solución a las
diversas discrepancias que pudieran plantearse en la
determinación de las cuestiones previas que servirán de base
para el pronunciamiento de la sentencia por esta clase de
Tribunales, nuestro Código Orgánico de Tribunales ha
establecido normas sobre los acuerdos.
Esta importante materia se encuentra regulada en el
párrafo 2º del Código Orgánico de Tribunales artículos. 72 a
89, preceptos en los cuales se resuelven los problemas
referentes a las personas que intervienen en los acuerdos y
la forma en que deben adoptarse éstos.
PERSONAS QUE INTERVIENEN EN LOS
ACUERDOS.-
Sobre la materia el Código Orgánico de Tribunales
establece las siguientes reglas:
1º.- De partida diremos que los acuerdos deben
tomarse por las Cortes de Apelaciones con un número de
miembros no inferior al mínimum determinado por la ley -
artículo 72 del Código Orgánico de Tribunales- disposición la
cual debe concordarse con la del artículo 67 del mismo texto
legal que requiere para el funcionamiento del tribunal pleno, a
lo menos, la concurrencia de la mayoría absoluta de los
miembros que la componen. En tanto que las salas pueden
funcionar a lo menos con tres miembros;
2º.- No pueden tomar en los acuerdos los jueces que
no hubieren concurrido a la vista de la causa -artículo 75 del
Código Orgánico de tribunales.- Esto se constata mediante el
certificado del relator.
3º.- Si algún juez ha cesado en sus funciones o se
encuentra física o moralmente imposibilitado para intervenir
218

en el acuerdo queda relevado de esta obligación;
4º.- Si antes del acuerdo falleciere, fuera destituido
trasladado o jubilare algunos de los jueces que concurrieron a
la vista de la causa se procederá a ver de nuevo el negocio
-artículo 77 del Código Orgánico de Tribunales.-
5º.- Si uno de los jueces que estuvieron en la vista de la
causa se imposibilitare por enfermedad, se procederá a una
nueva vista de la causa si no pudiere dicho juez comparecer
dentro de los treinta días siguientes o dentro del plazo menor
en que convinieren todas las partes -artículo 78 del Código
Orgánico de Tribunales.-
6º.- No se procederá a una nueva vista de la causa en
los casos reglados por los Nos 3 y 4 cuando el fallo fuere
acordado con el voto conforme de la mayoría del total de los
jueces que concurrieron a la vista -artículo 80 del Código
Orgánico de Tribunales.-
FORMA DE ALCANZAR EL ACUERDO.-
Los acuerdos son secretos y se adoptan por mayoría
absoluta de votos, conforme lo establecen los artículos 72 y
81 del Código Orgánico de Tribunales. Excepcionalmente la
ley establece otro "quórum" de votación. Enseguida
realizaremos una análisis de las normas legales contenidas
en el artículo 83 Código Orgánico de Tribunales relativas a la
forma de alcanzar los acuerdos:
1º.- En primer término se determinan con precisión las
cuestiones de hechos materia de la causa, sin entrar en
ninguna otra clase de observaciones que no tengan por
exclusivo fin el esclarecimiento de los hechos.-
2º.- Si en el debate se hubiese promovido discusión
sobre la exactitud o falsedad de uno o más hechos
controvertidos entre las partes, cada una de las cuestiones
será resuelta por separado;
3º.- La cuestión que ya hubiere sido resuelta servirá de
219

base, en cuanto la relación o encadenamientos de los hechos
lo exigiere, para la decisión de las demás cuestiones que en
el debate se hubieren suscitado;
4º.- Establecidos los hechos en la forma prevenida por
las reglas anteriores, se procederá a aplicar las leyes que
fueren del caso, si el tribunal estuviere de acuerdo en este
punto;
5º.- Si en el debate se hubieren suscitado cuestiones
de derecho, cada una de ellas será resueltas por separado, y
las cuestiones resueltas servirán de base para la resolución
de las demás, y
6º.- Resueltas todas las cuestiones de hecho y de
derecho que se hubieren suscitado, las resoluciones parciales
del tribunal se tomarán por base para dictar la resolución final
del asunto.
Las reglas del artículo 83, tienen aplicación cuando
durante la búsqueda de la decisión se producen
discrepancias, sea sobre los hechos y las disposiciones
legales aplicables a tales hechos; sea que la discordancia sea
absoluta o solamente respecto de algunos puntos de hecho o
de derecho.
Orden en que se desarrolla la votación.-
En los acuerdos de los tribunales colegiados emite
primero su voto el ministro menos antiguo y se continúa la
votación, haciéndolo los demás ministros en el orden inverso
al de su antigüedad, siendo el último en votar el Presidente.
Cuando se entiende producido el acuerdo.-
El artículo 85 expresa que se entiende terminado el
acuerdo cuando se obtenga mayoría legal sobre la parte
resolutiva del fallo y sobre un fundamento, a lo menos, en
apoyo de cada uno de los puntos que dicho fallo comprenda,
es decir, la ley exige dos presupuestos:
a.- Acuerdo sobre la decisión misma del asunto, o sea,
220

si se le acoge o rechaza, y
b.- Acuerdo sobre un considerando en apoyo de la
resolución.-
Se habla de mayoría legal y para que ella exista debe
producirse aquella que señala el artículo 72, la referida norma
contiene excepciones en la ley, siendo el caso:
DISCORDIA DE VOTOS.-
Durante la formación del acuerdo puede producirse
discordia de votos, en materia criminal, se siguen las reglas
señaladas para los tribunales del juicio oral en lo penal
FORMALIDADES POSTERIORES AL ACUERDO.-
Con arreglo a lo prescrito en los artículos 85 y 89 del
Código Orgánico de Tribunales una vez que hay acuerdo
debe procederse a la designación de un Ministro redactor de
la sentencia, por medio de una resolución que se notificará a
las partes. En la práctica existe un turno en cada Corte de
Apelaciones para este efecto, el Ministro redactor deberá
entregar el proyecto de sentencia conforme a lo acordado y el
secretario certificará el hecho de la entrega. Los Ministros
deberán suscribir la sentencia dentro de tercero día, en ella
deberá indicarse el nombre del Ministro redactor y los
nombres de los Ministros que han sustentado una opinión
contraria. En el Libro de Acuerdos se consignarán los votos
disidentes y sus fundamentos, y las razones especiales de
algún miembro de la mayoría que no hubieren quedado en la
sentencia -prevenciones-
FUNCIONES DEL PRESIDENTE DE LA CORTE DE
APELACIONES.-
Como cuestión previa debemos manifestar que de
conformidad con lo expresado en el artículo 57 del Código
Orgánico de Tribunales el Presidente dura un año en sus
funciones a contar del 1º de marzo y son desempeñadas por
los miembros del tribunal, turnándose cada uno por orden de
221

antigüedad en la categoría correspondiente del escalafón.
Sus atribuciones se encuentran indicadas en el artículo
90 del Código Orgánico de Tribunales., siendo ellas, las
siguientes:
1º.- Presidir el tribunal en todas sus reuniones
públicas;
2º.- Instalar diariamente la sala o salas, según el caso,
para su funcionamiento, haciendo llamar, si fuere necesario, a
los funcionarios que deban integrarla, se levantará acta de la
instalación, autorizada por el secretario, indicándose en ella
los nombres de los ministros asistentes, y de los que no
hubieren concurrido con expresión de la causa que motivare
su inasistencia. Una copia de esta acta se fijará en la tabla de
la sala correspondiente;
3º.- Formar el último día hábil de cada semana, en
conformidad a la ley, las tablas de que deba ocuparse el
tribunal en la semana siguiente. Se destinará un día, por lo
menos, fuera de las horas ordinarias de audiencia, para el
conocimiento y fallo de los recursos de queja y de las causas
que hayan quedado en acuerdo, en el caso del artículo 82;
4º.- Abrir y cerrar las sesiones del tribunal, anticipar o
prorrogar las horas del despacho en caso que así lo requiera
algún asunto urgente y grave y convocar extraordinariamente
al tribunal cundo fuere necesario;
5º.- Mantener el orden dentro de la sala del tribunal,
amonestando a cualquier persona que lo perturbe u aun
haciéndole salir de la sala n caso necesario;
6º.- Dirigir los debates del tribunal, concediendo la
palabra a los miembros que la pidieren;
7º.- Fijar las cuestiones que hayan de debatirse y las
proposiciones sobre las cuales haya de recaer la votación;
8º.- Poner a votación las materias discutidas cuando el
tribunal haya declarado concluido el debate;
222

9º.- Enviar al Presidente de la Corte Suprema, antes
del quince de febrero de cada año, la estadística a que se
refiere el artículo 589, y
10º.- Dar cuenta al Presidente de la Corte Suprema de
las causas en que no se haya dictado sentencia en el plazo
de treinta días, contados desde el término de la vista, y de los
motivos del retardo.
Tales atribuciones le corresponden, sin perjuicio, de las
que le confieren otros preceptos legales, entre las cuales
tiene especial relevancia la del artículo 499 del Código
Orgánico de Tribunales que lo faculta para designar en
propiedad a los funcionarios del Escalafón del Personal de
Empleados en los tribunales de su respectiva jurisdicción.
Las resoluciones que adopte el Presidente de una
Corte de Apelaciones no podrán prevalecer en contra del voto
del tribunal, salvo el caso de las atribuciones contempladas
en los Nos. 1, 2, 9 y 10 del artículo 90 del Código Orgánico de
Tribunales y por supuesto la del artículo la del 499.-
En ausencia del Presidente de una Corte de
Apelaciones, hará sus veces el Ministro más antiguo de los
que se encontrare en funciones.-
Los Presidentes de las salas tendrán las atribuciones
que señalan los Nos 1, 4, 5, 6, 7 y 8 del artículo 90 del Código
Orgánico de Tribunales.
La Corte Suprema.-
Es un tribunal colegiado compuesto por el número de
miembros señalados por la ley y ejerce jurisdicción sobre todo
el territorio de la República siendo su función específica velar
por la correcta y uniforme aplicación de la Constitución y de
las leyes.-
La organización y competencia de la Corte Suprema
está regulada por los artículos 93 a 107 del Código Orgánico
de Tribunales..-
223

Generalidades
Es un tribunal cuyas principales características las
mencionamos a continuación:
1º.- Ordinario,
2.- Colegiado,
3.- Letrado, y
4.- Permanente.-
La Corte Suprema es el más alto tribunal de la
República y tiene como funciones primordiales:
a.- Ejercer la superintendencia directiva, económica y
correccional de todos los tribunales de la República,y
b.- En general, la de velar por la correcta aplicación de
la Constitución y las leyes.
Antecedentes históricos.-
En todos los ordenamientos jurídicos existe tribunal
superior colocado en la pirámide de la organización judicial.
La Corte Suprema tiene sus orígenes en el llamado
Tribunal Supremo Judiciario instituido por el reglamento
Constitucional de 1811 y mantenido en términos más o
menos similares por el Reglamento Constitucional de 1812.
La Constitución de 1823 llamó a este Tribunal "SUPREMA
CORTE DE JUSTICIA" y le encomendó el ejercicio de la
superintendencia, directiva, correccional y económica sobre
todos los Tribunales de la República. La Constitución de 1828
le dio la denominación actual, siendo ratificada por la
Constitución de 1833. Posteriormente, se amplió la órbita de
sus atribuciones al conocimiento del recurso de nulidad -que
era una especie de recurso de casación en la forma - pero
este recurso sólo pudo interponerse a partir de la vigencia del
Código de Procedimiento Civil y del Código de Procedimiento
Penal que reglamentaron su existencia. Finalmente la
Constitución de 1925 ratificó la existencia de la Corte
Suprema y agregó a sus funciones la de conocer el
224

RECURSO DE INAPLICABILIDAD POR
INCONSTITUCIONALIDAD disposición actualmente
derogada por la ley 20.050 en su artículo 1° n°37 de 26 de
agosto del 2005.-
Organización de la Corte Suprema.-
La Corte Suprema es un tribunal colegiado compuesto
por veintiún miembros, uno de los cuales es su Presidente,
elegido por la propia Corte de entre sus miembros y dura dos
años en sus funciones, no pudiendo ser reelegido los demás
miembros, para los efectos de su designación se pueden
dividir en dos grupos A.- dieciséis de ellos provenientes del
poder judicial y B.- cinco de sus ministros pueden ser
abogados extraños al poder judicial.
Sede y Funcionamiento.-
La Corte Suprema tiene su sede en la capital de la
República –artículo 94 del Código Orgánico - La Corte
Suprema funciona en salas especializadas o en pleno artículo
95 del Código Orgánico de Tribunales.
Ahora bien, cuando la Corte Suprema se avoca al
conocimiento de los asuntos a que se refiere el artículo 98 del
Código Orgánico de Tribunales funcionará ordinariamente
dividida en tres salas o extraordinariamente en cuatro
correspondiéndole a la propia Corte determinar uno u otro
funcionamiento,
Durante el funcionamiento extraordinario -cuatro salas
-la Corte Suprema designará los relatores interinos que
estime necesarios quiénes durante el tiempo que sirvieren el
cargo gozarán de igual remuneración que los titulares.
En cualquier caso - ordinario o extraordinario – las
salas deberán funcionar con no menos de cinco jueces cada
una y el pleno con la concurrencia de once de sus miembros
a los menos.
Corresponderá a la propia Corte, mediante Auto
225

Acordado, establecer la forma de distribución de sus ministros
entre las diversas salas de su funcionamiento ordinario o
extraordinario , ella en todo caso permanecerá invariable por
un período de a lo menos, dos años.
La integración de la sala será facultativa para el
Presidente de la Corte. Si opta por hacerlo, podrá integrar
cualquiera de las salas.
Cada Sala en que se divida la Corte Suprema será
presidida por el ministro más antiguo, cuando no esté
presente el Presidente de la Corte.
Cabe señalar que por disposición del artículo 218 del
Código Orgánico de Tribunales las salas de la Corte Suprema
no podrán funcionar con mayoría de abogados integrantes,
tanto en su funcionamiento ordinario como extraordinario.
Competencia del Tribunal Pleno.- ( artículo 96 )
Corresponde a la Corte Suprema en pleno:
1º.- Conocer de las contiendas de competencia de que
trata el artículo 79;
2º.- Conocer de las apelaciones que se deduzcan en
las causas por desafuero de senadores y diputados a que se
refiere el art. 58 de la Constitución;
3º.- Conocer en segunda instancia, de los juicios de
amovilidad fallados en primera por las Cortes de Apelaciones
o por el Presidente de la Corte Suprema, seguidos contra
jueces de letras o Ministro de las Cortes de Apelaciones,
respectivamente;
4º.- Ejercer las facultades administrativas, disciplinarias
y económicas que las leyes le asignan, sin perjuicio de las
que les corresponda a las salas en los asuntos de que estén
conociendo en conformidad a los artículos 542 y 543 en uso
de tales facultades, podrá determinar la forma de
funcionamiento de los tribunales y demás servicios judiciales,
fijando los días y horas de trabajo en atención a las
226

necesidades del servicio.
5º.- Informar al Presidente de la República, cuando se
solicite su dictamen, sobre cualquier punto relativo a la
administración de justicia y sobre el cual no exista cuestión de
que deba conocer;
6º.- Informar las modificaciones que se propongan a la
ley orgánica constitucional relativa a la Organización y
Atribuciones de los Tribunales, de acuerdo a lo dispuesto en
el artículo 74 de la Constitución;
7º.- Conocer y resolver la concesión y revocación de la
libertad condicional, en los casos en que se hubiere impuesto
el presidio perpetuo calificado. La resolución, en este caso,
deberá ser acordada por la mayoría de los miembros en
ejercicio.
8°.- Conocer de todos los asuntos que leyes
especiales le encomienden expresamente.
Todos los autos acordados de carácter y aplicación
general que dicte la Corte Suprema deberán ser publicados
en el Diario Oficial.
Competencia de las Salas de la Corte Suprema –
artículo 98 del Código Orgánico de Tribunales.-
Las salas de la Corte Suprema conocerán:
1º.- De los recursos de casación en el fondo;
2º.-De los recursos de casación en la forma interpuesto
contra sentencias dictadas por las Cortes de Apelaciones o
por un tribunal arbitral de segunda instancia constituido por
árbitros de derecho en los casos en que estos árbitros hayan
conocido de negocios de la competencia de dichas Cortes;
3º.- De las apelaciones deducidas contra las sentencias
dictadas por las Cortes de Apelaciones en los recursos de
amparo y de protección;
4º.- de los recursos de nulidad interpuesto en contra de
la sentencia definitivas dictadas por los tribunales con
227

competencia en lo criminal cuando corresponda de acuerdo a
la ley procesal penal.
5º.- De los recursos de revisión
6°.- En segunda instancia, de las causas a que se
refieren los Nos. 2º y 3º del art. 53; esto es, de aquellas
conocidas en primera instancia por su Presidente en primera
instancia, siendo las siguientes:
I.- De las demandas civiles que se entablen contra uno
o más miembros o fiscales judiciales de las Cortes de
Apelaciones para hacer efectiva su responsabilidad por actos
cometidos en el desempeño de sus funciones.
II.- De las causas de presas y demás que deban
juzgarse con arreglo al Derecho Internacional.- Vicarios
Generales, los Provisores y los Vicarios Capitulares; y de las
querellas de capítulos
6º.- De los recursos de queja, pero la aplicación de
medidas disciplinarias será de la competencia del tribunal
pleno;
7º.- De los recursos de queja en juicios de cuentas
contra las sentencias de segunda instancia dictadas con falta
o abuso, con el solo objeto de poner pronto remedio al mal
que lo motiva, y
8º.- De las solicitudes formuladas en conformidad a la
ley procesal, para aclarar si concurren las circunstancias
necesarias para habilitar a la autoridad requerida para
negarse a proporcionar determinada información o para
oponerse a la entrada y registro de lugares religiosos,
edificios en donde funcionen una autoridad pública o recintos
militares o policiales.
9°.- De los demás negocios judiciales de competencia
de la Corte Suprema cuando no estén entregados
expresamente al conocimiento del pleno.
Forma como se hace la distribución de las causas
228

de que han de conocer las salas de la C. Suprema.-
De acuerdo con la reforma introducida por la ley 19.374
de 18 de febrero de 1995, el artículo 95 del Código Orgánico
de Tribunales establece el funcionamiento de la Corte
Suprema, ya sea en pleno o dividida en salas, siendo el
número de éstas variable, según se trate de funcionamiento
ordinario o extraordinario, y, correspondiendo a este mismo
tribunal decidir, cuando lo hará de una u otra manera.
Ahora bien, para la distribución de los asuntos en las
diferentes salas, señala el artículo 99 del Código Orgánico de
Tribunales. la Corte Suprema dictará un Auto Acordado, para
establecer las materias de las cuales conocerá cada una de
las salas en que ésta se divida, tanto en funcionamiento
ordinario como extraordinario.
Al efecto especificará cual o cuales salas conocerán de
materias civiles, penales, constitucionales, contenciosas
administrativas, laborales, de menores, tributarias u otras
determinadas por el propio tribunal. Asimismo, señalará la
forma y periodicidad en que las salas especializadas
decidirán acerca de las materias indicadas en el inciso
primero del artículo 782 del Código de Procedimiento Civil
expresa: "Elevado un proceso en casación, el tribunal
examinará en cuenta si la sentencia objeto del recurso es de
aquellas contra las cuales lo concede la ley y si el recurso
reúne los requisitos que establecen los artículos 772 y 776,
..".y, en los incisos primero y segundo del art. 779 del C.P.C.,
cuyo texto es::" Es aplicable al recurso de casación lo
dispuesto en los artículos 200, 202 y 211 ."El artículo 201 sólo
será aplicables en cuanto a la no comparecencia del
recurrente dentro del plazo legal." Respecto de los
recursos de casación que hayan ingresado hasta quince días
antes de la fecha en que se deba resolver sobre la materia.
En todo caso, la mencionada periodicidad no podrá ser
229

superior a tres meses.
Corresponderá al Presidente de la Corte Suprema, sin
ulterior recurso, asignar los asuntos a cada una de las salas,
según la materia en que incidan, en conformidad a lo
dispuesto anteriormente.
No obstante lo prescrito en el inciso primero, la Corte
Suprema, siempre mediante auto acordado, podrá modificar
la distribución de las materias de que conoce cada una de las
salas, cuando una repartición más equitativa de las mismas
así lo requiera.
En caso que ante la Corte Suprema se encuentren
pendientes distintos recursos de carácter jurisdiccional que
incidan en una misma causa, cualesquiera que sea su
naturaleza, éstos deberán acumularse y verse conjunta y
simultáneamente en una misma sala. La acumulación deberá
hacerse de oficio, sin perjuicio del derecho de las partes a
requerir el cumplimiento de esta norma.
FORMA COMO LA CORTE SUPREMA TRAMITA Y
FALLA LOS ASUNTOS DE SU COMPETENCIA.
En lo que dice relación de la forma como tramita y falla
los asuntos que la ley ha colocado en el ámbito de su
competencia, debe estarse a las mismas normas que se
establecen en lo pertinente para las Cortes de Apelaciones.
Recursos que proceden en contra de las
resoluciones de la Corte Suprema.
En lo pertinente expresa el artículo 97 del Código
Orgánico de Tribunales: las sentencias dictadas por la Corte
Suprema al fallar recursos de casación de fondo, de forma,
de nulidad en materia penal, de queja, de protección, de
amparo y de revisión no son susceptibles de recurso alguno,
salvo el de aclaración, rectificación o enmienda establecido
por el articulo 182 del Código de Procedimiento Civil.. Toda
reposición o reconsideración a las resoluciones referidas en
230

este artículo es inadmisible y será rechazado de plano por el
Presidente de la Corte, salvo la reposición establecido en los
artículos 778, 781 y 782 del Código de Procedimiento Civil.
EL PRESIDENTE DE LA CORTE SUPREMA.-
Sin perjuicio de la función que el artículo 102 del
Código Orgánico de Tribunales le encomienda al Presidente
de la Corte Suprema en el sentido de dar cuenta anual sobre
el trabajo judicial y otras materias, el art. 105 le entrega las
siguientes funciones:
A.- Ejercer respecto de la Corte Suprema las funciones
que los Nos. 1, 2, 4, 5, 6, 7 y 8 del art. 90 confieren a los
Presidentes de las Cortes de Apelaciones.
B.- Formar la tabla para cada día, según el orden de
preferencia asignada a las causas y hacer la distribución del
trabajo entre los relatores y demás empleados del tribunal.
Previo estudio de los asuntos que deberán ocupar la
atención del tribunal en cada semana, su Presidente formará
la tabla con las siguientes indicaciones, día de funcionamiento
de la Corte en un solo cuerpo, días cuando se divida en dos o
tres salas; días destinados a los acuerdos y horas precisas
cuando se de comienzo a la vista de la causa.
C.- Atender el despacho de la cuenta diaria y dictar los
decretos o providencias de mera substanciación de los
asuntos que corresponden conocer al tribunal o a cualquiera
de sus salas.
D.- Vigilar la formación del rol general de las causas
ingresadas al tribunal y de los roles especiales para las
causas que califique de despacho urgente u ordinario.
E.- Disponer la formación de estadísticas del
movimiento judicial de la Corte Suprema y de las Cortes de
Apelaciones; en conformidad a los estados bimestrales que
éstos últimos deban entregar.
F.- Adoptar las medidas convenientes para que las
231

causas conocidas por la Corte Suprema y las Cortes de
Apelaciones se fallen dentro del plazo prescrito por la ley y
velar porque las Cortes de Apelaciones cumplan igual
obligación respecto de las causas conocidas por los jueces de
sus respectivos territorios.
G.- Oír y resolver las reclamaciones interpuestas contra
los subalternos de la Corte Suprema; y
H.- Designar a uno de los miembros del Tribunal para
que quede de turno durante el feriado de vacaciones.

DE ALGUNOS TRIBUNALES ESPECIALES.
Generalidades.- En su inciso tercero el artículo 5° del Código
Orgánico de Tribunales, alude a los Juzgados de familia y del
trabajo, los cuales forman parte del Poder Judicial como
tribunales especiales y a su respecto les dedicaremos
algunas líneas en razón de su organización y competencia
muy similar en ciertos aspectos a la de los tribunales del
nuevo proceso penal, en razón de la oralidad, característica
de sus procedimientos.
Juzgados de familia.-
Mediante la ley 19.968 se crean los juzgados de Familia
y en cuyo artículo 1° se determina su función, cual es la de
conocer los asuntos aludidos en la ley precitada. Y los que le
fueren encomendados por otras leyes especiales, de
juzgarlos y hacer ejecutar lo juzgado.
En cuanto a su estructura y organización se regirán por
las disposiciones de la mencionada ley y en lo no previsto en
ellas, por las disposiciones del Código Orgánico de tribunales.

Conformación:- Estos tribunales tendrán el número de
jueces que para cada señale el artículo 4°. Contarán además,
con un consejo técnico, un administrador y una planta de
empleados de secretaria y se organizarán en unidades
232

administrativas, para el cumplimiento de las siguientes
funciones:
a.- Sala, Correspondiéndole la organización y asistencia
a la realización de las audiencias.
b.- Atención al público.- cuya función es otorgar una
adecuada atención , orientación e información al público al
juzgado, especialmente a los niños y adolescentes y a
manejar la correspondencia del tribuna.
c.- Servicios, que reunirá las labores de soporte
técnico de la red computacional del juzgado, de contabilidad y
de apoyo a la actividad administrativa, y la coordinación y
abastecimiento de todas las necesidades físicas y materiales
para la realización de las audiencias.
Composición .-
Estos tribunales tendrán la siguiente planta de personal:
1°.-Juzgado con un solo juez, un administrador, dos
miembros del consejo técnico, dos administrativos jefes, dos
administrativos ¡°, un administrador 2° y u auxiliar;
2°.- Juzgado con dos jueces, , un administrador,
dos miembros del consejo técnico, dos administrativos jefes,
tres administrativos 1°, un administrativo 2°, un administrativo
3° y un auxiliar.
3) Juzgado con tres jueces, un administrador, tres
miembros del consejo técnico, dos administrativos jefes,
cuatro administrativos 1°, dos administrativos 2°, un
administrativo 3° y un auxiliar.
Funcionamientos- A estos tribunales de familia, se les
aplican, en cuanto resulten compatibles, las normas del
Código Orgánico de tribunales para los juzgados de garantía
y tribunales del juicio oral en lo penal, en lo relativo a las
siguientes materias:
a.- Comité de jueces,
b.- Juez presidente,
233

c.- Administradores de tribunales, y
d.- Organización administrativa de los juzgados.
En cuanto a la distribución de causas en los territorios
jurisdiccionales de la Corte de Apelaciones respectiva, en
donde exista más de un juzgado de familia, este tribunal
determinará anualmente las normas que regirán sobre la
materia.

Adecuaciones de referencia.- El artículo 119 de la ley
19.968, establece que todas las referencias contenidas en
leyes generales o especiales a los juzgados de letras de
menores, a los jueces de menores o con competencia en
materia de menores, se entenderán hechas a los juzgados y
jueces de familia o con competencia en materia de familia,
respectivamente. De la misma forma, las referencias a las
causas o materias de menores se entenderán hechas a las
causas o materias de familia.
Competencia de los juzgados de familia.- De conformidad
con lo dispuesto en el artículo 8 de la precitada ley.
Corresponderá a los juzgados de familia conocer y resolver
las siguientes materias:
1°) Las causas relativas al derecho de cuidado
personal de los niños, niñas o adolescentes;
2°).Las causas relativas al derecho y al derecho y el
deber del padre o de la madre que no tenga el cuidado
personal del hijo, a mantener con éste una relación directa y
regular;
3° ) Las causas relativas al ejercicio, suspensión o
pérdida de la patria potestad; a la emancipación y a las
autorizaciones a que se refiere, los párrafos 2° y 3° del título
X del Libro Primero del Código Civil;
4°) Las causas relativas al derecho alimentos;
5°) Los disensos para contraer matrimonio;
234

6°) Las guardas, con excepción de los asuntos que
digan relación con la curaduría de la herencia yacente y sin
perjuicio de lo establecido en el inciso segundo del artículo
494 del Código Civil;
7°) la vida futura del niño, niña o adolescente, en el
caso del inciso tercero del artículo 234 del Código Civil;
8°) Todos los asuntos en que aparezcan niños, niñas o
adolescentes gravemente vulnerados o amenazados en sus
derechos, respecto de los cuales se requieran adoptar una
medida de protección conforme al artículo 30 de la Ley de
Menores;
9°) Las acciones de filiación y todas aquellas que digan
relación con la constitución o modificación del estado civil de
las personas, incluyendo la citación a confesar paternidad o
maternidad a que se refiere el artículo 188 del Código Civil;
10°) Todos los asuntos en que se impute un hecho
punible a niños, niñas o adolescentes exentos de
responsabilidad penal, y aplicar, cuando corresponda, las
medidas contempladas en el artículo 29 de la Ley de
Menores;
11°) la autorización para la salida de niños, niñas o
adolescentes del país, en los casos en que corresponda de
acuerdo a la ley;
12° ) Las causas relativas al maltrato de niños, niñas o
adolescentes de acuerdo a lo dispuesto en el inciso segundo
del artículo 62 de la ley N° 16.618;
13°) los procedimientos previos a la adopción, de que
trata el Título II de la ley 19.620:
14°) El procedimiento de adopción a que se refiere el
Título III de la ley 19.620;
15°) Los asuntos que susciten entre cónyuges,
relativos al régimen patrimonial del matrimonio y de los bienes
familiares:
235

a.- Separación judicial de bienes;
b.- Autorizaciones judiciales comprendidas en los
Párrafos 1° y 2° del Título VI del Libro I; y en los Párrafos 1°,
3° y 4° del Título XXII y en el Título XXII-A, del Libro IV, todos
del Código Civil;
c.- Las causas sobre declaración y desafectación de
bienes familiares y la constitución de derechos de usufructo,
uso o habitación sobre los mismos;
16°) Las acciones de separación, nulidad y divorcio
reguladas en la Ley de Matrimonio Civil;
17°) Las declaraciones Interdicción;
18°.) Los actos de violencia intrafamiliar;
19°) Toda otra cuestión personal derivadas de las
relaciones de familia.

De los Juzgados de Letras del Trabajo.
Generalidades:_Se trata de tribunales especiales
integrantes del Poder Judicial, teniendo sus magistrados la
categoría de Jueces de Letras , siéndoles aplicables las
normas del Código Orgánico de Tribunales en todo lo no
previsto en el Título I del Libro V del Código del Trabajo.
Cabe destacar que en el artículo 415 del texto legal
antes citado se indican los juzgados de Letras del Trabajo
existentes en las comunas que allí se mencionan y el número
de jueces de cada uno de ellos.
En las comunas o agrupación de comunas que no
sean territorio jurisdiccional de los Juzgados de Letras del
Trabajo, conocerán de las materias de competencia de dichos
tribunales, los Juzgados de Letras con competencia en lo
Civil.
Funcionamiento.- resulta novedoso el funcionamiento
de estos tribunales, pues a su respecto le son aplicables en
cuanto resulten compatibles, las disposiciones contenidas las
236

normas del Código Orgánico de Tribunales, para los juzgados
de garantía y tribunales del juicio oral en lo penal; comité de
jueces, juez presidente, administradores de tribunales y
organización administrativa. En lo relativo a la subrogación de
los jueces, se aplicarán las normas de los juzgados de
garantía artículo 418 del Código del Trabajo.
Competencia de los Juzgados de Letras del
Trabajo.-
a)El artículo 420 del Código del Trabajo, se encarga de
mencionar las materia de competencia de estos tribunales,
siendo ellas las siguientes:
b) Las cuestiones suscitadas entre empleadores y
trabajadores por aplicación de las normas laborales o
derivadas de la interpretación y aplicación de los contratos
individuales o colectivos del trabajo o de las convenciones y
fallos arbitrales en materia laboral;
c.)Las cuestiones derivadas de la aplicación de las
normas de previsión o de seguridad social planteadas por
pensionados, trabajadores activos o empleadores, salvo en lo
referido a la revisión de las resoluciones sobre declaración de
invalidez o del pronunciamiento sobre otorgamiento de
licencias médicas;
d) De los juicios en que se demande el cumplimiento de
obligaciones que emanen de título a los cuales las leyes
laborales y de previsión o seguridad social otorguen mérito
ejecutivo;
e)Las reclamaciones que procedan contra las
resoluciones dictadas por autoridades administrativas en
materias laborales, provisionales o de seguridad social.
f) Los juicios en que se pretenda hacer efectiva la
responsabilidad del empleador derivada de accidentes del
trabajo o enfermedades profesionales, con excepción de la
responsabilidad extracontractual a la cual le será aplicable el
237

artículo 69 de la ley N° 16.744, y
G) Todas aquellas materias que las leyes entreguen a
juzgados de letras con competencia laboral.

L A C O M P E T E N C I A.-
Esta materia, sin duda, es una de las más importantes
en el estudio del Derecho Procesal en lo atingente a la
organización y funciones de los tribunales de justicia y se
encuentra tratada en los artículos 108 y siguientes del Código
Orgánico de Tribunales.
La recién citada disposición legal, nos da un concepto
de competencia en los siguientes términos: " La
competencia es la facultad que tiene cada juez o tribunal
para conocer de los negocios que la ley ha colocado
dentro de la esfera de sus atribuciones".
Del contexto de la definición transcrita, se puede
advertir la existencia de una estrecha relación entre los
conceptos de competencia y jurisdicción, pero, en todo caso,
no es conveniente ni corresponde entrar a confundirlos.
Pues la competencia es una medida de jurisdicción.
Todos los jueces poseen jurisdicción, pero no todos ellos se
encuentran investidos de competencia que les permita
avocarse al conocimiento de un determinado asunto. Por otro
lado la jurisdicción marca la esfera de acción del Poder
Judicial, frente a los demás poderes del Estado; en tanto la
competencia limita, acota el campo de acción de los diversos
tribunales entre si.
CLASIFICACION DE LA COMPETENCIA.-
La competencia admite diversas clasificaciones, según
sea el punto de vista tomado en consideración para proceder
238

a ellas.
Así según la fuente de donde emana, se clasifica en
competencia natural y prorrogada; según si es originaria o
derivativa, en competencia propia o delegada; según sea la
clase de negocios de que conoce, en competencia común y
especial; según si es o no exclusiva, en competencia privativa
y acumulativa o preventiva; según la naturaleza de los
negocios que comprende, en competencia contenciosa y no
contenciosa; según el grado en que son conocidos los
negocios, de única, primera y segunda instancia; y, según el
factor determinante de la misma, en competencia absoluta y
relativa.
1.- Competencia natural y prorrogada, la primera, es
aquella asignada por la ley a cada tribunal tomando en
cuenta los diversos factores que la determinan. En cambio, la
segunda, es de la cual naturalmente carece un tribunal; pero
puede llegar a tenerla por la voluntad de las partes, siempre
y cuando concurran los demás requisitos legales.
2.- Competencia propia y delegada.- Propia es la
asignada a un tribunal por expresa disposición de la ley, la
cual no se ejerce a través o por intermedio de otro tribunal;
por su parte la delegada opera a través de otro tribunal,
generalmente por medio de comunicaciones conocidas en los
tribunales por la denominación de exhortos;
3.- Competencia común y especial.- Común es
aquella que faculta a un tribunal para conocer de toda clase
de asuntos, cualquiera sea su naturaleza: penales, civiles, de
familiares o laborales. Competencia especial, en tanto, faculta
al tribunal para conocer exclusivamente de determinados
asuntos, por ejemplo los tribunales de garantía y del juicio
oral en lo penal únicamente tienen competencia en materia
criminal; los laborales solo conocerán de los asuntos que les
encomienda en el Código del Trabajo.
239

En nuestro país la regla general es que la competencia
de los tribunales sea común, esto es, con facultad para
conocer de toda clase de asuntos; la excepción, es que la
competencia sea especial, es decir, que conozcan los
tribunales, de ciertas y determinadas materiass.
4.- Competencia privativa y acumulativa, la primera
-privativa- es la que le corresponde a un Tribunal por expresa
disposición de la ley para conocer de determinados asuntos,
con exclusión de los demás tribunales.
La segunda, en cambio, es aquella que le corresponde
a dos o más Tribunales a la vez para conocer de un
determinado asunto, pero de suerte tal, que interviniendo uno
de ellos en el conocimiento de un asunto, excluye la
competencia de los restantes.
Dentro de nuestra legislación, la regla general es que la
competencia sea privativa o exclusiva de cada Tribunal; y la
excepción, la competencia acumulativa, que también recibe el
nombre de preventiva.
Esta última clase de competencia es más común en
asuntos penales que en negocios civiles, pues en éstos, los
casos de competencia acumulativa o preventiva son muy
escasos.
5.- Competencia contenciosa y no contenciosa.-
Contenciosa, es aquella que le corresponde a un Tribunal
para conocer de los juicios o contiendas, es decir, cuando
existe un conflicto jurídico, actual entre partes, sometido a la
decisión de un tribunal.
No contenciosa: en virtud de ella un tribunal conoce de
aquellos negocios en que no existe contienda entre partes,
debiendo intervenir, el tribunal, por expreso mandato de la ley.
Esta clasificación tiene como base la diferente
naturaleza del asunto sometido a la decisión del Tribunal, y a
ella nos referiremos latamente al estudiar la competencia no
240

contenciosa de los tribunales.-
6.- Competencia de única, primera y segunda
instancia.-
Competencia de única instancia, es la que la ley asigna
a un tribunal permitiéndole fallar los asuntos que ella misma
ha colocado dentro de la esfera de sus atribuciones, de modo
que la sentencia sea inapelable –artículo 188 del Código
Orgánico de Tribunales.--
Competencia de Primera instancia: le permite al tribunal
fallar los asuntos colocados por la ley en la esfera de su
competencia, quedando su resoluciones sujetas a revisión por
medio del recurso de apelación –artículo 188 del Código
Orgánico de Tribunales.-
Competencia de Segunda instancia: Faculta al tribunal
para conocer del recurso de apelación deducido en contra de
una sentencia pronunciada por un Tribunal inferior en primera
instancia.
La regla general es la competencia de primera
instancia, esto es, las resoluciones de los tribunales son
susceptibles del recurso de apelación para ante un tribunal
superior. La excepción es la competencia de única instancia,
de modo que la sentencia que ponga término al juicio no sea
susceptible del recurso de apelación.
7.- Competencia absoluta y relativa.-
Absoluta: le corresponde y faculta al Tribunal para
conocer de determinados negocios en razón de su jerarquía,
clase o categoría.
Relativa: En cambio, es la que permite a un Tribunal,
conocer de un determinado asunto en razón de su ubicación
dentro de determinada jerarquía, clase o categoría.
Hay diferencias fundamentales entre la competencia
absoluta y la relativa, por lo que en caso alguno conviene
confundirlas.
241

En efecto:
a.- La competencia Absoluta tiene como factores o
puntos de referencia, la materia, la cuantía y el fuero; en
cambio, la Relativa, tiene como factor determinante o punto
de referencia el territorio.
b.- La competencia absoluta ha sido establecida por
razones de orden público; en cambio, la relativa -en materia
civil- lo ha sido en interés de las partes litigantes.
c.- En la competencia absoluta, sus disposiciones, no
pueden ser renunciada por las partes litigantes, precisamente
por su carácter de normas de orden público; en cambio, la
relativa - en materia civil- puede ser renunciada por las partes
litigantes, desde el momento en que ha sido establecida en el
propio y personal interés de ellas.
d.- La falta de competencia absoluta puede ser
declarada de oficio por el tribunal o representada por las
partes litigantes en cualquier estado del juicio; en cambio, la
falta de competencia relativa sólo puede ser representada por
las partes litigantes, antes de hacer cualquiera gestión que
implique prorrogar la competencia.
REGLAS GENERALES DE COMPETENCIA.-
Estas normas, como su nombre lo indica, son de uso
general, toda vez, que un tribunal de cualquier especie, para
que avoque al conocimiento de un asunto sometido a su
decisión, deberá tenerlas en consideración en razón de su
carácter de postulados básicos, sobre los cuales descansa
toda la organización procesal como única forma de servir
adecuadamente su capital función.
No obstante encontrarse en el Código Orgánico de
Tribunales se aplican a toda clase de tribunales, estas reglas
generales de competencia presentan algunas características
de interés dado su vasto campo de aplicación. En primer
lugar deben observarse siempre que exista un tribunal dotado
242

de una parte de jurisdicción, y a la vez, se encuentre investido
de competencia para conocer de los asuntos que la ley ha
colocado en la esfera de sus atribuciones. No importa para
estos efectos, la materia, cuantía, persona o territorio, la
jerarquía ni el grado, la calidad de ordinario, especial o arbitral
que tenga el órgano que la ejerza, sólo interesa la existencia
de un tribunal de justicia, ello es antecedente suficiente para
que conjugar las reglas generales de competencia.
En segundo término, tal cual lo advertimos
precedentemente no siendo reglas de competencia
propiamente tal ni absoluta ni relativa; como su nombre lo
indica, son reglas generales de competencia. En
consecuencia, la sanción derivada de su infracción debemos
buscarla en los principios generales y no atender para ello a
la sanción asignada por la ley, para el caso de infracción a las
reglas de competencia absoluta o relativa.
Las demás particularidades que presentan estas reglas
las iremos detallando a lo largo del estudio de las
disposiciones de nuestra ley procesal.
Nuestra legislación contempla las reglas generales de
competencia en los artículos 109 a 114 del Código Orgánico
de Tribunales en cierto modo complementarias del artículo
108 el cual nos proporciona una definición del concepto de
competencia. Su sola ubicación puede darnos una pauta
cierta para apreciar el valor encomendado por el legislador a
estas disposiciones.
Para facilitar la exposición de las reglas generales de la
competencia, las llamaremos por la denominación con que
comúnmente se les conoce:
1º.- Regla de Fijeza o de la Radicación.- Artículo 109 -
2º.- Regla del Grado – artículo 110.-
3º.- Regla de la Extensión -artículo. 111.
4º.- Regla de la Prevención o de la inexcusabilidad
243

-artículo 112
5º.- Regla de la Ejecución - artículos 113 y 114.
REGLA DE LA FIJEZA O RADICACION.-
Está configurada en el artículo 109 del Código Orgánico
de Tribunales, su objetivo es lograr que una vez radicado el
conocimiento de un asunto conforme a derecho en un tribunal
determinado, no pueda por ningún motivo modificarse
posteriormente su competencia. Esta disposición encierra una
inapreciable garantía para los litigantes quiénes saben desde
ese momento y con absoluta seguridad cual es el tribunal
para conocer de su conflicto. El artículo 109 del Código
Orgánico de Tribunales con bastante claridad y precisión legal
determina su concepto disponiendo que:" Radicado con
arreglo a la ley el conocimiento de un negocio ante tribunal
competente no se alterará esta competencia por causa
sobreviniente".
Enseguida haremos un análisis somero de sus
antecedentes y cuales son sus elementos, objetivos y
consecuencias.
Antecedentes indispensables:
1.- La actuación de un tribunal ya sea a petición de
parte o de oficio en los casos autorizados por la ley, producida
esta situación, nos encontramos frente al antecedente básico
de la radicación: la intervención de un tribunal, desde el
momento en que éste actúa y se cumplen los demás
requisitos legales estamos radicando el conocimiento del
asunto ante él.
2.- Pero la intervención de un Tribunal no es suficiente
para que juegue esta regla además de intervenir en dichos
asuntos, debe tener competencia para avocarse al
conocimiento de la causa.
Así lo establece claramente el artículo 109 del Código
Orgánico de Tribunales cuando dice, sic: "Ante tribunal
244

competente", para determinar cual es el tribunal competente
sirven todas las reglas que estudiaremos oportunamente. Por
el momento debemos anotar que para producir la radicación
conforme a derecho debe intervenir un tribunal, y además,
éste debe ser competente.
3.- Pero además, esta intervención debe producirse con
arreglo a derecho al tenor de la disposición legal que estamos
analizando, esto se traduce en la presentación de una
demanda, la cual debe cumplir todos los requisitos exigidos
por la ley; como asimismo, con los demás trámites esenciales
del juicio, pues si ello no ocurriere, estaríamos en presencia
de un procedimiento vicioso susceptible de anularse mediante
la interposición de un recurso de casación en la forma.
Cuando debemos entender radicado un asunto con
arreglo a la ley:
Sobre esta materia se han promovido discusiones,
pero de acuerdo a los principios imperantes en nuestra
legislación, la radicación opera, cuando se ha notificado
legalmente la demanda y ha transcurrido el término para su
contestación. Puesto que frente a nuestra legislación, la sola
presentación de la demanda aún cuando lo sea ante tribunal
competente y se cumplan en ella todos los requisitos
señalados por la ley, no produce radicación. En efecto, el
propio Código de Procedimiento, señala las oportunidades
que tiene el demandado para oponer las excepciones de
incompetencia y ellas se cuentan desde la notificación de la
demanda, mientras ello no suceda no hay radicación posible
el problema se presenta en la próxima .
Es suficiente la notificación de la demanda para que se
produzca radicación, o se requiere además que se conteste la
demanda, o al menos, transcurra el plazo legal para ello. En
nuestros tribunales se acepta solamente que transcurra el
plazo que la ley establece para contestarla
245

Recapitulando entonces, vemos que son tres los
elementos que deben concurrir para que se produzca la
radicación y juegue la regla de la FIJEZA:
1º.- Que intervenga un Tribunal,
2º.- Que este tribunal sea competente, y
3º.- Que dicha intervención se lleve a efecto conforme a
derecho.
Producidos cada uno de estos antecedentes la
competencia del tribunal no se altera por causa sobreviniente
y se radicará la causa la causa definitivamente dentro de la
esfera de sus atribuciones, produciéndose el fenómeno de la
FIJEZA.
Que se entiende por causa sobreviniente.-
Es aquella que se produce con posterioridad a la
radicación ante Tribunal competente, así por ejemplo, está
conociendo una materia un juez de letras de comuna o
agrupación de comunas y posteriormente una de las partes
es designado ministro de estado sigue, no obstante,
conociendo de esa causa el mismo juez y no al que le
correspondería conocer por la circunstancia de tratarse de un
Ministro de Estado – artículo 50 n°2 del C.O.T. – por haber
operado previamente la regla de la Radicación. La
designación de Ministro de Estado, es una causa
sobreviniente, no afecta la cuestión principal controvertida, la
cual se encuentra ya radicada ante un Tribunal determinado.
Excepciones a la regla de RADICACION
Las excepciones sólo pueden existir en virtud de un
texto expreso y nuestra legislación positiva las contempla,
siendo ellas, las siguientes:
1 °.- La acumulación de autos.-
La acumulación de autos consiste en reunir en un solo
proceso, todos los juicios actualmente tramitados en forma
separada, cuando el fallo de uno de ellos deba producir cosa
246

juzgada en los otros; o cuando se cumplan otros requisitos
establecidos por las normas sobre el particular contenidas en
el Código de Procedimiento Civil, en suma, la acumulación es
un incidente cuya finalidad persigue el conocimiento
simultáneo y conjunto de una serie de procedimientos
ventilados ante tribunales distintos; y de este modo, no
obstante, haberse radicado el conocimiento de de un asunto
ante un determinado tribunal, frente a una posterior
acumulación, es posible alterar la competencia de ese
tribunal, produciéndose una excepción notoria a la regla en
estudio.
2º.- Compromiso.-
Las partes aún cuando hayan radicado el conocimiento
de un asunto ante Tribunal competente, pueden
posteriormente someterlo al arbitraje, en los casos en que la
ley admita esa posibilidad, y de esa manera también se
rompe la regla, toda vez que radicado el asunto ante un
tribunal ordinario, posteriormente se entrega su conocimiento
a un Tribunal arbitral.
Regla del Grado.-
Su fundamento lo encontramos en el concepto de
INSTANCIA entendiéndose por tal: cada uno de los grados
de conocimiento y fallo que la ley le asigna a cada tribunal,
facultándolos para pronunciarse sobre todas las cuestiones
de hecho y de derecho que en esos grados se plantean. En
su oportunidad advertimos que la competencia admite ser
clasificada en de única, primera y segunda instancia, pues
bien, la ley ha querido, en los casos de doble instancia, dada
la radicación del conocimiento de un asunto ante el tribunal
de primera instancia, quede inmediata y automáticamente y
sin alteraciones posteriores, determinado el tribunal, a quien
le ha de corresponder el conocimiento en segunda instancia
por la vía del recurso de apelación, en los casos de la
247

procedencia de dicho recurso.
Dispone el artículo 110 del Código Orgánico de
Tribunales: ”Una vez fijada con arreglo a la ley la
competencia de un juez inferior para conocer en primera
instancia de un determinado asunto, queda igualmente fijada
la del tribunal superior que deba conocer del mismo asunto
en segunda instancia."
Tal como en el caso anterior, es menester analizar los
supuestos de hecho necesarios para el funcionamiento de
esta regla.-
1°.- Que el asunto se encuentre legalmente radicado
ante un tribunal de primera instancia.—Esto es, deben
concurrir las exigencias legales relativas a la radicación, en
cuanto debe existir un juez competente que intervenga con
arreglo a Derecho y además, este juez, debe proceder en
virtud de su competencia en primera instancia.
2°.- Que sea procedente el recurso de apelación.-
Es decir, por aplicación de las disposiciones pertinentes del
Código de Procedimiento Civil- proceda la interposición de
dicho recurso contra una resolución dictada por un Tribunal
de primera instancia.
3°.- Concurriendo los anteriores requisitos queda
determinado de pleno derecho el tribunal que deba
conocer del asunto en segunda instancia.-
Interesante es señalar que el conocimiento del recurso de
apelación siempre corresponde al superior jerárquico del
tribunal que pronunció la resolución impugnada, siendo por
ello necesario determinar previamente esa circunstancia,
atendiendo para ello a las reglas de la jerarquía de los
Tribunales.
En nuestro ordenamiento procesal, las apelaciones de
las resoluciones pronunciadas por un juez de comuna o
agrupación de comunas, cualquiera que sea su categoría,
248

corresponde su conocimiento y resolución a la Corte de
Apelaciones respectiva. A su vez de las apelaciones que
procedan en contra de las resoluciones dictadas por las
Cortes de Apelaciones, lo que no es de ordinaria ocurrencia,
conoce la Corte Suprema.
Así entonces, resulta que aplicando la regla del grado
de antemano se puede determinar cuales son los tribunales
que deben intervenir en segunda instancia, una vez producida
la radicación en un tribunal de primera instancia.
Para finalizar esta regla, debemos anotar que en virtud
de ella se hace totalmente improcedente la prórroga de
competencia en segunda instancia, ya que como claramente
lo ha manifestado la Corte Suprema: " Fijada la competencia
del juez de letras para conocer en primera instancia, queda
igualmente determinada la del Tribunal superior para fallar en
segunda la misma litis ".
REGLA DE LA EXTENSION.-
Esta regla, está contenida en el artículo 111 del Código
Orgánico de Tribunales y como su nombre lo indica, permite
al Tribunal desempeñar cómodamente sus funciones,
desplegando su actividad no sólo en relación al conocimiento
de la cuestión principal del juicio sino al de otros aspectos
relacionados con la cuestión principal, como son, la
reconvención y los incidentes.
Esta regla se encuentra enunciada en el artículo 111
del Código Orgánico de Tribunales. cuyo tenor, es el
siguiente: " El Tribunal que es competente para conocer de
un asunto lo es igualmente para conocer de todas las
incidencias que en él se promuevan.
Lo es también para conocer de las cuestiones que se
susciten por vía de reconvención o de compensación, aunque
el conocimiento de estas cuestiones, atendida su cuantía,
hubiere de corresponder a un juez inferior si se entablaran
249

por separado."
Su objetivo es proporcionar unidad al procedimiento,
permitiendo al juez abocarse al conocimiento de otros
asuntos independientes o accesorios que complementen o
adicionen los planteamientos de la pretensión principal y de
su defensa.
En virtud de esta extensión y de su competencia, puede
conocer de los incidentes, reconvenciones y compensaciones
ventilados en el juicio principal.
A continuación examinaremos los presupuesto
necesarios para la procedencia de la regla de extensión:
1.- Como en las situaciones planteadas en las reglas
anteriores, debe existir un tribunal competente que conozca
del asunto y lo radique en la esfera de sus atribuciones. En
suma debe cumplirse en primer término con la regla de
radicación, a ello se refiere la parte primera del artículo 111
del Código Orgánico de Tribunales cuando expresa: " El
tribunal que es competente para conocer de un asunto..." Se
trata de uno de los supuestos de la radicación, por lo demás,
es racional y lógico que todas estas reglas deban cumplirse
en forma sucesiva, pues deben considerarse armónicamente
dispuestas.
2.- Al juicio principal se incorporan ciertas figuras
procesales llamadas, incidentes, reconvenciones y
compensaciones, ampliando la competencia del tribunal para
abocarse a su conocimiento y decisión..
3.- El Tribunal competente para conocer del asunto
principal, debe asimismo, tener competencia respecto de las
nuevas materias sometidas a su resolución; este requisito no
puede faltar y el legislador lo establece indirectamente en el
mismo artículo 111, en relación a la cuantía.
4.- Las nuevas materias deben estar sujetas a una
tramitación compatible con el procedimiento empleado en la
250

acción principal. Así, si se trata de una reconvención o
compensación se usará el mismo procedimiento; no puede
ocurrir lo mismo tratándose de incidentes, pues en tal
situación, deberá tramitarse conforme a las reglas de los
incidentes ordinarios o especiales según proceda.
Asuntos de que puede conocer el tribunal como
consecuencia de la aplicación de esta regla.
Según la regla de extensión, fuera de la cuestión
principal, el tribunal tiene competencia para conocer de la
reconvención, de los incidentes y de las compensaciones que
se opongan. Cada una de estas posibilidades las
analizaremos separadamente.
INCIDENTES.-
Es toda cuestión accesoria a un juicio que requiere
pronunciamiento especial del tribunal, y su conocimiento
corresponde al mismo abocado al asunto principal, en virtud
de la regla de extensión.
Así, por ejemplo, si se impugna un instrumento público,
se promueve un incidente, y para su resolución es
competente el juez que está conociendo del asunto principal.
Otro incidente típico que nos muestra claramente la
importancia de la regla es el relativo a medidas precautorias.
Si se entabla un demanda contra Pedro por una suma de
dinero y se solicita una medida precautoria de retención se
puede promover un incidente y el juez que conoce de la
causa principal, será el encargado de conocer de este
incidente.
RECONVENCION
La reconvención es la facultad que tiene el demandado
de proponer por su parte una demanda en contra del
demandante, en el escrito de contestación a la demanda. En
otras palabras, es la forma que el demandado tiene de
demandar simultáneamente a la actora dentro del mismo
251

juicio. Las razones que hacían pensar en la necesidad de
señalar un mismo juez competente para conocer de los
incidentes, llevaron al establecimiento de una segunda regla,
siendo así como el artículo 111 inciso 2º, la expresa de la
siguiente manera: "El Tribunal es también competente para
conocer de las cuestiones que se susciten por vía de
reconvención, aunque el conocimiento de ellas atendida su
cuantía, hubiere de corresponder a un juez inferior si se
entablaren por separado".
En relación con esta materia encontramos en el Código
Orgánico de Tribunales el artículo 124 que complementa la
regla general de la extensión, disposición legal que señala: "
Si el demandado al contestar la demanda entablare
reconvención en contra el demandante, la cuantía de la
materia se determinará por el monto a que ascendieren la
acción principal y la reconvención reunidas; pero para estimar
la competencia se considerará el monto de los valores
reclamados por vía de reconvención separadamente de los
que son materia de la demanda."
" No podrá deducirse reconvención sino cuando el
tribunal tenga competencia para conocer de ella, estimada
como demanda, o cuando sea admisible la prórroga de
jurisdicción. Podrá también deducirse aun cuando por su
cuantía la reconvención debiera ventilarse ante un juez
inferior"
La regla recién transcrita hoy carece de aplicación en la
práctica si nos atenemos a que la cuantía como factor
determinante de la competencia absoluta ha perdido la
importancia de otrora pues, la regla general sobre la materia
es que los tribunales de primera instancia sean de comuna o
agrupación de comunas, conocen de toda clase de asuntos
cualquiera que sea su cuantía.
Para que pueda extenderse la competencia deben
252

concurrir dos condiciones:
1.- Que el tribunal sea competente.
2.- Que la acción principal y la acción de la
reconvención estén sujetas a un mismo procedimiento.
Situación que nos conduce a sustentar que la
reconvención es privativa, por regla general, de los
procedimientos ordinarios.
COMPENSACION
La compensación es uno de los modos de extinguir las
obligaciones y en consecuencia, en el Derecho Procesal se le
sitúa dentro de las excepciones perentorias.
Para los efectos que nos interesa, la compensación
debemos analizarla desde el punto de vista de la extensión de
la competencia.
Para algunos autores la regla contenida en el artículo
111, relativa a la compensación, es inútil e improcedente, ya
que siendo un modo de extinguir las obligaciones, constituyen
una excepción perentoria y por tal motivo, el juez puede y
debe conocer de ella, no en virtud de la regla de extensión
sino en razón de la competencia que tiene para conocer de la
cuestión principal, configurada por las acciones y excepciones
que se proponen en un juicio. Por ello en cuanto a su fondo,
la regla no presta mayor utilidad, pero el interés se manifiesta
en el hecho que a la excepción de compensación, se aplican
todas las reglas que enunciamos al tratar de la reconvención.
REGLA DE PREVENCION.-
El Código Orgánico de Tribunales consagra la regla de
regla de prevención, sin embargo, otras muchas
disposiciones legales la complementan y le otorgan mayores
garantías y privilegios.
El objetivo que tuvo en vista el legislador al establecerla
fue evidentemente el de asegurarse que requerido un tribunal
conforme a derecho no puede excusarse en su desempeño
253

por existir otros tribunales competentes y que habiendo
prevenido uno de ellos en el conocimiento del asunto, dejan
de ser competentes los demás. Para que opere la regla de
prevención, deben cumplirse una serie de supuestos de
hecho y de derecho, siendo ellos los siguientes:
1.- Deben existir dos o más tribunales competentes
para conocer de un asunto. Esta hipótesis puede darse
perfectamente en nuestra legislación orgánica, si tomamos en
cuenta que las reglas de competencia relativa son
prorrogables. Más aún, hay ciertos casos en que el propio
legislador establece más de un juez competente para conocer
de un mismo asunto facultando al demandante para decidir
ante cual de ellos llevará su litigio.
2.- El demandante debe presentar la demanda ante
uno de ellos. Este segundo supuesto encierra la obligación
del juez de conocer de dicha presentación sin que sea
admisible su excusa, basada en existir otros tribunales
competentes para conocer del mismo asunto, así lo dice
expresamente el artículo 112 del Código Orgánico de
Tribunales. "Ninguno de ellos podrá excusarse del
conocimiento bajo el pretexto de haber otros tribunales que
puedan conocer del mismo asunto".
3.- Una vez que uno de ellos previene en el
conocimiento, cesan los otros de ser competentes para
ello. En esto consiste propiamente la regla de prevención, la
cual según el diccionario puede definirse como sigue:
"Prevención para denotar que un juez conocer de una causa
con exclusión de otros que eran igualmente competentes
habérseles anticipado en el conocimiento de ella" . La
disposición es general y su definición suficientemente precisa
para indicarnos su fundamento.
Cumplidos los supuestos antes señalados entra en
juego la regla de prevención y el tribunal debe conocer del
254

asunto, en consecuencia solamente él, puede proseguir con
la tramitación del negocio en el cual previno.
En nuestra legislación hay dos casos concretos sobre
el particular:
a.- El de las acciones relativas a los inmuebles -artículo
135 del Código Orgánico de Tribunales.- y,
b.- El de los juicios de hacienda en relación al Fisco
cuando es demandante, sin considerar la prórroga de
competencia.
El artículo 112 del Código Orgánico de Tribunales.,
establece la regla en estudio en nuestra legislación positiva,
en cuanto manifiesta: " Siempre que según la ley fueren
competentes para conocer de un mismo asunto dos o más
tribunales, ninguno de ellos podrá excusarse del
conocimiento bajo el pretexto de haber otros tribunales que
puedan conocer del mismo asunto; pero el que haya
prevenido en el conocimiento excluye a los demás, los cuales
cesan desde entonces de ser competentes".- Junto a esta
disposición debemos recordar los artículos 10 y 8 y del
Código Orgánico de Tribunales que establecen: " Reclamada
su intervención en forma legal y en negocios de su
competencia no podrán excusarse de ejercer su autoridad ni
aún por falta de ley que resuelva la contienda sometida a su
decisión" - " Ningún tribunal puede avocarse causas o
negocios pendientes ante otro tribunal a menos que la ley le
confiera expresamente esa facultad".
REGLA DE EJECUCION.
Generalidades.-
Nos corresponde analizar la última de las reglas de la
competencia que establece nuestra legislación. se trata de la
regla de ejecución que para muchos autores nacionales no
constituye una regla general de competencia y por lo tanto, no
la consideran como tal en sus estudios, pese a ello,
255

estimamos que los preceptos contenidos en los artículos.113
y 114 del Código Orgánico de Tribunales constituyen reglas
generales de competencia.-
Las sentencias o resoluciones dictadas por los
tribunales de justicia -son meramente declarativas- es
preciso materializarlas, traducirlas a la realidad para ello sólo
hay un camino, el cumplimiento o ejecución de las mismas, ya
sea con acuerdo de la parte contra quien debe hacerse valer
o con auxilio de la fuerza pública.
El derecho reconocido por una sentencia judicial debe
dar a la parte la facultad de llevarlo a cabo y proporcionarle
los medios necesarios para hacer cumplir lo juzgado,
constituyendo una de las facultades que otorga la jurisdicción
a los jueces.
Su amplitud nos permite colocarla dentro de las reglas
generales de competencia. Además, una razón de texto
confirma nuestra opinión, toda vez que esta materia se
encuentra reglamentada precisamente en un párrafo
denominado "DE LAS REGLAS DE COMPETENCIA".
Los artículos 113 y 114 del Código Orgánico de
Tribunales se refieren a esta materia. Dispone el artículo 113:
" La ejecución de las resoluciones corresponde a los
tribunales que las hubieren pronunciado en primera o única
instancia, No obstante ,la ejecución de las sentencias penales
y de las medidas de seguridad previstas en la ley procesal
penal serán de competencia del juzgado de garantía que
hubiere intervenido en el respectivo proceso penal .De igual
manera, los tribunales que conozcan de la revisión de las
sentencias firmas o de los recursos de apelación, de casación
o de nulidad contra las sentencia definitivas penales,
ejecutarán los fallos que dicten para su substanciación..
Podrán también decretar el pago de las costas
adeudadas a los funcionarios que hubieren intervenido en su
256

tramitación, reservando el de las demás costas para que sea
decretado por el tribunal de primera instancia”
Por su parte el artículo 114 expresa: " Siempre que la
ejecución de una sentencia definitiva hiciere necesaria la
iniciación de un nuevo juicio, podrá éste deducirse ante el
tribunal que menciona el inciso primero del artículo
precedente o ante el que sea competente en conformidad a
los principios generales establecidos por la ley, a elección de
la parte que hubiere obtenido en el pleito".
Para determinar el ámbito de aplicación de ambas
disposiciones es menester distinguir:
1º.- Si se trata de cumplir una sentencia definitiva y
para ello debe seguirse un nuevo juicio o,
2º.- Si se trata de hacer cumplir cualquier otra
resolución.
Para la primera hipótesis debe aplicarse el artículo 114
del Código Orgánico de Tribunales y en tal caso a elección
del demandante puede exigirse el cumplimiento haciendo uso
de dos opciones:
A.- Ante el tribunal regularmente competente o,
B.- Ante aquel que conoció de esa materia en primera o
única instancia.
Si se trata de exigir el cumplimiento de cualquiera otra
resolución, ello corresponde al tribunal que conoció en única
o primera instancia. Sin embargo, los tribunales que conozcan
de un asunto por la vía de los recursos que la ley menciona
están facultados para hacer cumplir por si mismos sus fallos y
para decretar el pago de las costas adeudadas a los
auxiliares que en ellas intervinieren.
Para finalizar el estudio de las reglas generales de la
competencia, podemos anotar que las sentencias en materia
penal tienen un régimen especial de cumplimiento en
conformidad a las disposiciones que sobre la materia se
257

contienen en el Código de Procedimiento Penal.. Sin
embargo, en el inciso final del artículo 171 del Código
Orgánico de Tribunales se contiene una importante
modificación cuando se trata de la ejecución de la decisión
civil de las sentencias definitivas dictadas por los jueces con
competencia penal, pues en este caso la competencia
corresponde al juez civil competente de acuerdo con las
normas generales.
REGLAS DE COMPETENCIA ABSOLUTA.-
Generalidades.-
Son aquellas disposiciones legales que permiten
establecer que jerarquía, clase o categoría de tribunal es el
llamado a conocer de una determinado asunto judicial, se
trata, en consecuencia, de un conjunto ordenado y metódico
de preceptos de derecho procesal orgánico que vienen a
indicarnos si un asunto judicial determinado, debe ser de la
competencia de un juez de comuna o agrupación de
comunas, de una Corte de Apelaciones o de la Corte
Suprema.
Ahora bien, para elaborar el sistema, la ley ha tomado
en consideración ciertos factores como más propiamente se
les llama, ellos son: el fuero, la materia y la cuantía.
Puede suceder que estos factores se encuentren en
conflicto; así en virtud del factor fuero un asunto puede ser de
la competencia de un Ministro de Corte de Apelaciones como
tribunal de excepción y en cambio, en virtud del factor materia
o de la cuantía, sea de la competencia de un juez de comuna
o agrupación de comunas. La ley resuelve el conflicto y
señala un orden de prelación entre los tres factores indicados:
el Fuero, predomina sobre los factores materia y cuantía; y
entre los dos últimos predomina la cuantía.
EL FUERO.-
Como factor determinante de la competencia absoluta
258

en materia civil no presenta mayores dificultades, sirva como
un mero antecedente de ilustración, al estudiar la
competencia de los diversos tribunales componentes de
nuestra jerarquía judicial, así tenemos a un ministro de Corte
de Apelaciones constituido como un tribunal de excepción –
artículo 50 – conoce en primera instancia de las demandas
civiles entabladas contra los jueces de letras para hacer
efectiva la responsabilidad civil resultante de sus funciones
ministeriales.
En todo caso, en algunas situaciones no se considera
el fuero de las partes, tal ocurre en los juicios de minas,
posesorios, sobre distribución de aguas, particiones, y en los
sometidos a una tramitación breve y sumaria, y en los demás
casos determinados por la leyes. Tampoco se tomará en
cuenta el de los acreedores en el juicio de quiebra ni el de los
interesados en los asuntos no contenciosos.
Si en un juicio civil intervienen personas revestidas de
fuero y otras que no lo tengan, será competente para su
conocimiento el tribunal que deba conocer de él en razón del
fuero, ello en razón del principio general que orienta esta
materia en orden a favorecer en cierto modo al particular
frente al investido de fuero a objeto que un tribunal de mayor
jerarquía conozca del asunto, en razón de estar dotado de
mayor independencia frente al aforado.-
En materia penal esta materia se encuentra reglada en
relación a los militares, en asuntos de la competencia de los
tribunales militares por el artículo 169 del Código Orgánico de
Tribunales, lo siguiente: “ Si siendo muchos los responsables
de un delito, hubiere entre ellos individuos sometidos a los
tribunales militares y otros que no le estén, el tribunal
competente para juzgar a los que gozan de fuero juzgará a
todos los demás."
LA MATERIA.-
259

Es el segundo factor determinante de la competencia
absoluta, entendiéndose por tal, la naturaleza del negocio
sometido a la decisión del tribunal y aun en ciertos casos
excepcionales, el objeto o clase del mismo.
Así, los negocios entregados al conocimiento de un
determinado tribunal serán de naturaleza civil, penal,
comercial de minas, etc.
LA CUANTIA.-
Es el valor pecuniario de la cosa objeto del asunto o
negocio sometido a la decisión del tribunal o el monto de la
pena asignada al delito, según si se trata de asuntos civiles o
penales.
El concepto civil del factor cuantía se relaciona con el
aspecto económico del negocio sometido a la decisión del
tribunal; y, en cambio, el concepto penal del factor cuantía
dice relación con la mayor o menor gravedad d la sanción
impuesta por el legislador al delito objeto del respectivo
proceso penal.
En consecuencia, será más fácil señalar la cuantía en
un negocio penal que en un negocio civil; y serán también
diversas las reglas destinadas a determinar el factor cuantía,
según se trate de una u otra materia.
IMPORTANCIA DEL FACTOR CUANTIA.-
Con la supresión de los tribunales inferiores, esto es,
los juzgados de distrito, de subdelegación y de letras de
menor cuantía, ha perdido importancia que otrora tenía para
determinar la jerarquía, clase o categoría de un tribunal, el
factor cuantía, pues actualmente los juzgados de comunas o
agrupación de comunas, conocen de toda clase de asuntos
cualquiera sea su cuantía, sin embargo este factor reviste
excepcionalmente importancia para saber .Si el tribunal va a
conocer en única o primera instancia de algún asunto –
artículo 45 Nos. 1 y 2 del Código Orgánico de Tribunales -
260

artículos. 12, 13 y 14 de la Ley Sobre Los Juzgados de
Policía Local.
En todo caso, el Código Orgánico de Tribunales en los
artículos 115 y siguientes, contempla una serie de normas
destinadas a determinar la cuantía en los negocios civiles.
Entre ellas reviste importancia lo dispuesto por el artículo 116
del Código Orgánico de Tribunales en cuanto establece
normas para determinar la cuantía de las obligaciones en
moneda extranjera, en tal caso el actor o demandante,
deberá, al tiempo de presentar su demanda, acompañar un
certificado expedido por un banco, expresando en moneda
nacional la equivalencia de la moneda extranjera demandada.
Dicho certificado no podrá ser anterior en más de 15 días a la
fecha de la presentación de la demanda
REGLAS DE COMPETENCIA RELATIVA.-
Concepto.-
Las reglas de competencia relativa son aquellas
disposiciones destinadas a determinar el tribunal preciso,
dentro de la jerarquía, clase o categoría, llamado a conocer
de un negocio judicial.
En suma mediante la aplicación de las reglas de
competencia absoluta se sabe si un determinado asunto
judicial es de la competencia de un juez de comuna o
agrupación de comunas y mediante la utilización de las reglas
de competencia relativa, se sabe con toda precisión cual es el
juez indicado para conocer del juicio.
En virtud de lo anterior se dice. las normas de
competencia relativa son las reglas destinadas a determinar
la competencia entre tribunales de igual jerarquía; en cambio,
las de competencia absoluta nos señalan la competencia
entre tribunales de distinta jerarquía. A diferencia de las
normas de competencia absoluta, en la determinación de la
competencia relativa, sólo existe un elemento o factor: El
261

territorio.-
En materia civil, como lo enunciamos precedentemente,
las normas de competencia relativa, son de interés privado,
pues han sido establecidas en beneficio de las partes, por
ende, son renunciables y debe reclamarse de su infracción
antes de hacer cualquiera gestión en el juicio.
REGLAS DE COMPETENCIA RELATIVA EN
ASUNTOS CONTENCIOSOS CIVILES.
El artículo 134 del Código Orgánico de Tribunales
enuncia la regla general de la competencia relativa,
disponiendo: es juez competente para conocer de una
demanda civil, el del DOMICILIO DEL DEMANDADO, sin
perjuicio de las reglas establecidas, en los artículos siguientes
y de las demás excepciones legales.
ACCION INMUEBLE.-
Se entiende por acción inmueble de acuerdo con lo
preceptuado por el artículo 580 del Código Civil, sic: " Los
derechos y acciones se reputan bienes muebles o inmuebles,
según lo sea la cosa en que han de ejercerse o que se debe.
Así la acción del comprador para que se le entregue la finca
comprada, es inmueble, y la acción del que ha prestado
dinero, para que se le pague, es mueble".
De este modo, de acuerdo con lo dispuesto por el
artículo 135 del Código Orgánico de Tribunales cuando la
acción entablada es inmueble será competente para conocer
del juicio:
a.- El juez del lugar que las partes hayan estipulado
en la respectiva convención.
b.- A falta de estipulación será competente a elección
del demandante:
I.- El juez del lugar donde se contrajo la obligación;
II.- El del lugar en que encontrare la especie
reclamada.
262

CASO DEL INMUEBLE QUE ESTA EN TERRITORIOS
PERTENECIENTE A DIVERSOS TRIBUNALES.
Si el inmueble o inmuebles objeto de la acción están
situados en territorios jurisdiccionales de diversos jueces, se
presenta el problema para determinar cuál tribunal es el
competente, en tal caso se aplica la regla del inciso final del
artículo 135 del Código Orgánico de Tribunales, cuyo texto es:
"Si el inmueble o inmuebles que son objeto de la acción
estuvieren situados en distintos territorios jurisdiccionales,
será competente cualquiera de los jueces en cuya comuna o
agrupación de comunas estuvieren situados".
ACCION DE COSAS MUEBLES E INMUEBLES.-
Para determinar la competencia relativa cuando la
acción tiene por objeto cosas muebles e inmuebles, o cuando
se entablan conjuntamente varias acciones y una o más de
ellas son inmuebles, se aplica la regla contenida en el artículo
137 del Código Orgánico de Tribunales: “ Si una misma
acción tuviere por objeto reclamar cosas muebles e
inmuebles, será juez competente el del lugar en que
estuvieren situados los inmuebles”.
“ Esta regla será aplicable a los casos en que se
entablen conjuntamente dos o más acciones, con tal que una
de ellas por lo menos sea inmueble: “
ACCION MUEBLE.-
Es aquella en que se hace valer un derecho que recae
en una cosa mueble, o mediante ella se pretende la entrega
de una cosa mueble y también se reputa mueble la acción
mediante la cual se piden los hechos que se deben, artículos.
580 y 581 del Código Civil.
Si la acción entablada fuere de las que se reputan
muebles con arreglo a lo prevenido en los arts. 580 y 581 del
Código Civil, será competente:
a.- el juez del lugar que las partes hayan estipulado en
263

la respectiva convención.
b.- A falta de estipulación, será competente el del
domicilio del demandado.
Varias Obligaciones que Se Cumplen en Distintos
Lugares.-
Artículo 139 del Código Orgánico de Tribunales, esto
es, si una misma demanda comprendiere obligaciones ha
cumplirse en diversos territorios jurisdiccionales será
competente:
a.- El juez del lugar en donde se reclame el cumplimiento
de cualquiera de ellas.
b.- Si fueren dos o más los demandados y cada uno de
ellos tuviere domicilio en diferentes lugares, el demandante
podrá entablar su acción
1°) Ante el juez de cualquier lugar donde este
domiciliado uno de los demandados, y en tal caso quedarán
los demás, sujetos a la jurisdicción del juez del mismo juez –
artículo 141 del Código Orgánico de Tribunales.-
2°) Si el demandado tuviere su domicilio en dos o más
lugares, podrá el demandante entablar su acción ante
cualquiera de ellos.- artículo 140 del Código Orgánico de
Tribunales.
Si el Demandado es una Persona Jurídica.-
Persona jurídica es aquella persona ficticia, capaz de
ejercer derechos y contraer obligaciones civiles y de ser
representada judicial y extrajudicialmente, artículo 545 Código
Civil. Para determinar la competencia del Tribunal, debemos
distinguir si se trata de una persona jurídica de Derecho
Público o de Derecho Privado.
1°.- Si se trata de una persona jurídica de Derecho
Público, esto es, la creada por la autoridad constituida, tiene
imperio y sirve fines públicos y cuyo patrimonio es dado por la
generalidad de los habitantes de la nación, y son a vía de
264

ejemplo el Fisco y las municipalidades artículo 547 del
Código Civil. Si se trata del Fisco obrando como demandante,
es decir el Estado ejercitando su capacidad patrimonial, será
competente el juez de una ciudad asiento de Corte de
Apelaciones cualquiera sea la cuantía de la materia, pudiendo
no obstante el Fisco ocurrir al juez de comuna o agrupación
de comunas del domicilio del demandado, cualquiera sea la
naturaleza de la acción deducida - artículo 48 Código
Orgánico de Tribunales.-
Ahora bien, si el Fisco es el demandado, cualquiera
sea la cuantía de la causa de hacienda, conocerá el juez de
letras de la ciudad asiento de Corte de Apelaciones.
En lo referente a las demás personas de derecho
público, deberá estarse a la ley de su respectiva creación
para los efectos de la competencia y sólo a falta de regla
especial se sujetará a las reglas generales por su carácter de
supletorias.
2°.- Si es una persona jurídica DE DERECHO
PRIVADO: esto es, creada por iniciativa de particulares y
persigue los fines propios que los asociados han estipulado,
obteniendo su patrimonio de las personas que las forman, hay
que distinguir si se trata de Corporaciones y Fundaciones o
Sociedades.
A.- Si la persona jurídica demandada es de aquellas
que no persiguen fines de lucro - Corporaciones y
Fundaciones- será juez competente el del lugar donde tenga
su respectivo domicilio -artículo 142 inciso 1º del Código
Orgánico de Tribunales.-
B.- Si la persona jurídica demandada fuere de
aquellas que persiguen fines de lucro - sociedades- y tiene
diversos establecimientos, comisiones u oficinas que la
representan en diversos lugares, será competente el juez del
lugar de la oficina donde se celebró el contrato o intervino en
265

el hecho que dio origen al juicio -artículo 142 del Código
Orgánico de Tribunales.-
ACCIONES POSESORIAS.-
Los interdictos posesorios son juicios destinados a
hacer valer las acciones posesorias, o sea, aquellas cuyo
propósito es conservar o recuperar la posesión de bienes
raíces o de derechos reales constituidos en ellos o ejercer
otros derechos especiales, por ejemplo, querella de
restitución, de amparo, etc.-artículos 549 del Código de
Procedimiento Civil y 930 y siguientes del Código Civil –
1°) Es juez competente para conocer de ellas en razón
del territorio, el juez del lugar en donde estuvieren situados
los inmuebles.
2°)Si los bienes por su situación pertenecieren a varios
territorios jurisdiccionales, será competente el juez de
cualquiera de éstos -artículo 143 del Código Orgánico de
Tribunales.-
CAUSAS DE AGUAS .-
Sobre esta materia recibe aplicación el artículo 144 del
Código Orgánico de Tribunales siendo competente para
conocer de los juicios de distribución de aguas.
1|-) de la comuna o agrupación de comunas en que se
encuentra el predio del demandado.
2°.-Si el predio estuviere ubicado en comunas o
agrupación de comunas cuyo territorio correspondiere a
distintos juzgados, será competente el de cualquiera de
ellas.
JUICIOS DE MINAS.-
Sobre el particular el artículo 146 del Código Orgánico
de Tribunales señala que en tales casos conocerá de todos
los asuntos a que se refiere el Código de Minería, el juez
letrado que tenga jurisdicción en la comuna o agrupación de
comunas en donde esté ubicada la pertenencia. Lo cual se
266

entiende sin perjuicio de las disposiciones especiales se
establecidas en el mismo Código de Minería y en el Código
Orgánico de Tribunales.
Por su parte el artículo. 37 Código de Minería señala:
"Será competente para intervenir en la gestión de constitución
de las concesiones el juez del letras en lo civil que tenga
jurisdicción sobre el lugar en que este ubicado el punto medio
señalado en el pedimento, o el punto de interés indicado en la
manifestación".
JUSTIFICACION, REGULACION Y REPARTIMIENTO
DE LA AVERIA COMUN.-
Constituye avería común, los sacrificios o gastos
extraordinarios e imprevistos, efectuados o contraídos
intencional y razonablemente, con el objetivo de preservar de
un peligro común a los intereses comprometidos en la
expedición marítima –artículo 1095 Código de Comercio-
Los juicios suscitados por estas razones se harán ante
el tribunal designado por el Código de Comercio -artículo 145
del Código Orgánico de Tribunales y 1105 del Código de
Comercio la precitada ley señala, sic: “ El arreglo de las
averías comunes será efectuado por un perito liquidador.”
“Declarada la avería gruesa, si no estuviere convenido
de antemano el nombre del liquidador, o no se produjere
acuerdo en cuanto a la persona a designar, cualquiera de los
interesados podrá solicitar el nombramiento al juez
competente del puerto donde termina la descarga…”
JUICIOS DE HERENCIA.-
Será juez competente para conocer de los juicio de
petición de herencia, del desheredamiento y del de validez o
nulidad de las disposiciones testamentarias, el del lugar en
donde se hubiere abierto la sucesión del difunto con arreglo a
lo dispuesto en el art. 955 del Código Civil -artículo 148 inciso
1º del Código Orgánico de Tribunales.- La sucesión de los
267

bienes de una persona se abre en el momento de su muerte
en su último domicilio; salvo los casos expresamente
exceptuados.
JUICIOS DE QUIEBRAS.-
Cuando se trata de juicios sobre quiebras, cesiones de
bienes o convenios entre deudor y acreedores, será juez
competente el del lugar en donde el fallido o deudor tuviere su
domicilio – artículo 154 del Código Orgánico de Tribunales.
JUICIOS DE ALIMENTOS:
SOBRE EL PARTICULAR, SE DISTINGUEN DOS
SITUACIONES :
A.- De los juicios de alimentos conocerá el juez de
familial del domicilio del alimentante o del alimentario a
elección de este último y se tramitarán conforme al
procedimiento ordinario establecido en la ley que crea los
juzgados de familia. Pues bien, estas personas se encuentran
mencionadas en el artículo 321 del Código Civil;
B.- De los juicios de alimentos que se deban a
menores, al cónyuge del alimentante cuando los solicitare
conjuntamente con sus hijos menores, o parientes mayores y
menores de edad que los reclamaren conjuntamente,
conocerá el juez de familia del domicilio del alimentante
o del alimentario a elección de este último. Dicha
competencia no se verá alterada por llegar el menor a la
mayoría de edad mientras el juicio se encontrare pendiente..
Será competente para conocer de las demandas de alimento,
rebaja o cese de la pensión alimenticia el juez que decretó la
pensión.- Ley 19.741 publicada 24 de julio del 2001 -

MATERIAS CIVILES NO CONTENCIOSAS.
En materias no contenciosas, no existe controversia, de
manera tal, que no es posible atender al domicilio del
demandado. por ello, en general, ES JUEZ COMPETENTE
268

PARA INTERVENIR EN UN ACTO NO CONTENCIOSO, EL
DEL DOMICILIO DEL INTERESADO -persona en favor de
quien se solicita la intervención del tribunal- sin perjuicio de
las reglas especiales sobre la materia -artículo. 134 del
Código Orgánico de Tribunales.-
SUCESION POR CAUSA DE MUERTE.- De todas las
cuestiones de carácter voluntario a que da origen la sucesión
por causa de muerte conocerá el juez del lugar donde tuvo su
último domicilio el causante, salvo los casos expresamente
exceptuados -artículo 148 inciso 2º del Código Orgánico de
Tribunales y 955 inciso 1º Código Civil-
Entre todas estas gestiones en forma general, podemos
mencionar las siguientes:
a.- Diligencias relativas a la apertura de la sucesión
-artículo 148 inciso 2° del Código Orgánico de Tribunales.-
b.- Diligencias relativas a la formación de inventarios
-artículo 148 inciso del Código Orgánico de Tribunales.-
c.- Diligencias relativas a la tasación y partición de los
bienes que el difunto hubiere dejado -artículo 148 inciso 2º del
Código Orgánico de Tribunales.-
d.- Gestión sobre protocolización -artículo 415 del
Código Orgánico de Tribunales.- de un testamento abierto
otorgado ante funcionario público y testigos pero que no
hubiere sido protocolizado en vida del testador -artículo 148,
866 del Código de Procedimiento Civil y 1014 del Código Civil
l-
e.- Gestión sobre protocolización de testamento
otorgado sólo ante testigos – artículo 148 inciso 2º del
Código Orgánico de Tribunales, 870 del Código de
Procedimiento Civil y 1020 del Código Civil-
f.- Gestión sobre apertura, publicación y protocolización
de testamentos privilegiados -artículos 148 del Código
Orgánico de Tribunales 870 del Código de Procedimiento Civil
269

y 1009 del Código Civil-.
g.- Diligencias relativas a la guarda de muebles y
papeles de la sucesión –artículo 872 del Código de
Procedimiento Civil.-
h.- Gestiones relativas a la declaración de herencia
yacente.
i.- Diligencias relativas al nombramiento de árbitro
partidor –artículo 464 del Código de Procedimiento Civil.-
Si la gestión versa sobre otorgamiento de posesión
efectiva y el causante murió en Chile, es juez competente el
del último domicilio, esto es, el del lugar donde se abre la
sucesión -artículo 148 inciso 2° del Código Orgánico de
Tribunales y 955 del Código Civil.
Si el causante fallece en el extranjero y su sucesión
comprende bienes situados en Chile, la posesión efectiva de
la herencia deberá pedirse ante el juez del lugar en que el
causante tuvo su último domicilio en la República -artículo
149 del Código Orgánico de Tribunales.-
Pero si el causante no hubiere tenido domicilio en
Chile, será juez competente el juez del domicilio del que
solicite la posesión efectiva -artículo 149 del Código Orgánico
de Tribunales.-
SI LA GESTION VERSA SOBRE APERTURA Y
PROTOCOLIZACION DE UN TESTAMENTO CERRADO,
PUEDEN EXISTIR DOS JUECES IGUALMENTE
COMPETENTES.-
1º.- El del último domicilio del causante, si el
testamento se hubiere otorgado ante notario de ese lugar
-artículo 148 inciso 2º del Código Orgánico de Tribunales, 868
del Código de Procedimiento Civil y 1025 del Código Civil.-.
2º.- El juez del territorio jurisdiccional a que pertenezca
el notario otorgante, cuando éste fuere distinto del último
domicilio del testador, en cuyo caso el primer juez obra por
270

delegación del segundo –artículo 148 inciso 2º.
NOMBRAMIENTO DE TUTORES Y CURADORES.
Las guardas se encuentran reglamentadas en los
artículos 338 y siguientes del Código Civil y su finalidad es la
representación de los incapaces, la que por regla general
corresponde a las personas que la ley señala como
representantes, cuando no existe una representación legal,
los representa un TUTOR o CURADOR.
Si las personas llamadas por la ley a ejercer la guarda
no existen o se niegan a aceptar el cargo, el juez es el
llamado a realizar el nombramiento.
ES JUEZ COMPETENTE EL DE FAMILIA DEL
DOMICILIO DEL PUPILO aunque el tutor o curador tuviere
otro, y conocerá de todas las cuestiones relativas al
nombramiento de tutor o curador y de todas las diligencias
que según la ley deben preceder a la administración de ellas,
a las incapacidades o excusas de los guardadores y de las
relativas a su remoción -art.150 C.O.T.-
CURADOR DE BIENES DEL AUSENTE, DE LA
HERENCIA YACENTE Y DE LOS DERECHOS DEL QUE
ESTA POR NACER.-
El curador de bienes del ausente, debe nombrarse para
el caso en que ausente una persona, que se ignora donde se
encuentra, sea demandado y no haya mandatario legalmente
constituido o sin facultad para representarlo. Todo ello se
realiza para que no sea burlada la justicia y es juez
competente el del lugar del último domicilio del ausente
-artículo 152 inciso 1º del Código Orgánico de Tribunales.-
Es herencia yacente aquella que no ha sido aceptada
por los herederos, dentro del plazo legal y, con el propósito de
que los acreedores de la masa hereditaria pueden hacer
efectivos sus derechos, el Juez del lugar del último domicilio
del causante designará un administrador de sus bienes -
271

artículo 152 inciso 1º del Código Orgánico de Tribunales.-
La criatura que está por nacer, tiene por ley ciertos
derechos que le reconoce el Código Civil y con el objeto de
designar un curador que le proteja se debe recurrir al juez del
lugar en que la madre del que está por nacer tenga su
domicilio –artículo 152 del Código Orgánico de Tribunales.-
MUERTE PRESUNTA.-
Es una institución creada con el objeto de presumir
muerto a un individuo que ha desaparecido, ignorándose si
vive y verificándose ciertas condiciones legales –artículo 80
Código Civil .-
La autoridad encargada de hacer la declaración de
muerte presunta es la justicia ordinaria y le competerá, no
sólo hacer tal declaración sino también conferir la posesión
provisoria de los bienes del desaparecido a las personas que
justifiquen tener derecho a ellos, y todo ello, le corresponderá
al juez del lugar en que el desaparecido haya tenido su último
domicilio –artículo 151 del Código del Código de Tribunales
y 81 del Código Civil.-
ENAJENACION O GRAVAMENES DE BIENES
RAICES:
Hay varios casos en que se hace necesaria la
autorización judicial, ejemplo, artículo 393 del Código Civil se
refiere a la enajenación y gravamen de los bienes raíces del
pupilo, en que se requiere la autorización del juez, siendo
competente el del lugar en donde están situados los
inmuebles -artículo 153 del Código Orgánico de Tribunales.-
MATERIAS DE AGUAS Y DE MINAS.-
DE AGUAS.-
En las comunidades de aguas cualquier interesado o la
Dirección General de Aguas que promueven cuestión sobre la
existencia de la comunidad o sobre los derechos de los
comuneros en el agua o en la obra común, deberá recurrir al
272

juez del lugar donde está ubicada la bocatoma del canal
principal –artículo 188 inciso 1º del Código de Aguas-
En las comunidades de obras de drenaje en que se
susciten las mismas cuestiones mencionadas en la
disposición legal antes citada, será competente el juez de la
comuna en que se encuentra ubicado cualquiera de los
predios de desagüe –artículo 253 Código de Aguas-
Es juez competente para constituir las juntas de
vigilancia, el de la capital de la provincia si el cauce atraviesa
una sola, pero si éste se separa o atraviesa dos o más, lo
será el juez de la capital de la provincia donde nace el cauce,
artículo 269 inciso 1º del Código de Aguas.
MINERIA.-
La regla general para lo contencioso en esta materia,
es válida para lo voluntario, siendo por tanto, el juez
competente el del lugar donde está ubicada la pertenencia.
El Código de Minas se encarga de explicitar más aún y
establece que será competente para intervenir en la gestión
de constitución de las concesiones -las que se constituyen
por resolución dictada en un procedimiento no contencioso
artículo 34 del Código de Minería- y también para conocer
de todo asunto contencioso o no contencioso atinente al
pedimento, la manifestación, la concesión de exploración o la
pertenencia, el juez de letras en lo civil que tenga jurisdicción
sobre el lugar en que esté ubicado el punto medio señalado
en el pedimento o el punto de interés señalado en la
manifestación -artículo 57 y 231 Código de Minería- salvo lo
pertinente, sea contencioso o no contencioso a concesiones
administrativas o judiciales, en trámite o ya constituidas, en
que será competente el juez de la ubicación del sitio o punto
de hallazgo señalado en la manifestación – artículo 231
Código de Minería-
GESTION SOBRE PETICION PARA ENTRAR AL
273

GOCE DE UN CENSO DE TRASMISION FORZOSA.
Por el CENSO una persona se obliga a pagar a otra un
rédito anual, reconociendo el capital correspondiente y
gravando una finca suya con la responsabilidad del rédito y
del capital. Se constituye por escritura pública inscrita en el
correspondiente Conservador de Bienes Raíces, sin la cual
sólo genera un rédito y no un derecho real.
La redención se produce cuando se consigna el capital
a la orden del juez quien lo declara redimido, declaración que
debe inscribirse también. El censo puede constituirse con
cargo de trasmitirse a perpetuidad o hasta cierto límite y este
es el que se conoce como censo de transmisión forzosa
-artículos 2022, 2027, 2038 y 2044 del Código Civil.-
La petición para entrar en el goce del censo, si este se
hubiere inscrito, se hará ante el juez del territorio donde se
inscribió -artículo 155 del Código Orgánico de Tribunales-
Si el censo fue redimido, entonces será competente el
juez del territorio jurisdiccional donde se inscribió la redención
-artículo 155 del Código Orgánico de Tribunales.-
Si el censo no se hubiere inscrito ni se hubiere
redimido, el juez competente será el del territorio jurisdiccional
donde se hubiere declarado el derecho del último censualista
-artículo 155 del Código Orgánico de Tribunales.-
MATERIA PENAL.-
La regla general para la determinación de la
competencia relativa en materia penal, es atribuirle
competencia en razón del territorio al juez del lugar en que se
hubiere cometido el hecho que da origen al juicio -artículo 157
del Código Orgánico de Tribunales-
Expuesta la regla general, debemos a continuación
analizar las situación de excepción que se contemplan en
nuestra legislación, siendo necesario para ello, en primer
término, hacer una distinción acerca si el delito se ha
274

cometido en Chile o en el extranjero y en este último caso, si
es de los que deben castigarse en Chile.
DELITOS COMETIDOS EN EL EXTRANJERO.-
Los crímenes y simples delitos sometidos a la
jurisdicción chilena a pesar de ser perpetrados en el
extranjero, están enumerados en el art. 6º del Código
Orgánico de Tribunales y son los cometidos por
representantes de Chile, ya sean chilenos o extranjeros e
incluso los extranjeros en circunstancias especiales -a bordo
de un buque chileno en alta mar, la piratería, etc. Estos delitos
son de competencia de los tribunales de Santiago -art. 167
C.O.T.- salvo:
1º.- Aquellos mencionados en el Nº2 del art. 52 del
C.O.T., esto es, los delitos de jurisdicción de los tribunales
chilenos, cuando pueden afectar las relaciones de la
República. con otros Estados, son de la competencia de un
Ministro de la Corte Suprema.
2º.- Los contemplados en el nº9 del artículo 6º del
C.O.T. referidos actualmente a la ley de Seguridad del
Estado, cometidos en el extranjero por chilenos naturales o
nacionalizados y por extranjeros al servicio de la República.
La tramitación de estos procesos se ajustará a las reglas
establecidas en el Código Procesal Penal, con las
modificaciones que se expresan a continuación:
a.- La investigación de los delitos previstos en la
presente ley perpetrados fuera del territorio de la República
por chilenos, ya sean naturales o nacionalizados y por
extranjeros al servicio de la República, será dirigida por el
fiscal adjunto de la Región Metropolitana que sea designado
por el Fiscal Regional Metropolitano que tenga competencia
sobre la comuna de Santiago, con arreglo al procedimiento
señalado en esta ley, sin perjuicio de las potestades del Fiscal
Nacional que contempla la Ley Orgánica Constitucional del
275

Ministerio Público.
b.- La acumulación de investigaciones sólo tendrá lugar
si en ellas se persigue delitos previstos en esta ley.( Ley
adecuatoria )

Un solo delito:
Que es el caso más común y en que será competente
para conocerlo el juez en cuyo territorio se haya cometido el
hecho que da motivo al juicio -artículo 157 inciso 1º del
Código Orgánico de Tribunales. La misma disposición legal
prosigue a objeto de aclarar un tanto más el problema,
manifestando: el delito se considerará cometido en el lugar en
donde se hubiere dado comienzo a su ejecución.
De manera que el juzgado de garantía del lugar de
comisión del hecho investigado conocerá de las gestiones a
que diere lugar el procedimiento oral.
LA EXCEPCION.- La encontramos en la ley de cuentas
corrientes bancarias y cheques donde se señala como juez
competente para conocer del delito de giro doloso de cheque,
el del domicilio registrado por el librador en el banco –
La competencia de los tribunales en materia penal,
contrariamente a lo que ocurre en materia civil, no sufre
alteración alguna por la circunstancia de encontrarse
comprometidos intereses fiscales.
Tampoco se altera la competencia por el hecho de que
las gestiones debieran efectuarse fuera del territorio
jurisdiccional del juzgado de garantía y se tratare de
diligencias urgentes, la autorización judicial previa podrá ser
concedida por el juez de garantía del lugar donde deban
realizarse. Asimismo, si se suscitare conflicto de
competencia entre varios jueces de garantía, cada uno de
ellos estará facultado para otorgar la autorizaciones o realizar
actuaciones urgentes, mientras no se dirimiere la
276

competencia.
La competencia a que se refiere el artículo 157, así
como la de las Cortes de Apelaciones, no se alterará por
razón de haber sido comprometidos los intereses fiscales.-
CUANDO SE TRATA DE LA INVESTIGACIÓN DE
DIVERSOS DELITOS.
En aquellos casos que se ejercitan las facultades que
la ley procesal penal confiere al Ministerio Público, para
investigar en forma conjunta hechos constitutivos de delitos
en los cuales, de acuerdo al artículo 157 del Código Orgánico
de Tribunales, correspondiere intervenir a más de un juez de
garantía, continuará conociendo de las gestiones relativas a
dichos procedimientos el juez de garantía del lugar de
comisión del primero de los hechos investigados.
Frente a la situación que se ha descrito
precedentemente, el Ministerio Público comunicará su
decisión en cada uno de los procedimientos que se seguirán
en forma conjunta, para lo cual pedirá la citación a una
audiencia judicial con todos los intervinientes de ellos.
En tal caso los jueces inhibidos harán llegar copias de
los registros que obraren en su poder al juez de garantía al
que correspondiere continuar conociendo de las gestiones a
que diere lugar el procedimiento..
No obstante, si el Ministerio Público, resolviere separar
las indagaciones llevadas conjuntamente, continuarán
conociendo de las gestiones correspondientes los jueces de
garantía competentes de conformidad al artículo 157. En
dicho caso se procederá del modo señalado en los incisos
segundo y tercero del citado artículo.
DELITOS DE JURISDICCION MILITAR
Si siendo muchos los responsables de un delito,
hubiere entre ellos individuos sometidos a los tribunales
militares y otros que no lo estén, el tribunal competente para
277

juzgar a los que gozan de fuero juzgará a todos los demás.-
Diversidad de condenas.
Cuando se dictaren distintas sentencias condenatorias
contra un mismo imputado, los tribunales que dictaren los
fallos posteriores al primero no podrán considerar
circunstancias modificatorias que de haberse acumulado los
procesos no se hubieran podido tomar en consideración.
Deberán, asimismo, regular la pena de modo tal que el
conjunto de penas no pueda exceder de aquella que hubiere
correspondido de haberse juzgado conjuntamente los delitos.
En los casos referidos, el tribunal que dictare el fallo posterior
deberá modificarlo de oficio o a petición de parte, a objeto de
proceder a su adecuación, conforme a lo previsto por la ley.,-

REGLAS SOBRE COMPETENCIA CIVIL DE
TRIBUNALES CRIMINALES.-
GENERALIDADES.-
Entre una de las varias clasificaciones que admiten los
tribunales, y de las cuales nos preocupamos oportunamente,
hay una de ellas realizada en atención a la materia entregada
por la ley a su conocimiento y al efecto, distinguimos:
1º.- Los comunes , tienen competencia sobre toda
clase de materia, y
2º.- Los especiales, sólo pueden conocer de aquellas
asuntos expresamente determinados en la ley.
Es así como nos encontramos con tribunales, civiles,
criminales, del trabajo etc. de tal manera, en estricto derecho,
un tribunal en lo civil no podría abocarse el conocimiento de
asuntos criminales y viceversa, pero, por diversas
circunstancias el legislador en ciertos casos, ha extendido a
los jueces del crimen competencia para conocer de asuntos
propios de la competencia de los tribunales civiles, siendo
entre otros:
278

1º.- En el caso del artículo 59 del Código Procesal
Penal, se formula un principio elemental de derecho en
cuanto a que de todo delito nace, además de la acción penal
para el castigo del culpable, la acción civil que tiene por
objeto reparar los efectos civiles del hecho punible.-
2º.- Por otra parte, en el inciso 1° del citado artículo 59
en el proceso penal siempre, debe interponerse la acción civil
que tuviere por objeto obtener la restitución de la cosa..-
Sin embargo, tanto el artículo 59 del Código Procesal
Penal, como el artículo 171 del Código Orgánico de
Tribunales, establecen una importante limitación en cuanto al
ejercicio de la acción civil en el proceso penal, pues ambas
prescriben que las acciones civiles encaminadas a la
reparación de las consecuencias civiles del hecho punible
cuando las interpusieren personas distintas a la víctima o
se dirigieren contra personas diferentes del imputado,
sólo podrán interponerse ante el tribunal civil que fuere
competente de acuerdo a las reglas generales. Con ello
naturalmente se alude al actor civil, que no sea la víctima del
delito y al tercero civilmente responsable.
Por otra parte, en el inciso final del artículo 171 del
Código Orgánico de Tribunales, se contiene una importante
disposición con relación a la ejecución de la decisión civil
de las sentencias dictadas por los jueces con competencia
penal, pues queda entregada a los tribunales civiles que sean
competentes de acuerdo a las reglas generales.
CUESTIONES PREJUDICIALES CIVILES.-
Precisamente, estas últimas cuestiones, o sea, las
suscitadas en un juicio criminal sobre un hecho de carácter
civil que sea uno de los elementos estimados por la ley penal
para definir el delito motivo de la persecución, o para agravar
o disminuir la pena, o para no estimar culpable al autor
-artículo 173 del Código Orgánico de Tribunales.- las cuales
279

reciben la denominación de cuestiones prejudiciales civiles,
cuyo pronunciamiento corresponde al juez con competencia
en lo criminal. Pero el Código Orgánico de Tribunales en el
citado artículo, en su inciso final expresa textualmente: "En
todo caso, la prueba y decisión de las cuestiones civiles que
es llamado a juzgar el tribunal que conoce de los juicios
criminales, se sujetará a las disposiciones del derecho civil."
PERO NO CONOCERA DE LAS SIGUIENTES
MATERIAS.-
Sin embargo, por expreso mandato del artículo 173 del
Código Orgánico, hay ciertas cuestiones civiles que no
pueden ventilarse dentro del proceso penal, y se trata de las
siguientes:
1º.- De las cuestiones sobre validez de matrimonio, en
que será competente el juez civil respectivo.
2º.- De las cuestiones sobre cuentas fiscales en que
será competente la Contraloría General de la República.
3º.- De las cuestiones sobre estado civil cuya
resolución deba servir de antecedente necesario para el fallo
de la acción penal persecutoria de los delitos de usurpación,
ocultación o supresión de estado civil, en que será
competente el juez civil a quien la ley tiene encomendado el
conocimiento de ellas.
4º.- De las excepciones de carácter civil concernientes
al dominio o a otro derecho real sobre inmuebles, opuestas a
la acción penal, siempre que aparezcan revestidas de
fundamento plausible y que de su aceptación por la sentencia
que en ellas recaiga, hubiere de desaparecer el delito, cuyo
conocimiento corresponde al tribunal civil, suspendiéndose el
juicio criminal en el intertanto –artículo 174 del Código
Orgánico de Tribunales.-
PRORROGA DE LA COMPETENCIA.-
Es el acto de los litigantes por el cual otorgan
280

competencia para conocer de un determinado asunto judicial
a un juez que naturalmente no la tiene.
Se produce cuando las partes expresa o tácitamente
convienen en ser juzgadas por un tribunal diverso de aquel a
quien, según la ley, corresponde el conocimiento del asunto –
artículo 181 del Código Orgánico de Tribunales.-
REQUISITOS DE PROCEDENCIA.-
1º.- Debe tratarse de un asunto de índole civil, pues en
materia criminal es improcedente la prorroga de competencia,
por cuanto todas las disposiciones legales sobre la materia
son de orden público y por lo mismo irrenunciables y,
además, porque de manera imperativa así lo señala el
artículo 182 del Código Orgánico de Tribunales: " La prorroga
de competencia sólo procede en primera instancia, entre
tribunales ordinarios de. igual jerarquía y respecto de
negocios contenciosos civiles”
2º.- El asunto debe ser contencioso, siendo
indispensable la existencia de una contienda, por ello es
manifiesta su improcedencia, en los actos no contenciosos y
criminales, así se desprende inequívocamente de lo
expresado por el artículo 182 del Código Orgánico de
Tribunales.
3º.- Solo es procedente tratándose de competencia
relativa, y
4º.- Solo es admisible en primera instancia, así lo
determina el artículo 182, llegándose a la misma conclusión
por aplicación de la regla del grado - artículo 110 - pues de
acuerdo con ella, determinada la competencia del tribunal de
primera instancia, queda fijada por el sólo ministerio de la ley,
la del tribunal que conocerá del asunto en segunda instancia.
Personas a quienes esta permitido prorrogar la
competencia.
Pueden prorrogar la competencia las personas
281

legalmente habilitadas para estar en juicio por sí mismas, y
cuando se carece de esta capacidad se puede prorrogarla por
intermedio de sus representantes legales -artículo 184 del
Código Orgánico de Tribunales.
Clases de prorroga.- La prorroga de competencia, puede
revestir dos formas, expresa o tácita:
Prorroga expresa: Se produce cuando las partes en el
contrato mismo o en un acto posterior convienen en la
prórroga, designando con toda precisión al juez a quien se
someten. Generalmente se hace insertando una cláusula
especial en donde las partes convienen en señalar para todos
los efectos legales y judiciales un domicilio determinado
-artículo 186 del Código Orgánico de Tribunales.-
Prorroga tácita.- Para que opere se requiere la concurrencia
de los siguientes presupuestos, según se trate del
demandante o del demandado:
1º.- El demandante, por el hecho de ocurrir ante el juez
interponiendo su demanda, ante tribunal absolutamente
competente – artículo 187 Nº1 del Código Orgánico de
Tribunales.-
2º.- El demandado lo hace cuando, apersonado en el
juicio, realiza cualquiera gestión en él, que no sea la de
reclamar la incompetencia del tribunal –artículo 187 Nº2 del
Código Orgánico de Tribunales.-
EFECTOS DE LA PRORROGA.-
La prórroga surte efectos entre las personas
concurrentes en su otorgamiento y no respecto de otras,
como los fiadores o codeudores -artículo 185 del Código
Orgánico de Tribunales.- lo anterior, no es sino una lógica
consecuencia del principio general del derecho en virtud del
cual, para que una persona se obligue con la otra, se
requiere en el consentimiento en el acto o declaración de
voluntad.
282

FORMAS DE IMPEDIR LA PRORROGA.-
Tanto el juez como las partes pueden impugnar la
prórroga de competencia cuando no se ajusta a las
disposiciones legales. El Juez evitará la prórroga
declarándose de oficio incompetente cuando se trate de
asuntos contenciosos civiles y carezca de competencia en
razón del fuero, materia o cuantía, o, cuando se trate de
asuntos no contenciosos o penales, o por último, cuando se le
plantea incidencia de incompetencia en razón del territorio y
lo falle positivamente por encontrar suficientemente
acreditada esa circunstancia.
Las partes la evitarán cuando la incompetencia sea
absoluta, formulando el incidente de incompetencia absoluta
y consecuentemente la nulidad de todo lo obrado, lo que
puede hacer en cualquier estado del juicio -artículo 84 del
Código de Procedimiento Civil.-
La demandada, puede impugnar la prorroga formulando
el incidente de incompetencia relativa, haciendo valer la
correspondiente excepción de incompetencia, antes de hacer
cualquiera gestión en el pleito –artículo 303 Nº1 y 305 del
Código de Procedimiento Civil.-
REGLAS DE DISTRIBUCIÓN DE CAUSAS.-
Naturaleza jurídica de estas normas.-
Valiéndonos de las reglas de la competencia absoluta
y en presencia de los factores: cuantía, materia y fuero,
determinamos la jerarquía del Tribunal que será competente
para conocer del asunto y mediante el territorio factor de
competencia relativa precisamos el lugar en donde se
encuentra el juez competente para el juicio.
Pero, dentro de una misma jerarquía de tribunales y en
un mismo territorio pueden existir numerosos jueces con igual
competencia y con el objeto de poder decidir legalmente entre
ellos cual será el encargado de abocarse al conocimiento de
283

un asunto, se han implantado las reglas de distribución de
causas. Tal situación, se presenta por ejemplo en la ciudad de
Santiago en donde existen numerosos juzgados civiles, o sin
ir más lejos en la ciudad de Temuco en donde nos
encontramos con tres jueces civiles con competencia sobre el
mismo territorio.
Es así, como en el caso señalado, todos aquellos
juzgados de Santiago y de Temuco, -en materia civil - en los
ejemplos propuestos tienen competencia para conocer del
asunto propuesto, pero serán las reglas de distribución en
definitiva, las que nos señalarán a cual de ellos
específicamente debemos ocurrir, pero ello no significa
restarle competencia al resto de los tribunales.. De manera
estas normas no son propiamente de competencia, sino sólo
de carácter administrativo y económico tendientes a organizar
y repartir equitativamente el trabajo, así por lo demás lo ha
manifestado certeramente la jurisprudencia de nuestros
tribunales.
SISTEMAS DE DISTRIBUCION:
Los sistemas de distribución de las causas que ha
establecido la doctrina y que se aplican en la mayoría de las
legislaciones, son los siguientes:
1º.- Sistema del Turno.- La autoridad correspondiente
fija un turno de días o semanas a cada uno de los tribunales,
los que en ese período reciben ingreso de causas con
exclusión de los demás, debiendo conocerlas hasta su
terminación;
2º.- Sistema de Distribución Directa.- Hay una
funcionario encargado por la ley de hacer la distribución; en
nuestro país se ha encomendado dicha labor a los
respectivos presidentes de las Cortes de Apelaciones quienes
son los encargados de asignar a los tribunales con asiento en
la comuna de su sede, las causas a cuyo conocimiento y
284

resolución deberán avocarse. y
3º.- Sistema Territorial.- La ley asigna a cada uno de
los juzgados un territorio dentro de la respectiva comuna o
agrupación de comunas, correspondiéndole a ese tribunal el
conocimiento de todos aquellos asuntos que tengan su origen
en ese lugar.
4|.- Sistema establecido para los jueces de garantía
y los tribunales del juicio oral en lo penal, laborales y de
familia- El artículo 23 letra a) del Código Orgánico de
Tribunales, impone expresa que corresponde al comité de
jueces, el deber de aprobar el procedimiento objetivo y
general a que se refieren los artículos 15 y 17, esto es,
tratándose de los tribunales antes mencionados, son ellos
mismos los que determinan en forma autónoma el sistema de
distribución de causas
Respecto a la distribución de causas, en atención a lo
dispuesto por el artículo 118 de la ley 19.968 que crea los
juzgados de familia, se aplican las disposiciones del Código
Orgánico de Tribunales para los juzgados de garantía y del
juicio oral en lo penal.
Sin embargo en el inciso final de la disposición citada se
expresa: Las Cortes de Apelaciones en cuya jurisdicción
exista más de un juzgado de familia, determinarán
anualmente las normas que regirán para la distribución de las
causas entre los juzgados.”
LEGISLACION CHILENA SOBRE LA MATERIA.-
En nuestra legislación se aplican los cuatro sistemas
que hemos citado precedentemente, pero ellos se utilizan
dependiendo de la concurrencia de ciertas circunstancias que
a continuación analizaremos:
a.-) De causas civiles, y dentro de ellas si tienen
carácter contenciosos o no contencioso,
b.)- En materia penal, caso en que se entabla
285

querella.-
c.- Si se trata de tribunales especiales, como por
ejemplo, juzgados de familia y del trabajo.
CAUSAS CIVILES.-
Contenciosas.- Como una cuestión previa cabe hacer
una distinción: si en territorio jurisdiccional del tribunal existe o
no Corte de Apelaciones.
En caso de haber Corte de Apelaciones.- En los
lugares de asiento de Corte de Apelaciones cuando hubiere
más de un juez de letras en lo civil deberá presentarse la
demanda a la secretaría de la Corte; de igual manera debe
procederse con cualquiera gestión contenciosa que se iniciare
y sea de competencia de algunos de esos jueces a fin de que
se designe a quien corresponda –artículo 176 del Código
Orgánico de Tribunales.-
Por lo tanto la demanda o la gestión pertinente, deberá
presentarse en la respectiva Corte de Apelaciones por
conducto del secretario de dicho tribunal para enseguida
asignarle un número de orden según su naturaleza, dejando
constancia de ello en un libro destinado al efecto y que no
podrá ser examinado sin orden del tribunal -artículo 176 inciso
2º del Código Orgánico de Tribunales.-
Acto seguido el secretario dará cuenta al Presidente de
la Corte de Apelaciones respectiva, quien hará la designación
cuidando de repartir equitativamente las demandas entre los
juzgados existentes.
Si no hay Corte de Apelaciones.- y existen en el
territorio de la comuna dos o más jueces, se establecerá un
turno entre ellos y se "dividirá el ejercicio de la jurisdicción".
Así las partes deberán presentar su demanda al tribunal de
turno.
El Turno: Por regla general, se fija semanalmente
comenzando por el juez más antiguo, prosiguiéndose con los
286

demás también por orden de antigüedad. Durante el turno
cada juez de letras deberá conocer de todos los asuntos
judiciales que se promuevan en él y los tramitará hasta su
terminación -artículo 175 inciso final del Código Orgánico de
Tribunales.-.
Durante el turno, la causa se radicará de acuerdo a la
regla de prevención y por lo tanto, los demás pierden su
competencia -artículo 112 del Código Orgánico de
Tribunales.- El turno se inicia a las 24 horas del día
domingo de cada semana –artículo 175.-
EXCEPCIONES:
Hay casos en que ciertas demandas y gestiones
judiciales escapan a las reglas analizadas y no se distribuyen
de la manera ordinaria, siendo los siguientes:
A.- Las demandas en juicios iniciados por medidas
prejudiciales, por gestiones preparatorias de la vía ejecutiva o
mediante la notificación previa de la acción de
desposeimiento contra terceros poseedores de la finca
hipotecada o acensuada, puesto que las referidas medidas
producen una especie de radicación, de manera que las
demandas deben presentarse en ese mismo tribunal.
B.- Las gestiones que se susciten con motivo de un
juicio ya iniciado se promoverán y juzgarán por el juez que
conoce del juicio -artículo 178 del Código Orgánico de
Tribunales - consecuencia de la aplicación de la regla de
extensión.
C.- Las gestiones a que diere lugar el cumplimiento de
una sentencia, fuera del caso previsto en la parte final del
artículo 114 del Código de Procedimiento Civil.- en que la
parte para el cumplimiento de una sentencia decide iniciar un
nuevo juicio- las que se iniciarán y juzgarán ante y por el juez
que la dictó -artículo 178 del Código Orgánico de Tribunales.-
D.- El ejercicio de las facultades que corresponden a
287

los jueces para el conocimiento de los asuntos que tienen por
objeto dar cumplimiento a resoluciones o decretos de otros
juzgado o tribunales, ni los asuntos de competencia no
contenciosa. Sin embargo, cuando se trata de negocios
derivados del conocimiento que otro juzgado tuviere de un
determinado asunto también le corresponderá a éste ejercer
jurisdicción -artículo 179 del Código Orgánico de Tribunales.-
Corresponden al juzgado de turno
En los dos últimos casos citados, y en los demás
que leyes especiales dispongan, en el territorio jurisdiccional
de los juzgados de Santiago el turno será ejercido por cinco
jueces letrados en la forma establecida en el inciso 2º del
artículo 175 -artículo 179 inciso final del Código Orgánico de
Tribunales -
Asuntos no Contenciosos.-
En los asuntos no contenciosos, haya o no Corte de
Apelaciones para su distribución, se aplicarán las reglas del
turno, por expresa disposición legal -artículo 179 inciso 1° del
Código Orgánico de Tribunales_.
En Santiago, el turno será ejercido simultáneamente
por cinco jueces letrados, semanalmente y comenzando por
los más antiguos -artículo 175 inciso 2º y 179 inciso 3º del
Código Orgánico de Tribunales-
CAUSAS CRIMINALES Y DE FAMILIA
Los juzgados de garantía y los tribunales del juicio oral
en lo penal se rigen por las normas especiales que los
regulan y los último mencionados – de familia – se rigen en
materia de distribución, como lo hemos señalado por las
reglas dadas por el Código Orgánico de Tribunales, con la
salvedad en los casos de las Cortes de Apelaciones en cuyo
territorio jurisdiccional exista más de un juzgado de esta
naturaleza, artículo 118 inciso final ley 19.968.-
288

CONTIENDAS Y CUESTIONES DE COMPETENCIA.-
Conocemos las reglas generales de competencia, esto
es, aquellas disposiciones legales que nos señalan que
tribunal preciso tiene atribución o facultad para conocer de un
determinado negocio judicial, pero puede suceder que tanto el
tribunal llamado a intervenir en un asunto, como las partes
interesadas en el mismo, estimen que ese tribunal carece de
competencia para conocer de él. Se plantea de este modo un
problema de competencia que al ser promovido por las
partes, recibe el nombre de cuestión de competencia, se
trata en tal caso de un incidente formulado sobre la falta de
atribuciones del tribunal requerido para conocer de un
determinado asunto judicial; y contienda de competencia es
el conflicto que surge entre dos o más tribunales para conocer
privativamente, cada uno de ellos, de un determinado asunto
judicial con exclusión de cualquier otro tribunal o bien para
estimar que ninguno de ellos tiene competencia.
De ahí también que a las contiendas de competencia
se acostumbre a sub-clasificarlas en positivas y negativas.
LAS CUESTIONES DE COMPETENCIA.-
Las cuestiones de competencia se regirán por las
reglas señaladas al efecto por el Código de Procedimiento
Civil y demás disposiciones legales -artículo 193 del Código
Orgánico de Tribunales.-
El Código de Procedimiento Civil establece dos
caminos o vías para formular una cuestión de competencia:
La Inhibitoria y La Declinatoria, esta materia corresponde
estudiarla al tratar los incidentes especiales.
LAS CONTIENDAS DE COMPETENCIA.-
Las contiendas de competencia son verdaderos
conflictos que se suscitan entre dos o más tribunales cuando
estiman que todos ellos tienen competencia para conocer de
un determinado asunto judicial o ninguno de ellos la posee.
289

Las contiendas de competencia de competencia
admiten una doble clasificación:
1º.- Según el contenido de la contienda, en positivas o
negativas; y
2º.- Según los tribunales en contienda, puede
suscitarse entre:
A.- Tribunales ordinarios o,
B.- Entre tribunales especiales y ordinarios;
Y, también se producen contiendas de competencia
entre autoridades políticas o administrativas y tribunales de
justicia., situación a la cual nos referimos oportunamente.
La contienda de competencia puede asomar al declarar
de oficio un tribunal su incompetencia para conocer de un
negocio en el cual se le ha requerido su intervención,
encontrándose facultado para formular dicha declaración, en
los casos siguientes:
a.- Cuando se trata de falta total de jurisdicción para
conocer de un determinado asunto;
b.- Cuando es incompetente para conocer de un
negocio en razón del fuero, de la materia o de la cuantía, esto
es, cuando sea absolutamente incompetente;
c.- Cuando sea incompetente para conocer de un
asunto no contencioso o de carácter penal, en razón del
territorio, pues debemos recordar la improcedencia en estos
casos, de la prorroga de competencia.
La contienda también puede originarse cuando las
partes formulan una cuestión de competencia, y los tribunales
en conflicto se consideran todos igualmente competentes, o
bien que ninguno tiene facultad para conocer del negocio
propuesto para su conocimiento y decisión.
En todo caso sea cual fuere la forma y origen de la
contienda de competencia, debe existir un tribunal señalado
por la ley para dirimirla en definitiva.
290

MECANISMOS DE SOLUCION.-
El Código Orgánico de Tribunales contempla una serie
de reglas destinadas a resolver el conflicto de competencia
suscitado entre los tribunales de justicia, o entre éstos y las
autoridades políticas o administrativas.
a.- Es así como el artículo 190 del Código Orgánico de
Tribunales dispone que las contiendas de competencia serán
resueltas por el tribunal superior jerárquico común de los que
están en conflicto, por ejemplo: si la contienda se origina
entre el Juez de Villarrica y el de Pucón, es competente para
resolver la contienda la Corte de Apelaciones de Temuco,
teniendo en consideración su calidad de superior jerárquico
de ambos tribunales.
b.- Si los tribunales son de distinta jerarquía, será
competente para resolver la contienda, el superior de aquel
de jerarquía más alta -artículo 190 del Código Orgánico de
Tribunales.- por ejemplo: La contienda se promueve entre el
juez de Osorno -Juzgado de ciudad capital de provincia-
dependiente de la Corte de Apelaciones de Valdivia y un Juez
de Temuco – juzgado de comuna asiento de Corte de
Apelaciones-, resuelve la contienda la Corte de Apelaciones
de Temuco por ser superior jerárquico del tribunal de más alta
jerarquía.-
c.- Si dependieren de diversos superiores, iguales en
jerarquía, resolverá la contienda el que sea superior del
tribunal que hubiere prevenido en el conocimiento del asunto
-artículo 190 inciso 3º del Código Orgánico de Tribunales-
ejemplo, se origina una contienda de competencia entre un
Juez de Santiago y uno de Valparaíso, ambos tribunales
dependen de distintos superiores jerárquicos, por un lado la
Corte de Apelaciones de Santiago, y por el otro, la de
Valparaíso. Entonces para definir cual es la encargada de
resolver la contienda se debe atender al tribunal de primera
291

instancia que previno en el conocimiento del asunto, así
tenemos entonces en el caso propuesto, si previno en el
conocimiento de la cuestión el juez de Valparaíso, será
competente para conocer y resolver la contienda, La Corte de
esta ciudad.
Las tres reglas anteriores se refieren a contiendas de
competencia suscitadas entre tribunales ordinarios, esto es,
de aquellos que teniendo competencia común, pertenecen al
Poder Judicial.
El art. 190 inciso 4º del Código Orgánico de Tribunales
regula la situación en que uno de los tribunales en conflicto
sea arbitral: " los jueces árbitros de primera, de segunda o de
única instancia tendrán como superior, para los efectos de
este artículo, a la respectiva Corte de Apelaciones ". Esto
quiere decir que frente a una contienda de competencia
suscitada entre tribunales ordinarios y arbitrales o entre estos
últimos, será competente para resolver el conflicto el que
corresponda como resultado de aplicar las reglas
precedentes, pero tomando en cuenta que el superior
jerárquico de los jueces árbitros es la respectiva Corte de
Apelaciones.
Tratándose de los tribunales especiales el artículo 191
inc.1º del Código Orgánico de Tribunales dispone: " sin
perjuicio de las disposiciones expresas en contrario, las
contiendas de competencia que se susciten entre tribunales
especiales o entre éstos y los tribunales ordinarios,
dependientes de una misma Corte de Apelaciones, serán
resueltas por ella."
Pero en el caso de depender de diversas Cortes de
Apelaciones, resolverá la contienda la que sea superior
jerárquico del tribunal que hubiere prevenido en el
conocimiento del asunto.
Para el caso que no pudieren aplicarse las reglas
292

precedentes, resolverá la Corte Suprema -artículo 191 inciso
final-.
IMPLICANCIAS Y RECUSACIONES.-
Para que un tribunal de justicia tenga el carácter de tal,
es indispensable que tenga imparcialidad, pues bien, uno de
los medios estructurados por el legislador para mantener y
resguardar esta característica tan esencial en el ejercicio de
la jurisdicción, son las implicancias y recusaciones.
Las implicancias y recusaciones son causales que
inhabilitan a un juez o funcionario naturalmente competente
para conocer o participar en un asunto determinado, por
considerarle afecto a un obstáculo que le hace perder la
imparcialidad requerida en la función que desempeña, esta
inhabilitación debe ser declarada judicialmente y fundada en
una causal legal.
El artículo 194 del Código Orgánico de Tribunales.
prescribe: "Los jueces pueden perder su competencia para
conocer determinados negocios por implicancia o recusación
declaradas, en caso necesario, en virtud de causas legales ".
Esto quiere decir, en otras palabras, que las implicancias y
recusaciones son causales de incompetencia accidental, pues
un tribunal que de acuerdo a las reglas antes estudiadas es
competente para conocer de un determinado asunto, deja de
serlo por el hecho de concurrir en la persona del juez una
causal que cuestiona su imparcialidad.
Nuestro legislador procesal se ha encargado de
establecer una reglamentación dual de esta materia, en
efecto, por una parte señala cuales son las causas de
implicancia y recusación y los tribunales llamados a conocer
de ellas, en el Código Orgánico de Tribunales y por otra parte,
en el Código de Procedimiento Civil, establece cual es el
procedimiento que debe seguirse para hacer valer las
causales de inhabilidad, el que corresponde estudiarlo en
293

detalle al instante de preocuparnos de los incidentes
especiales. A continuación enumeraremos en primer término
las causales de implicancia, haciendo lo propio
posteriormente con las de recusación:
Causales de Implicancia - artículo 195 del Código
Orgánico de Tribunales -
Son causales implicancia:
1º.- Ser el juez parte en el pleito o tener interés
personal, salvo lo dispuesto en el artículo 18 del artículo
siguiente.
2.º Ser el juez consorte o pariente consanguíneo
legítimo en cualquiera de los grados de la línea recta y en la
colateral hasta el segundo grado inclusive, o ser padre o hijo
natural o adoptivo de alguna de las partes o de sus
representantes legales;
3º.- Ser el juez tutor o curador de alguna de las partes,
o ser albacea de alguna sucesión, o síndico de alguna
quiebra, o administrador de algún establecimiento, o
representante de alguna persona jurídica que figure como
parte en el juicio,
4º.- Ser el juez ascendiente o descendiente legítimo,
padre o hijo natural o adoptivo del abogado de alguna de las
partes;
5º.- haber sido el juez abogado o apoderado de alguna
de las partes en la causa sometida actualmente a su
conocimiento;
La jurisprudencia de nuestros tribunales ha resuelto
que es nula la sentencia pronunciada con la concurrencia de
un abogado integrante que patrocinó a una de las partes en el
juicio y que, como tal, asistió a una sesión de prueba en la
causa.-
6º.- Tener el juez, su consorte, ascendientes o
descendientes legítimos, padres o hijos naturales o adoptivos,
294

causa pendiente en que deba fallar como juez alguna de las
partes;
7º.- tener el juez, su consorte, ascendientes o
descendientes legítimos, padres o hijos naturales o adoptivos,
causa pendiente en que se ventile la misma cuestión que el
juez debe fallar;
8º.- haber el juez manifestado su dictamen sobre la
cuestión pendiente con conocimiento de los antecedentes
necesarios para pronunciar sentencia;
9º.- Ser el juez, su consorte, o algunos de sus
ascendientes o descendientes legítimos, padres o hijos
naturales o adoptivos, heredero instituido en testamento por
alguna de las partes;
Lo dicho en este artículo es sin perjuicio de lo dispuesto
en el artículo 1324 y en los incisos tercero y cuarto del
artículo 1325 del Código Civil.
Respecto de los jueces con competencia criminal,
son causas de implicancia, además las siguientes:
1° Haber intervenido con anterioridad en el
procedimiento como fiscal o defensor;
2° Haber formulado acusación como fiscal, o haber
asumido la defensa, en otro procedimiento seguido en contra
del mismo imputado, y
3° Haber actuado el miembro del tribunal del juicio oral
en lo penal como juez de garantía en el mismo procedimiento.
Las causales de Recusación.-
Las causales de recusación establecidas por la ley, son
las siguientes;
1º.- Ser el juez pariente consanguíneo simplemente
ilegítimo en toda la línea recta y en la colateral hasta el cuarto
grado inclusive, o consanguíneo legítimo en la línea colateral
desde el tercero hasta el cuarto inclusive, o afín hasta el
segundo grado inclusive, de algunas de las partes o de sus
295

representantes legales;
2º.- Ser el juez ascendiente o descendiente ilegítimo,
hermano o cuñado legítimo o natural del abogado de alguna
de las partes;
3º.- Tener el juez superior alguno de los parentescos
designados en el inciso precedente o en el número 4º del
artículo 195, con el juez inferior que hubiere pronunciado la
sentencia que se trata de confirmar o revocar;
4º.- Ser alguna de las partes sirviente, paniaguado o
dependiente asalariado del juez o viceversa;
5º.- Ser el juez deudor o acreedor de alguna de las
partes o de su abogado; o serlo su consorte o alguno de sus
ascendientes o parientes colaterales dentro del segundo
grado.
Sin embargo, no tendrá aplicación la causal del
presente número si alguna de las partes fuere alguna de las
instituciones de previsión fiscalizadas por la Superintendencia
de Seguridad Social, La Asociación Nacional de Ahorro y
Préstamo, o uno de los Servicio de Vivienda y Urbanización, a
menos que estas instituciones ejerciten actualmente cualquier
acción judicial contra el juez o contra alguna otra de las
personas señaladas o viceversa;
6º.- Tener alguno de los ascendientes o descendientes
simplemente ilegítimos del juez o los parientes colaterales del
mismo dentro del segundo grado, causa pendiente que deba
fallar como juez alguna de las partes;
7º.- Tener alguno de los ascendientes o descendientes
simplemente ilegítimos del juez o los parientes colaterales del
mismo dentro del segundo grado, causa pendiente en que se
ventile la misma cuestión que el juez debe fallar;
8º.- tener pendientes laguna de las partes pleito civil o
criminal con el juez, con su consorte, o con alguno de sus
ascendientes, descendientes o parientes colaterales dentro
296

del segundo grado.
Cuando el pleito haya sido promovido por alguna de las
partes, deberá haberlo sido antes de la instancia en que se
intenta la recusación;
9º.- Haber el juez declarado como testigo en la cuestión
actualmente sometida a su conocimiento;
10º.- Haber manifestado el juez de cualquier modo su
dictamen sobre la cuestión pendiente, siempre que lo hubiere
hecho con conocimiento de ella;
11.- Ser alguno de los ascendientes o descendientes
ilegítimos del juez o alguno de sus parientes colaterales
dentro del segundo grado, instituido heredero en testamento
por alguna de las partes;
12.- Ser alguna de las partes heredero instituido en
testamento por el juez;
13.- Ser el juez socio colectivo, comanditario o de
hecho de alguna de las partes, serlo su consorte o alguno de
los ascendientes, descendientes del mismo juez, o alguno de
sus parientes colaterales dentro del segundo grado;
14.-Haber el juez recibido de alguna de las partes un
beneficio de importancia, que haga de presumir empeñada su
gratitud;
15.- tener el juez con alguna de las partes amistad que
se manifieste por actos de estrecha familiaridad;
16,. Tener el juez con alguna de las partes, enemistad,
odio o resentimiento que haga presumir que no se halla
revestido la debida imparcialidad;
17.- Haber el juez recibido, después de comenzado el
pleito, dádivas o servicios de alguna de las partes, cualquiera
que sea su valor e importancia y,
18.- Ser parte o tener interés en el pleito una sociedad
anónima de que el juez sea accionista.
No obstante lo dispuesto en el inciso precedente, no
297

constituye causal de recusación la circunstancia de que una
de las partes fuere una sociedad anónima abierta.
Lo prevenido en el inciso anterior no regirá cuando
concurra la causal señalada en el número 8º de este artículo,
Tampoco regirá cuando el juez, por sí solo o en conjunto con
alguna de las personas indicadas en el numerando octavo,
fuere dueño de más del diez por ciento del capital social. En
estos dos casos existirá causal de recusación.
Por estimar útil el estudio comparativo de estas dos
instituciones jurídico procesales, pues de esa manera asoman
con mayor facilidad las características que le son propias, a
continuación haremos un paralelo entre las mismas.
PARALELO ENTRE IMPLICANCIAS Y
RECUSACIONES.-
Entre ambas instituciones existen semejanzas y
diferencias, siendo éstas las siguientes:
1º.- En Las implicancias existe una prohibición absoluta
de conocer de un determinado asunto. En las recusaciones,
en cambio, existe una facultad radicada en las partes para
que éstas impidan que un juez pueda conocer del asunto
cuando exista una causa legal.
2º.- Las implicancias, constituyen una institución de
orden público y, por lo tanto, son irrenunciables. En cambio,
las recusaciones miran el sólo interés privado y,
consiguientemente, pueden renunciarse por las partes a
quienes eventualmente pudiera afectarles.
3º.- De acuerdo al art. 200 inciso 1º del Código
Orgánico de Tribunales. " La implicancia de los jueces puede
y debe ser declarada de oficio y a petición de parte a quién,
según la presunción de la ley, puede perjudicar la falta de
imparcialidad que se supone en el juez". Por su parte,
tratándose de una recusación, sólo puede ser declarada a
petición de parte.-
298

4º.- Por la gravedad que revisten, las causales de
implicancia no pueden purgarse por ninguna gestión que las
partes hagan. En cambio, existe una verdadera prórroga
respecto de las causales recusación.-
La importancia de la distinción radica en la oportunidad
procesal en que puede hacerse valer una y otra. Prescribe, en
lo atingente el artículo 114 del Código de Procedimiento Civil
que: " La declaración de implicancia o de recusación cuando
haya de fundarse en causa legal, deberá pedirse antes de
toda gestión que ataña al fondo del negocio, o antes de que
comience a actuar la persona contra quien se dirige, siempre
que la causa alegada exista y sea conocida de la parte."
Si la causa es posterior o no ha llegado a conocimiento
de la parte, deberá proponerla tan pronto como tenga noticia
de ella. No justificándose esta última circunstancia, será
desechada la solicitud, a menos que se trate de una
implicancia. En este caso podrá el tribunal imponer a la parte
que maliciosamente haya retardado el reclamo de la
implicancia una multa que no exceda de un sueldo vital.
Por otra parte, para que sea procedente el recurso de
casación en la forma basta con que la sentencia haya sido
pronunciada por un juez o con la concurrencia de un juez "
legalmente implicado"; en cambio, para las recusaciones no
basta la existencia de una causa legal, sino que es necesario
haberla alegado y ésta "este pendiente o haya sido
declarada por el tribunal competente" artículo 768 Nº2 del
Código de Procedimiento Civil
5º.- Las causales implicancia, contempladas en el
artículo 195 del Código Orgánico de Tribunales son más
graves y afectan personalmente a un juez. Tal es así que de
la sola lectura de los numerales se desprende que el interés
que él puede tener es muy directo y no puede serle
desconocido, así por ejemplo, cuando una de las partes en el
299

juicio es cónyuge o hijo legítimo del juez.
Las causales de recusación, contempladas en el
artículo 196 del Código Orgánico de Tribunales son un tanto
menores en gravedad y el interés del juez se ve notablemente
disminuido, principalmente por lo remoto de los vínculos de
familia que existen entre él y las partes del litigio. En muchos
casos, el juez puede desconocer los vínculos de parentesco
que tiene con alguna de las partes de la contienda.
6º.- El juez conociendo su implicancia y no obstante
falla la causa, comete delito. En efecto, de acuerdo al artículo
224 n°7 del Código Penal, sufrirán los miembros de los
tribunales de justicia la pena que el precepto señala "cuando
con manifiesta implicancia, que les sea conocida y sin
haberla hecho saber previamente a las partes, fallaren causa
criminal o civil".
En cambio, el juez que falla con notoria recusación no
comete delito alguno, lo que no exime de otros tipo de
responsabilidades.
7º.- En lo que respecta al tribunal competente, en las
implicancias lo es, el tribunal que conoce del asunto en que
esa implicancia incide. Así el artículo 202 del Código Orgánico
de Tribunales prescribe: " de la implicancia de jueces que
sirvan en tribunales unipersonales, conocerán ellos mismos".
Agrega el artículo 203 del Código Orgánico de
Tribunales que "de la implicancia de jueces que sirven en
tribunales colegiados conocerá el tribunal mismo con
exclusión del miembro o miembros de cuya implicancia se
trata".
En cambio, en las recusaciones recibe aplicación el
principio jerárquico, así por lo demás se desprende del
artículo 204 del Código Orgánico de Tribunales: " De la
recusación de un juez de letras conocerá la Corte de
Apelaciones".
300

"De la de uno o más miembros de una Corte de
Apelaciones conocerá la Corte Suprema".
"De la de uno o más miembros de la Corte Suprema
conocerá la Corte de Apelaciones de Santiago".
" De la de un juez árbitro conocerá el juez ordinario del
lugar en que se sigue el juicio".
El principio jerárquico recibe dos excepciones,
justificadas según veremos. En efecto:
a.- De las recusaciones de uno o más miembros de la
Corte Suprema, conoce la Corte de Apelaciones de Santiago
-artículo 204 inciso 3º del Código Orgánico de Tribunales- y,
b.- De las recusaciones de un juez árbitro conoce el
juez ordinario del lugar en donde se sigue el juicio -artículo
204 inciso 4º del Código Orgánico de Tribunales.-
8º.- En lo que respecta al régimen de recursos, hemos
visto que en lo relacionado a la casación de forma basta que
la causal de implicancia este presente para que sea
procedente y que para la recusación, se requiere que la
recusación haya sido alegada oportunamente, es decir, que
esté pendiente o haya sido declarada por tribunal
competente.
Tratándose de la apelación, el régimen se unifica,
puesto que de acuerdo al artículo 205 del Código Orgánico de
Tribunales ."las sentencias que se dictaren en los incidentes
sobre implicancia o recusación serán inapelables, salvo las
que pronuncia el juez de un tribunal unipersonal desechando
la implicancia deducida ante él, aceptando la recusación en el
caso del artículo 124 del Código de Procedimiento Civil, o
declarándose de oficio inhabilitado por alguna causal de
recusación."
El artículo 124 del Código de Procedimiento Civil se
refiere a lo que algunos autores denominan " Recusación
Amistosa " Y consiste en que antes de pedirse formalmente
301

la recusación de un juez al tribunal que deba conocer del
incidente, podrá el recusante ocurrir al mismo recusado, si
funciona solo o al tribunal de que forme parte, exponiéndole la
causa en que la recusación se funda y pidiéndole la declare
sin más trámite. Rechazada esta solicitud, podrá deducirse la
recusación ante el tribunal correspondiente.
De las apelaciones a que se refiere el artículo 205 del
Código Orgánico de Tribunales conoce el tribunal a quien
corresponde la segunda instancia del negocio en que la
implicancia o recusación inciden.
En el caso de un juez árbitro de única o segunda
instancia se entiende para el efecto de este artículo, como
tribunal de alzada la Corte de Apelaciones respectiva –
artículo 205 inciso 3º del Código Orgánico de Tribunales.
9º.- En lo que respecta a los efectos que producen la
implicancia y recusación acogidas, es necesario señalar que,
en virtud del principio o base de la actividad jurisdiccional
denominada de la continuidad, operan las instituciones de la
integración y subrogación, así por lo demás lo señala el
artículo 206 del Código Orgánico de Tribunales y el artículo
211 del mismo texto legal.
OBLIGACION DE LOS JUECES.-
Pesan sobre los jueces algunas obligaciones en
relación con la materia de nuestro estudio, las que se
encuentran establecidas en el artículo 199 del Código
Orgánico de Tribunales siendo ellas:
1º.- Los jueces que se consideren comprendidos en
algunas de las causales de implicancia o recusación, deberán
tan pronto como tengan noticia de ello, hacerlo constar en el
proceso declarándose inhabilitados para continuar
funcionando,
2º.- o pidiendo se haga esta declaración por el tribunal
de que forman parte.
302

No obstante, se necesitará de solicitud previa para
declarar la inhabilidad de los jueces de la Corte Suprema y de
las Cortes de Apelaciones, fundada en cualquiera de las
causales de recusación la de los demás jueces producida por
el hecho de ser parte o tener interés en el pleito una sociedad
anónima de que éstos sean accionistas, sin perjuicio en uno y
otro caso de que se haga constar en el proceso la existencia
de la causal".
RECUSACION DE LOS ABOGADOS
INTEGRANTES.-
La integración, es el llamamiento que hace la ley para
completar un tribunal colegiado, esto es, Cortes de
Apelaciones y Corte Suprema.
Existe un orden de prelación en la enunciación de las
personas llamadas a integrar; así primero se integra por
ministros no inhabilitados de la respectiva Corte, luego los
Fiscales de los mismos tribunales y, finalmente con abogados
integrantes los que no pueden constituir mayoría, sea en el
funcionamientos ordinario o extraordinario.
En las recusaciones de Ministros de Corte, el
interesado debe seguir todo el procedimiento previsto en los
incidentes y fundar su pretensión en una causal legal.
Tratándose de los abogados integrantes pueden ser éstos
recusados por una sola vez, sin expresión de causa. "Los
abogados o procuradores de las partes podrá por medio del
relator de la causa, recusar sin expresión de causa a uno de
los abogados de la lista, no pudiendo ejercer este derecho
sino respecto de dos miembros aunque sea mayor el número
de partes litigantes. Esta recusación deberá hacerse antes de
comenzar la audiencia en que va a verse la causa, cuando se
trate de abogados que hayan figurado en el acta de
instalación del respectivo tribunal, o en el momento de la
notificación a que se refiere el artículo 166 del Código de
303

Procedimiento Civil en los demás casos ." -artículo 198 inciso
2º del Código Orgánico de Tribunales.-
Para recusar a un abogado integrante de la Corte
Suprema deberá pagarse en estampillas un impuesto de $
4.850; en tanto que, para hacer lo propio con uno de Corte de
Apelaciones se requiere del pago de $3.640.- artículo 198
inciso final Código Orgánico de Tribunales -
Asimismo, de acuerdo a lo prescrito por los artículo 483
del Código Orgánico de Tribunales los funcionarios judiciales
-auxiliares de la administración de justicia_ están también
afectos a implicancias y recusaciones.
En todo caso, es necesario tener presente en todas las
situaciones en que se implique o recuse a un miembro del
tribunal, será necesario pagar un impuesto en estampillas
cuyo monto varía según el funcionario de cuya inhabilidad se
trate, es así como:
a.- Si se trata de la implicancia o recusación del
Presidente, Ministro o Fiscal Judicial de la Corte Suprema, se
cancela una Unidad Tributaria Mensual;
b.- En el caso del Presidente, Ministros o Fiscales
Judiciales de una Corte de Apelaciones, es necesario integrar
media Unidad Tributaria Mensual, y
c.- Cuando se trata de un juez de letras o de su
subrogante legal, juez árbitro, defensor público, relator, perito,
secretario o un receptor, se cancela un cuarto de Unidad
Tributaria Mensual, artículo 118 del Código de Procedimiento
Civil.

LOS ARBITROS.-
Al estudiar los Tribunales de Justicia en nuestro país,
advertimos que en atención a la naturaleza de función
podíamos distinguir tres clases:
1.- Ordinarios, cuya enumeración nos las entrega el
304

artículo 5 del Código Orgánico de Tribunales ..
2.- Especiales, son los que juzgan a determinadas
personas y conocen de ciertas materias y se hallan
establecidos en leyes especiales; tribunales militares y
juzgados de policía local;
3.- Arbitrales, son los que pasaremos a estudiar y
tienen una importancia capital en nuestros días.
Generalidades.- El origen de la institución de los tribunales
arbitrales es muy antiguo y con toda seguridad las primeras
disputas entre los individuos fueron resueltas por jueces
árbitros, razón que nos induce a pensar que su origen es
anterior al de los tribunales ordinarios, pues tanto en la Biblia
como en las legislaciones de los pueblos primitivos se habla
de los árbitros otro tanto acontece en las 12 tablas de los
romanos.
Pero en Roma, la jurisdicción arbitral tenía
características muy peculiares por cuanto las sentencias
dictadas por los árbitros carecían de la fuerza y autoridad de
cosa juzgada, es decir, no podían ser ejecutadas. Es por eso,
las partes, junto con someter determinado asunto a arbitraje,
celebraban un pacto especial, llamado la "cláusula
compromisoria" en virtud de la cual convenían en el pago de
una multa a título de pena, en el caso de resistencia de
alguna de las partes a someterse a cumplir voluntariamente la
sentencia pronunciada por el árbitro.
Por eso en la actualidad cuando se conviene por dos o
más personas en entregar el conocimiento y decisión de un
determinado asunto a un árbitro, a ese concurso de
voluntades se le denomina "compromiso", recibiendo el juez
árbitro el nombre de "juez compromisario", o simplemente
"Compromisario", sin embargo, por de pronto conviene
dilucidar que el concepto antes expresado de cláusula
compromisoria, difiere totalmente de la que entendemos por
305

tal en la actualidad.
Prosiguiendo con este breve reseña histórica sobre la
institución de los jueces árbitros, diremos que en el derecho
del Bajo Imperio, principalmente en la época de Justiniano, a
las sentencias arbitrales se les reconoce la "Fuerza de Cosa
Juzgada", o sea, acción para exigir su cumplimiento, y la
institución con ligeras variantes y perfeccionamiento ha
llegado así hasta nuestros días.
Actualmente la ley no ve inconveniente alguno para que
los particulares, salvo casos de excepción, nombren de
común acuerdo a un tercero con el propósito de que dirima
una contienda o dificultad de orden jurídico surgida entre
ellos. Aún más, en ciertos casos, concretamente en nuestro
Código Orgánico de Tribunales se obliga a las partes resolver
determinadas contiendas mediante la intervención de este
tercero, cuyo nombre es el de "juez árbitro".
Concepto.- La ley, esto es, el Código Orgánico de Tribunales
en su artículo 222 nos da un concepto de lo que debemos
entender por jueces árbitros, expresando, sic: " Se llaman
árbitros los jueces nombrados por las partes o por la
autoridad judicial en subsidio para la resolución de un
asunto litigioso".
La definición anterior tiene como mérito el hecho de
asimilar a los árbitros a los jueces ordinarios, e indica el
objeto o finalidad de su nombramiento, o sea, la resolución de
un asunto litigioso, pero incurre en una omisión al señalar
como única fuente la voluntad de las partes o de la autoridad
judicial en subsidio, en circunstancias, que puede además
tener su origen, en la voluntad del testador y según algunos
en la propia ley.
DIFERENCIAS ENTRE LOS TRIBUNALES
ORDINARIOS Y LOS TRIBUNALES ARBITRALES.-
1.- Los jueces ordinarios son designados por el
306

Presidente de la República a propuesta de la Corte Suprema
o de la respectiva Corte de Apelaciones, según corresponda.
Los jueces árbitros, por regla general, son designados por
las partes, las que le otorgan a la vez jurisdicción.
2.- Los jueces de los tribunales ordinarios, conocen
de la generalidad de los asuntos que la ley ha colocado en la
esfera de sus atribuciones y, por consiguiente son tribunales
permanentes; en cambio, los jueces árbitros, sólo pueden
resolver un asunto o negocio determinado que le
encomiendan las partes y en consecuencia, desde este punto
de vista, son tribunales accidentales.
3.- Los jueces de los tribunales ordinarios deben
fallar con estricta sujeción a la ley y pesa sobre ellos, el
principio de la legalidad, salvo contadas excepciones; en
cambio, los jueces árbitros arbitradores, una de las clases
en que se dividen los jueces árbitros fallan en conciencia y;
4.- Los tribunales ordinarios, tienen facultad de
imperio, es decir, derecho para hacer cumplir o ejecutar lo
fallado con entera amplitud; por el contrario, los árbitros
carecen de ella o la poseen en forma muy limitada; así fluye
del artículo 635 del Código de Procedimiento Civil.
Sin embargo, cuando el cumplimiento de una
resolución arbitral exija procedimientos de apremio o el
empleo de otras medidas compulsivas o cuando haya de
afectar a terceros que no sean parte en el compromiso
deberá ocurrirse a la justicia ordinaria para la ejecución de lo
resuelto.
DIVERSAS CLASES DE ARBITROS.
Nuestra ley procesal reconoce tres clases de árbitros:
1º.- De derecho,
2º.- Arbitradores o amigables componedores y
3º.- Mixtos,
Es así como el artículo 223 inciso primero del Código
307

Orgánico de Tribunales establece la existencia de estas tres
calidades susceptibles de ser otorgadas a los jueces árbitros,
por las partes, al tiempo de su designación. A continuación en
forma más detallada daremos a conocer los rasgos más
característicos de estas clases de árbitros.
ARBITRO DE DERECHO.-
Su función se caracteriza por cuanto, tanto en la
tramitación como en la decisión de los asuntos entregados a
su conocimiento, se somete a las mismas reglas establecidas
para los jueces ordinarios según la naturaleza de la acción
deducida - artículo 223 inciso 2º del Código Orgánico de
Tribunales. -
ARBITRO ARBITRADOR.-
De acuerdo con lo manifestado por el artículo 223
inciso 3º del Código Orgánico de Tribunales: falla
obedeciendo a lo que su prudencia y la equidad le dictaren y
no estará obligado a guardar en su procedimiento y en su
fallo, otras reglas aparte de las expresadas por las partes en
el acto constitutivo del compromiso y si éstas nada hubieren
manifestado a las establecidas para este caso en el artículo
628 y Siguientes del Código de Procedimiento Civil.
ARBITRO MIXTO.-
Estos como su nombre lo indica, tienen facultades de
arbitrador en cuanto al procedimiento y se ciñen estrictamente
a la ley en el pronunciamiento de la sentencia definitiva -
artículo 223 inciso final del Código Orgánico de Tribunales. -
En consecuencia, la clasificación realizada por el
legislador en cuanto a la función de los árbitros gira alrededor
de dos factores: la tramitación y decisión.-.
CAPACIDAD DE LAS PARTES EN RELACION AL
NOMBRAMIENTO DEL ARBITRO.
La clasificación anterior de los árbitros no sólo tiene
importancia para saber el procedimiento a seguir y a la forma
308

o manera de pronunciar la sentencia, sino además, en cuanto
a la facultad de las partes, en relación a su capacidad, para
atribuirle una determinada calidad al árbitro, tal es así:
1º.- Que para designar árbitros arbitradores, las partes
deben ser mayores de edad y administrar libremente sus
bienes, según lo dispone expresamente el artículo 224 inciso
1º del Código Orgánico de Tribunales., al decir:" Sólo las
partes mayores de edad y libres administradoras de sus
bienes podrán dar a los árbitros el carácter de arbitradores".
2º.- Que para atribuir a los árbitros la calidad de mixtos
también se requiere plena capacidad de las partes, no
obstante, por motivos de manifiesta conveniencia, pueden los
tribunales autorizar la concesión al árbitro de derecho de las
facultades del arbitrador en cuanto al procedimiento, aun
cuando uno o más de los interesados en el juicio sean
incapaces, siendo para ello indispensable la concurrencia de
los siguientes requisitos:
A.- Autorización previa de parte de la justicia ordinaria.
B.-Justificación ante ella de los motivos de manifiesta
conveniencia que aconsejen concederla.
3º.- Para la designación de árbitros de derecho no es
requisito para su validez, ninguna condición ligada a la
capacidad o incapacidad de las partes, desde el momento en
que el árbitro de derecho tramita y falla con estricta sujeción a
las leyes de procedimiento vigentes para los tribunales
ordinarios,, ofreciendo por lo tanto idénticas condiciones de
seguridad; y por consiguiente, el legislador no tiene para
razón para preocuparse de si las partes son o no capaces.
Haya o no incapaces entre las partes, el nombramiento de
árbitro de derecho siempre será válido o en cuanto a ese
aspecto.
REQUISITOS PARA SER DESIGNADO ARBITRO.-
Los hay de dos órdenes:
309

I.- Positivos y,
II.- Negativos.
Y, por otro lado tenemos requisitos:
A.- Generales aplicables a toda clase de árbitros, y
B.-Especiales exigibles a los árbitros partidores de
bienes, que son una especie de árbitros dentro del concepto
genérico de los mismos.
Requisitos positivos aplicables a toda clase de
árbitros:
a.- Ser mayor de edad;
b.- tener la libre disposición de sus bienes, y;
c.- Saber leer y escribir.
Sin embargo, los abogados habilitados para ejercer la
profesión, pueden ser árbitros aunque sean menores de
edad; y el nombramiento de un árbitro de derecho sólo puede
recaer en un abogado -artículo 225 inciso 2º del Código
Orgánico de Tribunales.-
Requisitos negativos aplicable a toda clase de
árbitros.-
A.- No pueden ser nombrados árbitros para la
resolución de un asunto, las personas que litigan como partes
–artículo 226 inciso del Código Orgánico de Tribunales.-
B.- Tampoco puede serlo el juez que actualmente
estuviere conociendo de él –artículo 226 inciso 2º del Código
Orgánico de Tribunales.-
C.- El artículo 317 del Código Orgánico de Tribunales.
sobre el particular expresa lo siguiente: " Prohíbese a los
jueces de letras y a los miembros de los Tribunales
superiores de Justicia, aceptar compromisos, excepto cuando
el nombrado tuviera con alguna de las partes originariamente
interesadas en el litigio, algún vínculo de parentesco que
autorice su implicancia o recusación".
D.- No pueden ser árbitros ni los fiscales judiciales ni
310

los notarios –artículo 480 del Código Orgánico de
Tribunales.-
INHABILITACION DE LOS ARBITROS.-
Dispone el artículo 243 del Código Orgánico de
Tribunales " los árbitros nombrados por las partes no pueden
ser inhabilitados sino por causas de implicancia o recusación
que hayan sobrevenido a su nombramiento, o que se
ignoraban al pactar el compromiso".
En otras palabras, el nombramiento del árbitro
efectuado por las partes involucra una verdadera renuncia de
las posibles causas de inhabilidad que pudieran afectarle, las
que naturalmente, han debido ser conocidas por aquellas. De
ahí entonces, esta prohibición de inhabilitar al árbitro por las
partes, sólo tendrá lugar:
a.- Cuando la inhabilidad se presenta con posterioridad
al nombramiento, y
b.- Cuando existiendo una causal de inhabilidad que
pudiera afectar al árbitro, ella era ignorada por las partes.
En cuanto a las inhabilidades de los árbitros nombrados
por la justicia ordinaria, ellas se hacen valer de la misma
forma como si se tratare de un juez ordinario, no existiendo
regla especial en contrario.
ORIGEN Y FUENTE DE LA JUSTICIA ARBITRAL.-
El origen de la justicia arbitral, ante nuestra legislación
positiva tiene cuatro fuentes:
Si bien, la definición contenida en el artículo 222 del
Código Orgánico de Tribunales. sobre árbitros reconoce
solamente dos:
1º.- La voluntad de las partes; y
2º.- La autoridad judicial en subsidio.-
Sin embargo, a ellas, le agregaremos otras dos:
3º.- La ley, y
4º.- La voluntad unilateral del causante o testador.
311

Analizaremos a continuación, cada una de estas
fuentes de la justicia arbitral.
LA VOLUNTAD DE LAS PARTES.-
La manera más frecuente de efectuar el nombramiento
de árbitro para la resolución de un asunto litigioso, es
mediante el otorgamiento de un contrato el cual, recibe el
nombre de compromiso o contrato de compromiso, de
carácter solemne por cuanto debe constar por escrito,
pudiendo consistir en un instrumento público o privado y debe
contener por expresa disposición de la ley las siguientes
menciones:
a.- El nombre y apellido de las partes litigantes;
b.- El nombre y apellido del árbitro designado;
c.- El asunto sometido al juicio arbitral;
d.- Las facultades conferidas al árbitro, y
e.- Lugar y tiempo durante el cual deben desempeñar
su cometido.
De inmediato surge la interrogante frente al contenido
de estas menciones en el respectivo instrumento ¿ Que
sucede si en dicho instrumento se omiten algunas de las
estipulaciones a que hemos aludido ? La respuesta la
encontramos en el inciso final del artículo 234 del Código
Orgánico de Tribunales precepto legal cuyo contenido señala
que para el caso de omitirse las designaciones a que se
refieren las letras, a, b y c, no vale el nombramiento, o sea, el
contrato de compromiso será nulo, de nulidad absoluta
-artículo 234 inciso. final-
En cuanto a las demás estipulaciones requeridas por
mandato de la ley, ellas se suplen el silencio de las partes de
la manera como lo manifiesta el Código de Procedimiento
Civil en los incisos 2º y 3º del artículo 235 del Código
Orgánico de Tribunales, siendo ellas, las siguientes:
1º.- Si las partes no expresan en que calidad se hace la
312

designación del árbitro, se entiende ser con el carácter de
árbitro de derecho -artículo 225 inciso 1º del Código Orgánico
de Tribunales;
2º.- Si falta la expresión del lugar en donde debe
seguirse el juicio, se entenderá serlo, en aquel donde se
celebró el compromiso –artículo 235 inciso 2º- y,
3º.- Si no se indica el tiempo de duración para el
desempeño de sus funciones, se entenderá que deberá
hacerlo en el lapso de dos años contados desde la aceptación
-artículo 235 inciso final del Código Orgánico de Tribunales.-
Así, la ausencia de las menciones aludidas no provoca
la nulidad del compromiso.
Como un cuestión de carácter general es de advertir
que tratándose de un acuerdo de voluntades destinado a
producir efecto entre todos los interesados en el juicio para su
validez, es indispensable realizar el nombramiento del árbitro
con el consentimiento unánime de las partes -artículo 223
inciso 1º del Código Orgánico de Tribunales.- Como
consecuencia de lo anterior, para el caso que alguna de las
partes no concurra con su voluntad al contrato de
compromiso, éste le será inoponible - no le afecta- y todas
las actuaciones del árbitro no le empecerán.
Este consentimiento puede expresarse antes de
producido el litigio o después, existe asimismo la posibilidad
de manifestarlo personalmente o por medio de mandatario, en
este último caso, el mandatario necesitará de facultades
especiales para comprometer, como asimismo, para otorgarle
a los árbitros la calidad de arbitradores, al tenor de lo
dispuesto por el inciso 2º del artículo 7 del Código de
Procedimiento Civil.
Le es además indiferente al legislador, el número de
árbitros que puedan nombrar las partes, se requiere
únicamente sea hecha de común acuerdo -artículo 231 del
313

Código Orgánico de Tribunales.-
Para el evento de ser dos o más los árbitros, la ley
autoriza la designación de un tercero encargado de dirimir las
discordias surgidas entre aquellos.
En ciertos casos la ley ha exigido requisitos o
formalidades especiales para someter un asunto litigioso a la
decisión de un árbitro.
Tratándose de árbitro partidor de bienes, si su
nombramiento ha sido efectuado por lo propios interesados y
entre ellos hay personas incapaces, deberá ser sometido a la
aprobación de la justicia ordinaria, salvo el caso de la mujer
casa cuyos bienes administra el marido; bastará en tal caso el
consentimiento de la mujer, o de la justicia en subsidio
-artículo 1326 del Código Civil_
LA CLAUSULA COMPROMISORIA.-
Se la define como: una estipulación en virtud de la cual,
las partes sustraen determinado asunto litigioso del
conocimiento de la justicia ordinaria y lo someten a juicio
arbitral, pero reservándose el derecho de designar el árbitro
en acto posterior. Ejemplo: convienen las partes en solucionar
todos las dificultades que puedan suscitarse en el futuro con
motivo de la celebración de un contrato por un juez árbitro,
sustrayendo de ese modo esa gestión al conocimiento de los
tribunales ordinarios competentes.
La cláusula compromisoria difiere del contrato de
compromiso especialmente, en cuanto en este último, las
partes convienen en someter a arbitraje un determinado
asunto litigioso y designan al mismo tiempo la persona del
árbitro -bajo pena de nulidad- en la cláusula compromisoria, la
estipulación sólo tiene por objeto cometer a un árbitro las
eventuales dificultades resultantes del contrato celebrado,
guardándose la designación de la persona del árbitro para un
acto posterior.
314

Se ha discutido en doctrina y en la jurisprudencia, tanto
la validez de la cláusula compromisoria como igualmente su
naturaleza jurídica. A nuestro juicio la cláusula en cuestión, es
válida, asilándonos para ello, en el principio de derecho
privado de la autonomía de la voluntad; además, según
nuestro parecer, no estamos en presencia de una de promesa
de celebrar un compromiso sino de un contrato innominado
con características propias.
Así, en el caso de un contratante que se ha obligado a
someter un determinado asunto litigioso al conocimiento y
decisión de un árbitro y a designar la persona del mismo y
posteriormente se resiste al cumplimiento de la obligación
contraída, la otra parte, tiene el derecho de exigirlo, ya sea
por la vía declarativa o por la ejecutiva, según la naturaleza
del título y; si aún se resiste a efectuar el nombramiento, la
justicia ordinaria puede hacerlo, en subsidio, de acuerdo a lo
preceptuado en los artículo 232 del Código Orgánico de
Tribunales.-
DESIGNACION POR LA AUTORIDAD JUDICIAL.-
Se trata de la segunda fuente de la justicia arbitral, lo
mismo que la anterior se aplica frecuentemente en la práctica,
tendrá lugar cuando estamos en presencia de un arbitraje
forzoso u obligatorio y no se logra la designación por acuerdo
de las partes; o bien, cuando nos encontremos ante una
cláusula compromisoria y tampoco se logra el acuerdo de las
partes en cuanto al nombramiento de la persona del árbitro.
Al efecto, el inciso 2º del artículo 232 del Código
Orgánico de Tribunales dispone : “ En los casos en que no
hubiere avenimiento entre las partes respecto de la persona
en quien haya de recaer el encargo, el nombramiento se hará
por la justicia ordinaria, debiendo recaer dicho nombramiento
en un solo individuo y diverso de los dos primeros indicados
por cada parte".
315

Agrega la parte final del inciso 2º del artículo 233 del
Código Orgánico de Tribunales que: " Se procederá en lo
demás, en la forma establecida en el Código de
Procedimiento Civil para el nombramiento de peritos" o sea,
dicho precepto alude sin duda alguna al artículo 414 del
Código de Procedimiento Civil :: " Para proceder al
nombramiento de peritos, el tribunal citará a las partes a una
audiencia, que tendrá lugar con sólo las que asistan y en la
cual se fijará primeramente por acuerdo de las partes, o en su
defecto por el tribunal, el número de peritos que deban
nombrarse, la calidad, aptitudes o títulos que deban tener y el
punto o puntos materia del informe.
Si las partes no se ponen de acuerdo sobre la
designación de las personas, hará el nombramiento el
tribunal, no pudiendo recaer en tal caso en ninguna de las
dos primeras personas que hayan sido propuesto por cada
parte..."
En consecuencia, se procede de la siguiente forma:
1º.- Cualquiera de los interesados se presenta al
tribunal competente, pidiendo la citación de todos los demás
a un comparendo con el propósito de proceder al
nombramiento del árbitro.
2º.- Si comparecen todos, el juez debe procurar
ponerlos de acuerdo acerca de la persona del árbitro. Si no
hay avenimiento, la designación la realiza el juez, con la
limitación señalada en el artículo 414 del Código de
Procedimiento Civil.
Si no comparecen todos los interesados, se presume
su desacuerdo, y en tal caso, la designación la hace el juez.
3º.- Notificadas las partes de la resolución que contiene
el nombramiento del árbitro, tienen el plazo de tres días para
hacer valer causales de inhabilidad y si dentro de dicho plazo
nada dicen, el nombramiento se considera a firme y el
316

designado puede entrar a aceptar el cargo, a prestar
enseguida el juramento y luego, a desempeñar el cargo.
Se ha discutido bastante en la práctica acerca de la
naturaleza de esta gestión, vale decir, si ella es contenciosa o
no contenciosa. El problema tiene importancia para los
efectos de la radicación del negocio en aquellos lugares en
donde existen dos o más jueces con igual competencia, y, si
en el lugar, existe o no Corte de Apelaciones. Por una parte,
de tratarse de un asunto contencioso, debemos presentarlo
en la secretaría de la Corte de Apelaciones respectiva,
correspondiendo al Presidente la designación del tribunal; por
el contrario, si lo consideramos como no contencioso,
bastará con presentarla al juzgado de turno.
Los fallos de nuestros tribunales sobre la materia, son
contradictorios, pero tienden a uniformarse calificándola de
índole contenciosa, por constituir un trámite inicial de un
procedimiento contencioso posterior, como lo es el juicio
arbitral que tendrá que ventilarse después ante el árbitro a
designar.
LA DISPOSICION DE LA LEY.-
Algunos autores señalan por su parte como tercera
fuente u origen de la justicia arbitral a la ley. En verdad,
existen diversas disposiciones en nuestro derecho positivo
que establecen, no sólo la obligación de someter
determinadas materias al conocimiento de jueces árbitros,
sino también señalan el organismo llamado a desempeñarse
en calidad de árbitro.
LA VOLUNTAD DEL CAUSANTE O TESTADOR.-
Finalmente el cuarto origen de la justicia arbitral es la
voluntad unilateral del causante o testador, ella se manifiesta
en la facultad otorgada por la ley al testador o causante para
que por acto entre vivos o por testamento, proceda a designar
el partidor de sus bienes -artículo 1324 del Código Civil-. Se
317

trata, evidentemente, de un caso de designación de árbitro, y
cabe plantear el siguiente problema: ¿ El nombramiento de
partidor hecho por el causante o testador, obliga a sus
herederos?
La jurisprudencia ha estimado que los herederos no
están obligados a respetar el nombramiento hecho por el
testador, y por tanto, pueden revocarlo, pues siendo los
continuadores de la persona del difunto se encuentran
investidos de las mismas facultades que tenía el causante en
vida.
Debemos convenir, sin embargo, lo discutible del
planteamiento anterior; y es así como algunos sostienen que
el partidor adquiere un verdadero derecho a desempeñar el
cargo que le ha sido conferido por testamento y del cual sólo
podría ser privado por causas legales de inhabilidad o
mediante el pago de una indemnización, inhabilidades que no
alcanzan al partidor nombrado por el causante.-
El nombramiento de partidor hecho por el causante
vale en todo caso, pudiendo recaer en personas que por regla
general, carecen de la aptitud legal para serlo, es válido por lo
mismo el nombramiento de partidor hecho por el testador
aunque recaiga en una persona susceptible de ser
inhabilitada en conformidad a las normas sobre implicancia y
recusación de los jueces.
Revocación por lo herederos del nombramiento de
partidor hecho por el testador o causante.
Si bien el nombramiento de partidor hecho por el
testador es válido, con arreglo al artículo 1324 del Código
Civil, puede no obstante, revocarse por todos los herederos
de común acuerdo, según lo dispuesto por el artículo 241 del
Código Orgánico de Tribunales.
La disposición del artículo 1324 del Código Civil que da
al testador el derecho de designar la persona del partidor, no
318

puede entenderse derogada por las prescripciones del Código
Orgánico de Tribunales relativas al modo y forma de hacer el
nombramiento del juez árbitro, porque estas prescripciones
tienen su aplicación en cuanto al asunto de que se trata, sólo
en el caso de que corresponda hacer dicho nombramiento a
los interesados en la herencia que se va a liquidar y dividir o a
la justicia ordinaria en desacuerdo de las partes, lo que
naturalmente no puede tener lugar cuando el nombramiento
se ha efectuado por el testador en uso de la facultad que la
ley le confiere.
DIVERSAS CLASES DE ARBITRAJES.-
Hay ciertas materias litigiosas que la ley obliga a
resolverlas mediante la intervención de un árbitro y , por
consiguiente, reciben el nombre de arbitraje forzoso; hay otro
grupo de ellas que el legislador impide sean resueltas
mediante la intervención de un árbitro, debiendo entregarse
su conocimiento y decisión a la justicia ordinaria y se les
conoce con el nombre de materias de arbitraje prohibido; y,
por último, hay determinados asuntos cuya tramitación puede
entregarse indistintamente, por las partes, sea a la justicia
arbitral, o a la justicia ordinaria y, se denominan materias de
arbitraje voluntario.-
MATERIAS DE ARBITRAJE FORZOSO.-
En general, se trata de asuntos en los cuales se
ventilan problemas íntimos, susceptibles de provocar cierto
grado de apasionamiento entre las partes y por lo tanto es
conveniente sustraerlos de la justicia ordinaria; o bien, de
problemas de eminentemente técnicos que hacen perder
demasiado tiempo a los Tribunales Ordinarios, con desmedro
de otros asuntos de mayor importancia.
El artículo 227 del Código Orgánico de Tribunales.,
menciona los asuntos materia de arbitraje forzoso:
1º.- La liquidación de una sociedad conyugal o de una
319

sociedad colectiva o en comandita civil, y de las
comunidades.-
2º.- La partición de bienes.-
3º.- Las cuestiones a que diere lugar la presentación de
la cuenta del gerente o liquidador de las sociedades
comerciales y los demás juicios sobre cuentas.
4º.-Las diferencias que ocurrieren entre los socios de
una sociedad anónima o de una sociedad colectiva o en
comandita comercial, o entre los asociados de una partición,
en el caso del art. 415 del Código de Comercio.
5º.- Los demás casos que determinen las leyes.-
Nótese que el Nº1 se refiere solamente a las
sociedades colectivas o en comanditas civiles, pues las
anónimas civiles y las comerciales de toda clase se liquidan
de común acuerdo por los socios, o bien, mediante un
liquidador. Ahora bien, entre liquidador y árbitro existe una
gran diferencia; mientras el primero, es un verdadero
mandatario de los interesados, el segundo, actúa como juez.
A pesar de ser todas estas materias de arbitraje
forzoso, la ley no tiene inconveniente para que sean resueltas
de común acuerdo por los interesados, si todos ellos tienen la
libre disposición de sus bienes y concurren al acto – artículo
227 del Código Orgánico de Tribunales –
Cuando se trata de partición de bienes aun cuando
entre los interesados existan personas incapaces puede
efectuarse de común acuerdo, siempre que no se presenten
cuestiones que resolver y todos estén de acuerdo sobre la
manera de hacer la división – artículo 227 del Código
Orgánico de Tribunales en relación con el artículo 1325 del
Código Civil.- " Los coasignatarios podrán hacer la partición si
todos concurren al acto, aunque entre ellos haya personas
que no tengan la libre disposición de sus bienes, siempre que
no se presenten cuestiones que resolver y todos estén de
320

acuerdo sobre la manera de hacer la decisión. Serán sin
embargo, necesarias en este caso la tasación de los bienes
por peritos. la aprobación de la partición por la justicia del
mismo modo que lo serían si se procediere ante un partidor.
Los coasignatarios, aunque no tengan la libre disposición de
sus bienes podrán nombrar de común acuerdo el partidor.
Esta designación podrá recaer también en algunas de las
personas a que se refiere el art. anterior, con tal que dicha
persona reúna los demás requisitos legales..."
MATERIAS DE ARBITRAJE PROHIBIDO.-
Así como la ley estableció diversos casos de materia de
arbitraje forzoso de la misma manera señaló situaciones en
que el arbitraje se encuentra vedado, se trata de negocios
que versan sobre derechos no renunciables; o bien, en que
pueden encontrarse comprometidos derechos de terceros y
que, de permitirlas ser de conocimiento y fallo por árbitros o
de común acuerdo, pudieran ventilarse en la penumbra, sin la
garantía de un juicio contradictorio; y, a veces, de asuntos en
que por naturaleza misma repugna con la noción de la justicia
arbitral, como es el caso de los procesos penales, en que la
acción punitiva corresponde privativamente al Estado.
Los artículos 229 y 230 del Código Orgánico de
Tribunales nos señalan las materias que no pueden ser objeto
de arbitraje.
1º.- No podrán ser sometidas a la resolución de los
árbitros las cuestiones que versen sobre alimentos o sobre
derecho de pedir separación de bienes entre marido y mujer
artículo 230 del Código Orgánico de Tribunales.
2º.- Tampoco podrán someterse a la decisión de árbitro
las causas criminales,
3º.- Las causas de policía local.
4º.- Los juicios que se susciten entre un representante
legal y su representado,
321

5º Aquellas causas en que debe ser oído el fiscal
judicial. Todo lo cual se entiende sin perjuicio de lo dispuesto
en el artículo 227".
Al decir la ley "cuestiones que versen sobre
alimentos", se ha referido exclusivamente a los juicios sobre
alimentos futuros cuando la obligación emana de la ley y no a
los alimentos voluntarios ni a las prestaciones alimenticias ya
devengadas.
En lo atingente a las causas en que deba oírse al fiscal
judicial, son contadas en materia civil, por ejemplo: el juicio de
divorcio y de nulidad de matrimonio.
Fuera de los asuntos anteriores podemos también
mencionar entre las materias de arbitraje prohibido, las
cuestiones de competencia no contenciosa en razón de haber
sido entregadas por el legislador exclusivamente al
conocimiento de los tribunales ordinarios de justicia.
FUNCIONAMIENTO DEL ARBITRAJE, ACEPTACIÓN
DEL CARGO DE ARBITRO Y JURAMENTO.-
El árbitro que acepta el cargo deberá declararlo así y
jurará desempeñarlo con la debida fidelidad y en el menor
tiempo posible.-artículo 236 del Código Orgánico de
Tribunales. La disposición citada nos demuestra el carácter
de voluntaria de la función del árbitro, siendo la persona
designada, soberana para aceptar o no la misión para la cual
ha sido nominado. Pero la ley al mismo tiempo, desea que en
caso afirmativo no quede la menor duda de la buena
disposición de la persona designada para cumplir en buena
forma su cometido y para tal efecto, se le pide una
declaración explícita sobre el particular.
Esta declaración se provoca de diversas maneras,
según sea la fuente de origen del nombramiento del árbitro,
así:
1º.- Si la designación se ha efectuado de común
322

acuerdo por los interesados, se puede proceder de dos
formas:
a.- Se hace concurrir al árbitro al otorgamiento de la
escritura del compromiso, y en ella consignar su voluntad de
aceptar el encargo; o bien,
b.- Los interesados ocurren a la justicia ordinaria y,
acompañando el instrumento en que consta la designación,
solicitan se ordene ponerlo en conocimiento del árbitro para
que éste manifieste si acepta o no el encargo.
2º.- Si el nombramiento en cambio, consta de un
testamento o de una resolución judicial, se pide se ponga en
conocimiento del árbitro el testamento o la resolución judicial,
según sea el caso, para que manifieste su voluntad de
aceptar o rechazar su nominación.
Pero, para entrar a desempeñar legalmente el encargo
no basta con aceptarlo; es necesario además, cumplir con la
formalidad del juramento y aunque la ley no lo dispone
expresamente, entendemos debe realizarse ante un ministro
de fe -secretario, receptor o un notario- y ante ese funcionario
el árbitro deberá manifestar su voluntad de cumplir el encargo
con la debida fidelidad y en el menor tiempo posible.
En la práctica, mucho se ha discutido sobre la sanción
que acarrea la omisión, tanto del acto de aceptación del
cargo, como del juramento de rigor, en los términos señalados
por la ley. Inicialmente se estimo inválida la designación,
provocándose su nulidad absoluta, debiendo invocarse por
medio de la correspondiente acción ordinaria de nulidad.
Posteriormente, se ha estimado como una nulidad
fundada en la omisión de un trámite esencial dentro del juicio
arbitral, siendo su carácter exclusivamente procesal y por esa
circunstancia debe hacerse valer en la tramitación del juicio
arbitral y por los medios que la ley procesal pone a
disposición de las partes, esto es:
323

1º.- Formulando el incidente de nulidad procesal antes
del pronunciamiento de la sentencia; o bien,
2º.- Mediante la interposición del recurso de casación
en la forma, una vez dictada dictado el fallo.
OBLIGACION DE DESEMPEÑAR EL CARGO UNA
VEZ ACEPTADO.-
Hemos puesto de manifiesto, que la misión del árbitro
es esencialmente voluntaria, a nadie puede obligársele
aceptar el encargo, pero una vez producida la aceptación y
prestado el juramento de rigor, nace para el árbitro la
obligación de desempeñarlo. -art. 240 inciso 1º del Código
Orgánico de Tribunales.- Esta obligación cesa:
a.- Si las partes de común acuerdo, ocurren a la justicia
ordinaria o a otros árbitros solicitando la resolución del
negocio.
b.- Si los árbitros son maltratados o injuriados por
algunas de las partes.
c.- Si contrajeren enfermedad que les impida seguir
ejerciendo sus funciones; y
d.- Si por cualquier causa tuvieren que ausentarse del
lugar donde se sigue el juicio -artículo 240 inciso 2º del
Código Orgánico de Tribunales.-
Los dos primeros casos dicen relación con situaciones
morales que impiden a los árbitros cumplir con su misión y los
dos últimos con situaciones de orden físico que también le
colocan en imposibilidad de seguir desempeñándose en su
función. La ley sería injusta si, en estos casos, hiciera pesar
sobre el árbitro la obligación de desempeñar el encargo que
se le ha confiado.
PROCEDIMIENTO DE LOS ARBITROS:
Será necesario distinguir, según sea la calidad del
árbitro designado.
ARBITRO DE DERECHO:
324

Tramitará el juicio al igual que un tribunal ordinario de
conformidad a la naturaleza de la acción entablada. Así, si
ésta no tiene señalada un procedimiento especial se ajustará
a los trámites del juicio ordinario si, por el contrario, tiene
establecida un procedimiento especial, le aplicará las reglas
pertinentes. Las únicas diferencias que podemos advertir
entre el procedimiento que observan los tribunales ordinarios
y el árbitro de derecho son:
a.- El árbitro debe proceder asesorado por un actuario
que nombrará el mismo.
b.- Las notificaciones se practicarán personalmente o
por cédula o en la forma que determinen las partes.
c.- Los testigos prestarán declaración si
voluntariamente desean hacerlo; y
d.- Las sentencias que impongan medidas de apremio
o compulsivas, deberán ser ejecutadas ante la justicia
ordinaria, puesto que los árbitros carecen de la facultad de
imperio.
ARBITRO ARBITRADOR.-
Se ajustará a la tramitación del juicio:
1º.- En primer término, de acuerdo a las normas
señaladas por las partes en el acto constitutivo del
compromiso; y,
2º.- A falta de éstas, de acuerdo a las disposiciones
contenidas en el Código de Procedimiento Civil -artículos 636
y 637- las cuales, en líneas generales, se reducen a oír a las
partes, recibir y agregar al proceso los instrumentos que se le
presenten; practicar las diligencias se estime necesarias para
el esclarecimiento de los hechos y dictar sentencia. También
debe asesorarse de un actuario si así lo cree necesario; las
notificaciones se practicarán personalmente o por cédula o en
la forma que de común acuerdo determinen las partes y;
también carece de imperio.
325

CASOS DE PLURALIDAD DE ARBITROS Y DE NO
RESULTAR MAYORÍA EN EL PRONUNCIAMIENTO DE LA
SENTENCIA.-
Si los árbitros son dos o más, todos ellos deben
concurrir a la dictación de la sentencia definitiva y a cualquier
acto de substanciación del juicio, a menos que las partes
acuerden otra cosa -artículo 630 inciso 1º y 641 del Código de
Procedimiento Civil.-
Si los árbitros no se pusieren de acuerdo será llamado
un tercero en discordia, si lo hubiere. Los árbitros y el tercero
acordarán la sentencia en la forma prevenida por el Código
de Procedimiento Civil para el acuerdo de las sentencias se
estará a los preceptos del Código Orgánico de Tribunales que
reglan los acuerdos de los tribunales colegiados. Ahora bien,
puede suceder que no resulte mayoría para el
pronunciamiento de la sentencia definitiva o de otra clase de
resolución, cabe preguntarse que ocurre en tales casos.
El artículo 238 del Código Orgánico de Tribunales
manifiesta que en estos casos habrá que estarse a lo
dispuesto en los artículos 631 y 641 del Código de
Procedimiento Civil. Estas disposiciones distinguen según se
trate de árbitros de derecho o árbitros arbitradores y, en uno y
otro caso, se estará a si la resolución en que se produjo la
discordia es o no apelable y aun en este último evento, si el
arbitraje es forzoso o voluntario.
SI LOS ARBITROS SON DE DERECHO Y LA
RESOLUCIÓN ES APELABLE.-
Cada opinión de los árbitros se estima como resolución
distinta y se llevan los antecedentes al tribunal de alzada para
que resuelva como estimen conveniente sobre la cuestión
que motiva el desacuerdo.-
SI LOS ARBITROS SON DE DERECHO Y LA
RESOLUCIÓN ES INAPELABLE.-
326

El compromiso queda sin efecto, si se trata de un
arbitraje voluntario o se procede a nombrar nuevos árbitros, si
se trata de arbitraje forzoso.
SI LOS ARBITROS SON ARBITRADORES Y LA
RESOLUCIÓN ES APELABLE.-
Se elevarán los antecedentes a los árbitros arbitradores
de segunda instancia, para que resuelvan como estimen
conveniente el asunto que motiva la discordia.
SI LOS ARBITROS SON ARBITRADORES Y LA
RESOLUCIÓN ES INAPELABLE.-
Queda sin efecto el compromiso.
RECURSOS EN CONTRA DE LAS SENTENCIAS
ARBITRALES.-
Será necesario distinguir nuevamente, según se trate
de árbitros de derecho o de árbitros arbitradores.
Tratándose de árbitros de derecho
Sus fallos son susceptibles de los mismos recursos
que pueden deducirse en contra de las sentencias
pronunciadas por los Tribunales ordinarios, así la sentencia
definitiva de primera instancia podrá ser impugnada mediante
la interposición del recurso de casación en la forma y de
apelación; en tanto que la sentencia definitiva de segunda
instancia podrá ser atacada mediante la utilización de los
recursos de casación en la forma y en el fondo.
Corresponde conocer de estos recursos al mismo
tribunal competente, cual si tratare de aquellos interpuestos
en contra de resoluciones pronunciadas por tribunales
ordinarios, a menos que las partes, siendo mayores de edad y
libre administradores de sus bienes, hubieren renunciado a
dichos recursos o sometiéndolos también a arbitraje en el
instrumento del compromiso o en un acto posterior –artículo
239 del Código Orgánico de Tribunales.-
Tratándose de árbitros arbitradores.-
327

Será necesario hacer ciertos subdistingos.
El recurso de casación en la forma.- Procederá siempre
y por regla general a menos que se haya renunciado o,
sometido a arbitraje en el compromiso e un acto posterior
-artículo 239 inciso 1º del Código Orgánico de Tribunales.-
El recurso de apelación.- Sólo procederá cuando las
partes en el instrumento que constituyen el compromiso
expresen que se reservan dichos recursos para interponerlos
ante otros árbitros del mismo carácter y designaren las
personas que han de desempeñar este cargo -artículo 239
inciso 2º del Código Orgánico de Tribunales.-
Hemos visto que el recurso de casación en la forma
puede renunciarse por las partes mayores de edad y libres
administradoras de sus bienes, sea que se trate de árbitros
de derecho o de árbitros arbitradores; pues bien, a pesar de
esta renuncia, la jurisprudencia, por razones de equidad y
fundada en el hecho de que la jurisdicción arranca
fundamentalmente de la voluntad de las partes hace
procedente el recurso de casación en la forma, no obstante,
esta renuncia siempre que se base en causales de
incompetencia o ultrapetita, o sea, por haberse extendido el
fallo a materias no comprendidas en el arbitraje o a puntos no
sometidos a la decisión del juez árbitro o el hecho de haber
concedido a las partes más de lo pedido.
JURISDICCION DISCIPLINARIA.-
Estimamos que los jueces árbitros, al igual que los
jueces ordinarios, tienen facultad para aplicar medidas
disciplinarias a las partes o a los abogados, cuando el debate
judicial no se desenvuelve con la debida compostura; como
también, ellos mismos pueden ser objeto de medidas
disciplinarias, si en el ejercicio de su cargo cometen faltas o
abusos, conforme a lo dispuesto por el artículo 63 del Código
Orgánico de Tribunales que en su letra c) señala que en única
328

instancia las Cortes de Apelaciones conocen de los recursos
de queja que se deduzcan en contra de los jueces árbitros
sin distinguir la calidad que ellos envisten .- de derecho,
arbitradores o mixtos – lo que significa que también se les
puede aplicar medidas disciplinarias cuando proceda
conforme a derecho.

Estas medidas podrán ser aplicadas de oficio o a
petición de parte; y en este último caso, deberá llevarse a
efecto, mediante la interposición del correspondiente recurso
de queja.
CONCLUSIÓN DEL COMPROMISO.-
Normalmente el compromisos termina con el
pronunciamiento de la sentencia definitiva, esto es, por haber
emitido el árbitro la resolución que pone fin al litigio sometido
a su conocimiento y decisión.
Pero el compromiso puede también terminar en forma
excepcional por la revocación hecha por las partes de común
acuerdo de la jurisdicción otorgada al compromisario -artículo
241 del Código Orgánico de Tribunales.-
La ley se encarga de disipar la duda en cuanto a que el
compromiso no cesa por la muerte de una o más de las
partes, así reza la disposición que transcribimos a
continuación: "El compromiso no cesa por la muerte de una o
más de las partes, y el juicio seguirá su marcha con citación e
intervención de los herederos del difunto". – artículo 242 del
Código Orgánico de Tribunales.-
También hemos visto que el compromiso termina
cuando no se produce mayoría en el pronunciamiento de una
resolución y ella es inapelable, siempre que se trate de un
arbitraje voluntario.-artículo 631 y 641 del Código de
Procedimiento Civil.-
329

LOS AUXILIARES DE LA ADMINISTRACION DE
JUSTICIA.-
Son los funcionarios que cooperan con los Tribunales
en el ejercicio de sus funciones jurisdiccionales. Funcionarios
que menciona el Código Orgánico de Tribunales
reglamentando su designación y funciones, siendo ellos los
siguientes::
1.- La Fiscalia Judicial.
2.- Los Defensores Públicos.
3.- Los Relatores.
4.- Los Secretarios.-
5.- Los administradores de tribunales con competencia
en lo criminal.
6.- Los Receptores.
7.- Los Procuradores del Número.
8.- Los notarios
9.- Los Conservadores.
10.-Los Archiveros.
11.- Los Asistentes Sociales Judiciales.
12.- Los Bibliotecarios Judiciales.-

LA FISCALIA JUDICIAL-
Las funciones de la fiscalía judiciales se limitarán a los
negocios judiciales y a los de carácter administrativo del
Estado en que una ley requiera especialmente su
intervención. Artículo 350 inciso 3° del Código Orgánico de
Tribunales.
ORGANIZACION.-
La fiscalía judicial será ejercida por el Fiscal judicial de
la Corte Suprema, que es el jefe del servicio y por los
Fiscales judiciales de las Cortes de Apelaciones -artículo.350
del Código Orgánico de Tribunales .-
Todas las Cortes de Apelaciones tienen un fiscal judicial
330

con la excepción de la Cortes de Apelaciones de Santiago
que tiene 6, Valparaíso y San Miguel ; Talca, Concepción,
Temuco y Valdivia 2.- Pero siempre el número es variable, en
atención a que continuamente se están creando nuevos
cargos, consecuencia del aumento del número de ministros
en algunas Cortes de Apelaciones del país.
El fiscal judicial de la Corte Suprema es el jefe del
servicio -artículo 350 del Código Orgánico de Tribunales- sin
embargo, se trata de un superior que tiene muy pocas
atribuciones respecto de sus subordinados siendo ellas las
siguientes:
a.- Dar las instrucciones verbales o escritas de carácter
general en los casos que estime necesario seguir un
procedimiento especial tendiente a uniformar la acción del
referido ministerio -artículo 350 inciso 2º del Código Orgánico
de Tribunales.-
b.- Le corresponde calificar a su secretario abogado, a
los empleados de su oficio y a los fiscales judiciales de las
Cortes de Apelaciones - artículo 273 letra c) del Código
Orgánico de Tribunales-.
c.- Vigilar por si a los ministros y fiscales judiciales de
las Cortes de Apelaciones, y por si o por medio de
cualesquiera de los fiscales judiciales de las Cortes de
Apelaciones la conducta funcionaria de los demás tribunales y
empleados del orden judicial, exceptuados los miembros de la
Corte Suprema, y para el solo efecto de dar cuenta a este
tribunal de las faltas, abusos o incorrecciones que notare, a
fin de de que la referida Corte, si lo estima procedente, haga
uso de la facultades correccionales, disciplinarias y
económicas que la Constitución y las leyes le confieran;
d.- Transmitir y hacer cumplir al fiscal judicial que
corresponda los requerimientos que el Presidente de la
República tenga a bien hacer con respecto a la conducta
331

ministerial de los jueces y demás empleados del Poder
Judicial, para que reclame las medidas disciplinarias que
correspondan, del tribunal competente, o para que, si hubiere
mérito bastante, entable la correspondiente acusación.-
Las funciones que correspondan al ministerio público
para los efectos del n°15, del artículo 32 de la Constitución
Política serán ejercidas, por lo que hace a medidas de
carácter general por el fiscal judicial de la Corte Suprema, y
por lo que hace a medidas que afecten a funcionarios
determinados del orden judicial por el fiscal judicial de la
respectiva Corte de Apelaciones.
Requisitos: Para ser fiscal judicial de la Corte Suprema
o de una Corte de Apelaciones, se requieren las mismas
condiciones que para ser designado Ministro de esos
Tribunales -artículo 461 del Código Orgánico de Tribunales.-
Nombramiento: Son nombrados por el Presidente de
la República. artículos 283, 284 y 459 del Código Orgánico
de Tribunales.-
FUNCIONES.-
a.- Los fiscales judiciales según la naturaleza del
negocio, actúan como parte principal, como terceros o como
auxiliares del juez. La actuación de los fiscales judiciales
como parte principal significa que interviene en todos los
trámites del juicio, en la misma calidad que lo hace cualquier
litigante poseyendo todos los derechos de las partes -artículo.
355 del Código Orgánico de Tribunales- En tal carácter, debe
notificársele todas las resoluciones que se dicten en el
proceso, puede presentar los escritos y solicitar las diligencias
que desee o interponer todos los recursos que estime
procedentes.
En los demás casos bastará que antes de la sentencia
o decreto definitivo del juez o cuando éste lo estime
conveniente examine el proceso y exponga las conclusiones
332

que crea procedente.
:
b.- En las contiendas de competencia suscitadas por
razón de la materia de la cosa litigiosa o entre tribunales que
ejerzan jurisdicción de diferente clase -artículo 357 Nº2 del
Código Orgánico de Tribunales. -
c.- En los juicios sobre responsabilidad civil de los
jueces o de cualquiera empleados públicos por sus actos
ministeriales -artículo. 357 Nº3 del Código Orgánico de
Tribunales.-
d.- En los juicios sobre estado civil de alguna persona
-artículo 357 Nº4 del Código Orgánico de Tribunales y 753 del
Código de Procedimiento Civil.-
e.- En los negocios que afecten bienes de
corporaciones o fundaciones de derecho público, siempre que
el interés de las mismas conste en el proceso o resulte de la
naturaleza del negocio cuyo conocimiento corresponda a un
Ministro de Corte de Apelaciones como Tribunal Unipersonal
de Excepción -artículo 357 nº5 del Código Orgánico de
Tribunales.-
f.- En general, en todo negocio respecto del cual las
leyes prescriban expresamente la audiencia o intervención de
los fiscales judiciales -artículo 357 nº6 del Código Orgánico
de Tribunales.
A modo de ejemplo, podemos señalar que la ley
prescribe la audiencia o intervención del los fiscales judiciales
en los siguientes casos:
I.- Cuando se pide a la Corte Suprema que ordene el
cumplimiento en Chile de una sentencia pronunciada por un
tribunal extranjero -artículo 248 del Código de Procedimiento
Civil.-
II.- Cuando se deduce Recurso de Revisión, debe oírse
al fiscal judicial antes de su fallo -artículo. 813 del Código de
333

Procedimiento Civil.-
Sanción que acarrea la omisión de la intervención
de los fiscales judiciales
En materia civil se ha discutido la sanción que tendría
la omisión de la actuación en el proceso del Ministerio Público
en los casos que reviste el carácter de tercero.
Para algunos su omisión no acarrearía la nulidad,
puesto que el dictamen no se considera en parte alguna como
diligencia esencial o trámite esencial, ni tampoco la ley
previene que sea ella una causa de nulidad.
Otros en cambio, sostienen que la audiencia de los
fiscales judiciales reviste el carácter de trámite o diligencia
esencial, atendidos los términos absolutos e imperativos en
que se establece la vista, como en el caso de la nulidad de
matrimonio, razón por la que un fallo dado sin este trámite es
posible de ser casado en la forma por la causal del nº9 del
artículo 768 del Código de Procedimiento Civil.
Subrogación de los Fiscales judiciales.
La falta de un Fiscal judicial será suplida por el otro del
mismo tribunal cuando lo haya, y a falta de éste por el
Secretario del Tribunal ya falta de éstos por el abogado que
designe el tribunal respectivo y que reúna las condiciones
indispensables para desempeñar el cargo, sin que reciba
remuneración alguna por este concepto
Responsabilidad de los Fiscales judiciales.-
Los fiscales judiciales son responsables criminal y
civilmente en el desempeño de sus funciones. Se le aplican
las normas del Código Orgánico de Tribunales referentes a la
responsabilidad de los jueces, en cuanto atendida la
naturaleza de las funciones que desempeñan estos
funcionarios, dichas disposiciones le sean aplicables.
De las acusaciones o demanda que se entablen contra
los fiscales judiciales para hacer efectiva su responsabilidad,
334

conocen los mismos tribunales designados por la ley para
conocer en contra de las que se entablen en contra de los
jueces.
Para determinar la competencia de los funcionarios de
que se trata se considerará como miembros de la Corte
Suprema o de Apelaciones a los respectivos fiscales
judiciales.-
LOS DEFENSORES PÚBLICOS.-
Son los auxiliares d la administración de justicia
encargados de representar ante los Tribunales, los intereses
de los menores, de los incapaces, de los ausentes y de las
obras pías o de beneficencia.
Organización.-
En cada territorio jurisdiccional de un juzgado de letras
deberá haber por lo menos uno de estos funcionarios.
En las Comunas de Chacabuco y Santiago, con
excepción de las comunas san Joaquín, La Granja, La
Pintana, San Ramón, San Miguel, La Cisterna, El Bosque,
Pedro Aguirre Cerda y Lo Espejo habrán dos defensores que
se turnarán mensualmente en el ejercicio de sus funciones.
Para determinar el turno se atenderá a la fecha de la primera
providencia puesta en cada negocio y se contarán como uno
solo los meses de enero y febrero.
Requisitos para ser Defensor Público.-
Se requiere cumplir con los requisitos que se necesitan
para ser juez de letras -artículo 462 del Código Orgánico de
Tribunales.-
Nombramiento.-
Son nombrados por el Presidente de la República
previa propuesta en terna de la respectiva Corte de
Apelaciones. Cumpliéndose con las disposiciones del párrafo
3º del Título X del Código Orgánico de Tribunales.
Funciones:
335

Las funciones de los Defensores Públicos son:
a.- Informar en los asuntos judiciales que interesan a
los incapaces, a los ausentes y a las obras pías o de
beneficencia. La función primaria de los Defensores Públicos
consiste en dictaminar en los juicios y actos no contenciosos
en que intervengan dichas personas.
La intervención de estos funcionarios puede ser
obligatoria o facultativa.
Es obligatoria en aquellos casos en que la ley dispone
que los jueces deben oír a los defensores, existen dos casos
en que la ley dispone la obligación de oír al Defensor Público,
ellos son :
1.- En los juicios que se susciten entre un
representante legal y su representado.- artículo 366 Nº1 del
Código Orgánico de Tribunales.-
2.- En los actos de los incapaces o de sus
representantes legales, de los curadores de bienes, de los
menores habilitados de edad para los cuales actos exija la ley
autorización o aprobación judicial.
3º.- Y, en general, en todo negocio respecto del cual las
leyes prescriban expresamente la audiencia o intervención del
ministerio de los defensores públicos o de los parientes de los
interesados.-
En caso de omitirse el informe del Defensor Público, se
suscita la misma duda frente a la sanción que tendría la
omisión del Ministerio Público en los juicios civiles.
La intervención del Defensor Público es facultativa en
los casos en que juez estime conveniente solicitar su
dictamen. El artículo 369 del Código Orgánico de Tribunales
se encarga de establecer la intervención facultativa al señalar
que "los jueces pueden oír al Ministerio de los defensores
públicos en los negocios que interesen a los incapaces, a los
ausentes, a las herencias yacentes, a los derechos de los
336

que están por nacer a las personas jurídicas o a las obras
pías, siempre que lo estime conveniente."
El Defensor normalmente informa por escrito al Tribunal
mediante dictámenes llamados "VISTAS", sin embargo, en
ciertos casos la ley dispone que puede ser oído verbalmente
por el tribunal en alguna audiencia a la cual cita a los
interesados, por ejemplo el artículo 839 del Código de
Procedimiento Civil.-
Representar en asuntos judiciales a los incapaces, a
los ausentes y a las fundaciones de beneficencia que no
tenga guardador, procurador o representante legal.
En tal carácter, pueden actuar como demandante o
demandado en representación de las personas que carecen
de representante, además pueden deducir acciones judiciales
en contra de los representantes legales de esas personas
conforme a lo prescribe el inciso 3º del artículo 367 del
Código Orgánico de Tribunales.- Esta representación no
reviste el carácter de obligatoria, sino que sólo es facultativa
para los Defensores, en otras palabras, no puede obligarse al
defensor a que asuma la representación de esas personas.
Sin embargo, esta regla tiene una excepción importante
en la cual el Defensor se encuentra obligado a asumir la
representación de las personas ausentes, de acuerdo a lo
prescrito en el inciso 2º del artículo 367 el Defensor está
obligado a asumir la representación de los ausentes cuyo
paradero se ignore y que han dejado mandatario en Chile, sin
facultad para contestar nuevas demandas. Esta
representación subsiste en tanto el mandatario del ausente
obtiene la habilitación de su propia personería o el
nombramiento de un apoderado especial para este efecto de
acuerdo a lo prescrito en el artículo 11 del Código
Procedimiento Civil
El Defensor tiene derecho a cobrar honorarios cuando
337

asume la representación de algunas de estas personas
-artículo 367 inciso. final- los que se regularán de acuerdo a lo
prescrito en el artículo 2117 del Código Civil, es decir se
regula por acuerdo de las partes, antes o después del
contrato, la costumbre o el juez.-
c.- Velar por el recto desempeño de las funciones de
los guardadores de los incapaces, de los curadores de
bienes, de los representantes legales de la fundación de
beneficencia y de los encargados de la ejecución de las obras
pías.
El artículo 368 otorga esta facultad a los Defensores
Públicos, sin perjuicio de las facultades y derechos que las
leyes conceden a los jueces y a otras personas.
En el desempeño de esta función inspectiva, los
Defensores se encuentran facultados para provocar la acción
de la justicia en beneficio de estas personas y de estas obras,
siempre que lo estime conveniente. Podrán deducir las
acciones que procedan en contra de terceros o
representantes -artículo 307 inciso 3º del Código Orgánico de
Tribunales.-
d.- Subrogar a los jueces de letras. Al Defensor Público
le corresponde subrogar a los jueces de letras cuando exista
uno sólo en la comuna o agrupación de comunas.
Subrogación.-
El artículo 370 del Código Orgánico de Tribunales
establece que en los casos en que se hallare accidentalmente
impedido para desempeñar sus funciones algún defensor,
será reemplazado por el otro si lo hay en la comuna o
agrupación de comunas o en caso contrario, por un abogado
que reúna los requisitos para desempeñar el cargo. Si no hay
abogado, por una persona entendida en la tramitación de los
juicios y que no tenga incapacidad para desempeñar el cargo.
La designación del reemplazante corresponderá al juez de la
338

causa.
En todo caso, la designación del reemplazante por el
juez de la causa no puede efectuarse en caso de que la falta
del Defensor provenga de licencia, vacante de la plaza por
muerte, destitución o renuncia de la persona que lo servía
-artículo 371 del Código Orgánico de Tribunales.-
Remuneración.-
Los Defensores Públicos tienen derecho a cobrar
honorarios profesionales cuando asumen la representación
de alguna de las personas cuyos intereses están llamados a
defender -artículo 492 del Código Orgánico de Tribunales.
LOS RELATORES.-
Son los funcionarios encargados de dar a conocer el
contenido de los procesos a los miembros de los Tribunales
colegiados. La razón de ser de estos funcionarios, radica que
en los tribunales unipersonales, los jueces se imponen por si
mismo del contenido del expediente, en cambio, en los
tribunales colegiados sus miembros por su número no están
en condiciones de imponerse separadamente de ellos, lo
contrario, significaría un enorme pérdida de tiempo con la
consecuente demora en su decisión, es por ello que su
conocimiento queda entregado a los relatores, sin perjuicio
del examen que los miembros del tribunal estimen necesario
efectuar por si mismos -artículo 161 del Código de
Procedimiento Civil.-
Organización.-
Cada Corte de Apelaciones tiene el número de
relatores que señala la ley, el artículo 59 del Código de
Tribunales determina los que existen en la actualidad, no
obstante no expresaremos su número en atención a que
diversas leyes que crean nuevo cargos de ministros a la vez,
establecen nuevas plazas de relator, por lo que su número
varía constantemente; por lo demás, ello no reviste mayor
339

importancia, siendo lo trascendente su misión en la
tramitación de los procesos.
Requisitos.-
Para ser Relator se requieren las mismas exigencias
que para ser juez de letras de comunas o agrupación de
comunas –artículos 463 y 464 del Código Orgánico de
Tribunales, esta última disposición legal acota entre otras
cosas que no pueden ser relatores, los que no pueden ser
jueces de letras..-
En cuanto a su nombramiento las reglas pertinentes se
contienen en el artículo 285 del Código Orgánico de
Tribunales, siendo ellas las siguientes:
1º.- Tanto la Corte Suprema como las Cortes de
Apelaciones, para proveer el cargo de relator, deben formar
una terna, sometiéndola al Presidente de la República para la
designación del postulante que ha de desempeñar el cargo.-
Pese a lo anterior, en forma excepcional, los respectivos
tribunales, por mayoría absoluta de sus miembros, podrán
acordar omitir la terna y hacer una propuesta unipersonal,
2º.- Sea se trate de una propuesta uninominal o
mediante terna se requiere concurso previo que se rige por
las disposiciones del artículo 279 del Código Orgánico de
Tribunales, cuya lectura recomendamos y sobre cuyo análisis
haremos un somero análisis sobre lo que estimamos reviste
especial importancia .
Con todo, el concurso será resuelto en base a loa
antecedentes de los candidatos y al resultado de un examen
personal que deberá incluir el hacer relación de una o más
causas.
3º.- En el concurso para postular a relator de la Corte
Suprema, podrán participar los funcionarios calificados en
lista de méritos de la misma categoría o de la inmediatamente
inferior y quienes teniendo igual calificación, se hayan
340

desempeñado como relatores en alguna Corte de
Apelaciones durante cinco años a lo menos.
4º.- Para aspirar al cargo de relator de Corte de
Apelaciones, podrán participar los funcionarios calificados en
lista de méritos de igual categoría o de la inmediatamente
inferior. La Corte de Apelaciones respectiva, podrá permitir,
extraordinariamente, la postulación a dicho concurso de
funcionarios de las categorías, quinta, sexta o séptima, e
incluso de abogados ajenos que hubieren aprobado el
programa de formación para postulantes al Escalafón
Primario, de la Academia Judicial.
5º.- En cualquiera de los casos anteriores, si el número
de postulantes fuere superior a cinco, el Tribunal encargado
de confeccionar la terna podrá preseleccionar solamente a
cinco de los aspirantes, en conformidad a sus méritos y limitar
a ese número a aquellos que someta a examen.
6º.- Los funcionarios designados como relatores de la
Corte Suprema, que provengan de la segunda y tercera
categoría, se incorporarán en tal carácter a la segunda
categoría del Escalafón, una vez que presten juramento.
7º.- Las personas que se nombren relatoras de las
Cortes de Apelaciones que provengan de la tercera o cuarta
categoría del Escalafón primario, se incorporarán en tal
calidad a la tercera categoría, una vez que presten juramento
de rigor.
8º.- Aquellos funcionarios designados relatores de la
Corte Suprema y que no provengan de la segunda o tercera
categoría, figurarán durante los tres primeros años en su
desempeño en ese tribunal, en la cuarta categoría, en los dos
años siguientes en la tercera, e integrarán la segunda
categoría una vez que completen cinco años de servicios en
ese carácter, sin necesidad de nuevo nombramiento.
9º.- Los postulantes que fueren designados relatores de
341

las Cortes de Apelaciones que no provengan de la tercera o
cuarta categoría, figurarán durantes los tres primeros años de
su desempeño en la quinta categoría, en los dos años
siguientes en la cuarta, e ingresarán a la tercera categoría
una vez completados los cinco años, todos estos ascensos se
producen automáticamente.
Funciones.-
Las funciones de los Relatores están indicadas en el
artículo 372 del Código Orgánico de Tribunales.-, y ellas son:
a.- Dar cuenta diaria de:
1.- Las solicitudes que se presenten en calidad de
urgentes.
2.- De las que no pudieren ser despachadas por la sola
indicación de la suma.
3.- Y de los negocios que la Corte mandare pasar por
ellos -artículo 372 Nº1 del Código Orgánico de Tribunales.
En este caso se deben distinguir tres clases de
solicitudes.
La urgencia de la solicitud será una cuestión de hecho
que el relator a quien se le hace la entrega de ella tendrá que
apreciar, según su criterio.
La cuenta de los escritos que puedan despacharse con
la sola indicación de la suma debe ser hecha por los
secretarios -artículo 380 Nº1 del Código Orgánico de
Tribunales- pero en la práctica no ocurre así y la cuenta de
todos los escritos la dan los relatores.
Los relatores presentan las solicitudes a la Corte para
que se dicten las providencias de tramitación que fueren
procedentes, si la Corte consta de varias salas, esta función
corresponde al relator de la sala tramitadora -la primera- o al
especial que se destine a estas funciones para que presente
las solicitudes a dicha sala .
b.- Poner en conocimiento de las partes o de sus
342

abogados el nombre de las personas que integran el Tribunal
en el caso a que se refiere el art. 166 del Código de
Procedimiento Civil -artículo 372 Nº2 del Código Orgánico de
Tribunales.-
Antes de empezar a hacer la relación, el relator o el
secretario deben poner en conocimiento de las partes o de
sus abogados el nombre de los integrantes de la sala, cuando
forma parte de ella una persona que no pertenece al personal
ordinario, mencionada en el acta de instalación. Ello ocurre
cuando por impedimento de un Ministro debe integrar la sala
algún Ministro perteneciente a otra sala, el Fiscal o un
abogado integrante.
Este aviso debe darse por el relator cuando la
integración se produce respecto de una causa determinada,
después de instalada la sala. Si la integración se produce
desde la instalación de la Sala y así consta en la respectiva
acta, el aviso no es indispensable puesto que los abogados
se encuentran advertidos desde la iniciación de las funciones
de la sala.
Efectuado el avisos, las partes o los abogados, pueden
reclamar de palabra o por escrito de la implicancia o
recusación que pueda afectar al integrante. Formulada la
reclamación, se suspenderá la vista de la causa y deberá
formalizarse la implicancia o recusación por escrito dentro de
tercero día, imponiéndose en caso contrario, a la parte
reclamante, por este solo hecho, una multa que no baje de
medio sueldo vital ni exceda de dos sueldos vitales.
Si los abogados o las partes no reclaman o no puede
darles el aviso el Relator por hallarse ausente se procede a
ver la causa inmediatamente con ese integrante y precluye el
derecho de hacer valer con posterioridad algún impedimento
en contra de él.
c.- El relator dará cuenta de las causas que se ordene
343

tramitar, las suspendidas y las que por cualquier motivo no
hayan de verse y serán anunciadas en la tabla antes de
comenzar la relación de las demás. Asimismo, en esa
oportunidad deberán señalarse aquellas causas que no se
verán durante la audiencia, por falta de tiempo. La audiencia
se prorrogará si fuere necesario hasta ver la última de las
causas que resten en la tabla. -artículos. 373 del Código
Orgánico de Tribunales y 222 del Código de Procedimiento
Civil.-
d.- Deberá anotar a los abogados que se anuncien
personalmente para alegar, antes de iniciarse la audiencia en
que deba verse la causa, indicando el tiempo aproximado que
emplearán en el alegato, circunstancia de la cual se dejará
constancia en el expediente.
El abogado que se hubiere anunciado para alegar,
tendrá derecho a oír la relación con que se inicia la vista de la
causa, pero -ni aun así-podrá hacerlo una vez comenzada la
relación, concluida la vista, el relator dejará constancia en los
autos si el abogado que se anunció para alegar efectivamente
lo hizo y si además asistió a escuchar la respectiva relación,
hará constar, asimismo, si se acompañó minuta de alegatos.
Para los efectos de presenciar la relación, se
considerará a los postulantes de la Corporación de Asistencia
Judicial en la misma situación que los abogados.
e.- Debe dar cuenta, apenas empiece a figurar la causa
en tabla, de los documentos y expedientes que sea necesario
traer a la vista, para resolver la apelación pendiente
-artículo.3º del Auto .Acordado de la Corte Suprema de 12 de
agosto de 1963-.
f.- Debe dar cuenta de los abusos que se hubieren
cometido por los funcionarios encargados de los procesos
que pudieren dar mérito para que la Corte ejerza las
atribuciones que le confieren los artículos 539 y 540 .
344

-artículo 373 del Código Orgánico de Tribunales.-
g.- Debe dar cuenta de todas aquellas faltas o abusos
que notaren y que la ley castiga con multas determinadas
-artículo 373 inciso 1º parte final-
Cumplidas con todas estas obligaciones el relator debe
proceder a efectuar la relación de la causa ante la Corte
respectiva, de tal manera, que el tribunal quede enteramente
instruido del asunto sometido a su conocimiento, dando fiel
razón de todos los documentos y circunstancias que puedan
contribuir a aquel objeto –artículo 374 del Código Orgánico
de Tribunales.-
Terminada la relación, el Relator debe cumplir con las
siguientes obligaciones:
a.- Debe dejar constancia en los autos si el abogado
que se anunció para alegar efectivamente lo hizo y si además
asistió a escuchar la respectiva relación. Hará constar,
asimismo, si se acompañó minuta de alegatos.
Esta constancia, tiene especial importancia con la
modificación introducida al artículo 223 por la ley 19.317
publicada en el Diario Oficial del 8-08-95- complementada por
el Auto Acordado de la Excma. corte Suprema de dos de
septiembre de 1995, toda vez que, los abogados que
hubiesen solicitado alegatos o se hubiesen anunciado para
alegar y no concurrieron a la audiencia respectiva para oír la
relación y realizar el alegato pueden ser sancionados por el
Presidente de la Sala, si encontrare motivo para ello y previa
audiencia del infractor con una multa no inferior a una ni
superior a cinco Unidad Tributaria Mensual la que se
duplicará en caso de reiteración de la falta en el mismo año
calendario. El sancionado no podrá alegar ante esa misma
Corte mientras no certifique el secretario de ella, en el
correspondiente expediente, que se ha pagado la multa
impuesta.
345

b.- Anotar en la causa el nombre de los jueces que
hubieren concurrido a la vista, si no fuere despachada
inmediatamente –artículo 372 Nº4 del Código Orgánico de
Tribunales.-
c.- Cotejar con los procesos los informes en derecho y
anotar bajo su firma la conformidad o disconformidad que
notaren entre el mérito de éstos y los hechos expuesto en
aquellos.
Del estudio de las funciones de los relatores puede
deducirse que ellos no revisten el carácter de ministros de fe
cuando hacen las relaciones. Sin embargo, tienen esa función
cuando anuncian la integración del Tribunal -artículo 372 Nº2.
Cuando dejan constancia de los Ministros que estuvieron
presentes en la vista de la causa -artículo 372 Nº4, cuando
certifican la conformidad o disconformidad de los informes en
derecho con el proceso -artículo 372 nº 5 - y la constancia
que debe dejar en el expediente respecto de los abogados
que se anunciaron y pidieron alegatos y si ellos se hicieron
presentes en la causa, haciendo uso de este derecho- artículo
223 del Código de Procedimiento Civil y Auto Acordado de la
Corte Suprema.-
Subrogación.-
Cuando algún Relator esté impedido para el
desempeño de sus funciones debe ser reemplazado por
alguno de los otros Relatores si los hay y en caso contrario,
por un abogado designado por la respectiva Corte de
Apelaciones.
Si el impedimento durare o hubiere de durar más de
quince días y no es peculiar a determinados negocios La
Corte debe pasar al Presidente de la República la propuesta
del caso, a fin de que nombre a un suplente.
También, el secretario de la Corte puede hacer la
cuenta relativa a la tramitación de asuntos del tribunal.
346

LOS SECRETARIOS.-
El artículo 379 del Código Orgánico de Tribunales
señala que los secretarios de las Cortes y juzgados, son
ministros de fe pública encargados de autorizar, salvo las
excepciones legales, todas las providencias, despachos y
actos emanados de aquellas autoridades, y de custodiar los
procesos y todos los documentos y papeles que sean
presentados a la Corte y juzgado en que cada uno de ellos
deba prestar sus servicios.
En general, su labor más frecuente consiste en
autorizar las resoluciones y actuaciones del tribunal y recibir
las solicitudes que se presenten para ponerlas a disposición
del respectivo tribunal, así lo determinan expresamente los
artículos 30 y 33 del Código Orgánico de Tribunales.
Sin embargo, consideramos útil dejar desde luego por
sentado que existen algunas importantes actuaciones del
tribunal en que la autorización no debe prestarla el secretario
sino que los receptores quienes también tienen el carácter de
ministros de fe, siendo ellas:
a.- La declaración de testigos y,
b.- La absolución de posiciones
Funciones.-

Están específicamente señaladas por el artículo 380 del
Código Orgánico de Tribunales, siendo las siguientes:
1°.- Dar cuenta diariamente a la Corte o juzgado en que
presten sus servicios de los escritos o solicitudes presentadas
por las partes o interesados.
2°.- Autorizar las providencias o resoluciones que
recayeren sobre dichas solicitudes y hacerlas saber a los
interesados que acudieren a la oficina para tomar
347

conocimiento de ellas, anotando las notificaciones que
hicieren, y practicar las notificaciones por el estado diario.
3°.- Dar conocimiento a cualquiera persona que lo
solicitare de los procesos que tengan archivados en sus
oficinas/
y de todos los actos emanados de la Corte o Juzgado, salvo
los
casos en que el procedimiento deba ser secreto en virtud de
una
disposición expresa de la ley;
4°.- Guardar con el conveniente arreglo los procesos y
demás papeles de su oficina, sujetándose a las órdenes e
instrucciones que la Corte o juzgado respectivo le diere sobre
el particular.
5°.- Autorizar los poderes judiciales que puedan
otorgarse ante ellos esta disposición debe concordarse con lo
expresado en la parte final del inciso 2° del artículo 6° del
Código
de Procedimiento Civil. Art. 6° « El que comparezca en juicio
a
nombre de otro, en desempeño de un mandato o en ejercicio
de
un cargo que requiera especial nombramiento, deberá exhibir
e!
título que acredite su representación. Para obrar como
mandatario se considerará poder suficiente: ...y 3° el que
conste de una declaración escrita del mandante, autorizada
por el secretario del tribunal que esté conociendo de la
causa.»
6°- Las demás que le impongan las leyes.
7°.- Los secretarios de los juzgados de letras harán al
juez la relación de los incidentes y el despacho diario de mero
348

trámite, el que será revisado y firmado por el juez.
8°.- Las rebeldías deberán ser declaradas por el
secretario juzgado, de oficio o a petición de parte, según
proceda LIBROS Y REGISTROS QUE DEBEN
LLEVAR
LOS SECRETARIOS

Nuestro ordenamiento jurídico contiene prescripciones
que obligan a los secretarios a llevar diversos libros y
registros.
a.- Un registro foliado compuesto por copias escritas a
máquina, fotocopias, de las sentencias definitivas que se
dicten en los asuntos civiles contenciosos y no contenciosos.
En dicho registro se insertarán copias de las sentencias
interlocutorias que pongan término al juicio o hagan imposible
su prosecución.
Dichos registros se llevarán tanto en los juzgados como
en los tribunales colegiados y cada quinientas fojas se
empastarán anualmente.
b.- El registro de depósitos a que se refiere el artículo
507 del Código Orgánico de Tribunales.
c.- Los demás que ordenen las leyes o el tribunal.

SUBROGACIÓN DE LOS SECRETARIOS

El artículo 388 del Código Orgánico de Tribunales
expresa que cuando un secretario se enfermare, o falleciere,
o estuviere implicado, o fuere recusado, o en general cuando
se encontrare impedido por cualquier causa, será subrogado
en la siguiente forma:
1°.- El secretario de la Corte Suprema, por el
prosecretario, y el de una Corte de Apelaciones, por el otro si
349

lo hubiere, en su defecto por el oficial primero de la Corte o el
ministro de fe que designen los presidentes de las referidas
Cortes o el juez en su caso.
LOS ADMINISTRADORES DE TRIBUNALES CON
COMPETENCIA EN LO CRIMINAL.
Generalidades.-
De conformidad con lo expresado en el Código
Orgánico de Tribunales – artículo 389 A – Son funcionarios
auxiliares de la administración de justicia encargados de
organizar y controlar la gestión administrativa de los
tribunales orales y de los juzgados de garantía.-
Funciones.-
A estos funcionarios les corresponde:
a.- Dirigir las labores administrativas propias del
funcionamiento del tribunal o juzgado, bajo la supervisión del
juez presidente del comité de jueces;
b.- Proponer al comité de jueces la designación de un
subadministrador, de los jefes de unidades y de los
empleados del tribunal,
c.- Proponer al juez presidente la distribución del
personal;
d.- Evaluar el personal a su cargo;
e.- Distribuir las causas a los jueces o a las salas del
respectivo tribunal, conforme al procedimiento objetivo y
general aprobado;
f.- Remover al subadministrador, a los jefes de
unidades y al personal de empleados, de conformidad al
artículo 389 F;
g.- Llevar la contabilidad y administrar la cuenta
corriente del tribunal, de acuerdo a las instrucciones del juez
350

presidente;
h.- Dar cuenta al juez presidente acerca de la gestión
administrativa del tribunal o juzgado;
i.- Elaborar el presupuesto anual, que deberá ser
presentado al juez presidente a más tardar en el mes de
mayo del año anterior al ejercicio correspondiente. El
presupuesto deberá contener una propuesta detallada de la
inversión de los recursos que requerirá el tribunal en el
ejercicio siguiente;
j.- Adquirir y abastecer de materiales de trabajo al
tribunal, en conformidad con el plan presupuestario aprobado
para el año respectivo, y
k.- Ejercer las demás tareas que le sean asignadas por
el comité de jueces o el juez presidente o que determinen las
leyes.
Para el cumplimiento de sus funciones, el administrador
del tribunal se atenderá a las políticas generales de selección
de personal, de evaluación, de administración de recursos
materiales y de personal, de diseño y análisis de la
información estadística y demás que dicte el Consejo de la
Corporación Administrativa del Poder Judicial, en el ejercicio
de sus atribuciones propias.
h.- Autorizar el mandato judicial y efectuar las
certificaciones que señale la ley expresamente – artículo 389
G del Código Orgánico de Tribunales.
Requisitos para ser designado administrador y
forma de su nombramiento.
Para ser administrador de un tribunal con competencia
en lo criminal se requiere estar en posesión de un título
profesional relacionado con las áreas de administración y
gestión, otorgado por una universidad o por un instituto
351

profesional de una carrera de ocho semestres de duración a
lo menos.
Por excepción, en los juzgados de garantía de comuna
o agrupación de comunas, la Corte de Apelaciones respectiva
podrá autorizar el nombramiento de un administrador con un
título técnico de nivel superior o título profesional de las
mismas áreas, de una carrera de duración menor a la
señalada.
Designación.
Los administradores serán designados por el comité de
jueces respectivo de una terna que confeccionará el juez
presidente.
Para la confección de la terna se llamará a un concurso
público de oposición y antecedentes.
En relación con esta materia le son aplicables a los
administradores las disposiciones del título XII del Código
Orgánico de Tribunales, esto es, las que rigen para los
auxiliares de la administración de justicia ubicadas desde los
artículo 458 y siguientes.
Atribuciones de carácter disciplinario del
administrador.
El administrador tiene las facultad de remover a los
siguientes funcionarios:
a.- Al subadministrador.-
b.- A los jefes de unidades.
c.- y al personal
Siempre y cuando hayan sido calificados en Lista
Condicional en el proceso de calificación respectivo. No
obstante podrá removerlos en cualquier tiempo, cuando
hubieren incurrido en faltas graves al servicio.
352

En este último caso, solicitará al presidente del comité
de jueces que designe un funcionario como investigador y, si
los hechos lo aconsejaren, podrá suspender de sus funciones
al inculpado. El procedimiento será fundamentalmente oral y
de lo actuado se levantará un acta general que firmarán los
que hubieren declarado, sin perjuicio de agregar los
documentos que correspondan, no pudiendo exceder la
investigación el plazo de cinco días.
Cerrada la investigación, se formularán cargos. El
inculpado deberá responderlos en el plazo de dos días, a
contar de la fecha de la notificación de los cargos.
Si el inculpado desea rendir prueba, el investigador
señalará un plazo para tal efecto que no podrá exceder de
tres días.
Vencido el plazo para hacer los descargos o del
término de prueba en su caso, el investigador dentro de dos
días, emitirá un informe que contendrá la relación de los
hechos, los fundamentos y conclusiones a que hubiere
llegado y formulará al administrador la conclusión que
estimare procedente.
Conocido el informe el administrador dentro de los dos
días siguientes dictará la resolución que correspondiere, la
que será notificada al inculpado. Resolución que es apelable
dentro de los días siguientes a la notificación, para ante el
comité de jueces, el cual resolverá el recurso dentro de los
dos días. Todos los plazos que se mencionan en este
procedimiento, es de días hábiles.
Este procedimiento se utilizará en caso que el
subadministrador, jefe de unidad o empleado hubiere
incurrido en faltas al servicio que no sean graves, las que
serán sancionadas con alguna de las medidas que establece
353

el artículo 532.
Remoción del administrador
La remoción del administrador podrá ser solicitada por
el juez presidente y será resuelta por el comité con apelación
ante el Presidente de la Corte de Apelaciones respectiva,
recurso que se someterá a los plazos establecidos en el caso
del subadministrador y demás funcionarios, al que nos
referimos anteriormente.

LOS PROCURADORES DEL NUMERO

En general, la ley denomina procurador a los
mandatarios judiciales. Sin embargo, es necesario destacar,
dentro de esta categoría a los procuradores del número que
tienen la calidad de
auxiliares de la administración de justicia encargados de
representar a las partes en juicios -artículo 394 del Código
Orgánico de Tribunales.- La ley, en ciertos y determinados
casos, impone a las partes la obligación de actuar ante
determinados tribunales representadas por estos
funcionarios.

FUNCIONES

1.- Representar a las partes ante la Corte Suprema y
Cortes de Apelaciones. Haciendo hincapié que el litigante
rebelde solo puede comparecer ante las Cortes de
Apelaciones representado por abogado o por procurador del
número;
2.- Deben dar aviso sobre el estado de los asuntos que
tuvieren a su cargo, o sobre las providencias y resoluciones
354

que en ellos se pronunciaren, a los abogados a quienes
estuviere
encomendada la defensa de esos asuntos.

3.- -Servir gratuitamente a los pobres conforme a lo
dispuesto por el artículo 595.

REMUNERACIÓN

Estos funcionarios no perciben remuneración del
Estado y sus servicios deben ser cancelados por las partes
con arreglo al arancel respectivo fijado por el Presidente de la
República, previo informe de la Corte Suprema. Además, el
Presidente de la
República anualmente también con previo puede modificar en
todo o en parte tales aranceles, considerando especialmente
las variaciones que haya experimentado el valor adquisitivo
de la moneda.

LOS RECEPTORES

Son ministros de fe pública encargados de hacer saber
a las partes, fuera de las oficinas de los secretarios, los
decretos y resoluciones de los Tribunales de Justicia, y de
evacuar todas
aquellas diligencias que los mismos tribunales le cometieren
-artículo.390 del Código Orgánico de Tribunales.-
Su función primordial consiste en practicar las
notificaciones fuera de las oficinas de los secretarios. Aparte
de lo anterior autorizan algunas actuaciones del tribunal, tales
como las
declaraciones de los testigos y la absolución de posiciones.
355

ORGANIZACIÓN

Los receptores se encuentran al servicio de la Corte
Suprema, de las Cortes de Apelaciones y de los juzgados de
letras del territorio jurisdiccional al que estén adscritos.
Los receptores se desempeñan en todo el territorio
jurisdiccional del tribunal respectivo, pero también pueden
practicar las actuaciones ordenadas por éste en otra comuna
comprendida dentro del territorio jurisdiccional de la misma
Corte -artículo 391 del Código Orgánico de Tribunales-
En cada comuna o agrupación de comunas que
constituye el territorio jurisdiccional de juzgado de letras habrá
el numero de receptores que determine el Presidente de la
República, previo informe favorable de la respectiva Corte de
Apelaciones.
Sin embargo, en los casos, que por impedimento de los
receptores judiciales, sea por enfermedad u otro motivo
calificado, el tribunal, designar en esa calidad a un empleado
del tribunal para solo efecto que practique una diligencia
determinada que no
puede realizarse por ausencia del o de los titulares.-

LOS NOTARIOS

Son ministros de fe pública encargados de autorizar y
guardar en su archivo los instrumentos que ante ellos se
otorgaren, de dar a las partes interesadas los testimonios que
pidieren y de
practicar las demás diligencias que la ley les encomiende, tal
es el concepto que de estos funcionarios auxiliares de la
administración
pública nos entrega el artículo 399 del Código de Tribunales.
356

ORGANIZACIÓN

Habrá un notario a lo menos, en cada comuna o
agrupación de comunas que constituye territorio jurisdiccional
de jueces de letras. Pero, en aquellos territorios
jurisdiccionales formados por una agrupación de comunas, el
Presidente de la República, previo informe favorable de la
Corte de Apelaciones respectiva, podrá crear nuevas notarías
disponiendo que sus titulares establezcan sus oficios dentro
del territorio de una comuna determinada. Estos notarios
pueden ejercer sus funciones dentro de todo el territorio del
juzgado de letras en lo civil que corresponda.
Cuando en una comuna existan más de una notaría, el
Presidente de la República le asignará a cada una de ellas
una numeración correlativa.

REQUISITOS PARA SER DESIGNADO NOTARIO

Para ser designado notario se necesitan de las mismas
condiciones que se requiere para ser juez de letras - artículo
463 del Código Orgánico de Tribunales - de modo que la
disposición precitada debe concordarse con el artículo 252
del mismo texto legal. Además, en el artículo 465 del Código
Orgánico de Tribunales se establecen inhabilidades
específicas para desempeñar este cargo, siendo ellas las
siguientes:
a.- Los que hallen interdictos por demencia o
prodigalidad. b.- Los sordos, los ciegos y los mudos;
c.-.- Los sometidos a proceso por crimen o simple
delito, y
d .- Los que estuvieren sufriendo la pena de
inhabilitación para cargos y oficios públicos.-.
357

Los notarios son designados por el Presidente de la
República, a propuesta de la respectiva Corte de Apelaciones,
tribunal que para tal efecto deberá confeccionar una tema –
artículo 459 del Código Orgánico de Tribunales.-

FUNCIONES DE LOS NOTARIOS

Están establecidas en el artículo 401 del Código
Orgánico de Tribunales siendo ellas las siguientes:

a.- Extender los instrumentos públicos con arreglo a las
instrucciones que de palabra o por escrito le dieren las partes
otorgantes;

b.- Levantar los inventarios solemnes;
c.-Efectuar protestos de letras de cambio y demás
instrumentos mercantiles.-
El protesto, es un procedimiento solemne que se
encuentra minuciosamente reglado en los artículos 59 a 78 de
la ley 18.092.
d.- Notificar los traspasos de acciones y constituciones
y notificaciones de prenda que se le solicitaren.
e.- Asistir a las juntas generales de accionistas de
sociedades anónimas, para los efectos que la ley o
reglamento de ellas lo exigieren;
f.- En general, dar fe de los hechos para que fueren
requeridos y que no estuvieren encomendados a otros
funcionarios.- A vía de ejemplo tenemos que pueden
desempeñarse en calidad de actuarios en los juicios de
partición seguidos ante los jueces árbitros -artículos 632 y
648 del Código de Procedimiento Civil .
g.- Guardar y conservar en riguroso orden cronológico
los instrumentos que ante ellos se otorguen, en forma de
358

precaver todo extravío y hacer fácil y expedito su examen;

h.- Otorgar certificados o testimonios de los actos
celebrados ante ellos o protocolizados en sus registros;

i.- Facilitar, a cualquiera persona que lo solicite, el
examen de los instrumentos públicos que ante ellos se
otorguen y documentos que se protocolicen;

j.- Autorizar las firmas que se estampen en documentos
privados, sea en su presencia o cuya autenticidad les conste;
k.- Las demás que le encomienden las leyes.

DE LAS ESCRITURAS PUBLICAS
Concepto .-
Dentro de las facultades dadas por la ley a estos
funcionarios resulta incuestionable que la de mayor relevancia
y trascendencia consiste en el otorgamiento de escrituras
públicas, de ahí entonces que resulte conveniente detenerse
en su análisis. Para tal efecto, en primer término
reproduciremos el concepto que sobre el particular expresa el
artículo 1699 del Código Civil: «Instrumento público o
auténtico es el autorizado con las solemnidades legales por el
competente funcionario».
Por su parte el artículo 403 del Código Orgánico de
Tribunales nos proporciona una definición de escritura
pública: «Escritura pública es el instrumento público o
auténtico otorgado con las solemnidades que fija esta ley, por
el competente notario, e incorporado en su protocolo o
registro público». De la simple lectura de este precepto se
desprende en forma inequívoca que la escritura pública es
una especie de instrumento público.
Requisitos de la Escritura Pública .-
Del texto del precepto legal precitado se desprende que
359

ellos son tres:
lo,- Debe ser otorgada por un notario competente;
2".- Debe reunir los solemnidades legales, y
3".- E incorporarse en el protocolo o registro público.-
I.- Otorgamiento por notario competente.-

Sabemos que en cada comuna o agrupación de
comunas que constituyan el territorio jurisdiccional de jueces
de letras, debe haber a lo menos un notario, esa es la regla
general, pero en su oportunidad vimos que por excepción
pueden haber dos o más notarías en dicho territorio. Pues
bien, el inciso final del artículo 400, establece en forma
imperativa que ningún notario puede ejercer sus funciones
fuera de su respectivo territorio y es tal la trascendencia de
este requisito que el artículo 426 del Código Orgánico de
Tribunales en su número 1.- manifiesta que si no fuere
autorizada por persona que no sea notario, o por notario
incompetente, suspendido o inhabilitado en forma legal, dicha
escritura no será considerada pública o auténtica. Además en
el artículo 442, se contempla una sanción de orden corporal
para el notario que ejerciere funciones de tal fuera del
territorio para el que fue designado, consistente en la pena de
reclusión menor en cualquiera de sus grados.
Sin embargo, el artículo 86 de la Ley Sobre Registro
Civil, faculta a los Oficiales del Registro Civil de las comunas
que no sean asiento de un notario, para llevar registros
públicos para
los efectos de autorizar testamentos abiertos, poderes
judiciales, inventarios solemnes, escrituras de reconocimiento
o de legitimación de hijos y demás instrumentos que las leyes
les encomienden. No esta demás, agregar sobre esta
situación, que son muy escasas las comunas a lo largo de
360

nuestro territorio en que no exista un notario.
El mismo artículo en su inciso segundo se encarga de
determinar los aranceles que deben cobrar por estas
actuaciones, siendo ellos, los mismos fijados para los notarios
de simple comuna o agrupación de comunas, estado sujeto a
los mismo
gravámenes. En su inciso tercero, se determina que en los
casos de escritura de reconocimiento y legitimación de hijos,
estos funcionarios, prestarán sus servicios gratuitamente y no
están
sujetos a ningún gravamen fiscal.

II.- Solemnidades establecidas por la ley en el
otorgamiento de las escrituras públicas. -
El Código Orgánico de Tribunales, en diversas
disposiciones señala las condiciones bajo las cuales deben
otorgarse las escrituras públicas, siendo ellas las siguientes:
A.- Debe otorgarse ante notario competente.-

Así lo determina el artículo 405 del Código Orgánico de
Tribunales en su inciso primero, cuando expresa, sic: «Las
escrituras públicas deberán otorgarse ante notario.” y
consecuente con esta disposición, el No 1 del artículo 426 del
texto legal citado señala la sanción, exponiendo: «No se
considera pública o auténtica la escritura: 1. Que no fuere
autorizada por persona que no sea notario, o por notario
incompetente, suspendido o inhabilitado en forma legal;...».
No esta demás agregar que la manera de acreditar la
presencia del notario es mediante su firma y así lo ordena el
artículo 406: «Las escrituras serán rubricadas y selladas en
todas sus fojas por el notario...» y podríamos agregar que el
plazo para hacerlo es de sesenta días, pues el artículo 426 en
su No 6 .- establece: «No se considera pública o auténtica la
361

escritura: 6. Que no firme dentro de los sesenta días
siguientes de su fecha de anotación en el repertorio»;
B.- Debe ser firmada por por las partes .-
Antes de estampar su firma las partes pueden exigir al
notario que antes de firmarla proceda a dar lectura en alta
voz, formalidad que puede omitirse si acuerdan leerla ellos
mismos. artículo 407 del Código Orgánico de Tribunales.-
Las partes al firmar la escritura deben usar tinta fija o
pasta indeleble -artículo 426 del Código Orgánico de
Tribunales.-
Se estima que una parte ha suscrito con su firma su
escritura, no sólo en el caso recién descrito sino cuando se
procede de conformidad a lo dispuesto por el artículo 408 de
Código Orgánico de Tribunales que expresa: «Si alguno de
los comparecientes o todos ellos no supieren o no pudieren
firmar, lo hará a ruego uno de los otorgantes que no tenga
interés contrario, según el texto de la escritura, o una tercera
persona, debiendo los que no firmen poner junto a la del que
la hubiere firmado a su ruego, la impresión del pulgar de la
mano derecha o, en su defecto, el de la izquierda. El notario
dejará constancia de este hecho o de la imposibilidad
absoluta de efectuarlo».
El artículo 406 en su inciso segundo se pone en la
situación que una de las partes manifieste su intención de
retirar unilateralmente su firma, lo que puede hacerse,
siempre y cuando no la hubiese firmada otro de los
otorgantes.
C.- Requisitos a observarse en la confección de la
escritura.-
1.- Deben escribirse en idioma castellano y en estilo
claro y preciso, no pudiendo emplearse abreviaturas, cifras ni
362

otros signos que los caracteres de uso corriente, ni contener
espacios en blanco. No obstante, pueden emplearse palabras
de otro idioma que sean generalmente usadas como términos
de una determinada ciencia o arte – artículo 404 del Código
Orgánico de Tribunales.-
2.- Pueden ser extendidas manuscritas,
mecanografiadas o en otra forma que las leyes autoricen.
Pero cuando sean manuscritas debe utilizarse tinta fija o
pasta indeleble.
3.-Debe indicarse el lugar y fecha de su otorgamiento,
la individualización del notario autorizante y el nombre de los
comparecientes, con expresión de la nacionalidad, estado
civil, profesión, domicilio y cédula de identidad, salvo el caso
de extranjero, quienes podrán acreditar su identidad con el
pasaporte o con el documento de identificación con que se les
permitió el ingreso al país;
4.- El funcionario otorgante al autorizar la escritura
indicará el número de anotación que tenga en el repertorio, la
que se hará el día en que sea firmada por el primero de los
otorgantes;
5.- Las escrituras serán rubricadas y selladas en todas
sus fojas por el notario – artículo 406 del Código Orgánico de
Tribunales.- Además pesa sobre el notario la obligación de
inutilizar con su sello y firma, el reverso no escrito de las
hojas en que se contenga una escritura pública o sus copias –
artículo 404 inciso final del Código Orgánico de Tribunales;
6.- El ministro de fe, debe salvar las adiciones,
apostillas, entrerrenglonaduras, raspaduras u otra alteración
en las escrituras originales, al final y antes de las firmas de
los que las suscriban. En caso de no proceder de la forma
propuesta, éstas carecen de valor.
7.- Los notarios deben velar por el oportuno e íntegro
pago de los tributos a que esté afecto el o los contratos a que
363

dichas escrituras se refieren.
Copias de las escrituras públicas.-
En las escrituras públicas debemos distinguir dos
clases de instrumentos;
A.- El original, que constituye la matriz y se trata de la
escritura que se encuentra agregada en el protocolo o registro
público y firmada por las partes y el competente notario.
B.- Las copias que con aquellos instrumentos,
manuscritos, impresos, focopiados, litografiados o
fotograbados y que con reproducción fidedigna de la matriz u
original, circunstancia que debe expresarse en ellas, además
se insertará la fecha, firma y sello del notario.
Estas copias serán otorgadas únicamente por el notario
autorizante, el que lo subroga o suceda legalmente o por el
archivero a cuyo cargo se encuentre el protocolo respectivo .-
artículo 421 del Código Orgánico de Tribunales .-
En cuanto al número de copias que se pueden otorgar,
no existe límite, la ley solo impone como requisitos previo el
pago del impuesto que corresponda – artículo 423 delo
Código Orgánico de Tribunales .-
Las copias deben contener el texto íntegro de las
escrituras a que se refieren, salvo el caso en que la ley
ordene otra cosa o que por decreto judicial se le ordene al
notario certificar sobre una parte de ellas.
Sanciones establecidas por la ley para el caso que
se omitan las formalidades legales en el otorgamiento de
las escrituras públicas y sus correspondientes copias.-
El Código Orgánico de Tribunales establece diversas
sanciones en el caso de las omisiones a que se refiere este
título, siendo ellas:
1°.- La nulidad de las escrituras públicas.- los
artículos 412 y 426 prescriben como sanción la nulidad de las
escrituras públicas en los siguientes casos:
364

a.- Cuando contengan disposiciones o estipulaciones a
favor del notario que las autorice, de su cónyuge,
ascendientes, descendientes o hermanos;
b.- Cuando los otorgantes no hayan acreditado su
identidad en algunas de las formas establecidas en el artículo
405 o en que no aparezcan las firmas de las partes y del
notario;
c.- Cuando fuere autorizada por persona que no sea
notario, o por notario incompetente, suspendido o inhabilitado
en forma legal;
d.- Que no se encuentre incorporado en el protocolo o
que éste no pertenezca al notario autorizante o al que este
subrogando legalmente;
e.- En la que no hubiere dejado constancia de la
circunstancia de que los comparecientes no supieren o no
pudieren firmar, por lo que hará a su ruego uno de los
otorgantes que no tenga un interés contrario.-. artículo 407
del Código Orgánico de Tribunales .-
f.- Cuando no se haya escrito en idioma castellano;
g.- Que las firmas de los otorgantes y del notario y en
las escrituras manuscritas no se haya utilizado tinta fija o
pasta indeleble, y
h.- Que no se firme dentro de los sesenta días
siguientes a la fecha de su anotación en el Repertorio.-
Si nos detenemos en el examen de las situaciones
antes descritas podemos advertir que las letras a y b.-
corresponden a las hipótesis referidas en el artículo 426,
mientras que los otros casos se encuentran cubiertos por las
prescripciones del artículo 426. Pues bien, el primero de ellos
impone expresamente como sanción la nulidad; mientras que
el segundo, la priva de su carácter de instrumento público o
auténtico, esto es, solamente podría invocarse como
instrumento privado en cuanto a su valor probatorio.
365

2°.- No constituir parte del texto.- El artículo 428 del
Código Orgánico de Tribunales, señala que en el caso de que
aparezcan palabras interlineadas, enmendadas o
sobrepasadas de un documento notarial y no hayan sido
salvadas antes de la firma del instrumento respectivo, se
tendrán por no escritas.
III.- Obligación de incorporar la escritura pública en
el protocolo o registro público.-
El artículo 429 del Código Orgánico de Tribunales,
impone a todo notario, la obligación de llevar un protocolo, el
que se formará insertando las escrituras en el orden numérico
que le haya correspondido en el repertorio, esto es, las
escrituras se van consignando en las hojas que van a
constituir el protocolo, en el cual se agregan asimismo los
documentos a que alude el artículo 415.
Estos protocolos deben empastarse a lo menos cada
dos meses, no pudiendo formarse cada libro con más de
quinientas fojas, incluidos los documentos que se
protocolicen, agregándolos al final en el mismo orden en que
figuran en el repertorio. Cada foja se enumerará en su parte
superior con letras y números. En casos calificados, los
notarios podrán solicitar a la Corte de Apelaciones respectiva,
autorización para efectuar los empastes por períodos
superiores, siempre que no excedan de un año.
Cada protocolo incluirá un índice, tanto de las
escrituras como de los documentos que lo componen. El
protocolo se iniciará con un certificado indicando la fecha de
su apertura, se enunciara también, el contenido de la primera
escritura y nombre de sus otorgantes. Al cierre también se
certificará esa circunstancia.
Transcurridos dos meses desde la fecha del cierre del
protocolo, el notario certificará las escrituras que hubieren
quedado sin efecto por no haberla suscrito los otorgantes,
366

este certificado se insertará al final del protocolo indicando el
número de escrituras y documentos que contiene y la
enunciación de las que hayan quedado sin efecto.
Los protocolos y documentos protocolizados deben
guardarse y conservarse en cajas de seguridad o bóvedas
contra incendios – artículo 433 del Código Orgánico de
Tribunales –
Los protocolos serán entregados al archivero judicial
que corresponda siempre que tengan más de un año desde la
fecha del cierre y los índices de escrituras públicas que
tengan más de diez años.
Las protocolizaciones.-
El artículo 415 del Código Orgánico de Tribunales nos
entrega un concepto de lo que significa protocolizar y al
respecto señala que es el hecho de agregar un documento al
final del registro de un notario a pedido de quien lo solicita, y;
prosigue la citada disposición legal, en su inciso segundo, que
para que ella surta efecto legal, debe dejarse constancia de
ella , en el libro repertorio del día en que se presente el
documento de la manera establecida en el artículo 430
precepto legal que impone a los notarios el deber de llevar un
libro repertorio y de documentos protocolizados en el que se
dará un número a cada uno de estos instrumentos por
riguroso orden de presentación, dejándose constancia de la
fecha, de las indicaciones necesarias para su
individualización, del número de páginas de que consten y de
la identidad de la persona que pide su protocolización.
No pueden protocolizarse, ni ella producirá efecto
alguno, aquellos documentos en que se consignen actos o
contratos con causa u objeto ilícitos, salvo que lo pidan
personas distintas de los otorgantes o beneficiarios.
Objeto de la protocolización.
Es indudable que la protocolización presenta ciertas
367

ventajas, siendo ellas las siguientes:
A.- Se conservan los documentos;
B.- El instrumento de conformidad con lo dispuesto en
el artículo 1703 del Código Civil y 419 del Código Orgánico de
Tribunales, desde su anotación en el repertorio adquiere
fecha cierto respecto de terceros.
C.- Los testamentos cerrados, y abiertos en forma
legal; testamentos solemnes abiertos que se otorguen en
hojas sueltas, siempre que su PROTOCOLIZACION se haya
efectuado a más tardar dentro de tercero día siguiente hábil al
de su otorgamiento; los testamentos menos solemnes o
privilegiados que no hayan sido autorizados por notario,
previo decreto del juez competente; actas de oferta de pago;
instrumentos otorgados en el extranjero; las transcripciones y
las traducciones efectuadas por el interprete oficial o los
peritos nombrados al efecto por el juez competente y
debidamente legalizadas que sirvan para otorgar escrituras
en Chile, valen como instrumentos públicos, una vez que se
proceda a su protocolización ,
Es conveniente sobre esta materia, tener presente lo
dispuesto por el artículo 418 del Código Orgánico de
Tribunales en cuanto manifiesta que los instrumento
protocolizado solamente puede ser desglosado en virtud de
decreto judicial.
Remuneración de los notarios.-
Los notarios de acuerdo a lo que se expresa en el
artículo 492 del Código Orgánico de Tribunales gozan de los
emolumentos que le correspondan de acuerdo al respectivo
arancel. Para tal efecto, la ley faculta al Presidente de la
República, previo informe de la Corte Suprema para fijar los
aranceles de estos funcionarios auxiliares de la
administración de justicia.
Anualmente el Presidente de la República, previo
368

informe del Tribunal citado, podrá modificar len todo o en
parte dichos aranceles considerando las variaciones que haya
experimentado el valor adquisitivo de nuestra moneda.
Subrogación de los notarios.-
Cuando un notario se ausente o se inhabilite para el
ejercicio de sus funciones, el juez de letras respectivo
designará al abogado que haya de reemplazarle mientras
dure el impedimento o que estuviere sin proveer el cargo.
En los lugares de asiento de Corte de Apelaciones la
designación de reemplazante corresponderá al Presidente de
ella.
El artículo 478 del mismo cuerpo de leyes en su inciso
tercero expone: en los permisos hasta por dos meses el
notario podrá proponer al juez el abogado que deba
subrogarlo bajo su responsabilidad, propuesta que en el caso
de los notarios de cuarta categoría podrá recaer también en
el oficial 1° de la oficina respectiva.

De los empleados de las Notarias.-
En atención a la situación especial en que se
encuentran
los empleados de las notarías, es que le dedicamos este
párrafo,
encontrándose reglamentada por el artículo 504 del Código
Orgánico de Tribunales. En cuanto al número de empleados
de secretaría, el notario establecerá la dotación atendiendo a
las necesidades que demande un expedito ejercicio de sus
funciones.
Pero, para determinar el mínimo de oficiales de
secretaría necesarios para cumplir las finalidades antes
mencionadas, se
estará a la resolución de la Corte de Apelaciones respectiva,
o el
369

juez en su caso. Tratándose de la Corte de Apelaciones, será
necesario el informe previo del ministro a que se refiere el
artículo. 564.
Por otro lado los notarios, no pueden llevar ni admitir
en su oficio ningún funcionario sin el permiso y aprobación de
la Corte o Juzgado respectivo.
También sobre el particular, tanto la Corte o el juzgado
respectivo, por razones de prudencia, de moralidad o de
buena
disciplina podrá pedir la exoneración de algunos de los
funcionarios de secretaría de la notaría
LOS CONSERVADORES

Son Ministros de fe pública encargados de los registros
conservatorios de bienes raíces, de comercio, de minas, de
accionistas de sociedades propiamente mineras, de
asociaciones de canalistas, de prenda agraria, de prenda
industria, de especial de prenda y demás que le encomienden
las leyes.

ORGANIZACIÓN

Debe haber un conservador en cada comuna o
agrupación de comunas que constituya el territorio
jurisdiccional de un
juzgado de letras.
Sin embargo, en la Comuna de Valparaíso existen un
Conservador para la comuna de Valparaíso y Juan Fernández
y
otros para la comuna de Viña del Mar.
En algunos territorios jurisdiccionales en que existe un
sólo notario, el Presidente de la República puede disponer
que
370

ejerza al mismo tiempo el cargo de Conservador.
Pero también sucede que hay comunas o agrupación
de
comunas que hay dos o más notarios, entonces a uno de
ellos se
le encomienda el registro de comercio y al otro el de bienes
raíces. En este caso, toca al Presidente de la República hacer
la
distribución correspondiente. Igual facultad ejerce para
designar
a que notario le corresponde llevar el registro de minas y el de
accionistas de las sociedades propiamente mineras.
Al notario que deba llevar el registro de bienes raíces le
corresponde hacer lo propio con los de asociaciones de
canalistas,
de prenda agraria, de prenda industrial y especial de prenda.
En cuanto a la ciudad de Santiago existe una
organización especial, el Conservador constituye un solo
oficio, desempeñado por tres funcionarios:

a.- El Conservador del Registro de Propiedad, que tiene
a su cargo el registro de propiedades y el correspondiente
repertorio; y los registros de comercio, de prenda industrial,
de prenda agraria y de asociaciones de canalistas;
b.- El Conservador de Hipotecas, que tiene a su cargo
el
Registro de Hipotecas y Gravámenes; y
c.- El Conservador del Registro de Interdicciones y
Prohibiciones de Enajenar, que llevará el registro de ese
nombre y el registro especial de prenda.

FUNCIONES
371

En general, corresponde a estos funcionarios auxiliares
de la administración de justicia, practicar las inscripciones,
subinscripciones que ordenan las leyes en sus respectivos
registros y otorgar las copias y certificaciones y demás actos
o diligencias
que competan a sus respectivos registros. Sobre la manera
de realizar las inscripciones y los títulos a que ellas se
refieran se estudia en la asignatura de Derecho Civil, al igual
que los reglamentos sobre el funcionamiento del
Conservador. Sobre esta materia, cabe hacer notar que el
artículo 452
establece: «Se extiende a los conservadores, en cuanto es
adaptable a ellos, todo lo dicho en este Código respecto de
los notarios».

LOS ARCHIVEROS

Son Ministros de fe pública encargados de la custodia
de los documentos expresados en el artículo 455 del Código
Orgánico de Tribunales y de dar a las partes interesadas los
testimonios que de ellos pidieren.

Organización.-
Debe haber un archivero en las comunas asiento de
Corte de Apelaciones y en las demás que determine el
Presidente
de la República, con previo informe de la Corte de
Apelaciones.

FUNCIONES

El artículo 455 del Código Orgánico de Tribunales, se
encarga de determinar la funciones de estos auxiliares de la
administración de justicia, siendo ellas, las siguientes:
372

1°.- Custodiar los documentos que a continuación se
expresan:
a.- Los procesos afinados que se hubieren incoado
ante
los jueces de letras de comuna o agrupación de comunas, o
ante
la Corte de Apelaciones o ante la Corte Suprema, si el
archivero
lo fuere en el territorio jurisdiccional en que estos tribunales
tienen su asiento; todo proceso que se ordene archivar será
remitido al archivero dentro de los tres meses a contar de la
fecha que se ordene su archivo;
b.- Los procesos afinados que se hubieren seguido
dentro del territorio jurisdiccional respectivo de los jueces
árbitros;
c.- Los libros copiadores de sentencias de los tribunales
expresados en la letra a.-
d.- Los protocolos de escrituras públicas otorgadas en
el
territorio jurisdiccional respectivo;
2°.- Guardar con el conveniente arreglo los procesos,
libros de sentencias, protocolos y demás papeles de su
oficina,
sujetándose a las instrucciones que la Corte o juzgado
respectivo
le diere sobre el particular;
3°.- Facilitar, a cualquiera persona que lo solicite, el
examen de los procesos, libros o protocolos de su archivos;
4°.- Dar a las partes interesadas, con arreglo a la ley,
los
testimonios que pidieren de los documentos que existieren en
su
373

archivo:
5".- Formar y publicar, dentro del término que el
Presidente de la República señale en cada caso, los índices
de los
procesos y escritura con que se instale la oficina; y en los
meses
de marzo y abril, después de instalada, los correspondientes
al
último año. Estos índices serán formados con arreglo a las
instrucciones que den las respectivas Cortes de Apelaciones;
6°.- En cuanto a ministros de fe deben dar conforme a
derecho los testimonios y certificados que les pidan; y a
poner,
a petición de parte las respectivas notas marginales en las
escrituras públicas;
7°.- Podrán dar copias autorizadas de las escrituras
con-
tenidas en los protocolos de su archivo, en todos aquellos
casos
en que el notario que haya intervenido en su otorgamiento
habría podido darlas.

REMUNERACIÓN

Al igual que los notarios y conservadores gozan de los
emolumentos que les señale el arancel respectivo - artículo
492 del Código Orgánico de Tribunales.-

SUBROGACION

Cuando el archivero estuviere impedido de ejercer sus
funciones por cualquier motivo, será reemplazado por el
notario
374

de la comuna de su asiento conforme al orden de su
antigüedad.
Empleados de secretaría del archivero.
Se encuentran sometido al mismo régimen de nombramiento
y remoción, aplicable a los empleados de notaría.

LOS ASISTENTES SOCIALES JUDICIALES

Son auxiliares de la administración de justicia,
encargadas de informar al tribunal acerca de los aspectos
sociales y
económicos, ambientales, educacionales y demás que se les
requiera, con respecto a las partes o a los hechos y
situaciones que
han provocado el conflicto o la conducta irregular del individuo
-artículo 457 del Código Orgánico de Tribunales.-

Organización

En cada juzgado especial de menores habrá, a lo
menos,
un asistencia social judicial.

Condiciones para su designación

Sobre el particular, la ley exige:
a.- Tener más de veintiún años de edad;
b.- Encontrarse en posesión del Título de Asistente
Social
otorgado por alguna Universidad del Estado o reconocida por
éste;
Estas funcionarías son nominadas por el Presidente de
la
375

República, a propuesta en tema de la Corte de Apelaciones
respectiva -artículo 289 bis del Código Orgánico de
Tribunales.-

DISPOSICIONES GENERALES APLICABLES A LOS
AUXILIARES DE LA ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA
Nombramiento.-
Todos los Funcionarios auxiliares de la administración
de
justicia son designados por el Presidente de la República a
propuesta de la Corte Suprema o de la respectiva Corte de
Apelaciones, según corresponda, enseguida examinaremos
someramente las exigencias que formula el legislador para
postular a estos cargos.-
Para ser Fiscal judicial de la Corte Suprema v de las
Cortes de Apelaciones, se requieren las mismas condiciones
que para ser Ministro de los respectivos tribunales.
Tratándose de Fiscal judicial de la Corte Suprema se propone
al Presidente de la República un
nómina de cinco nombres confeccionada por ese mismo
tribunal; en tanto que para ser Fiscal judicial de una Corte de
Apelaciones, se somete a la consideración del Presidente de
la República una
terna.

Requisitos para ser Secretario. -
En este caso es necesario distinguir:
a.- Secretario de la Corte Suprema o de las Cortes de
Apelaciones, se requieren las mismas condiciones que para
ser
juez de letras de comuna o agrupación de comunas – artículo
463 del Código Orgánico de Tribunales..- y;
376

b.- Secretario de juzgado de letras, se requiere ser
abogado –artículo 466 del Código Orgánico de Tribunales.-
Defensor Público.-
Para ocupar tales cargos se necesitan las mismas
condiciones que para ser juez de letras del respectivo
territorio jurisdiccional. De tal forma, que las exigencias varían
según se trate de postular a una cargo de defensor público de
una simple comuna o agrupación de comuna que tratándose
de
una comuna asiento de capital de provincia o de asiento de
una
Corte de Apelaciones.-
Aptitudes para ser receptor ante los juzgados de
letras
y procurador del número.-
En ambas situaciones se exige solamente:
A.- Poseer las condiciones requeridas para ejercer el
derecho a sufragio en las elecciones populares;
B.- Acreditar las condiciones necesarias para
desempeñar el cargo; y
C.- Tener veinticinco años de edad a lo menos.-
Juramento e instalación.-

Sosteníamos que estos funcionarios auxiliares de la
administración de justicia son nominados por medio del
correspondiente Decreto Supremo expedido por el Presidente
de la República, pero ello por si sólo no los habilita para
entrar en el desempeño de su cargo, puesto además deberán
prestar juramento al tenor de la fórmula consignada en el
artículo 471 del Código Orgánico de Tribunales. Este
juramento los prestarán los fiscales, relatores y secretario de
Corte, ante el tribunal del que formen parte. Los otros
377

funcionarios lo harán ante el juez respectivo.
Si el tribunal estuviere acéfalo prestarán el juramento
ante el Intendente o Gobernador, debiendo estos funcionarios
dar
el más pronto posible aviso al tribunal que le hubiere
correspondido la diligencia, para tal efecto, le remitirán todo lo
obrado.

Incapacidades

Para los fiscales, relatores y secretarios, rigen las
incapacidades en razón del parentesco establecidas en el
artículo
258 dependientes de una Corte de Apelaciones en su
respectivo
territorio jurisdiccional. Tampoco pueden ser oficiales del
ministerio público, asistentes sociales judiciales en un tribunal
las personas que tengan con uno o más jueces de él alguno
de los parentescos
indicados en el precitado artículo.
Por otro lado no pueden ser defensores públicos los
que
tengan con algunos de los jueces de letras propietarios del
respectivo territorio jurisdiccional cualquiera de los
parentescos indicados en dicho artículo. Del mismo modo no
podrán desempeñar ante ningún juez funciones accidentales
de defensores los que tengan con él cualquiera de los
indicados parentescos - artículo 469 del Código Orgánico de
Tribunales.-

Incompatibilidades

Las funciones de los auxiliares de la administración de
378

justicia son incompatibles con toda otra remunerada con
fondos
fiscales o municipales, con excepción de los cargos docentes
hasta un límite de doce horas semanales. Sin embargo, las
funciones de notario, secretario y receptor, podrán ser
desempeñadas por una misma persona en
aquellas comunas o agrupaciones de comunas en que a juicio
del Presidente de la República no sea posible o conveniente
hacerlos recaer en personas distintas por no permitirlo la
exigüidad de los emolumentos correspondientes a cada uno
de dichos
cargos.
Por otra parte, las funciones del ministerio público son
incompatibles con las eclesiásticas y las de los defensores
públicos con las eclesiásticas que tengan cura de almas.

Remoción

Los únicos auxiliares que gozan de inamovilidad son
los fiscales judiciales tanto el de la Corte Suprema como los
de las Cortes de Apelaciones.
Los demás funcionarios pueden ser removidos por el
Presidente de la República con el solo acuerdo de la mayoría
de
los miembros en ejercicio de la respectiva Corte de
Apelaciones.-
Por otro lado, los funcionarios que figuren en lista
Deficiente o por segundo año consecutivo en Lista
Condicional,
una vez firme la calificación respectiva quedará removido de
su
cargo por el solo ministerio de la ley, circunstancia que debe
ser
379

comunicada de inmediato por el órgano calificador respectivo
al
Ministerio de Justicia, con el objeto de que éste, para los
efectos
administrativos correspondientes, curse a la brevedad el
debido
decreto supremo.
Los funcionarios auxiliares de la administración de
justicia también cesan en su cargos:
1°.- Por incurrir en las causales de incapacidad
establecidas por la ley para ejercerlos o;
2°.- Por las siguientes causas indicadas en el artículo
332 del Código Orgánico de Tribunales.-
a.- Por remoción acordada por la Corte Suprema en
conformidad a la Constitución Política o las leyes .-.
b.- Por sentencia ejecutoriada recaída en el juicio de
amovilidad, en que se declare que el funcionario no tiene el
buen comportamiento exigido por la Constitución Política del
Estado
para permanecer en el cargo.-.
c.- Por renuncia del cargo, hecha por el funcionario y
aceptada por la autoridad competente -

d.- Por jubilación o pensión obtenida por servicios
prestados al Poder Judicial, sea cual fuere el régimen
provisional
aplicable -.

e.- Por la promoción del funcionario a otro empleo del
judicial aceptada por él -.
f.- Por el traslado del funcionario a otro empleo del
orden judicial -.
380

g.- Por la aceptación del cargo de Presidente de la
República
h.- Por la aceptación de todo cargo o empelo remunera-
do con fondos fiscales, semifiscales o municipales y
i.- Cuando sobrevienen a los funcionarios algunas de
las inhabilidades indicadas en los cuatro primeros números
del
artículo 256 del Código Orgánico de Tribunales.-

A los fiscales y relatores se les aplica además lo prescrito en
el N" 9 del artículo 332 del Código Orgánico de Tribunales,
esto es, por haber sido declarado responsable criminal o
civilmente por delito cometido en razón de sus actos
ministeriales.-

Por su parte, los oficiales del ministerio público y los
defensores públicos cesan por haber abrazado las funciones
eclesiásticas y con aquellas que tengas cura de almas
respectivamente.

Los secretarios, notarios, conservadores, archiveros,
receptores y procuradores cesarán también en sus funciones
si
fueren condenados a las penas de inhabilitación para cargos
y
oficios públicos.-

De los permisos y licencias.-

Esta situación se encuentra reglada por el artículo 478
del Código Orgánico de Tribunales, precepto que dispone que
los notarios, conservadores, archiveros, secretarios,
procuradores
y receptores, no podrán ausentarse del lugar de su residencia
ni
381

dejar de asistir diariamente a su oficina sin permiso previo del
Presidente de la Corte respectiva si ejerciere sus funciones
en el
lugar de asiente de este tribunal, o del juez de letras
respectivo
o de tumo, en los demás casos.
Este permiso no puede otorgarse en cada año
calendario, por una vez o fraccionado, por más de los
siguientes plazos
a los funcionarios que se mencionan:
a.- Ocho días a los secretarios;
b.- Dos meses a los notarios, conservadores y
archiveros, y
c.- Un mes a los demás funcionarios.
Cuando el permiso exceda los términos señalados y no
pase de un año, debe pedirse por escrito al Presidente de la
República. Si transcurrido un año no se presentare el
funcionario
a servir su destino, se tendrá esta inasistencia como causal
bastante para que la autoridad competente, previo los
trámites de
rigor declare vacante el cargo - artículo 478 del Código
Orgánico de Tribunales.-
En los permisos hasta por dos meses el notario,
conservador y archivero podrán proponer al juez el abogado
que deba
subrogarlos bajo su responsabilidad, propuesta que en el
caso de
los notarios y conservadores de cuarta categoría podrá recaer
en
el oficial 1° de la oficina respectiva.
382

Remuneración

Ya lo habíamos enunciado con respecto a los notarios y
conservadores, debiendo agregar a los defensores públicos
que
no sea los de Santiago y Valparaíso, archiveros, receptores y
procuradores del número gozan de emolumentos regulados
por
el respectivo arancel, que es fijado por el Presidente de la
República previo informe de la Corte Suprema.
Únicamente los defensores públicos de Santiago y
Valparaíso reciben su remuneración con cargo a fondos
fiscales
- artículo 492 del Código Orgánico de Tribunales.-

Otras Prohibiciones

A los auxiliares de la administración de justicia se le
aplican otras prohibiciones establecidas en la ley:
a.- Se prohíbe a los fiscales desempeñarse como
jueces
árbitros, salvo el caso, que el designado tuviere con alguna
de
las partes originariamente interesadas en el litigio, algún
vínculo de parentesco que autorice su implicancia o
recusación.
b.- Se prohíbe a los notarios la aceptación y
desempeño
de arbitrajes y particiones, la verdad es que habría bastado
aludir
solamente al arbitraje, pues los partidores son también
árbitros.
383

c.- Se prohíbe a los auxiliares de la administración de
justicia, realizar algunas de las actividades a que alude el
artículo
323 del Código Orgánico de Tribunales.-.

Disposiciones Aplicables a Los auxiliares de la
administración de justicia

Nombramiento.-
Los auxiliares de la administración de justicia son
designados por el Presidente de la República, a propuesta de
la Corte Suprema o de las Cortes de la Apelaciones, según
sea el cargo de que se trate. La Corte Suprema, hace la
propuesta cuando se trata dela designación de Fiscal judicial
de la Corte Suprema y de las Cortes de Apelaciones, en el
primer caso la propuesta reviste el carácter de una quina y
tratándose de las Cortes de Apelaciones el de una terna, de
igual forma se procede para el nombramiento del secretario
de la Corte Suprema.
Tratándose del cargo de relator nos remitimos a lo que
en
su oportunidad expresamos al tratar de los nombramientos de
los
demás miembros del Escalafón Primario del Poder Judicial.

Concurso para postular a estos cargos. -
Deben ajustarse a las mismas disposiciones que
oportunamente examinamos sobre el nombramientos de los
jueces, y en general, de los miembros del Escalafón Primario.
En algunos casos, tratándose de los procuradores del
número y receptores la ley permite que se provean dichos
cargos
384

con personas que no tengan el título de abogado, pero en
todo
caso se debe preferir a las personas que lo posean -artículo
290-.
Cuando se produzca la situación aludida en el párrafo
anterior, es decir, cuando se produzca la postulación de
personas
que no posean el título de abogado las Cortes deben someter
a
estos postulantes a un examen de competencia.

Obligación de prestar juramento.-
Todos los auxiliares de la administración de justicia,
antes de entrar en funciones deben prestar juramento al tenor
de
la fórmula contenida en el artículo 471 del Código Orgánico
de Tribunales. Los fiscales judiciales, secretarios y relatores
de Corte prestarán juramento ante el presidente del tribunal
de que formen parte. Los otros funcionarios lo harán ante el
juez respectivo.
Si el tribunal estuviere acéfalo lo prestarán ante el
intendente o gobernador. La autoridad administrativa que
haya recibido el
juramento dará lo más pronto posible el respectivo aviso a la
que le habría correspondido intervenir en la diligencia,
remitiéndole
lo obrado.

Obligación de rendir fianza.-

Los notarios, conservadores, archiveros, secretarios y
receptores, deberán rendir una fianza para responder de las
385

multas, costas e indemnizaciones de perjuicios a que puedan
ser
condenados en razón de los actos concernientes al
desempeño de
su ministerio, dentro de los treinta días después de haber
asumido el cargo.

Esta fianza será para los secretarios el equivalente a un
año de sueldo base asignado al cargo y para los demás
funcionarios igual al monto del sueldo anual que la ley fije
para los efectos de su jubilación.

La fianza será calificada y aprobada por el funcionario
a quien corresponda recibir el juramento -artículo 473-.

Incompatibilidades.-

Los funcionarios auxiliares de la administración de
justicia se encuentran afectos a ciertas incompatibilidades, tal
es así
que no pueden ejercer otra labor remunerada con fondos
fiscales
o municipales, con excepción de los cargos docentes hasta
un
límite de doce horas semanales.

Pero, los cargos de secretario, receptor y notario
podrán
ser desempeñados por una misma persona en aquellas
comunas
o agrupación de comunas en que, a juicio del Presidente de la
República, no sea posible o conveniente hacerlos recaer en
personas distintas por no permitirlo lo escaso de los
emolumentos
correspondientes a cada uno de dichos cargos.
386

Las funciones del ministerio público, son también
incompatibles con las eclesiásticas y la de los defensores
públicos
con las eclesiásticas que tengan cura de almas.
387
388