You are on page 1of 7

FACTORES DE RIESGO EN LAS CACTACEAE

AMENAZADAS DE UNA REGIÓN SEMIÁRIDA EN


EL SUR DEL DESIERTO CHIHUAHUENSE, MÉXICO
José Guadalupe Hernández-Oria,
Ruth Chávez-MARTÍNEZ y Emiliano Sánchez-MARTÍNEZ

RESUMEN

El Semidesierto Queretano, en el centro de México, alberga para explorar su efecto en las poblaciones amenazadas. Se encon-
uno de las principales ensambles de cactáceas amenazadas en el tró que la transformación y destrucción de hábitat derivada de
Desierto Chihuahuense, la ecoregión con la mayor diversidad de actividades antrópicas, al igual que características demográficas
Cactaceae en el mundo. Desde hace algunas décadas se recono- adversas como la baja densidad poblacional y de plántulas, repre-
ce una aguda y compleja problemática para la supervivencia de sentan los mayores riesgos para el contingente de cactáceas ame-
estos taxa, debido principalmente a las actividades antrópicas y nazadas. Los resultados sugieren que la modificación y pérdida
la extracción ilegal. Las especies amenazadas comúnmente son de hábitat deben ser considerados factores de alto impacto para
biológicamente raras, dada sus limitadas áreas de distribución y la supervivencia y vulnerabilidad de las especies amenazadas. La
abundancia. No obstante, se desconoce la influencia de elementos conservación de este ensamble cactológico implica la protección
de riesgo potencial en el desarrollo natural de las especies. Por de los matorrales secos como ambiente natural fundamental para
ello se evaluó un conjunto de potenciales factores de perturbación su salvaguarda, lo que podría evitar el riesgo de extinción.

éxico es el principal cen- región con la mayor contribución a la flora drante Tolimán en el Semidesierto Quereta-
tro de diversidad cacto- cactológica de México y el más rico ensam- no, la cual es un área de ~2750km2 y que
lógica en América y el ble (324 especies) de cactáceas en el mun- hasta entonces sustentó el segundo mayor
mundo (Bravo y Sánchez-Mejorada, 1978, do (Hernández et al., 2001, 2004; Goettsch contingente de taxa amenazados en el De-
1991a, 1991b; Arias, 1993; Hernández et al., y Hernández, 2006). Sin embargo, concen- sierto Chihuahuense. Actualmente se reco-
2001, 2004) con una riqueza estimada en tra también al mayor número de especies noce a un total de 17 especies ubicadas en
alrededor de 560 especies agrupadas en 50 amenazadas (Hernández y Bárcenas, 1995, alguna categoría de amenaza de acuerdo con
géneros (Hunt, 1999; Guzmán et al., 2003) 1996; Martínez-Ávalos y Jurado, 2005). Este la Norma Oficial Mexicana 059 (Arias et al.,
y distribuidas principalmente en las zonas patrón simultáneo de alta riqueza y amena- 2005; Chávez et al., 2006) y existen 6 taxa
áridas y semiáridas del territorio mexicano. za de especies se presenta en las cactáceas adicionales que, dadas sus características
Desafortunadamente, una alta proporción de del Semidesierto Queretano (Sánchez et al., demográficas y de hábitat, podrían también
la familia Cactaceae presenta problemas de 2006; Chávez et al., 2006), un segmento de estar incluidos (Sánchez et al., 2006). Estas
conservación (Hernández y Godínez, 1994; la zona árida Queretano-Hidalguense que cifras convierten al Semidesierto Queretano
Arias et al., 2005) y por ello se encuentra es una región relativamente discontinua en en uno de los principales núcleos de espe-
en listas de especies amenazadas, tanto na- el extremo sur del Desierto Chihuahuense cies amenazadas del Desierto Chihuahuense.
cionales (Semarnat, 2001) como interna- (Hernández-Oria et al., 2007). Dos estudios Las especies amenazadas
cionales (Hunt, 1999; IUCN, 2006). previos (Hernández y Bárcenas, 1995, 1996) plantean un interés dicotómico; por un lado,
El Desierto Chihuahuense, determinaron la existencia de 14 especies dada su rareza biológica, la prioridad para
con ~500000km2 (Medellín, 1982) es la eco- amenazadas en el área denominada Cua- su conservación es mayor (Caldecott et al.,

PALABRAS CLAVE / Cactaceae / Conservación / Especies Amenazadas / Factores de Riesgo / Semidesierto Queretano /
Recibido: 10/05/2007. Modificado: 19/09/2007. Aceptado: 21/09/2007.

José Guadalupe Hernández-Oria. Biólogo, Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), Méxi-


co. M.C., Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), México. Investigador, Jardín Botánico Regional de Cade-
reyta “Ing. Manuel González de Cosío” (JBRC), México. Dirección: Camino a la Ex-Hacienda de Tovares s/n, Cadereyta de Montes,
Querétaro. AP 17, CP 76500, México. e-mail: xerofilia@yahoo.com.mx
Ruth Julieta Chávez-Martínez. Bióloga, UAQ, México. M.C., UMSNH, México. Investigadora,
JBRC, México.
Emiliano Sánchez-Martínez. Ingeniero Agrónomo, Instituto Tecnológico y de Estudios Su-
periores de Monterrey, México. M.C., Instituto Nacional de Investigaciones sobre Recursos Bioticos (INIREB), México. Director,
JBRC, México.

728 0378-1844/07/11/000-07 $ 3.00/0 NOV 2007, VOL. 32 Nº 11


1996; Buist et al., 2002; Hartley herbarios: Herbario Nacional de
y Kunin, 2003) y, por otra par- México (MEXU), Instituto de
te, interesa discernir e identificar Ecología A. C. (IEB) y “Jerzy
los diferentes agentes causales Rzedowski” (QMEX).
de perturbación y detrimento De la lista obtenida de es-
de las especies (Martorell y Pe- pecies se extrajo una sub-matriz
ters, 2005). Por consiguiente, es con los taxa amenazados o en
relevante conocer la respuesta riesgo, exclusivamente. Se uti-
diferencial de las especies ame- lizó a la presencia de un taxón
nazadas ante potenciales agentes en alguna categoría de la Nor-
de perturbación, además de sus ma Oficial Mexicana 059 (Se-
características demográficas, marnat, 2001) como criterio de
para entender el papel que estos especie amenazada. Por cada
elementos juegan como factores taxón en riesgo observado en los
de riesgo y su influencia en la transectos se precisaron varia-
distribución y abundancia de bles cuantitativas y cualitativas.
los taxa.
En el presente trabajo se Variables cuantitativas
evalúan, cualitativa y cuanti-
tativamente, factores de riesgo Por cada especie amenaza-
potencial en poblaciones de da se estimó in situ la distancia
cactáceas amenazadas del Se- en metros desde el punto central
midesierto Queretano, incluyen- de cada transecto hacia los si-
do fuentes de origen antrópico guientes elementos del paisaje:
y demográficas. El objetivo es a) centros de población, b) áreas
identificar los factores de ma- agrícolas, c) caminos (terracerías
yor riesgo e influencia para la o pavimentados, d) minas (ban-
supervivencia de las especies de cos de extracción de material), y
cactus presentes en la región y e) pendiente (%) del terreno.
su vulnerabilidad.
Figura 1. Localización del área de estudio en la región extrema Sur del De- Variables cualitativas
Área de Estudio sierto Chihuahuense. Los municipios señalados en el estado de Querétaro son
A: Cadereyta, B: Tolimán, C: Tequisquiapan, D: Ezequiel Montes, E: Colón, Por cada especie amenaza-
El área estudiada corres- F: San Joaquín, G: Pinal de Amoles y H: Peñamiller. En el estado de Hidalgo da se registró la presencia (1) o
ponde al cuadrante Tolimán, son I: Tecozautla, J: Zimapán y K: Huichapan. ausencia (0) de variables dividi-
entre 20º30'-21º00'N y 99º30’- das en:
100º00'O, en la región conocida como el ción presenta diversas variantes del matorral
Semidesierto Queretano, que es una por- xerófilo, tales como el micrófilo, rosetófilo - Demográficas. Se estimó in situ la abun-
ción disgregada del Desierto Chihuahuense y crasicaule, distribuidos en lomeríos y pie- dancia de a) <50 individuos, b) 50-500 indi-
en su extremo sur (Figura 1). Forma parte demontes (Zamudio et al., 1992). Los tipos viduos, c) >500 individuos, y d) plántulas.
de la provincia florística denominada Zona menos secos como el matorral submontano,
- De perturbación (sensu Rykiel, 1985; Mar-
Árida Queretano-Hidalguense (Rzedowski, encinar arbustivo y los bosques mixtos de
torell y Peters, 2003, 2005). En las poblacio-
1978). El área se localiza mayormente en el Quercus, Pinus, Juniperus y Abies ocupan
nes se registró la presencia (1) o ausencia (0)
Estado de Querétaro y una pequeña porción áreas pequeñas y se establecen en las mayo-
de agentes de deterioro ambiental, a saber: a)
en el Estado de Hidalgo. Ocupa el área de res elevaciones.
deforestación (áreas ≥100m2 en el transecto,
confluencia entre las provincias fisiográficas
cuya cobertura vegetal haya sido eliminada
Sierra Madre Oriental, Mesa del Centro y Métodos
por causas antrópicas, y b) sobrepastoreo
Eje Neo-volcánico, asociadas a una litología
(evidencias de ramoneo y excretas de ganado
sedimentaria y volcánica, así como a suelos Registro de especies
caprino, ovino o bovino en secciones ≥100m2
de poco y moderado desarrollo. La topogra-
en al menos una sección del transecto). Otras
fía está dominada por montañas de 1450- Se utilizó la metodología
variables fueron evaluadas a través de distan-
2100msnm, siendo el macizo El Doctor el planteada por Bárcenas (1999) y por Gó-
cias medidas in situ desde el punto de regis-
complejo montañoso con las mayores eleva- mez-Hinostrosa y Hernández (2000) para
tro de la especie hasta el agente perturbador;
ciones (2250-3300m) y precipitaciones (800- el registro de cactáceas de la región, la que
estas fueron la presencia de evidencias de
1000mm), y los valles de la cuenca del Río consistió en dividir el área del cuadrante
agricultura en c) 0-500m, d) 501-1000m y e)
Estórax abarcan las zonas más bajas. El cli- Tolimán en 25 sub-cuadrantes de 6×6min,
>1km; de centros de población humana en f)
ma predominante es semiseco templado con equivalentes a ~110km2 cada uno. Por cada
0-500m y g) 501-1000m; de caminos (pavi-
lluvias en verano (BS1kw; García, 1988), ca- sub-cuadrante se realizaron tres transectos
mentados, terracerías) en h) 501-1000m e i)
racterizado por una temperatura media anual de al menos 3km de longitud con la parti-
>1km. Finalmente, se registró la presencia de
de 16-18ºC y precipitación media anual de cipación de dos o más observadores para
minas de materiales pétreos ubicadas entre
400-600mm. En las partes más bajas es registrar las especies. El total de recorridos
los j) 0-500m y k) >1km.
mayor la temperatura, que desciende en las fue de 75 y se construyó una matriz binaria
serranías más altas (INEGI, 1986). Las ca- (presencia= 1, ausencia= 0) de sitios y es-
Análisis de datos
racterísticas heterogéneas del medio físico pecies. Cada transecto fue referenciado con
originan un mosaico variado de comunida- geoposicionador por satélite y los ejemplares La información obtenida
des vegetales. La mayor parte de la vegeta- colectados se depositaron en los siguientes en campo se analizó mediante técnicas mul-

NOV 2007, VOL. 32 Nº 11 729


Tabla I incidencia como agente de perturbación,
Lista de especies de Cactaceae amenazadas del Semidesierto tanto a nivel intraespecífico como interes-
Queretano, clasificadas según su categoría de riesgo pecífico. El resto de las variables inciden
homogéneamente entre todas las especies
Categorías (Tabla II), lo que es indicativo de procesos
Especie NOM-059 CITES IUCN de perturbación semejantes entre el contin-
Ariocarpus kotschoubeyanus (Lem.) K. Schum. Pr I NT gente de cactáceas amenazadas.
Astrophytum ornatum (DC.) Britton & Rose A II
Análisis multivariado de la comunidad
Echinocactus grusonii Hildm. P II CR
Echinocactus platyacanthus Link & Otto Pr II El análisis de factores
Echinocereus schmollii (Weing.) N. P. Taylor P I reveló un efecto sinérgico entre algunas
Ferocactus histrix (DC.) Lind. Pr II variables (Figura 2). En el primer factor
Lophophora diffusa (Croizat) Bravo A II VU (30,8% de variación explicada) están mejor
Mammillaria crinita subsp. painteri (Rose ex Quehl) U. Guzmán Pr II DD representados los centros de población y
Mammillaria herrerae Werderm. P II CR las áreas agrícolas, implicados en la trans-
Mammillaria longimamma DC A II formación de hábitat. Por su parte, los ca-
Mammillaria microhelia Werderm. Pr II VU minos y minas en el segundo factor (23%
Mammillaria parkinsonii C. Ehrenb. Pr II de variación), relacionados con la destruc-
Mammillaria schiedeana subsp. dumetorum (J.A. Purpus) D.R. Hunt Pr II ción de hábitat; mientras que la pendiente
está pobremente representada en ambos
Strombocactus disciformis (DC.) Britton & Rose A I
factores.
Thelocactus hastifer (Werderm. & Boed.) F. M. Knuth Pr II VU
Turbinicarpus pseudomacrochele subsp. pseudomacrochele (Backeb.) Pr I VU Análisis de componentes principales
Buxb. & Backeb.
Stenocactus sulphureus (A. Dietr.) Bravo * Pr II De acuerdo con los ejes
* Especie no incluida en este estudio, pero registrada en el área del ‘Cuadrante Tolimán’ 1 y 2 del ACP (78% de varianza acumu-
La nomenclatura usada es de acuerdo con Guzmán et al. (2003). lada), la densidad extremadamente baja de
NOM-059 (SEMARNAT, 2001). Pr: sujeta a protección especial, A: amenazada, P: en peligro de extinción. individuos y la ausencia de plántulas en el
CITES (Hunt, 1999). I: taxón incluido en Apéndice I, II: taxón incluido en Apéndice II. 69% de las especies tuvieron una influen-
IUCN (2006). CR: en peligro crítico, DD: datos insuficientes, NT: casi amenazada, VU: vulnerable.
cia notoria (Figura 3), mientras que el

tivariadas de ordenación, utilizando MVSP Resultados


(Multivariate Statistical Package; Kovach,
1999). Se utilizó el análisis de factores (em- Se registraron 16 espe-
pleando la probabilidad máxima cómo méto- cies (Tabla I) consideradas
do de extracción factorial y varianza máxima amenazadas en su supervi-
para rotación de factores), para conocer las vencia (Semarnat, 2001), de
las cuales 3 se encuentran
interrelaciones de las variables cuantitativas.
Además, se empleó el análisis de gradiente listadas como tales en el
indirecto (Jongman et al., 2000) para relacio-apéndice CITES I y 13 en
nar y explorar la distribución de las especiesCITES II (Hunt, 1999) y 8
con variables demográficas y de disturbio en el libro Rojo de la IUCN
(matrices asimétricas) mediante análisis de (2006). La región sustenta
Figura 2. Análisis de factores en poblaciones de cactáceas
componentes principales (ACP). Por último, 43 taxa adicionales de Cac- del Semidesierto Queretano. MI: minas, PE: pendiente, CP:
se usó análisis de varianza para detectar si taceae, cifra que la convierte centros de población, CA: caminos, y AG: áreas agrícolas.
hubo diferencias significativas entre el grupoen un centro de diversidad en
de cinco variables cuantitativas (el % de pen-el Desierto Chihuahuense (Chávez et al., 12% se encontraron asociadas a una mayor
diente fue transformado mediante la función 2006; Sánchez et al., 2006). La presencia abundancia y sólo tres especies (19%) pa-
arcoseno) con relación a su incidencia com- de minas (bancos de extracción de pé- recen no estar vinculadas estrechamente a
parativa entre las 16 poblaciones (grupos) de treos) en el hábitat de las especies resultó las limitantes demográficas evaluadas.
especies amenazadas (Zar, 1999). significativamente diferente respecto a su Las variables de perturba-
ción antrópica explicadas por los dos prime-
ros ejes de ACP (62% de la variación) estu-
Tabla II vieron bien representadas entre las especies
Análisis de varianza para comparar el efecto de factores (Figura 4). Los agentes de disturbio inciden
de riesgo potencial entre poblaciones de cactáceas de manera importante entre las especies, ya
amenazadas del Semidesierto Queretano sea de manera individual o combinada. Las
Factores especies acusan pérdida, fragmentación o
Bancos de extracción Centros de Áreas Caminos Pendiente
modificación de hábitat generados principal-
(minas) población agrícolas mente por causas antrópicas. Esta tendencia
se presentó de modo relativamente homogé-
F(15, 123) 2,34 1,16 0,98 1,19 1,7 neo entre las especies. las fuentes de pertur-
p 0,008 * 0,31 0,46 0,29 0,07 bación se encuentran a menos de 1 km de
* Significativo. distancia de las poblaciones de cactáceas.

730 NOV 2007, VOL. 32 Nº 11


Discusión y noroeste del ‘Cuadrante
Tolimán’, que representan
La mitad del con- las áreas prioritarias para
tingente de cactáceas la protección de esta flora
estudiado se ubica en cactológica.
categorías con riesgo Considerando un es-
de extinción y el resto cenario demográfico ins-
alcanza estatus de es- tantáneo, algunos de los
pecies protegidas según taxa amenazados presen-
las leyes mexicanas, las tan densidades poblaciona-
cuales son relativamen- les extremadamente bajas
te consistentes con las (Hernández-Oria et al.,
leyes internacionales 2003; Hernández-Oria et
(Arias et al., 2005). No al., 2006), así como es-
obstante, un análisis casez de plántulas, lo que
reciente en la región de podría reflejar un pobre o
estudio (Sánchez et al., nulo reclutamiento durante
2006) señaló que dado largos períodos de tiempo;
el nivel de riesgo local además de una estructura
de las especies protegi- de tamaños con baja pro-
das, la mayoría de éstas porción de individuos pe-
cambiarían su actual queños (Godínez-Álvarez
estatus de conservación et al., 2003; Ortega, 2004)
hacia categorías con
· y, consecuentemente, un
mayor riesgo de extin- Figura 3. Diagrama de ACP para variables demográficas (vectores) y especies ( ). Arko: tamaño efectivo poblacio-
ción. En consecuencia, Ariokarpus kotschoubeyanus, Asor: Astrophytum ornatum, Ecgr: Echinocactus grusonii, nal muy reducido (Rosas
el Semidesierto Que- Ecpl: E. platyacathus, Ecsc: Echinocereus schmollii, Fehi: Ferocactus histrix, Macr: Ma- y Mandujano, 2002).
retano podría alcanzar mmillaria crinita, Mahe: M. herrerae, Malo: M. longimmama, Mami: M. microhelia, Mapa:
M. parkinsonii, Masc: M. schiedeana, Lodi: Lophophora diffusa, Stdi: Strombocactus disci-
Por otra parte, se ar-
un número alarmante formis, Thha: Thelocactus hastifer, Tups: Turbinicarpus pseudomacrochele. gumenta que las cactáceas
de especies amenaza- en riesgo o amenazadas
das, el mayor en el De- son más vulnerables a la
sierto Chihuahuense. extinción (Hernández y
Debe advertirse la Godínez, 1994; Hernández
existencia de atributos y Bárcenas, 1996; Gómez-
demográficos gene- Hinostrosa y Hernández,
ralmente inherentes a 2000) como resultado de
los taxa amenazados, i) áreas de distribución
como son la baja den- y abundancia restringi-
sidad de individuos das (Martínez-Ávalos et
y una reducida área al., 1993; Martínez et al.,
de distribución, a los 2001; Hernández-Oria et
que debe agregarse el al., 2003; Martínez-Ávalos
efecto de los factores y Jurado, 2005; Matías-
de disturbio. En este Palafox y Jiménez-Sierra,
contexto, hay grupos 2006) y ii) rareza de as-
de especies asociadas pectos reproductivos, feno-
a densidades poblacio- lógicos o ecológicos (Va-
nales extremadamente liente Banuet et al., 1991;
bajas (<50 individuos; Suzán et al., 1994; Ro-
e.g. E. grusonii, M. he- dríguez y Ezcurra, 2000;

·
rrerae, T, hastifer), ba- Mandujano et al., 2002).
jas (50-500 individuos; Figura 4. Diagrama de ACP para agentes de disturbio relevantes (vectores) y especies ( ). DEF:
El presente estudio
e.g. E. schmollii, L. deforestación, SOB: sobrepastoreo, AG: áreas agrícolas, CA: caminos, MI: minas. y CP: centros corrobora que en términos
diphusa) y a la esca- de población. Para la identificación de las especies, ver Figura 3. de perturbaciones (sensu
sez de plántulas (e.g. T. Rykiel, 1985 y Liu et al.,
pseudomacrochele, M. microhelia), aunque bución y abundancia relativamente alta en el 2006), la transformación y destrucción de
en este patrón demográfico se entremezclan territorio mexicano. Por lo tanto, para fines hábitat de origen antropogénico es la princi-
especies en las tres categorías de riesgo: de conservación y manejo en la región debe pal causa de riesgo para la supervivencia de
protegidas, amenazadas y en peligro de ex- considerarse i) el nivel de amenaza de las las cactáceas amenazadas del Semidesierto
tinción. En cambio, las abundancias >500 especies más abundantes y de rango geográ- Queretano. Este factor por sí solo represen-
individuos (e.g. S. disciformis y A. ornatum) fico amplio, en contraste con ii) los rasgos ta una seria limitante que afecta de mane-
son muy poco frecuentes, o aquellas espe- demográficos y el reducido ámbito de dis- ra aditiva y negativa al desempeño natural
cies sin relación aparente con esta serie de tribución de los taxa con mayor riesgo de de los taxones amenazados; sin embargo el
características demográficas (e.g. E. platya- extinción. Ambas características definen el patrón de perturbación encontrado no debe
canthus, F. histrix), las cuales, aunque con grado de endemismo y/o microendemismo, asumirse como el responsable exclusivo de
estatus de protegidas, son de amplia distri- el cual se concentra en las porciones sureste los atributos demográficos observados en las

NOV 2007, VOL. 32 Nº 11 731


especies. En trabajos anteriores se había es- una seria amenaza para la flora de zonas nidad de cactáceas amenazadas, dado que
peculado sobre este causal de perturbación semiáridas (Abdel-Raouf, 2001; Hernández la mayoría de las especies tienen distribu-
en otras regiones de México (Arias, 1993; et al., 1999). Aunque en el presente trabajo ciones muy restringidas (microendémicas y
Hernández y Bárcenas, 1995, 1996). este factor solo es analizado cualitativamen- endémicas regionales de la zona árida Que-
Todas las especies estudiadas están te, se ha demostrado con parámetros medi- retano-Hidalguense) y solo dos especies (E.
afectadas directamente por factores de riesgo bles y cuantificables que el sobrepastoreo sí platyacanthus y F. histrix) tienen una distri-
antrópico, prevaleciendo bajo un patrón rela- afecta negativamente la densidad de especies bución relativamente amplia (Guzmán et al.,
tivamente homogéneo y regular en cuanto a amenazadas en el territorio mexicano (Mar- 2003; Chávez et al 2006). El gradiente de
la incidencia y tipo de perturbación, el cual torell y Peters, 2005; Hernández-Oria et al., rareza y la abundancia observados parecen
en apariencia es independiente del estatus 2007). estar correlacionados: las especies más raras
de conservación, formas de vida o caracte- Actualmente, el consenso tienden a ser menos abundantes y viceversa,
rísticas demográficas. Si bien es posible dis- general es que en las últimas décadas las como se evidenció en la ordenación. Las va-
tinguir grupos más o menos asociados con diversas y aceleradas modificaciones am- riables del ambiente biofísico por sí solas no
ciertas variables de perturbación, la sinergia bientales de origen antrópico en las regiones parecen influir decisivamente en el patrón
de éstas tiene un impacto semejante en todo áridas y semiáridas, han ejercido un severo de distribución y abundancia de las especies.
el contingente de cactáceas. Esta interac- y negativo impacto sobre varias especies Una mayor proporción geográfica del Semi-
ción genera un esquema significativo donde de cactáceas (Bravo y Sánchez-Mejorada, desierto Queretano se enclava en la cuenca
pueden diferenciarse dos grandes factores: 1991a; Arias 1993; Scheinvar, 2004). Exis- del Río Estórax, una región heterogénea
los que transforman el hábitat (centros de ten estudios específicos que dan cuenta del en condiciones biofísicas (Zamudio, 1984;
población, agricultura, deforestación, sobre- papel directo o indirecto del deterioro de Sánchez et al., 2006); sin embargo, casi la
pastoreo) y los que destruyen el hábitat (mi- hábitat en la supervivencia de cactáceas totalidad del ensamble de taxa amenazados
nas o bancos de extracción de pétreos, ca- mexicanas (Martínez,-Ávalos et al., 2004; se distribuye en condiciones de temperatura
minos), de modo que el resto de los agentes Carrillo et al., 2005; Matías-Palafox y Ji- y precipitación relativamente homogéneas
inciden en una u otra forma de perturbación, ménez-Sierra, 2006). Históricamente, estas (Sánchez et al., 2006). En cambio, la región
pero su efecto global como factor potencial plantas también han sido objeto de colecta presenta un mosaico variado de formacio-
es esencialmente el mismo, tanto cualitati- ilegal excesiva, tanto para fines comerciales nes xerófitas asociadas a sustratos calizos de
va como cuantitativamente. Únicamente las como de colección (Arias, 1993; Hernández edad cretácica principalmente, que reúnen
minas estuvieron representadas diferencial y Bárcenas, 1995; Ortega, 2004; Arias et al mayor número de especies amenazadas
y significativamente, ya que el hábitat de al., 2005). Estos estudios y nociones apo- (Chávez et al., 2006). Más importantes al
T. pseudomacrochele y A. kotschoubeyanus yan la idea que la fragmentación y pérdida parecer son las condiciones existentes a es-
está desapareciendo debido a su proximidad de hábitat son componentes críticos para la cala microclimática, dado que se especula
de bancos de materiales pétreos. Salvo esta supervivencia de cactáceas en México; y son que esta condición ha propiciado que un
excepción, y a diferencia de lo que ocurre convergentes con los factores de riesgo an- número importante de cactáceas microendé-
con los efectos puramente biológicos, en trópico que inciden en taxa amenazados en- micas sean hábitat-especialistas. Sobre este
el patrón de perturbación no destacan zo- contrados en este trabajo. aspecto, algunos estudios confirman una alta
nas con mayor o menor impacto dentro del El contingente cactológico especificidad de hábitat en taxa amenaza-
‘Cuadrante Tolimán’. observado en la zona de estudio posee una dos y microendémicos (Hernández-Oria et
Los factores de perturba- u otra de las características que definen rare- al., 2003, 2006; Zavala-Hurtado y Valverde,
ción humana han ejercido presión conside- za (Rabinowitz, 1981), y la degradación y/o 2003).
rable sobre las Cactaceae al menos en las destrucción de hábitat podría acelerar esta En conclusión, los patro-
últimas tres décadas (Arias et al., 2005) y condición. Por ejemplo, numerosas especies nes de perturbación encontrados en las es-
se considera que este patrón de perturbación exhiben alta especificidad de hábitat (Zava- pecies de cactáceas amenazadas del Semide-
trae consecuencias negativas netas en varios la-Hurtado y Valverde, 2003) y su ocurren- sierto Queretano sugieren que: i) los factores
aspectos de las especies afectadas. Por ejem- cia podría restringirse aún más por la pérdi- de riesgo para su supervivencia son, en esen-
plo, la sinergia entre la fragmentación y el da de hábitat. En el caso de aquellas en las cia, de origen antrópico y demográfico; sin
deterioro de hábitat suelen actuar de manera que el establecimiento depende de fenóme- embargo, es necesario dilucidar experimen-
crónica o regular (Martorell y Peters, 2005), nos planta-planta-nodriza (Hernández-Oria talmente el impacto neto que podrían tener
de modo que el impacto se refleja tanto et al., 2006), la eventual carencia de nodri- estos factores, con respecto a una condición
en las especies como en las comunidades zas podría limitar el proceso de expansión y natural, en la supervivencia de individuos;
acompañantes, estructural y funcionalmente reclutamiento. En general, se aduce que los ii) ambos causales podrían poner en riesgo
(Marvier et al., 2004). La incidencia y pre- taxa amenazados son altamente sensibles a de extinción al ensamble de especies en la
valencia de esta forma de perturbación se la calidad y cantidad de hábitat (Marto­rell región; iii) las causas de perturbación an-
ha reconocido históricamente en las zonas y Peters, 2003), condición estrechamente trópica prevalecen en el medio rural semiá-
áridas y semiáridas de México en general asociada a la abundancia. Se ha demostra- rido, como consecuencia de una situación
(Flores y Gerez, 1988; Challenger, 1998), y do que una baja densidad poblacional sí está socioeconómica determinada históricamente
de Querétaro en particular (Balboltín, 1993). vinculada a un mayor disturbio y que el ta- (Painter y Durham, 1995), a juzgar por los
Se asume además que en Latinoamérica y maño poblacional reducido implica un alto modos de apropiación de la naturaleza que
en general en el tercer mundo, el deterioro riesgo de disminución de la abundancia por han tenido lugar en la región desde el s.
ambiental se caracteriza por ser continuo- efecto de una mayor presión del disturbio. XVII hasta el presente (Olvera, 1996; Me-
acumulativo (crónico; e.g. extracción de (Martorell y Peters, 2005; Hernández-Oria yer, 2001); y iv) la baja abundancia es una
leña, sobrepastoreo, expansión de la fronte- et al., 2007). Esto sugiere que una condición característica demográfica generalizada en la
ra agrícola), cuyo efecto local y global es la demográfica crucial para las especies es su- mayor parte de las especies amenazadas.
transformación y/o destrucción de hábitat en mamente vulnerable ante este agente pertur- Desafortunadamente,  la
mayor o menor medida (Gunderson, 2000). bador. re­gión del Semidesierto Queretano no está
En particular, el sobrepastoreo y el ganado La rareza en términos del incluida en alguna reserva natural protegida
feral equino y vacuno son reconocidos como área de ocupación es notoria entre la comu- en la actualidad, a pesar de su alta diversi-

732 NOV 2007, VOL. 32 Nº 11


dad y endemismo, distribuidos heterogénea- Caldecott JO, Jenkins MD, Johnson TH, Groom- hl & Krainz en Querétaro. Cact. Suc. Mex.
mente en la zona, condición que plantearía bridge B (1996) Priorities for conserving global 48: 100-110.
species richness and endemism. Biol. Cons. 5:
dificultades para su conservación. Al respec- 699-727.
Hernández-Oria JG, Chávez R, Sánchez E (2006)
to, Sánchez et al. (2006) mostraron median- Estado de conservación de Echinocereus sch-
Carrillo I, Golubov J, Rojas-Aréchiga M, Mandujano mollii (Weing.) N. P. Taylor en Cadereyta de
te un análisis de complementariedad multi- MC (2005) Distribución y estatus de conserva- montes, Querétaro, México. Cact. Suc. Mex. 51:
criterio que esta riqueza biológica quedaría ción de Ferocactus robustus (Pfeiff.) Britton & 68-95.
incluida en un área <900km2 dentro del Rose. Cact. Suc. Mex. 50: 36-55. Hernández-Oria JG, Chávez R, Sánchez E (2007)
‘Cuadrante Tolimán’. Sin protección oficial, Challenger A (1998) Utilización y conservación de Efecto del disturbio crónico en Echinocereus
el ambiente natural donde se desarrolla este los ecosistemas terrestres de México. Pasado, schmollii (Weing.) N. P. Taylor, una cactácea en
ensamblaje cactológico está sujeto al cons- presente y futuro. Conabio/IBUNAM/Agru- peligro de extinción en el Semidesierto Quere-
tante disturbio crónico y el depauperamien- pación Sierra Madre. México. 847 pp. tano. Zonas Áridas 10: 59-67.
to gradual de las comunidades vegetales Chávez R, Sánchez E, Hernández M, Hernández- Hunt D (1999) CITES Cactaceae checklist. Royal
que coexisten con las cactáceas. Dada la re- Oria JG, Hernández R (2006) Propagación de Botanic Gardens Kew/IOS. Remous Milborne
especies amenazadas de la familia Cactaceae Port, RU. 315 pp.
levancia de los factores de disturbio, la alta del Semidesierto Queretano. Bol. Soc. Latinam.
especificidad de hábitat y el número de mi- INEGI (1986) Noménclator y Anexo cartográfico
Carib. Cact. Suc. 3: 9-13. del Estado de Querétaro, México. Instituto Na-
croendemismos, es también de importancia cional de Estadística Geografía e Informática.
Flores O, Gerez P (1988) Conservación en México:
plantear un manejo a nivel regional y local síntesis sobre vertebrados terrestres, vegeta- México. 143 pp.
de uso de suelo. Si no se conducen acciones ción y uso de suelo. INIREB. Xalapa, México. IUCN (2006) Red List of Threatened Species. Inter-
efectivas para la conservación de esta rique- 302 p. national Union for Conservation Nature. http://
za biológica en el corto plazo, el riesgo de García E (1988) Modificaciones al Sistema de Cla- www.iucnredlist.org.
extinción está latente. sificación Climática de Köppen para adaptarlo Jongman RHG, Ter Braak CJF, Van Tongeren
a las condiciones de la República Mexicana. OFR (2000) Data Analysis in Community
Agradecimientos Larios. México. 71 pp. and Landscape Ecology. Cambridge University
Godínez-Álvarez H, Valverde T, Ortega-Baes P Press. Londres, RU. 299 pp.
Los autores agradecen a (2003) Demographic trends in the Cactaceae. Kovach WL (1999) MVSP-A multivariate statistical
Bot. Rev. 69: 173-203. Package for Windows, ver. 3.1. Kovach Com-
Leia Scheinvar la traducción del resumen al
portugués y el financiamiento del Consejo Goettsch B, Hernández H (2006) Beta diversity and puting Services. Pentraeth, RU.
de Ciencia y Tecnología del estado de Que- similarity among cactus assemblages in the Liu HY, Lin ZS, Wen T (2006) Responses of meta-
Chihuahuan Desert. J. Arid Env. 65: 513-528. population dynamics to two different kinds of
rétaro (proyecto FOMIX-QRO-2003-CO1-
Gómez-Hinostrosa C, Hernández H (2000) Diversi- habitat destruction caused by human activities.
10152). Plant Ecol. 188: 53-65.
ty, geographical distribution, and conservation
of Cactaceae in the Mier y Noriega region, Mandujano MC, Flores-Martínez A, Golubov J,
REFERENCIAS México. Biodiv. Cons. 9: 403-418. Ezcurra E (2002) Spatial distribution of three
Gunderson LH (2000) Ecological resilience in globose cacti in relation to different nurse-plant
Abdel-Raouf M (2001) Impact of grazing intensity theory and application. Ann. Rev. Ecol. Syst. canopies and bare areas. Southwest. Nat. 47:
and human disturbance on the population dy- 31: 425-439. 162-168.
namics of Alkanna orientales growing in Saint Martínez-Ávalos JG, Jurado E (2005) Geographic
Catherine Mountains, South SINAB, Egypt. J. Guzmán U, Arias S, Dávila P (2003) Catálogo de
cactáceas mexicanas. UNAM/CONABIO, distribution and conservation de Cactaceae
Biol. Sci. 4: 1020-1025. from Tamaulipas Mexico. Biodiv. Cons. 14:
México. 315 pp.
Arias S (1993) Cactáceas: Conservación y diversidad 2483-2506.
en México. En Gío-Argáez R, López-Ochotere- Hartley S, Kunin E (2003) Scale dependency of ra-
rity, extinction risk, and conservation priority. Martínez-Ávalos JG, Suzán H, Salazar CA (1993)
na E (Eds.) Diversidad Biológica en México. Aspectos ecológicos y demográficos de Ario-
Revista de la Sociedad Mexicana de Historia Cons. Biol. 17: 1559-1570.
carpus trigonus (Weber) Schumann. Cact. Suc.
Natural. Vol. Esp. (XLIV). pp. 109-115. Hernández HM, Bárcenas RT (1995) Endangered Mex 38: 30-38.
Arias S, Guzmán U, Mandujano MC, Soto M, Golu- cacti in the Chihuahuan Desert: I. Distribution
patterns. Cons. Biol. 9: 1176-1188. Martínez-Ávalos JG, Mandujano MC, Golubov J,
bov J (2005) Las especies mexicanas de cactá- Soto M, Verhulst J (2004) Análisis del método
ceas en riesgo de extinción. I. Una comparación Hernández HM, Bárcenas RT (1996) Endange- de evaluación de riesgo (MER) del “falso pe-
entre los listados NOM-059-ECOL-2001 (Méxi- red cacti in the Chihuahuan Desert: II. Bio- yote” (Astrophytum asterias (Zucc) Lem.) en
co), La Lista Roja (UICN) y CITES. Cact. Suc. geography and conservation. Cons. Biol. 10: México. Cact. Suc. Mex. 94 118-127.
Mex. 50: 100-125. 1200-1209.
Martínez D, Flores-Martínez A, López F, Manzane-
Balboltín JM (1993) Estadística del estado de Que- Hernández HM, Godínez H (1994) Contribución al ro G (2001) Aspectos ecológicos de Mammilla-
rétaro (1854-1855). Gobierno del estado de conocimiento de las cactáceas mexicanas ame- ria oteroi Glass & Foster en la región mixteca
Querétaro. México. 127 pp nazadas. Acta Bot. Mex. 26: 33-52. de Oaxaca, México. Cact. Suc. Mex. 4: 32-40.
Bárcenas RT (1999) Patrones de distribución de Hernández L, Barral H, Halffter G, Sánchez S Martorell C, Peters E (2003) Disturbiómetro. Taller
cactáceas en el Estado de Guanajuato. Tesis. (1999) A note on the behavior of feral cattle in sobre cactáceas mexicanas en el Apéndice I de
Universidad Nacional Autónoma de México. the Chihuahuan Desert of Mexico. Appl. Anim. CITES. Oaxaca, México.
24 pp. Behav. Sci. 63: 259-267.
Martorell C, Peters E (2005) The measurement of
Bravo-Hollis H, Sánchez-Mejorada H (1978) Las Hernández HM, Gómez-Hinostrosa C, Bárcenas RT chronic disturbance and its effects on the threa-
Cactáceas de México. Vol. I. Universidad Na- (2001) Diversity, spatial arrangement, and ende- tened cactus Mammillaria pectinifera. Biol.
cional Autónoma de México. México. 643 pp. mism of Cactaceae in the Huizache area, a hot Cons. 124: 197-207.
Bravo-Hollis H, Sánchez-Mejorada H (1991a) Las spot in the Chihuahuan Desert. Biod. Cons. 10: Marvier M, Kareiva P, Neubert M (2004) Habitat
Cactáceas de México. Vol. II. Universidad Na- 1097-1112. destruction, fragmentation and disturbance
cional Autónoma de México. 404 pp. promote invasion by habitat generalists in a
Hernández H, Gómez-Hinostrosa C, Goettsch B
Bravo-Hollis H, Sánchez-Mejorada H (1991b) Las (2004) Check list of Chihuahuan Desert Cacta- multispecies metapopulation. Risk Anal. 24:
Cactáceas de México. Vol. III. Universidad Na- ceae. Harvard Pap. Bot. 9: 51 68. 869-878.
cional Autónoma de México, D. F. 743 pp. Matías-Palafox ML, Jiménez-Sierra C (2006) Evalua-
Hernández-Oria JG, Chávez R, Galindo G, Her-
Buist M, Coates D, Yates C (2002) Rarity and nández M, Lagunas G, Martínez R, Mendoza ción del riesgo de extinción de las poblaciones
threat in relation to the conservation of Acacia T, Sánchez JL, Sánchez E (2003) Evaluación de Turbinicarpus horripilus (Lem.) Vác. John &
in Western Australia. Cons. Scie. W. Aust. 4: de aspectos ecológicos de una nueva pobla- Riha, cactácea endémica de la Barranca de Me-
36-53. ción de Mammillaria mathildae Kraehenbue- tztitlán, México. Cact. Suc. Mex 51: 100-110.

NOV 2007, VOL. 32 Nº 11 733


Medellín LF (1982) The Chihuahuan Desert. En Rodríguez OC, Ezcurra E (2000) Distribución Scheinvar L (2004) Flora cactológica del estado
Bender L (Ed.) Reference handbook on the espacial en el hábitat de Mammillaria pecti- de Querétaro: diversidad y riqueza. Fondo de
deserts of North America 6. Greenwood Press. nifera y M. carnea en el valle de Zapotitlán Cultura Económica. México. 390 pp.
West port, EEUU. pp. 321-381. Salinas, Puebla, México. Cact. Suc. Mex. 45: Suzán H, Habhan G, Patten D (1994) Nurse plant
Meyer F (2001) Querétaro árido en 1881. Una vi- 4-14. and floral biology of a rare night-blooming
sita gubernamental a Tolimán, Colón y Peña- Rosas B, Mandujano MC (2002) La diversidad de cereus, Peniocereus striatus (Brabdegee) F.
miller. Universidad Autónoma de Querétaro. historias de vida de cactáceas, aproximación Buxbaum. Cons. Biol. 8: 461-470.
Querétaro, México. 143 pp. por el triángulo demográfico. Cact. Suc. Mex. Valiente-Banuet A, Bolongaro-Crevenna A, Brio-
Olvera MO (1996) Los tiempos del patrón. Danza 47: 33-41. nes O, Ezcurra E, Rosas M, Núñez H, Bar-
de mil soles: Nivel de vida y reparto agrario Rykiel EJJr (1985) Towards a definition of ecologi- nard G, Vázquez E (1991) Spatial relationships
en una zona rural de comunidades campe- cal disturbance. Aust. J. Ecol. 10: 361-365. between cacti and nurse shrub in a semi-arid
sinas en los municipios de Colón y El Mar- environment in central México. J. Veget. Sci.
qués, Qro. Tesis. Universidad Autónoma de Rzedowski J (1978) La vegetación de México. Li- 2: 15-20.
Querétaro. 186 pp. musa. México. 432 pp.
Zamudio S (1984) La vegetación de la cuenca del
Ortega VR (2004) Rescate y caracterización eco- Sánchez E, Chávez R, Hernández-Oria JG, Her- río Estórax y sus relaciones fitogeográficas.
lógica de especies vegetales en estatus crítico nández MM (2006) Especies de Cactaceae Tesis. Universidad Nacional Autónoma de
de conservación, en el área del proyecto hi- prioritarias para la conservación en la zona México. 275 pp.
droeléctrico Zimapán, México. Tesis. Univer- árida Queretano-Hidalguense. Consejo de
sidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. Ciencia y Tecnología del estado de Queréta- Zamudio S, Rzedowski J, Carranza E, Calderón G
México. 72 pp. ro. 97 pp. (1992) La vegetación en el estado de Queré-
Painter M, Durham WH (1995) The social causes taro. Consejo de Ciencia y Tecnología del Es-
Semarnat (2001) Norma Oficial Mexicana tado de Querétaro. México. 92 pp.
of environmental destruction in Latin Ameri- NOM-059-Protección ambiental- Especies na-
ca. University of Michigan Press. Ann Arbor, tivas de México de flora y fauna silvestres-ca- Zar JH (1999) Biostatistical Análisis. Prentice
MI, EEUU. 265 pp. tegorías de riesgo y especificaciones para su Hall. Englewood Cliffs, NJ, EEUU. 718 pp.
Rabinowitz D (1981) Seven forms of rarity. En inclusión, exclusión o cambio-lista de espe- Zavala-Hurtado JA, Valverde PL (2003) Habi-
Synge H (Ed) The Biological Aspects of Rare cies en riesgo. Secretaría de Medio Ambiente tat restriction in Mammillaria pectinifera, a
Plants Conservation. Wiley. Chichester, UK. Recursos Naturales y Pesca. Diario Oficial de threatened endemic mexican cactus. J. Veg.
pp 205-217 la Federación. México. 85 pp. Sci. 14: 891-898.

FACTORS FOR ENDANGERED CACTACEAE IN A SEMI-ARID REGION OF THE SOUTHERN CHIHUAHUAN DESERT,
MEXICO
José Guadalupe Hernández-Oria, Ruth Chávez-Martínez and Emiliano Sánchez-Martínez

SUMMARY

The Querétaro semi-arid region, in central Mexico, harbors one populations. Fragmentation and destruction of habitat derived from
of the main threatened cacti assemblages in the Chihuahua Desert, human activities, as well as the lack of seedlings and the extremely
the richest cactus diversity area in the world. For several decades, low density of some species, were found to be the major causes in-
endangered cacti have been associated with a complex problem for fluencing the natural development of plants and threatening the cacti
their survival, including mainly anthropogenic disturbance and ille- community. Results suggest that partial and total habitat transforma-
gal collecting. Threatened species are frequently recognized as bio- tion, as well as adverse demographic features should be considered
logically rare, given their limited special distribution and abundance. as the major risk for cacti vulnerability and survival. Conservation
Nevertheless, the influence of potential risk factors on the natural de- measures should also include protection of the dry environment,
velopment of threatened cacti is largely unknown. Thus, a set of dis- since it is a critical and key element and could decrease the extinc-
turbance factors was evaluated to assess their effects on threatened tion risk of this cacti assemblage.

FATORES DE RISCO NAS CACTACEAE AMEAÇADAS DE UMA REGIÃO SEMIARIDA NO SUL DO DESERTO
CHIHUAHUENSE, MÉXICO
José Guadalupe Hernández-Oria, Ruth Chávez-Martínez e Emiliano Sánchez-Martínez

RESUMO

A região semi-árida Queretaroana, no centro do México, abri- desenvolvimento de espécies, por análise multivariada. Encontramos
ga uma das principais coleções de espécie ameaçadas do Deserto que a fragmentação e destruição de hábitats derivados de ativida-
Chihuahuense, área mais rica do mundo em diversidade de cactos. des humanas são fatores de grande influência no desenvolvimento
Hà varias décadas, complexos problemas desobrevivência estão as- natural de plantas, assim como a falta de plântulas e a extrema-
sociados aos cactos ameaçados, incluindo principalmente distúrbios mente baixa densidade de algumas espécies, são a maior causa de
antropogênicos e coletas ilegais. Em adição, os cactos ameaçados ameaça para as comunidades de cactos. Os resultados sugerem que
frequentemente são reconhecidos biologicamente como espécies ra- uma transformação parcial ou total do hábitat, assim como carac-
ras, devido a seu estreito rango de distribuição geográfica e pequena terísticas demográficas deveriam ser consideradas como o maior
densidade nas populações. Sem embargo, desconhece-se a influên- risco para a sobrevivência e vulnerabilidade dos cactos. Por tanto,
cia de fatores com risco potencial, tais como atividades humanas e conservação biológica também debería incluir proteção do meio am-
demográficas, relacionadas com a presença dos cactos ameaçados. biente bio-físico, já que é um elemento crítico e chave para a per-
Avaliamos um grupo de fatores de distúrbio para explorar seus efei- manencia desta coleção de cactos. Esta condição poderia evitar o
tos nas populações de cactos ameaçados e analizamos relações de risco de extinsão.

734 NOV 2007, VOL. 32 Nº 11