You are on page 1of 5

Universidad de Antofagasta

Facultad de Educación y Cs. Humanas


Dpto. de Educación
Ped. Ed. Física

Nombre:
Johnny Tapia.

Introducción.

No es dificil darse cuenta que nuestra sociedad gira en torno a lo que


los medios de comunición nos muestran como correcto o ideal y son los
jóvenes quienes intentan mediante cualquier forma hacer de ellos lo que ven en
la televisión o escuchan en la radio. Es por eso que resulta inevitable que las
personas caigan en enfermedades y trastornos relacionados con la autoestima,
la imagen y la moda.
Los trastornos alimenticios,como su nombre lo dice, giran en torno a la
alimentación y se concideran como enfermedades crónicas y progresivas que,
si bien se manifiestan mediante la conducta alimentaria, existen muchos
factores que la causan. Sin embargo el motivo más común recae en que el
concepto que hemos desarrollado de belleza es la delgadez. Actualmente mas
de la tercera parte de la juventud quiere adelgazar, debido a la presión que el
medio ejerce sobre esta, manifestandose en una alteración o distorsión de la
auto-imagen corporal, un gran temor a subir de peso y la adquisición de una
serie de valores a través de una imagen corporal.
En el desarrollo de este informe se darán a conocer los factores que
provocan la aparición de esta enfermendad, los trastornos alimenticios más
comunes, la estadísticas entre hombres y mujeres y las secuela que deja el
paso de este trastorno.

Sintesis teórica:
Como se menciona anteriormente existen diversos factores que causan
los trastornos alimenticios , los mas comunes son :

• Factores biológicos: Estudios que indican que niveles anormales de


químicos en el cerebro predisponen a algunas personas a sufrir de ansiedad lo
que provocan comportamientos y pensamientos compulsivos que los hacen
más vulnerables a sufrir un trastorno alimenticio.

• Factores psicológicos: Las personas crean expectativas no realistas de


ellos mismos y de las demás personas. Se sienten incapaces, ineptos,
defectivos, etc. Y se enfocan en la apariencia física para obtener ese control de
su vida.

• Factores familiares: Personas con familias sobreprotectoras, inflexibles e


ineficaces para resolver problemas tienden a desarrollar estos trastornos. Los
niños aprenden a no demostrar sus sentimientos, ansiedades, dudas, etc, y
toman el control por medio del peso y la comida.

• Factores sociales: Los medios de comunicación asocian lo bueno con la


belleza física y lo malo con la imperfección física. Las personas que no son
delgadas y preciosas son asociadas con el fracaso.

Los transtornos alimenticios más comunes son:

• Anorexia Nerviosa:

La anorexia nerviosa es una enfermedad psiquiátrica, un trastorno del


comportamiento alimentario. El término anorexia, etimologicamente quiere decir
"falta de apetito" (el adjetivo "nerviosa" expresa su origen psicológico), significa
etimológicamente "hambre de nada", es decir, la persona anoréxica tiene
hambre como requerimiento puramente fisiológico, pero no tiene apetito y se
niega a comer.

• Bulimia nerviosa
Al igual que la anorexia, la bulimia es una enfermedad psiquiatrica, un
transtorno del comportamiento alimentario. Etimológicamente significa "hambre
voraz", es decir, a diferencia de la anorexia, la persona bulímica tiene "deseo"
de comer. Así, este desorden alimenticio, causado por la ansiedad y por una
preocupación excesiva por el peso corporal y el aspecto físico, se caracteriza
por:
• Intenso temor a la obesidad.
• Distorsión por parte del paciente de su esquema corporal
• Episodios recurrentes de ingesta excesiva, que unen el descontrol y el
placer, y definen a la enfermedad.
• Empleo de conductas compensatorias inapropiadas para pseudoaliviar la
angustia y la culpa que el paciente siente luego de una ingesta excesiva de
alimento.

• Ortorexia
La palabra ortorexia proviene del griego orthos (justo, recto) y exía
(apetencia), con lo que podría definirse como apetito justo o correcto. La
ortorexia es la obsesión patológica por consumir solamente comida sana, que
puede llegar a transformarse en enfermedad si no se ingieren carnes, pescado
u otros alimentos necesarios y se producen carencias nutricionales.

• Vigorexia
La vigorexia es trastorno mental distinto de la mayoría de los trastornos
alimenticios, pues no es estrictamente alimentario. Esta enfermedad, consiste
en una adicción a la musculación que aparece normalmente en hombres que
se obsesionan por conseguir un cuerpo más musculoso mediante el ejercicio
físico excesivo.

Estadisticas:
En aproximadamente el 90% de los casos, las pacientes son mujeres de
entre 10 y 29 años
La edad promedio de inicio de anorexia es de 17 años, aunque algunos datos
sugieren la existencia de trastornos alimenticios a los 14 y a los 18 años.
Las actitudes y pensamientos con el cuerpo, el peso y la alimentación, y la
evolución de la enfermedad indican que después del diagnóstico, un 25% de
las pacientes siguen siendo anoréxicas, un 40 % tiene síntomas depresivos y
un 25% obsesivos.
Entre el 50 y el 60% de los casos se cura. Tras doce años de evolución de la
enfermedad en una persona la curación se considera prácticamente imposible.

Secuelas de los transornos alimenticios:


Es evidente que las secuelas de cualquier trastorno alimenticio afectará
considerablemente al organismo de la persona que lo padesca,
manifestandose en secuelas cardiovasculares, dermatologicas, digestivas,
endocrinológicas, entre otras. Sin embargo la parte psiquica emocional se ve
afectada también manifestando secuelas nerviosas y psiquiatricas.

En caso de que estos trastornos no se solucionen durante la niñez,


pueden llevar a la aparición de Fobia Social en el niño mayor o en el
adolescente, tendencia al aislamiento y trastornos en el aprendizaje, falta de
autonomía y a asumir responsabilidades, siendo la familia los principales
causantes de estas consecuencias. Las secuelas son tanto más frecuentes
cuanto mayor ha sido el tiempo de evolución de la enfermedad.

Conclusion

Teniendo en cuenta los ya mencionados factores predisponentes de los


trastorno alimenticio tiene como denominador común el comer o dejar de
hacerlo, por ansiedad, búsqueda de aprobación, inseguridad, baja autoestima,
etc, es de nuestra consideración creer que el surgimiento de un trastorno de
este estilo no tiene un único culpable. Vivimos en una sociedad donde,
lamentablemente, se valoriza la belleza, es decir, para pertenecer hay que
parecer y actuar conforme a un prototipo establecido por el medio donde
vivimos.