Kitani Minoru

(1909-1975)

Kitani Minoru fue una de esas grandes personas a las que puede acreditarse el florecimiento del Go japonés. Cuando joven, Kitani era el mejor entre los jugadores novatos”. Al inicio de su carrera, se mostró como una gran promesa y pronto adquirió el apodo de "Kaidomaru'' (prodigio). Fue 1-dan en 1924 y en 1935, 11 años después, ya era 7-dan, algo inaudito en aquel momento en que el sistema de ranking era muy duro. En 1938, ganó el torneo para seleccionar al retador del último Kitani Minoru (Izquierda) enfrentando a Honinbo Sushai en el partido del retiro. Honinbo, Shusai, quien se preparaba a enfrentar su último compromiso. Kitani ganó por cinco puntos, y el juego fue dramatizado por el novelista Yasunari Kawabata -Premio Nobel de Literatura- en su obra "Meijin" (Maestro de Go). Quienes lo conocieron bien cuentan que fue el jugador más famoso por sus hábitos en los torneos importantes. Traía siete cosas para ayudarse durante el partido, todas envueltas en una tela para tal efecto (furoshiki). Tomaba un par de nueces, que juntas en la mano izquierda, las utilizaba para la relajarse, traía un recipiente con miel, para sorber durante la partida y obtener más energía, una vara de un sacerdote budista (nyoibo) para golpearse los hombros y mantener su mente en calma, gotas para los ojos, emplastos especiales y líquidos para dar golpecitos en su espalda y hombros, para refrescar sus músculos, un pañuelo de papel -que a menudo lo hacía pedazos mientras jugaba- y una taza especial de su té. Todo esto lo disponía en forma de círculo antes de consagrarse al juego.

Kitani Minoru, junto a Wu Qingyuan (Go Seigen), fue uno de los gigantes del Go mundial desde 1930 a 1950. Además de sus éxitos como jugador profesional, Kitani colaboró en el desarrollo de nuevas teorías aplicables a las aperturas, que se plasmaron en la obra "Nuevas Estrategias de Apertura”, que escribiera en colaboración con Go Seigen. No obstante, la contribución de Kitani al Go del Siglo XX fue la preparación de los numerosas estudiantes que después, se convirtieron en excelentes jugadores. Fue a distintos lugares para encontrar a los niños más talentosos y no los discriminó por su nacionalidad, al momento de seleccionarlos como estudiantes. Yo soy el segundo estudiante más antiguo de su escuela. La enseñanza en la escuela de Kitani puede ser dividida en dos períodos, con la Segunda Guerra Mundial como punto divisorio. Antes de la guerra, la escuela estaba ubicada en Hiratsuka, y yo asistí a la misma allí. Durante la guerra, Kitani trasladó la escuela a Tokio y allí se conoció como el "Dojo de Kitani". Pasaron por esa escuela Iwata Tatsuaki (Iwata Masao), Cho Nam-ch'eol, Tsuchida Masamitsu, Ohira Shuzo, Kada Katsuji, Tozawa Akinobu, Otake Hideo, Ishida Yoshio, Sato Masaharu, Kim In, Kato Masao, Kanashima Tadashi, Takemiya Masaki, Ishigure Ikuro, Kamimura Kunio, Kobayashi Koichi, Haruyama Isamu, Hisajima Kunio, Sonoda Yasutaka, Miyazawa Goro, Cho Chikun, Kobayashi Satoru, Kaji Kazutame, Ishige Kakuo, Ha Ch'an-seok, Inoue Kunio, Ito Makoto, Hidaka Toshiyuki, Matsumoto Tokuji, Ozaki Harumi, Ogoshi Ichiro, Honda Sachiko, Kobayashi Reiko, Asano Hideaki, Kobayashi Kenji, Ogawa Tomoko, Nobuta Shigehito, Nakayama Shigeyuki, Ashiba Katsumi, Gaku Yuzuru, Oto Shozo, Cho Shoen, Koyama Hideo, Kobayashi Chizu, Tsutsui Katsumi, Shoji Kazuko, Nagayasu Masaki, Sato Machiko, Ishigure Makiko, entre otros sesenta jugadores. Durante el período de postguerra se graduaron jugadores de la talla de Ishida Yoshio, Otake Hideo, Kato Masao, Takemiya Masaki, Kobayashi Koichi y Cho Chikun. Todos los días, estos jóvenes jugaron Go y analizaron sus partidos bajo la atenta mirada de Kitani y sus discípulos más avanzados. “Kitani Minoru fue mi maestro”, decía Cho NamChul: “Yo viví en su casa durante seis años, antes de la II Guerra Mundial. En mi memoria, mi maestro estaba generalmente callado, pero era cálido y puro. Sus hijos y sus alumnos convivieron en la misma casa, y su amor hacia sus estudiantes era algo muy especial. Siempre nos trató como a sus hijos”.

Cho NamChul es considerado el padre del Go Moderno en Corea y uno de los fundadores de la Asociación Coreana de Baduk (Hankuk Kiwon). Como vemos la influencia de la escuela de Kitani no estaba de ninguna manera restringida al Go japonés. Cho NamChul fue quien llevó el Go moderno a Corea, de la escuela de Kitani, lo que posibilitó que el Baduk (Go en coreano) se beneficie con las nuevas teorías de su escuela. Jugadores como Kim In, Yoon Kihyun, y Ha Ch'an-seok en su etapa inicial de estudio pertenecieron a la escuela de Kitani y han contribuido enormemente a la comunidad de Go coreana. La Escuela Kitani de Go entrenó a 49 jugadores profesionales hasta que tuvo que ser cerrada en 1975, debido a que el maestro Kitani empezó a padecer problemas con su salud. Fue un logro impresionante, ya que la escuela se conformó por el esfuerzo individual de toda la vida de un solo hombre. · El éxito de sus discípulos

Sus esfuerzos en la enseñanza del Go, empezaron a arrojar frutos a principios de 1971, cuando uno de sus discípulos, Ishida Yoshio, de 21 años de edad capturó el título Honinbo derrotando en la serie final a Rin Kaiho. Rin era por aquel entonces el prodigio de Taiwán, fue descubierto nada menos que por Go Seigen, quien lo introdujo en la Liga Profesional de la Nihon Ki-in. Los próximos cinco años fueron la “Era Ishida”. Ganó el título Honinbo cuatro veces más (1972-1975) y también logró quitarle el título de Meijin a Rin (1974), quien era el “dueño” de ese torneo, habiéndolo obtenido en siete oportunidades. Ishida fue una especie de anuncio de la aparición de un nuevo estilo de jugador de Go, que se estaba produciendo en la escuela de Kitani. En su época, Ishida era casi invencible. Ganó la increíble serie de treinta partidos consecutivos en torneos profesionales. Esto era debido a que Ishida jugaba tranquilo aún estando bajo presión, poseía una extraordinaria visión del aspecto posicional del partido y su cálculo del yose era tan exacto, que se lo apodó con el sobrenombre de "computadora." Rin tenía casi estas mismas habilidades, pero Ishida tenía un nivel superior.

Entonces, tan de repente como apareció, la estrella de Ishida se apagó. Después de alcanzar la cima del mundo muy joven, comenzó a perder su rumbo. Pero habría otras grandes figuras que surgieron preparadas por Kitani, listas para reemplazarlo. Hideo Otake, Masao Kato y Takemiya Masaki, éste último poseedor de un estilo de juego que sería denominado “cósmico” o “universal”, por su firme vocación en desarrollar el centro del tablero. Aunque varios jugadores practicaron antes el estilo universal de Go, como los coreanos Kang Chul-min y Cho Dae-hyun, ninguno alcanzó el brillo de Takemiya. Oponiéndose al espíritu de su tiempo, desarrolló un estilo de juego propio y en el Siglo XXI -cuando el Go es dominado exclusivamente por un estilo calculador de juego- Takemiya es el último romántico. Otake, nacido en 1942, es conocido como "el artista" debido a su propensión por intentar construir durante un partido, formaciones estéticamente agradables. Le gusta jugar generando influencia central a partir de posiciones sólidas, permitiendo a su rival quedarse inicialmente con más territorio. Su intuición en todos los aspectos de juego, es muy respetada por el resto de los profesionales. Sin embargo, su talón de Aquiles es la falta de tenacidad y su tendencia a derrumbarse cuando su juego no alcanza su máximo nivel. Otake ha ganado más de 40 títulos, pero se destacó por su participación en el Meijin. Entre 1975 y 1984, estuvo metido en la lucha por título en nueve oportunidades, ya sea como retador o defensor. Fue Meijin cuatro veces (1975-1976 y 1978-1979). Kato, nacido 1947, es conocido como "el asesino". Su habilidad para perseguir y matar grandes grupos de sus rivales, es legendaria. Perseguía grupos que parecían bastante seguros, y ante la sorpresa de todos, terminaba matándolos. Kato fue el primer discípulo de Kitani en jugar una final por el título Honinbo. En 1969, Kato era 5-dan y fue el retador que enfrentó a Rin por dicho título. Durante los siete años siguientes fracasó en los intentos por arribar a las finales del algún torneo importante, hasta que en 1976, ganó el título Gosei y así obtuvo el Honinbo en tres oportunidades (1977-1979).

En 1980, el coreano Cho Chikun, el más joven de los discípulos de Kitani, llegó a Japón y comenzó a monopolizar los títulos grandes. Hacia 1985, había ganado todos los títulos mayores, Honinbo, Meijin y Kisei. Entonces tuvo un declive en su juego, tras las lesiones sufridas en un accidente de tránsito. Allí apareció Kobayashi Koichi. Kobayashi Koichi fue el jugador que le arrebató a Cho los títulos Meijin y Kisei en 1985-86 y los defendió durante casi una década. Por esto, Kobayashi quedará en la historia como uno de los grandes jugadores de Go del Siglo XX. Kobayashi parece estar destinado para continuar el legado de Kitani. Se casó a la hija de Kitani, Reiko, quien también es jugador profesional (6-dan). La hija de ambos, Izumi, es 5-dan y ha ganado el título de Kisei Femenino. Es más, Kobayashi tiene varios discípulos talentosos, el más prominente es Maki Sakai, nacido en 1968. Sakai era 6-Dan y jugó en la prestigiosa liga de Meijin junto con Kobayashi. El 24 de diciembre de 1998, Sakai derrotó a su maestro. Hay un refrán que dice: "La mejor forma de honrar a nuestro maestro, es derrotarlo". Junio de 2004

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful