You are on page 1of 2

Caliban por su lengus y comportamiento roza el estado de locura. La locura es una reflexión común d ela modernidad.

Las personas incivilizadas eran los locos y los mounstros.

en la época de Shakespeare, junto a estas diferencias, el contacto con el extraño (the outsider) creó una ideología nacional de “diferencia”, de supremacía, en relación a: el „otro‟, el „extranjero‟, el „foráneo‟, (ideología que prevalece hoy con algunos cambios). El „otro‟ era al mismo tiempo atractivo y amenazante: La diferencia racial era pensada en términos de una desviación o distorsión de los roles de género y comportamiento sexual de lo “normal” -era dicho que los hombres judíos menstruaban, que los hombres musulmanes eran sodomitas, que las mujeres egipcias orinaban de pie y que brujas y Amazonas eran propensas al canibalismo (Loomba p. 7). Los habitantes de las Américas generaron ideas contrastantes; entre inocentes, agresivos salvajes, caníbales, o totalmente incivilizados, y los africanos estaban entre las ideas de „negritud‟ y promesa colonial La actitud europea hacia la cultura de los „otros‟ y su ideología de „diferencia‟ dio a los europeos una auto-identificación como la civilización más grande del mundo, la „superior‟. La civilización europea se identificaba a sí misma en contraste con el nuevo descubrimiento, los “nativos” del Nuevo Mundo, civilizados versus incivilizados, y obviamente en contraste con los “negros” africanos. Tal perspectiva de superioridad sobre los “otros” ayudó a modelar la interacción entre ellos; a establecer “patrones de diplomacia, comercio, colonización, y esclavitud” (Loomba p. 10). En el caso de Calibán, y de acuerdo a la sociedad inglesa, éste como el „otro‟ es un “salvaje-incivilizado”, una criatura inferior. Y en la imaginación de Shakespeare respecto a este personaje no están combinados solamente elementos de la „otredad‟ africana sino también de la „otredad‟ del Nuevo Mundo. Calibán no sólo posee la característica de ser el hijo de una hechicera africana (Sicorax, quien fue desterrada de Argelia), y por tanto afín al canibalismo; sino que también posee características de los habitantes del Nuevo Mundo, él es inferior, salvaje, incivilizado, inocente y probablemente también caníbal. Con Calibán Shakespeare utiliza una idea amplia de „el otro‟ sin situar la procedencia de su imaginario en un lugar específico, sino combinando diferentes características del concepto de „otredad‟ de su época. para la sociedad inglesa, aunque él es un hombre, sigue siendo un monstruo, porque él no tiene ningún “decoro”. Él está en un estado entre “bestia” y humano, entre la

“El término “monstruo” mide aquí lo que los europeos percibieron como los límites del Alien. La ideología de „diferencia‟ no podía reconocer el lenguaje de la gente incivilizada. sino que balbuceabas como un ser bestial. y así lo expresa Miranda: “Cuando tú. el mundo incivilizado.166). monstruo Calibán en La Tempestad no es más que uno de los „otros‟ en la época de Shakespeare. empleando el término clásico para metáfora. no sabías qué querías decir. doté tus intentos con palabras para darlos a conocer…”. para la gente europea la lengua de Calibán no podía ser más que un balbuceo. él está en el otro lado de la frontera. Calibán aprendió a hablar la lengua de Próspero. otra civilización. en contraste con la sociedad europea. . pero sin elocuencia. la cual no podía aceptar a los „otros‟ tal como eran. él es uno de los „otros‟. lo cual (como se dijo antes) significa que Calibán permanece parte “bestia”. Calibán es un hombre que representa a los „otros‟. era necesario creer que esos extraños sonidos eran virtualmente una falta de lenguaje. un farfullo. entre vida salvaje y civilización. el extraño. (La Tempestad [I –II]). salvaje. eso significa el punto en el cual éste rompe el decoro” (Cheyfitz p. nosotros podríamos decir que. La sociedad europea se define a sí misma como una sociedad superior.elocuencia y el lenguaje ordinario. de los “salvajes”. el mundo “civilizado”.