La violencia simbólica y los imaginarios juveniles latinoamericanos: lo oscuro, lo bajo y lo sucio

Escrito por Ricardo Melgar Bao Sábado, 23 de Junio de 2012 12:05 -

No participaremos de este circo No somos sus payasos No somos marionetas como fuimos ayer No somos parte de este fraude No representaremos a esta vil comedia pasada por el mundo (...) Vamos a declarar nuestra independencia A toda esta basura... Los Miserables (Chile) Declaración de Intransigencia

La constelación simbólica de la violencia en América Latina será revisitada a partir de sus ejes de dominación y resistencia cultural expresados en tres de sus diversos y contradictorios campos de fricción y mediación. Consideramos que bajo el actual proceso  neoliberal en curso, asistimos a la actualización y recreación de un denso y contradictorio simbolismo de lo  oscuro y lo sucio  que significan a la cresta extremista de la espiral de violencia simbólica ejercida desde arriba. La burguesía y sus sectores clientelares producen y reproducen esta agresiva simbólica de la alteridad y sus lugares que induce a réplicas simbólicas reactivas o alternativas desde el desdibujado ámbito etnopopular, acicateando la espiral del conflicto.

La metáfora de la constelación simbólica de la violencia es pertinente para explorar la unidad y lógica diferencial de los campos de representación de lo oscuro, lo bajo y lo sucio, sin negar la visibilidad o existencia de otros de menor o igual gravitación en nuestros imaginarios. La violencia simbólica exhibe una carga negativa de sentido frente a la otredad,  apoyándose en las sinrazones del racismo o de otras formas de exclusión social, actualmente  retroalimentada por el curso  neoliberal y sus crecientes índices de desigualdad social. La violencia simbólica y real se anudan de muchas maneras, cumpliendo la primera,  muchas veces,  el papel de coartada legitimadora de la segunda.

La sin razón y el desvalor de la  violencia no está reñida con la modernidad y los signos de nuestra preocupante contemporaneidad, son su lado oscuro y contradictorio de Hobbes a Huntington. Esta por el contrario, reactualiza intencionalmente sus viejas retóricas y prácticas al mismo tiempo que  da curso a otras nuevas,  "que devastan las relaciones entre los individuos y los grupos sociales" [Sánchez Vásquez, 1998:11]. La violencia simbólica implica el uso intencional de la fuerza  y sus dispositivos institucionales y culturales para causar daño subjetivo y/o corporal al otro, al excluido, al marginalizado, al negado.

1 / 12

El propio cuerpo de los negados y excluidos. ruptura y eficacia simbólica de estas peculiares y densas representaciones urbanas propias de la cultura posoligárquica latinoamericana. resignificarlos. 2 / 12 . aunque sí revertir sus sentidos. expandirlos. carnavalizarlos. tensan  y confunden los sentidos de   lo escatológico y el submundo. lo bajo y lo sucio Escrito por Ricardo Melgar Bao Sábado. es decir. Nuestro trabajo privilegiará las líneas de continuidad. En este breve ensayo no hablaremos tanto de los costos de la violencia física que son altos y crecientes y por ende altamente relevantes para los pueblos de la América Latina del tercer milenio. logrando que la  colonización del imaginario de los excluidos y negados se inserte en el  proceso de dominación cultural que marca las propias estrategias y acciones de resistencia. de sus contemporáneas expresiones simbólicas e ideológicas latinoamericanas. el mercado de las industrias culturales no ha podido desactivar los canales de la economía informal y de las ofertas  alternativas y críticas. tan  poco tratada  y debatida a pesar de estar sustantivamente vinculada a la primera. Las narrativas juveniles seleccionadas apuntan a darle una cierta visibilidad a una perspectiva emic  y dentro de esta privilegiar sus  vertientes más críticas y/o contestatarias. Es así que los excluidos y negados no pueden esquivar los símbolos de adscripción que les son impuestos. La recepción juvenil latinoamericana de las  culturas viajeras es creativa y selectiva. como de su dimensión simbólica. territorio simbólico y real de la violencia logra una visibilidad inusual. A  lo largo de estas páginas  presentaremos  la violencia desde esta dimensión del imaginario social  en el  que se aproximan. 23 de Junio de 2012 12:05 - La violencia simbólica ejercida por los grupos que detentan el poder a nivel global y local a través de los medios e industrias culturales  a su alcance.La violencia simbólica y los imaginarios juveniles latinoamericanos: lo oscuro. así como de sus usos disidentes y contraculturales. estigmatizan y niegan al otro más allá de los espacios públicos. diseminarlos  y direccionarlos para si y contra las fuentes y sujetos de la dominación.

reemplazable.La violencia simbólica y los imaginarios juveniles latinoamericanos: lo oscuro. el cadáver putrefacto. Hay quien afirma a contracorriente. y no sin razón. aunque no pudieron desactivar otras resignificaciones. según lo revelan otros miradores culturales. A mediados del siglo xix. ni suprimir aquellos sentidos y símbolos sedimentados a lo largo de los siglos en nuestros imaginarios urbanos latinoamericanos. aunque se equivoca en pensar que ésta tiene un sesgo más igualitario y que hay una menor voluntad controlista sobre el cuerpo. generadas por las culturas populares subalternas. Realmente lo que nos preocupa son los usos clasistas y neoconservadores del cuerpo en el territorio virtual y real. acaso porque las coordenadas higienistas del proceso urbanizador ya las había eliminado. que no abren muchas posibilidades de aséptica interpretación política y cultural. intercambiable y multiplicable de sus fragmentos” [Yehya. deodorizado o resituado en la periferia. el SIDA. el agua estancada. tras las epidemias del cólera en las ciudades europeas y las capitales 3 / 12 . la tuberculosis y la más extremista de las pobrezas inducidas. asistimos en América Latina a la reactualización de imágenes y creencias estigmatizantes que generaron las clases hegemónicas en torno a las expansivas ondas  "conta minantes" del cólera. Es todo lo contrario. la basura y la vivienda miserable se fueron desplazando de lo público a lo privado u oculto. autoritaria y etnocida a lo largo del siglo xix y xx. lo bajo y lo sucio Escrito por Ricardo Melgar Bao Sábado. 1996]. debido a la emergente cultura cibernética y sus perceptibles juegos de simulación incorpórea. Despedimos al siglo xx con la afirmación de lo que Gilles Lipovetsky ha denominado  "la época del anticonformismo" in dividualista y hedonista [Lipovetsky. 23 de Junio de 2012 12:05 - La permanencia cultural urbana del blanquear y limpiar En nuestro tiempo es más que conocido que las ideas e imágenes estigmatizantes de filiación higienista coadyuvaron al despliegue de una visión moderna. así como el manejo discrecional del  mapa del genoma humano para reafirmar la hegemonía del modelo blanco. que bajo este  "voraz pancapitalismo" propio de esta "era dominada por las utopías egoístas": "Quizá nunca en la historia el cuerpo humano fue percibido con tanto desdén como ahora". A lo largo de más de una centuria. como a su novísimo mapeo genético que determinará lo desechable. 2001:14 y 23] . Además de ello. las obsesiones de las oligarquías y burguesías latinoamericanas emularon a su manera el discurso higienista del control social y la modernización urbana de los europeos. la tierra hedionda y fangosa. Así.

bajo el reino especulativo de los conventillos y la ulterior campaña controlista sobre sus ocupantes y sus espacios privados. en general. Tiene razón Corbin al señalar que la burguesía y. bajo el estigma de lo insalubre y lo pobre. que contribuye a mantener dicho terror justificativo en el cual la burguesía se complace y que pone un dique a la expresión de sus remordimiento" [Corbin. el acento sobre el riesgo de infección que su sola presencia comporta. Pero el caso de Buenos Aires. Las nociones y creencias sobre lo sucio tienen un indudable referente visual e implicaciones valorativas que permean las relaciones sociales [Vigarello. 1988:145]. encontraron una coartada higienista para subrayar … la fetidez de las clases trabajadoras y. lo bajo y lo sucio Escrito por Ricardo Melgar Bao Sábado. Recordemos que. 1987:159]. el reordenamiento higienista de la ciudad orientó a la burguesía porteña hacia el norte y dejó al sur. la mirada medicalizada de los administradores urbanos se desplazó hacia los espacios de vida de los pobres. una mirada devaluada de la ciudad [Bonastra. en nuestro caso agregaríamos que también las oligarquías. 1999:2]. 1991:16]. más allá del acontecimiento que marca la primavera higienista porteña. así como las propias acerca del hedor poseen un indisputado referente olfativo de restringido alcance semántico como los olores en general [Sperber.La violencia simbólica y los imaginarios juveniles latinoamericanos: lo oscuro. 23 de Junio de 2012 12:05 - latinoamericanas. tras la epidemia de la fiebre amarilla de 1871. por ende. en la ciudad de Buenos Aires. tanto en Europa como aquí. revela una vez más que el discurso higienista sostuvo. el higienismo burgués como discurso. Así. política y programa de desarrollo no fue ajeno a la construcción cultural de la pestilencia y la suciedad del pobre y de 4 / 12 . por ejemplo.

situada en un barrio marginal de migrantes europeos de la ciudad de Buenos Aires. en Chile lo blanco condensa los atributos del futuro nacional según lo rememora el comentarista del artículo de Beatriz Sarlo. lo bajo y lo sucio Escrito por Ricardo Melgar Bao Sábado. Los modos públicos de expresarse y comunicarse no escaparon al sostenido proyecto higienista de nuestras oligarquías nativas. aparecen las tijeras del peluquero [Sarlo. enriquecer. proclive al desorden y la suciedad. Nos desplazamos de cómo se forma (idealmente) una buena cabeza a cómo se forma (materialmente) una buena cabeza y. hay un desplazamiento de las cabezas consideradas conceptualmente como el lugar que la escuela tiene que modificar. por ende. 1997:8]. Eso era aceptado. nos hemos encontrado con un acto de tremenda brutalidad estatal: los concursos de "guaguas". Si desde la escuela pública de un barrio miserable lo limpio (el corte de pelo) y lo alto (la cabeza) se exhiben patrióticamente en la capital argentina bajo el irigoyenismo populista. Este evento escolar evidencia: [. que en las escuelas públicas era como encontrar una aguja en el pajar. de bebés. como tampoco lo fue nuestro higienismo oligárquico y posoligárquico al configurar análoga imagen sobre el migrante rural y particularmente sobre el indígena y el negro en América Latina. promovidos por el Ministerio de Educación. En el ámbito escolar. en los que premiaban a las "guaguas" más blancas y rubias. 1997:3]. ] una condensación simbólica porque funciona por metonimia: hay un desplazamiento del discurso patriótico a las cabezas de las personas. no pocas veces el higienismo se engarzó autoritariamente con el ritualismo cívico y la idea de patria. lo que estaba operando allí era un paradigma racial [Subercaseaux. a las cabezas consideradas físicamente. Es decir. . en ese pasaje. plebeyo y. a través de muchas vías y entidades que van más allá del campo educativo. 23 de Junio de 2012 12:05 - sus lugares en las ciudades o en el campo [Corbin. La ideología higienista moderna. Un caso ilustrativo es el de la escuela de Villa Crespo. Nuestras sociedades fueron construyendo una 5 / 12 . en 1921. . estructurar y preparar. Bernardo Subercaseaux dice al respecto: En Chile. 1987]. El simbólico acto de obligar a los alumnos a raparse la cabeza y ponerse una corbata con los colores de la bandera argentina fue más allá de la intención higienista de despiojarlos.La violencia simbólica y los imaginarios juveniles latinoamericanos: lo oscuro. en la misma época. la oralidad y la escritura. para el mirador de las élites. proyectó su control sobre los lenguajes corporales. Había que limpiar la comunicación de impurezas y excrecencias múltiples en países donde el multilingüismo y la multiculturalidad tenían y mantienen un tenor relajado predominantemente popular.

desnudos unos y envueltos en chuicas. del costarricense Carlos Luis Fallas.  “motoso” . siguen siendo estigmatizadas. 1970:41]. lo bajo y lo sucio Escrito por Ricardo Melgar Bao Sábado. saltando entre las sombras como duendes. Las  "palabras sucias" y los  "gestos cochinos" quedaron confinados al submundo de lo bajo y lo escatológico.  “cantinflesco” .  En este sentido. ¿Qué diablos beberían esas gentes que los obliga a orinar tanto?” [Fallas. no burguesas ni letradas. se debe sumar el rechazo y marginación de los migrantes nicaragüenses. sino el derecho a la racionalidad. o el decir  “naco” . No se cuestiona sólo el habla. La escritura del narrador limpia a los personajes criollos y mestizos como ensucia a los indígenas con la construcción de preguntas sin respuesta o frases estigma. la comunicación oral intercultural e interétnica revela la ausencia de una horizontalidad democrática al encajarle al otro los juicios estigma de hablar  “al pedo” o  “por el culo” . otros. 6 / 12 .La violencia simbólica y los imaginarios juveniles latinoamericanos: lo oscuro. 23 de Junio de 2012 12:05 - normada dimensión pública de lo impronunciable y lo inexpresable. su gusto por comer  "chanchadas" . a hacer aguas desde la orilla de la plataforma. el cariño por sus  "perros sarnosos" o su demoníaca capacidad de miccionar:  "A cada media hora salían todos los chiquillos. donde el habla del indígena es significada por la sospecha y un reiterado e indescifrable "¡Ejem¡" o preguntas sin respuesta sobre su desnudez. o ¿es que se piensa que existe una sola racionalidad y una sola norma lingüística? Un ejemplo prístino de ello aparece de manera reiterada en la conocida novela antiimperialista  Mamita Yunai [1941]. donde a la histórica negación del indígena. Esta soterrada sedimentación cultural que nos involucra culturalmente nos invita a que lo innombrable deba ser escrituralmente dicho y discutido. resulta interesante hacer referencia al caso de la Costa Rica reciente. cualesquiera que esta fuere. estas actitudes se expresan de manera abierta en los chistes  y en la manera despectiva con la que se hace referencia al  “indio” y al  “nica” . De modo que. Más estereotipadas son las maneras en que las metáforas sobre el habla y la razón.

por lo tanto es una  “nación blanca” . encontrar en la prensa nacional referencias a la responsabilidad de algún  “nica” en los actos violentos que ocurren en algún rincón del país o bien de la ciudad capital. la provincia más pobre del país.  7 / 12 . si se considera que. 23 de Junio de 2012 12:05 - Producto de la terrible situación económica que prevalece en Nicaragua. El rechazo a los  “nicas” se explicita en tanto que éstos son de piel más  “oscura” o bien. ha sido a lo largo de la historia. el aumento de la violencia y la inseguridad ciudadana es este  “país de paz” . el discurso higienista en el caso costarricense es explícito y contundente con respecto al menosprecio que se muestra hacia el indígena. Es muy común por ejemplo.La violencia simbólica y los imaginarios juveniles latinoamericanos: lo oscuro. Además. se deben sumar otros como el de que ésta es una nación  “pacífica” . el nicaragüense y por supuesto. No es difícil comprender el origen de este tipo de actitudes xenofóbicas entre la población costarricense. que el incremento de la presencia de los  “nicas” ha resultado sumamente incómodo para los  “ticos” . “salvajes” y  “ladrones”.  “democrática” y  “civilizada” . también hacia el  “negro” de Limón. De tal forma. al atributo de  “blanca” . Así las cosas. son por naturaleza  “violentos”. quienes incluso han llegado a considerar a los nicaragüenses como toda una amenaza nacional. lo bajo y lo sucio Escrito por Ricardo Melgar Bao Sábado. provincia ubicada en la costa caribeña. De modo que.  es atribuido a la mayor presencia de los vecinos del norte en el territorio nacional. la nacionalidad costarricense se fundamenta en la idea de que Costa Rica es una  “nación de blancos”. No cabe duda. en general. sus habitantes se desplazan día a día hacia Costa Rica en procura de empleo y de mejores oportunidades de vida. No en vano Limón. considerados  “casi negros” además. es común escuchar que Limón es una provincia  “fea” .

desde fines de los setenta. inaugura una veta crítica del higienismo burgués a partir del caso mexicano.  La cama desnuda con ese cuerpo tirado en el colchón rayado daba una sensación de abandono. es decir. sin que tú te des cuenta el por qué. un ejemplo para aproximarnos a la perversa ontología del otro que finca la suciedad y la ignorancia a su origen y condición étnica. 23 de Junio de 2012 12:05 - “sucia” .La violencia simbólica y los imaginarios juveniles latinoamericanos: lo oscuro. lo bajo y lo sucio Escrito por Ricardo Melgar Bao Sábado. Excepcionalmente. El color y olor de la tierra adscrito a los indígenas se devalúa en una muy cotidiana expresión popular urbana latinoamericana. O. de estómago vacío. 1985:32]. 1951:23]. gracias a Luis Buñuel y su película  Los Olvidados [1950]. Así dice:  "Olía mal. para introducirnos a un pasaje urbano y privado del cuento  "El limbo" . desde otro tiempo. . por el indio. No nos extrañe por ello que aparezca en otros relatos literarios o no." [Espinoza Bravo. para retratar la cara oculta de los bajos fondos. reflexionemos sobre el mensaje emitido por la voz de una conocida escritora mexicana. huele mal.el asco del 'misti' (léase blanco). . Veamos." [Poniatowska. Aquí la voz del narrador se confunde con la del personaje. . De ahí que es necesario que sepas ser limpio. el cine. . pues huele a  “negro” .  “violenta” que además. la cual eslabona el  "embarrar" a la suciedad y a la mierda. sigue. . Y esto es reiterativo. apoyándose en los jóvenes pandilleros capitalinos. para dar cuenta del subsuelo de su pretendido  8 / 12 . . Una cartilla de educación indígena del medio siglo dice:  ". Es el olor del pueblo" . de chiquero.

aturdida por la desdicha. la aristocrática patrona que se imagina sentir una conmoción olfativa: Estaba turbada por la repugnancia que le inspiraba la india. y tenían razón [Garro. invadió los muebles. devorada por la miseria de los siglos. así como de los estigmatizantes y criminalizadores reportes periodísticos u oficiales [Feixa. sin lugar a dudas. Quizás deberíamos marcar una excepción. Tiene razón Carlos Feixa cuando recupera el valor crítico de la obra de Buñuel no sólo frente al relato fílmico hegemónico. sino de cara a los olvidos cómplices de la literatura y de las ciencias sociales.La violencia simbólica y los imaginarios juveniles latinoamericanos: lo oscuro. Estas ficciones literarias cobran mayor verosimilitud al ser confrontadas con los testimonios de 9 / 12 . ‘Basta con olerla para que esté uno castigado’. 2001:259 y  ss ]. ¿quién es el que percibe y significa el olor del otro? Es  Martha. Veamos otro ejemplo de la narrativa contemporánea que da cuenta del olor y filiación étnica de los bajos fondos de los espacios residenciales de nuestras burguesías urbanas. En nuestro continente las muchas mutaciones y rostros del viejo topo. nos presenta con filosa ironía narrativa el más crudo cuadro de los muchos submundos de la Ciudad de México y sus heterogéneos protagonistas. se deslizó por las sedas de las cortinas. que aunque no se centra en los jóvenes marginales de la ciudad. Sintió vergüenza frente a esa infeliz. Su olor se extendió por el salón. han generado  una serie de relatos correspondientes a diversos géneros acerca de este universo cambiante de lo bajo y lo escatológico de nuestros órdenes sociales. Nos referimos a la narrativa de José Revueltas. y era verdad. de Elena Garro. Así escribe:  "Su miseria producía náuseas. lo bajo y lo sucio Escrito por Ricardo Melgar Bao Sábado. han poblado el imaginario y la cultura política del siglo xx y del que ahora comienza. Nos referimos al cuento  El Árbol . pero no han sido objeto de un análisis crítico y comparado de sus alcances más allá del campo estrictamente estético literario. "¡Dios mío! ¿Cómo permites que el ser humano adopte semejantes actitudes y formas?" El espejo le devolvía la imagen de una señora vestida de negro y adornada con perlas rosadas. destacando los dramas de los militantes de izquierda en la  "madriguera enajenante" [Fuentes. 23 de Junio de 2012 12:05 - "milagro económico" . 1993:155]. Martha la miró con asco" [Garro. había dicho Gabina. "¿Es posible que sea un ser humano?" Muchos de sus familiares y amigos sostenían que los indios estaban más cerca del animal que del hombre. 1987:137]. Pero en este relato. Éstos. 1987:136].

en la que se presenta el desmadre mexicano con  "una inaudita vulgaridad" que revela  "el gusto de romper límites" en aras de la  "celebración de la sobrevivencia. la moral pública y el desarrollo [Melgar. aborda los campos de la identidad. 1997]. sobresalen dos novelas peruanas. el Santos y la Tetona Mendoza. 1992: 118]. popularizado en el curso de la última década del siglo xx. No se equivoca un crítico literario cuando señala la dificultad para ubicar en el género de la historieta a esta obra seriada.La violencia simbólica y los imaginarios juveniles latinoamericanos: lo oscuro. así como el lugar  "donde guardaban también la basura ". llevan a sus límites el humor y la crítica de lo ordinario y extraordinario de la vida popular urbana. 23 de Junio de 2012 12:05 - los migrantes indígenas a las ciudades latinoamericanas.  El Zorro de arriba y el zorro de abajo [1971]. Menos que el animal que existía en casa" . En ella el escritor mexicano. Diez años más tarde se le suma la novela breve del escritor Gonzalo Martré intitulada  Coprofernalia [1981].  El escarabajo y el hombre [1970] de Oswaldo Reynoso y la más conocida en el ámbito latinoamericano. empeñosa cerdez" [Sheridan. de José María Arguedas. lo bajo y lo sucio Escrito por Ricardo Melgar Bao Sábado. En tal dirección. Al respecto. 1999: s/n] ¿Hubiera sido posible el éxito de este  comic al margen de nuestro tiempo? ¿Qué complicidades aproximan a los lectores con estos esperpénticos personajes de lo bajo? 10 / 12 . En esta controvertida obra póstuma. el novelista andino. la banalidad de su existencia y la primariedad de sus modos de comunicación. Excepcionalmente los relatos literarios son explícitamente atravesados por un uso sostenido del simbolismo y lenguaje escatológico que marcan irónica y lúdicamente a los personajes. apela a lo escatológico para significar la frivolidad de los consumos culturales de las capas medias urbanas. sus lugares e interacciones. Recuerda que:  "se sentía muy marginada. las marcas culturales de lo sucio le resultaron realmente opresivas e infamantes. Rigoberta Menchú rememora que al migrar a la ciudad de Guatemala y emplearse como sirvienta en la residencia de una familia de terratenientes absentistas. Los personajes. Pero igualmente podríamos tomar en cuenta un popular  comic mexicano debido al arte y la ironía de Jis y Trino. con fina ironía cultural. comiendo  "sobras" y siendo compulsivamente convertida en objeto y agente de limpieza de lo bajo [Burgos. El cuarto que le asignaron para dormir a la joven Rigoberta era un depósito de cosas viejas o en desuso. el conflicto interétnico y de clase.

Luis Felipe. Cinco años antes. remozado al ritmo de la ominosa experiencia de la guerra interna contra Sendero Luminoso y el mrta. la esperanza. tiene pasajes elocuentes del cruce de lo bajo y lo escatológico como significantes del racismo burgués limeño. . llevando a sus límites culturales lo sucio y lo bajo. Luis Felipe agarrando de cuello al vendedor mestizo le espeta: Escúchame bien.] Todos los cholos son iguales ¾dijo Don Felipe¾ les dices un par de carajos y se mean los pantalones. lo bajo y lo sucio Escrito por Ricardo Melgar Bao Sábado. Sin embargo.] Además. las viejas fantasmagorías higienistas de la cultura oligárquica no han desaparecido. no pasa desapercibido que la ficcionalización de montacerdos como posibilidad no resulta ajena a la Lima que vive los años de la guerra interna y sus muchas excrecencias. Montacerdos. su joven hijo. El pasaje recrea esa creencia fuerte de las élites y capas medias urbanas de que lo presuntamente bajo y sucio del emergente onanismo juvenil del junior sólo puede venir de fuera y del otro. el narrador peruano Cronwell Jara había logrado la más lúcida y provocadora construcción literaria de una inventada ciudad marginal. mis amigos de la policía me han informado que este quiosco lo alquilas en la noche como prostíbulo [. es harto elocuente. . desbordes e injusticias sociales. la locura y la razón. La muy publicitada novela escatológica peruana  No se lo digas nadie [1994]. . . tienes que saber putear a los cholos" [Bayly.] Aprende de tu padre Joaquín. Quizás estas fantasmagorías del presente inmediato hayan pesado como plomo en la pobre recepción de esta novela de indiscutible calidad. El violento tenor discursivo de unos de sus representantes ficcionales. Si quieres salir adelante en el Perú. de Jaime Bayly. la pasión y la mierda [Jara. 11 / 12 . 23 de Junio de 2012 12:05 - Constatamos que el paradigma higienista burgués ha hecho crisis en el universo literario. Le vuelves a dar una revista de adultos a mi hijo y te hago mierda esta covacha. giros simbólicos y filiaciones estéticas o ideológicas. A patadas me la tumbo y la quemo yo solito. Y aunque el narrador sitúa el contexto narrativo en los años cuarenta.La violencia simbólica y los imaginarios juveniles latinoamericanos: lo oscuro. . al expendedor de publicaciones periódicas que le vendió un ejemplar de la revista  Play Boy a Joaquín. exhibiendo diversas intensidades. serrano conchatumadre. . 1994:25-26]. anudando en el imaginario de los montacerdinos. ¿está claro? [. 1989]. [. En los últimos años se han ensanchado las posibilidades ficcionales de lo bajo y lo escatológico en la literatura latinoamericana. reactualizándose en muchos relatos propios de nuestras conflictuadas tramas urbanas.

El ojo mediático sobre lo privado rebasa con creces el adiós a la vergüenza de los  Talk Shows . prevaleciente en los imaginarios criollo-mestizos. es decir. 2000]. atribuido por las élites a los pobres del continente y señalado por Carlos Monsiváis [Monsiváis. así como los comunicadores. Sucede que esta renuncia supone otras: la de la propia intimidad y privacidad. Los más recientes documentales de tv Azteca sobre los indígenas mexicanos estigmatizaron sus usos y costumbres y le extendieron ese pretendido  "defecto ontológico" de no poder elegir. Al lado de los higienistas. donde la última frontera de la libertad. Reabramos la ventana que ausculta nuestra contemporaneidad. lo bajo y lo sucio Escrito por Ricardo Melgar Bao Sábado. 23 de Junio de 2012 12:05 - Pero este recuento de relatos es el de nunca acabar. consiste en ser confinado en un conflictuado especio físicamente reducido y controlado por cánones reactivos de coexistencia primaria. La degradación o empobrecimiento de la vida privada se vuelve un acto de cínica complicidad. La implicación política de rearmar por vía mediática una base social totalitaria está presente en la agenda latinoamericana. los peritos de la conducta y del decoro. 1994:178]. (Ricardo Melgar Bao)   12 / 12 . algunos medios televisivos. como la mexicana Televisa. Esto tienen que haberlo hecho los marcianos" [Bayly. acentúa su desvalorización desde el mirador de las élites. han orientado y justificado las políticas de control. En otros casos.La violencia simbólica y los imaginarios juveniles latinoamericanos: lo oscuro. aunque ya con la intuición de que estamos explorando más continuidades culturales que rupturas. mirando las ruinas de Machu Picchu ¾ . estigmatización y exclusión social en el curso del siglo xx. el de la renuncia temporal a ella. ofertan en clave orweliana programas como el  Gran Hermano . Aquí el televidente goza observando la construcción de sus miserias en el espejo del otro. El personaje ficcional de una novela nos brinda un fragmento verosímil de esta retórica excluyente de cara a las imponentes ruinas prehispánicas del Cusco:  "Los incas solitos no hicieron esto ni cagando ¾ dijo ella. La ontología sobre el indígena. aquella que no deja resquicios ni para lo bajo y lo escatológico: todo debe volverse grotescamente público. El panóptico de las mil un transparencias que permiten las cámaras y los micrófonos del espectáculo televisivo potenciarán inocultables aristas neofascistas.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful