Presentación de la edición on line De Lamennais a Maritain.

Maritain…
representa un tomismo fuertemente anclado en los principios metafísicos, gnoseológicos y antropológicos de Tomás de Aquino … y abierto, a su vez, a los grandes acontecimientos y problemas que agitaron a la sociedad de su tiempo. (…) Los escritos maritainianos cubren prácticamente la totalidad de las materias filosóficas, desde la metafísica a la epistemología, desde la estética y la mística a la filosofía social. Hondamente preocupado por la relación entre cristianismo y cultura, Maritain dedicó a este tema algunos de sus escritos más importantes y con mayor repercusión histórica: su obra representa, en efecto, un hito particularmente significativo en la reflexión sobre la misión temporal del cristiano, en general, y más concretamente en la coyuntura cultural moderna. (JOSÉ LUIS ILLANES - JOSEP IGNASI SARANYANA, Historia de la Teología, Univ. de Navarra, BAC, Madrid 19962) 325s.

Así viene presentada generalmente, la figura del pensador francés en la mayoría de los ambientes católicos, sin mayores ni ulteriores discernimientos... Maritain, tomista en dogma y espiritualidad, pero liberal y laicista en política, a partir del quiebre que se produce en su pensamiento contemporáneamente a la condenación de la Action Française, diez años después –aunque demasiado tarde- rehabilitada por Pío XII: en 1930 publica Religión y cultura; y en 1936 El humanismo integral, aparecido ya dos años antes, 1934, como Problèmes temporels et spirituels d’une nouvelle chrétienté. Es el punto de flexión de su pensamiento. Antes de esa época había escrito La primacía de lo espiritual; Antimoderno; Tres Reformadores: Lutero, Descartes, Rousseau (1925); Theonías (el progreso como mito). Después, escribirá Cristianismo y Democracia, La persona y el Bien común, El hombre y el Estado (Man and the State –1949-). Al final de su vida, escribe El campesino del Garona, donde se retracta de algunas cosas porque vio que la corriente fundada por él se había desviado hacia el socialismo (Mounier) y el progresismo cristiano. Niega y fustiga las consecuencias, pero no cambia su doctrina y no asume su responsabilidad. Gustavo Corçao, un convertido por las obras filosóficas tomistas de Maritain, y luego desengañado del pensamiento posterior político del mismo, en su libro, G. CORÇAO, O Seculo do nada (Dist. Récord, Río de Janeiro – Sao Paulo, 2ª.ed.), reseñado por de la F. J. FERNÁNDEZ DE LA CIGOÑA, detalla el itinerario intelectual del pensador francés.
Llegados a este punto podemos plantearnos la pregunta de cuántos Maritain hubo. Y afirmar rotundamente que tres: el Maritain de antes de su conversión que es el menos interesante; el Maritain de la Acción Francesa, de ‘Antimoderne’ y ‘Trois Réformateurs’; y el Maritain que surgió a partir de la condena de Maurras por Pío XI. No existe un cuarto Maritain que podríamos llamar el de Le Paysan de la Garonne. Lo que ocurre es que el filósofo francés, desde su conversión, conservó siempre la fe y ante la crisis del post-concilio reacciona en defensa de esa fe que nunca había perdido. Pero su pensamiento político-social es fundamentalmente el mismo que cuando, pese a las declaraciones expresas de Pío XI, de los obispos españoles en su carta colectiva de 1937 y de todos los obispos del mundo, sus simpatías estaban con la República que en España asesinó a ocho mil obispos, sacerdotes y monjas. Tal vez con algunas atenuaciones, pero que no suponen ningún cambio de frente (F. J. FERNÁNDEZ DE LA CIGOÑA, “Maurras, Maritain, Mounier… a propósito de dos libros”, en Verbo 126-127 (Speiro, Madrid, junio – agosto 1974) 883s.).

El liberalismo teórico del pensamiento de Maritain no queda sólo en la teoría: sus posturas declaradas y publicadas y su colaboración concreta en revistas y movimientos, y con personalidades políticas, asume un cariz de oposición y combate a todo lo que podía

oler a reinado social de Jesucristo y de su Iglesia, como por ejemplo su neta alineación en la guerra civil española, con el bando republicano, en abierta disidencia a las declaraciones de Pío XI y de los obispos españoles. El 14 de septiembre de 1936, en plena persecución religiosa en España, al recibir una peregrinación presidida por cuatro obispos de la península, declara Pío XI, entre otras palabras, sobre lo que acontece allí: “todo esto es un alarde de virtudes cristianas y sacerdotales, de heroísmos y martirios; verdaderos martirios en todo el sagrado y glorioso significado de la palabra” … “Sobre toda consideración política y mundana, Nuestra bendición se dirige de manera especial a cuantos han asumido la difícil y peligrosa tarea de defender y restaurar los derechos y el honor de Dios y de la Religión”, en abierta referencia al alzamiento nacional contra la República perseguidora (cit. en de la Cicogna, o.c. 889).
En Francia colabora con Mounier y con muchos revolucionarios anticatólicos, en nombre del “nuevo humanismo” (Cf. la obra de Corçao, y de la Cicogna, o.c. 888ss.; colaboró Maritain con las revistas “Esprit” y “Vendredi”, con liberales y socialistas, muchos abiertamente anticatólicos). Aún colabora en publicaciones seudo católicas, no obstante las advertencias y medidas de Roma para con las mismas por la postura alineada con el comunismo (“Sept”, publicación de los dominicos de París, abierta y cerrada en 1937 por indicación vaticana, y su sucesora en manos de laicos, “Temps présents”).

Otras obras: Les degrès du savoir ou distinguer pour unir (1932); Christianisme et démocratie (1943); Approches de Dieu (1953); On the Philosophy of history (1957); La philosophie morale. Étude historique et critique des grandes systèmes (1960); Dieu et la permission du mal (1963); De la grâce et de l’humanité de Jésus (1967); De l’Église du Christ (1970). Existe una edición Oeuvres complètes de Jacques et Raïssa Maritain (15 vols., Paris-Friburgo [Suiza] 1982ss.). Maritain recibió críticas de autores que escribieron polemizando contra su pensamiento en materia de doctrina política y social, y es en ese contexto de una general “disputatio” católica y tomista entre el así llamado “personalismo” y la doctrina tradicional del Bien Común y la Cristiandad, que se inserta, en 1945, la primera edición del libro del Padre Julio Meinvielle, De Lamennais a Maritain, publicado luego también en francés, traducción del padre Hervé le Lay (sacerdote francés benemérito que ejerció su ministerio en Argentina): Abbé Jules Meinvielle, De Lamennais a Maritain (La Cité Catholique, Paris, 1956) -habiendo aparecido antes en artículos sucesivos de los nn. 61 a 71 de Verbe-. Se inserta así egregiamente Meinvielle en la controversia donde intervinieron denunciando la errónea novedad de Humanismo integral celebridades como CHARLES DE KONINCK, con De la primauté du Bien Commun contre les personnalistes (Éd. de l’Université Laval, Québec; ed. Fides, Montréal Canadá, 1943, publicado también en español.: CHARLES DE KONINCK, De la primacía del Bien Común contra los personalistas. El principio del orden nuevo, Ed. Cultura hispánica, Madrid 1952, con una nota preliminar de Leopoldo Palacios), y LEOPOLDO PALACIOS, El mito de la nueva cristiandad (Rialp, Madrid 19511, 19522, 19533), y otros como A. FERNÁNDES, s.j., Jacques Maritain, As sombras de sua obra (Pernambuco 1941), P. MESSINEO, s.j., artículos en La Civiltà Cattolica (3 de marzo; 5 de mayo, 2 de junio y 7 de julio de 1956). En la polémica entablada intervino, ante la obra de Charles de Koninck, TH. ESCHMANN, O.P., “In Defense of Jacques Maritain”, en The Modern Schoolman (Saint Louis University, may, 1945) nº22, 183-208. Charles de Koninck respondió a su vez con un famoso y largo artículo, “In Defence of Saint Thomas: A Reply to Father Eschmann’s Attack on the Primacy of the Common Good”, en Laval Théologique et Philosophique 1945,

vol. I, núm. 2 (Ed. de l’universitè Laval, Québec, Canadá) 9-109. Maritain mismo respondió, sin conocer todavía esta segunda y definitiva intervención de De Koninck, con La personne et le Bien Commun (Desclée de Brouwer, Bruselas, 1946), pretendiendo ser acusado de cosas que no sostenía, o de interpretaciones falsas de sus posturas (cf. La Persona y el Bien Común, Buenos Aires 1968, 11-13; 18, nota 7; publica allí una conferencia dada en Roma el año anterior.), pero no se desdijo. Mas, como dice Enrique Díaz Araujo, “la obra de De Koninck, compuesta casi exclusivamente de transcripciones del Aquinate, era, de suyo, irrefutable para un tomista ortodoxo” (E. DÍAZ ARAUJO, Maritain y la cristiandad liberal, Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza 1999, 64). La última intervención de De Koninck no fué contestada. En el debate sobre Maritain y el liberalismo católico, Meinvielle continuó interviniendo y escribiendo. A raíz de una carta del P. Garrigou-Lagrange en respuesta al P. Meinvielle que le había enviado esta obra, se entabló un intercambio epistolar, publicado por Meinvielle: Correspondencia entre el Padre Julio Meinvielle y R. Garrigou-Lagrange, sobre Maritain; Respuesta a dos cartas de Maritain al R. P. Garrigou-Lagrange, O.P.. En italiano, Ennio Innocenti ha editado la primer obra del P. Julio Meinvielle, bajo el el título Il cedimento dei cattolici al liberalismo, con algunos apéndices que contienen artículos de otros autores. También del P. Julio Meinvielle, su obra más acabada sobre el maritainismo, Crítica a la concepción de Maritain sobre la persona humana. Señalamos también Un progresismo vergonzante (Cruz y Fierro, Buenos Aires 1967), y otros artículos publicados reunidos en El progresismo cristiano. Aunque la polémica estaba ya prácticamente cerrada y vencida del punto de vista del tomismo doctrinal, y a pesar de la urgente denuncia del peligro práctico para el cristianismo, Maritain ha obtenido sin embargo el triunfo –efímero como todo lo temporal- de la difusión y el consenso de la mayoría de la dirigencia incluso católica contemporánea, debido principalmente al favor de la dominante corriente liberal. Se puede decir que es el error más vigente y más difundido, y el más pernicioso entre los católicos contemporáneos, en gran parte por estar solapado y mimetizado con el liberalismo democratista del mundo moderno. El texto que presentamos: Es el de la 2ª. edición, en parte revisado y cotejado con la 1ª (1945). y con la 1ª. ed. francesa, pero aún no definitivo, se está trabajando en una edición crítica. Agregado de notas editoriales al final. Ediciones: De Lamennais a Maritain, Ediciones Nuestro Tiempo, Buenos Aires 1945, 389 págs. . - Segunda edición corregida y notablemente aumentada: Ediciones Theoría (Biblioteca de ensayistas contemporáneos), Buenos Aires 1967, 378 págs. En esta edición se agrega un capítulo comentando Le Paysan de la Garonne, el estudio sobre La declaración conciliar sobre la libertad religiosa y la doctrina tradicional, y un Apéndice con el estudio “El problema de la persona y la ciudad”, en: Actas del Primer Congreso Nacional de Filosofía, Argentina, Marzo-Abril 1949, sección Filosofía del derecho y la política, XI, 1898- 1907. Publicado en francés: De Lamennais à Maritain (quelques aspects de la philosophie sociale et politique de J. Maritain), La Cité Catholique, París 1956, 312 págs. - De Lamenais à Maritain, éd. Dominique Martin Morin (53290 Bouère), 2001, 317 p. Otras obras en que Meinvielle trata sobre Maritain :

-Crítica de la concepción de Maritain sobre la persona humana. Respuesta a dos Cartas de Maritain al R. P. Garrigou-Lagrange, O.P., Ediciones Nuestro Tiempo, Buenos Aires 1948, 385 págs. - Crítica sobre la Concepción de Maritain sobre la Persona Humana, Buenos Aires: Edic. Epheta, 1993. - En italiano se ha publicado: Il cedimento dei cattolici al liberalismo: critica a Maritain, con aggiunta di tre testi di autori italiani, prima edizione italiana (fuori commercio) a cura di Don Ennio Innocenti, del Clero Romano, traduzione di Maria Pia Ciampa, Sacra Fraternitas Aurigarum in Urbe, Roma 1991, 390 págs. -Correspondance avec le R.P. Garrigou-Lagrange a propos de Lamennais et Maritain. Traduit de l’espagnol. Ed. Nuestro Tiempo, Buenos Ayres 1947. -Respuesta a dos cartas de Maritain al R.P. Garrigou-Lagrange, o.p. Con el texto de las mismas. Ed. Nuestro Tiempo, Buenos Ayres 1948. -Qué saldrá de la España que sangra, Asociación de los Jóvenes de la Acción Católica, Buenos Aires 1937, 85 págs.; 2ª ed. Sol y Luna. -El Progresismo Cristiano, Buenos Aires: Cruz y Fierro, 1983. Donde se recogen y se reeditan varios artículos y obras anteriores. Arturo Ruiz Freites *****

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful