You are on page 1of 4

EL PERSEGUIDOR 150OK.

qxd

16/07/2013

19:10

PÆgina 1

Número 150 Domingo, 19 de mayo de 2013

El perseguidor
ROSARIO VALCÁRCEL (*) El mundo existe para llegar a un libro (Mallarmé) Igual que la literatura ha sido siempre una fuente inagotable para el cine, los escritores también se han visto atraídos por ese sentimiento que provocan las fiestas populares. Se han visto atraídos por todo lo que gira alrededor de ellas. Por su seducción pasional y su emoción. Eso es lo que le ha ocurrido a Luis León Barreto. Él como muchos de nosotros soñaba con acudir el lunes de carnaval a la Fiesta de Los Indianos, con verla de cerca, con pasear por la calle Odaly, la Avenida Marítima de Santa Cruz de La Palma, la Alameda. Y aunque tardamos años en verlo en carne y hueso. Lo conseguimos. Y se sintió tan atraído por el hechizo, la historia y todo el arte que gira a su alrededor, se sintió tan atraído por la explosión de alegría, las vivas, los ritmos de los sones cubanos, los polvos talcos que no dejamos de agitar, que le sirvió a nuestro autor de musa para crear una crónica alegre, una novela que gira alrededor de un personaje, una chica llamada Moneyba Castro que con su atuendo de encaje, su pamela y su sombrilla se divierte en la Fiesta de los Indianos entre personajes dotados de ritmo y color, entre la euforia del baile y la efervescencia contagiosa de La Negra Tomasa. El personaje principal del Carnaval ideado por el palmero Víctor Lorenzo Díaz Molina; Sosó que regutenía prohibido el relajo en aquellos días en que, exhibiendo una provocativa mazorca entre los muslos, los hombres se tambaleaban por el vino de tea e intentaban librarse de los municipales.” Carnaval de Indianos refleja la alegría multitudinaria, las libaciones desenfrenadas para sofocar el instinto de supervivencia. Irradia ese deseo profundo de renacer, que implica morir para volver a nacer. Muestra Los deseos de algunos personajes que laten sin haberse cumplido, porque el infierno de los creyentes existe. Refleja la fiesta, la verbena, el carnaval de los “polvos talcos” y nos ofrece una misma interpretación, una comunicación en la que los personajes se blanquean la piel y se metamorfosean por un día, recordando los rituales de los cubanos ñáñigos. Pero también según lo que José Viera y Clavijo nos manifestó en su poema Los meses: “Todos son juegos, chanzas, diversiones / Ya arrojan al cabello limpios talcos / ya al pulcro rostro harina y almidones / ya la agragea a la pulida espalda” Algunos de los personajes del Carnaval de Indianos igual que la vida misma, renuncian a sus preocupaciones y angustias, a sus prejuicios y expectativas, a la moral, a las creencias, simpatías y fobias. Porque quizás los Indianos han sido seres como los que cita Borges, del octavo libro de la Odisea, que tejieron desdichas para que a las futuras generaciones no les faltaran algo que cantar. Unos personajes que intercambian bromas, aplauden cantan, lanzan polvos, se divierten porque al fin y al cabo no somos más que ceniza en la ceniza. Una fiesta sin categorías sociales y sin fronteras, una fiesta que todo lo iguala y que establece la ilusión, el espejismo, las sombras y las luces de miles de hombres que tras hacerse con cierta riqueza, llegan a su tierra, y ante sus antiguos paisanos –que seguían siendo campesinos- hacen ostentación de

CARNAVAL DE INDIANOS
Portada de Carnaval de Indianos, de Luis León Barreto.
larmente llega a la Plaza de España con ese don innato que posee para hechizar la fiesta que flota en medio de una multitud que se agolpa entre sus calles, que vibra entre densas nubes de polvo que semejan a una hoguera. Carnaval de Indianos nos ofrece la relación de una historia que contiene implícitamente otras historias con una galería de figuras relevantes como el poder del clero y de las clases nobles que coexisten con el pueblo llano. Personajes maternales como Mama Coralia, celosos como Albany, inmorales, cínicos, paganos y descarados como D. Aristóteles Marante inclinado al deseo. A ese deseo que explosivo, desaparece cuando se ve satisfecho: “Hasta de los caseríos de los montes vendrá el gentío, incluso del norte de los cultivos perdidos acudirá Nisbelio, dicen que bisnieto de don Aristóteles Marante, más conocido por El Arrogante, el que se atrevió a disfrutar cuatro mujeres bajo el mismo techo. Era altanero y a sus damas les riqueza. Carnaval de Indianos manifiesta las ansias desbordadas y la plenitud sensual, la añoranza de las pasiones que aún arden y el resplandor del ocaso que sigue restallando. Es cierto que Luis León Barreto ha estado lejos de la isla, de las ausencias, pero nunca ha perdido eso lazos de su tierra, esos lazos que son capaces de perdurar a través del tiempo y del espacio, por eso superada la madurez desanda sus pasos en la búsqueda de otros campos elíseos, en las crónicas del sueño y las mezcla con las magias de la ficción, con el canto jubiloso, con la alegría de vivir y el goce de la vida, con el Carpe Diem y crea Carnaval de Indianos. (*) Luis León Barreto, acompañado de Rosario Valcárcel, presenta Carnaval de Indianos este martes, 21 de mayo, a las 19 horas en la librería La Isla, en Santa Cruz de Tenerife.

EL PERSEGUIDOR 150OK.qxd

16/07/2013

19:10

PÆgina 2

2 El perseguidor

Domingo, 19 de mayo de 2013

ELENA MORALES (*) Después de intensos meses de mucho esfuerzo y trabajo como editora, tengo el placer de anunciarles que sale a la luz, en Ediciones Idea, la colección Somos solidarios, que se compone de los tomos Minitextos comprometidos, Minitextos para sonreír y Minitextos de amor y lujuria. El Cabildo de Tenerife ha acogido la presentación de esta trilogía, que tendrá lugar el próximo miércoles, 22 de mayo, a las 19:00 horas, en el salón de actos de TEA Tenerife Espacio de las Artes (Avda. de San Sebastián, 10) en Santa Cruz de Tenerife. El acto contará con las actuaciones estelares del cuarteto teatral Abubukaka y se cerrará con la interpretación de varios temas del cantautor Dave Santos. En la colección Somos solidarios conviven autores consagrados con otros que gozan de una amplia trayectoria y muchísimos otros que dan sus primeros pasos en el complicado mundo de la edición. En total son 87: Jesús Abreu Luis, María Afonso, Paco Alcaraz, Lucía Arenas Pastor, Rosa María Arriaga Rodríguez, José M. Balbuena Castellano, Davit Benavent Cuquerella, Miguel Ángel Brito, Julio Caballero, Guillermo A. Cabrera Moya, David Cabrera, Roberto Cabrera, Rosa María Carpentieri Pérez, Francisco Concepción Álvarez, Cristina Covo Gómez, Alba Isabel Crisóstomo Siverio, Acerina Cruz, Carmen de la Rosa, María Teresa de Vega, Severo Díaz Casanova, Gregorio Duque, Agustín E. Díaz-Pacheco, Carlos J. Eguren, Fernando Fábregas, María Inmaculada Fariña Pérez, Paquita Fernández, Pedro Flores, David Galloway, Aquiles García Brito, José Manuel García Esteban, Covadonga García Fierro, Juan Manuel García Torres, Ignacio Gaspar, Eduardo González Ascanio, Javier González de Durana, Yurena González Herrera, Ignacio González Martínez-Pais, Fátima Guedes Alonso, José Luis Guijarro Ríos, Antonio Gutiérrez Pérez, María Gutiérrez, Javier Hernández Velázquez, Cristo Hernández, Gregorio Javier Hernández, José Miguel Izquierdo Jorge, Manuela Jiménez Parrondo, Ana Joyanes Romo, Ángeles Jurado, Luis León Barreto, Francisco Lezcano Lezcano, Elsa López, Cathaysa Marrero Pérez, José Marrero, Félix Martín Arencibia, Dácil Martín López, Isa Martín Salazar, Antonio Martín Sosa, Isabel Medina, Xavier Méndez i Alavedra, María Mercedes Morales Méndez, Marina Murai, Nuria Neida, Pedro Jesús Padilla Afonso, Juan Jesús Pérez García, Mª Isabel Pérez González, Diego I. Ramírez Gz., Tania Ramos Morales, Ángelo Reforzo, José Rivero Vivas, Balbina Rivero, Nieves Rodríguez Rivero, Carmen Marina Rodríguez Santana, Arima Rodríguez Vega, Silvia Rodríguez, Lucía Rosa González, Víctor Rufino Núñez, Manuel Salas Iglesias, Elena Sánchez Hernández, Olga Rosa Servando González, Andrés Servando Llopis, Enrique Tremearne Bonilla, Rosario Valcárcel,

SONRÍE, COMPROMÉTETE CON CAUSAS JUSTAS, ENAMÓRATE

Portadas de Minitextos comprometidos, Minitextos para sonreír y Minitextos de amor y lujuria.

Belén Valiente, Verónica Villa Benito, Inmaculada Vinuesa Suárez, Juan Yanes. Portadas.- Las imágenes de las portadas de cada uno de estos libros están inspiradas en tres impactantes cuadros del artista surrealista René Magritte: La gran familia (1947), El arte de vivir (1967) y La filosofía en el camarín (1947). Se trata de reinterpretaciones digitales que realicé –especialmente para esta trilogía y de modo totalmente altruista– con el apoyo de la diseñadora Aliki Caudevilla, quien también ha colaborado en el diseño del blog con el que nos damos a conocer (http://somossolidariosminitextos.blogspot.com.es/) Somos solidarios.- Somos solidarios porque ahora más que nunca debemos unirnos y ayudarnos. Porque soldando nuestras ideas, nuestra vitalidad y energía seremos más fuertes, porque sin solidaridad no puede existir progreso. Por eso vamos a destinar íntegramente las ganancias correspondientes al conjunto de los derechos de autor (tanto el referido a las portadas, como a los prólogos como los microcuentos de los 87 autores participantes) al apoyo de causas humanitarias y fines sociales justos; todo ello a través de las donaciones de estos importes a las ONG: Cruz Roja Española, Amnistía Internacional y Ayuda en acción. Pues cuando

ayudamos a los demás y lo hacemos convencidos, en realidad, nos estamos ayudando a nosotros mismos. Minitextos para sonreír.- Quiero sonreír siempre. O, mejor, reírme a carcajadas y hasta que me duela la tripa. Sonreiré pase lo que pase. Y si me veo enredada en alguna situación que no me lo permita, sonreiré educadamente y con amargura, e intentaré que el drama dure lo menos posible. Humor y minificción pueden ir íntimamente unidos. Ambos requieren agudeza, inteligencia, sabiduría, chispa, imaginación, capacidad de síntesis y de lograr hermanar —sin que apenas se note— poema, chiste, adivinanza, fábula, sentencia filosófica, bestiario, e, incluso, anuncio… El volumen Minitextos para sonreír ha sido pensado para que te contagies de nuestras sonrisas, para que estires y alargues al máximo los músculos que rodean la boca de tu cara, porque sonreír no es tan difícil y sus beneficios, inmensos, y porque el humor es una válvula de escape infalible, la mejor tabla de salvación ante la realidad más cruel. Minitextos comprometidos.- Si te miras en el espejo de la literatura comprometida, encontrarás valores loables, comportamientos imitables desde el punto de vista ético; hallarás respeto, sensibilidad,

empatía. Disfrutarás de ficciones colmadas de alma y vida; te enfrentarás a sucesos, gestas, anécdotas y hechos de los hombres y no de fragmentos de la Historia. Hallarás también un uso adecuado y riguroso del lenguaje, porque el primer compromiso del autor debe ser con su propio estilo. Los coautores de este libro ironizan sobre el consumismo compulsivo y desorbitado, expresan su disconformidad con las desigualdades entre el norte y el sur, enaltecen a la naturaleza y a sus leyes, protestan por las nefastas consecuencias del cambio climático en el planeta, critican las prospecciones petrolíferas, denuncian la violencia de género, rinden homenaje a víctimas de catástrofes, glorifican sentimientos como el amor o la amistad, abogan por la cultura, visibilizan a los invisibles, claman justicia y conciencian de la necesidad de «actuar» cuanto antes para dejar un mundo mejor. Este libro ha sido creado para despertar conciencias, poner el dedo en la llaga y convertir la palabra en un arma capaz de fulminar la ceguera de los que no ven. En él encontrarás textos comprometidos, sí, pero también textos ricos en recursos, y todos ellos presentados en pequeñas cápsulas, como una medicina para el alma sin efectos secundarios. Minitextos de amor y lujuria.- Los autores de la obra Minitextos de amor y lujuria han dejado patente sus capacidades para imprimirle peso a lo efímero y seducirnos con sus sellos personales; han sabido disparar en el momento justo para eternizar el susurro más cálido o el aliento ardiente. Porque la literatura de amor y voluptuosidad no está reñida con la microficción. Sexo bajo el sol, sueños de sirenas desnudas, fatalidades de individuos alcanzados por las flechas de Cupido; minifaldas y zapatos de charol rojos, perfúmenes que dejan huella, princesas sin príncipes azules, besos en el parque, frenesí con tormenta, citas y caricias robadas, gestos de color carmín, tatuajes que dialogan, crisis de histeria, relaciones incestuosas, sacudidas, nervios, delirio... Amor y lujuria, sí, pero también: desamor, ruptura, injusticia, celos y todo ese complicado enjambre de sentimientos que giran alrededor del amor, el desamor, la sensualidad y el erotismo. Contágiate del frenesí de esta orgía de minitextos que huele a albahaca, canela y muchos otros afrodisíacos; olvídate del pasado y del futuro y deja volar tu imaginación hasta que alcances —como diría Osho— «la eternidad de la existencia» en el «instante del amor». Este tercer volumen se compone de pequeñísimas pero efectivas flechas dirigidas directamente al centro de tu corazón: dardos de plumas blancas que te permitirán sumergirte en placeres prohibidos y tabúes insospechados. En definitiva, sonríe, comprométete con causas justas y enamórate de estas tres obras, editadas mucho cariño y entusiasmo para todos los lectores que deseen acercarse a sus páginas. (* ) Elena Morales es doctora en Bellas Artes, escritora y editora

EL PERSEGUIDOR 150OK.qxd

16/07/2013

19:10

PÆgina 3

Domingo, 19 de mayo de 2013

El perseguidor 3

Algunas de las piezas que componen la exposición Retos al vacío, de María Belén Morales, y que se expone en TEA Tenerife Espacio de las Artes hasta el 19 de mayo.

LAS FORMAS DEL VACÍO
ANGÉLICA CAMERINO PARRA La exhibición Retos al vacío de María Belén Morales se mantendrá abierta al público hasta el día 19 de mayo, en TEA Tenerife Espacio de las Artes. Esta muestra, comisariada por Ana María Quesada, hace un recorrido por la dilatada trayectoria de la escultora. Sobre la exposición se vienen desarrollando actividades didácticas y de reflexión dirigidas a todo tipo de público, con el fin de dar a conocer la relevancia de su obra dentro del panorama artístico regional. Desde que María Belén Morales (Santa Cruz de Tenerife, 1928) se iniciara en el campo de la escultura, a finales de la década de los años cuarenta, ha merecido diversas distinciones a su amplia trayectoria tanto por su labor como artista, como por sus numerosas iniciativas culturales en el ámbito insular; entre otros, el Premio de Honor por Aeroevasión en la I Bienal Regional del Deporte en el Arte (Gran Canaria, 1971) o la Distinción Honorífica del Instituto Canario de la Mujer del Gobierno de Canarias (2005). Además, en 1998 ingresa en la Real Academia Canaria de Bellas Artes de San Miguel Arcángel. La obra de María Belén Morales ha atravesado varias fases: la primera etapa escultórica se encuentra relacionada con lo figurativo y su participación activa en el grupo Nuestro Arte, durante la década de 1960. La siguiente, podría se enmarca dentro de una abstracción que se nutre de las formas y soluciones orgánicas, para luego desembocar en otra etapa de un marcado carácter geométrico propio de su madurez. Retos al vacío representa la evolución de María Belén Morales en más de cincuenta años de trayectoria, aunque el catálogo de obras de la artista seleccionado para la muestra parte los años setenta, cuando su trabajo da un vuelco hacia una sorprendente tentativa de espacialidad, desprendiéndose de su apego a la figuración. La exposición se encuentra distribuida de forma coherente en cinco salas, que nos permiten comprender la evolución de su lenguaje y expresión escultóricos en torno al juego entre las oquedades y los volúmenes. En todos los trabajos de María Belén Morales encontramos alusiones al espacio natural y al tiempo en el que le tocara vivir, como podemos observar en la serie Aeroevasiones (1973), cuyo contraste de formas curvas y puntiagudas evocan la llegada del hombre a la luna. También se encuentra la serie Formas del silencio (1981), perteneciente a la colección BBVA, en la que la escultora construye complicados volúmenes en madera y metal de una gran “sencillez, pureza y cohesión formal”, según palabras de Fernando Martín Martín, que desafían el vacío adoptando la horizontalidad de sinuosas formas aéreas. En otra de las secciones encontramos la serie Atlántica compuesta por piezas de colores vivos,

con ángulos pronunciados y formas irregulares que aluden a la particular orografía del paisaje canario. La distribución de las piezas en el amplio espacio de esta sala plantea un interesante juego que invita al espectador a contemplarlas activamente ya que, al rodearlas, puede apreciar las diferentes formas que adquieren las esculturas según la posición que se asuma y según la incidencia de la luz. También podemos apreciar varios ejemplos de otras líneas trabajadas por María Belén Morales: esculturas de pequeño y mediano formato y collages. Destacan de esta sección las denominadas Bisagras (1994), en las que el vacío se crea subyace a los vectores y resquicios que invitan al espectador a penetrar en ellas, en diálogo con otras de la misma artista instaladas en jardines públicos de este Centro de Arte concebido por los arquitectos suizos Herzog & De Meuron. Asimismo, es de suma importancia la sala documental que recrea mediante cajas de luz, fotografías y varios vídeos el taller de la escultora, para decirlo con palabras del escritor Mariano Vega Luque, “ese imprescindible lugar en el que contemplar las distintas etapas de su incansable actividad”; y donde, también, se proyecta un vídeo que muestra las obras de María Belén Morales exhibidas en diversos espacios públicos de Canarias. A través de esta atractiva muestra exhibida en TEA Tenerife Espacio de las Artes, “Retos al vacío” podemos comprobar la coherencia en los planteamientos estéticos y estilísticos que subyace al desarrollo artístico de María Belén Morales, una obra caracterizada por el contraste entre la densidad de las formas y su ausencia, la preponderancia de los ejes verticales, la angulación y los juegos con lo aéreo; es decir, por esos espacios carentes de materia que retan constantemente al vacío, “formas que se atan o se desatan en silencio” –subraya el poeta y crítico José Corredor Matheos-, que “no nos fuerzan exactamente a entender, sino a participar en un conflicto o en la resolución del mismo”.

os ojos de gata. La mirada curiosa, intrigante, luego comprendes que hay timidez y preguntas. El cuerpo como una palmera, una torre, una escalera hacia el cielo. Las manos infinitas, todo belleza. Las manos creadoras, hacedoras. Nadie mueve un cigarrillo con la elegancia que ella lo hace. Nadie mira como ella, los ojos y las manos, la madera, el metal, el fuego. Pero ella es agua también y aire. Hace años, siendo un adolescente, acompañé a mi amigo Félix Francisco Casanova a un recital de poesía en el que él participaba y que organizaba la escritora Pilar Lojendio. Allí estaba ella, discreta, pero con una presencia que destacaba entre el público. Al finalizar le pregunté a Félix quién era aquella mujer tan especial, con cara de diva italiana, parecida a Silvana Mangano, una llama en un bosque. –Es la madre de Marilén y es escultorame dijo. Después de aquel encuentro empecé a

L

OPINIÓN
Por Alfonso

Delgado

María Belén, escultora
interesarme por su obra que, desde el principio, me pareció fascinante, de una modernidad inusitada. Luego coincidimos muchas veces en inauguraciones de exposiciones y recuerdo, especialmente, una noche divertidísima en casa de Enrique Lite, después de la presentación de los libros de poemas de su hija Belén Castro y de Enrique Otazo. Sólo anécdotas. Lo importante es la artista,

la escultora que mira y anda como una gata, que, a lo largo de los años, ha construido una obra de una pureza total. Para conseguirlo ha trabajado incesantemente. Su obra me impresiona, me sobrecoge por su fuerza, limpia, diáfana, hermosa siempre. Posiblemente, sea una de las más grandes en la escultura contemporánea, comparable a Louise Bourjois, que fue reconocida sólo en el último trayecto de su vida. Pero nuestra escultora nació y vivió lejos del continente, en Tenerife. Creo que no se le ha reconocido plenamente su valía, es una joya rara, una mujer magnífica. Nadie le pudo prohibir ser artista, a pesar de los ninguneos y los egos superlativos de tantos mediocres. Su obra puede verse todavía en una magnífica exposición en TEA que lleva por título Retos al vacío. Corran a verla, no se la pierdan. La mujer felina, la escultora, la maestra, la persona, la artista, se llama María Belén Morales.

EL PERSEGUIDOR 150OK.qxd

16/07/2013

19:10

PÆgina 4

4 El perseguidor

Domingo, 19 de mayo de 2013

EL VUELO DE ÍCARO /COORDINACIÓN: CORIOLANO GONZÁLEZ Montañez
Número: CCXXIX

POEMAS DE LA PIEDRA HABITADA
RICARDO HERNÁNDEZ BRAZO Veo mi mano en la mano de este niño en el coche que arrastra por el muro sobre una carretera imaginaria tendida de mis años a sus años. Siento vibrar las ruedas en el roce de las losas mil veces recorridas, las grietas, los perfiles familiares, los viejos caminitos de cemento trazados en un juego que aún no acaba. Mi cara es hoy la cara de este niño sumido en su destiempo, embarcado en un viaje cuyo brillo me alcanza: en el mismo poyo del mismo patio dos ávidas infancias superpuestas sobre la eterna infancia de la piedra. **** Exhumamos el pulso de la piedra, el aura sepultada entre cascotes de un ajuar expoliado por la ruina. Quisimos apropiarnos el azogue del basalto pulido, retener el temblor de su óvalo perfecto, el tacto de las yemas que forjaron su médula de luz, su opaca transparencia. Ávidos de tesoros y misterio, compartimos por turno su custodia, hasta que al fin, muerta la novedad, una madre celosa de su orden volvió al polvo la piedra, su exacta redondez, su cálida tersura, toda aquella belleza codiciada que sólo en el destiempo poseímos. **** Cesaba el vendaval y aún caían los frutos de mi padre, caían de su sangre magullada, de sus manos venidas a mis manos, llamándome a palpar por él, a adentrarme en el daño, a medirme en la criba de los vientos. En sus ojos hincados vi de cerca la sombra aniquilada y, cada vez, erguido ante el estrago, vi su pulso creyente afirmarse en la pega, doblegar en la eterna sorriba la memoria del hambre, los tercos malpaíses del origen. **** Se hace carne la piedra, el lajial esculpido en la sorriba. Malpaís desbravado, fervoroso ahechamiento para el arraigo. **** Pared sobre pared, así fundar la sombra. Atrincherar la fe en el trillo del viento. **** El orden de la piedra en el majano, su tensa geometría en equilibrio. Aspereza domada, espaldera del viento, abrigo de la siembra, tendal para los frutos. **** Cala la bruma en la pedrera. En su sombrío hondo el goteo. **** Tras la lluvia el perfume, la hinchazón de la piedra, la salva de verdor en los resquicios. **** Alza la vista al fin de la faena y ve la luz licuarse en la pendiente, descender por el lomo de la isla, anegando bancales, fundiendo los perfiles, venciendo la estrechez ladera abajo, hacia el llano del mar, hacia el azul sin linde. **** Fuimos para la tierra, como árboles de acuerdo al color de estaciones y celajes de lluvia. Necesidad aquella: otro el pulso, otra la medida. **** El camino entullado, desmigadas las cercas, en las ramas el fruto. Se ha alejado la mano de estos campos, se ha mudado de hambre. **** Campo baldío. Sobre la era el aire avienta el aire. **** La casa en ruinas, los objetos dejados de la mano, los muros demorando su desplome, y aún allí, camuflada en su herrumbre, tras el umbral que sólo el aire cruza, como un resto de orden, en el dintel, la llave. **** Ricardo Hernández Bravo (El Paso, isla de La Palma, 1966). Es licenciado en Filología Hispánica y profesor de Lengua y Literatura en Enseñanza Secundaria. Ha editado los libros de poesía El ojo entornado (1996); En el idioma de los delfines (Premio Julio Tovar1996) (1997) y El aire del origen (poemas 1990-2002) (2003). Sus dos últimos poemarios, La tierra desigual (2005) y Alas de metal (2008), son fruto de la colaboración con los pintores Hugo Pitti y Graciela Janet. Como narrador ha publicado Siete cuentos (1997), libro que recoge sus relatos premiados en diferentes certámenes. Figura en las siguientes antologías poéticas: De Canarias a Marsella, edición bilingüe de los Cuadernos del Ateneo de La Laguna y la revista Autre Sud de Marsella (2002); Poetas canarios en Buenos Aires (2009), Poesía canaria actual (A partir de 1980) (2010) y Poetas de una sola isla. El grupo de La Palma (1990-2011) (2012). Selecciones de sus poemas han aparecido asimismo en periódicos y revistas literarias como Azul, La fábrica, Casatomada, Paralelo Sur y Ágora, entre otras.