You are on page 1of 1

wan16_madrid.

qxp

16/06/2007

22:27

PÆgina 7

junio de 2007 /

w anafrica

entrevista
Dayon Doiz:
Por Francisco Estrada / Foto de Elizabeth Maldonado

"LA PALABRA INMIGRANTE

NO EXISTE PARA NOSOTROS"
Dayon Doiz, conductora del programa musical La bilirrubina, no sólo muestra frescura y sensualidad a través de la pantalla de televisión. Su visión de una Barcelona inclusiva y multicultural, la hace protagonista de una propuesta única en la señal abierta, donde todos los géneros musicales son importantes.
No estábamos en aquel barrio que tanto le gusta, el Raval, pero sí por ahí cerca. Y el punto de encuentro no fue muy original, pues escogimos el café Zurich de plaza Cataluña. Sin embargo, la melena afro y cálida sonrisa de esta afrodescendiente venezolana destacaban entre toda la gente que también se encontraba esperando al 'amigo que nunca llega puntual'. Dayon, por supuesto, fue puntal. ¿Cómo te iniciaste en la televisión en Barcelona? Desde que llegué me propuse trabajar en cosas que me gustaran, y hoy puedo decir que lo logré. Primero comencé animando fiestas durante el verano en discotecas, aprovechando que venía de la danza contemporánea: "Ven, ven, ven... (Comienza a mover los hombros y a señalar con el índice). Me divertía porque eran cosas con las que nunca pensé que se podría ganar uno la vida. Luego empecé a agarrar el micro y para hacer bailar a la gente, entrando en lo que es la animación. ¿Y ahí te descubrieron? No, porque de ahí pasé a salones donde sólo se bailaba salsa, que es la música que más me gusta. Yo seguía con el micro y es en ese lugar que me dijeron sobre la posibilidad de presentar un programa de concursos. Eso fue tremenda escuela porque eran dos horas improvisando. El secreto era hacer lo que se me ocurriera... hasta locuras. Por eso la gente lo seguía y ahora lo extraño. Luego vino tu programa La bilirrubina... Ahí llegué porque había que sustituir un programa en el horario nocturno. van despegados del suelo. Al final tuvimos que explicarle que en Venezuela esa era imposible, porque los esclavos bailaban con el grillete puesto. Él se sorprendía y nos decía que el baile era libertad y hacia afuera, y nosotros le dábamos la razón, aunque insistíamos que también se podía ser libre cerca de la tierra. Era super divertido por nuestras lecturas tan distintas. ¿Música, danza... siempre has estado ligada al arte? Ahora sólo bailo salsa estilo cubano casi profesional, pero en Venezuela estaba más centrada en la danza y en el trabajo social, que es otra vocación y mi carrera. Allá colaboré con jóvenes en cárceles y en situación de riesgo. Siempre he intentado unir el arte con el trabajo social, cosas que parecían difíciles de unir, pero de alguna forma lo estoy haciendo y estoy más tranquila con la vida. Cuéntame de la escenografía de tu programa. Es muy particular porque es super anaranjada. Intentamos recrear una terraza del Raval, porque una de las cosas que más me llamó la atención de Barcelona fue que la gente llegara a las fiestas de estas terracitas casi sin conocerse y siendo de todos los lugares. Es lamentable que eso no sea parte de las noticias. ¿Como resumen, a quiénes convocas para La bilirrubina? Es un espacio de difusión abierto a artistas. Todo lo que falte es susceptible de ser incluido. No es más que lo sugieran y listo. Intentamos invitar a las personas que están haciendo una labor interesante en la ciudad. Yo no tengo ningún prejuicio de poner un videoclip de Calle13, además que no tenemos pretensiones intelectuales, que es donde a veces nos perdemos, tanto en el tratamiento de la música como en otros aspectos. Yo quiero estar en contacto con la gente. No tengo problemas con el reggaeton, aunque yo prefiero bailar salsa. Horarios: En el Canal Latino, puede ver La bilirrubina los sábados, de 10:15 p.m. a 11:55 p.m. El nuevo programa de Dayon, Frecuencia Latina, va de lunes a viernes, de 1 p.m. a 3 p.m.

Y como tuve una buena audiencia, me dieron un espacio para hacer algo a mi gusto. Al final, lo que trato de hacer es mostrar cómo yo vivo esta ciudad, su multiculturalidad, lo que ofrece la ciudad más allá de los artistas que son pura imagen. Y no sólo invitas latinos, también africanos. Todo lo que refleje la Barcelona mestiza. Puede que sea un término rayado,

nombre de mi productora. Yo siempre tengo muy presente la línea africana en el programa, porque desde Venezuela siempre he tenido conciencia de ser afrodescendiente. Y no presento a su música como algo raro, sino como la madre de todos los géneros musicales. Por ejemplo, hemos tenido a Nino Pasonino Gallisa, Octavio Sana (Guinea Bissau), Serdinho, Bino Barros (Cabo Verde) y vídeos de Papa Wemba, entre otros. ¿Cómo sientes que es la música africana? La que hasta ahora he escuchado es muy bonita porque te lleva a estados de tranquilidad. Todo lo contrario a la muisca afrovenezolana, que es muy hacia arriba y muy 'pom-pom-pom'. Con la música africana he pasado momentos de tranquilidad, contemplación, nostalgia... Toda la gente que ha venido al programa vive acá, son como cantos que miran hacia atrás. Siempre les digo entre bromas que, cuando vienen, nos dejan tranquilos, con paz. ¿Y con la danza? Tengo una anécdota. Yo también hice danza afrovenezolana, y cuando íbamos a montar un espectáculo, llamamos a un bailarín africano. A cada rato teníamos que decirle 'no, debes bailar con los pies pegados al piso'. Él no entendía, porque en África los pies

"Trato de mostrar cómo vivo esta ciudad, su multiculturalidad, lo que ofrece la ciudad más allá de los artistas que son pura imagen"
pero la idea es que pasen todos los géneros de esta ciudad, donde lo más importante no es la nacionalidad. Es más, a veces ni preguntamos de dónde es la persona y sólo hablamos de su música, de lo que hace acá. Yo no tengo grandes estudios sobre África, aunque con honestidad y pureza trato de reflejar y estar en sintonía con la gente que nos ve. Mi intención no es sentar una cátedra sobre África El lema de tu programa es... Aquí cabemos todos, que también es el

7