You are on page 1of 1

wan16_madrid.

qxp

16/06/2007

22:27

PÆgina 5

junio de 2007 /

w anafrica
inmigración

En el Día del Trabajo:
Por Francisco Estrada / Foto de Elizabeth Maldonado

Marchando por nuestros derechos
Ni la lluvia más fuerte pudo con la marcha convocada por la Unión General de Trabajadores (UGT) y la Confederación Sindical de Comisiones Obreras (CC.OO.). También se obtención de documentación: "Para lanzaron arengas a favor de los derechos de los trabajadores inmigrantes. las personas que no tienen papeles,
conseguirlos es prácticamente imposible. Esto condena a la gente a buscarse la vida marginalmente, y no siempre honradamente". Abdellatif, de Marruecos, quien lleva laborando en España desde 1988, tiene ahora un buen puesto de trabajo. Cuando apagamos la grabadora, manifestó su indignación con respecto a las personas que no se unen a las marchas por una actitud fatalista: "Cuando pronostican lluvia, dicen que no marchan porque lloverá; pero cuando sale el sol, dicen que tampoco porque hace mucho calor... Es increíble". A diferencia de ese pesimismo que Abdellatif denuncia, y que podría calificarse como pusilánime, él hace sus reclamos: "Como inmigrantes tenemos muchos deberes, pero no derechos. Es preocupante la alta siniestralidad que sufrimos en algunos sectores". Casi al finalizar su intervención, Josep María Álvarez lanzó una arenga a favor del derecho a voto para los inmigrantes, "porque no hay ciudadanía sin derecho a voto". Curiosamente, este último reclamo fue uno de los que más aplausos generó. En resumen, se trató de una tarde que sirvió a todos quienes se respetan y sueñan con un mejor futuro laboral tanto para ellos como para sus "companyes y companys" (compañeras y compañeros).

Por los derechos del trabajador y por el voto inmigrante.

"FACI SOL O PLOGUI MOLT, EL SINDICALISME ES MOU (Haga sol o llueva mucho, el sindicalismo se mueve)", dijo el secretario general de la Unión General de Trabajadores, Josep María Álvarez, una vez que la caravana (2 mil personas) se detuvo al pie de la catedral, en el barrio Gótico. Al parecer, la lluvia había cesado definitivamente, pues un fuerte aguacero puso en peligro la manifestación. En medio de una ambiente lleno de optimismo, los manifestantes habían llegado al lugar al ritmo de cadencias

brasileñas. Entre los dirigentes presentes estaba el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, quien reconoció la importancia de los trabajadores inmigrantes, "quienes han ayudado a hacer de Barcelona la gran ciudad que ahora es". A pesar del buen ánimo, las motivaciones de la marcha eran muy serias, aunque enmarcadas por globos rojos del Partido Socialista Catalán y otros grupos que se unieron a la marcha, como ICV y ERC. Durante la marcha pudimos conver-

sar con algunos trabajadores provenientes África, como Prince, de Nigeria, e Idrissa, de Senegal: "Como trabajador y sindicalista que soy, siento que debo estar acá. A mi juicio, lo más preocupante es la precariedad laboral y los accidentes", manifestó Idrissa, quien con 20 años en España, dice sentirse totalmente adaptado, aunque no por eso deja de ser solidario con sus compañeros. Por su parte, para Cisse y Aly, de Mauritania, el principal problema de los trabajadores inmigrantes es la

Funerales islámicos:

"Nos adaptamos a las necesidades de los nuevos ciudadanos"
El flamante Centro de Recepción de Difuntos Islámicos de Catalunya está a disposición de todos quienes profesan la religión musulmana y que desean honrar a sus seres queridos en un lugar especialmente edificado para ellos.
Por Francisco Estrada /
NO ES UNA REFORMA NI UN ACONDICIONAMIENTO. Es un espacio que fue concebido especialmente para atender los requerimientos de la comunidad islámica asentada en Cataluña. Según indica Marta Aladrén i Ribas, directora de comunicación de Serveis Funeraris de Barcelona, este recinto de 170 m² fue construido porque "nos adaptamos a las necesidades de los nuevos ciudadanos". En este caso, a los nuevos barceloneses que profesan la religión islámica. Ubicado en el Cementerio de Montjüic, esta edificación cuenta con tres secciones principales. La primera de ellas es una sala para difuntos, con una mesa de aluminio que permite lavar y acondicionar el cuerpo según los rituales islámicos. Del mismo modo, para poder acceder a este espacio hay una sala de transición, donde pueden purificarse quienes procederán a preparar el cuerpo. La última sección es una amplia sala con capacidad para 100 personas, la cual sobresale por su sobriedad, algo que la tradición islámica recomienda. Lo que sí destaca es la forma en que la luz natural es aprovechada, lo cual brinda una adecuada sensación de tranquilidad al lugar. ¿Pero por qué un espacio especialmente diseñado para los musulmanes? Aladrén i Ribas explica que en el otro tanatorio donde ofrecían este servicio, el de Sancho de Ávila, había que desmontar y volver a dejar las cosas como estaban, cada vez que había que preparar un funeral islámico. Y que ahora, en la sede del histórico cementerio de Montjüic, se podrá atender a muchas más familias. Así, según la tradición islámica, los musulmanes catalanes podrán ahora "programar" sus exequias de la mejor manera posible, ayudando a que este trance al más allá sea lo menos traumático para sus familiares. Los precios de este servicio varían, pues en caso que se desee repatriar el cuerpo, el féretro debe ser de madera -con las consecuentes alternativas-. Además, el costo de trasladar los restos a Marruecos o Pakistán, por ejemplo, también inciden. Lo cierto es que, más por arraigo que por aspectos económicos, muchos prefieren ser enterrados en la tierra donde más vivieron. En estos casos se aplica una tarifa mínima que está por encima de los mil euros, y el lugar del entierro se hace en el cementerio de Collserola, donde hay un recinto islámico, el que también cumple los requerimientos del Corán.

Para más información, puede consultar en la página web www.sfbsa.es o llamar a los teléfonos 902-076-908 y 934-841-700.

5