You are on page 1of 2

Informe 2009 de Inmigración y Mercado de Trabajo en España

"Inmigración y mercado de trabajo. Informe 2009" es un análisis sobre la situación del mercado de trabajo español en 2008, en el actual contexto de crisis económica y de cómo ésta afecta a la población inmigrante, realizado por el Observatorio Permanente de la

Inmigración, del Ministerio de Trabajo e Inmigración del Gobierno de España. Como fuentes utilizadas en este y anteriores informes, hay que añadir la Encuesta Nacional de Inmigrantes, además de señalar como novedad el trabajo de campo desarrollado en la Comunidad de Madrid y en Cataluña. Un resumen de los puntos a resaltar en el informe de este año son los siguientes: La crisis económica genera descenso de la entrada de inmigrantes En 2008 se produjo un claro descenso de la entrada de inmigrantes y cierto incremento del retorno de los que estaban aquí instalados, pero el flujo inmigratorio no se detuvo. Hay, por otra parte, una inmigración laboral que sigue llegando porque nuestro mercado laboral la sigue demandando. Siguen produciéndose carencias de determinados especialistas o para determinados trabajos que sólo pueden ser resueltas con la contratación en origen de trabajadores extranjeros. El desempleo golpea tanto a trabajadores inmigrados como a autóctonos La tasa de desempleo de los trabajadores inmigrados creció más que la de los autóctonos. Al acabar el año 2008, el desempleo medio era del 13,9%, pero para los españoles era del 12,5% y para los extranjeros del 21,3%. En 2008 el paro creció en 4,6 puntos porcentuales para los españoles (pasó del 7,9% al 12,5%), mientras que creció en 8,9 puntos para los extranjeros (pasó del 12,4% al 21,3%). En términos proporcionales, el desempleo de los extranjeros creció más que el de los españoles. Según la EPA los extranjeros apenas perdieron ocupación en 2008; pero lo que sí perdieron fue ocupación reglada, como muestran los datos de afiliación a la Seguridad Social. Según la EPA el colectivo que incrementa más su número de parados es el marroquí. Por lo que se refiere a la pérdida de afiliación a la Seguridad Social, la mayor pérdida en términos absolutos la tuvieron los ecuatorianos (perdieron 37.979 afiliados). La pérdida de afiliación se concentra en la construcción y en las categorías bajas o medias-bajas Los extranjeros concentraron aún más su pérdida de afiliación en la construcción. En este sector se produjo el 85% de su pérdida de afiliación al régimen general de la Seguridad Social (perdieron 136.210 afiliados en construcción). Perdieron también afiliación en industria (19.392 afiliados), pero tuvieron pequeñas ganancias de afiliación en hostelería, comercio y otros servicios. Por categorías, si nos atenemos a la distribución que hace la Seguridad Social de los afiliados al régimen general, las pérdidas de afiliación, tanto de los españoles como de los extranjeros, se produjeron íntegramente en las categorías bajas y medias-bajas. La mayor movilidad laboral de los trabajadores inmigrados tiene efectos positivos contra la crisis En 2007 la movilidad geográfica de los extranjeros fue casi cuatro veces superior a la de los españoles. Esta capacidad para la movilidad laboral que tienen los trabajadores extranjeros puede ser un elemento corrector del gran déficit de movilidad que tiene el mercado laboral español, ya que la movilidad laboral en España es muy inferior a la media europea. Los esfuerzos han de centrarse en la recolocación de los parados Para los inmigrantes que han perdido el trabajo en la construcción o en otros sectores, las posibilidades de recolocación son limitadas, pero las entidades especializadas señalan que sigue habiendo ofertas (aunque menos que antes) en actividades como personal de almacén y carga y descarga, personal de vigilancia, conserjes y porteros, hostelería (diversas ocupaciones en el sector), geriatría, atención a la dependencia, limpieza, servicios a domicilio, gestión de impagados, televenta, etc. Pero, además, sigue habiendo posibilidades de recolocación en ocupaciones más cualificadas. El retorno es una opción válida para muchos inmigrantes pero no para la mayoría

lo que tendremos por delante es una perspectiva de necesidades de mano de obra inmigrada mayores de las que ha habido hasta ahora. A corto plazo porque cuando se dan dinámicas de retorno. Si entre la población autóctona crece la idea de que los inmigrantes se deben marchar y. entre otras cosas porque no se ha entendido bien que la inmigración recibida en los años anteriores es la que nuestra economía ha demandado y que sin ella no habría sido posible el crecimiento económico que hemos tenido. A largo plazo porque en el momento en el que comencemos a salir de la crisis. y más a largo plazo. sino que también lo hacen otros que ocupaban puestos de trabajo especializados en las empresas y que no son fáciles de reponer. Con ello está en riesgo la cohesión social que debe mantener la sociedad. Fuente: Inmigración y mercado de trabajo. No se van sólo los que están perdiendo sus empleos. Crece la idea de que sobran inmigrantes y de que el retorno a sus países de origen es algo a lo que están casi obligados. La Comisión Europea ha comparado (refiriéndose a toda la Unión Europea) los puestos de trabajo que se crearán después de la crisis con nuestras posibilidades demográficas para cubrirlos. como no las va a adquirir. Ello supone que se incrementará la competencia internacional por la captación de los trabajadores cualificados. cabe prever un incremento de las tensiones xenófobas. el retorno no adquiere dimensiones importantes. tanto mientras dure la crisis como cuando salgamos de ella. Crece la idea de que han venido demasiados. La lucha contra la xenofobia como objetivo prioritario También en España las opiniones contrarias a la inmigración están aumentando. el perfil de los que retornan no es uniforme. al mismo tiempo. Informe 2009 . y especialmente para salir de ella.Deben tenerse en cuenta los efectos negativos que a corto plazo. concluyendo que tendremos fuertes necesidades de inmigración y que esta deberá ser más cualificada que la recibida en años anteriores. puede tener el retorno para nuestro desarrollo económico.